Está en la página 1de 2

La música escénica en España; Sebastián Durón y Antonio Literes

Sebastián Durón nació en Brihuega, Guadalajara, y falleció en Cambo-les-


Bains, Francia el día 3 de agosto de 1716 fue un famoso compositor y organista
español.

Recibió las enseñanzas de su hermano Diego Durón, también compositor. Sebastián


ejerció como organista en distintas catedrales. En 1691 es nombrado organista de la
Real Capilla del rey Carlos II en Madrid. Tras la muerte de éste y el ascenso al trono
español del nuevo monarca Borbón, Felipe V, es nombrado en 1701 maestro de la
Real Capilla. Mantendrá este puesto hasta 1706, cuando fue suspendido a causa del
apoyo expreso del músico al archiduque Carlos de Austria durante la Guerra de
Sucesión Española, que terminó con la victoria del candidato borbónico, el rey Felipe
V. Durón se exilió a Francia ese mismo año. A partir de 1715 ejerció en Bayona de
capellán de la reina exiliada Mariana de Neoburgo, viuda de Carlos II. Murió
en Cambo-les-Bains en 1716, enfermo de tuberculosis.

Durón adoptó un estilo italianizante y por ello Benito Gerónimo Feijoo le consideraba el
responsable de la decadencia de la música española. Antonio de Literes era comparado
con Durón por parte de Feijoo, y lo enaltecía para hacer ver que Durón era el causante de
la decadencia de la música española. Los estudiosos modernos han matizado estas
apreciaciones. Al contrario de lo que sostiene Feijoo, Literes recibió una influencia de la
música italiana mucho más acusada que Durón, que era un compositor de mayor edad y
más tradicional que, además, en su música para la escena no sólo empleó un estilo
italianizante sino que: emplea seguidillas y, en sus melodías encontramos las huellas
de la música popular española.
Durón compuso obra lírica y obra religiosa.

Antonio de Literes, también Antonio Literes Artá, Mallorca, nació el 18 de


junio de 1673 en Madrid, y falleció el 18 de enero de 1747. Fue
un compositor español, uno de los principales autores barrocos de zarzuela.
Comenzó su formación en 1688 como niño de coro en la capilla real,
estudiando violín bajo la dirección de Manuel de Soba. La documentación de la capilla
real aclara que Literes fue compositor para la misma a partir de 1690, en 1696 se le
encarga la composición de villancicos para la fiesta del corpus y Lamentaciones para
la Semana Santa.
En 1720 se le reconoce como uno de los instrumentistas más hábiles de la capilla real
así como su habilidad como compositor.
En 1734 después de un desastroso incendio en el palacio real que destruyó el archivo
musical, es encargado junto con José Nebra y el maestro de capilla José de Torres de
reconstruir la colección y componer música nueva para reemplazar lo que se había
perdido.
Otra de sus actividades consistió en composición de música para diversas zarzuelas y
otras obras escénicas como Los elementos descrita como una “opera armónica al
estilo italiano” cuya partitura se conserva al igual que la de cuatro zarzuelas. En los
primeros años del siglo XVIII publica diferentes obras por la imprenta de José de
Torres, muchas de ellas cantatas encargadas por miembros de la aristocracia. Los
Elementos, por ejemplo, están dedicados a los duques de Medina de las Torres.
Compuso también música para zarzuelas que se representaron fuera de la corte, en
diferentes teatros de Madrid, beneficiándose de la nueva política de los Borbones que
permitía a los músicos de la capilla real realizar actividades ajenas a las de la corte.
A pesar de su éxito, su importancia como músico real decayó progresivamente con la
llegada de nuevos compositores italianos protegidos de la reina. En el inventario que
se realizó en el momento de su muerte, se incluyen entre sus posesiones
un Stradivarius fabricado en Cremona.
Lo que observamos en conclusión de estos dos compositores, es que estaban muy
ligados a Feijoo, el cual enaltecía a uno de los dos y al otro lo detestaba.