“ENTRE LA LUJURIA Y LA PEREZA”

de Luis Avalos

1

“ENTRE LA LUJURIA Y LA PEREZA”
Luis Avalos – Buenos Aires, diciembre 2005. “...Tu ausencia me rodea como la cuerda a la garganta, el mar al que se hunde.” J. L. Borges Personajes: Antonio. Pancha, hermana de Antonio. Enfermera. Dr. Torres. Escena 1 En un cuarto lleno de diarios viejos pero prolijamente apilados. Hay cajas de cartón y muchas bolsas de supermercado anudadas llenas de no se sabe qué. En un costado una cama o catre, con sábanas mugrientas. Un hombre adulto de edad indeterminada, tal vez no es tan viejo pero está muy deteriorado. Con aspecto de linyera, su barba muy crecida y sucio, está sentado en una silla vieja. Poca luz. Ambiente lúgubre. Se escucha una grabación de María Callas.

Antonio: Cantar! Eso sí que es algo bueno. Cantar como los ángeles, como... como los dioses. Conmover las fibras más íntimas de cada ser humano cantando. ¡Eso sí! Cantar como la calandria! Que no sosiega... (Busca algo con la vista). ¡Pancha!, Pancha! Dónde está el almohadón? No te escucho, estás ahí Pancha! Pero qué te parió, dónde se fue esta mujer? Siempre igual. Parece que lo hiciera a propósito. No. No parece, lo hace a propósito. Me saca las cosas mientras duermo para limpiar, y yo le agradezco porque es buenita la pobre, pero después no encuentro nada. Vé, a dónde está ahora la almohada que la necesito. Pancha! El orden está bien hasta cierto punto como todas las cosas que pasada cierta raya ya dejan de ser virtuosas y se convierten en estorbo. Ya el padre Raúl lo decía siempre, cómo era que decía...(acerca la radio portátil a su oreja y va moviendo el dial). Ahí!
2

Qué?... Shhhh...A ver, a ver! Ja, jaja, ya te voy a creer, aumento a los... jajaja. Claro a los más incautos los pueden engañar fácilmente porque la gente cree en lo que escucha y en lo que lee. Ah! eso sí, si algo está escrito inmediatamente creen, “lo leí” te dicen como si ... jajaja. Esto no se arregla más, no, no. Esto ya está muy jodido. Pobrecito, papá era anarquista y nunca hablaba de política en casa pero yo sabía que él era ácrata. Un día me miró y me dijo “Usté es muy inteligente, eh! No se meta en líos”. En líos... Cuando fue el terremoto en el pueblo él organizó a todos rápidamente. La gente estaba desesperada, las casas destruidas, pero él armó una carpa para que pudiéramos pasar la noche, entonces se dio cuenta que no teníamos agua potable, ahí nomás, ni lento ni perezoso bajó al pozo a buscar agua. Mamá le gritaba “No! Pero qué haces tano bruto, vení acá!” jajaja, pobre mamá estaba aterrorizada, nunca la había visto así. Temblaba, tenía miedo que hubiera otro temblor y cuando papá subió del pozo con el balde lleno de agua, ella se largó a llorar y lo abrazó y no lo largaba. Pobre mamá. El mate! Pero! ya debe estar helado! (bebe mate cocido de un jarro de metal) Bue, se deja tomar. Cómo era... la pensión de la calle Lavalle, ni bien llegué a Buenos Aires, la primera vez, estuve un tiempo en esa pensión de la calle Lavalle, la dueña me convidaba mate cocido, “venga don Antonio” me decía. Cómo se llamaba?... Adela. No, Amelia, algo así. Había un patio grande en la pensión, no era tan grande pero era largo y la gente salía de sus piezas y tomaba mate o un vermucito en la puerta ahí, o sea en el patio, no... Sobre todo en las noches calurosas porque no teníamos ventilador en la pieza. “Viva Perón!, Viva Perón” gritaba la pobre. Estaba reloca! Una noche llovía a cántaros y empezó a gritar. Todo el mundo en la pensión salió de sus piezas. La pobre estaba empapada por la lluvia y caminaba de un lado a otro y gritaba “Viva Perón!”. Entonces a mí se me ocurrió pararla y le dije “Bueno, bueno, callase doña o la voy a tener que encerrar, mire que soy policía!”. Jajaja, se me paró en frente, me miró fijo y me dijo “Qué policía ni policía, usté es un cura!” jajaja. Amelia, sí era Amelia. Adela era la catequista. Los otros días, va, hace un par de años, escuché por la radio a un fulano hablando de religión. No sabía nada y presumía, el tipo se creía muy sabelotodo. Ignorante y presumido. Yo no sé, en que cabeza, bueno, es que hay de todo en la viña del señor. Dios es trino, eso me lo enseñaron ya desde chico, padre, hijo, espíritu santo, tres personas distintas y un solo dios verdadero. Es un misterio! Como la electricidad, la energía del universo. Como la virginidad de María o la resurrección de nuestro señor Jesucristo. Misterio... Sí, un misterio! Quién dice que no puede haber misterios eh! Los señoritos que se pavonean cogotudos! Si cada ser humano es un misterio por qué El creador no puede ser misterioso... misterios divinos, la divinidad
3

misteriosa... (Se va quedando dormido pero se despierta de golpe). Cuando estábamos en la acción católica, por joder no más, yo había dicho que cuando nos saludábamos teníamos que decir “Alabado sea el Señor” y el otro tenía que contestar ”Por siempre sea alabado” entonces para joderlo a uno de los compañeros que era un poquito bobo, yo a cada rato decía “Alabado sea el Señor” y el se ponía serio y contestaba automáticamente “Por siempre sea alabado!”. Y cómo nos reíamos, hasta que el cura me paró el carro y me dijo “Che, no se rían así del muchacho”, jajaja. Era otra época, éramos más ingenuos. Más cándidos, había pureza en los rostros. Pancha!... pero dónde se metió esta mujer! Papá también se reía mucho de eso, a él no le gustaban los curas, estaba en contra de la Iglesia pero en el fondo él creía en Dios. A mamá tampoco le simpatizaban mucho los curas, les tenía desconfianza... yo era el único de la familia que, bueno, el único no, Pancha también era muy creyente. Cuando tomamos la primera comunión, ella vestida de Santa Teresita y yo con mi saco blanco, la corbata blanca... y zapatillas. Se ve que no había alcanzado para comprar zapatos entonces en la foto se ve... zapatillitas humildes... se ve que estamos firmes, parados ahí, se ve clarito en la foto el asombro frente al misterio del sacramento, el temor a Dios en los ojos... Ay, ay, carajo, este dolor en la boca del estómago. Allá en mi pueblo las cosas eran muy diferentes, bueno, no solamente en mi pueblo, el mundo era diferente. Cuando éramos chicos ni luz eléctrica teníamos. Me acuerdo cuando llegó la radio, cuando mi hermano Edmundo la pudo comprar. Escuchábamos todo el tiempo. Yo estaba siempre escuchando. Pero también se leía en mi casa, a la noche, antes de dormir mi hermano leía para todos. Leía Julio Verne, o Cuentos de la selva, era fabuloso! Lo estoy viendo. Todos sentados y el leyendo. Qué porquería esto, debe ser acidez. Ya voy a estar bien... Pancha! Pancha (voz en off): Qué querés? Antonio: Dónde estabas? Te estuve llamando! Pancha: En la farmacia. Antonio: Ah, bueno. Pancha: Querés un té? Antonio: Qué? Pancha: Qué dijiste? Que sí? Antonio: Qué? Pancha: Si querés un té?

4

Antonio: Si.... Pero no me lo des caliente como los otros día que me quemé la lengua. Qué cosa! Parece que lo hace a propósito. Pero es buenita. Y qué compraste en la farmacia? Pancha: Qué? Antonio: Sorda de mierda! Va a la farmacia todo el tiempo. Qué cosa. Pancha: Ahora va a venir la enfermera. Antonio: La enfermera! Esa gorda... Yo no quiero ninguna enfermera, me escuchás! Basta de enfermeras! Yo necesito abogados!! Editores! Gente inteligente, con ideas. Personas sensibles, finas, que aprecien la estética... Eso! Vos Pancha sabés qué es la estética? Qué mierda vas a saber! (busca en unas bolsas algo)... Fernando, o Federico, no Fernando. Era más bajito que yo, morocho, ojos grandes. Qué tipo. No sabía nada cuando llegó a la escuela y los demás se reían de él. Yo lo defendía. Nos hicimos amigos en seguida. No lo vi nunca más, miento! Lo vi acá una vez, hace qué se yo cuánto, en Corrientes y Esmeralda. Yo iba para el barrio de Constitución a un bar donde hacía una changa de lavacopas, que al final me echaron al poco tiempo porque era más lo que rompía, bueno, y lo vi. Estaba igual. Me reconoció inmediatamente “Antonio!” me grito, qué alegría che! Y qué haces por acá?. Y dijimos que íbamos a juntarnos para comer y me iba a presentar a su familia, porque se había casado. Yo después estuve un tiempo mal, sin trabajo, bueno, estuve un tiempo guardado, por una pavada, pero fueron cuatro cinco meses. Y después qué se yo, una cosa y otra, perdí la libreta donde anoté su dirección... en el pueblo todos se enteraron y ya se corrió la bola y andá a saber qué dijeron. Que... cualquier cosa pueden haber dicho, que maté a alguno, cualquier cosa. Andaba todo el gorilaje suelto y nunca me perdonaron que yo me cambié de bando. Puta! El perdón! Y quién sino Él es capaz de perdonar?... (mira al vacio) No te parece?... (llora) Qué tristeza. Tristeza, tristeza. Elena! Ele... La finadita Elena. Pobrecita. Pero cuándo te fuiste? Por qué? Yo qué estaba haciendo. Ah, sí, estaba en la peluquería, o en... sí en la peluquería y vino la vecina a avisarme, después el hospital Tornú y los médicos, las enfermeras. No lo puedo creer. Ya pasaron... diez años! A veces me despierto y te nombro y me doy vuelta seguro de que te voy a encontrar ahí y contento de que te voy a encontrar y estoy por decirte algo y de pronto veo que no estás. Qué soledad. Y después a Fernando no lo vi más y no se si no se habrá muerto también. Miento! Sí que lo vi, claro que lo vi. Qué ironía macabra, cuando un encuentro tan esperado se transforma en algo nefasto!... Cuántos muertos. Como esa tarde en la plaza. Yo estuve entre los muertos!! Había cadáveres por todas partes. Yo corrí a toda velocidad y me llevaba por delante cuerpos, y seguía, creo que corrí toda la tarde, durante horas, corría sin saber dónde iba.
5

Estaba aterrado. Ya era de noche cuando caí exhausto en la vereda, no se dónde. Después cuando me desperté estaba en la casa de una gente que me ayudó, me curaron las heridas, me dieron de comer. Hasta me ofrecieron ropa limpia... tampoco los volví a ver. La buena gente. Ni siquiera se cómo se llamaban. Y me gustaría saberlo. Me gustaría ir a visitarlos, cuando esté mejor. Cuánta gente me gustaría ver cuando esté mejor, pero la mayoría están muertos. Pancha! Estás ahí?. Esta mujer siempre se va cuando la necesito. Pancha! Qué hora es? Anoche soñé algo raro. Ay! esta puntada acá!... Ya voy a estar bien. Las calles estaban húmedas, las baldosas rotas, los marcos, las camisas, toda la ropa amontonada, cuánta humedad!! Entonces me veo en la panadería, tomo un par de flautitas, las peso… Y ahí nomás se empezó a llenar el local, como si la gente huyera despavorida al escuchar la reflexión de la realidad…¡¡Dios mío!! Que necesitada que esta la gente… una voz que hable claro… después entró la paraguaya de mierda!! Y ahí se armó una fiesta con toda la negrada, meta música, como en el baile ahí donde yo era mozo. Me miraba la paraguaya, yo la veía y ella me miraba. Me tenía ganas, porque yo nunca fui un galán pero tenía lo mío y a ésta le gustaba, yo me di cuenta, era rápida la negrita! Y ahí me desperté. (Mira sus piernas, una de ellas está vendada) Y esto está mejor... poco a poco. A veces duele como la mierda pero está mejor. En unas semanas más yo creo que voy a poder trasladarme. Tengo que recuperar el tiempo porque estoy muy atrasado con la novela. Ya tengo la idea, se me ocurrió el otro día cuando estaba escuchando la radio y justo nombraron Achiras, ahí me acordé del pueblito y la Diogracia. Entonces se me ocurrió. Qué increíble como a veces las ideas se ordenan de golpe, estaba preocupado porque no podía ordenar los capítulos y no sabía cómo resolver el final. Siempre me cuesta el final. Pero en ese momento pensé y fue como si la claridad iluminase un rincón oscuro de mi alma. La Diogracia siempre estuvo muerta, todo el tiempo que aparece es un fantasma y entonces simplemente se va, cuando se da cuenta que en el pueblo ya nadie la reconoce porque se han muerto todos, los hijos de los hijos, todos ya han muerto y aunque ella ande por las calles ya nadie la reconoce y lo que es peor, ella ya no puede hacer más nada porque ya no hay nada que hacer. Entonces ahí decide irse del pueblo. Eso es. El final perfecto! Pero hasta que no esté mejor no puedo seguir escribiendo porque la columna me duele mucho si estoy asi en posición de escritura. En fin... todo puede empeorar. Ay, ay, ay... qué mierda esta cosa otra vez. Ay Dios, esta vez es más fuerte... Dios te salve María llena eres de gracia... Ay, ay, ay ya pasa, ya pasa... Mi padre siempre decía que el dolor hacía más fuerte a la gente. Pasar el dolor, como en Europa, que las pasaron todas. Ahí sí que supieron lo que era la guerra, el hambre. Que te
6

pasen las bombas por al lado... La historia siempre es contada según la conveniencia del que la cuenta. Y uno que está en el llano, como quien dice, nunca se entera de la verdad. Nunca. Uno discute y cree que sabe de lo que habla pero no. Como ese imbécil que habla por la radio. Si allá arriba nos escucharan las pavadas que decimos se morirían de risa. Pura mentira. Espejitos de colores. Pancha! A veces me acuerdo del pueblo y me parece que es un invento de mi imaginación. O como si lo hubiese visto en una película, como si no fuera real. La última vez que fui a mi pueblito, que fuimos con Pancha, lo vi tan chiquito, parecía una ciudad de enanos, de juguete. La casa de mis padres estaba tan deteriorada. Pancha se quedó parada frente a la casita y parecía que se iba a desmayar, pobrecita, se quedó dura, y de pronto empezó a llorar. Yo la miraba y me acordaba de cuando éramos chicos y corríamos por esa misma casa. Ella ya era llorona de chiquita, siempre lloraba por nada. Yo la asustaba “Antonio no me asustes más!” lloraba y se iba corriendo con mamá: “Mamá, mírelo, me está haciendo asustar!”... Qué chiquita que era. Bueno, yo también era muy menudito, flaquito, raquítico, debilucho, como una ratita. Cuando nací la partera no daba dos pesos por mí, creo que mamá tampoco. Pero papá dijo ”Este chico va a vivir” y él mismo me alimentaba, con un gotero me daba leche de a poquito, de a poquito. Esta mujer no me iba a traer un té?... se debe haber ido otra vez, me cago en la mierda, parece a propósito. Pancha! Pancha: Qué querés! Antonio: El té m’hija! Pancha: Ya va! Qué te crees? Que no tengo nada que hacer! Hay muchas cosas para hacer! Antonio: Bueno! No te enojés! Es buenita la pobre... Y no me grités que no soy perro yo ah! Que si yo no fuera un discapacitado motriz me haría yo mismo el té y se podrían ir todos a la mierda! Tanto lío por un té! (Entra Pancha con una taza de té y la deja sobre la mesa). Antonio: Ahora sí. No está muy caliente, no? Porque me hace mal muy caliente, nunca pude tomar las cosas calientes, como el mate que allá en Córdoba lo toman hirviendo, no se cómo hacen. (Toma el té) no está mal, pero está muy dulce. Pancha! Que le pusiste un kilo de azúcar a esto, qué cosa. Pancha: (Enfurecida) La puta que te parió! (Sale Pancha).

7

Antonio: Porque dicen que el azúcar hace mal pero peor es no tener nada para endulzar. La finadita Elena siempre decía, “el mate dulce que para amarga está la vida”. Pobre. Está rico el té... Fue ella la que me insistió, Elenita me dijo: escribile, vamos, total... y le escribí la carta para pedirle trabajo. Pensé que no me iba a contestar pero al mes más o menos recibí una carta, me citaba para una entrevista. Qué contenta se puso Elena, yo estaba nervioso pero no lo demostraba, piolón me fui para allá y esperé mi turno. Una cucaracha! Pancha! Hay cucarachas acá... (busca en una bolsa una pantufla vieja. Vuelve a la silla y le tira la pantufla a la cucaracha que pasa por el zócalo). Se me escapó, carajo. Qué decís? La gorda otra vez?... No, parece que no. Deben ser los vecinos... o en la calle. Estoy escuchando un poco mal, pero debe ser por los medicamentos, me dan tanta cosa que al final te descompagina todo. Es que los médicos no saben y claro como uno no es un empresario o un terrateniente, entonces calladito la boca, a no contradecir lo que dice el señor médico, ah! Su eminencia! como si fuera el Papa. Cuando estuve en el Hospital de Clínicas había una muchacha jovencita recién recibida se conoce, y esa sí que era buena médica. (Se toca los genitales) Hablaba conmigo y yo le hacía chistes y ella se reía, cómo se reía, buenita la chica. Y las enfermeras también. Había una negrita que yo le decía, “Ahora más tarde me venís a hacer compañía” y le guiñaba el ojo. Se reía la muchacha, pícara la negrita. Qué hora será... debe ser como las ocho. Nueve. (mientras se sigue tocando los genitales suavemente, la luz baja hasta quedar a oscuras) Ay, ay, ay... Otra vez... Dios te salve María...

Escena 2 (El mismo cuarto, más bolsas y más diarios apilados. Antonio enciende la luz de un velador. Se levanta de la cama y va a la mesa).

Antonio: La inspiración llega cuando uno menos la espera, pero no hay que hacerla esperar demasiado porque se va. Manos a la obra, a toda velocidad (busca un cuaderno y una lapicera en una bolsa) La Diogracia, se encuentra con el jardinero y él no la ve, ella se
8

pregunta cómo puede ser (tacha) no, mejor ella le pregunta al jardinero “Qué te pasa que no me conocés, vos?” pero el hombre no contesta... (deja de escribir). Llueve. Cuando nació mi sobrino llovía ¡ah! que manera de llover. Pancha no estaba asustada, yo sí. Ella se asusta por pavadas pero para las cosas importantes es muy fuerte, tiene presencia de ánimo. Yo, en cambio, qué presencia ni ocho cuarto, estaba julepiado. Elena en cambio estaba entera, como siempre, firme al pie del cañón. Yo siempre fui más zonzo para esas cosas. (Busca la radio, se la pone muy cerca de la oreja. Escucha. Se ríe). Qué disparate!... Hoy me desperté sintiéndome mejor, bastante mejorado. Todo se va encarrilando y creo que pronto estaré recuperado. No es una esperanza boba lo mío, es algo más sensato. Una percepción sutil de los eventos que se suceden. La pierna está mejor, los dolores en la espalda algo mejor, el problema intestinal, bueno, eso todavía no pero ya va a funcionar... en fín, los calambres no son tan fuertes, la columna sigue mal pero si no estoy en posición de escritura se calma, la próstata, todo. Qué dice? Qué disparate! (Apaga la radio y la mete en una bolsa). Ya no se puede creer, no se puede escuchar más nada. Antes uno le creía a los noticieros. Ahora ni saben hablar los periodistas. Pancha! Pancha (voz en off): Qué querés? Antonio: Y la cena? Pancha: Ya estoy preparando, ya va! Antonio: Qué me hiciste? Pancha: Qué? Antonio: Qué hiciste de comer? Pancha: Sopa. Antonio: Que no esté muy caliente eh!... Esta mujer siempre hace sopa, siempre sopa. Pobrecita. Es buenita, pero no sabe cocinar. Cuando yo era ayudante de cocina en el restorán este muy bueno que estaba en la calle, en... Ahí si que se comía de primera. El cocinero siempre me decía “Vos mirá y aprendé”, y yo miraba. Algunas cositas aprendí pero no es tan fácil como parece. No es fácil! La gente se cree que es fácil pero los cortes por ejemplo hay que practicarlos mucho, está el brumuá, el mirepuá, el concacé, el corte juliana, no... hay que practicar. Reconquista! ahí estaba el restorán, en Reconquista y Córdoba. Ahora quién sabe qué habrá ahí... ya no debe estar más. (Entra Pancha con un plato de sopa. Apoya el plato sobre la mesa, le coloca un babero).
9

Antonio (Mirando la cuchara que le dejó Pancha): Pero no! Si sabés que esta cuchara no. (se levanta y busca en una bolsa) Acá está mi cuchara. Pancha! Pancha! Pancha: No grites que estoy acá. Qué querés? Antonio: Y traeme un poco de pan! Pancha: No podés comer pan. Antonio: Cómo que no puedo! Pancha: No podés! Antonio: Así que no puedo (saca un pan del bolsillo). Pancha: Dame ese pan! (tironean de un trozo de pan) Antonio: No! No! (ella se lleva el pan). Pero... Qué me hacés Traidora! Está en combinación con los médicos. Éstá se pasó al otro bando. Ya me vas a pedir algo, ya vas a venir con el caballo cansado vos! Las cosas que hay que oir. Y las que hay que ver! Porque ahora, las chicas ya no seducen, se terminó la seducción, muestran todo. No hay pudor, nada. Cuando yo era secretario del intendente, estabamos armando una normativa para los quilombos del pueblo. Bueno, decir “estábamos” es muy generoso, el señor intendente no sabía escribir, pero yo le hacía todas las notas y escritos. El tipo tenía confianza ciega en mí. Al final no se concretó nada pero estaba bien el proyectito. Todas las chicas limpitas, sanas, con su libreta sanitaria, sus aportes jubilatorios, obra social para los hijos, guardería, todo. (Pancha ha entrado y se acerca a Antonio). Pancha: Bueno, a ver eso! Antonio: Pero dejame tomar la sopa! Pancha: La tomás después. Qué te crees que no me doy cuenta? Se siente por todos lados el olor! Antonio (va hasta la cama y empieza a sacarse el pañal descartable. No para de hablar) : Como todas las cosas que están pensadas para el futuro, este asunto de organizar el negocio de las chicas no funcionó. Gente muy elemental los funcionarios, no podían imaginar más que el presente. (No se puede sacar el pañal solo) Ayudame mujer! No ves que no puedo! Pancha: Bueno... no tanto grito! Antonio: Pero si no atinás a hacer nada mujer, me ves que no puedo y...
10

Pancha: Bueno! Bueno... (le ayuda. Retira el pañal y lo coloca en una bolsa de supermercado, saca uno nuevo y se lo coloca. Antes mira los genitales de su hermano con reticencia y preocupación). Pero cómo tenés ahí... esto...esto está peor! Antonio: Qué? Pancha: Qué está todo irritado! Hay que llamar a un médico! Antonio: Pero no! Dame (trata de colocarse el pañal solo pero no puede). Pancha: Pero hombre! Tenés que secarte, limpiarte. Antonio: Ah! si... (toma una toalla que tiene ella en los hombros y se seca) Ahora si! Pancha (Ayudándolo con el pañal nuevo): Así está bien? Antonio : Sí. Pancha: Y no querés que llame a la urgencia de PAMI? Antonio: No! Pancha: Eso está muy irritado... muy irritado. (Sale Pancha) Antonio: Qué cabeza dura! Parece a propósito! Irritado, irritado... Asquerosa. Lo que pasa que quiere mirar, eso quiere, mirar! ... Hay tantas cosas que uno puede hacer de su vida y sin embargo son tan poquitas las que se nos ocurren en el momento de decidir... tan pocas cosas. Cuando yo tenía veinte años era inmortal. A dónde fue a parar ese muchacho? Y Pancha, pobrecita, era bonita de chica, ella nunca lo creyó pero era preciosa, una muñeca... pero claro si ella se veía fea de qué servía que uno le dijera que era hermosa. Después fue creciendo y se convirtió en esta cosa que es ahora. Una pobre mujer. (Busca algo en una bolsa)... dónde carajo?.... (Suena un teléfono. En la otra habitación Pancha atiende. Entra Pancha con el teléfono y se lo acerca). Antonio: Qué querés ahora? Pancha: Es la administradora. Antonio: Y qué quiere? Pancha: Quiere hablar con vos, dice que es urgente! Antonio: Pero que se vaya a cagar!
11

Pancha: Tomá atendé! Antonio: No, no... decile que no estoy. Pancha (Dándole de prepo el teléfono): Pero no. Atendé! Antonio (Toma el teléfono): Hola... ah! señora, cómo está usted?.... No me diga? Pero qué raro!... Qué barbaridad, la entiendo! Pero es que hoy día hay que ser flexibles, abiertos porque se escucha cada cosa... sí, por supuesto... (comenta alejando el auricular). No tiene poder de síntesis esta mujer no sabe lo que vale el tiempo!... Qué? pero no mi querida señora, pero si la estoy escuchando atentamente. Pero claro. Lo mismo digo yo, así no se puede, claro... bueno, abreviando. Qué? Quejas! Pero la gente habla por hablar... Denuncia! Pero señora... Bueno, ya lo estamos solucionando, quédese tanquila... sí claro... (golpea la mesa simulando el llamado a una puerta) Si, ya va!...la tengo que dejar (golpea otra vez, más fuerte) dije que ya va! Mi querida señora la tengo que dejar. (cuelga)... Pero anda a la puta que te parió. Quejas!... Pancha! Ya te dije que no me pases llamados! (Pancha se lleva el aparato de teléfono, sale llorando y protestando) Qué decís?... (sigue buscando en una bolsa) ...a la noche cuando estoy por dormir y me desvelo, me parece ver la casita en Remedios de Escalada, el patio, las plantas, yo escribía en el patio y Elenita me traía mate... se quedaba al lado mío mirándome, yo le leía lo que estaba escribiendo y ella escuchaba atenta. (Sigue buscando) dónde estará... Elenita me dijo escribile, vamos, total... y le escribí la carta para pedirle trabajo. Pensé que no me iba a contestar pero al mes más o menos, recibí una carta y me citaba para una entrevista. Cuando Evita me recibió, después de esperar unos minutos ahí en el pasillo, yo estaba nervioso, no se por qué, yo nunca fui de ponerme nervioso, pero ahí si. Entonces viene un secretario, no una secretaria, una chica morochita me acuerdo y me dice “Pase señor”. Entro en una oficina grande, inmensa y ahí esta ella sentada con muchos papeles y carpetas... me miró y me sonrió, yo me acerqué rápido y le di la mano, ella me miró a los ojos, me dio la mano. Y la piel, la piel era como seda. Y el cabello dorado. Parecía un ángel. Un ángel... Qué contenta se puso Elenita! Le contaba a todo el barrio! Dónde está esa carta? Pancha! Pancha (voz en off): Qué querés! Antonio: Te acordás que te dije que me buscaras la carta... Pancha: Sí, sí... pero no esta. Antonio: Cómo que no está, no puede desaparecer, las cosas no desaparecen!... Pancha! Me escuchás? (Se desespera). Pancha!
12

(Entra Pancha trayendo algo de comida). Pancha: Ya te dije que no está, che! Antonio: Pero cómo! Pancha: Hace mucho que no está... debe haber sido mamá. Antonio: Mamá! (Pancha lo mira asombrada) Mamá!... Mamá! Usted vio la carta que yo tenía dobladita y dentro de un sobre de papel madera? (Pancha se acerca a ponerle un babero para que coma. Él comienza a comer). Antonio: Un poquito de pan, por favor. Pancha: No. No podés! Antonio: Ya vas a ver vos cuando se arme la guerra, ya vas a pedir protección. (Sale Pancha y Antonio busca pan que tiene escondido debajo de la almohada. Come): Pigmaleon! Cuando trabajaba en la librería Pigmaleon, siempre andaba dando vueltas por todos lados y hojeando los libros. Un día lo veo a Borges, me le acerqué y le pregunté si lo podía ayudar en algo, él fue muy amable, me pidió un libro en inglés y entonces yo lo busqué y conversamos una palabras. Unos días después la dueña de la librería me dice que Borges se había quedado muy impresionado por lo bien que lo atendí y de cómo yo hablaba de poesía. La verdad que yo dije una par de cositas nomás pero se ve que le caí bien. Unos día después vuelve Borges a la librería y pregunta “Ese joven tan atento que me ayudó la otra vez” entonces me llamaron porque yo estaba en el depósito, y ahí otra vez nos pusimos a charlar, esta segunda vez fue un rato más, tomamos unos mates... Y así dos o tres veces pasó que yo me quedaba hablando con él. Qué buenos momentos... parece que fue ayer... Él me preguntaba qué me parecía este verso o aquél, la métrica, los alejandrinos... yo le daba mi opinión y hablábamos también de la guerra y de la situación en Europa, y de todo un poco. Después no lo vi más y además me echaron de la librería porque siempre llegaba tarde y además pedía siempre adelantos de sueldo y a la dueña no le gustaba una mierda eso y bue! Qué le vas a hacer. Pero siempre me acuerdo de Borges. Qué amable que era, que tipo interesante. Esta comida está salada! Muy salada! Qué pasó? Se te cayó el paquete de sal encima!... La que cantaba bien era Malvina. Qué linda que era Malvina, ese nombre... la sonrisa, tan ingenua, tanto candor, tan pura. Etaba linda. Siempre estaba con una blusa
13

blanca y se le traslucían los pezones... Tenía tetas chiquitas, linda... Que salado esta esto... Pancha! (Busca algo en una bolsa mientras recita) “Nein, wer diesen Krieg nicht wollte, mußte auch den Mut aufbringen, die Konsequenzen zu ziehen. Diese aber hätten nur in der Opferung Österreichs bestehen können. Der Krieg wäre auch dann noch gekommen, allein wohl nicht mehr als Kampf aller gegen uns, dafür jedoch in der Form einer Zerreißung der Habsburgermonarchie. Dabei mußte man sich dann entschließen, mitzutun oder eben zuzusehen, um mit leeren Händen dem Schicksal seinen Lauf zu lassen.” (Entra Pancha). Pancha: Cómo es eso de la guerra? Antonio: Qué guerra? Pancha: La que vos dijiste! Antonio: Ah! La guerra del gas, entre China y Rusia! Qué digo? Sí, Rusia... Pancha: Qué, no tienen gas? Antonio: Nada, se agotan las reservas. Pero no se da toda la información, no! Estos hijos de su madre de los periodistas no dicen la verdad. Se está terminando el gas en todo el globo terráqueo y los chinos tienen grandes reservas, como para todo el mundo. Pancha: Es por el gas o por la electricidad? Antonio: Qué te estoy diciendo? Por el gas te he dicho! Pancha: Y tanto gas tienen los chinos? Claro, es un país muy grande! Antonio: Sí, pero no son bobos estos chinos, primero le van a dar a los asiáticos porque entre ellos se ayudan. Pancha: Como los judíos. Antonio: Y los armenios que son buenos para eso también. Pancha: Eso dicen, no? Son vivos los armenios... en cambio el criollo, no. Qué se le va a hacer. Es que acá no sabemos lo que es una guerra. Antonio: Parece que los rusos les van a mandar las tropas para obligarlos a que les den el gas más barato y estos no quieren saber nada. Pancha: Y claro, con todo lo que ha sufrido esa gente... Antonio: Qué gente? Pancha: Los judíos! Antonio: Pero a los judíos Stalin los sacó cagando de Rusia...
14

Pancha: Como a los gitanos! Ése sí que es bravo! Con ese no se jode! Antonio: Por eso! No, si a esto no lo paran a tiempo se viene una brava! Una catástrofe universal de proporciones inimaginables, un desastre... Pancha: Y el que las hace las paga... todo llega en la vida... La irresponsbilidad del hombre no tiene límites! Antonio: Las comunicaciones, la infraestructura energética, los más preciados avances en la reconversión de los recursos naturales, toda la fuerza que impulsa al globo terráqueo, se va todo a la mierda si se arma la guerra. Pancha: Todo afectado, un desastre... otra que las inundaciones! Como un cuerpo todo tomado por la metástasis... Lo único que a mí me preocupa son las criaturas, porque los grandes vaya y pase, uno ya ha vivido, bien o mal, pero como uno pudo ha vivido, pero las criaturitas inocentes. Ay Dios mío! siempre pagan las criaturas. Por qué? Antonio: Ellos son los principales culpables! Pancha: Las criaturas? Antonio: Los rusos, porque no supieron mantenerse unidos como Stalin les ordenó Pancha: Alguien debería hacer algo por las criaturas... Antonio: Es la destrucción del hombre por el hombre. La supervivencia del más fuerte. Pancha: Y esa gente es católica? Antonio: No, ellos tienen otros cultos, muchas sectas... Pancha: Son muy inteligentes los chinos! Pero están muy desunidos... Papá siempre decía que la unión es lo que vence. Antonio: Hace la fuerza! Pancha: Qué? Antonio: Que la unión hace la fuerza decía papá, porque él era ácrata! Pancha: Verdad, no? Eso se decía... aunque yo no se... Yo no creo... Antonio: Pobre papá, si hubiera visto todo lo que pasó en el pueblo se hubiera querido morir Pancha: Qué desastre, no? Y para qué digo yo! Para qué? Antonio: Es la historia de la humanidad que siempre se repite. Pancha: Se repite... Mirá el pueblo cómo quedó, el terremoto es una pavada al lado de lo que pasó después. Antonio: Y no aprendemos! porque el terremoto dejó a todo el mundo sin hogar y fue una catástrofe natural pero el hombre es el principal predador, sin ir más lejos los rusos están ahora por bombardear a los chinos, por un poco de gas. Las fieras vienen marchando!
15

Pancha: Pero no, las criaturas son las que pagan, después los mandan por la calle a pedir o algo peor! Siempre igual... Pensar que nosotros tenemos gas de sobra! Y si vienen para acá? Antonio: Qué pedir! estos no te piden permiso para nada, te invaden y a otra cosa! Y vos te crees que no estarán pensando en invadir! Pero ojo, que no nos sobra nada, hay que cuidar las reservas como decía el general Pancha: Es que no hay que ser tan absorbente con los hijos, no hay que criarlos pollerudos! Antonio: Sí, después se lamentan por las criaturas y mientras tanto qué pasa? Eh? Qué pasa? Pancha: Y qué pasa? Cómo “qué pasa”!! (se descontrola) Que todos se hacen los idiotas y las criaturas sufren por la crueldad de los mayores, odian a los niños! Eso pasa! Yo no soy de arrepentirme pero si de algo me arrepiento es de haber sido niña. Antonio: Es la ley de la vida! Pancha: Pero si nadie respeta la ley! Todo está dado vuelta! Mirá como están las cosas en el mundo que matan a las criaturas por el gas! Para que quieren el gas si no tienen más criaturas. Antonio: Como dicen las sagradas escrituras, “cuando llegue el apocalipsis ya no habrá niños”. Pancha: Por eso nuestro señor nos creó hombre y mujer, macho y hembra! Y somos primero niños y después jóvenes y adultos y al final viejos y ésa es la ley natural, pero no que te maten a las criaturas como si fueran animalitos! Por Dios santo! Antonio: La ley natural! Pancha: Qué gran verdad! La ley natural! Antonio: Ah, no! Pero que le vamos a hablar de ley, a los señoritos no se les puede decir nada, porque resulta que son minorías. Minorías! Resulta que hay que hablar bien del los maricones, que ahora les dicen “gay”, porque si no se ofenden! Mirá vos! Se ofenden! Pancha: En el pueblo las chicas caminaban juntas tomadas del brazo pero era otra cosa, no había lujuria en eso! Antonio: Pero no! Pancha! No hay que decirles nada a los señores, ellos son los dueños y señores. Están metidos en todas partes y manejan los hilos! Me entendes! Los hilos de la política, de la economía, tienen la sartén por el mango! Pancha: No te pongas nervioso que te sube la uretra. Antonio: Yo lo único que digo es que me resulta repugnante y que es anti natural. Pancha: No te pongas nervioso!
16

Antonio: Dos hombres envejeciendo juntos! Dos viejos haciéndose mimitos! Qué asco! Es anti natural! (Busca algo en una bolsa). (Se oye un timbre. Sale Pancha. Entra a la habitación la enfermera. Es la misma actriz que encarna a Pancha). Enfermera: Buenas... Antonio (Sorprendido): Ah! Es usted... Enfermera: Cómo anda? Antonio: Y acá estoy. Como pan que no se vende y harina que no se amasa. Enfermera: A ver a ver. Bueno. Puede pararse. Antonio: No. Mejor en la cama. (La mujer lo ayuda a ir hasta la cama. Antonio se pone de costado. Ella le baja el pantalón). Antonio: Ay. Ay. Ay. Enfermera: Pero no se queje hombre que ni lo toqué. Antonio: Ay. (Empieza a sollozar como un niño) Ay. Que no me duela. Ay, por favor, ay Dios mío. Ay! Dios te salve María llena eres de gracia el señor... Enfermera (Termina de colocar la inyección): Bueno, ya pasó. No es para tanto. (guarda la jeringa y ampollas en su maletín. Le da unas palmaditas en el culo y sale). Antonio (Arrastrándose vuelve a la silla, mientras tanto sigue hablando): Fernando! Cuando nos volvimos a encontrar, me llevó a su casa para presentarme a la señora y los chicos. Nos tomamos el tren en Constitución hasta cerca de Ezeiza, por allá en el... como cuando fuimos a recibir al general. Y la señora era una morocha muy amable, atenta. La casita humilde pero prolija, tenía su bañito limpito, la cocinita y por suerte no tenían perros porque siempre me desagradaron mucho los perros. Sobre todo esos chiquitos que parecen ratas, pero en fin, no tenían, pobre gente seguro que no les alcanzaba para alimentar a un perro. Pero tenían a los chicos, dos hijos tenían. Los chicos pobrecitos no eran muy normales, se notaba. Parece que la nena más chica se había enredado en el cordón al nacer y quedó medio estúpida y al otro, el varoncito no se que le pasó pero no era muy lúcido que digamos. Se conoce que era gente un poco desafortunada en la repartija de genes. Pero eran amables. Y ahí me atendieron
17

como un rey, me dieron comida que hay que decir que la muchacha cocinaba bastante bien. Y... las cosas de la mente no? Las cosas que uno se acuerda, detalles, ella tenía un vestido rojo y un bretel se le caía a cada rato y se le veía el corpiño negro. Ella se ponía incómoda, se debía sentir desprolija delante de la visita. Se acomodaba el bretel con un movimiento espasmódico, como queriendo disimular. Yo la miraba pero con disimulo. Entonces comimos y tomamos un vermut y unas papas fritas de paquete. Simpáticos los dos, Fernando y ella. No era una conversación muy interesante pero se podía hablar un poco para pasar el rato. Después me insistieron para que me quedara a dormir. Hacía mucho frío y no era una época como para andar en la calle de noche, andaban dando vueltas por ahí los muchachos, así que me quedé. Pero yo le vi la cara a la muchacha, le adiviné la segunda intención. Pícara, se hacía la tontita, como una nenita, pero quería joda. Y me quedé esa noche y después otra noche más y así creo que me quedé como un mes en la casa. Los chiquitos eran buenitos, pícaros, sobre todo la tontita era simpática pobrecita. Como se llamaba esta chica? la mujer de Fernando era un nombre italiano... pero ya no podía disimular que estaba inquieta, ya no se aguantaba, me buscaba. Al principio era más sutil pero después ya era una hembra en celo. Quería, joda. Pobrecito Fernando! cuando se enteró, pobre, estaba destruido, parecía otra persona, yo no sé, cómo cambió. El día y la noche. Tan amigos que éramos y después... no me quiso hablar más, se lo tomó muy a pecho! Pero ella era la buscona. Así que para aquietar los ánimos me volví a la pensión de la calle Lavalle... (Se oye el timbre de la puerta seguido de ruidos en el otro cuarto y murmullos). Antonio: Qué pasa, quién viene? Quién viene! Quién viene! Pancha (voz en off): Pará che! Es el doctor Torres. Antonio: Y qué quiere? Pancha: Cómo qué quiere, viene a verte! Antonio: No! Yo estoy bien! Que se vaya! (Entra el Doctor Torres. Es la misma actriz que encarna a Pancha, vestida de médico) Dr. Torres: Cómo está? Antonio: Yo no lo llamé, es Pancha que no me deja en paz, revísela a ella! Dr. Torres: Pero si yo no lo vengo a revisar. Pasé para saber cómo está.
18

Antonio: Estoy muy bien, no lo necesito... Ah! ya sé! Lo llamó la enfermera. Mire le voy a decir que a esa no me la mande más eh! Es una bruta esa mujer no sabe colocar las inyecciones. Dónde estudió esa mujer? Una bruta, me tortura!... Y usted cómo es que llegó hasta acá?, estaba por acá y se le ocurrió pasar así nomás, como si fuera de la casa. Mire que yo estoy fuerte, me estuve alimentando bien y tengo fuerza para echarlo a patadas en el culo, porque yo no necesito que me vengan a ver. O qué es esto un zoológico?, me va a dar galletitas o me va a tirar maní, eh? Ay, ay... qué desgracia Dios mío, Ay, ay... tengo un poco de acidez nada más, y con la leche que me da Pancha se me pasa, sino como un poco de pan y me calma. Pero la pierna está un poco fulera, y lo peor es ahí (señala sus genitales) eso sí que está feo, no se, no se... Inflamado, colorado, duele como la puta madre! Pero ya voy a estar mejor porque es cuestión de darle tiempo, yo creo que en poco tiempo voy a estar no digo cero kilómetro pero bastante mejor. Usted qué piensa? Dr. Torres: Está tomando la medicación que le di la última vez? Antonio: Sí, claro, una a la mañana otra a media tarde y otra antes de acostarme, lo que pasa que a veces no me acuesto hasta que amanece entonces se me juntan la de la mañana y la de la noche, es que me desoriento un poco... pero acá me hacen acordar y por lo menos la de la tarde la tomo siempre. Pancha! Le ofreciste algo al doctor? Algo de tomar? Dr. Torres: Deje, no se moleste, ya me voy. Antonio: Pero qué lástima, venirse hasta acá con el calor que hace y no tomar ni siquiera algo fresco, es que esta mujer es muy distraída. Pancha! Dr.Torres: (interrumpiéndolo) Deje. Deje. Esta bien así. Bueno, cualquier cosa me llama, eh. Hasta pronto (sale). Antonio: Gracias doctor, gracias, muy amable, que le vaya muy bien doctor... (sale el doctor) ...pero andá a la puta que te parió, que yo se muy bien a qué viniste. Vos estás espiando, a vos te mandan, si yo no nací ayer. Yo a vos ya te tengo visto de otra parte... cuando estuve en el Hospital de Clínicas... eso, ahí te vi y ya se para quién trabajás vos grandísimo hijo de puta. Sos un contrera vos. Ya te vamos a agarrar y no te van a quedar ganas de seguir con esas cosas a vos. Se te va a cortar el negocio. Con la democracia se come! Se cura! Yo no nací ayer, yo ya vi de todo! Se lo que hacen ahí con los pobres viejos que los golpean y los matan de hambre! Qué falta de... y después... ya vas a ver vos! (La actriz que ha encarnado a Pancha, la enfermera y al Dr. Torres, acomoda la ropa en una mochila o bolso sale del escenario. Se va de la sala).
19

Antonio (canta): “Malena canta el tango, como ninguna…” (Abraza una bolsa mientras busca algo en ella). Todos nos equivocamos, pero uno no se convierte en un ser despreciable por sus errores. Oprobio! Ellos se sienten con derecho a juzgar, solamente nuestro señor puede juzgar! Pero ellos son los dueños de la vida y la muerte! No! Querés que firme? Minga que te voy a firmar! Hijo de puta! Al pobre Edmundo le hicieron algo, no puede ser que un hombre joven que está fuerte de un día para el otro se empiece a sentir mal. Como a Evita que seguramente le inyectaron algo. Hay que andar con cuidado por las calles por todas partes con cuidado no se sabe quien es el vecino y mejor que no se sepa porque después te denuncian como el vecino de Fernando! Otro hijo de puta ese... y todos se creen con derecho a opinar. Es el mal nuestro ese… (Se oyen truenos y viento). Ya vienen! Están aquí!.... Todos opinan y nadie sabe nada pero todos están ahí para ver lo que pasa en la casa del otro y la propia casa! Eh! La propia casa! Pobrecita Elenita, cuando salí lo primero que veo es a ella que venía corriendo, corriendo y me abrazó. Siempre ahí, siempre esperándome, atenta, cómo corría, yo tenía miedo que se cayera. Esperá, esperá, no te vayas a caer. Y se me colgó del cuello... las que habrá tenido que pasar en esos años... Pancha! Dónde te fuiste mujer? Ella también las pasó feas con todo lo que tuvo que aguantar, ella sabe lo que es el sufrimiento, pobrecita... (Canta) “…cuando todas las puertas están cerradas y ladran los fantasmas de la canción. Malena canta el tango…” . Hijos de puta! Cómo se puede hacer eso a una mujer indefensa! Cobardes! Cobardes! Pero no se les puede decir nada, no! Ahora resulta de Hitler es el mayor genocida de la historia, y los españoles en América, y los Turcos contra los armenios y la conquista del oeste y la del desierto! Por favor! Seis millones. Siete millones, cien millones. Millonarios! Por favor! Era chiquita, muy chiquita, Pobrecita, era tan buenita!... Sabía poco y nada ella.

20

(Se oyen gritos y diferentes ruidos a lo lejos). Nadie! Nadie sabía porque todo, todo, yo tenía todo calculado. Las cosas en su lugar (busca bolsas). Se hacía la tontita para pasarla bien. Calculado! Ya está. Cada uno hace lo que puede! No es fácil! Hasta hacer un huevo frito es difícil. Hay que planear todo con calma pero sin perder el tiempo porque en cualquier momento patean la puerta, los techos, se meten por las rejillas, no se puede contener el vendaval. La noche! porque se esconden en la noche aunque también de día... Borges me dijo que me cuidara. También el padre Raúl, “Vos Antonio tenés que cuidarte mucho porque serás el primero”, así me dijo y él era un hombre sabio! “A vos Antonio, a vos”. Y tenía razón, un sabio. Las puertas cerradas! Panchita… No hay derecho. Por qué una vida tan desgraciada. (busca desesperado algo en las bolsas) Y Elenita, una santa, porque los únicos privilegiados son los niños! y al final qué, otra vida de sufrimientos. Pobrecitas. Alguien tenía que hacer algo. Una mano lava la otra... cuando salí de Devoto, me estaba esperando Elenita ahí, qué hermoso!... corría y yo tenía miedo que se cayera y se desnucara. Ella me miraba como cuando yo le leía lo que había escrito. Yo no sé que pensaba pero me miraba como nadie me miró. Me escuchaba, no sé si entendía lo que le estaba leyendo pero ella siempre me pedía que le leyera. Estaba, orgullosa de mí... Pancha! Donde estás! El té se enfría m’hija! (busca en sus bolsillo y saca trozos de pan duro) Querés pan? Un poco de pan? Un pedacito de pan... como en la calle... Pobrecita, con esa cruz tan pesada que tuvo que cargar. Las cosas en su lugar. Elenita. Fernando, la paraguaya, Malvina, cómo cantaba, cantame un tango Malvinita... La pierna está mejorando pero la acidez me mata. La próstata, la columna, todo en su lugar. Debe ser la inyección de esa enfermera que yo ya sé quien la manda a esa. (Se oyen nuevamente gritos). Le vi la cara y la reconocí pero me hice el pavo porque a veces es mejor... nadie me miró. Era chiquita pobrecita. Elenita! Elena! Dónde estás? Ya vas a venir, no? Traeme una sopa, algo, y el pan. No te olvides del pancito para mojar en la sopa... No puede haber tanta injusticia en el mundo, en un lugar hermoso, tanta maldad. (Canta)

21

“…cuando todas las puertas están cerradas y ladran los fantasmas de la canción. Malena…” . El reino de Dios Malena, tiene que florecer en el huerto de los mortales. Pero los hombres son malvados y no se puede aguantar tanto. Tanto, tanto... Todos nos equivocamos! La carne es débil! Lujurioso! Degenerado! Qué fácil es hablar, juzgar! Ay, ay, ay… otra vez NO! (llora) Yo tenía que devolverles algo de todo lo que me dieron, algún agradecimiento, Pancha! Elena! alguien que gritara sus nombres, sus nombres! No vale nada un nombre? Vos me entendés Elenita, quizás la única que entiende. Hay que limpiar las manchas, la mugre.

Sacarles de encima semejante yugo a los seres queridos Pancha! Elena! Alguien tenía que hacerlo. Dónde estás! Me hundo! Dios mío. Sí! fui yo!... Con mis dientes, con mis dedos, con mi carne, con mi semen, mi sangre, YO!!! Dios te salve María, llena eres de gracias, el Señor... (Se escucha cumbia villera cada vez a mayor volumen. Antonio baila frenéticamente). Todos a bailar! Vamos las palmas! Eso! Vamos! Bailar!
22

Todos a bailar! Todos!! Todos a bailar!!! Todos a gozar! Todos a Bailar!! Todos a gozar!!! Todos a bailar!!! Todos a bailar!!! Todos a bailar!!! Todos a bailar!!! Todos a gozar!!! Todos a bailar!!!

(Apagón).

Final. Registrada en la Dirección Nacional del Derecho de Autor. Exp N° 458105.

23

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful