Está en la página 1de 6

Lucas 21:1-38 “Ahora bien, al levantar la vista,

vio a los ricos que echaban sus dádivas en las


arcas de la tesorería. 2 Entonces vio a cierta viuda
necesitada echar allí dos monedas pequeñas de
ínfimo valor, 3 y dijo: “En verdad les digo: Esta
viuda, aunque pobre, echó más que todos ellos.
4 Porque todos estos echaron dádivas de lo que

les sobra, mas esta echó, de su indigencia, todo el


medio de vivir que tenía”. 5 Más tarde, cuando
algunos hablaban respecto al templo, cómo
estaba adornado de piedras hermosas y cosas
dedicadas, 6 él dijo: “En cuanto a estas cosas que
contemplan, vendrán los días en que no se dejará
aquí piedra sobre piedra que no sea derribada”.
7 Entonces le interrogaron, diciendo: “Maestro,

¿cuándo realmente serán estas cosas, y qué será


la señal cuando estas cosas estén destinadas a
suceder?”. 8 Dijo: “Cuidado que no los extravíen;
porque muchos vendrán sobre la base de mi
nombre, y dirán: ‘Yo soy ese’, y: ‘El debido
tiempo se ha acercado’. No vayan en pos de ellos.
9 Además, cuando oigan de guerras y desórdenes,

no se aterroricen. Porque estas cosas tienen que


suceder primero, pero el fin no [sucede]
inmediatamente”. 10 Entonces pasó a decirles:
“Se levantará nación contra nación, y reino
contra reino; 11 y habrá grandes terremotos, y en
un lugar tras otro pestes y escaseces de alimento;
y habrá escenas espantosas, y del cielo grandes
señales. 12 ”Pero antes de todas estas cosas les
echarán mano a ustedes y los perseguirán,
entregándolos a las sinagogas y prisiones, y serán
llevados ante reyes y gobernadores por causa de
mi nombre. 13 Resultará para ustedes en
testimonio. 14 Por lo tanto, resuélvanlo en sus
corazones que no ensayarán de antemano cómo
hacer su defensa, 15 porque yo les daré boca y
sabiduría, que todos sus opositores juntos no
podrán resistir ni disputar. 16 Además, serán
entregados hasta por padres y hermanos y
parientes y amigos, y a algunos de ustedes los
harán morir; 17 y serán objeto de odio de parte de
toda la gente por causa de mi nombre. 18 Y, con
todo, no perecerá ni un cabello de su cabeza.
19 Mediante el aguante de parte de ustedes

adquirirán sus almas. 20 ”Además, cuando vean a


Jerusalén cercada de ejércitos acampados,
entonces sepan que la desolación de ella se ha
acercado. 21 Entonces los que estén en Judea
echen a huir a las montañas, y los que estén en
medio de [Jerusalén] retírense, y los que estén en
los lugares rurales no entren en ella; 22 porque
estos son días para hacer justicia, para que se
cumplan todas las cosas que están escritas. 23 ¡Ay
de las mujeres que estén encintas y de las que
den de mamar en aquellos días! Porque habrá
gran necesidad sobre la tierra e ira sobre este
pueblo; 24 y caerán a filo de espada y serán
llevados cautivos a todas las naciones; y
Jerusalén será hollada por las naciones, hasta
que se cumplan los tiempos señalados de las
naciones. 25 ”También, habrá señales en el sol y
en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra
angustia de naciones, por no conocer la salida a
causa del bramido del mar y [de su] agitación,
26 mientras que los hombres desmayan por el

temor y la expectación de las cosas que vienen


sobre la tierra habitada; porque los poderes de
los cielos serán sacudidos. 27 Y entonces verán al
Hijo del hombre viniendo en una nube con poder
y gran gloria. 28 Pero al comenzar a suceder estas
cosas, levántense erguidos y alcen la cabeza,
porque su liberación se acerca”. 29 Con eso les
habló una ilustración: “Noten la higuera y todos
los demás árboles: 30 Cuando ya echan brotes,
ustedes, al observarlo, saben para sí que ya se
acerca el verano. 31 Así también ustedes, cuando
vean suceder estas cosas, sepan que el reino de
Dios está cerca. 32 En verdad les digo: Esta
generación no pasará de ningún modo sin que
todas las cosas sucedan. 33 El cielo y la tierra
pasarán, pero mis palabras de ningún modo
pasarán. 34 ”Mas presten atención a sí mismos
para que sus corazones nunca lleguen a estar
cargados debido a comer con exceso y beber con
exceso, y por las inquietudes de la vida, y de
repente esté aquel día sobre ustedes
instantáneamente 35 como un lazo. Porque
vendrá sobre todos los que moran sobre la haz de
toda la tierra. 36 Manténganse despiertos, pues,
en todo tiempo haciendo ruego para que logren
escapar de todas estas cosas que están destinadas
a suceder, y estar en pie delante del Hijo del
hombre”. 37 De modo que de día enseñaba en el
templo, pero de noche salía y se alojaba en la
montaña llamada el monte de los Olivos. 38 Y
todo el pueblo, temprano en el día, acudía a él en
el templo para oírle.”
Lucas 22:1-71 “Ahora bien, se acercaba la fiesta
de las tortas no fermentadas, la llamada Pascua.
2 Y los sacerdotes principales y los escribas

buscaban de qué manera les sería eficaz


deshacerse de él, porque temían al pueblo. 3 Pero
Satanás entró en Judas, el que se llamaba
Iscariote, que se contaba entre los doce; 4 y él se
fue y habló con los sacerdotes principales y los
capitanes [del templo] acerca de la manera eficaz
de traicionarlo a ellos. 5 Pues bien, estos se
regocijaron y convinieron en darle dinero en
plata. 6 De modo que él consintió, y se puso a
buscar una buena oportunidad para traicionarlo
a ellos sin que estuviera presente una
muchedumbre. 7 Entonces llegó el día de las
tortas no fermentadas, en que hay que sacrificar
la [víctima de la] pascua; 8 y él despachó a Pedro
y a Juan, y dijo: “Vayan y preparen la pascua
para que la comamos”. 9 Ellos le dijeron:
“¿Dónde quieres que [la] preparemos?”. 10 Él les
dijo: “¡Miren! Al entrar en la ciudad los
encontrará un hombre que lleva una vasija de
barro con agua. Síganlo hasta dentro de la casa
en que entre. 11 Y tienen que decir al dueño de la
casa: ‘El Maestro te dice: “¿Dónde está el cuarto
para convidados en que pueda comer la pascua
con mis discípulos?”’. 12 Y ese les mostrará un
cuarto grande, arriba, amueblado. Prepáren[la]
allí”. 13 De modo que ellos partieron y lo hallaron
así como él les había dicho, y prepararon la
pascua. 14 Al fin, cuando llegó la hora, él se
reclinó a la mesa, y los apóstoles con él. 15 Y les
dijo: “En gran manera he deseado comer con
ustedes esta pascua antes que sufra; 16 porque les
digo: No volveré a comerla hasta que quede
cumplida en el reino de Dios”. 17 Y, aceptando
una copa, dio gracias y dijo: “Tomen esta y
pásenla del uno al otro entre ustedes; 18 porque
les digo: De ahora en adelante no volveré a beber
del producto de la vid hasta que llegue el reino de
Dios”. 19 También, tomó un pan, dio gracias, lo
partió, y se lo dio a ellos, diciendo: “Esto significa
mi cuerpo que ha de ser dado a favor de ustedes.
Sigan haciendo esto en memoria de mí”.
20 También, la copa de la misma manera después

que hubieron cenado, diciendo él: “Esta copa


significa el nuevo pacto en virtud de mi sangre,
que ha de ser derramada a favor de ustedes.
21 ”Pero, ¡miren!, la mano del que me traiciona

está conmigo en la mesa. 22 Porque el Hijo del


hombre se va conforme a lo que está designado;
no obstante, ¡ay de aquel hombre por medio de
quien es traicionado!”. 23 De modo que
comenzaron a tratar entre sí la cuestión de quién
de ellos realmente sería el que estaba a punto de
hacer esto. 24 Sin embargo, también se suscitó
entre ellos una disputa acalorada sobre quién de
ellos parecía ser el mayor. 25 Pero él les dijo: “Los
reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y a
los que tienen autoridad sobre ellas se les llama
Benefactores. 26 Ustedes, sin embargo, no han de
ser así. Antes, el que sea mayor entre ustedes
hágase como el más joven, y el que actúe como
principal, como el que ministra. 27 Porque, ¿cuál
es mayor?: ¿el que se reclina a la mesa, o el que
ministra? ¿No es el que se reclina a la mesa? Mas
yo estoy en medio de ustedes como el que
ministra. 28 ”Sin embargo, ustedes son los que
con constancia han continuado conmigo en mis
pruebas; 29 y yo hago un pacto con ustedes, así
como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para
un reino, 30 para que coman y beban a mi mesa
en mi reino, y se sienten sobre tronos para juzgar
a las doce tribus de Israel. 31 ”Simón, Simón,
¡mira! Satanás ha demandado tenerlos para
zarandearlos como a trigo. 32 Mas yo he hecho
ruego a favor de ti para que tu fe no desfallezca; y
tú, una vez que hayas vuelto, fortalece a tus
hermanos”. 33 Entonces le dijo él: “Señor, estoy
listo para ir contigo a la prisión así como a la
muerte”. 34 Pero él dijo: “Te digo, Pedro: No
cantará hoy el gallo hasta que tres veces hayas
negado conocerme”. 35 También les dijo:
“Cuando los envié sin bolsa y sin alforja y sin
sandalias, no les faltó nada, ¿verdad?”. Ellos
dijeron: “¡No!”. 36 Entonces les dijo: “Mas ahora,
el que tiene bolsa, tómela, así mismo también la
alforja; y el que no tiene espada venda su prenda
de vestir exterior y compre una. 37 Porque les
digo que esto que está escrito tiene que realizarse
en mí, a saber: ‘Y fue contado con los
desaforados’. Porque lo que tiene que ver
conmigo está realizándose”. 38 Entonces ellos
dijeron: “Señor, ¡mira!, aquí hay dos espadas”. Él
les dijo: “Basta”. 39 Al salir, se fue como de
costumbre al monte de los Olivos; y le siguieron
también los discípulos. 40 Una vez que llegaron al
lugar, les dijo: “Ocúpense en orar, para que no
entren en tentación”. 41 Y él mismo se apartó de
ellos como a un tiro de piedra, y dobló las
rodillas y se puso a orar, 42 diciendo: “Padre, si
deseas, remueve de mí esta copa. Sin embargo,
que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya”.
43 Entonces se le apareció un ángel del cielo y lo

fortaleció. 44 Mas él, entrando en agonía,


continuó orando más encarecidamente; y su
sudor se hizo como gotas de sangre que caían al
suelo. 45 Y levantándose de orar, fue a los
discípulos y los halló adormitados de
desconsuelo; 46 y les dijo: “¿Por qué duermen?
Levántense y ocúpense en orar, para que no
entren en tentación”. 47 Mientras él todavía
hablaba, ¡mira!, una muchedumbre, y el que se
llamaba Judas, uno de los doce, iba delante de
ellos; y se acercó a Jesús para besarlo. 48 Pero
Jesús le dijo: “Judas, ¿con un beso traicionas al
Hijo del hombre?”. 49 Cuando los que estaban en
derredor de él vieron lo que iba a acontecer,
dijeron: “Señor, ¿herimos con la espada?”.
50 Uno de ellos sí hirió al esclavo del sumo

sacerdote y le quitó la oreja derecha. 51 Pero,


respondiendo, Jesús dijo: “Hasta esto dejen que
llegue”. Y tocó la oreja y lo sanó. 52 Entonces
Jesús dijo a los sacerdotes principales y a los
capitanes del templo y a los ancianos que habían
venido allí por él: “¿Salieron con espadas y
garrotes como contra un salteador? 53 Mientras
estaba con ustedes día tras día en el templo no
extendieron las manos contra mí. Pero esta es su
hora y la autoridad de la oscuridad”. 54 Entonces
lo arrestaron y se lo llevaron y lo introdujeron en
la casa del sumo sacerdote; pero Pedro seguía de
lejos. 55 Cuando encendieron fuego en medio del
patio y se sentaron juntos, Pedro estaba sentado
entre ellos. 56 Pero cierta sirvienta lo vio sentado
a la brillante lumbre y lo miró detenidamente y
dijo: “Este hombre también estaba con él”.
57 Pero él lo negó, diciendo: “No lo conozco,

mujer”. 58 Y poco tiempo después otra persona,


al verlo, dijo: “Tú también eres uno de ellos”.
Pero Pedro dijo: “Hombre, no lo soy”. 59 Y
después que pasó como una hora, otro se puso a
insistir enérgicamente: “¡Por cierto este también
estaba con él; porque, de hecho, es galileo!”.
60 Pero Pedro dijo: “Hombre, no sé lo que dices”.

Y al instante, mientras él todavía estaba


hablando, cantó un gallo. 61 Y el Señor se volvió y
miró a Pedro, y Pedro recordó lo que el Señor
había expresado cuando le dijo: “Antes que el
gallo cante hoy, me repudiarás tres veces”. 62 Y
salió fuera y lloró amargamente. 63 Ahora bien,
los varones que lo custodiaban se pusieron a
burlarse de él, y le pegaban; 64 y después de
cubrirlo, preguntaban y decían: “Profetiza.
¿Quién es el que te hirió?”. 65 Y seguían diciendo
otras muchas cosas en blasfemia contra él. 66 Al
fin, cuando se hizo de día, se reunió la asamblea
de los ancianos del pueblo, tanto los sacerdotes
principales como los escribas, y estos lo llevaron
dentro de la sala de su Sanedrín, y dijeron: 67 “Si
eres el Cristo, dínoslo”. Pero él les dijo: “Aunque
se lo dijera, de ningún modo lo creerían.
68 Además, si los interrogara, de ningún modo

contestarían. 69 Sin embargo, desde ahora en


adelante el Hijo del hombre estará sentado a la
poderosa diestra de Dios”. 70 Con esto, todos
dijeron: “¿Eres tú, por lo tanto, el Hijo de Dios?”.
Él les dijo: “Ustedes mismos dicen que lo soy”.
71 Ellos dijeron: “¿Por qué necesitamos más

testimonio? Pues nosotros mismos [lo] hemos


oído de su propia boca”.”