Está en la página 1de 4

EL PODER DE LAS CREENCIAS

para enfermar y sanar


En el ser humano el sentir una determinada emoción conlleva
implícito un conjunto de interpretaciones y racionalizaciones cons-
cientes e inconscientes. Comprendé en esta nota, el poder de las
creencias y los mandatos familiares-culturales en tu vida.

En los últimos años, diferentes estudios científicos demostraron de manera con-


tundente que el cuerpode cada persona se ve afectado por sus propios pensa-
mientos. Siguiendo esta línea, ya no se considera solamente al estrés como un
factor determinante en la salud, sino que también el pensamiento y las creencias
son capaces de activar una respuesta.

Las ideas, esperanzas, emociones y sentimientos son actividades eléctricas y quí-


micas que se registran en las células nerviosas del cerebro. Toda esta actividad, es
la primera herramienta que tiene el cuerpo para defenderse contra los síntomas y
enfermedades, mientras favorece la salud y el bienestar. Por esto mismo, todo lo
que pensás y todo lo que creés tiene sus efectos sobre tu modo de enfermar y sanar.

Las investigaciones más recientes dan evidencias incuestionables de las in-


teracciones mente-cerebro-cuerpo a nivel molecular y celular (neurotransmi-
sores, hormonas, citoquinas) que pueden impactar sobre la salud y la calidad
de vida de los individuos.

Desde la Medicina cuerpo mente alma se propone siempre poner el foco en la


persona, vista desde un abordaje integral que contempla la mente, el cuerpo y el
alma. Por esto, es necesario que cada terapeuta trabaje sobre las percepciones
emocionales y creencias del paciente a nivel consciente y sobre todo sobre la me-
moria implícita, el subconsciente y el inconsciente.

“La enfermedad es el esfuerzo que


hace la naturaleza para curar al
hombre”. Carl Gutav Jung

WWW.DIPLOM AD O MC MA.C O M | 0810


WWW.GRUPOCUERPOMENTEALMA.COM 4444
| 0810 4444 810
810
Entonces, aquí surge la pregunta ¿cuántas veces te sentiste mal sin motivo apa-
rente?Esto pasa porque muchas de las tensiones que acumulás en tu interior se
ven reflejadas en tu exterior. Esa tensión emocional daña paulatina e inexorable-
mente al cuerpo, expresándose mediante depresión, ansiedad o estrés. Esto es
así porque la canalización incorrecta de los conflictos emocionales puede desen-
cadenar en un amplio abanico de enfermedades.

En algunas ocasiones, creés una cosa y decís otra, sentís una cosa y hacés
otra. Las emociones que no expresás afectan tu salud y se manifiestan física-
mente a través del dolor y la enfermedad. A todas las personas, el cuerpoles
envía señales para llamar la atención sobre la existencia de algo que hay que
modificar, ya sean pensamientos negativos o convicciones arraigadas de ma-
nera distorsionada que limitan la vida.

Estas creencias personales, del mundo y del futuro, te llevan a desarrollar es-
tados de ánimo disfuncionales como: fobias, depresión, ansiedad, problemas
de autoestima y trastornos obsesivos. Las distorsiones cognitivas son fallos
de pensamiento que el ser humano utiliza constantemente para interpretar la
realidad de forma irreal.

Además, las percepciones pueden basarse en creencias irreales firmes, pero las
distorsiones no son en sí misma creencias, sino que son los hábitos de pensa-
miento que te llevan a las emociones negativas que influyen en la conducta diaria,
por eso su control es de suma importancia.

Es en base a estas creencias preinstaladas y bajo su mirada, evaluás las situacio-


nes o estímulos a los que te exponés y de ese modo, se marca de forma directa el
modo en el que percibís las diferentes situaciones de tu vida.

Las creencias y el entorno


Para entender más sobre el tema, es útil retomar el libro “Medicina cuerpo
mente alma. Un nuevo campo para la salud” escrito por la Dra. Nadia Giraudo
en el año 2015, donde se explican algunas consideraciones básicas y funda-
mentales sobre el tema.

En uno de los primeros capítulos, la Doctora explica quelas creencias son el sof-
tware o el programa con el que se procesan los datos del entorno, es decir, son el
color de lentes con el que miramos el mundo.

En base a estas creencias vas a catalogar los diferentes datos del entorno, y en base
a estas “catalogaciones” y a las experiencias previas, se desencadenará una res-
puesta determinada. Esto es así porque la función de las creencias es guardar en
el software cerebral las informaciones necesarias para poder actuar rápidamente y
sin necesidad de un análisis complejo de las situaciones que se presenten.

2
A partir de allí, se entiende que las creencias son
esas etiquetas cualitativas que se le ponen a una
determinada situación para darle una valoración
determinada en base, principalmente, al criterio
“bueno-malo” o “beneficioso-peligroso”. Con
esta clasificación de experiencias previas, el ce-
rebro lo que hace es tener ya instalada en el sis-
tema una respuesta rápida de adaptación y pre-
establecida que evite tener que estar evaluando
conscientemente cada suceso para ver cuál es el
modo más eficaz de contestar.

El cerebro contrasta la información que está


percibiendo del entorno en el momento presen-
te con el back up de información que ya tiene
incorporado, a fin de evaluar cuál debe ser la
respuesta de adaptación que se debe poner en
marcha frente a esa situación. Si clasifica lo que
percibe como peligroso, pondrá en marcha una
respuesta de ataque o huida liberando adrena-
lina para que sienta miedo y deseos de huir o
atacar. Si en cambio clasifica el estímulo como
beneficioso o placentero pondrá en marcha una
respuesta para acercarse y mantenerse allí, li-
berando dopamina u oxitocina que generan sen-
saciones agradables.

Este back up de información viene de la vida


extrauterina, como así también de las memo-
rias prenatales, las memorias de adaptación
pertenecientes a los ancestros y también,
memorias y mecanismos adaptativos propios
de la especie humana.

En general, cada persona responde ante todo lo


que sucede inconscientemente desde algún lu-
Un cambio de creencia te lleva directamente a gar del pasado y desde las creencias allí insta-
ladas como si fuera tiempo presente. Esto, pro-
un cambio de percepción. Un cambio de per- duce que estas reacciones sean, generalmente,
cepción te genera una necesidad de respuesta desactualizadas generando una sobre-reacción
diferente ante lo que sucede. Y una respuesta emocional que desencadena la enfermedad al
traducirse ese estrés emocional en una respues-
diferente desactiva el síntoma. ta neuroquímica de adaptación física ante ese
ambiente "interpretado" en base a creencias úti-
les y adecuadas a un momento anterior al actual.

WWW.DIPLOM AD O MC MA.C O M | 0810


WWW.GRUPOCUERPOMENTEALMA.COM 4444
| 0810 4444 810
810