Está en la página 1de 2

En 1943 viajó a Haití con su esposa Lilia Esteban y con el director teatral Louis

Jouvet. Fue un viaje de descubrimiento del mundo americano, de lo que llamó “lo
real maravilloso”. Producto de esta experiencia es la obra El reino de este mundo
publicada en México en 1949. Después de su viaje a México en 1944 realizó
importantes investigaciones musicales. Publicó “La música en Cuba” en México
(1945).

Carpentier vivió autoexiliado en Caracas, Venezuela entre 1945-1959. Algunos


críticos consideran esta etapa como la “más fecunda de su vida” donde plasma lo
aprendido durante sus peripecias previas como estudioso, periodista, crítico
musical y editor de cuentos. En marzo de 1948 terminó de escribir El reino de
este mundo la cual sería publicada en México en la primavera de 1949. Esta obra
representa la primera vez en más de quince años que concluyó una novela.
Müller-Bergh comparó El reino de este mundo con su opera prima, ¡Ecué-Yamba-
Ó!, y en su opinión se aprecia una notable madurez en la selección de los
materiales narrativos y una mejora de su estilo.

Hay algunas teorías que afirman que la colección de imágenes (no de humanos)
reflejan la influencia surrealista en Carpentier así como una vista de
la cultura.40 En el prólogo de El reino de este mundo, una novela sobre la
Revolución haitiana, describió su visión de “lo real maravilloso” o lo maravilloso
real, que algunos críticos interpretan como sinónimo del Realismo mágico,
aunque otros disienten a este respecto, contrastándolo a consideraciones de
escritores como Miguel Ángel Asturias o Gabriel García Márquez.
La idea de lo real maravilloso fue introducida en un artículo publicado en el
periódico “El Nacional” en 1948. Al año siguiente apareció en la introducción de
El Reino de Este Mundo. Todavía hay desacuerdos entre quienes estudian
literatura sobre cuál es exactamente la diferencia entre lo real maravilloso y el
realismo mágico, si es que hay alguna diferencia.

Lo real maravilloso tiene que verse como el producto de su relación con el


surrealismo, así como del contacto con la realidad latinoamericana. Con esta
expresión Carpentier quiso diferenciar la realidad surrealista latinoamericana de
la creada en el Viejo Continente; es decir que lo que para el surrealismo tenía que
ser producto de una creación literaria, para el latinoamericano se convertía en “el
pan nuestro de cada día”, que podía ser tocado diariamente en cualquier lugar. El
elemento importante en lo real maravilloso de Carpentier es el milagro de la
cotidianidad americana visto sin la necesidad de creer en algo más, como no sea
la propia maravilla de la creación que a diario se vive en Latinoamérica.

https://w3.ual.es/revistas/PhilUr/pdf/PhilUr1.2009.Roig.pdf

http://www.edu.xunta.gal/centros/iesastelleiras/?q=system/files/LA%20NARRATIVA%20HISPA
NOAMERICANABreve.pdf

https://www.youtube.com/watch?v=i01HagJsZhY