Está en la página 1de 12

Querida Mamá,

Tenemos una cajita para ti, llena de cosas que van a servir para tu
bebé.

Pero cada cosa aquí, también nos va a servir como ejemplo de una
verdad, mucho más grande e importante para nosotras mismas, y
algún día para el bebé también.
LA CAJITA

Vamos a comparar esta cajita con la Biblia. La Biblia es la Palabra de Dios, y está llena
de cosas útiles  necesarias para la vida.

Allí, DIOS nos dice LA VERDAD sobre:

 Él Mismo: cómo es Él.

 Nosotros: cómo somos, cómo podemos tener vida eterna y qué hay que hacer
para agradarle.

Pero tenemos que abrirla para sacar los tesoros. Muchos tienen una Biblia, pero nunca la
leen para ver qué es lo que Dios tiene que decirnos. Lo que Él nos ha escrito es de GRAN
valor para nuestras vidas. Es indispensable conocerlo para tener vida eterna.

SALMO 19: 7-11

7 La ley del SEÑOR es perfecta,


que restaura el alma;
el testimonio del SEÑOR es fiel,
que hace sabio al sencillo.

8 Los preceptos del SEÑOR son justos,


que alegran el corazón;
el mandamiento del SEÑOR es puro,
que alumbra los ojos.

9 El temor del SEÑOR es limpio


y permanece para siempre;
los juicios del SEÑOR son verdaderos,
todos ellos son justos,

10 ¡son más deseables que el oro fino!,


¡son más dulces que la miel del panal!

11 Además, tu siervo es advertido por ellos,


y en obedecerlos hay gran recompensa.
EL PAÑAL

¿Por qué vas a necesitar más que un solo pañal para este bebé? Porque el bebé con
frecuencia lo ensucia.

El PAÑAL SUCIO nos recuerda que:

 El pecado contamina la vida de cada ser humano: todos nacemos


PECADORES (desde la abuelita más religiosa, hasta el bebé recién nacido)

 Dios dice que el pecado nos separa de Él porque Él es perfectamente santo.

 Contaminados de pecado, nunca podremos entrar en su presencia.

ISAÍAS 64:6

6 Todos nosotros somos


como el hombre impuro;
todas nuestras buenas obras
son como un trapo inmundo;
todos hemos caído como hojas secas,
y nuestros pecados
nos arrastran como el viento.

ROMANOS 3:23

23 ... por cuanto todos pecaron


y están separados
de la presencia gloriosa de Dios.

SALMO 51:5 (50:5)

5 He aquí,
soy malo desde que nací;
soy pecador desde el seno de mi madre.
LAS TOALLITAS
Estas sirven para limpiar al bebé.

La Buena Noticia para nosotros es que DIOS MISMO nos ha provisto de una manera de
limpiarnos del pecado para poder estar con Él y entrar en Su hogar celestial al final de
nuestra vida aquí.

Dios ha dicho en I Juan 1:7 que la sangre de Jesucristo, Su Hijo, nos limpia de todo
pecado.

Jesucristo pagó la deuda que tú y yo debemos por nuestro pecado. Esta deuda es la
muerte eterna. Si confiamos en Él para salvarnos, Él nos limpia de todo pecado con Su
preciosa sangre y nos da vida eterna.

ISAÍAS 1:18
18 Venid ahora y razonemos 
dice el SEÑOR ,
aunque sus pecados
sean tan rojos como la grana,
yo los dejaré blancos como la nieve;
aunque sean rojos como el carmesí,
yo los dejaré blancos como la lana.

ISAÍAS 53:6
6 Todos nosotros
nos descarriamos como ovejas,
siguiendo cada uno su propio camino,
pero el SEÑOR hizo
que cayera sobre Él,
la maldad de todos nosotros.

I JUAN 1:8-10
8 Si decimos que no tenemos pecado,
nos engañamos a nosotros mismos
y no hay verdad en nosotros;

9 pero si confesamos nuestros pecados,


podemos confiar en que Dios, que es justo,
nos perdonará nuestros pecados
y nos limpiará de toda maldad.
10 Si decimos que no hemos cometido pecado,
hacemos que Dios parezca mentiroso
y no hemos aceptado verdaderamente su palabra.

¿Qué hacemos con el pañal sucio?

Dios aleja aún más, nuestro pecado de nosotros.

SALMO 103:12

12 Como está lejos el oriente del occidente,


así alejó de nosotros nuestras transgresiones.

La mamá le pone un pañal limpio al bebé.

Dios nos cubre con la justicia de Cristo cuando confiamos solamente en Él para la
salvación. En ese momento ocurre un intercambio efectuado por Dios mismo: Él pone
nuestra suciedad y pecado sobre Jesucristo quien pagó en nuestro lugar, y luego pone
sobre nosotros la justicia de Cristo mismo.

Es una muestra de su gran amor por nosotros.

FILIPENSES 3:9

9 y encontrarme unido a Él (a Cristo);


no con una justicia propia,
adquirida por haber yo cumplido la ley,
sino con la justicia que se adquiere
por la fe en Cristo,
la que Dios da por creer.

I PEDRO 3:18

18 Porque también Cristo murió


por los pecados una sola vez.
Él era inocente,
pero sufrió por los injustos
para llevarnos a Dios.
LA LAMPARITA

Esta lamparita nos sirve para alumbrar en la noche. La mamá no se tropieza cuando se
levanta a cuidar al bebé, y más adelante, ayuda para que el niño no tenga miedo en la
oscuridad.

Vamos a compararla con la Palabra de Dios, la cual nos ayuda a no tropezar en nuestro
andar diario, y a no tener miedo.

SALMO 119:105

105 Lámpara es a mis pies tu palabra


y lumbrera a mi camino.

JUAN 8:12

12 Jesús se dirigió otra vez a la gente, diciendo:


Yo soy la luz del mundo;
el que me sigue,
tendrá la luz que le da vida,
y nunca andará en tinieblas.

Si ya hemos sido limpiados del pecado, podemos andar en la luz de Cristo. Dios dice que
cuando recibimos a Jesucristo (cuando creemos en Él como nuestro Salvador único),
pasamos a ser hijos de Dios.

JUAN 1:12

12 ... mas a todos los que lo recibieron,


a quienes creen en su nombre,
les dio el derecho
de ser hechos hijos de Dios.
EL BIBERÓN

Otra gran necesidad del bebé es el alimento.

Cada hijo de Dios necesita alimentarse diariamente de la Palabra de Dios. Esto es


indispensable para su crecimiento, igual que con el bebé.

I PEDRO 2:2

2 Cómo niños recién nacidos,


busquen con ansia la leche espiritual pura,
para que por medio de ella
crezcan para su salvación.

II TIMOTEO 3:15 y 16

15 y que desde la niñez


has sabido las Sagradas Escrituras,
las cuales te pueden dar la sabiduría
que lleva a la salvación
mediante la fe en Cristo Jesús.

La autoridad de la Palabra de Dios en el entrenamiento del niño

El mismo Dios que dijo: “Dejad a los niños venir a mí y no se lo impidáis... (Marcos 10:14)”,
también dijo:

EFESIOS 6:4

Y, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos,


sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor.

PROVERBIOS 19:18

Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza;


y no se apresure tu alma para destruirlo.

PROVERBIOS 13:24

El que detiene el castigo, a su hijo aborrece: mas el que le ama, desde temprano lo corrige.
PROVERBIOS 22:15

La necedad está ligada


en el corazón del muchacho;
mas la vara de la corrección
la alejará de él.

PROVERBIOS 23:13-14

No rehúses corregir al muchacho;


porque si lo castigas con vara,
no morirá.
...Y librarás su alma de la muerte.

PROVERBIOS 29:15

La vara y la corrección
dan sabiduría;
mas el muchacho consentido
avergonzará a su madre.

PROVERBIOS 17:22

Corrige a tu hijo,
y te dará descanso,
y dará alegría a tu alma.
LA COBIJA

La cobijita le proporciona al bebé protección del frío y es para él como un refugio.

Dios dice que ÉL MISMO es nuestro refugio.

¡Ésta es una verdad maravillosa!

SALMO 91:1-5 (90:1-5)

1 El que vive bajo la sombra protectora


del Altísimo y Todopoderoso,

2 dice al SEÑOR:
“Tú eres mi refugio,
mi castillo,
mi Dios, en quien confío!”

3 Solo Él puede librarte


de trampas ocultas
y plagas mortales,

4 pues te cubrirá con sus alas,


y bajo ellas estarás seguro.
¡Su fidelidad te cubrirá
como un escudo!

5 No tendrás miedo
de los peligros nocturnos,
ni a las flechas lanzadas de día

SALMO 34:22 (33:22)

22 Pero el SEÑOR
salva la vida a sus siervos;
¡no serán condenados
los que en Él se refugian!
EL CHUPÓN

Pensemos en el chupón como algo que consuela al bebé.

Dios dice que Él es el Dios de todo consuelo. Cuando vengan las tribulaciones y las
pruebas, puedes estar seguro que hay alguien, Jesucristo, que te comprende y quiere ser
tu consuelo.

II CORINTIOS 1:3

3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,


Padre de misericordia y Dios de toda consolación.

APOCALIPSIS 21:3 y 4

3 Y oí una fuerte voz que venía del trono,


y que decía:
“Aquí está el lugar donde Dios
vive con los hombres.
Vivirá con ellos
y ellos serán sus pueblos,
y Dios mismo
estará con ellos como su Dios.

4 Secará todas las lágrimas de ellos,


y ya no habrá muerte,
ni llanto, ni lamento, ni dolor;
porque todo lo que antes existía
ha dejado de existir.”
LOS ZAPATITOS

Estos sirven para cubrir y proteger los pies del bebé, y algún día, sirven para que camine.

¿Cómo vas a encaminar a este precioso niñito en el camino de la vida?

Dios dice que hay un camino correcto que nos lleva a la vida eterna, y hay otro camino que
es de muerte.

MATEO 7:13 y 14

13 “Entren por la puerta angosta,


porque ancha es la puerta y espacioso el camino
que lleva a la perdición,
y muchos son los que entran por ella;

14 pero angosta es la puerta y angosto el camino


que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

JUAN 14:6

6 Jesús dice:
“Yo soy el camino, la verdad y la vida;
nadie viene al Padre sino por mí”.

Tú tienes el hermoso privilegio


y la gran responsabilidad
de encaminar a tu hijo
en el camino de la vida.
¿Qué tan preciosa es para ti
el alma de tu hijo?
¿Por qué cosa la cambiarías?
¿Por más dinero, tiempo libre,
tu propia comodidad,
el desarrollo de tu profesión?

PROVERBIOS 22:6

6 Enseña al niño el camino en que debe andar,


Y aún cuando sea viejo no se apartará de él.
Recibe hoy el precioso regalo de la salvación,
creyendo en Jesucristo como
tu Salvador único y personal.

Ésta es la mejor manera de comenzarte


a preparar para ser la mamá que Dios,
tu Creador, quiere que seas.

JUAN 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo
único, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda más tenga
vida eterna.