Está en la página 1de 474

P O R EL

MARIAN © CUEVAS
c
Do tor en C iencias Hist óricas por la Univ r e

sidad de L ovaina mi mb ro de Ia R al
, e s e es

Academ ias de la H is t or y a a
ia de l L engu , de

a S NL de G e gra ía
l . o f y t íst y Es ad ica de

la S de E. st os H tór o
ud i is ic s a
de l

C iud d de
a Méx o ic .

D I REC T O R A RT I S T I C O

S
DE E T A E D I I C ÓN

DON M AT EO A . SA L DAN A

ME X I C O , D F . .

S
E C U E L A T I P O G RA F I C A S AL E SI AN A

1 9 30
IMP RIMAS E

Mé x ico , Mayo 3 d e 1 9 30 .

Q EDAN SEGURADOS
U A L A L EY

TODOS DE E HOS Y ONT A


L OS R C C R

N
SE I S AI N S
ADAS L AS LU TR C O E .

E
P R C IO D EL L IB RO EN 1 930

D I E Z P E S O S M EXIC AN OS .
PR O L O GO S
¿9

A LOS LECTORES EN GENERAL


L hecho histórico cuyo IV Centenario celebra la I glesia y la
Naci on M ex icana es el de Ia Aparición de S ant a
, María
Virgen Madre de Di os en la dichosa colina del T epeyac .

La S agrada Congregación de Ritos después de ex amin a ,

das las pruebas escuchados detenidamente Ios impugna


,

dores presentó
, a la faz del mu n do el siguiente resumen histórico
El año de mil quinientos treinta y un o de nuestra r edencx on, Ia Vir

g en Madre de Dios , según consta por antigua y constante tradición se ,

mostró visible al piadoso y rústico n eófito Juan Diego en la colina delTe


.

p eyac , de México , y hablá ndole cariñosamente le mandó presentarse al


Obispo , y que le notificase que allí se le f abri cara un templo P ara inda
.

gar ingeniosamente la verdad delmen saje aplaz ó la respuesta Jua n de Z u


,

m á rr ag a Obispo del l ug ar ; pero al ver que el neófito de nuevo conmoví


, ,

do por la segunda Aparición y mandato de la B eatísí m a Virgen reitera ,

ba su e mb aj a da n lágrimas y súplicas
co , le pidió que c on empeño pidiera
una señal por la que se mani f estase la voluntad de la gran Madre de Dio s.

[ 5 ]
Tomando el n eófito un camino más apartado de la colin a del Tepe
ya c y, dirigién dose a México para ll amar a u n sac erdote con objeto de que
su tío acometido de
, g r avísim a enfermedad , no muriese sin los últimos sa .

cr am entos, Ia B ení g nísí m a Virgen le salió al encuentro por tercera v ez ;

afligido por la salud de su tí o le con suela , y arreglando en su t il m a her


m osísí m as r ecienteme nte había brotado pesar de Ia asperez a
rosas que n

de adu llugar y d lrigor d linviern o l ordena llevarlas alObispo Obe


e e e , e .

dece Diego l m a da t E la ti l m a alcaer por el suelo las rosas


e n o. n p en re

sencia del Obispo se , vió maravillosamente pintada la imagen de Ia Santi


sima Virgen ex actamente en la misma orma f en que Se había m ani fe sta
do en la coli na cerca de la Ciudad
.

Las dos fra s e s sustanciales de es te acertadí sim o r e um en La Vir


s :
"

g en Madre de Dios se ap ar ec1o Jua n Diego en 15 3 1 E t a image de



s . n

S a nt a María se ve aún maravillosamente pintada en Ia tilma del indio


son el tema de este Album .

Nu e t o pla
s r n es el sugerido por los hechos históricos mi mo a t a
s s: r

v ás de cuatro siglos , en cada una de las cuaren ta décadas que media n en

tre la fecha de Ia Aparición


. y nuestros días , surgen o un documento , o un

monumento o , un hecho histórico que ponen de r eli eve el grandioso hecho


sustentado en nuestr o el e n c o .

A LOS F IELES CAT O L ICO S

Concreto tanto m i tema porque debe quedar clara mente desli n da do lo


susta n cial de lo secundario , sin que por esto quiera yo de cir que 10 secunda
rio no es verda der o. Prescin do de la verdad que contenga , no la niego ; y
prescin de solamente porque mis fuer2 a s y el ideal de e te Album s son l i mi
tados .

En otro álbum po pular saldr án Dios mediante muchas otr as materias


, ,

g uadal
up anas : históricas , a t í ti a
r s c s, sobre todo patrióticas que varios ami ,

gos yy o hemos venido atesora ndo en el decur so de n uestra vida li terari a .

[ 6 ]
Entonces tam bién habr á lugar al estilo a f ectuoso y a Ia devota fanta
sia, c o sa s ambas que e char á n de men os buena parte de los lectores de este
libro pero que dison arían Ios hí stor 1 0 g rafos y críticos de profesión .

Mas ni entonces u ca
ni n n nos hemos de servir de n ada apócri f o Dios .

no quiere valerse de mentiras para n ada .

Otra c o sa echar á n de ver los lectores minuciosos y e s, que intencio

nal
m ente y de una ma nera reflej a excluímos los escritores meramente

g uadal
up anos, sin que por esto les neguemos un punto de su autoridad o
veracidad : Floren cia el B achiller Sánchez como escritor Guridi
, , y Alco
cer Oquendo
, y la benemérita pléyad e de defen sores de Ia Aparición mere
cen todas nuestras simpatías pero de propósito , y por t a lo ne s obvias est a
vez no figuran como p u r eba s .

Más aú n : si citamos Io s Samos Pontífices y a la Congregación de


Ritos para los e f ectos de este libro
, y para su general aceptación , p r escin

dimos de su car á cter y autoridad ecle siástica mirá ndolos t an sólo desde el
punto de vi s t a de hombres de ciencia de estudios , y responsabilidades . Los
historiadores eclesiásticos , o no, que aquí f iguran no son ni exclusiva ni

sistemáticamente g uadal
up anos, son historiadores para la investigación
y dí fu s1on de toda clase de noticias históricas ; son autoridades aceptadas
no solamente por los católicos sino por los historiógrafos de todos los cre
dos y por todas las escuelas que ellos han fun dado : Clav1yero Alegre León , ,

y G ama , Siguenza Veytí a , , et c . y fortiori l os historiadores a ntiguos ,

son así recibidos y debidamente apreciados en el mundo de las letras me


x ic anas .

A LOS H I STOR IADORES

Los heého s sobrenaturales aunque de suyo más difíciles de conocerse


, ,

son sin embargo HECHOS H IST O RICO S y si estos hechos históricos


son part e esencial o muy notable en la vida de un pueblo el historiador
, no

sólo puede sino que debe aceptarlos


, y na rr arl
os. No le es lícito prescin dir

[ 7 ]
de ellos Se pone pues
. en muy m alterreno el historiador aunque sea de só ,

lo lo civil , que explícita o implícitamente parte del supuesto de Ia imposi


f
bilidad o de la i nmensa di icultad de las apariciones .

Si el historiador es católico puede compagi ar esta irracional difi


, no n

c ul
t ad en creer las va ri a s aparicio es iertas que la I glesia h a acepta
c on n c .

do después de rechazar mil otras no comprobadas .

Sí el historiador es protesta nte , sincero en sus creencias esto , e s; si ad


mite la veracidad de la Biblia tiene que admitir todas las apariciones
, na

r r adas en el Evangelio y en el An tiguo Testamento : las de Rafael la del ,

Angel que luchó contra Ja cob la de Samuel , laPitonisa y las de O nía y s

Jeremías Judas Macabeo .

Sí el historiador es ra cio alista , n en primer lug ar n ada encontrará de


irracion al en la posibilidad de que una person a que desap ar ec1o de la vida ,
vuelva en alguna manera a aparecer y en segundo lugar se quedaría sin ex
pl
ic ación, esto es, dejaría de ser filósofo ante las apariciones innegables , ,

aunque ciertamente r ara s que tienen , lug ar de n tro y fuera de las sesiones
espíritas .

Equivalente de la incredulidad c on respecto a la s apariciones es laao


tí tud de la gente que carece de verdadera alta escuela , y con siste en exi
gir para las apariciones no ya sólo pruebas sino pruebas evidenciales , .

Ex igen que la calidad de la pru eba e stá en proporción con la magnitud del
hecho en cuestión ; esta es un a perversión de la lógica historial pues cuan ,

do hay pruebas racionales para creer aunque los hechos , no se vean ni t en

gamos certeza metafísica ni aun física de los hechos ésto s deben ser creídos ,

siempre que no repug nen la posibilidad .

Tal acaece con las alta s verdades de la f e ; aceptarlas es lo j usto y lo


n oble ; tal acaece también con los asertos históricos o de lo contrario , , nos

habremos de quedar sin el noventa y n ueve por ciento de lo que sabemos .

Pensamos que aun sin especial piedad , con sólo admi tir t an ra z on a
blem ente la posibilidad delhecho y poniéndose en elsa no estado mental de
veracidad hum ana , n uestra Aparició n figurar á entre los otros hechos his
tóricos de su tiempo como uno de los más Iuminosamente documentados .

[ 3 ]
Sacerdote como soy aunque indig no , y amante de m i p atria como el
que más para escribir este libro h e depuesto este doble
, y sagrado a f ecto
p ara hablar sólo desde l a base de u a crít i c a sólida e i n n depen diente .

Nada me lig a i extrí seca i i trí secame te


, n n n n n n con mi tesis g uadal
u

p a n a i
: sfuera f alsa m í patriotismo y m i ,sacerdocio no me podrían exigir
Ia_ creencia en ella más aú n por patriota
, , y por sacerdote debía rechazarla .

De aquí se inf erirá cuán lejos estoy de creer que el porvenir de Ia I gle
sia Mexicana está vinculado ecesariamente
n con la tradición Guadalupa
na. Alegres yh onr a dí sim os como estamos bajo el patronato de la Virgen
del Tepeyac, n adie lo considere como n ecesario como cuestión de vida
,

o muerte , y el día que desapareciese el precioso ayate haríamos otra


.
,

Image n semeja nte yn os quedábamos t an devotos de la Virgen María co

mo a ntes Más aú n : si el día de


. m añ a n a , por un imposible apareciese , un

documento histórico terminante en contra de Ia Aparición la historiografia ,

tendría que rechazar lo que había tenido por sólida tradición La I glesia . en

este caso como lo ha hecho ya varias veces


, , suprí m í r í a de entre las tradi
cione s cristianas lo que resultase no ser verdad y esto sin detrimento ningu
no de su prestigio toda vez que esta clase de tradiciones por amables y ve
, ,

ner adas que sean está n muy lejos de ser dogmas de f e


, .

Con estos pr enotandos, fácilmen te se entien de cómo uno puede colo


carse para empezar a escribir , no solamente en el plano de laserenidad e í m
parcialidad sino hasta en el de la san a duda científica .

Encima de la duda todavía quisimos echarnos el peso de la que te


miamos por autoridad en materia histórica , Ios pareceres de hombres
muy encumbrados en este país ; aunque a laverdad b ie n pronto se desvane
ci o este peso ficticio Del grupo de impugn adores de Ia Aparición descarta
.

mos desde los primeros pasos al nove nta por ciento de ellos no sólo porque
son í m p í os 10 mexicano, esto es frenéticos sino porque realmente , no s en

contr am os c on que carecen de estudio serio acerca de la cuestión g uadal


u

pana aunque lo tengan


, en otros ramos históricos .

[ 9 ]
De los católicos antí ap arí cioni st as descartamos así mismo porque los ,

conocimos mucho , a muy bue n a parte de ellos : eran hablan do , en general ,

hombres de media carrera media lectura , y media cabeza ; de los que se


creen que por platicar í nter m inabl
em ent e en una librerí a o en el despacho
.

de un hombre de letras acrecientan su , sá b er o la f ama de que 10 tienen .

De los mismos cuatro prestigiados que aú n quedan en pie dos, no fue


r on más que descubridores o, mejor dicho encubridores de documentos ;
,

historiadores no fuero n, ni menos críticos .

En resumidas cuentas delotro bando sólo dos hombres encontramos


,

que n os hicieron fuerza ; pero cuando c on calma e investigación les fuimos


descubriendo su f alta de fidelidad sus sofismas , y triste proceder que ,

ir án observando nuestros lectores mismos se , no s a chicaron inmensamente ;


su autoridad de críticos hi stóricos p ara . c on n osotros se esf uin ó .

Antí ap arí cí onistas superviviente s y at en díbles ya no hay


los . Los dos
únicos hombres de valer que en otro tiempo parecieron militar en las filas
contrarias por su fin a educación
, . y su cercanía al último Tribunal gu ar
dan respetuoso silen cio S u dignidad por o a parte
. tr . no les permite servir
de in str umen to a un a causa que ya advirtieron provenir delsectarismo ex
tr anj er o contra la gloria la paz , y la unidad de nuestra p a tri a .

No se vaya a suponer que queremos presentar a quí u na obra de ap o


log ética o polémica : habr á en ella elementos que puedan aprovecharse en

tal sentido ; se n os escapará n porque somos humanos algun as f rases que


, ,

se conquistó el propio en emigo ; pero n uestro ideal es que salga est a obra .
,

positiva sencilla seren a como el mensajero que lleva


, , , una buen a ra z ón ;

como el que está en plen a yn o interrumpida posesi on de la verdad .

El haber llamado temas 0 tesis nuestras afirmaciones sobre laApa


r í eión Guadalupana no quiere decir que yo me las haya propuesto de
a ntemano para luego buscar argumentos con que probarlas : partí repito , ,

de m i duda fífíc a y tendien do una mirada por lo s papeles y arg um en


cien

tos g uadalup anos que me h an salido al encuentro en los veinte años que
llevo escribiendo historia ellos lógicamente produjeron la tesis ; que no la
,

tesis ellos .

[ lº ]
No parezca superflua la r eproducc10 n fotográ fica de tantos do cum en
tos : la mano deltiempo las ventas a ntipatrióticas al extra njero
.
, y la mala
fe de conspícuos antí ap ar icionist as no s h an privado ya de buena parte de
e sta doc um entac xon para luego los últimos echarnos en c ara laf a lt a de ella .

P ara que tal no se repita salvemos siquiera lo que


, nos queda ; lo que se ha
podido salvar de una pronta desaparición .

Armado ya lo susta ncial de mi pla n y viendo que la fría exposición de


un historiador podría sin desvir tuar se servir de obsequio y reverente f n o re

da a la Virge S a n n tisima en su IV Centen ario fácilmente se me , p er suad10

que le diese forma más solemne y le añadiese algunas páginas artísticas


y decorativas con que poner de realce y sacar de su relativa aridez el ar
g um ento y exposición histórica de m i libro .

No sé si están conformes todos los Académicos de la Lengua en que


se apropie la palabra Album estas páginas históricas ; yo por parte m ia
si la en cuentro lo suficientemente elástica para esta aplicación y c on las
dotes de brevedad y popularidad que para el caso
. son menester .

F irm o y o estas págin as porque , yo realmente soy el respon sable y el


autor de la investigación ; pero conste que mi última redacción es después
de haber oído y discutido suficientemente c on los representa ntes aceptables
de las opiniones contrarias .

Termino repitiendo lo que h e asegurado en todas mis publicaciones


históricas : Con la mayor voluntad acepto
, y publico la s rectificaciones que
me sean sugeridas siempre que se las acompañe de la correspondiente do
,

c um ent ación, lógica y cortesía .

México Mayo , 3 de 1930 .

MAR IANO CUEVAS S , .


S A
N UE TR D
MA RE SAN T I SIMA DE G U ADAL UP E .

x n
C opia e act a d elorig i al en 1930
.
I N T R O DU C C I O N

O R versar todo este libro sobre la h í storicí dad de un hecho


interesante y grandioso aunque sencillo
, en sí mismo pro ,

cede que antes de narrarlo presentemos a nte el público c on

sus caracteres también rigurosamente históricos alos per


sona es
j principales de la Aparición .

María de Nazareth hija de Joaquín y An a Madre de Jesucristo f ué


, ,

un ser real admitido por los historiógrafos de todos los credos Decimos
, .

esto para excluir toda idea de algú n ser imaginario o fantástico .

Hablando con católicos y más con católicos mexicanos conviene insis

tir en la hí storí cí dad de la persona am abilísím a de Sa nt a María Madre de


Dios ; porque a algunos eSp ír itus parece distr aerles lamagnitud misma del
prodigio de Ia Aparición el honroso beneficio que reportó
, n u estra P a tri a
y el ser ya la Imagen como un símbolo de nuestros mejores recuerdos y es

p er an2 as . Todo esto que viene


, a ser accidental ap ártales el pensamien to
,

de la persona misma de María Sa n tisima y pierden de vista su Limpia e


I n maculada Concepción su maternidad divin a los rasgos marianos del
, ,

[ 13 ]
Eva ngelio el precioso testamento que recibió alpie de la cruz
, y su t r á nsi

to y admirable Asunción al os cielos .

Me figuro que a muchos nos vendría bien tratándose de la Virgen del


,

Tepeyac substituir , a ciertos excesos de polémica o patriotismo exagera


do más Evañg elio
, y más devoción .

Este personaje prin cipal y sagra do es el centro y a lm a de las Apari


ciones.

y honra de la Provincias Vascongadas del Señorío de Vizca


G loria s ,

ya y de la noble y leal Vill a de T avira de Durango fué D n Fray Juan de o

Z um á ag a primer Obispo y Arzobispo de México Fué hijo de D n Juan


rr , . o

López de Z um á ag a y de Doñ a Teresa de Lares de la muy noble prosa


rr ,

pia de los A á2 1a Señores de la Casa y Torr de Mun h a az Nació h a


rr 0 , e c rr .

cí a el año de 14 76 Su cas a patern a dice él mismo estaba


. .
, , en G oyenc alle,
junto al cantón de ella ( de la calle ) junto , a la
s casas de Martín de Barras
qui y de María Ruiz de T urr iag a .

Muy joven aún ingresó a la Sagrada


. Orden de S Fran cisco En ella
. .

ocupó elevados cargos hasta que , en 1 527 catan do los méritos e buena vi
da e exemplo delvenerable Padre que har á mucho f ruto en Ia conversi on
de los indios fue prese tado por la Coro a de Castilla a te la Sa ta Sede

n n n n

para la Mitra de Mé i c o x .

Llegó a esta gra T u h titlá el 6 de Diciembre de 1528 mas i


'

n en c n , s n

co sagrarse y
n solo ltítul de Obispo electo
c on derecho a lo que p a
e o , con ,

rece aluso de mi t a y báculo


, r .

Hacía Ju io de 15 32 regresó a España co sagrarse sie do ungido


n n , n

por el Obispo Don Diego Rivera el 27 de Abril de 15 33 en la capilla Ma


yor delConvento de 8 Francisco de Valladolid don de años más tarde se
.

puso una preciosa imagen de la Vir gen delTepeyac .

En año 15 3 1, a 12 de Diciembre recibió en audiencia al dio Jua n I n

Diego , n atural de Cuauh tí tlán con mensaje de María Santisima Madre de

[ 14 ]
Dios , y el testimonio de unas rosas que Ell a le había ma ndado cortar en

la cumbre del Cerro del Tepeyac AI desplegar el . I n dio el lienzo donde las
llevaba , apar ec1 o, maravillosamente pintada la I magen de la , I n maculada
Concepción de María Sa n tisima en f orma n nu ca vista , y con colores y ras
gos hasta entonces completamente de sconócidos El Obispo la ll a mó : .

La
Concepci on de la Madre de Dios "
, como puede verse en la cart a que e scr í

bí ó a H ern án Cortés, y r ep roducim os en otra página de este Album .

A los pocos días organizó la solemne procesión para llevar la Imagen


alsitio donde la Virgen se había aparecido al I n dio Esto f ue
. , pr ecisam en

te el
, 26 de Diciembre de 15 3 1 segú n consta nte y antiquí sim a tradición .

Parte de esta preparación fue in vitar Cortés la procesión


. y convo
car alpueblo mediante los preciosos versos que también r eproducim os en

este Album en página de por sí .

Dej o escrita por lo menos , una relaci on del suceso que tuvo en sus ma
nos y leyó el A zobispo de México
r , Don F ray García de Me n doza hacia el ,

ano de 1 605 como con sta por segura y próxima fuente históri c a .

El deán de México D Alonso Muñ oz de la Torre


. vió con sus propios
ojos al Ar zobispo Fray G arcí a leyendo esta Relación ; el deáh se lo comu
nicó otro respetable sacerdote elLicenciado Bartolomé García y éste al
B achil
lei º
Miguel Sán chez que es quien 10 asegura El mismo Sánchez fue
, .

contemporá neo de todos los mencion ados h ab ía poca distancia entre ellos ,

Y por otra parte el suceso


, no sólo es posible sino probable y moralmente
cierto cuanto puede pedirse entre críticos
, .

Si dejamos a los antí ap aricíonistas establecer la gratuita y absurda


teoría de que una n oticia por el hecho de ser tra nsmitida no es aceptable ,

nos quedaríamos sin la mayor parte de la historia .

Copia de esta Relación vió y leyó con sus propios ojos muchos años
después el P Pedro Mexia
. en el Convento de Vitoria en España ; esto con

firma que sí hubo u na relación primitiva escrita por el Obispo Z um árm g a .

Q ue a distancia de millares de leguas través de centenares de años , ,

testigos tan intachables por su piedad y letras sin interés alguno se haya n , ,

puesto de acuerdo para en gañar ; o se haya n engañado todos es no sólo

[ 15 ]
a b surdo sid o imposible Ta nto . en el orden crítico como en el orden jurídi
co es preciso admitir la existencia de esta Relación .

Ex g i ir que en . f
la parte in initésima que n os queda de Ia corresponden
cia de Z um árrag a se hable del suceso es injusto y pueril ; y más si tenemos
en cuenta no sólo los estragos del tiempo los incendios de archivos que ,

ciertamente ha habido sino la comprobada malignidad de ciertos


, ene mi

gos de la Aparición que van sustr ayendo o mutilando sistemáticamente lo


que de ella encuentran por los archivos yn o olvidemos que de los archivos
se pierden o se sustr aen precisamente los más valiosos documentos y por
ser valiosos .

Pero además como , en otro lugar diremos , no hay talsilencio de Z u


m árr ag a y menos en el sentido crítico de la palabra .

C on H ernán Cortés salió Z um á rr ag a pedir limosna para la edifica


c ión de la ermita
.
, yn o dej o de visitarla según consta por la inf ormación del
Virrey Enríquez en 23 de Septiembre de 15 75 . No podía decir este Virrey

que los Arzobispos siempre la h an visitado si excluyésemos de esta
cuenta Z um árr ag a .

Aparte de tan alta misió


y de su celo verdaderamente apos
n delCielo ,

tó l
i Z um á ag a merece bien de la Nación Mexicana y el título que ya
co, rr .
,

l de su época le dieron de ex celente repúblico por muchas y bien com


"
os

probadas ra 20 nes .

A Z um árr ag a como Protector de los


, I n dios le deben éstos la más va
,

r onil y sen sata de sus defensas L e debemos además el ser México


. una

Nac1on es decir propiedad de los n acidos en latierra como quiera que Z u


, , ,

m árr ag a encabezó el movimiento co tra las injustísim as Nuevas Leyes n “ ”


,

arrancá ndole Carlos V las famosas Cédulas de Malinas de 20 de Octu


bre de 154 5 .

Como resultado de las Juntas E clesx astícas de 1539 y 1544 , cuya c a


beza y alma fue también el Obispo de México se dieron los pasos funda
,

mentales para la ú nica clase de unidad nacional que hay en México , o sea ,

la de su Eclesiástica Jerarquía .

Z um árrag a fu e quie n n egoció la traída de la primera imprenta que

[ 16 ]
hubo en todo el Contin ente America no ; y su propio li bro de la más ele ,

vada filoso f ía cristiana fue el primero que se dt o


, la imprenta en este
Nuevo Mun do de Colón .

El ilustre Obispo vascongado mucho antes que los poderes civiles fue
, ,

quien negoci o en Toledo a nte la Corte Imperial la f undación de n uestra


Real y Pontificia Universidad a do de se lea todas la f acultades y cie
, n n s n

cias y S a cr a Teología y todas la f acultades que se suele leer la otras


s n en s

Universidades
No logró ver esta institución au nque sí su Colegio de Tlaltelolco
, , el

más antiguo centro de estudios superiores en toda laAmér i c a Abrió se . , no

en 1536, como se dice sino , en 1533 .

De su predilecta fundación , el H ospital del Amor de Dios escrib ía ,

Es lo que más descanso dá mi á nima porque vienen de Zacatula


, y de
Colima y de Mechuacan y de Guatemala a se curar aquí , y maravillosa
mente sanan , y mas de 200 que h an venido medio podridos y hedion dos ,

son vueltos por sus pies a do n de quieren


Z um á rr ag a ma ndó traer en gra n cantidad plantones de árboles fruta ,

les de España semilla de lino


, y cáñamo , con personas que supieran culti
varl
os, beneficiarlos yt e erl
íos. Salva n do mil dificultades hizo venir moris
cos delReino de Grana da como maestros de cultivar la seda y con mucha
simiente para que repartidos por los pueblos de indios Ios adiestrasen
, , en

el plantío de morales y cría de la seda No contento . con esto man dó al


,

Chantre de O ax a ca Alo so de Figuerola gra


, n , n n aturalista que hiciese, un

libro, por el cual fuera i struidos debidame te


n n n los indios “
dende el criar
hasta el teñir de la seda
Hizo traer bestias de carga para relevar de ell a . a los indígenas y
cuando por su diligencia vino ta t n o ganado Ianar para que los indios f a ,

bricasen telas alfombras


, y tapicería con siguió que asimismo vinieran ar
,

tesanos, pero con o blig acx on de enseñar su o icio f , yn o de ocultarlo al os in

dios como hasta ahí lo habían hecho los seglares Afíanz ó todo esto . c on un

solicitador perpetuo en Sevilla que sí se deja al os oficiales , ol


ví dallo h an
yn o se har á nada

[ 17 ]
Lleno de días y de méritos D on Fray Juan de Z um á rr ag a expiró las
9 de la noche deldomingo 3 de Junio de 154 8 en su casa Ar2 0 bisp al de la
ciudad y corte de Mé i c o
x .

Aparte de su premio eterno en el cielo Dios le ha honrado


, con el cari
no de todos los buenos mexicanos , y con los ataques ( que equivalen au na

honra ) de los enemigos de la I glesia y de laP a tri a .

No podemos ser exten sos al describir la personalidad de Juan Diego el


indio f avorecido con las Apariciones de Nuestra Señora en 15 3 1 .

Convienen todos en que era de Cuauhtí d án y por un proceso que se


conserva en el Archivo General de la Nación b aj o la signatura
. clero se
cuíar n úmero 4, sabemos que su casa estaba en un paraje llamado T l aya
“ "
cae que también le decían sitio del terremoto .

A fines delsiglo XV III aú n se señalaban unos paredones que se de


cían haber sido de la casa de Juan Diego .

Otros datos más seguros los suministra n el testamento de la hij a de ,

Juan G ar cía Martín que adela nte expondremos : se dice que fue a casa
r se
Santa Cruz el Alto con un a joven Doña Mar ía que pronto murió
, quedán

dose solo Juan Diego .

Nada tiene de improbable que Juan Diego después de Ia Aparición ,

quedase allado de la ermita primitiva , cargo de la Sagrada I magen : t al


se dice en las i nformaciones de 1666 Los a nales de T . la cala dice
x n ex pre

sam ente que Juan Diego murió en 1548 .

¿Son retratos de Juan Diego y verdaderos retratos los que de él se han


publicado en á lbum s anteriores a éste ? E s muy di f ícil dar una respuesta
a fi r m a t i v a . Tampoco pretendemos garantizar la autenticidad del que aquí
publicamos sólo , si diremos que nos parece ser elmás an tiguo de todos y el

que ciertamente se refiere a Jua n Diego por razón de las varias figuras de

[ 18 ]
E l r e tr ato m á s anti guo de J uan D ie go .
la Virgen de Guadalupe que en ese di bujo se representa n para sig nificar
los di f erentes sitios de la Aparición .

Juan Diego más que, una persona que sí 10 f ue ciertamente histórica


, ,

fue un emblema de toda lar am de todos los hombres de buena voluntad


, ,

de todos los mansos y humildes de corazón . Por eso su estatua se


, ve con

tanto agrado junto c on la de Fr Jua n de Z um árrag a los pies de la m i la


.

g r osa Image n original .

Contra los n ecios temores de uestros fariseos


n , n adie se le ocurre ve
ner ar l
o como a sa to ca o izado ni hay
n n n el
menor indicio de supuestas ido
Iatrias , respecto a Jua Diegon .

[ 19 ]
DE CADA PRIME RA 153 1 154 1-

EL P REGO N DEL ATABAL

O CUMEN T O G uadalupano primitivo , contemporáneo


los sucesos de Ia Aparición es el siguiente Cantar Mexica
no con que , en público y al son del a t aba l , se proclamó el
milagro y se invitó a los fieles a la solemn e procesión de
26 de Diciembre de 153 1 .

Su texto n ahuatl y la correspondiente traducción, no libre s ino c on to


precisión gramatical son como sigue
l—Y T l
'
. ap ap al x ochí ceutl
i níyol
aya ep apa tonaca xochitl
n -
moyahua
oncuepontí m oquetz aco yanaya aya yeteoya í x pan tonaa Santa Ma ía
r .

ay yo .

2 — Atl
.
ya yacuicaya Z anquet2 al
ax ihuitl tom ol
ihuí yanaya ye nítl
a
c hihuatl I cel T eotl yy e Dios aya nitl
ayocolao ya y ecocya.

3 .
—Zanca T lacuílolp an n emia m oyollo am ox atlip antocuic ayati
p e tl

quí m onyait otí a t eteuctinaya in O bis poya Z acatot at2 in aya onca titlatoa
atl
í tem pa ay-yo
. .

[ 23 ]
4 .
—Yehuan Dios Mítz yocox aya x ochitla ya Mítz tlac atc y ancuí c atl

m itz <:uiloa Santa Ma ía i r n O bispoyac .

5 .
—Tolteca í huí a aha
íh cuí l aya ha ontl
antoc am ox tl
íya m oyol
lo ya

onaya mochon ah cití t ac o tec ayotl


o tol y cava nin emíz yenica ayy o .

6 —Acya nec h cuí l


. iz acyenohuan oya2 onic a2 anní h cuí h uan aya y
yan cuí canit l yy ectet1 yn o X ochíuh non cuica y huí tequí ont eix p a ayyo.

8 .
—N íchoca ya ní quittoaya nícnotlanoyol
lo m aní quittacuicanelhua

yotl aya m aní c ya tlalaquí ya m aya ical tlaticpac quí m m an m ochi h ua on

nenemí l n ovol Z ancatencx oc hitl ahuica yp otoc atí c ac m ocepanoa yantox o

chí uh ve a ya 00 h uiyocanqui ya it7 mol


ini yenocuí c celia . atotlaquil
notl lo
ohua íntox ochi uh icac y quip ani ayao .

9 — T elc ac ahuax
. oeh itl huíac x e l
iuh tihuít2 a íhpotoc aya inah uiyac

p oyom a otl
ín píx ahuia o n can ninenemí nicuí canitl yv e ayao ohui yonca
quiya itz mol
íni yonoc uí c celia ayvo . .

T RADU CCIO N

1 —Yo
.me recreaba con el conj unto policromado de variadas flores
de To aca xochitl que se erguían sobrecogidas y milagrosas entr eabrí en
n — , ,

do sus corolas en presencia tuya . Oh Madre Nuestra Santa María !


2 —Junto
. al agua cantaba ( Santa María ) : Soy la planta preciosa de
escondidos capullos ; soy hechura del único delpe rfecto Dios : Soy la me ,

jor de sus creatur as .

. viva n la Pintura Nosotros l señores I cantemos


3 — Tu a lm a está . e . os e

¡ unto alLibro Grande y l bailemos


-
n perfección ; y tu Obispo nuestro
e co ,

único Padre predica, allí , en la orilla delagua .

4 —Díos te creó
. , ¡ Oh Santa Ma ría ! entre abundantes flores ; y nue

v am ente te hizo nacer, pintándote en el Obispado .

5 .
—Ar tístí cam ente se pintó .
¡ Oh ! en el venerado lienzo tu alm a se
ocultó ; todo allí es perfecto y artístico ; ¡ Oh ! Y o aquí de fijo habré de vi vi r.

6 . Quié t om ar á m i ejemplo ? ¿Quié co


n n n migo ir á ? ¡ Oh ! P ostraos

[ 22 ]
en torno suyo ¡ 0 h ! Cantad con perfección ; que mis flores
. y mis cantos
se desgranen en presencia suya .

8 —L loro digo y advierto


. , a mi alma que ob serve la verdadera razón
del mi canto ; ¡ Oh ! que se funde que prontamente sea hecha su casa te
,

rr enal; a ll í morarás Alma m ía flor distinguida que su aroma di f unde


, ,

mezclá ndolo al de nuestras flores ¡ Oh ! Vibr antem ente brotan mis canta
.

res ( en Ioor ) del venerado y tierno fruto de nuestras flores que son su
,

perenne adorno .

9 — L a flor delc a c ao su perfume va esparciendo ; difundiendo su aroma


.

laflor poyom al o s caminos perfuma ; a ll í vivir é yo el cantor ¡ Oh ! ¡ Oh ! .

Oíd mis cantos que brotan tiername nte .

El original contemporáneo de este precioso y típico Cantar Mexicano ,

no n os es conocido ; tal vez , no estaba ESCRITO en el tiempo en que se


cantó : se perpetuó sólo de oídas entre los que escuchaban al Vate mexica
no que trasmitía al son del T EP O N AX T L I o atabal la más bella de ues
n

tras tradiciones .

P a ra que estos cantares no se perdiesen con el tiempo y el olvido hubo ,

un fraile o un a lo que parece


su discípulo ; , que se dedicaron col
eccio

n arl
o s en el último tercio del siglo XVI .


Tal es el manuscrito de los Cantares Mexica nos que original se en

c uen tr an en la Sección de Ma nuscritos de laBiblioteca Nacion al de México .

U na reproducción heliográfica de todos estos cantares f ue publicada por


Don Antonio P eñ afiel en 1904 An tes que él el doctor C Brinton bajo el
"

. , ,

epígra f e An cient Nahuatl Poetry ”


, había publicado en Filadelfia el año de
1 890 partede esos cantares acompañados de una muy m al a tr aduc c1 onque ,

an dando el tiempo se vino a saber ser de otra person a y


, no de Bri nton
quien ignoraba el idioma n ahuatl aun en su modern a y simple presentac on i .

No obstante lo de f ectuoso de la traducción y aun de la misma copia

[ 23 ]
saltabaa la vista que el poema úmero XIX de lacolecció de Bri to n n n n ver
saba sobre Sa ta María sobre la Madre de Dios sobre u a procesió
n , , n n muy
regocijada en torno de una pi ntura sagrada y que todo esto estaba conec

tado con la persona de un Obispo que Brinton mismo desde luego dijo ser
Fray Juan de Z um árr ag a .

Valía pues la pe n a tomar de r aí z y sobre el texto mismo d lorigi e n al


esta tr aduccx on como al efecto lo hice poniéndola , en manos del señor Don
Mariano Rojas profesor de lenguas indígenas
, en el Museo Nacion al de
Mé i c o
x . Dicho maestro en compañía de su discípulo L ic Manuel Moreno . ,

son los muy autorizados responsables de esta traducción cuya propiedad


gramatical exponen ante el público medi ante especial estudio crítico que
v a en
. apéndice este t om o .

En presencia pues de t an valioso texto y dados l os límites de este Ii


bro cabe preguntar : A ) ¿E s este ca ntar G uadalup ano ? B ) ¿Q ué f echa ,

aproximada puede dár sele C ) ¿Quién f ue su autor y cuál por ende su


> . , ,

valor histórico ?

Nuestra respuesta a la primera cuestió n no puede ser más que afir m a


tiva : la cuarta estrofa es de suyo termina nte : Dios te creó oh “
Sa n ta Ma
ría entre abun dantes flores y ahora últimamente te hizo n acer pintándote
en el Obispado No pueden aplicarse estas palabras más que alMilagro
G uadalup ano tal como se ha e ntendido siempre por la tradición y por la
historia escrita .

Examinemos por separado cada estrofa Dice la primera .


Yo me recreaba con el conjunto policromada

de variadas flores de t on ac ax oc h í tl o flores muy olorosas

[ 24 ]
que se esparcían sobrecogidas y milagrosas ,


entr e abríendo sus corolas
en presencia tuya Oh Madre Nuestra Santa María ”
.

Debemos a nte todo n otar que el estro poético de los n ahuatl era real
mente arreb atado , p índá rico, salta b a de personaje en personaje ora h a ,

ciéndol
es h a bl a r , ora dirigiéndose afectuosamente ellos o habla ndo de
ellos en tercera persona .

Aquí Juan Diego h a bl a por bo ca del poeta expresando Io s sentim ien

tos que a aquél em barg aron en los momentos previos a Ia Aparició


. n al ver
esas flores milagrosas ( yeteoya) que Entreabrían sus corolas sobrecogí
das en presencia de Nuestra Madre Santa María

.


A la orilla de
l agua ca ntaba ( Santa María )

Yo soy la planta preciosa de lozanos capullos ,


Soy hechura del único delp erfecto Dios ; ,


Pero soy la mejor de sus cr e atur as

En esta segunda estro f a ya quien habla es la Virgen Se aparece don


, .

de realmente se ap ar e c1 o, la orilla del lago que llegaba enton ces hasta


'

las cerca nías de la hoy Capilla del Pocito Ahí habla tan dulcem ente que
.
.

parece que canta y “


dice : Yo soy la planta de lozanos capullos
Esta frase que , en metáfora envuelve una consoladora verdad es , un

precioso dato ; pues por no contenerse en las otras relaciones de Ia Apa


rí cí ón nos hace ver en este Cantar unanueva
. fuente histórica genuina , ín

dependiente de las demás hasta hoy conocidas .


La siguiente frase :
Soy solamente ( 2 a nca ) hechura del único del …
,

perfecto Dios pero soy la mejor de sus cr eaturas es un pen samiento que
invariablemente acompaña a Ia t ad r 1 c1 on G uadalupan a desde sus princi
pios : Los frailes , e lObispo al f re te n de ellos y más que n adie Dios y la

[ 25 ]
Virgen Sa ntisima querían que desde el principio las cosas estuviesen en

su punto y que por ninguna manera se diese ocasión a l


os indios de adorar
como a Dios a la que sólo er a una
. creature aunque tan perfecta
. y amable .


Tu alma oh Santa María está como
, , Pintura .


Nosotros los señores Ie cantábamos
en pos delLibro Gran de

Y le bailábamos con perfección ,


Y tú obispo padre nuestro predicabas
, ,


allí a laorilla d ll ag e o

.

Por las fieles y múltiples informaciones de 1666, por la c arta de Z u


m árr ag a Cortés y por otros documentos en esta misma obra publica
dos es cosa innegable que por aquellos días
, ya propósit o de la Virgen
aparecida en el Tepeyac hubo , un a p rocesx on como las que entonces se h a
cían en México , con su parte litú rgica letanías , y antífonas cantadas
, en

torno de un gigantesco antifon ario como aú n hasta lafecha se hace en Es


"
pana ,

L ibro Grande y sagrado que el poeta llama con tanta propiedad

am ox p etatl . Además de esto había la parte mexican a típica : el bai
le 0 h ar eyt o de in dios , c on indumentaria y a tributos que querían pa

r ecer se los de los antiguos señores de la tierra : t eteuctin . A esta


danza se refiere la frase de Z um ár rag a y las frases del Códice Pereyra en

el cual muy por menor se nos describen qui enes eran los reyes r epresen

tados y añade como lo deja entender la c art a : que estuvieron presentes


,

el Obispo Z um árr ag a y el Conquistador de México Don Hern ando Cortés , .

La procesión parece que terminó según el último verso de esta estrofa , ,

con un sermón delObispo precisame nte a la orilla del la g o : At1í tem pam .

¿Tiene toda esta estrofa carácter histórico ? ¿E s descriptivo de algo ya


pasado o es más bien una exhortació n un llamamiento que alson delata ,

bal se iba pregonando por los diversos rumbos de la Ciudad y pueblos cir
[ 26 ]
cunvecí nos ? La trad1c1on
0

está f avor de esta ú ltima hipótesis es hi tó


en : s

rico que hubo precisamen


, te para dar a co ocer esa procesión u pregó n , n n

en parecida f or m a .

La frase tomando los verbos


, en toda su precisión gramatical como
.
,

en los tiempos actuales se t ma y


o para la prosa n ahuatl si se refiere
,

a tiempo pasado ; pero no faltan nah uatl


atos o intérpretes del nahuatl que
poniéndose en la m entalidad y estilo poético de enton ces opinen ser fácil ,

mente mudables las acepciones de los tiempos delverbo y que aquí deben
tomarse en estilo optativo o ex hortatívo Brinton o sea su traductor así 10
.

juzgaba y la estrofa VI n os certifica de que realmente es una exhortación

y pregón .

Dios te creó oh Santa Ma r ía entre abundantes flores



, , ,

“y
nuevamente te hizo nacer pi ntá ndote ,


en el Obispado .

La cuarta estrofa Io repetimos es la síntesis precisa del Milagro G ua


, ,

dalup ano : La Virgen surgiendo entre las flores delTepeyac y siendo pin
tada por Dios en el Obispado o sea a nte lapresencia misma del Obispo Z u
m án ag a .

Así pues cada


, una de l
as frases , y más aún ésta están tan en b armo
nia con los otros documentos contemporá neos que no pueden referirse más
que alMilagro G uadalupano .


Artístíc am ente se pintó . Oh ! en el venerado lienzo tu alma se ocultó ;
allí y fijo habré de v ivir
“ ”
todo es perfecto artístico ; ¡ Oh ! Yo aquí de .

U na Virgen que se pintó en el venerado lienzo cual se canta , en la


quinta estrofa y que parece representar más que al cuerpo , al alm a de la

[ 27 ]
Virgen es aplicable en este punto y coyuntura de la admirable canción só
lo a la Image n delTepeyac .

Quién tomará mi ejemplo ? ¿Quién conmigo irá ?


¡ Oh ! P ostr aos en torno suyo ¡ Oh ! Ca ntad con perfección ;
.


que mis flores y mis cantos se desgranen en presencia suya

Como elpoeta es un pregonero puesto para lla mar y co vocar alpue


n

blo que participe en la procesión, exhorta de nuevo a que le siga n a n, o

otra cosa sino a la primera peregri n ación : postrarse en torno de Ia Vir


g en ofreciéndole cá nticos y flores .

La estrofa séptima sigue sí habla ndo sobre el mismo tema Nada hay en
, .

ella que n os lleve fuera deltema G uadalupano pero sus frases en Ia tra ns
c r ip ció n que hoy se posee y que fotocopiadas r ep roducim o s, parecen estar
truncas y n formar
o sentido perfecto Con pena ten emos que prescindir de
.

su traducción mientras no tengamos más luces objetivas sobre ella .

Lloro digo
, y advierto mi alm a que
observe la verdadera razón del mi
[ ca nto
¡ Oh que se f unde que prontame nte sea hecha su casa terren al
, .


A llí morarás , Aml a mía flor
distinguida que su aroma difunde m ez clá n
,

[ dolo al de nuestras flores .

¡ Oh ! Ví br antem ente brotan m is ca ntares ( em Iob r ) delve nerado y tier


,

[ no fruto de nuestras flores que son su perenne adorno


"
.

[ 28 1
La o ctava estro f a es colosal : es el encargo típico de la Aparición que
por eso proclama el poeta con llanto y exclamaciones que se funde y
"
prontamente sea hecha su casa terrenal .

La ex cl
am ac 1on que le sigue no p uede ser ni más sublime ni más his
t ór i c a . A nadie mejor que a Ia Guadalupa n a puede decír sele flor dí sting ui
da que su aroma difunde y lo mel de nuestras flores ¿No es ella
e2 cl
a con .

además y en virtud precisamente de la particularidad de este prodigio


FRUTO DE NUESTRAS FLORES ?


La flor del cacao su perfume va esparciendo ;

difundiendo su aroma la flor p oyom a l
os caminos perfuma .


Al l í vi vi ré y o el cantor .


O h ! ¡ Oh ! Oíd mis cantos que brota n tiernamente
64 .
¡ .

En la ú ltima estrofa , por una hip otip osis monumental describe como
sí ya laviese laprocesión a que convoc ay sus caminos perfumados
, . con las
flores d lp e oyom a ydl e c a c a o.

Cierra con dos natur al


ísí m os arra nques líricos : su estado de alma y
su misión de pregonero .

Vendrán tal vez m ex icanistas que r etoquen t alo cual palabra de es

ta traducción no libre sino literal mas siempre quedará


, en pie que a raíz de
los hechos ( YAN CU IC AN ) se cantó a nte el público que Sa n ta Ma ía se
r

apareció entre flores hablan do a la orilla d llago y otra vez


e en el O bisp a
do y en él fu e pintada por Dios como Fruto de n uestras flores y que hubo
encargo de que se le edificase desde los cimientos su casa terrenal ¿Q ué .

[ 29 ]
otra cosa nos dice la tr adición ? La autenticidad del escrito en que se nos

trasmite este Cantar la cercanía de éste á los hechos,la sin ceridad delal
,

ma noble y grande que así los canta y la sanción de todo el público que lo
aplaudía son otros tantos áureos sellos de per fecta veracidad histórica .

Pasemos a la segunda preg unta que sobre este Cantar nos hemos f or
m ulado : para ello tenemos que par tir delsupuesto que sin vacilación con

ceden los conocedores de la len gua y es que el dialecto nahuatl en que es


te Cantar está escrito es elque corr esponde alhablado en el Valle de M e
x ico ; está muy lejos de l os modismos tlax caltecas y más lejos todavía de
los que usaban las tribus aztecas del rem oto Sur o delPoniente Por es ta .

circunstancia tenemos una prueba más de que el Ob ispo que se refiere


es el de Méx ico o Tenochtitlan .

No hubo más que un solo OB I SPO de Mé i co y éste fue Fray Jua


x n

de Z um á rrag a; élmismo desde 154 8 y todos sus suces o res fueron Arz obis
pos yn o ya Obispos ; sus casas eran Ar z obi spados y no
i
Ob spados P o .

día tal vez llamarse Arzobispo a un Obispo por adulación mas , no aconte
cc n unca lo contrario , ni menos pasaría en aquel siglo d e cimosexto t an pun
t il
lo so y etiquetero .

En todo el Cantar se adivina un fraile detrás del in spirado vate me


x icano, razón de más para no supon er gratuitamente un equivoco repe ,

tido propalado
, y perpetuado acerca del tratamiento dado al Prelado .

Es pues el Cantar anterior al Arz obi spado de Don Fray Jua n de


Z um á rr ag a o sea a 154 8 .

Aún Io acercaremos a 15 3 1 si consideramos la fuerza del adverbio


YAN CU ICAN que significa ahora , n uevamente aplicado altiempo de Ia
,

Aparición en el Obispado : sería ex temporáneo eladverbio y el n e tusiasm o


manifestado en la estrofa si se tratase de época remota ; esto nos pone se
, ,

r enam ente hablando , en el primer decenio de Ia Aparición y si como lo e xi

[ 30 ]l
t
L as dos partes del pre gón del a ab al
, f
cert i icadas.
ge la sexta estrofa damos el carácter de llamamiento y pregón la tercera
estrofa entonces
, no cabe duda de que se cantó muy cerca del 26 de Di
c i em
'

f
br e de 15 3 1 echa que está per ectamente f en harmonía con los docu
mentos en este mismo artículo citados .

¿Y quién es el autor de este Ca ntar ? Nada de cierto puede decirse ,

pero hay muchos elementos que nos lleva n a pensar en el tantas veces
mentado poeta Don Francisco Plácido Señor de Atzcapotzalco , .

En el mismo libro publicado por Don Antonio Penafiel , aparecen


también h eliog r abados varios cantares de dicho poeta , en la misma letra

( tipo Tlaltelolco ) en que aparece n uestro Cantar En . uno de ellos se lee



Inin cuicatl yohan Don Diego León Gobernador de Atzcapotzalco ye
huatl e quitz oson Don Francisco Placido ipan x ihuitl155 1 ypan et calitz en
"
te Jesucristo .

Traducción : Este Cantar fu e cantado en casa de Don Diego de


León Gobernador de Atzcapotzalco El que tocaba elteponaz tli era Don
,
.

Francisco Plácido , en el año de Ia Resurrecci on de Nuestro Señor Jesucr is


to 155 1
Ahora bien, ese Cantar que ciertamente es de Don Francisco Plácido
tiene el mismo estilo la misma métrica trocaica y
, una imaginería muy se
m ej ante la de n uestro Cantar G uadalupano Este Don Fran cisco P lá ci
.

do existía
, y cantaba al son del t ep onax tl
i en 155 1 ; bien pudo h a
ber existido en buenas y mejores co nd iciones para poetizar veinte años an
tes cuando Z um á rr ag a era Obispo
, y cuando ordenó la proces1on de las
.

referidas señas .

Pregunt a diferente a la a nterior es t Si estos versos de Don Francis


co Plácido fueron los famosos versos de Don Francisco Plácido que Flo
rencia V i e en los papeles de Ch im alpain, que pasaron alColegio de San P e

[ 31 ]
dro y San Pablo entre l os demás legados por Siguenza esta I n stitución .

No creemos que sean esos mismos versos porque no n arran como di ,

ce el escritor jesuita distintamente las cuatro Apariciones Pero


, . si nos

confirmamos en que Plácido tenia muy en su corazón el tema y que fue


autor del otro poema largo visto por Florencia Siguenza
, , y Chim alp ain .

No cerraremos este artículo sin decir que los antiap ari cionistas cono

ce dor es de t an precioso documento, o Io pasaron de largo, con ari stocr á
"
tí co desdén o se desentendieron de él de una manera torpe como lo hace
Andrade Se quiere escapar el pobre hombre
. con una sarcástica interro
g ació n y viene a decir : ¿se puso de acuerdo el escritor protestante de estos
versos con los escritores católicos ant iaparicí oni stas para suprimir el cele
bérr im o himno del indio Plácido ? ¿Dónde está el n ombre de Gua dalupe ?
La respuesta es clara : Don Fra n cisco Plácido y los de su tiempo se
ocuparon con entusiasmo de la Aparición de la Virgen en el Tepeyac lla
m ándola con el nombre que tuvo al os pri ncipios T onantz in o T eonantz in
Nuestra Madre o la Madre de Dios como también en su carta la ll a m a Z u
m árr ag a . Precisamente el no llamarl a de Guadalupe nos confirma en la
antiguedad del Cantar ya que sólo u nos diez años más tarde vino a pre
ecer eln
val ombre de Guadalupe como , en otro lugar se dirá .

Lo que dijo el escritor protestante y se calló del tó do Andrade es que


Z um árr ag a es el probable autor del Cantar .

aº aº

EL MENSAJE DE ZUMARRAGA A CORTES

En esta misma primera década y por los dias mismos en que el público
escuchaba el T epona2 cuicatl del indio Plácido Fr ay Juan de Z um árr ag a , ,

lleno de regocijo escribía aH erná n Cortés las preciosas lineas referentes a

[ 32 ]
El volante guadalupano de Fr Z umárr aga a Her nán C ortés
.
.
la Aparición G uadalupam ya la famosa procesión que se hizo para el

primer tra nslado de la I magen el 26 de Diciembre de ,


15 3 1 .

H e aquí la Carta que descubrí en el Archivo General de I n dias , en el


estante 5 1, caj on 6 legajo 3 ; textualmente dice así
,

Ilustre Señor y muy dichoso en —


todo Gratias . ag am us Domi no Deo

nostro proponiendo de le servir mucho más de aqui adelante
, .


Cristóbal de Salamanca llegó en rompiendo el alba víspera de la
,

Concepción de Ia preservada Virgen . en que n os vino la Redenci on digo


yo en y fiesta de la señora Marquesa ) para l cual y me ap a j aba
fé o o re

cuanto podía y l trompetas tenia y l detengo ; V S h aya paciencia


os os . .

para mañana y n la farsa que ordenamos Lo pagaré n la Natividad


e . e

gozosa de Nuestro Salvador y cuan grandiosa será ! luego l divulgué ; y o

en saliendo el sol anduve mis estacio nes de S an Fra ncisco primero de la .

Iglesia Mayor y de Sa nto Domingo Señor Obispo de T lax cala que predi
.

ca mañana y ahora entiendo en mi procesión y en escre bir Ia Veracruz .

No se puede escr e bir el gozo de todos Con Salama nca . no hay que e scr e

bir AI custodio hice men sajero


. Cuernavaca A Fr Toribio va ya . . un in

dio y todo sea alabar a Dios y har eytos de indios y todos L audent No
m en Domini Víspera de la fiesta de las fiestas
.


Diga V S a la Señora Marquesa que quiero poner
. . a la Iglesia Ma
yor título de la Concepción de la Ma dre de Dios , PUES EN TAL D IA
I
HA QUER DO D OS Y SU MADRE HACER ESTA MERCED A I
ESTA T I ERRA QUE G AN AST ES , yn o mas ahora .

De V S Capellá n
. .

El electo reg oci íado

Este mensaje dirigido por el Obispo electo al Conquistador el , 24 de


Diciembre de 15 3 1 o sea el día ante víspera de la solemne procesión , te

hosando como está ,, un gozo inenarrable , en tom o de una GRAN MER


C ED hecha por la MADRE DE D I OS a la tierra TODA que ganó Her
nán Cortés es , una referencia auténtica y clara d lMilagro G uadalupan
e o;

es una prueba más de que Z um árr ag a recibió desde el pri ncipio este ce

lestial f avor con fervoroso entusiasmo : No se puede escr ebir el gozo de


todos Gratias ag am us Domino Deo n ostro , y todo sea alabar a Dios y
h ar eytos de indios y todos L audent Nomen Domini Y quiero poner . a la
Iglesia Mayor el titulo de la Concepción de Ia MADRE DE D I OS pues
en tal día ( de su octavario ) h a querido Dios y su Madre hacer merced a
.

esta tierra que gamastes


Esta carta es de 153 1 no es de fecha anterior a 1530 porque antes de
, ,

este añ o , 15 30, Cortés no estaba aú n en México CON EL T ITULO de


Marqués No es posterior
. a 153 1 porque Z um árr ag a en Diciembre de 15 32

ya no estaba en México sino en España ; y desde 15 33 en adelante ya no

era Obispo ELECTO sino Obispo CONSAGRAD O .

La carta es de aquel año en que Cortés y la Marquesa , su mujer , pó

dian entrar en la Ciudad de México el 26 de Diciembre puesto que el ,

Obispo les espera para la procesión ex hor tándoie s a que tengan paciencia
en ella Esto
. no lo podían hacer en Diciembre de 15 30 y si el 26 de Di
c ie m br e de 15 3 1 porque , en 15 30 tenían prohibición de pasar de Texcoco
don de se hallaban No podían tener . ni probabilidad de entrar en México en

Diciembre de 15 30, pues todavía el 2 de En ero de 15 3 1 se trató en

el Ayuntamiento de que Cortés iba a hacer su primera entrada y ni aú n


eso logró el Conquistador puesto que los O idor es de la Segunda Audien
cia no le levantaron el peso de la Real Cédula que retenía alConquistador
en Texcoco sino hasta después del 9 de Enero .

Esta carta es de 15 3 1 porque es de la fecha en que todos se supo nía ,

habían de quedar cont entos con el objeto de estas f iestas según lo expresa ,

Z um árr ag a . Pues bien , en Diciembre de 15 30 no hay nada a que atribuir


esa alegría UN IVERSAL ; pasaba todo lo contrario , con la llegada en

15 30 de la Segunda Audiencia quedó descontento el n i menso grupo de


rapaces que ha b ían vivido a la somb ra de la Primera .

Unos de los descontentos en 15 30 eran precisamente ciertos Padres

[ 34 ]
I lmo . Sr . yJ
D Fr a
. A AA
U AN DE Z U M RR G .
de Sa nto Domingo de quien Z um á rr ag a dice que esta b a n cont ento s en

15 3 1, puesto que les ib a a comunicar tan grata nueva .

Fina lmente la carta es del año en que Motolinia estaba cerca de la


Ciudad de México puesto que se le ma n da un indio mensajero con un t e

cado urgente y c on pro b a bilidad de encontrarle Pues bien esto no pud o . ,

pasar en Diciembre de 15 30 supuesto que por ese tiempo Motolini a an d a


ba en reg i on i ncierta en Centro América Esta últim a proposición res ult a
. .

bie clara de docume tos fehacie tes


n n n

A fi es de 1529 firmaba
n Guatemala la recepció en . n de Gaspar Arias
Alcalde Primero de Santiago de los Cabal leros en los años 1528 y 1529 .

Esta acta la vw Fr ay Francisco Vá 2 quez ( Chronica de la provincia del


. .

Santisimo Nombre de Jesús de Guatemala del Orden de Nuestro Seráfi


co Padre S an Fran cisco en el Reino de la Nueva España Guatemala . en

la Impre n ta de S an Fra ncisco año de 1 7 14 , libro primero Cap , . IV , pág .

Vá2 quez no fi j a la fecha pero , n osotros podemos decir que de los dos
años de 1528 y 1529 en que Gaspar Ar ias f ué Alcalde h ay que atener se
al segundo y a l fines os de él puesto que el 19 de Octubre del año 1529,

Motolinia estaba aú n en Nueva España como que , en este año firmaba


una carta en Hueiocing o ( Archivo general de
. I n dias Sevilla Estante
, , 5 1,
caj on 6, legajo 2

¿Mas dónde estaba M otolinia en Diciembre de 1530? El citado V á z


quez nos dice que una de las razones que movieron a Fray Toribio ir de
Guatemala a Nicaragua f ue el verse con dos religiosos de la misma or

den ( franciscanos ) que tuvo n oticia a ndaban en Ia apostólica convers i on de


aquellas gentes .

¿Cuándo a ndaban estos religiosos en Nicaragua ? La respuesta se de


duce de un documento que se halla t am bi en en el Archivo de In dias de Se
villa ( estante 63 caj on 6 legajo 9 ) y es una carta del Licenciado Casta
, ,

neda al Emperador Carlos V fecha e n Leon de Nicaragua a 30 de Marz o


,

de 15 3 1 y dice así : “
H a sucedido que Dios ha encamin ado que viniesen a
esta ciudad cuatro religiosos muy reverendas personas dos de la Orden ,

de Santo Domingo y dos de la Orden de San Francisco Han fundado dos .

[ 35 ]
monasterios de amb as religiones Te nían intención estos Padres de pasar
.

alPerú porque dicen que para all á traen licencia de sus Prelados e m an
"
dado de los Prelados que pasen .

¿Cuá n do llegaron esos frailes Nicaragua ? Llegaron por N oviem


bre de 1530 pues llegaron después de la muerte delTesorero de Tobilla
,
'
.

Tobilla murió en Octubre de 15 30 como se puede ver en la misma carta


de Castañeda .

El 6 de Mar z o de 15 3 1 los frailes ten ía n monasterio ya fundado lue ,

g o no acababan de llegar sino que ya habían llegado algunos meses antes ,

10 que por otro camino nos lleva a probar que su llegada fue por N oviem
bre de 15 30 .

A f in es pues de este año de 15 30, Motolinia se preparaba en Guate


mala para ir a Nicaragua . Es por lo tanto imposible que estuviese a fi n es
de Diciembre en las cercanías de México En cambio si estaba . en Di ciem
bre de 15 3 1 en la construcción de la recién fundada ciudad de Puebla .

¿Se refiere en esta carta Z um ár rag a Ia Aparición ? Sí porque en ,

153 1 y en esa fecha no podemos ni rastrear que hubiera otra merced h e

cha por la Madre de Dios a toda la tierra conquistada por Cortés y que
fuese en tal f orma celebrada , y precisamente el 26 de Diciembre más que ,

la Aparición .

¿No se re f ería a la llegada de los O idores ? No porque hacía ya un ,

año que habían llegado No porque los mentaría o h ar ía alusión a ellos


. , ,

como lo hizo cuando realmente vinieron No porque . , i gún Oi dor


n n , ni la
noticia de su llegada tuviero n conexión con n n i guna fiesta de Ia Inm acu
lada No porque la llegada de hombres desconocidos
. , no era para poner
título a la Catedral , ni para muestras de alegria espiritual y universal . De
hecho no las dió cuando vinieron .

¿No dice Z um á rr ag a que l


a gra n merced tuvo lugar el 7 de Diciem

[ 36 ]
bre ? No , no lo dice Lo que dice es que fue
. en fiesta de Ia In m acula
da , y la fiesta de la I n maculada el misal sevillano ( vigente en México )
en

era desde el 8 hasta e l 17 de Diciembre fechas que abarcan las de las


,

Apariciones sucedidas del 9 al 12 .

Si alguno me pregunta : ¿Por qué no describe las Apariciones ? res


pondo : porque el 24 de Diciembre fecha de la carta ya H ernán Cortés se .
,

las sabia de memoria Cortés estaba a unas horas de México Este volan
. .

te fue con ocasión de algun a pregunta que Cortés debió hacer a Z um á rr a

g a sobre l
a llegada de Salamanca y retención de trompetas .

Lo único nuevo que le dice Z um árr ag a respecto a las apariciones es


que “
luego divulgo 10 que al escribir a Cortés , en los primeros momen
tos pensó tener
, en secreto .

¿P ruébanse Ias Apariciones con esta carta ? Con ella sola no Pero , .

quien las tiene probadas por otras razones ( y las tenemos ) en esta car ,

ta encuentra una confirmación, pues tendrá que conceder que Z um árrag a


no puede referirse a otra cosa más que a ellas .

¿Cuál es la principal utilidad de esta carta ? La de demostrar que Z u


m árrag a tuvo conocimiento y sumo aprecio y positiva intervención en la .

gran merced Con esto se embota completamente elargumento del silen


.

"
cio por lo que hace Z um á rr ag a, re f erente a Ia Aparición pues ya , no

puede deducirse de élque fue porque ignoró o despreció Ia Aparición El .

argumento del silencio vale únicamente cuando el silencio supone ig n o


rancia o desprecio de la noticia .

¿No es esta cart a dudosa pues tanto la han atacado ? No Si los ata
.
, . .

ques hicieran dudosas las historias ninguna seria tan dudosa como el S an ,

to Eva ngelio que tantos ataques ha sufrido .

Se trató de inocular elveneno de la duda sobre el valor G uadalup ano


de esta carta Sin mi conocimiento
. y por instancia de los mismos adversa

[ 37 ]
rios se llevó a nte
, un respetable Tribunal de la Academia Guadalupana ,

integrado por personas honor abilísim as dos de ellas para m i entonces des ,

conocidas y la tercera por aquel ento nces distan ciada de m i .

Nada pues más a propósito que reproducir integro como lo hacemos ,

en el apéndice II , el brillante dictame n que f ue realmente la última palabra


sobre el asunto Hubo como es . n atural y humano , sus conatos de defen sa
que la misma Academia y el Público colocaron en la categoria de g al
lar
das protestas
. sin valor intrín seco .

Posteriormente a la publicación de este documento y de todos sus ata


ques mi mismo me asaltaron las dificultades más serias para su admi
s i on dificultades que
, no pude soltar sino hasta hechas y recibidas de Sevi
lla y de Nicaragua las correspondien tes investigaciones .

Fué la primer dificultad la de hallarse la carta de Fray Juan de Z u .

m á rr ag a junto con otros documentos de 15 30 . Mas hechas las debidas


, in

vestig aciones, en el mismo legajo se hallaron documentos de 15 3 1 y aun de


fechas posteriores U no de ellos es la requisitoria que
. a título de Defe n sor
de los I n dios hacia Fray Juan de Z um á rr ag a sobre la conducta de la pri
mera audiencia requisitoria que
, no pudo haber hecho sino después de ha
ber cesado en sus funciones t an odioso tribunal o sea después del12 de Di
ciem br e de 15 30 .

La. segun da objeción , g r aví sim a por cierto fu e la de haberme dicho


, .

de palabra el P Fr Daniel Sánchez el más enten dido


. . , en asuntos de Mo
tol
ini a que él dudaba mucho de la ida de Motolinia Centro América por
aquella época Como por . un a parte n o
. fundaba sólidamente su duda y por
otra parte salió a flote la firma de M otol
inia en el Ayuntamiento de San
tiago de los Caballeros por esas fechas ; la noticia del P V á z quez quedó .

doblem ente confirmada : primero por esta firma de Motolinia y segundo


por los datos coherentes de la carta del Lic Castañeda Hubiera sido . . un

portento de casualidad el hablar de los dos reverendos fran ciscanos Ileg a


dos a Nicaragua a fin de 15 30 V áz quez y Castañeda en documentos tan

separados y tan distintos .

La tercer dificultad es que cuando los O idor es vinieron en 15 30 Z u

[ 33 ]
Demos por hecho que dijo tal f ra
“ "
m árr ag a dijo Nos viene la redenció n .

se mas no podemos por ello deducir que sólo pueda aplicarse a la llegada
de los O idor es Era por lo visto f rase aplicable a todo evento f eliz como lo
.

"
es en nuestros días Me c ayó la lotería
“ ” “
Estamos de plácemes y otras
. .

semeja ntes Pero sobre todo por todo el contexto de la carta de Cortés se
. ,

ve que aunque en absoluto y aisladamente pudo aplicarse a otras cosas , en

el caso y fecha a que por motivos ciertos se ha reducido el f amoso


en la
vola te
n pudo aplicarse a la ve ida de los O id
, no y i almuy t a n or e s s ex r or

di ari f avor co cedido por la Madre de Dios a toda la tierra ga ada por
n c n n

H ernán Cortés .

Buena como es la carta en si misma ; coordinada con los datos sobre


la pr ocesxon re eridos f en las I n formaciones de 1 666 ; con todo el texto del
Cantar Mexicano que acabamos de examinar en el número anterior a éste ;
con laTira de Tepexpan y c on el Códice Pereyra cuyas respectivas descrip
ciones van en los n úmeros siguientes o f recen , en su precioso conjunto 10
que en todo buen tribunal se llama EVI DENC IA C IRCUNSTANC IAL .

Y aú n después de esto el que piense domi nado por la pasión


, , no creerá
porque NO QUI ERE creer .

aº aº

LA T I RA DE TEPEXPAN

Un complemento probable ( que no cierto ) de la carta anterior yd el

Cantar Mexicano es la fracción de la famosa tira de Tepexpan que , re

producimos dentro de esta misma década Su original existente


. . , en Ia B i

[ 39 ]
bl
iotec a Nacional de Paris es i ndiscutiblemente auténtico, aunque en lo re

fere n te datos pr ecortesianos reconoce otra fuente que ignoramos .

Pero sobre este original auténtico vinieron después muchas manos y


añadieron sus más o menos arbitrarias interp r etaciones .

V a la tira de Tepexpa n represe ntando figurativamente año por año


los acontecimientos principales ocurridos en c ádauno de ellos mas de ma ,

n era que el principio de las figuras 0 del grupo coincida , con la cuasi ver
tical la fecha .


Cosa curiosa es elver que debajo delaño 13 cañas correspondiente al
de Ia Aparición y procesión , se nos representa una procesión hecha y de
recha , con su crucifero su alabardero español
, y su Obispo en la orma f y
manera que debieron de haber ido en Ia p rocesx on del 26 de Diciembre
de 15 3 1 .

Cierto es que m odernisim os intérpretes quieí en


*
considerar esta pr oce
como elentierro de no sé qué in dio principal Si hay dato muy fir
x

sión . no

me en f avor de esta hipótesis ( y no lo h ay ) todo buen conocedor de las


usanzas y espíritu de la ép oca convendrá en que en 153 1 ni ngún indio por
,

principal que fuese recibía su muerte fun erales tan solemnes , con solda
dos españoles y con todo un señor Obispo presidiendo Alcomienzo de . es

te mismo fragmento que aqui r epro ducim os bajo el año de 1524 está se
,

ada la muerte
ñ al de Cuauhtemoc ¿
. Podian esperarse mejores funerales los
.

indios de menor categoria y de nombre insig nificante ?


Hay sí , en este caso una línea ro j a que une a dos person ajes de la pro
cesión con el año de 15 30, pero esto n o no s despista dado lo impreciso de Ia
,

f ech ación en tales códices como adela nte veremos , ni aun siquiera sabemos
que la t al línea roj a sea obra del autor original o de alguno de los varios
glosadores .

N ótese de paso cómo el Obispo lleva báculo y mitra l o que nos confir

m a en que realmente el representado


. en el Códice era elElecto quien dis ,

f rutaba del privilegio de portar ambos a tributos La mi sma figura . nos lleva
a pe n sar que también disfrutaba delprivilegio de pontificar según las anti ,

guas concesiones de algunas I glesias de España .

[ 40 ]
De todas maneras terminaremos diciendo que no damos más carácter
que el de aceptable este documento tratá ndose de su conexión con la pro
cesión guadalupana de 15 3 1 .

á aº

EL COD I CE PEREYRA

El tercer complemento de este argumento de conjunto para la prime .

t a década l
o hallamos en el Códice Pereyra Con este nombre se conoce . un
"
c uaderno existente en la colección Genaro García hoy propiedad de la .

Universidad de Texas Ah í lo vimos . y examinamos personalmente Lo .

que en realidad hoy se con serva a n uestro modo de ver es un documento


delúltimo tercio del siglo XV I , pero no puede dudarse leyendo su , conteni

do que por su fraseología


, y por el fo ndo de las noticias ahí asentadas acu ,

sa el Có dice un respetable origen de tradición o ral ; i n sisto en que lo r e sp e

table es el origen y lo que se lee entre líneas ; no asi la completa redacción


ni menos la cronología que la acom p ana
. .

En la a ntepenúltima página de dicho cuaderno escrito , c on p al


eog r a

fía semi procesal de fines del siglo XV I pero que


-
en los pueblos siguió

usándose aún 70 u 80 años después leemos : Y , en el año de 153 1 llegó la
entrada delseñor D on Fray Juan de Sum ár rag a O vispo que fue el prime ,

ro en éste Reyno de Yndios La conquista fu e . en 1520 quando vinieron los



de otra vanda de Castilla .

de Don Fra y Juan de Sum árrag a Ios



En el r ecivim iento sol
i sitó to
dos los reyes que eran ( i e habian sido ) desta tierra y salieron todos con
. .

sus teponastles y atavales Se compusieron todos de su usansa y vaylaron


. .

Y el rey primero ffue C am apix ( Ac am apix tli ) el segundo rey f fué Tes ,

c uacohuatl el tersero ffué Hui stlautli Atep anec atl el ,

quarto ffué Chim alpopoca y el quinto ifué Yx cohuatl


, el sexto fue T isosi

[ 41 ]
selecto el septimo ff ué Ax ayaca ( Ax ayacatl) electo el octavo ,

ff ué Ah uit2 0 tin el noveno ffué Montecsum a ( Moctezuma )


yT e scacoh uatl ( Quetzalcoatl ) de M ali nch i ( de señor o presidiendo ) .

Estos son los que v ayl


aron en dan2 aril y despues de esto los sol
i sito
9)
don Fern an do ( Cortés ) para otro ocasi on Hasta aquí el texto .

Como puede observar el lector de las anteriores lin eas , en ellas se trata
evidentemente de un acontecimiento de 15 3 1 . La f echa de las decenas es ,

verdad sería gráficamente hablan do dudosa puesto que tiene


, , , un 2 ó so

brepuesto o inf r apuesto . Hay quien quiere suponer que ese 2 es hechura de
cierto antig uadalup ano en cuyas ma nos anduvo este códice por largo tiem
p o Muy
. capaz era de ello pero para el caso co n creto
, tal suposició n por par ,

te nuestra seria gratuita .

Mas cualquiera que sea la cifra gráfica lo cierto es que . , en la mente


delautor primitivo fu e y debió ser la cifra 3 que ahora aparece de todas
maneras aunque sea entrelazada c on el 2 .

Y digo que debe ser evidenteme nte 3 puesto que se refiere au n baile
hecho en tiempo y en presencia de Don Fray Juan de Z um árrag a; ahora
bien este prelado que ciertamente se
, hallaba en México en 153 1 , diez años
, r los mares
antes estaba muy lejos aun del pensamiento de cru za .

Es inexacto dado que fuere esta procesión o baile en 15 3 1, que el oh


jeto de ella fuese elcelebrar la entrada del primer Obispo . en México Pri .

meramente porque ésta no fu e en 15 3 1 sino el 6 de Diciembre de 1528 En .

segundo lugar porque Cortés no pudo estar presente en la entrada de Z u


m árr ag a, que ya el Conquistador se hab ía embarcado para España . .

Además en dos partes de este escrito vemos que la palabra solicitar .

tiene el significado de INVITA y se hace muy poco creíble que el mis


mo Obispo Z um árrag a hubiera sido el que invitase todo ese hareyt o o
mascarada para celebrar su propia r ec ep c1 on .

En cambio en 15 3 1 vemos a Z um árr ag a todo ocupado en su entusias

ta p roces10 n c on tr om pe ter ia, h ar eyt o ( emlafarsa que orden amos ) y la pre


s en cia de Hern án Cortés según la Carta que más arriba hemos estudiado .

Y cuando vemos por el Cantar Mexicano que en esa procesión se vuel

[ 42 ]
F ragmentos del C ódice P ereyr a
.
ven a mencionar los tales bailes hechos con toda perfección por los teteu
t z in ; no podemos menos de indentiiicar a los tales co n

los reyes que era n
de esta tierra t an por menudo descritos en el Códice Pereyra Esta escena
.

no lavió ciertamente el escribiente o compilador de estas noticias tal como


ahora aparecen ; pero si se ve que tuvo presentes apuntes o tradiciones de
persona que estuvo presente al baile con detenimiento y f11ez a Esta es una
. .

escen a vivida originalmente verídica


, y que viene por lo tanto a ser un a

com p r o bacx on la vez que una brillante ilustración de las primeras esce
nas ocurridas enMéxico en torno a la Virgen delTepeyac acaecida entre
los días 12 y 26 de Diciembre de 15 3 1 . Cortés y Z um árr ag a presidieron
una brillante procesión a la s ya consagradas lomas de T epeaquilla .

[ 43 ]
SE GUNDA DE C ADA 154 1 155 1

A segunda década después de Ia Aparición o sea de 154 1 a


15 5 1 puede con siderarse como el centro histórico de los
An ales Mexicanos Y empecemos por decir que
. no es

adecuada para design ad o s la palabra añ ale o con
i que los
design aban Andrade e Ica2 balceta Y . no solamente por
que la palabra parece despectiva sino porque realmente no es para elcaso
, .

Añ aleio no es un libro histórico que refiera o coordine hechos del pasado


es t an sólo un in dicador 0 guia para lo que en el futuro ha de ejecutarse En .

la práctica , añ aleios son las gallofas u órdenes de rezo para uso delclero .

La mayoria de los historiógrafos y críticos los llama ANALES y se


les tiene en gran respeto y autoridad ; como que glosar Anales h an dedi
cado lo mejor de sus días hombres tan insignes en el campo de la historia
como fueron en la antiguedad : Sahag un Durá n Torquemada Clavijero
, , , ,

Mendieta etc , . en tiempos más modernos el Duque de L ouvat Don AI ,

fredo Chavero Lord King sbourg L e T eliere Don José Ferna ndo Rami
, , ,

rez el doctor León el doctor Penafiel


, , y en la actualidad consagran su sa
ber a los Anales indigenas arqueólogos t an beneméritos como la Señora
N uttal, el doctor Bayer, el licenciado Alfonso Caso, el profesor Palacios ,
el pro f esor Gómez de Orozco etc , .

Estos códi ces 0 y usados como fuentes fidedignas y


An ales respetados
en muchos casos necesarias y únicas doblan y multiplican su valor hi tó
, s

rico como
, es razón cuando aparece n n grupo harmónico y presentan lo
, e

sustancial de sus datos en perfecta con sonancia .

No nos toca el amplificar aqui la im pudencí a de cierto adversario


cuando al público primero , y después a la Sagrada Congregación de Ritos
aseveraba no hallarse rastros de Ia Aparición Guadalupana en los An ales
Históricos Mex icanos .

Triste también fue la actitud de los defensores oficiales cuando en vez


de hacer frente como bien pudieran cedieron talvez por falta de datos
, , un

terreno tan sólidamente suyo .

Alexamen delpúblico presentamos el conjunto v al


iosisim o de cinco có
dices auténticos que
, , o prueban , o confirman la Aparición Guadalupana .

Lo hacemos en esta segunda década precisamente porque las fuentes


,

originales o las copias clásicas se hicieron con toda probabilidad en este


interesante periodo .

Y conste que aparte de estas piezas aún queda n , en uestro


n po

der otras análogas que a su tiempo y cuando hayan pasado por más lar
gos estudios se darán tam bi en a la estampa .

¿º aº

ANALES DE MEX I CO Y SUS CONTORNOS


El autor antiapari cionista cuyo cargo estuvieron los llamados Adi

tam entos la Información que el Arzobispo de México D Alonso de .

Montu far mandó practicar . nos puso sin él quererlo , en lapista de un

nuevo dato cierto para probar la Aparición de 153 1 .

[ 46 ]
Be m 9 52…
2
a
i
e e
1
_ 5 )
S WMQ h O M U Y'O Ó“ ¡, C/ m a”
3
x

4 3 1 C*s w ' m —
a
2
º
A 1
g
0
74 (

a
t 1 1 “ ¿ tp
aa
)y
e

en
… k9c m ar[ aV a7v
ef
u ( t
,
º
q
mº º f ' w
”¿ g º º

A Bo í n at u 4 Yº

Fr agm e nt o d e los Códices V ati cano y T e ller iano ,


En la pág 7 1 de dicho libelo
. . y en el primer aditamento dice : En los
An ales de México y sus contornos que pertenecieron a la biblioteca de
Don José Ferna ndo Ramírez , vendida en Lon dres ( 1 8 80) ma nuscrito ori
g inal y del que nuestro correspon sal nos remitió algunos ca1c0 s, se
halla 1 0 siguiente : 1556 X II T ecpatl Hualtem ohui
- -
,
in Cihuapil
li tepeyac ,

cave y cuac popoca alin


citl
"
. Cuya traducción es ésta : Año de

1556 (X II
Pedernal ) cuando baj o la Virgen al Tepeyac
,
y cuando tamb1 en exhaló
vapor la estrella Hasta aqui el autor de dicho libelo .

Fiíém onos ante todo en que este acérrimo impug nador de Ia Apari
c1 on proclama con énfasis ser dicho texto de esos Anales in discutibl
em en

te original . Implícita , pero lógicamente afirma que , t al texto es ante


rior al año de 1 64 8 ; si el texto hubiera sido posterior An drade hubiera ,

hecho hincapié en ésta para éltan importante posterioridad como 10 hace ,

tratándose de otros textos Véase por ejemplo pág 97 del mismo libelo
. , . .

Creyéndose ya seguro de que este texto no puede p eríudicarle asienta ,

muy a plomo que no puede referirse a IaAparició n de 153 1 porque


“ ”
1 En
º
el texto se lee baíó y no se apar ec10 Como si para apare ,

cer se tuviera la Virgen que haber brotado de la tierra o como si elverbo ,

b aj a r excluyera aparecerse Apareció bafando . , .

2 El texto no vale asegura An drade porque el origin al manuscrito


º
, ,

dice que toda esta Aparición tuvo lugar en 155 6 ( X II T ecp atl ) luego no

se refiere a Ia Aparició n de 15 3 1 .

Antes de responder conviene copiar una muy importante advertencia


que el propio Don José Fernando Ramírez dueño del códice imprimió , , en

el prólogo que a élpuso , cuando lo publicó en 1 885 . Dice as 1 : “


Los ana
listas eran indios todos mexicanos ; , y aunque daban a su obra una forma
análoga a la que emplearo n los antiguos su escritura íer og lífic a se r e
con ,

conoce luego que sólo poseían nocio nes muy vulgares e i ncompletas En .

consecuencia no hay que atenerse ciegamente su concorda ncia entre el


calendario mexicano y el común Este es punto de suma dificultad
. y que
ha embarazado los mejores ingenios y que todavía n os mantiene en gran
des incertidumbres

[ 47 ]
En otros términos que , en c uanto a la precisió n de las fechas los , in
dios de treinta o cuarenta años después de la conquista andaban ya per ,

f ectam ente perdidos , y que en este p unto de f ech ación n o son autoridad .

Esto ya por propia experiencia lo ten emos visto muchas veces ; la declara
ción tan llana y t an autorizada de Don José Fernando Ramírez no nos

causa ninguna impresión de novedad .

Con sólo este dato n egativo no llegaríamos conclusión positiva sino


únicamente a que la fecha 1556 de los An ales no coincide con la de Ia
Aparición .

Mas , un a vez tenida en cuenta lapoca importancia de lafecha asi es


erita y prescindiendo por tanto de ella , en el mismo tex to tenemos la ver
dader a f e cha de la Aparición ; y ésta viene a salir por donde menos se lo

esperaba el autor de los Aditamentos
En efecto dice el texto original :
, el año cuan do baj ó la Virgen al
.

Tepeyac y cuando también exhaló vapor la estrella


Hagamos n otar primeramente que Andrade traduce m al el tex to ;
,

popoca es humo y no vapor . Hecha esta observación sacamos en blan


co que la Aparición tuvo lugar el mismo año en que la estrella echó hu
mo : pues hete aquí que el Citlaltepec que sig nifica Monte de Ia Estre

lla o bien una estrella verdadera , en virtud del eclipse que hubo precisa
mente el año de 153 1, aparentemente arrojó humo Así por lo menos lo .

vieron los mexicanos y a i los vemos gráfica y cl


arí si m am ent e expresado
en los tres Códices histó ricos clásicos : el Vatica no, lámina 88 ; el
T elleriano Rem ense lámin a 4 4 , y el Co dex En Croix "
, lámina 17, fig . 4

de 153 1, hacia arriba .

Tenemos pues que los tres mejo res Códices históri cos nos dicen que la
estrel
l á echó humo el año de 153 1 y por otra parte ni esos Códices ni nin

gun otro dicen que la Estrella haya echado humo en 1556 .

Resumien do : EI in signe Códice original de los Anales Mexica nos di ,

ce que la Virgen baj o al Tepeyac el año de la estrella humeante ; es asi


que el año de la estrella humeante fue precisamente el de 153 1, luego la
Aparición de la Virgen en el Tepeyac fue en 15 3 1.

[ 48 ]
Anales de l indio J uan B autista
.
Si se llega a averiguar que en 1556 hubo también eclipse tendríamos ,

comprobada la Aparición de 15 3 1 c on otra de 25 años después Todo mi .

lagro g uadalupano autoriza y conf irma latradición bendecida por laVirgen . .

Por algo Don Joaquín García Ica2 balceta no se quiso hacer cargo de
estos Anales y siguiendo la misma línea de conducta que usó en otros aná
logos aprietos ,

Ios pasó de larg o "
. Es bien claro n uestro silogismo en pro
de Ia Aparición para las personas que están familiarizadas con nuestros
Códices Lo estaba Don Joaquín quien tal vez para no verse obligado a
. ,

una imposible respuesta , oblemente se decidió


n a sacarl
e la vuelta Nihil
est op er tum quod non r evel
abitur l

LOS ANALES DEL IND I O JUAN BAUT I STA

B otturini, en su Catálogo delMuseo I n diana párrafo 35 No 2 habla


, , . ,

de un manuscrito en la lengua náhuatl El Canónigo An drade


. , en sus ya
“ “
citados Aditamentos nos asegura : no se ha perdido ; lo hemos consul
tado escribe
, , en n uestra biblioteca de la Real Academia de Historia don ,

de están varios documentos que pertenecieron aldicho caballero Milane s "


.

Esta biblioteca de la Academia i nventada por An drade , , no es sino el


Archivo de la Coleg iat a de Guadalupe De . ah i l
o tomó fotográficamente
el R P Lucio G Villanueva quien gustoso lo cede para que por vez prime
. . .

ra se publique en este Album En todo el Iibreío de Andrade se quiere hacer


.

nos creer que se escribe por un espan ol , y desde España , t al vez para que
n adie fuera a consultar el original pero en más de cuatro ocasiones si bien
, ,

nos fijamos raspando elbarniz aparecen


, en el estilo el sello perfectamente
mexica no y además la pésima gramática de Andrade
, .

Con n úmeros arábigos bien correctos prosigue , el impugnador , in

ipan X ihuitl 1555 años Icuac m onex tit2 ino in Santa Maria de Guadalupe

[ 49 ]
"
n
in ompa tepeyac 44
En el año 1555 cuando se manifestó Santa Maria de
Guadalupe all á

en el T epeyacac .

Andrade clavando los ojos sólo


, en la fecha , suelta toda la preciosa
n oticia , en la persuasión de que con lafecha se a nula Muy mal debió saber .

aI caz bal
aeta yal os prudentes delcatarro este desliz de su indiscreto cole
g a, porque Ica2b alceta como Don Fernando Ramirez
, , y como todo el que
conoce medianamente lo poco que significa en los códices indígenas un

error toca nte a Ia f ech ació n, vieron probablemente


, , con toda claridad que
el Códice de Juan Bautista les resultaba una verdadera p ed mda .

Crece de punto la fuerza del Códice por ser


. a
todas luces del siglo
XVI ; termi n a en 15 82, y ni An drade ni nadie tilda de moderna la escri tu
ra 0 el estilo del Códice como lo hace con todo énfasis
, en los casos en que
lo moderno de la escritura desvirtúa Ia antig iiedad y el valor de lanoticia . .

Véase por ejemplo su juicio sobre lo s An ales llamados De los sabios de


T lax cala los que tampoco nosotros citamos porque hoy por hoy , no po

demos comprobar su a ntiguedad .

Otro dato más se le escapó a Andrade ; dice que la ó


n ticia de Ia Apa
“ ”
r ició n suministrada por este Códice de laAcademi a está concordancia
0

en
“ “
con el Códice de Lon dres o sea co n los An ales de México y sus Con
tornos Como con la premisa menor gr áfica ,
. su bmini stm da por otros có

dices , son éstos una prueba de Ia Aparición de la Virgen de Guadalupe en


“ "
15 3 1, luego también el fragmento del Códice de la Academia es otra
prueba , y buena , cuasi contemporánea de la referida Aparición , .

Ic a2balceta por supuesto se la pasa


, en silencio : no se atreve citarla
ni c on las re f utaciones intentadas por An drade porque podia suceder que ,

alguien cayera en la cuenta delverdadero valor deldocumento ,. y ya su

cedió Argumento que


. se le escapa a An drade y que n o cita Don Joaquín ,

nos lleva como de la mano au na bue na prueba .

Si la fecha no estuviese errada sino que realmente fuese


, 1555, el docu
mento ten dría en cierta manera más va l o r Ten dríamos entonces que la
.

Virgen apareciéndose precisamente


, en el Tepeyac , con este nuevo verda ,

dero milagro venia a co n firmar la universal creencia de los fieles Si éstos .

[ 50 ]
mg

U lt im o f r ag m e nt o d e l C ó d i c e P r ot oh i st ór i c o .
hubiesen estado engañados acerca de la pri mitiva Aparición , u ca Dios
n n .

hubiese permitido para cuantos creemos


, en la Apar ición , una nueva apa
r ición en el Tepeyac que viniera a ser como el se11 0 divino puesto par acer
, .

tificar l
a popular creencia .

aº aº

PROTOH I STOR IA DE MEX I CO

Entre los Anales mexicanos muy respetables por su autenticidad des ,

cubrimos hace poco uno que con razón puede llamarse la P RO T O HIS
TORIA DE MEX I CO ahora por primera vez presentado al público
, con

glosa castellana .

No es del resorte de este libro el discutir sobre la autenticidad y sobre


la antiguedad de tan importante códice precortesiano : sobre laprimera , pa

tente al público está eloriginal en el Museo I n diano de N ew York Res .


"

p ecto a la a ntiguedad, baste decir , que tuvo que comenzarse escribir an


terior m ente al año de 14 54 de nuestra er a como largamente lo hemos
,

probado en otra obr a .

Lo que ahora concierne es fij arnos en elapunte gráfico que ocupa el


nos

penúltimo lugar entre los muchos acontecimientos históricos consignados


por el último pintor cronista de este interesante códice
-
.

Pueden en efecto observar n uestros lectores en la lámina que lo te

produce que está pintada


, una Virgen. El color de su túnica reproducido
fielmente del origin al es precisamente color de rosa asalm onado asi como -

el de su ma to es verde mar pálido ambos idénticos a los deloriginal


n -
, ve

ner ado en elTepeyac .

Si además de esto tenemos en cuenta la inclinación de la cabeza hacia


elhombro derecho , en el estilo típico y único de Ia Guadalupana Ios plie ,

[ 51 ]
gues delmanto cintura , , y mangas ; tenemos otros tantos elementos para
ver representada la Virgen del Tepeyac en el códice protohistórico .

Faltan es verdad los rayos del sol ; faltan por lo carcomido delp a
, , ,

pel el á ngel
, y la luna y sobra la peana n que parece descansar laimagen e .

Estos elementos de más y de menos n parece que deban hacernos fuerza o

e a índole ge neral d lam p t atly lcargo de l


n ni ngún sentido y a que l . e ox e e os

t ecuil
os n o tendían precisa ni primari amente reproducir el objeto sino a
representar de él lo bastante para que fuese el signo o emblema r ecor dato
rio delhecho histórico consignado y cuya explicación detallada quedaba a
cargo del glosador verbal de la pintura histórica . .

Es muy importante fi j arnos en la po sición que ocupa esta Virgencita ,


tanto con relación a la s fechas m argi nales como al os lugares a que parece
aludirse en el códice protohistórico .

La f ech ación en lo que aú n existe delcódice empieza , leerse ( de aba


jo arriba ) desde el año 14 07 y conti núa hasta 1535 U n . dato bien sincro
ni2 ado .
( una c ñ
es la entrada de los españoles Subiendo en 15 1 9

a a
por la misma linea nos encontramos laerección de laSanta Cruz ( sea la de
México sea la de Tlaltelolco ) unos años más tarde ; pero advertimos que
,

ya el. pintor es otro diferente delque comenzó el Có dice Su f ech ación es .

diferente : se le complicó la manera de fechar de los aztecas bien dificil por ,

cierto , yn o cogió por completo la de los españoles De ahí que . con n úmeros
arábigos expresase el año 1526 en manera rudi m entari a de esta suerte
4 4 4 4 4 4 2 26 fecha precisa de la erección de ambas cru
ces mencionadas .

En modo análogo nos encontramos para la f undación de San Mar


cos expresado el añ o
, 15 36 . No nos parece que estos n úmeros signifiquen

en el caso monedas pues entonces , no habia deacuatr os Si pues acep
, ,

tamos estas hipótesis cronológicas y contando el año 1526 desde la fecha


de la Cruz resulta que la Virgencita de túnica salmón
, y manto verde
mar cae precisamente frente alcírculo que corresponde alaño de 15 3 1, f e
cha de Ia Aparición .

Si elorden y posición de la s figuras es lo que ha de guiarnos , el códice

[ 52 ]
está si se quiere más
, , en f avor de la tesis guadalupana ; pues aun cuando
no se tenga en cuenta la sucesión de , Sur a Norte , expresada en la parte
inferior delcódice sí es cierto que la Virgen aparece entre S anta Cruz ( de
,

expresada por figura y por letrero y el pueblo de S an M ar ,

cos que era delvasallaj e del Marqués E s decir que la Virgen ocupa en el
.

Códice el lugar correspondiente alque tiene su Santuario en la actualidad


entre San Marcos por el Norte y Sa nta Cr uz por el Sur Sólo un apasiona .

miento marcado podria atribuir a la casualidad tantas y tan oportunas


.

coincidencias .

COD I CE GOMEZ DE OROZCO

Así queremos llamar al Códice que r ep roducim os baj o el n úmero IV


de esta serie de Anales porque , a la cortesía de su actual poseedor , Don Fe
derico Gómez de O roz co debemos entre mil favores el habernos prestado
tan valioso original Las palabras textuales
. en mexicano son las siguientes

Nican ipan x ihuitlhuala presidente yancuic an tl
atocatica Mexico . Zann o
ipan x ihuitlinh uelyancuican hualm ohuic ac t eop ix catl
atoani . Obispo into
catzin Juan de Z um árrag a , teopix qui de S an Francisco , inhuel icuac mo

nex titz ino in -
to tlaso
-
nantlin de Guadalupe .


Traducido al castellano dice asi : En este año ( 153 1 ) vino nuevo pre
si dente ( de la Audiencia ) gobernar en México y también en este año

( del nuevo bien venido Sacerdote g o bernante ) siendo obispo Juan de Z u
- - -
,

m árr ag a padre Franciscano se apareció lanuestra muy amada Madre de


, ,

Guadalupe
Estas palabras del documento auténtico y contemporáneo , parecen la .

voz del pueblo m exicano : nos suenan como a algo que a todos nos saliera
de dentro y son como un ingenuo testimonio de la época y de la raz a .

'

Í 53 l
Estos anales in dios , en general , son muy apreciados , no solamente co
mo antig uedades sino como bases históricas En anales se f undaron Ias his .

tot ias de Sahag un Clavijero , y aun la de Orozco y Berra en 10 que tiene


de n uevo Hacían estos an ales indios curiosos
. , y formales asentando , con

la sencillez e i ngenuidad de un niño, al lado delque ellos creían correspon


diente añ o, los sucesos para el escritor más importantes , .

Tales son los que tenemos a la vista Proceden de al


guna comarca
.

muy cercan a a Puebla , según creemos fundán donos , en la frecuencia y más


detallada mención que hacen de sucesos y personas de aquellas comarcas .

Estos a nales n n de un solo autor y n pueden serlo pues


o so mi n , o , co e

a conquista y termin an n 1 62 1 No podemos preci


z an mucho a ntes de l e .

sar la fecha en que comenzaban pues al manuscrito que poseemos Ie f ai


,

t an n ada menos que las ocho primeras hojas .

La letra delcopista es la misma desde el año 1525 en que comienza lo


que aú n nos queda hasta elfin delcódice ; mas desde el año
, 1 609, de co

pista pasa a ser autor que más fecundo , , y más ilustrado que sus ant ece

sores suministra
, en cada año más y más detallados informes .

L a copia ,
. aunque no existiera el origin al es fehaciente Según el ilus , .

trado Profesor de lengua mexicana e n el Museo Nacional de México Sr , .

Don Mariano Rojas , la construcción y vocabulario empleados en este pá


rr afo de los Anales , son propios y exclusivos de la época a raíz de la C . on

quista Como hay castellano delprimer tercio del siglo XV I


. con el sello
inequívoco que caracteriza los escritos de Gom a de Tapia , por ejemplo ,

o de Fuenleal así hubo también fra seologia y construcc1on náhuatl que


,

desapareció después y poco después de la Conquista Se trata por lo tanto


-
. ,

de la copia de un documento contemporá neo alsuceso .

La objeción vulgar y débil de que pudo ser un aditamento hecho por


cuenta delcopista ya influen ciado por el libro de Sán chez
, , no ha lugar
en este caso en primer lugar porque el códice termin a en 1622
, , o sea 25 años
antes dellibro de Sá nchez .

Se prueba además precisamente por , , un error que pueden ver nuestros


lectores en el facsímil que se ¿campaña En élse puede ver cómo el apun . ,

[ 54 ]
tamiento de la llegada de Fuenlealy de la Aparición no está n en la fecha ,

y casilla que les corresponde sino en la anterior de 15 30 S i el que


, , .

copió el original hubiese añadido por su cuenta el dato sobre la Aparición


e influenciado no ya por el libro sin o por la persona de Sá n chez h abr ia
,

puesto la noticia en 15 3 1 yn o donde élni pensaba ni quería que estuviese .

Podemos suponer pr ecip itacxon en el áutor del origin al mas , n o en quien


va precisamente a añadir tendenciosamente un dato de cuya f echa tenia
ciertamente noticia .

Que el autor delpárrafo tuvo la Aparición como acaecida el año 15 3 1

se prueb a con las mismas palabras en él contenidas puesto que se dice que
,

f ue elmismo año en que vino Fuenle al: 15 3 1.

Esclarecido asi tan precioso documento sólo añadiremos que su p enú l

timo propietario Don José M Agreda


, . , no lo dió a co n ocer al público Con ,

Agreda vivian sentían , y respiraban l os principales impug nadores y todos


ellos se lo guardaron en profundo sile ncio ¡ Nihil est. op ertum .

ANALES DE C HIMAL P AIN

155 6 —

. Auh ca no ypan in yhcuac m onex tit2 ino yn totl
aconatz in san
ta Maria de G uadalope yn T epeyac ac
Entonces también tuvo lugar laAparición de Nuestra Digna Madre
.

Santa Maria de Guadalupe en el Tepeyac


Estas palabras de los An ales de Chim alp ain refiriéndose a Ia Apari
ción no a una aparición, son un testimonio más a nterior allibro delB a
,

chiller Miguel Sánchez Nació este célebre historiógrafo


. en 15 79 . La fecha
155 6 despista delhecho C ábele toda la nota de I F Ramírez que
no nos . . .

ya hemos citado tratando de los A nales de México y sus contornos Y


, .

también se lo callaron Ios impugnadores .

[ 55 ]
TER C ERA DE C ADA 1551 1561
¿2

EL N ICAN MO P O HUA

ECN ICO es ya y cada vez más popular eldesignar con estas


sus dos palabras iniciales la clásica y primitiva relación
escrita en lengua ná huatl por Don An tonio Valeriano .

Su traducción, hecha cuidadosamente , corregida y glosa


da por el distinguido m ex Lic Pri mo Feliciano
ic ani st a .

Velázquez quien bondadosamente


, n os permite reimprimirla en este Al
bum es co mo sigue
,

EN ORDEN Y CONC IERTO

SE E I E AQ I DE QUE MANE A SE A A
R F RE U OCO HA MARA
R P RECIO P

AM N
VIL L O S A S I EM
E E VI GEN SANTA MA A
TE L PR R RI ,

MAD E DE R NUEST A A EN
DIO S, TE E R RE I N , EL P

YA A Q SE OMB A G ADA U E
C C, UE N R U L P .

Primero se dej o ver de un pobre indio llamado Juan Diego ; y después se


apareció su preciosa imagen delante del nuevo obispo don fr ay de
Z um árr ag a .

[ 57 ]
Diez años después de tomada la ciudad de México se suspendió la ,

guerra y hubo paz en los pueblos , así como empezó a brotar la f e el .


, co

nocim iento delverdadero Dios, por quien se vive A la sazón . , en el año de


mil quinientos treinta y uno, a poco s días del mes de diciembre sucedió ,

que habia un pobre indio de , n ombre Juan Diego según se dice , n atural
de Cuautitlan Tocante . a la s cosas espirituales aú n todo pertenecía, Tla
til
olco . Era sábado muy de madrugada , y venía en pos del culto divino y
de sus man dados Al llegar junto al cerrillo llamado T ep eyá cac amane
. ,

cia; y oyó cantar arriba d lcerrillo : semejaba e canto de varios paj aros pre
ciosos ; callaban ratos las voces de los cantores ; y parecía que el monte
Ies respondía Su canto, muy suave
. y deleitoso sobrepujaba al del coyol
,

tótotl y del tzini2 c an y de otros p a1aros lin dos que cantan Se paró Juan .

Diego a ver y dijo para por ventura soy digno de lo que oigo ? ¿qui
si

zé sueño ? me levanto de dormir ? ¿dónde estoy ? ¿acaso en elparaíso te


rr enal, que me dejaron dicho los viejos uestros mayores ? ¿acaso ya en el , n

cielo Estaba viendo hacia el oriente arriba del cerrillo de donde procedía , ,

el precioso canto celestial ; y a i que


s cesó repentinamente y se hizo elsilen
cio oyó que le llamaban de arriba delcerrillo
, y le decían : Juanito Juan ,

Dieguito ”
. Luego se atrevió a ir adonde le llamaban ; no se sobresaltó
un punto ; al contrario muy contento fu e subien do el cerrillo
, , , ver de
dónde le llamaban Cuando llegó . a la cumbre, vi o una señora , que esta
ba alli de pie y que l e dijo que se acercara Llegado . a su prese n cia se ma
,

ravil
ló mucho de su sobrehumana grandeza : su vestidura era radiante
como el sol; el risco en que posaba su planta flechado por los , r espl
an do
res , sem e íab a unaaíorc a de piedras preciosas ; y relumbraba la tierra como
elarco iris Los m eu ites nopales y otras diferentes h ierbecilias que all i
. ,

se suelen dar p arecian de esmeralda ; su follaj e finas turquesas ; y sus ra


, ,

mas y espinas brillaban como el oro . Se incli nó delante de ella y oyó su


p alabra muy blan da y cortés cual
, , de quien atrae y estima mucho . Ella le
dijo : Juanito el más pequeño de mis hijos ¿adónde vas ? El r espondi o
, ,


Señora y Niña mía tengo que llegar a tu casa de México T latilolco
, ,

seguir las cosas divin as que , nos dan y enseñan nuestros sacerdotes dele ,
gados de Nuestro Señor Ella luego le habló y le d e scubr i o su santa vo

luntad ; Ie duo : Sabe yt en entendido , tú el más pequeño de mis hi j os ,

que yo soy la siempre Virgen Santa María Madre del verdadero Dios por ,

quien se vive ; del Creador cabe quie n está todo ; S eñor del cielo y de la
tierra Deseo vivamente que se me erija aqui
. un templo para , en él mos
trar y dar todo mi amor compasión auxilio , , y de fensa , pues yo soy vues
tra piadosa madre , a ti, a todos vosotros juntos los moradores de esta
tierra yal os demás amadores mios que me invoquen y en mí confíen ; o ir

allí sus lamentos , y remediar todas sus miserias penas , y dolores Y para .

realizar lo que mi clemenc ia pretende , ve alpalacio del obispo de México y


le dirás cómo yo te envío a ma n ifestarle lo que mucho deseo que aquí , en el
llano me edifique un templo : le cont arás puntualmente cuanto has visto
y admirado y l , o que has oído T en por seguro que lo agradeceré bien
. y lo
p agaré , porque te haré feliz y merecerás mucho que yo recompense el
tr abaío y fatiga con que vas a procurar lo que te encomiendo Mira que .

ya has oído mi mandato hijo mío el más pequeño ; anda , y p on todo tu


esfuerzo Al punto se inclinó delante de ella yl e dijo : Señora m ia ya ,

voy a cumplir tu ma n dado ; por ahora me despido de ti , yo tu humilde sier



vo . Luego baj o para ir , . a hacer su ma n da do ; y salió a lacalzada que vie
. n e
en línea recta México .

Habiendo entrado en la ciudad , sin dilación se fu e en der echura alp a .

Iacio delobispo que era el prelado que muy poco antes había venido
, y se
llamaba d on fray Juan de Z um árr ag a religioso de San Francisco Apenas , .

llegó trató de verle ; rogó


, sus criados que fueran anunciarle ; y pasa
do un buen rato vinieron
llamarle que había mandado el señor obispo
, ,

que entrara Luego que entró se inclinó y arrodilló d elante de él ; en se


. ,

guida le dió elrecado de la Señora delcielo ; y también l dijo cuanto ad


.
e

miró v y yó Después de i toda su p láti a y su recado pareció n


, io o . o r c , o

darle crédito ; y l respondió : Otra vez vendrás h j o mío y te oiré más



e , i ,

despacio ; l veré muy desde el principio y pensaré n la voluntad y deseo


o e
"
con que has venido EI salió y se vi no triste porque de ninguna manera
.
,

se realizó su mensaje .

[ 59 ]
En el mismo dia se volvió ; se vi no derecho a la cumbre delcerrillo , y
acertó con la Señora del cielo, que le estaba aguardando, allí mismo don
de Ia VI O la vez primera AI verla se postró delante de ella
. , y le dij o : Se
,

ñ ora , l
a más pequeña de mis hijas Niña m ia fui adonde me enviaste a cum
, ,

pl
ir tu mandato : aunque con dificultad entré adonde es el asiento del
prelado ; le y expuse tu vi men saje así como me advertiste ; me recibió
,

benignamente y me oyó con atenció n ; pero en cuanto me respon dió , pa

r eció que no 10 tuvo por cierto me duo : Otra vez vendrás ; te oiré más
despacio ; veré muy desde elprincipio el deseo y voluntad con que has veni

do . Comprendi perfectamente en lamanera como me respondió que piensa ,

que es quizás invención m ia que tú quieres que aqui te hagan un templo y


que acaso no es de orden tuya ; por lo cual te ruego encarecidamente Se ,

n ora y Niña mia que , a alguno de los principales conocido respetado , , y


estimado Ie encargues que lleve tu mensaje paraque le crean ; porque
, , yo
soy un hombrecillo soy , un cordel soy , una escalerilla de tablas soy cola , ,

soy hoja soy gente menuda


, , y tú , Niña m ia la más pequeña de mis hi jas
, ,

Señora me envias a
, un lugar por donde no ando y donde no paro Per .

dónam e que te cause gran pesadumbre y caiga en tu enojo Señora, y Due


” “
no m io . Le respondió la Sant isima Virgen : Oye hi jo m io el más
, pe

queno , t en entendido que son muchos mis servidores y men sajeros a ,

quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan m i voluntad ; pero


es de todo punto preciso que tú mismo solicites y ayudes y que n tu me co

diación se cumpla mi voluntad Mucho te ruego, hijo m io el más pequeño


. ,

y con rigor te mando que otra vez vayas mañana a ver al obispo Dale
, .

parte en mi n ombre y hazle saber por entero mi voluntad : que tiene que
poner por obra eltemplo que le pido Y otra vez dile que .
yo . en person a la ,


siempre Virgen Santa María Madre de Dios te envia , , . Respon di ó Juan
Diego : “
Señora y Niña m ia , no te cause yo aflicción ; de muy buena ga

na iré a cumplir tu man dato ; de ningun a manera dejaré de hacerlo ni t en

go por penoso elcamino Iré a hacer tu voluntad ; pero acaso


. no seré oído
con agrado ; o si fuere oi do quizás , no se me creerá Mañana . en la tarde ,

cuando se ponga el sol


, vendr á a dar razón de tu mensaje con lo que res

[ 60 ]
ponda el prelado Ya de . ti me despido , Hija mía la más pequeñ a ,

mi Niña y Señora . Descan sa entre tanto



. Luego se fu e el a des ean
sar en su casa .

Al dia siguiente domin go muy de , , madrugada , salió de su casa y se


vino derecho a T latilolco a in struirse de las cosas divinas
, y estar presen
te en la cuenta , para ver en seguida al prelado Casi a las diez se apr estó . , ,

después de que se oyó Misa y se hi lo la cuenta y se dispersó el gentío . Al


punto se fue Juan Diego al palacio del señor obispo Apen as llegó hizo to . ,

do empeño por verle : otra vez con mucha dificultad le vió ; se arrodilló a
sus pies ; se entristeció y lloró al ex p onerl
e el mandato de la Señora del
cielo ; que ojalá que creyera su mensaje , y la voluntad de la Inmaculada ,

de eri g ir l
e su templo donde manifestó que lo quería El señor obispo para . ,

cerciorarse le preguntó muchas cosas dónde la vió


, , y cómo era ; y élrefi
rió todo perfectamente al señor obispo Mas aunque explicó . con precisión
la figura de ella y cuanto habia visto y admirado que , en todo se descu
bria ser ella la siempre Virgen santisima Madre delSalvador Nuestro Se ,

ñ or Jesucristo ; sin embargo , no le dió crédito y dijo que n o solamente por


su pla
tica y solicitud se había de hacer l o que pedía ; que además era muy , ,

n ecesaria alguna señal para que se le pudiera creer que le enviaba la mis
,


ma Señora del cielo As i que lo oyó dijo Juan Diego
… . , al obispo : Señ or ,

mira cuál ha de ser la señal que pides ; que luego ir é a p edir sel
aa IaSeñ o
ra del cielo que me env10 aca Vien do el obispo que r atificaba todo sin

dudar ni retractar n ada le despidió Mandó in mediatamente a unas


, .
g en

tes de su casa , en quienes podia confiar que le viniera n siguiendo , y vig i


lando mucho adónde iba y aquién veia y hablaba . Asi se hizo Juan Di e .

go se vino derecho y caminó por la calzada ; los que venían tras él donde ,

pas a la barranca cerca delpuente del T epeyá cac Ie perdieron ;


, , y aunque
más buscaron por todas partes i guna le vieron Asi es Que regresa
, en n n .

ron , no solamente porque se fastidiaron sin o también porque les estorbó ,

su intento y le s dió enojo Eso fueron a in formar alseñor obispo incli na


. n ,

dole a que no le creyera : le dijeron que no más le engañaba ; que no más


forjaba lo que venia a decir , o que únicamente soñaba lo que decía y pedia ;
[ 61 ]
Y en suma discurrieron que si otra vez volvia le habían de coger y castigar ,

con dureza para que nunca más mintiera


, y engañara .

Entre tanto Juan Diego estaba , con la Santisima Virgen, diciéndole


la respuesta que traía del señor obispo ; la que oída por la Señora le dijo ,


bien está hijito mío volverás aqui mañana para que lleves al obispo la
, ,

señal que te ha pedido ; con esto te creerá y acerca de esto ya n o dudará ni


de ti sospechará ; y s abete , hijito m io que yo te pagaré tu cuidado
, y el tra
bajo y cansancio que por m i has imp endi do ; ea, vete ahora ; que mañana

aquí te aguardo .

Al día siguiente, lunes , cuando tenia que llevar Juan Diego alguna se
ñ al para ser creído ya , no volvió Porque cuando llegó a su casa a
. , un tío
que tenia llamado Juan Bernardino le habia dado la enfermedad
, , , y esta
ba muy grave Primero fu . e a llamar a un médico yl e auxilió ; pero ya no

era tiempo ya estaba muy grave Por la noche le rogó su tío que de ma
, . ,

drug ada saliera y viniera a T latilolco a llamar un sacerdote que fuera


,

a confesarle y disponerle porque estaba muy cierto de que era tiempo de


,

morir y que ya n o se leva ntaría ni sa naria .

El martes muy de madrugada se vino Juan Diego de su casa a Tla


, ,

ol
til co a llamar al sacerdote ; y cua ndo venia llegando al camin o que sa
le junto a la ladera delcerrillo delT e peyá cac, hacia el poniente, por donde
tenía costumb re de pasar dijo : Si me voy derecho

, , no sea que me vaya a
ver la Señora , y en todo caso me detenga para que lleve la señal alpre ,

lado según me previno : que primero nuestra aflicción


, nos deje y primero
llame yo de prisa al sacerdote ; el pobre de mi tio l
o está ciertamente
"
aguardando . Luego dió vuelta al cerro ; su i o b por entre él y pasó alotro .

lado hacia el oriente para llegar pronto a México


, , y que no le detuviera
la Señora del cielo Pensó que por do nde di o la vuelta ,
. no podia verle la
que está mirando bien a tod as partes La . vió bajar de la cumbre delcerri
110 y que estuvo mirando hacia donde a ntes él la veia Salió a su . encuen

tro a un lado del cerro yl e dijo : ¿Q ué hay h no m io el más pequeño ?


,

¿adó n de vas ? Se ape n ó él un p oco 0 tuvo verg uenz a o se asustó ? Se


, ,

inclinó delante de ella ; y le saludó diciendo : ,



Niña m ia la más pequeña
,

[ 62 ]
de mis hijas , Señora
ojalá estés contenta ¿Cómo has amanecido ? ¿estás
, .

bie n de salud Señora y Niñ a mía ? Voy a causarte aflicción : sabe Niña
, ,

m ia, que está muy malo un pobre siervo tuyo mi tío ; le ha dado la peste , ,

y está para morir . Ahora voy presuroso a tu casa de Mé xico a llamar uno

de los sacerdotes amados de Nuestro Señ or que vaya a confesarle y dispo ,

nerle ; porque desde que n acimos vinimos a aguar dar el trabajo de n uestra ,

muerte Pero si voy a hacerlo volveré luego otra vez aquí par a ir a lle
. , ,

var tu mensaje . Señora y Niña m ia , perdóname tenme por ahora pacien,


cia ; no te engaño Hija m ia la más pequeña ; mañana vendr á a toda prisa
, .

Después de oir la pl a
tica de Juan Diego respondió la piadosísim a Virgen ,


Oye yt en entendido hijo m io el más pequeño que es nada lo que te asus
, ,

ta y aflige ; n o se turbe tu corazón ; no temas esa enfermedad , ni otra alg u


na n y
angustia ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre ? ¿no es
e fermedad . ,

ta
s bajo mi sombra ? ¿no soy yo tu salud ? ¿no estás por ventura en mi

regazo ? ¿qué más has menester ? No te apene ni te inquiete otra cosa ; no te


aflija la enfermedad de tu tio que no morirá ahora de ella : está seguro de,

que ya sanó ( Y entonces sanó su tio según después se supo ) Cua ndo
. , .

Juan Diego oyó estas palabras de la Señora del cielo se consoló mucho ; ,

quedó contento L e rogó que cuanto antes le despachara a ver al señor


.

obispo a llevarle alguna señal


, y prueba , a fin de que le creyera La Seno .

t a delcielo le ordenó luego que subiera a la cumbre delcerrillo donde an ,

tes la veia L e dijo : Sube hijo mío e lmás pequeño a la cumbre delcerri
. , ,

110 ; alli donde me viste y te di órden es hallarás que hay diferentes flores ;
,

"
córtalas , ¡ untal
as, recógelas ; en seguida baja y tráelas a mi presencia . Al
punto subió Juan Diego el cerrillo ; y cuando llegó a la cumbre se asombró ,

mucho de que hubieran brotado tantas variadas ex quisitas rosas de Cas


tilla a ntes del tiempo
, en que se dan porque a la salón se encrudecía el
,

hi elo : estaban muy fragantes y llen as delrocío de la noche que semeja ,

ba perlas preciosas Luego empezó a cortarlas ; Ias juntó todas


. y las echó
en su regazo La cumbre del cerrillo
. no era lugar en que se dieran ningu
nas flores porque tenía muchos riscos abrojos espinas
, , , , n opales ym ez qui

tes ; y si se solía n dar hierbecillas entonces era elmes de diciembre


, , en que

[ 63 ]
todo lo come y echa a perder el hielo Bajó inmediatamente
trajo a la . y
Señora delcielo las diferentes rosas que f ue a cortar ; la que asi como las ,

vió, Ias cogió con su mano y otra vez se las echó en el regazo diciéndole ,


Hijo mío el más pequeño esta diversidad de rosas es la prueba , y señal
que llevarás alobispo L e dirás . en mi nóm bre que vea en ella mi voluntad
y que él tiene que cumplirla Tú eres mi embajador muy digno de . , con

fianza Rigorosamente te ordeno que sólo delante del obispo despliegues


.

tu manta y descubras lo que llevas Co ntarás bien todo ; dirás que te mandé .

subir a la cumbre delcerrillo que fueras a cortar flores ; , y todo 1 0 que vis
te admiraste para que puedas inducir alprelado a que dé su ayuda
, , con

objeto de que se haga y e ma el templo que h e pedido Después que la


Señora del cielo le dió su consejo se puso , en camino por la calzada que
viene derecho a México : ya contento y seguro de salir bien trayendo , con

mucho cuidado lo que p or taba en su regazo , no fuera que algo se le soltara


de las manos , y gozándose en f
la ragancia de las variadas hermosas flores .

Al llegar alpalacio delobispo , salieron a su encuentro el mayordomo


y otros criados d lprelado e . Les rogó que le dijeran que deseaba verle ; pe
ro n n i guno de ellos quiso haciendo como que , no le oían, sea porque era
muy temprano sea porque ya le conocían que sólo los molestaba porque
, , ,

les era importuno ; y, además ya les habían in formado sus compan eros
, ,

que le perdieron de vista cuando habían ido , en su seguimiento Largo t a .

to estuvo esperando Ya que vieron que hacia mucho que estaba allí de pie
. , ,

cabizbajo , sin hacer nada, por si acaso era llamado ; y que al parecer traia
algo que p orta ba en su regazo se acercaron a él para ver lo que tra ia
, , y
satisfacerse Viendo Juan Diego que
. no les podía ocultar lo que traia , y
que por eso le habían de molestar empujar o aporrear descubrió , , un po

co, que eran flores ; y al ver que todas era n diferentes rosas de Castilla ,

y que no era entonces el tiempo en que se daban se asombrar on m u,

ch isim o de ello lo mismo de que estuvieran muy frescas


, , y t an abi er

tas , t an fragantes y tan preciosas Qui sieron coger


. y sacarl
e alg unas ;
pero no tuvieron suerte las tres veces que se atrevieron a tomarlas : no

tuvieron suerte porque cuando iba n a cogerlas .


, ya no veían verda

[ 64 ]
deras flores sino que les parecían pintadas o labradas
, o cosidas en la m an
ta Fueron luego a decir al señor obispo lo que habían visto y que preten
.

dia verle el indito que tantas veces había venido ; el cual hacia mucho que
por eso aguardaba queriendo verle Cayó al oirlo el señor obispo
, . , , en la
cuenta de que aquello era la prueba para que se certificara , y cumpliera lo
que solicitaba el indito En . seguida mandó que entrara a verle Luego que .

entró se humilló delante de él así como antes lo hiciera


, , , y contó de nuevo
todo lo que habia visto y admirado y , también su mensaje Dijo : . Señ or ,

hice lo que me ordenaste que fuera a decir a mi Ama la Señora delcielo, , ,

Santa Maria preciosa Madre de Dios que pedias


, , un a señal para poder
y
creerme que le has de hacer el templo donde ella te pide que lo erijas ;
además le dije que y te habia dado mi palabra de traerte alguna señal y
o

prueba que me encargaste de su voluntad Con descendió a tu recado y


, , .

acogió benignamente l que pides algun a señal y prueba para que se cum
o ,

pla su voluntad Hoy muy temprano me mandó que otra vez viniera a ver
.

te ; le pedi la señal para que me creyeras según me habia dicho que me la ,

daría y alpunto 1 0 cumplió : me despachó a la cumbre delcerrillo donde ,

antes yo la viera a que fuese a cortar varias rosas de Castilla Después


, .

que fui a cortarlas Ias traje abajo ; las cogió , con su mano y de nuevo las
echó en mi regazo para que te las tr ajera
, y a ti en persona te las diera .

Aunque yo sabía bien que la cumbre delcerrillo no es lugar en que se den


flores porque sólo hay muchos riscos abrojos espinas
, , , , nopales y m ezqui
tes , no por eso dudé ; cuando fui llegando a lacumbre delcer rillo mir é que ,

e staba en el paraiso donde había juntas todas las var ias


, y exquisitas ro

sas de Castilla brillantes de r ocio que luego fui a cortar Ella me dijo por
, , .

qué te las había de entregar ; y asi lo hago, para que ellas veas la se en

ñ alque pides y cumplas su voluntad ; y también para que aparezca laver


dad de mi palabra y de mi mensaje Hélas aqui : recíbelas
. Desenvolvió
luego su blanca manta pues tenía , en su rega20 las flores ; y asi que se es

p arcieron por el suelo todas las diferentes rosas de Castilla se dibujó , en

ella y apareció de repente la preciosa imagen de la siempre Virgen Santa


María Madre de Dios de la manera que está
, , y se guarda hoy en su tem

[ 65 ]
p io delT ep eyá cac, que se n ombra Guadalupe Luego que la vió el señor .

obispo él , y todos los que allí estaba n se arrodillaron : mucho la ad mira


,

r on ; se levantaron a verla ; se entristecieron y acong oj am n, mostrando


que la contemplaron con el corazón y el pen samiento El señor obispo . con

lágrimas de tristeza oró yl e pidió perdón de no haber puesto en obra su


voluntad y su mandato Cuando se puso
. en pie desató del cuello de Juan
,

Diego delque estaba atada la manta


, , en que se dibuj o y apareció la Se
ñora delcielo Luego la llevó
. y fue a ponerla en su oratorio Um dia más.

permaneció Juan Diego en la casa del obispo, que aú n le detuvo Al dia si .

guiente, le dijo : a mostrar dó nde es voluntad de la Señora delcie


lo que le erijam su templo "
. I n mediatamente se convidó a todos para ha
cer l
o. No bien Juan Diego señaló dó nde había mandado la Señora del
cielo que se levantara su templo pidió licencia de irse Queria ahora ir a
, .

su casa a ver a su t io Juan Bern ardi no ; elcual estaba muy grave cuando
le dej o y vino a T latil l a llamar un sacerdote que fuera a confesarle y
o co ,

dispo n l y l dijo l
er e, aSeñora d lcielo que ya habia sanado Pero n le deja
e e . o

r on ir solo , i o que le acompañaron a su casa Alllegar vieron a su tio


s n . ,

que estaba muy contento y que nada le dolía Se asombró mucho de que
.

llegara acompañado y muy honrado su sobrino a quien preg untó la cau ,

sa de que asi lo hicieran y que l e hon raran mucho L e respondió su sobri .

no que cuando partió a llamar al sacerdote que le confesara


, y dispusiera ,

se le apareció en el T ep eyá cac la Señora delcielo ; la que diciéndole que ,

no se afligiera que ya su , tio estaba bueno , con que mucho se consoló Ie ,

despachó a México a ver al señor obispo para que le edificara


, , una casa
y
en el T epeyá c a Manifestó su tío ser cierto que entonces le sanó que

c.

la vió del mismo modo en que se aparecia a su sobrino ; sabiendo por ella
que le había enviado a México a ver al obispo También entonces le dijo .

la Señora que cuando élfuera a ver alobispo Ie revelara 10 que


, , vi ó y de
qué manera milagrosa le había ella sanado ; y que bien la nombraría asi ,

como bien había de ombrarse su be ndita imagen la siempre Virgen San


n ,

ta Maria de Guadalupe Trajeron luego a Juan Bernardino a presencia


.

del señor obispo ; a que viniera a informarle y atestiguar delante de él . A

[ 66 ]
entrambos a él , ya su sobrino los hospedó el obispo
, en su casa algunos
días hasta que se eri g
, e el templo de la Rein a en el T ep eyá cac donde la ,

vió Juan Diego El señor obispo trasladó a la I glesia Mayor la santa ima
.

g en de la amada Señora del cielo : la sacó deloratorio de su palacio don ,

de estaba para que toda la gente viera y admirara su bendita imagen La


, .

ciudad entera se conmovió : venia a ver y admirar su devota imagen , y a


hacerle orac1 on Mucho Ie maravillaba que se hubiese aparecido por mi
.

lagro divino ; porque ningu na perso na de este mundo pintó su preciosa


imagen .

Hemos tomado de tan valiosa y elaborada vers1on solamente la parte


que de cierto fue escrita por Don Antonio Valeriano : ésta fu e sólo hasta
terminar lo acaecido en la quinta Aparición o sea la curación de Juan
Bernardino como expresamente lo hace
, n otar Siguenza .

La descripción de la sagrada imagen probablemente , no es de Vale


riano Lo restante del impreso asi
. , en la versión del Sr . Lic Velázquez
.

como en la de Lasso de la Vega cer tisim am ente no son del mencionado


evangelista de Ia Aparición .

Dos cosas h ay que aclarar sobre este documento y esto en manera


que todo quede al alcance del público : su autenticidad y su veracidad .

Consiste lo primero para el caso , en probar que el verdadero autor de esa


relación fu e Don Antonio Valeriano , yl o segundo en que dicho autor r eú

ne las cualidades necesarias para que se le dé crédito .

[ 67 ]
¿Hubo unarelación sobre laAparición de N tra Sra de Guadalupe en . .

15 3 1 escrita por Don An tonio Valeriano ? La respuesta es sencilla af ir


, ,

m ativa y ap odicti ca: si, hubo esta relación La prueba principal es eltes .

tim onio de Don Carlos de Sig uem ay G óng or a Hológrafo íntegro testado . , ,

por el Lic Genaro Garcia 10 fotocopiamos


. , en Novi embre de 192 1 yl o pu

blicam os ahora por segunda vez en página ilustrada de este mismo libro .

“ "
El original está en el archivo de la colección Genaro García en la U ni
ver sidad de Tex as .

Clara y terminantemente dice Siguenza refiriéndose precisamente a la


relación de Valeriano : El origin al mexicano está de letra de Don Antonio

Valeriano indio que es su verdadero autor
, , .

Es muy de notarse que en este original de Siguenza las dos palabras ,


su verdadero están puestas almargen con llamada delinterior de su do
cum ento ; lo que arguye un juicio reflejo y confirmatorio delmismo Siguen ,

z a. En favor de esta afirmativa está también la consideración de que tanto a


Siguenza como a los demás devotos de Ia Aparición les habría venido me
jor para probarla que el testimonio delMilagro
, , en vez de ser de Valeria
no hubiese sido como entonces se pretendía
, , del historiador franciscano
Fr G er ónim o
. de Men dieta .

En concepto de ellos bajaba un os cuantos puntos la calidad delautor


, ,

pero a todo tenia que sobreponerse la verdad y larealidad histórica que Si


g uenz a podía y queria afirmar bajo juramento .

Asi lo hizo :

Digo y juro Ante estas palabras , el más acérrimo im

pugnador tiene que exclamar : Ya que Siguenza jura que tuvo una rela

ción de letra de Don An tonio Valeria no , no pondré duda en ello Y no po

día menos de hacer tal confesión quien sabia y p onderabalagrave respon


sabilidad de un sacerdote que jura por Dios .

Conocían por otro lado tanto la pericia p al


eog ráfica de Siguenza , co

mo su n otoria probidad De ésta ya tratamos por extenso


. en otra parte de
esta obra .

Mas concediendo que hubo una relación de Ia Aparición Guadalupana


escrita por Valeriano cabe aú n preguntar : ¿Conocemos lo conteni do
, en

[ 68 ]
esa relación ? La razón alegada en co ntra es in digna de un crítico de buena
fe : No existe esta pieza ; no la ha visto nn i gún modern o , no se ha publi

cado jamás . Son las palabras en que consiste todo el ataque de Don Joa
quin Garcia Icazbalceta .

La primera parte de estas afir maciones es gratuita : , un documento


que existió a fin es del siglo XVIII puede muy bien conservarse hasta nues
tros días aunque , no sepamos en dónde está actualmente Hay además f ai .

ta de critica honrada puesto que las verdades enunciadas por


, un docu
mento no dejan de serlo , ni de ser creíbles por el hecho de haberse perdido
,

el documento original ¿Vi o Ica2balc eta los originales de Salustio de Tá


. ,

cito , . os libros de l
o de algu no de l a Sagrada Escritura ? ¿ Dejará de ser
verdad lo en esos libros contenido porque , no tuvieron la fortuna de que
Don Joaquín diese el visto bueno a su original ?
Ese doc umento se a ñade , , no lo ha visto i gún moderno He aquí
n n .

otra exigencia de que se reirían los críticos de profesión : ¿A qué se redu


ciria la Historia de México si los origin ales de cada suceso hubieran de

verse siempre jamás por todos los modernos Pero además es un a afir
m ación falsa Moderno relativamente era B otturini ; moderno elque laco
. , ,

pió a principios del siglo XVIII como puede verse en esta recopia que re

producimos en otra página de este Al bum Modernos fueron ( coetá neos de .

los padres de Ic az balceta) el Cardenal L or em ana y el literato Tapia C en


teno , y todos los que en aquel tiempo quisieron verlo puesto que ese mis , ,

mo original estaba expuesto a todo elpúblico en la Universidad de M xi e


co. Y más modernos aú n el P . Pichardo o quienquiera que haya sido el
erudito autor del precioso testimonio que r eproducim os en otra página de
este Album Además : . no hay motivo para dar por perdido eloriginal mismo
"

del Nican m opohua . Responsable de su sustracción y de su no devolu
ción es el Ministerio de Estado de los Estados Unidos de Norteamerica de
1 84 8 como ya lo dejamos probado en n uestra Historia Ecles1astica .


La tercera mentira de Ica2 balcet a es t N i se ha publicado jamás , pa

t a que pudiéramos saber lo que decía y cómo l o decia ”


. S i que se publicó
aparte de poderosas razones ya en n uestra Histori a impresas , queda la

[ 69 ]
confesión de parte clara impresa publicada
, , , y con todos los demás agra
vantes que bastarían para desacreditar alpresumido grupo Me refiero a .

la confesión de Andrade funesta prolongación de la personalidad históri


,

ca de Icazbalceta: los dos estuvieron mancomunados los dos leyeron los ,

mismos documentos con las mismas luces e intenciones Pues bien : el ca .

nóni g o An drade , en un opúsculo impreso contra el Lic D José de Jesús . .

Cuevas afirma po sitivamente habla ndo del libro de Lasso de la Vega


,

“ “
Obra publicada en México el ano de 1 649 que se titula Huei T lam ahui -

col
ti c a

en 18 páginas en elegante mexicano y su AUTOR ES VALE
R IANO
Pues bien , con tal título en la sola portada , impreso en México , y en

164 9, no se publicó más libro que el Nican m opohua; luego elNican Mo


p ohua si es de Valeriano y sí se publicó y si se conocx o yl o pudo examinar
todo el grupo de sus impug nadores E n ilustración de por . si publicamos las
dos obras que Andrade identifica , con la frase de él entre ambas , como es

labón de igualdad y eje de esta discusión Si la traducción de este libro


. ,

hecha por Becerra Ta nco es perfecta , véanlo Ios az tequist as ; no es de


n uestro resorte responder por la exactitud de cada traductor pero la subs ,

t ancia de cada frase si es lamisma .

Ic a2 b alceta, con m utilaciones, supresiones e in signe falta de lógica nos



viene a decir : E n la relación se escriben casos sucedidos años después del
1604 ; es asi que si fuese de Valerian o no pudieron escribirse en la relación
"
dichos casos luego la relaci on
, no es de Valeriano .

Además de la extensa explicació n publicada en n uestra obra , r espon

demos asi teniendo a la vista el texto completo de Siguenza


, yn o el muti
lado por Don Joaquín : en Ia r elacx on num. 2, o sea la vers i on adicionada
de Alba se escriben casos sucedidos años después de
, 1 604 , concedo ; en la
relación num. 1, f
( autógra o de Valerian o ) niego, y concediendo la premi
sa menor , contr adisting o el consiguiente : no f ue de Valeria no laversión
adicionada concedo ; la autógrafa
, , n iego .

Y con estos raciocínios quedan hechos polvo los cuatro huesos duros
del párrafo 43 de Icazbalceta; 10 restante de él son palabras y unas cuan
[ 70 ]
tas pequeñeces intelectuales o morales que quitan mucho al autor de ellas ,

de su artificial prestigio De ellas . nos ocuparemos pronto .

Cosa más sencilla e s, una vez probada y defendida la autenticidad


del documento demostram os su f ehacencia Y alemplear esta palabra nos
,
. ,

referimos como siempre a lo substancial deldocumento o sea que en 15 3 1


, , ,

la Madre de Dios se apar celo a Juan Diego en el Tepeyac y que , vincula


da con esa Aparición dej o su imagen maravillosamente pintada , en Ia til
ma del indigena la que hoy se conserva
, en el Tepeyac .

En la antiguedad se creía y aún algunos siguen creyendo que si la ,

relación fuese de Mendieta tendría más valor A , . n osotros sinceramente


hablando Valeriano, n os hace más f e que Mendieta .

Este buen fraile como influenciado de


, una corporaci on , no era tan
dueño de su sentir y de sus publicaciones Mendieta además valia menos .

que Don Antonio Valeriano y , no f ue contemporáneo alsuceso El ilustre .

latinista toledano Don Francisco Cerva ntes Salazar dice textualmente h a


,

blan do del Colegio de Sa n tiago Tlaltelolco : Mag istrum h abent ejusdem


nationis, Antonium V alerianum , nostris g r am aticis nequaquam inf erio

rem , in Iegis christiana


e observ atione satis doctum et ad el
ocuent iam avi

dissim um .


Lo que traducido a n uestro romance dice : Tiene ( el Colegio ) un
maestro de su propia n ación , llamado An tonio Valeriano en nada inferior ,

a nuestros gramáticos muy instruido , en la fe cristian a y afi ic onadisim o a


la elocuencia
Don Antonio Valeriano no sólo fue “
un
"
distinguido representante de
la raza indigena sino el mejor representante de ella de , un mérito intrin se
co n otable y bien probado por el espontáneo testimonio de los grandes au
tores sus contemporáneos El P Fr Juan Bautista . . . , en el prólogo de su
S erm onario, trae una carta suya en latín , y asegura que era un o de los me

[ 71 ]
jores latinos y retóricos , y que hablaba ex tempore

con tanta propiedad y

elegancia que parecía
, un Cicerón o un Quintiliano . Temíamos que hubie
se alguna ex ageración en estas frases , pero más tarde hubimos de darles
asentimiento en vista de los preciosos ejemplares del Epistolario “
I n dige
na que leímos en el Ar chivo Ge eral de n I
dias ( 59 4
n ,
-
º
.

El P Torquemada que fu e
. discípulo de Don An tonio nos dej o las si
g uiente s noticias : D Antonio Valeriano, in dio
. , n atural del pueblo de Atz
cap otz al
co, a una legua de esta Ciudad gobern ador de la parte de ese pue
,

blo de S Juan que llaman T enuchti tlan que habien do salido buen latino,
.

lógicoy filósofo , sucedió a sus maestros en leer laGramática en el Colegio


de Tlaltelolco y , después de esto fue elegido por Gobernador de México y
gobernó mas de 35 años a los indios de esta Ciudad , con gran de acepta
ción de los Virreyes y edificación de l os españoles : y por ser hombre de buen
'

talento tuvo n oticia el Rey de él y le escribió una carta muy favorable .

Murió el año de 1605 A su entierro que fu e . , en el Convento de S Fran .

cisco , en la capilla de S Jose , se hallaron muchos gentios asi de in dios


. co

mo de españoles saliendo a salir a recibir su cuerpo toda la comunidad


, ,

como quien tanto merecia Cuando murió estuve presente . , y entre otras
obras me dió un Catón traducido a lengua me icana , cosa cierto muy pa x
" En
t a estimar . ciertas notas que en el tomo 3 de la Historia de la I glesia
º

en México publicamos vemos que se llam a a D An tonio por los españoles


, .

Gobern ador de México a secas ; , y que se l pone alfrente de l


e os in dios que
trabajaron en la Catedral de México . Esta nota tiene muy profunda sig
nificación, pues sabemos que se trataba entonces de hallar hombres fieles ,

honrados y autorizados .

Para resumir : creemos que si de propósito , nos pusiésemos a buscar


a qué persona de las contemporáneas a Ia Aparición seria preferible encar

garle de su relación : frailes o legos e spañoles o in dios ; se convendría , en

que nadie era entonces tan apto por su probidad y sus letras como D An .

tonio Valeriano .

No es ya probabilidad sino certeza moral la que tenemos de que D .

Antonio Valeriano fue contemporáneo a Ia Aparición , y contemporáneo en

[ 72 ]
el sentido crítico de la palabra esto , e s, que estuvo muy cerca de los hechos
y que además era entonces hombre ya consciente , en la edad más a pr0 pó
sito para enterarse delsuceso .

Cierto es que la fundación legal delColegio de Santiago Tlaltelolco


fue en 15 36, en virtud de Cédula imperial obtenida el año anterior ; pero la
formación de él , en el sentido literario había comenzado , en 15 32 o a lo
más en 1533 . Tal se desprende de la carta que en 8 de Agosto de 15 33 es

c r i b ía el Presidente de la Audiencia Fuenleal al emperador ( Archivo de .

I n dias , 5 8 -5

T an en marcha iba ya esa Escuela Superior de Gramática para tales


fechas que el referido Obispo Fuenlealdecía de los indios
, en él estudian

tes : m uéstranse tan hábiles y capaces que hacen gran ventaja a los espa
ñ ol
es Sin . poner duda de aqui a dos años habrá cincuenta indios que sepan
,

"
( la Gramática ) y la en señen .

D Antonio Valeriano como es bien sabido fu de los fundadores ;


. , , e es

taba pues , en 1533 en el grupo de lo s que dos años más tarde podian
, en

senar como de hecho élenseñó En este caso ¿qué menos edad le po demos
, . ,

suponer para 1533 que 1 7 años ? Nació pues en 15 16 y en Diciembre de , ,

153 1 era de más de 15 años y era por añadidura de su n atural despierto e


indagador .

Nac10 es cierto , , en Atzcapotzalco pero vivió , en México desde 1526,



cuando como escribieron los primitivos mi sioneros , Ios señoritos e los hi
jos de los prencip ales se trujier on a Nuestro monasterio para deprender las
cosas de n uestra Santa Fé e diversidad de letras e cantar e tañer diversos
géneros de músicas
El joven An tonio vivia pues en el tiempo y lugar de los sucesos y por
este título más éles el hombre a quien Dios preparó para que en su mayor
,

edad fuese el evangelista de la Aparición Guadalupana .

Que de palabra contara élla Aparición antes o después de escribi r es ,

también cosa cierta : EI virtuoso y sabio Becerra Tanco juró lo siguiente



E lLicenciado Gaspar de P r á bez afirmaba haber oído la tradición delmi
Iagro de la Aparición a Valeriano indio muy noble que fueuno de los na ,

[ 73 ]
t ur al
es provectos que se crearon en el Colegio de Sta . Cruz de Tlaltelolco .

E sto confirma estar Valeriano en posesión de los hechos aun en Ia


provecta edad en que le alcanzó el Lic P r ábez ¿Y . en ello tenemos una g a

rantía más de haber sido aquél quien escribió el Nican mopohua “

¿Cuándo escribió Valeriano esta Relación ? Nada de cierto puede res


ponder se a este particular ; pero si atendemos a la galanura delestilo a la ,

rica im a
g ener ia que en parte de la n arración puede observarse , nos

lleva
n ambas a creer que Don Antonio se puso a escribir entre los
'

años 1555 y 15 60 .

Otra de las razO nes que nos llevan a pensar que escribió en esta dé
cada es el haberse escrito en papel de maguey Más tarde ély otros de su
.

categoria ya usaban papel castellano .


Hase dicho para desvirtuar lahistoria del Nican m opoh ua que es uno
“ ”
de tantos Coloquios que los mision eros hacían para in strucción y san o
divertimiento de los indigen as No comprendemos . en verdad cómo los mi
,

sioner os, ni n n i gún buen cristiano para in struir ni para n ada puede darse
,

a fingir milagros dándoles a mayor abundamiento localidad


, , , , f echa , nom

bres propios , en los que cualquier superviviente pudiera haberlos desm en


tido En segundo lugar
. no hay tal estructura dramática ni reparto , ni la
fraseología de los Coloquios Conocemos basta ntes piezas de esta clase ; te
.

n emos en n uestro poder un Coloquio precisamente de la Aparición gua


,

dalup ana correspondiente a las p ostr im er ías del siglo XV I 0 principios del
siguiente y por él y sus análogos podemos cer cion arno s de lainmensa dife
rencia que hay entre la relación única , en su género del respetable Gober
,

n ador y estas otras piezas de vul


g ari 2 ac1 on semi dramática
-
.

Sólo c on restricciones mentales muy poco recomendables pudo ha


, ,

herse a un a c on las
p ar ang onado l otras por personas que tenían conocidas
,

hartas piezas de los famosos Coloquios .

[ 74 ]
Raro es por cierto que a , , p e sa:
l
de los deseos del grupo antig uadalupa
no para encontrar pasajes inverosímiles en la relación de Valeriano, haya n
señalado tan pocos ; y más raro aún es que hombres al fin y al cabo de es , ,

tudio hayan caido en tales dislates : qué chico nos parece I c az b al


,
cet a en

este la
nce .

Primera objeción de ellos : El indio f ue recién convertido luego es di ,

f icil que se le haya aparecido l


a Virgen Esto no merece ni respuesta .


Toma otro camino para evitar la presencia de la Virgen luego era ,

un ignorante absoluto ”
. O no tanto respondemos tenía sus nervios
, , y na
da más En Lourdes B ernardita roció a l
. a Virgen con agua bendita por si
,

era eldemonio Este rasgo es más ingenuo que el de Juan Diego


. .

aqueiia época ,

No habia extremaunción para los indios en luego no
"
f

la pudo buscar Juan Diego para su tio ,Lea Ic a2balceta su propia publi
cación, Có dice Franciscano pág , . y tendrá la primera respuesta La se
109, .

gunda ya se la dió muy bien D


, . Agustín de la Rosa y es que debió ,

aprender elimpugnador un poco de mexicano antes de eng ol


f ar se en un
“ " “
texto todo mexicano El texto del Nican m opohua dice :
. , ini e m ohui

caz qui m oyolcuitilitiuh ihuan qui m ocencahilitiuh , que a la letra dice

para que venga a confesar y a aparejar ”
, es decir a disponer para bien
,

morir ¿Dón de sale aqui la extremau nción ?


.

En análogo ridículo queda cuando da por imposible que Zum a


rraga
tuviera familiares En primer lugar porque si los tenía aun
. , , en el sentido
actual de la palabra En segundo lugar porque familiares
. , en el lenguaje
del siglo XV I eran todas las personas inclusa la servidumbre que vi , ,

vian de la mesa delamo y bien l consta alimpugnador que de esa mesa


, e

vivían más de cuatro . Además y por ahi debíamos haber empezado las
, ,


palabras tetl
ayecol
tiane nenc au ical
pix qux empleadas en el original sig ,

nific an respectivamente servidor criado , y mayordomo .

se dice ser la dificultad que Zuma


“ ”
Otra inverosím il
itud rraga tuvo en

[ 75 ]
recibir al indio No hubo ta nta por lovisto porque pudo verlo cuatr o
. , ve

ces , y la s dilaciones para ser admitido entre otras mil causas pudieron , ,

obedecer precisamente a que el Obispo quería irse en todo este asunto con

pies de plomo .

Encontrarse flores en l
o s peñascos arideces del Tepeyac y más en

invierno , si es cosa rara aunque , no milagrosa EI haberse hallado. en ta


les circunstancias no f ue precisamente para probar elm ilagro sino t an só
lo para probar la obediencia delindio .

Las flores como flores , no eran señal inconfundible de la voluntad de la


Virgen La señal fu e que habiendo flores
. , , y sólo flores en Ia ti1ma apare ,

ciese t an perfecta y amable imagen Esta . belleza , con la in formación pre


via de los familiares y n la especial luz co que acom p ana a hechos de esta
naturaleza , fueron el porqué de la reverencia que inmediatamente mostró
Zum a
rraga Aparte de que su psicología de franciscano español
. y del
siglo XV I le llevó , n aturalmente a postrarse ante una imagen devotisima
de la Virgen Esto . no significa , sin embargo que , en aquel in stante y sin

más precedentes ni examen Zuma


rraga haya declar ado la canoni cidad del
,

milagro : eso lo inventa Icalbalceta .

I nventa también o plagia de B artolache , , el que el ayate no era de ma


guey sino de palma La verdad de las cosas es que . no hay en esa tela ele
mento físico que nos haga pen sar en una pla nta más que en otra , y si a
algo hay que inclin arse es a pensar en el maguey pues la palma , no se da
de suyo en la altiplanicie mexicana donde vivía Juan Diego .

No dejaremos de tocar en este lugar un punto valiosisim o en favor de


laRelación primitiva En el . número 68 de su I mpugnación se le escapa a
I ca2b alceta una g r avísim a confesión apuntada ya por el benemérito Don
,


Agustín de la Rosa Hacia mitad de dicho número dice : D An tonio V a
. .

leriano, in dio ilustrado, catedrático del Colegio de Tlaltelol co . u otro ,

[ 76 ]
aprovecharon la Relación de los milagros de Nuestra Señora de Guadalu
pe y tomaron por base la Aparición que se refería

. Resulta pues que se ,

g un I ca2 b al
c et a e istió l
a Relació
, x
n de l
a Aparició n en lengua mexicana ;
que esta Relación es antiquísim a; que tiene por base la Aparición .

Trata el desventurado impugnador de desvirtuar su propia convicción


r efiriéndola a otra aparición posterior indepe ndiente de la I magen pero , ,

esta “ "
aparición si que es completamente gratuita , como que elVirrey En
r íquez , a quien él hace único e infalible autor , no habla de ningun a apa
rición. Es también gratuito y de mala f e desvincular de la Imagen del
Tepeyac Ia Aparición probada por los testimonios de Suárez de Peralta
, y
Juana Martina como en otro lugar se expone .

Pero la mayor aberración está en suponer que D Antonio Valeriano . ,

t an sabio , tan concienzudo , t an respetable aun a los ojos mismos de


, I e az
balceta, se hubiese puesto a inventar una aparición falsa cuando según ,

él mismo tenia una verdadera más cercana E s gravemente injusto . su

poner que a ciencia y conciencia Valeriano se haya estado poniendo a in


ventar para sostener una mentira , n ombres propios lugares , y fechas con

cr etisim as y todo esto en un tiempo , 1556, en que habia tantos pue pudie
sen neg á r sel
o con harta mengua y menoscabo de su reputación .

Tratando de impugnar Io intrínseco de laRelación de Valeriano An ,

drade resulta ser un falsario y mutilador de documentos en puntos esencia


Ies ¿Por qué dice había de ir Juan Diego por Doctrina desde Cuautitlan
. , ,

hasta T latelolco si tenia Convento en aquel su pueblo y no habia ningu


no en este ?
Para probar que habia Convento en Cuautitla
n después de dar , vucl

tas a varios fragmentos de tex to que no prueban nada ni vienen al caso ,

cita con énfasis yp onder ación Ia conocidísim a carta de Fr Pedro de G an


.

te fecha en 27 de Junio de 1529 Pues bien aunque Gante solamente dice


. ,

estamos distribuidos en n ueve conventos y no nombra a ni nguno de


ellos An drade de su ronco pecho pero atribuyendo sus palabras a Gante
, , ,

nos echa una lista , en f


la que igura ¡ oh felicidad ! Cuautitl a
n .

Audacia editori al más grotesca que ésta sólo la que se lee , en las si

[ 77 ]
g uientes líneas del mismo autor De . una Cédula de Carlos V fecha en

Barcelon a el l
º
de Mayo de 154 5, cita las siguientes palabras : Aur á ocho
años ( es decir en 1537 ) que residen dos Religiosos de la dicha orden
,

"
( fra nciscana ) en dos celdas encima de la Iglesia Luego los franciscanos
, . ,

concluye An drade , no tuvieron Doctrin a en Tlaltelolco en 15 3 1 .

A si p a
recería ser verdad leyendo elpedazo de te to que se cita pero x ,

es el caso que , en el documento origi nal y en todas las reimpresiones que


pudo ver Andrade inmediatamente antes de las palabras citadas se lee
,

Fray Jacobo de Testera Com issario General de los Religiosos de San


,

Francisco que residen en las n uestras Yndias me h ahecho relación que


,

ellos h an tenido S I EMPRE cargo de administrar en la Doctrina christia


na de los yndios de T laltilulco
“ ”
La palabra siempre en este caso es evidentemente desde 1524 ó 1525 .

Por otra parte para que hayan tenido Doctrina YAdministración alli no
, ,

era preciso que tuvieran Convento en forma Acudirían como en m ilca . ,

sos a nálogos desde el cercano Convento de México a media hora de dis


, ,

t ancia .

Pues si estos enjuagues hacían los antig uadalupanos con documentos


tan fáciles de consultar ¿qué , no harian con l
o desconocido del público ?

[ 78 ]
CUARTA DE C AD A 1561 1571

A devoción a Ia aparecida Madre de Dios en el Tepeyac fu e


como era natural recibida , con especial entusiasmo por las
ra2 as n ativas delpa is ; mas no por esto debemos suponer
que los conquistadores y sus hijos la hayan menosprecia
.

do : todo lo contrario según el testimonio del Virrey En


,

r íquez , una floreciente Congregación o Cofradía de Nuestra Señora de


Guadalupe de Méx ico reconocía su centro
, y razón de ser n lTepeyac Y
e e .

el alma de esta Congregación como era n atural y debido era n l


, arzo os

bispos de México los tres que había habido hasta D Martín Enriquez EI
, . .

"
a firma : Los arzobispos siempre la h an visitado . Es decir , todos ellos des
de que ex istió la ermita y ésta cier tamente existió casi desde que se g a“

nó la tierra El centro histórico de este auge de la devoción entre elele


mento criollo y peninsular parece hallarse en esta década : En ella también
hay que colocar el escenario t an vivam ente d escrito por elviajero inglés
Miles Phillips años más tarde , en 1 5 82 . Escenas de piedad que ocurrían
en el Tepeyac y sus contornos y n o en Sudamérica como gratuitamente
acaba de afirmar un ligero h istoriador .

[ 79 ]

H e aqui un párrafo de la relación de Phillips : Tiene alli , en el Tepe
yac , una imagen suya de plata sobre dorada tan grande como -
una mujer

de alta estatura , y delante de ella y en el resto de laiglesia hay tantas lá m


paras de plata como días tiene el año todas las cuales se encienden , en fies
tas solemn es Siempre que los españoles pasan por junto a laiglesia aunque
. ,

sea a caballo se apean entran a laiglesia se arrodillan ante la Imagen


, , , y
ruegan a Nuestra Señora que los libre de todo mal ; de manera que yavan ,

a pié o a caballo , no pasan de largo sin entrar a la Iglesia a orar como que ,

da dicho porque creen que si


, no lo h icieren asi , en n ada tendrían ventura .

E esa Imagen llaman en español Nuestra Señora de Guadalupe . Todos


los años , el día de la fiesta de Nuestra Señora acostumbra la gente venir
a re2 ar en la iglesia ante la magen I y dicen que Nuestra Señora de Gua
dalupe hace muchos milagros Alrededor de esta iglesia . no hay p0 p1ación
de españoles pero algunos indios viven en sus chozas campestres
,

De suyo no sale ni nguna prueba explícita de Ia Aparición de todas


estas manifestaciones de culto ex terno por amoroso que f uese ; m as ar g iii ,

tivam ente sí se deduce por cuanto seria inexplicable tanto y tan univer
,

sal entusiasmo sin una causa proporcional conocida ; y causa conocida no

hay más que la mila grosa aparecida



Image n.

Pocos años antes , el de 1556 , el ni temperante fraile Bustamante por ,

motivos que adelante se señalarán dijo para combatir la devoción a Ia Gua ,

dalupana que la veneranda pintura habia sido obra de un supuesto in dio


Marcos A . n ada vendría tal afirmación por otra parte falsa si solamente , ,

se tratase de impugnar una devoc 1on : para quitar la devoción a una ima

g en no es razón de peso el que haya salido de pincel humano cualquiera


que éste sea Traia Bustamante a colación elreferido aserto porque lo que
.

pretendía atacar era la universal creencia en que la devoción se fundaba ,

o sea la de la intervención sobrenatural de Dios


, en la pintura de laVirgen
delTepeyac .

Esta fuerte prueba que inconscie ntemente produjo Bustama nte quedó
confirmada con el poco caso que elpúblico le hizo en sus pretension es co

mo se echa de ver por este auge de devoción a que nos vamos refiriendo .

[ 80 ]
Uno de tantos caballeros como, según la relación de Phillips , se apea
r on a nte la milagrosa Imagen fu e sin duda el simpático criollo D Juan .

Suárez de Peralta hijo de f amilia muy principal


, y alcalde que fue por al
gun tiempo del pueblo de Cuautitl a
n Era su carácter . un a combinación

agradable de vivacidad donaire , y buena gracia que lucía mayormente en

justas y torneos y por otra parte como él mismo n dice tenia muncha , os ,

afición a leer historias y a tratar c n personas doctas o

De acuerdo n ambas aficiones escribió y dió a la estampa un raro


co

y original libro sobre la reglas de equitación y otro más valioso Trata


s

do d ldescubrimiento de la Indias y sus conquistas y l ritos y sacri


e s os

fi i y costumbres de l indios etc


c os libro que a fines del siglo
os

, .

XIX anotó y reprodujo D Justo Zaragoza . con el simplificado titulo de



Descubrimie to de I dias
n
"
n .

Aun cuando Suárez de Peralta dió fin a su manuscrito en 15 89, en

Sevilla las , n oticias de México que en él se refieren fueron por él conocí


das en su misma patria y en el muy G uadalup ano pueblo de Cuautitl a
n

bastantes años antes ; de suerte que bien podemos poner las frases guada
lupanas que luego citaremos, en a década que al presente
l nos ocupa .

Hablando pues de la llegada de l Virrey D Martín Enr iquez es eri


, . ,

bía y est am p a ba las siguientes frases :


,

Llegó a Nuestra Señora de Gua
I
dalupe que es una magen devotísim aque está de México como dos Iegue
chuel
as, la que ha hecho m unchos milagros Apareciose entre unos ris .

"
cos y a esta devoción acude toda la tierra . A la caridad Y diligencia del
P . Lucio G Villanueva S
. , . debemos la fotocopia del manuscrito origi
nal de Suárez de Peralta que aqui reproducim os.

Dos cosas nos dice este caballeroso historiador : Que la misma Vir
g en que se venera en el Tepeyac fu e la que se apareció entre unos riscos
,

o sea en las mismas condiciones en que la tradición dice haberse apareci


do a Juan Diego y añade que con él y como él siente toda la Nueva Espa
,

na0 en otros términos que ya la creencia sobre latradición era universal en


,
el Reino por el tiempo
, en que él p ar ti o para España o sea por 15 70 . No
obstante esta claridad meridiana quisieron Ios impugnadores de Ia Apari
,

c ió n inocular el veneno de la duda y para ello inventaron otra aparición


que aunque fu e entre unos riscos como la que , vió Juan Diego , no fu e se
gun ellos esa sino otra de que
, , n adie h a
bla sino ellos , , con la sola prueba
de su palabra de honor Alegan que en la carta delVirrey Enriquez h a
bla de esta aparición En lo cual dan a sabiendas
. una f alsa i n formación
Enriquez habla de un milagro ; ellos mil veces h an dicho que una cosa es
un milagro y otra es la Aparición ; mas n este caso piden permiso al pú e ,

bl
i co para contradecirse a i mismos y fingen una aparición donde ni En
s

r iquez ni n adie di cen que la hubo .

Por el tiempo en que Suárez de Peralta surcaba los mares rumbo a


Sevilla ; otro historiador muy más i nsigne , en su género el testigo , con

temporáneo de los hechos el ingenuo y noble Bern al Díaz delCastillo


, , es

c ri bia en Guatemala su famosa Historia verdadera de la Conquista de la


Nueva España libro que terminó el año de
, 15 68 .

Dos veces habla Bernal Díaz de la Virgen Santisima de Guadalupe y


la una al fin del capítulo 15
º
. de la edición definitiva que fue la publicada
por Rem ón y dice asi : “
Mandó Cortés a G om alo de Sandoval que dejase
aquello de Ixtapalapa e fuese por tierra a poner cerco a otra calzada que va
,

desde México a un pueblo que se dice T ep eaquilla adonde ahora llaman ,

Nuestra Señora de Guadalupe donde hace , y ha hecho muchos y admira


bles milagros
En el borrador que existe en el Ayuntamiento de Guatemala esta ulti
ma frase reza : Donde hace y ha hecho muchos y Santos Milagros . Si como
sostenemos la edición de Rem ón es la corregida por el mismo Bernal
, y su
última palabra tenemos que el epíteto aplicado al sustantivo milagro es
,

el de admirables redundante de suyo y tautológico pero muy expresivo

[ 82 ]
de la mente del autor : queria Bern al decir : que no se trataba de milagros
vulgares sino , en la misma calidad de milagros admirables lo que nos ha , ,

cc conjeturar que ten ia en la mente el úni co admirable milagro del Tepe


yac o sea la misma Aparición .


En el capítulo 2 1 dice : Miren la sa nta casa de Nuestra Señora de
º
.

Guadalupe que está en lo de T ep eaq uilla donde solia estar asentado el

Real de Gonzalo de Sandoval cuando ganamos a México ; y miren los


santos milagros que ha hecho y hace de cada dia , y dém o sl
e muchas gra
cias a Dio s y a su bendita Madre Nuestra Señora por ello que nos di o gra
"
cia y ayuda , a que ganásemos estas tierras donde hay tanta cristiandad , .

Siempre se ha dicho que estos textos de Bernal Díaz no prueban más


que su devoción o a lo más lade toda la tierra a laVirgen del Tepeyac No
, .

es asi : no sólo hay que considerar las solas palabras de los textos sino to ,

do 10 que significan en la pluma de un historiador crítico que , t alera Ber


nal Díaz , aunque inconsciente tal vez de su carácter , , y de su misión .

Escribió precisamente para contradecir Ias exageraciones y f alsas n o

ticias de G óm ar a y ni a este ni a n adie les perdona cuando su turno Ies lle


g a; recordemos por ejemplo la som a
, , con que discute y desecha la supuesta

aparición delApóstol San Pedro 0 Santiago en la batalla de Tabasco : E
yo como pecador no fui digno de lo ver : lo que yo entonces vi e conocí fue
a Francisco de Morla en un caballo castaño . e ya que yo, como indigno
pecador no fuera merecedor de ver a cualquiera de aquellos gloriosos após
toles ahi
, en n uestra compañía habia sobre 4 00 soldados y Co rtés y otros
muchos caballeros P laticárase de ello y tom ár ase por testimonio
. . etc
Algo semejante hubiera dicho si la Aparición entre los riscos y la
creencia general del pueblo no tuviese base histórica .

Con toda la probabilidad que e nvuelve en si el doble testimonio de


Bernal todavia a fuer de críticos
, , no podríamos colocarlo entre los argu
mentos ciertos Son de todas maneras
. un precioso marco en que encuadran
los demás testimonios en est a década presentados .
UINTA DE C ADA 1571 158 1

a!
.

TESTAMENTO DE L A HIJA DE JUAN GARCIA MART IN

B SUS María y José .

En el nombre de Dios Padre , Dios Hijo , Dios Espiritu


Santo tres personas distintas
, y un solo Dios Verdadero
Todopoderoso .

Hoy día Sábado once de Marzo de 155 9 años hago mis


,

apuntes acerca de mi casa que se haya en Cuauhtitlan, que me ladej o mi


padre Dn Jua n García
. y mi madre Da Maria Martina ; lugar de mi
. na

cimiento elbarrio de San José Milla de la cabecera de S Buenaventura . ,

Cuauhtitlan, mi hermana mayor doña I és Martina mujer de Ventura


n

Morales Gregorio Martín marido de Luisa Maria todos ya muertos de to


, , ,

dos solamente yo me he quedado como hija de mi honrado Padre Dn


, .

Juan Martin y de todos mis hijos solo uno ha quedado y es Francisco Mar
t in ; el
que si viviese o o dej are hijos todos deben saber y comprender
no, ,

lo que contiene este papel que guardarán con mucho cuidado par a que nin
guno se aprº pie mi heredad ni tr astorn e mi relación y sepa el modo como
h e vivi do en esta Ciudad de Cuauhtitlán y su Barrio de S an José Millan en
donde se crió el mancebo Don Juan Diego y se fue a casar después a Santa
Cruz el Alto ( tlacp ac ) cerca de S an Pedro con la joven Doña M alintz in
la que pronto muri o quedándose solo Juan Diego .

A los cuantos dias después mediante este joven se verificó un a cosa


T ep eyac ac pues
'

prodigiosa allá en , en él se descubrió o apareció la hermo


sa Señora Nuestra Santa Maria ( init ech cam paom o nex iti in tlazo cihua
pilli Santa Maria ) Cuya imagen vimos alli en Guadalupe la que nos
. ,

pertenece a n osotros los de esta Ciudad de Cuauhtitlan Ahora . con toda


mi alma , c on todo mi corazón y c on toda mi voluntad le dejo a la misma
Señora toda la arboleda de P irú que llega hasta el árbol que está junto al
caserío Toda se la dejo
. y se la apropio a la Virgen de T epeyac ac Ad .

vierto también que la casa o jacal en que me hallo ( C ax acaliz ca) lam an
dé poner en compañía a todos juntos mis hijos o n ietos si los
, tuvieren,

par a que tengan asiento firme y sirvan a la hermosa Señora y mando que
no disputen o peleen sobre la porción de este terreno ( amo quimo quim i1iz
cue ini tlat2 in ) se la entrego para que gustosamente se dediquen a su ser
vicio A si lo hagan
. y cumplan y hagan cumplir la s autoridades de Cuauh
titl
án y todos l os de este barrio Ahora cualquiera que seáis vos caballero
. ,

o señor , n atural o no de Cuauh titlan inmediatamente debes tomar a vues


, , ,

tro cargo esta donaci on para que la defendáis como cosa de la hermosa Se
ñora asi como ella os defenderá después en el artículo de vuestr a muerte .

En segundo lugar declaro que los dos árboles de p irú , c on toda la casa que
se halla hacia un a ntiguo camino que está entre los ocotales los dej o mi ,

señor marido Don Buenaventura Mari ano para Señor San José y yo decla
ro que la misma casa y unaloma en donde se halla mucho cascajo _todo
pertenece almismo santo Y para que . n adie se apr0 pie todo lo que llevo re

ferido mando que se lea y relea este papel dela nte de todos los vecinos de
S an José C altitlan Tez apa .

Escribano Morales
, .

Esta es la traducción hecha por Don Faustin o Galicia Chim alpopoca


con correcciones de otra person a int erl
ine adas de letra de Don José Fer
a do Ramírez
n n .

86
Esta nd s parece ser la más aceptable de las diversas traducciones que
de este documento poseemos ; una de las que aqui no copiamos es la que ,

a la vista directa del original hiciero n por orden del Cardenal Lorenzana
,

el Bachiller Don Carlos Tapia Zente no y el Lic . Don José Julián Ram irez .

Mas ellos mismos dicen i Debiéndos e advertir que el original mexicano


está t an viejo roto y gastadas las letras que en muchas partes ni aun con
, ,

vidrios de graduación h an podido reconocer los traductores lo que estaba


escrito : por lo que se dejan en blan co los lugares que en élse halla n asi, en

la copia y traducción castellana


Esta destrucción deldocumento tuvo lugar en los largos años que me
diaron entre B otturini y Lorenzana cosa , muy n atural tratá ndose de un

papel tan viejo y t an traido y llevado .

B otturini, que si v1o el papel en su suficiente integridad fu e quien hizo ,

la ex actísim a reproducción que aqu i fotog rabam os Esta fu e la que . n o vió

Lorenza y si vió Don Fern ando Ramirez , el intérprete de éste , Chim alp o
poca , y el que ayudó a corregir que fu e persona diferente de Don Fernan
,

do Ramírez autor menos versado, en la lengua de Moctezuma .

Valor esp ecialisim o tiene sin embargo la traducción de Lorenz an a por


la advertencia que le en cabeza y que confirmará nuestra critica : copia de
un papel hecho de masa de maguey delque usaban los indios , en el tiempo
de su g entil
idad y principio de su conversión , que se halla en la Real U ni
v er sidad de México , en el museo del caballero Don Lorenzo B otturini , in

vent ario 8 úmero 4 7 En que las primeras letras que comenzaron a


º
. n . , en

escribir los n aturales se contien e


, un testamento etc .

La n ota hológra f a de D José Fernando Ramírez. con que se comple


ta el documento de que no s vamos ocupando , nos da la clave para soltar
lo que, a juicio de los antiap aricionist as, es una grave dificultad contra el
mismo documento .

Consiste esta dificultad en las palabras delCardenal Lorenzana cuan


do , en sus notas a las Cartas de Hern a
n Cortés expresa l
os supuestos mie ,

dos de su Eminen cia para publicar este Testamento por razón de que la ,

fecha está enmendada

[ 37 ]
Si bien miramos las cosas el mismo Cardenal nos da lasoluc1on pues
, ,

en su sermón de Guadalupe estos miedos ya no l


e asaltan más y da por un
hecho la autenticidad del mismo documento Así era de esperarse ; pues el .

cambio de fecha que seria si acaso , , en la cifra de las centenas, nos llevaría
a transladar cien años enteros la fecha deldocumento o sea hasta 1 659 Lo , .

mismo enorme delsalto haria ver a Lorenzana y con más razón a Bottu
rini que de admitirse ese supuesto cambio resultaban
, , un doble anacro
nism o, por la paleografía y por el papel mismo en que está escrito el do
aumento Con un . ojo tan práctico como el delcélebre italiano que vió con

sus propi os ojos el original era imposible que por sólo elcambio de fechas
,

fuese a tener por escrito en el siglo XVII un documento que a todas luces
era delsiglo XVI .

Pensar en que habia falsificaciones perfectas en el siglo XVII y que


habia arqueólogos en el siglo XV III que pudiesen aceptarlas seria desco ,

nocer lasencillez de los pri meros y la s pretensiones escépticas de los últimos .

La cifra discutible es el primer número cinco pues bien : decimos que


,

no pudo ser seis porque entonces


, no estaría el documento en papel de ma
guey como expresamente lo dice Lorenzana yl o calla Ica2balceta .

Eldocumento más modernamente escrito en papel de maguey según ,

este jefe de los antiaparicioni stas es de , 15 80 . Si pues el documento está en

papel de maguey es delsiglo X VI y ya no hay lugar a la disputa sobre la


,

y
ci fra de las centenas : es cinco no seis y la fecha completa es 1559

Posteriormente se no s ha dicho que hay escritos en papel de maguey


hasta de por los años de 1640 Aun admitiendo . , sin demostración este aser ,

to , n uestro argumento sigue valiendo o , sea que no pudo escribirse en papel


de maguey cuando ya no hab ia papel de maguey E s falso e inventado lo que .

dice el autor del Aditamento o sea que Lorenzana además de hallar la f e



cha enmendada la halló , con n úmeros árabes más grandes que la letra
'

No dice esto Lorenzana Lo de números árabes era lo


. n atural yl o de que
fuera n mayores que la letra es t am b i en lo or dinario
, .

La ota hológrafa a que


n nos vamos ref iriendo escrita por don José ,

Ferna ndo Ramírez además al asegurarnos que esta copia es entera


, ,

[ 88 ]
P r inc ipio de l T estament o de Cuaut it la
n
.
W , … m ad un

CÚ P¿
L

S e g un d a yú t i m a p ar t e de l T est ame nt o de C u aut it la


l n
.
mente ex acta a la que sacó delorigin al B otturini de su propia letra m ,

usas l
cl as e nmie n das y t e st adur as

n o s po ne ya en con diciones de hablar
sobre la fecha enmendada
No está enmendada esta f echa Allí . no hay más que un pequeño bo
r r ón yn d
o enm enda ur a en el primero de los dos cincos de la fecha 1559 .

La enm endadur a tendría que consistir si alguna se hubiese querido hacer


, ,

en transformar un seis en un cinco para que en lugar de decir 1659 dijese


1559 En . primer lugar no hubo n ecesidad de esta transformación porque
la fecha originalmente escrit ano era 1659 : si tal fuese, hubiese tenido que
“ ”
poner no sábado once de Marzo si no martes once de Marzo ya que ,

martes yn o sábado fu e elonce de Marzo de 1659 ; en cambio en el año de


1559 el once de mar2 0 cayó precisamente en sábado .

No hubo alli nunca un seis pues de haberlo habido aparecería


, una

curva entrante almismo nivel


, en que se hallan las partes inferiores de los
restantes guarismos de la fecha Alrevés aquí pues aparece la curva
. , en el
medio delguarismo curva idénti ca a la del inmediato
, n úmero cinco tal ,

como en esta cifra se escribía a mediados delsiglo XVI .

La imperfección ( que no enm endadura) del primer cinco provino de ,

que para enlazarlo con el siguiente guarismo procedió el p endolista preci


p it adam ente : de aqui se originó elrectificarse un poco la curva inferior y
el corr er se la gota hasta adherirse co n la ti nta de la curva superior que la
atraía por una parte, y por otra la limitaba : caso fr ecuentisim o y más si
se escribe en papel de maguey y con las famosas y traidoras plumas de ave .

L lenár senos de tinta cuando escribimos elojo de 1 es


46 f ?
una e o de una

lo más fácil delmundo .

El perpetrador de la supuesta enm endadur a, de serlo y de ser ella vo

luntaria, habría pasado lógicamente a raspar esa gota y, sobre todo, a ras
par elrasgo inferior delprimer cinco que tan claramente aparece y que
tanto lo diferencia de un seis .

Si se quiere suponer gratuitamente que hubo una raspadura en l


a par
te inferior y que es una inteligente falsificación hecha en 1 659 ; este docu
mento ( tan inteligentemente falsificado , que su autor supo coor din arl
e oro

[ 59 ]
nol
og ia hebdomadaria después de todo un siglo ) h abria que conceder lóg i
,

cam ente que t an avisado falsificador hubiera también o raspado la parte


superior delcinco que tan mal tercio le hacía con su gota corrida o senci ,

llam ente h abr ia destruido el documento y hecho otro menos mal f alsificado .

H a de tenerse sobre todo encue nta que B otturini Que conoció el bo


rr ó n, lo copi o fielmente y lo dió a co nocer con toda honradez en copia g r á
y nunca dudó d lvalor histórico y cronológico de Ia pie
ficam ente exacta , e

z a porque n el cinco apareciese cierta confusión Pues todo lo material y


, e .

formal d ldocumento hacia ver que su fecha era incon f undible y única
e

el año preciso de 155 9 .

No conviene cerrar lo relativo a este documento de Cuautitl a


n sin h a

cer dos observaciones : primera que de la traduc ción gramatical del texto
,

n a
huatl , no sale en limpio elnombre de Ia testante Segun da : que . no es
precisamente un testamento sino alparecer apuntes preparativos para h a
, ,

cer l¿Por qué pues se encuentra al pie la firma del escribano Morales ?
o.

No depende la fuerza deldocumento de la respuesta que se dé a esta cues


tión, pero bien pudo ser que la autora de los apuntes haya fallecido a ntes
de poder testar por exten so y en forma legal La firma delescribano
. en este
caso fue dando o creyendo que daba algun a legalidad
, al apuntamiento .

De suyo los apuntes de la india hi j a de Juan García Martín que aca


hamos de analizar tenía n su lugar en la tercera década guadalupa n a ; p e
ro creemos que más fuer2 a tienen colocá ndolos al lado de la carta es o
rita
en 1575 por Fr Diego de Santa María ; que aqui
. r epr o ducim o s. En el ulti
mo documento expresamente aparecen estas frases : en este tiempo poco
menos ( que ) todos ( los habitantes de Nueva España ) las hacen ( sus
mandas testamentarias ) a Nuestra Señora de Guadalupe extramuros de
México lo cual parece bien ( esto
, e s, se comprueba ) por las cláusulas de
"
los testamentos que se h an hecho y hacen de aquel tiempo a esta parte .

Ya en n uestra Historia Eclesiástica de México , v ol


. II , apén dice 10,

[ 90 ]
Fr agme nt o de la car ta de Fr ay D ie go de S ant a Ma
quedaron analizados los errores en que in curre este Fr Diego por sus visi
. ,

sibles intereses contra el santuario del Tepeyac ; sin embargo de éstos tie ,

ne él que confesar la universalidad delculto a la Virgen aparecida .

Tenemos por ende que la devoc 1on de Ia testante de


,
155 9 se multipli
ca por tantos cuantos fueron lo s testamentos análogos alsuyo ; aun cuan
do no de cada uno de éstos podamos decir que hubiesen sido una prueba di
recta y explícita de Ia Aparición.

91
S E XTA DE C ADA 158 1 1591

ACIA este tiempo debió escribirse Ia relaci on delllamado Mi


lagro o merced especial de la Virgen delTepeyac en favor
de los habitantes de Teotihuac a
n Su autor según el tes
. ,

timonio de D Carlos Siguenza


. y G óng ora que adelante
examinaremos fue el laborioso y serio historiógrafo indi
,

gena D Fernando de Alva Ix tlix óchitl Nació dice Berista


, . in por el año. , ,

de 1570 . Nosotros colocaríamos la fecha de este n acimiento unos veinte


años atrás dados los importantes cargos
, que tuvo para el tiempo de Don
Luis de Velasco el segundo ; mas aun dando por concedido que nació en

15 70, bien pudo a los 18 ó 20 años escribir esta relación pues revela cier
ta n atural frescura y relativa cercanía a los hechos narrados .

No parece ex agerar Berista


in en su elogio de D Fernando cua ndo
.

dice : Nació “
en T ez cueo, célebre y antigua ciudad de l os mex icanos y cor
te de los Reyes Acolhuas de quienes descendía nuestro autor
, y llevaba el
apellido de Ix tlix óchitl Rey de T ezeuao Fué elmás instruido
, . en la lengua ,
histori as y antig uedades de su gente , de cua ntos h an tratado estas ma
terias Escritor t an verídico
. y exacto
que n ada dijo que no comprobase con
,

y
los mapas y pinturas que poseía originales había heredado de sus ma
,
"

[ 93 ]
yores El virrey D Luis de Velasco el segundo le dió el titulo de
. . I
n térprete
Regio y le mandó escribir casi todo lo siguiente : “
Historia de la Nueva

España 76 capítulos , Historia de lo s señores Chichi mecas con las orde

a
n n2 as delEmperador N et2 ahualcoyotl ; que copió elCaballero B otturini
“ "
del original Relaciones históricas de la Nación T ulteca , que también
'

Cº pi º B ottur ini ; Fragmentos históricos varios , Compendio de la historia


de los Chichimecas T ultecas , y Mexicanos copiado por B otturini ,

Com
” “
pendio Histórico delReino de T ex cuco , Cantos del Emperador Netza
hualcoyotl, traducidos alcastellano de lalengua Nahuatl
"“
, Relaci on de Ia
Aparición de Nuestra Señora de Guadalupe en mexicano .

Rl manuscrito que r epr oducim os, por más que se diga no es de letra

de D Fern ando de Alva Ix tlix óchitl: laconocemos mucho


. y hemos h e
cho para n uestro aserto los suficientes cote os. j Es si, muy parecida a la
del autor lo que , nos inclina a pensar que es una copia que delori g inal de
su padre hizo D Juan de Alva . y Cortés , también hombre de letras fallecí ,

do en 1682 H e . aqui la relaci on traducida de su texto mexicano a nuestro


romance por el Ilmo Señor D Forti no Hipólito Vera . .


Al tener asiento y principio , al APARECERSE la hermosa Image n

de la Perfecta Virgen nuestra querida Madre de Guadalupe las gentes los , ,

señores los caballeros desde aqui la i nvocaban para que los ayudara
, , y de
f endier a en sus trabajos y a la hora de la muerte , p om endose todos ellos en

sus manos Ocupaba el señorío de Teotihuacan Don Fra ncisco Q uetz alm a
.

m alintzin cua ndo los del pueblo se desbandaron habiendo convenido en des
amparar las casas y en salirse viole ntamente , sin quedar ninguno, para
que no les dejara n sus doctrin as los religiosos de San Francisco pues que ,

r ia el virrey Don Luis de Velasco que cuidaran de ellos los religiosos de ,

S an Agustin A consecuencia de esto pasaron muchos trabajos l


. os delpue

blo pues su señor


, y los prin cipales a ndaban ocultos porque les buscaban
por todas partes Mas por último h abiendo ido ( su señor ) a Atz cap ot
. , ,

Z al eo secretamente pidió a Ia celestial Señora de Guadalupe que l


, , es ins

p irase a su amado hijo el virrey ya los Señores de la Audiencia Real el

que perdonaran a los del pueblo para que pudieran volver a sus casas ;
. y
[ 94 ]
Relaci on de Don J uan Alva I x t 1ix och it l
.
que se les diera n uevame nte los religiosos de San Francisco Y asi suce .

dió porque siendo perdonados el señor los principales


, , ylos del pueblo les,

mandaron otra vez a los religiosos de S an Fra ncisco para que cuidaran de
ellos ; y todos se volvieron a sus casas sin más pena Acontec1o esto
. en el
año 155 8 . También es cierto que Don Fra ncisco altiempo de morir se , en

co m endó a la Rein a del Cielo , uestra adorada Madre de Guadalupe para


n

que intercediera por su vida y por su alma ; y le dejó una ofrenda como
,

aparece en la primera cláusula o manda del testamento hecho por él en

el día 2 de Marzo delaño 15 63


De todo este histórico relato por demás interesante , y piadoso , lo que
más verdaderamente atañe a nuestro concr etisim o propósito son las prime
ras lineas de él que nos remonta n hasta la época más vecina a Ia Apari
c ió n yn os dan una prueba , no solamente delhecho sino de la popularidad
que luego adquirió .


Altener asiento y principio , al APARECERSE la hermosa imagen
de la perfecta Virgen nuestra querida Madre de Guadalupe las gentes los , ,

señores los caballeros desde aqui le invocaban para que les ayudara
, , y de
f endier a en sus trabajos y a la hora de la muerte , poniéndose todos ellos en

sus manos .

En esta frase con sta ciertamente de una Aparición de la Virgen de


Guadalupe esto , e s, de la única que históricamente conocemos Con la p a .

labra m onex tit2 in o se expresa invariablemente , Aparición . Se refiere a


tiempo ya remotamente pasado , con relaci on al mismo favor o milagro .

Se pinta clara y distintamente la universalidad de la devoción


, en aquel
pueblo y tamb i en su calidad o sea que se trataba de unadevoción cristian a
mente llevada muy remota de supuestas idolatrias
, y de Ia m entadisim a
diosa T eotenant2 in .

Muy traido y llevado fu e


Guadalupana eltestam en
en la co ntroversia
to aqui mencion ado del cacique D Francisco Verdugo Q uetz alm am alin .

[ 95 ]
t2 in :
'
existió ciertamente ese testamento y una bue n a traducción de él he
cha al parecer por Tapia Centeno se encuentra en la Biblioteca Nacional
de Paris : ( Mexicain s Mas la verdad es que de ese testamento sólo
, ,

nada podría sacarse como prueba de Ia Aparición .

H e aqui todo lo que de Guadalupe contiene en su párrafo cuarto : Lo


primero mando que si Dios me llebase desta vida luego se 11eben cuatro ,

pesos de limosna a Nuestra Se ñora de Guadalupe Para que me la diga de .

Misas El Sacerdote que recibe en la dicha Iglesia ”


.

La poca sig nificacx on de esta frase aislada pasa a ser muy conside
,

rable como comprobante del aserto ya antes aqui reproducido de Fr Die


, , .

go de Santa Mar ia y como comprob ante también de esta misma relación


de D Fernando Alva Ix to
. chitI, mayormente si nos fi j amos en Ia conce r

dancia tan precisa de la fecha en todas sus partes .

[ 96 ]
S E PTI M A DE C ADA 1591 1601
¿º

E inestimable valor es el documento histórico que nos ofrece


a
l postrer década del siglo XV I : U n sermón auténtico en

lengua nahuatl donde clara explícita , y extensamente se


no s n arra tal com o lo sabemos el portento G uadalupano
, , .

E s moralmente cierto que este sermón y su copia andu


“ "
vieron en manos de los antiapari cionistas los que con su habitual n oble
manera de proceder Io ocultaron, y tal vez fueron ellos quienes lo hi
cieron p erdedizo ; pues lo acabamos de encontrar muy lejos de donde
debiera estar .

En n uestro penúltimo destierro dimos , en la Biblioteca delEstado en

Nueva York , con uno de tantos lote s procedentes de la Biblioteca de


Don José Fernando Ramirez .

Co n sta este lote de cuatro volúmenes dos grandes , y dos pequeños .

En elsegundo de la segunda serie , letra B , hallamos copiada y traducida


por D Faustino Galicia Chim alpopoca toda la bellísima
. n arración sobre
x
la Virgen Guadalupana , cuyo te to origin al me icano x y traducción al es
p añ olse publica aqui por vez primera .

Mayor aú n fu e nuestro gusto en presencia de lanota hológrafa de Don

[ 97 ]
José Fernando Ramírez que creemos también n ecesario reproducir fotoco
piada directamente .

Las palabras que , en leemos sobre la fecha delmanuscrito


esta nota , ,

en boca de un escritor nada entusiasta por laAparición tienen importancia ,

trascendental y más si consideramos que D Alfredo Chavero que pasó . ,

a notando de su mano toda esta colección , n ada dijo en contra como , na

da dijeron porque nada tenían que decir los que , con Ramirez y Chavero
conocieron el documento .

Había que dar n ecesariamente c on el original que se suponía estar en

el Museo Nacional como estaba ¿Quién lo ex trajo de ahi ?


en efecto . no .

¿Cuándo Y luego por vicisitudes que ignoramos talvez la muerte de


, ,

up anos fu e a dar a l
un substractor de documentos G uadal a Biblioteca Na ,

cional y allí mismo n o estaba en su puesto sino en un arr edr ado rincón ,

donde vino a encontrarse después de cinco dias de búsqueda merced a Ia ,

sagacidad y energia de D Luis Cha


vez 0 mz eo . .

Mi gusto alverme frente alauté ntico Santoral en mexicano fu e tan


visible que me vali o las felicitaciones de los investigadores allí presentes .

Entre ellos estaba el egregio Americanista Dr Bolton . con su ayudante el

Prof Tais Esto es lo que llamamos eurek a


. .
“ ”
, me dijo elin signe escritor y
alabrirle yo la página 51 donde se e ncuentra dicho sermón exclamó , con
“ ”
.

la mayor espontaneidad : E nd of the X V1th century . que quiere decir


Esto está escrito a fines del siglo XVI "
.

A si debió haber dicho claramente D José Fernando Ramírez como lo .

puede decir cualquier buen paleógrafo que tenga en sus manos ese volumen .

Está todo élmanuscrito , no h ay en el libro t an sólo una clase de letra sino


,

catorce diferentes y todas y cada unade ellas son delsiglo X VI y algunas


hasta la primera mitad delmismo siglo XVI .

La procedencia como bien sospecha Ramírez es delantiguo Colegio


de S an Gregorio de la Com p am a de Jesús y aú n la podíamos llevar más
atrás a la fundación de S an Pedro
, y S an Pablo en 1572 .

Esta compilación de sermones escritos de tan diversas manos y más


vista su procedencia local revelan la mano de , un jesuita Hacer estas
. co

[ 98 ]
lecciones , con un fraternal intercambio de ideas y de plumas es muy Nues ,

tro se oye un buen sermón de un compañero y todos lo copiamos o lo


pedimos ya copiado para recuerdo o para provecho
, .

Si la escritura delsermón cae por lo menos dentro de la última década


del siglo XVI el original de donde tomó sus ideas es mucho más antiguo
,

es de aquellos tiempos en que la Aparición muy conocida , en Tenochtitl a


n

y sus contornos , no lo era tanto en las Ieja nias delRein o Habia pues que .

contar con todos sus detalles y como cosa nueva el suceso todo de Ia Apa ,

rición. Fué sin duda tra nscrito a fines del siglo por un misionero que se
preparaba para evangelizar en alguna remota comarca de las de lengua
azteca como, en Jalisco 0 Culiac a
n .

Otr a prueba de la suma antiguedad delmanuscrito es elhecho de no

dár sele en éla la Virgen aparecida el n ombre de Guadalupe sino el de


Nuestra Madre del Tepeyac .

Estando el que lo escribió en San Gregorio en contacto con los códi

ces que de a ntiguo tuvieron los jesuitas y en contacto con hombres como
los PP Ri ncón . 0 Tovar ellos fueron tal vez autores
, en alguna manera
de esta pieza histórica y oratoria . Hay razones positivas para creerlo asi .

Posteriormente hemos encontr ado otra colección de pláticas en mexi


cano copiada por los mismos diferentes amanuenses que compilaron nues
tro Santoral Ha
llase . en el mismo anaquel que elSantoral .

En este libro de áticas


pl se hall an anotados al margen n ombres de
diferentes padres lenguas de la Com pañ ia de Jesús del siglo XV I , uno

de ellos es nada menos que el P Juan de Tovar . y la letr a d lsermón bajo e

su nombre es del mismo corte que el de la pieza que vamos analizando .

Comparando estilos hallan los entendidos , en lalengua que el de n ues


tro Sermón G uadalupano es muy parecido alque en el libro de pláticas va
marcado con eln ombre de Tovar ; lo que nos hace pensar con fundamento
que éste fue elautor del sermón guadal
upano.

Esta filiación da a la pieza un valor inmenso ; Tovar era un hombre


virtuosisim o, según puede verse largamente en su biografia narrada por
l
os principales autores de su Orden y de fuera de ella Nació .

. en Tex coco ,

[ 99 ]
casi contem p or á neam ente a Ia Aparición f ué , uno de los inmediatos testi
gos de oídas y reúne , en fin, todas las cualidades de credibilidad que exi
ge la más severa critica histórica .

Otro punto muy de notarse es que su fuente de información es dife


rente del Nican m opohua ya que se ven variantes tan signi ficativas a es

te respecto Tales . son v. g . la de pon er una sola flor en vez de las muchas
flores que Jua Diego llevó su tilma y lpo er
n en e n en la boca del Obi spo
el fi gido reproche de embriaguez
n l i dio Esto en e n . , aparte de las muchas
omisiones , en materia meramente accidental demuestra , una fuente de

información diferente de la del Nican m opoh ua
Fuerza esp ecialisim a le viene al sermón por ser destinado a predicar
se en el púlpito ante , un pueblo que podia desmentirlo a la sombra , y bajo
la vigilancia de unos superiores religiosos y prelados que no permitirían
una invención ni engaño t an burdo y ante la propia conciencia delque co

n oce la responsabilidad que envuelve el abuso delpúlpito y del ministeri o


sacerdotal .

Resta tan sólo que presentemos la traducción al castellano hecha por


el mencionado nah uatlato Galicia Ch im alpopoc a Va también fotocopiado .

el texto mexicano original en todas sus páginas como preciosa joya que es
de la corona histórica Guadalupana .

SERMON

Una grande maravilla o rób Dios nuestro señor a favor de la celestial


y siempre Virgen Santa Maria y ésta es laque debéis comprender yd béi
, e s

escuchar y saber ; cómo milagrosame nte quiso se le ig i su casa la Di er e se

vina Señora llamada Santa Maria de T epeyacac Se verificó de esta ma .

n era A
. un hombre miserable y pobre vasallo que no tenía otra cosa sino
bastante religioso a ndando por el lugar llamado T epeyacac
, , en donde
cual fundador que cavaba para b echar profun dos cimientos ( azotlatelhua
i quimo t ataqui l
Z intl itinenca) se l a Ma dre amorosa de Dios y
e apareció l

al momento le llamó diciéndole : hijo querido


, , ve a la gran Ciudad de Mé

[ ¡ ºº ]
xico y dile alPrelado que es el Sr . Arzobispo que quiero y es mi voluntad
se me erija mi casa en este lugar de T ep eyac ac a donde me venga n a reco
nocer y suplicar los cristianos creyentes y en don de me declararán por su
defensora . I mediatamente este pobre hombre compareció a nte el
n Sr . Ar
z obisp o diciéndole : señor mío , no os cause i guna molestia haciéndole
n n

presente que la celestial Señora me ha enviado a deciros que es su vo

luntad se le edifique su casa alli en T epeyac ac, adon de pueden ir a


implorar su auxilio los cristianos Asi me expresó . y asi me aseguró
se ha de verificar .

El Arzobispo no lo creyó y le contestó dicién dole : ¿Q ué dices, hijo


¿Acaso habrás soñado o te habrás emborrachado ? Si es cierto lo que
m io ?
aseguras dile a la Señora que te envió que te dé alguna seña para que de
, ,

mos crédito a todo lo que dices Nuestro hombre . con mucho pesar se volvió
adonde la rein a y Señora se volvió a aparecer , y l dijo : Dueña m ia h
e , e ido
adonde me enviasteis ; mas , no me quiso creer el Señor y me contestó
, con

que acaso estaría yo sonando o estaria borracho agregá ndome que para ,

creer lo que vos queréis seria mejor me dieseis alguna seña Entonces la .

Madre de Dios dijo : no te dé pena hijo m io anda , y corta la flor que se ha


la reventada Esta flor sólo por
l . un milagro se ha visto en gra nde hermo
sura adonde jamás se habia visto No obstante . n uestro hombre habiendo
Ia cortado la llevó en su tilma a México y estando en la presencia del sen or
Obispo le dijo : Señor m io aqui traigo esta flor que me entregó por seña
,

Ia celestial Señora para que vos me d eis crédito que lo que yo os h e dicho
es su voluntad extendiendo inmediatamente su tilma para que el Señor
,

Arzobispo viese la flor mas oh maravilla


, , , en vez de la flor , vió estampa
da en I
Ia tilma la magen prodigiosa de la Reina y Señora E ntonces des
.

vanecida toda duda se hin có el Señor Arzobispo delante de ella Esta es .

I
la magen de la Reina y Señora que por un estupendo milagro se pintó ;
en Ia tilma de un pobre vasallo y como se conserva hasta hoy a nte quien ,

todos ocurren a implorar su protección Así ha sucedido . en todas épocas se


g ú n tr ad1 c1on . A si es que con el gran de amor de Madre favorece y ayuda
a los que la invocan y concede lo que le piden .

[ 1 01 ]
Porque ciertamente al que de todo corazón se entrega a ella lo ampa
t a y ruega por él dela nte de Dios y para esto vino a aparecerse : para

aux iliar , f avorecer y ayudar a l


os que son objeto de su amor
El origin al mexicano de este Sermón encuéntr ase en la Biblioteca
Nacional de México Sección de manuscritos Estante XV
, , , 4 y
número 132 bis Folio 5 1r a 53r
. .

[ 102 ]
r 4 o& l u lt
x M : ¿ A f / l! 4 . 1 -n / .

M lº u t é —
d— M Í! % … M W ñ / m ?I
f
z » :
o ) 4 1 , N

Adve rtenc ia pre ciosisima de D . F Ram ir e z


. .
OCTAVA DE C ADA 1601 161 1

OS testimonios históricos de la primera mitad del siglo XVII


son im portant ísim os . Primeramente porque con ellos vie
ne a demostrarse no solamente la malicia sino la torpeza
delgrupo disidente al afirmar que n ada se sabia de Ia
Aparición a nt es dellibro impreso por el Bachiller Sánchez
en 1 64 7 . Decimos malicia porque para haberlo asentado tuvieron que ca
,

llar muchas cosas que probablemente ellos sabian ser en su contra : y fue
r on además torpes pues , con muy poco esfuerzo mental pudieron haber
supuesto que el diade mañana otros pudieran haber publicado 10 que ellos
,

daban a entender que no existia .

Por otra parte estos documentos a que nos estamos refiriendo envuel

ven toda la fuer2 a de la opinión pública ya que alguno s ampliamente la re

flej an y otros fueron hechos para el


público : para que los aprobase como
siempre lo hizo , 0 para que los reprobase lo que , no con sta haber sucedido .

La I nquisición por este tiempo se lanzaba contra los inventores de de


vociones peligrosas y el
Tercer Concilio dejó en este sentido muy im pr esio
n ado y muy bien amonestado al público de entonces .

103 ]
Entre las innumerables piezas de gran valor que elCaballero Don Lo
renzo B otturini B enaducci coleccion ó a m ediados delsiglo XV II y princi
pios del XVIII h állase catalogado un coloquio en mex icano sobre las
Apariciones de la Virgen de Guadalupe de letra y en papel muy
antiguo .

El tal original se perdió 0 se dió por perdido pero D José Fernando , .

Ramírez lo vió y lo mandó copiar con intención probablemente de que


, ,

se traduj ese al castellano pues la copia es de mano de su tantas veces


,

mencion ado traductor Licenciado Don Faustino Galicia Chim alpopoc a .

Hubiésemos dejado reposar par a mejor ocasión tan interesa nte pieza
si al pasar otra vez por Nueva Yor k .
no nos hubiésemos encontrado c on

una nota que adjunta al documento dej o escrita fechada , y firmada en 25


de Mayo de 1928 el acreditado Profesor John Hubert Cornyn Traducida .


al castellano dice : Aun cuando estos papeles son copias , son sin embargo
de importancia ya que in dudableme nte sus origin ales fueron del siglo
, ,

XV I , 0 a lo más delprimer cuarto delsiglo XVII . Esto se prueba porque


están escritas en el antiguo verso prosaico como lo están todas las com ,

posiciones de temas sagrados escritas a nteriormente a la Conquista E s .

ta estrofa poética fue más tarde alterada por las formas métricas de corte
español El antiguo metro azteca
. no va en renglones separados y parece
carecer de ritmo Hasta aqui el Dr Cornyn . .

Fij ándonos más en las n otas castellanas que para la dirección del ,

traspunte fueron escritas al margen del coloquio vimos que ciertas pala
, ,

bras correspondían a ese periodo de entre siglo y siglo que le asign a el


,

citado er udití sim o Profesor .

Tales son, por ejemplo pág , . 6: Vase el uno por la una puerta y ella
por donde salieron y luego tocarán chirimías e se tañen las vacas etc .,

“ ”
pág . 11: Sale un criado del Obispo en hábito de clérigo ; pág . 16 : entra
” “
se el Obispo ; pág . 22 ( en boca de un personaje ) : V á lam e Di os ini e

b uey ; pág 38 : . el enfermo traiga un paño en la cabeza y lo vengan te

[ 104 ]
S ó
er m n o X V II.
up ano de pr incip ios de l sig l
g uadal
'

niendo ; pág 8 :
.

va hacia el montecito y columbra a la Virgen

.

Cuando más tarde pusimos en ma nos de peritos m ex ic ani st as el docu


mento estuvieron de acuerdo en que tanto el lenguaje como el estilo y la
psicologia del coloquio nos remontan en efecto a dicha época .

¿Qu i e n f ue el autor ? ¿Seria Fr Domin go de Olarte uno de los mejo . ,

res amigos de los indios ? De él consta haberse ocupado en escribirles co

loquios de talgénero ¿Seria de los padres lenguas moradores del Cole


.

gio indio de San Gregorio? Nada hasta la fecha hemos podido aclarar
sobre el particular Quedaria por ende eldocumento
. con muy poca fuerza
como todo lo a nónimo si por otra parte , no supliese con creces la ín dole
misma de la pieza Era ésta para representarse
. en público ; su respon sable
pues era la sanción pública Era además para representarse a raiz delter
.

cer Concilio Mexicano cuando con ta nta mira se a ndaba en lo tocante a


supersticiones y falsos milagros ; cua ndo tanto acababa de Iegislarse sobre
todos estos autos entremeses o coloquios por razón de los abusos de tras
, ,

cendencia que de
, no vigilarlos pudieran seguirse contra la f e
, 0 buenas
costumbres .

T an lejos estaban las autoridades eclesiásticas de oponerse a Ia tradi


ción guadalupan a como se echa de ver por la misma actitud que a su en

trada en México 29 de Septiembre


, 1 608, precisamente hacia el fin de esta
década mostraba
, con pública edificación el quinto Arzobispo Don Fray
Garcia Guerra He aqui las áureas frases que el célebre literato español
.

T Mateo Alemán testigo presencial dej o sobre el particular


D , , . a todo
paso se hizo llevar Fr Garcia Guerra a Guadalupe donde postrado
. en el
suelo ante aquella milagrosa y devot isim a imagen de Nuestra Señora sus ,

ojos hechos fuentes de lágrimas le pidió con ellas y sollozos d lalma inter
e

cediese ante la Divin a Majestad su precioso Hijo Ie comunicase su espiri


, ,

tu para que siempre acertase a servirle gobern ando a su pueblo , en paz y



justicia . ( Mateo Alemá n Sucesos Fr Garcia Guerra
. . ,

Fuera de propósito y sin provecho notable resultaría el estampar


aquí todo el Coloquio baste t an sólo el reproducir
, una de las páginas de la
autorizada copia existente en Nueva York .

[ 105 ]
No dejaremos de mencionar aqu i un documento que podría llamarse
hermano delColoquio que acabamos de ¿
itar .

En la sección de manuscritos delMuseo Nacional de México y tras


ladado de un antiguo archivo jesuítico existe un serm onario de diversas le
,

tras todas ellas de principio delsiglo XVII . Pasó en la siguiente centuria


por manos de B otturini como puede verse en la segunda n ota marginal de
“ ”
su catalogación Um siglo más tarde la recogía
. D José Ferna ndo Ra
.

mirez .

Nada positivo tenemos para colocar precisamente en esta década aldo


cum ento, sino la clase de letr a que por si misma
, y por sus concomi tantes
escritos delmismo libro Son ciertame nte de por esas fechas si es que
. no de
fechas anteriores .

Su autoridad ( repetimos casi lo que para el primer sermón tenemos


escrito ) es la de un predicador sacerdote religioso respaldado por
, , unaO r

den respetable y seria y predicando en una época en que los Obispos y la


Santa I n quisición se hubieran lanzado sin remedio contra él si su prédica
no hubiese estado en consonancia con el sentido cristiano de un pueblo fiel
y sumiso a las autoridades eclesiásticas .

EI sermón narra t alcomo lo sabemos la Ap an ción, sin variante que


amet ite la reproducción deltex to castellano .

[ 106 ]
NOVE NA DE C ADA 1611 1621

OCA ya a las Artes Gráficas su turno de fungir como precio


a
sos comprobantes de Ap rición Guadalupana de 153 1 En .

prensa ya este libro f uénos gentilmente ofrecido por


, el

Director de la Academia Mex icana de la Historia , Co


rr esp on diente de la Real Academia Española , señor
Estrada , el rarísimo grabado en madera que gustosos te

Representa esta insigne obra gráfica , no solamente a la Imagen de


Nuestra Señora de Guadalupe de México sino también lo característico
,

delMilagro, su síntesis : elhaber sido pintada esa Imagen por las mila
g rosas flores proporcionadas por la Virgen y recogidas en Ia tilma delven
turoso indigena Juan Diego Dos veces aparece este personaje
. en el gra
bado Hubo
. sin duda otra estampa semejante que completase la historia
guadalupana y que probablemente representaba el interior del Palacio “ ”

del Ilustrísim o Señor Obispo don Fray Juan de Zuma


rraga , con lo que se
completaban Ias Apariciones .

Muy escaso y muy relativo es el valor artístico del dibujo ; su valor

[ 107 ]
histórico , en cambio es muy crecido dada la a ntiguedad que razonada
, ,

mente se atri buye aloriginal delgrabado Bajo este concepto . nos fue ofre
e ido y ponderado por el ilustrado don ante asegurándonos ser la pieza ori
,

g inaln ada menos que delsiglo XVI .

B astónos su parecer porque sabemos que don Jen aro Estrada como
,

a nticuario muy acreditado que e s, como crítico de alta escuela y, hasta co

mo impresor que f ue en sus juventudes ; no habría de decir una cosa por


otra y más dá ndose cuenta como se la da de toda la cadena de corolarios
que de su aserto se desprenden .

Estampaparecida según el poligrafo chileno don José Toribio Medi


,

na, vió la luz junto con la primera edición mexican a de Ia relaci on que dió
a la estampa ellicenciado Becerra Ta nco el año de 1 675 No negaremos que .

el ejemplar de que dispuso Medin a hubiese tenido esta estampa o seme


jante que , no es cosa averiguada Pero creemos que la ed1c1on completa
. no

salió con esta I magen , ni fu e propia de ella ni aun siquiera como después ,

veremos se , estam pó en México .

ElAcadémico, Licenciado don Fran cisco Pérez Salazar posee gra


un

bado idéntico al que r epr oducim os, i nsertado en un sermón que sobre la
Virgen de Guadalupe de Extremadura predicó en 1 68 1 el Padre Fray N i
col
ás de Fuenlabrada Tampoco creemos que el grabado haya sido hecho
.

para ese li breto aun cuando vaya


, en papel de la misma clase y con la mis
ma marca de agua El tema de la estampa se despega
. en absoluto del te
ma de la pieza oratoria ; y además , el mismo tamaño delorigin al grabado
acusa haber sido éste hecho para un formato mayor toda vez que hubo ,

que recortarlo notable y malamente a su pie como pueden observarlo nues , ,

tros lectores .

¿Fue el origin al ( no los ejemplares reproducidos ) hecho en Nueva


, ,

España ? Evidentemente no Nos f un damos en varias poderosas razones


, .

EI Juan Diego que si algo debe representar es la figura de


, un indio me
x icano, está muy lejos de representarla El delgrabado es . un tipo n et am en

te español peninsular con su n ariz aguileña su entrecejo castellano , , y su


occipucio saliente característico de los de la penin sula Es . ni más ni menos

[ 108 ]
un Miguel Cervantes Saavedra en un airoso y bien movido escor so. El que
hizo este Juan Diego , no solamente estaba lejos de México sino que nunca ,

había visto un indio mexicano .

El rostro de la Virgen blanco , y de labios apretados representa más ,

bien a una joven andaluz a que a una virgen mexicana Los arabescos de
.

f
la túnica ueron conocidos por el autor delgrabado, de oídas yn o por vis
ta de ojos Otro tanto puede decirse delá ngel de la inmensa media luna
. , y
delmanto, blanco con estrellas oscuras .

Otra prueba delorigen español de la estampa es el panorama que oh


ser vam os en el á ngulo inferior a la derecha delespectador : sus lín eas y ca
,

r á ct er general nos llevan muy lejos de Méx ico a Sevilla , y alcostado de la


catedral donde se encuentra la capilla delSagrario
, .

Más importante que ellugar es para , n osotros la fecha siquiera sea ,

aproximada en que se hizo el grabado .

Sin prejuicios de ninguna clase las personas más entendidas


, en lama
teria y de mayor i tuició n n téc ico histórica ,
n -
confirmaron elasert o delDi
rector de la Academia de la Historia .

"
El Doctor Ati de un golpe de vista y fijándose en la composición en
general y en el detalle del pie del supuesto Juan Diego dijo , sin vacilar
esto no puede ser más que en el siglo XVI .

Don Valerio Prieto, el artista co nsultor de los Talleres Gráficos de la


Nación después de darnos su opinión
, en sentido afirmativo Ia demostró ,

con las mismas n otas que lo hiciera el señor últimamente citado y añadió
la de la técnica de las nubes que se , v en alrededor de la Virgen : Esa estil
i

z ación convencion al , en pleno vigor durante todo elsiglo XV se conservó ,

hasta cierto punto durante la siguiente centuria ; pero no ya en el siglo


XVII . En la leyenda que va al pie deldibujo encuentra Prieto otra prueba ,

la de

A
"
unificar eltrazo último de la mayúscula en l
a palabra APA
"
RES I DA ( sic a lo sevillano ) con la p minúscula que le sigue Estas
,

. uni

ficaciones tipográficas ya no se hacía n en el siglo XVII .

Consultamos también a don Antonio Cortés anticuario de muy me ,

recida reputación DI ) O I I O S que se .


'
inclin aba por la afirmativa y que ade

[ ¡ º9 ]
G uadalup anas ya que es la advocación de los Remedios yn o la de Guada
lupe el tema de su inspiración y por esto es más de apreciarse ese arranque
lírico el primero que las bellas letras castellanas brotara honor de la
'

, en en

Virgen de Guadalupe y en confirmación histórica de su Aparición .

C ontiéne se en las estrofas 44 , 4 5 y 4 6 d lcitado poema de Betancourt


e

en los siguientes términos

Mira la sangre de los sacrificios


Que en aqueste idol
i sm o está saliente ,

Vendrá a purificarlo de los vicios


La Christiandad de mi rosado Oriente
Y porque tengas en tu gloria indicios
A T epeaquil
la baja diligente ,

Y entre tajadas penas y redondas


Verás mi I magen cerca de las ondas ,

No como aqui de bulto ; de pinceles ,

Que en blanca manta el gra nde Apeles tupe


Porque Dios verdadero Praxiteles
,

Allí me advocará de Guadalupe


H arasm e un templo allí cuando los fieles
,

La cruz levanten , y este Hemisferio ocupe ,

Después de la Co nquista de esta tierra ,

Porque no hay cosa buena con la guerra

Dix o, y fuese Ia Gan a imperiosa ,

Y elcacique devoto bajó alValle ,

Halló elprecioso lienzo de la Rosa ,

Y hubo con laPrimera de g uar dalle


Hasta que la Ciudad m ag estuosa
Se vistió por España a nuestro talle ,

Y a la de Guadalupe Flor bendita , ,

Don Jua n labró de pinos un a Hermita.

[ 1 12 ]
UNDE CI M A DE C ADA 163 1 164 1
at
e

AR T IDA de Nuestra Señora de Guadalupe desde la Metro


p ol a su hermita ( sic ) delTepeyac ( México 1634 )
it ana . ,

Este es precisamente el titulo y pie de imprenta de LA


PRIMERA edición que se hizo de Ia Relaci on en verso de
que vamos a ocupar nos en esta década .

Es el mismo libro que años más tarde los de 1 64 0 y 164 3 reprodujo la


, ,

casa de Rodríguez Lupercio cambia ndo , un poco el titulo pues dice : Co


plas a la Partida que la Soberana Virgen de Guadalupe hizo en la ciudad
de México para su ermita ( publicadas en
Quien nos da la noticia cierta de la primera edición de este libro tal ,

como en primer término lo citamos es el autorizado


, y eminente biblióg ra
fo Don José Toribio Medina en su Biblioteca Americana Septentrional .

in ) Tomo IV pág 39 An ónimos


Adiciones ( a Ia Bibliografía de Berist a , . .

poéticos Tomo II No 2 1
, , . .

Leyendo además el contenido de la obra su carácter de actualidad , , el

realismo con que el poeta ve y vive l o que va n arrando , uno se convence


de que en efecto la primera edición fu e contemporánea al hecho narrado o
,

sea delaño 1634 en que tuvo lugar la traslación de la imagen de Ia Vir

[ 1 13 ]
g en de Guadalupe desde la Catedral de México hasta su iglesia del
Tepeyac una vez terminada la gran inundac1on de cerca de cuatro
años , 1 629- 1634 .

Más largamente hemos expuesto en otro lugar que no tenemos por


milagro el cese de dicha inundacx on . Pudo la Virgen Santisima haberlo
hecho pero esta vez se reservó a la Economía Divi na el prestam os Ia I ma
,

g en para sólo n uestro consuelo .

Pero fuera o , no, milagro , n ada hace ello al caso para la proposición
que no s ocupa en estas líneas o sea : que en esta década entre el pueblo
, y
para el pueblo ante elArzobispo
, y toda su Curia Eclesiástica se publicó e
imprimió en términos claros y precisos el milagro de la Aparición h e
, ,

aqui el fragmento de romance que no s concierne



De Vuestra Sagrada I magen
Hay vocaciones diversas ,

Que consolar aseguran


T an amarga y triste ausencia .

Confieso que toda es una ,

Que en una todas se encierra n


Y que se derivan todas
De la original primera ;
Pero ACA pintadas ( Las otras )
son

De humanas manos diversas


Con matizados colores
Que humanos hombres inventan .

Vos Virgen sois dibujada


Del que hi zo cielos y tierra
Cuyo portento no es mucho
De in dicio que sois la mesma .

Si vinisteis por el agua


Ya Virgen VA S por la tierra I
Que a pesar de mi pecado
Dios por vos enjuga y seca
[ 1 14 ]
D Vicente de P Andrade
. . en su com p l
etísim a bibliografia del si
glo XVII parece haber desconocido la primera edición de este poema . Se
le perdió de vista la segunda ed1c1on
'I
. Se le escapó de la memoria , o de la
pluma la tercera edición No llegó a su conocimiento la clara
, . y precisa
descripción publicada por su amigo Don Toribio Medina en 1 8 97
.

Se le nubl
aron l
os ojos para ver la cita clarísima delmismo Medi na en
"
su obra La imprenta en México Tomo segundo página 44 7 ; ¿y después
,

de todo esto podia uno fiarse de ciertas fidelidades ?

[ 1 15 ]
n efic Se m inario de N at ural
es

de Enerod e 6 4 9 Añ0 3,

en 1 .

Balt bafar

W ? 33 3 %? W W W ?

T e stim onio de l P B alt asar G onz á le z


. .
D UO DE CI M A DE CADA 164 1 165 1
a:
.

L a f ectado desdén y sospechosa rapidez c on que I ca2balceta


pasa sobre los mayores argumentos PRO AP AR IT IO -

NE nos hizo caer en la cuenta delpeso de autoridad que


entr a ba la cita del P Baltasar González
ña . .

El parecer de este venerando religioso publicado en 1 64 9



sobre la obra de Lasso de la Vega co ntiene las siguientes p alabras : Ha
Ilo está ajustada a lo que por Tradición y An ales se sabe del hecho ”
.

El P . Baltasar González por los cargos que ocupó


, en su orden por
,

los cumplidos elogios que de élhicieron hombres t an distinguidos como el


P N úñ ez
. su carta de edificación ( pág 3 1 6 ) y el P Juan
de Miranda en . .

Antonio Oviedo ( Menologio pág 1 15 ) puede con todas las reglas de la


, . ,

critica reconocerse como


, un abonado testigo .

¿Y qué nos atestig uan estas sencillas frases que acabamos de c o


piar ? Dos muy importantes puntos : que habia T RADIC IO N sobre la
APAR I CI ON Guadalupana y que habia ANALES que respondían por la
misma tradición .

Con la primera parte de esta frase en labios del P González reque


.

rido oficialmente para que hablase ya en público tenemos el preámbulo


,

[ 1 17 ]
para el acto oficial canónico que tuvo lugar el 1 666 encaminado a reco ,

ger esta tradición de que aqui se nos habla .

En la segunda parte de la frase de González se elevan a la calidad de


documentos origin ales aun las COP I AS de los An ales hechas más tarde ,

en los siglos XV II y XVIII .

El P Baltasar González
. vió los originales . Como buen m ex icanista
que era los entendió
, yl os tuvo por auténticos ; como que en ellos hizo ba
se para la credibilidad de la relación impresa por Lasso de la Vega .

Además él por su cuenta escribió otra r elación de la Aparición según


, ,

lo refieren concordes sus ya citados biógrafos Relación que hasta la fecha .

no se conoce .

Con poco tino y mal fundamento de erudición el P Eugenio Uriarte , .

trató de hacer a González el autor de la relación que en efecto escribió


Valeriano ; pero este aserto que , no aceptaron ni los mismos antiap ari cio

mistas , quedó hecho polvo por Don Toribio Medina en su obra La im
p r enta en México ”
, Tomo II , pág . 27 1 .

Junto con el público testimonio del P González . r epr o ducim os el in


t er esant e medallón con las cuatro Apariciones porque tiene probable ,

mente mucha conexión con las aficion es y actividades del P . Baltasar G on


zál
ez : y si asi e s, debemos r ectific ar nos de lo que asentamos en n uestra
Historia Eclesiástica sobre que el medallón es delsiglo XV I .

Decimos estar vinculado c on el P Baltasar González porque según lo


.

asienta un su biógra f o siendo este padre Rector del Colegio de


, I n dios de
San Gregorio tomó muy a pechos el adiestr arlos en artes y oficios de que
.

pudieran reportar algun as utilidades C ítase entre estas artes la de tallar .

y esculpir relicarios en hueso Lo cual supuesto


. , y supuestas las aficiones
up an as del P Baltasar al lado de su firma muy apropiadamente
G uadal .

puede reproducirse este ingenuo y significativo testimonio históri co fruto ,

delArte indigena mexicano .

[ 1 18 ]
DECIMATERCERA DE C ADA 1651 1661

esta década corresponde la erección de tres baluartes


G uadalupanos, otros tantos monumentos , 0 documentos
en piedra altamente significativos , no solamente como
pruebas de Ia Aparición sino como centros de especial
, y
devotisim o culto Fu . e el primero de ellos la Ermita c diii
cada extramuros de la ciudad de San Luis Potosí en el primer tercio delsi
glo XVII por D Francisco de Castro y M am p az o en unión con otras
.

personas Somos de opinión particular que


. una de ellas fu e el célebre er

m itañ o sacerdote Juan Barrag a


n Cano a quien posteriormente
, n os volve
remos a referir Aunque tuvieron permiso delObispo diocesa no que era el
. ,

de Michoaca
n , y aun que perseveraron en pacifica posesión de dicha ermita
hasta 166 1 la Audiencia
, y el Virrey tuvieron por entonces noticias de h a
f
herse edi icado sin permiso delRey E nt ablóse . un proceso en que el fiscal ,


fundado en el regio patron ato pedia , Que sin dar lugar a excusas pleitos ,

ni peticiones la dicha ermita se dem uela


Fué el asunto al Virrey conde de Baños el hombre de quien menos
, ,

podia esperarse que favoreciera la causa tanto por su tirantez de , r el


acio

[ 1 19 ]
ne s con el Arzobispo de México cua nto por su malquerencia notoria hacia
los criollos como se probó, entre otras cosas, por el pleito que él y su fami
lia sostuvieron en formas tan innobles como se sabe contra el Conde de ,

Santiago y sus hijos representantes más que


, i guno de la aristocracia
n n ,

criolla de México .

Pero es el caso que todos estos i nconvenientes y todo el Real Patro


n ato y el mismo celo delfiscal se em botaron ante esta preciosa con sidera
ción que solamen te consta en el proceso Que se dem uelala dicha ermita
sería sumo desconsuelo a toda aquella provincia y que no cabe en la
devoción yv ener ación a la Santisima y M IL AG RO SISIMA Image n de
Nuestra S eñora de Guadalupe
Y luego más adelante , en 23 de Diciembre de 1662 se asentó expresa
mente que Imagen ermita , y todo lo que p er teneciere a ella se pusiese
, en

manos del guardián del convento de San Francisco de la ciudad de S an



Luis Potosí , en depósito pues habiéndose de demoler la dicha ermita , co

mo fabricada sin licencia delGobierno se sirvió Su Ex celencia adjudicar


,

su administraci on a los religiosos , y que la causa para n o ejecutar el rigor


de las reales cédulas es el haberse erigido en honor de la imagen de
Nuestra Señora de Guadalupe
Desde entonces el Santuario de San Luis Potosi fue adquiri endo in

creíble auge y ha llegado a ser por su hermosura el más importante tem ,

pl
o G uadalup ano después de la Basílica .

La imagen que alli se venera es la original ¿P ué


en la actualidad, no .

Io acaso laque se quemó en el tradicion al incendio ? Sospechamos que tam


poco fue esa la pintura original sino la que actualmente se venera
, en el

“ "
Santuario del Desierto a dos leguas de la misma ciudad .

Es tradición que quien la llevó fu e el aludido venerable ermitaño Jua n


Barrag a
n y Cano : él fué quien fundó en 1 656 con donativos de Pedro
Guerrero el Santuario del Desierto pero mucho an tes de su fundación ya
, ,

a ndaba por los alrededores de San Luis y traia con sigo una imagen que
después llevó al Desierto .

Esta herm osisim a pintura revela desde luego gran antiguedad . Lo

[ 1 20 ]
cual me atrajo a verificar el dato que suministraron vari os autores Potosi
nos. Con grandes dificultades logré que se me abriesen las puertas de cris
tal que la protege y, para mi gra n sorpresa hallé que fu e pintada , en 1 623

siendo por tanto una de las más a ntiguas g uadalupanas que existen en la
República hasta nuestros dias .

El origen del devotisimo santuario de Queretaro fue en 1659 Lucas , .

Guerrero Rodea adquiri ó un terreno pero , er ia7. o y estéril . Algo desconso


lado se dirigió a la Madre de Dios en estos términos : [ E a, Virgen de
Guadalupe ! fuera de diezmo y partido te daré ltercio de l que me que
, e o

dare El huertecillo prosperó y la Virgen de Guadalupe se ganó los 15 p e

sos de su tercera parte Los cuales . en vez de ir a dar al Tepeyac, como


pretendia el donante se invirtieron , en comprar la I magen a cuya sombra
ha florecido desde entonces hasta nuestros dias la piadosisim a y venerable
Congregación de Sacerdotes de Nuestra Señora de Guadalupe Este monu .

mento que más que de Queretaro es ya Nacional puede verse como


, , , un a

perenne y vali osísim a prueba de Ia Aparición al mismo tiempo que de su


popularidad .

Mejores y más doctas plumas se encargan ya de r ehistoriar la vida de


esta Congregación : bá stenos sólo traer aqui a colación aquellas frases que
laRein a Gobernadora Doña María Ana de Austria suscribía años más tar
de en 1 67 1 en un documento a favor de la incipiente Congregación Que
re tana ; en ella afirma : No hay n n i guna ciudad lo populoso ( poblado )
en

delReino de la Nueva España en que no se tenga una capilla especial de



Nuestra Señora de Guadalupe .

Esta frase de oro emanada origin almente del Arzobispo de México


, ,

publicada asi, sin contradicción de nadie acogida , en el trono de España y


en la Sa nta Sede , son otra manera de mani f estar la creencia universal en

el portentoso origen de la Guadalupa na puesto que todos estos templos ,

[ 1 21 ]
perpetuaban el milagro tal como lo entendemos , sin que de ni ngún rincón
de todo el Reino ni del extranjero haya venido nunca otra historia del ori
g en de la Sagrada I magen .

Don Alonso de Cuevas y D a


valos tiene, entre muchas glorias, la de
haber llevado a Oaxaca y héch ole altar precioso a la Virgen de G uadalu
pe de quien fu e ferviente devoto Pero más que . en el terreno de la piedad ,

en el de la historia significa mucho el parecer de Don Alonso Como hijo


, .

que era de un a de las más antiguas familias y habiendo pasado toda su vi


da allado delTepeyac a élle , tocaba saber la verdad del suceso y la supo ,

como la supo su hermano Don Miguel , uno de los más conspicuos testigos

en las informaciones de 16 66 Am bos recibieron esa tradición
. de sus pa

dres y ag uelos que fueron respectivamente Don Alonso de Cuevas y Té


llez Gi r ón yD on Joan de Cuevas fundador de lafamilia
, en México en 1522
y testigo virtualmente presencial de lo acaecido , en el Tepeyac en 15 3 1 .

Era además Don Alonso hombre sabio santo , , y temeroso de Dios . Si


la tradición corriente como l
o era en 1 658 arrancase de un a falsedad él ,

estaba en Ia oblig ac1on de desmentirla y de n o llevarla a Oaxaca debería ,

protestar contra el juramento de su hermano hecho en f avor de IaAparición .

U no puede suponer celos intempestivos en tal o cual persona exaltada ,

pero en Don Alonso y en todos los Obispos de Nueva España y en sus seis
mil eclesiásticos y n todo el pueblo n se puede suponer tan grande y per
e , o

petua aberración y pecado como h ab ia sido l sostener una patraña de


r e

que por otra parte no habia n ecesidad alguna .

[ 122 ]
DECIMACUARTA DE C ADA 1661 1671

ERACRU Z , n uestro amable puerto era el , 10 de Octubre


delaño 1664 teatro de
, una escena de historia n acional
en alto grado pintoresca y en alto grado significativa
desembarcaba en esa playa para hacerse cargo del go

bierno Virr einalde la Nueva España, el E x m o . Señor


Don Antonio Sebastián de Toledo, Marqués de Mancera , uno de los Vi
t r eyes más benéficos a la Nación Mexicana Sus actividades que fueron . ,

muchas siempre i ban ungidas


, con un sincero amor al pais que g oberna
ba EI fu
. e el
primer Virrey y tal vez el único que pen só bien de la raza
mestiza en cuyo elogio escribió gravemente al Co nsejo de I n dias y a la
Rein a de España .

Viniendo alpropósito de este libro el Marqués de Mancera fu e de to


,

dos losVirreyes elmás g uadal


up ano y la escena a la que aludimos fu e la

siguiente : cuando se disponía el alarde o paseo Real acostumbrado
,

a la llegada de los Virreyes que arra ncaba de las casas del Cabildo de la
,

Vera Cr uz hasta la I glesia Mayor , el Marqués ya de punta


, en blanco y
alfrente delCabi ldo, hizo noble y cristiana reverencia al “
lábaro o guión
de costumbre en que iba pintada o bordada la imagen de la Virgen bajo

[ 1 23 ]
la advocación de Ia Limpia Co ncepción ; mas luego mandó substituir ese
vetusto y venerando pendón por otro en que apareciese la misma Virgen
Maria bajo su advocación de Guadalupe de México tal como se venera en

el Tepeyac .

Poco después se publicó en un impreso del Bachiller Joseph López


de Avile s el siguiente párrafo dirigido alvirrey : Vuestra Excelencia “
c on

f esando en esta prodigiosa imagen el misterio pues antes de haberla visto


,

ni venerado con culto religioso en su Santuario y ermita asi que dc sem


,

bar có felizmente Vuestra Excelencia en el Puerto de San Juan de Ul ua


dispuso que para entrar c on la in signia de Capitán General, en n ombre de
nuestro Monarca Católico se copiase , en el Lábaro o guión en lugar de la
imagen de la Concepci on In maculada la de Guadalupe prodigiosa : acre
,

dita ndo la devoción de Vuestra Excelencia esta sing ul


arisim a prueba del
misterio a que se muestra t an piadosamente devoto como lo dice la conti ,

nuación cariñosa con que cada sábado la venera en su Santuario ; deseando


los despachos que se preten den de la Silla Apostólica , para mayor culto
de la Madre de Dios y consuelo de todo este Reino , pues una y otra vez se
ha servido de in terponer la soberanía de su persona , y la autoridad de su
sólo con su S antidad sino t am b1en
"
puesto , no con la Reina Nuestra Señora .

Los despachos que de Roma se impetraban por el Virrey Mancera


eran los t an deseados por todo el pueblo y prin cipalmente por el Cabildo
Metropolita no tocantes a los privilegios li túrgicos
, y Of icio propio de la
Virgen de Guadalupe de México .

Estos deseos dieron origen a las preciosas e im portantísim as Informa


c iones jurídicas hechas en México y sus contornos desde el día 7 hasta el
22 de Enero de 1 666
.

Desde tres años a ntes el piadoso canónigo Iector al Don Francisco de


, ,

Siles cuyo mérito en virtud y letras fueron premiados c on la Mitra de Ma


n ila movido del deseo que siempre tuvo de promover el culto de Ia Vir
,

[ 1 24 ]
g en de Guadalupe f ué quien en unió n del Obispo de Puebla inició , t an

laudables propósitos Alefecto envió . , firmada por la flor y n ata de n ues


tros Claustros Universidades
, y Cabildos , un a filial y ardiente petición di
rigida al reinante Pontíf ice Aleja ndro VII .

El procurador de Siles en Roma respondió :



Que aunque se habían
presentado dichas cartas y papeles a nte Su Santidad y vistose por la C on

g r eg ac1on de Ritos por , no ir testificado en forma y manera como lo exi


g e en tales casos la Congregación le parecía que lo más que por ahora se
,

podía esperar era un Rescripto R emi sorial que contendría las preguntas
por cuyo tenor se examinarían los testigos delMilagro y circunstancias de
él ; y señalase n diputados que en n om bre de Sus Señorías hi ciesen plena

ria información de todo , con lo cual se pasaría alPetitorio de dicha gracia .

De hecho pasó que se abrieron las I n formaciones antes de que llega


se el Rescript o Rem isorial , con buen a f e y esperando que vendría presto .

Esta prisa Ies quitó el valor canónico ante la Congregaci on de Ritos y a


ello debe también atribuirse el que por entonces no fuesen atendidas tan

valiosas I formacio
n n es .

Doscientos veintinueve años má s tarde la Sagrada Congregación re

habilitó o sanó “
in radice ”
esta pieza y sólo entonces fue , como veremos ,

cuando produjo sus f elicisim os resultados De cualquier manera como pie . ,

Z a histórica siempre fue y ha sido de gran valor ; es sencillamente la tra


dición formalmente recogida por hombres de ciencia y concie n cia .

El Cabildo Metropolitano co m isionó para eldesarrollo de este proce

só a cuatro hombres ciertamente de gran valer : elDeán Poblete el Cha n ,

tr e Cámara y los sabios Capitulares D Juan de Ia Barreda . y D Nicolás


.

del Puerto Quedó pues el


. negocio en buenas manos entre cuatro perso
n as algo más sabias y fidedignas que los cuatro señores antiap aricionis
tas , t an em p eñ osos en denigrar la obra de los Comisarios .

Eligieron éstos almismo Siles , al Fiscal Eclesiástico Z uricalday y a


D An tonio de Gama clérigo presbítero,
. , con los correspondientes oficiales ,

para la apertura continuación, y término d lproceso e .

Veinte fueron los testigos ex aminados ; entre ellos siete indios y un

[ 125 ]
mesti2 0 de Cuautitla
n pueblo de Jua n Diego don de como era muy
, , , n atu
ral se esperaban más abundantes
, y más seguras tradiciones .

Estas I formacio
n n es se hicieron con todo sosiego desde eldia 7 hasta
el 22 de Enero de 1666 Pensar que estos in dios eran in eptos para
. testifi

car es completamente gratuito Ento nces como ahor a al lado de indios


, .
,

menos capaces los hay también muy capaces por su sentido común
, y por
su con cien cia de testificar
, y de jurar lo que testifican .

Los mismos que tratan de desvirtuar estos actos no se atreven a afir


mar que hubo perjurio a sabiendas , ni por parte de estos indios principales ,


ni menos por parte de los egregios eclesiásticos que jurando , in verbo sa

c er d oti s , hubieran pecado muy torpemente aseguran do bajo elnombre de
Dios e invoc á ndol
e por testigo de Ia burda farsa que quieren fingirse los
anti apari cioni stas .

Los otros testigos ex aminados en laciudad de Mé ico, a nte elgravisi x


mo jurado de los cuatro canónigos p ri m er am ete nombrados , fueron : el

piadoso y erudito Presbítero , Licenciado D Miguel Sánchez Felipense de


. , ,

sesenta años de edad ; Fr Pedro de O yang uren Dominico de ochenta y cin


. , ,

co años ; Fr Antonio de Mend0 2 a Agustino de sesenta


. , , y siete ; Fr Juan .

Herrera Mercedario de setenta


, , y un o; Fr . Bartolomé Tapia Francisca ,

no, de cincuenta y cinco ; F r. Pedro de S an Sim ón Carmelita de sesenta , , y


cin co ; el P Diego de Monroy P r ep ósito de la Casa Profesa de la Com
. ,

pania de Jesús de sesenta , y cinco ; F r. Juan de S an José Provincial de los ,

Dieguinos ; Fr Pedro de S an Nicolás de setenta


. , y un años , de la Or den
de San Juan de Dios ; Fr Nicolás Cer dán Provincial de la Orden de San
. ,

Hipólito de sesenta
, y un o.

El 11 de Marzo fueron examinados los testigos seculares , el primero


D Miguel de Cuevas
. y D avalos , de ochenta y un años , siguiéndole D Di e .

go Cano Moctezuma Caballero de Santiago de sesenta


, y un años .

La conformidad en lo substancial, dentro de la variedad, pero no con

tr adicción, en lo accidental que se , n ota en las di versas t estificaciones ; l


a
ingenuidad y sencillez que las Informacio n es respiran les da , un carácter
de documento de primer orden para comprobar y confirmar la s primitivas

[ 126 ]
f
C op i a cer ti ic ada de la carta g uadalupana de la C orona de E ñ
sp a a
.
hi storias sobre la Aparición ; y es señal de muy mala f e entre los críticos del
bando opuesto el tratar de dar a esta s
, I formacio
n n es la p r etensmn de prue
bas D I RECTAS de IaAparición No hubo . tal
, ni se preten dió : sino única
mente buscar unaprueba IND I RECTA o sea de que habia T RADIC IO N
de padres a hijos Los hijos eran . en este caso los declarantes sobre la tra
dición del primitivo milagro y portentoso origen de la Sagrada Imagen , que
sus padres ocularmente presenciaron Tampoco quiere decir que porque . ,

fuero n veinte los testigos , no habia en la Nueva España más que veinte
que pudiesen dar testimonio de la existencia de latradición ; sino que para
llenar el trámite canónico a que dicho proceso se en caminaba , se creyó
bastante ese limitado número que por otra parte podía y debía hacer f e ,

por razón de su calidad ante cualquier tribunal que , no estuviese domina


do por el prejuicio .

Estas I nformaciones han tenido la mala suerte de haber sido muy po

co leídas siendo
, una de las ra 2 0 nes de ello l
a pesadez , verbosidad y aridez
técnica del documento que no sólo dificultan su lectura sino que le hacen
perder buena parte de su in genuidad y frescura histórica .

Estas son las causas que nos x


h an hecho e tractar lo esen cial del do
cum ento. Así cada testigo viene a resultar por su propia presentaci on
, y
manera de decir un testimonio histórico de primera fuerza y el conjunto de
todos los testigos el más concorde , y el más sano de cuantos se registran
en n uestra historia : sinceramente , no con0 2 co otro igual .

Y con la fuerza canónica y valor crítico que adquirió en 1 895 se elevó


este documento a proceso , tan formal y tan fehaciente como el de las cá
lebres y muy históricas Apariciones de Lourdes .

¡ Q ué ligeramente procedió un autor ex tranjero al acentuar tanto la


lejanía de los testigos a los hechos ! Ciento treinta
, y un años , para testigos
“ ”
de oídas no son lo que en historia se llaman Ie anias .
j
Como yo ahora , 1930, puedo dar testimonio claro y detallado de la en
trada de Iturbide en México acaecida en 182 1 por lo que oí en buena edad
de boca de testigos de vista y aú n puedo darla en igual man era de acon ,

tecim ientos acaecidos en 1808 ; asi pudieron , en calidad de testigos auri

[ 127 ]
cul
ares, dar f e aquellos hombres escogidos sobre el hecho de la Apari ,

c1on y luego como testigos pr esenciales de ex istir una tradición universal ,

y constante acerca delhecho .

I n validar toda de fuentes hi stóricas tan maciza y t an neac sa


una clase

ria sólo cabe


, en cerebros que no tiene n nociones sólidas sobre Critica Histó
rica o en ciertos talentos presumidos que se precian de su auto f ormación -
.

EXTRACTO DE L AS I NFORMAC I ONES SOBRE L A M I LAGRO


SA APAR I C I ON DE LA SMA V I GEN DE GUAD ALUP E
R .

REC I B I DAS EN 1 666 .

El origin al completo fu e tomado delArchivo de la Coleg iata de Gua


dalup e donde en la actualidad se en cuentra por el in signe poligrafo me ,

x ic ano D . Fra ncisco del Paso y Tro ncoso , director que fue del Museo
Nacional de Mé xico .

. Nos Ios Doctores Don Juan Poblete Deán ; Don Juan de Ia Cá


, ,

mara Chantre ; Don Juan Díaz de la Barrera ; Don Nicolás del Puerto
, ,

Canónigo y Vicario General de este Ar 20 bispado jueces nombrados para ,

la causa de que abajo se hará mención por los Srs Deán . y Cabildo de la
Santa I glesia Catedral Metropolitan a de esta ciudad de México sede va ,

cante interponiendo su autoridad el Ex cm o Sr Don Diego O ssori o de


. . .

Escobar y Llamas , Obispo de la Puebla de los Angeles . teniendo aten


c 1 on a las buenas partes que concurren en el Dr Don Antonio de Gama
. ,

presbítero de virtud letr as


, , y suficiencia y que bien y fielmente acudirá a
lo que le fuere encomendado . le damos comisión para que reciba JU
RAMENTO en forma y según derecho de las personas más a ntiguas que
,

se hallaren y tuvi eren n oticia de la Santisima Aparición de Ia Milagrosa


Image n de Nuestra Señora de Guadalupe .

A los testigos se les preg unte cómo y porqué ( lo saben ) y al que de


oídas a quién se lo oyó decir y cuánto tiempo h á de manera que den bas
, ,

tante razón de sus dichos y deposiciones .

Dada en x
la ciudad de Mé ico a 22 dias delmes de Diciembre de 1 665 .

[ 128 ]
Primer testigo — Don Marcos Pacheco de MAS de
. , 80 años se
acuerda c on mucha individual
iz ación haberle oido decir a Doña María P a
checo hermana de su padre
, . como a Juan Diego la Virgen Sa n tisima
un sábado sali o de unos cerros donde hoy está fundada su Ermita y que
h abiale dado un recado para que se lo dije al HUEY T EO PISHQ U I que ,

le hiciese una ermita alli en aquel paraje contá ndole la dicha su tía que se
,

lo habia dicho el dicho Juan Diego ( su tía ) no le dijo cómo se llama


, q ue

ba el Sr Arzobispo
. y que si se lo dijo no se acuerda y le había pedido .

( la Virgen ) a Juan Diego que para que le creyesen llevase por seña unas ,

flores que le mandó Ias cortase élmesmo por sus manos halló muchas .

flores u n as diferentes de otras Que echándolas . en el suelo a los pies del


Señor Arzobispo se halló estampada en el ayate la Virgen Santisima .

Y que le contaba asimismo la dicha tia que de la dicha Aparición y


festividad de ella se convocó mucha gente de todos los alrededores y en

particular toda la gente de este pueblo de Cuauhtitlán , y que para ello


se habia publicado en la feria pública precediendo primero Trompetas,
chirimías y atabales . Se acuerda que su tía murió muy vieja de más de ,

setenta u ochenta años .

Segundo testigo — Gabriel Ku a


rez de. , años ( por lo menos ) N i
1 10 .

supo decir su edad Por su aspecto


. y las anti g ual
las que declara parece ,

ser de MAS de 1 10 años .

Dijo que cuando sucedió la Aparición se lo dijo a este testigo su pa


dre ( Matheo Ku a rez ) Y que se le había aparecido ( la Virgen ) a un in dio
llamado Juan Diego na tural de este dicho pueblo ( Cuautitla
, n ) barrio de

T layac ac que está conjunto al del de este testigo y que el dicho su padre
,

lo conoció muy bien . que no se acuerda si le dijo que la Virgen se había


aparecido UNA DOS , 0 TRES veces , y que siendo este testigo de seis o
siete años lo llevó el dicho su padre a donde hoy está la Ermita que
, en

aquel tiempo 154 8 ) era de adobes sin género de cal y canto que la iban

[ 129 ]
el pueblo se pregonó ( Ia Aparición ) en eltiánguez con
haciendo Que . en ,

MUCHAS TROMPETAS y atabales porque así se lo dijo su padre y fué


cierto y evidente porque cuando este testigo era de quince a veinte años ,

se lo oyó decir no sólo aldicho su padre sino a todos los n aturales de este
dicho pueblo que era
, una Señora la que le habia salido al camino muy ,

resplan deciente .

T ei cer testigo .
—Andrés Juan de , 1 12 a 1 15 años dijo que su padre y
su madre le conocieron muy bien ( a Juan Diego ) y que cuando sucedió
dicho caso se divulgó públicamente con trompetas y que habia ido toda
la más gente de este dicho su pueblo unos a llevar flores , otros a hacer
bailes a su usanza porque era Juan Diego de este dicho pueblo y l contaba
e

dicho su padre y su madre cómo se le había aparecido a dicho indio la


Madre de Dios . que Juan Diego llevó flores y rosas en una tilma de
ayate y lo largó y se derramaron dichas flores y rosas en el suelo y que
dó estampada en dicho ayate la Virgen Santisima .

Cuarto testigo —Juan a de la Co ncepción de 85 años conoció a Don


. , ,

Luis de Velasco ( el segundo ) cuando iba él a ca2 ar a una lagun a cer ca


de su pueblo de ella S an Miguel a media legua de Cuauhtitlán
, , .

Que su padre Don Lorenzo de S an Fra ncisco T lax tlazontli como ca


c ique que era del pueblo de S an Miguel era un indio t an curioso que todo
lo asentaba y ponía en mapas que ellos llaman e script ur as, con otr a
s mu
chas curiosidades y que tenia si mal , no se acuerda asentada la Aparición
,

de la Virgen Santisima de Guadalupe por h abér sele aparecido a Juan Die


g o, n atural de Cuauhtitlán del barrio de T layac ac que el dicho su
, , pa

dre conoció muy bien .

Quinto testigo —Pablo X uárez Gobernador in dio de 78 años Dijo


. , , .

que su abuela Justin a Cananea conoció muy bien a Juan Diego Falleció .

la abuela hace cuarenta años , de más de 1 10 Ella contaba a este testigo .

y a su madre I sabel cómo se le apareció la Virgen Santisima de Guada

[ 130 ]
lupe a Juan Diego yendo a Tlaltelulco donde asimismo iba la abuela de
este testigo a la dicha Doctrina Por tres veces la Virgen se le apareció al
.

indio Fu e fuer2 a llevar por señas flores alArzobispo L e decía a este tes
. .

tigo la dicha su abuela que el Arzobispo habia llorado mucho y luego al


punto trató de hacerle casa .

Que la trajeron a la imagen en una muy grande proces1 0 n de la ciu


dad de México ; así mismo había venido en dicha procesión dicho Señor
Ar zobispo descalzo de pie y pierna , con todo lo mejor de la ciudad llevan ,

do muchas danzas y otros in strumen tos que la dicha su abuela V ido todo .

Siendo voz común de todos los de este Reino todo lo que lleva dicho .

Sex to testigo—Don Martin de S an Luis de 8 0 años


. , y que ha sido
muchas veces alcalde Dijo que siendo de . 10 a 12 años en muchas ocasio
nes le dijo Diego Torres de B ullón muchos años maestro de Capilla
, .

Siendo Diego Torres de más de ochenta años muy viejo indio muy ca ,

paz Y entendido y que sabia leer y escribir y había conocido comunicado ,

y tratado a Juan Diego Contóle a este testigo cómo en el año de 153 1 se


.

le ap arecx o al indio Juan Diego la dicha Reina delCielo y Madre de Dios


y le habia dicho fuese y le dijese alArzobispo I hi ciese n aquel sitio y pa e e

raje una casa y otras cosas que n se acuerda por haber ya tanto tiem
o

p o.y que lmismo Diego Torres Bullón se habia hallado n Ia p


e e roce

sión que se l hizo y visto al Señor Arzobispo descalzo


e . .

Séptimo testigo —Ju an Ku a


r ez in dio de 100 años antes más que me
. ,

nos, que cuando el eclipse muy gran de y muy antiguo que sucedió en este
Reino víspera de San Bern abé era ya hombre que tenia barbas
, .

Oyó decir a su padre cómo en el año pasado de 15 3 1 que era Arzo


bispo Don Fray Fulano Zum a
rraga se la había aparecido la Madr e de
Di os a un indio llamado Juan Diego DOS VECES mandá ndole que , su

biese en lo alto delcerrillo y que de la flores y s rosas que allí estaban co

giese de todas y haciéndolo cortó las que alli halló que eran muchas
, y de
diferentes géneros y olores . que tomase aquellas flores y que por señas

[ 13 1 ]
de ellas elAr zobispo le hi ciese un a casa . Y que descog iendo Ia tilma ca
yeron dichas rosas y estampada en el dicho ayate la I magen de Nuestra
Señora de Guadalupe del altor cuerpo , , y hermosura que hasta el dia de
hoy ha tenido .

Que el padre deltestigo se habia hallado presente alpregón sobre la


Aparición en la feria pública Tenien do este testigo
. 15 a 1 8 años se lo oyó
decir a muchas personas delpueblo y a los parientes de Juan Diego .

Que desde el dia de Ia Aparició n al dia siguiente de la fiesta iba ( a


la ermita ) todo el pueblo Gobernador Alcalde Mandones , T equi tla , ,

tos y hasta hoy se ha acostumbrado el acudir c on su cera .


Octavo testigo Catarina Mónica india que dice ser de más edad de
. ,

( m acuipuali x ih uitl) que reducido a la lengua castellana quiere decir tie ,

me más de 100 años y según su aspecto y antig uedades que cuenta los
, ,

tiene muy largos porque dice haber visto


, el r io que llaman de Nuestr a
Señora de Guadalupe donde está fundada su santa Ermita que
, , no habia
puente de piedra como es a hoy sino unas vigas por donde pasaba la
, ,

gente a la dicha Ermita , y cuenta otras muchas antig uallas que , no hay
personas por viejas que sean que se acuerden de ellas .

Duo esta testigo que se acuerda muy bien haber oído decir a los di
chos sus padr es Diego X uárez y María Salomé que ha más de 70 años
,

que murieron , y a una t ia suya llamada Martina Salomé se le habia apa ,

recido la Rein a delCielo Madre de Dios de Guadalupe a , un in dio, natu

raly vecino de este dicho pueblo llamado Juan Diego del barrio de T la , ,

ya a y l habia dado recados para que l dijera al Sr Arzobispo y l


c c, e e . e

dijese se le hiciese una casa ; que partió a la dicha ciudad de México a las
casas Arzobispales , y avisando a los criados que venia a ver a dicho Sr .

Arzobispo de parte de la Señora , y que l o habian detenido más de dos ho


ras y media , y al cabo de ellas entró dentro , , y dá ndole dicho recado y ,

descog iendo su tilma, quedó estampada en dicha tilma la Reina delCi elo .

Y le contaban a este testigo dichos sus padres y tia que luego se puso por
, ,

obra elhacer dicha casa que cuando la colocaron hubo


, una gran procesión ,

[ 132 ]
y que todos l os años esta testigo vido que los n aturales de este pueblo iban
a dicha Ermita un día después que se celebraba lafiesta de la Virgen S an
t ísim a, con mucha cera Y esta testigo ha ido
. y fue ahora ( hace ) 30, 4 0
ó 50 años , y que también fue ahora hace 3 ó 4 años , y siemp r e la ha visto
de la mesma forma .

Que desde el dia de Ia Aparició n al dia siguiente de la fiesta iba ( a


la Ermita ) todo el Pueblo Gobernador Alcalde Mandones y T equitlato s
, , , ,

y hasta hoy se ha acostumbrado el acudir con su cera .

Noveno testigo —Miguel Sánchez clérigo presbítero de 60 años poco


. , ,

más a menos Dijo que hoy que hace esta su deposición ha celebrado la
.

santa Misa y suplicado a Ia Majestad de Dios N S la luz que conviene . .

en este caso .

Comunicó sobre este caso ( la Aparición ) al licenciado Bartolomé


Garcia Presbítero Vicario que fu e de la dicha Ermita Murió ( Garcia ) de
, , .

68 a 70 años Si el dia de hoy ( 1666 ) viviese tendría más de noventa El


. , .

cual ( García ) dijo a este testigo que la causa de no hallarse los papeles
que se escribieron en aquella ocasió n OR I GI NALES de esta milagrosa
Aparición habia sido
, y era por haber faltado muchos papeles del Archivo
Ar2 0 bisp al , con ocasi on de haberse hallado mucho de él en todas las
tiendas don de se vendían todo género de especias robo que se originó , y
causó por haber faltado aquel año papel en el Reino Y juntamente tuvo
.

noticia este testigo por h abérsela dado ellicenciado Garcia de que le h a ,

bía dicho el Dr Alfon so Muñ oz de la Torre Deán que fu e de esta Santa


.
,

Iglesia Catedral Metropolitana de que habiendo ido a visitar alIlustr ísi


a
,

mo señor Dn Fr y Garcia de Mendoza ( 1601 ) h abía visto a Su Señoría


.

Ilustr ísim a que estaba leyendo los autos y Proceso de dicha Aparición ,

consingular ternura y que a i se lo había manifestado


s declarado a dicho
Señor Deán .

Di j o que ha tenido muchas n oticias de person as antiguas que el Sr , .

Zuma
rraga llevó y puso la Imagen n la Santa Iglesia Catedral de esta
e

ciudad donde se
, formó y dispuso un a muy solemn e procesión y dicha .

[ 133 1
procesión y colocación según la noticia C I ERTA Y VERDAD ERA que
este testigo ha tenido fue a los 26 dias d el mes de Diciembre segundo de
Navidad deldicho año de 153 1 a los quince dias de su Aparición .

Décimo testigo —In verbo S acer dotis puesta la mano sobre el pecho
. , ,

so cargo de juramento Fray Pedro O yang ur en de 85 años de edad Re


, , ,

lig ioso de la Orden de Santo Domin go, Predicador General Dijo que des .

de que tiene uso de razón ( 1598 ) y se sabe acordar por haber nacido y
criá do se en esta ciudad tuvo muchas y in dividuales noticias que l
, e dieron

diferentes personas ancianas y de edad de TODOS estados puestos


, , y ca

lidades sin encontrarse ( o sea sin contradecirse ) unas


, con otras cómo por
,

el mes de Diciembre delaño pasado de 15 3 1, siendo Prelado Fray Juan


de Zuma
rraga llegó a la casa arz ob isp alun in dio de Cuauhtitlá n llama
, ,

do Juan Diego y que habia hecho avisar a dicho Señor Ilustr ísim o por ,

qué volvia a hablarle tercera vez de las que lo habia hecho de parte de la
,

Señora aunque lo habia despedido


, y sus Criados se habian disgustado con

él y que habiendo entrado l e dijo a S u Señoría Ilustr ísim a que para que le ,

diese crédito a aquel recado y a los a ntecedentes le llevaba aquellas flores ,

en la tilma que traia puesta y que ald, g l a y alrecogerlas y al


esco er s re

conocerlas halló , y vido dicho Señor Ar zobispo estampada


, en Ia tilma la
milagrosa imagen de Nuestra Señora .

Muy en particular lo supo este testigo por h abérsele dicho sus padres ,

abuelos antepasados
, y otras infinitas personas de las del mayor porte ,

puestos y dignidades de esta ciudad sin que por i guna manera hubiese
n n

contradicción de unas a otras de dichas noticias , aun teniéndolas este tes


tigo de otras personas de menores hyerarquias contestan do ( estando , con

testes ) .

rraga ) llevarla ( a la Imagen ) en procesión como en


Dispuso ( Zum a
efecto lo hizo que según se quiere acordar este testigo le dijeron que fu e
. ,

primero o segundo de Pascua de Navidad de 153 1 .

Undécimo testigo — EI P Fray Bartolomé de Tapia Provincial de la


. . ,

Provincia delSto Evangelio de la Orden de S an Francisco de esta Nueva


.

[ 134 ]
España de , 55 años de edad que oyó a sus a ntepasados
, y a otras muchas
per sonas de alta calidad cómo a los 12 dias de Diciembre de 15 3 1 había
llegado a la casa ar2 0 bisp alJuan Diego indio vecino de Cuauhtitlán y es ,

tando en presencia de Su S eñoría le habia dicho que la Señora le había


mandado que para que diese crédito a sus recados que tomase aquellas flo ,

res que tenia envueltas en Ia tilma , y v ió dicho Señor Obispo estampada en

Ia tilma la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe Y tiene por cierto este .

t estigo y en ello no pone duda que dicha Virgen f ueobrada por mano de Ia
,

Majestad divina Y este testigo . no ha sabido oido , ni entendido que desde


la Aparición de la dicha Santa mage n se le haya renovado por I ni ngún ar
tífice de pintor los colores de su sacratisim o rostro cuerpo
, , y todo lo demás .

Duodécimo testigo EI P Maestro y Definidor Fray Antonio de Men


— . . ,

d0 2 a Religioso de la Orden de Nuestro Glorioso P S an Agustin de 66


, . ,

años de edad dijo que desde que tuvo uso de razón por haber n acido en
, ,

esta ciudad de México y por haberlo oído a sus padres y abuelos perso
, ,

nas muy antiguas como 10 f u e el Sr su abuelo Lic D Antonio Mal


, dona . . .

do Presidente que fue de la Real Ca ncillería de esta ciudad y a su padre


,

y señor D Alonso de Mendoza Capitán de la guardia que fu e del Sr


. , .

Conde de la Coruña Virrey que fu e de esta Nueva España que pasó de


, ,

esta presente vida de 90 años ; cómo a los 12 del mes de Diciembre del
año pasado de 15 3 1 siendo prelado D Fray Juan de Zuma
, rraga de bue .
,

na memoria habiendo llegado a su casa y palacio Jua n Diego in dio le


, , ,

hab ia dicho que la Señora le había mandado tomase aquellas flores que
traia envueltas en Ia tilma y habien do dicho Señor Arzobispo visto la sa
,

cra t isim a I magen estampada en l


a dicha tilma y que yen do descog iendo ,

, y sitial de Su Señoría mucha


dicha tilma se fueron cayendo por el suelo ,

cantidad de h m i im a flores de varios y singulares olores y colores y


er os s s , ,

entre ellas muchas de Alejandría que comúnmente llaman de Castilla y ,

azucen as de que su
, Señoría arrodillado , con el demás resto de su familia ,

quedó muy maravillado del caso y ha visto este testigo que h an tenido de
voción a la Rein a de los Angeles los Sres Virreyes que h an sido de esta .

[ 1 35 ]
Nueva Espana , sin que este testigo haya visto ni entendido cosa en con

tr ario . Que ha visto en diversas ocasion es esta sacratisim a Señora que es


t an hermosa y perfecta que no habido ni se ha hallado maestro ni of icial
en el Ar te de la Pintura que la haya podido retratar con la igualdad, per
fección, color y hermosura que Su Divina Majestad demuestra .

Testigo de cimotercero —Fray Juan de Herrera de Ia Sda Reli gi on


¡ Í

. , .

de Nuestra Señora de las Mercedes catedrático de prima de Teología ,

en la Real Universidad de esta Corte , Provin cial que ha s ido en su Reli


g ión tres veces dijo que desde que tuvo uso de razón por haber
, , n acido en

esta ciudad de México y por haberlo oído , en muchas y diversas ocasiones


a sus padres y abuelos y a otras person as muy antiguas de toda calidad
de esta Nueva España es que a los , 12 de Diciembre del año pasado de
15 3 1 . ( Prosigue en sustancia lo mismo que en la declaración anterior ) .

Testigo de cimocuarto — El P Fray Diego de San Sim ón Carmelita


. . ,

desca11 0 Definidor actual de dicha Religión


, y Provincial que ha sido en

ella de 65 años de edad dijo que ha más tiempo de 32 años que ha asis
, ,

tido en esta Nueva España y que en dicho tiempo ha tenido muchas y


largas n oticias de la Aparici ón de la Reina de los An geles por h abérselas
dado personas muy antiguas y de notoria calidad de esta Nueva España ,

y ser n otorio y constante en toda esta Nueva España dicha Aparición y ,

ha visto que en lo general de personas de altos y pequeños estados es y ha


sido común y general la devoción que tienen a esta soberana Señora asi
los Señores Prelados como los Sres Virreyes que h an sido . y al presente el

Ex celent í si m o Sr Marqués de Man cera que lo es de este Reino conti -


. , ,

nuando todos los sábados del ano el ir por modo de novena a esta iglesia
y santuario de Nuestra Señora de Guadalupe .

Testigo de cimoquinto —EI P Diego de Monroy P r epó sito de la Casa


. . ,

Profesa de la Com p añ ia de Jesús de edad de 65 años dijo que de más , ,

tiempo de 40 anos a esta parte tiene n oticias de oídas y ciert isim a ciencia

[ 136 ]
por habér selo dicho y comunicado personas antiguas y de conocida cali
dad y nobleza cómo a los 12 dias del mes de Diciembre entrando Juan ,

Diego a presencia de Sr Dn Juan de Zum a


rraga . . , y estando en ella le ,

habia dicho que la Santisima Virge n le había mandado dijese a Su Se


ñ or ía que para que se diese crédito a sus recados de ella tomase las f lores ,

que traía envueltas en Ia tilma y ald e scog er l


a habia visto dicho Sr . est am
pada la milagrosa imagen de Nuestra Señora Que dicho Sr trató y con . .

efecto dispuso con la venerac1on que se requería dar culto a dicha Santa
,

imagen fabricándole iglesia


, y ermita ; que el ayate y tilma se compone
de un género de lienzo de la tierra , t an burdo y basto por sacarse, el hilo
de que se hace de una pla nta que llaman maguey que parece por lo m ío ,

de su tejido , no ser capaz a admitir ni recibir en si la e m pr em ación, apare

j o de que los artífices en el arte delpincel se valen para poder pintar cual
quiera imagen u otro pensamiento .

Testigo de cimosexto — EI P Fray Juan de S an Joseph


. . , Religioso
fica Orden de San Francisco Provincial que ha sido de
desca12 0 de Ia Sera ,

dicha Religión y prelado de todas las Casas de ella y Calificador del San
to Oficio de la Inquisición de esta Nueva España de , 76 años de edad dijo ,

que sabe de oídas y cierta ciencia de más de 54 años a esta parte por per ,

sonas antiguas y grandes y de toda autoridad cómo a los , 12 de Diciem


bre de 153 1 etc ( Cuenta lo esencial de Ia Aparición ) Sin haber oído
. . .

ni entendido este testigo en esta Nueva España cosa en contrario sino ,

ser voz común y asentada en todo este reino haber sido dicha Aparic ión
,

en la forma que lleva referido Que este testigo V ido el milagro que obr é
.

esta Sacr atisim a por el año pasado de 1 629, que estando esta ciuda d
de México inundada en gran manera y sin esperan2 a de verla seca ,

todos los vecinos de ella trataron de traer a esa Sacr atisim a Señora
en una canoa , a pedirle socorro en Ia afl
icc 1on tan gran de en que se
hallaban por razón de dicha
, inundacx on, y habiéndola traido fue esta Sa
cr atisim a Señora servida de reparar dicha inundación y verse como se , ,
W
vi do, mi lagrosamente seca Que tiene por cierto . , sin poner en ello duda ,

[ 13 7 ]
que el hallarse estampada en Ia ti1ma la dicha Santa imagen se debe atri
huir y entender haber sido obra sobrenatural , y secreto reservado a la Di
vina Majestad .

D e cimoséptimo testigo EI P Pedro de S an Nicolás Religioso sacer


— . . ,

dote de la Orden de S an Juan de Dios Prelado que ha sido en ella de edad , ,

de 7 1 años dijo que de oídas y cien cia cierta sabe de la Aparición desde
,

que tuvo uso de razón por h abérselo dicho e inform á dose de ello de per
, ,

sona s a ntiguas y de toda autoridad etc . .

Dé cim ooctavo testigo — Fray Nicolás C er dán Hermano Mayor Pro


. ,

vincial de la Orden y hospitalidad d el glorioso Mártir S an Hipólito de 6 1 ,

anos de edad dijo que sabe de la Aparición de oídas


, y ciencia cierta , por
h abér sele dicho e inf orm á dose de ello, de personas a ntiguas, grandes y de
toda autoridad que tuvieron cien cia cierta de la tradición
, y Aparición de
esta sacratisim a Señora .

De cimonono testigo — El Sr Dn Miguel de Cuevas D a


. valos AI . . ,

calde ordinario que ha sido de esta ciudad y obtenido otros oficios de AI


calde Mayor de esta Nueva España de 8 1 años de edad dijo que desde , ,

que tuvo uso de razón de oídas , y cierta cien cia en general por h abér selo
,

oído a sus padres y


antepasados ( Alonso de Cuevas su padre y Juan de , ,

Cuevas su a ntepasado ) e in f orm á dose asi mismo de personas a ntiguas y


, ,

de toda autoridad que a los , 12 dias del mes de Diciembre de 15 3 1, siendo


Prelado Fray Juan de Zuma
rraga Juan Diego in dio natural , , y vecino que
en aquella ocasi on era del pueblo de Cuauht it1án había traído , , en n ombre
de Nuestra S eñora , las flores que traia envueltas en Ia ti1ma , y que aldes
cogerla , quer1 endol
as reconocer habia hallado , y visto dicho Sr . e stam
pada la I magen sobera na de Nuestra Señora de Guadalupe , y que es voz
y
'

común asentada en todo elreino haber sido dicha Aparición en la forma


que lleva re f erido Que la con servación de los colores del rostro de Ia ima
.

g en, man os ropaje de túnica


, y manto que la entr esacan y distinguen de

[ 138 ]
unas nubes blancas que tiene por c ria y campo que cada dia
, , con haber
pasado tanto transcurso de tiempo viéndolas este testigo , , en diversas oca
siones le han parecido más vi vas y acabadas de poner juntamente con las ,

estrellas y rayos de oro que tiene en dicho manto y túnica que salen a la ,

redondez de todo elcuerpo .

Vigésimo testigo —Don Diego Cano Moctezuma Caballero de Ia O r


. ,

den de Santiago, Alcalde ordinario que ha sido de esta ciudad dos veces ;
persona que ha estado ocupada muy ordinariamente en los mayores ofi
cios de Alcalde Mayor de esta Nueva España dice que como , , nieto del
Emperador Moctezuma , dirá y declarará todo lo que
. supier e de Ia Apari
ción. y ciencia cierta n
Dice que desde que tuvo uso de razón de oídas e

general por habé l oído a sus padres y antepasados y inf m á d


, r se o ai or ose s

mesmo de personas antiguas y gran des y de toda autoridad ( aqui refiere


la Aparición )
"
sin haber oído ni entendido cosa en contrario .

Hasta aqui el extracto deltexto original La validez histórica de . es

tas I formaciones resplandecerá mejor cuando la veamos aparecer de


n nue

vo ante la Congregación de Ritos en 18 95 . Allí recibieron valor canónico


y además valor critico puesto que fueron las
, I n formaciones consideradas
no aisladamente sino en presencia de las impugnaciones presentadas por
l
o s enemigos .

Debieron formarse muy poca idea de los antiap aricionistas llamados ,

sabios mexicanos esos Eminentisim os Cardenales cuando leían sus fla


,

g rante s contradicciones por ejemplo : la de rechazar a los testigos al mis


,

mo tiempo que aseguraban : ¡ No cabe decir que esos testigos se cargaban



a ciencia cierta con un perjurio ! Echarían también de ver la mala f e al
a
ocultam os que se tratab solamente de testigos auriculares y no presen
ciales yn o podrían menos de reírse alver cómo se improvisaba en México

[ 1 39 ]
un axioma n uevo de psicologia para fines de crítica utilitaria Porque esto .

viene a ser lo que Icazbalceta aseveraba con tanta f ormalidad .



Es un fe
nóm eno bastante común en los ancia nos y lo h e observado muchas veces ,


llegar a persuadirse de que es cierto lo que h an imaginado . No sabemos
qué ancianos habrá n rodeado alseñor Ica2balceta pero su aserto , , t alcomo

lo presenta, es una mentira .

Impug n n a do acremente la veracidad de los testigos que declararon en

favor de Ia Aparición de
.
. 1 666, An drade, que fu e el autor del “
Estudio

Histórico sobre la leyenda de Guadalupe , pág 6 1 pervierte malamente
. ,

el texto deltestigo Pacheco ; le hace decir que su tía murió entre los 70 u
80 años ylo que dice Pacheco es que su t ia, cuando é lla conoció tenía ,

de 70 a 8 0 años , sin fi j ar limites : y como esta sola palabra “


más es elpi ”

"
vote de toda la argumentación cambiarle por la palabra , entr e es algo
asi como falsificar un cheque .

Hace menos tiempo otro señor quiso disminuir la autoridad deltes


, ,

tigo Bachiller Sánchez porque éste dice haber celebrado Zum a


rraga de
Pontifical el dia de la procesión pues , ni habia lugar dice el impugnador
, ,

ni tenía Zum a
rraga capacidad , y el caso es que lugar si había por pequeño
que hubiera sido el primer jacalón o e nramada en que terminó la procesión
de 15 3 1 . Pontifical en el más lato pero aceptable sentido de la palabra
, , si

podia celebrar Zum a


rraga aun llevan do mitra según los añejos , y legítimos
privilegios sevillanos .

No hay mal que por bien no ve nga : Las justas rémoras de la Con
g r e g ac1on de Ritos y hablando más claro : la no admisión en ese augusto
tribunal de las I formacio
n n es hechas en México dieron lugar a que el be
nem ér ito Marqués de Mancera escribiera a la Rein a de España doña Ma
r ia Ana de Austria y ésta a su vez alMarqués de Astorga , su embajador
en Roma en las siguientes lín eas

Marqués de Astorga Primo del , , Co n sejo de Estado Embajador , en

Roma : Habiéndome da do cuenta el Marqués de Mancera de la sin gular


devoción que en Nueva España tienen los habitadores de aquel reino a
una imagen de Nuestra Señora de Guadalupe que SEGUN NOTI C IAS ,

[ 1 40 ]
B I EN FUND AD AS apareció el dia 12 de diciembre ( recién conquistado
, ,

el Reyno ) una legua distante de México Y deseando yo que para la cc .

lebridad de esta devoción se conceda una festividad particular para el mis


mo dia de la Aparición como también la aprobación de su rezo que se
,

propondrá por ser para un fin justo y loable y que redundará en gran
, ,

consuelo de aquellos fieles ; h e querido encargaros ( como lo hago ) que


luego que se haya exaltado Sumo Pontífice interpongáis en mi nombre ,

los oficios que tuvier eis necesario a fin de impetrar las dos gracias referi
das obrando
, ello muy eficazmente Y de lo que resultare me daréis
en .

cuenta De Madrid a 2 de Abril de 1670 — Y0 LA RE INA


.

. .

No pudimos reproducir en fotografía el original de esta carta existen


te en el Archi vo de la Embajada Española ante elVaticano por hallarse
ya muy deteriorada y sus tintas muy descoloridas Súplal la copia que de . e

su puño y letra copiada y firmada n


"

envia l benemé ito archivero de


os e r

esa Emb ajada Fray José M Pou y Marti 0 F M . , . . .

El fondo de la carta en consona ncia con las Informaciones pre -inset


tas arroja de si otra consoladora verdad ; no precisamente la Reina si ,

no la corona de España y su Consejo su más encumbrado virrey


, y el
más importante de sus embajadores tenían por NOT I C IA B I EN FUN
DADA QUE N S DE GUADALUPE EN
. . 12 DE D I CI EMBRE R E ,

C IEN CONQUISTADO EL RE INO SE AP AREC IO A UNA L E


'
,

GUA DE LA CI UDAD DE MEX I CO .


DE CI M A UINTA DE C ADA 16 71 168 1

LORIA y prez de las letras mexicanas D n Carlos de Si , o

g u
e nz a y G óng aores ,quie n lle na ampliamen te n sus co

escritos y n su im p tantí im juramento esta XV dé


co or s o

cada guadalupan a .

Nació el célebre poligrafo en la ciudad de México el año


de 1645 . Quince años más tarde entraba en la Com p añ ia de Jesús , donde
vivió más de siete años hasta que por causas de f amilia , no por su culpa ,

se separó temporalmente de la orden Ya en otra obra nuestra hicimos ver


.

cómo la salida de Siguenza no supone desavenencia entre ély la orden de


que se separara Más larga . y más Iuminosamente lo ha demostrado en la
excelente biografia de Don Carlos el distinguido escritor , Lic Francisco
.

Pérez Salazar .

En obra t an recomendable pueden verse la vida espiritual y la vida


literaria del célebre ingenio mexica no El catedrático universitario
. , elp o

lemista, el n
i vestigador y conservador de archivos , el consejero y alma de
toda intelectual empresa , no era otro que eldevoto sacerdote , el caritativo
y magnánimo distributor de limosnas y el capellán por largos años del

[ 143 ]
Hospital del A mor de Dios donde tras dos centuri as aú n parecia flotar viva
y ama te el alma de su fundador Don Fray Juan de Zuma
n rraga .

Quien conoce a Siguenza en su biografia y en sus obras quedará per,

suadido de que reunía las notas de credibilidad requeridas por lasana , cri

tica e historiogra f ia modern as .

De poco hubieran servido luces tan brillantes si al mismo tiempo no

hubiese dispuesto en sus Iucubraciones del precioso material heredado de


,

Don Juan Alva Ix to chitI. Este Don Juan era el hi j o del famoso Don
Fernando Alva Ix tlix ochi tl
, ilustre historiador descendiente directo de los
,

Reyes de Texcoco y en quien por derecho propio recayó el señ orío de


Teotihuaca
n .

Por este camino pues llegaron a Sig uem a los documentos de Don
,

Fernando Asi lo asegura Berist a


. in y Io confirma Sig ii enz a en su

Piedad

Heroica . Aqui es oportuno copiar los preciosos párrafos delLic Pérez Sa .

lazar porque arrojan muy clara y muy n ecesaria luz sobre varios p robl
e

mas G uadalupanos .


Esta cuestión dice de los papeles de Alva Ix tlix
, , ochitl
, Seria inciden

tal y carecería de importancia si no fuera porque con aquellos papeles se


aseguró por Siguenza que existían unos de gran antiguedad que relataban
la aparición milagrosa de la Virgen de Guadalupe, de letra de D Anto .

nio Valeriano y que además se hallaba también una traducción p araf rá s


tica de esa relación hecha por D Fernando de Alva
, . .

“ ”
El P D Esteban Anticoli
. . en su Virgen delTepeyac aseguró que Si
guen2 a habia sido íntimo a m igo del referido D Fernando . y heredó de él
sus papeles Tal aseverac1on constituye
. un error , en el que incur rió in duci
do seguramente por el autorizado dicho de D Alfredo Chavero quien a su . ,

vez se equivocó Este error am eritab a una simple rectificación


. en el sen ti
do de que el amigo de D Carlos . no habia sido el padre sino el hijo , y de
que por ese conducto hubo los papeles cosa que debió saber D Vicente de , .

P Andrade, por ser lugar común


. en la historia de México de la que fue ,

er u ditisim o conocedor ; pero como g ab a en


no com ul ideas g uadal
up anas

con Anticoli aprovechó el error que parecia evidente para expresar


, , , con

[ 144 ]
cierta am big uedad insidiosa que era una co nseja elque S iguenza hubiera
podido ser heredero de D Fernando de Alva ni menos su amigo Es inve
. , .

r osí m il —dice que el historiador dejara a un niño de 3 a 6 años sus pa

peles De lo que se puede colegir que si era una con seja la herencia y con

ella se explicaba Ia posesi on de los papeles por Sig uem a fuera probable ,

mente una conseja también la existe ncia de esos papeles con su carácter
,

de auténticos .

Esto último no lo dijo asi el Ca nónigo de la Coleg iata pero da lugar ,

su comentario a que se presuma y ai l s o presumi yo mismo cuando lo lei ,

sin conocer aún eltestamento de D Carlos Ahora bien como según h e . . ,

mos visto , no estuvo en lo justo el Sr . Andrade d ebese descartar su


, co

m entario de la contienda guadalupan a si queremos , en ella hacer h onor a



'

la verdad . Hasta aqui el Lic Pérez Salazar . .

Aparte de ese lote tan valioso de Alva Ix tlix ochitl


, Siguenza fue ad
quiriendo durante su vida muy buen papel que a su muerte legó a laCom
pania de Jesús con otros n uevos libros y objetos .

Util será a este propósito copiar algunas frases de su testamento



Mando que se les entregue a Sus Paternidades ( los jesuitas ) diferentes
libros manuscritos contenidos en la misma Memoria parte de ellos en
, ,

Castellano y parte en lengua mexica na yl


os más de ellos originales , y que
hasta ahora no se han impreso los cuales por ser únicos
, , y de materias
sin g u larisim as deben estimarse y guardarse como un tesoro grande mo ,

tivo que me obliga a que solicite se conserven separadamente en parte t an


segura Con mayor desvelo
. y solicitud ; con gasto muy considerable de mi
hacienda h e conseguido diferentes libros 0 mapas originales de los anti
g uos indios mexicanos que ellos en su g entil
idad llamaron t ex cam atl
o am ox tle , y aunque mi ánimo f ue siempre remitir algunos de ellos a
la Librería Vaticana, donde se conserva uno, muchos años h a con aprecio ;,

otros al Escurial y los restantes a la Biblioteca del Gran Duque de Flo


rencia que por mano delEx m o Señor Duque de Jovenazz o me lo habia in
.

sinuado ; tengo por más conveniente que alhajas tan dignas de aprecio y
veneración por su antiguedad y ser originales se conserven en dicha libre

[ 145 ]
r ia del Colegio Máximo del Señor S an Pedro y San Pablo . y para que
están seguros y nun ca falten de alli y se de polilla mando que
"

pr eserven , en

algún estante o mesa o lugar donde su Paternidad man dare se haga un

caj on de cedro de la Habana muy curioso con su llave gastando , en ello


de mi hacienda cuanto fuere n ecesario etc , .

Ya hemos dicho en otro lugar y precisa repetirlo que esos papeles pa ,

saron a la Universidad de México en virtud de la expulsión de los Jesui


tas y Iat r ocinio de sus bienes perpetrados por Carlos III . De allí con los
mismos derechos los sacó el General Scott en 184 7 y fueron a formar par
te delArchi vo 0 de un depósito delM inisterio de Estado en W ashi ngton
donde les vi o n uestro Ministro en esa nac oni , Don Luis de la Rosa según
lo dice en carta oficial reservada al Gobiern o Mexicano
, y que ha pasado
últimamente a la Secretaria de Relaciones Ex teriores La signatura que .

tenía cuando vimos esa carta en el Archi vo General de la Nación era



As untos diversos caja 6- 1 846- 1 85 1 ; carta N 19
º
. .

Hizo reclamaciones nuestr o gobierno El americano prometió devol


.

ver esos documentos protestando con tra la acción de Scott y en efecto


no ha devuelto n ada .

En mayo de 1926 me apersoné en dicho Ar chivo de donde se me remi ,

tió al Departamento de Guerra con la constancia de haberse allá en viado


desde el 25 de Enero de 1 8 90 un lote de manuscritos que tiene las señas

de ser el nuestro Traducido del inglés el texto de entrega dice as1 : Depto
. .

de Guerra Ciudad de
, W ashi ngton, E ero
n 25 1890
-
. Señor : Tengo el honor
de enviar a usted para lo que usted j n ue conveniente 92 documentos es ,

c ritos en len guajes españoles ; remonta n sus fechas hasta 1 63 1 —aqui e s ,

taban depositados
Tanto en los sótanos del Ministerio de Estado como en los del de la
Guerra encontré algunos papeles que bien , p udier en ser de aquel archivo .

El Lic Salado Alvarez cataloga también alguno de este género


. .


Hase dicho que la obra guadalupana de Siguenza es su Primaver a

[ 146 1
— —

C'
U ¿
' º o y j
L £º t a . [


¡
A
'
7:2 M . 2 t /
e

d º

ZZ
1
l
r ¿

a: 0 n ít u m n M
“ a 0 u -º .
;

?
Q )»
I 4

P ágina h ló afa d Si
o gr e guenz a y su j uramento .
indiana poema sacro histórico Y así lo será bajo elpunto de vista de su
.

amante y florida devoción .

Alli vemos desde la octava LV lo esencial del Milagro cuando pinta


, ,

a Juan Diego que


Sube almonte por montes mil de hielo ,


Ciego obediente de la Gran Maria ,


Por varias flores que en el monte habia .

Estas — le dice son estas las claras



Divinas señas de mi dulce I mperio ;
Por ellas se me erijam cultas aras
En este vasto rigido hemisferio

No hagas patente a las profanas caras

T an prodigioso plácido misterio

Sólo alSacro Pastor que allá te es pera, ,


Muéstrale esta portátil Primavera .


H ácelo asi y al d escog er la manta,

Fragante lluvia de pintadas rosas
El suelo inunda , y lo que más espa nta
Oh maravillas del amor gloriosas !
Es ver lucida entr e floresta tanta

A expensas de unas lineas prodigiosas

U na copia , una imagen, un traslado

De la reina delcielo

No era la poesia el fuerte de Don Carlos de Siguenza y G óng ora y si


estas estrofas se con sideran en efecto como documento g uadal
up ano, dé
be se a que son como la síntesis de su criterio en la materia Lo que más
.

vale es su documentación y juramento .

I édito aún está


n un libro de Siguenza intitulado “
Anotaciones e riti
cas de las obras de Bern al Díaz del Castillo y de Fray Juan de Torque

[ 14 7 ]
mada Su original fué vendido en Londr es por Don Manuel Fernández
del Castillo ; mas queda una copia en l
a sección de manuscritos del Museo
Na cional bajo el número 1 62, copia que está mandada hacer y autorizada
por manuscrito delLic Don Alfredo Chavero . .

Como bien anota este laborioso investigador , elfin principal de laobra


es la referencia a Nuestra Señora de Guadalupe Así desde elcapítulo s ep .

timo se nos describe primero la Villa y luego el Templo de Guadalupe ; en

eldécimo y duodécimo se trata delídolo antiguo T eotenant2in .

Los tres siguientes llevan estos tres respe ctivos titulos : De laindubi
"“
table y constantisim a certeza delportento , La tradición que hay de 10 su
"“
cedido acerca delportento , Las escrituras que se han hallado H I STO
"
R IAL ES de l
o mismo que se tenia por tradición .

Su propio sentir recopilado es : La sustancia de la historia es que la


imagen de Guadalupe es una imagen de Nuestra Señora hecha milagro ,

sam ente c omo se ve, y aparecida en la tilma de un indio que se llamaba


Juan Diego , en tiempo del primer Arzobispo venerable señor Juan de Z u ,

m árrag a . Rarísima será la persona de por acá que no l


o sepa y muchos
"
miles de personas de partes r em otisim as no lo ignoran .


a historia se repite, porque se juzgue que al
N i esta sustancia de l

g unos Ia ignoran que esas , son aquellas pocas que en todas líneas son

inexcusables .


Los fundamentos princip al
isim os que tenemos para creerla son dos ,

'
eluno la trad1c1on, el otro las escrituras
I

Donde empero más fuerza recibió de Siguenza la tradición Guada


, ,

l
up ana fu e en un libro hasta hace poco inédito

Piedad heroica ”
de Don
Fernando Cortés En su capítulo X I párrafo III aunque de
. una manera
incidental viene a asentar
, stas áur eas palabras : Que le mandó la San
e

tísim a Virgen al dichosísim o indio Juan Diego ( cuyo n ombre antes de

[ 143 ]
bauti7 ar se fue Q uautlatoat2in ) fuese a casa delObi spo
. y que alli se le ma
nif estó la imagen, es cosa que dicen uniformes cuantas relaciones hi stóri
cas hasta aqui se han impreso , y co n especial una antiquí sim a que aú n
tengo manuscrita y estimo en mucho
Mejor aún es el tradicional y solemne juramento sobre la autenticidad
de la relación de Valeriano que en integra página fotocopiamos de su ori
ginal . Oculto estuvo éste muchos anos entre los papeles de un enemigo de
Ia Aparición, hasta que el Lic Don Gen aro García
. , en su lecho de muer
te , nos dijo haberla comprado y tenerla entre sus papeles Pocos días des.

pués de su muerte su muy distinguida familia


, nos dió todas las facilidades
que desde luego aprovechamos y siempre debidamente agradeceremos .

Después de las aclaraciones criticas que en otro libro hemos ya larga


mente hecho sobre este documento , r éstanos t an sólo confirmar la fuerza
que tenia un juramento en los labios de tan virtuoso sacerdote, r epr o du
ciendo sus propias palabras en análogo trance “
Juro IN VERBO SA
CERDO T IS y por el paso en que estoy , y cuenta estr ec hisim a que tengo
"
que dar a Dios que me condenará si en esto miento . Estas palabras que
leemos en el testamento de Don Carlos nos dan clara idea de que daba a
sus juramentos todo elalcance que debe de darles un santo y sabio cristia

no ; por algo Icazbalceta aun en los momentos más álgidos de su libelo


acata y admite palabras t an trascen dentales y solemnes : No acatarlo se
ria hacer un juicio temerario e infamante en materi a grave .
DECIMASEXTA DE C ADA 168 1 1691
¿º

UEN O S obsequiado para documentar esta década un ser


monario , bie n raro por cierto , en torno a las fiestas que se
celebraron con motivo de la dedicación deltemplo de San
Bernardo en 16 85 .

U no de tales sermon es fu e lpredicado por el célebre P a


e

dre jesuita Antonio N úñ ez de Miran da la personalidad ascética más , au


tori2 ada y saliente en toda la Nueva España .

Aprovechando un a oportunidad y casi trayendo las cosas por los ca


bellos el célebre predicador
, n arró co n todas sus señales Ia Aparición gua
dalupana de 15 3 1, y esto con gran complacencia , con estilo n ítido y sere
no y con toda la unción que podia esperarse de su carácter en general y de
sus funciones sacerdotales en aquel momento .

No estará demás copiar aquí algunos párrafos del sermón a que me


refiero ya que el libro es relativamente raro en n uestros dias .

Hodie Huic
domui Salus a Deo facta est Era divi na providencia del Hijo Flor
, . , con su
fl
ori dí sim a Madre de Guadalupe , ( la erección de este templo ) para sacarla

de una doble obligación , y pagar por su majestad dos antiguas deudas ,

ecl
es1 astic as que en anos pasados habia contraído la Señora su Madre con

[ 15 1 ]
dos mexicanos Prelados : La primera há cerca de 150 años el de 153 1 al ,

Il
ustr ísim o señor don Fray Juan de Zum a
rraga a quien vino la Señora ,

como en su misma person a de Guadalupe en su misma milagrosa imagen ,

a pedirle le edificase en aquel situo un templo enviándole por embajador


,

aldichosisim o Juan Diego con las maravillosas señas de las pro digiosas
flores , y más prodigiosa formación de su celeste Imagen como de hecho , ,

se la edificó el Santo Prelado ; tan pobre como de planta franciscana y co

mo sufrían entonces las estrechas apreturas de tan nuevo descubrimiento .

La segunda elaño de 1 622 en que el Ilustr ísim o Señor don Juan de la


Serna , con sus piadosas diligencias y copiosas limosnas edificó a lo mo
dem o la preciosa ( iglesia ) que ahora gozamos
Ponderemos ahora todo lo que significa la relación guadalupana asi
in sertada en el sermón delPadre N ú ñ ez de Miranda Y partamos de lano .

ticia cierta de que n ació en la Nueva España , en Zacatecas el año de ,

16 12 . A los 17 años de su edad o sea en 1629, entraba en la Compañía


de Je s
ús Para elaño de 164 7
. , en que salió el famoso libro del Bachiller
S án chez ya Nunez de Miranda terminados brillantemente sus estudios
, , ,

había ocupado en su orden cargos de suma confia m a en el campo de las


letras y del gobierno Con estos antecedentes
. y con el de su valor civil ,

que siempre le acompañó y el de la gra n responsabilidad que se echaba


encima si dejase correr mentiras y patrañas sobre asuntos religiosos gra
visim os ; fácilmente echaremos de ver cómo su sola no protesta en 1 64 7,
h abr ia sido de gran peso en favor de la Relación impresa de la Aparición ,

gu adalupana
'

Avanza Nunez de Mira nda en años y en méritos y por ende en auto


ri dad y prestigio : Ios tuvo en alto grado como in dican sus solos cargos
, ,

que fueron : elde Profesor de Teología P repósito de la Casa Profesa Rec , ,

tor de San Ildefonso Director de la congregación de la Purisima


, y final
mente Provincial de su orden en todo elamplio Distrito de la Nueva E s
pana Otro cargo para
. n uestro caso muy significativo fue el que tuvo por
,

treinta años hasta el de su muerte de Calificador del Santo Of icio de la


, ,

I nquisición .

[ 152 ]
Todo esto lo ponía no sólo en la facilidad , sino en Ia g r avísim a obli

g ación de no dejar correr una i nvención t an grotesca y t an nociva como


hubiera sido la narrada por el Bachiller Sánchez de , no hallarse ésta bien
respaldada por una sólida y antigua tradición .

Conociendo como ínti mamente conocemos el buen espíritu , yf ortale


za que anima a los altos superiores de la Orden pocos argumentos , nos ha
c en tanta fuerza como la actitud del Padre Nunez de Miranda Ante
, . una

mentira como la que se quieren fin gir los enemigos de Ia Aparición N ú


, ,

nez de Miranda , como Calificador del Santo Oficio , h abria delatado , en

car cel
a o, d procesado y condenado al impostor Por otro lado como Supe . ,

rior máximo en toda la Nueva España de su orden , y orden tan bien acre
ditada , n n u ca hubiera permitido ni el libro delPadre Florencia , ni el tes
tim onio jurado de Monroy , ni las graves testificaciones de Baltasar G on
za
lez , ni la erección de 104 altares g uadalup anos en el inmenso radio de su
jurisdicción que era la octava parte delmun do
, .

Muy lejos de esto pronuncia , en público y en la Cátedr a del Esp iritu


Santo la síntesis que acabamos de copiar Nació Nunez de Mira nda . en

época cercana a Ia Aparición vivian aú n siendo él de buena edad perso


, ,

nas que fueron testigos u oculares o auriculares delgra n Milagro pudo , y


debió preguntar con informaciones muy serias sobre el asunto y a i l hi s o

20 seguramente Su testimonio por lo tanto debe remontarse dir ectam en


. , ,

te hasta 1627 e indirectamente hasta 153 1 .

El sermón g uadal
upano de N úñ ez de Miranda por ser delsiglo XVII
debió figurar en la bibliografía de Andrade Pues bien . , en virtud de la ca

sual
i dad úmero
n 25 se le escapó de la vista t an conspicua pie2 a Nihil est .

occul
tum .

No podemos pasar por esta preciosa década , sin incluir en ella y pre
cisamente al lado del Padre N ú ñ ez de Miranda a la que fu e su hija es ,

[ 153 ]
pir itual
, a la sabia virgen mexicana perfumada flor de , nuestros poéticos
vergeles Sor Juana
, I n és de la Cruz .

En la imposibilidad de reproducir aqui los amorosos villancicos gua


dalup anos que a tan docta pluma se atr ibuyen, habr ém onos de contentar
con aquellos preciosos en decasílabos de Sor Juana que dicen así

Es compuesta de flores maravilla ,


Divina Protectora americana ,

Que a hacerse pas a rosa mexicana



,

“ ”
Apareciendo rosa de Castilla .

Viajaba en la penúltima década delsiglo XV II por la Nueva España


un caballero muy ilustrado Doctor , en Derecho Civil gran observador cu
,

ya suerte le había traído por diferentes n aciones reinos


, y provincias .

Curioso in dagador
, y diligente presentó almundo como fruto de sus
,

"
viajes un libro intitulado Giro dil Mon do o sea Viaje alrededor delMun

do Esta
. y otras obras suyas fueron impresas varias veces en Italia ; en

inglés se publicaron elaño de 1704 y quin ce años más tarde vieron tam
bién laluz pública en lengua francesa .

Dificil seria ju2 gar sobre la autoridad como informador y sobre la ori
g inal
idad de Gemelli C arreri si hubiésemos de a nalizar todos sus libros .

Tocante a México , no diríamos ciertamente que fue del todo original , pe


t o si un fiel trasmisor de noticias bie n adquiridas mayormente cuando él
,

aparece como testigo de vista Fu e amigo de Don Carlos de Siguenza


. y
G óng or a y de todo aquel grupo verdaderamente intelectual que giraba en

torno de Ia egregia biblioteca del Colegio Máximo de San Pedro y S an


Pablo .

Por todo elconjunto de las cualidades que resplandecen en esta obra



Giro dil Mondo la Sociedad de Bibliófilos Mexicanos acaba de dar a
la estampa por vez primera un a traducción hecha por Don José Maria de

[ 154 ]
Gm
e el
li C art eri y sus upanas.
p á ginas G uad al
Agr eda aunque con algunas correcciones y con el aditamento delprimer
capitulo que , no aparece en el origin al de la referida versión .

Por ser Gemelli C arreri el primer extranjero que dió a la estampa


asuntos G uadalup anos creemos que la reproducción de su texto original
,

es buen elemento para ilustrar la década que nos ocupa ; sin que esto quie
t a decir que en su testimonio veamos n ada extraordin ariamente n uevo ni

original Fuélo empero elque elmun do entero recibiese las tres menciona
.

das edi ciones con aprobación y buen suceso dellibro lo que significaba el
,

primer testimonio tácito y aprobación mundi al de la obra y del autor .

Co ncretándonos a n uestro objeto : de esta aprobación participa elrela


to Guadalup ano entre otras ra2 0 nes porque
, , en una forma o en otra era
,

ya suficientemente conocido por toda la cristiandad .

C eemos
r que nuestros lectores verá n con gusto allado de las págin as
de la edición PRINCE PS italiana , el retrato de t an distin guido personaje
y elmapa delValle de México por Gemelli Cart eri publicados E n este ma .

p a se ve con suficiente claridad al Norte de la ciudad de México señala ,

da la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe y e l expectador puede bien


darse cuenta de la topografía general de las más interesantes comarcas de
la capital de la España .
DECIMASEPTIMA DE C ADA 1691 1701
a:
.

A muerte de un conocidisim o bibliófilo acérrimo enemigo


,

de Ia h istoricidad de Ia Aparición arroj o al mercado


, pú

blico entre otras preciosidades Ia ilustre Crónica inédita y


hológrafa de la Orden Dominicana escrita desde media ,

dos delsiglo XVII por el renombrado P Maestro Fray .

Juan Bautista Mendez .

Documento t an precioso para la Historia de Ia benemérita Orden de


Predicadores y en general para la Historia Patria es también , un gran
monumento g uadal
up ano . Y por serlo era muy n atural que lo tuviesen en

cubierto los del funesto grupo que ciertamente rodeaba al ocultador .

El P Maestro Fray Juan Bautista M endez debió nacer hacia 1 620 en


. ,

esta Nueva España e ingresado a mediados delsiglo a la Orden de Santo


Domingo en la que ocupó cargos im p or tantí sim os Uno de ellos fu. e el de
Catedrático de Teología en la Real y Pontificia Universidad de México ;
puesto tan distinguido suponía grande autoridad y verdadero valer intr in

seco delcatedrático En casos como este Ias Orden es Religiosas a costa de


. ,

cualquier sacrificio suelen emplear a hombres de positivo saber y tales que


dejen bien plantada la bandera de la corporación que representan .

[ 15 7 ]
Sabemos otrosí del P Maestro Fray Juan Bautista que fue
. Comisa
rio de la Real y Pontificia Cofradía d elS antisimo Rosario Esto era lo me
.

jor de lo mejor con que su Or den por


, un lado , yl os cofrades la flor y na
,

ta de la nobleza mexicana podian honrar a , un religioso residente en la


Ciudad de México .

Para n uestro propósito más que las consideraciones anteriores hace ,

al caso elsaber que elP Maestro M endez . en Ca


pitulo habido en 1666,
f
f ue o icial y solemnemente n ombrado Cronista de su Provincia Religiosa
de Santiago que es esta de México T alcargo
, . y en manos de un religioso
tan piadoso y tan sabio dan a sus escritos una autoridad de tanto peso y
de tanta exten sión como eran los de toda la Orden Dominicana solidaria
y responsable de su docto y oficial Cronista .

Alescribir el P M . e n dez sus preciosos capítulos VIII y IX , no hacía


más que reflejar el sano y antiquí sim o sentir de su Orden respecto alMi
lagro g uadal
up ano : de los Dominicos y del Convento de México salió una
de las más preciosas y autorizadas declaraciones en favor de la Aparición ,

cual fu e la de Fray Pedro de 0 yang ur en , venerable anciano de dicho


Convento declaración que ? a conoce n nuestros lectores en capitulo ante
,

rior a éste Los Dominicos tuvieron en este mismo Real Convento ex pues
. ,

ta a la pública v ener ación, un a de las más antiguas imágenes G uadalu


panas de que habla el autorizado Diario de Sedano imagen que desgracia ,

dam ente ha desaparecido Anteriormente al P . . Méndez ya su Orden había


,

leva ntado un precioso monumento g uadal


up ano, cual es el altar colate
ral de la Capilla del Rosario en el Pueblo de Atzcapotzalco patria , , nada

menos deltantas veces


, n ombrado D Antonio Valeri ano
. .

Ar g iíir de este último dato que los Padr es Domini cos influyeran en la
re dacc1on del

Nican m opoh ua resultaría muy poético y decorativo , pe

t o n o nos parece que haya en tales suposiciones ni verdad ni verosimilitud .

Valeriano aunque , n acido en Atzcapotzalco recibió toda su educación


, en

la Orden Fra ncisca na de la que fu Terciario e y por eso llama a S an Fran


cisco , n uestro Padre San Francisco .

Volviendo a la crónica delP M endez encontramos . , que aunque no

[ 158 ]
P ágina de la Cr ónica de Méndez y su f
irma.
entraba en el plan de su obr a quiso , n arrar y n arró Ias Apariciones de
15 3 1 tal como corrían en la Nueva España Como a pesar de sus variantes
.

accidentales no arrojan nueva n oticia de importancia dejamos de copiar ,

las y más sabiendo que h an de reproducirse en brillante edición a cargo de


D Federico Gómez de Orozco H ém onos contentado
. . c on fotog r abar la
primera de las ocho páginas g uadal
up anas de la Crónica de M endez ad ,

perpetuam rei memoriam La firma auténtica delcronista que va alcalce


.

no pertenece a esta págin a pertenece a , una protesta prelimin ar de la mis


ma ob ra protesta para
, n osotros imp ortantí sim a porque en ella nos dice el
autor que tiene en cuenta obedece los decretos de Urbano V III de la ,

Congregación de Ritos y de la Universal I n quisición firmados éstos


, en

Julio de 1 634 por los que prohíben se impriman libros que contengan mi
lagros o revelaciones sin reconocimiento y aprobación d lordinario e

.

Es decir que además de la veracidad


, n atural se le impone una seria

critica gravemente sancionada por legítimas autoridades ¿Con todos


, . es

tos pr enotandos iban él y su Or den toda a referir tan raro portento si


, no

fuese sólidamente verdadero ?


Hay algo más de notarse respecto a laopinión Dominicana sobre la
Virgen de Guadalupe y es que en este punto estaba en gustoso yn o inte
rrum p ido acuerdo con los Padres de la Com p añ ia de Jesús Rara cosa es . y
sobre manera otable que precisame nte
n , en los años de mayor controver

sia en materia de Escolástica y de Historia , cuando allende y aqu nd e e los


mares Dominicos
, y Jesuitas r eñ 1an todas las escaramuzas que r eñ irse pue
den dentro del dogma , en este punto estuviesen aqui tan de acuerdo y esto
en materia donde pudieron haberse e nzarzado por lo menos , en un laberin
to e sp añ ol
isim o de disting os y contr adisting os con otras energias .

Colocamos la Cr ónica de M endez en esta década por haber sido la


de su muerte ; pero su fuer2 a histórica coincide con los años de su j uven
tud muy anteriores al famoso libro delbachiller Sánchez .

Terminamos anotando que Andrade en su bibliografia delsiglo XVII ,

se calló como un muerto acerca de la Crónica de Mendez que probable


mente tuvo muchas veces en sus man os . y huelgan comentarios .

[ 159 ]
DECIMAOCTAVA DE C ADA 1701 171 1
¿º

A Orden Franciscana puede bien llamarse la Santa Madre


de la Civilización Mexicana Desde sus comienzos hasta .

que la rapiña y la p er secuc1 on, impuestas por el ex tr anj e

t o, fisicamente Ia ex terminaron Ios Franciscanos por lar


,

gos tres siglos , con sus esfuerzos y su san gre fueron por
,

doquier derramando como su Santo Padre la f e


, , , el consuelo y la caridad
de Cristo .

A un y honor de su Orden fue a quien Dios esco


Franciscano gloria , ,

a Aparición y la primeras órdenes de laVirgen de


g ió para que recibiese l s

Guadalupe y desde entonces a acá n hay templo franciscano donde n se


o o

la venere con especial pr edil


ección.

Hubo sin embargo , un rápido período de verdadera borrasca por los


años de 155 6 . Sucedió que el Provin cial Franciscano de México , Fray
Francisco de Bustamante Todo temblando y demudada Ia color

entre
otros m uch isim os sol
emnisim os dislates dió , en el de atacar la devoción de
la Virgen de Guadalupe .

Su ataque no fue ciertamente , ni obra de la cabeza ni menos de Ia cr i

tica : fue t an sólo la explosión de un corazón herido y humillado .

[ 16 1 ]
Hasta la llegada del Ar zobispo Montufar , en 1554, l
os Franciscanos
habian sido los muy dueños y senores de la I glesia Mex icana El nuevo .

Arzobispo parte por su carácter pero prin cipalmente porque, en realidad


habia que atar corto a algunos Fran ciscanos tomó a los ojos de éstos , , , el

aspecto de un perseguidor ; por donde hasta el manso Fray G erónim o de


Mendieta llegó a decir que habia sido para con ellos más fiero que

un ti
gre Pero más que el mismo Montu far su Vicario General y su brazo de
,

recho el gigantesco Fray Bartolomé de Ledesma hizo sentir su man o de


, ,

hierro y su inmensa superioridad intelectual sobre l os hasta entonces triun

fantes Minoritas .

C on todo este disgusto allá en el fon do ; y en f


la super icie con coti dia
nas quisquillas el Ar zobispo
, y todos l os suyos eran m alvistos por muchos
de Ia Ser a
fica Orden : esto es n atur al y humano . Una de las cosas que en

su corazón tenía Montufar desde su llegada fue como era de esperarse Ia


'

, ,

devoc1 0 n a la Virgen de Guadalupe, y hubo la particularidad muy de no

tarse de haber entregado la Ermita a su Clero SECULAR


, .

Los Franciscanos no tuvieron como dijo Torquemada


, , ninguna capi
l
la en el Tepeyac, que de haberla tenido cons taria en algunos de sus m úl
tiples catálogos y relaciones ; pero sin tenerla , si es lo cierto que ya esta
rian acostumbrados a mandar , sin que n adie les disputase el terreno , en

toda esa ancha y prolongada zona desde México hasta Puebla y T lax ca
,

la zona
, en la cual se hallaba elTepeyac y Su comarca .

No es pues extraño que esta para ellos intrusión del Clero Se cular
, ,

en sus dominios haya sabido muy mal a ciertos Franciscanos de la época


y sobre todo alirascible Bustamante .

A mayor abundamiento y a su favor , tenían tres cosas ; una, que en

materia pecuniaria por causa o con pretexto de las Cofradías de G uadalu


p e, hubo mucho qué hablar y tal vez con razón Seg undo : A lo que pare
.

c e, hubo ex cesos de devoción milagros fingidos y no pocos abusos En tercer


, .

lugar había lacoin cidencia de ser el Tepeyac la próxima montanuela donde


en la antiguedad habian los indios venerado un cierto idolo por n ombre
“ ”
T eotenanz in , que en n uestro rom ance quiere decir madre de los dioses .

[ 162 ]
Llamamos a esto coincidencia , en lo humano ; pero , filosof a n do más
cristianamente y en vista de los hechos , n ada nos parece más propio y na
tura 1 que el que la Virgen Maria se apareciese en esa misma montaña pa

t asubstituir lo falso y la imaginaria madre de los dio


c on lo verdadero

ses n la verdadera Madre de Dios y que


co n este título y prerrogativa co

le hubiesen llamado el Obispo Zumarraga y el pueblo n general Los cas e .

t el
lanos le llamaron traduciendo directamente el
, nombre azteca la Madre ,

de Dios ; los indios esto mismo pero , en su lengua T EO N AN T Z IN o lo


que es muy parecido en significación y en sonido : T onantz in que quiere de
cir nuestra Madrecita ; pero u ca a
n n n adie se le ocurrió darle el n ombre
de T eotenantlin que era el nombre delídolo antiguo .

Nada valdría lleno como está de pasión y sin pruebas el frenético ser
, ,

m ón de Bustamante ; pero siendo como él era a la sazón Provincial de su, ,

Orden y hombre de influencia el hecho fu e que atrajo a su sentir a


, un

grupo de sus frailes más o menos tímidos y sobradamente respetuosos a


su Superior .

Sahag un Mendieta , y Torquemada nunca dijeron nada positivo por ,

que no podian decirlo , en contra de Ia Aparición guadalupan a Pero 10 for .

mi dable en ellos se dice es precisamente su silencio La respuesta


, , . en el te
t reno de la crítica es que el argumen to del silencio es válido sólo cuando
se explica por el hecho de que los autores silenciosos ignoraron o tuvieron
por falsa la noticia por ellos callada Pues bien este . , no es el caso tr at á n

dose de los mencionados autores Fran ciscanos .

En primer lugar el de ellos no es más que un solo silencio y no tres


sil
encios : forman una sola persona moral , son los tres una din astía per
f ecta, decidida a no perder la armonía entre si , ni menos la armonía c on

sus prelados No creemos ciertamente que haya n participado de la pasión


.

de Bustamante pero , si tuvieron el bastante miedo o prudencia para


no escribir y hasta para no ponerse a averiguar , como bien p udie
r on hacerlo .

En cierto texto que se atribuye a Fray Bernardino de Sahag un no hay


en rigor f rase ninguna que directa o i n directamente toque a Ia Aparición si

[ 163 ]

no es ésta refiriéndose a la Ermita de Guadalupe :
, no se sabe el origen
de la f undación "
.

En cualquier otro autor lejano a los hechos , sin facilidades para do


cu m entar se, esta respuesta tendría su significado liso y llano de ignoran ,

cia invencible En Sahag un sencillamente es


. una mera y pobre evasiva

para evitarse los conflictos con su Provincial y ex altada camarilla que lo


rodeaba Sahag un vivió medio siglo pegado como quien dice alTepey ac
. , , ,

en el Convento de Santiago Tlaltelolco ; tuvo todo el tiempo y todas las


oportunidades para indagar la verdad delhecho ; no hizo otra cosa en su
vida más que sacar y sonsacar a indígenas de todas las clases sociales la
verdad de las cosas que dej o por exte nso narradas en sus múltiples obras .

Tenia por otra parte la oblig ac1on de desvanecer todas las n ociones que
hubiese sobre falsos milagros ; esto le in cumbia por razón de su tri ple ca
r á cter : de sacerdote de historiador y de misionero
, .

¿Q ué cosa más f á cil si de error se tratara que probárselo a Montu far y


, ,

dejarlo claramente refutado en tanto como Sahagun escribió ? Con ello hu


biera dado el triunfo a su Provin cial y hubiera quitado de raíz elsupuesto
escrúpulo que a él le asaltaba de que los in dios corriesen peli g ro de idola
tría adorando a la antigua T eotenantzin bajo lafigura de laVirgen Maria
, .

Pues no hizo nada de esto , ni averiguó n ada , ni protestó sino que se


contentó con la vulgar y torpe salida de decirnos que “
no se sabe el origen
"
de la fundación , acto fu e éste a la verdad impropio del Padr e Sahagun
“ ”
Aliquando bonus dormit at Hom em s .

Agravante formidable en contra delconsciente y rebuscado silencio de


Fr . Bernardino fue el que ciertamente conoao Ia Aparición y sus pri
meros cultos En efecto : a juicio de los mejores historiógrafos entre ellos
.
,

Don Luis González O breg ón, quien nos l


o acaba de asegurar los Ca ntares ,

Mexicanos publicados por Penafiel y entre los cuales figura el por nos

otros aqui en primer término publicado fueron coleccionados no por otro


que por Fray Bernardino Sahag un .

Funda Don Luis G O breg ón su sentir primero :


.
, en la tradición que
hay en la Biblioteca Nacional en sentido afirmativo Esto significa que Vi
.

[ 1 64 ]
gil Agreda etc tenían por de Sahag un esa Colección Segundo : Don Fran
, , ., .

cisco del Paso y Troncoso estando en Europa mandó pedir fotocopia de


esos Cantares para publicarlos entre las obras de Sahag un pues a él le
pertenecían siquiera fuese como coleccionador . Tercero : Don Joaquín
García Ica2balceta en su Bibliografia pág , . 292, se inclina por la afirma
tiva Además eltipo de letra es de
. uno de los escribientes de Sahag un .

Este pues in signe Frayle sí tuvo conocimiento de que la Madre de


, ,

Dios fue pintada entre rosas


, en el Obispado pidió que se le edificase
, un

templo etc etc , ., .

Ahora bien si cualquiera ante las frases tan típicas


, , tan únicas , t an

ciertas relativas a la Aparición contenidas en elT epona2 cuicatlse da cuen


,

ta de que sólo a ella pueden referirse , c on más razón lo haría el que esas
lín eas tr anscribió . No hay pues silencio de Sahag un
, , en el sentido crítico
de la palabra .

Respecto a Men dieta aparte de la explicación ya dada hay además la


, ,

de haber sido sus manuscritos feudo y jardin cerrado de los antiaparicio


ni stas ; pues si en documentos que el dia de mañana podíamos descubrir y
cotejar como de hecho ha pasado hemos encontrado tantas desapariciones
, ,

y cambios y m utilaciones ¿qué no harian en lo que estuvo al solo y ex


e lusivo alcance de ellos ?
En cuanto a Torquemada , somos del sentir que la supresión de la
Aparición guadalupan a no es defecto deltexto original sino deltexto im
preso Betancourt tuvo delante los papeles autógrafos de Torquemada
. y
no obstante esto , sin prenotando n n i guno publicó lisa y llanamente el mi
lagro de Ia Aparición .

Por mucho que queramos y admiremos a laOrden Franciscana n o po

diamos n oblemente haber pasado en silencio este período de eclipse histó


rico entre otras cosas para que por su explicación t an llan a
, , y natural des
aparezcan los temores de los que sólo leyeron a este propósito la critica ,

incompleta y dañada , de los impugnadores de Ia Aparición .

“ ”
Ur g enos un docto amigo el argumento del silencio franciscano con

el silencio de las Actas de ambos Cabildos Eso es . no conocer elmodo de

[ 1 65 ]
ser de las referidas instituciones En sus Actas figuran es verdad otras
. , ,

fu n ciones religiosas ; pero sólo aquellas a que de oficio habían de acudir .

Mil interesantes sucesos acaecieron en la vida social y religiosa de México


yn o consta n ni podían entonces constar en las Actas Capitulares por la

entonces más que , n n u ca poderosa razón de que
, no eran de tabla .

Con creces compensó la Orden Ser aica las deficiencias delm alaven f
turado grupo de Bustamante : el mismo Torquemada con struyen do perso
n al
m ente el magnifico camino real que va desde la ciudad de México a la
Villa de Guadalupe ; Betancourt historiador de primera fuerza ; L uzuria
g a, Daza y otros varios escritores que tenían a la vista los m ismos docu
mentos que tuvo Sahagu n, más elacervo monumental de S an Gregorio en

México fueron otros tantos paladines de Ia Aparición primordial gua da


,

lup ana .

Sobre todos estos sus hermanos se levanta veneranda y


— magnifica la
dulce figura de Fray An tonio Margil de Jesús .

Mezquinamente se le llama apóstol de Zacatecas 0 de Texas : fu e


apóstol de toda la Nueva España ; abarcó personalmente todo lo que va

desde Guatemala y Nicaragua hasta el corazón de Texas y por medio de


sus hijos y de sus bien fundados conventos Fray M aig il de
en religión , ,

Jesús llenó de fervor y de sólida cristiandad las regiones todas y todas la s

clases sociales de nuestra patria .

Debemos a nuestro propósito reproducir


, , en este Album el precioso
testimonio jurado por Fray Margil I N VERBO SACERDÓT IS que dió
,

ante tribunal competente el 5 de mayo de 1 723 ; pero hacemos constar que


mejor prueba que su testimonio fue su santa vida y el buen suceso obt eni

do en todas sus empresas mediante laprotecci on de laVirgen de G uadalu


,

pe a quien él sistemáticamente Ias consagra b a .

He aquí pues el citado autén tico testimonio



Fray Antonio Margil de Jesús delOrden de los Frailes Menores de

[ 166 ]
F y Margily
ra su portada guadal
upana
.
Ia Regular observancia de Nuestro Ser a
fico P S Francisco Predicador
, . . , ,

Misionero y Notario Apostólico Comisario del Santo Of icio Pref ecto de


, ,

la I n quisición Prefecto de las Mision es de dicha Orden


,
en todas las I n dias
Occidentales por autoridad apostólica fundador de todos los colegios apos
, ,

tó l
icos de esta Nueva España y Ex guardiá n de los de la Cruz de la ciu
-

dad de Quere taro y Cr isto crucificado de Ia G oatem ala , y actual del de


Nuestra Sra de Guadalupe . en la de Zacatecas ante m i elpresen te Nota ,

rio Apostólico hi2 0 juramento IN VERBO SAC ERDO T IS puesta la ma ,

no en el pecho que tiene conocimien to de la existencia del Santuario de


,

Guadalupe y estar colocada la Soberana imagen que en él se ven era c on

el titulo de N tra Sra de Guadalupe . . y ser la misma que ahora cuarenta


años halló sin diferencia alguna más de que siempre que ha mirado dicha
,

imagen le ha parecido más reciente y hermosa Que cobró devoc10 n a


. es

ta imagen desde luego que llegó a elpuerto de Ia Veracruz ahora cuarenta ,

años , y que vino derecho a México con el deseo gen eral de ver esta mila
g rosa imagen, y le quedó desde ento nces t an afecto aloír los muchos pro
dig ios que por su medio obraba Dios N . S . en todo género de person as ,

que procuró extender su devoción y culto por todas las partes que pudo ,

que son muchas por la continua correría de sus misiones habien do pere ,

g r inado este Nuevo Mundo de la Nueva España por el lado delReino de


G oatem ala y 500 leguas más arriba donde en la ciudad de Gra nada fundó
un hospicio con el titulo de N tr a Sra de Guadalupe
. . y por el otro lado de
México ha penetrado el n uevo Rein o de León donde , erig ió otro Hospi
cio con la misma advocación y entre las Misiones de la Provincia de los
Texas a la principal y cabecera de ellas ilustró c on este n ombre , y en la
ciudad de Zacatecas dió el mismo titulo a el n uevo colegio que fundó de ,

Propaganda Fide extramuros de ella de que se halla actualmente Guar ,

di a
n lo cual ha ejecutado
, , no sólo por la devoc10 n que a dicha milagrosa
imagen tiene sino por ver la con que todo este Nuevo Mundo asi se lo p e
,

dia p ar eciéndole que teniendo esta imagen


, en sus Reinos Provincias , y
casas aseguraba el logro de todas sus buen as fortunas
, .

Di j o sobre las cuatro Aparicion es de la Purisima Virgen Maria alin

[ 167 ]
dio Juan Diego que las oyó siempre uniformemente a todo género de per ,

somas mayormente doctas tanto eclesi ásticos como seculares


, , .

A la pregunta si sabe y ha visto que este culto se ha extendido de tal


suerte que no hay casa de n oble y pl
ebeyo,
'

español e indio y otras muchas


castas en que no se hallen una o muchas imágenes de Nra Sra de G ua . .

dalup e de Mé ico x en lo dilatado de estos Reinos y con particular o p ecu


liar vener ación de tal suerte que si alguna casa se hallara
, sin tenerla juz
gara el dueno por impío y sospechoso respondió Fr Margil de Jesús ser
, .

esto cierto , y que le consta de vista por lo mucho que ha corrido


, en el

largo espacio de dichos cuarenta años las dilatadas Provin cias de esta Nue
va E spaña Añade que por haberlo visto
. , y oido de público
, y n otorio le
consta ser cierto que esta vener ación y a fecto se ha extendido de suerte
por elmundo que de los Reinos de Castilla delPerú , y Filipinas envían a
pedir y con efecto llevan en gran n úmero de copias de esta sagrada ima
g en de Nra Sra de Guadalupe
. . en lien2 0 s , láminas , tablas , conchas , y
otras bordadas de seda y perlas y pe drerias sobre rasos
, telas e innu
,

m er ables a
relic rios de los cuales son muchos los que con suma devoción
l
os traen contin uamente pen dien tes del cuello .

Añ adió que en todos los dichos cuarenta años que ha corrido este
Nuevo Mundo siempre ha tenido por cierto fixo e indubitable que la mi
, ,

sericor dia del Altísimo envió del cielo esta imagen de su Sma . Madre ,

para que en ella como


, en sacramento de su omnipotencia defienda este
Nuevo Mundo , yl o conserve en crédito y aumento de la ex altación de la
Santa Fe Católica .

México en 5 dias del mes de Mayo de 1723 años .



S ig nense las fir
mas Fr Mari
. . de Jesús —Dr Luis de la Pen a ante m i Bachiller D Ro
. . , .

que Morales y Toledo Notario Apostólico


,

.

[ 1 68 ]
DECIMANOVENA DE C ADA 171 1 1721
80
62

O N CEN T REMO S en esta década X IX el sentir y esf uer

zos de la Com pañiade Jesús tocantes a la causa guada


,

Iup ana .

U na orden religiosa con el peso de su autoridad colectiva


es un buen testimonio para cualquier aserto .

La Com pam a de Jesús en Méxi co desde sus comienzos hasta n ues


tros dias no solamente se ha adherido al común sentir sobre la piadosa
tradición sino que se puede decir que es benemérita de la causa
, y esto n e

tres maneras : ofrendando a la Virgen un culto tierno , universal y cons


tante ; robusteciendo por medio de sus historiadores y literatos la tradición
y reflejando la protección de la Virgen en l
os trabajos y empresas de la
misma Compañía .

Desde la Casa Madre de la Provincia Mexicana el regio Colegio de ,

Tepozotl a
n recibían l
, os jesuitas junto , con su primera formación religio
sa un sello imborrable de amor y co nfianza en la Virgen mexican a y al
pie de un altar que es una verdadera ascua de oro despedianse durante
,

tres siglos Ias f alanj es de misioneros que de ahi como de un vivo centro ,

par tían para la evang elilac1on de su s heroicas misiones del Norte Y pa

[ 1 69 ]
ra Ias r em ot isim as de Filipinas Nicaragua o las islas de Barlovento
, .

Y hemos de hacer n otar que bajo ese manto de azul y estrellas y pre
c i sam ente por la devoción a la Virgen de Guadalupe se verificaban , en la
Provincia Mexican a de la Com p añ ia de Jesús esa reunión y concordia
entre nacionaies y extranjeros que con muy contadas excepciones r espl
an
deció en esta orden religiosa .

No sólo sino que los hechos


, y documentos dan de si que los más gua
dalup anos de entre los jesuitas de la Provincia Mexicana fueron algunos
Padres extranjeros .

El Padre Francisco de Florencia el más activo propagador de la cau


sa a mediados del siglo XVII fué n acido en lo que entonces llamaban

La

Florida regi on que corresponde a toda la costa oriental de los Estados
Unidos Viene pues a ser
. n orteamericano .

El Padre Juan An tonio Oviedo Colombiano , , y en tiempos posterio


res como luego veremos
, , un venezolano tres italianos , y un francés h an
de ponerse en primera fila por sus trabajos apostólicos en general y en e s

p e cial por su benemérita labor guadalupana .

La hi storiografia , como lo hemos visto gráficamente, tiene :

que ir a
reforzar sus investigaciones a los dos colegios jesuíticos que moralmente
eran uno, el de San Gregorio y el de S an Pedro y San Pablo .

En ese precioso archivo Siguenza , y G ó ng or a que recibió su pri mera


f orm ac1 on y exhaló su último aliento en Ia Com p am a de Jesús dej o ricos ,

tesoros como fueron la relación de Valeriano los Cantares Mexica nos del ,

indio Plácido los an ales , y códices in dígenas etc Aquellos archi vos de los
, .

jesuitas tuvieron alma y vida ; queremos decir que ah i trabajaron para la ,

Virgen de Guadalupe hombres t an in sig nes como el ling iiista Tovar en el


mismo siglo XVI ; Lore n 20 Suárez , Gaspar González y Florencia n e el
XVII ; Abad , Clav11ero Alegre
, Va negas en el XV III y aun algunos re

lieves h an quedado para los que hemos heredado en este Centenario t an


grato y tan santo deber .

De entre nuestros misioneros del Norte , señ á l


an se como e sp ecialm en

te g uadal
up anos los tres esforzados apóstoles : Zappa Salvatierra , y Kino .

[ 1 70 ]
Mucho se ha ocupado la historia de cada uno de ellos y aun 1e queda mucho
por decir Baste para. n osotros cí recordar cuál era el móvil y norte de sus
apostólicos afanes .

Del hológra f o delPadre Juan Antonio Oviedo narrando la vida del


P Salvatierra copiamos las siguientes lín eas : El herma no Zappa se sin
. ,

tió especialmente movido a esta Provincia de Nueva España desde que el


Padre Francisco de Florencia pasan do por Génova para Roma , con el car
gode Procurador de esta Provincia ( de México ) le di o una estampa de ,

Nuestra Señora de Guadalupe y le ref1r10 la historia de su Milagrosa Apa


ric ión en la manta o ayate de un i ndio .

Y comunicándolo todo a su compañero el Hermano Salvatierra , , co

m enz ó éste a tener también especial devoción a la Señora de Guadalupe


y ambos la aclamaban : Nuestra Señora del Imposible ; porque cualquier
cosa que p arecier e imposible la esperaban conseguir por su medio e inter
,


cesión .

Tal fu e el principio de Ia vocac1 0 n a las misiones de México de estos ,

dos santos misioneros Ya estan do ambos . en la capital de México cifr aban


su mayor contento en visitar el Santuario delTepeyac y luego por su lar
g a carrera en n uestro Norte y Poniente fueron sembrando de venerandas
,

imágenes g uadal
up anas su glorioso camino de conquista espiritual .

Otro tanto puede decirse del Padre Eusebio Francisco Kino , n atural
de Trento el ilustre prócer de Sonora
, yA r izon a a quien en estos momen
tos —1930 el gobiern o de ese Estado Norteamericano levanta un a esta

tua en testimonio de inmen sa g ratitud º El mismo gobierno de O br eg ón tu


vo que reconocer los méritos de Kino publican do su im portantísim o Diario .

Entre los recuerdos g uadal


up anos delP Ki no queda la preciosa ima
. ,

g en que él probablemente colocó en s u misión predilecta de San Xavier del


Bac Queda también trazada de su prop ia mano la Virgencita que apare
.

c e en un ángulo de su f amosa Delin eación y dibujo de las con stelaciones


y partes d lcielo por donde discurrió
e el grandioso cometa
Cuando uno v e que ante estos beneméritos de la Patria y de Ia I gle
sia ante los fundadores y sost enedor es de la alta en señanza México por
'

, en

[ 1 71 ]
tres siglos se enfrentan dos particulares a llamarles infantilmente crédulos
,

o embaucadores es precisamente cuando


, uno se siente en laobligación de
aclararl
es a estos últimos sus cuentas de honorabilidad y fidelidad hi stó
rica ¡ Et inventi sunt minus abentes l
.

Co mo elhistoriador está obligado a decir toda la verdad y si habla del


sol
, a hablar de sus manchas hacemos también constar alguna excepción
, .

En los tiempos que corren mutilando o interp olan do te tos , tr astocan


, x
do lugares y fechas otro jesuita extranjero presentó con todos los humos de
gran n ovedad antiquísim as objecion es El mismo reconoció sus ligerezas
, .

en carta particular de retractación .

[ 1 72 ]
VI GE S I M A DE C ADA 1721 173 1

UVIERO N lugar en esta década que corre entre los anos de


172 1 y 173 1 los pasos fundamentales y decisivos sobre la
erección en Coleg iata del hasta entonces Santuario de
Santa Maria de Guadalupe .

Seria fuera de n uestro propósito e intrusión en mies ajena


el relato de tan importante suceso ; asi que después de reconocer
, n ueva
mente la buena voluntad delfundador Capitán Don Andrés Plascencia
, ,

dejamos a las mejores plumas que de ello se están ocupando el referir por ,

ex tenso las complicadas tramitaciones para obtener tal privilegio Ias fun ,

ciones religiosas con que se recibió en toda la Nueva España las más o ,

menos acertadas elecciones que en el tran scurso del tiempo se h an hecho


de sus capitulares A dichos escritores también les toca el


. n arrar la m u
niiic encia con que éstos mostraron su agradecimiento y devoción a Ia Vir
g en, el espiritu apostólico que haya n desplegado en e lpúlpito y la asidua
asistencia al conf esionario la diligencia
, y empeño con que hayan ocup a
do
se de la defensa de Nuestra Madre Santisima o de las investigaciones
,
; y
jurídicas inf ormaciones sobre los tantos favores algunos de ellos tal vez
,

[ 1 73 ]
milagrosos , en ese Santuario ocurridos y
que tanto hubieran ayudado al
culto y a la confirmación de Ia Aparición Todo esto redundará en la g lo
.

ria que le corresponde a dicho Venerable Cabildo .

La Coleg iata es prueba de Ia Aparición como lo es la prosperidad ,

continua y sostenida , de todos los asu ntos y n egocios donde hay fondo de
verdad : Si la Aparición hubiera sido falsa u objetivamente dudosa el j a ,

cal de ramas que hizo Fray Juan de Zuma rraga no hubiera pasado a er
mita ni la ermita hubiera pasado a iglesia con su Cofradía de 4 00 miem
bros ; la iglesia n n u ca hubiera pasado a ser santuario , ni de santuario a
Coleg iata, ni menos aú n de Coleg iat a a Basilica como lo es , en Ia actua
lidad .

Todo este movimiento ascendente y prog resivo , no sucede ni se alcan



za por solas voces de algunos devotos ni menos como se quiere por
, , un

entusiasmo pueril que se produjo de repente por un solo libro escrito a


mediados delsiglo XVII libro maravilloso que tenia el inusitado poder

de engañar total y simultáneamente a toda la Iglesia discente y docente , ,

Mexican a al , Gobierno Real y al Gobierno Vi inal y a la misma Sede rr e

Apostólica .

La Coleg iata y sus repeticiones en todo el pais son la manera plástica


en México , en México más que en todas partes de mani f estar la voluntad
,

firme y co n stante con que se sostiene n las creencias cuando éstas están
bien cimentadas .

Aparte de todos estos puntos de vista la C oleg iata , c on todo su es

endor
pl y privilegios , para nosotros sig nifica algo más : es elcomprob ante

[ 174 ]
de la Coron a de España y su sello Real de certidumbre sobre la Aparición ,

verdadero origen del Santuario .

Los virreyes aú n el mismo Don Martin Enríquez de Oficio


, , inaug u

raban el periodo de su mando postr á ndose an te el altar g uadal


up ano del
Tepeyac Muchos dieron especiales muestras de devoción
. .

El duque de Alburquerque en 1 709 fue uno de ellos cual se


, ve en la
ilustración a colores que r epr oducim os de la que para este Album nos pro
por ciona n uestro querido literato Artemio de Valle Arizpe obtenida del ,

origin al existente en Madrid en el palacio de la Ex cm a . Señora Condesa


de Cor2 ana , bi2 ni eta delaludido munifico virrey
re .

Representa la Real procesión h abida con motivo de la traslación de la


sagrada Imagen a su actual Colegiata .

Ya hemos visto antes cuál fue la devoc1on de la Rein a Ana de Aus


tria a uestr a Virgen Mas
n . no por esto se crea que una devoción femenin a
fu e todo el peso del argumento ; que el sev er isim o Consejo de I n dias
fu e quien hubo de examinar y declarar como F I RMES fundamentos
a mediados del siglo XV II los que se tenían para creer en Ia Aparición .

Conocidas las I formacio


n n es y por ellas lo macizo de la tradición , en

España comenzó a tomar auge Ia devoc1on guadalupana en tal f orma y


proporciones cual puede deducirse de Ia regia Congregación fundada en

Madrid en tiempo de Felipe V ; Congregación a la que con mucha honra


continuaron inscribiéndose los monarcas sus sucesores asi como las Rea ,

les Familias en masa y la flor y nata de la nobleza todo el tiempo que


,

ésta mantuvo sus ideas a la altura de su tradicional decoro e hi dalguia .

La página de in scripción de S M el Rey Don Felipe V dos siglos


. .
,

más tarde vino a poder del General Don Porfirio Díaz quien la guarda ,

ba entr e sus más apreciables tesoros y como tal la con servan sus des
cendi entes.

[ 175 ]
El actual mon ar ca español Don Alfonso XIII que tanto , en piedad
cristiana como en otras cualidades ha superado a todos sus antecesores
,

desde S an Fern ando a la fecha , no podia olvidar estos ejemplos tan conso
lador es ; por eso cuando en 1927 impuso áurea corona a Ia devotisim aima
g en de Guadalupe que se venera en E x tremadura tanto S M como el
, . . in
sig ne artífice que Iabró la corona quisieron perpetuar ahi mismo elr ecuer
,

do de la Virgen del Tepeyac E s un precioso esmalte que la representa y


.

a corona acompañado de doce pr eciosisim os rubies que


va en el centro de l ,

la Casa Real y la Grandeza de España obsequiaron con la deliberada no

ble in tención de que representasen la sangre de l


os mártires mexica nos .

[ 1 76 ]
VIGESIMAPRIMERA DE C ADA 1731 174 1 -

A década delsegundo C entenario abrió se con aquel público y


Universal regocijo que er ade esperarse en talocasión En
.

las descripciones contemporá neas aparece ya como centro


de la vida de Nueva Espa ña la insig ne y Real C ol
eg iata;

h áblasenos de las s olemnes vísper as que ocuparon toda


la tarde y el primer umbral de la noche ”
.

Eng ar2 át onse unos con otros
los repiques el rumor de los tiros la sucesión de las invenciones de fuego
, , ,

em p abe2 ami ento fogoso del cerro toros de la pla2a y demás que sabe
, in

g eniar el aplauso y sirvió de preludio a la solemni dad de los Maitines que


"
duraron gran parte de la noche .

Al siguiente dia 12 de Diciembre, presidida por elvirre y Marqués de


Casa Fuerte y por el Arzobispo ViZ arrón y Eguiarreta, tuvi eron lugar
fiestas , procesiones corridas de toros
, , c abalgatas y en fin, todo lo que da
ba de si en sus momentos de suprema ex al a rica y próspera , la no
tación l

bl ñ
e y feliz Nueva Espa a delpri m er ter cio delsi glo XVIII .

[ 1 77 ]
Pocos años después , en 1 73 6, ve iase de rodillas ante la sagrada ima
g en, como un per f ecto e amorado de su
¡ hermosura el buenisim o Don
'

n ,

Lorenzo B otturini B enaducci Caballero delSacro Romano I mperio, y Se


ñ or de la Torre y de Hono .

No traemos a colac1 on en esta década la persona de B otturini por los


títulos y características que acabamos de in dicar sin o por haber sido , y se
guir siendo una figura de p rim er ísim o orden en el campo de la historia .

N i g uadalup anos ni aun católicos sino elementos de los últimos gobiernos


,

mexicanos , son quienes acaban de publicar sus obras exaltar su memo ,

ria y f j ar una placa honorífica


i en la casa que B otturini ocupó en la ciu
dad de México .

Le faltó tiempo y calma para redactar sus sín tesis históricas pero , co

mo investigador de material primitivo B otturini es , con creces el n úmero


uno, cual puede verse por los catálogos publicados y por los inventarios
que existen en el Archivo de I n dias , no ya de las piezas separadas sino de
las docenas d e rollos de mapas , muchos de ellos pr eciosisim os que con gran
trabajo person al y muchos viajes logró atesorar como material básico de
,

la gran historia que preparaba .

Dijimos en otra parte yl o repetimos que el gobierno de Nueva Espa


ña y su Virrey Co nde de Fuenclara hi cieron muy bien
, , en n o permitir
que pasasen al extra njero tantas piezas documentales de primer orden , .

pero de aqui no se sigue el derecho de retener como retienen , unagran par


te de ella en los archivos de España y Francia .

Cuando los gobiernos de México presenten garantias de saber apre


ciar y guardar tantas joyas de su historia como pasaron malamente alex
tr anj ero ; l
os gobiernos decentes de España Francia , , I n y Estados
glaterra
Unidos ciertamente devolverá n a México sus tesoros documentales y esto
a titulo de ESTRI CTA JUST I CIA porque , n n u ca se puede aceptar ni

comprar lo que no se pudo regalar ni vender .

B otturini, ya lo hemos dicho , si e sta b a entusiasmado por la causa


um
: s m
co

ó cnh ciu
:

B otturini, sus dibuj os f am


r g ento de aczon.
su re l
guadalupana pero su entusiasmo
, no le cegó era critico consciente de su
, ,

responsabilidad y de su nombre Asi se echa de ver


. en una lista que po

se em os de documentos que otros hubiera n tomado como g uadalup an os pe

to que él rechaza ; y en muchas ocasiones confiesa sus fracasos , en Ia b ú s

queda de determin ados documentos .

Er a pues un hombre cuerdo Sobrio lleno de autoridad entre los mis , ,

mos enemigos de la I glesia este nuevo testigo de la Aparición g uadal


u

pana .

Nos es grato reproducir por vez primera su relación latina del porten
to la mejor que conocemos
, en esta lengua .

Nada de n uevo nos diria su traducción alcastellano mientras que su ,

origin al en latin si puede contribuir a la mejor difus10 n y perpetuidad del


suceso en los paises que no hablan n uestra lengua .

Junto con su última página f oto g rabam os la imagen dibujada a plu


ma por el propio B otturini dibujo que descubrimos , en Sevilla , y el primer
diseño de la rica corona que élpreparaba para la glorificación de Ia Vir
g en Mexicana .

CARTA DE DON LORENZO B O T T URIN I


AL P DOM NGO T O RRAN I, S
. I .

Reverendissime Pater .

Ave mi llies Maria .

Tot , et e An g el
tantis Serenissim a e tum ah
orum Regina incunabul
is,
tum crescenti aetate bstring or beneficii s,
o ut cum ex Italia O cciduas has
I
n dias ( noscant Superi quo fato ) pervenerim novis ip siusm et Virginis in
, ,

vitatus am oribus abiurata auri argentique cupiditate g r andem aliam Mar


, ,

g ari tam coeteri s omnibus g em m is, m etall


isque pr etiosiorem , vix un a ah
urbe Mexico di stantem Ieuca ac , in Templo , ut aiunt, Guadalupe r ep osi

tam augurato reper i quam quidem cum mei iuris facere obsequenti in du
,

stria ex cog itarem eo loci domicilium fig ere et Ex celsa


, e Dei G eni tr i cis hi ,

[ 1 79 ]
stor iam ah ip sis Indorum authog raphi s Manuscriptis, al
iisque Ch aracteribus

p ictis deprom ptam conscriber e mente revolvi , eam que pro commodo Lite
ram Orbis latino
, ut ut possem , idiom ate donare .

E STO MAG N O RUM P RO DIG IO RUM COMPEND IAR IA

NAR RAT I O

Vix decimus ah ex pug nata urbe Mexico ex ciderat annus , et In di pes


,

sum dat i s Idol


i s, Deo O ptum o Max um o ei sque imm aculat a Matt i pro
renata obsequebantur, cum I n dus quidam neophytus , n omi ne Johann es Di
dacus qui per , occi duam collis T ep ey acac crepidinem , orto iam sole per ,

transibat die Sabbato , n n o a Decem bri s an . ut sacrum accederet in


Loco quem i11i T latilulcum
, voc ant, cantum avium delectabili m odulamine
audivit, cuius suavitate p el
lectus dum sister et pedem irim de Goelo Iap
,

e Virg inem forma


sam qua , sp eciosissim am sustenta bat, aspex it Sp ectacu .

Iis his num quan visis adm iratus Joha nnes aspectu Regina: proc ubuit .

Tum illa sic fari Johann es fíli ole mi quor sum tendi s ? Ad audien
coepit : , ,

dum Sacrum r espondit N eophyt us Tune Virgo : Scias oportet me vet am


, .

esse Dei G enitricem m ea


eque vol
untati placere , ut mihi Templum hoc loci
edificetur ,
a ubi tibi , tuisque propitians e p itul
abor. Age vade ad Episcopum
,

Mexicanum quodque , vidisti, et acce pisti fidelit er nuntia. Cr edita sibi pro
p em odum L eg atione, Episcop um adivit, quem , ut narr atis cr eder et , preci
bus flecter e minime p otuit , hí nc eadem die T ep eyacac r ever sus, quae co

ram Episcopo sibi evener ant Deipara


e , constrist ato animo r etul
it, at illa ite
rum N eophyto m andavit [ ut] Episcopum peteret eum que ad constr uem
, ,

dum sibi Templum instanter p ostularet quibus a Didaco dilig enter per a ,

et is sequenti die Dominico decima , eiusdem mensis ah episcopo qui rem cun ,

ct ando m aturabat, a
eg r e accepit se tempus , et operam incassum terere , nisi

sig num a Virg ine quo mandata credere posset im petraret quod cum Dei
, , ,

para
e , te infecta , effusis Iacrim is ip so die r enunti asset, sig num Ieg ati o
nis cr edentiale humil
iter ah ea effl
ag i tavit, quod quidem se ipsi advenienti ,

[ 180 1
die daturam adprom isit ; verum eni mvero cum L ethif ero morbo lab ora
ret Johannes B ernardinus dicti N eop hyt i avunculus totam subsequentem ,

diem inf er endis a


eg ro suppetus con sum p sit , de Sper at aimmo eiusdem corpo
rali salute dum pro advocando conf essario ad P aroechialem E cclesiam de
,
,

l
c na
i ta Virgi n is opp or tuni t at e inv e r s aque via f e st in ar et die duodecima c iu ,

s dem mensis obviam ipsi occurrit Deipara has afferen s


,
coel
e sti e pectore
voces Fili mi dilecte parvule ut quid te Avunculi morbus ex cruciat ? U t
. , ,

quid mandata mea coram Episcopo adim plere neg lex isti ? Eg o quidem Jo
hannem B ernardinum servabo incolum en Tu collis huius ascen de fasti ,

gium carpe quos


, inveneri s flores , et in Pallium c oniic e, et episcopo deferes ,

utsint illi absolutissim um m ea un tatis in dicium Rebus ita se h ab enti


e vol .

bus subitaque altera eiusdem Virginis App aritione pristinae saluti domi
, ,

restituto Johanne Bern ardino Mex , ic um p roper ato venit N eop hytus, et cum
Antistiti flores quos , ex tr aneo in solo , et n i dig nante hyem e colleg erat laxa ,

to p allioli nodo sensim ex pandere cona batur , iisdem terra c adenti bus Pal
,

1io divinitus impressa app aruit Ang elica Virginis Imago , qua
e Episcopum
eque ac N eophyt um ,
a r el
iquosque adstantes sacra admir atione r epl
evit , si
mul ac urb em , Mexico , totam que Am ericam ad nostra usque tempora satis , ,

superque beavit Cui primum Archiepiscopi


. Mex icani tria decora sacella ,

nunc autem aug ustum templum auro arg entoque alusque , , pr etiosis l
apil
lis
ornatissimum , dicavere .

DES C RIB IT U R V RG N S EFF G ES I I I I I


Divinitus impressa hum ili rudique Johannis Didaci p alliolo Augu stee
Virginis G uadalupensis patet I mago , cer tissim um Indorum O c cidentalium
Patrimonium qua
e r ectis stans pedibus manus
, tom atil
e s in dul
cissim um me

xum am oris conjung it , vul


tum que triticei coloris dem issosque , ocul
o s, I n dos
imitata tanto m odestia
, e , ac hum il
itatis sp ecim ine fl
ectit, ut am antium corda
illico vul
ner et, p er duel
lium vero , et longe f ug ientium n igro crine devinciat .

Talari tunica cum m anicis , ex ter iori parte g ossypio, interiori vero cunnicu

Iorum pilis contex ta, Regio Indig enarum more vestitur , e que
¿ ac ornatur .

[ 18 1 ]
Stellato desuper pallio , I n dis Evang elii Lumen praenuntiat Sole amictaeiu .

sque radiis coronata L unam , g estat sub pedibus quasi symbolum , ex cel
si

dom inii, quod per omnia subl


unari a n anciscitur, ut que nobis imm acul
atam
divino testimonio se eb e at,
pr a Dr aconem infernalem, quem pede antiqui
tus contr iver at, data opera a G uadalupensi eliminavit I cone etiam me I dos
n

nup er a adop tione coop tatos veneno p estifero inquinaret eiusque loco Che
rubim novo protinus sp ectaculo substituit qui nudo capite An g elicam , susten

tat efiig iem ac T unicam P allium que Regale am babus


, , ex p andit m anibus,
f or tasse ea n i tentione ut Iiberiori pede Regina pm gr ediatur , totam que ,

sparso solis ac , d
sy erum Iumi ne Am ericam illustret
, .

M I RACULA Q U ZE IPS I I CON I ADHZEREN T


,

Occurrit primum in ipsa F allii materia m ir aculum ; non enim molli


lino , non cann abo, non MET L sive
b om bycini s, sed rudis plant ee quam ,

MAGUEY vulgus appellat filis tex itur quae nec rite in modum telae ap
, ,

tari p ossunt quin reticular em compaginem pr a


, ese f er ant et propria asp eri ,

tate colorum m ollitudinem r espuant Accedit et aliud haud leviori s ponde .

ris nam pallium ex Iatere S anctissim ae Im ag ini s blandam sapit suavi


, ,

tatem ex altera vero parte propri am rudem t enaciter r etin et n aturam


, ,

ex clam ante P hilosopho : I dem in qua ntum idem semper est na tum facere ,

idem ; quin etiam nor unt medici r eg ionis h uius p eritissim i Virginis pal ,

Iium tam fragilis ac corruptibilis m ateriei oh nimiam soli hum iditat em


, ,

qual itate m que nitrosam qua duriora ferri ac ch al , ybis corr oduntur corpo ,

r a duobus iam Ia
, ecul
p sis sa is non nisi miraculo tuto servat i p otuisse, , .

Verum et alia atque alia in ipsa Ieonis forma adsunt quoque conside
,

randa P or tenta N on enim oleo non fundam entalibus coloribus ipsa p allii
. ,

basis p aratur sed cuilibet in spicienti videtur iniectos fuisse conatu An gelico
,

colores ipsa resistente materia nec ars p ictori a intelli g er e potuit quomodo
, , ,

ex confusis illis coloribus qui dum prope vi suntur nulla p icturae pracsef e
, ,

ru nt delineam enta cum vero modica int eriect a distantia iterum aspiciun
, , ,

tur formosíssima Virginis em erg at Imago quae partium proportionem


, ,

[ 1 82 ]
cum suavit at e coloris tam belle m aritet Quin etiam plurimi ex . eisdem

P ictoribus iurato deposuer e ex latere Im ag inis


, n ullos app arer e in pallio
colores virí des, qui t am en ex altero latere si prope pallium , inspiciatur, di
sting untur . U no verbo : quod non est videtur esse est autem quod
, , non vi
detur Opus
. siqui dem solis ex cel
si dig itis pictum, atque paratum , I n dis in

argumentum nup er a
e fidei , et am oris t r aditum , diuturna p rovidentia serva
tum ; quod n ulla potuit conficer e aut delere vetustas .

H uiuscem odi portentis addidit Hispanorum a


eque ac Indor um
, p r ecibus

T h aum atur g a G uadalupensis Virgo e t in dies sing ul


os addit tot n ova insi
gnia miracula qu ae si scripto tangere tantum
, lem ,
ve l epístola in volumen
ex cre scer et ; et Rever endissim a
e Pat er nitati Vestr a f ug ienti hac occasione

facere satis minime p ossem .

Ang elopoli Julii 1738, et iux ta Kal


endas Indor um , die duarum
Mortium mense T ecuilhuit2intli id est mense Equitibus
, , ac N obil
ibus

Festo anno duodecim Cunniculorum


, .

R ever endissim a
e Paternitatis V estra
e .

O bstrictissim us, Addictissim us Servus

Laurentius Eques B otturini B enaducci Dominus Castri Honi , .

| 18 3 |
VIGESIMASEGUNDA DE C ADA 174 1 1751

UNQUE de hecho era ya la Guadalupana la principal P a


trona de Nueva España , no tuvo este titulo oficial sino
hasta el año de 174 6 Diez años antes la terrible peste
. ,

MAT L AT Z AH UAT L se extendió rápidamente


lamada
l
por toda la Ciudad de México hiriendo esta vez no sólo a
,

los indios sino también a los españoles Por millares caian los enfermos
, .

diariamente y por centenares moría n


, .

A terr or im do el vecindario por lo s crecientes estragos de la peste vol


vió l os ojos como era n atural a l
, a Virgen Sa ntisima de Guadalupe nom
, ,

br á ndola su Patrona Dícese que reu nido el Cabildo de la Ciudad de M e


.

xico el dia 1 1 de febrero de 1737 se preguntaban Ios Regidores llenos de


,

desaliento y tristeza : ¿Cómo es que la Santisima Virgen invocada en su


Imagen habia acudido a los ruegos de sus devotos y ahora no se apiada ,

b a de la ciudad tan terriblemente co ntagiada ? A esto contestó uno de


ellos : Señores no hay más remedio que elque se propuso el mes pasado

, ,

jurar por Patrona pri ncipal de la ciudad a la Santisima Virgen en su pro


dig iosa I magen La respuesta superó a la dema nda pues se acordó por
"
. ,

[ 1 85 ]
la respetable corporación jurar a la Santisima Virgen de Guadalupe por
Patrona , no sólo de la Ciudad de México sino de toda la Nueva E Spañ a
, ,

se ñalando como diputados para conseguirlo de los demás ayuntamientos a ,

los Regidores perpetuos D Felipe Cayetano de Medina . y Sarabia y a D on

José Francisco de Cuevas y Ag uirr e. Acor dóse igualmente que se excitase


al Cabildo Metropolitano deseoso , y aanteriormente de dar este paso tan

consolador , y aunque hubo algunas dificultades de mero trámite canónico ,

u ca apar ec1o la de la supuesta duda acerca de Ia Aparición como torpe


n n ,

mente y sin documentarse afirma el malévolo autor de cierto escrito .

Hechas las votaciones por ACL AM AC IO N tuvieron que reiterarse ,

por exigir el Derecho Canónico para estos casos votaciones precisamente


secretas . Unánimes los Miembros de ambos cabildos , y obviadas al
gunas dificultades o escrúpulos por parte delSeñor Ar zobispo fij ó se el 27 ,

de abril para que los comisionados de ambos cabildos prestaran el jura


mento en la Capilla delPalacio de lo s Virreyes , porque a la sazón elSeñor
Arzobispo Vi2 arr ón y Eguiarreta desempeñaba el cargo de Virrey por la
muerte delMarqués de Casa Fuerte .

Llegado el dia ocurrieron al Real Palacio los comisionados del C a


,

bildo Eclesiástico, acompañados de su Secretario , y los del Secu1ar, bajo


mazas , con el Teniente del Alguacil Mayor y el Escribano del Cabildo
tomaron asiento en sillas puestas abajo de la tarima delaltar al lado de ,

recho los primeros y allado izquierdo los segundos ; el Arzobispo revesti


do de medio pontifical , c on amito estola
, y capa pluvial , se sentó en medio
delante del altar esto después de haber hecho todos
, una breve oración de
rodillas El Secretario de Cámara
. y Gobiern o hizo una relación de los au
tos hasta el último , en cuya virtud se hallaban alli, y entonces puestos n e

pie y la mano sobre el pecho los Dig natarios Eclesiásticos y de rodillas


,

los del Ayuntamiento , c on la mano e ntre las del Arzobispo los cuatro si ,

m ultáneam ente y en ejercicio de los poderes para ellos conf eridos juraron ,

Patron a principal de México a la Virgen Santa Maria de Guadalupe ;


guardar y hacer que se guarde perpetuamente por festivo y de precepto en

esta ciudad y sus contornos el 12 de Diciembre de cada año n que se


, e cc

[ 18 6 ]
Iebr aba ya su Aparición ; o blig árons e tam bi en expresamente a solemnizar
dicho dia , y a hacer su fiesta con todo el aparato po sible en I
la glesia de
su Santuario , y a ocurrir a la Congregación de Ritos para que confirmara
la festividad y Patronato , concedi én dol
e Oficio propio y octava ; compren
dió por último el juramento la obligación , en que quedaban de procurar
que el Patronato se extendiese a toda la Nueva España , y a solicitar del
Superior Gobierno que consignase p or de tabla esta fiesta Admitido el.

juramento en esta forma volvió , el Arzobi spo al altar a dar gracias , te

zando el Tedeum Con anticipación se habia prevenido a todos los templos


.

que soltara n sus campanas luego que oyeran tañer las de la Catedral , y
asi se ejecutó ; a una señal convenida comenzó en la iglesia matriz un re

pique a vuelo y se gener alizó en toda la ciudad .

A este acto que llamaríamos substancial de la jura del Patronato si ,

g uióse la solemn e prom ulg ación entre fiestas y solemnidades n n u ca igua


ladas , c on verdadero derroche de arte de entusiasmo , y de alegria .

No cabe en las proporciones y carácter de esta obra l detenerse a


e

describir tales fiestas ; pero no podemos dejar de referir lo que vino a ser co

mo su digno cor onam iento ; la noticia que a tambor batiente y por voz de
pregonero mandó publicar elAlcalde a saber : que lapeste habia desapareci ,

do Asi fueen efecto si hemos de dar crédito aluniforme sentir de graves au


. ,

tores a quienes n adie contradijo ento nces a quienes tampoco h an logrado


,

contradecir ( bien lo quisieran ) Ios ma ncomunados autores antiap aricionis


tas que aunque ellos lo nieguen dan bien claros indicios de ser lisa y
, , ,

llanamente antig uada1upanos


, .

El Patronato empero según hemos visto por los acuerdos acumula


, ,

dos de ambos cabildos no había de ser únicamente sobre la Ciudad de Me


xico sino sobre todo lo que entonces se llamaba Nueva España Para lo
,
.

cual los comisarios residentes en x


la Ciudad de Mé ico, se dirigieron a los
cabildos y autoridades de las principales villas y ciudades de la Nueva E s

p añ a, habiendo obtenido como era de esperarse respuesta afirmativa y m


,
e

tusiast a de todas ellas .

Reunidos Ios pareceres y solventadas ciertas dificultades de orden par


18 7
ticu1ar, tuvieron verificativo lajura y la promulg ación delPatr onato Nacio
nal de la Virgen Santisima de Guadalupe : Ios Comisarios juraron por si
y en n ombre de los Cabildos Ec lesiásticos y Seculares de estos dilatadísi
mos Reinos cuyos poderes presentaron
, , por Patr ona general de ellos a la
Santisima Virgen Nuestra Señora en su portentosa imagen que se venera
en su Santuario de Guadalupe de tenerla
, y vener arl
a por
'

su Universal
Patrona , y de gua
r dar por festivo el12 de Diciembre de cada año .

En este dia 12 de Diciembre de 1 74 7 puede decirse que se verificó la


UN IDAD NAC IONAL DE M EXIC O .

[ 188 ]
VIGESIMATERCERA DE C ADA 1751 1761
¿º

LARO es que la devoción a la Virgen de Guadalupe fue co


noc ida y universalm ente aprobada por los Sumos Ponti
fices :
Cleme n te IX , ya en 1667 expresamente concedi ó un jubi
leo plenisimo para el 12 de Diciembre . Cleme nte X en

167 1 aprobó la Congregación de Nuestra Señora de Guadalupe conc e dien


do varias indulgencias . I ocencio X I cuatro años más tarde confirmó las
n ,

indulgencias concedidas por su antecesor Benedicto X III erig ió con Bula


en 1725 la insig ne Coleg iata Clemente X II le añadió


. n uevos privilegios
el año mismo de su 2 centenario B enedicto X IV
º
. . en 174 8 agregó la Co
leg iata a la Iglesia Lateranense Dos años más tarde dió confirmación
.

Pontificia a la Real Congregación Guadalupana de Madrid , y finalmente


en la década que nos ocupa el año de 1754 confirma el Patronato Nacio
nal
, aprueba Oficio y Mi sa en honor de Santa Maria de Guadalupe de
México y ante la copia de ella que le fue presentada ex clamó devotam en
te el famoso
“ "
Non fecit taliter omn i natio ni
“ ”
No hizo tal prodigio con n n i guna nación del mundo

[ 1 89 ]
Estamos muy lejos de querer deducir de todas estas actitudes de la . .

Santa Sede el peso de declaración D OGMAT I CA Sabia y p aternalm en .

te , en esos casos vinculados con la hi storia, la Santa Sede da por cuerda


mente averiguados a juicio de los respectivos prelados estos hechos pia
dosos .

Ram nable, pero hipotéticamente , Ios bendice yl os fomenta a reserva


,

de que si algún dia la evidencia documental o la critica vienen a demos


,

trar la falta de historicidad del hecho se retira éste de entre las , tradicio

nes aceptables .

Tal aconteció al suprimirse del Breviario Romano algunas Lecciones


hagiográficas o al retirarse de algun as iglesias reliquias de cuya autenti
cidad vino a dudarse prudentemente .

Lo que si deducimos de la conducta de estos varios Pontifices es que


la narración de las Apariciones g uadal
up an as no les pareció improbable y
si por el contrario devota , y aceptable de suyo .

Respecto al Oficio concedido para lafiesta de laVirgen de Guadalupe


por Benedicto X IV miradas las frases , en si mismas , no fueron un triunfo
positivo de la causa guadalupana puesto que solamente se consignaba
,

“ ”
vagamente que SE DECIA haber apar ecido la Virgen dicitur
Este U T DIC IT UR lo que en realidad significa es sólo que por enton
ces ni la Santa Sede ni la misma Co ngregación de Ritos t enian lacomple
ta infor m ac1on que después tuvieron .

A si tuvo que pasar, pues el procurador de la causa , el buen Padre


Francisco López de Ia Com pama de Jesús partió de Méx ico completa ,

mente desarmado para el efecto No se le dieron papeles de . nin gun a clase


el ejemplar de las egregias I formacio
n n es de 1666 por , una in curia inc al
i

fic able, se habia perdido delArchivo de l


a Coleg iata A os más tarde , como . ñ
se dice en el Prólogo de las I
n formaciones impresas se lo vino a encontr ar ,

tirado debajo de unas bancas un empleado de laColeg iata Tampoco se Ile .

vaha el Padre López Ias I f ormacio


n n es de 1723 .

Aqui lo raro delcaso y que resulta una prueba in directa de la Apari


ció n es que el Sumo Pontífice con sólo una narración no canónicamente le

[ 190 ]
vantada y con sólo una copia de la I magen haya pronunciado esas her
mosas y tradicionales palabras Mas . no ha de dár seles mayor alcance que
el que el Sumo Pontífice quiso darles entonces en el Breviario o sea el de
una hipótesis recomendable .

Para los católicos no seri a de por si un comprobante definitivo de Ia


Aparición cuanto sobre esta década llevamos escrito .

Hase de tomar empero como, , un argumento adjetivo como un pre ,

a
mbulo para mejor aquilatar el sentir de laCo ngregación de Ritos cuando ,

como adelante veremos pronunció su frase terminante


, y clara . Y decimos
que es preámbulo elsentir de la Curia Romana en tiempo de Benedicto
X IV porque nos hace ver la sabia le ntitud la cautela , y el rigor con que
en semejantes casos procede tan respetable tribunal .

Todo este conjunto de consideraciones da a las I nformaciones de 1666


un enorme peso histórico : cuando no se presentaron la causa
, , en el terre
no propiamente histórico se perdió : Cuando se presentaron como más
, ,

adelante veremos la causa , , en el terreno precisamente histórico se ganó .

Y que no se presentaron esas I


n formaciones antes de 1 8 95 es cosa
cierta y averiguada : Sin fiarme de otros testimonios yo personalmente en

Enero de 1924 fui alarchi vo secr etisi m o de Ia Congregaci on de Ritos y de


lante de abonados testigos revisé los catálogos y un o por uno todos los to
mos en que pudieran hallarse yn o hallé de esas Informacio n es ni el me
nor rastro .

[ 19 1 ]
VIGESIMACUARTA DE C ADA 1761 1771

EMOS dicho ya que de propósito aunque , g uar dándol


es sus
debidos respetos ex cluimos como testigos
, en este Album
a los autores exclusivamente g uadal
up anos ; traemos em
pero a los historiadores o escritores de profesión autori ,

z ados por su saber e ilustr ación general entre uestros


n

literatos n acionales de todas clases y de todas creencias religiosas .

Por tales motivos podemos presentar por vez primera en esta década
un grupo de emi nencias muy bien recibi do y muy autorizado tanto en Mé
xico como en las n aciones extranjeras civilizadas Fórm anlo Don Anto
.

nio de León y Gama , Don José Maria no V eyt ia y el Cardenal Lorenzana .

Los tres eran polígrafos de muy vasta erudición muy alcorriente del ,

movimiento cientifico europeo poseedores de grandes bibliotecas


, y colaho
d
r a or es de varias acreditadas empresas intelectuales .

Ponerse a sostener la Aparición guadalupana y más desde que ésta


f ue t an torpemente atacada por Juan Bautista Munoz , h abr ia sido para
ellos un sonado descrédito si no se si ntiesen bien respaldados por t an san a
y robusta tradición . Todo ese mérito pues tienen las tres páginas que aquí
,

[ 198 ]
f otog r abam os : la primera es la portada autógrafa de la obra guadalupana
escrita por Don An tonio León y Gama , arqueólogo astrónomo e hi storia
,

dor de gra n competencia Conservamos todo el original de esta obra


. aú n
inédito y lleno de colorido vida , y buen sentido .

Don José Mariano Veyti a verdade ra gloria de su


'

patria la An
g el
óp ol
i s, entre otras obras históricas muy apreciadas por los hombres de
letras de todos los partidos publicó sus Baluartes de México
,
"
unode los
cuales es el Santuario de Gu adalupe .

Un borrador origin al de tan simpática obra , con apostillas autógrafas


de Veytia se conserva en la Uni versidad de Te as x y ahora nos honramos
dando a la estampa por vez primera una de sus páginas muy en conso

nancia con el particular propósito de este libro Dice así : La imagen más .

acreedora a los afectos de los mexica nos y de todo el


Rein o es la de Gua
dalup e, cuya peregrina aparición es t an sabida que no era n ecesar io repe
tiría en este país porque a más de las muchas y doctas plumas que
, en tan

n oble asunto se h an esmerado y llenado volúmenes en teros apenas se ha


,

llar á persona n oble o plebeya que no sepa perfectamente y refiera con pun
"
tual
idad este prodigio .

El Cardenal Don Francisco An tonio de L orem ana A r z obispo de M e ,

xico y años más tarde Primado de las E pañ a s s, es considerado por tit ios y
troyanos como historiador serio y en mayor co ncepto aún se le tendrá
cuando logren ver la luz pública tantos ma nuscritos históricos por él com
pilados y anotados existentes
, en la biblioteca Provincial de Toledo .

"
Su Oración o discurso en honor de Nuestra Señora de Guadalupe es
una buen a pieza de critica y docume ntación Reproducim os su portada . y
la págin a V H; no sólo para que respl andezca entre las autoridades hi stó
ricas que vamos citando sino para que conste la ligereza o notable descui
,

do delimpugnador en jefe cuando , co n tanto aplomo nos dice en su número

[ 194 ]
P á g ina de V e yt ia c on f
ap ost ilías autó g r a as.
48 que elCardenal L orem ana no aceptaba como bueno el testamento de
Juana Martina .

¿No pudo ver ese señor impug nador lo que Lorenzana decia des
de las lín eas 13 a la 1 7 de la pági na que ofrecemos a nuestros lectores ?
¿Entre él y ta ntos bibliógra f os sus amigos nunca tuvieron noticia de este
,

opúsculo tan vulgar e impreso con letras tan claras ?

[ 195 ]
VI GE S I M A UINTA DE C ADA 1771 178 1

ODOS nuestros hombres de letras deponen sus pr eocup acio

nes políticas o religiosas cuando se trata de los 600 h o


o ables mexicanos arrancados a las misiones
n t , y a la s le
tras patrias en 1 767 por las crimin ales h uestes delConde
de Ar anda y d limbécil monarca Carlos III
e .

Aparte de los méritos que llevaban los Jesuitas expulsados , en todos


los campos del saber, llevaron enton ces la simpatía de n uestro pueblo y
una aureola muy semejante a la del martirio .

Eltestigo de vista Padre Antonio López de Priego después de n arrar


, ,

nos la intimación del decreto promulgado por el Marqués de Croix ,

continúa : Salieron de México los Jesuitas el 28 de Junio de 1767 en las


carrozas que el amor y piedad de sus conciudadanos Ies ofrecieron , y, es

col
t ados de soldados tomaron rumbo para Veracruz
, .

Hicieron alto alpasar por el célebre Santuario de Guadalupe y para


despedirse de la Rein a de los Angeles ; entraron en el templo con f acultad
que les dió el Señor Visitador , y postrados dejando
, en aquellas sacr atisi

[ 197 ]
mas aras depositado el corazón tomaron segunda vez las carrozas para
,

seguir su destino y obediencia ”


.

Precioso cuadro y altamente conmovedor ya se tome como el f inal de


,

una historia de heroicas actividades o como el comienzo de un destierro


aú n más heroico Los 4 7 años que estuvo vigente el decreto anti jesuítico
.
-
,

con corazón de fuertes y de nobles supieron Ios desterrados serenar se , co

brar especiales alientos hasta que uno por uno fueron , con muy pocas ex
cep ciones, falleciendo en pais extr añ o y lejos de todos l os suyos .

El amor a la Virgen de Guadalupe parece h abér seles aumentado en

el extranjero a los Jesuitas desterra dos Muy recorridas tenemos las . co

marcas que ellos anduvieron : Castel San Pietro Castel Bolognese la mis , ,

ma Bolonia y Roma , fueron sus principales lugar es de refugio Pues . en

todos ellos , en imágenes grandes medianas y pequeñas al óleo y a Iaacua


, ,

rela quedaron plantadas y muy bien recibidas por el pueblo italiano , in


contables G uadalupanas .

Entre esos desterrados culminaban tres talentos de primer orden : El


célebre veracruzano Padre Francisco Javier Alegre helenista poeta Vir , ,

giliano laborioso
, y elegante historió grafo , teólogo t am bi en, fecun do y
claro .

En la misma barca , con éliba ya cerca de las costas italianas su pai


sano elPadre Francisco Javier Clavijero cuyo sólo nombre se abre paso
triunf al donde quiera que florezcan los estudios hi stóricos y arqueológicos
mexicanos .

La barquita en que n avegaban era pequeña que f ue menester que


tan
y .

los que en ella viajaban se fuesen alternando sirviendo de lastre para


que la embarcación no se volteara; Ies sorpren dió unatempestad con vien
tos t an fuertes que no pudiendo resistir ladeó se de talmanera la barquilla
, ,

que los arrojó al agua ; invocaron al mismo tiempo a la Virgen de Gua

[ 198 ]
f
B iogr a ia or iginal d e C lav q e r o . S ob r e p uest a, una p ág ina d e su R ag uag íio
.
dal
up e ; unos quedaron afianzados a la barca ya volteada . y otros nadaron
por más de media hora con poca esperanza de vida ; pero la Santisima Se
ñora Ies deparó entonces otro barco que viendo a lo lejos el peligro en

que los náufragos se hallaban los puso a salvo , en la costa firme .

Tomamos esta n oticia delya citado Padre López de Priego quien se


aprovecha de la ocasión para describir brevemente las apariciones de la
Guadalupana .

Aun sin este especial favo r , Alegre y Clavijero quer ian perpetuar y
de hecho perpetuaron con sus doctas plumas la completa historia de Ia
Aparición en 15 3 1 .

No nos detendremos en copiar las páginas que sobre este tema interca
Ió elPadre Alegre en su historia de la Compañía de Jesús pues fuera de ,

su brillante estilo , n ada hay en ellas de n uevo y su libro es, por otra parte ,

suficientemente conocido .

Hay empero que in sistir en e lg uadalup anism o de Clavijero ya que


ha sido n egado por algunos antiaparicionistas Otro de estos señores . , pu

so en duda los puntos que debían ten erse como ciertos Pasa . en la historia
lo que en la reputación : se hace má s m alsembrando una duda que voci
ferando una abierta calumnia .

Pues bien ahora decimos y probamos que el Padre Francisco Javier


Clavijero si f ue ciertamente ap aricioni sta El libro intitulado . BREVE
RAGGUAGL I O DELLA PROD IG IOSA E RINOMATA IMMAGINE
DELLA MADONNA D I GUADALUPE DEL MESS I CO impreso ”
en

Cesena 1 78 2 por el impresor Gregorio B iasini si es del Padre Clavij e


en ,

t o. Y a no son ni Berist a
in ni Maneiro quienes lo af irman sino un contem
por á neo, compañero en la vida y en la muerte de Clavijero, el fidedig n o
cronista Padre Félix Sebastián .

[ 199 ]
En la biografía de Clavijero escrita por Sebastián que leímos y foto
copiamos en la biblioteca delAr chi g im nasio de Bolonia leemos : deseoso
( Clavijero ) de promover el culto a la milagrosa Image n de Guadalupe
en México que era las delicias de su corazón dió a la estampa
, , en lengua
italiana un librito en que HIST O RI AL MEN T E daba razón de Ia Apa
"
ri ción y prodigios de la Santa I magen .

Junto con la págin a delPadre Féli x Sebastián hemos creído conve

niente publicar la sustanciosa primera página del prólogo última , pa


labra del g uadalupanismo de Clavijero .

Nihil est oppertum quod non

r eve labitur .

Juntamente con estos dos ilustres desterrados debe mencionar se su


compañero Padre Rafael La ndivar
, , el ilustre guatemalteco autor del

R usticatio Mexican a ”
. Hablen por él sus preciosos hex á m etros guada
l
upanos y la rotun da traducción libre que de ellos acaba de publicar en

octavas reales el Señor Presbítero Don Federico Escobedo gloria de las le ,

tras nacionales .

En su libro X II destinado a describir los ma nantiales de nuestra P a


,

tria comienza Landivar por pintam os el de aguas medicinales que brota


,

al pie delTepeyac Aprovech a esta ocasión para desahogarse


. en l
os si

g uientes filiales arrebatos



En la santa mansión que por l
o s vie ntos

gallarda se levanta enriquecida


,

por la piedad y múltiples talentos


delmexicano pueblo ; distinguida
por sus torres e in signes orn amentos
—pues de oro plata , y perlas está he nchida
dá divas muchas prodigando ufana
"
A LA VIRGEN se ve GUADALUPANA .

[ ººº ]
Pasa después a describir largamente el referido manantial y continúa

Mas 10 que hace en extremo gloriosa
y da nombre -
sin par a esta fontan a
es su origen y causa milagrosa .

Después de que la Virgen Sobera n a


al I n dio apareciéndose amorosa
hizo suya la tierra mex icana ;


Y como a veces suele un potentado
por gratitud llenar de regios dones
el techo do hospedaje le h an brindado ;
Así la Virgen hizo en las ma nsiones
do recibida fu e ; por eso alprado ,

aquel llenó de Santas Bendiciones ,

y agua perenne l otorgó n ofrendae e ,

y a México de amor perpetua prenda


,

[ 201 ]
VIGESIMASEXTA DE C ADA 178 1 1791

EBEN centrarse entre los años de 178 1 y 179 1 las pruebas


intrínsecas de Ia Aparición compendiadas , en la misma
Image n original ; porque por aquel entonces y con ocasión
del examen hecho por tercera vez a solicitud del Doctor
Ig acio B artolach e
n y su comisión de “
pintores técnicos
por él dirigida se trajeron a colac1 on los otros dos exámenes periciales
,

hechos respectivamente en 1666 y 1 75 1 .

En vista de ellos y de otros documentos que citaremos , c on base his


tórica y con la misma pintura a n uestra vista como lo está a la vista de
,

cualquier comisión respetable que lo solicite hemos venido a la convicción ,

en que está todo elpueblo mexicano y que en un a sola palabra resume la


Comisión investigadora de la Con gregación de Ritos o sea que la Gua
, ,


dalup ana original es una pintura maravillosamente pintada : Mire De

picta .

La prim acía en x
la e plicación de este im p or tantísim o adverbio M RE I
toca ya a la dicha Sagrada Con r g egación El teólogo mismo tiene que
. es

perar de Roma las últimas luces sobre elparticular y con más razón aú n

[ 203 ]
el historiador quien como t al sólo debe moverse
, , en un plano inferior al
de las ciencias sagradas .

Más difícil todavía es la explicación de cómo fue estampada esta t a


r isim a Image n. Si no vienen n uevas ex traordin arias luces sólo po dremos ,

decir lo que dijo el pintor Cabrera en su solemn e pericial dictamen : que



es secreto reservado a Su Divina Majestad ;

Comencemos por decir honradamente que la conservación de Ia I ma


g en por cuatro siglos y aun por otros veinte que fuera n de suyo , no nos

parece cosa ni imposible ni rara , ni menos milagrosa pero h an de tener


, ,

se en cuenta muchos hechos positivamente históricos : primero : que ha es


tado la I magen durante los cuatro siglos en clima húmedo y salitroso ;
segundo : que hasta el año de 1 64 7 o sea durante
años estuvo sin vi 1 16

trin a de ninguna clase y no sólo alalcance delpúblico ( ¡ y qué público ! ) si


no al contacto de todas las multitudes piadosas que iban alTepeyac con la
deliberada intención de tocar la I magen y frotar fervorosamente contra el
ayate no sólo sus estampas sin o sus , ceras y objetos duros como n : , so ro

sarios, crucifijos etc etc


, ., . Esto no es solamente suposición nuestra que ,

lo afir ma sin intenc1on ninguna un


buen grupo de historiadores como Ca
l
r rilo y Uribe de cuyos textos vemos que esta indiscreta piedad prosiguió
en su triunfal camino aun después de que la Imagen estaba ya provista de
un cristal por lo menos
, en ciertos dias en que éste se abría al público .

A este respecto de ex traordinaria conservación debemos añadir elh e


cho perfectamente histórico y comprobado que acaeció en 179 1 y fué , que
habiéndose derramado sobre el lienzo un poco de agua fuerte y corrido é s

ta por unas dos terceras partes de la longitud de la Imagen a su izquier da ,

no ejerció dicho liquido su influencia corrosiva deja ndo , tan sólo como pe
renne recuerdo las dos manchas largas que aún vemos en n uestr os dias .

Hasta hace muy poco tiempo habíamos puesto en cuar entena tamana

[ 204 ]
noticia ; p ero hoy no podemos menos de recibirla atendiendo alex , p edien

te original , sustanciado en toda forma sobre este hecho que referimos ex


, ,

pedi ente que se cons erva en el archivo de laBasílica .

Fij ándonos nuevamente en I


la materia de la magen : tejido de una ii

bra vegetal de maguey o, según otros de palma vemos de todas mane


, ,

ras que por su calidad no es para ser aceptada por ningún pintor que me
dio entienda del arte La trama de la tela
. no es de la clase de los ayates
burdos sino de los finos de los que se usaban como capas y no para la car
,

g a; pero aun asi por razón de la misma trama habria sido rechazado
, es

te lienzo en cualquier mediano taller ; menos aú n se hubiera aceptado por


pintor humano teniendo como tiene esa costura tan tosca que corre de
, , ,

arriba a abajo y en linea t an principal y tan céntrica de latela . Y para pro


bar que es tosca por demás la tal costura no comprendemos porqué andan
acaloradamente discutiendo ciertos autores : basta abrir los ojos y verla .

U n signo parecido al número 8 , grande, basto y negro con que se ve

marcada la parte inferior de la I magen no encierra misterio ninguno : se


r ia probablemente la mar ca del mayordomo por cuyas manos habia pasa
do el fardage de lienzos de donde salió el de Juan Diego .

Era de suyo esa marca otro nuevo estorbo y razón suficiente para
que lo hubiera rechazado el artista que trazó tan hermosas lineas en ese
lien20 y que supo darle tan sorprendente colorido .

¿Tiene la tilm a de Juan Diego aparejo o empaste para recibir los co


lores ? Hay partes en que indudablemente ese lienzo está empastado y la
razón de ello es muy sencilla : sobre la maravi llosa pintura original ha na

[ 205 ]
bido huma os retoques ; porque
n es c osa cierta y averiguada como lo con

fiesa el mismo Flore cia ( X n ,



parec10 a la piedad de los que cuidaban
de el culto de la imagen ( a raíz de Ia Aparición ) que seria bien adom arla

de querubines que alrededor de los rayos delsol Ie hiciesen compañía No
, .

creemos que esos querubines hayan sido “

pint ados t an sólo alrededor del


sol sino tam bi en den tro de ese sol cual se
, , ve en muchas imágenes espa
ñ ol
as y, en la actualidad, en la de Nuestra Señora de l
os Angeles en esta
misma ciudad de México .

Y, o porque comenzar on a destruirse con el salitre o por sólo elsen


,

tido común esos querubin es fueron suprimidos ; para lo cual hubo


, necesi

dad de raspar sobre el lienzo De ah i la necesidad de los empastes . reto


ques humanos visibles hasta hoy e i ndiscutibles ; de ahí también algunos
,

aditamentos : v1endose el n efasto retocador con su pincel mojado en o ro ,

pen samos que se dió vuelo y se pasó de los rayos del sol a pintar esos ara
bescos en la túnica de la Virgen Pi ntó además . una di2 que corona muy
mal hecha , sin perspectiva y toda en un solo plano Con el tiempo se fue
.

casi borrando esta corona de la que todavia quedaban algunos restos por
el año de 1 8 90 . Estos fueron los que ; algunos dicen que fueron borr ados
r Pina Si tal fue ;
por el pinto . no debe haber en lo de la llamada corona
ningún misterio : Ia pintó un hombre y la b rró o , porque debia borrarla por
mal hecha otro hombre Fué
, . , en t alcaso imprudente elhacer lo a ocultas te ,

niendo el Cabildo t an buenos motivos para tomar una dispo sición necesa

ria y fácilmente comprensible .

Es calumnioso el suponer que se hizo esa supresión por fines sinies


tros ni menos que ello se debió a ciertas
, cº pl
as de un poetastro desprecia
ble a los ojos de todo el México sensato EI Abad Plancarte retó por la .

pren sa a los que lo culpaban de haberse hecho por su orden a que se lo de ,

mostrasen ; y nadie l o hi2 0 .

Volviendo a los arabescos de la túnica , no sólo los tenemos por h e


chura de hombres por razón de su in adecuada rigidez y por su
, no adapta
ción a los pliegues de la túnica sino tambi én por ser , copia de elementos
decorativos de los que se usaban en épocas posteriores a las de laAparición .

[ 206 ]
Rost ro de la S
. I m ag en en e lt a ñ
ma o de l or ig inal
.
Rechazamos por infundada la explicación de que los arabescos no
, son

los de la túnica color de rosa , sino lo s de una sobre túnica de gasa o velo -

que se usaba en aquellos tiempos E s ficticia tal usanza ; aparecería


. en al

g un lado de l
a pi n tura l
a imagi n ad a gasa y aun entonces todavia queda
r ia sin explicación la rigidez del ara b esco Entre la opinión hipotética de
.

que los arabescos sean obra sobrenatural o la que aqui razonamos el lec ,

tor puede libremente seleccionar .

La media luna que está a los pies de la Virgen está también retocada
y de ahi que haya dos lunas concéntricas , siendo la interior la original pri
m itiva .

Retoques y malos evidentemente los hay asimismo en las manos y


esto no por otra razón sino por eldeterioro que en ellas causaron todas esas
fricciones y piadosos besos a que acabamos de referirnos .

Mas prescin diendo delaparejo o im prim ación que para todos estos t e
,

toques fu e menester ¿hubo tal para la mayor parte dellienzo ?


Los pintores y peritos de 1666 lo mismo que los de 175 1 dijeron acor
des como puede verse
, en sus declaraciones que , no habia aparejo , yn o só
lo lo di j eron sino que lo probaron, puesto que por elreverso de laImagen,
'

que deteni damente examin aron vieron que habia manchones de diversos
,

colores Estos manchones proceden de la pintura original sino de los


. no

mencionados retoques que , con su aparejo y todo se tenían que r echup ar y


tr astel
ar, porque la tela es de suyo de pésima calidad para pintar sobre
ella , sin aparejo o con él .

Aparte empero de los manchon es hechos por mano de hombre , el


res
to y generalidad de la tela se encontró que era t ala y traslúcida como que
a través de ella aunque , con alguna dificultad , se puede ver y vieron de h e

cho el templo y sus diferentes luces .

Cuando en 1 785 una nueva Comisión llevada por B artolache fue pre
gunt ada: ¿Si les parece que el ayat e tiene aparejo suficiente en todas sus
partes para mantener estas pinturas sin que los colores se trasportar an
,

r ech up aran p or el revés dijeron que si.

Esta última afirm m ión tendría algún peso aunque los pintores de Bar ,

[ 207 ]
tol
ach e fueron cinco contra catorce y de mucho menos valia que éstos ; pe
ro tenemos que los mismos cin co modernos pintores quedan sorpren didos ,

contr adeci os d y refutados por su propio juramento que juntos todos ellos
y luego cada uno por separado hicieron a nte otario o sea : Q ue no h a
n ,

bían hecho la más leve o bser vacxon de la Imagen por el reverso De lo



.


cual añadía
, uno de ellos An drés López :
, Tuvimos mucho sentimiento
por no haberla visto por el respaldo para investigar si era cierto se perci
,

bían algunos colores o pasaba la magen I ”


.

Por este su modo de proceder reconocemos la ligereza de los pintores


,

de B artolach e y que en su primera afirmación obraron sin conocimiento de


causa .

Hay pues manchones en el reverso luego , no hubo aparejo ; y, otra


vez lo decimos , nin gún autor humano de lineas tan magistrales se pone a
pintar sin preparar su tela .

No cabe duda , sin embargo de que la tilma


, no está perfectamente
transparente como lo está n las
, no pi ntadas de su misma clase Hay ade .

más , y esto es evidente rigidez invas i on de materia dura entre los hilos
, ,

del lienzo ; pero empaste propiamente hablando , , n o, puesto que siempre


hay cierta transparencia y puesto que hubo pase libre al empaste usado
por los retocadores .

Esto es lo histórico ; pero de todas maneras aunque hubiese empaste


, , ,

n ada se deduce contra el origen sobrenatural de la pintura En sus rela .

cion es c on los hombres Dios Nuestro Señor muchas veces hace las cosas
como para hombres : u ca se ha obligado a hacer las co sas tal como
n n no s

otros las imag inamos o las queremos , ni tampoco está obligado a hacer
las cosas de la manera más perfecta a unque bien pudiera hacerlas Más , .

que la I magen de la Virgen f ué el propio purísim o cuerpo de ella y sin em


bargo fue un cuerpo material de barro corruptible de suyo
, , y perecedero .

Aplíquense estas mismas consideraciones a la calidad de la pintura 0

colores empleados en la I magen Hay quien quisiera ver


. en as fibras del
l
ayate una coloración n atural o in radice , una especie de proyecci ón Iu
minosa inmaterial
, y permanente Y . no es así , ni para que haya milagro ,

[ 208 ]
n ecesita serlo : son colores materiales aunque los buenos pintores de todas
,

las épocas h an sido impotentes para dictaminar sobre la clase misma de


las pinturas ; todo lo más que han dicho es que tienen apariencia de
tal o cual clase de coloración Los pintores de la segunda investigación que
. ,

“ "
son los más autorizados dicen que está n según parece la cabeza y ma
no s y el ángel n la nubes que l sirven de ria altem
alóleo, la túnica co s e c ,

ple : el manto de ag uaz y el campo sobre el que caen y terminan l rayos


o os

se percibe como de pintura labrada al temple Todo ello cae debajo delver .

bo PARECE porque realmente


, no pudieron fijar nada ni asegurar n ada

sobre los colores , con ser ellos t an conocedores prácticos de todo género de
material pictórico .

Si de lo material pasamos al dibujo y alcolorido bajo elpunto de vis


, ,

ta artistico , no solamente los pintores sino todos los que la ven y hasta la
tendenciosa comisión de B artolach e h an tenido que confesar Ios ex traordi
nar ios primores y sobre —
human a maestria que relucen en la Imagen Gua
dalupana .

“ ”
Preguntados estos últimos peritos si supuestas las reglas de su ia
cul
tad y prescindiendo de toda pasión y empeño tienen por milagrosam en
te pintada esta santa Image n? respondieron : Que si, en cuanto a lo
substancial y primitivo que consideran en n uestra santa Imagen ; y nó en

cuanto a ciertos retoques que dejar duda demuestran haber sido ej ecu
, sin ,

tados posteriormente por manos atrevidas En esto último ya estábamos


de acuerdo y por tanto n o vemos porqué alarmarse con el testimonio de los
pintores de B artolach e .

En resumen : quitando algunos espacios entre las nubes y elsol parte ,

de las manos y, probablemente los arabescos ; el resto que es la máxima


, ,

y principal parte d lcuadro e , lo que se llama en rigor la Virgen es lo ma ,

ravil
losam ente pintado en Ia tilma .

[ 209 ]
Sin salir de lo humano delcuadro que acabamos de considerar , cual
quiera tendrá que conceder que en él encontramos una insuperable dificul
tad si lo tomamos como obra human a : ¿Quién pudo pintarlo en México
en 15 3 1 ? Y que fu e pintado en Méx ico es i n discutible pues mexicana es ,

la tela y mexicano el tipo representado .

¿Fué elpintor un español o un i ndio ? Pintor español no fué : no hay


memoria de que hubiese en México pintor de t an inmensa talla du
rante esa época ; hubiera pintado en tabla como entonces se usaba o a lo
más en un lienzo de Castilla bien preparado y sin t antisim as im p erf eccio

n es como las delayate Habria copia do o reflejado por lo menos


. , , el arte
europeo y, sobre todo , nunca hubiera , ni aun remotamente, pensado en

pintar a la Virgen Santisima en figur a de mexicana Por poco informado .

que se esté de la psicologia española en México a ra iz de la conquista se


convendrá en que al español aunque fuera fraile le pareceria hacerle
, , una

injuria a la Virgen dá ndole rasgos a unque fueran leves de esta raza , , in

dig ena, _a la que unos odiaban, otros, a lo más , compadecían ; pero a laque
i guno apreciaba
n n .

Pintor indio tampoco fu e ; la educación pictórica de los n aturales su ,

educación artística previa a la con quista era infantil tosca , , , mpli í i


si c s

ma ; no podia en absoluto producir un artista tan eximio como elque eje


c utó esta imagen Escuelas de arte para indígenas ( las sostenidas por los
. ,

frailes ) no las hubo anteriormente a 1534 ; y si se quiere suponer gr atui


, ,

tamente que algún indio recibió a ntes de esta fecha aprendizaje


, en lo p ar
ticul
ar , enton ces hay también que co nceder que ese indio , t an diestr am en
te enseñado h abria desde luego desechado por las mismas razones que el
,

artista europeo esta tela que carece de preparación y nunca hubiera usa
do tales colores desconocidos por completo
, y siempre aquende , y allende
l
os mares .

Ese imaginario artista in dio habría tenido su maestro que h abria si ,

do si acaso
, , un fraile allado suyo
, y bien enterado de su obra Pues bien . ,

[ 210 ]
conociendo como conocemos íntimamente elmodo de pensar de los frai
,

les, podemos categóricamente asegurar que nunca habrían dejado hacer


esa pintura : toda una garant ia extraordinaria y sobrehuman a fu e menes
ter aun para el solo hecho de exhi bir talI magen después de su maravillo
sa estam p ación.

Sobre todas las consideraciones e xpuestas , una hay que siempre nos

ha acompañado con la fuerza de la evidencia Se ha dicho siempre que esa .

Virgen es india ; y esa Virgen sencillamente, no es indi a Sus facciones


, .

tan fin as no son características de ninguna de las razas indigenas de Am é


rica , su color que es
, un gris tórtola S U I GENER IS , no es el color de lar a
Z a i ndígena , es un color ideal ; los ojos de laVirgen de Guadalupe son el
a
ros yn o se nos presentará a una sola india de ojos claros ; el peinado de
las indias aztecas , hasta bien entrado el siglo XV II era dividiéndose , el

pelo desde la nuca y trayéndolo por l os al


adar es para recogerlo en dos a
manera de cuernos sobre la frente ; el vestido de la india form ábase de un

I I
HU P L o bata estrecha de manta blanca que llegaba solamente hasta
, un

poco más abajo de la rodilla era escotada , y casi sin mangas ¿Son estos
.

el tocado yl os vestidos de la Virgen de Guadalupe ?


Nuestra Virgen evidentemente tampoco es española por más que
, , ,

sus vestiduras tengan mucho de la indumentari a peninsular En cambio . ,

confesando que no es ni india ni española todos mexicanos


, , y extranjeros
con conocimiento de causa diremos invariablemente que es MEX ICANA
, .

Y si lo es porque las lineas de su rostro, su disposición y movimiento gene


ral su carácter
, , en una palabra , ex presado tan vivamente en elayate, son
los propios y ex clusivo s de una Virgen Indo hispana :
-
son la estñiz aeión,
entonces meramente ideal de toda , una raza que había de elaborarse lenta
mente para constituir la base étnica de las . naciones Íatino americanas
-
.

Ella es lasíntesis de lo bueno y de lo amable que hay en ambas razas lacon ,

qui stadora y la conquistada ; porque había de ser , como lo ha sido rodando ,

[ 211 ]
la historia , un arco iris de paz
-
y de u nión entr e sangre y sangre entre los
,

buenos hi jos de Cortés y los bueno s hijos de Cuauhte moc y Atahualpa .

Ahora bien por estas ra2 0 nes por ser la Virgen


, , una amable y Santa
MEST ICIT A venimos a in f erir que no pudo ser pintada por mano hu
,

mana En 153 1 no habia mestizas de entre veinte y veinte y cinco años


.

que pudiera n servir de modelo : las primeras niñas mestizas habiendo sido ,

la conquista en Agosto de 152 1 no pudieron haber nacido sino en 1522


,

ten drían sólo nueve años en 153 1 Pasaria además lo que pasa biológica
.

mente cuan do las razas comienzan a m elclarse : que los hijos sacan mar
ca dam ente el tipo del padre o de la madre mas no ese conjunto que sólo ,

largos siglos elaboran y armonizan .

Fu e pues el pintor de esta I mage n un S er que veía en el porvenir y


aunque no nos sea lícito profundizar más en la materia ya hay derecho ,

para decir con la sola observación natural y humana : ¡ Digitus Dei est

hi e l

Muy atural es que ocurra preguntar : ¿si la Virgen era hebrea có


n ,

mo es que en el retrato aparece con facciones de mexicana ? Lo mismo po


drian preguntar ¿por qué a B ernardita se le apar ec1o en Lourdes con el
color y f acciones de una doncella de Fra ncia ? 0 porqué a Juan de Juanes ,

el célebre pintor valen ciano le inspiró, par a que la representase en el no

ble tipo de una matron a de la Ciudad de las flores .

La Virgen Maria puede hacer lo que nosotros no podemos : r epr esen

tar con rasgos f ísicos su personalidad moral : La Reina de España


, en

n uestros días siendo de sangre inglesa gusta demostrar sus simpatías de


,

sobera na presentán dose


, con diversos vestidos regionales de las diversas
provincias .

Algo así ha querido hacer la reina del cielo con diferentes regiones
del mundo donde se ha aparecido entre elpueblo y para elpueblo .

[ 212 ]
Elcolor del rostro de la I magen de suyo , no es humano y sin embar
go a todos nos gusta : es un gris aéreo ideal , , c on que más bien parece r e
tratarse el alma que el cuerpo de la Virgen Dentro del mismo arte . , en

manera análoga a lo que nos pasa c on los cuadros de Greco aplaudimos ,

aqui las elevaciones sobre el realismo de la naturaleza .

Todo este conjunto de datos inexplicables y preciosos en el lienzo del


Tepeyac serán por lo menos un enigma para el que no quiere creer ; y te

p etim os : cuando no se QU IERE creer , no se cree y se pisotea l


a obliga
c ión moral y lógica de creer .

Para elque quiere atender a un a critica sana aunque no evidente las


, ,

maravillas y rarezas de este cuadro vienen a ser una prueba de Ia Apari


ción. Pero no es un a prueba NECESAR IA : aunque la Virgen no hubie
ra dejado su Imagen el hecho histórico de Ia Aparición quedaría pie

, en

como h an quedado otras sólidamente aprobadas por la I glesia .

[ 213 ]
VIGESIMASEPTIMA DE C ADA 1791 1801

TRO monumento histórico G U ADAL UP AN O es el proce

so compilado por la Curia Eclesiástica de Roma con oca


sión de un prodigio acaecido en la iglesia llamada de San
Nicolás in Carcere , y fue éste el que una Virgen de Gua
dalupe de México en dicho templo ven erada abrió los ojos
,

repetidas veces con singular admiración de muchos testigos de vista La .

aprobación de este proceso fue fechada el28 de Febrero de 1797 .

Esta preciosa virgencita es como elalma y la vida de los mexicanos


residentes en la Ciudad Eterna Cuá ntas veces. , de estudiante entrando
,

por la plaza de Venecia camino de Tor de Specchi Piazza C apizz uch i , y


Piazza Montanara iba , yo a aquel v etustisim o rincón de Roma a pensar
en mi México a los pies de la Guadalupana milagrosa .

H abiala llevado desde el año de 1 767 uno de los jesuitas desterrados


de la Nueva España , sin que sepamos decir cuál de ellos precisamente ha
ya sido , ya que cada uno llevaba con sigo una o muchas imágen es de la
Virgen mexicana .

Pues bien esta preciosa efigi e venerada


, , si, pero casi olvidada ; desde

[ 215 ]
el dia 15 hasta el 3 1 de Julio de 1 796 estuvo abriendo los ojos de una ma

n era t an prodigiosa y rara que infun dia al mismo ti empo devoción ter , ,

n ura respeto
, y g r andisim a confianza a los que la miraban .

En la misma Rector ía de S an Nicolás in Carcere fuimos invitados por


su digno Arcipreste a leer los procesos De ellos copiamos lo suficiente pa .

r a Ios p ropó sitos de este Album : tomamos de entre los ochenta y seis
'

testigos al efecto ex aminados Ia Deposición , en forma de Derecho sus cri

ta por el testigo de vista y por todos conceptos recomendable D Miguel .

Arcángel Reboa Arcipreste que fu e , en el propio templo de San Nicolás


durante los dias delmi lagro y es como sigue

Por lo que hace a los prodigios que yo mismo vi y observé en la di
cha I magen que se venera en mi I glesia afirmo , y me acuerdo muy bien
por tener de esto memoria cierta que en lamañana del dia 15 delpróximo ,

pasado mes de Julio después de haber cantado laSanta Misa por razón de
,

un aniversario que en dicha mañana había de celebrarse subi a mis habi ,

t aciones canonicales cuando de repe nte oi el repique de las campan as de


,

I
la glesia sin poderme dar la explicación de ello Baj e pues luego a la . , ,

Iglesia y co , n ocí la causa de dichos repiques porque noté unag r an muche ,

dum br e de gente alrededor de dicha Capilla , y oi decir que la I magen de


"
María Santisima de Guadalupe movia prodigiosamente los ojos .


Estos prodigios en aquellos dias no eran nuevos ni inesperados par a
m i : pero si se me hizo n uevo e inesperado el de dicha I magen porque no h a
cia mucho tiempo que yo acababa de salir de la iglesia No obstante la .

grande muchedumbre apiñada me acerqué alAltar subi sobre la tarima , ,

y tan luego como fijé atentamente mis ojos en los de Marí a Sa ntisima , yo
también tuve elconsuelo de ver elmaravilloso movimiento que en ellos
había , y distingui muy bien que la s pupilas de los ojos se movían horizon
talmente fijándose ahora
, en una parte, ahora en otra como, en ademán de
mirar en torno a los circunstantes El movimiento . ni era lento , ni acelera
do sino
, n atural y conforme al de lo s ojos humanos Cuando las pupilas .

llegaban a los ángulos de los ojos , un aparte de éstas intern á base en aque
llos y en la parte opuesta v eiase mayor extensi on del color bla nco que las

[ 2 16 ]
rodeaba : lo mismo acontecia cua ndo dichas pupilas llegaban a la otra
"
parte .

El prodigioso suceso era t an sen sible visible y manifiesto que no p o


, ,

dia escapar a la vista de cualquiera que hubiese hecho observación De .

aqui que no solamente yo era testigo ocular sino , contem p or án eam ent e y
en el mismo in stante veían el prodigio los circun stantes que daban seña ,

x
les e teriores con levantar la voz
'

en señal de adm ir amon y c on invocar a


María Santisima tributándole actos de obsequio de , v ener ación y de ala
banzas , y con repetir en alta voz que veía n elprodigioso movimiento En
-

dicha ocasión yo me detuve sobre la tarima del Altar por algún espacio
de tiempo ; y en ese intervalo varias veces fui testigo del prodigio ; pues
este portento no era continuo sino a intervalos A lavista de t an estupen
, .

do prodigio desde luego senti llenarme de un sagrado temor pero poco , a


poco se disminuyó para dar lugar a tal dulzura y consuelo que, no tengo
palabras suficientes para expresarlo ; solamente los comprende el que los

experimenta .

Desde este dia en adelante la iglesia llenábase tan totalmente de


, un

número tan gra nde de personas de toda calidad sexo , y condición , que pue
de decirse que estaba continuamente llena Y tal era dicho concurso que .

por muchos dias fu e preciso tener abierta la iglesia de dia y de n oche , no

habiendo habido ni un rato que no estuviese llen a para cerrarla Yo . no

pudiera determin ar el número preciso de dias que vi en la sobredicha I ma


g en de María Santisima de Guadalupe elreferido prodigio ; pero me pare

ce que continuó obr ándose en todo el sobredicho mes de Julio .

Y por lo que a m i toca creo que innumerables fueron las veces que
,

h e visto repetirse el sobredicho movimiento de dichas pupilas ; y lo v i en

horas diversas de mañan a , y de dia por la tarde


, y también por la noche
cuando al fin pudo con seguirse cerrar la I glesia En los primeros dias ar .

dian delante de dicha Imagen dos lámparas de aceite las que estaban , co

locadas a los lados del marco , y supuesto que este marco es de bastante
altura como tengo dicho arriba ( ellargo dellienzo me parece ser cerca de
cinco palmos arquitectónicos con la debida proporción de a n cho ) sig uese ,

[ 21 7 ]
que elreflejarse de estas luces no podia de ningún modo llegar a Ia I ma
g en y alterar la pintura Bien . es verdad que después a más de las l a
mpa ,

ras hubo velas encendidas que la piedad de los fieles había ofrecido ; pero
,

ni éstas por su disposición podian producir en ella algun a alteración El .

sol
, aunque ilumine la I glesia , n n u ca llega sin embargo a lapintura aten
, ,

"
dida la situación de la Capilla .


Mis observaciones fueron hechas por m i a ojo desnudo por tener gra , ,

cias a Dios muy buena vista : algun as veces empero he hecho uso de los
,

anteojos para mi mayor seguridad cuando me hallaba a mayor distancia


, .

Como tengo dicho , el movimiento prodigioso de los ojos era siempre del
mismo modo quiero decir uniforme igual regular
, , , , , sin variación ni alte
ración ; de donde se infiere que todo i nflujo de las luces queda absoluta
mente ex cluido A más de esto
.
yo h e observado el prodigio en diversas
direcciones o puntos más lejanos ; ahora de frente ahora de , un lado , y con

todo esto el movimiento de las pupilas ha sido siempre el mismo .


En fin, merece particular atención la circunsta ncia delunánime con

sentimiento de todas las personas sea de las que estaban cerca de m i sea
, ,

de las que se hallaban un poco más lejos ; y todas unánimes afirmaban la


verdad y realidad d lmencionado movimiento
e de los ojos En m i . y en los
circunstantes observaba que se excitaban afectos muy vivos de ternura de ,

devoción y de compunción y estos , efectos como he leido


, en graves Auto
res demuestran la verdad de los milagros ; y por consiguiente
, no cabe du

da sobre lo que he referido . Hasta aqui eltestimonio del Arcipreste Reboa .

Necedad calificada ser ia en el verdadero historiador el desentenderse


de los milagros ; aun cuando no nos los po damos explicar, como ni no s po

demos expl
i car otras muchas cosas , no por eso dejan de ser hechos reales .

S on además hechos con spicuos , n otorios y de g r aví sim a importancia , que


por su propia esencia se verifican con tra o fuera o sobre las leyes de la , ,

[ 2 18 ]
naturaleza por el único que las puede derogar y que es el Autor de ella .

Son, por ende, el sello de Dios .

Ciertamente hay que ser difíciles en admitir lahistoricidad de los mi


Iagros pero cuando éstos se comprueban admitirlos e historiarlos es razo
, ,

n able y a veces pasa a ser una verdadera obligación .

En pos de la Histori a viene la Filosofía de la Historia ; en n uestro ca


so concreto esta última hablaría asi : Dios no autoriza con su sello ex clu
sivo Ias ficciones ; es asi que autoñ z a con su sello ex clusivo la devoción a
a Virgen de Guadalupe talcomo elsentido cristiano l
l a recibe o sea con un

origen sobrenatural y milagroso ; luego la Virgen de Guadalupe con su


origen sobrenatural y milagroso n o es unaficción.

Y no deja de ser providencial que todos estos sucesos hayan tenido lu


gar lejos de México para que no pudiesen atribuirse a la psicología de
n uestras masas populares El milagr o tuvo lugar en Roma laciudad inter
. ,

n acional por ex celenci a y ante testigos de todas clases y maneras de pensar .

[ 219 ]
VIGESIMAOCTAVA DE C ADA 1801 18 1 1

OLO GRAFA carta del P An drés Cavo . al P . Antonio Pi


ch ar do es la grande y nueva pieza para esta década dice ,

así : Rdo P D José Antonio Pichardo


. . . . V R . . no podia
haber escogido sujeto más cabal para ordenar la historia
de N Sra de Guadalupe que a D Luis Man eiro ; pero
. . .

h ab1 endoselo llevado Dios con gran sentimiento n uestro , es preciso que
otro se encargue de este n egocio que , en el dia es de gran consider acx on,

por haberse suscitado en la Academia de Historia de Madrid grandes du


das sobre la Aparición fiados , en una carta delIII ( sic , delcuarto ) Virrey
Dn Martin Enriquez , sobre el templo de Guadalupe
. y su imagen escrita ,

a Fclipe II por l os años de 575 y sobre otros argumentos sacados del Padre
Sahag un a que a mi corto entender se da muy fácil solución Yo siento
, , , .

no hallarme en ese reino para cooperar con mis cortas noticias aldesempeño
de esa obra ; bien que V R habrá ya sustituido persona que tendrá más
. .

luces E s menester apurar cuanto se pueda esta materia En México


. . no

faltarán sujetos que c on gusto se en carguen de este trabajo tan p io .

Cuánto celebro lo que V R me dice de haberle nuestro amigo hecho


. .

donación y confiado en su testamento todos sus códigos pinturas , y ma

221
nuscri tos. No podía elegir sujeto más a propósito asi para su conservación ,

como para que sirvieran al público Mis temores cr ecen sobre su enajena
.

miento ; pues si el prin cipe de la Paz 10 llega a oler es capaz de hace rse ,

Ios entregar y traerlos a España para sepultarlos en un archivo V R vea . . .

por n uestra patria y no permita semejante violencia ; pues nadie sabrá dis
si los códigos y pinturas de V R o del difunto

ting uir son . . .

Su más afecto servidor que su M B Andrés


. . Cavo .

Poseemos el original auténtico de este precioso documento completo , ,

pero publicamos solamente los fragmentos de la parte que nos n i teresa y el

de la firma por ser lo restante muy e x tenso y fuera de


, nuestro propósito .

Quienes han estado en el fondo de la controversia guadalupana fá ,


c il
m ente apreciará n el valor inmen so de esta pieza documental y lo tiene ,

por tres ra 20 nes : Por ver alP Cavo abiertamente


. en favor de Ia tradi
ción ; porque indirecta pero claramente se
, , nos hace ver en esta carta
el aparicionism o de otras dos Iumbreras entre los historiógrafos , cuales
fueron el biógrafo Maneiro y elP . José Antonio Pichardo ; pues la carta
nos hace ver el descontento que en ellos causaran los ataques del preten
cioso D Juan Bautista Munoz
. y la i ntención en que estaban de refutarlo ,

deseo que no lograron por haberles a ntes sorprendido la muerte ; por


que Cavo nos cer ciora de que la famosa carta de D Martín Enriquez . , va
desde entonces apareció falta de fun damento y de solidez si se la quiere ,

ver como contraria a Ia Aparición ; ofrece por el contrario elementos , en ia


vor de ella .

Con qué aire de triunfo h an venido voceando sin cesar Ios impug na
dores el imaginado silencio de Cavo ¿Cómo decian . , , un hombre que tanto

[ 222 ]
escribió sobre la ciudad de Méx ico no se ocupa jamás de Ia Aparición ?
La verdad es que n n u ca se podía hablar de esta manera porque la
obra de Cavo que ha llegado hasta n osotros es tan sólo lo que quedó de
sus apuntes el esqueleto de
, una obra a la que él pensaba dar amplitud y
estilo ; no fu e culpa de Cavo sino de D Carlos María de Bustamante . el

publicarla como obra definitiva y “


completa pero como Nihil est occul
tum

quod non r evelabitur h e aqui que de repente brota luminosa y auténtica la


carta delP Cavo laborioso y fidedigno investigador de los archivos me
. ,

x icanos diciéndonos que no sólo cree en Ia Aparición si no que está viva


,

mente interesado por su publicidad y por su defensa .

De mucho más mérito que Cavo es co n sidera do por sus contem p orá

neos y por los presentes historiadores el P Luis Maneiro veracruzano Ia . , ,

tini sta de altos vuelos y biógrafo fidedigno . Su vida religiosa y literaria


fueron como el eslabón de oro que u nió a la antigua Comp am a de Jesús
con la modern a puesto que élfu e uno de los pocos supervivientes que des
de su destierro de Bolonia logró ser restituido alpatrio suelo donde murió
alcomenzar delsiglo X IX y fue sepultado en I
la glesia Parroquial de San
Sebastián en la Ciudad de México .

Sin la formación literaria del an terior, el P . Pichardo P repó sito del


,

Oratorio de San Felipe Neri tiene más méritos como investigador Hizo

, .

gran acopio de dockum entos para escribir una histori a eclesiástica de Mé


xico ; pero , como h an hecho otros muchos sabios mex icanos suponiendo ,

que van a vivir indefinidamente por lo que nun ca acaban de publicar


, n ada
durante sus vidas Buena parte de la documentación atesorada por Pichar
.


do se conserva aú n sin catalogar por cierto, , en la colección Genaro Gar
cia
"
en la Universidad de Te as x .

Tarde o temprano aparecerán las obras que en la carta delP . Cavo se


mencionan ; pero ya por de pronto , c on solo estas noticias ciertas se añ a
den tres historiadores de gran prestigio, alrespetable núcleo de sus colegas
en anteriores centurias por , noso tros mencionados .

Y nótese bien que todos estos testimonios a partir de , 1780, por ser
posteriores al discurso de Munoz ti enen el mérito especial de hablar
, con

[ 223 ]
perfecto conocimiento de las más duras objeciones esgrimidas contra la
Aparición las mismas que muchos años después trataron de vender como
,

n uevas y como procedentes de su cosecha como , un sorprendente hallazgo ,

los dos recalcitrantes de la izquierda .

La Carta delVirrey D Martín Enriquez a que se alude


. en la carta
delP Cavo sigue siendo
. el
caballo de batalla de los historiadores a la li
gera Por parte nuestra nunca la hemos ocultado ni debemos hacerlo pues
.

to que más nos favorece que nos impugn a C0 pio pues de nuevo lo que ya
.

publiqué en mi Historia Ecles1 astica de México



Con esta ocasión de un milagro obrado por entonces escribi ó elVi ,

r r ey Don Martin Enriquez una carta de mucho interés para la historia del
culto de la ermita Dice así : .

Otra cédula de S M . . bi fecha
r eci en S an Lo
r en2 0 el Real a 19 de Mayo de 15 75 , sobre lo que toca a la fundación de
la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, y que procure con el Arz obis
po que la visite : visitarla y tomar las cuentas siempre se ha hecho por los
prelados , y el principio que tuvo la fundación de la I glesia que ahora se ha
hecho lo que constantemente se entiende
, , e s, que el año de 1555 ó 56, es

taba allí la en
una erm itil la cual estaba la imagen que ahora está en la
Iglesia y que u , n ganadero que por allí andaba publicó haber cobrado sa ,

lud yendo a aquella ermita : y empezó a crecer la devoción de la gente Y .

pusieron nombre a la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe por decir


, ,

que se parecía a Ia Guadalupe de España Y de alli se fundó . una cofradia ,

en la cual dicen habrá cuatrocientos cofrades : y de las limosnas se labró


I
la glesia y el edificio todo que se ha hecho
, , y se ha comprado alguna
renta Y lo que parece que ahora tie ne
. y se saca de limosnas envio alli ,

sacado dellibro de los mayordomos de las últimas cuentas que se las toma
r on : y l
a claridad que más se entendier e se enviará a S M Para asiento . .

del Monasterio no es lugar muy conveniente por razón del sitio , y hay

[ 224 ]
¿
a
Í ) ; (
37 1

4wf am
v J /e í) ar de

Fragmentos de la cart a uadalu


g pana de l P C avo
. .
tantos en la comarca que no parece ser n ecesario : y menos fundar parro
quia como el Prelado queria , ni para españoles ni para indios Yo h e em
.

p ez ado a tratar con él que alli bastaba que hubiese un cléri go que f uese
de edad y hombre de buena vida , para que si algunas de las personas que
alli van por devoción se quisiesen co nfesar pudiesen hacerlo : o que las Ii ,

m osnas y lo demás que alli hubiese se gastase con los pobres del Hospital

Real , n adie se aplica a f avorecelle con un real , p ar e c1endol


es que basta
estar a cargo de S M . . y que si esto n o le p ar eciere se aplicase para casar
huérfanas El Ar zobispo ha puesto
. y a dos Clérigos : y si la renta creciese
más también querrán poner otro : por manera que todo vendrá a reducir
,

"
se a que coman dos o tres Clérigos V E ma ndará lo que fuere servido . . . .

No sabemos cuáles serian las respuestas delP Andrés Cavo a las oh .

j eciones frag uadas sobre la carta del Virrey Enriquez , pero nos figuramos
que serian las que fácilmente se le ocurren a quien esté medianamente in
formado de las personas y cosas de aquella época La carta de Enriquez .

conociendo el vocabulario delsiglo XV I nos hará ver que se t rata de Ia


FUNDACI ON de laiglesia en elsentido jurídico y canónico de la palabra y
no del origen espiritual o milagroso de laermita De lo primero podia ser r e .

querido por el Monarca de lo segundo no , , ni a élle tocaba informar sobre


esto Confir mase
. con las mismas frases del Virrey puesto que dice que el
año 1555 ó 155 6 ESTAB A YA allí una ermita en la cual estaba ya la ma I
g en En. esta última vaga fecha fue cuando según él empezó , , , no la I ma

g en, sino un extraordinario crecimiento de Ia devoc1on a ella ; crecimiento


que bien pudo haber sucedido con el nuevo milagro a que el Virrey se te

fiere en favor del vaquero , sin perjuicio y me noscabo delmilagro original ,

antes como una nueva confirmación y luz d lcielo que Dios hacia
e en favor
de la primitiva Aparición .

Otro muy importante dato ofrecido espontáneamente por el Virrey es


que todos los Prelados de Mé xico habían tomado las cuentas de la ermita
.

vi sit á dol
a, luego tambiénla visitó Fray Juan de Zum a
rraga que fu e

uno de esos tres Prelados a quienes ú nicamente puede aplicarse el todos
de D o Martín Enríquez .

[ 225 ]
Reflej ase también en la carta elg uadalup ani sm o deltercer Ar z obi s
po ya que sostenía una Cofradía de 4 00 socios y queria elevar a parroquia
Ia devota ermita del Tepeyac El invertir . en huérfanas Io destinado al
santuario no f ue, pues, obra suya sino del Virrey .

Por lo demás el Virrey aqui no se muestra un gran historiador : no

precisa ni quiere precisar datos ni fechas ; hay contradicciones entre sus


propias frases y en el fondo se ve has ta la falta de gana de informarse del
suceso El escrito
. en gen eral está muy en consonancia con esa m arcadí si
ma aversión que tenia el Virrey para todo lo criollo de Nueva España .

Solamente a titulo de contemporánea a la carta de Cavo i n troducimos


en esta década el precioso soneto inédito , g uadal
upano de nuestro ilustre
poeta Fray Manuel de Navarrete que hallamos , en el Archivo de la Uni
ver sidad de Texas

A LA SANT I S IMA VIRGEN DE GUADALUPE


F ores a
l pparuerunt ia terr a nost ra:

La deidad de lapaz diestros pintores


Expresaba n con dulce gallardía
Dibujando una virgen que ofrecía
En sus cándidas manos tiernas flores ;
Entonces apurando sus primores
,

Ilustrado el pi n cel nos prometía


Esta agradable copia de Maria
Que recibió en el cielo sus colores .

Así la ve aquel in dio afortunado


De Tepeyac en la escarpada sierra
Milagro que hasta hoy se ha perpetuado ,

Pues cuando se arde el mundo en viva guerra


Parece que la paz se ha re f ugiado
En los lares felices de mi tierra .

[ 226 1
VIGESIMANONA DE C ADA 18 1 1 1821

L frente del pueblo mex icano , enarbolada como primer


estandarte nacional, emblema de unión y de esperan2 a ,

apareció la Imagen de Santa Mar ía de Guadalupe desde


la raíz misma de la Independencia en 1 8 10
.

Tomándola en efecto de la sacristí a de la Parroqui a de


,

Atotonilco , el esforzado sacer dote que encabezó los primeros momentos de


la Indepe dencia
n n acional mandó colocarla
, en lugar de honor y le dió
amorosamente el titulo de Capitana General .

Este acto fue ciertamente un golpe maestro digno de quien por intui
ción y larga experiencia conoc ía el á nimo del pueblo Con . un adarme de
patriotismo que se tenga , nada hay para unirnos entusiasmarnos como
la Virgen de Guadalupe y las empresas colocadas bajo su manto .

Pero aparte de la estrategia psi cológica elacto de Hidalgo era un bro


,

te espontáneo de su n atural devoción .

Don Alejo Garcia Conde desc ibie r n do como testigo de vi sta eluniior
me de Hidalgo hace notar que ostentaba colgada sobre elp echo una gran

medalla de oro de la Virgen de Guadalupe .

[ 227 1
Mucho hemos discutido y en forma definitiva de la f e de Hidalgo
y ésta quedó en su lugar y a flote , aun en los mismos deslices de su vida .

Un escapulario de la Virgen de Guadalupe le acompañó en todas sus ba


tallas y hasta almismo patíbulo .

Morelos era más g uadal


upano que Hidalgo ; en el apogeo de sus triun
fos el centro la capitana la reina de sus ejércitos fue la Virgen Guada
, , , ,

lup ana llevada en sol


em nisim a procesión militar en Oaxaca desde la C a
tedral hasta su Santuario Nada empero nos habla tan claro
. en este punto
como la fogosa y sincer isim a proclama deltenor siguiente
Don José María Morelos , Capitán General de los exércitos America
nos y Vocal de la Suprema Junta Nacional Gub m ativa del reino &c &c
e , . .

Por los singulares especiales e innumerables favores que debemos a


,

Maria SSm a . en su milagrosa imagen de Guadalupe patrona defensora , , y


distinguida emperatriz de este reyno estamos obligados a tributarle todo ,

cultoy adoración manifestando nuestro reconocimiento nuestra devoción


, ,

y confianza y siendo su protección n la actual guerra tan visible que na


, e

die puede disputarla a nuestra nación debe ser visiblemente honra da y , re

conocida por todo Americano Por ta nto mando que . , en todos los pueblos
del reyno especialmente los de el sud de esta América septentrional se
,

continúe la devoción de celebrar una misa en diadoce de cada mes en hon


rt a y gloria de laSSm a Virgen de Guadalupe y. , en todos los pueblos don
de no h ubier e cofradia , ó devoto que ex hiva la limos na , se sacará ésta de
las cax as n acionales : y en las divisio nes de n uestro Exercito será obliga
ción de los capellanes sin percepción de limosna , y en donde hubier e m u
chos capellanes le tocará al que entrare de semana .

En el mismo dia doce de cada mes deberán los vecinos de los pueblos
exponer la SSm a imagen de Guadalupe . en las puertas 0 balcones de sus
casas sobre un lienzo decente , y qua ndo no tengan imagen colgará n el
lienm mientras la solicitan de donde las hay, añadiendo arder las luces que

[ 228 ]
según sus facultades y ardiente devoc10 n Ies proporcione Y por quanto . no

todos se pueden manifestar de este modo deverá todo hombre , g ener al


m en
te de diez años arriba traer en el sombrero Ia cucarda de los colores n acio
nal
es, esto e s, de azul y blanco , una divisa de listón cinta lienzo o papel
, , ,

en que declarará ser devoto de la SS m a imagen de Guadalupe soldado . , y


de f ensor de su culto , y al mismo tiempo defensor de la Religión y su patria
contra las n aciones ex tr ang er as que pretenden oprimir lanuestra .

Y para que esta disposición obligatoria tenga su debido cum pl


im ien

to mando a todos los jueces militares


, y politicos , ruego y encargo a todos
los prelados Ecles1asticos cuiden y z elen con todas sus fuerzas a fin de ,

que los súbditos logren tan santos fines reserva ndo declarar por indevoto
y traidor a la nación alindividuo que reconvenido por tercera vez no usa
te Ia cucarda n acional o no diere culto a Ia SSm a Virgen pudiendo Y . , .

para que llegue a n oticia de todos y n adie alegue ig noran cia , mando se
publique por bando en las provincias de Teipan, Oaxaca y siguientes del
reyno .

el quartel general de Ometepec a los once días de man o de


Dado en

n — —
mil ochocie tos trece José Ma Morelos Por mandato de su Ex celen
. . .

cia José Lucas Marin —Pro


. . .

Secr o .
Confesamos que esta proclama no es una prueba de la Aparición como
tal : cualquier Virgen no aparecida pudo ir a la vanguardia de nuestra In
dependencia ; es sin embargo todo el episodio g uadal
upano de Ia Indep en
deneia Mexicana , una parte delargumento sol
idisim o, cual es el testimonio
entero y constante de una nación , testimonio que no puede durar ui menos
en ese grado , en torno de un a mentira o de una imagen que estuviese vin

oulada a una mentira .

Más aú n : en aquel periodo de nuestra I n dependencia muchas familias


criollas y españolas disentían de el movimiento libertador abominaban , y
calum nia