Está en la página 1de 2

Esquivando charcos hasta Pesados

Vestigios
A principios de 1988 en el barrio de mataderos la banda de hard rock argentina La Renga hacia su primer
ensayo. No fue hasta el 31 de diciembre de ese mismo año que adoptaron el nombre que llevan hasta la
actualidad y en sus inicios se dedicaban a realizar Covers de Box Dei, Manal y Creedence entre otras. El
grupo liderado por Gustavo Chizzo Nápoli se mantuvo en el under de la música argentina hasta 1998,
fecha en la cual firma con la productora PolyGram.

A principios de 1991, el 26 de marzo la renga grabó su primer disco, Esquivando charcos. La


composición del grupo en ese momento era levemente distinta la actual: Chizzo como vocalista y primera
guitarra; Jorge Tanque Iglesias en la batería; su hermano, Gabriel Tete Iglesias en el
bajo; Raúl Locura Dilelio en la segunda guitarra, quien se separó del grupo tiempo después por
problemas de salud y Gabriel Chiflo Sánchez, saxofonista de Auténticos decadentes, quien se sumó a la
grabación del CD para luego quedarse con la banda. El disco inicialmente fue producido por el grupo y
contaba con mil copias. 7 de sus 9 temas fueron grabados en estudio y los 2 restantes (la nave del olvido y
blues de Bolivia) fueron grabados en su sala se ensayos en Mataderos.

Si bien la Banda siempre se mantuvo autentica y actualmente se enorgullecen de decir que no cuentan con
el apoyo de ninguna productora (Similar a lo que hace el indio Solari) no siempre fue así: De manera
totalmente independiente, en 1993 se edita A donde me lleva la vida, sin embargo, la gran demanda del
disco obliga a firmar con una discográfica con mayor poder de distribución. La mayor condición de esta
nueva relación fue la independencia artística que el grupo le solicito a la productora, el acuerdo se hace
con PolyGram y en 1998 La renga pudo encarar una nueva etapa, reeditaron su primer disco y la cadena
de distribución masiva permitió que A donde me lleva la vida tuviera un alcance impensado.

Entre medio del primer álbum y la firma con la productora surgieron varios acontecimientos de
importancia para el grupo: en 1994 logran llenar por primera vez el estadio Obras y tras eso cerraron el
año con dos shows: uno en el Micro estadio de Ferro y otro a beneficio por la organización política
CORREPI (Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional). En julio de 1995 La Renga tiene
su mejor show hasta ese momento cuando tocan ante más de 5000 personas en el estadio Obras
Sanitarias, donde graban su primer álbum en vivo, Bailando en una pata.

A partir de ahí la fortuna le sonríe a la banda. Tras algunos shows en obras, otros en el mítico Cemento y
el estreno de canciones icónicas como “hablando de la libertad” y “La balada del diablo y la muerte” en
1996 editan con la ayuda de Ricardo Mollo, Ex Sumo, el álbum Despedazado por mil partes; disco que
los lleva a una gira por México y Estado Unidos en el 97 y posteriormente en el 98 una gira por todas las
provincias argentinas, Uruguay y España.

Previamente ya habían tenido recitales multitudinarios en festivales como por ejemplo la celebración de
los 20 años de madres de plaza de mayo frente a 25 mil personas junto a las pelotas caballeros de la
quema y rata blanca entre otros pero tras ambas giras y con la posterior ayuda de PolyGram la banda pudo
alcanzar esos números en convocaciones propias, en 1998 editaron “el disco de la estrella” (conocido de
esa forma coloquialmente por la gran estrella blanca en su tapa dado que el producto no presenta ningún
nombre) y lo presentaron ante 50 mil personas en el estadio Atlanta con Los piojos como invitados.

En 1999 PolyGram es absorbida por Universal Music Group y la Renga produjo la esquina del infinito,
otra vez con la ayuda de Mollo vendiendo alrededor de 40 mil copias. Durante la crisis del 2002, lograron
llevar alrededor de 60 mil personas en su presentación de Insoportablemente vivo en el estadio River
Plate y a partir de ahí, romper con la discográfica y continúan con su propia productora: La Renga Discos.
A finales del 2003 editarían Detonador de Sueños; material grabado y producido enteramente por ellos,
Presentado en Córdoba ante 57 mil personas para culminar luego en Buenos Aires con otro River de 60
mil espectadores.
Recién entrado el principio de milenio, La Renga ya era una de las bandas consagradas del rock nacional.
Con Varios shows multitudinarios en el bolsillo la banda encara uno de sus proyectos más ambiciosos, el
ojo del huracán. Presentando su disco Detonado de Sueños el grupo arma un recital en el estadio quemero
publicitado solo por el boca a boca de sus fanáticos con un escenario circular, central y con plataformas
móviles. Con la Participación de Norberto "Pappo" Napolitano (uno de los últimos recitales del artista
antes de su muerte) y con una convocatoria de alrededor de 60 mil personas.

A finales de 2006 editan su primer trabajo de estudio luego de tres años: Truenotierra, un disco doble que
salió a la venta el 12 de diciembre de 2006. El CD fue presentado en todo el país, chile, Uruguay y
Paraguay eh incluso un recital en el estadio único de la plata con un escenario central tal como se había
realizado en el ojo en 2004. Pero quizás la Azaña más imponente de la banda fue la presentación oficial
en 2007 en el autódromo de Buenos Aires, recital que concentró a más de 100.000 personas en una
convocatoria sin precedentes en la Argentina y solo superado por algunos recitales más recientes del indio
Solari en Olavarría y Tandil.

Tras un accidente automovilístico que sufrió el líder de la banda en 2008, La renga entró en un hiatus
para presentarse nuevamente en 2009 festejando los 20 años de la banda en un festival en Santa María de
Punilla y anunciar su nuevo trabajo: Algún Rayo. El disco fue presentado tiempo después y tras
comenzar la gira publicitaria de su nuevo trabajo sucedió uno de los accidentes más recordados por el
grupo, durante una presentación en la ciudad de La Plata el 30 de abril de 2011, Miguel Ramírez, un
joven de 32 años, sufrió un impacto de una bengala en el lado derecho de su cuello y murió días después.
La banda decidió postergar la gira para “hallar en la reflexión el camino a seguir” según ellos mismos
transmitieron de manera pública y el accidente produjo gran conmoción en los grupos del género llevando
a varios artistas a cancelar sus espectáculos en memoria de Ramírez. La gira de algún rayo culminó a
principios de 2012 con un recital en La provincia de Chaco y la banda continuó haciendo recitales en
distintas locaciones pero sin presentar ningún trabajo nuevo hasta principios de 2015, con la presentación
de Pesados Vestigios, disco que continua en circulación y con presentaciones. Un álbum donde la banda
regresa a sus orígenes, con Riffs más Salvajes y muy influenciado por los grupos que ellos “coveraban”
en un inicio.