Está en la página 1de 2

Análisis y Abstracción

de la Información.
Antecedentes del tema
El concepto de mercado se refiere a dos ideas relativas a las transacciones comerciales. Por
una parte se trata de un lugar físico especializado en las actividades de vender y comprar
productos y en algunos casos servicios. Todo estudio de mercado plantea una serie de
interrogantes sobre aspectos básicos como son: ¿cuáles son sus objetivos?, ¿qué métodos
utilizar?, ¿qué es el análisis de la oferta y la demanda?, ¿cuáles son los métodos de
proyección de la oferta y demanda?, ¿cómo determinar el precio de un servicio?, ¿cómo
presentar un estudio de mercado?, a esto le llamaremos variables.

Marco Teórico
El objetivo del estudio de mercado es claramente tener una noción clara de la cantidad de
consumidores que habrán de adquirir el bien o servicio que se piensa vender, dentro de un
espacio definido, durante un periodo de mediano plazo y a qué precio están dispuestos a
obtenerlo. Adicionalmente, el estudio de mercado va a indicar si las características y
especificaciones del servicio o producto corresponden a las que desea comprar el cliente.

El hablar de estas características tiene por objeto que el empresario, deseoso de poner un
negocio en este giro, pueda calibrar el tipo de mercado existente en cuanto a la oferta y así
determinar si le conviene o no aventurarse. Es igualmente posible que al iniciar esta parte
del trabajo, el futuro inversionista advierta la inconveniencia de proseguir y el estudio le
habrá servido para no arriesgar en una empresa que fuera a resultar improductiva.

En el análisis de la demanda, se deben estudiar aspectos tales como los tipos de


consumidores a los que se quiere vender los productos o servicios. Esto es saber qué niveles
de ingreso tienen, para considerar sus posibilidades de consumo. Se habla, en ese caso, de
estratos de consumo o de una estratificación por niveles de ingreso, para saber quiénes
serán los clientes o demandantes de los bienes o servicios que se piensa ofrecer. Debe
conocerse si lo que busca el consumidor es la calidad, sin importar mucho el precio o si el
precio es una de las variables de decisión principales. En muchas ocasiones una errónea
fijación del precio es la responsable de la mínima demanda de un producto o servicio.
Conclusión

Para que una empresa crezca profesionalmente debemos tomar en cuenta cada punto,
logrando con ello ingresar en el mercado con las herramientas necesarias y el conocimiento
adecuado para competir en el sector deseado, buscando siempre la mejora continua,
calidad y servicio tanto en el producto como en el trato que tendremos hacia el cliente.