Está en la página 1de 5

GENERACIÓN ELÉCTRICA

1.- GENERACIÓN HIDRÁULICA


Una central hidroeléctrica es aquella que genera electricidad mediante el aprovechamiento
de la energía potencial del agua embalsada en una presa situada a más alto nivel que la central.
El agua es conducida mediante una tubería de descarga a la sala de máquinas de la central,
donde mediante enormes turbinas hidráulicas se produce la generación de energía eléctrica en
alternadores.

2.- GENERADOR DE VAPOR


La máquina a vapor es la primera máquina térmica, y probablemente la más exitosa. Se hizo comercial gracias
a Thomas Newcomen, un inventor que alrededor de 1712 empezó a usarlas en las minas de carbón de Inglaterra.
Sin embargo, hoy la máquina a vapor ha sido casi completamente desplazada por otras mucho más eficientes y
económicas.
Las máquinas térmicas convierten calor en energía mecánica, y esta última en electricidad mediante un
generador. Para esta operación se utilizan diversos sistemas:
1. Turbina a vapor, también llamada ciclo Rankine. Esta turbina es sólo parte de un sistema más
complejo, por lo que es preferible llamarlo planta o ciclo de generación. Está formada por gran
número de paletas (álabes) unidas a un eje El vapor entra a gran velocidad, choca con los álabes y
los hace girar. El eje de la turbina mueve un generador que produce la energía eléctrica. El vapor
que sale va al condensador, donde se transforma en agua líquida.
2. Turbina a gas o ciclo Brayton, se parece a la de vapor porque ambas tienen álabes unidos al eje.
Sin embargo, la de gas tiene un componente adicional, el compresor, también formado por álabes
que están unidos al mismo eje de la turbina; en éste el aire del ambiente es aspirado y comprimido.
A continuación se calienta en la cámara de combustión por la quema de un combustible, para
finalmente pasar por la turbina propiamente tal. Los gases calientes mueven la turbina, la que hace
girar el compresor y el generador eléctrico.
3. Motor diésel. Este tipo de motores es ampliamente utilizado en el transporte terrestre, no solo en
vehículos mayores sino que también en automóviles. Es muy usado en plantas termoeléctricas de
mediana potencia.

Los motores diésel utilizan un sistema de cuatro tiempos: admisión, compresión, inyección y encendido y
escape. En el primer tiempo, el aire entra, luego se comprime con el empuje del émbolo del pistón hacia arriba,
lo que eleva la temperatura del aire. En el tercer tiempo se inyecta el combustible, el cual con la alta temperatura
y presión del aire produce la combustión; el combustible mezclado con el aire se quema rápidamente con lo
cual el gas se expande y empuja el pistón hacia abajo, lo cual provoca el movimiento. Finalmente, se produce
el escape de los gases y se inicia un nuevo ciclo.
4. Generador eléctrico de ciclo combinado. Consiste en una turbina a gas unida a una de vapor. El
gas natural se enciende al ingresar y hace girar los álabes de la turbina a gas, generando gran
energía. Los gases calientes que salen de la turbina a gas pasan por una caldera de recuperación,
donde se genera vapor de alta presión, el que se expande en la turbina a vapor. Ambas turbinas
generan electricidad. La turbina a vapor tiene un condensador tal como en el ciclo Rankine. La
eficiencia de este ciclo es superior a la de cada ciclo separado.

3.- TURBINA DE GAS


Los sistemas de cogeneración se basan principalmente en dos tecnologías de producción de
electricidad, el motor alternativo de combustión interna y la turbina de gas.

Los motores alternativos de combustión interna se basan en convertir la energía química contenida
en un producto combustible en energía eléctrica y térmica. El principio de funcionamiento de un
motor alternativo está basado en conseguir mediante los movimientos lineales y alternativos de los
pistones el movimiento de giro de un eje. La energía eléctrica se obtiene mediante un alternador
acoplado directamente al eje del motor, mientras que la energía térmica se obtiene en forma de
gases de escape y agua caliente de los circuitos de refrigeración.

Las turbinas de gas convierten la energía química contenida en un producto combustible en energía
eléctrica y térmica.

Las turbinas de gas siguen el ciclo de Brayton. El aire es aspirado de la atmósfera y comprimido
mediante el compresor rotativo para conducirse a la cámara de combustión donde los productos de
la combustión se expansionan a la turbina hasta la presión atmosférica. La energía eléctrica se
obtiene a partir de un alternador acoplado, directamente o mediante un reductor, al eje de la turbina
que aprovecha el trabajo neto del ciclo.