Está en la página 1de 2

FIDEICOMISO.

En la Ley 189-11 se incorpora el fideicomiso en la Republica Dominicana, y se define


en la misma de la siguiente forma: ‘’El fideicomiso es el acto mediante el cual una o
varias personas, llamadas fideicomitentes, transfieren derechos de propiedad u otros
derechos reales o personales, a una o varias personas jurídicas, llamadas fiduciarios,
para la constitución de un patrimonio separado, llamado patrimonio fideicomitido, cuya
administración o ejercicio de la fiducia será realizada por el o los fiduciarios según las
instrucciones del o de los fideicomitentes, en favor de una o varias personas, llamadas
fideicomisarios o beneficiarios, con la obligación de restituirlos a la extinción de dicho
acto, a la persona designada en el mismo o de conformidad con la ley’’.
El contrato de fideicomiso se da entre dos partes (llamadas partes stricto sensu):
fideicomitente/fiduciante - fideicomitido/fiduciario; aunque la relación fiduciaria se da
entre cuatro sujetos: los antes mencionados más el beneficiario (que puede o no existir)
y el fideicomisario. El fiduciante decide disponer de ellos a favor de un fiduciario, para
cumplir un fin determinado, el primer paso generalmente es dado por el fiduciante, quien
busca o elige un fiduciario en vista a pactar con él las condiciones de un acuerdo que
puede tener extensas proyecciones en el tiempo. El rol del fiduciante, como impulsor de
los actos que han de llevar a la constitución del fideicomiso, consiste en:

 La designación del fiduciario, en virtud de la confianza que se deposita en él.


 La decisión de desposeerse de ciertos bienes de su propiedad y transferirlos al
fiduciario.
 La especificación de los fines para los cuales es instituido el fideicomiso y, en
particular, el nombramiento de los beneficiarios en interés de quienes habrá de
actuar el fiduciario.
Una considera la realización de sus objetivos al vencimiento del plazo o al cumplirse la
condición según el contrato. La otra enfrenta la disolución anticipada por obra de las
circunstancias, lo cual puede significar la frustración de dichos objetivos.
Producido el hecho que configuraba la condición, trascurrido el tiempo previsto, el
fideicomiso ha servido a los propósitos de las partes y debe entrar en liquidación.

Ventajas:
 El fideicomiso es una garantía exclusiva, no se comparte con otros acreedores.
 Considerando que el patrimonio no responde por las deudas del fideicomitente,
fideicomisario o fiduciario, el patrimonio es inembargable y se encuentra fuera de la
masa concursal.
 Es una herramienta flexible, la cual permite tener diferentes tipos de bienes
(terrenos, derechos de cobro, flujos dinerarios, equipos, acciones, entre otros) y
cumplir con múltiples encargos. Cada contrato se estructura a la medida de las
necesidades de las partes.
 Facilita el acceso al crédito, ya que con el fideicomiso se mitigan riesgos en la
operación y en una eventual ejecución.
 La ejecución no requiere de un proceso judicial, por lo tanto, la recuperación de
financiamientos es más rápida y eficaz.
 El fideicomiso no entorpece los procesos operativos del fideicomitente.
 Es una estructura tributariamente neutra.
 Es una figura sólida.