Está en la página 1de 3

las aves son animales que siempre han atraído la atención del hombre,

principalmente por la capacidad de volar, el hermoso plumaje de muchos


ejemplares, o por la facultad de emitir bellos cantos por parte de muchas especies,
como es el caso de los pájaros; sin olvidarnos de los beneficios que reporta para
los humanos, sobre todo aquellas destinadas al consumo de carne y huevos,
aprovechamiento de su plumaje, o simplemente para mantenerlas como aves de
adornos, éstas últimas engloban multitud de
especies: canarios, loros, agapornis, cacatúas…

Desde el punto de vista cultural han estado representadas en multitud de medios y


símbolos; la mitología también ha dedicado numerosos relatos en el que el
personaje principal es un pájaro mitológico. En la cultura popular, muchas
tradiciones y leyendas folclóricas están protagonizadas por fascinantes aves.

Las aves son animales vertebrados que habitan en todos los rincones de nuestro
planeta. Existen algunas especies acuáticas como el pingüino que dedican gran
parte de su tiempo a estar sumergido en el agua. Mayoritariamente los aviales
tienen capacidad para volar, no obstante, existen especies no voladoras, como es
el caso de los avestruces, kiwi o el emú. Generalmente el término pájaros se
utiliza para designar a las aves de menor envergadura, por ejemplo, un jilguero o
un verderón.

Características afines con reptiles y mamíferos


Las aves o pájaros descienden de los reptiles, en su evolución cambiaron las
escamas por plumas, aunque siguen presente en ciertas estructuras anatómicas,
como es el caso de las patas. existen en la actualidad más de 9.000 especies de
aves. El número de aves y pájaros es muy variado, eso hace que la enumeración
y clasificación de especies sea un tanto compleja. Las aves, al igual que los
reptiles son saurópsidos, comparten otras características anatómicas, como el
cráneo diápsido, además destaca la oviparidad entre ambas especies.

En lo relacionado con los mamíferos, presentan ciertas características afines como


el hecho de ser animales homeotermos (sangre caliente), el corazón también está
dividido en cuatro cámaras y la circulación es doble y completa.

Características de las aves


Las aves son animales vertebrados de sangre caliente con capacidad para el
vuelo y de locomoción bípeda, si bien son animales con morfología de tetrápodos,
la conversión de las extremidades anteriores en alas posibilitan que adquieran una
posición erecta. En lo que respecta a las extremidades posteriores comprenden
entre dos a cuatro dedos según la especie en cuestión.
Sus buenas dotes para mantenerse en el aire se debe principalmente a su cuerpo
aerodinámico y al presentar una estructura ósea poco pesada, ya que sus huesos,
en las voladoras, son huecos; otra característica importante es el hecho de tener
el cuerpo repleto de plumas, además, poseen pico y carecen de dientes. Cuentan
con una vista y oídos muy desarrollados.

El pico en estos animales adquiere funciones muy importantes, no solo


relacionadas con la captura del alimento, en él están comprendidas las
mandíbulas superior e inferior y revestidas de una capa cornea. También se
encuentran las narinas ubicadas en la mandíbula superior. El pico puede adoptar
diversidad de formas según los hábitos alimenticios del ave: curvo, convexo, corto,
alargado, en forma cónica, etc.

Las alas suelen ser alargadas y con terminación punteada en aves voladoras y
más cortas y redondeadas en aquellas que tienen menos agilidad para el vuelo.
Aunque no hay que olvidar que existen especies no voladoras.

Igualmente las patas pueden ser muy largas en ciertas especies, en otras en
cambio, se reduce considerablemente su tamaño. Los pies están revestidos de
escamas, también disponen de uñas, y la posición de los dedos es variable:
zigodáctilo (dos dedos en posición delantera y dos hacia atrás), heterodáctilo (el
pulgar en posición hacia atrás) o sindáctilo (en los que existe fusión de dedos).
Además, en las aves acuáticas los pies están recubiertos por membranas, es
decir, son palmeados o lobulados; las rapaces, en cambio, cuentan con fuertes
garras.

Igualmente la cola presenta formas variadas y en las aves voladoras tienen como
función principal servir de timón, en estos casos suelen ser alargadas, en cambio,
existen especies con cola muy reducidas, otras en forma de abanico, como los
pavos reales, fundamentales en sus rituales relacionados con la reproducción.

La piel de las aves está recubierta de plumas, no obstante, en la mayoría de


especies están ausente en las patas y pies, las cuales se encuentran revestidas
de escamas. El número, longitud y disposición varía de unos ejemplares a otros,
también es importante destacar el plumón existente en la parte interna que
impermeabiliza al ave con funciones de termoregulación. El plumaje puede
cambiar una o dos veces al año es el fenómeno denominado muda.

La temperatura de estos animales es bastante elevada, de media entre los 38 a 44


ºC, según sus hábitos, las diurnas mantienen temperaturas más elevadas durante
el día, las nocturnas por el contrario durante la noche.

Mención especial es lo relacionado con sus órganos internos para ampliar un poco
más el conocimiento de la estructura corporal de las aves, cuestiones que para no
cansar al lector, lo desarrollaremos en artículos específicos relacionados con la
anatomía de las aves.

En lo relacionado a su comportamiento, muchas aves son migratorias, incluso


forman grandes bandadas, otros pájaros en cambio se caracterizan por llevar una
vida solitaria o conviviendo en pequeños grupos. Son seres homeotermos, es
decir, pueden regular su temperatura corporal gracias a los alimentos que
consumen.

Alimentación
Su alimentación es variada dependiendo de la especie: frutas, en aves frugívoras;
alimento vivo, por ejemplo las aves rapaces; carroña, en el caso de los buitres.
También existen aviales que se alimentan de insectos, o las granívoras que lo
hacen de variedad de semillas.

Reproducción
En lo que respecta a su reproducción, estos animales son ovíparos, es decir,
ponen huevos en el exterior y tras el correspondiente periodo de incubación, el
huevo eclosiona facilitando el nacimiento de los polluelos, que deberán estar un
tiempo con la madre, hasta que puedan valerse por sí mismo. El desarrollo
embrionario es externo, es decir, en el interior del huevo, aunque son animales de
fecundación interna; normalmente los pájaros o aves construyen un nido que le
servirá de cobijo durante el tiempo que dure la incubación o todo el periodo
reproductivo en aquellos que son altriciales.

Resumen de sus principales c