Está en la página 1de 4

del 9 al 15 de març 2020 www.parroquialavilavella.

es

S a g r a d a F a milia - La V ila vella

ota

CELEBRACIONES E INTENCIONES
Lunes 9 Martes 10 Miércoles Jueves 12
11 A las 9:30h Misa en
A las 18:30 A las 9:30h
sfgr. de Jesús Portalés y
Misa en sfgr. Misa en sfgr. de A las 9:30h
difuntos fam. Portalés -
de Manuel Ricardo, Dolores, Misa en sfgr.
Badenes.
Pénale, pascual Pascual, de Teresa
Traver, Benjamín; Maria Adsuara Sales, A las 18:30 Meditación
Cuaresmal
Francisco Concepción, José Juan Casino;
Caballer; en Martínez y José Orenga y A las 19h Misa en sfgr.
Acc. de Gr. a S. Dolores Recatalá Rosario Arnau de Carmen Vicent
Joaquín y Santa Recatalá (1er
Ana Aniversario)

Viernes 13 Sábado Domingo 15


(Día de abstinencia) 14 III Domingo de Cuaresma

A las 19:00h Misa en A las A las 7:00 Canto y Rosario Aurora.


sfgr. de Hermina 19:00h
A las 8:00 Misa en sfgr. de José,
Sanjulián, María Edo Misa en
Juana, Teresa, Mª Teresa, Filo,
Mallench (Virgen del sfgr. de
Elvira y José Alba.
Carmen); Marái Roglá Sebastián
Martínez A las 11:00 Misa pro populo.
Arnau y Vicente Isierte
Después de la Misa, los 7 Domingos
A continuación Via Crucis. Arnau (1er
Aniversario) de San José.
del 9 al 15 de març 2020 www.parroquialavilavella.es

EL PAPA Y LA CUARESMA (II)


Segunda parte del mensaje del Papa de
Cuaresma.

3-. La apasionada voluntad de Dios de


dialogar con sus hijos

El hecho de que el Señor nos ofrezca una


vez más un tiempo favorable para nuestra
conversión nunca debemos darlo por supuesto.
Esta nueva oportunidad debería suscitar en
nosotros un sentido de reconocimiento y sacudir
nuestra modorra. A pesar de la presencia –a
veces dramática– del mal en nuestra vida, al igual
que en la vida de la Iglesia y del mundo, este espacio que se nos ofrece para un
cambio de rumbo manifiesta la voluntad tenaz de Dios de no interrumpir el
diálogo de salvación con nosotros. En Jesús crucificado, a quien «Dios se hizo
pecado en favor nuestro» (2 Co 5,21), ha llegado esta voluntad hasta el punto
de hacer recaer sobre su Hijo todos nuestros pecados, hasta «poner a Dios
contra Dios», como dijo el papa Benedicto XVI (Enc.  Deus caritas est, 12). En
efecto, Dios ama también a sus enemigos (cf. Mt 5,43-48).

El diálogo que Dios quiere entablar con todo hombre, mediante el Misterio
pascual de su Hijo, no es como el que se atribuye a los atenienses, los cuales
«no se ocupaban en otra cosa que en decir o en oír la última novedad» (Hch
17,21). Este tipo de charlatanería, dictado por una curiosidad vacía y superficial,
caracteriza la mundanidad de todos los tiempos, y en nuestros días puede
insinuarse también en un uso engañoso de los medios de comunicación.

4-. Una riqueza para compartir, no para acumular solo para sí mismo

Poner el Misterio pascual en el centro de la vida significa sentir compasión


por las llagas de Cristo crucificado presentes en las numerosas víctimas
inocentes de las guerras, de los abusos contra la vida tanto del no nacido como
del anciano, de las múltiples formas de violencia, de los desastres
medioambientales, de la distribución injusta de los bienes de la tierra, de la trata
de personas en todas sus formas y de la sed desenfrenada de ganancias, que
es una forma de idolatría.
del 9 al 15 de març 2020 www.parroquialavilavella.es

Hoy sigue siendo importante recordar a los hombres y mujeres de buena


voluntad que deben compartir sus bienes con los más necesitados mediante la
limosna, como forma de participación personal en la construcción de un mundo
más justo. Compartir con caridad hace al hombre más humano, mientras que
acumular conlleva el riesgo de que se embrutezca, ya que se cierra en su
propio egoísmo. Podemos y debemos ir incluso más allá, considerando las
dimensiones estructurales de la economía.

Invoco la intercesión de la Bienaventurada Virgen María sobre la próxima


Cuaresma, para que escuchemos el llamado a dejarnos reconciliar con Dios,
fijemos la mirada del corazón en el Misterio pascual y nos convirtamos a un
diálogo abierto y sincero con el Señor. De este modo podremos ser lo que
Cristo dice de sus discípulos: sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-14).

¿HAY QUE DECÍRSELO


AL ENFERMO?
Uno de los problemas con el que
casi todos hemos de enfrentarnos
alguna vez en la vida es cuál ha de ser
nuestra actitud cuando nos
enfrentamos a la enfermedad grave de
a l g u n o d e n u e s t ro s p a r i e n t e s ,
especialmente cuando ha llegado a la
fase terminal y cómo desearíamos que
se comportase nuestra familia cuando
el enfermo sea yo mismo.

Lo que no tenemos que olvidar: lo


mas importante que nos queda por
hacer en esta vida es…¡morirse! Y queremos llegar bien preparados, tanto
humanamente, como obviamente desde el punto de vista que mas interesa, el
de la Fe.

¿Tiene el enfermo derecho a saber lo que le pasa? El médico y la familia


tienen el deber de informar al paciente sobre su situación tan perfectamente
como el paciente desee razonablemente conocerla. Normalmente, no hay que
informar al paciente repentinamente, exponiendo todos los datos de una vez,
sino que hay que ir paso a paso, de acuerdo con la capacidad del paciente
del 9 al 15 de març 2020 www.parroquialavilavella.es

para enfrentarse con ella, y


también con el tiempo más
o menos disponible para
esa preparación.

Hay bastante gente que


no informa al paciente para
no asustarle. A veces
sucede lo mismo con el
paciente y los unos por el
otro y al revés, la casa sin
b a r r e r. A l i n f o r m a r a l
paciente de su situación,
cosa que la mayoría quiere,
especialmente si se hace
con delicadeza y afecto, se
le permite afrontarla, recibir
los sacramentos si así lo desea, y quitarse de encima un problema que con
frecuencia le atormenta.

Ahora bien, muchos de los que están seriamente en peligro, perciben


intuitivamente su situación y no desean otra cosa sino ponerse en paz con Dios
y así poder afrontar tranquila y serenamente su encuentro con Él. No olvidemos
el derecho del enfermo a sobrellevar su enfermedad, especialmente si ésta es
grave, confortado con los auxilios de la Fe.

Si creemos que el enfermo es algo más que un animal, hemos de procurar


que pueda verse ayudado por su fe. El Sacramento de la Unción tiene como
objetivo ayudar al enfermo en su enfermedad. Aunque la enfermedad termine
con la muerte, la Unción le concede las fuerzas espirituales y corporales que
necesita en ese momento importante y decisivo de su existencia. Por ello no es
raro que tras su confesión y la recepción de la Unción el enfermo gane en paz y
serenidad y ello le permita una mejora también en lo físico, y a veces incluso
una curación, al desaparecer uno de los motivos principales de angustia. El
sabernos bien preparados para encontrarnos con un Dios que nos ama, es un
motivo de alivio, tranquilidad e incluso alegría. Los sacerdotes solemos tener
muchas anécdotas al respecto, y la verdad, siempre siempre siempre, como no
podía ser de otra forma con un sacramento, es una experiencia positiva. Se ve
la mano del Señor. No dudes de avisar al sacerdote, ya sea en casa, o en el
hospital (en Castellón hay atención de un sacerdote en todos los hospitales, si
se pide).