Está en la página 1de 25
Papa! Apne, 21995) Templo portatil. Tiempo fuego Juan Luis Moraza 1. Ser fotografia «Ser 010 ser (Shakespeare). Voro.no ver (Dai. He ah ef problema- (Dat puedes generar informacign sin calor (Les Levine), Hasta qué punto podemos decir, con cierto fundamento, que conocemos el mundo real? La respuesta escéptica adopta como punto de partida Ia consta- tacion de que no existe ninguna forma de establecer una correspondencia fia- ble entre nuestras representaciones y las supuestas propiedades objetivas de! mundo. La ciencia nos dice que lo que llamamos “mundo” no es real: el sol no sale ni se pone, las cosas no tiene color ni solidez: todos son sistemas de giros sobre giros, campos y particulas subatomicas, perturbaciones en el espacio tiempo. Pero entre lo que son desde el punto de vista fisicomatemittico y las “sensaciones desnudas” del sentido comin, y de la camara fotografica, exis- ten mediaciones. Las imagenes estan respecto al hombre igual que é! respec- to al mundo. No sentiriamos ser si sintiésemos todo lo fisico/quimico" que somos. Lo mecénico es justo aquello que no puede renunciar a su complejidad, su indiferencia, al cualquierismo que afecta a la base fisica de la realidad. Sin dejar de ser mecanicos, somos ademas vivientes, que someten lo mecanico a sucesivas represiones, a potencias de totalidad, a imagenes de singularidad, Somes “diploides” (Bacca), de varios modos al mismo tiempo; somos un ani mal que ve doble, triple, cuadruple ...somos en imagenes, y lo visible no es sino na mediacién totifactora contra la disolucion. La muerte no s6lo es una vuel- ta a la base fisica 1o que de amasijo de quarks estamos siendo- sino sobre todo el fin de ese nivel de realidad. Pasar a “otra vida" es el final de esa ima- gen que oculta esa “otra vida” mecanica e inmortal que estamos siendo. De hecho, lo Unico mortal es el alma, la forma, la imagen. El reino de “la otra vida” de la que el ver no quiere saber es medible segan las cualidades fisicas de la luz, velocidad, masa, etc. “Esta vida" corresponde 411 MORAZA a un umbral de temperatura, de velocidad, por debajo y por encima de! cual esta la “otra”. El universo hierve: su luz y color son el resultado de ese pequerio her: vor electromagnético. Todo pierde algo y algo gana al ser iluminado, se quema y se consume.¥ ios ojos hierven con el hervor de la luz en las cosas. Somos intermediarios de fuego, ...ni frios ni calientes, nuestra existencia depende de una otganizacién matizada que realiza operaciones controladas con ese hervor. Si serse es verse, los ojos filogenéticos son una de nuestras oportunidades de ver, como lo habrén sido, por ingenio, el microscopio o la cémara fotogréfica, Como los aluros de plata, somos fotosensibles, biofotosensibles, intermedia rios de luz segtin una economia de fuego. Sobrevivimos gracias a los calculos sensibles de nuestros receptores especializados; proyectamos sobre el mundo nuestra disponibilidad visual (nuestro potencial de super vivencia). Esa transmi- sién no es inmediata, implica complejos sistemas de codificacion y decodifica cion, de traducciones de traducciones que no nos atrecen datos de lo real, sino condiciones de posibilidad de conocimiento (de uso). Nuestra percepcion es ef resultado de sofisticados sistemas de calculo fisico y quimico cuyo funciona miento queda velado por el efecto sensible: lo que vemos oculta cémo vemos, de modo tal que la sensaciOn es la de una relacion inmediata, primaria: es el tipo de “realismo interno” (Putham) que serviré de base a todas las formas de realismo, Hoy se asume que el cerebro no pone atencién a muchos de los datos recibidos por la retina, sino mas bien los reemplaza por simulaciones que Glo registran lo que no se esperaba: nacemos preparados para ignorar casi todo lo que ocurre en el universo. Dada su artificiosidad, este interno cons: ‘ructivismo perceptivo convoca a todos fos sentidos y es capaz de establecer sistemas de imagenes precisas y compl cadas, y de producir imagenes intracere- brales (imgenes entopticas, mnémicas, fantasticas, oniricas, pareidépticas, eidéti- cas, ilusorias, alucinatorias, etc...). Asi, ver es construir imagenes de sintesis (orgéni ca, mental y sentimental), De modo que la fotografia digital ofrece un modelo cons- tructivo mas acorde con la complejidad del ver que el modelo geométtico de la camara ‘oscura o la fotografia convencional (fig. 1). La fotografia es una maquina para vert ficar qué de visible hay en (es) el mundo. La historia (experimento de 0 que pode- mos ser) ha sido bisqueda de nuevos espectaculos, insatistaccion de la curios oss neagot 2 Maen! dad que nos ha hecho ser lo que somos. a eee 2 La foto habra contribuido a extender nues- Nancy Burson 3082 112 TEMPLO PORTATIL. TIEMPO FUEGO Fig. 2 Lo fotografia clonic, turstia, profesional, artist 2, documenta, pot, pubietania .pertenecen 3 tock clones dstintas, 3 lenguajes y contextos de recepcion die- Fentes. campo fotografen es quiza demasiado dverso ‘om para coneebie ina teora tnifeada sin los resgas de todo exceso generalzacor y de as defiiencias disciplina- res de los ecpecialistas. Fotografia: Una cosecha de muerte. Timothy H. 0” Sulivan, Jul de 1868. tra necesidad totifactora de imagenes (de maneras de estabilidad). Como nos somos en imagenes, es sencillo que creamos en ellas, que a ellas atribuyamos poderes inefables, y que en ellas nos eduquemos (fig. 2). Como artefacto nues- tro, la maquina fotografica nos representa. La consistencia de la imagen foto- grafica que vehicula y alienta el mito de la verdad fotografica, proviene de la correspondencia que existe entre un modelo simplificado de vision ~puesto en attificio por la cémara- y la propia simplificacién de la percepcién -naturalize da por inconsciente. Fuego que fusiona imagen y semejanza, la fotografia ariade una novedad respecto a lo que refiere, pero es znovedad de presencia o de ausencia? gResalta (dice) o desvela (desdice)? gReduce la estabilidad totifac- tora de nuestras imagenes perceptivas, 0 bien nos sume en lo mecénico, nos trasiada sabitamente @ la “otra vida" que, sin ver, estamos siendo? . ahora «El mundo existe (en tanto) fuego |..] Can el fuego tienen intercambio todas las cosas y eon todas 1a3 cosas el fuego, tal como con ef 10 las mercancias y con las mercancias el ord» (Heréclto. +01 don no es don sino en la medida en que da (2 tiempo. (Dera. ‘una nora bien contade no se acabara nunca de cantar. (A. Machado), Entre el big-bang y el big-crunch, lo que sucede es una lenta explosién, una exposicion: la materia como un fuego que se consume a si mismo. En tal flujo de energia, cada cosa es una excitacion concentrada, una forma o fase de! fuego. No es casual que la velocidad de Ia luz sea el para metro que cuan- tifica y cualifica el espacio y e! tiempo universal. Todo es un fuego que “se ¢ 113