Está en la página 1de 5

Cambiá tu forma de pensar y tu energía by Evanyis

Muchos gurúes de la autoayuda dicen que hay que aumentar la autoestima, como si fuera fácil…

Pero en realidad el amor por uno mismo es un proceso, lleva su tiempo, cuando uno pasó mucho
tiempo machacándose sin razón por medio de los miedos, la culpa, los prejuicios, la envidia, las
estructuras, las etiquetas, el rencor, el estrés, etc, etc.

Pero desde que empecé a perfeccionarme con el Reiki y las medicinas alternativas empecé a
darme cuenta de lo mucho que el ser humano se maltrata.

Nuestro cuerpo físico va acompañado de la llamada Energía Vital, que se retira definitivamente de
nosotros el día que fallecemos. Esa energía puede verse mermada por muchos factores. El
cansancio, la angustia, la bronca, el resentimiento son algunos de los sentimientos que hacen que
nuestra energía vital decaiga, abriendo poros en nuestra alma y facilitando el desarrollo de
enfermedades.

Edward Bach, el creador de las Flores de Bach, decía que el desequilibrio en la salud nace de una
diferencia entre el Alma y la Personalidad, para explicarlo de una forma sencilla, el alma viene al
mundo con una misión, un objetivo, y cuando por alguna razón la personalidad (todo aquello que
el ser humano aprende desde el vientre materno) hace que uno se desvíe de ese objetivo, se abre
la puerta a la desarmonía del espíritu, la mente y el cuerpo.

Ante acontecimientos internos, preocupaciones, miedos, frustraciones, desamores o ante


acontecimientos externos, que podemos mencionar desde catástrofes hasta el molesto tránsito de
hora pico, hacen que la energía vital del cuerpo disminuya, dejándolo a uno cansado, pasmado,
inapetente, desganado. Muchas veces uno no termina de recuperarse, porque duerme mal, come
mal, no hace ejercicio o no tiene momento de relax alguno. Esto es como una bola de nieve
negativa, que no estalla hasta que el cuerpo o la mente se enferman.

Entre los seres humanos no sólo hay un intercambio verbal o gestual sino también existe un
intercambio energético. Sí, aunque nadie lo puede ver, salvo contadas excepciones, tanto los
sentimientos como los pensamientos contienen energía. Ni siquiera hace falta una mirada para
enviarle energía a los que te rodean. Tan sólo se puede hacer con un pensamiento. ¿Qué pasa
entonces cuándo estamos dentro de una oficina llena de gente y al lado de uno se produce una
pelea, o una reconciliación, o alguien cuchichea algo desagradable sobre otro, o te organizan una
fiesta sorpresa????? Sí, exacto, todo eso genera movimientos de energía positiva o negativa que
te influyen. Y así como hay personas propensas a deprimirse y hay otras que andan por la vida
súper optimistas, de la misma forma hay gente naturalmente dadora o receptora de energía.
Parece mentira, pero nos equilibramos o desequilibramos mutuamente.

El problema surge, como ya mencioné, cuando uno no alcanza a recomponerse, ya a la mañana


uno se despierta cansado, malhumorado, el fin de semana no alcanza aunque uno se la pase
durmiendo. Cuando es estrés te supera, cuando llegas a tu casa y no querés que nadie te moleste,
empezás a sentir que las cosas no te salen, te ponés susceptible, te la agarrás con tus seres
queridos o no te soportás ni vos…

Éstas son señales de alarma, como si fuera una sirena de bomberos gritándote ATENCIÓN,
ATENCIÓN!!!!! Despertateeeee. ¿Por qué? Porque el siguiente paso es enfermarte. Puede haber
seres más resistentes, pero todo tiene su límite. Se empieza, por un resfrío o alergia, dolores de
cabeza u otros problemas, pero si no se para, si uno sigue maltratándose, el cuerpo te va a pasar
factura. Si a eso le sumamos, que uno se siente mal porque está solo, o que los chicos te vuelven
loco, o que no te alcanza la plata, se te rompe un caño, te chocan el auto, te la pasás
malhumorado porque tu equipo de fútbol está jugando mal… Lamento decirte que sos una bomba
de tiempo.

Las enfermedades son llamados de advertencia, que te dicen que es momento de cambiar, de
frenar. Tenés que escuchar a tu cuerpo, y cuanto antes hagas algo para modificar la situación, más
fácil y rápida va a ser la recuperación. No es lo mismo, querer estar mejor cuando uno se siente
relativamente bien, que cuando uno ya está enfermo, y sabemos bien que hay algunas
enfermedades de las cuales muchos no sobreviven.

¿Qué hacemos entonces????? UFFFFF es una pregunta muy amplia. En Reiki llamamos a estos
momentos en los que tu cuerpo estalla como “Crisis de Sanación”, ya que tu cuerpo te está
pidiendo a gritos que lo atiendas y si sos lo suficientemente inteligente como para darte cuenta,
vas a ver el problema como una oportunidad. Nuestra alma y nuestro cuerpo son esencialmente
sanos, somos nosotros los que complicamos las cosas y los enfermamos.

La mayoría nos vamos a preguntar, ¿Por qué a mí? Y la repuesta sería, ¿Por qué a vos no? ¿Por qué
no tomás esto que te pasa como una oportunidad o un aprendizaje? Tu cuerpo te está avisando.

Todo esto es muy bonito, pero ¿Cómo soluciono esto?

Hay que admitir que a la mayoría nos cuesta horrores poder salir de ese círculo vicioso negativo
una vez que se desencadena. ¿Y qué hacemos?

Pensemos donde está la clave… pongamos la vista en aquellas personas a las que siempre vemos
saludables ¿Qué denominador común tienen?

Desde mi observación he notado que aquellos seres más saludables, sobretodo mentalmente, son
los optimistas y los niños felices. ¿En qué coinciden ambos? EN EL BUEN NIVEL DE ENERGÍA VITAL
QUE TIENEN!!!!!!!!!!

Exacto!!!!!!!! Tienen en común algo que casi nadie tiene en cuenta!!!!! LA ENERGÍA.

Mucha gente se ríe de la gente que trabaja con terapias energéticas o medicinas alternativas como
el Reiki, la acupuntura, las Flores de Bach, la medicina china, etc. Todas son muy buenas para la
salud de la mente, del cuerpo y del espíritu. ¿Por qué? Porque la energía no se ve. Más allá que yo
respeto a todos los que no creen, yo les preguntaría. ¿Vos creés en Dios? La mayoría me va a decir
que sí. Y yo le pregunto ¿Lo podés ver?... ¿Podés ver el amor que le tenés a tus hijos, tus padres o
tu pareja? No, y sin embargo esa energía está ahí inundándonos continuamente de energía
positiva. Porque no pensar que la Gran Fuente de todo lo bueno y lo hermoso, Dios, nos vive
regalando herramientas con las que ayudarnos. Él permite que todos los días se descubran nuevas
medicinas y técnicas para ayudarnos.

Pero ¡¡¡¡OJO!!!!! Tenemos que saber diferenciar entre el origen y el síntoma. La medicina
tradicional, que cada día sobrepasa su excelencia, muchas veces trata los síntomas. ¿Pero qué
pasa si siempre tratamos los síntomas y no llegamos al origen? Lamentablemente seguiremos
enfermos. ¿Cómo llegamos al origen? Ufffff esta es otra pregunta con la respuesta complicada.
Tenemos que empezar a adentrarnos en nosotros mismos y preguntarnos ¿En qué estoy fallando
para que mi cuerpo se exteriorice de esta forma? A veces es doloroso, es como meter el dedo en
la llaga, porque uno se da cuenta que es vulnerable, que no es perfecto y no puede tener todo
bajo control, que nuestro cuerpo algún día va a partir. Pero esto en vez de deprimirnos debe
fortalecernos, porque somos nosotros los que elegimos deprimirnos, los que nos aferramos a los
que nos hace mal, somos nosotros los que nos descuidamos, los que no nos permitimos a amar o a
dejar a fluir las cosas lindas en nuestra vida.

¿Pero cómo hacemos para cambiar nuestra forma de pensar para modificar los patrones
negativos, por positivos? ¿Cómo hacemos para aumentar nuestra energía vital? Si sos creyente lo
primero es recurrir a la Fuente, Dios tiene toda la energía necesaria. Pero… si no sos creyente no
importa, se puede lograr igual!!!

¿Entonces?...

¿Sabías que está científicamente demostrado que un pensamiento positivo es 100% más fuerte
que uno negativo? Imaginate, tenemos más de 100 veces más pensamientos negativos que
positivos!!!!!!! Ahí vemos lo equivocados que estamos. Tenemos en la mente tan arraigado el
negativismo que obviamente es muy difícil cambiarlo.

¿Saben cuál la fuerza positiva más potente? Sí señores!!!! El sentimiento más fuerte es el AMOR.

También podés recurrir a tu familia, a tus amigos. Pero no te olvides de vos, si te olvidas de vos,
que sos el que tiene el problema, estás frito. Mucha gente se deja para lo último, entonces tu
salud también te dejará en el mismo lugar.

Y acá volvemos con el tema de la autoestima, que es el quid de la cuestión ¿Cómo hacen aquellos
que han sido maltratados de chicos, que los mata la culpa, que viven tapados por los miedos, que
son demasiado exigentes consigo mismos, que se carcomen la cabeza de preocupaciones, que
caen siempre con la misma piedra…

Un día cayó en mi manos un libro que se llama Usted puede sanar su vida de Louise Hay, una
grosa, y ella da todo un instructivo para cambiar las pautas de pensamiento mediante
afirmaciones. Resumiendo, uno debe repetirse hasta el cansancio, que se quiere, que se perdona,
que se libera de todo aquello que le hace daño, que se acepta tal cual es. Hay miles de frases
positivas que se pueden repetir. Confieso que al principio uno se siento medio tarado o inútil
repitiendo como un lorito esas frases, pero lo importante es no darse por vencido, al principio a
uno le cuesta creérselo, pero empieza a funcionar el famoso “inconsciente” en el que se van
introduciendo esas ideas de la misma forma que uno crea todo su sistema de creencias desde que
nace. Esas ideas van metiéndose en nuestra cabeza DELIBERADAMENTE y uno sin darse cuenta va
cambiando su forma de pensar.

No lo voy a negar ES REEEEE DIFICIL, pero uno tiene que ser más terco, porque si hay algo que
alguien no puede hacer por uno, es pensar. No es fácil cambiarse el disquito que uno se formó
durante tantos años.

Una vez vi la película llamada El Secreto, que menciona que uno atrae todo lo que le sucede en la
vida, tanto lo bueno como lo malo. Pues bien, varias veces me ha pasado que he querido cosas
que era dificilísimas, pero yo estaba tan convencida de que iban a ocurrir, que así pasó. Eso es la
Fe!!!! Que ahora se puso de moda como la Ley de la Atracción, pero no es solo para aquellas cosas
buenas, sino también para las malas. ¿No te pasó nunca de entrar en una mala racha y decir
ayyyyyyy que se termine este mes?!!! ¿Qué otra cosa mala me puede pasar???? Estamos hablando
siempre de energía, del poder de nuestro pensamiento. La clave está en nosotros en poder
revertir lo negativo en positivo. Si tenemos en cuenta que lo positivo es más fuerte que lo
negativo, o que el bien es más potente que el mal, llevamos una ventaja. Pero la desventaja, es
que tan arraigado tengamos en nosotros los obstáculos.

Un ejercicio que sirve mucho: cuando te sentís agotado, enojado, angustiado, decepcionado,
probá cerrar los ojos y traé a tu mente la imagen de alguien a quien quieras mucho, e imaginá que
le estás diciendo todas las cosas lindas que sentís y decile en tu mente todo aquello que deseas
que ocurra de bueno en su vida. Con eso primero, cambiás la emoción de negativa a positiva, y
además tu pensamiento empieza a desparramar amor hacia otro. Y por algo existe la frase TODO
LOS QUE DAS VUELVE A UNO MULTIPLICADO. Eso no solamente te genera cambiar de sintonía
sino que además generas una corriente positiva y vas a sentirte como nuevo en un ratito. No
hablemos de los cambios químicos que se dan en el cuerpo cuando esto sucede… no lo digo yo, lo
dicen todos los médicos…

Otro ejercicio, es visualizar a una persona que te haya hecho daño, y perdonarla, pensar que debe
de haber habido una razón por la cual esa persona me hizo daño y trato de entenderla, no
justificar, pero sí entender.

El perdonar es da un sentimiento de liberación, te quita peso de encima. Porque depende de uno


seguir sintiéndose herido por esa persona. Si se perdona uno se libra de esa espada de Damocles
que taladra silenciosamente.

¿Tenés hijos? ¿Mascotas? Aunque estés fulminado, ponete a jugar con ellos, los niños y los
animales tienen generalmente la energía vital a tope, y nos contagian. Por otro lado, nos llenamos
de inocencia, nos olvidamos de los problemas y nos llenamos de alegría. La alegría es junto con el
amor una fuente incesante de energía positiva.

Sorprendé a alguien. Agarrá tu agenda y llama por teléfono a alguien que hace siglos que no ves
pero que en su momento te hizo mucho bien.

Hay mil formas… Pero lo importante es que estés dispuesto a cambiar, a frenar las ideas negativas
de tu cabeza, en cuidarte más y cuidar a los que te rodean, en aceptar lo que la vida te ofrece, que
aunque a veces no te guste, Dios a la larga te muestra que por algo lo hizo, por algo llega gente a
tu vida, y por algo otras se van. Date unos gustitos de vez en cuando, escuchá los signos de tu
cuerpo, liberá de tu mente todo aquello que pasó en tu pasado y te lastimó, porque es uno el que
elige seguir dándole importancia a algo que ya pasó. Perdonate a vos mismo, tus errores, tus
pecados, porque no somos perfectos y si no nos equivocamos, no aprendemos y si no aprendemos
no evolucionamos, ni maduramos. Bajá el nivel de ansiedad, meditando o haciendo ejercicio.

Recurramos a las personas que nos quieren, que nos ayudan, o a aquellos que siempre tienen una
sonrisa para levantarnos.

Aprendé a escuchar sin interrumpir y a observar, no sólo mirar.

Sé honesto, humilde, generoso, luminoso y paciente.

Y si sos creyente, no te olvides que sos hijo de Dios, ¿Si Él siempre te perdona, te ama y te espera,
como vos no lo vas a ser capaz de hacerlo con vos mismo?

Aprovechá todo ese hermoso potencial que tenés adentro y desparramalo al mundo, no te olvides
que todo lo bueno que hagas por alguien y por vos mismo, te sana… todo vuelve!!!!!.