Está en la página 1de 34

Artículo de investigación Apuntes del CENES

ISSN 0120-3053
E-ISSN 2256-5779
Volumen 37 - Nº 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Conflicto armado y pobreza en Antioquia


Colombia

Armed Conflict and Poverty in Antioquia


Colombia

Conflito armado e pobreza em Antioquia


Colombia
María Maya Taborda 1∗
Guberney Muñetón - Santa 2∗∗
Jorge Enrique Horbath Corredor 3∗*∗

DOI: https://doi.org/10.19053/01203053.v37.n65.2018.5460

Fecha de recepción: 26 de septiembre de 2016


Fecha de aprobación: 5 de septiembre de 2017

* Antropóloga, MSc. en Ciencia Política. Grupo de investigación Recursos Estratégicos, Región y Dinámicas So-
cioambientales (Rerdsa), Instituto de Estudios Regionales (Iner), Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia.
Correo electrónico: maria.maya1@udea.edu.co - https://orcid.org/0000-0002-8721-6626
** Economista, MSc. en Estudios Socioespaciales. Docente investigador del grupo de investigación Recursos Es-
tratégicos, Región y Dinámicas Socioambientales (Rerdsa), Instituto de Estudios Regionales (Iner), Universidad
de Antioquia, Medellín, Colombia. Correo electrónico: guberney.muneton@udea.edu.co - orcid.org/0000-
0002-5194-1914
*** Doctor en Ciencias Políticas y Sociales. Investigador titular y coordinador del Departamento de Sociedad y Cul-
tura del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), Unidad Chetumal, México. Correo electrónico: jhorbath@ecosur.
edu.mx - orcid.org/0000-0002-7849-2207

213
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

Resumen

El artículo explora la relación entre el conflicto armado y la pobreza


en el departamento de Antioquia, Colombia. Se usa análisis espacial
con datos de diversas bases oficiales y otros provenientes de la pren-
sa. Los resultados evidencian las relaciones espaciales entre el con-
flicto armado y la pobreza con diversas dinámicas territoriales. Se
muestran resultados diferenciados para zonas de control armado y
zonas de confrontación armada. Además, se destacan dos casos de la
relación conflicto armado y pobreza en el departamento de Antioquia
(Oriente y Urabá), con dinámicas y resultados diferentes en cuanto
al conflicto armado y a la pobreza. En las consideraciones finales se
entregan rutas de análisis para comprender mejor el fenómeno de la
pobreza en lugares afectados por el conflicto armado.

Palabras clave: conflicto armado, grupos armados, violencia,


pobreza, NBI, análisis espacial.

Clasificación JEL: D74, I3, R1.

214
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Abstract

The aim of this paper is to explore the relationship between armed conflict
and poverty in the department of Antioquia, Colombia. Drawing on
various official and press databases, we present a spatial analysis made up
of quantitative and qualitative data. We highlight the spatial relationships
between armed conflict and poverty, showing how these relationships are
expressed unevenly in the territory. The paper focuses on two spatial units
of analysis, Urabá and Oriente Antioqueño, which have distinct dynamics
and results in terms of armed conflict and poverty. To conclude, we offer
some avenues of research to better understand the phenomenon of poverty
in places affected by armed conflict.

Keywords: armed conflict, armed groups, violence, poverty, spatial


analysis, UBN.

215
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

Resumo

O artigo explora a relação entre o conflito armado e a pobreza no estado de


Antioquia, Colômbia. A análise espacial é realizada através de mapas, jor-
nais e outros materiais provenientes de diversas fontes oficiais. Os resul-
tados apresentam as relações espaciais entre o conflito armado e a pobre-
za, evidenciando as diversas dinâmicas territoriais. É importante destacar
que foram identificados resultados diferenciados para as zonas de controle
e zonas de confronto armado. Além disso, nos casos da relação de conflito
armado e pobreza de Antioquia, destacam-se as regiões do Oriente e Ura-
bá. Essas regiões possuem dinâmicas diferenciadas no que diz respeito ao
conflito armado e à pobreza. Nas considerações finais foi elaborado um ro-
teiro analítico para compreender melhor o fenômeno da pobreza em luga-
res afetados pelo conflito armado.

Palavras chave: Conflito armado, grupos armados, violência, pobreza,


NBI, análise espacial.

216
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

INTRODUCCIÓN Este artículo se inscribe en los es-


tudios regionales del conflicto y la
Una de las claves interpretativas para pobreza, cuya importancia para la
leer el conflicto armado en Colombia comprensión del fenómeno radica en
ha sido la pregunta por su relación con que cada región tiene unas dinámi-
las condiciones económicas y la po- cas específicas de pobreza y conflic-
breza de las poblaciones y territorios. to. Así, las regiones se convierten en
Esta es una aproximación al análisis unidades de análisis del conflicto y la
del conflicto entre otras posibles que pobreza, con explicaciones variadas
se han acercado al fenómeno desde la entre ellas, precisamente, por las in-
cultura, la historiografía y el ámbito teracciones estratégicas de los actores
político-institucional. Aunque el de- armados que allí tienen lugar (Vás-
bate teórico sobre la relación del con- quez, 2008). Esas interacciones como
flicto con la pobreza ha sido amplio, formas de uso, apropiación y domina-
aportar al análisis desde un enfoque ción del espacio, llevan a la construc-
espacial implica ahondar en las singu- ción de realidades sociales; por tanto,
laridades de los espacios y la estrate- al estudiar las diferencias se reconoce
gia de los actores en el territorio; es- la dinámica socioespacial de conflic-
pecialmente, en regiones de Colombia to armado y la pobreza. En este sen-
que han sufrido más con el conflicto tido, la perspectiva espacial juega un
armado, en este caso, el departamento rol esencial en la comprensión de las
de Antioquia. causas y las dinámicas del conflicto,

217
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

así como de las implicaciones en las descriptivo, se generan explicaciones


condiciones de vida de la población globales para Antioquia, que permi-
que habita dichos espacios. ten ver el conflicto en su dimensión
territorial.
Por consiguiente, el presente artícu-
lo hace un análisis exploratorio de la La estructura de este artículo tiene
relación entre el conflicto armado y la cuatro apartados. En el primero se rea-
pobreza, en algunas áreas geográficas liza un acercamiento al debate teórico
del departamento de Antioquia, Co- sobre la relación del conflicto armado
lombia; sin pretender llegar a resulta- y la pobreza en Colombia, mostrando
dos confirmatorios. Se aportan pistas las dos formas en las que se ha plan-
para discutir sobre las causas, los mo- teado la pregunta y algunas direccio-
tivos y las consecuencias del conflicto nes analíticas de sus respuestas. En el
armado y el lugar de la pobreza en el segundo apartado se destacan algunos
análisis. El texto se inserta en la dis- aspectos relevantes de la metodología,
cusión de la relación entre dos de los el manejo de datos, tanto de la pobre-
asuntos con más relevancia social en za como del conflicto armado, y se
el departamento de Antioquia, y, así, expone el procedimiento para su es-
retoma una discusión abierta que cla- pacialización en mapas. En el tercero
ma por nuevos desarrollos de investi- se describen y analizan algunos casos
gación en el contexto colombiano, que particulares que emergen al espaciali-
actualmente enfrenta la construcción zar los datos de conflicto armado en
de paz con base en evidencias de res- Antioquia y confrontarlos con mapas
ponsabilidad. de diferentes mediciones de pobreza.
En el último apartado se exponen las
En la investigación se emplean meto- consideraciones finales del análisis.
dologías cuantitativas y cualitativas,
integradas por el análisis espacial. LA RELACIÓN ENTRE CON-
Así, se identifican geografías del con- FLICTO ARMADO Y POBREZA.
flicto y la pobreza. De este modo, se APROXIMACIONES DESDE LA
le da importancia a fenómenos que LITERATURA COLOMBIANA
generalmente no han sido la explica-
ción predominante de la relación po- Indagar sobre la relación entre el
breza y conflicto en Colombia, como conflicto y la pobreza en territorios
la estrategia de los actores en el terri- específicos puede plantearse de dos
torio, las dinámicas económicas pre- maneras. Primero, desde la inciden-
vias de los lugares, las características cia de la pobreza sobre el conflicto
geográficas y los recursos naturales armado; la causa del conflicto serían
existentes. Además, en un aspecto las condiciones de pobreza. Segundo,

218
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

desde los efectos del conflicto sobre Para mediados de los 90, se abando-
las personas y la economía de los te- na la perspectiva de interpretación
rritorios, es decir, evaluar el conflicto que sugiere el Informe de la Comisión
como causa de pobreza. Ambas pos- de Estudios sobre Violencia. Con el
turas identificadas en la discusión trabajo de Gaitán (1995) se abre una
académica del país. ventana de estudios que usan métodos
econométricos para evidenciar facto-
Un referente de la discusión teórica de res causales del conflicto, entre estos,
la relación entre pobreza y conflicto el régimen político, la naturaleza del
sistema judicial y los altos grados de
en Colombia se puede ubicar en 1987,
impunidad frente al crimen. Este tra-
con el Informe de la Comisión de Es-
bajo se distancia de la perspectiva de
tudios sobre la Violencia (1987). El la multicausalidad para comprender
informe resalta la multicausalidad del el conflicto armado del país (Bonilla,
conflicto armado; la pregunta central 2009; Yaffe, 2011), puesto que dicho
del documento es: ¿Cómo inciden so- enfoque no precisa la interacción de
bre el conflicto factores estructurales las dimensiones y olvida jerarquizar
como las condiciones económicas y la la fuerza de las causas (Bonilla, 2009).
exclusión social? El informe evidencia Gaitán (1995) invita a alejarse de la
el rol de las condiciones de vida y las tesis predominante de que la pobreza
relaciones sociales en el surgimiento y la miseria son las causas profundas
y desarrollo del conflicto armado co- de la violencia y la criminalidad en
lombiano; a los dos aspectos señala- Colombia (Montenegro, 1995). Las
interpretaciones del conflicto armado
dos por el informe se les conoce como
colombiano en los años siguientes si-
“causas objetivas” del conflicto. Ade-
guen la vía trazada por los argumentos
más, cuestiona la tesis de que la vio- de Gaitán (1995).
lencia era fundamentalmente política,
al enunciar múltiples formas de vio- Los estudios posteriores sobre el con-
lencia e identificar, para cada una de flicto llegan desde la economía, con
ellas, sus propias causas y recomen- aportes de medición y análisis teó-
daciones particulares para su supera- rico. La ciencia económica ingresa a
ción (Bonilla, 2009). El informe fue la interpretación del conflicto armado
la fuente interpretativa para explicar el del país cuando el narcotráfico se con-
conflicto armado en Colombia durante vierte en elemento central de financia-
ción de los grupos armados al margen
varios años, centrando la atención en
de la ley (Valenzuela, 2002; Valencia,
las condiciones económicas como una
2006; Bonilla, 2009). Así, hay un giro
de las principales causas. interpretativo que pasa de atribuir el

219
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

conflicto armado a la pobreza, la des- de desvirtuar las causas objetivas con


igualdad y la exclusión, a explicarlo a el argumento de tener falencias me-
través de los intereses económicos de todológicas (Bonilla, 2009; Galindo,
los actores y las deficiencias institu- Restrepo & Sánchez, 2009). Al res-
cionales del Estado. Esta explicación pecto, Gómez (2001) afirma que hay
rechaza la idea de asociar el conflic- una correlación entre desigualdad y
to directamente a los factores socioe- conflicto violento, mas no una rela-
conómicos y se inquieta por analizar ción de causalidad directa, en cuanto
la transformación de las dinámicas la violencia en Colombia obedece más
del conflicto colombiano de la época a la presencia de grupos armados en
(Bonilla, 2009). En los 90, el conflicto los territorios, y menos a la pobreza
armado interno perdió el componente (Galindo, Restrepo & Sánchez, 2009).
netamente político que lo caracteriza- Al final de la discusión, emerge la ne-
ba, para tornarse en un conflicto más cesidad de revisar las diferentes expli-
criminal, captador de rentas económi- caciones del conflicto sin sesgar los
cas de narcotráfico, extorsiones y se- análisis con posturas esencialistas que
cuestro (Gutiérrez & Sánchez, 2006). desvirtúan las múltiples dimensiones
del conflicto armado en Colombia (Va-
Autores de este nuevo consenso aca- lenzuela, 2002; Yaffe, 2011; Galindo,
démico, como Cubides, Olaya y Ortiz Restrepo & Sánchez, 2009).
(1998), Echandía (1999), y Sánchez
(2007), critican la idea que señala a En este sentido, las diversas miradas
las condiciones objetivas como causa para analizar el conflicto no son exclu-
fundamental del conflicto; en sus argu- yentes, pues ayudan a la comprensión
mentos evidencian que los municipios de la dinámica histórica del conflicto
con altas tasas de homicidio se encuen- colombiano y sus diferentes causali-
tran con mayor probabilidad entre los dades (Yaffe, 2011). Las causas obje-
más ricos. Los autores mencionados tivas precisan ser importantes para el
destacan que los altos grados de vio- análisis de los orígenes del conflicto,
lencia en los municipios se relacionan mientras que variables como la co-
con la existencia de grupos armados, dicia por recursos naturales y rentas
actividades ilegales, procesos de colo- económicas derivadas del narcotráfico
nización y la operación de la justicia. y la extorsión, son relevantes desde
principios de los 80 para analizar el
No obstante, el trabajo de Sarmiento y conflicto armado del país (Valenzue-
Becerra (1998) evidencia una relación la, 2002; Pizarro, 2004; Sánchez &
positiva entre desigualdad y conflicto Chacón, 2006). Otra postura que pro-
armado, pero es cuestionado por los mueve retomar el análisis de las cau-
académicos que defienden la postura sas estructurales del conflicto es la de

220
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Galindo, Restrepo y Sánchez (2009), otra dirección, la que se concentra en


quienes reconocen la relación entre el análisis de los efectos del conflicto
exclusión económica y conflicto, pero sobre la pobreza, ha sido menos abor-
como una relación mediada por las es- dada en Colombia, pero presenta más
tructuras institucionales del país. Para acuerdos teóricos (Valencia, 2006; Ya-
estos autores, esta posición es necesa- ffe, 2011). Precisamente, desde finales
ria para una comprensión del conflicto de 1998, la atención se ha centrado en
que aborde la complejidad de la vio- calcular las implicaciones del conflicto
lencia entre grupos, los problemas de en el crecimiento económico; un aná-
representación política y la diversidad lisis de costos asociados a la violencia
institucional. Por esta vía, Horbath (Cuartas, 2012). Bajo estos análisis
(2004) resalta que la relación pobre- se demuestra que el conflicto armado
za y elecciones es una expresión de la afecta los sistemas de comunicación,
violencia, considerada como violencia las torres de transmisión de energía, las
institucional (Horbath, 2004). carreteras, los puentes, la infraestruc-
tura asociada a la producción agrícola
Al respecto, los autores colombianos y a la administración pública, se des-
que han analizado el conflicto desde la truyen viviendas y escuelas, y además
economía han enfatizado en elementos se evidencian menores tasas de esco-
claves para el análisis espacial de este, larización, reducción de la afiliación
como la precariedad de la presencia en salud y mayor mortalidad infantil
estatal y la lucha por los recursos natu- (Galindo, Restrepo & Sánchez, 2009).
rales (Valencia, 2006). Además, estos Otras afectaciones son los costos indi-
trabajos evidencian que la violencia no rectos o de oportunidad, aquellos que
se distribuye de manera aleatoria en el se presentan al considerar el desvío de
territorio (Bonilla, 2009). Un ejemplo recursos a la financiación de la segu-
de esto es la expansión de las guerrillas ridad y la defensa (Valencia, 2006).
entre finales de los 90 y principios del En general, los estudios concuerdan
2000, la cual se relaciona directamente en resaltar que el conflicto castiga el
con el control de zonas de producción desempeño económico de los terri-
y procesamiento de drogas ilícitas y torios, y que es la población pobre la
territorios ricos en oro, carbón, petró- más afectada (Valencia, 2006; Galin-
leo, banano, ganadería y café (Piza- do, Restrepo & Sánchez, 2009; Arias,
rro, 2004; Leiteritz, Nasi & Rettberg, Camacho, Ibáñez, Mejía & Rodríguez,
2009; Yaffe, 2011). 2014).

La discusión de las causas objetivas En este punto de la discusión, las te-


solo es una dirección de la relación sis generales sobre la violencia en Co-
entre pobreza y conflicto armado. La lombia se encontraban agotadas, y el

221
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

análisis regional del conflicto apare- de financiación de los grupos armados


ció como una alternativa para encon- (Sánchez & Chacón, 2006).
trar nuevos aires (García & Cardeño,
2002). En este sentido, el estudio del Esos nuevos aires de análisis territo-
territorio cobra relevancia para el aná- rial del conflicto lograron mostrar la
lisis del conflicto armado, con el fin degradación de los actores armados,
de evidenciar procesos espaciales que sus coexistencias y yuxtaposiciones
dieran cuenta de las vicisitudes de la en territorios específicos, la adopción
violencia. La escala de estudio se con- de métodos similares, alianzas transi-
centró en el análisis nacional, dando torias y competencias por el dominio
paso, desde la década de los 90, a es- espacial; en particular, permitieron
tudios enfocados en áreas regionales y ver el “giro mercenario” del conflicto
lugares particulares (Montañez, 2004; armado (Jaramillo & Zapata, 2001, p.
Pécaut, 2004). Así, el análisis espacial 93; Echandía, 2004). Daniel Pécaut
marca una dinámica novedosa de in- (2004), por ejemplo, propone que la
terpretación de las relaciones causales tendencia del conflicto colombiano
del conflicto armado. no es a la territorialización, es decir,
hacia el reparto y la competencia por
Por ejemplo, para analizar el departa- los territorios, sino por el contrario,
mento de Antioquia, Uribe (1997) y que durante finales de los 90 y en los
García (1998) optaron por situar la mi- primeros años del nuevo siglo tendió
rada sobre las lógicas de la guerra, al a una autonomía de la dimensión mi-
analizar los cambios en las estrategias litar y política del conflicto. Por consi-
de los actores armados —guerrillas y guiente, el mapa de la guerra está cada
paramilitares—, tendientes cada vez vez más determinado por los objetivos
más hacia la expansión y el control de estratégicos de los actores, y menos
nuevos territorios. Esa disputa territo- por la presencia estable de los grupos
rial que se evidencia, justificó ampliar armados en los territorios (Pécaut,
las fronteras de los estudios del con- 2004).
flicto armado; pasar de estudios enfo-
cados en una sola región, a observar Con ese énfasis en lo territorial,
el departamento de Antioquia como Teófilo Vásquez (s.f.) ha abordado
unidad espacial. Con esta postura in- las dinámicas del conflicto con una
terpretativa, las disputas por el territo- perspectiva espacial en relación con
rio empezaron a ser analizadas como la presencia diferenciada del Esta-
movimientos más estratégicos, más do. Este autor propone tres tipolo-
contingentes y menos perdurables, gías de territorios: 1) de retaguardia
pero de mayor actividad y expansión y orden paraestatal o contraestatal; 2)
geográfica, que fortaleció las fuentes intermedios y órdenes en disputa y,

222
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

3) integrados y orden estatal. Por su exploratorio, sin modelaciones para


parte, Salas (2010) analiza el tema de confirmar tendencias. Es relevante en
los corredores y territorios estratégicos el artículo la preocupación por llevar
destacando el factor de la descentrali- a una expresión espacial todas las dis-
zación política y administrativa como cusiones; al respecto se privilegió el
determinante en las transformaciones análisis exploratorio de datos espacia-
del conflicto, al proveer nuevas fuentes les como metodología para analizar la
de financiación a los grupos armados. relación entre conflicto armado y po-
Ese giro espacial que se observa per- breza.
mite dar más detalles de las formas de
expresión del conflicto armado y sus re- La investigación tomó como referen-
laciones con la pobreza, aunque la po- cia el periodo 1997-2010. La elección
breza como categoría analítica no haya del periodo de análisis desde 1997
sido tratada directamente. obedece más a un problema de falta de
información estructurada sobre la po-
METODOLOGÍA breza y el conflicto, que a la duración
misma de la confrontación. El periodo
El artículo presenta una combinación tomado como referencia no se extien-
de métodos cualitativos y cuantitati- de a la duración total del fenómeno en
vos para aproximarse al problema de el departamento, pero sí da cuenta de
estudio. Por un lado, un análisis explo- un momento en el cual el conflicto se
ratorio de datos espaciales de acciones extendió a casi la totalidad del territo-
de conflicto armado y de diversos in- rio antioqueño y estuvieron activos la
dicadores de pobreza disponibles para mayoría de actores que participaron en
Antioquia; además, se espacializa un sus dinámicas1.
índice multidimensional de pobreza.
Por otro lado, un análisis cualitativo Para analizar la pobreza se revisaron
a partir de una revisión de prensa en los diferentes indicadores disponibles
el mismo periodo, sobre hechos y es- para el departamento. Después de ver
trategias de los grupos armados en el la pertinencia y la posibilidad de des-
departamento que, de igual manera, agregación espacial a nivel de muni-
tuvo su expresión espacial. El aspec- cipio, además de la disponibilidad de
to analítico en cada tipo de datos fue fechas, el equipo de investigación optó
1
Es por ello que, por ejemplo, parte importante de las disputas en Urabá, el Magdalena Medio y el Nordeste y
en otras zonas más están por fuera del rango de tiempo al ser anteriores a los límites establecidos, y que por el
contrario haya parte del periodo, del 2006 en adelante, en el cual la mayor intensidad de acciones del conflicto
se restringe a áreas muy específicas como el Norte de Antioquia y los límites con Chocó, en el occidente del
departamento. Quedan asuntos al margen de este artículo, como la descripción detallada de las condiciones
originarias del conflicto, que no es materia del presente ejercicio.

223
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

por usar tres: el indicador de necesi- el banco de datos Noche y Niebla del
dades básicas insatisfechas, el índice Cinep, para el periodo de 1997-2010.
multidimensional de pobreza calcula- Estos mapas permitieron tener una di-
do por el Departamento de Planeación, mensión general del conflicto en el de-
y la base de datos del Sisbén del 2011. partamento y la intensidad total para el
Con esta última se calcula un índice periodo; sin embargo, no reconocían
multidimensional de pobreza siguien- la relación causal de la distribución de
do la metodología Alkire-Foster (Al- acciones por regiones, ni elementos
kire & Foster 2007; Alkire & Santos, adicionales para pensar en las razones
2010)2. que explicaban estas dinámicas. Otro
problema con la representación de los
Cada indicador se llevó a su expresión datos cuantitativos fue la asignación
espacial a nivel municipal, y se ana- de una cifra a todo un polígono (el mu-
lizaron las concentraciones y disper- nicipio); cuando las acciones tenían
siones de la pobreza con el método de ocurrencias específicas en un punto en
cuantiles. Así mismo, se calculó una el territorio, el mapa realizado con da-
serie de clusters para relacionar el ín- tos cuantitativos no dejaba ver las di-
dice de pobreza multidimensional con námicas territoriales de un nivel micro
el Sisbén y los datos de acciones ar- y las conexiones regionales. Por tanto,
madas. Se prefirieron datos con nivel se acordó complementar el ejercicio
de desagregación municipal y con po- con un análisis de las estrategias de los
sibilidad de observar los niveles de po- actores del conflicto en el territorio a
breza al 2010 o cercano, puesto que el partir de información de prensa.
rezago temporal de la expresión de la
La revisión de prensa priorizó ma-
pobreza se asume con posterioridad al
teriales periodísticos sobre acciones
conflicto. En coherencia, los datos de
específicas de los actores armados
conflicto se presentan hasta el 2010.
con referencias espaciales (munici-
pio, veredas u otros) y que, por tanto,
Ahora bien, los mapas de dispersión
permitieran ahondar en las estrategias
espacial de las acciones armadas en
de los grupos armados en el territorio.
Antioquia se elaboraron con infor-
La revisión de prensa se centró en el pe-
mación de las bases de datos del Ob-
riódico El Tiempo, dados sus conteni-
servatorio de Derechos Humanos de
dos de orden nacional, y la disponibili-
la Vicepresidencia de la República y
dad de un archivo digital que permitiera

2
Para ver detalles del cálculo del índice multidimensional de pobreza para Antioquia usado en el presente artículo,
remitirse al trabajo de Loaiza, Muñetón y Vanegas (2014).

224
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

la búsqueda a partir de palabras clave3. política (objetivos o propósitos de las


La tarea posterior con esta información acciones).
fue espacializar esas acciones y es-
trategias del conflicto en un mapa del Con las fichas se graficó un mapa de
departamento para, a partir del gráfico, estrategias militares y políticas dife-
esgrimir posibles explicaciones sobre renciadas por actores en dos niveles
las dinámicas del conflicto con base de análisis. Primero, se establecieron
en las regularidades y singularidades. unas convenciones que describen las
Esta revisión se hizo por la necesidad estrategias militares como masacre,
de explicar coincidencias y tendencias asesinato selectivo, ataque a infraes-
que no fueron descifradas a partir de la tructura, combate o enfrentamiento
trasposición de mapas de pobreza y ac- armado, desplazamiento forzado, se-
ciones armadas. cuestro político, secuestro extorsivo,
desaparición forzada, siembra de mi-
De la búsqueda se ficharon las noticias nas, toma armada, bloqueo a vía, re-
relevantes, sucesos del conflicto de clutamiento forzado, bloqueo al paso
alto impacto, y aquellas con la infor- de alimentos y comercio, extorsión,
mación necesaria para ubicarlos en un amenazas y estigmatización. Segun-
municipio, un corregimiento o una ve- do, se identificaron de manera gráfica
reda, o cerca de referentes como ríos o agrupaciones de tipología de acciones
carreteras. La ficha de cada noticia se- y actores del conflicto en diferentes
ñala los siguientes criterios: dinámica regiones; agrupaciones que eviden-
del conflicto (acontecimiento que rela- cian las dinámicas del conflicto y sus
ta la noticia), información de contexto diferencias espaciales en función de
del conflicto en la zona, actor (Fuerzas la geografía y los fines de las accio-
Armadas Revolucionarias de Colom- nes armadas en dichos espacios. Para
bia —FARC—, Ejército de Liberación lograr esa visualización, se definie-
Nacional —ELN—, Autodefensas ron convenciones asociadas a las di-
Unidas de Colombia —AUC—, Fuer- námicas del conflicto: consolidación
zas Militares), fecha o periodo, subre- territorial, colaboración con actores
gión (división administrativa), refe- institucionales, confrontación armada,
rencias espaciales (municipio, vereda, disputa por el control de rentas, dispu-
accidente geográfico, zona, sitio), sub- ta por el control de corredores estraté-
grupo/frente/bloque, estrategia mili- gicos y control del desplazamiento de
tar (repertorio de guerra) y estrategia la población.
3
También se revisaron materiales del periódico regional El Colombiano, el cual posee un archivo virtual con noti-
cias del año 2008 en adelante, y se realizó un rastreo de información periodística de profundidad, principalmente
los informes por regiones del portal especializado en conflicto Verdad Abierta, y algunos textos académicos con
registro de acciones.

225
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

RESULTADOS Cocorná, San Luis, San Carlos, Grana-


da, San Rafael, Guatapé, Alejandría y
Dinámicas del conflicto armado Concepción. Alrededor de estas zonas
en Antioquia se encuentran las áreas que siguen en
mayor cantidad de acciones armadas,
El departamento de Antioquia fue es- como los límites con el Chocó, el ex-
pecialmente afectado por el conflic- tremo oriental del departamento en
to armado, sus dinámicas llegaron a límites con Bolívar, y otros del Bajo
abarcar, durante el segundo lustro de Cauca, y en el extremo sur del departa-
los 90, casi la totalidad del territorio. mento en la zona Páramos del Oriente
Además, hubo presencia de distintas antioqueño.
estructuras de las FARC, el ELN, el
EPL, y diversos grupos de autodefen- Las áreas con menor incidencia de
sa4. Sin embargo, el conflicto ha tenido acciones del conflicto armado están
matices regionales que es importante contenidas en una franja central que
destacar para comprender su relación se expande por las márgenes del río
con las condiciones socioeconómicas Cauca desde el centro hacia el sur
de la población5. del departamento, dentro de los lími-
tes de las subregiones Suroeste y Oc-
Para el período 1997-2010, los mu- cidente. También en los municipios
nicipios con más incidencia del con- de las zonas más próximas al Valle
flicto, en términos de cantidad de de Aburrá, en las subregiones Nor-
acciones, son Mutatá, Dabeiba, Ituan- te, Nordeste y Oriente, y además, la
go y Valdivia, en las cercanías al Nudo zona del norte de Urabá que, en el
del Paramillo; Toledo, San Andrés de periodo el conflicto, había perdido
Cuerquia, Yarumal, Campamento y intensidad. Sin embargo, en los mu-
Anorí, también en el norte en el mar- nicipios cercanos al río Cauca y el
gen oriental del río Cauca; Caicedo, norte de Urabá había presencia y do-
Abriaquí y Giraldo en el occidente, en minio de grupos paramilitares, algo
inmediaciones del páramo del Sol; y, que no reflejan las cifras del conflic-
del suroriente, Nariño, San Francisco, to usadas para el cálculo (Figura 1).

4
El EPL para el periodo considerado ya se encontraba desmovilizado y, por lo tanto, no aparece en el análisis aquí
presentado.
5
Este texto hace alusión tanto a referentes geográficos como a la división administrativa. Como casi todos los nom-
bres de las subregiones administrativas coinciden con los nombres de los puntos cardinales se distingue aquí con
mayúscula los nombres oficiales, y se utilizan los puntos cardinales u otras referencias espaciales de ubicación
sin mayúscula.

226
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Figura 1. Acciones de grupos armados ilegales en el periodo 1997-2010.


Fuente: cálculos propios con base en datos de Observatorio de DDHH de la Vicepresidencia
de la República y el Banco de Datos Noche y Niebla del Cinep.

La primera parte del período de 1997 fuerzas en lo que luego se denominó


a 2002 se caracteriza por el incre- las Autodefensas Unidas de Colombia
mento de las acciones armadas, con (AUC). En este primer momento se
el aumento de las capacidades milita- destaca la intensidad del conflicto en
res de los grupos tras la búsqueda de dos polos de confrontación: Urabá y el
control de zonas de financiación y de Oriente antioqueño. Durante este pe-
incidencia política nacional, y poste- riodo, según los análisis derivados de
riormente, de confrontación por el do- la revisión de prensa, fue donde más
minio territorial de algunas zonas. Las se registraron acciones como tomas,
acciones de las FARC y el ELN estu- secuestros y ataques a infraestructura
vieron en su punto más alto, y diver- (ver Figura 2).
sos grupos de autodefensas unificaron

227
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

Figura 2. Distribución de acciones y estrategias armadas en Antioquia,


periodo 1996-2001. Revisión de prensa.
Fuente: cálculos propios con base en información de prensa.

En adelante, desde el 2002, prevalecen de confrontación sobresale el Oriente;


acciones que indican un aumento de la posteriormente, los límites con Chocó
ofensiva militar, que se evidencia por en zona rural de Urrao y en el Norte
el incremento en los enfrentamientos del departamento; los actores princi-
militares y la captura de algunos espa- pales son el Ejército y las FARC. En-
cios de dominio guerrillero por parte tre las acciones del conflicto asociadas
de los paramilitares. Entre las zonas con esas dinámicas de confrontación,
donde se desarrollaron esas dinámicas aparecen otras menos visibles como

228
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

las restricciones al paso de alimentos Cacique Nutibara, el Bloque Central


y víveres, la estigmatización y el se- Bolívar y el Bloque Calima de las
ñalamiento de líderes comunitarios y AUC.
poblados enteros con uno u otro gru-
po, las restricciones a la circulación de Durante los últimos años del periodo
personas y transporte, e incluso olea- 2005-2010, las acciones del conflic-
das de desplazamiento por el temor a to se desarrollaron en su mayoría en
los enfrentamientos. el norte del departamento en las áreas
cercanas al Nudo del Paramillo, y tie-
Las acciones de las FARC entre 2002 nen como principal actor a las FARC.
y 2005, ya más puntuales y menos Esto no significa que no hubiese más
continuadas, se concentran especial- expresiones del conflicto en otras
mente en los municipios del área de regiones y con otros actores, sino que
Páramos del Oriente y otras zonas; hubo una disminución de la intensidad
en el Norte, en el área de Ituango, en el departamento en general, un re-
Yarumal, Campamento y Valdivia; pliegue de los grupos guerrilleros que
en el Bajo Cauca; en el occidente del salen a realizar acciones esporádicas
departamento, en Urrao, Frontino, (hostigamientos, quema de vehículos,
Caicedo, zona rural de Santa Fe de activación de pequeños artefactos ex-
Antioquia, y Anzá. En este periodo plosivos, etc.), y se presentó una trans-
el Bloque Bananero estuvo ya conso- formación de los grupos paramilitares
lidado en el eje bananero de Urabá, después de los procesos de desmovi-
y en otras zonas como el Magdale- lización que conllevó a una modifica-
na Medio, el Valle de Aburrá (desde ción de los repertorios de acciones.
2003), y gran parte del Bajo Cauca.
Estas dinámicas de consolidación La presencia de grupos por regiones
dan cuenta de una reducción en el puede describirse en términos genera-
número de acciones armadas, mas les de la siguiente manera: las FARC
no de la ausencia de actores del con- tuvieron durante el periodo consi-
flicto en estas áreas. Sin embargo, se derado presencia en casi la totalidad
destacan como una excepción a esta del territorio antioqueño: en la parte
tendencia a la reducción de acciones, occidental del departamento desde el
los conflictos puntuales que se libra- norte de la subregión Suroeste, sobre
ron durante estos años en áreas par- la cordillera Occidental, hasta el Atra-
ticulares del Nordeste y del Oriente to (límites con Chocó), y de ahí has-
antioqueño, por la disputa política ta Urabá y la parte oriental del Nudo
en torno a la desmovilización y el del Paramillo, donde cedió su poderío
narcotráfico entre el Bloque Metro posteriormente a grupos paramilitares.
y otros grupos paramilitares como el En el Oriente antioqueño actuó con el

229
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

Frente 9 hacia el costado oriental de la Por su parte, la presencia del ELN en


autopista Medellín-Bogotá, y el frente Antioquia ha estado en términos ge-
47 en la zona de páramos; en los muni- nerales en el lado oriental del depar-
cipios al norte de la subregión Suroes- tamento en las subregiones Nordeste,
te, en el Occidente y en límites con Bajo Cauca y Oriente, y en parte del
Chocó con el Frente 34; en Urabá con periodo en algunos municipios del Su-
los frentes 5, 18, y 57; en la subregión roeste en los límites con Chocó (Figu-
Norte en el Nudo del Paramillo y cer- ra 4). El mapa de acciones muestra su
canías con el frente 18; y también en incidencia principalmente en la zona
el Norte, pero al margen izquierdo del nororiental, en municipios como Se-
Cauca y algunas zonas del Bajo Cau- govia, Remedios, Anorí, Amalfi, Ve-
ca como Tarazá, Cáceres y El Bagre y gachí, Yalí, Yolombó y San Roque.
parte del Nordeste, con el Frente 36; También se evidencia gráficamente
en el Nordeste y Magdalena Medio en una franja de acciones en el Oriente,
límites con Santander, con el Frente 4. un poco más al norte que las FARC,
Sus acciones durante el periodo se ha- que cruza los municipios de La Unión,
cen más visibles de manera general en La Ceja, Santuario, Cocorná, entre
el lado occidental del departamento y otros.
en la subregión Oriente (Figura 3).

Figura 3. Acciones armadas del grupo FARC, 1996-2010


Fuente: cálculos propios con base en datos de Observatorio de Derechos Humanos de la Vicepre-
sidencia de la República, el Banco de Datos Noche y Niebla y del Cinep.

230
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Figura 4. Acciones armadas del grupo ELN, 1996-2010


Fuente: cálculos propios con base en datos de Observatorio de Derechos Humanos de la Vicepre-
sidencia de la República, el Banco de Datos Noche y Niebla y del Cinep.

Las autodefensas tuvieron diferentes vinculó a diversos grupos regionales y


focos de actuación en el departamen- locales de autodefensas6.
to. Son relevantes como hitos, la lle-
gada a Urabá desde el departamento Es importante considerar que las ac-
de Córdoba de las Autodefensas Cam- ciones predominantes en el departa-
pesinas de Córdoba y Urabá (ACCU), mento, de acuerdo con el registro de
y el surgimiento de las Autodefensas prensa, fueron los homicidios, las ma-
Campesinas del Magdalena Medio y sacres y los combates. En el primer pe-
su expansión hacia el Oriente. Sin em- riodo, entre 1996 y 2001, fueron más
bargo, a partir de 1996, año que marcó frecuentes las tomas de poblados y los
el inicio del periodo aquí considerado, secuestros, que luego del 2002 mostra-
estos grupos iniciaron un proceso con- ron una reducción. Las acciones como
federativo que dio inicio a las AUC, y el desplazamiento tuvieron un menor

6
Para este momento, los lugares de mayor incidencia son Urabá con el Élmer Cárdenas y el Bloque Bananero;
en el Occidente hacia el Nudo del Paramillo el Bloque Noroccidente Antioqueño, y hacia el Bajo Cauca el Bloque
Minero; el Bajo Cauca con el Bloque Minero y el Bloque Central Bolívar; el Bloque Cacique Nutibara en el Valle
de Aburrá y áreas cercanas; el Bloque Central Bolívar en el Magdalena Medio; el Bloque Metro en el Nordeste,
Magdalena Medio; en el Oriente antioqueño el Bloque Metro y Héroes de Granada; en el Suroeste con el Bloque
Suroeste y en el Valle de Aburrá.

231
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

registro debido a las fuentes utilizadas, las bases de datos disponibles, y aso-
pero se destaca la relevancia de algu- ciadas con el conflicto armado, que las
nos casos donde estuvieron asociadas prácticas continuas asociadas al con-
con otras acciones como masacres, trol como las amenazas, la extorsión,
quema de viviendas y amenazas, que la desaparición forzada y los asesina-
generaron oleadas de desplazamiento tos por “limpieza social”, muchas ve-
en diversas zonas del departamento. ces entremezcladas en el análisis con
la delincuencia común. Además, las
Sobre la relación espacial del dinámicas de control no son tan visi-
conflicto armado y la pobreza en bles en las cifras, ya que implican la
Antioquia presencia de un grupo consolidado;
las dinámicas de confrontación, por
Antes de observar las relaciones se de- el contrario, son las que más quedan
ben precisar dos asuntos. Primero, hay evidenciadas en las cifras de acciones.
que tener presente que las desmoviliza-
ciones paramilitares que se presentaron Una franja de pobreza y conflicto en
a partir del 2003, si bien no hicieron que el Norte de Antioquia
las acciones del conflicto asociadas a
estos actores desaparecieran totalmen- Una vista de la representación espacial
te, sí tuvieron incidencia en un cambio de necesidades básicas insatisfechas
del tipo de acciones y su intensidad. A (NBI) de Antioquia y del índice de
partir de allí, se forjó la aparición de pobreza multidimensional, evidencia
diversos grupos delincuenciales como las áreas de más concentración de po-
Los Rastrojos, con fuerte incidencia en breza del departamento (Figura 5). El
el territorio, pero que solo mostraron su centro de Antioquia cuenta con mejo-
verdadera magnitud a finales del perio- res condiciones de vida que las zonas
do considerado. de frontera. En estudios de análisis de
pobreza en el departamento, se de-
La segunda precisión es que pareciera muestra la misma concentración y se
que las acciones de los paramilitares rechaza la hipótesis de aleatoriedad es-
tuvieran menor registro que las ocasio- pacial en la distribución de la variable
nadas, por ejemplo, por las FARC o el NBI en el territorio (Muñetón & Va-
Ejército. Esto puede deberse en parte negas, 2014); es decir, los municipios
a los mismos repertorios de actividad pobres tienen vecinos cercanos que
de cada uno de los grupos. Las accio- también son pobres. En este sentido, la
nes como las tomas, los secuestros y pobreza se extiende en subregiones del
los ataques a infraestructura fueron Occidente, Urabá y Bajo Cauca, prin-
mucho más registradas por la prensa y cipalmente (Figura 5).

232
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Ahora bien, si se retoman los gráfi- encuentran las principales zonas don-
cos de acciones armadas del conflic- de se registran combates y acciones
to, se advierte una coincidencia entre propias de la confrontación, como
municipios pobres y una zona de alta es el caso durante 2003, de la franja
intensidad del conflicto armado. La re- formada por los municipios de Urrao,
lación forma una especie de cinturón Dabeiba, Mutatá e Ituango. Además,
que va desde los límites de Antioquia se caracteriza por conectar áreas sel-
con el departamento del Chocó y el váticas del departamento que han teni-
municipio de Urrao hasta el Bajo Cau- do un valor estratégico para las FARC
ca antioqueño, pasando por algunas como guarida o zonas de producción
áreas del Occidente y otras próximas y procesamiento de cocaína, especial-
al Nudo del Paramillo. Esta tendencia mente en el Norte y el Bajo Cauca.
se hace más clara en municipios como
Mutatá, Dabeiba, Ituango, Tarazá, Se trata de una relación positiva entre
y Valdivia. Precisamente, la zona la pobreza y conflicto en un territorio en
conforman los municipios que tienen particular que, sin embargo, debe ser
más intensidad de NBI y porcentajes revisada en sus múltiples relaciones de
de pobreza (Figura 5, zona resaltada). causalidad desde análisis empíricos.
En este cinturón son especialmente
Esta zona se caracteriza, durante el visibles, en términos del conflicto, los
periodo 1996-2015, por la influencia municipios de Urrao, Mutatá, Dabei-
continua de las FARC y el despliegue ba, Ituango, Tarazá y Valdivia. Y en
posterior de acciones del Ejército, y términos de pobreza, la franja se ex-
en algunas áreas de los paramilitares tiende hasta abarcar el territorio del
para enfrentarlos. En este cinturón se Urabá y el Bajo Cauca.

233
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

Distribución espacial del porcentaje de


Distribución espacial del NBI. (Distribu-
pobres por IPM (distribución en cuantiles,
ción en desviaciones estándar)
seis clases)

Figura 5. Distribuciones del índice de necesidades básicas insatisfechas y porcentaje de


pobres por índice de pobreza multidimensional.
Fuente: Anuario estadístico de Antioquia, 2011. Censo Dane, 2005.
Cálculos del equipo de investigación, 2014.

Este cinturón observado coincide con sustenta desde los años 80; ha servido
un corredor estratégico que identifica de área de cultivos ilícitos, principal-
Vásquez (s.f.), que atraviesa el país de mente en el Norte de Antioquia y Bajo
occidente a oriente y que abarca zonas Cauca, y de corredor para el transpor-
que se sitúan en el límite de la fron- te de estupefacientes hacia el Urabá y
tera agrícola interna entre el Caribe y la costa Caribe. Por esto, ha sido un
la región andina. Esta perspectiva es punto de interés para los distintos ac-
importante, puesto que destaca una tores armados ilegales que aprovechan
continuidad de esta franja por fuera de otras condiciones del terreno como la
los límites territoriales de Antioquia, accidentada geografía y la escasa pre-
conectándose con el norte de Urabá y sencia de las instituciones del Estado
del Chocó, el sur de Córdoba, el sur para realizar actividades criminales y
de Bolívar, el sur del Cesar, y la parte consolidar su presencia en el territorio
norte de Norte de Santander. (FIP, Usaid & OIM, 2014, p. 6).

El Nudo del Paramillo ha sido resal-


tado por su carácter estratégico que se

234
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Dos ejes de confrontación, pobrezas Chigorodó. Otro foco de confrontación


diferenciadas se sitúa en el sur de Urabá, en el área
que corresponde a la parte norte y oc-
Hay dos casos de subregiones que cidental de Mutatá. El conflicto arma-
muestran particularidades en cuanto al do en esta región ha sido de larga data,
desarrollo del conflicto, y que consti- en comparación con otras regiones del
tuyeron dos ejes de confrontación in- departamento, con orígenes en un con-
tensa durante el periodo 1996-2002: flicto político-sindical relacionado con
el caso de Urabá y del Oriente antio- la industria bananera y la necesidad
queño. Ambos muestran diferencias de los grupos armados de tener bases
en cuanto a los niveles de la pobreza sociales. Sin embargo, durante el pe-
de la población, puesto que el Oriente riodo considerado, la intensidad de la
es una de las regiones con los niveles confrontación había disminuido y los
más bajos del departamento, y Urabá datos cuantitativos consolidados no
presenta altos índices de pobreza. Sin muestran la totalidad de la afectación
embargo, con las cifras estadísticas del conflicto en la región.
disponibles no se logra evidenciar en
Urabá una relación positiva entre altos A partir del 2002, la dinámica cambia.
niveles de conflicto con altos niveles En el norte de Urabá disminuye el nú-
de pobreza (Figura 6); lo que derivó en mero de acciones concentrándose pri-
preferir el uso documental para mos- mordialmente en unas áreas concretas
trar la realidad oculta de las cifras en el de Apartadó y zonas aledañas como la
territorio de Urabá. A continuación se Comunidad de Paz de Apartadó y, en
presentan particularidades del conflic- menor medida, en Turbo y sus alre-
to armado para ambos casos. dedores. Sin embargo, este fenómeno
responde a un proceso de consolida-
Las dinámicas del conflicto en Urabá, ción en el eje bananero de los parami-
en este primer periodo, se caracteri- litares, que va a desembocar en accio-
zan por los combates entre las FARC, nes de control territorial.
los paramilitares y el Ejército; asi-
mismo, por las masacres y asesinatos El caso de Urabá evidencia que las
selectivos que realizaron los grupos acciones del conflicto se concentraron
al margen de la ley. Estas acciones se dentro de la subregión en zonas donde
concentraron principalmente en el eje había mayores recursos económicos,
bananero, en los alrededores de las ca- políticos y administrativos para dis-
beceras de Turbo, Apartadó, Carepa y putar, y que, a su vez, corresponden

235
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

con municipios del eje bananero como Aramburo, 2011). El poder sobre el te-
Apartadó, Carepa y Chigorodó, los rritorio y la capacidad para ejercer di-
cuales, al compararlos con los muni- cho poder, son aspectos que requieren
cipios vecinos de la misma subregión, investigación contextualizada que per-
tienen menores porcentajes de po- mita dar pie para precisar las relacio-
blación con NBI. Entonces, si bien el nes entre pobreza y conflicto armado.
conflicto abarcó todas las áreas de la
subregión, las acciones de mayor reper- Siguiendo con la periodicidad, algu-
cusión en los medios de comunicación, nos autores como García y Aramburo
como masacres, combates y asesinatos (2011) afirman que después de 2002
selectivos, se focalizaron precisamente los paramilitares estaban ya consolida-
en el eje bananero y en los centros de dos en Urabá, y las FARC se encontra-
Apartadó y Turbo. Por el contrario, los ban replegadas en las zonas limítrofes
municipios del norte, como San Juan de del departamento, tales como los lími-
Urabá, Arboletes, Necoclí y San Pedro tes con Chocó, el Urabá chocoano al
de Urabá, no tuvieron una dinámica tan otro lado del Atrato, el sur de Urabá
intensa en las cifras generales del perio- en la zona de La Llorona, la Serranía
do, a pesar de ser algunos de los puntos del Abibe, y el Nudo del Paramillo.
desde donde se desplegaron y operaron
Al respecto, una zona importante que
los grupos de autodefensas inicialmen-
obedece a otras dinámicas es el punto
te en la región.
denominado La Llorona, un cañón en
Un aspecto relevante por destacar es medio de un área selvática en los lími-
que las explicaciones del conflicto ca- tes de Mutatá y Dabeiba. Este sector se
recen de sentido al obviar las escalas considera estratégico para las FARC y
micro del análisis. En Urabá, el con- fue una fuerte zona de confrontación
flicto estuvo cifrado por un carácter con el Ejército y los paramilitares,
político-sindical que determinó unas lo que se evidencia en los combates
territorialidades que escapan a la ex- reiterados. El control de esta área re-
plicación que piensa la pobreza como presentó la posibilidad de comunicar
generador de conflicto. La territoriali- sitios de alto valor estratégico para el
dad de los grupos armados está rela- transporte de cocaína, como el Nudo
cionada con las áreas de influencia y del Paramillo con la zona selvática del
de bases de los diferentes sindicatos Occidente y Suroeste, la conexión con
que posteriormente van a determi- el Atrato, y la salida al mar.
nar las dinámicas armadas (García &

236
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Ahora bien, entre los dos casos por tomas y hostigamientos reiterados.
presentar se resalta también el Oriente Sin embargo, fue menos prolongado
antioqueño. Es una subregión del de- el tiempo del conflicto que el de otras
partamento donde la asociación entre regiones de Antioquia como el Mag-
pobreza y conflicto es indirecta; es de- dalena Medio, Urabá, o el Nordeste.
cir, altas acciones armadas con bajos Las acciones se concentraron princi-
niveles de pobreza (Figura 6). Presen- palmente en las zonas de Embalses,
ta bajas cifras de pobreza junto al Valle Páramos y una porción de Bosques
de Aburrá y Suroeste, en comparación (Espinosa & Valderrama, 2011).
con el resto del territorio antioqueño,
pero tiene un alto número de acciones En esta zona, las acciones se dirigieron
del conflicto para el total del período a objetivos estratégicos de alto impac-
considerado. Y también participaron to regional y nacional, como el control
en la confrontación numerosos ac- de la autopista Medellín-Bogotá y de
tores, tales como el frente José Luis las hidroeléctricas. La vía fue uno de
Zuluaga y el Bloque Metro de las Au- los objetivos principales tras los cua-
todefensas Campesinas del Magdalena les se desarrolló la confrontación; fue
Medio, los frentes 9 y 47 de las FARC, un corredor que representaba la cone-
y los frentes Carlos Alirio Buitrago y xión con la cuenca del río Magdalena,
Bernardo López Arroyave del ELN. la disputa de poblaciones y territorios
con los grupos enemigos y, además,
Una particularidad importante para se convirtió en un símbolo de poderío
explicar esta relación es que el con- político que atravesaba la política
flicto no mantuvo su misma intensi- nacional. Sin embargo, no hubo una
dad a lo largo del periodo completo y, compenetración del conflicto con las
por el contrario, tuvo un pico de alta actividades económicas del área y, por
intensidad entre los años 1998 y 2003. lo tanto, hubo cierta independencia
Por ejemplo, el municipio de San de las actividades básicas a pesar de
Carlos sufrió 33 masacres en diez afectar temporalmente el comercio, la
años, y cabeceras municipales como inversión y las dinámicas sociales que
las de Granada y Nariño sufrieron les dan sustento.

237
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

Mapa de agrupamiento espacial (LISA)7. Indicador Mo del índice de pobreza multidi-


mensional y acciones armadas de las FARC.

Mapa de agrupamiento espacial (LISA). Indicador Mo del índice de pobreza multidi-


mensional y acciones armadas del ELN.

Figura 6. Clúster de la relación entre acciones armadas y pobreza multidimensional,


por grupos armados.
Fuente: cálculos propios con base en datos de Observatorio de Derechos Humanos de la
Vicepresidencia de la República, el Banco de Datos Noche y Niebla y del Cinep; para el cálculo
del índice de pobreza multidimensional se usó la base de datos del Sisbén para Antioquia, 2010.

7
Por sus siglas en inglés, “Local Indicator of Spatial Association, LISA”, es un indicador de la asociación espacial,
en este caso, entre dos tipos de variables: Mo, que representa la pobreza multidimensional, y las acciones arma-
das de los grupos al margen de la ley (FARC y ELN). Un análisis de la pobreza en el departamento de Antioquia,
que usa indicadores espaciales, se puede ver en Muñetón y Vanegas (2014)

238
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

CONCLUSIONES áreas de cultivo y procesamiento de


coca, y espacios claves para el trá-
La relación conflicto armado y pobre- fico de armas y estupefacientes. En
za se ha abordado de dos formas en la estas zonas, el conflicto ha estado li-
literatura colombiana. Primero, miran- gado a actividades económicas como
do las causas del conflicto asociadas a el cultivo y el procesamiento de coca
la pobreza o la desigualdad y, segun- (Norte, Bajo Cauca) y a la extracción
do, los costos del conflicto sobre las de oro (Bajo Cauca, Nordeste), y a
condiciones económicas del país o las pesar del alto flujo de recursos eco-
regiones. Las explicaciones centradas nómicos que generan estas activida-
en la pobreza o las condiciones eco- des, se encuentran entre los territo-
nómicas de los territorios como causa rios más pobres del departamento.
del conflicto son la vía más estudiada, La tendencia contraria se visibilizó
pero sin evidencia suficiente para pro- en el Oriente antioqueño que, aun-
bar la hipótesis de que el conflicto ar- que tuvo una amplia intensidad del
mado de Colombia tiene una relación conflicto armado y registra un gran
directa con zonas relativamente po- número de acciones, presenta meno-
bres. Hay más acuerdo en la tesis que res niveles de pobreza relativa.
sustenta que el conflicto causa altas
privaciones al buscar sus fines políti- A manera de hipótesis, para su análi-
cos y económicos: afecta el desempe- sis posterior, se puede plantear que la
ño económico, la infraestructura y el capacidad del conflicto para dominar
capital humano. Además, la idea de las estructuras económicas y sociales,
que los grupos armados de Colombia incide en el grado de afectación de las
buscan zonas que les permita financiar condiciones de vida de las poblaciones.
la guerra ha tomado más fuerza duran- Igualmente, las diferentes estrategias
te los últimos años, con los estudios de los grupos armados, representadas
sobre recursos estratégicos y grupos en sus acciones, son una pista para
armados. comprender el grado de afectación
socioespacial con resultados diferen-
La espacialización de datos del ciados en la pobreza y condiciones de
conflicto armado y de la pobreza vida, en general. Aun así, es imposible
en Antioquia permitió identificar negar los efectos de las acciones del
coincidencias entre altos niveles de conflicto en la continuidad de iniciati-
acciones del conflicto y grados de vas económicas, en la reducción de la
pobreza en una franja al norte del inversión y el desempeño económico
departamento donde han predomina- en general (Arias et al., 2014).
do las zonas de frontera agrícola, las

239
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

Para apoyar esta propuesta es impor- En este sentido, el análisis de la re-


tante la postura de Rangel (2000), lación pobreza y conflicto requiere
quien plantea que hay diferentes gra- de acercamientos empíricos a los de-
dos de “depredación de actividades terminantes de tal relación, y en este
productivas” por parte de los grupos ejercicio investigativo se identificó
armados en Colombia, y que denomi- la importancia de la escala local para
na como las fases: predatoria, para- la interpretación de las dinámicas del
sitaria y simbiótica. Estas categorías conflicto. Algunos aspectos identifica-
describen el tipo de vínculos de los dos, a partir de los cuales puede guiar-
grupos armados con la población y el se ese análisis local, son los efectos de
carácter de la acción. Así, por ejemplo, las acciones no directamente armadas,
en el Oriente antioqueño las acciones como la estigmatización, el miedo y la
del conflicto fueron más predatorias
incertidumbre; la diferencia entre cen-
que parasitarias o simbióticas, puesto
tros poblados y zonas rurales; y la dis-
que implican unos vínculos más dé-
tinción entre áreas de control y áreas
biles de los grupos armados con las
de estigmatización.
poblaciones. Las actividades que rea-
lizan, entonces, requieren una mínima
Una vía identificada a partir de la
exposición y que produzcan benefi-
revisión de prensa es la indagación
cios una sola vez, tales como “la pi-
por los efectos de la estigmatiza-
ratería terrestre, los asaltos a bancos,
los secuestros aleatorios, la extorsión ción en zonas de confrontación en-
ocasional, entre otros” (Rangel, 2000, tre diferentes grupos en disputa, que
en Díaz & Sánchez, 2004, p. 22). En afecta en último término el desem-
el Bajo Cauca y parte de la subregión peño económico. En la revisión de
Norte, por el contrario, ha habido una prensa se reconoció cómo opera
infiltración a largo plazo de las eco- la estigmatización entre grupos en
nomías por parte de las FARC, los elementos cotidianos que inciden en
paramilitares e, incluso, de grupos ar- las condiciones económicas a partir
mados que se mantienen después de la de, por ejemplo, las restricciones
desmovilización paramilitar. Los gru- al tránsito que dificultan los circui-
pos se han vuelto parte integral de las tos de comercio, las restricciones al
dinámicas de la economía regional y, paso de víveres y alimentos para evi-
específicamente, de la extracción de la tar el abastecimiento del ‘enemigo’,
coca y del oro, desde la extorsión y la la restricción al transporte y los blo-
participación en la producción misma, queos de vías. La forma tradicional
lo que ha llevado a que la distinción de analizar los fenómenos con bases
entre las actividades legales e ilegales de datos, las cuales tienen el conteo
sea menos clara (Rangel, 2000).

240
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

de las diferentes acciones armadas fuertemente las actividades comer-


por municipio, representa un obstá- ciales y el transporte (Salgado, 2003).
culo que lleva a sesgos de interpre-
tación, en cuanto se trata la cifra o el Otra vía es la comprensión de las di-
hecho que ocurrió en un punto espe- ferencias en la forma que adquiere
cífico del polígono municipal como la relación entre pobreza y conflicto
si hubiese afectado todo el territorio. armado en los centros poblados o en
La disposición del dato en las bases las zonas rurales. En las cifras de con-
está desprovista de sus realidades so- flicto son visibles los casos de centros
cioespaciales. regionales como Apartadó, Caucasia,
Puerto Berrío, Medellín, Bello, Turbo
Al respecto, existen casos sugerentes y Yarumal, que recogen números ele-
de ello que dentro de las dinámicas de vados de acciones armadas, especial-
un departamento pueden parecer, por mente cuando se trata de homicidios
su carácter local, irrelevantes, pero que o acciones ofensivas como ataques a
sumados pueden contribuir al entendi- instituciones e infraestructura. Esta
miento de las dinámicas generales del concentración de acciones armadas en
conflicto, y favorecer la comprensión los centros poblados a nivel regional
de otras afectaciones del conflicto a las da cuenta de una relación entre recur-
condiciones económicas de las pobla- sos estatales, instituciones y conflicto,
ciones. Durante casi una década, por que hace que en ocasiones el problema
se sitúe en áreas con mayores recursos,
ejemplo, estuvo restringido el paso de
en vez de, como se tendió a pensar en
alimentos y comercio por el río Atra-
los principios del debate académico
to, que es el principal y único medio
sobre el conflicto, en las zonas más
de comunicación para los municipios
pobres o con condiciones estructurales
de Vigía del Fuerte y Murindó, y que
más desfavorables, puesto que es en
hoy en día es un área con altas cifras
esos centros donde hay más recursos
de pobreza (Gómez, 2002; El Tiem-
políticos, económicos y sociales para
po, 2003). De igual manera, munici- disputar.
pios del Occidente antioqueño como
Caicedo y zona rural de Santa Fe de Por último, el análisis de la rela-
Antioquia vivieron temporadas en ción pobreza y conflicto debe tener
que los bloqueos de las vías terciarias en cuenta en la interpretación, la in-
de acceso a las cabeceras generaron cidencia de la diferenciación entre
fuertes crisis humanitarias que, a su áreas de control en diversos niveles
vez, dieron lugar a escasez de alimen- y áreas de disputa o confrontación
tos y víveres en la zona, y afectaron sobre las condiciones económicas de

241
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

las poblaciones, tema que requiere ser AGRADECIMIENTOS


más examinado. Si bien las acciones
del conflicto que se generan en áreas Este artículo se deriva de la pasantía de
de confrontación, como masacres, ho- Joven Investigadora de Colciencias en
micidios, combates de gran intensidad el proyecto “La relación de la pobreza
o tomas, pueden tener un impacto in- y el conflicto armado en el departamen-
mediato en las condiciones económi- to de Antioquia-Colombia”, grupo de
cas de los individuos y las comuni- investigación Recursos Estratégicos,
dades, generan desplazamiento de las Región y Dinámicas Socioambien-
víctimas y rompen temporalmente el tales (Rerdsa), Instituto de Estudios
tejido social de los territorios, no es Regionales (Iner), Universidad de An-
claro qué tanto es ese impacto o las tioquia. El proyecto fue financiado por
temporalidades (duración) de la afec- la Universidad de Antioquia a través
tación sobre las dinámicas económicas del Comité para el Desarrollo de la
locales. Además, poco se sabe de las Investigación (CODI). Agradecemos
implicaciones directas sobre la pobre- a la Vicerrectoría de Investigación de
za en el tiempo. Al respecto, las rela- la Universidad de Antioquia y su es-
ciones de causalidad no se prueban en trategia de sostenibilidad de grupos
el presente artículo, en su lugar se abre para el desarrollo de la investigación,
la discusión sobre las coincidencias y convocatoria 2013-2014. Igualmente,
asociaciones espaciales entre pobreza agradecemos al estudiante David Due-
y acciones armadas en el departamen- ñas por su apoyo en la sistematización
to de Antioquia. de la información.

242
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

REFERENCIAS

Alkire, S. & Foster, E. (2007). Counting and Multidimensional Poverty Mea-


sures. OPHI Working paper 7. UK: Oxford University.
Alkire, S. & Santos, M. E. (2010). Acute Multidimensional Poverty: A New
Index for Developing Countries. OPHI Working Paper 38. UK: Oxford
University.
Arias, M. A., Camacho, A., Ibáñez, A. M., Mejía, D. & Rodríguez, C. (Comp.).
(2014). Introducción. Costos económicos y sociales del conflicto en Co-
lombia. ¿Cómo construir un posconflicto sostenible? Bogotá: Universidad
de los Andes.
Bonilla, L. (2009). Revisión de la literatura económica reciente sobre las causas
de la violencia homicida en Colombia. Serie Documentos de trabajo sobre
economía regional, n.º 114. Cartagena, Colombia. Banco de la República.
Comisión de Estudios sobre la Violencia. (1987). Colombia: violencia y demo-
cracia. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.
Cuartas, D. (2012, septiembre). ¿Hay una relación entre exclusión y violencia en
Colombia? En Ciclo de conferencias: La voz de los egresados, Universi-
dad de Antioquia, Medellín.
Cubides, F., Olaya, A. C. & Ortiz, C. M. (1998). La violencia y el municipio
colombiano 1980-1997. Bogotá: Facultad de Ciencias Humanas, Universi-
dad Nacional de Colombia, Colección CES.
Díaz, A. M. & Sánchez, F. (2004). Geografía de los cultivos ilícitos y conflicto
armado en Colombia. Documentos Cede n.º 2004-018. Bogotá: Cede, Uni-
versidad de los Andes.
Echandía, C. (1999). El conflicto armado y las manifestaciones de violencia en
las regiones de Colombia. Bogotá: Presidencia de la República, Oficina del
Alto Comisionado para la Paz.
Echandía, C. (2004). Evolución reciente de la geografía del conflicto armado
colombiano. En Red de Estudios de Espacio y Territorio (RET), Dimensio-
nes territoriales de la guerra y la paz (pp. 151-81). Bogotá: Universidad
Nacional de Colombia.

243
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

El Tiempo (2003, 16 de noviembre). Caravana humanitaria se toma el Atrato.


El Tiempo. Recuperado de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/
MAM-1006456
Espinosa, N. & Valderrama, D. (2011). Pasos metodológicos para el análisis
cuantitativo y cartográfico del conflicto armado en Colombia Un estudio
de caso. Estudios Políticos, (39), 196–230.
Fundación Ideas para la Paz -FIP-, Usaid & OIM. (2014, abril). Dinámicas del
conflicto armado en el Nudo del Paramillo y su impacto humanitario. Área
de Dinámicas del Conflicto y Negociaciones de Paz, Unidad de Análisis
‘Siguiendo el conflicto’, (71), 1-56. Recuperado de http://cdn.ideaspaz.
org/media/website/document/5390c12d43ff8.pdf
Gaitán, F. (1995). Una indagación sobre las causas de la violencia en Colombia.
En M. Deas & F. Gaitán, Dos ensayos especulativos sobre la violencia en
Colombia (pp. 88-171). Bogotá: Tercer Mundo.
Galindo, H., Restrepo, J. A. & Sánchez, F. (2009). Conflicto y pobreza en Co-
lombia: un enfoque institucionalista. En J. A. Restrepo y D. Aponte (eds.),
Guerra y violencias en Colombia: herramientas e interpretaciones (pp.
315-351). Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.
García, C. I. (1998). Antioquia en el marco de la guerra y la paz. Transformacio-
nes de la lógica de los actores armados. Controversia, 172, 71-97.
García, C. I. & Aramburo, C. (2011). Geografías de la guerra, el poder y la
resistencia. Oriente y Urabá antioqueños 1990-2008. Bogotá: Códice, Ci-
nep-Odecofi, Iner-Universidad de Antioquia.
García, C. & Cardeño, W. (2002). Estado del arte de los estudios sobre regiones
y violencia en Antioquia. En P. E. Angarita (Ed.), Balance de los estudios
sobre la violencia en Antioquia (pp. 81-97). Medellín: Universidad de
Antioquia.
Gómez, C. M. (2001). Economía y violencia en Colombia. En A. Martínez (ed.),
Economía, crimen, conflicto (pp. 41-58). Bogotá: Universidad Nacional de
Colombia.
Gómez, M. (2002, 15 de septiembre). Murindó le hace quites a la guerra. El
Tiempo. Recuperado de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/
MAM-1349138

244
Apuntes CENES Volumen 37, Número 65
enero - junio 2018. Págs. 213-246

Gutiérrez, F. & Sánchez, G. (2006). Prólogo. Nuestra guerra sin nombre. Trans-
formaciones del conflicto en Colombia. Bogotá: Instituto de Estudios Polí-
ticos y Relaciones Internacionales (Iepri), Norma.

Horbath, J. (2004). Pobreza y elecciones en Colombia: algunos hallazgos para


reflexionar. Revista Espiral, 10(29), 199-235.

Jaramillo, A. M. & Zapata, C. A. (2001). Acerca de los estudios sobre la violen-


cia política en Antioquia. En P. E. Angarita (Ed.), Balance de los estudios
sobre la violencia en Antioquia (pp. 81-97). Medellín: Universidad de
Antioquia.

Leiteritz, R., Nasi, C. & Rettberg, A. (2009). Para desvincular los recursos na-
turales del conflicto armado en Colombia. Colombia Internacional, (70),
215-29.

Loaiza, O., Muñetón, G. & Vanegas, G. (2014). The Relationship between Multi-
dimensional Poverty and Armed Conflict: The Case of Antioquia, Colom-
bia. Munich Personal RePEc Archive.

Montañez, G. (2004). Introducción. En Red de Estudios de Espacio y Territorio


(RET). Dimensiones territoriales de la guerra y la paz (pp. 23-36). Bogotá:
Universidad Nacional de Colombia.

Montenegro, A. (1995). Prólogo. En F. Gaitán & M. Deas, Dos ensayos especu-


lativos sobre la violencia en Colombia (pp. ix-xxi). Bogotá: Tercer Mundo.

Muñetón, G. & Vanegas, J. G. (2014). Análisis espacial de la pobreza en Antio-


quia, Colombia. Equidad & Desarrollo, (21), 29-47.

Pécaut, D. (2004). Hacia la desterritorialización de la guerra y de la resistencia a


la guerra. En Red de Estudios de Espacio y Territorio (RET). Dimensiones
territoriales de la guerra y la paz (pp. 23-36). Bogotá: Universidad Nacio-
nal de Colombia.

Pizarro, L. E. (2004). Una democracia asediada: balance y perspectiva del con-


flicto armado en Colombia. Bogotá: Norma.

Rangel, A. (2000). Colombia: guerra en el fin de siglo. Bogotá: Tercer Mundo.

245
Conflicto armado y pobreza en Antioquia
María Maya Taborda - Guberney Muñetón-Santa - Jorge Enrique Horbath-Corredor

Salas, L. G. (2010). Corredores y territorios estratégicos del conflicto armado co-


lombiano: una prioridad por territorializar en la geopolítica de los actores
armados. Perspectiva Geográfica, 15, 9-36.
Salgado, C. (2003, 11 de diciembre). El largo camino a Caicedo. El Tiempo. Recu-
perado de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1045064
Sánchez, F. (2007). Las cuentas de la violencia. Bogotá: Universidad de los
Andes, Norma.
Sánchez, F. & Chacón, M. (2006). Conflicto, Estado y descentralización: del pro-
greso social a la disputa armada por el control local 1974-2002. En Nuestra
guerra sin nombre: transformaciones del conflicto en Colombia (pp. 347-
403). Bogotá: Norma e IEPRI.
Sarmiento, A. & Becerra, L. M. (1998). Análisis de las relaciones entre violencia
y equidad. Archivos de Macroeconomía, DNP, (93), recuperado de https://
colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Estudios%20Econmicos/93.pdf.
Uribe, M. T. (1997). Antioquia: entre la guerra y la paz. Estudios Políticos, (10),
126-37.
Valencia, G. (2006, dic.). La economía frente al conflicto armado interno colom-
biano, 1990-2006. Perfil de Coyuntura Económica, 141-74.
Valenzuela, P. (2002). Reflexiones sobre interpretaciones recientes de la violencia
en Colombia. Convergencia, 9(30), 125-46.
Vásquez, T. (2008). Las nuevas guerras y el conflicto armado en Colombia.
Controversia, (190), 281-310.
Vásquez, T. (s.f.). Esbozo para una explicación espacial y territorial del conflicto
armado colombiano. Presentación. Recuperado de http://centrodememo-
riahistorica.gov.co/descargas/CatedraBY/presentaciones/Sesion-6/expli-
cacion-espacial-territorial-conflicto-armado-colombia.pdf
Yaffe, L. (2011). Conflicto armado en Colombia: análisis de las causas económi-
cas, sociales e institucionales de la oposición violenta. CS, (8), 187–208.

246