Anabel Hinojosa Lic. Claudia Verduguez G. Emma Echalar de Kawano Dr. Claudia Terán A.Jorge Barrón Santa Cruz Dr. Dra. Douglas Villarroel Zambrana Dra. Marilyn Camacho Dra. Dra. Azucena Zubieta . Centro Vivir con Diabetes Educ. Dr. Lic. Juan Carlos Guerra M. Silvia Rojas Sociedad Médica de Salud Pública Dr. Javier Saavedra B. Ministério de Salud y Deportes OPS/OMS Programa Nacional de Enfermedades Crónicas No Transmisibles Dra. Dr. Susana Rodríguez Veltzé La Paz Dr. Myriam Castrati N. Dra. Roxana Barbero Sucre Dra. Rossana Arévalo G. Liliam Belzu C. Álvaro Aguirre Tarija Dr.Comité Editorial Sociedad Boliviana de Endocrinología Metabolismo y Nutrición Cochabamba Dra. Derek Barragán Bauer Oruro Dr. David Maldonado Calderón Dr. Miguel Osuna L. Liudmila Troyán Dra. Apoyo en nutrición Lic. Juan Carlos Valenzuela Dra. Ramiro Maldonado C. Elizabeth Duarte Gómez Dr.

ya sea influyendo de forma decisiva en un crecimiento adecuado. se añade el importante aspecto de que ahora disponemos de excelentes medios que nos permiten diagnosticar las enfermedades tiroideas con mayor precisión. incluso hasta antes de que lleguen a manifestarse los síntomas. hidratos de carbono. grasas y vitaminas. presenta este consenso sobre el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades tiroideas. pueden tener un efecto debilitador en la capacidad del organismo para funcionar correctamente. Douglas Villarroel Zambrana PRESIDENTE SOCIEDAD BOLIVIANA DE ENDOCRINOLOGIA METABOLISMO Y NUTRICION . que nos permiten realizar de esta manera. los diferentes miembros de la SBEMN. mejores tratamientos. interviniendo en el funcionamiento del sistema muscular. la Sociedad Boliviana de Endocrinología Metabolismo y Nutrición. La tiroides es una glándula endocrina que participa de algún modo en todas las funciones orgánicas. regulando la asimilación de las proteínas. realizaron una revisión minuciosa y detallada de toda la literatura médica disponible y actualizada con respecto al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades tiroideas y además se aportaron las experiencias de los especialistas de las diferentes regiones del país. Al aporte que estas guías dan con respecto a uniformar criterios.CONSENSO SOBRE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES TIROIDEAS Los trastornos tiroideos afectan a 200 millones de personas en todo el mundo y gran parte de ellas no se dan cuenta de que están afectadas. para que la comunidad médica en general tenga una guía común en el enfoque de estas patologías. siendo fundamental en el desarrollo del sistema nervioso central y periférico y participando en el desarrollo dentario. que son solo un par de ejemplos de las diferentes afecciones de la glándula tiroides. Dr. regulando la temperatura corporal. Teniendo en cuenta de que en los últimos años las enfermedades tiroideas han pasado de ser una cosa casi excepcional a ser algo muy cotidiano. Conocer el estado tiroideo es fundamental para poder diagnosticar los trastornos tiroideos y seguir el progreso del tratamiento La glándula tiroides es un componente clave del metabolismo del cuerpo humano. la hiperactividad o la actividad reducida de la glándula tiroidea. Es importante recalcar que para elaborar este consenso.

A. especialistas y endocrinólogos del país al momento de prestar atención médica a un paciente con enfermedades tiroideas. por el apoyo desinteresado y sin compromiso a nuestra Sociedad para facilitar las reuniones y la edición de este documento. luego de decidir sobre la necesidad de redactar las guías. se reunió en la ciudad de Cochabamba con la participación de delegados de todas las filiales para trabajar sobre un documento base redactado por la comisión editorial realizando una revisión bibliográfica exhaustiva y adecuando el texto a la realidad de la práctica médica en Bolivia. y su línea Merck. cumpliendo uno de sus objetivos académicos. Reconocimiento La Sociedad Boliviana de Endocrinología Metabolismo y Nutrición. reconoce el esfuerzo y dedicación de los miembros delegados para la elaboración de estas guías. Esperamos que estas guías provean una herramienta de consulta para médicos de atención primaria. luego de la revisión. Los Editores . Este documento debe ser considerado como una guía. El propósito de estas guías es el de promover un mayor conocimiento sobre la presentación clínica. De manera muy especial agradece a Laboratorios Droguería INTI S. el uso adecuado de métodos auxiliares de diagnóstico y las diferentes alternativas de tratamiento de algunas de las más frecuentes enfermedades de la glándula tiroides. médicos generales. El documento final redactado ha sido puesto a consideración de todos los miembros de la Sociedad quienes. El énfasis de este documento es el de proveer lineamientos generales de ciertas patologías tiroideas y no pretende ser un texto sobre patología tiroidea. no es su intención el servir como un estándar en la atención médica en estas patologías recomendando siempre un manejo individual en cada paciente. en especial a Christian Schilling y Juan Carlos Gutiérrez. han presentado observaciones que han sido discutidas en una reunión de la comisión editorial donde se las compaginó en el texto final.Presentación Es para la Sociedad Boliviana de Endocrinología Metabolismo y Nutrición una satisfacción el presentar las primeras Guías de Diagnóstico y Tratamiento relacionadas a enfermedades de la glándula Tiroides. El desarrollo de las guías La Sociedad Boliviana de Endocrinología Metabolismo y Nutrición.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL HIPOTIROIDISMO CONGÉNITO • • • .C O N T E N I D O • GUÍAS DE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL NÓDULO TIROIDEO GUÍAS DE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL CANCER DIFERENCIADO DE TIROIDES GUÍAS DE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES TIROIDEAS HIPERTIROIDISMO E HIPOTIROIDISMO GUÍAS DE DETECCIÓN.

.

carcinoma insular) B. Embrionaria 3. Adenomas A. Con la introducción de métodos más sensibles para la detección de nódulos tiroideos como la ecografía tiroidea se encuentran nódulos en aproximadamente un tercio de las mujeres. De células de Hürthle B. Variante Coloide 2. sarcoma 2. sólido) 2. Diferenciados 1. EPIDEMIOLOGÍA La presencia de nódulos en la glándula tiroides es muy común. Fibrosarcoma 3. Indiferenciado Células pequeñas (Ha ser diferenciado de linfoma) 1. Células gigantes 3. Carcinoma Medular (no derivado de células foliculares) C. Adenocarcinoma Folicular (variantes: “adenoma maligno”. 2. carcinoma de células de Hürthle o carcinoma oxifílico. Carcinoma mixto papilar y folicular (Incluidas variantes de células altas. Adenocarcinoma papilar a. Bolivia es un área natural de deficiencia de yodo en todas sus regiones por lo que se ha establecido por ley la yodación de la sal como medida de suplementación de yodo a la población. carcinoma de células claras. Linfoma.GUIAS DE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL NÓDULO TIROIDEO I. Adenocarcinoma papilar puro b. Existe un riesgo de 2 a 5 % de que durante la vida se desarrollen nódulos tiroideos palpables en áreas de suficiencia de yodo. II. Papilar (probablemente maligno) C. Carcinoma mucoepitelial II. Fetal 4. palpable o evidente en estudios como la ecografía o centelleografía tiroidea. Teratoma Tumores malignos A. oxifílico. CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA Clasificación: La clasificación de los tumores tiroideos se resume en la siguiente tabla: Tabla 1: Neoplasias tiroideas (Adaptado de la clasificación de la OMS) I. III. Carcinosarcoma D. Este riesgo se incrementa en áreas de deficiencia de yodo a 18% o más. Folicular 1. Misceláneos 1. DEFINICIÓN Es la presencia de una masa delimitada en la glándula tiroides. 1 . Sin embargo se debe considerar que solamente un mínimo porcentaje de estos nódulos pueden ser malignos y que la morbilidad y mortalidad por cáncer diferenciado de tiroides es baja. folicular.

Como consecuencia el crecimiento y función inter e intrafolicular se torna poco integrada lo que lleva a una mayor heterogeneidad. También desde le punto de vista funcional parece que las células tiroideas que forman un folículo son funcionalmente policlonales y poseen cualidades ampliamente diferentes en relación a los pasos bioquímicos que llevan al crecimiento y síntesis de hormonas tiroideas. agravan la expresión de la heterogeneidad que lleva a mayor crecimiento y posible función autónoma de la glándula tiroides. La comunicación intercelular puede ser defectuosa. Los folículos de la segunda y venideras generaciones están menos formados y la distribución en compartimientos de las diferentes enzimas claves se altera. 2 . Esta diferenciación es importante sobre todo en el tratamiento. deficiencia de yodo. Sin embargo. Del mismo modo.hemorrágico o mixto. Etiología: Los principales factores incluidos en la etiología del bocio nodular son resumidos de la siguiente tabla: TABLA 1. son frecuentemente. quístico . posiblemente genética y adquisición de de nuevas cualidades hereditarias por las células epiteliales en replicación Subsecuentes anormalidades funcionales y estructurales en los bocios en crecimiento Factores secundarios (Estímulo a la nueva generación de folículos) TSH (incluidos. Las células generadas de estos cambios pueden adquirir cualidades previamente ausentes en las células madres que pueden llevar a oncogénesis y otras que no producen malignidad per se. La necrosis local. la formación de quistes a veces con hemorragia y fibrosis pueden ser la expresión anatómica final de este proceso. la clasificación “funcional” de los nódulos a partir de su capacidad de producir hormona tiroidea diferencia a los nódulos en “no funcionantes” (fríos en la centelleografía) y “funcionantes” o “autónomos” (calientes en la centelleografía). como consecuencia de las diferencias preexistentes en la respuesta. Factores que pueden estar incluidos en la evolución del bocio multinodular Factores primarios Heterogeneidad funcional de células foliculares de causa desconocida. de origen policlonal más que monoclonal. la expresión de “nódulo” se refiere a la presencia clínica de un tumor palpable en la glándula tiroides que puede ser sólido. errores congénitos de la síntesis de hormonas tiroideas) Otros factores estimulantes de la tiroides Factores primarios Se ha demostrado que muchos órganos. incluida la tiroides. bociógenos.Consideramos en estas guías los tumores benignos de la glándula. pero que pueden alterar el crecimiento y la función. Como consecuencia existe alguna heterogeneidad en el crecimiento y función en la tiroides y aún en el folículo. Factores secundarios Los factores secundarios discutidos a continuación estimulan el crecimiento y función celular tiroidea y.

la insuficiencia de yodo en este periodo lleva a incrementos de TSH que producen una mayor hipertrofia tiroidea. En animales de experimentación se ha demostrado que el nivel de yodo en si modula la respuesta de las células a la TSH. Otros factores estimulantes de la tiroides Otras substancias que posiblemente actúan en el crecimiento de la glándula tiroides son el factor de crecimiento epidérmico (EGF) y los factores de crecimiento similares a la insulina (IGF). como el embarazo. Al estimular el crecimiento. disminuye el atrapamiento y la organificación del yodo. Las variaciones en la depuración tiroidea de yodo en bocios nodulares en áreas de deficiencia de yodo es mayor a la de personas sanas lo que implica una captación subnormal de yodo. donde la deficiencia de yodo favorece el efecto de los bociógenos. incrementan los requerimientos de yodo y requieren de una hipertrofia tiroidea para aumentar la captación de yodo. Los siguientes criterios sugieren enfermedad benigna: Historia familiar de enfermedad tiroidea autoinmune Historia familiar de nódulos tiroideos benignos Síntomas de hipertiroidismo o hipotiroidismo Dolor asociado al nódulo Nódulo de consistencia suave y regular Presencia de bocio multinodular sin un nódulo dominante Ausencia de crecimiento notorio en el último año Los elementos que inclinan hacia la sospecha de posible malignidad son: Edad menor a 20 años y mayor a 70 años 3 . La mayor expresión de IGF-I contribuye a la formación de bocio. IV. Defectos hereditarios en la síntesis de T4 Se han descrito una serie de defectos en la síntesis de la T4. Se ha encontrado una mayor expresión de EGF en tejido tiroideo de bocios nodulares. La evidencia acumulada de diferentes estudios indica que la deficiencia de yodo o la alteración en el metabolismo del yodo por la glándula tiroides es un mecanismo importante para incrementos de la secreción de TSH. DIAGNÓSTICO DEL NÓDULO TIROIDEO Historia clínica y examen clínico La elaboración de la historia clínica y el examen clínico exhaustivo son esenciales en el diagnóstico de los nódulos tiroideos y la posibilidad de cáncer. Casos de bocio familiar han sido descritos.Deficiencia de yodo La estimulación de una nueva generación de folículos es aparentemente necesaria para la formación del bocio simple. tanto en casos de nódulos no funcionantes como en los que no los son. Este efecto en humanos no es claro y aparentemente depende del grado de nutrición de yodo. en la acción de la Tiroperoxidasa en pacientes con bocio nodular. La interacción de IGF-2 y TSH es sinérgica. Estados fisiológicos. El IGF-2 interacciona con hormonas tróficas para estimular la proliferación y diferenciación celular. (gonadotropina coriónica humana) Bociógenos en la alimentación La introducción de bociógenos en la alimentación de animales produce crecimiento de la glándula tiroides. El EGF estimula la proliferación de tirocitos. considerando ciertos elementos clínicos que enfocan la sospecha diagnóstica en caso de nódulos tiroideos. Esta hipertrofia está además influida por los niveles de hCG.

la posibilidad de malignidad de un nódulo tiroideo en un varón es el doble del de una mujer Nódulo con disfagia o alteraciones de la voz Antecedente de irradiación cervical en la infancia o juventud Nódulo duro. aumenta la utilidad de este método en la evaluación de los nódulos tiroideos. la realización de una centelleografía bajo supresión de TSH con levotiroxina o liotironina puede evidenciar autonomía nodular y consiguientemente descartar la posibilidad de carcinoma tiroideo y facilitar el manejo posterior. Centelleografía tiroidea La centelleografía tiroidea delimita los nódulos en tres categorías en función a la concentración del trazador por el nódulo tiroideo: Caliente (Hipercaptante): Cuando la concentración del indicador radiactivo por el nódulo es mayor al del resto de parénquima tiroideo Tibio (Isocaptante): Cuando la concentración del indicador radiactivo por el nódulo es igual al del resto del parénquima tiroideo Frío (Hipocaptante): Cuando la concentración del indicador radiactivo por el nódulo es menor al del resto del parénquima tiroideo La presencia de un nódulo caliente (autónomo) prácticamente elimina la sospecha de malignidad. I-131. En caso de nódulos considerados tibios con niveles de TSH normales. Estos nódulos constituyen solamente el 10% de la totalidad de nódulos tiroideos por lo que en los restantes 90%. En ausencia de este antecedente la determinación de calcitonina en presencia de un nódulo tiroideo solitario no tiene indicación. la posibilidad de carcinoma tiroideo no puede ser eliminada. Evaluación de laboratorio La determinación de TSH y hormonas tiroideas (T4 y T3 totales o libres) son obligatorias para evaluar el estado metabólico. Los radioisótopos más utilizados para la centelleografía tiroidea son el Tc99m. un número pequeño de nódulos serán cancerosos por lo que estos criterios clínicos deben servir principalmente para considerar la sospecha de malignidad y no para eliminarla. lo que los familiariza con el estudio y su interpretación. La determinación de tiroglobulina no tiene significado diagnóstico alguno. La indicación de la 4 . En algunos casos. esta discordancia aumenta la sospecha diagnóstica de posible malignidad. la presencia de nódulos tibios y algunos calientes en la imagen obtenida con Tc99m se tornan fríos en el estudio con I-131. El hecho de que la mayoría de los endocrinólogos han evaluado los nódulos tiroideos a través de una centelleografía por mucho tiempo. por la alta probabilidad de tumor familiar. que puede manifestarse como un crecimiento tiroideo de aspecto nodular. sin embargo la realización del estudio con ambos isótopos se limita a los pacientes con sospecha clínica de malignidad. Muy rara vez se manifiesta un carcinoma con hipertiroidismo o hipotiroidismo. La determinación de anticuerpos antitiroideos. La presencia de anticuerpos en un bocio con un nódulo bien definido no descarta la posibilidad de cáncer.Sexo masculino. entre tibios y fríos. En pacientes con antecedente familiar de cáncer medular de tiroides se debe determinar el nivel de calcitonina sérica basal o luego de una estimulación con pentagastrina. irregular y fijo Presencia de adenopatía cervical Antecedente de cáncer tiroideo previo Es importante sin embargo considerar que aunque no existan factores que indiquen posible malignidad. en especial de anti TPO (tireoperoxidasa) son útiles para el diagnóstico de tiroiditis crónica y están presentes en el 85% de los casos de esta enfermedad.

Debe ser realizada en todos los pacientes en los que exista la posibilidad de carcinoma tiroideo y en todos los nódulos fríos en centelleografía aún en ausencia de sospecha clínica de malignidad. Biopsia por PAAF El mayor avance en el diagnóstico de los nódulos tiroideos se ha logrado con la perfección y el uso frecuente de la biopsia por PAAF.183 PAAF: 69% fueron benignos. Su utilidad se encuentra además directamente relacionada a la pericia y experiencia del operador del ultrasonido. En bocios multinodulares. La aspiración del contenido de un quiste tiroideo debe ser siempre enviado a estudio citopatológico. 27% sospechosos o no diagnósticos. inadecuados o sospechosos en 22%. Por ello se recomienda que este procedimiento sea realizado por un médico endocrinólogo con suficiente experiencia y la biopsia sea analizada por un patólogo capacitado con interés en patología tiroidea. Esta biopsia es el método más efectivo en la diferenciación de nódulos benignos de los malignos. 5 . En otras series con un total de 18. y solamente un 4% malignos.119 pacientes los resultados de la biopsia por PAAF fueron benignos en 74%. La eficacia del método de acuerdo a diferentes estudios se ha establecido claramente. en estos casos la punción dirigida con ecografía debe enfocarse a obtener muestra del componente sólido del nódulo. Se debe considerar que en presencia de bocio nodular no es recomendada la administración de medios de contraste que contengan yodo. El trabajo conjunto entre el endocrinólogo y el patólogo mejoran la utilidad de este procedimiento estableciendo claramente las categorías del hallazgo citológico (ver guías de cáncer tiroideo) Biopsia por PAAF del quiste tiroideo Los quistes tiroideos representan el 10 a 25% de todos los nódulos y significan un reto diagnóstico adicional. Su uso se limita para casos especiales. en 10 series con 9. y malignos en 4%. Ecografía tiroidea La ecografía tiroidea es el método más sensible para detectar los nódulos y permite además la medición del diámetro de los mismos.realización de este estudio debe ser por tanto considerada por cada endocrinólogo para cada paciente en particular. La indicación de la ecografía tiroidea en la evaluación de los nódulos tiroideos permite sobre todo: Determinar en tamaño del nódulo y en posible crecimiento en el tiempo Diferenciar nódulos sólidos de nódulos con contenido líquido (quistes) Identificación de adenopatía cervical no palpable en presencia de nódulo tiroideo Permite la guía ecográfica para la biopsia por PAAF Seguimiento de pacientes operados en los que se puede identificar nódulos en el remanente tiroideo sin que sean palpables Tomografía Computarizada y Resonancia Magnética Tienen una utilidad limitada en el diagnóstico de los nódulos tiroideos y son muy costosas. La sensibilidad de la biopsia por PAAF varía de acuerdo a las series de 68 a 98% (media 83%) con una especificidad de 72 a 100% (media 92%) La mayor limitante de este método está en la capacidad del médico que realiza la biopsia y la del patólogo que la interpreta. Sin embargo no puede diferenciar un nódulo benigno de uno maligno. sin embargo la ausencia de células foliculares es un problema frecuente que puede requerir una segunda punción una vez evacuado el contenido líquido del nódulo. De los grupos sospechosos 10 a 30% resultaron malignos. La incidencia de malignidad en los nódulos quísticos es menor al de los nódulos sólidos sin embargo nódulos complejos con contenido sólido y quístico pueden ser malignos. la biopsia debe realizarse en todos los nódulos accesibles a la punción y no limitarse a los nódulos más grandes.

Los demás deben ser retirados quirúrgicamente.Diagnóstico citopatológico Los siguientes diagnósticos son posibles con una biopsia por PAAF de tiroides: Tiroiditis de Hashimoto Nódulo coloide Tiroiditis subaguda (granulomatosa) Carcinoma papilar Carcinoma folicular Carcinoma medular Carcinoma anaplásico Linfoma maligno Metástasis tiroidea de otro cáncer Los diagnósticos sospechosos incluyen: Sospecha de carcinoma papilar Lesión folicular Neoplasia de células de Hürthle TRATAMIENTO DE LOS NÓDULOS TIROIDEOS Nódulos malignos en la biopsia El tratamiento es quirúrgico en todos los casos salvo en aquellos de carcinoma anaplásico y linfoma maligno de la tiroides Nódulos benignos en la biopsia En la mayoría de los casos con biopsia benigna en manejo del nódulo tiroideo puede hacerse sin intervención quirúrgica.4 cm. En estos casos el seguimiento y control periódico es indispensable. El 10 a 30% de las lesiones foliculares en la biopsia se confirman como carcinoma folicular en la anatomía patológica luego de la cirugía. En nódulos quísticos en los que la biopsia no es diagnóstica. Casos en los que se indica el tratamiento quirúrgico en biopsia negativa son: Nódulos de diámetros mayores de 3 . ésta puede ser inicialmente repetida con lo que 30 a 50% de los casos puede ser aclarado citológicamente. 6 . Sin embargo en estos casos una evaluación individual es necesaria. Este seguimiento debe incluir el examen clínico y la ecografía tiroidea. Presencia de signos de compresión de órganos vecinos Indicación estética o por temor del paciente a malignidad Nódulos sospechosos o no diagnósticos en la biopsia por PAAF En general los nódulos con biopsia sospechosa o no diagnóstica son sometidos a cirugía si se descarta autonomía. En aquellos casos en los que el nódulo experimenta cambios que indiquen sospecha de malignidad como el aumento de volumen se debe realizar una nueva biopsia. Todos los pacientes deben participar de la decisión terapéutica luego de la explicación de los procedimientos y controles necesarios así como de los riesgos de cada una de las posibles intervenciones.

Todos los pacientes con nódulos autónomos deben ser tratados y una evaluación clínica de la presencia de hipertiroidismo es necesaria. El uso de inyecciones de etanol ha sido propuesto como tratamiento alternativo. el tratamiento con agentes antitiroideos antes de la radioyodoterapia o cirugía está indicado. La modalidad de tratamiento debe ser discutida con el paciente y éste debe participar de la decisión. paresia o parálisis transitoria de cuerda vocal y se ha descrito trombosis de la vena yugular 7 . La resección quirúrgica es preferida en pacientes jóvenes y en casos de nódulos de gran volumen. En casos de hipertiroidismo manifiesto. la biopsia por PAAF no es necesaria en la evaluación de rutina. sin embargo generalmente se requieren varias inyecciones y el tratamiento está asociado a importantes efectos colaterales como dolor intenso persistente. En pacientes con presencia de nódulos tiroideos autónomos sin sintomatología o hipertiroidismo franco y niveles ligeramente disminuidos de TSH (nódulos autónomos compensados) se debe realizar tratamiento por las implicaciones cardiovasculares del hipertiroidismo latente. el nódulo caliente generalmente no es maligno aunque se han reportado algunos casos de malignidad en estos nódulos. Las alternativas terapéuticas comprenden la radioyodoterapia y la lobectomía. 1 Diagrama de flujo de Diagnóstico y tratamiento del nódulo tiroideo Nódulo Tiroideo Biopsia por PAAF Diagnóstica (85%) No Diagnóstica (15%) Benigna (75%) Maligna (5%) Sospechosa (20%) Nueva Biopsia Seguimiento (¿Biopsia?) Cirugía Diagnóstica (50%) No Diagnóstica (50%) Biopsia guiada por ecografía Diagnóstica (90%) No Diagnóstica (10%) Cirugía El nódulo autónomo Para fines prácticos.Fig.

no se requiere una terapia específica. Sin embargo se debe considerar que este tratamiento se limita a disminuir el volumen de los nódulos tiroideos sólidos y no los elimina. Se recomienda una evaluación individual para decidir esta modalidad de tratamiento. La SBEMN ha elaborado guías específicas para el tratamiento del cáncer de tiroides. Las mayores complicaciones de la inyección de etanol han sido el dolor local al momento de la inyección que puede ser persistente y disfonía transitoria por afección del nervio recurrente. un estudio ha revelado que en biopsias de nódulos tiroideos en la infancia 55% fueron nódulos coloides. Tratamiento de nódulos tiroideos benignos con inyección percutánea de etanol (IPE) Una modalidad de tratamiento del nódulo tiroideo consistente en la inyección de etanol absoluto en los nódulos. sin embargo seguimiento de hasta 10 años no han mostrado incremento de lesiones malignas en los nódulos tratados con IPE. Si existen síntomas locales por presión. Si los nódulos no son palpables y no existen criterios que hagan sospechar una neoplasia maligna de tiroides no está indicada la biopsia por PAAF ni otros estudios diagnósticos. el paciente asintomático y los valores de TSH son normales. 29% tiroiditis de Hashimoto y 15% malignos. Tratamiento supresivo con levotiroxina Existe controversia sobre la utilidad de la terapia supresiva en casos de nódulos tiroideos benignos. el paciente tiene molestias por la apariencia y hay crecimiento del bocio. las posibles complicaciones Debe ser efectuada por médico endocrinólogo con experiencia en PAAF Necesidad de varias aplicaciones de etanol absoluto (de 2 a 6) a intervalos regulares Está limitada en nódulos autónomos mayores a 2 cm. Para el tratamiento con IPE se debe considerar: Biopsia por PAAF benigna previa Explicación al paciente sobre la modalidad de tratamiento y sus limitaciones. Bocio multinodular Si el crecimiento de la glándula tiroides es moderad. se debe considerar el 8 . Existen publicaciones que muestran eficacia del tratamiento y otros que no han establecido beneficio. En estos casos se recomienda el control periódico del tamaño de los nódulos. Se han mostrado resultados alentadores como una alternativa terapéutica. Este tratamiento que se ha demostrado eficaz sobre todo en el tratamiento de nódulos quísticos de la glándula. Los nódulos tiroideos son poco comunes en la infancia. El tratamiento supresivo con levotiroxina en pacientes sometidos a lobectomía que se encuentran eutiroideos es controversial y debe limitarse a pacientes jóvenes en los que la terapia debe mantener niveles normales de TSH Nódulos tiroideos en el embarazo y en la infancia El diagnóstico del nódulo tiroideo descubierto durante el embarazo debe ser similar al del hallado en una persona no embarazada exceptuando la realización de centelleografía tiroidea. La seguridad a largo plazo de esta modalidad de tratamiento no está establecida. El tratamiento de los nódulos tiroideos en niños debe ser fundamentado en el hallazgo de la biopsia por PAAF. La biopsia por PAAF puede ser realizada durante el embarazo. En caso de malignidad se puede realizar la tiroidectomía durante el segundo trimestre del embarazo o diferirla hasta después de culminada la gestación.El nódulo tiroideo pequeño identificado por hallazgo La identificación de nódulos tiroideos en estudios de ultrasonido de cuello en pacientes asintomáticos o estudiados por otras condiciones como en la evaluación ecográfica de arterias carótidas no es poco común. las lesiones quísticas puras pueden ser completamente resueltas a través de la IPE. El carcinoma papilar es el más frecuente en la edad pediátrica.

US-guided fine-needle aspiration biopsy of thyroid nodules. Sherman S. Surgery. disminuye el volumen del bocio y trata el hipertiroidismo. J Surg Oncol 2002. Chiampi N. Analysis of inconclusive fine-needle aspiration of thyroid follicular lesions. The value of onsite adequacy assessment of thyroid fine-needle aspirations is a function of operator experience.01. Murphy TA. 4(2):167-75. Askari AT.Visitado 30. Lind P. Surgery 1998. Diagnosis and management of patients with thyroid nodules. Court-Payen M. 8(1):15-21 Leenhardt L. Sakas EL. Pelaez Torres N. Goodson WH 3rd. 8. Konen O. Moore DH 2nd. Garcia-Diaz JD. Endocr Pract.Thyroid Nodules In: Thyroid Disease Manager. Smith CM. Mansoor I.2006 Aurengo A. 3. 14. 2001. 4. 12. 13. La supresión con hormonas tiroideas en bocio multinodular no es efectiva aunque se la realiza todavía. sin embargo no se ha establecido todavía si esto lleva a una reducción significativamente mayor del bocio. Cancer 2006. sin embargo esta terapia es riesgosa sobre todo en pacientes mayores. Chen VS. 1:54-62. 16. Fine-needle aspiration biopsy of cold thyroid nodules. Fine-needle aspiration of thyroid nodules: past. Maqueda Villaizan E. Thyroid. Krag Jacobsen G. LiVolsi VA.The American Thyroid Association Guidelines Taskforce. Beckman D. Endocr Pract. 2003. De Groot L . Lee YT. Hejblum G.tratamiento. tanto eutiroideo como hipertiroideo. Horn T. Menegaux F. Jeffrey J. 16(2)1-33 AACE Clinical Practice Guidelines for the Evaluation and Treatment of Hyperthyroidism and Hypothyroidism. Hoang C. Turpin G.Tuttle M.org. Wurtz FG. La administración de I-131 en bocio multinodular. 20. Jones BA. 152(4):411-6 Blanco Carrera C. J Clin Endocrinol Metab. Kresnik E. Martinez-Onsurbe P. Guillausseau C. J Endocrinol Invest.thyroidmanager. lange RL. Braendstrup O. Clinical relevance of non-palpable thyroid nodules as assessed by ultrasound-guided fine needle aspiration biopsy. 205(8):374-8. Bibliografía 1. Shapiro MS. 6. Mazzaferri EL.132(4):648-53 Baloch ZW. 26(1):614 Bugis SP. Refined use of scintigraphy in te evaluation of nodular thyroid disease. Drejet A.Visitado 30. 2003. Archibald SD. Rev Clin Esp. 10. 1999. 1998. Delbot T. Saavedra Vallejo P. Analysis of 510 cases. Does thyroid scintigram still have indications in 2005? Rev Prat 2005. 2002 Oct. Kerschbaumer K. 93(4):263-8 Bakshi NA. 84(1):24-8 Ljung BM.Value of ultrasound-guided fine-needle aspiration biopsy of thyroid nodules in an endemic goitre area. Cancer. 7. 9 19. Cancer. 15.Young JE.01. Cooper D. present. Acta Radiol. Le Guillouzic D. Nekl K. El estímulo con rTSH (TSH recombinante) antes de la administración de I-131 mejora sustancialmente la dosis absorbida por la tiroides (74%). 2000. Brosh TO. 43(2):131-40 Mittendorf EA.org. Mazzaferri E. 80(3): 157-70 Redman R. 2004 May-Jun.thyroidmanager. Pontecorvi A. 11. Am J Surg. Su uso en el tratamiento del bocio multinodular se ha tornado más común por su eficacia y seguridad aunque el desarrollo de hipotiroidismo se presenta entre 25% a 100% entre los 5 y 8 años dependiendo de la dosis acumulada de I-131. Chew K. 6: Mikosch P. 124(4):656-61 Lawrence W Jr. Ness-Abramof R. Rimm DL. Dinges HP. Mclver B. Jester J. El tratamiento quirúrgico del bocio multinodular dependerá sobre todo del volumen de la glándula y de los síntomas existentes y en caso de extensión retro esternal del bocio. Mark Pedersen L. 1995. www. Mandel S. Franc B. Pacini F. Gallowitsch HJ. Thyroid 2006. and future. 27(1):62-9. Zalasnick H. Hancke S. Shenkman L. Doherty G. 2005. Diagnostic accuracy of conventional versus sonography-guided fine-needle aspiration biopsy of thyroid nodules. 2002. Management Guidelines for Patients with Thyroid Nodules and Differentriated Thyroid Cancer. Slusarczky SJ. Unterweger O. www. Massoll NA. Haugen B. Nathan AR. Leenhardt L. 16(1):55-60 Ghofrani M. 1986. Raines KB. Nabriski D. Lee S. Degrese C. 5. Kaplan BJ. Ribbing JM. 9. 55(2): 187-92 McHenry CR. McHenry CR. Tamarkin SW. The results of ultrasound-guided fine-needle aspiration biopsy for evaluation of nodular thyroid disease. Kloos R. Andreoli M. Sciacchitano S. Fediaevsky LD. Nygaard B. Narvestad E. . Multinodular Goiter In: Thyroid Disease Manager. 2. Farsetti A.Indications and limits of ultrasound-guided cytology in the management of nonpalpable thyroid nodules. Diagnostic efficacy of fine needle aspiration biopsy in patients with thyroid nodular disease. Diagnostic accuracy of fine-needle aspiration biopsy versus frozen section in solitary thyroid nodules. Diagnostic accuracy of fine-needle aspiration biopsy is determined by physician training in sampling technique. Aurengo H. Holm HH. The impact of assessing adequacy and number of needle passes for fine-needle aspiration biopsy of thyroid nodules. Eur J Nucl Med. 21. Thyroid 2006. 18. Aurengo A .10(3):234-41 Danese D. Miller TR. 17.2006 Hennmen G. Endocr Pathol.

1992. Genetic testing in the diagnosis and management of multiple endocrine neoplasia type II. Treatment of toxic solitary thyroid nodules: surgery versus radioactive iodine. 35. Khosla S. 1989. Unuvar N. Bates D. 33. 27. et al. Recombinant human thyrotropin markedly changes the 131I kinetics during 131I therapy of patients with nodular goiter: an evaluation by a randomized doubleblinded trial.Veje A. Sarda AK. 40.14(2):125-31. Bonnema SJ. Goellner JR. 25.106:980-986. Ozer D. 26(2):128-31. 38. Thyroxine suppressive therapy in patients with nodular thyroid disease. Bulow I. Bridley SM.112:1166-1170. 2005 Jan. Gharib H. Thyroid. Bennedbaek FN. Rodgers H. Rinaldi R. Studer H.2000 41. Bizzarri G. Aslaner A. Gharib H. Papini E. 29. Endocr Pract. Pacella CM. Fine-needle aspiration biopsy: use in diagnosis and management of pediatric thyroid diseases. 36. A 12-year experience with 11.Thyroid fine-needle aspiration biopsy: progress. Lindor NM. Akarsu E. et al. Goellner JR. Risk factors for goiter and thyroid nodules. 2005. 1993. Gharib H. Perrild H. Castro MR. Erdogan MF. Zimmerman D. Grimley Evans J. Management of the nontoxic multinodular goitre: a European questionaire study. Johnson DA. Hegedus L. 2005. 26. Clin Endocrinol (Oxf) 53:5-12. Akcay G. Gharib H. 23. Boel-Jorgensen H. 2005. Tunbridge WM. Ledger GA. Kapur MM. Gharib H. Ann Intern Med. French JM. 62(7):1337-42. Jorgensen T. Head Neck. Fine-needle aspiration biopsy of the thyroid: an appraisal. Knudsen N. Iodine deficiency and goiter prevalence of the adult population in Erzurum. Clin Endocrinol (Oxf).109(5):250-60. Ann Intern Med. Endocr Pract. Surgery. Is it useful to routinely biopsy hot nodules in iodine deficient areas? : J Endocrinol Invest. 1993. Bonnema SJ. 9(2):128-36. Clark F.The incidence of thyroid disorders in the community: a twenty-year follow-up of the Whickham Survey. 1997. Thyroid.1988. Changing concepts in the diagnosis and management of thyroid nodules.000 biopsies. Goellner JR. Wiersinga WM. Kamel N. Derwahl M. Endocrinol Metab Clin North Am. Palma E. O'Brien T.90(1):79-83 10 . Surgery. 2002. Ovesen L. Poggi M. 59(9):388-95 24. 2003. Hegedus L. Laurberg P. and pitfalls. Erdogan G. Guglielmi R. 2001. Gharib H.48(1):39-42. Bianchini A. 28. Gharib H.122:118-124. 27(5):383-9. 26(4):777-800. 22. LeBlanc SM. Thyroid surgery in an area of iodine deficiency. Toscano V. 39. Ann Intern Med. Exp Clin Endocrinol Diabetes. Graziano FM. Suman VJ. Nielsen VE.m Clinical importance of solitary solid nodule of the thyroid in endemic goiter region. 1995. 32. Long-term followup of patients with benign thyroid FNA cytologic diagnoses. 2003. Indian J Med Sci. 31.Tunbridge F. 34. Percutaneous ethanol injection treatment in benign thyroid lesions: role and efficacy. Hasan DM. 30. 118(4):2829. Gharib H. 42(11):926-31. Acta Medica (Hradec Kralove). Coskun O. Anil C. practice. 2004 Feb. Hay ID. Mazzaferri EL. Appleton D.. van Heerden JA. Ann Intern Med. 1995. Petrucci L. 12(10):879-88. Grant CS. Nodular goiter and goiter nodules: Where iodine deficiency falls short of explaining the facts. et al. 43(1):55-68. Vanderpump MP. 13(3):699-709. 128(5):386-94. 1995. 37. Fine-needle aspiration cytology of the thyroid. Castro MR. 2005. J Clin Endocrinol Metab. Continuing controversies in the management of thyroid nodules. Clin Lab Med. Capoglu I. Gurleyik E. 1998. 1(1):9-13.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful