Está en la página 1de 1

MONÓLOGO “DIOS ES UN DJ”

Muchos de mis amigos se han perdido en los ochenta en su camino hacia los noventa y ahora ya
no pueden salir de allí- es el infierno. Tienes una madre, así que en el fondo es una absoluta
fracasada, que no te quiere, que te aborrece que se agarra a hombres que siempre la
decepcionan. No confías en nadie, odias tanto a los hombres como a mujeres. Sonidos en mi
cabeza, imágenes, música. Dios también ha muerto, es triste de algún modo, ¿no? Esta noche Dios
es un DJ. Éramos las únicas personas en el estudio, un estudio gigantesco. Autenticidad. Perderte
en el espacio y saber siempre dónde te encuentras. Que te den por el culo. Bésame, vamos ya con
pasión, venga... Y llévalo muy lejos de aquí. Y agárralo con fuerza para que no se escape. Entonces
devóralo lentamente. Pedacito a pedacito. Hacer, deshacer, encajar. Pasamos todo el tiempo
juntos en el estudio y nos perdimos el uno en el otro. Fue maravilloso. Como si alguien me hubiera
arrancado el alma. Ahora estaría bien un poco de sexo. Pero no hay nadie. Te quiero. Anda, ven
acércate. Bésame. Soy hijo único, ¿no es eso suficiente? Cómo me pone su cuerpo. Estábamos por
primera vez el uno muy cerca del otro. Esta noche necesito otro cuerpo con el que pueda
colisionar. Tócame, pero hazme algo, lo que sea, lo que quieras, pero por favor, tócame. Estoy
buscando a alguien con quien compartir mi accidente. Y vemos como golpeas tu cabeza contra el
cristal. Un televisor explota. Bésame. Acuéstate conmigo. Primero nos vamos de compras, luego a
follar. Cuando tengamos sesenta, follaremos salvajemente tres veces a la semana delante del
público. Esperma. He escrito una canción para ti. El otro día pensé, si algún día me dejas cantaría
esta canción. Todos los hombres famosos llorarán conmigo cuando me dejes. ¿Hay otro? No me
dejes. Que le aplastaría, entiendes, tomaré prestado un coche y le atropellaré, que muera, y lo
grabaré todo y te enviaré la cinta. Pasaré tantas veces por encima de él con la moto que ya no
podrá soltar ningún sonido, entonces le cortaré la cabeza y la clavaré en tu puerta. Entonces
comprenderás cuanto te amo ¿lo entiendes? Esto ha sido mi poema de despedida para ti. Cuando
encuentras ese punto, tu cuerpo se apacigua, y no tienes ningún miedo. Pero no estás vacío, no, tu
historia y otras historias que hayas oído o visto, confluyen en ti, pasan por ti y eso es muy
agradable. Que tengo una personalidad débil y dividida. Falsos recuerdos. Aunque sepa que nunca
han sucedido, para mí es como si fueran reales y me destruyen. Te quiero. No me dejes. Oigo
voces que me dicen quién soy. Fue terrible para mí porque no tenía a nadie, ya de por sí era difícil
que me pudiera atrever a contárselo a alguien, porque naturalmente tenía miedo. Joder, de
verdad, eres exactamente como todos, nadie me quiere escuchar, nunca puedo contar mi historia.
Te quiero. No me abandones. Lo ves, nadie quiere oír nunca la verdad.