Está en la página 1de 5

Cifras para pensar

Pellets de madera para usos


energéticos
Ultima nota

En la primera nota publicada en el número anterior del Saber Cómo (Nº 59), brindamos
un panorama general del mercado de los pellets de madera. En resumen, incluimos una
cuantificación de la oferta de materia prima local, la demanda en el mercado
internacional, su proyección futura y la comparación con energías tradicionales. Se
concluyó que dadas las actuales circunstancias económicas, el negocio local de pellets
pasaría por la exportación.
Profundizaremos en esta nota dos aspectos que no han sido relevados en la nota
anterior: una descripción del proceso productivo y la maquinaria necesaria, y algunas
consideraciones económicas sobre costos de inversión para producción a escalas
pequeñas, a los efectos ilustrativos y para dimensionar su importancia.

Tecnologías de producción
Realizamos a continuación una descripción de las diferentes etapas del proceso
productivo junto con el equipamiento básico para la producción de pellets de madera.
Ésta se basa en un informe de Gregorio Antolín, producido en el marco del convenio
INTI-UE y en fuentes auxiliares.
Los pellets se pueden fabricar con una matriz anular o plana, a través de la cual se hace
pasar el material por extrusión, adoptando la forma de los orificios.
La materia prima es sometida a condiciones de alta presión y temperatura lo que facilita
la aglutinación de las fibras formando los pellets, gracias a la lignina natural que
contiene la madera, en ocasiones se puede añadir agua o vapor para mejorar las
condiciones del proceso. Sin embargo, a veces es necesario agregar durante el proceso
productivo aglutinantes adicionales para lograr un mejor aglutinamiento y aumentar la
resistencia del pellet para su posterior transporte. Estos aglutinantes deben ser de origen
natural, no contaminantes durante la combustión. Generalmente se emplean distintos
tipos de almidones, el porcentaje utilizado de los mismos debe ser menor al 2% según
Normativa Europea.
Principales Normas europeas sobre pellet
Austria:
Tiene tres normativas de pellets en función de la calidad del producto, del transporte y
del almacenamiento:
- ÖNORM M 7135: especificaciones de los pellets y briquetas de madera con o sin
corteza.
- ÖNORM M 7136: Requerimientos de calidad de la logística y transporte de los
pellets de madera.
- ÖNORM M 7137: Requerimiento de calidad del almacenamiento del consumidor
final de pellets de madera.
Suecia:
SS 18 71 20 especifica tres clases de pellets en función del tamaño y de la cantidad de
cenizas que generan.
Alemania:
DIN 51731, de pellets y briquetas y la DIN Plus que es especifica de pellets de gran
calidad para calderas que sólo trabajan con pellets.
Italia:
CTI R04/05 establece los parámetros de calidad de los pellets de biomasa con fines
energéticos. Establece 4 categorías en función del origen.

Etapas del proceso productivo y maquinaria

Trituradora y molino
Es importante triturar y moler la biomasa antes de introducirla en la peletizadora. Es
necesario llegar a una granulometría adecuada, inferior al diámetro del pellets que se
desea fabricar, para obtener un pellets con buenas características físicas. En el caso de
utilizar biomasa de origen agroforestal, es recomendable la utilización de una trituradora
móvil a fin de reducir in situ el tamaño de las partículas, facilitando de esta manera el
transporte, almacenamiento y secado natural.

Campana de biomasa
Es el lugar donde se almacena la biomasa hasta el momento de procesarla, ésta no debe
ser totalmente cerrada para que las corrientes de aire puedan ayudar al secado natural.
Estos lugares temporales de almacenamiento se denominan CRAB (Centros de recogida
y almacenamiento de biomasa).

Secado
Cuando la biomasa se encuentra con valores de humedad elevados será necesario su
secado hasta valores de humedad entre un 12-15%.

Tolva de alimentación
Actúa como deposito pulmón para evitar posibles paradas de la planta peletizadora.

Rosca de alimentación
Generalmente se alimentará la peletizadora a través de un conducto desde la tolva. La
rosca puede basarse en un tornillo sin fin o en un eje con palas de orientación variable,
con el objetivo de modificar la velocidad de alimentación.

Pelletizado mediante prensa


Es donde se realiza el proceso de densificación de la biomasa en la planta. Se hace pasar
la biomasa a través de una matriz agujereada con la ayuda de rodillos giratorios que
ejercen una presión constante sobre la matriz. La materia prima atraviesa la matriz al
mismo tiempo que se comprime, obteniéndose a la salida un diámetro característico a la
matriz empleada. A la salida de la matriz, un dispositivo compuesto de cuchillas, corta
los cilindros, aún blandos, a la medida de la longitud deseada.

Dispositivo de descarga de pellets


El producto se depositará de tal manera de evitar su quiebre.
Enfriamiento
Por enfriamiento de la lignina, ésta se endurece y los pellets adoptan la forma cilíndrica
típica endurecida. El equipo enfriador se basa en una cámara vertical con ventiladores
donde los pellets caen por la aplicación de un flujo transversal de aire suave para evitar
que se produzcan fisuras. En esta etapa se consigue aumentar la dureza y resistencia del
pellet, lo que permite evitar problemas en la manipulación de las etapas posteriores.

Tamizado y Clasificado
Se realiza un tamizado con sistema de vibrado para separar el polvo que pudo haber
escapado del proceso de peletizado, el cual es devuelto como materia prima al proceso
de producción.

Almacenamiento y empaque
Los pellets son transportados a un silo para almacenamiento, y finalmente pueden ser
embolsados en bolsas de 15 a 20 kg o en Big Bags (desde 500kg a 1000kg.). Estas
bolsas pueden transportarse en pallets. Fig 5

Consideraciones económicas
En la nota anterior habíamos observado que a diferencia de lo que ocurre en Europa, en
Argentina, los combustibles de origen fósil son mucho más baratos, sobre todo el gas
natural. Teniendo en cuenta que se necesitan 2.2 toneladas de pellets para generar el
mismo calor que 1 m3 de gas natural, el costo del pellet como combustible es mayor
que el del gas natural, aún valorizando este al precio más caro que paga la Argentina,
que es el precio de importación de Bolivia. En éste caso, el pellet cuesta el doble que el
gas (valorizado a u$s150 que es su costo de oportunidad) y es un 20% superior al fuel
oil. Sólo es más económico que el GLP. Gráfico 1

Fuente: Elaborado en base a datos de Metrogas, marzo 2007

Escalas de producción
No existe una escala óptima de producción, sin embargo, determinados rubros del costo
por tonelada de pellet (mano de obra, mantenimiento o energía) disminuyen con el
aumento en la escala, pero no son los costos que más inciden en la estructura total. En
cambio, el costo de transporte y los gastos de embarque no tienen relación con el
tamaño de la planta, pero tienen un peso importante en la estructura de costos. Cuadro
1
Hasta el momento, la escala mínima de producción era de 2000Kg/hora. Sin embargo,
ya se han diseñado máquinas para escalas menores, por ejemplo para 500Kg/hora, con
eficiencia similar que las máquinas más grandes, es decir, con costos de producción no
mucho más altos. Esto es importante ya que hace factible la inversión, sobre todo en
aquellos polos madereros donde existen pequeñas empresas, que a la vez pueden
asociarse para juntar la materia prima en un proyecto común. Por otro lado, los costos
de inversión dependerán del tipo de materia prima a utilizar (si se utilizará sólo aserrín y
viruta, o si se necesitará chipear costaneros, si se utilizará secadero, etc).
En este sentido, una planta eficiente puede tener una capacidad de producción desde
500kg/hora en adelante. La inversión de una planta de éstas características (pequeña
escala) que utilice solo aserrín y viruta, sin equipo independiente de secado ni
chipeadora cuesta alrededor de u$s 130.000, más u$s 40.000 de obra civil. Se necesitará
un espacio para la planta de alrededor de 200 m2, sin contar el espacio para
almacenamiento en silos y playa de maniobras, a lo que habrá que adicionar el costo del
terreno que dependerá de la región elegida del país.

Localización
Una planta de fabricación de pellets de madera debe localizarse cerca de donde se
genera la materia prima (residuos). Se deben sortear problemas relacionados con la
logística del abastecimiento, distribución, almacenamiento y manipulación, ya que los
costos de transportar residuos sin procesar son altos para distancias muy alejadas (más
de 100 km) debido a su baja densidad y bajo precio obtenido por tonelada (el aserrín
ocupa 3.2 veces de volumen que los pellets), ya que la densidad aparente del pellet es de
alrededor de 650kg/m3, superior a los 200kg/m3 del aserrín.

Precio FOB y costos


Los precios de exportación son fluctuantes en función de la oferta y la demanda
internacional. El precio FOB fluctúa entre 100 y 180 dólares, dependiendo de la calidad
del producto, el país de destino y el tipo de empaque, si es en big bags (500 a 1000 Kg)
o small bags (15 a 20 Kg). Hay que considerar que la estructura arancelaria del pellet
tiene el mismo tratamiento que si fuera un producto primario; como el rollizo ya que
tiene una retención del 10% y un reintegro del 1.6%.
Los costos de producción pueden ser muy variables dependiendo de distintos factores,
entre ellos los más cruciales son el costo de transporte o los gastos de embarque. En
cuanto a la materia prima, dependerá de si se utilizan residuos autogenerados en el
proceso del aserrado o si se compran en el mercado. Habrá que tener en cuenta la
localización y la distancia tanto del lugar de aprovisionamiento de la materia prima
como del transporte de los pellets hacia el puerto de exportación. Por ejemplo, recorrer
1000 Km tiene un costo aproximado de u$s 35 por tonelada de pellets producida.
De acuerdo a información relevada en empresas del sector, se puede observar la
relevancia de los principales componentes del costo de producción estimados en
relación al precio FOB. Este ejemplo es en forma estimativa para un proyecto integrado
con aserradero y producción de pellet utilizando los residuos autogenerados, es decir,
sin considerar el costo de la materia prima y su recolección, que habrá que descontar de
la rentabilidad si establece un costo de oportunidad. Cuadro 1
Finalmente, hay que remarcar que no existe un mercado desarrollado de los insumos
(aserrín, virutas, chips), lo que sí existe son precios de estos insumos que se utilizan
como materia prima para las fábricas celulósicas y de tableros y que son fijados en cada
polo donde se ubican dichas empresas. Hay que tener en cuenta que si se desarrollara un
mercado de pellets en las diferentes regiones madereras, con la instalación de nuevas
empresas, el precio de la materia prima tenderá a aumentar y fluctuará en función de la
oferta y la demanda de cada región.
Con respecto a la estructura arancelaria, se debería considerar que al ser el pellet un
subproducto del proceso productivo, debería tener el mismo tratamiento que por
ejemplo la madera aserrada que tiene el 5% de retenciones y devolución de 3.4% por
reintegros. De esta manera, aumentarán los incentivos para mejorar la ecuación
económica del negocio forestoindustrial y reducir, al mismo tiempo, la contaminación
provocada por los residuos que se desperdician o queman.
Reiteramos lo ya expresado en la primera nota. La producción de pellets como el uso de
cualquier tipo de residuos, requiere como condición un eficiente proceso productivo que
minimice la generación de los mismos. Asimismo, siempre que se trate de grandes
producciones debe preferirse la utilización de materia prima proveniente de bosques
implantados por sobre los nativos. De esta forma estamos asegurando sustentabilidad
del proceso y evitando la tentación de influir negativamente en el medio ambiente.