Está en la página 1de 6

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular Para la Defensa


Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada
Nacional
Núcleo- Amazonas

Profesor:
Ing. Niledis Fuentes
Alumno:
Leidys Hernadez
CI: 19.805.523
Ingeniería Civil
9no Semestre – Sección A – Nocturno
Cátedra: Ferrocarriles

Puerto Ayacucho, 25 de abril de 2019


Concepto.

La vía creada a partir de dos carriles dispuestos de forma paralela que


permiten el rodaje de un tren recibe el nombre de ferrocarril. El material
utilizado para la creación de estos carriles suele ser el hierro; de allí el
nombre de ferrocarril.

El concepto no sólo se emplea para nombrar al camino de rieles, sino que


también se usa para referirse al tren (el medio de transporte que se forma
con varios vagones arrastrados por una locomotora) y a la infraestructura
y equipamiento que permiten el desarrollo de este medio de locomoción.

Como sistema de transporte, el ferrocarril es una de las opciones más


populares en todo el mundo. A diferencia del autobús o el ómnibus, el
ferrocarril no causa grandes daños al medio ambiente.

El combustible que consume es reducido, al igual que sus emisiones


contaminantes. El ferrocarril, por otra parte, tiene la capacidad de
transportar una gran cantidad de gente en un mismo viaje, ya que la
sucesión de vagones le confiere una buena capacidad. Esto hace que suela
resultar económico y también ecológico (traslada a muchas personas en
un mismo desplazamiento). El desarrollo del ferrocarril dentro de las
grandes ciudades, sin embargo, implica ciertos riesgos. Se conoce
como paso a nivel a la intersección entre una vía por la que circula un tren
y un camino (carretera, ruta, calle, etc.). Aunque se usan sistemas de
seguridad como barreras, luces o señales para regular el paso e impedir
las colisiones, el tráfico fluido de vehículos hace que los accidentes sean
bastante frecuentes.

Hay que destacar que también en las urbes existe el llamado ferrocarril
suburbano. Se trata de un término que se usa para referirse al metro, ese
otro tren que circula bajo tierra y que permite comunicar de manera
rápida y directa distintos rincones de la misma población.
Historia
A lo largo de la Historia han existido diversos acontecimientos que han
sido fundamentales para el desarrollo y mejora del ferrocarril. Entre
aquellos podríamos destacar los siguientes:

• Año 1550: se comienzan a establecer lo que eran los carriles de madera


en los ferrocarriles de vía estrecha que se emplean en las minas.

• Año 1768: se fabrica el primer carril de hierro.

• Año 1769: el ingeniero e inventor escocés James Watt patenta la


locomotora de vapor.

• Año 1830: se lleva a cabo la inauguración de la primera línea de


ferrocarril interurbano. En concreto esta unía Liverpool y Manchester.

• Año 1857: empiezan a fabricarse los primeros carriles de acero.

• Año 1883: comienza a funcionar el primer ferrocarril con suministro


eléctrico en la vía. Se trataba de un tranvía de Irlanda, que comunicaba
Giant´s Causeway y Portrush.

• Año 1964: se inaugura la primera línea de alta velocidad de ferrocarril.


Se puso en marcha en Japón y respondía al nombre de Shinkansen.

Después del descubrimiento de la máquina de vapor por parte de Watt en


1770 se construye la primera locomotora de vapor por medio de Richard
Trevithick el 13 de Abril de 1771 en Inglaterra, cuyo cometido fue el del
transporte de viajeros (por primera vez en el mundo) a una velocidad
superior al paso del hombre.

EL 25 de Septiembre de 1825 el inglés George Stephenson construye una


potente locomotora de vapor que fue capaz de arrastrar seis vagones,
cargados de hierro y carbón, junto con 35 diligencias y 20 carrozas
ocupadas por 400 viajeros provistos de sus correspondientes billetes; es la
primera vez en la historia del ferrocarril que una compañía establece
tarifas comerciales, horarios y un trayecto convencional.
La primera línea de ferrocarril del mundo se inaugura el 15 de Abril de
1830 en Inglaterra, uniendo las ciudades de Liverpool con Manchester.
En dicha línea ferroviaria la locomotora utilizada para realizar el
transporte era capaz de llegar a la velocidad de 16 Km/h. Será con esta
locomotora cuando se empiecen a asentar las bases de la tracción de
vapor hasta nuestros días.

Rápidamente se comenzó a implantar líneas ferroviarias en otros países


tales como E.E.U.U., Francia, Bélgica, Canadá, Italia o Alemania.
En España no será hasta 1848, con la línea Barcelona-Mataró cuando se
instaure la primera línea ferroviaria peninsular, habiéndose realizado con
anterioridad en Cuba la primera línea ferroviaria española.

Fue en 1820 cuando un inglés, W. Cecil, concibe una idea semejante al


motor moderno de combustión interna, utilizando como combustible una
mezcla de hidrógeno y aire.

Más tarde, en 1838, W. Barnett pensó en comprimir la mezcla de


combustible antes de inflamarla. Será en 1860 cuando aparece el primer
motor de combustión interna con encendido eléctrico.

En 1880 Rudolf Diesel investiga la construcción de una máquina fija capaz


de quemar petróleo bruto y que tuviera un sistema de encendido por
compresión para la navegación y tráfico de carretera; hasta finales del
siglo XIX no se aplicarán todos estos descubrimientos e investigaciones a
la tracción ferroviaria, siendo los ingenieros alemanes Gottlieb Daimler y
Wilhelm Maybach los que llevarían a cabo tal aplicación.

En 1891, en Gran Bretaña, se aplica un motor Daimler de gasolina a una


pequeña locomotora, pero será el motor inventado por Rudolf Diesel el
que dará los más brillantes resultados en su aplicación a la tracción
ferroviaria.
Diesel llegó al motor que lleva su nombre tras un largo período de estudio
de la máquina de vapor, apreciando que gran parte de su energía no se
transformaba en trabajo útil; fue entonces cuando concibió un motor que
quemaba el combustible en el interior del cilindro, inflamándolo por
medio del calor producido por la compresión del aire. El primer motor
construido por Diesel con resultados positivos fue en 1897.

En 1912 se construyó, para los ferrocarriles del estado de Prusia, la


primera locomotora diesel del mundo de gran potencia y fue a partir de
entonces cuando se inicia el constante desarrollo de la tracción diesel.

En Europa, debido principalmente al elevado coste de los carburantes, se


opta por impulsar más la tracción eléctrica aunque será en Alemania
donde en 1935 se construye la primera locomotora diesel-hidráulica de
gran potencia, convirtiéndose en el punto de partida de las locomotoras
diesel-hidráulicas que, en la actualidad, compiten con las diesel-eléctricas

A finales del siglo XIX se produce el gran desarrollo de los tranvías, sobre
todo en Estados Unidos. El primer tranvía con tracción eléctrica que
funcionó en el mundo fue realizado en Europa por Siemens en 1881, pero
los avances en este campo en Europa serán lentos por lo que el desarrollo
a gran escala de este medio de transporte urbano se basará casi siempre
en los avances americanos.

Es en 1888 cuando se produce el gran "boom" de la tracción eléctrica en


los Estados Unidos con la puesta en servicio de 33 líneas ferroviarias
eléctricas con 210 Km y 265 vehículos en total. A partir de este año y
sucesivamente se irán inaugurando nuevas líneas llegando hasta unos
23000 Km de líneas a principios del siglo XX.
Desde los comienzos de las investigaciones en el campo de la tracción
eléctrica tanto los inventores europeos como americanos vieron la
posibilidad de aplicarla a los metropolitanos, siendo la primera línea de
metro inaugurada en Londres en 1890.
Al comenzar el siglo XX tiene lugar el desarrollo a gran escala de las
electrificaciones de líneas ferroviarias en Estados Unidos y Europa.
Destacan ya entonces tres sistemas de electrificación: el de corriente
trifásica, corriente continua y corriente monofásica.