Está en la página 1de 32

ACCION FEMENINA

REVISTA MENSUAL
z & <
DKl.

CONSEJO NACIONAL DE MUJERES DEL URUGUAY

H A Z A L O S O T R O S LO Q U E Q U IS IE R A S NO PA R A E L L A M IS M A S IN O P A R A LA
PARA T I H U M A N ID A D

Volviendo a la labor

Después de un período de reorganización, vuelve el Con­


sejo Nacional de Mujeres del Uruguay a trabajar en su
obra de lucha en pro del mejoramiento social, moral y ma­
terial de la mujer y el niño.
Dificultades de toda especie impidieron hasta hoy cj[ue
A cción F emenina siguiera llevando a las asociadas y al pú­
blico en general, el relato de la marcha de nuestra Asocia­
ción. Vencidas todas ellas, volvemos a nuestra labor con el
tesón de quien sabe qué lucha por una causa justa y humana.
La Comisión Directiva del Consejo se ocupa de realizar
una intensa propaganda, tanto en la República como en
Sud América. Con este fin se ha dirigido a los distintos de­
partamentos, tratando de organizar Comités departamenta­
les, pues, como es sabido, hasta alhora sólo existen los de Du­
razno y Rocha, que trabajan intensamente por nuestra obra.
Conseguido esto, tratará de iniciar un movimiento sudame­
ricano para fomentar la fundación de Consejos Nacionales
en todos los países que no cuentan todavía con esta institu­
ción. Cree el Consejo que esta obra patriótica y de necesidad
social unirá a todas las mujeres de valer de la América
latina para contribuir al mejoramiento de la mujer dentro
del Continente.
!E1 29 de julio iniciaremos la serie de conferencias cultu­
rales que tanta falta hacen en nuestro ambiente femenino.
Llevará la palabra el señor Sebastián Morey con el tema “ El
feminismo como factor de cultura” ; seguirá a esta eonferen-
cia 1a. clel doctor Carlos M. Fraudo, con el tema “ Poetisas
líniguayas” ; trataremos luibgo que ¡prestigióse» elementos
de nuestro foro nos hablen de la situación jurídica de la
mujer, pues es nuestro fin intensificar la propaganda para
que sea sancionado a la brevedad el proyecto del doctor Bal­
tasar Brum sobre “ Derechos civiles de la m ujer” .
Actualmente nos ocupamos también de la creación de “ El
día del Consejo” , que celebraremos cada año en la fecha que
oportunamente se designará. Esta fiesta tendrá por objeto
unir a todas las asociadas en un día determinado después de
acabada la labor de cada año, y tendrá la virtud de congre­
gar a todas las altruistas mujeres que contribuyen en una
u otra forma, dentro de sus sociedades, al progreso del país.
Al reanudar nuestras tareas, enviamos un cordial saludo
a la prensa en general y nuestro agradecimiento sincero a
los colegas que contribuyen a nuestra propaganda.

Nuevas autoridades del Consejo

La asamblea anual que debió realizarse el 30 de setiembre


de 1921 de acuerdo con lo establecido por los Estatutos, no
pudo tener lugar debido a múltiples dificultades-
Realizóse recién en el mes de abril de 1922, saliendo elec­
tas para dirigir el Consejo las siguientes personas:
Presidenta Honoraria: Señora Bernardina Muñoz de De-
María; Presidenta: Doctora Isabel Pinto de Vidal; l.er Vi­
cepresidente : Señora Cata Castro de Quíntela; 2.a Vicepre­
sidente: Señora Adela. Rodríguez de Morató; Secretaria Ge­
neral (Provisoria) : Señorita Ismjaela Nalvarra; Secretoria
Exterior: Doctora Paulina Luisi (ausente en Europa); Se­
cretaria de Actas: Señorita Miaría Inés Navarra; Prosecre­
taría Exterior: Señora Carlota H. de Du Val; Prosecreta-
ria Interior (vacante); Tesorera: Señorita, Carmen Onetti;
Protesorera: Señora Carola Torres de Abellá y Escobar;
Consejeras electivas: Señora Emilia Echevarría de Gallardo,
señora Fanny! Garrió de Polleri, señora Elisa Villemur de
Arajifeuren, señorita Enriqueta Compte ly Riqfué, señora
Laura Palumbo de Del Pino, Ingeniera Emilia Loedel Pa-
lumbo, señorita Enriqueta Rodríguez, Diez, señora Olivia
Sierra de Peyraílo, señora María Luisa G. de Z. de Gonzá-
le/, ingeniera Juana Pereyra, señorita Angela A. Pérez, se­
ñóla Matilde R. de Ledesma, señora Juana Scribe de Ka-
dish, señorita Agustina Al tuna.

Informe de la Secretaría del Interior del Consejo


N. de Mujeres

Montevideo, abril 15 de 1922.

Señora Presidenta del Consejo Nacional de Mujeres, doctora


Isabel P. de Vidal-

De mi consideración:

Cumplo con el deber de presentar a usted, para que sea


sometida a la consideración de la H. Asamblea General que
lia de reunirse el 17 de abril próximo, una relación sucinta
de la labor realizada en el curso del año 1921 por la Secre­
taría del Interior del Consejo N. de Mujeres del Uruguay.
Dejo constancia, ante todo, de que, por encontrarse acé­
rala la Secretaría del Interior, he debido encargarme yo
de este cometido. Tal motivo me imposibilita, muy a mi pe­
sar, para ofrecer un informe dotado del detalle y amplitud
que corresponde; contribuye a ello también la circunstancia
de 'haberme hecho cargo de las tareas de Prosecretaria re­
cién a fines del pasado año. Así, pues, me permito solicitar
desde yia. sea excusada cualquiera omisión en que pudiera
incurrir al dar cuenta de las tareas de esta importante re­
partición.
Durante la presidencia de la señora Emilia E. de Gallar­
do, respondiendo a un proyecto de Lejanísima, se resolvió
realizar, de tiempo en tiempo, bajo el patrocinio del Consejo,
concursos literarios femeninos. Este proyecto, recibido con
general simpatía, dió margen a muy animados cambios de
ideas, resolviéndose en definitiva prestigiar anualmente un
concurso de la índole citada. Se sentaron las bases para el
primero de ellos y se invitó a escritores de reconocida com­
petencia para constituir el Jurado. Asuntos de indispensable
resolución detuvieron la marcha de este proyecto que pro­
metía muy halagüeños resultados; contamos con encamii
narlo nuevamente, una vez desaparecidas las razones que mo­
tivaron su detención-
En enero del mismo año, se aprovechó una gira que por
Norte América realizara la consocia señora Amelia Torres
de Benvenuto, para pedirle se dignara conocer las diversas
instituciones femeninas de los países que visitara, haciéndo­
se portadora ¡ante ellas del saludo fraternal de la mujer
uruguaya y remitiendo al mismo tiempo sus impresiones al
Consejo.
Habiendo pedido la Unión de Telefonistas que el Con­
sejo gestionara de las Gerencias correspondientes, algunas
mejoras económicas e higiénicas, fué apoyada su solicitud.
Designadas las señoritas Angela Pérez y Carmen Onetti
para entender en este asunto, realizaron con éxito las gestio­
nes del caso.
Habiendo fundado el ¡Ministerio del Interior las Institu­
ciones “ Quinta de Menores” y “ Asilo Nocturno” , se dis­
puso prestigiar moralmente estas dos entidades conceptuan­
do que tal actitud responde ampliamente al plan de acción
del Consejo.
Las notas de gratitud enviadas por la Dirección de los
referidos establecimientos y diversas manifestaciones hechas
en particular por los alumnos, son testimonio del resultado
de esta gestión, en la que desplegaron encomiable actividad
Las señoras Emilia Echevarría de Gallardo y Famny Garrió
de Polleri.
Con motivo del homenaje a la señora Bernardina M. de
De-María, se resolvió la adhesión del Consejo y el envío de
una medalla como distintivo del cargo de Presidenta Ho­
noraria.
Por moción de la señorita Enrique Compte y Riqué, se dis­
puso emprender una activa campaña contra el duelo. En­
traba en el programa de labor la celebración de una encues­
ta entre nuestros intelectuales; este proyecto, que pudo ser
motivo de animados comentarios morales y sociológicos, no
pudo lograr la realidad, por haberse presentado a la consi­
deración de la Comisión Directiva diversos asuntos de u r­
gente solución a que ya me he referido.
La señora Fanny €. de Polleri, presentó importantes pro­
yectos referentes a la campaña contra el juego, abusos^ del
servicio doméstico y obligatoriedad de la enseñanza prima­
ria.
En el curso del año se pasaron notas de felicitación a la
señorita Adriahne Boland por su heroico gesto de todos co­
nocido, u las señoritas Volonté y Alustiza por la feliz termi­
nación de sus estudios de medicina y a las señoritas Muría
lv,pínola y Cristina Duffrechou, por las honrosas designacio­
nes do que han sido objeto-
encontrándose en Montevideo la señora Otilia S. de Ga­
la r/,a, Presidenta del Consejo de Durazno, se la hizo objeto
do una amable recepción, entregándosele en el acto de aqué­
lla el distintivo social que en mérito a su cargo le corres­
ponde.
Con motivo del regreso de la doctora Luisi al país, des­
pués de una gira por Europa como delegada del Gobierno y
('( nsejo de Mujeres del Uruguay, se proyectaron en su ho­
nor diversos homenajes, entre ellos la entrega de un distin­
tivo en mérito a su condición de primera Presidenta y fun­
dadora del Consejo. Estos preparativos hubieron de suspen­
derse por especial solicitud de la doctora Luisi. En cuanto
a la entrega del distintivo, se resolvió efectuarla en la pri­
mera Asamblea de sacias que realizara el Consejo.
Kh cuanto debo informar a usted, siéndome grato ofrecer­
lo con tal motivo las expresiones de mi mayor consideración.
hmacla Navarra,
Prosecretaría interina.

Informe presentado por la doctora Paulina Luisi,


de la labor realizada en los Congresos de Gine­
bra y Cristiania.

Montevideo, agosto 20 de 1921.

Señora Presidenta del Consejo Nacional de Mujeres del


Uruguay.
Tengo el placer de elevar a usted el informe sobre los tra­
bajos realizados por los Congresos feministas de Ginebra y
Cristianía, realizados en junio y setiembre de 1920, a los que
asistí, llevando, entre otras, la representación de esa Aso­
ciación.
T;a circunstancia de haber sido honrada con la represen­
tación oficial del Gobierno del Uruguay, me ha obligado
más de una vez a someter mi acción a las exigencias proto­
colares.
En la imposibilidad de desdoblar mi acción de Delegada
Oficial y de Delegada de esa Asociación, he creído más opor­
tuno elevar a usted el mismo informe que ha sido elevado al
(Superior Gobierno.
Tengo el placer de saludar a usted muy atentamente.

(Firmado:) Paulina Luisi.

CONGREGO DE CRISTIANIA

“ consejo internacional de m u jeres ”

Del 8 al 18 de setiembre de 1921 tuvo lugar en Cristiania


el Congreso organizado por el Consejo Internacional de Mu­
jeres que preside Lady Aberdeen.
El Consejo Internacional de Mujeres fué fundado en
1888 en Wàshington, con ocasión del centenario de la inde­
pendencia americana.
Su objeto es “ asociar a todas las mujeres para trabajar
por su mejoramiento material, social, legal y político” .
Busca reunir a todas las mujeres sin distinción de raza,
nacionalidad ni religión, para trabajar por el bienestar de
la humanidad en todas sus fases, tratando de nivelar a la
mujer con el hombre en todas las circunstancias de la vida,
a diferencia de la Alianza, que se concreta a las reivindi­
caciones de los derechos civiles, políticos, económicos y mora­
les de la mujer.
El Consejo Internacional tiene, pues, un programa más
vasto y menos definido que la Alianza. Esto mismo hace de
él un organismo más pesado y en cierto modo más conserva­
dor que aquélla.
Por una “ entente” , que no figura en las resoluciones de
ninguno de los dos Congresos, quedó convenido entre ambas
grandes asociaciones internacionales, que las cuestiones re­
lativas al sufragio y derechos de ciudadanía, quedarían en­
tregadas de preferencia a la Alianza Internacional, ocupán­
dose el Consejo preferentemente de las otras cuestiones so­
ciales: higiene, educación, inmigración, etc. La legislación,
la unidad de la moral y represión del tráfico de mujeres y
cui'nIiones relativas al trabajo, serán del resorte de ambas
iiHociiaiMonea, cada una desde su punto de vista y según sus
iiit'loilos propios, tratando de colaborar a la misma acción.
| ihs reuniones quinquenales — llamadas Congresos — que
el'eetútt el Consejo Internacional de Mujeres, tienen por ob­
jeto primordial la preparación del programa que lia de ser­
vir do norma — dentro de límites bastante amplios — a la
actividad de los Consejos Nacionales durante ese período.
ICl Congreso de Cristianía de 1920, revistió una gran im­
portancia porque era la primera reunión de esa gran aso-
rliición internacional, que se verificaba después de la gue-
i ni <lomo aconteció con la Alianza, las mujeres de los países
enemigos todavía el día anterior, debían volver a reunirse
para trabajar juntas por el bien común.
Mi hubo algún rozamiento de susceptibilidades nacionales
, n el Congreso de Ginebra, éstas fueron hábilmente evitadas
e n el de Cristianía. Austríacas, servias, rumanas y griegas,
Mu encontraron juntas con las francesas y las belgas... Fal­
lo ron, sin embargo, las alemanas — no porque negaran su
eolubomeión al trabajo, patentizada por la presencia de la
Mee rotaría General del C. Internacional doctora Alicia Salo­
món, en el Comité Organizador del Congreso, en el que tra-
lutjó como (‘lia sabe hacerlo, hasta el día, de su inauguración,
en que se retiró,—sino porque el Consejo Nacional de Mu-
jcion Alemanas ha decidido su abstención de toda reunión
internacional, mientras sn país no tenga acceso a la Liga de
Iiin Naciones.
Ln singular importancia de este Congreso se ha debido a
la cantidad de problemas planteados por las nuevas exigen-
diih que reclaman las sociedades después de la guerra.
1 'lira la importancia de este Congreso, el marco ha sido
dignamente preparado.
Noruega es un país donde las leyes, y en buena parte las
cciMtirmbres, han nivelado las desigualdades entre los sexos.
Ln mujer tiene acceso a todos los cargos donde sus condicio-
.... intelectuales lo permitan. Hemos visto a una mujer con
mi cargo científico descollante “ como no hay otra en el mun­
do'', decía con orgullo una compatriota suya: Directora del
InntltUto de Investigaciones Biológicas de la Universidad de
Ciislinnía y profesora de la, materia.
hiló encargada de dar la bienvenida a las congresistas en
nombre del Gobierno de Noruega.
K| Untado puso a disposición de las congresistas el Stor-
liiifi, Palacio Legislativo.
La sala de sesiones de la Cámara de Diputados fué des­
tinada a las reuniones de los miembros del Congreso, la saia
de la Cámara de Senadores a las reuniones del Ejecutivo,
que constaban de más de cuarenta miembros (presidentas de
las delegaciones de los Consejos Nacionales, presidentas de
Comisiones Internacionales y Mesa).
La tribuna diplomática fué destinada a las delegadas dé
Gobiernos. Numerosos diplomáticos asistieron también a las
sesiones del Congreso.
El Ministro de Relaciones Exteriores ofreció una recep­
ción oficial a los miembros del Congreso en el palacio del Mi­
nisterio; fué el primer acto oficial.
La Municipalidad de Cristianía ofreció luego un almuer­
zo en Frognersoeteren, “ La Granja” de la ciudad, uno de
los alrededores de Cristianía de mayor belleza panorámica.
Sus Majestades, luego, ofrecieron un te en palacio, en ho­
nor de las congresales. Dos mesas, presididas respectivamen­
te por el rey y la reina, reunieron alrededor a los represen­
tantes de Gobiernos una, y a las autoridades del Congreso
otra.
Los distintos actos oficiales del Consejo Internacional es­
tuvieron siempre concurridos por los miembros del Gobierno
así como el banquete oficial de despedida, en el que se hicie­
ron representar Sus Majestades y al que asistieron el Mi­
nistro de Relaciones Exteriores e Instrucción Pública, Pre­
sidentes de ambas Cámaras, Presidente y miembros de la
Municipalidad, numerosos senadores y diputados, y otros
personajes descollantes de la vida pública de aquel país.
Un rasgo característico de la hospitalidad con que fueron
acogidas las trescientas cincuenta delegadas: todas, salvo con­
tadas excepciones, fueron alojadas por las principales fami­
lias de la ciudad, reservándose para lias delegadas de Go­
biernos y presidentas de delegación, las casas de las fami­
lias principales de la Corte.
Se hicieron representar oficialmente los Gobiernos del Uru­
guay, Suecia, Gran Bretaña, Francia, Noruega, Grecia, Ser­
via, Finlandia, Islandia, China y Bélgica.
Todos ellos designaron mujeres para representarlos, con
excepción de Francia, que encargó de ello a su Ministro Di­
plomático en Cristianía.
Bélgica se hizo representar oficialmente por tres delegadas,
representante cada una de uno de los partidos políticos que,
como es sabido, tienen casi equilibrada su influencia: el so­
cialista, el liberal y el católico.
MI Gobierno Alemán se abstuvo, respondiendo al deseo de
ii'ijiiol Consejo Nacional de Mujeres.

Llumó poderosamente la atención de cuantos concurrieron


a chin Congreso, el orden admirable con que las discusiones
y trabajos tuvieron lugar, así como la extraordinaria exac­
titud, verdaderamente excepcional, con que fueron cumplí-
11tih las órdenes del día y todos los programas.
lia sido una .hermosísima, demostración práctica de lo que
puedo hacer la mujer en la vida política; muchos miembros
del Storting (Cuerpo Legislativo), así como muchos diplo­
mé! ¡eos, quedaron maravillados de la exactitud casi mate-
mélica con que se desarrollaron los trabajos.
MI indiscutible mérito del orden admirable con que se rea-
Iien este Congreso se debe a la Presidenta—Lady Aberdeen
emyo tacto y savor, faire, largamente ejercitados como vi-
II eiun. do las Indias Inglesas y Canadá, se completan con el
(iri lecto conocimiento de los tres idiomas oficiales del C011-
gnuo: francés, inglés y alemán.
Como en el anterior Congreso, los trabajos se dividieron
nmI i
I Reuniones del Ejecutivo—privadas—en las que se dis-
cul ieromi cuíestionjes de .ordjen interno para la Asociación,
•'lecciones, etc., y) a las que asistí en mi doble carácter de re­
leí Mudante de los Consejos Nacionales de Mujeres de los
(imImn Uruguay y Portugal.
i!. Sesiones de las Comisiones, en las que se discutieron
loa diversos temas propuestos con anterioridad de seis me­
nea, por los distintos Consejos Nacionales.
¡I. Sesiones del Congreso en que se discutieron los mismos
lemas previamente estudiados e informados por las Comisio­
ne, i anteriores. Estos temas, una vez aprobados, constitu-
,\...... si programa de trabajo hasta el próximo Congreso, es
decir, para el quinquenio 1920-1925.
I Mcetmgs públicos sobre diversos temas relacionados con
hm anfiones correspondientes del Consejo Internacional.

Clin de los asuntos que evidentemente más lia preocupado


a Imn mujeres, es el que se relaciona con la Liga de las Na-
, imirs, Km necesario tener presente cpie casi todos los países
representados ban intervenido en la guerra, y débese re­
cordar que las mujeres han tomado en ella una parte tan
activa, ya que no tan mortífera, como los hombres. En efec­
to: bueno es insistir en que la vida civil de los pueblos be­
ligerantes fue casi totalmente sostenida por las mujeres.

SESIONES DE LAS COMISIONES

Los días 9 y 10 de septiembre fueron completamente ocu­


pados por las reuniones de las Comisiones Permanentes:
Finanzas, Prensa, Sufragio, Legislación, Paz y Arbitraje In­
ternacional, Inmigración y Emigración, Trabajo, Educa­
ción, Moral y Represión del tráfico de mujeres, Higiene y
Salud pública.
Careciendo del don de ubicuidad, sólo me fué posible asis­
tir a las sesiones de: Inmigración, Sufragio, Moral y Re­
presión del tráfico de mujeres y Trabajo. En ellas presenté
las proposiciones siguientes, que fueron aprobadas en Comi­
sión, pero qne no pudieron pasar a plenario en virtud de
las disposiciones expresas del Reglamento.

Comisión de Inmigración
(Proposición de la doctora P. Luisi)

“ Dado que las mujeres y las jóvenes inmigrantes propor­


cionan el mayor número de víctimas a los traficantes de mu­
jeres, los que explotan su desamparo en países extranjeros-
Y que las medidas tomadas por las asociaciones, así como
las leyes de represión contra el proxenetismo son insuficien­
tes para impedirlo :
El Comité de Inmigración pide al Congreso que el Conse­
jo Internacional se empeñe con la Liga de las Naciones para
que una Sección especial de inmigración y emigración sea
creada por dicha Ligia.
Esta Sección, que podría relacionarse con la que existe en
el “ Bureau du Travail” , deberá ocuparse de tomar las me­
didas más eficaces para proteger a los inmigrantes, desde el
momento de su arribo a los diversos países.
Deberá crearse una sección especial para mujeres inmi­
grantes, que será integrada por mujeres y a la cual estarán
llamadas a colaborar las asociaciones del tipo de las llama­
das de “ Protección a la joven” .
Comisión ‘‘ Trubajo ’’
¡Sobre desm ovilización y trabajo femenino

(Proposición de la doctora P. Luisi)

"Dado el hecho de que después de la desmovilización de


loa países beligerantes, las mujeres que fueron empleadas en
Inda clase de trabajos durante la guerra han sido despedi­
das para dar su puesto a los hombres, el Comité de Trabajo
pillo al Comité de Legislación que estudie este asunto para
dt lViider los derechos adquiridos por las mujeres con su tra­
bajo, teniendo en cuenta que los hechos deben ser encarados
olí dos grupos:
I," Para las mujeres que han sitio llamadas al trabajo como
»upU'vtm, su cese a la llegada de los titulares es regular,
i'liivkpiicra sea el sexo de unos y otros.
.Pura las mujeres que han trabajado en empleos o in­
dustrias, etc., a los cuales fueron llamados porque los cargos
liii'i'on oreados o estaban vacantes, el Comité Internacional
del (Uruneil of Women estima que el cese de estas mujeres
ooimiigra una injusticia en detrimento de la mujer.
10ii consecuencia, las Comisiones de Trabajo y Legislación
piden que la cuestión sea estudiada minuciosamente y que
no propongan los medios más adecuados para remediar esta
iii j un!icia. ”

'Comisiones de Moral y Sufragio

(Proposición de la doctora P. Luisi)

"Los Comités de Unidad de la Moral y de Sufragio, ]la­


mini la atención de todas las mujeres del mundo sobre el
lirelio de que en varios países que se ocupan de conferir los
di i ndios políticos a las mujeres, se considera que las pros­
ili ulun deben ser privadas de estos derechos.
Por ente hecho se acepta nuevamente el concepto de que
Iil primi iI lición es un delito.
Wl Consejo Internacional pide a las mujeres, especialmen-
11' a Iiin que se ocupan de sufragio, tener presente el hecho
nlmrrvftdo y trabajar para que el sufragio femenino sea
omiNi'giiido de acuerdo con los principios sostenidos por la
111 ti Min 1 de la Moral” .
(Esta proposición íué discutida a propósito de la ley elec­
toral belga, que excluye terminantemente a las prostitutas
de los padrones electorales. Fué aprobada por 13 votos con­
tra 9).

EDUCACIÓN

Interesantísimos fueron los trabajos realizados por esta


Comisión, en cuyas órdenes del. día figuraba como uno de los
temas principales la “ Escuela Unica” , discutido acalorada­
mente.
Tema resuelto en nuestro país con el más amplio sentido
democrático—la escuela única y gratuita para todos—desde
las clases primarias hasta la Universidad—es de capital im­
portancia en Europa—donde los estudios son a veces tan
onerosos para el hijo del pueblo, que debe renunciar a ellos.
En el Congreso de Mujeres se trató, con verdadero entusias­
mo, de arribar a la forma de democratizar los estudios en
todos sus grados.
Otra cuestión que interesó profundamente a las congresis­
tas, fué la cuestión del cinematógrafo educativo y la lucha
contra los films inmorales. Recordé con placer la lucha ini­
ciada por el Consejo de Mujeres del Uruguay en ese sentido.

Meetings públicos
El primer meeting público, el 8 de septiembre, fué la gran
asamblea inaugural realizada en la enorme sala de confe­
rencias llamada “ El Aula” ele la Universidad de Cristianía.
. Fué más bien una velada donde las delegadas de los dis­
tintos Consejos Nacionales hicimos uso de la palabra en un
espacio de tiempo reducidísimo.
La circunstancia de ser delegada de dos Consejos Nacio­
nales dobló el tiempo de que pudo disponer 1a. que suscribe,
quien pronunció un discurso en nombre de las mujeres de
ambos países.
Hubo cinco asambleas públicas con los siguientes progra­
mas:
I
Educación

I. Lo« nuevos métodos de educación y de trabajo social


inlucutivo.
II. lloras de descanso y de recreo.
III. Lia educación en la economía.
Tomaron parte en ella las delegadas de Estados Unidos,
<11cria, Servia y Noruega.

II

I 'roblemos económicos e industríales que conciernen a (leí


mujer

I, Situación económica de la mujer casada.


II, Posición de la mujer en las industrias, oficios, profe-
bmiicN o empleos (ventajas o inconvenientes que ellas en-
i'li nutran).
III, Cuestiones sobre abastecimientos de las poblaciones.
Tomaron parte en ella delegadas de Noruega, Grecia, Pai­
ne» Itnjo«, Austria y Estados Unidos.

III

Higiene píiblica

I, La higiene pública y el bienestar del niño, considerados


(Jumlr el punto de vista internacional.
II MI problema de la habitación.
III. Lía lucha contra la tuberculosis en Noruega.
Tomaron parte en ella delegadas de Servia, Canadá, Gre-
ein, (Irán Bretaña, Noruega y Africa del .Sur.

IV

la unidad de la Moral y la lucha contra la prostitución

I luí» luchas contra las enfermedades venéreas.


II ( 'mmideraciones diversas sobre el modo de evitar la
|M'o»llllición juvenil.
III Policía femenina.
IV Mmiarnción e inmigración.
Tomaron parte en esta asamblea, delegadas de Francia,
Noruega, Suiza, Gran Bretaña y la delegada del Uruguay.
Correspondió a la delegada del Uruguay estudiar el pro­
blema de la lucha contra las enfermedades venéreas, enca­
rándolo desde el punto de vista higiénico y moral, y como
dispusiera de tiempo suficiente—cerca de una hora—desarro­
lló su tema dividiéndolo en tres capítulos: Dispensarios anti­
venéreos; Educación sexual, y Abolición de reglamentos po­
liciales de prostitución.
No me corresponde decir la forma cómo fué desarrollado
el tema, porque no se puede ser al mismo tiempo juez y par­
te, pero puede servir de comentario la circunstancia de ha­
berme sido solicitadas posteriormente conferencias sobre el
mismo tema, en Ginebra, Lausanne, París, Lisboa y Madrid,
y la de haber sido invitada a formar parte de la Sociedad
Francesa de Profilaxis Sanitaria y Moral de París, integra­
da con la mayoría de los sifilógrafos franceses.

La idea de la Liga de las Naciones, de las mujeres


Tomaron parte en este meeting la mayor parte de las de­
legadas.

Estos meetings públicos han sido de la mayor importancia


desde el punto de vista, de propaganda y educación.
Los temas fueron encarados con toda amplitud. No se tra­
taron en ellos trabajos que pudieran decirse sectarios, nadie
se ocupó para nada del feminismo.
Cuestiones de orden general, como estamos habituados a
estudiarlas en cualquier Congreso: la diferencia no estaba,
ni en la manera de ser encaradas, ni en la forma ni en la
materia, sino en que en lugar de ser desarrolladas por hom­
ines, como sucede corrientemente, fueron presentadas por
mujeres.
La gran sala de conferencias públicas de la Universidad,
“ El Aula” ; la gran sala de conferencias de Calmayergaten,
los dos locales para conferencias más amplios de la ciudad,
fueron les que se destinaron a estos meetings.
Una serie de festejos preparados por el Comité Organiza­
dor, entre los que destacaron el banquete ofrecido por el
Consejo de Mujeres de Cristianía, la recepción en el Hotel
liristol, la visita al Cementerio en homenaje a 1a, Presidenta
fundadora del Consejo de Mujeres de Noruega, la visita al
taller del célebre escultor noruego Vigeland; numerosas ties­
tas familiares ofrecidas a las congresistas con objeto de ha­
cernos conocer las particularidades de la vida nacional; un
magnífico concierto filarmónico en el Teatro Nacional, y
otros agasajos más, constituyeron los atavíos con que se pre­
stito la regia hospitalidad de las mujeres de Noruega, ver­
dadero derroche de atenciones materiales y morales con que
fuimos colmadas tedas las que tuvimos la honra de asistir a
eso Congreso.
Nada más sugestivo, en la organización de este Congreso,
que los numerosos pajes, cantidad de jovencitas de la mejor
sociedad de Cristianía, muchas de ellas de familias perte­
necientes a la Corte, las que, ataviadas de blanco y llevando
n manera de echarpe una ancha cinta nacional, se pusieron a
d’«posición de las congresistas para servirles de guías, de
intérpretes, para los servicios de correos, telégrafos, teléfo­
nos, cambio, restauranty—que tenían oficinas instaladas en el
mismo local del Congreso—así como para ayudarlas, para
servirles de intermediarios con los servicios de mensajeros y
locomoción, y para dirigirlas por la ciudad, Fué una nota
alegre y hermosa, muy digna por cierto de la magnífica hos­
pitalidad que nos ofreció este interesantísimo país, y consti­
tuyo el recuerdo más gracioso y amable de esta reunión in­
ternacional, en que se discutieron asuntos tan importantes
como los que van anotados en el capítulo siguiente.

(Continuará).
Labor de las Comisiones

l u t o riñe «te l a C o m i s i ó n «le C o n f e r e n c i a n y


Propaganda

Señora Presidenta del Consejo Nacional de Mujeres del


Uruguay, Isabel Pinto de Vidal. •

Señora Presidenta:

La, Comisión de Conferencias y Propaganda, que interi­


namente ¡presido, no ha podido realizar gran obra en el ejer­
cicio 1920-1921.
Después ele la clara y profunda disertación del ilustra­
do facultativo doctor Santín Carlos Rossi, realizada en el
mes de diciembre ppdo., en la que demostró que las condi­
ciones fisiológicas e intelectuales de la mujer 1a. capacitan
para desempeñar las mismas actividades que el hombre en
la vida económica y social, y de la bella e interesante con-
ferencia de la doctora Clotilde Luisi sobre sus impresiones
después de la guerra europea, nada hemos podido agregar
en cumplimiento de nuestra misión.
La labor de esta Comisión ha sido limitada por varias ra­
zones :
Este ha sido un año fecundísimo en divulgación cultural,
iniciada por diferentes instituciones públicas y privadas.
Hubo semanas en que casi a diario se realizaron confe­
rencias llenas de interés, ya científicas, ya literarias, ya his­
tóricas o sociológicas, etc.; poco dejaron para nuestra insti­
tución. ya que nuestros temas habrían sido más o menos de
la misma índole.
Ademas, la divulgación sobre las cuestiones que interesan
directamente a la mujer y que constituyen el programa de
nuestro Consejo, no tiene ya 'la urgencia que pudo tener
algunos anos atras: la mujer, queriéndolo o no, está casi
convencida de que sus derechos son los mismos que los de
los hombres, y de que el deber de toda mujer consciente es
de cooperar en la obra de las que no omiten sacrificios para
conseguir que esos derechos sean reconocidos.
Aun así, esta Comisión cree necesario insistir en su pro­
paganda, y ha obtenido de la inteligente doctora Isabel
1’in‘to de Vidal, la promesa de llevar a cabo una serie de
conferencias, que se iniciarán en el próximo mes de noviem­
bre, tratando de los derechos civiles de la mujer y comen-
lando los artículos del Código Civil de nuestro país que
restringen esos derechos.
Tenemos, además, promesas de otras con.íierencias, pero
nos es muy difícil asegurar que se realizarán.
Saluda a la señora Presidenta con la mayor considera­
ción.
Carmen Onetti,
Presidenta.

I n f o r m e d e l a C o m i s i ó n «le T r a b a j o

Montevideo, abril 12 de 1922.

Señora Presidenta del Consejo Nacional de Mujeres del Uru­


guay, doctora Isabel Pinto de Vidal.
Distinguida señora: Cumplo con el deber de informar al
Consejo de su digna presidencia de la labor realizada por
In Subcomisión de Trabajo, durante el año 1921. En la pri­
mer reunión celebrada por esta Comisión se resolvió que,
como todos sus miembros lo son también de la Comisión de
Trabajo de la Alianza Uruguaya para el Sufragio Femenino,
(rebajaran conjuntamente las dos Comisiones.
La doctora Luisi realizó con los legisladores doctores Leg-
mini y Narancio, varias gestiones para la reglamentación
del trabajo de la mujer y del niño.
Fue contestado el cuestionario enviado por la señora Po­
lillo, Presidenta de la Comisión Internacional de Trabajo
del Consejo Internacional de Mujeres, que fué informado
por la señora de Peyró y la señorita de Mauthone Falco, y
que va adjunto a este informe.
La Presidenta de esta Comisión, doctora Paulina Luisi,
gestionó ante el señor Gharlone, delegado del Uruguay al III
Congreso organizado por el Burean du Travail de la Liga,
de las Naciones, para que expusiera en ese Congreso las
ideas que sobre las llamadas “ leyes de protección al trabajo
de la mujer y el niño” ti?nen las mujeres del Uruguay,
(lomo el criterio para encarar esta cuestión difería del
de ese señor, se le entregaron unos apuntes, donde se expo­
nían las ideas de nuestra Comisión, para que las sometie­
ra a estudio. Pero como el señor Gharlone tuvo que embar­
carse antes del tiempo fijado, se llevó ese escrito sin que
hubiese sido firmado por sus redactaras. En vista de eso, se
resolvió en Comisión enviar una nota expresando nuestra
opinión al Ministerio de Relaciones Exteriores y solicitando
se tuvieran en cuenta nuestras ideas, para indicar al Dele­
gado el punto de vista que sobre el asunto tienen la mujeres
uruguayas. Esta Comisión adoptó ese temperamento, que
creyó de su deber, puesto que en el pacto de Ver salles se
establece qué en los asuntos concernientes a las mujeres
debe oirse a éstas y nombrarse, además, técnicos mujeres.
Siendo esto cuanto debemos informar, saluda a la se­
ñora Presidenta con la mayor consideración-

Juana Pereira,
Secretaria.

I n f o r m e «le l a C o m i s i ó n A s i s t e n c i a a l a M u j e r

Montevideo, abril de 1922.

Señora Isabel Pinte) de Vidal, Presidenta del Consejo Nacio­


nal de Mujeres del Uruguay.
De mi mayor estima:

En mi carácter de Presidenta de la Comisión Asistencia


a ^as Mujeres, pongo en su conocimiento que, por causas
ajenas a mi voluntad, esta Comisión no ha podido organi­
zarse en el corriente año, y, por lo tanto, le ha sido impo­
sible realizar el programa de trabajo respectivo.
Espero- que en breve podré organizaría, iniciando de in­
mediato sus trabajos.
Saludo a usted muy atentamente.

Olivia O. de Peyrallo,
Presidenta.
I n f o r m e «le l a C o m i s i ó n «le P i e n s a

Montevideo, 5 de abril de 1922.

Meimm Presidenta del Consejo Nacional de Mujeres del üru-


Ifun.v, doctora Isabel Pinto de Vidal.
I>e mi mayor consideración:

l>n acuerdo con el pedido formulado por la Secretaría del


lili•' i'ior de esa Institución de su digna Presidencia, tengo
«I liimor de elevar a usted el informe de la Comisión de
1‘ii' iimi, permitiéndome hacer en primer término la salve­
dad de <|lie esta Comisión está a mi cargo apenas desde ene-
tu ppdo.
| 11lili ¡elido actuado en ella, sin em bargo-, como Secretaria,
lili ludio cu condiciones de esbozar a grandes rasgos la obra
111111i/11<Iu durante el año 1921, la une. como los períodos ar;-
.......... . I'» debido circunscribirse a la propaganda, ya en
•" I","Usa metropolitana, ya en la del interior o exterior.
I 'tojo >as sucesivas presidencias de las talentosas conseje­
r a señoras Carrió de Polleri y Plores de Blixen, la Comi-
«imi do Prensa lia procurado afirmar su acción, mantenien-
¡I" ,IIN prestigiosas columnas de “ La Mañana” su sección
"Puní Nosotras” , primero a cargo de Fatfm y luego de
hulir, y colaborando con asiduidad en la Revista Social.
I lili o| interior; lian publicado artículos de propaganda pe-
l'lódieoN de Paysandú y Rocha: en el exterior, la Revista
' Kvolución” , que ve la luz en Santiago de Chile-
Miando lo que antecede cuanto me es posible informar.
HIB os grato saludar a usted muy atentamente.

Angela Pérez.
Secretaria.
I n f o i m i ! d e l a C o m i s i ó n «le L e g i s l a c i ó n

Montevideo, abril 9 de 1922.

Señorita Prosecretaría del Consejo Nacional de Mujeres del


Uruguay, Ismaela Navarra.

Presente.

Distinguida señorita:

De acuerdo con el artículo 43 de nuestros estatutos, me


es grato informar sobre la labor realizada por la Comisión
de Legislación que tengo el honor de presidir.
Desde el mes de setiembre del año 1921, fecha en que me
hice cargo de la Comisión mencionada, nuestras actividades
no han sido grandes, porque, en realidad, el momento no
era oportuno; no creo lo sea en todo el año en curso, ya
que cuestiones de vital importancia ocupan y ocuparán a ios
Poderes públicos sin permitirles prestar atención :a nues­
tras gestiones.
Sin embargo, habiéndonos enterado por la prensa de que
el doctor Mateo Legnani había presentado a la Cámara de
Diputados varios proyectos referentes a asuntos importan­
tes que están dentro del programa de acción del Consejo,
nos dirigimos a dicho señor, enviándole una nota, en la cual
le pedíamos nos diera una conferencia que tuviera por tema
la exposición de motivos de sus proyectos. Obtuvimos con­
testación favorable; pero, posteriormente, la mala suerte
ha querido que ciertas manifestaciones desfavorables a las
feministas en general publicadas en “ El D ía’’ por el señor
M. Legnani, nos hayan hecho desistir de nuestro propósito.
Actualmente nos ocupamos de presentar a la Comisión
de Códigos de la Cámara de Representantes un petitorio con
el fin de que se trate la cuestión referente al ejercicio de la
profesión de escribano por parte de la mujer.
Una estudiante de notariado, la señorita de Machado Bo-
nnet, se presentó a] Consejo pidiendo precisamente nuestra
ayuda al respecto; adjunto la nota correspondiente, por
considerarla de sumo interés, y espero que esta gestión se
vea coronada por el mas franco de los éxitos, según mani­
festaciones de personas con quienes me entrevisté y que pro­
metieron secundar nuestros fines-
Si, como es de esperar, consiguiéramos triunfar en este
asunto, conquistaría con esto el Consejo uno de sus más
grandes ideales, consagrando una vez más la idea esencial
encerrada en su divisa: “ No para ella misma sino para la
humanidad” .
Sin otro motivo, me es grato saludar a la distinguida
Prosecretaria con mi más alta consideración.

Montevideo, marzo 28 de 1922.

Señora Isabel Pinto de Vidal, Presidenta del Consejo Na­


cional de Mujeres.

De mi consideración: María Luisa Machado Bonnet, estu­


diante de Notariado, ante usted se presenta y/ expone-:
t¿ue debiendo terminar la carrera de Escribano Público, en
el mes de abril del próximo año, y teniendo en cuenta que
la Ley Notarial del año 1878 exige la posesión de la ciu­
dadanía liara el ejercicio de la citada profesión, viene por
la presente a solicitar de ese Consejo tenga a bien iniciar
ante quien corresponda, los trámites necesarios, a fin de que
una mujer pueda, libremente, entrar al ejercicio de la pro­
fusión de escribano público, teniendo prestente y muy l-en
cuenta el tiempo empleado en los estudios y la inutilidad de
esa carrera, en caso de no reformarse las disposiciones de
la ley citada. Esperando que -ese cuerpo iniciará alguna ges­
tión en ese sentido, me es grato saludar a usted con mi con­
sideración más distinguida.
(Firmado) : Muría L. Machado Bonnet.

I n f o r m e (le l a C o m i s i ó n d e e d u c a c i ó n

Montevideo, abril 6 de 1922-

Señora Presidenta del Consejo Nacional de Mujeres del Uru­


guay, doctora Isabel Pinto de Vidal.

Al terminar el período de su actuación, la Comisión de


Educación del Consejo, que he tenido el honor de presidir,
quiere hacer, respecto a su cometido, algunas consideracio­
nes que no pudieron ser expuestas en la 1.a Asamblea cele­
brada por esa entidad femenina, explicando así por qué, a
pesar de la amplitud de fines que ila palabra educación hace
concebir, los trabajos realizados hasta hoy no le han dado
el lugar prominente que está llamada a ocupar.
Formada en su mayoría por maestras, hubo de sufrir, más
que otras de que está constituido el Consejo, los efectos
de la desproporción que existe entre el número de institu­
ciones fundadas en la República y el de elementos con que
puede contarse para sostenerlas, siendo, como es, pequeña
la cifra que marca el valor de nuestra población.
Por otra parte, la Comisión se abstuvo de toda tentativa
encaminiadiaj a mejorar procedimientos de enseñanza, sa­
biendo que el Estado, por intermedio de las autoridades
competentes, evita que la iniciativa privada infiltre en la es­
cuela primaria sus variadas modalidades de espíritu.
Aunque el régimen absorbente impuesto por la Reforma,
deberá sufrir modificaciones en armonía con la evolución
que va disgregando los Poderes unitarios, no es hora aún
de oponerse a sus tendencias centralizadoras, de las que he­
mos obtenido mucho bien; porque no contamos con fuerzas
suficientes para mantener aislados focos intensos de luz.
No debemos sujetar proeedim ienetos a normas de otros
países cuyla Constitución orgánica es diferente de la nues­
tra, especialmente en lo que a educación se refiere.
Esto lo hará comprender la referencia siguiente:
Del 11 al 16 de setiembre, tuvo lugar en Cristianía el
VI Congreso Internacional de Mujeres, celebrando sesio­
nes laboriosas, con asistencia de encumbradas personalida­
des femeninas, representantes de los pueblos más civiliza­
dos de la tierra.
Según se refiere en el informe remitido a esta Comisión
de Educación, las aspiraciones expresadas por la misma Co­
misión de aquel certamen, fueron éstas (números 19, 20 y
21 de los votos generales):
1. ° Cambio de profesores y profesoras de escuelas públi­
cas de distintos países.
2. ° Reconocimientos de años de servicio a los efectos de
la jubilación durante la ausencia. r
3. ° Educación cívica y enseñanza de las leyes del país,
dada a las niñas.
Este voto se refiere a todas las escuelas y especialmente a
las clases superiores de las secundarias y complementarias.
4.u Mejorar los films ae cinema.
Se resolvió formar una Subcomisión de Educación, encar­
gada de trabajar en este sentido y de perseguir la inüuencia
de la mujer -en la censura de los films.
Como se comprende por simple lectura, esos votos tie­
nen poca expresión para nosotros.
En el Congreso de Inspectores celebrado aquí en 1907,
el señor Inspector Técnico don Emilio Fournié hizo moción
para que se instituyeran las bolsas de v'iaje con carácter
permanente, a fin de enviar “ Inspectores, Profesores, Maes-
“ tros y' basta estudiantes normalistas a otros países para
“ hacer estudios sobre la organización general o particular
‘‘ de las escuelas, o bien hacer que los maestros de otros de-
“ parlamentos visiten las escuelas de Montevideo, no con-
“ tentándose con enviar a una persona a efectuar ciertos
“ estudios y abandonarla después, sino hacer una práctica
‘‘ corriente y regular ’
En octubre de 1918, el mismo señor Fournié solicitó del
Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal, la in­
clusión en el presupuesto escolar de una partida de 6,000
pesos destinada exclusivamente a bolsas de viaje; y en junio
de 1919, en vista de las dificultades económicas que hacían
irrealizable el propósito planteado, además, por el señor
Ministro de Instrucción Pública, doctor Rodjolfo Mez;iera,
en un proyecto sobre Bolsas de Viaje para Maestros, eleva­
do a la Cámara en 1920, el señor Fournié pidió facilidades
para el viaje de los maestros que durante diez días por lo
menos estuvieran en (condiciones de poden, 'trasladarse a
Montevideo, para visitar escuelas y asistir a conferencias.
Vemos, pues, que, por lo que se refiere a la primera idea­
lidad de la Comisión de Educación del Congreso reunido
en Cristianía en 1920, la nuestra nada tiene que hacer. Fal­
tan fondos para realizarla y contra esa dificultad, en las
circunstancias actuales por lo menos, la propaganda es inú­
til.
Por otra parte, en diversas ocasiones, el país ha enviado
Maestros al extranjero, reconociendo el tiempo de ausen­
cia, como tiempo de servicio a los efectos de la jubilación,
lo que pide el voto- La Presidenta que suscribe, al iniciarse
en el ejercicio de su carrera, fué honrada por el Superior
Gobierno con un cometido de esa naturaleza y permaneció
un año en Europa, visitando escuelas.
El 3.er Voto demuestra cuánta ventaja llevamos a muchos
pueblos avanzados en algunas cuestiones importantes: pues
lo que el expresa es real aquí desde 1819. Hace más de cua­
renta anos que en la República Oriental del Uruguay las
ninas estudian la Constitución del Estado.
Para que baya armonía entre das ideas y los hechos, sólo
taita que la mujer, instruida desde la infancia en los prin­
cipios de La Soberanía Nacional, sea parte activa de la so­
ciedad política. Eso ocurrirá de un momento a otro, puesto
que han abogado por ello hombres intelectuales de encum­
brada posición, entre ellos el actuad Presidente de la Repú­
blica, doctor Baltasar Brum, cuyo proyecto relativo a de-
i eolios de la mujer es 'bien conocido.
ción1 ÍJ' VOt° 86 reíÍ6re 3 l0S 'ef,ect0's del cine en la educa-
En cuanto a su difusión como medio de enseñanza, den­
tro de la medida que nuestros recursos permiten, no es po­
sible estar a mayor altura de la que estamos, puesto que
existe, adscripta a la Inspección Técnica de Instrucción Pri-
mana una Oficina especial, titulada Sección Cinematográ-
tica Escolar, a cargo del Maestro de Conferencias señor
Clemente Estable.
El señor Inspector don Emilio Fournié está en relación
con las casas principales de París y Norte América v recibe
continuamente cintas y diapositivos de gran valor ‘instruc-

Diez linternas de proyección y 3 máquinas cinematográ­


ficas recorren las escuelas, a fin de qué los maestros se tu r­
nen para utilizarlas-
Varias escuelas, algunas rurales entre ellas, tienen cine­
matógrafo propio, en Montevideo y en otros departamen •

En el Museo Pedagógico, los jueves se dan interesantes


lecciones ilustradas con vistas cinematográficas.
Hemos de confesar que se hace poco para evitar el daño
de los argumentos mal inspirados que los niños y los adoles­
centes presencian diariamente.
Esta Comisión da poca importancia a los efectos de la
censura y tiende a creer que, de ser visibles sus trabajos,
serian contraproducentes, ^ues,, que en todos los tiempos
y lugares la prohibición ha sido un acicate para la imagi­
nación infantil: y, además, ¡es tan poco y tan convencional
lo que puede ser clasificado como malo con relación a lo que
es malo en realidad! 4
La enseñanza sana difundida es más eficaz que la censura,
para destruir el mal sembrado por las empresas que comer-
pían sin escrúpulos.
Por lo expuesto se comprende que sólo por culto a las su­
gestiones europeas, nuestra Comisión de Educación podría
ocuparse de cosas que existen aquí en medida suficiente pa­
ra armonizar con las ideas modernas, no siendo posible dar­
les mayor amplitud.
Esto por lo que se refiere a los votos emitidos por la Co­
misión de Educación del Congreso Internacional de Muje­
res celebrado en Cristianía el año 1920.
Veamos qué se desprende del remitido titulado: “ Pro­
grama propuesto por el Comité de Educación, para el quin­
quenio 1920-L925.
Dicho programa lleva este subtítulo: “ Tópicos ¡genera­
les” . “ 'Cambios, en materia de educación, debidos al pro­
greso del espíritu democrático” y se desarrolla así:
1. ° Escuela elemental para todos los niños (Grimscihule:
Meóle unique). ¿Este sistema está en práctica en su país o
so está proyectando su implantación ? ¿ Qué duración tiene su
curso? ¿,Se han propuesto algunas modificaciones? ¿Cuáles
son y por qué?
2. ° ¿Las escuelas son mixtas? Si lo son, ¿desde cuándo?
¿Con qué resultados? ¿Qué ventajas encuentra usted en el
sistema? ¿Qué desventajas? ¿Son realmente mixtas, es de­
cir, dirigidas por maestros de ambos sexos? ¿Los maestros
don designados y promovidos de acuerdo con su habilidad
o nu sexo ?
3. ° Escuelas secundarias. ¿ Qué se ha hecho para los ni-
fios de 14 a 18 años? ¿Para varones? ¿Para mujeres? ¿Con
qué resultado? ¿Hasta dónde llega el impulso?
4. " ¿iSe han hecho experimentos de Gobierno propio en las
escuelas? ¿Hasta qué límite? ¿Fracasaron? ¿Por qué cau-
NIIN?
.r>." ¿Qué se ha hecho por la belleza física del niño? ¿Por
nu educación moral? ¿Por su bondad para los animales?
¿Qué materias se enseñan? ¿Qué métodos se emplean? ¿Cuá­
les son los resultados?
(i.0 ¿Qué se ha hecho o proyectado hacer para que la ense-
fuinza técnica universitaria sea accesible a todas las cla-
ncn sociales, incluyendo a las niñas? ¿Se han hecho algunos
cambios en las condiciones de admisión a las instituciones
do enseñanza superior?
7.° ¿Qué se ha hecho o proyectado hacer para la educa­
ción del adulto fuera de la Universidad?
26 consejo nacional de mojeres

8. ° ¿Qué se lia hecho por la enseñanza sexual de la juven­


tud? Métodos y resultados.
9. ° ¿(Sé ha hecho algo por dar a la mujer y a 1a. niña co­
nocimientos de derecho político?
10- ¿Cómo pueden enseñarse en la escuela los ideales in­
ternacionales ?
11. ¿Ha.y algún proyiecto para hacer las escuelas o los
edificios escolares mejores para la comunidad?

Enriqueta Compte y Riqué,


Presidenta.
( Continuará ).

Estado de Caja de Tesorería, desde el l.° de Enero


hasla el 13 de Julio de 4922

INGRESOS
Saldo de diciembre de1 9 2 1 .................................... $ 183.10
Cuotas mensuales:
Las cobradas hasta el30de junio . . . . ” 565.50
Fondos de reserva:
Intereses de un Título del Banco Hipotecario de
$ 1,000........................................................... ' . ” 45.00
Intereses de un Título de $ 100 del Banco Hi­
potecario ............................................................... ” 4.50
Retirado del Banco de la República el día 5 de
j u l i o ......................................................................” 270.00
$ 1,068.10
EGRESOS
Revista:
Imprenta. ‘‘ MI Siglo Ilustrado” (Ejercicio an­
terior) . . ..................................................... $ 370.80
Secretaría:
P e r s o n a l .........................................$ 245.00
Gastos ordinarios presupuestados ” 30.00
Gastos extraordinarios, Congresos,
compostura máquina de escribir,
etcétera........................................... $ 18.85
Correo, envío “ Revistas” y otros ” 5.32
Cobrador .......................................... ” 59.98 $359.15

Gastos Generales:
Luz y cuidado escritorio • $ 35.00'
Homenajes doctora P. Luí si. . ” 11-20
Gastos escritorio, papel, sellos, so­
bres, etc., e t c . ............................. ” 29.00
Pequeños gastos Tesorería . ” 0.80 ” 76.00

Alianza Pro Sufragio Feme­


nino :
Subvención, seis meses . $ 120.00 ” 120.00

$ 925.95
Saldo que existe en Caja . ” 142.15

$ 1,068.10

Montevideo, 20 de julio de 1922.


V.° B.°

Isabel P. de Vidal,
Presidenta.
Carmen Onetti,
Tesorera.

Actividades departamentales

Tenemos en nuestro poder los informes del Comité Femi­


nista Rocítense y el del Comité del Durazno. Serán publica­
dos en el número próximo, juntamente con la relación de las
gestiones realizadas para extender nuestra acción en los de­
más departa mentes.
Un gran triunfo íeminista
Acaba de ser nombrada para representar al país en la
Liga de las Naciones la doctora Paulina Luisi. Significa
esto un auto honor que demuestra que poco a poco se va re­
conociendo capacidad a la mujer, para abordar problemas
aún les más difíciles que pueden plantearse en la vida in­
ternacional.
Lleva, además, la, doctora Luisi’ la representación del país
al Congreso Médico que se celebrará en París en el mes de
diciembre del corriente año. Concurrirá también como de­
legada al Congreso de Moral de Ginebra que debió realizar­
se en el mes de julio. El Consejo- Nacional de Mujeres h¡a
aprovechado -esta ocasión para enviar un cordial saludo al
Consejo Internacional y ha rogado a la doctora Luisi quie­
ra, dentro de lo posible, hacer conocer la obra del Consejo
en la Liga de las Naciones.
Por su intermedio estañemos también representadas en
los Congresos ya mencionados.

Comunicaciones del Exterior


C e n s e j o I n t e r n a c i o n a l «le M u j e r e s

Comunicaciones ■recibidlas por intermedio de ía Secreta­


ria Internacional, señorita Ana Backer, nos hacen saber
que Ira sido nombrada Presidenta del C. Internacional la
Marquesa A-bordeen -a-nd Temair, en reemplazo de la señora
Chaponniére Chiaix, -que renunció.
Es la marquesa de Aberdeen -and Temair una descollan­
te personalidad dentro de-1 feminismo europeo y repetidas
veces nos ha alentado -en nuestra obra con su ejemplo y con
su pal abría-. Fué ella también una de -las más decididas par­
tidarias para que la mujer formara parte de la Liga de las
Naciones.

La Secretaria- Internacional nos pide íhagjampsi conocer


el texto de la “ Resolución de P az” adoptada en “ La H aya” .
He aquí esa resolución:
¡Se invita a. los Consejos Nacionales para organizar en sus
respectivos países una activa propaganda con el fin de con­
vencer a los pueblos de la omnipotencia de la opinión públi­
ca, de su responsabilidad e-n materia política internacional,
en lo que se refiere al mantenimiento definitivo de la paz
entre los gobiernos.
P a r tid o N a cio n a l d e M u je r e s ( E E IJU. d e N- A .)

En Estados Unidos las mujeres se organizan de tal modo


que es fácil prever que dentro de poco alcanzarán a con­
quistar, gracias a esa organización, la igualdad de derechos
en todos los Estados de la Unión.
iLa señorita Eleonor Taylor, ha tenido la gentileza de en­
viarnos una reseña de la manera cómo nació y ha seguido
actuando “ El Partido Nacional de Mujeres” .
Dada la importancia que reviste esta asociación, daremos
un extenso detalle en el número próximo.

Habiendo sido invitado el Consejo para enviar delegada


al Congreso de Mujeres votantes que se celebró eu Baltimo­
re en el mes de abril del corriente año, fueron cambiadas
las siguientes notas:
Montevideo, 24 de enero de 1922.
Señora Olga C. de Varela- Acevedo.
De nuestra consideración:
Ejl Consejo Nacional de Mujeres del Uruguay, en su se­
sión de-1 2 de -enero de 1922, a raíz de recibir una comunica­
ción del Ministerio de Relaciones Exteriores, invitando a las
asociaciones feministas, para enviar delegada al Congreso
Panamericano a celebrarse -en Baltimore (Estado de Mary-
la-nd), en el próximo mes de abril, resolvió por unanimidad
ofrecer a usted la representación d-e nuestro Consejo.
-Con el fin de enterarla de la marcha de esta asociación
fundada en el Uruguay por la doctora Paulina Luisi, inicia­
dora -del movimiento feminista entre nosotros, creemos de
utilidad remitir una colección completa de A cción F eme ­
nina , órgano de publicidad del Consejo, y en la que en­
contrará usted las cuestiones más interesantes que consti­
tuyeron las gestiones realizadas -por la asociación, tales co­
mo: Derechos -civiles y políticos de la mujer, Reglamenta­
ción de-1 trabajo efe mujeres y niños, Educaciótn sexual,
Abolicionismo, etc., etc.
Conceptuamos un deber de buenas feministas recomen­
dar muy especialmente a la atención de los extranjeros el
proyecto del -doctor Héctor Miranda sobre “ Derechos Po­
líticos de la m ujer” , cuya relación está contenida en los
números 23 a 33 de la Revista.
Este trabajo del extinto compatriota es uno de los alega­
tos más brillantes y completos, hechos a favor de la mu­
jer.
Enserando quiera 'usted aceptar r^uestra representación,
cosa que agradecemos desde ya, quedamos a su entera dis­
posición en todo lo que se relaciona con los detalles o in­
formes que usted guste recabar para el mejor desempeño de
su gestión.
Saludan a usted con su más alta consideración.
(Firmado) : í abel Pinto de Vidal,
Presidenta Provisoria.
Isnuiela Navarra,
Secretaria ad-hoc del Exterior.

Wàshington, D. C., 25 de abril de 1922.

Señora Presidenta del Consejo N. de Mujeres, doctora I. P.


de Vidal.

Tengo el agrado de acusar recibo de su nota comunicán­


dome mi designación para representar a ese prestigioso Con­
sejo en la Conferencia Femenina de Baltimore.
Agradecí vivamente esa distinción aceptándola y concu­
rriendo a las sesiones del referido Congreso. En una de las
sesiones pronuncié las palabras que adjunto a la presente, en
la versión inglesa, donde hago mención y justicia a esa
Asociación y -a su brillante órgano de propaganda. A c­
ción F emenina , cuyo envío agradezco y mie fué muy prove­
choso.
Saludo a los miembros de ese Consejo, y en especial a la
señora Presidenta, con el mayor aprecio.
(Firmado) : Olga C. de Várelo.

Alianza Uruguaya para el Suíragio Femenino

Recibimos de esta institución la siguiente nota, en la cual


se prestigia, la elección de mujeres para los distintos Conse­
jos. Encuadrados estos principios dentro de los nuestros, te­
nemos el placer de publicarla.
Montevideo, julio de 1922..
Biflora Presidenta del Consejo Nacional de Mujeres del
Uruguay, doctora Isabel Pinto de Vidal.
Distinguida Señora:
La “ Alianza Uruguaya para el Sufragio Femenino” , de
«Cuerdo con su plan de acción tendiente al mejoramiento en
cualquier orden de actividades de la situación social de la
mujer, en su sesión última ha resuelto iniciar trabajos en
pro de la admisión de mujeres en los Consejos de índole con-
Hiiltiva, proteecional y deliberante.
En ninguna parte, como en dichos -Consejos, se hace sentir
ron mayor intensidad y urgencia la necesidad de la incorpo­
ración inmediata de elementos que unan a sus naturales con­
diciones de moralidad y cultura, una visión clara y una per­
cepción exacta de los verdaderos y dolorosos males sociales,
prestando su apoyo incondicional a todo lo que busque una
reparación de injusticia o menosprecio a indiscutibles valo­
res, a todo lo que signifique protección al débil, al desvali­
do, al derrotado.
Es por tal motivo que la “ Alianza Uruguaya para el Su­
fragio Femenino” , se dirige a usted y por su intermedio a la
Institución que tan dignamente preside, para que, si ello
no contraría los principios fundamentales de sus Estatutos
y Programas, se digne prestar su apoyo moral y su indiscu­
tible prestigio social, al éxito de la causa que tan empeñosa­
mente se propone hacer triunfar esta Institución, cual es la
do lldvar elementos femeninos a los Consejos de Asistencia
Pública, de Delincuentes y Menores e Instrucción Pública,
actualmente a renovarse, y a todo otro Consejo que se en-
( uentre en iguales condiciones.
No es necesario una acción conjunta: basta que cada Ins­
titución apoye como lo crea más conveniente, con su valor y
prestigio, la persecución de dicho fin.
Esperando de »su reconocido espíritu de justicia y de los
altos fines idénticos a los nuestros que persigue la prestigio­
sa Asociación a su digno cargo, una respuesta favorable al
proyecto enunciado, nos es grato saludarla con nuestra con­
sideración más distinguida.
Fanny Garrió de Folien,
Presidenta interina
Fosa Mauthone Falco,
Secretaria.
El feminismo. — El Senado y el sufragio para la
mujer

( Transcripto de la Sección telegráfica de «E l D ía»)

P arís.— Sin aqued/la cómica violencia con que las sufragistas


inglesas agredían a los políticos y rompían vidrieras gritando
' ‘votes for wo-men” , la mujer francesa está a punto de rea­
lizar la conquista de las urnas. El Senado ha prometido tra­
tar en una de sus próximas sesiones el proyecto de ley ya
-aprobado por la Cámara de Diputados, por abrumadora ma­
yoría, acordando a las mujeres el derecho del voto en las
mismas condiciones que a los hombres. El Senado, que ha
aplazado durante tres años la consideración de ese proyecto,
parece que es inevitable que lo aborde ahora, con grandes pro­
babilidades de aprobación. El texto del proyecto es breví­
simo, limitándose a declarar que las leyes que establecen el
derecho de voto y elegibilidad liara los ciudadanos franceses
a las Asambleas, son aplicables a las mujeres igual que a los
hombres. Nada, en la Constitución francesa, se opone al voto
de la mujer que, si no Ío ha alcanzado todavía, se debe, más
que a otra cosa, a la indiferencia de las interesadas. El
primer proyecto a favor del sufragio femenino se presentó
al Parlamento en 1906, iniciándose entonces una débil cam­
paña que fué intensificada después de la guerra, supliendo
a los hombres en las fábricas de municiones, talleres y ofi­
cinas, cooperando valientemente a la victoria, ha vencido las
resistencias de la opinión pública, que conoce, además, el
brillo con que las mujeres ejercen las profesiones liberales.
Las abogadas y doctoras forman legión, aparte del numero­
so personal burocrático femenino. Francia no ha producido
una Mjiss Panfehurst, pero la perseverancia y el heroísmo de
las mujeres francesas y la actitud prudente y discreta de
las feministas las llevarán pronto a la consecución de sus
ideales. La conquista del sufragio femenino modificaría sen­
siblemente las perspectivas de las próximas elecciones. De
ahí, el interés con que se sigue la actitud del Senado y la
expectativa -ante la probable revolución electoral.