Está en la página 1de 2

Regeneracionismo y Generación del 98

Hernández Rodríguez Centli Margarita

Después del desastre del 98 en el que España perdiera sus últimas colonias y estuviera en guerra

con los Estados Unidos de América, el descontento político y social era evidente. El país se

encontraba con grave retraso económico, educativo y político.

Alfonso XIII toma el trono en 1902 y entre conservadores y liberales se alternan el poder. Antonio

Maura, desde su liderazgo conservador lleva a cabo la política regeneracionista, a manera de un

nuevo comienzo para la abatida España, propone acabar con el caciquismo, democratizar el sistema

y atraer a la clase media a la política. Maura es destituida por el rey tras provocar la semana trágica

en 1909 y es sustituido por Canalejas, quien desde el partido liberal continúa las políticas

regeneracionistas; propone la ley candado, la ley de mancomunidades y la abolición de los

consumos.

En 1902 Joaquín Costa, pensador considerado precursor del pensamiento regeneracionista publica

su libro Oligarquía y caciquismo como forma actual de gobierno en España. Urgencia y modo de

cambiarla (Costa, 1902) que contiene no sólo su opinión sino la de escritores de la época como

Unamuno y Pardo Bazán, Costa defiende la libertad de cátedra y se niega a ajustarse a los dogmas

oficiales. Con su pensamiento impulsa a las clases neutras a organizarse en organismos como La

Unión Nacional que aunque no tienen mucho éxito son una muestra del descontento y actuar social.

Los escritores llamados regeneracionistas (Lucas Mallada, Joaquín Costa, Ricardo Macías

Picavea, Luis Morote, Damián Isem, Antonio Royo Villanova, César Silio, Joaquín Sánchez de

Toca), los viejos (Gumersindo de Azcárate, Nicolás Salmerón, Adolfo Posada, Manuel Sales y

Ferré, Rafael Mana de Labra, Benito Pérez Galdós, Leopoldo Alas), y los jóvenes (José Martínez
Ruiz, Ramiro de Maeztu, Miguel de Unamuno, Ángel Ganivet, Pío Baraja, Rafael Altamira)

forman parte de la ruptura del sistema, pero esto no basta para unificarlos pues sus propuestas son

muy diferentes y responden a sus ideologías individuales sin embarco es indudable que los factores

regeneracionistas que llevan a la denuncia social, la necesidad de impulsar la economía y la política

de España serán fundamentales en la conformación de los pensadores que integrarán la generación

del 98, pues muestran una preocupación por los problemas que enfrenta España desde sus

ideologías individuales, denuncian el atraso, el caciquismo y la opresión del pueblo y aportan una

nueva estética y escriben con nuevas estructuras como el ensayo.

Bibliografía

Lissorgues, Y. (n.d). La crisis de fin de siglo. El regeneracionismo. 28/04/18, de Cervantes

Virtual Sitio web: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/la-crisis-de-fin-de-siglo-el-

regeneracionismo/html/01fab768-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html

Molina, A. (1973). La generación del 98. Barcelona: Editorial labor.

Ortega y Gasset, J. (1981). Ensayos sobre la generación de 98. Madrid: Alianza editorial.