Está en la página 1de 2

EL EGO

¿Qué es el ego? Todos sabemos lo que significa el ego-ismo, pero… ¿Todos tenemos ego?, ¿Sabemos lo que es el ego? La gran mayoría de las personas vivimos identificados con nuestro ego, (yo el primero) y no distinguimos entre nuestro ego y lo que realmente somos. El ego está formado por ese torrente incesante de pensamientos involuntarios y compulsivos, y las emociones que siempre acompañan a estos pensamientos. Y como siempre están ahí, pues nos creemos que somos ellos, nos identificamos con nuestros pensamientos, viviendo atrapados en esta maraña día tras día, viendo cómo pasa el tiempo, y nos parece que sin poder hacer apenas nada para romper con esa rutina mentalemocional que se ha metido en nuestra vida-cabeza, mandando por nosotros en nuestra vida. Todos sabemos que estamos en un mundo de formas cambiantes que está en permanente evolución; nuestro cuerpo no es igual que hace un tiempo; las cosas que antes nos emocionaban ahora apenas si nos afectan; las ideas que teníamos ayer ya no nos valen, y aún mucho menos pensamos como cuando teníamos quince años menos.

Laureano Fernández Herrero

EL EGO Pero existe algo en cada uno de nosotros que está presente en todos estos cambios, que permanece, que no cambia. Eso es EL SER Si queremos conocer nuestro ego, y tomar conciencia de él, nuestra tarea es parar los pensamientos, viviendo en el presente, desde donde no existe el sufrimiento, y poder vivir en esa PAZ Y ARMONÍA que está siempre presente en nuestro interior, en el SER, que es lo realmente somos. Esta labor de introspección, que podemos ir haciendo, poco a poco, ayudados por técnicas como el Yoga o el Tai Chi, y, sobre todo, y lo recomiendo especialmente, la Meditación. Estas técnicas van creando el hábito de estar conscientes de nosotros mismos, de estar por lo tanto en el ahora aumentando nuestra presencia y nivel de ARMONÍA Y PAZ en nuestra vida, y haciendo que el ego deje de predominar en nuestros pensamientos dominándolo, para así poder manejar el poder que todos tenemos en nuestro interior de decidir cómo queremos que sea nuestro paso por este planeta.

Laureano Fernández Herrero