Está en la página 1de 3

http://www.reforma.com/ -- Urge Aguayo a salvar la tr... http://www.reforma.com/enfoque/articulo/581/116108...

Urge Aguayo a salvar la transición


Dirigido más a la sociedad civil que a la clase política, Sergio Aguayo ofrece respuestas sobre por qué la democracia
en México muere día a día
Por Jésica Zermeño

Ciudad de México (24 octubre 2010).- Su inquietud comenzó en 2003, en julio, cuando el partido México Posible perdió
el registro. Participar en su conformación y vivir el fracaso de la elección sacudió a Sergio Aguayo. Siete años
después el académico asegura que su experiencia estuvo lejos de la democracia que soñaba, pues conoció el impacto
corruptor que tiene el dinero público en la vida interna de un partido que pretendía ser diferente.

Luego, un mes después, una cena: Vicente Fox invitó a Los Pinos a un grupo plural de intelectuales y él fue uno de
los invitados. Esa noche de agosto los integrantes del círculo rojo cuestionaron al primer mandatario como nunca lo
habían hecho. Le recriminaron por qué no había estado a la altura de su papel histórico, por qué no había cumplido
con su compromiso de castigar a los violadores de derechos humanos, de combatir la corrupción. Recuerda que la
velada fue tan desagradable que Marta Sahagún derramó lágrimas. Fue la última cena de ese tipo en el sexenio.

"Esa noche, cuando salí de Los Pinos, me sentía mal conmigo mismo, muy desconcertado. No era sólo tristeza, era
desconcierto. Me preguntaba qué carajos pasó, dónde se había desviado la transición. Tenía que explicarme qué
había pasado para decidir qué era lo que iba a hacer, porque en el pasado lo tenía claro, defender los derechos
humanos, pelear por la democracia, las causas en las que yo me he involucrado en los años que llevaba ya de ser
activista, académico y analista para medios de comunicación. En ese momento no sabía hacia dónde iba", asegura el
investigador, que realizó estudios de postdoctorado en la Universidad John Hopkins.

Así decidió que comenzaría a escribir el libro que hoy presenta tras siete años de trabajo, Vuelta en U. Guía para
entender y reactivar la democracia estancada (Taurus, 2010). Un libro que ofrece una respuesta a aquellos que se
preguntan por qué México no ha podido deshacerse del lastre del autoritarismo, por qué la democracia mexicana
vive una muerte lenta día a día. Y no sólo da respuestas, también muchos datos.

"Es una luz de información, porque no bastaba con un ensayo en el cual fuera mi palabra, sino que lo que quise fue
poner en cifras el drama de una democracia traicionada. Porque la democracia mexicana es una democracia
traicionada. La traicionó el PAN y la traicionó el PRD, cada uno a su manera y por sus motivos, por sus visiones
cortoplacistas.

"Una vez entendido esto vienen malas y buenas noticias. La mala es que la sociedad quedó fuera de la transición, ésa
es la gran conclusión, nos fue mal en relación con partidos, gobernadores, multimillonarios y grandes empresas, en
términos comparativos. Pero la buena, y estoy convencido, es que el autoritarismo se modernizó pero al mismo
tiempo se descuadró, por lo tanto no está todavía constituido un régimen definitivo. Ningún actor controla las
suficientes parcelas de poder nacionales como para tener un regreso al presidencialismo autoritario. Es decir, hay
enormes vacíos y enormes oportunidades que pueden ser aprovechados por las fuerzas a favor de una democracia
modernizadora. Hay con qué dar una buena pelea".

Las pruebas

Por las páginas de Vuelta en U desfilan los personajes y procesos que, a juicio del autor, configuraron el sistema
político mexicano durante el último siglo. En el volumen puede encontrarse una propuesta teórica propia para

1 de 3 10/28/10 7:32 AM
http://www.reforma.com/ -- Urge Aguayo a salvar la tr... http://www.reforma.com/enfoque/articulo/581/116108...

entender la transición mexicana con cinco variables: los cambios en la estructura económica, el debilitamiento del
bloque gobernante, el incremento de la autonomía para las personas y grupos, el peso del exterior para justificar el
régimen y el papel de la libertad de información.

Este conjunto de ideas parte de una tesis presentada por el historiador Lorenzo Meyer en los setenta: tras la
Revolución Mexicana el Estado no se deshizo de su carácter autoritario, sólo se modernizó.

A estos antecedentes Aguayo agrega un apartado: el análisis de los fraudes electorales acontecidos en México desde
1910. Con ello, intenta describir el modus operandi electoral de la clase política autoritaria hasta hoy.

Primero describe las derrotas de Francisco I. Madero (1910), José Vasconcelos (1929), Juan Andreu Almazán (1940) y
Miguel Enríquez Guzmán (1952). Salvo el primero, todos fueron derrotados por candidatos del Partido Revolucionario
Institucional –bajo cualquiera de sus nombres– en elecciones cuestionadas. Después, analiza con más detenimiento
los procesos electorales de 1988 y 2006, a su parecer también fraudes y momentos fundamentales de la transición.

"Tras explicar los fraudes hubo que derruir varios mitos. Por ejemplo, que los partidos son los protagonistas de la
transición. Falso. Son actores importantes pero no fueron los protagonistas, es la sociedad civil, las grandes reformas
electorales vienen después de movimientos sociales, como el 68 y la aparición de la guerrilla. Siempre, hasta ahora.

"Luego viene la explicación de qué fue lo que le pasó a Fox. Cuando entendí lo que había pasado con él, su drama,
noté que es el drama de la democracia, porque Fox no es resultado de sí mismo, es resultado de un partido que en el
88 empieza a traicionarse, y luego describo la forma como Fox ejerció el poder para entender el 2006. ¿Por qué era
importante el 2006? Porque era la prueba de que las elecciones limpias y confiables ya habían llegado para
quedarse, pero nos equivocamos", sostiene.

Aguayo también aporta datos de las consecuencias indeseadas de la transición, como la proliferación del crimen
organizado, la conversión del presidencialismo en muchos presidencialismos comandados por gobernadores-
caciques –junto con la repartición de los recursos acorde con este modelo– y el incremento del poder de las
televisoras, entre otras.

Sin embargo, a su juicio no todas las consecuencias han sido negativas para la ciudadanía. Gracias a la indiferencia
de los actores de la transición hacia las causas ciudadanas la sociedad se dio cuenta de que tenía que organizarse y
defenderse sola, en México y en el extranjero. Es decir, hacer "diplomacia ciudadana". Gracias a esta toma de
conciencia, el Estado mexicano ha sido auditado como nunca en materia de derechos humanos a nivel internacional.

"Uno de los errores que cometimos fue transferir a otros la responsabilidad de defendernos, un líder carismático, los
partidos, el gobierno. Por supuesto que tienen responsabilidad, pero la primera responsabilidad recae en nosotros, y
hablando del exterior la solidaridad es de quien la trabaja, y no nos van a regalar la solidaridad, tenemos que
conquistarla.

"¿En qué momentos tuvimos éxito? Cuando nos unimos activistas, académicos y periodistas con la solidaridad
internacional. Conseguimos recursos. No quería dejar un libro amargo de denuncia. No sirve de nada lamentarse. Yo
podría sentarme a llorar en el parque por todo lo que dejé de hacer. Cuando entendí que estamos en una nueva
etapa pensé que hay que empezar a diseñar las metodologías de la transformación".

El futuro

El investigador, quien cumplió ya 47 años de activista (en 1963 comenzó a participar en la política estudiantil de su
natal Jalisco), evita enumerar y describir escenarios de qué pasará con la transición en el corto plazo, o si habrá más o
menos democracia. Sólo tiene una certeza: "hay que prepararnos para el regreso del PRI y hay que defender lo que
hemos logrado en el Distrito Federal". Como hombre de izquierda, ve en la capital del país el proceso de transición
más acabado de todo el territorio nacional, pero también reconoce que los movimientos de izquierda están más que
nunca alejados de la izquierda partidaria, una izquierda que sólo se ha preocupado por mantenerse en el poder y

2 de 3 10/28/10 7:32 AM
http://www.reforma.com/ -- Urge Aguayo a salvar la tr... http://www.reforma.com/enfoque/articulo/581/116108...

obtener ganancias.

"Vamos a ver iniciativas inéditas de organización y, por desgracia, uno de los movimientos sociales más fuertes en
este momento es el crimen organizado. Tiene una base social real, y no sabemos si la va a movilizar o no. Luego está
el movimiento de Andrés Manuel López Obrador, o el antorchismo, o una serie de organizaciones regionales que
están porque hay vacíos de poder y quieren aprovechar el resquebrajamiento que hay. Tras la transición fallida todos
nos dimos cuenta que el que no se moviliza nadie lo escucha, nadie nos va a defender.

"Es tan seria la inestabilidad generada por la mezquindad y la terquedad de miras de quienes detentan el poder que
el sistema está dejando de ser funcional en un buen número de dimensiones. Esas condiciones son propicias para
que se den reajustes en varios frentes", asegura.

Pensando en ese futuro, Aguayo decidió pensar en un interlocutor distinto para su último libro. En Vuelta en U no se
dirige a la clase política, como en sus trabajos anteriores, sino a la sociedad organizada, a aquellos ciudadanos
dispuestos a actuar, en mayor o menor escala, para cambiar el futuro del país. En sus palabras, decidió escribirle a los
inquietos por la política.

El académico cierra su investigación con una serie de recomendaciones para fortalecer la democracia que pueden ser
implementadas por la sociedad activa a la que se dirige, como el monitoreo ciudadano a los partidos políticos, a los
organismos públicos de derechos humanos y a los cuerpos de seguridad. Si alguna lección trajo la transición a
México es que la democracia no llegará sólo por la vía electoral; lo que le ha faltado son contrapesos sociales,
argumenta.

Todo con el fi n de que México no fracase eternamente en conseguir la democracia.

"Los dos próximos años son particularmente inestables. Lo que yo estoy planteado es algo diferente, es decirle a los
grupos ciudadanos 'aprovechemos la realidad relativamente libre que hay en estos espacios para ver si podemos
defendernos mejor. Un relato bien articulado, una propuesta bien hecha, con el concurso del mundo académico y
respaldado por algunos medios de comunicación, tiene la posibilidad de crecer muchísimo en estos momentos por el
vacío creado ante las tendencias suicidas de la clase política", concluye.

Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo

Fecha de publicación: 22-Oct-2010

3 de 3 10/28/10 7:32 AM