Está en la página 1de 1

ANTENAS Y SALUD

PREGUNTAS FRECUENTES Y RESPUESTAS


Esas preguntas y respuestas están orientadas al público en general y su finalidad es
intentar aclarar algunas de las principales dudas y preocupaciones del ciudadano común,
que no necesita entrar en aspectos técnicos ni científicos profundos más allá de
conocimientos básicos y que tiene el derecho a no ser manipulado por personas o grupos
con diversos intereses económicos o políticos. Las respuestas que aquí se dan a las
preguntas planteadas reflejan el conocimiento y experiencia de diversos especialistas y
técnicos, que llevan muchos años estudiando e investigando estos temas y muchos de
ellos trabajan cotidianamente con antenas y sistemas de comunicaciones radioeléctricas.
1. ¿Las antenas causan daños a la salud humana?
Aquí hay que distinguir dos situaciones. Una, la de las antenas fijas, instaladas en
azoteas o tejados En condiciones normales, para el público en general, estas antenas, o
mejor dicho, la radiación emitida por estas antenas, no causa daños a la salud. Por lo
menos hasta ahora no se conoce de ningún caso en que se pueda asociar ninguna
enfermedad a la existencia de esas antenas. Otra situación es la de las antenas de los
teléfonos móviles de bolsillo, que se trata en la pregunta [ ].
2. Y, ¿cuáles son esas “condiciones normales”?
Al decir “condiciones normales”, se intenta dar a entender las condiciones en que
inmensa mayoría de la gente realiza su vida cotidiana en casa, en el trabajo o en la calle.
Hasta hace pocos años, antes de la expansión que ha tenido la telefonía móvil, la mayor
parte de las antenas que se veían eran las de radio o televisión, a veces fuera de las
zonas pobladas y otras en las propias zonas urbanas Por lo general estas antenas de
radio y televisión o de otras sistemas de comunicaciones, están a distancias más o menos
grandes de las zonas pobladas y solamente unas cuantas personas, principalmente
aquéllas que trabajan directamente con los sistemas transmisores pueden acceder a la
zona cercana a las antenas o pasan un tiempo considerable en su cercanía.
Sin embargo, desde hace unos años, según se ha extendido la telefonía móvil, viene
siendo necesaria la instalación de antenas fijas en zonas urbanas pobladas, para poder
hacer posible la comunicación entre los teléfonos móviles. Aunque por lo general estas
antenas se instalan en edificios altos, a veces es necesario instalarlas en las fachadas de
edificios, sobre todo en zonas con edificios altos y calles estrechas. Esto da lugar a que
más gente esté ahora más cerca de algunas de esas antenas. Estas antenas ya no pasan
desapercibidas y su presencia produce un “impacto visual” que muchas personas
encuentran desagradable. Esto aunado a que es bien sabido que las antenas emiten
alguna forma de energía ha dado lugar a la preocupación esa energía pueda ser dañina
para las personas.
Sin embargo, la gran mayoría de las personas no suelen estar habitualmente a
distancias suficientemente cercanas a esas antenas como para que la energía emitida
produzca ningún efecto apreciable sobre el cuerpo humano.