Está en la página 1de 2

Jornada IIº de Secundaria - 2017

La Odisea del Adolescente


Rezando con los Salmos

Serena el corazón e inicia esta jornada con un momento de oración.


Ahora, recemos juntos la oración que nos compromete a vivir con
más intensidad estos momentos.

SALMO 8 

Majestad del Señor y dignidad del hombre
.
La dignidad del ser humano

Señor, dueño nuestro,



¡qué admirable es tu nombre

en toda la tierra!

Ensalzaste tu majestad sobre los cielos.


De la boca de los niños de pecho

has sacado una alabanza contra tus enemigos,
para reprimir al adversario y al rebelde.

Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,



la luna y las estrellas que has creado,
¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, 

el ser humano, para darle poder?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,



lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos,

todo lo sometiste bajo sus pies:

rebaños de ovejas y toros,



y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,

que trazan sendas por el mar.

Señor, dueño nuestro,



¡qué admirable es tu nombre

en toda la tierra!

Jornada IIº de Secundaria


Después de haber reflexionado la Palabra de Dios, escoge una expresión, una palabra que te gustaría te acom-
pañe durante esta jornada.

En esta canción queremos poner todas


QUIERO SER AGUA FRESCA nuestras intenciones: «Quiero ser agua
(José Luis Perales)
fresca».

1) Quiero tener un sueño nuevo cada día. Quiero tener


el fuerte abrazo de la vida. Quiero tener un verso, para
cantarle al aire. Quiero tener una razón para morir por
alguien. Ahora, recemos juntos la oración que
Quiero ser agua fresca, paloma en vuelo, quiero ser lo nos compromete a vivir con más intensi-
dad estos momentos.
que esperas de mi. Y escuchar tu sonrisa que alegra el
alma, compañero de viaje hasta el fin. Caminar por la
arena con los pies descalzos Contemplando una pues-
Oremos juntos
ta de sol. Y perderme a tu lado contando estrellas
Deshojando una noche de amor.
Jesús, haz que caminemos
2) Quiero tener las manos llenas de ternura. Quiero siempre ante ti, tú sabes que ten-
tener la risa blanca de la espuma. Quiero tener un emos miedo del juicio de los
cuento para contarle a un niño. Quiero tener un sitio al demás; que cuando los demás nos
sol donde vivir contigo. ridiculizan nos entristecemos y
3) Quiero tener la dulce calma del que espera. Quiero nos enfurecemos, sin embargo,
tener la puerta abierta del que llega. Quiero una mano cuando pensamos en ti, nos acor-
amiga para curarme el alma. Quiero tener un canción damos que lo único importante es
para ponerle alas. el juicio que tú tienes de nosotros.

Ayúdanos, Señor, a vivir este


día de jornada en secreto, orando no para hac-
erme notar de mis compañeros o amigos, sino
porque sé que tú me conoces, porque entonces, ya
no seré hipócrita, seré una persona libre y llena
de alegría.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

María, Madre de la vida, tú que eres la fuente de


nuestra alegría, ruega por nosotros.

Dios te salve, María…

Jornada IIº de Secundaria

Intereses relacionados