Está en la página 1de 250

A-PDF Page Cut DEMO: Purchase from www.A-PDF.

com to remove the watermark


1 11 un , , l 1 r
l• t t 1 1 l l1

.i1 mf nt ll 1 1t 1 l '

l lrlli l r ¡1ll 1 1r1 1 1 1 1 i' ' 1 1 , '


1
' 1 1

11n1plt 1.1 d 1 ,..,111n11¡h'- ' ' '


1.
1
t1 n11 nd • 1 n 111 n t ! ,.... l \ 1 , 1 r . l 1 • ' ' 1 ' 1 1•

l 1'" \ l 1n tt 111 • .., ! r 1 n "'' 11 r 1d · , l 1 .t, 1 I 'r 1• , 1 1


1·d 11, n ~ hln 11.1 d 11i . J, ,.., n11 · \•"· 1'1' • • 11111 • 111 "
l ( (•frd d1 1 r r··(•"'> •l !"' "lll'1l f1.1. ll i. ,, ,) '- 1 :i•n' : .....)•¡ , 1
1 , 1•1l l j'I • 1l 1ll ~

l'I•' i.1 .,1tu,11 1i1n l ll nll.1 l.1 .1li.;n;.1, 11 ir.it.1 n1 1vnt1 • ,. ,d 1.1n .r .i -
r-:
'.)
t1•r.1r1·:it 11i1 !.1 lr .in .. t. T• ' l h 1,l \ 1•11 t1 ,1tr,,11·,1 , r1·1 •, 1,1 l.1 r • •, ,..,1, r i. 1.i

la r1 cll L!<1n 1,•r ,l¡11 •11t 11.1 n1 \~.1t1\ ' \ 1·l , ' 11\, . • • 11. ,-.111¡.¡1 •11,1•111
·-
·.)
·~
1nlu1l1\ a 1111 ... 1..;li • , l.1-. 1nt .. r¡111 1,1, i11n, ..... , 1•lr.1 .. 1r•l1 ·r\, p, ,,;,.,. ..... ,i, 1 o.
.1n.1i1··t.1 \ 1 1 t r ,1 !1.i :(l dl' 1. ·1.1l,,.r.¡, 1t1n 1.,¡,. ,1dun1, l! ·. q·1 ..,l1!11\ 1' .1 l.1
\ t ' / un .11nlrud1111111n .1 l.1 n1.1t1•r;,1 ,!1· l.it 11Í\'•1:11.1' 1111.i


<111t1>r11.id,1 ()b1«1 dv, ,,n . . u!t.1 l nu1' \ .1vdl\11:ri ,1•. lli . d1 1 .hl.1 1"-l11\ ,,
'-
r1 l1)r~:11 di.' h•.,v¡1h '-..1ndl1·r \ \nn.1 l r..,u J.1 1lr1·t11 ! V
"O
/1> ... 1'/l/f '>11111f(¡ / r lj\11('11Íl''.1h1n '-, ]) l nrl1'!.1l )(1)'¡ l (111)\l ¡ )o.. )l 1•.11\,i)1 ... l. 11·n

la '"ºl il'd,1d l ',,11 t1,1n,1 J1t it .1 B; 1\.1n 1l .1 . L"· r-·rPtt'"''"l d,· L1 ( .i11 ·•. lc.1 d1 · -o
l'<.. 1l<•c1nal1"1" l n \lt·cn11r;,1 d·· i rv\ld Li1· l.1 l n 1' ._. , ... 1tL1LI dt • l 1H1d11·..,
\' d1 r L'llPrdl' l,1 L n1d.1tl J'..,ll•1,111.1l1l1L.1 tlll L n1\1•r..,tl\ ( 11Jl, ·¡.:,1·,ll'
1 ()J1,I re·-... t iudi1d d(lthl l' l'jl' n (' L1 r1r,11 (¡¡ ,1 ( lil'lll ,) prl\ ,1,_l.1 1 lH' ,.¡
pr1rnL•r ¡1r1;f1·-..t1r tll' l""J• 11,1n,1l1 . . 1'. 1·n 1.1 '- ,1!i··Jri1 '-.:¡.:n•t1111.l l r1't1tl dt•
i,1 Un1\ l'f'.J1L1tl l ll'hrt•,1 dL h·r 11•"1lv1i , d1íi't tPr d1·l l111 ,·11!.1f/ 11111/
/1111r1111/ ,1/ /' , ;¡1 !:11,,,:,:/1¡ ... 1.. '. d1 l,1 /•11. 1 n.1!1 n¡,¡/ !~1 ·:; .. . 11
{
1
l.i ,1t lu,11ld,1d L'" r'rv ... 1,lv11h· dL' i.1 \..,111 r.l• lt JI\
-.1¡1/rn.1111/11 ... 1• . \ l'l'I 1

J'<.,1L<lc1!1:1lít1< .i lntc·rn.1l 1t •n,1I


.·11111n L/1 11/11 I >r1·!1r •. l11rn·1.ad,1 •.11111:.1 ~1.,;.,_;1,1n.1J1 ... 1,1 vn l.i .\..,1111.i1111n
J'..,1c<1i\n,1 l1 ti,,1 /\l1·n1.1n.i, lrar..-q., Ln l'l ( L'nlro dl' In\ t"··l1~,11111nv...,
<.11hrc· l'-.1co l o¡~ 1 ,1 ~1111,11 dv l.1 Ln1\ t'l"'·id.1d .Je <-i<1,1brlll k.c·n. [r,1·, 111
Cllrl l P""'' '>l I'> tlJl().., (•n t·l l11<. lilul1 1S1gn1und 1 fl'Ud , de · r r.1111 Inri
Chr r..,/11¡1/;•·r /)r1 n• '>(' f1ir1l1í·i l<1 n10 f1•.1to.1n,1 l1 .,t,1 c..·n l 11ndr1·i.,'
dur,111l1• V('J11l t' .ino•, ~1ir11hino l.1 pr,ic l1 L,1 !.. l1n1 L,l F1r1 \',1 d,1 '011 " ll
J,1 biH , c>m(> <1<.e1.ior dv p·~ 1 qu1,1tr;i'l 1nL1nlo-¡u \ c nil l'n ill.., hoi., p1 t. il1 ·...,
Bcth l<' rn l<<>y,il . v Mllud 1.i lpv, . de 1 PndrC'.., ()cur.i un r.1rgo
,1c,1cJé- n 1 icc > en t·l Jn1..,l1tull> ti(' f'-, H.¡u1,1trí,1 Je l,1 LJn1 Vt'í '.J LL1 d dt•

1 c>nclrl'">
/\/1"\ l /11/tll'r, fc1rm.itlo en 1c111c.ire'> c·n el ( l'n lro Ann,1 ! íl'Ud \ lt1
Sc1r11·cl.1d l'">1to,1n,1lítll el Br1t ,'1n1 c<1, e·<-. m1c:mbro dl' l;i ,\..,oc'"' ion
f 11.., 1c<1ilnt1 lí!1 r,1 J\l1 ·1nc1nc1yd 1r1gt·1•1 Dl'pilrlJrr1enlo dl' f'.,1totcr,1p 1. 1
An,ilít1c_t1 e.le J".in t 1 v Atl<ilP..,Ll'r.t('-, ('n 1·1 Jnc,i1luto \1JC h,1<1 B,d 1nt
'
J. J r.1ml)llíí'º·

Paldós IS8tl 9~ 1;> &0º$7. !

Psicología .¡ 1
Profu ncla

37
~

-
'

-
)
~
..

-
O
o
l

1
J oseph Sandler
Christopher Dare
Alex Holder

EL PACIENTE
Y EL ANALISTA

Las bases del proceso psicoanalítico

Edición revisada y aumentada por


J oseph Sandler y Anna Ursula Dreher

~
PAIDOS
Buenos Aires
Barcelona
México
'T'tt11lo C) rigu1 11 I Tlil" pot 11•11t anrl thr ana(vs l . Th l' Ba~u .~ of th r P.~yrh1>(1nolyt 1 r
P rr>er .'I,.
I<nm ttt~ & o k.!1, fA ndn•s
~ l !>!>:? hy J S nnrll<·r
I S B N l -85'57!i-OOR-2

1'r:1 durci~n d 1' J..candro \\'olfson

Cu bi<>r t.:i d<· Gustavo ~1 acri

150. 195 Sandlcr, J oscph


CDD E l paciente y el a.nalisl.a : las bases del proceso
ps1coana líL1co I J oscph Sa ndle r. Chr1stophc r Da ro y Alex
Holde r · 2~ cd . 4ª re1ro p - Buenos .<\.ires · P a idós , 2007.
272 p. , 22x l 4 cn1 - (Ps icolog1a profunda)
Traducción de: Lcandro Wolfson
1SB N 978-950-12 -4037-5
l . Ps1coan á hs1s. l. D a re, Chr1stopher l l. I-lolde r, Alcx 1

111. T il.u lo

2ª edición ampliada, 1993


3" reimp resión, 2004
4º reimpresión, 2007 •

RMOrvndos t.odoe los dcuilchos Queda rigurosamcnt.o _prohibido, sin lo nu t.Oriindón_cscnui ~ e


los titularos del copyright., bojo lrui snn cioncs esta~~ns ~ lns _leyes, In rcprodu cc1ón pa rc:io l
t.olal d o os ta obra por cunlquicr medio o proccd:1mJcnt.o. mclu1dos la rcprogmfTo y el irnt.a·
0
miont.o lnfomliit.ico.

1972, 199ldo t,odas las ediciones en castellano,


Edil.orial Paidós SAICF'
Dofonso 599, Buenos Aires
o-mnil : difu aion@ediLorialpaidos.com.ar
www.pnido11argont,ina.com.ar

Queda h echo el dopóRil.o que previene la Ley 11.723


lmpt(,'flO en la Argentina · Printed in Argentina

lmpre&o en Gráfica MPS,


Santiago del ERtero 338, Lanús, en febrero de 2007
Tirada: 1000 ejemplares

ISBN: 9'78-950-12-4037-5
INDICE

Prefacio de la primera edición ......... .... ......... ..... ...... ....... .. . 9


Prefacio de la segunda edición............... ............................ 11
l . Int1·odu cci6n ............ ............ ......... .... ........... ....... ...... ..... 13
2. La situación a nalítica ............. ..... ................. ..... ........ 25
3. La alia nza terapé utica................... ....... ..................... 35
4. Transferencia ....... ................ .................. .................... 51
5. Otras variedades de transfer encia ...... ...... ................ 77
6. Contratransferencia .............. ..... ......... ....................... 99
7. Resistencia ......... . ........... ....... .. ....... ....... . . ......... .......... 119
8. La reacción terapéutica n egativa ...... ........................ 141
9. Actitig out ........ ................ ........... .... ....... ..................... 155
~ 10. Interpretaciones y otras i11tervenciones ................... 169
11. Comprensión intuitiva ...........................................••.• 189
12. .. Elaboración............ ...... ...... ........ lºn,
••••••••••••••••••••••••••••••••• ..&;~iZlili'l:liili.

....,..,.
B t bl i ografía .......... .. ......... ... .................................................,,. 'AlnAllll
Indice analítico............................ ....._.
···· · ······························•~&· ~
J >Jt r~~ fi't\(~ J CJ JJ I~ J,,A PRIMRRA EDJCJ(JN

!-lace unos tres años comenzarnos una intensa invest iga-


ción sobre los conceptos psicoan alíticos básicos. Sentimos la
necesidad de llevarla a cabo a raíz de las dificultades con las
que nos habíamos encontrado par a enseñar la teoría psicoana-
lítica en centros de psiquiatría para graduados, a un a los estu-
diantes más capaces; dificultades qu e obedecían en no escasa
medida, según pudimos advertir, a la falta de claridad de los
conceptos mismos. Afortunadamen te, Ja elucidación de ciertas
ideas fundamentales constituía una tarea de investigación acor-
• de con la labor que entonces desempeñábamos en el Instituto
de Psiquiatría. En este libro presentamos los resultados de
nuestro trabajo de un modo que, así lo esperamos, aclarará el
significado y evolución de los con ceptos clínicos básicos del
psicoanálisis. Creemos también que puede servir de base para
a plicar con propiedad y suficiencia los conceptos psicoanalíti-
cos a otros campos conexos, como la psicoterapia de orienta-
ción analítica y la asistencia social individual Confiamos en
que este libro contribuya a disipar en parte la mística que ad.n
rodea a las ideas psicoanalíticas. En nuestro carácter de esta-.
diosos y de docentes del psicoanálisis, mientras realizábamos
esta tarea pudimos comprobar que nuestras propias ideas a
esta ma teria se volvían mucho más precisas y en mucbOlf. Cl&io
sos se modificaban. Abrigamos la esperanza de que 18 ob:ea
resul te valiosa para todos los que se est.An fo1mandD ett it>ltlt
tutos psicoanalíticos o enseñan en ellos.
Estamos en deuda con sir Denis Hill, profeaor

9
tr{t\ c r1 ol lns t it.t1to t ic t >~itll• in t 11':1, 1>o r
t' I ¡)n 1·ti c 11 l n l' 1•11\ })C' •' º
qiie J >tJ ~O en b r i 11<J R r 1'lc>~ Ja o¡>ortt111iclnd 11>1-1 lllt'<lioti n d 1•t' t ll\·
dos pn r a c fect\1nr 1111cst.ro trn l>njo, n~i c·o n1 0 1>01· Hll ul i •1110
p e rn1 a11cnt.e. 8 1 d oct o1· J~Jiot. S l~tcr ¡111so t'11 1>" lih11·0 s u rc¡J11Ln-
ción corno jcfe de rcdncrió11 de 7'/zr• Rril is/1 J nr1 r 11al uf f>.o.;.vch in l ':>'
al aceptn1· ti na scrit• de <lil"z ni·t íc11los que i 11 cll1í~1r1 gl'n 11 t)n rt.c
de Jo qtie se CXJ)011c en es te lil1ro, t r as l1:Jl)c r visto sólo los doi:;
pririieros (esos diez trnl1ajos eran Sa11dler, Dnre y l Iolde r,
1970a 1970b, 1970c, 1970d, 1971; Sand ler, Jlol(lcr y Do re,
1970a'. 1970b, 1970c, 1970d , 1970e; se extr ajo ::tlgún n1atcrinl
d 'Cl'onal de otr os dos nrlÍCltlos: Sa 11d lcr , 1968, 1969). r>or ello,
a Jor su apoyo a fable y toler a n te, le estamos 111 l1y agrn dcc1'd os.
y p Va rios colegas -er1¡:>art icular los doct? res Max l-Ier11<.~11dcz
y Robert L. 'I'yson y Ja se.ñor a An~ e-M ar1 e Sa1.1dler- ley.ero11
los ma11 uscri tos de este libro e 11 diver sas etapas. de s u p1epa-
ra ción y nos J1 iciero11 llega r su s útil es co me11tn r1os. El Fond o
de In vestiga ci611 de Jos l1ospi tal e~ Ma ud s ley Y Roya ~ Be~l1le m ,
de Lond res, a sf como la fundac16n pa ra la l11vesi1?ac16n e n
P sicoa ná lisis de Los A11geles, co nt ribuyero11 econ ómi ca me nte.
Agradecen1os en es pecia l a Li t a Haz~n y a l docto r Ralp? R.
Gree nson , de Ja menciona da fundación . .
. Desea m os test1mo-

n ia r n uest ra gra titud por la a utor1 zac16~ que n os c~nce 1e:o.n
Sigmund Freud Copyrights Ltd., e l Insti tu to de Ps1co~ n ál1 s1 s
de Londres Alix Strach ey y Hogarth Press L t d. pa1·a cita r Tlie
Standard Ediliori of tlie Co111¡Jlete Psyc/1.ological Worlts of Sig-
murid Freud , revisada y ed ita da por J a m es S tracl1cy.

r.Jondres, m a rzo de 1971

10
Ii'a n tra nscurrido m ás de veinte años desde qu e se publica-
ron los t ra l)aj os reu ni dos e n El pacienli! y el analista. En este
la pso l1ubo vari os a va nces muy significativos en el pens amiento
ps icoan a lítico, e n pa rte como consecuen cia de la "ampliación
de los alca nces del psicoa ná lis is" de la qu e se fue tomando
conci encia desde la dé ca da de 1950. En los ú ltim os años , en
particul a r, se ha re pa rado en la participación del analista
como uno de los "asociados " en la situación analítica, y s e fue
a ba ndon a ndo la me t á fora clásica del a n a lista com o espejo. Se
a lcanzó una mejor compre ns ión de las dimensiones de la trans -
ferencia y la co ntra t ra ns fe re ncia, y virtualm en te todos los con-
ceptos de los qu e t ra t a este Li bro han experimen tad o e n las doa
úl timas décad as un a n ot oria ampliación de s u significado.
Co m o r esu ltado de e llo, había sobr a dos motivos para pre-
pa r a r un a segu nda edición de este libro, y agradecemos a los
a u tores ori gina les h abe rnos pe rmitido r e visar y aumentar
u na obra q ue ya se ha ga na do mer ecidamente el título de
clásica. H e mos act ualizado el t ex to original y le hemos hecho
a dici ones s u sta ncia le s . Se agregaron un nue vo capítulo y al-
re dedor de 250 re ferencias bibliográficas, con lo cual el pre-
sente volu me n es casi un cincue nta por ciento más extenso
que e l de la pri mera edición . Desde luego, no ha sido nuestro
pr opósito incluir toda la literatura existente sobre loa con..
ceptos clínicos del psicoanálisis, ya que habría constituido
una t area imposible. H e mos procurado, sin embargo, ofrecer
un panorama completo dando referencias específicas cuando

11
ello era pos ib le, de n1odo tnl qt1c e l lec to r i11tcrosAclo pL1cda
~1brirsc car11ino t>o r s<solo .)11 la csposn jurtg lt1 de los escritos
ps icoanalíticos nctt1 nles.
E11 las cit11s d e ol>rAs pt1blicndas e11 i 11g lés, nos l1er11os to-
n1ado Ja libe rt:ld de u11ifor n1a r c11 lo posib le la gr a ffa ele cier tos
térn1inos. A lgunos at1tores ta l ve7. se a l~ r111 e r1 o 1 ve r Q\ t e su s
"s" se co11virtier on en "z" o vice vers a , y qt1e d csa pn r ecie ro 11
ciertos guior1es de los vocAb los con1pu estos. E 11 ge neral, a l
utilizar la J)a 1abra "fantn sfa" e11 in glós se lo l1izo co11 la for 111 a
"fantasy", au11que se conservó la gr a f(a "phontasy" e r1 los frag-
m e n tos ext1·afdos de Frct1d y de los autores l<lci 11innos. Es pe-
r a n1os que nues t ros colega s n os di sculpe n es tas li ce nci as lite-

rar1a s .
Q u eremos agradecer en especial a Jan e Pettit s u meticulo-
sa cor rección de pruebas y s u ayuda e ditor ial; a Paula S hop,
qu e r ealizó cwdad osame r1 te e] procesami e r1to del texto por
com pu tador a, y a Victoria Han1i lto r1 y B r una Seu, que colabo-
r~ ron e n la investi gación b ib liográfica. Klara K.i n g hizo un a
m agnífi ca labor en Jo toca n te al aspecto gráfi co de la impre-
s ión del libro, q u e a preciamos d ebida m ente. T a ml)ién esta mos
e n d e u da con el E d i th Ludowyk-Gyomroi T rust , de Londres, y
con la F undación S igm und F r e ud , d e Fra n cfort, por la ayuda
fina n cie r a d estinad a a solve n ta r los gastos de pr e pa ración de
esta segund a e dición . P or últ imo, que r e m os agradecer a Alex
Holde r s u s nume ros a s y ú ti les sugere nci as.

J. S. y A. U. D.
Londres y Fran cfort,
agosto de 1991.

'

12
l. INTRODUCCION

Es~ libro .v~rsa sobr e l oa con ceptos clínicos fundamen tales


deJ ps1coa ná l1s1s Y s u sígnj fi cado. Mu chos d e lo to
fu eron · d . s concep s que
l . l su rgie n o en ps 1coan á lis is, en particular aquellos de
d~s ~~~ ~s no~ ocupa mos aquí, han ido a mpliando su significa-
os anos, Y u no de n uestros r 6 ·
cier tos conceptos funda me n tales .P op sitos es examinar

~~o~¡~~ :: e:~:.~~~~t:~~i~~ si~;I,~~::e;:,~~::~! ~w;:


s uerte de d' . . que e s t e libro constituya una
1ccion a r1 0 0 de glosari ,
n uestro exa m en de tales co t o, aun~ue s1 creemos que
prensión del pa p el que cu;:c~p os co~du.cirá a una mejor com-
En los dos pn· P_e n e n e psicoanálisis actual.
meros capitulas co
algunos términos especfficos V . menzamos por analizar
de las con secuencia s ftlosófi . anos a u tores se han ocupado
sen t ido de Jos concep tos 1c:s que acarrean los cambios de
to origin a ] a otro (p. ej., ~ªf o se los transfiere de su contex;..
1976; Schon 1963) E P an, l964; Sandler, 1983· Sc1..-~er.
' · n este a s t 1 ' 1.UU• ,
p~esenta problem a s que le so pee ~' a teoría psicoanalftica.
piensa q ue ella es un siste m a : propios. .Aunque a menudo-ae
grado Ycoherente, esto dis tad e pen~anuento t.ota1mente.inte,...
to~ ps icoanalíticos han sid b .e se: c1ei:o. No todos los CG>ncep
psicoa nálisi s evolucionó o ien _efuudos, Y a medida qnaeL
s u teoría, el significado ¡ s~ modificaron algunas faatl&a.
P.o r .otra Parte, en al e dichos conceptos cambió tam-16
d1st1ntos signiñcado~nos casos un té~1n,ino ha aido~­
rrollo histórico del ~cluso. e? un mismo momento dll
ps1coanális1B de lo cual
'
b
son uenDf<

13
J'\fl!'i lo~ t\\ltlllJ)l, R ttÍg1\iftt' l' f.-l(1H (ft• tél,l1it10A ('<lll)Cl ,) ' 1) ( l l t \ 1' 1.tl \ t lll;\ 1
l fJ5t~ ). 1, rt11\\1) 11/(•11tif1c11c1<lll f' 111tr< 1' ' •'<'<'Í1l11 (,.\¡ \1 \ cll í' 1\ l l) (i() l i ).
\'a~· \' t'f~~ t'\l~\t\ ffif\l'\'< \lltil\\t'l\t~ \1) 1'l l\l~)l) l(·t1\ t l H l \ t ¡ \lt 1 1l t \\\ \ l lJ \lll'
· ~t\ s 1~11\f\\\ttlt) l\\\\\tl})lt ~ Ut t'\11 '\ll' l \ I l't \I\ \ \ \ 't't 11111 t' tt t I\ 11111
\'\\l\\'''\ll\)S \l\\\\ ,\(\\\1 \' \\t\ :1\\lt•t ~\l't'l\l(>"I . l•! t\ \ \•1\\' \)l l \\ ¡\ \ t : Ít \\(ltl 1'1 1

, '\\ti\\\\ , ~\t\tt• \ 1 ~·\~\ \\t ~\\(t• : 1 1(\\ \t' \ \\ l t 1 \ tllt4 l \ tf't'l \ \\1 1 (\t \ \1 1\
1

'"'''\' '\'t'' s,\\\\ \ \ \ \\ \\'\\t• ,l\ \'t'l \\\ \ \' l \\\,tll\\l \ \\(t t \ l \l \ \tl\ l \l\tl1 1 t l
' \\t \ (\\ \ \\ ,.1 '\\\t' ~·' \,, ,.,,,,,\,•tt \' ,,~ t11t1 \' \\\\\ \\l\t'l l , ,,,,, t \ \ l\ i
\ ' ' ,·\ l\ •,·\\, \ ~ t\\~ ,\,, t\l\t ~\· , ,~~\'\\t 'l ~ \ ~ , t, 1 l'' \\ lll \l\\\1 1\ \(\\
\\ '" \\\\ \\\\\'"' \\:\\\ \,,., ,,,\~,,\\\, ,\ ,,,,,,\,l\t·~ 1 1 l1 1 '''''•l''
tll l~~ \\ \\ \t i
l\ ~':-\,\~\,l,-..' fi.\'.\\\ \'<\\' t\\ \t \,, 1\\1: \\\~\ (1 \\\\,\1\\,l>i l l l l \ 1\ 11!1•1 1 (\' .
1
\

~\' , ('\' \~\ l'~' "\\1\~l•\ l\\l\~'\\\¡\\\~\ 1\ ;~\~ 1\ \ l\\'l\\I '.'1l ! l1' l' l\\\111 111 1•111\\ \I
' ' \ ~, • 1t~ tt\~ /1)\)1f1l \1 ~ ,\111'"' \\\, ,\t'll tl\ 1 1 ~ , \ 111 ,¡ ,, ,~t l't\l, 1 11\·1111 1 1 \ ~\
l\•\' )'\\f'<\( ,,,,,,~,,\,1 1':\\'~~~' ,,,~,, l:~ fit\~1\),l:\'ll ·~''''''''t \ l 1\ , 1 1 ¡\(\1 \•11 \ 11
,,,, ll ('~ 1 l \t\f t'\l(i' {1ci ~\(\ \ 1 t:\\' l:\ V\ll\\\\t\ll' l\ \' l1 1\ \\1\ }~\, \ 11 111 \\I t'1\
rltll :\11\l \(<) tf,,l l )~l('c};\\) ~\11~\~ \.'. lt\\l 'tl 1 H. t\it) t \ \ \\\ l )t\\ t\ t'''
1tH l 11n
:\c¡1t<'ll~S l'll'l'\\ tl~l;\'t\l'lt\~ <' l) J:\~ <\llé <\$ \\l<' l )C~ (('l' t'l"ll\t'<' \ l( llt\ll l. \\\'
('tl lc.~1'\l\lllú~ J>SiC()dtt \:\ tl llCO ' t\J )\'<ltJi:ldc)::i 'l\' rlt\S Kit \l: \ ('l\) l\t 1 :-I Cl l\ \
dific~i-\ de 1:.1 cl:..\sictl c11 el lrn.tun1ie1ttu \Jsi cl~t 11: 1l íti ·ti ·011\ó
lás que se pt-csú11ta n e11 la }Jsicoterapia )' l\\ nlg-t111ns vnricdu-
des de asistencia soci::\l ir1dividuaJizada-. Es tn 11ccesidad es
tanto mayor por la in1porta11cia que se le da a la for111uci61\ e n
psicotera pia como pa1·te de la educación ps iquiátri ca genera l.
En este sentido, va le la pena recordar qu e la palabra "J)Si-
coanálisis" no remite ú11icamente a un pa r t icula 1· n1étodo de
tratamiento sino tambié11 a todo un cue r po teórico qu e aspiJ·a
a constituir una psicología genera l. Algunos de s u s co11cep tos
pueden considera rse ft1n damentalme nte técnicos o pr opios de
la clínica, y no forman pa r te del modelo psicológico ge.n e r al del
psicoanálisis : de ellos se ocu pa este libro. Entr e los conce ptos
clínicos de esta índole se incluyen , por ejem plo, el de 1·esisten·
cía, que se refiere a u n conjunto de fenómenos clínicos, a un
cuando también puede con siderar se a la r esistencia como una
manüestación específica del funcionamien to d e los mecanis-
mos ~e defensa (y ,como tal for111a parte de la psicología psicoa-
nalítica general y puede decirse que exis t e tanto en las per so-
n:: ~onnales" como en las que padecen alguna perturba ción
P <¡\Uca). Importa tener presente el distingo e n t r e los concep-

14
l.< >11 11ni<·<1111111l íl.ic<1H c· lí11 j«c1u y lr>R <Ir· lf1 f1Hi<;<1l<tgía pRtooaoa lítica
J~'' ''' 1'11 1 (c1 " 1111~Lrt J>H Í<'r1J <•iffn"J.
~1i ,,,, 11 ' ' '" ('(Jl}('(• J >l <1H r l111i <:<1A clt> I fJHÍCC>ftn ÁliR1ff pt1eden apli·
<·r11·1 <1 1'111 1·11 cl1il c<111H1rll r1rlc1 JlJiÍf'fJEt11r1l ft1co y, t< n cl6rtR mtdlda,
11 <·1111111111111' 1111.11 11"1(1,, l íl 1'11 J~/, 11 ti c·f1 , l rtl v,•z ''"t~ <! mple<, .,>Cija
111111 111 11 1v 1111 v1 1l 1111t•ió r1y 111111 1>t1o l l 1lf• J't•t lti f111lc· it1rs clt 101 conenp·
l tiu. 1>11 1 11111 1t \11tl11, v11lv1c•11clt, 11 111 1111l r1l\ rf1 r e HIMt-4nci1t, ou f\1
1l1d 111lc l11 1111 1111 ¡1r 1J \ 1'1 ¡1it1 11\ '1 ¡1M1é·c11 1r111 11 HÍM corn11 r Hi itt nele
1'1·1111111 11 111 11111 11·1111·!1·111 ltl>r • , 1111 l111Y tl1 1t l11 clt tJll f1 l ltl fent\meno
1•11 11 r111 11t•j11 1c l1111l l 1·11 ,,,,,,,¡,, 11rc111r 11l.11rs c1 ir1,· l11 ~0 • r1 In fnr·
1\ 1111 1111 P l'll pl111 1111 r 111 11c1v.11t 1v1 1 <11, 1111 ¡111l'i1•r1lc '' l.r>tll Ar r\lgdn
81 bi n
\\ltHllt•11111 1•11 l 11 1( 111 l) ll ll( lt l u 111·l, 1 f)l'CIV l'l' l tclltl): f11 UHt• ('1\ 8 (>,
t' I 111·111•t 1H11 cln 1·1111lttl1 11 1c-11 1 t l• i l l"ll1t· ic 111lt1 c¡11 izt\ H« 11 1Jon1.,j11nto ol
111 11 1 ( le1 111 1111lt H( c•I JJf lt't ll l l\ t ll iH t 11, y1l 1)1) H• rf11 A<)Mtc!llil1 le dttfl·
1

1\lr 111 ·111 1c 1•¡1lt1 e 11 f1111 cí1í11 el< l11 t1 M11ci11ción lil>ra. Tc>do11 10 1
11t4ic1 11 i1 \ Cr11 1-1 y 1tHlu f.1 11 l.t•n Ht>r·io l1H t1Ht1ín f1a111i li11rizndoe con e l
1

ft11\ó11 1(111t> <IP 111 rt 11iHlt 11citl 1 11 1,:J it,t111c ic1r1os e n que intervie ne
ol rt) t ipcl <le cc,111 t11ticttció11 y 1lo la oac>ciltción libre.
l~ l cloi:ioo tlo clc1r u11 n dc fir1ición prt.?cian de un concepto, par·
t ictllnr11\e11Lc si es de Ltso clfni co, no puede ser totalmente
sa tisfecho cua ndo se ha de emplear ese concepto en circuns·
La ncias diversas. La te11t a tiva de formular definiciones exac-
tas dio orige n a dificulta des e incongruencias en la exposición
de los conceptos ps icoan a líticos en la creciente can tida d de
g~ osa.rios Y diccion a rios que hoy exis ten e n la especialida d (p.
eJ., E1delberg, 1968; Hinshelwood, 1989; Laplanche y Pontalis,
1973; Moore y Fine, 1967, 1990; Rycr oft, 1968). Las virtudes y
los de~ectos de estos dicciona rios ponen de m anifiesto que la
adopc16n de un criterio h istórico es una condición sine qua non
para coro prender cua lquier concepto psicoana lítico, motivo por
el cual a quí procederem os siguiendo un orden más o menos
cronológico.
El psicoan á lisis se desarrolló en gran medida por obra de
Freud .Y en el curso de sus trabajos, pero a lo largo de su
evolución el propio Freud modificó muchas veces sus formula-
ci.ones ~riginales, revisando sus conceptos y añadiendo nueWlS
d1men s1on es a los procedimientos técrucos. Lo mismo cabe a~
mar d~ la evolución del psicoanálisis con posterioridadaFreud.
De a hí que al referirse a tal o cual aspecto del psicoan•lbds

15
sea preciso a cla r a r de ~ué ép~~ ~e es~ h a~ l a ndo Y. qu e se~
·en te por eso rn1s m o, d1v1d1r la hi st on a d el ps1coan á l1-
conve ru , . 9)
· an·as etapas o fases (como h 1zo Ra pa port, 195 , a
sis en \' .
rti de los primeros t ra b aJOS d e F r eud .
pa n :spués de recibirse de m é dico e n Vie n a ~n 1881 y de
· un tiempo com o fisiólogo en el laboratorio de Meynert,
tr ab aJar· ·ó a Fra ncia pa r a estudiar . con e l enunen
· t ' l
e n e uro ogo
F reu d viaJ . ,
Lo impresion ó el paralel1sn10 t r aza do p or es te entr e
Ch arcot . 1 . d .d h. .
e , · de la disociación m e n ta tn u c1 a por 1pnos1s y
el ienome 0 0 . · · t
la disociación entre una p~rt~ con scien te y otr a 1ncon sc1e n e
de la mente que parecía e x1st1r en las e~ fem1a s qu e prese11t~·
cado s síntom as his t éricos . Segun Char cot y otr os psi·
b an ma r d. h d. · ·,
· tr franceses principa lme n te J a n et, ic a 1soc1ac1on
qma as , d . .d d 1 . t
,
ob ed ec1a a u
na deficien cia h er e da d a o a quin a, e sis em a
' .
nervioso que impedía a la m ente actuar como una unidad , por
, d · Al olver a Viena Fre ud comenzó a colab or a r con
as1 ec1r. v ' · ,1 b
q uien h abía atendid o como m é dico a la ce e r e
J oseph B reu er , . . , t
An o y comprobado q u e los s íntom as l11sténcos q u e es a
pa: :cía ·~ ejoraban si s e la dej aba h abla r libr eme n te en estado
de hipnosis. Desde que col ab or ó con Br eu er , Freud _que dó per·
suadido de que la disociación d e la m ente e n re~ones con ~­
cien tes e inconscien tes n o e r a privativa d e las ps1c~neuros1s
sin o que se ma nifestaba en todas l~s personas; Cons~deró ~~e
la a parición de los sín t omas n eur óticos se deb1a a l a irrupcion
de fuerzas inconscientes h asta entonces s ofocad a s Y qu e no
podían hallar expresión a d ecu a da e n1ngun º. r
d · , t o m odo Co-
i
menzó a ver en esta disocia ción un pr oceso activo d e de en sa
. . d 1 . di .d rote ma p ara no ser
por el cual la concien cia e in V1 u o se P b . _
0
avasallada por sentimientos y r ecu erdos desagradables am e •

nazadores. . . . ión siguió


Esta creencia en un proceso a ctivo d e d1sociac
. l en t r a l en 1os
vigente, en una u otra for111a , y ocupó un u gar c F dy
escritos psicoanalíticos si bie n e n distintos m om en tos r eudel
. ' d= &' t s a spectos '
otros autores pusieron el acento en u:e re n e . e
contenido de esa parte dis0ciada e inconscien e
En un principio (sobre todo e n el curso e sus ~
d
· t de la p s1qu ·
rimeros ra
t ba-
. te del
!
jos junto a Breuer), entendió que el contenido 1nconscie~os de
cual el Sltjet.o pretendía defenderse consistía en recu;~ional.
un 8UCe8o traumático real, que tenían una carga e
E n el libr o qu e ambos publica r on , los famosos Estudios sobre
la histeria (1895), se postul aba que por detrás de los síntomas
del pacien te neurótico se h alla ban ciertos sucesos traumáticos
reales, y que estas experiencias habían dado origen a una
"carga de a fecto". E sta última, a l igual que el recuerdo del
suceso tr a umá tico, h a bía sido a ctivamente disociada de la con-
ciencia y hallaba expresión convirtiéndose en los sínt.om as.
Sobre esta base, el t ratamiento debía consistir en una serie de
in ten tos dest in a dos a volver a tr aer a la con cien cia los r ecuer-
dos olvidados, produciendo simultáneamente una descar ga de
a fecto bajo la for111a de "catarsis" o de "abreacción".
Puede decirse que la primera fase del psicoanálisis incluye
los tra bajos que F reud y Breuer r ealizaron jun tos y se extien-
de hasta 1897, cuando F reud descubrió qu e m uch os de los
"recuerdos" de esas experiencias t ra11máticas (en especial, ex-
perien cias de sedu cción) qu e n a rraban las p acien tes h istéricas
n o eran, en rigor , recuer dos de acontecimientos reales sino
más bien descripciones de fantasías (F r eud, 1950a [1887-1902]).
La segunda fase abar ca desde el mom ento en que Freud
recha zó la teoría traumática del origen de la n eurosis hasta
comienzos de la década de 1920, cuando introdujo el denomina-
do "modelo estructural" del psicoanálisis (Freud, 1923). Esta
segunda etapa refleja el pasaje del énfasis primitivo en los
sucesos externos (la situación tr a11mática) al énfasis puest.o en
los deseos, instigaciones y m ocion es inconscientes y la forma en
que estos impulsos se ma nifiestan en la superficie. Por esta
época se llegó a consider ar que tales deseos inconscientes eran
en gran medida de índole sexual. Fue la etapa en la que la
atención se dirigió predominantemente a lo que provenía de
• dentro del individuo, a la for111a en que se repetían una y otra
vez en el presente las reacciones infantiles. La at.ención se des-
plazó, asimismo, al estudio de lo que podríamos llamar la ~
ducción que hace el analista de las producciones conscient.es dél
paciente a fin de averiguar su significado incOilS'ciente. Jl& hé-
' cho, Freud dijo que la finalidad del psicoanálisis era "volftt
! cons~iente lo inconsciente". En esta fase hubo, pu.es, Uh brutao
pasaje (previsible si se tienen en cuenta los inevitabt.~
nes del desarrollo teórico) del examen de la relaoión del
duo con la realidad externa al estudio de su rel• clM

17
deseos e impulsos inconscien tes. La m ayoría de los concep~os
clín icos qu e examinaremos lu ego en detalle fuer on ~a bor~ os
origin almente, como verem os, en esta segund a fase e ps icoa- 1
n ál isi s . . · , d los sueiios
En 1900 Freud publicó L a inte 1·p1·e tac~o 1i e .
( 1900 a). Su estudio de l os sueños le proporc10~6 u11 eJ~n1plo de
gu, n s t1pon ía los deseos 1 ncons c1 entes se
la manera como, se ' d
, aso hasta la supe rficie . E l a pre mio de est os. eseos por
abr1an p . 6 ¿ · recta provoca ba un conf11cto con la
h allar una expresl1 ·na·v11.duo 11acía de l a realid a d Y con sus
· ación que e 1n 1 . ·
~prec1 E 11flicto ent r e l as fue1·za s in s l1nt 1vas , por un
lde ales . s t e co _ 0 defen sivas por el otro, daba
l a d o, y a 1 8 fuerzas represo1 as ' .
. 6 de forma cion es trans acc1ona-
como resultado la constru~c1t n to de s atis facer l os deseos in-
\es que representa b a n un inb~11t As í el co11.tenido niariifie s-
. d anera encu ler a . , d
con scientes e~ . ·se un cum plim1ento dis fraza o o
to del sueño podi a co11sid~ra1 . t An álogamente , las aso-
"censura do" de un dese.o inco11sc1 e~\ .e~is er an vis t as como r eto-
ciacion es lib r es del pacie nte en a 11. i t
d d os inco11sc1e11 es .
ños d\s frazados e ese . 1 ue en la pri1n ei·a, F reud par-
'En \ a segunda fas e, al ig ua q. d 1 mente o ((apar ato
a por ción e a .
t\6 de \ e. b ase de que un . ón su sta n cial era inco ~ s-
psiquico" er a conscien te Y. otra l).or~ la ses de inconcienc1a:
Ciente · En este sen t ido,d d1fe1·enc16"s is os e " el I nconsciente, Y
tema , d
uRa est ab a r epresenta a por un . 1 q u e en caso e
C
onten{a mociones y deseos p uls1on a est.tu1·ria n una arne-
· . cia con s i d _
permitír seles em er ger a a ~onc1 en , en timie11tos desagra a
1
naza y provocarían an gu sti a u oti:os s a Inco11sciente tendía~
bles Suponía que l os a fan es del s1stem 61 podía n encontra
P er~anentemente a la descarga, pero s o do La otr a clase
. · do o cen sura · don-
expresión de un m odo d1stors1on a . Preconsciente,
de inconciencia le fue atribuida al sis.ten;ª s que estaban fu~r~
de residían conocimientos Y pensanuei:d desaloj ados Pº~ ; .
0

de la conciencia pero que no ~abían ~ l~s contenidos re ~día


8

fuenas opuestas de la represión, com . preconsciente P 8610


dos al Inconsciente. El material psfquic~ oportuno Y no. nal
ingresar en la conciencia en el moroen ° de mdole ra~º tes
Ms1aitttllizado por el individuo para t:[eª~eseos provetlle~ la
_...'P también podían servirse de é :~ se catninº h 35
&111\1•.Rlente en su empeño por ª nr

18
conci encia o sea, podía empleá rselo para representar tales
deseos- . Suele denominar se modelo "tópico" o "topográfico"
al del apa r ato psíquico de la segunda fase, en el cual el siste-
ma Preconsciente ocupaba un lugar intermedio entre el In-
consciente y ]a conciencia (siendo esta última un atributo del
sistema Consciente ).
Según F reud, las mociones puls ionales eran "energías" que
podía n "investir" difer entes contenidos mentales. (En lastra-
ducciones de las obras de Freud al inglés, Ja palabra alemana
Besetzung, correspondiente a esta "investidura", fue vertida, a
nuestro juicio infortuna da mente, como cathexis. ) Utilizó el tér-
mino libido para desjgnar Ja energía sexual de. las mociones
pulsiona les, y si bien más ta rde concedió a Ja agresión una
j erarquía simila r a la de la sexualidad, no acufl.ó ninguna
expresión a náloga par a designar la "energía agresiva". En el
Inconsciente estas energías de las mociones podían desplazar-
se libremente de un contenido psíquico a otro y funcionaban
de acuerdo con el llamado proceso primario. Se suponía que no
existían relaciones lógicas o formales entre los elementos del
Inconsciente: no ha bía en él percatamiento del tiempo, y sólo
regían reglas de asoci ación simples y primitivas. Las mocio-
nes y deseos del Inconsciente operaban según el "principio de
placer", vale decir, procuraban a t oda costa la descarga, la
gratifi cación y el alivio de la tensión penosa. Los sistemas
Preconsciente y Consciente se hallaban en radical oposicidn a
todo esto; en ellos predominaban la lógica, la razón (procao
secundario), el conocimiento de la realidad externa y loa idee-
t:s Y patrones de conducta. A diferencia del Inconsciente, los
sistemas Preconsciente y Consciente toman en cuenta la reali-.
dad externa (o pretenden hacerlo), ateniéndose a lo que Freud
llamó el "principio de realidad". De ahí que surgieran ine.\d'tai
blemente situaciones de conflicto -por ejemplo. entre Ice•
seos sexuales de carácter primitivo que habían sido reptbn•
dos al Inconsciente y las nor1nas morales y 6ticas de
duo- Y que se buscara algún tipo de solución que-eood~r
ª las fuerzas antagónicas.
. I:Ja~ta ahora nos hemos referido a laa :n1K~ionll~
instintivos como si pudiera concebí:réeloa aia
Freud esto distaba mucho de ser asff )'al q. d
, . 11 1 •I 11 11\ 0 lc>f' n 1>1·1•1 \ \l c}t 11\r• t i1\t iv 11H r 111 1•tl11 l >t1t\
ei r' 1 t l ( \ !in l 1 ( 1 e) { ( •• 1 1' 1 ..
n1l llt•r1 ~f1>t¡ ~' fi1-: 11r11 s A i1~ 1l1f1 1·nli n M ,¡,, ' 11 ' ' '' ' '~r1~1 1 , : • i1 l ' . i 1t1
' 1 • 1-.¡ (1 \ i·tll l llrl i 1111 >c•I ~1 1 1 11 11 , 1>clc'1) fc •\1 1. 1 e 1ll\ 1¡111 lc lH
- J)l lt'; I c' lllJ'I c•:lf • 1 1
· 1 i ,. . ,.1·il l 1c ' l'lll\ 11 1q d t 11\ f1¡ ¡111 ·11 H 11\ IJ )lll 1: 11\(c•H e 111it 1
fl ~ l c'c )ll fl tl l t'1 1ll N C e " • ,
. 1 t ·\ •tl1<1<"Í ñ llll l ('1 1cl n
S 1• H ltt >< llll ll •lll t' cl1• 11•1 ) 11\
r•f pltl) I O t«' V I M • < '
· 1 )1'• 11 11 ' >l>1c •l <l y (¡111• r·I 1\11 H1111> 11ltf(' l ,, t>tHlln 141 t' t•I 1

('C JJ \t(C' Jt fl 1r' 411 , 1 ' • • ' • •


1 el _.. ,.,,., r"" 1•y C)l \ \lC "l {C)tl 11\ra1 l 1f1•tt l 1\ cl 111 1 tf¡ >if' l ll\ l(' t\ll • f'I\
rc•{'('f' f ore •• ( " '" •. . •
. . ll O' ' clci ¡\lll " l' y noÍ<l l 1:1C'it l In 111i H1r1 11 I H ' 1'Hlll )ll . 11;H 111 , ,,,, .
Ht'll t lfllJ( •r '"' ~· • . , ,
liitia/i•il<·iri c1(· l t 1H f t 1c· 1l l, ·~e l ,·
c r La (' r1 1-1 { t111 11 r t1r1fl1 c Lf > 11H(1 ¡11 1c•o 11 1(\H
r>O tt.•tlf t>S. f•' r t•11CJ t> J'> i r1 : 1l l1l Q \1 (' C..'11 lf\H r ·lnci<Jt\C'l:l <tll(' lt1H ~1 <l \1ll OH
-.nu tf)fs1 f, or1 c11tre ~ 1 ~e· r ·11c t.f i 111 (:.1 11'1 l' 11 11( l c1 tlt• 1111 111 c1c! o 11111 y
~isfr~ zaclcJ) ~''~ t1dl1l·sir>ncR y cor1fli cl.0H ir1fn11Li lci:;, y Ql•C' est a
t endencia a Ja r e prti ci6r1 cstr1l>n cc> r1 frec t1 e 11 c i n c 11 lr1 r~ fz ele
rnucl1isin1 ns d e la s di ficultod es q t1c l e r cl oLrtlJar1 s us r>nc1cnles.
Entre los pri n1e r os co11 íliclos del 11i 1"lo rec01\st ruidos me-
diante el a11 á li s is, l1ubo u 11a con st elación que s e estimó u11i-
ver sa l: el complejo d e Edipo, e n que el ni ño de al1·ededor de
cuatro 0 cinco años de be e11fre11 ta r ltn co11ílicto 1nt1y intenso en
sus deseos y relaci ones objet a les. En esen cia , Freud lo c?nce-
bía como el d eseo d el niño peq u eño d e m a ntener relaciones
sexu ales con su madre, d e pos eerl a por compl eto, y a la vez
desembarazarse de alguna manera d el padre el anhe:o de
matarlo no era inusual- . Según Freud , e stos deseos estan en
p u gna con el amor que el niño s iente por su pa~re Y .con el
tem or de q u e éste lo rechace o le inflija algún dano fís1~·º ' ~n
particular un daño en sus genital~: a" mRodo de :P;:s1: i~ñ:
d ominada "'an gustia de cas trac1on ). e~p~c
en dro bastante s1m1lar, aunque en
pequeña se p r esenta un cua , . nvertidos · sin embargo,
este caso los r oles de los padres estan i las,niñas existen
. to l 5 niños como en
se considera que .tan en o n el va rón, el deseo de ser
las dos constelaciones opuestas e e de la madre ' debido
poseído por el padre y desembarazlars humanos sea cual
a la bisexualidad innata de todos os seres ,
fueTe su sexo. . miento psíquico Y la
Estas concepcion es sobre el funcio;a l gunda fase del
sex•1alidad infantil fueron producto d~ a se ca d e las vícisi-
~ · stu ios a ce r
psicoanálisis, período de intensos ~ . tes e n particular
badea de las mociones pulsionales tncoto~ci:: d~rivaciones. Si
1a9 •*'uales (Freud, 1905d), y sus re no

20
l11N l11-i11t1tt cl1•H<·111 <1 11<1 11f t·c111 11l g 1ír1 tlt•fA• r)imí1:n to ha 11Jid() por la
r1
i 11111c11 l 11 11 ci11 c¡l1c 1 1 vi ¡.¡l r· r1 ,,,,,.n
1Jr1 1•X':1tr•'' º rraá K detBllaoo de
l11u t•1111 c 1•JJl cu' t•l(11Í t•c1 H <4111• l{J• ;1r1t 1)1~1tn t:n t•l rJrCÍX'ÍmO CBpftulo.
Hi l1i1•11 <!1•111 ,.,, 1l1·l 1111Hi• ·l11 J>HÍ<'<1l t'ÍJ{Í t '.t1 <lt! l:t ~1-g1Jn d a fuu, díchtHJ
1·t1 11 c·1· 11l 1H1 ¡11 1,•cl1•r1 rc11 1n1cl1•r:irHt• r1• l :1t.1 v~11n1•nt.P. 'Jimpl~" y dír~
l <1H, 111 " vci l11 r·í(, 11 "''ltt•í <J,, JJ<1r •·I 111·rt 8rtmí•~nf..t'> fr#!t.JtJiano hi7.0
1¡11 1· n 11r1~íc ra r1 l t11J1('' c<111 ) J1l1 f'i 1<·1<1r,1;14 , r:11rn,, Vf: rt!ffi(llJ ,
J ,u lr:r<·r•1t1 /r1 1-1,~ 11t1t:rl1· r1·1n<111t ~1rw· fj JfJ~:~ . ano en que .e
Jst Cl> flCt;pt.ll (1)Í7.~JCÍIJn <J~I
, ,,., ,,111.111 1111 l'IJ ftll JÍ(J cl1·<! I HI V(J , . ,, funclo-
l lll lTl i (! ll lCI J>Kf< 111í c11 f><>r fJ ~1rfJ,; cJ,. 1~·r1· 1-J,J , <~1Ji<~ n a la ea1.6n estaba
JJf(>fu 11tl f111 1(; 11 V! í lil prc Aif1f1(11J<1 r>or ~Jlgr, <111e Vt!nfa viendo ope-
rn r c11 aus f)íl CÍ<!n t<•H y Hólo r><1<JíA con C'!~>ir Cf>m o un sentimien-
Lo i11cor1scií'nlc cJe culpa. J.JrJr <Jtra pa rte, en la Aplicación siete·
mñti cn de lu <lj vis ión "LISpicft" del apar at.o psíquico, con sus
sistemas l11consciente , P reconsciente y Consciente, comenza-
ron a a parecer ciertas incongruencias y contradicciones, y esto
ll evó a Frct1d a postul ar un nuevo modelo teórico. Quizá sería
rn ás apropi ado decir que introdujo un nuevo punto de vista, ya
que la nueva formulación no reemplazó por entero a las ante-
riores sino que más bien coexistió con ellas. A esta situación
nos remitíamos antes, cuando nos referimos a l hecho de que el
psicoanálisis, en cuanto conjunto de conocimientos en proceso
de desarrollo, no posee un modelo teórico plenamente int egra-
do Y coherente. En 1923 Freud for111ula, en El yo y el ello
(1923b), su "modelo estructural", o lo que ha s ido denominado
también la "segunda tópica" de la psique: la división tripartita
del aparato psíquico en lo que él llamó ello, yo y superyó.
El ello pasó a corresponder a proximadamente a g:l'an parte
de lo que antes abarcaba el concepto de Inconsciente. Puede
entendérselo como la zona de la mente que contiene las~
nes pulsionales primitivas, con todos sus element.os heredfta.4.
rios ~constitucionales. Está regido por el principio de plaeer~
fu nciona de acuerdo con el proceso primario. Durant.e la ma-.
?uración y desarrollo del individuo, y como consecuenc:iadtt811
interacción .con e.l mundo exterior, una porción del ello~
roen~ mo~1fica~1ones y se convierte en el yo. Se supone 'PI•
f~nción pnmana del yo es la autoconservación y Ja
c1ón de medios para adaptarse simultáneamente a lo~
nes del ello y a las exigencias de la realidad. 11 yo a~

21
... ~ . ._ 1.... \1"t.' l , ,...
' \t •.. :.._:. ..
·'- ' l
~ t ... \), "
3,..:.."'.. 1. ~...
'\ )ll'tl\)(l
...
\ ' \ i l' \ ,,,,t l ,1~\l'l,\
. ...

~"""9
·- ~ L• ....
.... loo
, \..._
_,,,_ , t: ..:,a , "~
\ ~. 1 •
~;:-
"'°"' ., <. ,.~ !)l ~'!''''~. ll) "\\)\ti\$ l, .;: \'l\t"{.'f\\)l:-.·

~ "' "" - ' :ooi.


..... ~ ""' ..
..
..
. "" ...
..._'--....._.,,... , ..
. ... " ..l'"'
-....s_11" ="-'-
... Sl \\ ''-) " ~l $'.: '"'°." '· ~\\ \··
. ~··
~,.
.'{,;

~ "-.;: ~
.. \ ' d " }al,,~
:...~.c.: ... .....~.....
... ~ .. ,... ,. _.,,,.
• ~-
..._...._ .. ...._.. e •... ....._
... '"'. ...,, .... ,4
¡..,..._ • •
l t' "l \
l .
· ~
-~ ·:'~ . . . . s \,.,. . ~..·"··· "' ~...,.· ., .~
,.,. =- ··. ~.:t:..' •:tn'· l l t: ~. :'X' ,'\'-"'ltl)
. ...,.:. ~""" w . .... .. ... ~. \
.....,.."-. .... , ,,..... ' .....::e--...- ... -..-.....::
;:..,.. '..... - ._ ,.._._. , . . . ..... :'.'\ ........ .. • . .... ..... , • ....,.f! .. ...... ~ .. .->~
'"''""-... ;.: . · 1· 1·1 •· '\-
~
· -- ""·~
'
~~ ~it
.. ...
tll.-2
) •'"- .. "-• .. .. .. ..
llo .. "- \.

~ ·' \...., ...l ........... """ª '


...
'. , ..(!- ..... ....~"
_....-.._ '--""'
- ...... ....... .... ~--., -.,,...... .......- ,... ,, ~' . . \.,;.¿
... .". .. ,. .. \. "'_'_.. -- ~
~ ·
.;:::-- . - . ~
' ...

~
•_ _ . . . . .
~-- ~
~

.............. ,...._
... ~
--::- -~ ...... --

.. .... .....
..
......
~ ..;. """* .... "'- -
,.: ~ ;::_~
4'11¡;;; ........

.: .... ~
• '----~-.... ...... -.. . ....... ~ . -- - •-
... ~....

_...._ __ -
..................
..., '""" ...
............
• .... . ." ..... ~....,
... .Jt. .....
:"'il '--

_....• -3
i. ""'

c .:""':. ... _ ,
....
~-~
~ l J

-
' .,.
'-;:::.,.
_., ."t ...._
,__ .......'\~~
~~· ·
~"''~1..''~
. ... · ~~ ·


~
- ;.;."lt,
~- ..


~
e-
- ~ r - - '"' _...._ ......
... '
......,_ .....
- ::..o..
- - r .....
..
-
"'t • - -
-
-. ~ -
..... _
_, .....
-""
~ ..... -
-
.... "".:=.-':
-. - -
-.;,.
..,.
......,
_ . ,. _ _
- ..... ...._.
...._ __ · -
.. .... ~
·~
'.""\ ...... ~·, -
e ' ...

---::- - ~~
~, ·-·
·· --- ·- ~ ~ . - .,, ........1-
-
-
.. ~
1;:
""
;..,,;:;._ ~-
..-. 1111;;;
I"'
...
-
r..... _ "...._ _ _
.. _ .._............
---- 1'.....~
~
.. _._..__
~

L. ...
.. """'
.:.r
~~~-~-
~-- c...:: ·-- • .t.' ·-- ~
~
_ . ...... -- .... ~ ~ - ~ - -
'i!!--~.-::- -- ~~~ ......
..

-~'
..

--- .."..
. u._1

~ - · ... ~
....
------ --
•- - - - --
.,...11'·.. -
... - - - .... ,;:t
...._...__..... ...- - ,¡.._
-...!.. '
- ----
-~ - - c. -\.'~
. - -~ - -...-- - . -
.-~
' ...
~
- .._.--.;

....
~__, • -•
- -;::,. - - -
...__ ..!...

-. .- ...- -=- - . -
~ .. . - ~
...........
-::
..... -

• ..
i... ":""
~
-:: ~-.....:::

...
-
-
'-"'-
--:. -!- LI._,.

---~ _ . . . - - ...
- - --

4.-,..,;:._ .::. ....:.. ..... -


-
- ...
'
- --
;::; ~-
- .....__
-

----- - - -
-..
---
__.

,¡ -
- -
:::

-...
\. .....
-
- -.. - -
_.....!..

-~-- ~ ~
t;""""
....
~ a.
~--.. ...
"'
.. ....
-.... .. • - '

..

..

-- -. -. . ..,.. • __._ -oc::


• - . ...----- - ,.. - -. . .__..., .-..;:....- :e- - ·.es... r e ~ ...
-.._ __
-~
- -
,- ..-
-
...-
~-
-.,-~-
·-~..._e"'- -

.-
...
-...--:.-
- .. - __.
--.- ~• &;i;,!J'i1. --~
~_...

L':..;.._ ~
~ ....,
v-...-- --w~


- - -

-- - · ·
-
-

_.e-_ ~-
...

_ _ _ _ ,,_
..... ..- - ,&; L., .... ML

..
,..- a
- ,_ ..-J •
,,__
• - -

••e'"
..

,_
....

--
-.
......¡,..t
-
L"-
,
--
-
-

.... . .
-
-

11 '-"
.
-
... --

__.._
- -- -· -
.. --.~
• -

~-
'9.1¡,_
'"-'-

¡C;;..
· -
-

...., · G.,..
-- 4

-- - - ~
· "::'"-
.. ,,;, """
.. , .. r-<~~ ...... ,.,...
~-r=--':!~ .,,.._-_:: ~ ~ ,,:..,...,1
~ <:,; r._e_,... ~,.....--~
G ' - !'~~- e
u lllf!...:r .J.,.......,~ - -~- -~.._ ce. . •n .J
e~~ - ~ G.
~~-&J. .... , ... _ ~ .... - ---¡;:;; ..--- , .. - -- i ~ .. t;;.-
..,.~ t2:: r:¡;¿::: C-GZ;;i..lt.:"'áéa== E 'J_U!:"_'Jr:€.S C"J::t.pru.: " ../ ... "-L CE
".-::.r- ·•·-- - _..,. • - ..r
r ra ..,..
~~:1. Gct-
• - .,.. on ¿,:;"""' I os- ,....<::T'I ,..,
:a- ....-.;¡, ' lb - .arJ.C""'t...a. ~ -d..:
• ,.. ---- ::: - aosa.CC!.'J:lES
.... t'
• e:. "'
br· ,.,,n r~ultan ~QM3 o afLigEn.tES para qm.en
'f ¡¡,, .._ . . . . .

, ......... A .. •
srntnm.as QWI; 51 r.; l - - l"" -~~ •d
- ~ la
mE: or adaptación posible que el índi1,-1 ~o es #

l'15 sufre, :ron J . das ·rcunstancias . Se consi.der a


capaz d~ lograr en detern11na ci rte del
·1 . s de compromiso pasan a forxnar pa
que estas so UC'lone . ª""Ítan en su elec-
á ....... ""r y d e la person alidad del suJeto, Y gT .
car 1..\.-C d 1 b'etos de su a mor , as1
ci6n de carrera p rofesion a l y e _os .º .~ . 1r
. l h de él un tnd1viduo s1ngu a .
como en todo o que ace. sicoanális is s e exten dió has·
E sta fase de la evolu Clón d3elgp b tan te establecer est a
d F e ud en 19 · no 0 5 ' · rt
ta la muerte e r . , 1' e denominamos la cua a
C'echa es algo a rbitr a n o, ya qu e o qu ·coanalistas aparte
i1 .b . es d e otros psi
fase abarca las contn u~on m om ento en q ue algunos d e sus
de Freud, y ya desde el pnm e;u obra Y se identificaron con s~s
colegas se a sociaron a é l y a . ortantes para la teona
concepciones, pro uJer , . . d · on aportes imp
y la práctica del psico~ál1s1s. ble de est a cuarta fase, aun·
Una línea de evoluc1on destaca . F eud recibió fuerte
que ya evidente en _la ~bra d~ ~~:1~e ~n~ Freud El yo y
impulso con la publicación de 936 de la obra de Hart-
los mecanismos de defensa, en 1 ' y de la adaptación, en
mann La psicol.ogía del yo y el probkma

22
1~'):~fl. 1\J\ f,~\ r' 1t: llO f'll~O dt' rt'li~'·*°' Pl p:lpel d e los mecanismos
dt' dc..' ft' 1'l$.ol t-f' l'l ft1t) C:il)tl lJl'1 i t-'nto p ~,qi1it.o normal y extendió el
\ <'n ~pt fl d rlt~ft•tl : n fi n de 1nc lt1ir la de~ nsa contra los peli-
!!T°l ~ ~)ro,·i nic:-1l1c. ~ t nt<" d t l n1urado e rt~rior como de los impub
$ '$ 1 11~t11'\ t t\'('¡s ll'\tc.."m t'$ Hnr:tn1,lnn hlzo particular hincapié
11 c. l de.,· lr.l: l~" t•lnn:,1 Je! ql1e él den lmin ia ·esfera libre*
..-.·1 1 · : X-' - d~n t ro d~f :~. ~¡ Freud habt.,~ . puntado de continuo
hatl ..1 l ' :-.. ll!'i1~n ~ ~líru ·.s ). babis : ñaiado de que m&DP.ra
su-;-~n c:11 ~t !ndi .d ·v d tt>rminads.5' ha:biiida~ y apacida-
Cc:-E .:-e~ o un • . . ·o ~3ra re~ ili ""· H&Jtinann
~ ... E! u~·. Q ~e na:; íl'"'\; .::~c.: .:!ro· i~ ,.te tur. ·onamiento psíqwrico
:- c. - qu~ :::nie; :i-..a e' u - n rela ... \"'.3Dlente autónoma yc
n ~ .;_::. .. 1 : -.. ..:.· .o i? en - mire.. m~n ~•- LD que :;e dio en
·· -:: ·a -ilS:ro.. _;a ¿e1 !~"l : epre.s.en::ó el particular intaés
~ ~ :=.::ci.., ~ •~~.t.a_:~-:.a:: ::.:-- ::!: iar er. el ee.nnn de la aterw iÓA
'2 • ~-¡ci-:::,a::::=-- : o .·:.;::;..:~ ~":' . d2l
- - ·o a1 ar. r 1;:;ai . Peco C'JOlllO a
o iarg¡:; ¿~ e-SJ? ::oro nos ocu¡-.a!':~ en e momentoopo1t•mo
cl.'é ~o.E: ~pic;r.es tle.5-..aca-i-:3 f!e '3 ':.ro-5 ;aSio:.anaiistas apan.e de
? •e1.UL :10 €2 ~-=<; ~.iE :03 CU:OOOnet:l-05 aquí en det.a1le. Sí
ron·;iEne pun:na l1zar que gr-o.1: µar:e ri.rcl pierLc;.arni.ento psicoa-
naJitico actt.•a I, sobre todo el 1,i nculado a la situación díníca,
hun de fi rrnemente SU.5 raíces toda•ia en la S€g1lnda fase del
psicoanálisis. Al de3CTibi r a sus pacientes, los psiooanalistas
s iguen haciendo uso del modelo tópico (o sea, el de la segunda
faseJ j un to a los conce ptos propios de la teoría estructural de
la tercera fase - aunque algunos psicoanalistas (v.g.., Arlow y
Brenner , 1964) ha n hecho esfuerzos heroicos por formular la
teoría psicoanalítica basándose exclusivamente en los concep-
tos de la teoría estructural.
Desde la década de 1960 en adelante, la psicología del YQ,
que había a rraigado en Estados Unid~ comenzó a ceder paso
en cierta medida a nte una serie de nuevos avances, que se
exa mjnarán en los capítulos que siguen. Mencionemos, entae
otros , la "psicología del sí-mismo" de Heinz Kohuty el enfDque
de las "relaciones objetales" propuesto por Edith Jacobam,
Hans Loewald y Otto Kernberg. Las concepciones de mle lllti-
mo pueden considerarse un producto tanto de la prMolfJll8 dal
yo como de los puntos de vista de Melanie Klein. Ba G..a
Bretaña la escuela kleini.ana tuvo eno1111e influe•ia, aaf. .. .

23
la obra de los teóricos británicos de las relacio11es objetales,
como Ronald Fairbairn , Michael Balint y Donald \.Vinnicott.
En los últimos años se ha valorado la i1nportancia de los escri-
tos de Wilfred Bion, y las controvertidas opiniones de Jacques
Lacan han desempeñado u11 sig11ificalivo papel en la co11cep-
ción del psicoanálisis vigente en ciertos círculos intelectuales.
Para muchos, la obra de los psicoanalistas evolutivos, iniciada
con Margaret Mahler y continuada por los llamados "observa-
dores de bebés", como Daniel Stern y Robert Emde, tiene fun-
damental importancia para la comprensión psicoanalítica del
desarrollo humano.
La teoría psicoa11alítica de la me11te l1a sido objelo de ela-
boraciones susta11ciales desde Ja época de Freud, y la brecha
que separa las diversas teorías de su aplicación práctica se ha
ido ampliando en forma permanente. Por lo tanto, se ha vu~lt~
más necesario aún examinar y reexaminar los conceptos cllill-
cos del psicoanálisis.

24
2. l,A SITUACION ANALITICA

Los conceptos clínicos utilizados para describir, compren-


der y explicar el proceso del trata miento psicoanalítico surgie-
ron en distintos momentos de la historia del psicoanálisis.
Términos cuyo sentido original cobró forma en el contexto de
una de las fases de esa historia s iguieron empleándose en las
fases sucesivas, da ndo lugar así a l tipo de repercusiones a las
que ya al udimos y de las que nos ocuparemos luego. En este
capítulo trataremos de describir el desarrollo del encuadre
para el tratarruen to psicoan alítico en relación con esas diver-
sas etapas del psicoaná lisis (véase el capítulo 1).
La primera etapa (en esencia prepsicoanalítica) se ext.en-
dió hasta 1897 y se caracterizó fundamentalmente por la apli-
cación del método hipnótico a pacientes histéricas. Al atender
a individuos que padecían otras perturbaciones (v. gr., tl'as·
tornos obsesivos), Freud vio que sus procedimientos eran ade-
cuados para trata r las "ps iconeurosis" (lo que hoy llamaría-
mos neurosis). En la primera fase del psicoanálisis, el encua-
dre empleado fue el habitual en esa época para la induccióa de
la hipnosis en el consultorio del médico. Se lo llevaba a caboen
privado, a diferencia de las demostraciones públicas de eepl-
cialistas como Charcot; el paciente se acostaba en un elido.
mientras el terapeuta, sentado detrás de él, le provocaba al
estado hipnótico. Freud se decepcionó de los resultados obt6-
nidos con la hipnosis (confesó además que no era 1111~ biieDQ
para producirla) y más adelante intentó fomentar el
de los sucesos olvidados apelando a otros méiiodost ¡\ji"

25
ellos cons is tía en aplicar pres ión con la mano sobre la fre rl te
del paciente, acompa ña11do este a cto cor' la st1gcsti611 de q~ e
esto traería los p en sam ientos a la n1e nte, La l co r110 se n1e n c10-
na en el caso de Frau P . J . (1950a [1887-1902.J).
E stas téc nicas fue ron tnás ta rde s u s tituidas por la "asocia-
ción libre" del pacie11te, n o obstan te lo cual se ma ntuvo la
estructura de la s ituaci6r1 de trata111 ie11to propia de la pri1n era
fase. Com o di ría Freud a11os des pt1és ( 1925d):

Mis pacientes 110 podi'nn n1c 11os que ªsaber" todo lo que de
or di n a rio sólo la h ipn osis les volvía asequible, y el olier1lo y las
segu ri dad es qu e yo les daba ( ... ) debí011 tener el poder de
es forza r h asta la con ciencia los )1ecl\OS y n exos olvid11dos. Por
cierto pa r ecía m ás trabajoso qu e J1i~)t\ Oti za r a l e11fcr n10, pe ro
aca so fu ese más i11str uctivo. Abarld o11é, pues, In llip11osis, y
só lo co11servé de el la la i11dicaciór1 de acostarse sobr e u11 diván ,
tras el cual me se11taba, d e s ue r te que yo ,,eía al pacie11te, pero
no er a vi s to por él.

En el capít ulo 1 señ a la n1os que en 1897 Freud abandonó la


teoría del origen tr a umático de la r\et1rosis y pasó a otr.a en la
que asumía s u prem a in1por tancia ~1 p_a p~l de.l confl1~to en
tom o de la expresión de los deseos 1nst111t:vos inconscientes.
E ste cam bio de per s pectiva coi ncidió a proxim adam ente con.el
énfasis técnico en desentra ñar el sigr1ificado de las pr~ducc10-
. tes del p acien te en pa rticular de sus suenos, que
nes con scien ' . 1 t
. . . de la segun da fase fuer on tenidos como a par e
en 1os inicios . ·d d
decisiva del m ater ial del paciente y a~ son consider a ots ~oarl
. 1 f t ás importante e roa er1
muchos psicoanalis tas a u en e m . . 1 'gnifi-
. t 1 s u eños t1e11en especra si
inc?nsciente. Ciertamen ~' os Gr a n arte de la labor analíti-
cación p a r a todos los a n alistas .. p d álisis de los
ca de Freud apuntó en los com1enzosa:!~:c~~=~ que tenía el
sueños, asistido en .esa tar ea por l~~os ue podía r ecordar. El
paciente ante los diversos .fr~grne : roo base para com-
análisis de los su e ños le sirvió ª Freu ~ aunque a medida
prender los procesos psíquicos en gener , 'ó del significado
ue avanzaba la segun d a ""iase la comprensi . n hi .
-r+ens1-
q · del paciente se zo e}\.ll
d
inconsciente de las pro ucciones . l't 'ca pasó
. . 1 t, cnica psicoana l i
va a sus asociaciones libres, y en a e áli . de la transfe-
a desempeñar un papel fundamental el an s1s

26
re ncia, Robre Lodo de las resistencias t ra nsfer enciales. Duran-
te la. segunda fa se, c¡t1e dur ó com o vi mos hasta 1923, se esta-
blec1eron el encuadre básico del t ratam iento psicoanalítico y
los conceptos clfnicos a él vinculados. Si bien en etapas post.e-
riores del psicoa ná lisis hubo grandes cambios teóricos, la si-
t uación "clásica" de t ratamiento per maneció en esencia igual
qu e e11 la segu n cla fase . Par a la época en que Freud escribió
s us a rtícul o~ "técnicos" sobr e el ps icoaná lisis (19lle, 1912b,
1912e, 1913c, l914g, 1915a), la técnica ps icoana lítica ya había
• sido forma lizada. Cabe seña lar, empero, que en esa época se
pretend ía q ue el paciente concur riese a sesión seis veces por
semana, y la s sesiones duraba n u na hora completa.
Un os a ños después, e n su Presentación autobiográfica.
(1925d), Freud come ntó lo s iguiente:

Acaso pa rezca sorprendente que es te proceder de la asocia-


ción libr e con observancia de la regla psicoanalltíca fund.a-
11ien tal rindi era lo que se esper aba de él: aportar a la concien-
cia el materia l rep rimi do y man teni do lejos de ella por medio
de resistencias. Pero debe repar a rse en que Ja asociación libre
no es efectivamente ta l. E l pacien te permanece bajo el influjo
de la situ ación analítica a unque no dirija su actividad de pen-
sa miento a un tema determinado. Se tiene derecho a suponer
que no se le ocurri rá otra cosa que lo r elacion ado con esta
situación . Su resisten cia a reprod uci r lo reprimido se exterio-
ri zar á ahora de dos maner as. En primer lugar, mediante aque-
llas objeciones críticas a las que es tá dirigida la regla psicoa-
na lítica fundame n tal. Per o si obedeciendo a la regla él supera
esas coerciones, la resi stencia halla otra expresión . Consegui-
rá que al an alizado nunca se le ocurra lo reprimido mismo
si ~o sólo algo que se le a proxima a l modo de una alusi6~ ;
mientras mayor sea la r esistencia, tanto más distanciada de
Jo que u no busca estará la ocurrencia sustitutiva comunicada.
El analista, que escucha en una actitud de recogimient.o, peto"
no ten sa, y a quien s u experiencia en general ha preparado
par a recibir lo que acuda, puede emplear de acuerdo con dt>a
posibilidades el ma terial que el paciente saca a luz. O logra..
e~ caso de que la r esistencia sea pequeña, colegir lo reprimido
~1smo a partir de las indicaciones, o, si la resistencia es mq
1nte~sa, puede d iscernir en las ocurrencias que parecen 4ta-:
tanc1arse del tema las características de esa reaiat&nc:la, f

27
.
comunicarl as n i paciet'lte. Ahora bier1. el d~~c:t1 b ri n1i enlo de la
res istencia es e l prim er paso pa r a s u supc1'ocio1, .

El "mode lo b ásico del ps icoa n á li s is" (Eissle l', 1953) pticde


describirse así: po r lo gen e r a l, el pacie nte s ólo co noce r á unos
pocos da tos persor1ales acerca del psico8 na li ~ La. E s te procura
ma n ten er lo e n esa r elativa ignoranci ~ . pe1·0 e 11 ca 1nbio lo alien ta
a refe ri r con la n'l ayor liberta d posible (asociación lib re) su s
p erlsa mi e n tos a m edid a que le acude11 a la 111e11te durante la s
sesiones dia ri as, por ilógicos que pa rezca n, o por m ás que se
los crea desvin cul a d os en a pa r ie11cia de lodo lo que se dijo
a n tes. Ston e (196 1) l1a h ech o una mi 11uciosa y excele r1te des-
cripción de la sit u ación a n a lítica .
El a n a li sta ap li ca a de m ás, en la n1edíd a de lo pos ible, la
"r egla de a bs tine n cia", según la cual

el tratamie n to analítico debe estar orga n izado de modo de


a segu rarse de q ue el paci en te encu entre la m enor cantidad
posible de satis facc ion es su stit u t ivas pa ra su s sín tomas. Esto
im.pJica que el a n alista se rehúse, por principio, a sat isfacer
s us dem a nd as y a cumplir los roles que el pacien te tiende a
impon er le. En cier tos casos y en determin ados momen tos del
tratamien to, la r egla de abs tine ncia puede fo rmula rse explíci-
tamente en la forma de una advertencia acer ca del comporta-
m jento repetitivo del p acien te que obstaculiza la tarea de r e-
cordar y el aborar (La planche y Pontalis, 1973).

Norinalmente, ]a sesión psicoan alítica es d e 50 minutos de


duración, cuatr o o cinco veces por sem a na . El an alista suele
limitarse a formular preguntas tendi en tes •
a elucidar

el mate-
rial que presenta el paciente, y a h acer i1iterpretacione~, con-
frontaciones y reconstrucciones (capítulo 10) que cons ti t uyen
las principales intervenciones terapéuticas. _En ~l curso de sus
asociaciones, el paciente comenzará a e ludi r ciertos te~as Y
mostr ar á signos de resistencia (capítulo 7 J ant~ l~ maruf~sta­
ci6n de ciertos pensamientos y ante el procedrm1en~ ps c~a­
1

nalftico, aunque tal vez no se dé cuenta de ello. E l ps~coanalis­


ta supone que tarde o temprano, el materia l del pac1en~ ~on­
1
tendrá refe rencias explícitas o implícitas a ideas y sentim1e.n-
tos sobre el psicoanalista, que se caracterizarán por una dis-

28
l~rs i ón de l a renlid ad a la q u e s e denomina transferencia (ca-
l) ~ tu los_ 4 y 5). E st AA defc>r 1naciones son el resultado de lamo-
cJ.1fi cac16n cJ: las percepciones y pensamientos actuales del pa-
ciente a l anadf rseles e lem en tos es pecíficos derivados de sus
ciel"eos, ex pe ri e n cias y r ela ciones del pasa do. Suelen diferen-
cia.rae dicl1os fen óme nos trans fe ren cia1es de la relación de tra-
ba.Jo e nta blada e nt re paciente y a n alista , la cual se basa, entre
otras cosas, en el a nhelo del paciente de recuperarse y de
coop~rar para ello con el trat amiento. Se considera que esta
: elación de tra bajo, lla ma da alianza terapéutica (capítulo 3),
in cl~ye, como fac~ : esencial, la motivación del paciente a
c?n t1 nua r en a n á 11s1s pese a s us r esis tencias. A veces el pa-
ciente no expresar á verbalmente los sentimien tos pasados y
presen tes que le van s urgie ndo, sino más bie n en la forn1a de
conduc~a y actos que t am bién pueden manifestarse, por des-
plaza_mi_e n to, fue ra d e l cons ulto rio. A menudo se considera
esto úl timo como un aspecto del acting out (capítulo 9 ).
. Entr e las exige ncias que el procedimiento psicoa nalítico
impo~e al analista se incluyen, naturalmen te, sus intentos
consc1ente~ por cor:iprender el material que trae el paciente a
fin de. realizar. s us intervenciones . Adema's , debe exp Iorar sus
propias reacciones ante e l pacien te con el ob;eto J de dete r1n1-
.
nar· s us . bl aqueos en la evaluación del sigm·c: ucauo
..l u_e
..l sus comu-
ln1cac1on·es. t b ta exp loración de sus senti""'•entos Y reacoones
Es l..U.I.
.
e pernu e o tener una ulterior comprensión de lo 1
rre al · te que e ocu-
. paClen merced a esa autoevaluación de sus res u
emocional~s. E stos a spectos de la r eacción del analista'1 e:;:
conceptual12ado con el n ombr e de . se
el capít ulo 6). Si el paciente es capa~ºd~~~ransferencUI (véase
c?mpren~ión de los nexos existentes entre s':~:nsei:var una
cientes e inconscientes, y entre el pasado y el en:as ~na­
que ha adquirido cierto grad d . presen ' se 4:E!
(véase el capítulo 11). o ecomprensión.intui.tivaoinsight
Por mas· que 1as Interpretaciones
· del anal.is
me~tar dicha comprensión del . . ta pan!ZC8•1 ali.-
de inmediato un ca b' . . pa~ente, no memp1e pred t . . :... : ~ 1

ríodo de elaboració:( io ~~~cativo. Debe banscurrlr ••n,..


rán Y ampliarán tani:ap1 . o 12) d~te el cual se eumU.-
sobr e el cual las mterpretaciones et llNrtUl*il
versan. Aveces, cuando el paciente patecrsft -1

29

haber hecho un a va nce in1portan te. le sob1·evie r1e una especie
de recaída pa ra dój ica, que pue de ser n'lanifestación de una
rea cción terapéutica negativa (capítulo 8); i11icialrner1le ésta
fue a tribuida a la a cción de un se11t i111ie r1to i11co11scie11te de
culpa (Fre11d, 1923b) vi11cula do a la s ignificación qu e tie11e
para e l pacie n te esa n1 ej o1i'a qt1e percibe.
Es obvio q t1e Ja 's itt1ación prototf¡)ica .. qt1e l1e111os descrito
1

no se aplica a todos los tratan1i cntos psicon r1a líticos, y de t or1-


to en tan to 11ay qu e i11t1·oducjr cie rtas nlle1·acio11es parti cula-
res e11 los procedin1i e11tos técni cos . A. est as n1oclificaciones se
las deno r11inó upar á rne tros de la téc11ica" (Eisslcr , 1953), pero
desde el punto de vista de l modelo básico del ps icoa11á lisis la
incorporación de dichos "parámetros" (p. ej. , que el paciente
permanezca sentado en vez de recostarse en el divá n, o los
cambios en Ja fr ecuencia de las sesio11es) se considera u n expe-
diente temporario. En este aspecto, se l1a11 contra¡)uesto los
m étodos psicoanalíticos con otras variedades de psicoterapia,
e n las que se hace uso amplio y r egular de los upará111etros".
D urante la cuarta fa se del psicoa ná lis is h a n cobrado especial
prominencia las a d ap taciones de la t écnica psicoa na lítica a fin
de torna rla a decuada a dete1·01inadas clases de trastornos.
La escueta y simplificada descr ipción que hemos h echo en
este capítulo y el anterior t iene como propósito servir de intro-
ducción a un examen más m in ucioso de algunos de los concep-
t os clínicos a los que h emos alu dido. E n los próxim os ca pítulos
examina r em os las vicisitudes históricas de cad a uno de éstos
dentro d el m a rco clínico de l psicoan á lisis. Ta mbién ver emos
los significados múlt iples y a mbiguos qu e ,ª el lo~ se h a n ~tri­
buido en ese marco, y explorarem os en q ue m edida es po.s1ble
aplicarlos a s ituaciones que difier en de l a del t r at a nuento
psicoanalítico clásico.
Una característica del proceso analítico que merece men-
ción especial es el fenómeno de la regresión. Si bien den tro de
la teoría psicoanalítica este tér1nino ha sido utilizado con va-
rios sentidos distintos, aquí nos interesa uno en pa rt icular, a
saber, el surgimiento de tendencias del pasado, a menudo
infantiles, que representan la reaparición de modalidades de
funcionamiento psíquico ya abandonadas o modificadas. Re-
gresiones de esta índole se presentan como parte integral del

30
proceso analítico, pero e) mismo fenó m eno puede obse1 varse
fu er a de él. Brts ta re par ar en los niños de dos o má s años que
de pronto dejan ele contr olar sus esffn ter es en el período de
te nsión posterior aJ nacimiento de un he r 111a ni to, o en el exa-
cerbndo o pego o las demandas de un ni ño (o adulto) hacia las
personns qt1e lo rodean cuando cae enfermo. Dichas regresio-
nes, que puedc11 afectar cualquier aspecto del funcionamiento
de Ja personalida d, son leves o graves, temp<>Terias o más
perma nentes. Es previsible que se produzca n en las fases crí-
t icas del desarrollo de un indivíduo y puede considerárselas
norma1es, a menos que se prolonguen demasiado o revistan
particular gravedad (A. Freud, 1965).
En el t ratamiento analítico, una de las funciones de la
s~tuación analítica consiste e n per111itir o favorecer la regre-
s~ ó n dentro de ese encuadre. A medida que surgen en el análi-

s is los fen ó ~e nos transferenciales, tales tendencias regresi-
v.a~ _se aprecian con ~ay.o r claridad, evidenciadas en la reapa-
?e
n c1~ n d es~os, sent1m1entos, modalidades de relación y fan-
tas1as i.nfant1.les, así como en la conducta que se tiene para con
e~ analista. S1n embargo, s i bien constituyen un vehículo esen-
cia~ para recoger del pasado, de un modo convincente y signifi-
cativo, datos y formas de funcionamiento importantes
t · ,aveces
• es as.re~~s1ones pueden presentar un aspecto más obstructivo
Y perJud1c1al. Ello ocurre en particular cuand
. ' , o se to1·11an muy
~nte~sas o prolon~adas en pacien tes que de por sí tienen ten-
b encia, ª . la regresión, Y que por ende tal vez no puedan reco-
rar ~ac1lmente la capacidad de autoobservación y de com-
r: aen..~16n que es parte indispensable de la alianza terapéutica
. p1 ulos 3 Y 11). Parece probable que algunos psicoanalistas
a lienten más que t (d
las te d . o r~s e manera consciente o inconsciente)
n enc1as regresivas de sus pacientes.
Como consecuencia de la regresión analítica no1mal es
:I1e~~ co~án qMe en alguna etapa del análisis el pacienf;e ~&
au na ista cada vez más amor, afecto y muestras de Utima
~ornoº que desa:rolle hacia él sentimientos hostiles. La
tuir u;:rgen d1~hos sentimientos y actitudes puede C01'18Ji...:
roa
prana en~en~ imp?rtante de comprensión de la relacd6~ta~
quizás .e e ~aciente Y su madre, por ejemplo. l l&
él vivenc16 como una persona retraída, itl&lífélftt,11Utf

31
riñosa 0 compJo.ciente . Es ta info1·mo ció11 t>t1 cd c se t· elicn ci ttl
para e rlte tide r Ja s dificultades y µroblé l\\ OS ll CLl13 1< S del r>tl-.
ciente, pero s i las de111andns o la l1.os tilidt1~ ele éH t.c pl~ Aot1.a set
l foco de su s comunicíl cio11es 1 y s 1 el t111nl1 sta llO J)U c~l c 1 cvcr-
~ir esta tendei1cia medinnte ir1te1·pratf1c io11os l t otr as 11:Lorven-
c1.ones a propi· ... d ... s qui z·~ se difi cul te la lal)o r o r1al ft1 ca o se
CI C'.I J C , ,

torne imposibl e. Esto es evidente en ciertas variedades espe-


cia les de t rans ferenci a (c~pftu l o 5). .
Varios auio1·es h a ri. señ a la do el va lor de la capacida d pa ra
experime ntar u11a r egresión, ? entro y fue r a d ~ la situación
psicoanalítica. Por ej e mpl.o, K.J·1s (1952) 11.a exa1111nado el papel
de la capacida d pa r a r ealizar una regr~s~611 co11tr~ol ~ da y te~­
porari a dentro del ámbito de la creat1v1da d a r t1st1ca. Bal1nt
( 1934, 1949, 1965, 1968) y Wi 1111icott ( 1954) l1a n su~ rayado la
importa ncia d e la regresión del pacie11te coin? m~ dio ~e acce-
der a un m a terial que de otr o n1odo n o estar1 a d1spon1ble. El
con cepto de ''ambiente de sostén", de Winnicott, Y su e~amen
d e los fenómen os t r ansicionales (1951) han ~leva~? a d1ve:~os
a u tores a especu lar con la id ea de que la s1tuacion an~litica
prop orciona u n "espacio tra nsicion a l" ~n el que el paciente,
sintiendo segura su relación con el anal1st.a, puede sobrellevar
una r egresión , exper imentar con n u evas ideas y tr~tar de .r~­
solver sus problem as internos (véase Adl':r , 1989_;,Giovacch~r:i,
1987a). A esto Balint lo ha denominado . r~gres1on, al ~er~c1~
. , ,, D b e señ a larse que s1 bien el t ermino re
de la progres1on . e . . 1
. ón " fu e emple a d o con v a rios significados distintos en os
gres~tos d e Fre ud e n este ca pí tulo n os ocupamos de l~_regr~­
e~cn " a~do modos de expresión y de figurac1on pr1-
si~~ form al, . cu 1 h a bituales" y de la regresión tempo·
m1t1vos s u stituyen a os . ps1'quicas m ás antiguas"
" 1 t ceso a formaciones .
ral, o sea , e r e ro do en 1914 a L a interpretación
(Freud, e n un fr agmento agrega debe verse for zosamen·
de los sueños, 1900a). No obstan~e, no d "· también pu ede ser
te en la regresión una "vue~ t_a a ~~;:,, o ~r el cual ten dencias
una suerte de fenóm e n o de libera 'P __ · das cir·
"fiest a n en deter1111na ·
inconscientes actua~es ~, m a ru .
cias en la
8
s1tuac1on ana 1
E
ít1ca. n r
t e éstas se en cuen·
s y rela·
CUnstan
' " · · ·ó " de proceso
tran diversas formas de exter1onzac1 ·~ . la identificación
ciones internos basados en la proyecci n Y
proyectiva (véanse los capí tulos 4, 5 Y 6).

32
S i ))i<·n eH c ic~rlcl <~t•o la regresión puede aer el camino para
el Hurgj 1t1i C"nLo <le mater ial útil pa r a el a nálisiA, no debe con-
fi f1rAe <· 11 ri la c<,m<>Hi f1ieRe por Bf sola un agente terapéutico;
tu1n ¡Jc1cc' l1flY c¡1Jt! Hll pCJ nP,r que la regresión es capaz de sacar a
In luz AH ¡)cctoA de IA muy temprana rela ción madre-hijo que de
ot ra 111 a 11cra se ría n inaccesibles para el a nalista. Según la
concepción rlc fl a lir1t, 1::1 regres ión facilitarla un "nuevo co-
rnic11zon r>a r a e l pací en tc, per o m uchos a n a lis tas piensan que
e l pa pel de la ref,rresión como agente ter a péutico ha sido so-
bresijm ado (véase, por ejemplo, Anna Freud , 1969). Modell
(1989) lo expresa acertadamente a l decir: "No cu estiono la
va lidez de las observaciones clíni cas realizadas por Balint y
Winnicott. Es indudable que ciert os aspectos de la temprana
relación madr e- hijo pueden recrearse en la transferencia. Lo
incorrecto en este caso es el uso de la regresión como medio
explicativo de la acción terapé utica que tiene el encuadre ana-
lítico".
En el capítulo 3 examinaremos el papel de la alianza tera-
péutica en el a nálisis y consideraremos ciertos aspectos del
aporte del analista al procedimiento empleado. E n tre ellos
debe menci ona rse la fu nción de "sostén" que cumplen tanto el
analista como la situación ana líti ca, o sea, el hecho de propor-
cionar una atmósfera qu e lo h aga sen tir al pacien te seguro y
"contenido" a u n en casos en que experimente una regresión
grave (v. gr., Balint, 1968; Khan, 1972; Modell, 1984; Spitz,
1956; Winnicot t, 1954, 1965, 1971).
La descripción de la situación analítica que hemos hecho
h asta aq:1í puso el acento en lo que se requier e del paciente;
hemos dicho qu e el pa pel del analista es el de alguien que
procura coro prender los procesos inconscient es que tienen lu-
gar en el paciente y transmitirle esta comprensión. Sin em-
bargo, en los ú ltimos años se h a prestado creciente atención a
la gran importan cia de los aspectos interpersonales del proce-
s.o an a lítico (p. ej., Bleger , 1967, 1981; Kohut, 1977; McLaugh-
li~, 1983; Modell, 1988, 1989; Spruiell, 1983), haciendo hinca·
pié en la relación analítica. Consecuentemente, ha sido Clída
vez más cuestionada la idea de la "neutralidad" del analista
(véase Leider, 1984). En este sentido Modell (1988) sostiª"'.. ._
qu "t t VA&V
e enemos que admitir que el proceso de resist.encia 18

33
de fe ns a n o sólo ocurre int r a psíqu icam e11te s i110 ade más en el
conte xto de una r elación entre dos pe rson as. Por este motivo,
hay que prestar atención al proceso de la comunicación y a la
for 111a e n q ue se da esa r elación".
Es suma men te importan te que el a na lista sea capaz de
proporciona r un cl ima a propi ado. El t ratamiento psicoanalíti-
co no es simplemen te un proceso por el cual se vuelve cons-
cien te lo inconscien te, o se procura otor gar mayo r fue rza y
autonom ía a l yo del pacien te. Es vi tal c¡ue el ar1alista brinde
un m a rco en el cual sea viable el proceso a nalítico y puedan
volver a establecerse conexio11es con los aspectos escindidos
del sí-mis mo. Rycroft (1985) h a subrayado que la capacidad
de] anali sta pa r a bri ndar d icl10 n1ar co de pende no sólo de su
destr e za pa ra for1nular la s interpret acior1es "cor,r ectas" sino
a d em ás del sosten ido inter és que se¡)a n1 a nifestar por sus pa-
cientes y d e la relación que en t able con ellos.

34
3. LA ALIANZA TERAPEUTICA

Como ya ap untamos en e] capít ulo 2, en los úl timos años se


ha d_ed icado s uma atención al vínculo entre el pacient.e y el
médico. Con el fi n de fo1111 ula r los disti n tos aspectos de esta
relación se ha n utilizado diversos conceptos psicoanalíticos;
uno de ellos, el de transferencia, m uy a menudo es tomado de
su contexto .origina l y ~plicado a otros, a tribuyéndole muy
laxa mente d iversos sen tidos -a veces como sinónimo de "re-
lación" en gener a l-. E n los capítulos 4 y 5 nos ocuparemos
con más detalle de este concepto.
" En el psi_coanálisis clínico se h a difer enciado siempre la
transferenc~a propia mente dich a" de otro aspecto del vínculo
entre el pa~1ente Y el médico, al cual dis tintos autores han
llamado ~l1an~.ª tera?éutica", "alianza de trabajo" 0 "alianza
d.e trata1n1ento , r efinéndose a la alianza que deben necesa-
riamente establecer el paciente y el analista si se pretende
que la. labor t erapéutica tenga éxito (v. gr., Curtís, 1979· Ea le
f 9ci;! t~~~7. ~89;hF:iedman, 1969; Gitelson, 1962; ore'ens!n,
1 1

1960· St' ' ut e1l y Havens' 1979·' Kanzer' 1981; Loewald


bién 'se on e, 1961, 1967; Tarachow, 1963; Zetzel, 1956). Tam~
. 1 empl~aron otros vocablos además de "alianza., Po
eJemp o, Feruchel (1941) habla de una "tran-~ • · 'r
nal"· Stone c1961) " z:u.ereneta ramt>-
(196S) d " , de una ~ransferencia ma~"; CbeeQaei&
al "vÍn' e una . tra!1sfereneta básica"; Kohut (1971} se rél
( 1958) culo realista entre el analista Y el anal· do ~.;,,.=
expresa lo siguiente: izan •y.-..

35
S ue le a dmitir s e que, ln ás a llá de la n eu1·osis de lra111ifere 11·
cia , para q ue un a n ális is a lcance éxilo de be le n c r corn o 11úclco
u na r e laciót1 perman e n te y estable que pcrrnilu ul pucicn lc
man tener una actitud ese11cialn'lc nle positiva res pecto de lt:\
tarea a nalítica c uando los confl ictos revividos por la neuros is
de transfe r encia saquc11 a la s uperficie de la conc1e ncia deseos
y fantasías pertu r badores .

El concepto h a sido etnpleado par a a luclir a ciertos aspectos


d e lo que mucl1os 11ar11a11 el ''contrato te r a péu t ico" (11enni11ger ,
1958) en tr e el paciente y el t era peuta . E sto se vincula a lo que
h a sido d efinido con10 u n "r·apport r acion al y razotl.a ble, no 11eu-
r ótico, del paciente con su analis ta, que lleve a l primero a t ra-
baj a r de buen grado e 11 la s ituación a 11alítica " (G reenso11 y
Wexler , 1969). La 11oci6n de a lia n za t er a péu tica , tal co1110 l1a
ido evoluciona 11do, no se re fiere s in1plen1ente a l deseo co11scien-
te de m ejorar que t ien e el paciente, y no debe eqt1ipar ársela con
éste; volver em os sobr e es t e pu n to m ás adela nte. E11 lo tocan te a
la sit u ación ps icoan a lítica, el reconoci1niento de la diferencia
en tre la "alianza terapé u tica'' y otros as pectos de la interacción
d el p a cien te con el analis ta (como la tran sferencia) h a llevado a
una m ej or compr en si ón de los p1·ocesos que tienen lugar en
di cha s it u a ción , en particular los ligados al éxito o al fracaso de
la terapia. En el psicoan ális is (y también en otr os m étodos de
tratamiento) es importante evaluar la capacida d para estable-
cer esta clase de alianza cuando debe ad optar se una decisión
res pecto d e cuál es la m od alida d de tratamiento m~s i~dicada.
Si bien F reud nunca identificó la alianza terapeut1ca como •
concepto difer encia do, la idea puede rastrearse .en s.us pnme-
ros trabajos; por ej emplo, en Estudios sobre la Jiisteria (1895d)
dice que "conve~os al paciente en nues~o c~la?orador". ~~
muchos otros escritos s u yos h ay r efer en cias s im ilares ª e, .
1 1
colaboración, y aun en 1937 com entó que "la s ituación anal t :
ca consiste en que 'nos aliemos con el yo de la persona que esta
en tratamiento" ( 1937c), menciona ndo a cont1nuac1 · ' 6nel "pac·
l . t En su
to" que debe establecerse entre el paciente y ana is a.
último trabajo (1940a (1938]) escribió:

El médico analista y el yo debilitado del enfermo, apunta·


lados en el mundo exterior objetivo, deben fot111ar un bando

36
co~1 trn 1.os oncm igos, las exigencias pulsionaJes del ello y las
cx1giH1c1na d" co11cicncia moral del superyó. Celebramos un
JJnct.o. ( .. . ) Nuestro snl1-0r dehe remeclíar su no saber debe
devolver ni yo del pnciontc el imperio sobre jurisdiecion;s per-
dida-R de la vida anímica. F,n este pacto consiAte la situación
n11alfticn.

E 11 cont1·astc con la iden de tln "pacto" terapéutico entre


paciente y analista, lo que hoy denominamos "alianza tera-
pé ut,ica" fue originalmente incluido por Fre11d dentro del con-
cepto general de transferencia, sin diferenciarlo bien de otros
e1ementos t:ran sferenci ales. En su ~ pri mer os escritos sobre
técnica psicoa nalítica, distinguió la tra nsferencia de sentimien-
tos positivos, por un lado, de las transferencias negativas, por
el otro (Freud, 1912b, 1912c). En tendía que las transferencias
positivas podía n subdividirse a s u vez en la t ransferencia de
sent~mie.n tos amistosos o tiernos (de los que el paciente tenía
conc1enc1a) y la de aquellos otr os sentimientos que represen-
taban el retorno de r elaciones eróticas infantiles, posiblemen-
te en for ma d~storsionada . Por lo comú n , estos últimos no eran
recordados s1?0 más bien reexperimentados por el paciente
frent~ al ana~sta. Tanto las transferencias positivas como las
nega tivas pod1an dar lugar a resistencias contra el tratamien-
to. Freud e~presó_ ~ue el componente a mistoso y tier110 de la
tr~nsfer;~~1a pos1t1va constituía "el vehículo del ~xito en el
ps1coanal1s1s, no menos que en otros métodos de trat.amient.o•
(Freud, 1912b).
tabfoco des~ués (1913c) hizo referencia a la necesidad de en-
ar una transferencia eficaz" para que pudiera inicia••
cabalmente la labor psicoanalítica. Declaró h bfa se
perar h t que a que es:·
ren . as a q.ue se estableciera en el paciente *11na hans&~
trat~ª ?Petrat~va, ui:i rapport en regla. La primera meta dfll
rmen o sigue siendo alle I [al · t.?:
persona del médico" El di ti gar o .paciente] a ésW y a•
la capacidad del : s ngo esencial era el traza.do d
lo am· t pac1ente para entablar un rapnnw "'UU
is oso con el médico 'I".._ • ti
re~vencia, dentro del m~o~; 1:i:z!ª~•dY por la
actitudes que podría a1 p1a, e
terapéutico. El hecho~ zarse como obstáculo para ti!
f erencia" ta to e que Freud emplease al
n para el "vínculo amistoso• como Pati l

37
ferencia en sí misma creó cierta confus ión en Ja literatura
posterior, y aun hoy ciertos a utores utilizan incorreclarnente
la frase "transferencia positiva" para designar la alianza tera-
péutica. La presencia de sentimientos cariñosos o afectuosos
hacia el analista no siempre indica que exista tal alianza.
Probablemente Ja cristalización del concepto de alia nza de
tratamiento como algo diferente, que no puede equipararse a
un aspecto especial de la transferencia, pueda li garse al surgi-
mie nto de la "psicología psicoanalítica del yo", posterior a la
for1r1ulaci ó11 del m odelo "estructura l" del aparato ps íquico
(Freud, 1923b, 1926d), e11 el ct1al se elaboró el co11cepto del yo
como parte orgá11ica de la perso11a lida d que debía l1acer frente
al mundo externo y la conciencia n1oral (su peryó), así como a
las mociones insti11tivas (ello). Diver sos a uto res psicoanalíti-
cos (p. ej., Hartmann, 1939, 1964; Anna Fret1d, 1965) sost u-
vieron que exi stían funciones y a tribu tos del yo r elativamente
independientes de las mociones (en calidad de funciones "au-
tónomas" del yo), y gran parte de lo escri to sobre la alianza de
t r atamiento, en s us diversas m odalidades, implica la apela-
ción a tales funciones y act itudes aut ónomas.
La evolución que tuvo en otros autores la idea de la alian-
za ter apéutica puede aprecia r se en dos ar tículos de Sterba
(1934, 1940 ), según los cuales el psicoanalista debe procurar
que s e produzca en el paciente una separación entre los ele-
m e ntos cen t r a dos en la realidad y los que no lo están . Sterba
designa esto como la ''división tera péut ica del yo" (1934). Los
e lementos del yo centrados en la realidad permiten al pa-
ciente identifica r s e con los propós itos de la terapia, proceso
ést e que Sterba juzga como condición ese.n~ial p~ra. que la
labor psicoanalítica logre el éxito. Esta op1n16n co1nc1de con
una r e fer e ncia de Freud (1933a) a la necesidad, para que el
tratamiento tenga éxito, de que e l paciente a plique su capa-
cidad para observarse a sí mismo como si fu era otra persona.
En este se ntido, Fenichel (194 1) a ludió al aspecto "razo~a­
ble" del paciente y a lo q u e él denominó "transferencia racio~
nal". Si rastreamos la bibliografía ps icoana lítica en busca de
este concepto se nos hará evidente que a m enudo se habla de
la "tranefere~cia amistos a", la "transferencia eficaz", los "ele;
mentos centrados en la realidad", la "transferencia racional

38
y la capacidad de autoobservacíón y autocrítica como sí fue-
ran cosas equivalentes, cuando en rigor es más útil conside-
rarlas elementos separados cuyo denominador común ee la
capacidad para establecer una alianza terapéutica. Pueden
e11 contra rse comentari os útiles sobre los elementos integran-
tes del concepto de "alianza", entendido en sentido amplio,
en artículos de Frjedman (1969), Dickes (1975), Gutheil y
J{avens (1979) y Thoma y IDicheJe (1987).
A partir de un importante artículo sobre el tema de
E lizabeth Zetzel (1956), los autores psicoanalíticos se h an pre-
ocupado cada vez más por diferenciar la alianza t erapéut ica
de la transferencia "propiamente dicha". En los trabajos pu-
blicados con posterioridad prevalece una tendencia, que se
pone de manifiesto en la obra de Greenson (1965a, 1967) y de
Greenson y Wexl er (1969), a considerar que dicha alianza
tiene como núcleo una relación "rea l" o "no t ransferencia!"
entre paciente y médico; no obstante, no resulta del todo clara
la índole de esta relación "real". Schowalter (1976) destaca
que si bien "se coincide en que para que la situación analítica
con adultos sobreviva a los golpes de las r esistencias engen-
dradas por la transferencia ( ... ) la relación analizando-analis-
ta debe ser en parte no neurótica y centrarse recurrentemente
en la continuación y cornpletamiento de la terapia ( ... );no es
tan clara la coincidencia sobre el modo de separ ar esta parte
de los vínculos de objeto del resto de la transferencia".
En los últimos años diver sos an alis tas, en particular
Bren?er (1976, 1979), han cu estionado la validez de la noción
de a11~nz? tera~éutica, sosteniendo que este concepto es de
hec~o ind1ferer_ic1able del de transferencia. Fonagy (1990) p11n•
tual1za q u~ s1 se hace excesivo hincapié en los aspecte&
t ransferenc1ales de la relación paciente-analista puede IJ&..
garse a una cosificación de esta última que la sustraiga al
~xa~en analític~. Como consecuencia de ello, podemos "inad-
bertidamente pn varnos de la oportunidad de entender que ae
t:~ ;n el conflicto ~trapsíquico inconsciente". El rechafJG
rio el conc~pto de alianza terapéutica no parece satia,.cfo;
i
1
pero Curtis (1979) ha hecho reparar en "el peligro de-que-
fos a:: se de.s pla~e de los conceptos analíticos nucleares, coa AA
conflicto mtrapsíquico inconsciente, asociación libte e

39
interpretación de la transferencia y de 1a resistencia''. Agrega
que ueste peligro radica sobre todo en la tendencia a ver en la
alianza terapéutica un fin en sí mismo el de brindar una
nueva relación de objeto correctiva-, en vez de considerar la
un medio para alcanzar como fin el análisis de la resistencia y
Ja transferencia".
El concepto de alianza de tratamiento parecía relativamente
simple en las diversas formas que adoptó originaltnente, pero
es menester que tomemos en cuenta que, cu alquier a q ue sea
nues tra conce pción a cer·ca de dicha a lia r1za, ella tiene as pec-
t os tan to cons cientes como incons cientes (véase Evans, 1976).
Así, un paciente puede parecer hostil a l tratan1iento y mostrar
fuerte r esistencia a la labor analítica (véase el capítulo 7),
pero no por ello carecer del deseo subyacente inconsciente de
emprenderla. Por el contrario, puede existir lo que Sodré (1990)
denomina una alianza antiterapé utica de r epetir una fant asía
i nfa n t il o de afe rrarse a ella , no sólo por la gravedad de la
ps icopatología d el paciente s ino adem á s porque éste desea un
anális is idealizado interminable, y se genera entonces una
a lianza inconsci en te e n t r e él y una parte del analista que se
ide ntifica con ( ... )el terrible tem or a l cambio [del p aciente] y
p or lo t a n to evita enfr en tar se a a lgun a faceta de la relación
analítica".
Un pelíf,'TO similar tiene presente Novick (1970) a] seña-
lar que Ja frase "'alianza terapéutica" coloca en demasía el
acento en loa aspectos racionales del análisis, por oposi ~ón a
lo~ irracionales, Algo semejante sostuvjeron Eagle.y Wol1~zky
( 1989), p r eocur1adtJ8 por el hech? de que el én fasis e? d1ch~
a lianza puede impedi r la reaol uc16n de la t r a nsferenCla basa
da en Ja inter p retación y l a comprensió n. Aducen , además,
que di cho énfas is t al v ez con duzca a l analista a con ceder un
eso indebido en e l t r ata mi e n to a l pap e l de otr os factor~s
P . d 11 lo a perder sens1-
aj e nos a la inte rpretación , Y por e n e evar . ciert-0
bilidad ante l as m a nifestaciones tra n s fer enCl? les. ~s fi0 ~
. . · o rta n cia indebida a 1
s in duda que s1 se otorga una 1mp .•
drí enerar una conlll
'
.
.
mento de la alianza terapéutica s e po
. d'
ª
g
e
.
sul'Ja 1
t
a ran 6 •
vencia con el paciente destinada a 1mpe ir qu
ferencia hostil. arti-
Bn laa técnicas propugnadas por Melanie Klein Y sus P

40
da rios .(J o~eph , 1985; Melt zer, 1967; Sega], 1964), todas las
comu nicaciones y c<>nductas de] paciente en tr atamíent.o tien-
den a concebirse e intepretarse como transferencia de actitu-
des y sentimientos infantiles, o como fruto de la exterioriza-
ción, por pa r te del paciente, de sus relaciones objetales inter-
nas. No todos los miembros de Ja escuela kleiniana comparten
este punto de vist a. Bion se ha referido a la "capacidad para
relaciona rse con la tarea" en los grupos (1961), lo cual haría
referencia a uno de los aspectos de lo que venimos examinan-
do bajo el r ótulo de ''alianza ter apéutica". Spillius (1983) ha
hecho reparar en los cam bios experimen tados por la técnica
kleiniana en los úl timos años, q ue a nuestro juicio la a proxi-
man a las técnicas psicoanalíticas desarrolladas dentro de la
tradición más "clásica".
Pese a que es difícil definir con precisión esta "alianza"
parece muy con veniente distinguirla de otras facetas del'
vínculo entre el paciente y el médico, qu e por sí solas no bas-
tan pa ra sentar las ba ses de un buen tratamiento psicoanalíti-
co (véase, p. ej., Adler , 1980). Ent re estas facetas cabe incl11ir
la r:~v.encia de sentimjentos de amor o sexuales originalmen-
te dmgidos a una figura importante del pasado del paciente, y
que en casos extr emos se manifiestan en su enamoramiento
del terapeu ta. ~imismo, puede incluirse la idealización del
~rapeuta, a qu1en se considera perfecto o dotado de 11na capa=
c1dad.
suprema

· d i· ·ó
, 1 ea 1zacr n que puede constit11ir una for•lla
defe ns iva de ocul~ar Y negar sentimient.os hostiles inconscie.
tes .. A veces esta idealización se quiebra dramáticamente ai el
pac1e~te experimenta alguna desilusión respecto del t.erapeu-
ta o s1 su hostilidad subyacente se torna muy aguda Cabe
s u.pon er que la posibilida d de establecer una alianza ~bcd•
:~:~.to depende de cualidades del individuo que se han vuelto
lidad1vamente p_errnanentes. Si bien el desarrollo de est.a&- .
. e~ puede vtncularse a ciertos logros de las _..,in
ciones infant1ºIes . .
t es de los senti . t
, en una medida unportante
. son
"transfere . ,, ;1en os Y actitudes conceptualizablfa
· &I
ind
epen-.--•

za terapéu~~: . e este modo, es dable considerar que }a¡

41
se basa en el deseo co n scie r1 te o i11conscie ntc de l pucie u tc de
coope rar y e n s u dis posici ón a aceptar l::i ayud a de l t c r o p.e u t n
pa r a s upe ra r su s di fic ul tades in ternas. Esto 110 es lo n11srno
que acud ir al tratamiento simpleme11te para obtener placer o
a lgún tipo de gratificaci6r1. Er1 la alia11za ter a péutica, fel pa·
ciente] acepta que tiene n ecesid a d de a bord a r s u s proble mas
in tern os y de llevar a delante e l tra bajo a 11a l!tico a despecl10 de
la r esistencia in te rn a o (pa rticul arm e n te e n el caso de los
niños ) ex tern a (por ejem p lo, de la fan1i lia). (Sandler y otros,
1969.)

Sin Jugar a dudas, el concepto de alianza terapéutica debe


a poyar se asimismo en Jo que E rikso11 (1950) llamó la "confia n-
za básica", una actitud del indivi duo hacia los demás y hacia
el mundo en general que se basa en las exper iencias del bebé
e n m ateri a de seguridad d ura n te los prim eros meses de vida.
Probablem ente esto se conecte con Ja interiorización de u na
"alianza " pr ecoz , desde el punto de vista evolutivo, en t re el
bebé y s u objeto prima rio (véase Stern, 1985). Se considera
que Ja a usencia de esta "confi anza básica" impide a ciertos
psicóticos, así como a ot ros individuos que de niños experi-
m entaron grandes carencias emocionales, es tablecer una alian-
za ter apéutjca que funcio ne como correspon de. Erikson lo djce
en estos té r1ninos: '-Dentr o d e la psicopa tología, donde mejor
puede estudiars e la a usencia de 1a confianza básica es en la
esquizofren ia in fantil, en tanto que su insuficiencia se mani-
fiesta en las personalidades ad ultas de carácter esquizoide y
depr esivo. Se ha comprobado q ue en estos casos el restableci-
mien to de un estado de confianza es el r eq uisito fundamental
de la terapia". (Apuntemos que la expresión "esquizofrenia
infantil" empleada por Eriks on no es corriente. Hoy probable-
m ente se h ablaría de "psicosis infantil" o de "auti smo", así
como de los pr oblemas graves de personalidad de los niños que
sufrieron múlt iples carencias. Por otra parte, el comen tario de
E rikson acerca de las personalidades adultas de carácter ".e s-
quizoide" parecería corresponder a lo que luego se denoI11JJl6
estados "fronterizos".)
. Lo que es evidente es que no debe equipararse sin más l~
alianza terapéutica con el deseo del paciente de mejorar. Si
bien este deseo puede por cierto contribuir a gest a r dicha alían·

42
za, ta mbién puede llevar adheridas expectativas irreales y
a u n mágicas sobre el tratamiento, y no puede decirse que
éstas constituya n a liados confia bles para la labor ter apéutica.
Que el deseo de mejor ar no basta par a dar lugar a una alianza
tera pé utica se vuelve patente en el caso de los individuos que
abandonan la tera pia tan pronto experimentan cierto a livio
en sus síntomas, perdiendo todo interés en explorar los facto-
res que provocaron s u enfermeda d una vez que los síntomas
ha n menguado o desaparecido. Por otra parte, la m ej oría pue-
de constituir una "fuga en la s alud", y si en estas circunstan-
cias la alianza de tratamiento sólo se funda en el deseo d e
superar los s ínto mas, no ha br á buenos cimientos par a conti-
nuar el psicoanálisis -por m ás que la his toria del paciente le
enseñe que ese alivio de sus pa d ecimientos probablemente
será temporario . Cabe concluir que, en cierto grado, son
esenciales la mayoría de los elementos m encionados por los
autores ps icoanalíticos qu e se ocuparon de este t ema; la capa-
cidad de observarse a sí mis mo como s e observa a los dem ás
la de tolerar cierto monto de frustración, la existencia d e un~
"confianza básica", la adhesión a las finalidades que persigue
el tratamiento, etcétera.
. _Pue?e .resultar difícil, sobre todo en los comienzos del aná-
lisis, distmguir ~a capacidad del paciente para establecer v
mante~er una alianza terapéutica, de sus sentimientos positi-
vos hacia el te~ap~uta y el t ratamiento que tienen otro origen:
C~mo hemos md1cado~ la consideración 0 aun el ... r~ ...
eVIdenc · I · i:Ut:;\,,"" que
~a e paClente por el terapeuta y su dispos1·o·ó . ºcial
concum 1 . n 1n1 a
r ~ as sesiones no son necesariamente indicadores d
d:er:~: d1~puesto a continuar con la labor analítica. Lo pone:
péutica :e ~s ~:~~~rque un in~viduo. solicita ayuda tera-
clínico, así como los de l a un panente o m cluso a 11n médico
nálisis porque se lo . . as pers onas que se someten al psicoa·
terapéu tica (Gitelso:~~~!~ ~rmación psicoanalítica o psico-
deter1r1inar de entrada· ) : 1n g~neral, resulta fundamental
una alianza tera,péuti~= s1 e p~c1ente es capaz de est.ablec'.ftr
suficiente para e d ' Y b) 91 podrá tener la motturu:u....
rear urante el áli · fíW5
pe1·mita sobrellevar l . an sis esa alianza que. le
el tratamient . as tensiones Y los momentos- dül~t-...;in"•
01mpone. ~~

43
Ls in1port.ancia de sabe r e,·aluar \a capacida d d e un s ujeto
para establecer esta alianza l1a sido s u br ayad a por a ul.or e.s
como Gerstle~· y otr os {19 9). qtiienes estin'\ a n que es un indi-
cador impo rt..ante para el p r onostico de aquellos pacientes que
pre-~ntan un trastorno ai1LisociaJ de la person alidad . Sea. como
f-uere, dicha e valuación co11stitu)·e a todas luces un factor de
r eJe\·ancia par a el p r onóstico en todos los casos e n que se
con templa el t r atamie11to a11alítico. L a n1ayoría de los psicoa -
nalistas no tomarían en tratamiento a un psicótico grave, ya
que es muy poco probable que éste posea la capacidad de
trabajar a nalítica y cons tructi \rame n te. Al gu nos t er a pe utas
tien e n inclu so r eservas en cuan to a trabajar con los llamados
pacientes fro n terizos; las vicisit udes de la a lianza ter a péutica
e n eJ caso d e los estados fr o nte ri zos h a n s ido exam in a das por
S h a p í r o , S ha piro, Zi nn.e r y Bcrko,vitz (1977), y Gabbard y
otros (1988). N o obs t a n te, el t rata mi enlo puede conducirse de
mane r a tal que desa rrolle en estos pacie ntes la capa cida d
me n cionada.
E n c J pasaclo, Jos a 11a1i s t as solía n establecer .un "período d.e
pruc t)~" tras e l ct1 ol pudi er an tom a r con el pac1en~ una dec1-
ai6n conj t1ntr1 acerca de lo continuid ad del tratam iento: Esta
clccíRi 6n so ftJn dal)o e n port,e sobre lo que hoy se denominan~
Ja capa.ci(la d d e] 1,acic11t e para establecer la ali a nza ter apéut1·
ca , tal como se r eve la ba en ese período de. prueba . Análo-
gam e nte, A n n n F rcu d, en s us prime ros .t~abaJOS. ~1928), abogó
or una ''e tapa introduct oria" en el aná~1s1s de n1nos , en la que
~e inculcaba al niño la idea d el tratam1en~o Y se establecí~ e~
. Má . t rde renunció a s u recomen a
vínculo con el analista. . s d a toria preanalftica específica.
ción de fijar una fa s e .1nt~o uc sonal a J. Sandler) se ha
Hoffer (en una comun1ca~1ón per ue emprenda el trata-
referido a "seducir al paciente para ~ Morgenthaler (1978).
miento"' y lo mismo sostiene en e~enc1la de un individuo pue-
, ·1 ·rrac1ona es
En ocasiones, los movi es 1 i· za de tratamiento. Un
·a
· d'
ª
den contribuir al desarrollo de la ian . nte gran rivalidad
0 que s1e
ejemplo sería el de ~n in lV1 u articular empeño en su
respecto de sus hermanos Y pone ~ a ue también se
an6li8is con el fin de superar a algun col~g t q hacia sus her-
a"9\lr.a. En este caso, la rivalidad del pacd1e~ eá er compren-
~ 9l bien es material analítico que e er s
di do. por otro lado puede fom e nta r du rante un t iempo el avan-
ce de la lnbor a na lítica.
El tratamiento puede satisfacer deseos ocultos del paciente
(p. ej., de dependencia , de atención y amor, y hasta de sufri-
miento masoq uista ), como con s ecuencia de lo cual tal vez lo
conti r1úe durante muct1os añ os sin mostrar inclinación alguna
a aba nd ona rl o, pero si n hacer tampoco progresos significati-
vos. Por otro lado, hay person as de fuertes tendencias para-
noides en su personal idad, qu e desconfía n de todo, y sin em-
bargo son ca paces de establecer a lgún tipo de alia nza terapéu-
tica. E n cier to sentido par ecen recon ocer s u necesidad de ayu-
da y ha ce n con e) ter a peuta una "excepción ".
Si bien e] tra t a miento puede iniciarse aunque no exista
un a alia nza intensa, por Jo común alguna clase de "contrato"
tera péutico es indis pensab1e desde el principio. La alianza de
tratamj ento podrá desa rrollarse luego en el curso de latera-
pia, y lo ideal es que a sí ocurra; gran parte de la labor del
anali sta cons istirá en contribuir a ello, por ejemplo institu-
yendo un encuadre constante y regu1ar para las comunicacio-
nes del paciente. Adem ás, deberá interpretar las resistencias
de és te al posible surgi mie nto de una alianza apropiada, como
en el caso de que su t emor a un sometimiento pasivo no le
permita coopera r en for111a ca ba l. E s ta resis tencia puede tener
muchos or fge nes, per o de h echo se m anifestará como resisten-
cia ~ la a li a nza t e rap é utica, aunque tambié n p od ría
consider á rsela como un a resistencia contra el s urgimiento de
una transfer e ncia sexual. Otro ejemplo de resistencia al desa-
rrollo de la ali ~ nza terapéutica es el del paciente muy temero-
so de la r egresión a que lo incita la situación analítica. Si bien
l~ mayoría de los individuos son capaces de soportar hasta
cierto punto sus tendencias regresivas en la sesión a' ...·--s
temen que s1· se "sue1tan " podrían caer en un infantilismo ' &&u:uu
~::remo Y ~:rder control de sus pensamientos y accioneB~ La
el rpretacion de estos temores ayudará al paciente a ~
t ar os contribu
za t ' é . yen °d d
erap ut1ca adecuada.
e este modo al desarrollo de 1m~aliaU•
·
hab~~ alianza terapéutica no es sólo función del pá
e· ~ idad del analista desempeña un papel vitalén;
un1ento (véase Schowalter, 1976). Cuantó mds

45
a n alista, de un modo significativo desde e l punto de vista
emocional , su toler ancia a n te tales aspectos d e los esfuerzos
inconscientes del pa cien te con t ra los que éste se de fi ende, y
cu a nto m ás respete estas acti tudes defe11sivas, más propugna-
rá una bu ena a lianza terapéutica. Como r esul tado de ello el
paciente interna Ji za rá la actit ud tolera11te de l analista y a ' s u
vez asumirá una 111ayor toleran cia respecto de aspectos de sí
mis mo que a ntes le resultaban inaceptables (Sandl e1· y Sa ndler
1984 ). '
En este sentido, cada vez se reconoce má s la n ecesidad de
que "el a n alista te11ga una actitud básica m ente a mistosa 0 'hu-
mana ' " (Stone, 1961), así como de lo que Scl1afe1· ( 1983) de 110.
minó una "atmósfe1·a d e seguridad". Roth s tein (citado en
Auchincloss, 1989) comenta lo siguiente: ((Lo importante en la
e tapa introductori a es l a acti tu d del analista h acia el comporta-
miento del pacien te, m ás que cu a lquier parámetro específico de
r utina correspondiente a la situ ación analítica", y más adela nte
añade: "Una flexibilidad que permita, en la etapa inicial, alte-
raciones tendientes a acomodarse a las resistencia s propias del
carácter d el p acien te pued e facilit ar en muchos casos que éste
sea inducido a continua r la experiencia analítica. Muchos pa-
cientes se pierden como analizandos potenciales a raíz de la
insistencia del analista en que comiencen su análisis de una
manera particula r".
No debe supone rse que la alianza terapéutica permanece
invariable a lo largo de todo e l análisis , ya que apa rte del
hecho de que deberá establecérsela a medida que éste avan-
ce, suele con frecuencia debilitarse debido a las resistencias
del paciente y en cambio verse favorecida poF el desarrollo en
él de sentimientos pos itivos. Manifestaciones regresivas in·
tensas durante el tratamiento pueden interrumpir por com·
pleto dicha alianza (Dicke s, 1967), que t a mbién se ver á roen·
guada o desaparecerá si surge una transferencia "erotizada"
(capítulo 5).
Offenkrantz y Tobin (1978) señalan el papel que cumplen
la pérdida de la autoestima y la vergüenza en la dificultad
para establecer la alianza terapéutica: " ... Hay pacientes que
éli Uen vergilen7.8 por su necesidad de pedir ayuda a otros.-~
.,,.et:lqae aborden esta vergüenza será un elemento deCJSJ·
vo en cuan to a s u di sposición a aceptar o no una relación
dependiente con el analis ta".
La ngs (1976) introdujo el concepto de "alianza terapéutica
inconveniente", defini éndola como las interacciones conscien-
tes o inconscientes que se da n dentro de la relación terapéuti-
ca cuya consecuencia es socavar Jos objetivos del análisis o la
psicoterap ia, o bien a lcanzar m eramente la modificación de
los síntomas en lugar de Ja comprensión y un cambio interno
constructivo. En es te mi smo sentido, Novick (1980) dice que
exis te una "a1ia nza terapéutica negativa" cuando la motiva-
ción es "el deseo inconsciente de iniciar un análisis o terapia
con el obj eto de hacer fracasar al analista ( ... ) a fin de mante-
ner la imagen idealizada de una madre cariñosa , a mada y
omni¡Jotente, mediante Ja exteriorización y desplazamiento
sobre el analista de partes del sí-mism o y del objeto investidas
negativamente".
Puede considerarse que esta concepción está ligada a la de
la motivación incon sciente de ciertas variedades de reacción
ter apéutica negativa (capítulo 8). Vale la pen a señalar que la
expresión ~alianza ter apé utica n egativa" n o es muy feliz, ya
que una alianza existe, en m ayor o m enor grado, o no existe.
Lo ~ue describe N ovick puede en tender se como una "seu-
doal1,a~za" qu e disim ula la r esisten cia inconsciente al trabajo
anal1t1c?, Y que sólo puede darse con la con.n ivencia del analis-
ta (Dav1es, 1990; Sodré, 1990).
Basándose en s u experiencia de psicoanálisis de niños,
8
d a~dler,. Kennedy Y Tyson (1980) comentan que la definición
de ª alianza ter a péutiea puede abordarse como mínimo de
os ma neras. La primera consiste en concebir la "alianza"
;~~:t:~:otn~epto descriptivo muy amplio y abarcador, com..
. o os aquellos factores que contribuyen a mHa. el
paciente perma . ,_
_ t
du ran nezca en tratamiento y le per111iten tolenn:lo
e 1as etapas d . ten .
d e res1s cia Y de transferencia hoatiL El
::~e:t~:ro.que c~nsiste en ver en la "alianza• un ooneepto
que tiene el~!~ie=~ado e~camente al pemüami1ntu
conscientes e inconscie~~u : ermedad '! a sus aentitJ)liJntos
8
pecto· lo cual e que necesita hacer
' se conecta con ·d d
esfuerzo y el pesar que provocaª:1 :i:::t.a8.ni::~

47
flictos internos. Según Ja defi nición m ás a mpl ia, la relaci ón
terapéutica puede persis ti r (aunqu e sólo por un tiempo) ? asa-
da predominantemente en las gratificaciones q u e con tienen
elementos ínstinti ..·os, como el amo r por el analista o el ""ham-
b re dr: objetn .. , a~pect1JS a Jos que cabe considera r como los
el~menws in.stin t ivoc; o propios deJ el lo dentrr, de la alían za
~rap~u ica . S in embar~o. ~c:; ta última tiene que funrJars~ a 'ii-
mísm<J ~n l<r.> eJ~m '?nlos propios d<;I yo, c<)m o loít señalado'> e n
Ja défín1c.-1<)n rn~s ,.. st.ricta. En el caf;o íd~a l , <:I anali sta deh~
m o <>trars~ S(;nf>i ble: :inlc; JQc; dr;>t.íntos CCJmpon~nlks df;! la alia n-
za t.aJ cr,mo se dan en <~I " aqi;f y ah<Jr~" d~J ~n á li si s, y a l a
en qtJ~ varían cu ando d icl1a alia nza presenla flu ctua -
f<, 1 xn a
ciones e n s u in tensi da d , com pos ición y estabili dad .
P'a r ecería posible exte nder el concepto de a lianza terapéu-
iica m ás a llá del ps icoan á li s is si n introd ucirle modificaciones
s us tancia les, s i bi e n es cier to que e n dife rentes s ituaciones
clín icas rigen otros tantos "contratos" (par a emplear el térmi-
n o de Menninger). No s e pr ecis aría una a lian za para un tr ata-
m iento m édico d e e m er ge ncia de un enfermo desvanecido; en
e l otr o e xtre m o, esa a lian za es esen cia l par a el éxito de cual-
quie r t r a tamien t o de r eh abilitación pr olongado. En muc~as
ci r cunsta n cias p u ede s er ú til ampliar el concepto a fin de in-
cluir las capacidades y actitudes de los famil~ares del_paciente
0 de deter111inadas ins tituciones de s u med1? . Y as1 coro.o es
n ecesaria una alian za ter a péutica ent r e paciente Y analis ta,
e s igualmemte indis p en sabl e en a quellas situaciones en las
que el enfermo no pue de car gar por s í solo con todo el peso d~l
tratamiento. E s to es lo que su cede, en particular , con los ni-
ños en cuyo caso la alianza . terapeu, t ica
• con los . padres. se
toma ' imprescindible. También · es necesan~ · "a m pliar"
. la. al1an-
no
za en el cas o del tratamien to a mbula tono. de ps icóticos, a
importa qué modalida d ter a péutica se aplique con .e110ds, Y
. . bl t n la cooperación e 1ª
que puede ser ind1s pensa e con ar co
familia para asegurarse de que el paciente se haga trata~. ,
Los cambios de actitud en materia de salud menta' ~
81

como la aceptación del pnnc1pio. · · d e 1 t ra tamiento voluntano,


subrayan por fuerza la neces1"d a d d e eva1uar no sólo la corn- .
prensión que tiene el paciente de su propia enfermeda~ sino
tah\bién su capacidad de entablar eon el terapeuta una alianza

48
de Lrala mien to. Esto es válido sobre todo para los psicóticos
y pa ra aquel los a los que an t iguamente se llamaba "psicópa-
tas" o se decía que pa decian un "trastorno grave de la perso-
nalidad" o u n "tr astorno del carácter,.. Dicha evaluación, IJ.e...
vada a cabo durante u n período inicial de interacción médí-
co-pacient.e, <le la capacidad pa ra eíStablecer la alianza ha de
tener importancia diagnóstica en cuant.o a Ja gravedad de 5U
trastomr,, e imp<;rtancia como pronóstico en ]a medida en
que el pronóstie<J se relaciona con el tratamient-0 que se le
aplicará . Cuando esté indicada la psicoterapia, par ece decisi-
va esta evaluación clínica de la capacidad del paciente para
to ler a r a l terapeui~ y cooperar con él en un pr oceso pr olon -
gado, que ins ume mucho tiempo y a menudo es penoso; cobra
va lor entonces el concepto de alianz a t erapéutíca o l a
calibración de las posibilidades de establecer la. E s conve-
niente que el médico que hace la derivación adopte alguna
decisión en lo tocante a la capaci dad y m otivación del pacien-
te para entablar una a lianza d ura der a ; pe ro a un e n las si-
tuaciones en que la n ecesida d de ps icoter a pi a está fuera de
toda duda, el concepto de a lianza ter a pé utica es útil para
examinar la pa rticipa ción del paciente en la terapia y la
índole de su r elación con l as figur as terapéuticas en tal si-
tuación. Por cierto, en la as istencia socia l i ndividualizada el
trabaj ador socia l evalúa t ácitam ente el es tado en que se en-
cuentra la alia nza ter a péutica establecida con él por el clien-
te (o por éste y su fa milia ). Como es lógico, la alianza se ve
afectada ~orlos r equerimientos de cada situación terapéuti-
ca Y e~ estilo de t r a baj o del organismo o entidad involucrado.
~or eJem~lo, algunas personas pueden mantener una rela-
ción con ciertos ·
orga rusmos en tanto y en cuanto se progra-
men encu~ntros regula res, pero no podrían comprometerse
en una alia nza terapé t · .1 . . . .
t ac t o con el orga . u ica s1 a in1ciat1va para tomar con-
l .
problem . n1sm_o es quedase librada a ellas. Surgen
~ue se h:~1=~pee~1l~~es interes~~es en el caso de las personas
ridad al f . i. ertad condicional y deben ver con regula•
sos la conunciona:io encargado de vigilarlas. En algunos cp.
currenc1a compul · d . .
terapéutic siva pue e contribu1r a la a:lianw.
a, pero en otros da origen a una "seudoaliancalt'.

49

4. TRANSFERENCIA

..

Ya hemos examinado algunos aspectos de la relación entre


el terapeuta y el paciente en el capítulo 3, donde puntualiza-
mos que el concepto de alían za terapéut ica abarca ciertas ca-
ract erísticas a las que se designa con el nombre de "transfe..
rencia". Nuestro pr opósito en este capítulo es considerar los
diver sos significados de ese t é1n1ino.
También el concep to de trans ferencia sólo puede apreciar-
se cabalment e si se tiene en cuenta su evolución histórica; en
la actualidad, distintas escuelas psi coanalíticas suelen poner
el acento en uno u otro aspect o de lo que se suele entender por
transferencia. Para los psicoanalistas, el análisis de los fenó-
menos transferenciales es el núcleo de su técnica terapéutica,
Y fuera del psicoanálisi s el concepto es asimismo muy utiliza·
do pa ra comprender las relaciones h11manas en general. Con
el fin de pasar revista a sus aplicaciones actuales y p<>tencia-
les, parece necesario discriminar los díferentes sig11i6eados
que se le han atribuido.
~reud utilizó el término por primera vez al, dar ctte...,_de
su intento de provocar asociaciones verbales en los pa i a
(Freud, .1895d). El objetivo de su método era que e)~
descu:bnera, fundamentalmente a través d&atas
re~cciones emocionales, el nexo entre sus .
mientas presentes, por Wl lad.0, y StlS experietd:
P;:- el ot:o. Freud partió de la base de que w¡() .
P mordiales en la génesis de la neurolds tfftf
de las experieneias del pasado (y los senthnhf

61
culados) r especto del est a do con scie1_1t . Not o tll~e e r1 el c~rs~
d 1 trnt a n1ie 11 to ~e 111odif1caba l a :.'\ cl it ud del pnci ' t1te 11 ::\Ct ~ e
7e dico. ~· qu e estos cambios . q u e i11c \L1ía11 f~crtes cle 111e r1tos
11
· a· le" podi·a n }1ac r que se i11tcr1:u11lpte s e l p roces o de
e n1oc1on ~. b .< \ •
· ·0· 0 ,·ei·bal da11do ori 0uen a 111e11u do a o s t uc u os 111-
1a a soc1ac1 · •
sa lvables p ar·a el t 1·at3111ie rlto . C?n1e11to (1895d ) q u e l1 1:n pa -
. t p"" t1t .... ba "por l ra 11sfe r1 r a la per so11a del médico las
c1e n e se es º '"' .
r e presentacior1 es pen osas q u e a f1 01·a 11 d esde el ~ontenido del
. ·~ El lo es fr ecuen te, y a u n d e ocu r r enc1a regula r e 11
a n á l is1::). . . d · ," f
1
much os análisis-. A tales sent1n11e n tos os e11om1no t r a ns e:
·a " y diJ·o q u e se producí a n com o resu ltado de lo que ll a mo
r en c1 1 b' ·d b. d
"fal so en lace" e n tr e un a per s ona que 1a ta s1 o o Jeto e
~~tiguos d eseos (h abitual~1e~te sex uales) del pacie nte, y el
' d ·co AJ s u rui r esos sen t 1m 1e n tos con ecta dos con deseos del
me 1 • o· . · b 1
d o (d esa lo; ados d e la con cie n cia ) s e los vive ncia a en e
pasa ~ . " 1 ,, E te -
prese nte com o con s e cu encia d~ ese ·falso en ace . n es sen
t ido , F r e u d d est a có la propen s ión de los e nfermos a establecer
lazos n e uró ti cos con s u s m édicos .
En un tra b aj o pub licad o diez años m á s tarde ~F;eu~, 1905e
[1901]) v o lvi ó a emplear el t é rmino -" ~ransferenc1a ~~~cado al
cont exto d e l tra t amie nto p s icoanal1t1co. S e plantea .
.
? S n reediciones, recreaciones
¿Qué s on l as transfe~enc1as o edida que el análisis avan-
de las m ociones y fantas1as qu e a trn . e y hacerse conscientes;
s qu e d esper ai:s d
za n o pue d en m en o l , ero es la sustitución e una
er o le car act erístico de todo e gend l édico Para decirlo de
P · por la person a e m · · no
p ersona an terior . d vivencias psíquicas anten ores
otro m odo: toda una ser1e ~ . com o un vínculo actual con
es revivida como al?o pasa or~~~ferencias de éstas que no se
la per son a del médico. H ay t t al contenido, salvo en la
d
diferen cia n e sus m odelos en cu a n °
a con tinuar con e1s1'mil '
dida sustitución. Son en tonces, pa ~ b' os Otr as proce-
1
a u . dicion es sin cam i . ., d
simples reimpresion es, r ee . tado una moderac1on e su
den con m ás arte; h a n expenmende devenir conscien tes apu~-
contenido ( .. .)y hasta son .ca~=~~ad real de la persona del :-
talá ndose en alguna par?cu lo rodean, h ábilmente usa .
d e las circo nstanc1as que
diCO O • inO de
de r eimpresiones, s
Ya no se trataría, e n este caso,
edir'ooes revisadas.

52
JiastE:1 en tonces Freud había considerado que la transfenm-
cia e ro tin fenómeno clínico capaz de obstaculizar o de presen-
to r tina "resister1cia" (ca pítulo 7 ) a la labor analítica, pero pocos
a ños más tarde (1909d ) señaló que no siempre era u n obstáculo
sino qt1e podía desempe11ar "un papel decisivo en el convenci-
mien to no sólo del paciente sino ta mbién del m édico". Fue ésta
la prime ra oportunida d en que mencionó la acción de la transfe-
re ncia corno agen te te ra pé utico. Debe reparar se en que Freud
distingu ió permanentemente entre el análisjs de la transferen-
cia como procedimiento técnico y la llamada "cura de transfe-
rencian, en la que el paciente parece abandon ar todos sus sínto-
mas como consecuencia de l a mor que s ie nte por el analista y de
su afán de complacerlo (19 15a). En este sentido, digamos que
debe di feren ciarse la "cura de tra nsferen cia" de la "fuga en la
salud", una for1na a lgo disti nta de resisten cia en qu e si bien los
síntomas desaparecen (a l m en os e n fo11na tempor a ria), ello está
al servicio de la resistencia y lleva al paciente a declarar que el
tratamiento se le ha vuelto innecesario por qu e ya está curado.
(E n el capítulo 7 n os ocuparemos de la relación e ntre la transfe-
rencia y la resis tencia.)
Freud (1916- 17) pu ntualizó que "desde el comienzo del tra-
tamien to est~ pr esente e n el paciente tina tra nsferencia que
dura n te u n tiem po es el móvil m ás poder oso d e su avance". A
la ~ azón, parecería q u e Freud a b ar caba con ese térnrino una
se17e de fen ómenos d ife re ntes, todos los cu ales tenían en co-
mun., e.mpero, el h ech o de ser r epeticiones en el present.e de
sentimientos Y actitudes del pasado. En 1912 Freud había
~abla~o d~, la s tra nsferencias "positivas" por oposición a las
n~gativas Y a un h a bía subdividido las primeras en las que
~o abor~ban con la labor t erapé utica y las que la estorbaban.
edconsider ab a que las transferencias negativas eran el traa-
1a o al ter a peuta d t· · h .
extrema . e sen 1m1entos o~tiles, y que su tbnna
mien se ~anifestaba en la paranoia; no obstante. sentf..
feren~: neg~t.1vos más moderados podían coexistir con Ji. ta-ns~
. pos1 ti va en todos los pacientes Esta ~.n •
m1tía al · · '"~a
fm d paciente recurrir a un aspecto de su tr
p ~ protegerse contra el surgimiento
. or eJemplo, podía recurrir a la hostilidad ..
l ista como d" d
me 10 e mantener a raya sus sen

53
h · e'l En este ca so, e mplearía la facet a host1·1 d e dsu
vos ac1a · d l · · t de e-
h 1·vale n cia con e l fin de p r oteger se e s urgim1en ~ . .
am p os1·t·i v os a m e n azador es (por lo co1nún er óticos) d1r1gidos
seos . ·_
. t a . P or otra p a z·te, e l aspecto de la tra
a l a n a 1is . n s "fer en cia pos1
¿·r: su
ti· va presen te "d esde el comie n zo d e l tra . t a m1ento it1 e r ed en
n atura l eza d e las t r a n s fe r e n cias e r ót1ca s que em er ge1
b . 1 ura n-
te e l tra t a miento (1912b ). E l pr irne r o puede con:e irse corno
un elem en to componen te de la a lia nza ter a péu tica a que he-
m os h ech o r efer e nci a (cap ít~lo 3). , .
Freud señ a ló q u e las pa rticulares caracten st1cas de la tra~s­
f; e n cia de un p acien te s on e l producto de los r asgos es pec1fi-
c~: de s u n e urosis, y n o el mer o resultado del proceso a nalíti-
E ste fenóm eno es común a todos los pacien tes (1912b). Los
co. d . t b
atributos propios d e la t r a n s fe1·en cia de ca a pac1en e co ra-
r on nuevo s ignificad o cua ndo se intr oduj o el concepto de "neu-
r osis d e t ransfer enci a " (Freud, 1914g), con el cu_al se ~ubrayó
q u e las r elaciones temp r a n a s, con1po ne°:te~ pr1mord1ales de
1 urosis m oldean asimis m o los sen t1m1entos que pr:do-
as ne , E ·b· , 1 ·
minan en el pacie nte res pecto del ana lis ta. s cr1 io o s1gu1en-
te ( 1914g):
l . te se muestre al menos solícito en
Con tal de que.e. pac1en xistencia del tratamiento, con-
r esp etar las ~o~d1c1ones dre ae todos los síntomas de la enfer-
seguimos cas i s1e~pr.~ dad t ansferencial, sustituir su neu-
m eda d un nuevo s1gn1 ica o r . e transferencia, de la que
rosis ordinaria por un~ neur~s::a~ajo ter apéutico. La trans-
p u ede ser cura do med1ant~ e d. entre la enfermedad y
. -
ferenc1a crea as1 un r e1·no interme 10 11
le el tránsito de aqué a a
la vida, en virt ud del cu·al se cu.~p t dos los caracteres de la
ésta. El nuevo estado h~ asum1 o : rermedad artificial ase-
enfermedad, pero constituye .una eención. Es un fragmento
quible por doquier a nuestra in.t~~ado por unas condiciones
del vivenciar objetivo, pero pos1 ~ 1 osee la naturaleza de algo
particularmen te favorables, y qu p
provisional. . de
to de la "neurosis
Amplió más tarde (1920g) este co~~e:t.e en aná lisis
transferencia" al comentar que el pa

54
se ve forzado o. repetir Jo reprimido como vivencia presente, en
vez de recordarlo, como el médico preferirla, en calíd,ad de
fragm enlo del pasado. Esta reproducción, que emerge con fi-
deliclad no deseada, tiene siempre por contenido un fragmento
de la vida sex ua l infa ntil, y por tanto, de] complejo de Edipo y
s us ramificaciones, y re&rul armente es actuada en el terreno
de la tra nsferencia , est o es, de la relación con el médico. Cuan-
do en el trata mie nto las cosa s se han lleva do hasta este punt.o,
puede decirse qu e Ja neu rosis an te rior ha sido s ustituida por
una nueva, un a neurosis de tra nsferencia.

Es s umamente infort unado que Freud haya aplicado aquí


una designación simila r a la que empleó para toda una clase
de trastornos psiq uiátrjcos, las lla madas "neurosis de t r ansfe-
rencia", vale decir, a quellas en las que podían observar se los
fenómenos tran sferencia les. En s us primeros escritos psicoa-
nalíticos expuso s u convicción de que er a dable distinguirlas
de las "neurosis nar cis istas", en las que según él no se darían
con igual prontit ud estos fenómenos; sin embargo, en la actua-
lidad la mayoría de los psicoanalistas concuer dan en que los
fenómenos transferenciales acontecen en pacientes que pade-
cen ambos tipos de trastornos.
P ara Freud, la repetición del pasado en la fo1·1na de trans-
f erencias en el presente er a una consecuencia de lo que llamó
"compulsión a la repetición", nombre poco apropiado por cuan-
to se lo propone como explicación del h echo observado según el
cual l~s per sonas tienden a repetir una y otra vez antiguas
modalidades de conducta (por lo común infantiles). Es un ejem-
plo d~ l~ tendencia de los psicoanalistas a dar a los conceptos
descnpbvos el caráct er de principios explicativos. Además, la
tende~c1a a repetir no es una "compulsión" en el sentido psi-
quiá~nco del término, ni tampoco una "pulsión" a repetir, enel
sentido en que Freud hablaba de la moción pulsional <Trieb).
Se~a más adecuado llamarla "presión a repetir".
fin de ver en perspectiva los desarrollos teóricos JIOldetio.
rtes, es me~ester señalar que Freud elaboró el concaaM.·ale
ransferencia e l é "'J:11UU
concebían el fun n ·a poca. en que tanto él como 8118 ~
las . . . c1onanuento psíquico en gran meditl~
V1c1s~tudes de las mociones pulsionales "I di U
que las impulsaban. Para Freud, los de&éOB

55
3 }gu11a figu r a in1 po r ta11te d e l pasado ~ 1·n 1' \l1'Ll i11v sliclu1·u de
e n ergía puls io11al sexu a l ('•libido") n ln \n, tlg" t'\ d e la pcr so r1n
e n cuestión (u "objeto libid ir13 JM). Co11siderabo q u e la t r ans fe-
rencia - proceso del cu al e l pacie11t e n o se pe r cat aba- era un
desplazamiento de la libido, que pas aba del r ecu erdo del obje-
to original a l a n a lis t a , co n ver tido e r1 e l nuevo objeto d e los
deseos sex u ale s d e l paciente.
La importancia cada vez m ayor co11cedida al a11álisis de la
transferencia, junto con los avances en la psicología del yo
hicier on que se ampliase el sigT1ificado de la transferencia ;
Jos autor es psicoanalíticos p1·ocu raro n extender y refi nar ' el
con cepto a fin de alcanzar u n a mejor con1 prensión de los fe-
n óm enos clínicos, así com o i n tegra1·lo a otros desarrollos de la
teoría. La h istoria de est a expan sión del concepto de transfe-
r e n cia es un bu en ejemplo d e los p roblem as que surge11 cuan-
d o un con cepto surgid o en una de las pr imer as etapas del
p sicoan álisis se m a n t ie n e en s u forma original a un cuando se
hayan r ealizad o nuevas formulacion es teóricas.
Ann a F r e ud, e n s u libro E l yo y los mecanismos de defensa
( 1936), propuso difer e n ciar los fenómen os tr a n sfer enciales
d e acu e r do con s u grado de com plejidad . Dis tinguió: 1) la
transferencia de impulsos libidinales, en la que los des~o.s
instintivos adhe ridos a objetos infan t iles irrumpen Y.se din-
g en hacia la persona del analista , y 2 ) la tra~sferencia ~e la
defensa, en la que se repiten antiguas medidas defensivas
ejercidas contra las pulsiones (véase S andler Y otros, 1969).
Un ejemplo d e est a última ca t egoría sería el de~arrollo, duÍ
rante el análisis, de un actitud de rechazo beligerant~ uª:a
analis ta por parte del paciente, quien le transfiere. ª~ t_.
actitud a..s..t írñio.a. en s.u n í ñ ek Qa ra QTóf"eg~rse de se~trtrn eneli~
d~-}'-aíeC.t.Q gu e, s_:_~_n t-ª.m ~ po~r1an 1:~i~ ~:Fr~;d,
gro. Esta formulación amplía la concepc16~ a~ habría sido
más simple, donde la .11?~tilidad "defe~~i:~e ~~fensa infan·
considerada una repet1c1on de una m e . , 5 bien la
til, de un modo de funcionamient~ d_el yo, sh1not.ml a actuares
. di ·d d e m1entos os i es
aplicación por el in Vl uo e s . la trans erencia
paraprotegerse con ra as_con~cuenc1!ls_d_e _ - -
poaitWi que surge e11: él. . ·ón trans·
'Anti& Pteud acufió asimismo la expresión actU!:,Cl, ~

56
fc•re11cial. f)<>r l a cual l a transfe rencia se inten sificaba y difun-
clfr1 cr1 lct vida cotidia na del pacien te. Por ejempl-o: éáiepodía
di rif,rir fl otros perso nas de su medio los sentimi'ªp1ºs y degeos
que le ha l1ían surgido hacia su analis ta durante el tratamien-
to. El concepto ele "actuación tra nsferencia}" está próximo al
de acti11g out (ca pítulo 9). Anna Freud agregó asítñísmo otiá
categoría, que consider aba una subespecie de tran_!fer encia y,
a l a vez, creía que debía ser dis crimina da dela t ra nsferencia
propiamente dicha: las exteriorizaciones; un ejemplo serla el
del paciente que experimenta culpa y, en vez d~s~ntir remor-
di mien tos de conciencia, prevé que el analista le h ar~ r~pro­
ches. E nte nd ía Anna Freud que esta exterioñzácíón de aspec-
tos muy estructu rados de la per sonalidad (v. gr., del superyó)
er a algo diferen te de la r epetición en la tr ansfer encia de la
relación infa ntil del pacien te, digamos, con un padre punitivo.
Otro ejemplo de exteriorización sería el del paciente que abri-
ga la creencia (o temor ) de que el ana lista quiere seducirlo,
basa da en la exteriorización en es te caso, del tipo particular
de exteriorización conocido h abitu almente como "proyección"-
en el a nalista de los deseos sexuales que el paélente tiene
hacia él. Lo gt¿e s~ "~x.teriaciza " es eldeseo aex11al inconscien-
~ a_ctual del paciente, que en cierto sen tido es un a specto de
su "ello", y esta exteriorización no tien e por qué ser forzosa-
mente_considerada la repetición de un impulso- libidinal o ae
1:_na maniobra defensiva üirañtile s-. I nteresa señalar· que tanto -
AJ.exanaer n"9"2"5) como Freüñ(I~Oa (1938]) aludieron al he-
cho ae que el psico~_a!i~ª-.-"asumía" el__,.R~~l de la concieooa
ll}.ora l (o s.~pery_ó) del s ujeto, y vieron en ello una parte primor·
dial del proceso terapéutÍCQ
La ~~nción posterior entre la exteriorización de sectores
estructu.r a~Ia -person-a:liaad y· fa-:J.rfiiñs[iiíincia ªpropia-
mente dicha , establecida por Anna Freud no fi1e adoptada de
~a~era. Gist.em~tica, por los" autores que }a sucedieron,' y de
~~ ~diversos tipos de "exteriorizaciones" tendieron a ser aai-
~1 a os al concepto general de transferencia como veremos
uego en este mismo capítulo. ,
tYadhem.os dicho que en el psicoanálisis prevaleció 1ma fttet"'
en enc1a a la ampliación del concepto de tranafer~·:-
parte es se r ~
emon n aciones que a&

57
"' J tJ n.nlncin ..cscu e ln inglca:t". l_,n pril11 c1·:1 ¡>1·oco(\c tlc .J t\ l'lll~B
e tl A l · ., c fi cn-
St r aclley (1934), p ara qui e n las ~t1 1. c n s ltltc .
r¡)r t' r1 c1.011c..., . ,
; J t r ata tn i 11to µ s icoa11alit1co c 1·n11 \~ s trn 11A f crc 1 1 c1 ul ~s.
ces en e _ - · l :lr O
P ensa bn Str ach ey q t1e eJ·a n~ccs ar1 0 1·e 11 1c101 1.-1r 1as co11 os t -
·oyecciót1 e1 1 e l a n a lista d e ln s ,'1rnngos
. . 11troyec1.n
i ' das
cesos de P1 . . ·r: , .
prim itivas'', fas-q üe fo1·1n a ba n según él u 11a \)O r~16 11 s1gn111cai.1-
va de l s upe ryóere J pacie11te. Conlo co11sccuc 11~1 a de este én~a­
s is puesto en las ínlerpretaciones ~ra n sfe re 11c1 a l cs, los a nalis-
tas influidos por Jos pu n tos d e vis t a de Str ach ey preferían
for·inuJ a r en la medida de lo posible s u s inter pr etaciones en
térr11 in os de la t r ansfe r e 11cia, co11 el fi 11 de au 111erl tar así la
e ficacia d e st1s inte1·ven cion es. Com erltaba SLrach ey qu e si el
p aci en t~n.royecta en e l a n~!i sta s us in1agos in troyect a das p.ri-
mitivas, el ana lista pasa a ser ur1 a person a como cualqui er
otr a c:Ie las que encu e ntra en su v ida di a r ia: u11 ''objeto_de_su
fan &sía". "Por ''im agos proyectadas prin1itivas" e11te11día las
imágéñes p r imitivas de_ los padres creadas en la m ente ~e~
individuo como parte de s1J. desarrollo norm~ y qu~ segwan
siendo elementos activos d~_§u \rida psíq_uica 1nconsaente . .
L ndaae las orientaciones a las q u e hem os alud1~0
tá ªrespe~ntada por las formulaciones teóricas ~e _~1el~ e
1
es
Klein ( 1932) quien como consecuencia ~ trabaJO
· de :::iu . anaI1tico
- . ·_ ª, considerar que todo con1por tannen to poste-_
c.on runos lleºo a did na re etición de las r elaciones que,
·
n or er a en ~n me a u .
de vi a La combm a cion · ·
*
segun e a . se a
a
c. · ...-...__:
.

ban en el nmer ano
.
-
·
~ ta o la tendenCJa en
.
d e estas os orientscio·n~ dio con~:...~ª' con1unicaciones .del
s}srun - analistas. a conSid_~rar t.o ~ ~ . de relacioo~
·t.5 . ~- d ,. , de la rratts.ferenc•a - -- .
pacien e ~mo !Du.'I?' ' oras= '
:- ,i,'an es muv t.empranas.,_abst.enten
se
-. J do aetodo comenta.no
-
. Este fen6-
uu - . di t.a a la transferencia.
que no tu ,iera r eferenCla ~ec Zeuel t l 956).
m eno fue cabalment e exan1mado portrib . do a l des arrollo de
~iuchos otros analistas han e~~ co:Cepto de transferen·
perspectivas novedosas en torno (1937) puso de reliev~ que
cia. P or ejemplo, Ec!_,vard Glo¡e~nsf&"encia debe .refleJ ar ~
~a concepción adecuada a~ a. . . ) uien desplaza
totalidad del desarrollq del indi~~uo -( .. . ' q. 0
cuanto
fi · to ideas sino 0 ~ --
ánalista no merame te a ec sd e olio psíquico". Al~~s
apren u olvidó a lo -~ 5 ':! esai: ,oao del psicoanál1SlS
s e renombre en este pnmer pen

58
cxtP11dicr on r l cor1ce1Jto de tra nsfer en cia pero manteniéndolo
sic111pre c:lc n t.ro de la si tu ación a n alítica, en tanto que otros
a uto ras, atJn s in acepta r que todos los aspectos de la relación
del paciente con el analista deben ser en tendidos como trans-
fere ncia, opina ron <1ue clehfa ver se en ésta un fenómeno psico-
lógico ge neral -coincidiendo en esto con un comentario de
F re ud (19 10a l 1909J) acerca de la u hicuidad de la transferen-
cia- . P or ejem p lo, Grecnson (1965a) escribe:

La t ra nsfe rencia consiste en viven ciar hacia ui:!!.P.ersona


del p resente sen ti mien tos, pufsíones, a~titu.del!i filiitaefas y
de fe nsas q ue no correspond en a d ich a persona y son una r~pe­
tición , un desp lazami ento de r eacciones originadas en pe~so­
nns sign ifica ti vas de la niñez temp rf!~é! · (.. J-Pa1a cfue una
reacción sea cons ide rada una tra ns fere ncia dehe presentar
estas dos características: se r una repeticióri _d~l~asado y s.~r
inap ropiada para el presen te.

Esta defin ición parecería aba rcar algo más qu e lo que Freud
se propuso originalmente. Por eje mplo, incluirla las maneras
h abitua les de reaccionar a nte los de más qu e han pasado a
formar par te del ca rácter del pacien te (\". gr.. su Eénoencia a
manifesta r tem or a n te la a utoriCiad). que podrían juzgarse
ina propiadas para la situ a ción p resente. E s te fe n óm eno de
"'transfere11cia de carácter .. (Sandler y ot ros. 1969) difiere, pues,
de la t rans ferenci a concebida com o el s urgi m ien t o durante el
trabajo ana lítico de sentimientos v fa ntasías sobre el analista
-
que n o se e\•iden ciaban al comienzo del tratamiento, y que por
end: a parecieron con10 consecuencia de las condiciones en que
se d1 0 este úl tin10 .
A raíz de s u convencimiento de que la ampliación del con-
cep~o de transfer encia podría entorpecer en vez de aclarar
va n ?s psicoan a listas han abogado por la adopción de un pu~
~ v1st~ más limitado. Así, Waelder (1956) sugiere que a¡;;&;
~~ limit_á~elo a liLque ocurre dentro de la.situación psig,.-..
- ca clasi~. Afir1na: "Puede decirse que la transferencdá ea
u.na tentativa del paciente por revivir vo • .ala
s1tuaci n a .
f: na i 1ca y en re ación con el a
antasfas e su n1ne.z._ or o to, la transferenola lit 1M!t

59
proceso regresjvo. ( ... )Surge com o con secuencia de las c? n d i-
ci on es en que se da e l e xperi m e n to analít ico, vale dec1r, la
situación a n al ít jca y la t éc n ica a n a lítica". Al go d es pués, e n un
e xa m e n muy co mpleto d e las ori e n tacion es divergentes con
r efe r e n cia a l con cep to de tr a n s fe r en cia, Loew e n stein (1969)
llegó an álogam ente a la conclusión de que "fu er a del análisis
Ja tr a nsferen cia no puede descrilllfse obviamente, en los mis-
-- - .....
m os'tér mfnos em pleados parala s tra n sfer en cias que aparecen
dura n te eJ p roceso a n a lítico y con m otivo de él". Loewe11stein
arriba a esta con cl usión en la certi durnbre de que los dos
a sp ectos de la tr a nsfer e r1cia g~e s urgen en el a nálisis (la trans-
fer encia com o r esis tenciE!_ y_ co_m o vel1ículo para el descubri-
mie n to y la cui·a) exi sten ~~~ u sivaJnente en la sit uación ;-na-
lítica -y, j a m ás pueden-obs~rv·arseJ'ue.12a_ d~ ella . En nuestros
días, la m ayor ía d e los p sicoan a lis ta s no a dl1ier e11 a esta con-
cep ción r estringi da de la t ransfer e11cia que defi enden Waelder
y L oewe n stein. E l argumen to de que debe limitár sela a la
si t u ación a n a lítica es poco convincen te, si bien es posible com-
prender los mot ivos que impulsan dich a r estricción , a saber,
la pre ocupación ante la crecient e tenden cia a una aplicación
amplia e indiscriminada del término . A todas luces, los mis-
m os fenómenos que se presentan en el tratamiento psicoanalí-
tico pueden ocurrir fuer a de él. De h echo, Fr~u...4..h abía sosteni-
do (1912b):

No es exacto que durante el psicoAnálisis la ~~sferencia


se presente más intensa ·y tlésenfr~nada que f_;i~ra_de ~l. .]n
instítucíoñés d ; 11de ·ros enler111os nervÍO..§o.s no ~on_tr.a~s
an alíticameJlte s-e obS'efVañ··1a~ .fü'~xima~... 1,!ltensidades.- e~
formas más indi~as cté un a tr ansfer enc1a q_ueJlega..hasta
som etimiento ... --
Sin e mba r go, la situa~ió~ ~!?-alític~ c~ási~3:, p~ece::r~~:~=
cionars,on.diºones -Que. f 9m,e~ta;n el .<l;es_arr~llo de~~rnarse _én
Cias y da n lugar a que estos fen óm en os u e e.xJ )
~ 1 · · ¡ contaminadas (Ston e, 1961 · .
1or111as r e at1vam~n , -º·- , ·· ·-d 1 transferencia
No 'hay duda de que en eT d esarro11o e a d l ana-
in..~~ien factore! sociocul~ales. Por ejemplo, d_s~~o d:ierrnl-
Hata es por cierto signí11c ativo, aunque sólo sea en ª
tos
dacmñ de la secuencia en que han de surgir los elemen

60
Lransfercncia1es. En los últimos años se ha prestado suma
atención a est.e tema del sexo del analista, posiblemente debi-
do a la gravitación del movjmiento feminista (véase, p. ej .,
Lasky, 1989; Lester, 1985; Per son , 1983; Wrye y Welles, 1989).
De modo sim ilar, se ha examinado el análisis entre personas
de distinta raza, que segú n Fischer (19711 plantea problemas
-
de significados inconscien tes en múltiples planos, añ adiendo
que "puede haber serias complicaciones tanto si se sobr estima
el facto r interracial como si se hace ca so omiso de él". En este
catn'Po, mucho es lo que ha aportado la escuela de etno-
psicoa nálisis.
En años recientes h a habido varios avances significativos
en relación con el concepto de transfer encia. En particular, se
ha puesto en tela de j u icio la idea primitiva de que la transfe-
re11cia era una repetición del pasado. Cooper (1987a) coment a
que los conceptos "históricos y relativamen te simples según
los cuales la t ran sfer encia es la reproducción en el presente de
relaciones significativas del pasado no satisfacen a decuada-
mente las actuales exigencias clínicas y teóricas", y distingue
entre lo que denomina las concepciones "histórica" y "moder-
-
n ~~J a tr ansferencia. La primer a, según él, es fa que
sostiene que "la tr ansfer encia es la r eedición de tina- r e1acl0ri
más temprana, y la ta rea de interpretarla con siste en com-
pr ender de qué modo las r elaciones infantiles tempranas de-
for rnan o perturban la r elación actual con el analista , que a su
vez es un modelo de las r elaci ones que entabla el paciente en
·e~l"esto ae su \jda". P or oposición a esto, lé! concepción mo_der-
n~sta v~ ~n la _t r ansfer encia "una nueva e_q>eriencia más que
l~ ree~1c1ón de una antigua; la fmalidad de la interpretación
de ra:.tr ansfe:_encia es llevar a la co~eñcia_todos lo~ ~ct.Os
que m tegr"-an esta nueva exp-ériencia, incluida la coloración
con guel_a ti ñe el pasado". -
Pa rtiendo de esta- diferencia establecida por Cooper enb·e
1os puntos de vista histórico y modernista es oportuno exmJ:G..
nar 1 ~ tr~sición de uno al otro subdividiéndola en las seccio-
nes s1gu1entes: "La controversia en tomo de la neurosis ie
transfei:enci~::La -teoría i1eifi • •
'Transferencia Y. exteri;-rización" y_ "Considera . ,.
vas en relación con la tr.ansferencia" .
. .. _

61
LA CONTROVERSIA EN TORNO
DE LA NEUR OSIS DE TRANS FERENC IA

Ya n os h e m os r efe r ido e n es te capítulo a l con ce pto de neu-


r os is de t ra ns fe re n c ia in t roducido por Fre ud ( 1 9 14g), con cebi-
da por é l com o una "e nfe r 111ed a d artificia l" q u e reem plazaba
en eJ a n á lis is a la "11eurosis 01·din a ri a ". La 11eu r osis qu e s ufría
e l pacien te e n e l n1on1en to de la con s u lta e r a pa ra Freu d una
"'r eedici6 n " de Ja d e nomirla d a "n eu rosis in fa r1t i l", y por consi-
guien te Ja n e urosis d e tr a 11sfer en cia podía e11ten dcr se como
u 11 a r evi \1e 11c i a d e Jo r1e u ros is infa 11t il e n el a r1á li sis , vi11culada
a la per son a de l a 11al is t a . Ke pecs ( 1966) 11a pu esto de n1a.11i-
fi esto Ja con fu s i611 que 1·odea a la fra se "11eu1·osis de t r a nsfe-
ren cia" y con pos te r ioridad a él diver sos a utores 11a11 exa1n ina-
do las difi cu l tadcs inl1ere n tes a este con cepto y l1a n cuestiona-
do la idea d e q u e sea un elem ento si11 e q11,a riori del t1·atamien-
to psicoanalítico (v. gr., Coope1·, 1987b ; 1-Iarley, 197 1; J acobs,
1987; Lon don, 1987; Reed , 1987, 1990).
E n t r e los qu e abogan por r eten er el con cepto, ha surgido la
opiruón d e q u e es p1~eciso distin guir la traJ).sfer encia, como fenó-
m e n o p síquico gen e r a l, d e la entida d clí nica específica lla mada
n e urosis de t r a n s fer e ncia . Blum (1971) señala que al introdu-
cirse la teoría estru ctu ral, "poco a poco fueron discrimi ná ndose
asp e ctos complejos , yoicos y superyoicos de la t r.ansfer en cia. Se
vio que en la situ ación a n a lítica la t r a n sfer en cia abarcaba la.s
defensas, los a fect os, las fantas ías integradas, así como las acti-
tudes vinculadas a las relaciones obj etales infan t iles". Un pun-
to de vista que goza de gen er a l a ceptación es que el concepto de
neurosis infantil tie n e dos significados. Uno es "la fuente
prototípica de conflicto intrapsíquico dura n te la fase delco~-
p le;o
~
de Edipo" y el segundo, el de "una construcción metapsi-
' · · , · t rna de la
colóaica refer ente a la estructura y la or gan1zac1on m e
b " di h nfli t 0 ,, (Moore
personalida d infa n t il como resultado de c o co c d
y Fine, 1990). El concepto de neuros is infantil se ha vuelto ca ª
vez más controvertido (véase, por ejemplo, Calogeras Y A}ston,
1986; A. Freud, 1971; Loewald, 1974). a
En agudo contraste con esta opinión, Brenner (1982 ),
quien se suele tener por un teórico conservador, declara enfá-
tkamente que

62
el térn1i no "neurosis de tra nsfer e ncia" es una tautología. Este
concepto es un a n acr oni smo. Los analistas defin en a la n euro-
s is como un sín tom a o gru po de sín tomas que constituyen
for rn aciones transaccionales como con secuencia de los conflic-
tos. ( ... ) las ma ni festacion es tr a n s fere ncia les son asimismo
formnciones tra nsacciona les que proceden de los conflictos.
(... ) Desde e l punto de vista diná mi co una manifestación trans-
ferencia ! es indi scernibl e de un s ín toma n eurótico. Llamarla
"neurótica", o deci r que Ja totalida d de Ja t ra ns ferencia es una
neuros is, es af'ladi r un a nueva p a labra qu e no agrega nada.
Con el término "tra ns fere ncia" basta. No se gana nada convir-
ti é nclolo e n "neu rosis de t ra ns fe re n ci a". ( ... ) Con frecuen cia he
perlsado qu e a l hab la r h abitua lmen te de una "verdader a neu-
rosis de t ran s fe re ncia", lo que se 11ace ea utili zar un sinónimo
de "t ra nsferencia a nalizable".

Coincidimos totalmen te con estas declaraciones de Brenner


y quisiéramos sugeri r que el concepto de neurosis de transfe~
r~ ncia ya no presta la u tilida d que tuvo e n el pasado, en espe-
c~ a l porque a menudo se lo usa como s in ónimo de transfer en-
cia en ge ner~, lo cua l da lugar a confus ión . No obstante, im-
porta adver tir que la gama de manifestaciones transferenciales
es i;iuy r-a nde, Y varía desde la llamada "transferencia de
~.a racter a una pr eocupación tan intensa con respecto al ana-
1sta que los pensamientos Y sentimientos vinculados a éste
ocupan una porción sus tancial de la vida anímica del .
te. Es in ter esante a t . pac1en-
ed· . , d pun a r que Moor e y F ine en la primera
lcion e su Glosario d t · · '
(1968) deñ , 1 e erminos y conceptos psicoanal!ticos
'versió~' de1r 1an a n~urosis de tran sfer encia como "la nueva
m~ento psico:~=~~~c~; ~:sarrollada e n el transcurso d~l trat.a-
minos Y conceptos psic~a t~~:C que en su obra postenor Tér-
la neurosis de tr a nsfe ~a i icos ~ 1990), no consideraron que
te Y sólo la mencionar~en~a merecier a tener una entrada apar-
te a "Tr ansferencia". n pasar en la entrada correspondien-

LA TEORIA KI EINIAN
L , A DE LA TRANsFERENQt. ~-•....M'-1
a técnica anal ~t·
desde el cornie i
ica propuesta por Melanie Rl~
nzo e carácter central de la interpre~

63
ferencial. Se e n te ndía que la transfe re n cia e r a u n r_eílejo de
las fa ntasf as inconscientes del paciente, Y e n e ste se ntid o S eg al
( 1981) sostu vo qu e

e n el mundo de la fa ntasía del a n alizando, la figu ra preemi-


n en te es la persona del analista . Afirma r que toda s l~s comu-
n icaciones s on comunicaciones r eferentes a la fan tasia del pa-
cie n te a s í com o a s u vida e:x*tem a actual equi vale a afi rmar
q u e t odas las comunicaciones contienen a lgo signifi cativo para
la situaci ón transferen cial . En la téc11ica kl einia n a, la inter-
pretación de la t ra n s fer e ncia su ele ocup a r un luga r m ás cen-
t r a l que en la técnica clásica.

Otr a a n a li sta kl einian a, S pillius (1988) , e·n u na reseña por-


m e n orizad a d e l os t r abaj os clínicos l<leinia nos , pasa revista a
los cambios r egistr a dos en l a t écnica desde fi nes de la década
d e 1940, puntua lizando que en general según la concepción
kle inian a la t r ansfer en cia es

la expresión , d entro de la situación analítica, de las fuerzas y


r elaciones del mundo interno. Este mundo interno es en sí
m ism o considerado el resultado de un proceso de desarrollo en
cur so el producto de la permanente interacción entre la fanta-
sía in,consciente, las defensas y las experiencias vinculadas a
la rea lidad externa, tan to del pasado como del presente. El
hincapié que h acen Klein y sus sucesores en que todo~s~
impregnado por la trans fer encia deri va del empleo P~: co~~
del concepto de fan t asía inconsciente, a la qu~ conlce ·rra-
. n to tanto raciona como i
algo subyacente a todo pensam1e . 'tí una categoría especial
cional, en lugar de sup~ne;r que ex~~ s~n racionales y apropia-
de pensamientos y sent1m1entos q l1ºzados y una segun-
esitan ser ana ' .
dos y que por en d e no nec t. ·entos que son irrac10-
, · tos y sen 1m1 .
da categoria de pensam1en .d esan la transferencia
. bl e por en e expr
nales e irrazona es, Y qu
y necesitan ser analizados. , de
l' ve que en la roayoria
No obstante, Spillius po~e de re ie dé das del cincuenta y
los artículos kleinianos escritos en las cla destructividad del
el sesenta se tendía a "poner el acento en
, n presum1xnª· os ahora, tenía
.
p aciente de un modo tal que, segu . te U na segunda ca
que resultar persecutorio para el pac1en ·

64
racterfstica de estos primeros trabajos es que evidentem ente
las _fanta~ías inconscientes. le eran interpretadas al paciente
de inmediato, Y en for rna d1recta, en el lenguaje de los objetos
parciales (el pecho, el pezón, el pene, etc.)".
Spillius des taca los cambios que fueron sobreviniendo poco
a poco en Ja técnica interpretativa kleiniana. Se fue poniendo
menos énfasis en la destructividad y haciendo menor uso del
lenguaje de los objetos parciales, en tanto que comenzó a apli-
carse más explícitamente, en la interpretación transfer encia\
'
el concepto de identificación proyectiva acuñado por Melanie
Klein en 1946. Ca da vez se insistió más en revivir las expe-
riencias en la transferencia en vez de reflexionar y hablar
sobre ellas, y se su.brayó la presión inconsciente ejercida por el
paciente para forzar al analista a int.ervenir. T ambién creció
el interés por el papel del pasado tal como se presenta en la
relación paciente-analista actual. Señ ala Spillius que comen-
zó a pensa rse que las interpretaciones for1nuladas en térmi-
nos del contenido verbal y de conducta "visto en una forma
rígidamente simbólica ( .. .) eran probablemente perjudiciales
para a~reciar los vívidos momentos de contacto emocional [en-
tre paciente y analista]. Dichas interpretaciones no se basa-
ban en la receptividad del analista h acia el paciente sino en su
deseo de descu brir en éste material que confirn1ase sus pre-
conceptos".
Un~ ampliación destacable de la teoría kleiniana de la trans-
ferenc~a se halla en el artículo de J oseph (1985) titul d "Tr
ferenc1a: la situación total" 1 a o ans-
concepto de t fl . , en e que la a u tora extiende el
cual siempre ::::;;e~cra considerándolo "un marco dentro del
vidad" L go Y hay permanente movimiento y acti-
. 0 que ocU.ITe en la t ~ ·
pasado sino que por el trrar: er en cia no es la repetición del
ocurre en el a ,ál. . con ano, cabe sostener que todo cuanto
J oseph narra l~ c~~~:~ó~ansfer.encia. A fin d e ilustrar est.o,
estaba trabajando c exp.enmentada por una colega que
satisfecha por la on una paciente particularmente dificil T-..
man era en q ll ah · .&.1J:
pr~sentó el problema u~ e~ a adelante el an4lisfi4
asistentes al senu· .P~a ~u discusión en un seminario; lm
nano sin tie · · .. ~
tades para entend ron as1m1smo que terafab
ocun;ó que el probfr lo que ella les contaba, hasta~
ema que había surgido dentro

65
ºbl te fuese un r efl ej o de l A. d ificultad tra n s fe r e n cia \ dle
pos1 emen
. .
1· t a La conc lu s ión a la que se a r nºb ó f u e que a
la m1s~ a adn a ista ·u· ltima ob edecía a la p r oyección ql.1e en ella
confus16n e es . fu
, h l la paci· en te de s u pr opio tt'\u ndo 1n terno con so, y
h a b 1a ec 10
· t
·
tos 1·n fructu osos de i11terpretar las asoc1ac1ones e
· d
que s u s in e n · d ,
· te trasu n taba n e l sis tem a. defen sivo
. h a pac1en
die . e esta, con . el,,
a "oto1·ga1· un fa lso sen tido a lo 1ncomprens1ble .
cua 1 pre t endí . , .
Comenta Joseph que "si se t r abaj a un1cam e n te c?n lo ver-
bal 1.zado , n o se tom a n e n cu en ta. r eal1n
11
ente las r elac1011es obje-
tales actua d as e n la tr a n sfe1·e n c1a .
Un elem e n to funda m enta l de todo esto es la exler ioriza-
ción de las r e laciones de objeto inter nas a t r avés del mecanis-
mo d e la identificación pr oyectiva (l<lein, 1946), de lo cual se
infier e la gra11 impor tan cia técrlica atribuible a la capacidad
del analista par a con ten er las proyecciones del pacie11te y per-
catarse d e ellas, par a vivenciarlas en la con tratransferencia
(capítulo 6) y par a d evolvérselas a l paciente : n la for1na de
inter p r etacion es apr opia d a s. V ale la pena senala r que para
Kl e m· la id e n tifica ción in t r oyectiva era el proceso por el cual se
, . t to
incluye un obj eto e x terno d en tr o d el yo o s1-1:11smo, en an
ue la id e ntificación p royecti va e r a el proceso inv~rso, o sea, el
á d ' ta algún a s pecto d el sí-mis mo en el obJeto para ~ue
é:te erao~~n;uviese (v é a se San dler, 1987, donde se examina
d etenidament e este te~a)._ el a n a lista dirige su atención
Con e ste enfoque t ecn1co, 1 c1·en t e un contacto eroo-
. 1 t e ntablar con e p a
primord1a m;n e ,ª ,, de la sesión. Nos parece, empero,
cional en el aqu1 y ahor~ e todo cuanto ocurre en el
que la tentación de co~s1derar ~ r ender esta última basán·
a nálisis es transferencia, y de co ~ tratransferenciales,
· · t y fantas1a s con 'al
dose en los sent1mien os . d " nálisis contratransferenc1
uede dar origen a una suerte e a . estar alerta ante
~ilvestre". Spillius (1988) da mues~;~s :esobre todo los in~
este p eligro cuando dice qu~los ~na ~~:e~cuparse en demas1a
pertos, pueden tener la te~ e_nc1a a como clave de lo que aco~Í
por vigilar sus propios se~t1m1en~: su contacto directo con
tece en la sesión, en detn~ent~ u-
ten .al que brinda el paciente . kleinianos, J1l
ma . · 6 de los autores e 110
En contraste con la pos1ct n . luimos) entienden qu
chos analistas (entre los que nos inc

66
todo lo q·uo e l paciente trae al análisis debe considerarse como
tra nsferencia. Anna Freu d (1968), por ejemplo, ha criticado la
a plicación indiscrimin a da del con cepto de transferencia; una
úti l reseña de la polém ica que gen er ó esta cuestión puede
J1a lla rse en el artículo de Leites (1977) tit ulado "¿Unicamente
i nterpret acio.n es tr ans ferencia les?".
Suponer que todo el material del paciente es transferencia
constit uye una concepción equivocada y harto simplista. Se
di ría que este pt1n to de vis ta tiene su origen precisamente en
que much os a nalistas se centran, por principio, en los aspec-
tos tra nsfer encia les del material, a expensas de los no trans-
ferenciales. Aq uéllos pueden ser por lo común examinados e
interpretados de modo m ás dir ecto y eficaz; en consecuencia,
el papel cen tr al que cobra la transferencia es en cierta medida
un a rtificio técnico derivado de la creencia en que sólo las
interpretaciones t ransfer encia les pueden generar un cambio
, .
ps1quJco.
El analista no es un socio pasivo en la r elación transferen-
cia!; de esto nos ocuparemos con más detalle luego (capítulo
6), pero podemos destacar desde ya que la personalidad del
analista es deter111inante en cuanto a la naturaleza de la trans-
ferencia. Los qu e sostienen que "todo es transferencia" suelen
soslayar la función del analista como persona real que partici-
pa e?°?ª tarea en colaboración con el paciente, y en lugar de
ello ms1sten en las distorsiones transferenciales introducidas
~or el paciente en su percepción y sus fantasías sobre el ana-
lista (~scoll , 1983; Thoma, 1984). Greenson distingue la trans-
:eren,,c1a de la "alianza de trabajo" (1965a) y de la relación
real entre el paciente y el analista (Greenson y Wexler, 1969).
Szasz (1963) así como Laplanche y Pontalis (1973) han procu-
~~d~ e~aminar las dificultades que surgen para establecer esta
ist1~c~ón entre transferencia y "realidad".
bien la ~or1nulación de la transferencia, propugnada por
81
al
exgute ~os _ an~listas kleinianos, a partir de tal o cual for•na de
n onzac16n
. de la s re Iac1ones
· d e ob'~eto internas
· es nn,..cier-
t o d emas1ado i· r -.
Procesos desem genera izadora, hoy resulta indudable que est.os
-
cepciones a t penan un papel primordial en nuestras ~
paremos mác uadlesl acerca de la transferencia. De esto.._
s a e ante.

67
TRANSFERENC IA y EX'J'ERIORIZACI ON

N u es t ro r e pasº en este capítulo .de la a n1pliación que .expe-


nme· n t6 e ¡ concepto d e tra n s fer e 11c1a h a puesto de m a nifiesto.
h 0Y ha llegado a d esignar mucho m ás que la mer a r epet1-
·6 de las r elaciones in f.a n t1·1es s1gn1
que · · fiica t.ivas. U n ~1ac t or pr1-
·
ci ~di al e n esta dilatación de l sen t ido del concepto h a sido la
~~ciente importan cia a t ribuida a l p a pel de las denominadas
r ela cion es d e obj eto internas en la vida psíquica. La elabora-
ción de las ideas teóricas vinculadas a los objetos inte1·nos
condujo a vis u alizar la tra n s fer e ncia de m odo tal que la "pro-
yección " o la "exteriorización" de dich~s r el acio? es obj et ales
intern as desem peiia en ella una func1ón notoria. Kernberg
(1987) lo expresa así:

El an álisis de la t r ansferencia consiste en el análisis de la


r eactivación en el aquí y ahora de las relaciones objetales
internalizadas del pasado. Al mismo tiempo, el análisis de
esas r elaciones objetales intem alizadas del pas~do ~n la trans-
. feren cia es el análisis de las estructur~s co~ st1tut1vas del yo,
el s uperyó y el ello, así como de sus conflictos 1ntraestructurales
e in te restruct ura les.

y má s adela nte a grega:


'bo las relaciones de objeto inter·
Tal como yo la s co; c.1 d las relaciones afectivas del pa-
n a lizadas no son u n r e ~JO e fl ·an un a combinación de
. e m ás b,1en r e eJ d y
s ado sino qu . . f taseadas (y a menu o mu
l. ntemalizaciones r ealistas yl ~n es ob,1etales del pasado y de
d d · has re ac1on J • • ,
dis torsionadas) e ic tra ellas por efecto de la act1vacion
las defensas levantadas c_on de las mociones pulsiona!es. ~n
Y proyección de hlos retonos . , dinámica entre el aqu1l y
ay una tens1on , uica y os
b
otra s p al a r as, . d 1 estructura intraps1q , "
ahora"' que es un refleJO . e a . entes del "allí y en~nces '
deterrninantes genétic~sfi m~~:;c1de la historia evolutiva del
derivados del pasado e ec ,
paciente.

de la que inforillª
o&w.ald (en una mesa redond~d ue "euando habl8!'
19'74) comentó en este sent1 o q
mos de Jns experiencias no nos referimos a 'hechos objetivos'.
Nos refC'ri mos a las ex periencias que tiene un niño, en los
diver sos n iveles de su desarrollo a l interactuar con el mundo
exter·no, con Jos objetos. Estas experiencias pueden repetirse
en Ja tra nsferencia y uno dirá entonces que son fantasías. ( ... )
No los hechos q ue ad vierte un observador objetivo sino las
elaboraciones que el paciente hizo en su niñez, que contn."bu-
yeron a lo que 'efectivamente sucedí?'". ~nuestro en~nder,
precjsame11te porque la r epresentación in terna del obJeto y
del sí-m ismo se modjfi can mucho dura nte el desarrollo a raíz
de procesos defen s ivos como la proyección, la identificación y
el despl azamie nto, debe hablarse de relaciones de objeto "in-
ternas" y no "int ernalizadas".
Schafer (1977) ha hech o a portes importantes para nuestra
comprensión de los objet os internos . Tras relatar el análisis de
un paciente var ón , dice:

En primer Ju gar, cuando hablo de "su padre" me estoy


refiriendo a la imago pa terna, a Ja que creo sólo parcialmente
fi el al padre, considerado de un modo objetivo. Fue una imago
mantenida prácticamente inconsciente y elaborada a lo largo
de distintas fases del desarrollo psicosexual. En segundo lu-
gar, esta imago se definió principalmente a través de una
atenta inspección de las diversas transferencias paternas del
paciente Y de mis reacciones contratransferenciales a ellas.
En tercer l~gar, si fue posible defin ir de a lgún modo dichas
tr?nsf?renc1as, sólo lo fu e, evidentemente, merced a su discri-
minac1ón dentro de toda una serie de transferencias mater-
nas, c~da una ?e l~s cua]es presentaba su propia complejidad
e.volut1va Y act1tud~nal. En cuarto lugar, entre los datos analí-
ticos relevantes se incluía la amplia gama habitual de fen6me-
n0s que abarcaban desde fantasías Y puestas en acto co
les (com.o constipación, masturbación e ideas arcaicas so~~
reparación del daño) hast . te m
reconstruir y ord a in .n~s razonables d& ~
sucedido efi t• enar con prec1s1on de qué maneta
ec ivamente esos hech d
po fueron recordados en "- os q~e urante m~
.1.01 rna neurótica.

Según hemos vi 8to 1


cia como exte . . . 'e enfoque kleiniana.
tos por . "1or1zación suele fonnularsA
' eJemp o con · · ~ ~~-e-:
enunc1ac1ones del tip
analista las partes esc indida s d e l s f-mi snl o o cie rtas ¡JO rtes de
un obje to interno·', o con la concepción d el n11f\lista cor11 0 u n
ur ecipien te de co n tención" (B ion , 1962). Por otro ludo, los ~t1to­
r es no klei ni a n os ( v . gr. , Bo ll as, 1987) ti e nde n n1 áS b1en a
h ab la r de la exteriori zaci611 d e una r e laci611 d e objeto in tern a
q u e de la i den t ificación proyectiva (v é a se Be r g, 1977 ). Sa n dler
(1983) apunta lo s igui e nte:

Par a nue s tra comprensi611 de la tra11 s fe rencia, puede ser


importa n te con s idera r qu e los intr oycctos son exteri orizados
de co n tinuo, e n cie rto sentido s on actitalizados de i11odo ta l
q u e e1 ind1vidt10 pue da relaci on a r s e con ellos co·1no objetos
e xternos m ás que in ter11os. Es prob a ble que esta l e11de ncia a
Ja e xte ri ori zación d e los in t r ayectos sea bast a nte ge neral. ( .. .)
Pue d e ob servár sela, e n p a rticul a r , e n la sitt1ación psicoa 11alí-
ti ca, y es t a m os 11ab it u ados a ver los in te ntos del pacien te por
pres ionar s obre e l ar1alista, n1 a 11ipular lo o sed u ci rlo a fin de
qu e as um a el r ol de tal o cu a l in troyecto, de n1anera que pueda
esce n ificarse u n libreto inten10 d e la fantasía en el que se
en ta b l a un diálog o e ntre el sí-mismo y el in troyecto. Cuando
habl a m os d e t ran s fere n cia, no s r e fe rim os también a esta exte-
rioi-ización , y p or cie r to es un grave e rror concebir la ext eriori-
zación de la s r e laciones objetales in te rnas simplemente como
el cu m plimiento d irecto o indirecto de deseos inconscien_tes,
a n tes a d heridos a una figura del p asado y luego t ran sfendos
al analista e n el pres en t e de m od o di s frazado.

CONSIDERACIONES EVOLUTIVAS
EN RELACION CON LA TRANSFERENCIA

Uno de los motivos de las críticas formuladas al ~oncep~o


de neurosis de transferencia fue el hecho de advertir qu~e:.
, , te ente ligada a las expen
transferencia no esta tan n gram
1 d Antes la
cías y conflictos edípicos como se supuso en ~l pasa_,º· transfe-
tendencia era suponer que cua lquier man1festac1on
. epliegue
ta 5 preedípicos era un r
rencial que presen ra rasgo . . bl Como los
regresivo frente a algún conflicto edípico into1era e. ás corno
conflictos preedípicos fueron concebid~s cad~i:z. :hacia los
existent.es por derecho propio, la atención se gi

70
ftSpcct.cJs e vo lt1ti vos de la transfer enci· a (vé E 11
. · ase seo 1983)
J\rl ow (c1t11d o por Valen stein, 1974) sostiene: ' ·

~n e volución del an á lisi~ d~ niños y la observación directa


de ni ños, asf como la ampl1aCJ6n de los intereses ·
· · 1 •· Y expenen-
c1n~ ps1coana
. 1t1cos
. con el anál isis de t raAtornos del ea r ácter ,
pc rvcrs 1on~s, pacie ntes fronterizos y tras tornos narcisistas de
la pcrso n.a l1da d, ha n ~ ubrayado cada vez más Ja importancia
de IAs primeras re laciones objctales en cuanto a la fonna del
yo en su desa r:rollo <normativo o deficiente) a partir de la
ten1pra na relación madre-hijo.

Sc ttlage (citado por Escoll, 1983) comenta, por su parte:

La inLen·upción o fa JJ a del proceso de desarrollo impone la


~e:m a n e n te ne.cesida d de r einstau ra rlo ( ... J e n la r e lación ana-
l1t1ca. ( ... ) La interpretación tran s fere ncia) libera el
d d 1 . . proceso
e ~sarro lo a l d 1fe renc1a~ al objeto transferencial de l pasa-
do, v1ncul ado a la patolog:ia, del analista como nuevo ob· to
n~:itral y efectivo en e l presente. {... ) En la labor clCnica ~:en
n1n os Y _a dul ~s, s e ha vuelto posible, en mayor medida que
antes, d1 sce rn1r la representación en la transferen cia de 1
est~cturas Y ~onflictos patológicos del desarrollo temprano as
desc1f~ar sus interrelaciones con las estruct uras o· :_:
postenores. Y con 1c""°

de ~a:;;~!é~d:Is proceso.s e~olut~vos posedípicos, incluidos los


patología. Cola~~'s:~~e~~~~~l~tivos para la. ~ersonalidad y la
suyos anteriores (C l ' 19~3), refinendose a trabajos
o arusso Y Nem1roff.' 1979), puntua1·iza que
el desarrollo adulto es un . .
concierne a la evolución proceso dinánnco en curso( ••• ) que
existente Y del u pern1anente de la estructura psíquica
1 aduJtez están so que se le da ( ) Lo8
ª influid ··· procesos evolutivos de
tanto como por su . - osDpor el pasado adulto del individuo
runez. entro d
Pasado adulto puede lle a e este marco.conceptual, el.
transfe rencias. ( .. . ) Las g r ~ ser una fu~nte importante de
de Ja niñez siguen sie cuestiones evolutivas fundamentales
pero modificadas ncI,? aspectos centrales de la vida adul¡._
en su 101·ma. ~

71
y añad e luego:
La mane ra e n que se presen ta l::i n e urosis adu\~~ es el
ltado de la predis posición infantil , de la elabor nc1on sub-
r~su_ t e Y d e la experie ncia evolutiva a ctual , todo ello co n-
s 1gwen r · l t ' ·
de nsado en el cuadro sinto111 á ti co que lOrJ a e a pa r a ·o ps1qu1co
te ( ) E l m a rco co nce ptual del desarrollo adulto
1
en e presen . · · · · 1 {'
- d e un a n u eva dimens ión co111plemc11tari a. a a tra ns eren-
a na
· Al ech a r luz sobr e los p rocesos evolu tivos del adulto y
~ª·cularlos a la experi en cia i11 fa n til , dic\10 1nar co conceptual
~~uye en Ja actitud d el a n alista .h acia el pacie~te adult~ me-
jor a ndo su comprensión del m ater1 al t r a11sferenc1al proveniente
d e todas las etapas.

T a l vez sea ú til, pa1·a conclui1· este capítulo, h acer u n r esu-


m e n y com entario de los diversos sen tidos en que se ha em-
plead o el t é rmino "t ra n s fe rencia":

l . Se incluye en é l lo que h em os de n omina do alianza terapéu-


tica (capítulo 3 ). . · f
Desi na e l s urgi mie n t o d e sentimientos y ac~itudes in a~-
2. . g .o una nueva forma , que es e11 esen c1a un~ repet1-
t~les db~Jf d del pasado di1~gida a l1or a al analista, tal
c1 6n is r aza a '
com o lo des cribió F r eud.. d 1 defensa" y las "exterio-
3 Aba rca l a "tra n sfer encia . e ª, · ,n la descrip-
. . . es" d e l as instancias ps1qu icas, segu
nzac1on
ción de Anna Freud. . t s actitudes, fantasías y
4. Comprende todos l~s dpe~san:1:~nºu~a revivencia del pasa·)
emociones "inapropia os. qu o con sciente de ello
do y que el p aciente manifiesta (_s ~a o n stias "irracio·
l . t to incluir1a sus angu d
r e specto d el a n a is a; es . t y determina as
nales" en cuanto a iniciar e l trata~1en aºn parte de la es·
actitudes h acia l a s p erson as, que or~. , n se m anifiestan
tructura de su personalidad y qu e t a m ie .
hacia el analista. . . . 6 de relaciones ebjetales in:
5. Se refiere a la extenor1za~1 ~an la percepción q~e eldp:e
temas del presente que a e . 1 n toda la vaneda
ciente tiene del analista, e inc uye

72
mecanis mos s ubs umidos bajo el término "identificación
proyectiva".
6. Incluye tndos los aspectos de la relación del paciente con el
a na lista; según esta concepción, cualquier aspecto de esa
relación es una repetición de relaciones del pasado (por lo
común muy tempranas); más aún , puede considerarse como
tra nsfer encia toda comunicación verbal y no verbal y toda
e xpres ión del paciente en el curso del análisis; los analistas
que a doptan este punto de vista sobre la transfer encia en-
tienden qu e todas las asociaciones del paciente están refe-
rid as a algún pe nsamiento o sentimiento acerca de su ana-
lis ta.

La acepción más ampli a del concepto de transferencia, que


engloba a todas las comunicaciones y conductas qu e tienen
luga r en el e ncua dre psicoanalítico, lo despoja de todo valor en
caso de querer aplicarlo fuera de dicho encuadr e, ya que en tal
caso se inferiría que cualquier com portamiento o r ela ción po-
dría llamar se transfere ncia! y entende rse como la repetición
de r elaciones del pasado. Si bien es cierto que todos los aspec-
tos de las reacciones del pasado, y aun de las experiencias
i~fant~~es, tende.r án a repetirse en el presente en cualquier
situac1.o~ y relación , y que la realidad actual tenderá siempre
a percibirse, en alguna medida, en función del pasado, hay
o~ros factores que obran en contra de esta defor111ación. Por
ejemplo, en las relaciones human as co1·rientes, la persona so-
bre l.~ cu~l se rea liza una transferencia suele corregir la per-
c~cion distorsionada a que ello puede dar lugar, negándose
~ z~s a aceptar el papel transferencia! que se le ha impuesto
( ªP i_t~lo 6). Sin emba r go, pa r ece probable que en la situación
1
ana itica , la rel a t iva
" ~ lt a d e oportunidades
1a . ' para "poner a
prueba" la real· d d ·
" . .1 a per1n1te que esas defo1·1naciones trans-
1erenc1ales SUIJ . difi l
mente El . an s1~ icu tad y puedan apreciarse cle.ra-
di'sto . .6 analista bnnda al paciente una oport11nidad ni:.PA. )a
rs1 n trans~ . l 1 . . r--
mentación" . b erenc1~ a no sum1n1strarle una "l'eelb
Y al mismo
. ~o re la realidad corrigiendo su falsa pe ·
t1em,no ·
ne en la. trans I"' s~ ruega a aceptar el rol que aqwUJ4.
los factores . fe~enc1a, con lo cual per1nite la expl0ta0¡-
1rrac1onales que la han predeter1ni.n ado

73
S o bre la base de s u examen d e l n1ate rial proveni en te_del
psicoa n álisis de nifios, San d le r y otr os ( 1969) rech azan la 1d ea
d e q u e p u eda con sider a r se co m o tra n sfer e n cia t odo el n1ate-
• r ia1 d e un pacien te en a n á lis is, y s u b r aya n e n ca n1bio que el
h ech o d e e n tende r la t r a n sfer e n c ia como u n fe n óm e ilO uni ta-
ri o o "u n idime n s ion a l'' t a l vez impida compre nder lo que suce-
d e e n la re lación p aciente-an a lista. S u gier e11 que el a nalista
n o debe limitarse a discriminar lo que es transferencia y lo
q u e no lo es, s ino que debe comprender los múltiples aspectos
de las relaciones que van s u_rgiendo en la terapja, en particu-
lar los que está11 referidos a él . Lo q u e se destaca es que, si se
pr etende co1npre nder el co11cepto clín ico de tra n s fer encia, es
preciso estu diar las rel acion es en ger1er al , ya que aquélla no
es si r1 0 tin a m a r1ifestaci6n clí11ica particula r d e los numerosos
ele m e n tos que com pon e n las r elacior1es 1101males. E stos auto-
r es ir1 s is te 11 e n que las especia les características de la situa-
ció11 a n a lítica pue d e n fa vore ce1· el su1·gin1iento de ciertos as-
p ectos d e tales i·e laciones, sobre todo las d el pasado, pero tam-
bi é n e i1 q u e i·eviste m áxima im po1·tan cia teórica distinguir
e ntre esos disti11tos elementos en vez de s uponer que todos los
a s p ectos d e la r e lación del p a ciente con e l a11alista son repeti-
cione s d e s us r ela ciones con figuras significativas del pasado.
Es esen cia l dife1·encia1· entr e la tende1icia general de un
individtio a r e p e ti r en el pres ente s u s r elaciones del pa_sado (p.
ej. tal como se obser va en r asgos de car ácter pers1stent~s
co~o u 11a actitud "exigen te" o "p r ovocadora", .l a "intoleranc1~
a n te la a utoridad", etc.) y el proceso car acten zad? por senti-
mientos y actitudes dirigidos específicamente hacia otra.per-
. · d0 s en la s1tua,.
sona (o institució11) Y que resultan inapropia ·
ción prese11te. D esd e e st e punto d e vista, no esJºr~sZr~=e~
derar como transferencia las angus~ias que pue á e e p sean la
tar un paciente al iniciar el tratam1en: o,. por mrt . s te
queEn cam. .
· · pre via 1mpo an ·
repetición d e alguna expen~ncia d h t 1'empo puede sen-
bio, un paciente que se anal 1za d es e . ac~ sesiones y creer
tir temores relativos a su concurrencia
. t. 1
ªasrí t. s del tera-
caracte s ica
que ellos denvan de las par icu are~ . transferenciales
peuta, aunque tales creencias Y sentimientos tº d la trans.fe·
tengan escaso fundamento real. En este sen 1 o, to de la
1-D.cia puedé considerarse una ilusión específica respec

74
otra persona, c.J e la qu e el individuo no se percata y que repre-
sen la, e11 a lgunos de su s rasgos, una repetición de la relacióri
que mantuvo con una figura jmportante de su pasado 0 una
• exteriori zación de una relación de objeto interna. Debe
subrayarse que eJ s ujeto estima que estas creencias y senti-
mientos suyos son pe rfectame nte apropiados en la situación
a ctu al y ante Ja persona de que se trate.
Sch a fer (1977) ha h echo un come ntario interes a nte sobre
el víncu lo e ntre pasado y presente en la transfere ncia:

Los fenómenos transferencia les que en de finitiva cons t itu-


yen la neu rosis de tra n sfer encia deben considerarse regresi-
vos sólo en algunos aspectos. Vistos como logros del análisis,
nunca existieron en e l pasado como tales; más bien son una
creación lograda merced a esa relación nueva en que el pa-
cien te en Lró ]levado por propósitos con scien tes y racion a les.
(... ) P arecerla más bien a decua do o equilibrado concebir los
fenómen os tran s ferencia les como dotados de un significado
múltiple, en lugar de ser m er a men te r egresivos o repeti tivos.
Esto implica con sider a rlos en forma análoga a com o conside-
ra mos las obras de a rte creativas. Enten demos que las trans-
fer encias crean el pasado en el presente, en condicion es favo-
rable~ Y con un procedimie nto analít ico espe cial. En esencia,
constituyen un m ovimiento de avance y no de retroceso.

Ca be a~eg~r que no deberí a limitarse la t ransfe re ncia a


1a .Pe:ce pc16n ~luso ri a de otr a persona, s ino que e lla abarca
as1m_1smlo los intentos inconscientes (a menudo sutiles) de
man1pu ar a los demá d ·
repetición disfrazadas o e pr~voc~r situaciones que son la
res, o bien Ja e . . de .exper1en c1as y r elaciones anterio-
na. Ya h e mos d~~~~or~zac16n :e una r~lación de objeto inter-
cen tales m a n1·pula q· e cuan o en la vida corriente se produ-
c1ones o provo ·
su destina t a rio P d caciones transferenciales
desea, aceptarlo ~ea:t::;arse a aceptar ~l rol o bien, si así l~
esta aceptación o rech den consecuencia. Es probable que
e~ el percatamiento azo ? un rol no se base, nor1nalmente..
sino m ás bien en indi ~on~c1ente ~e lo que está sucedim• •
nes hay en d ' c1os inconscientes. En todas'.._·
, i ver so grad &a.o-
están a m enu do det .º' e 1ementos transferencialeJr
de un cónyuge o d e rm1nadas (p. ej., en el caso d'&.:i
e e m pleo) por ciertas cara

75
ot r a pe rsona que represe1'\tan a \ gu11. ª"r1 ' .b· u"o
' do u1l:l fi gura
importa n te del pas a do. . a les
Es con venie nte d ife r enciar los e lc1r1 er1toR t..ransfere nct .
de los qu e n o lo so n , en lu gn.J· de rotular como transfere 11 c1a a
todos los elementos (p1·ovcn ie11tes d e l ¡)acie11te) q~~ apa1·ecen
en Ja r elación . Con ello qui zá se logre 111ayor prec1s16n al defi-
. áles son los elem entos i1npor ta11tes desde el punto de
n1r cu d · · ·b
· ta clínico en una amplia gama e s1tuac1oncs, y se contn u-
':s a e lucidar el papel relativo de los múlli¡Jles facto res que
~articipan e n la ir\ter acción entre el paciente y el ter apeuta.

76
f) . O"rl-lAS VARIEDADES DE TRANSFERENCIA

E l concepto de transfer encia , t a l como lo desarrolló Freu.d,


surgió dentro del contexto del t rata mien to psicoanalítico de
pacientes ne ur óticos. Cuando las técnicas psicoanalíticas se
hicieron exten sivas a una gam a más vasta de enferrr1edades,
incluidos los psicóticos, dier on origen a nuevos términos para
describir formas adicion ales y especia les de transferencia. En
este capítulo nos ocupar emos de ciertos as pectos de la relación
entre el médico y el paciente que se examinan en la bibliogra-
fía bajo los rótul os de "transferen cia erótica", ~transferencia
erotizada", "psicosis de transferen cia", "transferencia deliran-
te", "transferencia na rcisista" y "transferencia en los estadOB
fronterizos".
En el capítulo 4 nos interesamos por las for1nas de tran sfe-
re~ci~ que se da n nonnalrnen te. Lu ego de pasar revista a lea
pr1nc1pales o~ientaciones qu e a parecen en la bibliografia so-
bre .el tema, Vlmos qu e el con cepto era en tendido y aplicado da
varias maneras distin tas, y llegam os a la conclusión de .ms•
una .e nunc1ac1
· ·6 n conven iente sería la siguiente : "La tl1a~ ~-

renc1a puede con siderarse una ilusión espectflJ!G respettereltt


~!~~persona, de la que el individuo no se percat.a y q\lei
u a, en a lgunos de sus rasgos, una repetición de
q e ~antuvo con una figura importante de """·
exter1oriz .6 d aiu.
sub aci n e una relación de objeto f.n
rnie~~:rse que el sujeto estima que estas er...-
actual suyos son perfectamente a propiadó8
Y ante la persona de que se trat:e. (•• ~>

77
n o d e be rla l imi t a r se la t r a n s fe r e n c ia a la p e rce pción ilu s o ri a
de otra pe r son a, sino ql.1e ell a aba rca asi 111 is n10 los inl e t'l.tos
in conscie ntes (a me nudo s u tiles) de n1a 11i ¡1u ln r a los demás o
d e p1·ovocar situ acion es q u e son l a r e ¡Jeli ció n disfra zada de
expe rie n cias y r ela cion es a n terior es, o l) ie n l a exterior ización
d e u n a re lación de obj eto i11terna".
L a bibliografía e n to1no de la s for1nas especiales de t rans-
fer en cia que exa mi n a re m os en el presen te ca pítulo sobreen-
t iende n, casi siempre, qu e los fenó1n en os descritos constitu-
yen a lgún t ipo d e r e petición de si t u acion es o relaciones psico-
lógicas de l pasad o, qu e a con t ece11 en el t1·a n scurso del psicoa-
n á li s is o d e ps icote r a pias d e ori en taci611 ps icoa nalítica, y que
p or co n sigu ie n te pue de n con sider a r se una tra r1sferencia. Em-
p e r o, pre se11 tan características que 1ner ecen una designación
particu lar. L os a u to r es que se ocupa n de estos temas por lo
co m ú n v e n e n t a les fe n ómenos transfe1·e11ciales "especiales" la
con s ecu e n cia d e la r e vive ncia r egresiva de r elaciones primiti-
v as, que según se s upon e son el r es u lta do de la psicopatología
d el e nfe r·mo o d e rivan d e la r egresión fomenta da por las parti-
cul a r es condicion es de la situ a ción a n a lítica (o son el producto
de a mbos fact or es). No obs tante, como a puntamos en el c.ap~­
tulo 4, en los últ imos años se ha h echo hi ncapié en la exte~1on­
zación de l a s r el aciones objet a les int ernas como aspecto inte-
1 d e la t r a n s fer e ncia, y esta ampliación del co~cepto es tan
gra , " iales" descn tos en el pre-
p ertine n te p a r a los fenomenos es pec e . ce dºna-
sente cap ítulo com o para la s llamad as transJ.er enc1as or i
. "
r1a~~ele ace pta:rse qu.e el tr~tamiento psicoanalí.t¿co ~:~~:
lo común coRdiciones apropiadas para la regres1 ~i normal
analis t a s (p . ej ., W aelder , 1956) ~nculan e.l desarro eºel grado
de la transferencia a ,dicha regresión, r -
Y en tienden qdu t r -:Una·
bra en e e r1
de esta regresión , as1 como la ior1na que. co dades especia
. les de
dos tipos de pacientes, conduce a va:1~ , d a las per·
·b la op1n1on e que
transferencia. Muc os suscn en
h . 1 las psico·
. .,t . raves e n part1cu ar
turbaciones ps1qu1a ricas g ' . . aves revividas
sis puede concebírselas como repeticiones gr ( ' e·; l{lein,
' · r: t ºl y algunos P· 'J''
regresivamente de estados inian 1 es, d 0 deno-
1948) considera'n que est.os estados teu:ipranos p~e ~rloW y
mi:pane "psicóticos". Otros psicoanalistas (p. eJ.,

78
Brenner , J964, 1969) opina n que el importante papel de los
procesos regresivos en la producción de los estados psicóticos
no se explica por la r eproducción de estados infantiles sino
m ás bien por el efecto que causan en los sectores más or gani-
zados de la persona lidad, vale decir, en el yo y el superyó.
Rechazan, pues, la noción de estados psicóticos infantiles. Arlow
y Brenner lo dicen de este modo:

La g ra n mayoría de las alteraciones en el funcionamiento


de l yo y el s uperyó que ca racterizan a las psicosis son parte de
los empeños defe n sivos del individuo en situaciones de conflic-
to inter no y están m otiva das por la necesidad de evitar el
s urgi mi ento de la a ngus tia , tal como ocurre en loe conflictos
de las personas normales y de los neuróticos. En la psicosis,
las a lteracion es defens ivas de la s funciones yoicas son a me-
nudo tan am pli as que quiebran gravemente la relación del
paciente con e l mundo que lo rodea.

TRANSFERENCIA EROTIZADA

En 1915, F reud describió ciertos casos de "amor de transfe-


rencia" en los que la paciente en tratamiento analítico decla-
raba estar "enamorada" del analista (1915a). Si la transferen-
cia erótica "ordinaria" puede constituir un suceso nor111a) y
controlable en el análisis, algunas pacientes la experimentan
a tal punto que se rehúsan a llevar a cabo la tarea habitual del
trat~m~ento, rechazan las interpretaciones que relacionan sus
sent1m1entos pr esentes con el pasado y no se interesan por
es~la:e~er el significado y la causa de los síntomas que en un
pnnc1p10 las llevaron a acudir a la terapia. Utilizan las sesioi-
nes para expresar su amor, gratificándose con la presencia d'e
su amado , y s up ¡·ican a l ana1ista
. que corresponda a su amcm
Freud no s , · •
. uporua que estas pacientes padecieran por füerza
perturbaciones n euróticas particularmente graves ni ta•1l:nboi.
co que el surai · to d . '
. a· bAmien
r""" -
contr ain e este tipo de transferencias fa.a~uQJi1
. .
ica c1'6n 1neV1table
· ·
de la terapia analítica· n d.O
t e, suginó q ,
¡· t n·· ue a veces podría ser necesario un catn~
is a. lJO qu t .
1 e es as pacientes poseían un "•
e ernental" y " .
que eran cnaturas de la natur

79
,, ·1n ten sa qu e
Cuando la t r a n sferen cia "apas ionada es tan 1 t abajo
la demanda d e gratificación e s muy gra n de Y cesa e r .
. h n a grave ps1-
a nal ítico p r oductivo , p u ede supone r se que ay u f .
copatología. (A veces se e mplea e l t é rmino "tr a n s e re n ci a
sexuaJi zada", pero com o éste aba r ca una ga m a much o m á.s
amplia de fe n óm e n os qu e la t r a n s fe1·e n cia e r oti zada, d ebe evi-
ta r se s u uso con10 sin ónimo d e esta ú lt i m a expres ión~ véase al
respecto Coen , 1981. E n cu a n to a la frase "~ran s fe:e.ncia eróti-
ca " de be reservá 1·sela pa r a las tra n sfe1·enc1as positivas acom-
pafiadas por fantas ías sexuales que el pacie nte sabe bien que
5011 irreales.) Alexa nde1· ( 1950) 11a l1ecl10 i·epar a r en el proble-
m a del p acie nte d e pe ndie nte que exige amor y a la vez anhela
d a rlo . Blitzst en (en ob ser vacion es inéditas r ecogidas por
Rappaport, 1956, y por Gr eenson, 1967) fu e el primero en
h abei· li gado l a a ctit ud s umamente e rótica e n la transferencia
con un a p a tología grave . En s u extens_o exa men del tema,
Rapp a p ort ( 1956) com e n ta qu e uBlitzsten advirtió que en una
situ ación t r a n s fe r e n cial se ve al a n alista 'como si' fuese uno de
los p r ogenitor es, e n tan to que en la er otización. ?e la transfe-
encia 'e s' ese progenitor -un tipo de aseveracion exagerada
~ada inusu al en la l iter atura psicoanalítica; en .este caso, pro-
b b le m e nte lo que se q uis o decir es qu e el a nalista es tratado
ª _
e n forrr1 a muy sem eJa
· n te al progenitor, sin ese caráct er d.e lo
. _ El aciente ni siqwera
'como si' pre~ente e i:, ~tr~s P~~~;~~t:d~s q~e pla ntea esta for-
reconoce el como . 61
· ª 5
a ocuparnos de ellas más
mulación son obVlas, y vo1ver e m o 5

adelante. acientes que muestran un in·


Rappaport declara que los p e ·a ''1'nsisten inequí·
' t. n la tra ns 1e re nci
tenso componente ero ·ico· e · .
que qweren q
ue el analista se
vocamente desde el pr1nc1p10 e~ b , h ho] el progenitor", Y
conduzca hacia ellos como [lo a .na ec ninguna inco-
.. an ni }es provocan 1
.
estos deseos no los averguenz . ente su ira si el ana is·
modidad. Más aún, expresan ab1ertam a ort establece ana
ta no se somete a sus demandas. Rapp_oPnes intensamente
t ·gen tes reacci ' d 1 a·
correlación entre es as ex1 d d d la patología e p
li · 1 grave a e de
sexuales, en el aná sis y a 1 t ferencia se correspon
ciente: "Esta erotización .de a ra~~ido de realidad y es un
~ una grave perturbación del se d d Estos pacientes no
fudtce de la gravedad de la enferme a .

80
son ne uróticos sino casos 'fronte rizos' o esquizofrénicos
a mbul atorios". Comenta más adelante que "si bien la situa-
ción a na lítica es par t icularmen te pasible de una distorsión de
esta índole, estos pacientes trat an de convertir a cualquier
persona s ign ifica tiva par a ellos en un progenitor".
Rappapor t coi ncide con Blitzsten en que par a estos pacien-
tes el analista es el progenitor, pero no supone que deliren o
alucinen, a tal punto que realmente crean que el analista es el
padre o la n1adre r eal; su transferencia posee, decididamente,
un a ca racterística pa rticula r . No Ja esconden sino que más
bien "el pacie nte procla ma a gritos su deseo de que su fantasía
se convier ta e n realidad", en la suposición de que puede en-
contrar en su a nalista al progenitor anhelado (presumibl~
mente, alguien que será y actuará como el progenitor real en
la vida del paciente). Se pierde así su consideración del analis-
ta como tal.
Podría aducirse que t al es deseos y sentimientos no son en
modo alguno una t ra nsferencia. En 1951 , Nunber g postu ló
que todo intento de un pacie nte por tran sformar al a nalista
en su progenitor no constituye u na t r ansfer encia. Se refirió a
una paciente cuya "particular fijación al padre creó en ella el
a nhelo de hallarlo reencarnado en la per sona del analista, y
como ese deseo de transformar a éste en una persona idénti-
ca a su padre era irrealizable, todo inten to de establecer una
transferencia oper ativa fue van o". Si esta pa cien te hubiese
proyectado en la persona del a n alist a imágenes inconscien-
tes de los objetos de su pasado, estaríamos, según Nunberg,
ante una transfe~en cia~ pero "ella no proyectó la imagen del
padre en el a nalist a, sino que procuró cambiar a éste para
que concordara con dich a imagen". A todas luces N11nberg
~lude ª fenóm enos se mejantes a los que luego' describió
d apptport . P or otr a pa rte, en el capítulo 4 nos hemos referi-
.0 a . a repetición "disfrazada" en la transferencia de ex.pe-
i:enc1as Y rela ciones t empranas, y hemos dicho que el na""'
ciente no se p t d ~
present s· ~rea a e que está repitiendo el pasado mti
"tran "e. l _b ien esto llevaría a soslayar el uso del t6m~
s1erencia" p d .
Rappaport . ara es1gnar los fenómenos a qa ~
transfi , .es igualmente posible que un paciente ,. ·~
erenc1a erotizada de esta naturaleza sin a4Y:

81
• l d e l trabajo
está r epitie nd o el pasado. El tem a fun a 1ne n "ª
d .1 t,
de Rappaport de 1956 se vincula a l manejo de los ¡Jac ~ n. ~s
que d esea n e n tregar s u a m or sexua l a l te r apeuta o r ecibi_r o
de éste. También Menninger ( 1958) se ocupó d e la cuest t~n
del manejo de estos pacientes, y sostuvo que la t,rans fe r e n 71a
erotizada era una m an ifestación d e la re s is ten cia que se s in-
gularizaba por exjgencias d e am?r y d e ~atificaci_ó n sexual
dirigidas al a n a lista y que e l paciente no Juzgaba impropias
ni ajenas (o sea, que l as sentía "acordes con el yo").
En un t r abajo d e Saul (1962) también ocupan un lugar
central las consideraciones t éc11icas. Este at1tor vi r1cula la trans-
ferencia erotizada, m ás específicame 11te que Rappa1'.lor t, a una
f1~ustración r eal e n las r e laciones d e la vida te1n1)1·a11a, sugi ..
riendo q u e la 11ostilidad y la ira gene1·adAs por dicl1a frustra-
ción pt1eden repeti1Ase f1·ente a l ter a 1)euta. Ade1nás, el a mor
extremo sería e n p a rte un in edi o de p1·oteger al n1édico de los
sen tim ientos agresivos. Otros autores l1an seña lado asimismo
la hostilidad y destructivid a d prese11tes en tales pacientes (v. gr.,
Greenson, 1967 ; Nunbe1·g, 1951). Greenson r elaciona la trans-
fer en·c ia erotizada con la perturbación existente en otras esfe-
ras y comenta: "Los pacientes que padecen la llamada transfe-
rencia ·e r otizada' son proclives a un acling oitt muy destructi-
vo.( ... ) Todos ellos muestran resistencias transferenciales que
proceden de impulsos subyacentes de odio. Lo único que pro-
curan es descar gar estos sentin1ie ntos, )' s_e op_onen a la labor
analítica". Refii·ié ndose a su p1·opia expe11en c1a con estos ca·
sos, agrega que "acude n a sesión a r1sioso~, 1:º por 11.allar ~sc~a~
recimiento sino por disfrutar d e la prox1n11dad física. _l\11~ ~
1

, . el t n Algo en esenc1a s1m1·


tervenciones les pe.rec1an irr evan es . . 8
_
lar sostiene g,,,artz (1967) al aludir a la expectativa del Pti
ciente de que el analista corresponderá de hecho a sus ::s~
mientos. En general, los pacientes que desarrollan_una rlítico
. al t t ·en to ps1coana
f erencia erotizada no se avienen ra anu . de él
clásico ya que no pueden tolerar las exigencias prop1~s capa·
( Green'son ' 1967; véase también Wexler,
, t.
1960) y son ll1
decuada
ces de mantener una alianza terapeu ica ª .'
ón en ·
En 1973 Blum ofreció 11na amplia reseña de. la sit~:c:ia ese
la que estaba el concepto de transferencia erot1zada
· · 1 de la tran:>1'
--'e-
di
momento. Destacó la necesidad de st1ngwr a

82
rencia eróii.ca - distingo éste al que adhiero plenamente .
Blum doscr1t)c Ja transferencia erotizada como

una prcoct1pnci6n erótica íntensa, vívida, irracional por el ana-


lis ta, que AC car acteriza por francas demandas de amor y de
sa ti s facción sexual, é 11 aparie ncia acordes con e1 yo. Al pacien-
te es tas clc rnand as pueden no parecerle en absoluto irrazona-
bles o injustificadas. La frecuente invasión de fantasías eróti-
cas puede proseguir en s u vida cotidiana o ser desplazada a
situaciones ex temas al a ná lisis. ( ... ) La intensidad y tenaci-
d a~ de Ja tra n_sfc rencia erotizada, Ja reRistencia a las interpre-
taciones y e l intento perman e nte de seducir a l analista para
co ns t1 rnor entre ambos un acting out conjunto, asf como la
frec uente actuación de dicha transferencia co n a lgún sustitu-
to del a n ali ~ta, c~11 fi1m~n que en estos pacientes hay compli-
cadas reacciones 1nfa nt1les. No se trata de las r eacciones ordi-
na ri as propias del a mor de transferencia; estos pacientes pue-
den parecer "adictos a l amor" intratables. Su transferencia
eroti za da es apasionada, insistente y apremiante. ( ... ) Su te-
n:ior consciente no es a la regresión o al castigo si no a la decep·
c1_6n y la a marga angustia que conlleva el amor no correspon-
dido. A través de la proyección y la renegaci6n, pueden llegar
a suponer que s u a na lista en verdad los ama.

Blum s ubraya, en consonancia con otros autores (v. gr.,


Lester , 1985; S\va~tz, 1967; Wrye Y Welles, 1989), el papel de
los factores_pregen1tales y de las experiencias muy tempranas
en 1a génesis de la transferencia erotizada. Alude a

la seducción sexual 1 ·-
e?ípica; la hiperesti;~la~i~~npe~s::n~s=~al~~ante la fase
c16n y apoyo par t 1 ne una protec-
masturbatorio i~~e~s~~ ~pr~~iados ?ara e~ fase; el conflicto
incestuosas u h ' a o eranc1a fam1l1ar de conductas
te . . omosexuales en el do1 mitorio l d
e ., la r eVJvencia Y rep ti .6 , e cuarto e baño,
incestuosa en la adol e c1. n de una precoz actividad sexual
escenc1a,

Y continúa diciendo que

estos pacientes
· con frecue . . .
n~~a Participaron en juegos infBa-.. . . .
les de seducción
bromas aw-..pal ' como el Jugar al doctor" los
'>ª "' es en el d •to . ' llJ
onru no de los padres 0 de, O&
;=
83
Jos, etc. Pueden cons ider ar al a n á li s is como un agradobl ~ \ ~
peligroso "juego" de seducción. H ay e n e llos un daño Y f 1·agi \-
dad narcisi s tas a s ociados a la fa lta de sen s ibi lidad Y de elnpa-
tfa de s u s padres. La erotización s uele cnn1ascarar el trauma
provocado por la r epetida seducció n e 11ipe res timu\aci ón, con
la consecue nte desco nfianza y sad o n1asoqui s mo.

Aunque Blum no aboga por un 1·etor110 a l a teoría de la


sedu cción como gé n esis de la neu1·os is , des taca e mpero el pa-
pel patógeno de la seducción y del traun1a en la producción de
esta clase de trans fe r encias, así como la preeminencia en es-
tos pacien tes de n ecesida d es narcisistas evidenciadas en sus
fanta s ías de ser los "favoritos" y e n e l d eseo de ser tratados de
mane ra muy esp ecia l . Tales n ecesidades nar cisistas "pueden
dj s imularse en e l afá 11 erotizado d e congi·aciarse [con el ana-
lista] a fin de con se1·var s u f1~á gil autoestima". Concluye di-
ciendo que

la trans fer encia erotizada tiene múltipl es determinantes y si-


gue un curso variable. Se diría que es una forma distorsiona-
da> una exager ación vehem ente, de la transfer encia erótica
previsible. La tran sfer encia erótica es una fase r~curr~nte d~l
análisis relativam ente universal, aunque de variable intensi-
dad. H ay toda una gama que abarca desde el afecto hasta_ la
fu er te atr acción sexual, desde los ubicu?s deseos sexuales in-
con scien tes h asta la preocupación consc1en~e, .ªc~rde con el yo,
er ótica en la tran sfer en cia. Es la exigencia ins1sten~e, con~­
ci ente y er ótica en la t ransfer encia lo_ qu:, caracten za a a
transferencia er otizada "propia m ente dicha .

En su mayoría, las trans fer encias er otizada.s del t~po qui~


1 t d pa ra pacientes iemen
acabamos de de scribir se h an r e a a o i· Lester
¡· t s de sexo mascu ino.
nas que se atienden con anal ~ a . del artículo de
(1985) indica que, con la posible 1ex:.~~~:afia casos de p~·
Bibring-Lehner (1936), no hay en a 111 d . a transferencia
cientes varones que hayan desarro a o un ñala que "la
erotizada con analis tas mujeres. Esta autora se lista roujer
expresión de fuertes apremios erótico~ ª.~da ana ·erto grado
i · es inh1b1 a en c1
por parlé de un paciente mascu ino . En contraste
~la fantasía de la avasalladora madre edíp1ca.te tales sentí·
l\\ft ilbJ, la paciente femenina expresa plenarnen

84
mientos eróticos". (Véase también Person , 1985; Wrye y Welles
1989.) Si bien esto es válido en muchos casos, no lo es p~
cier to en todos.
Aunque nt1mcrosos autores ponen el acen to en los elemen-
tos que trasuntan Ja repetición del pasado en l a tr a n sferencia
crotizada , a nuestro juicio son extremadamen te importantes
Jos aspectos defen s ivos, en especial la fun ción de la defensa
contra el s urgí mie nto del afecto depresivo.

TRANSFERENCIA PSICOTJCA Y TRANSFERENCIA


EN ESTADOS FRONTERIZOS

Los trabajos de Rappaport (1956) y G r een son (1967) sobre


la transferencia erotizada parecerían referirse a for-1nas de
transferencias intermedias e ntre los casos examina dos por
Freud y los de transferencia psicótica o psicosis transfer encial
descritos por autores como Rosenfeld (1952, 1954, 1969) y
Searles (1961, 1963), cuando e n la r elación del pacie nte con el
terapeuta se m a nifiestan r asgos francamente psicóticos.
Ya apuntamos (capítulo 4) qu e e n opinión de Freud (191lc,
1914.c) no h abía tr ansferencia en lo qu e él lla m ó las "neurosis
na.rclis_istas" ( p~icosi s fu ncion al es). Creía q u e la psicopatología
ps1cot1ca co~ st1tuí~ un retorno, en parte, a un niv el muy anti-
guo de func1onannento psíquico, en el cu al a ú n no se había
desarr~ll~do la capacidad de r elacion a r se con los demás como
seres .d1st1ntos de uno mis m o, y d e a m a rlos . Consideraba que
el ret 1ro del in ter és por el mundo externo propio del psicótico
;r~ ~ res~ltado de una r egresión a ese antiguo nivel "narcisis--
at. ba mbién Abraham (1908) sostenía que en la esqtiizofi"enifl
es a an ausen tes 1 r
R0 m ,,
os i enomenos transferenciales Como
1 ~etaeld (! 952, 1969) mos tró, un número creciente d~p°'-··
na is s -a
sob 1 e
t· d N
par ir e unberg (1920) y sus observtafdl&
-u.

re os •enómenos t e .
ta tónica- h rans1erenciales en una esqujzofitená •
de F d an puesto en tela de juicio la afirmación: om.-....
ti reu Y han afirrnado que existe transferencia e~
cos; cabe desta
(1943) R car, entre ellos, a Sullivan (ll&Uf
cos d' Y osen (1946). Desde distintos ptitttowda
, iversos autores (Balint, 1968; Roaenfeld):

85
'd de queenlos
19.6 9, Y_~earl es, 1961, 1963 ) r ech aza r on. la.' ea ue, según to-
pnme n s 1mos est a dios d e l desarrollo ps1qu 1co ( q , t
d os e llos, se s in tetiza ba n en ciertos aspee osl d e 1os s111 ·on1as
. l
d e l os esqu1· zo f r é n1· cos) no ex1s
· t1a · vestidura em
, una in . oc1on
. a
e n otras p e r so n as. As í, Rosenfeld ( 1952 ) co m cn t~ 10.s iguien te:
u Aquí est a m os no ante una falt a d e tra n s fer encia s1110 a n te el
a rduo pro b le m a d e reconocei~ e in terpt·et ar los fenón1~nos trans-
fe r e n cia les d e los esquizofré nicos" . Atribuía est a dificu ltad al
h ech o de qu e «tan pror1to e l e s qui zofré rii co se a proxin1a a cual-
q u ier o bjeto con a mo1· u odio, parece co11fun d irse con dicl10
o bjeto .. . (lo cua l] ar·1~oja alguna lu z s obr e la difi cu l tad del bebé
p a r a dj stingu ir e 11t 1·e lo que es '¡)arte d e mí' y lo que es 'disti n-
t o de mí'. La noció11 de que las falsas id e11tificaciones y las
ide a s delirantes surge11 den tro de la relación del psicótico c011
s u m édico fu e a n1pliada y elaborada por Little (1960a), Searles
( 1963) y B a lint ( 1968). De todos ellos, Balint parece haber sido
el único que se mostró a lerta an te los peligros inherentes a
r econstruir el funcion a miento psíquico temprano sobre la base
de considerarlo e xactamente análogo a la conducta de adultos
con trastornos en la terapia psicoanalítica.
Es legítimo aplicar el concepto de transferencia a ciertos
aspectos de la interacción del psicót ico con el terapeuta. Aun
el esquizofrénico catatónico más retraído, una vez ~ue recupe-
. l·dad muestr a s ignos de una percepción notable
r a s u r aciona i , to
de sucesos que involucraron a otr a s perso~as enbel1 mome? -
rt es induda e que Cler
e n que estaba e nfe r1no. Por otr a pa e, .ó te las per-
b d gen como reacc1 n an
t as conducta s pertur. ª as ~ur d 1 actitudes conscientes o
ce pciones que el paciente tien e et as n tido son significativas
inconscientes d e los .dei:iás: (En c~:l e ~:vadas a cabo, verbigr~­
1
las encuestas de ps1qu1 at i: a so Win 196 6.) Tanto los roédi-
cia, por Brown, Bone , Da l1son y d ghospital pasan a formar
cos como el persona l de las salas ~ a miento trastorna-
p arte del contenido de los procesos e pens Searles Rosenfeld
. · · · de casos, ' -
dos. Con su minuciosa ex~osicion ) han procurado s~~a-
1950
y otros (v. gr. Fromm-Re1chrnann, tan repet1cto·
'
lar que tales procesos de pensamien ° .
· t r epresen
más antiguas.
Refiriéndose
·0
nea de relaciones interpersona es l t . "Su funCJ •
al esq\1izofrénico crónico, Searle~ (1963) ª.pu~ a. suponer no
namiento yoico es tan indiferenciado que t1en e ª

86
que el terapeuta Je r ecuerd a a su madre o padre (o cualquier
otra pe rson a de s u vida temprana), ni que se les asemeja, sino
que su manera de obrar h acia el terapeuta se funda en la
premisa incuesti onada de que el terapeuta es su madre opa-
dre". Pero Juego agrega, coi ncidiendo en esto con Rosenfeld,
que una de las razones principales para subestimar el papel
de Ja transferencia en los psicóticos "es que puede necesitarse
un largo período para que la transferencia se torne no sólo lo
bastante di ferenciada sino t ambién lo bastan te integrada y
coherente como par a identi fi car la".
Así como Freud consideraba (1914c, 1920g) que en el trata-
miento de los pacientes neuróticos los problemas internos que
provocan la neurosis se co n~e~tra~an e~ el tratami ento a modo
de "neurosis de transferencia , as1 también Rosenfeld y Searles
suponen que es dable discernir una "psicosis de tr ansfer encia"
correspondiente. Searles (1963) enuncia cuatro variedades de
psicosis de transferencia:

l. Situaciones transferenciales en las que el tera peuta se siente


desvinculado del paciente.
2. Situaciones en las que se ha establecido un vínculo defini-
do entre paci ente y terapeuta, y éste ya no se siente
desvinculado de aquél, pero el vínculo es profundamente
ambivalente.
3. Casos en que la psicosis del paciente representa, en la trans..
ferencia, un esfuer zo por complementar la personalidad
del terapeuta o por coadyuvar a que el "terapeuta-progeni-
~r" p~eda afi anzarse como persona separada e íntegra.
4. Sit~aciones en que un paciente crónico gravemente afecta-
d.o intenta que el terapeuta piense por él, pero al mismo
tiempo procura escapar de esa relación íntima.

Searles subraya qu 1 .
del rnéd" . e as percepciones contratransferenciales
ico sirven como base 1 l .
ción psicótica ( é para eva uar e tipo de perturba-
tipos de psic .v dase el capítulo 6). Relaciona cada uno de los
varnente ~s1s e transferencia con pautas familiares ef~·
nocivas aunqu . á 1 ._...w-
tadas por el '. e quiz ma percibidas o mal interp~
familia" ~ac1ente. En esto adhiere a los "teórica& ~
que an estudiado la esquizofrenia (Batell>Di ·

87
son H al ey y W e akland 1 956· Lid z Fleck y Con1el'160n ' 1965·'
' r y Waxle r, 1966;
Mishe ' Wynne' y ' S inger , J 96 3) '. R os e nfeld
s eñala que lo que se r e produce dura nte e l tra t a1n 1e nto n o es
una s ituación real entre e l p r ogen itor y e l 11 ijo s ino u na ver-
sión de e lla, deforma da por la fa n t asía d e l n iño - l o cual se
asemeja a lo que acontece en la s n e u r os is.
A nuest ro ente nder, no p a r ece h a be r p1-uebas suficientes
de que el conten ido d e la trans fe r e n cia psicótica sea propio 0
caracte ris tico d e la psicosis. H a y a bu nda n te evider1cia de que
el ps icótico puede vincul a rse a la gente (aunque de maner
ps icótica ), co n10 ta mbién de que e n el co11tenido de la transfi ~
r en cia apa r ecen aspectos de las relaciones infa ntiles, ya sea:
reales o fa ntaseados. T a n1poco h ay motivos para dudar de 1
observa ción según la cua l el vín culo del psicótico con el tera~
peuta pu ed e ser s umam e nte i nte nso. Lo que par·ecería distirl-
guir a la tra n s fe r·e n cia de los pacien tes psicóticos es su fornia,
una form a que est á estrech a m ente ligada al estado psíquico
d e l p sicótico. Un d eseo tr a n s fer e11cial al que el neurótico quizá
s e r esis ta o que fo r1 nulará de maner a disfrazada (sujeto a las
for 1nas d e la r ea lidad) e ncontr ará expresión en el psicótico en
u na convicción d elirante. Desde el pu nto de vista psicoanalíti-
co, estas difer e n cias podrían atri buirse a un funcionamiento
d e ficien te d e l a p arte controlador a y organizador a de la perso-
nalidad (el yo), e n part icula r d e las fun ci~n;s con ecta~as con
el di s ting o e ntre lo ''r ealn y lo "imaginan o . Para decirlo en
t é r111inos simple s, todo lo dicho r espect o de la forma , d~ la
transferencia en el psicótico es atribuible a las caractenst~cas
generales de la psicosis. Si el esquizofré nico conserva relativa-
mente intactas ciertas partes de su personalidad, cabe supo·
ner que también se mantendrán intactos los aspectos de ~
5

conducta y de sus actitudes ligados a dichas partes. ~s~;.,c:s


parecer, sería la base de la capacidad de cie:t~~ psi~:p~ci­
para establecer alguna clase de alianza tera~~u i~a, formas
dad que tal vez exista únicamente ante deter1r11n~t ª~a en la
de tratamiento, con lo cual inevitablemente graVJ l~s pacien·
elección del método terapéutico. El hecho de qu~ en table y
e · d que sea interpre
tes psicóticos haya trans1erencia, e ·nterpre-
· r ante ta1es 1
de que el paciente sea capaz e reacci~na
d Rosenfeld Y
taciones ha conducido a algunos analistas (v. gr., d n ser
Seas-lea) a sostener que los pacientes · · ót"I cos pue e
ps1c

88
tra tados con más eficacia med1 a nte los métodos psicoanalíti-
cos que por otras técnicas. En nu es tr a opinión, las pruebas de
que el a náli sis puede t raer una mejoría per1nanente por sí solo
es poco convincente, a unque pa recería válido suponer que el
contacto dia rio estrecho con un tera peuta es capaz de provocar
di cha mejorfa en un psicótico crónico.
En esta sección hemos a bordado Jos conceptos de transfe-
re ncia psicótica y de psicosis de transfer en cia como varieda-
des de la tra ns ferencia que a pa recen en los pacientes psicóti-
cos, pero en la bibliografía nos encon tra mos también con otro
uso, tot alme nte di stin to, de la expresión "psicosis de transfe-
rencia". En 1912, Feren czi descri bió sín to.m as psicóticos o cua-
si psicóticos tra nsitorios que se ma nifestaba n en la sesión en
pacien tes que no era n, por lo dem á s, psicóticos. En algunos
casos poco frecuen tes, incluían a u tén ticas alucinaciones. En
1957, Reider publicó un tra bajo sobre las "Psicosis de transfe-
rencia" e.n el que da ba cuenta de la a pa rición de rasgos psicóti-
cos y delira ntes en la tra nsfer en cia de un pacien te no psicóti-
co. Wallerstein (1967) hizo una bue na síntesis de la literatura
so~re el tema, limi:a ndo la aplicación del tér111ino, al igual que
Reider, a "los pacie ntes de quien es se estimaba que por su
e~t~uctura ~e ca ráct er, per ten ecen ca balmente a la ga~a neu-
ro~i~a, considerándose apropiado recome ndarles un análisis
~lasico_, pero e~ lo~ que se da una r eacción deses tructurante de
inten~1dad ps1cót1c..a en la tra nsferencia". Los síntomas que se
~en~1onan con mas frecu encia son la hipocondría delirante
( tk1r1s, 1967), las fantasías "delirantes" (Wallerstein 1967) y
1os estados del· t es paranoides
· ' bi
. . Iran
dable atnbuir la a a . . ,. d (Romm
'
1957) s·
· 1 en es
gresi6n inducida P lnc1.on ~ estos rasgos psicóticos a la ¡-e.
surgen en ciertospor .ª s~tuac16n analítica, lo cierto es que sólo
conveniente el co~ac1etn es Y no en otros. Aquí puede resultar
transitoria (Hill 1~cia.º Sde ~~a "postura" psíquica psicótica
por "postura" la , art· , an er. Y J_offe, 1970), entendiendo
ciones yoicas y de rr:cula~ organ1zac16n o constelación de t\mt.
ciente para h '"' ecan1smos de defensa que adopta.el ·i !IDL.
acer irente a . . r."e-
extremadamente l" una circunstancia que l&atultít
gresiva 0 pe igrosa o dolorosa. Por lo comdn
funcion~m~ea que habrá un retomo a modalidada
tento del yo, Y al desaparecer el estade)ié

89
a m e n aza, e l p aci e n te ser á cap az d e retomar u na "·p os t ura"
m e ntal m ás a dul ta.
Little ( 1 958) y H a mmett (196 1 ) r ecu r r e n a la expresión
"tr a n s fe r e n c ia de lira11te" p a r a d esig n a 1· aqu ella situ ación en
Ja q u e se prese n tan g ru esas a n o m a lías e n la r el ación p acien-
te-te r a p e u ta; en t iende n q u e lo que e nton ces se observ a es
una r ecapitulación def orma d a , p e r o r econ ocibl e, de as pectos
d e las r e laciones m uy t e mpra11as e ntre l a n1adre y el 11iño. Ya
h e m os a ludido a los p roble mas que p la n tea el supuesto (ad _
tad o fº~ va:io~ a u to::,s) d e la exi~tencia de va rias fases ºfe
u~a 't ~ s1 cos1 s infantd1l parta e xpli_c ~r. las creen cias de tipo
1 1
ps1co ico ~ ue sur gen u ra n e e a n a is 1s; estos proble n1as fue-
ron ex an11n a dos por F r osch (1967), quien en una obra xnás
r ecien te (1983 ), d on de r ealiza una excele n te r eseña del t .
. " ema,
sos t 1en e que e n 1os casos en que se h a n empleado las ex _
. , . . d "' pre
s 1on es ps1cos1s e t r a n s 1e r e11cia' y 'tran sfer en cia delirante'
p a r a d esig n a r la aparición , dura n te el a n á lisis, de fen ómenos
p s icóticos o cu asi psicóticos ( ... ) tales fen óm enos deben dife-
r e n ciarse cl a r a m e n t e de una t r a n s fe r en cia psicótica, o sea,
de las m a nifest acion es trans fer encia les e n que el paciente
simple m e n te e x t iende s u sist ema psicót ico p a ra abarcar den-
tro de é l al ana lis t a ". Fros ch contrasta esta opinión con la de
Rosenfeld (1 952) y S ear les (1963), quienes avalaban el uso
d e "psicosis d e transfe r encia" cuando el psicótico incluye al
a nalista d e n tro d e su sistema delirante. Aña de Frosch: "En
g r a n m e dida, la elección d e ter minología de pende de cómo se
defina la transferen cia".
Coincidimos con esta ú lti m a opinión , ya que la idea de que
la transfer e n cia incluye la exteri orización de ciertos .a spee~~
d e l sí-mis m o y d el obj eto concu erd a con las observaciones s
bre la m a n er a en que los p sicóticos se vincula n a los de~s.
Que d a en p ie sin e mba r go, un problem a conceptu al. Tb.;s
exteriorizacio~es n o sólo se d a n en la t er apia sino tam i n
ta si las intensas
fuera de ella, y esto nos lleva a pregun rnos . ' t. hacia
actitudes delusorias que puede desarrollar un psico ico rno
el terapeuta pueden ser consideradas verdad~ramente cotos
· · ón de aspee
una transferencia, puesto que la extenonzaci _ d,esa·
,_imitivos del sí-mismo sobre el analista no entrana ~es la
rtollo.4e la transferencia. Lo importante en este conte

90
crít ica distínción entre el lla mado "despliegue de la transfe-
r encia" y la extensión del sistem a delusorio ya existente.
Va rios analistas, entre ellos Winnicott (1954, 1955), Khan
(1960) y Little (1960a, 1966) han aconsejado que, en el caso de
cier tos pacientes, el a nalista perrnita el desarrollo de un com·
portami ento dependiente infantil perturbado (y perturbador}
así como de Jos intensos senti mientos primitivos que le está~
asociados. S ugirieron (lo mjsmo que Balint, 1968) que sólo en
tales estados es dable revivir, y por ende subsanar , las fallas
tempranas en los cuida dos m a ternos. Algunos han en tendido
que el fomento activo de dicha r egresión es una ver sión mo-
den 1a de la llamada "experiencia emocional correctiva" (Ale-
xa nder y French, 1946), y com o enfoque técnico no goza de
amplia aceptación.
El gran inter és despertado p or la t r a nsfer encia "psicóti-
ca" o "deluso ri a" en la década de 1960 cedió paso, en gran
medida, al exa men de las manifesta ciones transfer enciales
en los casos de p atología fronteriza o nar cisista. Luego de la
in troducción del concepto de estados fronteri zos por Knight
en 1953, fue creciendo el interés por las llamadas a fecciones
o trastornos "fron terizos". Esto se vio estimu lado, sobre todo,
por la obra de Kernberg (1967, 1976a, 1976b, 1980b ) y algu-
nos otros autores ( v . gr., Abend , Pord er y W illick, 1983;
Gunderson, 1977, 1984; Masterson , 1978; Meissner, 1978;
St~ne, 1980). En una de sus acepcion es, el término "fronteri-
zo ~lude a un. est~do que se produce en el proceso de avance
hacia ~a organ1zac16n psicótica, en tanto que en otra se refiere
f un tipo d~ organización de la personalidad y de trastorno de
~¡ersonal1dad. Es tos. estados no indican de suyo que el indi-
uo esté por convert irse en psicótico. Por lo común al SUJ·~­
con una org · .ó f , ca;u
dece u t aruzac1 n ronteriza de su personalidad o "'ue P•
tomand n r astor no de la lºd
1 d
persona a fronterizo se to deat~ibe:
'1

ciones o .en cuenta la vulnerabilidad específica de áWJ . _ .


yo1cas y su te d · .
Kernb . n e ncia a recurnr a defensas
er g estimaba
de la perso . que un problema central y cará--19>
(Erikson, l~~~i.~d fronteriza era la difusi6n de la Wil!MM·
ciencia en la i ,t ern~erg, 1967, 1975), que entrlifta .
objeto. Junto n egración de los conceptos del
con otros autores, propone la p a&ó
.
91
o ri e ntaci611 p s icoa n al í t ica com o t;r ala n\i e nlo a propiado a es-
tos casos. En esta t erapia es esencia l e l d e s a rrollo de \a t.rans-
fe r e n ci a, y e n la técn ica d e la psicote1·npi a expresiva pro p~ g­
n a d a p or K e rnber g se ob serva la a p a ric ión d e t r a n s fe r e11c1as
pri mi t ivas, b asadas e n i máge n es múl t iples y contradictorias
d e l sí-mi s m o y d e l objeto. Estas tra n s fe re n cias SlLrgen rá pida-
m e n te e n la sesi611 y 11ecesitan u11a n o n1 e n os rá pida interpre-
t ación e n el "aquí y a h or a" . Las t1·a11sfer e1,cias obr a n a modo
d e r esisten cias y a m en udo va11 aco1npañadas por graves acting
out; pe r o K e rn ber g afir ma q u e s u elabor ación es posible y que
t r a n s fe r e n cias "n eu1·óticas" más típicas puede11 ocu par e11 ton-
ces s u lugar . Tan1bién Adler y Buie (Adler, 198 1, 1985; Adler y
B u ie, 1979; B ui e y Ad ler, 1982-83) l1an puesto el ace11to e11
una de s u s obras e n la expl o1·ació11, a 11á li sis e it1terpretació11
d e la t r a n s ferencia, q u e conduce a la 111ejoría a través de la
intern a lj zación d e l "in t1oyecto de sosté11". Por su pa rte, Ri11sley
1

(197 7 , 1978) y Master son (1972, 1976, 1978) poner1 menos


é nfasis e n l a i n ter p r etación t r ansfe r en cial y m ás en el fomen-
to a cti vo d e una a l ia11 za ter a p éu tica (véase el capítulo 3).
A des p e cho d e los nun1erosos i11te ntos que s e. han ~echo
para aclarar e l di a gi16stico d e "fro11te ~zo", éste s1gu~ siendo
poco preciso; a l mis mo t iempo, es ev1dent~ la nec.e,s1dad de
dich a categor í a diagnóst ica y de una m ejor indaga~1on acerca
d e l p a p e l que des empeñan la t rans fe r encia y las i~terpre~a­
cion es t r a n s fe r e n ciales e n e l tratamie nt o de los pacientes in-
cluidos e n esta categor ía.

LA TRANSFE RENCIA EN LAS PATOLOGIA


s NARCISISTAS

, l la opin ión de Freud


Ya h em os m e n cionado en este cap1tu o . arcisistas" de
cli · · l s "n eurosis n
s e gu' n la cu a l er a d a ble sti nguir a 1 h . t n·a en las que se
fi . " como a is e ,
l a s "n e urosis d e t r a n s er en cia , . ta S e ha avan·
· i· bl sobre el a n a 1is · .6
da una trans fe r e n cia ana i za e 1 m os la expres1 n
zado mucho d esd e e ntonces y ya no e~p ea s hoy de estad~s
"neurosis narcisis ta"; e n su lug ar, h a a mo ali· dad y narc1•
fronterizos tras tornos frontenzos
. de la per son d
. 'dad a Freu se
' .
aiemo patológico. Por otra p arte, con pos ten on

92
ha JlOSlL1l a d o que en los p acientes con es tos diagnósticos es
posible el a n á lis is de Ja tra ns fer e ncia.
Desde q ue a lgu nos de los primeros autores psicoanalíticos
(v. gr., Abra ha m, 19 19; Reich , 1933) estudiaron por primera
voz e l narcisis1no pAtológico y su an ális is, este tema pasó a
pri1ner pla no con la obra <le Kohut (1966, 1968, 1971, 1977,
1984). En 1971 , l(o ~1ut exa minó lo que él llamó transferencia
na rcis ista, pero más ade la nte reempl azó esta expresión por la
de tran sferencia del "obj eto/sí-mi smo" [selfobject]. Su interés
se centraba en el "s í-mis mo da ña do" del paciente, que busca
obtener "res puestas ap ropi a das de un objeto/sí-mismo", bús-
queda que ocupa siempre un lugar cent r a l en su s experiencias
durante el an álisis. Respecto del s í-mismo, en la última for-
mulación q·u e hizo de é l (1984), Kohut afir1na que consta de
tres constit uyentes principa les o polos: e l polo de las ambicio-
nes, el de los ideales y una zona intermedia de talentos y
habilidades. Subdivide así las tra ns ferencias del objeto/sí-mis-
mo en t res categorías:

l . Aquellas en que el polo dañado de la s ambiciones procur a


suscitar respuestas aprobatorias o confi1·1natorias del obje-
to/sí-mismo (transferencia especula r ).
2. Aquellas en que el polo dañado de las ideas busca un obje-
to/sí-mismo que acepte s u idealización (transferen cia
idealizadora).
3. Aquellas en que la zona inter1nedia dañada, la de los talen ·
to~ Y habilidades, an h ela te ner a s u a lcance un objeto/sí-
m1smo que le brinde la experien cia r econfortante de su
semejanza esencial (tr ansfer encia gem elar o "del alter ego").

b La si ngular concepci ón del objeto/sí-mismo de Kohut es


revement~ descrita en el Glosario de Moore y Fine (1990) en
estos tér1n1nos:

. Tanto las estructuras normales como las patológicas del jf.


mismo se relaciona n con la intemalización de las interaoo~
n~s entre el sí-mismo Y los objetos/sí-mismos. El ai...:etrii
mtsmo es la pr 18· . . . . ...,
bri d .ºP expen enc1a subJet1va de otra persona
lac~nª: sí:rnismo una función sustentadora dentro d
1
' uscitando con su presencia o actiVldad la

93
d e l si -mi s m o y d e Ja mi s mida d [.S"elf71,ood l. Si bi e n c t1 ~0 . n n
11

gen e r a l e l t é rmin o es a pl icado a l as p c r so 1\3.B qu e pa rt.ictp(\n


en Ja r e lació n (objetos), s u utilidad primord ie.1 se da e~ 6
d escri p ció n d e Ja e xpe rie n ci a intrapsíqu ico de di versos. ~i pos
d e r e laci on es e ntre e l s i-m is m o y otros ol)jctos. T ombien t;e
r e fi e r e a l a propía c x pe1;c n ci a de las im agos necesar in s par a
e J sos t e ni m iento d e ) $(-m ism o. Ln s r c lacioneR con e l objct.o/sf-
mis m o se describen ten i e n do c 11 cu e n ta esa fun ción suslen la-
do r a de l sí- m is mo q u e cu mple e l otr o, o e l período du ra nte el
cu a l d ich a fu nción fue s ign ificativa.

En la técn ica a n a 1ítica de 1a psicología del sí-n1 isr110 de


Kohut ti e ne ur1 com etid o eser1cial la empl1Lía del a nalista, en-
t e ndida com o la m a 11er a de com p1·ende r el est t\do i11terno del
p ac1e nte (véase el ca pítulo 11). Sobre la base de la con1pren-
s i6n e mpática, di ch o estad o puede expli carse en función de
s u s n ecesid a d es n a r cis istas y sus decepciones evolutivas, par-
ticularrne nte e n lo t ocan te a los est ados a rcaicos del sí-mismo.
En el aná lisis, el p acie nte t o111a con cie ncia de la separación
que existe e ntre e l anali s t a y él, graci as a que el analista lo ha
enfrentado con "frus tracion es n o traumá ticas". Esto conduce a
lo que Kohut denomina "intemalización transm~tadora" del
paciente (su cambio estructural), como consecuencia la.cual a:
aumenta su capacidad de asumir y llev~r a cabo ?ºr s1 mismo
importantes funciones del objeto/sí m~:mo. Tyl1m (1978) l~
expresa acertadamente al señalar que el progreso del trata
miento parece descansar en el sistemático proceso de elabo~aÍ
el. ón del lazo narcisista que, a la postre, ha r á que la fi~ra e
b . t 0 / ' mismo u
analista deje de poseer el carácter de un o Je. si- d
objeto parcial y le dará el carácter _d~, un objeto separa o,
dotado de realidades y de fallas propias · r.e
. 1 bl as de la trans11 -
Diversos autores estudiaron os pro em . 1 dife-
, · · ta d de perspectivas a go
rencia en la patologia narcisis es K berg a
rentes (p. ej., Hanly, 1982; Van ?er L~~uw,l;gi::)·o~cia prl-
diferencia de Kohut, no hace hincapie en p · ·sta es
. d tolooía narc1s1
mordial del sí-mismo. Ent1en e que 1 ª
pa · b . .
· rta t turas intrapsi
'quicas
el resultado del desarrollo de c1e s ~s ruc défi ·t tem·
adaptativas psicopatológicas, más bien ~ue de u~ lt ~: desa-
ptatto gue, para Kohut, es la consecuencia de la a ª
94
rrollo de Jlroccsos reguladores narcisistas norrnales. Según
Ke rn bcr~, el g rlipo de los pacientes narcisistas se superpone
con el de los fror, tcrizos, y por ende su enfoque de los trastor-
nos na rcis ist ns es el mi smo que adopta para el tratamiento de
Jos pacientes fron t.erizoR.
Si bien la ol) ra d e Kohut tuvo indudable importancia al
llam ar la atención sobre el modo en que debía analizarse a
los pacie ntes co n patología n a r cisista y al ofrecer una técnica
pa ra ell o, a nuestro en te nd er pretendió abarc~r dema~iado
(co mo ha ocurrido con todas las cFJcuelas ps1coanalít1cas),
poniendo l111 énfasis excesivo en el déficit evolutivo, por opo-

sición d el conílicto, en la génesis de la patología (véase el
capítu lo 10). ..


CARACTERISTICAS DIFERENCIALES
DE OTRAS VARIEDADES DE TRANSFERENCIA

En la transferencia "ordinaria" de Jos pacientes neuróticos


y "normales" eriste la capacidad de someter la ilusión transfe-
rencia! a la prueba de realidad, y el paciente es hasta cierto
punto capaz de verse a sí mismo como si fuese otra persona.
Nor1nalmente, entiende las interpretaciones que cobran la for-
m~ "Usted reacciona ante mí como si yo fuese su padre" recu-
mendo a su razonabilidad y su autoobservación. En tal caso el
paciente posee y emplea los elementos conducentes a una bue-
na ~lianza terapéutica (capítulo 3). Por el contrario en las
van edades de transferencia de las que nos ocupamos'en este
capítulo tal vez no posea o utilice estos elementos de aut.ocríti·
ca Y. autoexamen, e interesa señalar que los autores que han
escnto ,sobre estas transfe rencias aluden a la desaparición de
su caracter "como s1'" . E n nuestra opinión lo que distingue
:~~~ts ~PJ~ de t:ansferencia de las formas más habituales es la
cont~nid: t~aci~nte re~pecto de su propia conducta. Un xr1isn10
ciente n :~s erenc1al puede surgir en el análisis de un;,¡ía!t-
tempo eur tico Y de un psicótico (aunque éste sólo lDt sea
ra1mente du t 1 .
por Vfa . d' , ran e a sestón), pero el primero lo*"*~
in 1recta ( · 1
fonna más di p. eJ., re atando un sueño) y el se~
recta (tal vez como una creencia

96
dife r e n cia pare<=ería r esíd ír e n los aspe ctos forin a les del es ta-
d o psíquico a ctua l d e l paci e n te. .
L as d e cla r acion es según las cu ales el paciente que 1?cu:re
e n u na u ot r a va rian te de tra ns fere n cia e r oti zad a o ps1cót1ca
ve y t r ata a l ana lis t a com o si. fuese s u progenitor r eal sólo
seria n correct as s i e l p a cj e nte sos t u vier a la creen cia delirante
de que de h echo el ana lis ta es su progenitor. L os casos de esta
índo]e deben de ser s t1mame n te ra ros; más bien se diría que
t a les declara cio11es quie1·en s ignificar que el paciente ha per-
dido de vis t a el p a pel profes ional y la fu11ción que cum ple el
terape uta , y n o puede n1a nten er u na "distancia" n ormal res-
p ecto de lo que su ced e e n la sesión 11i ta tnpoco co1n prenderlo.
P or lo de m ás, d e be señ a lar se que sea cual fu ere la form a de la
t ransfer e n cia , s u con tenido no ha de ente11derse como una
m era r e petició11 del pasa do. Un pacie n te que desa rrolla una
t r a n sfe r en cia h on1osexual con su analista puede reaccionar, si
es un n e urót ico, con a ngustia y resis tencia~ si es psicótico, con
d elirios d e pe 1·secución. En an1bos casos, se estará defendien-
do d_e los mismos i m p uls os y deseos inaceptables. .
Es un 'h echo notable qu e las variedad es de conte~~o trans-
f e rencial d escritas por cier tos psicoanalistas en relac1on con la
es uizofre nia sean muy simila r es a las que se en cuentran e~
':1- . d indudable origen orgánico. Esto corrobora la _op1-
~~~~~~ q:e las prod~cciones ps.icóticas (inc!~:~~;~::n:: :::
1

taciones transferenc1ales d~l tipo de las ~ d de repetir esta-


capítulo) no son consecuencia de la neces1 a muy adrni-
dos psicóticos infantiles mal resueltos .. Nos paret:e s de trans-
t ·" t .cos de diferentes ipo
sible que los rasgos carac ens 1 11 n a la conciencia
f ereneia se vinculen a la forma en qu~ ega . tes y en que
. l deseos rnconsc1en ' b
los pensamientos, impu sos y . d tuados. Es pro a·
h d s modifica os o ac . ·8
son aceptados, ree aza o ' ,. e dan origen a la ps1coSI
ble pues que las fallas específicas qu . árnbit0s de la
' ' . . óticas radiquen en . a
y a las transferencias ps1c . de control, organ1z .
personalidad como los de las f~nc1ones de luego puede haber
ción, síntesis, análisis y pe~cepc16n. Des redispo~gan a los sn·
situ.adiones familiares part1culare~ que p . co Es por cierto o~

tiiil!llla•• fenómeno del "doble víncu. o o . tente recrearlo


~ 1956), y quizás el paCiente in

98
c,on el tera peuta en la relación tra nsferencia}. Sin e111bargo, se
a precian m odalidades de relación simila res en familias que no
tienen ningún miembro esquizofrén ico.
En el capítulo anterio r cJijímos que el concepto de transfe..
rencia podía extenderse fuera de Ja situación analítica clásica,
y que es úti l difer encia r, en toda relación médico-paciente, los
elementos transferenciales de los no transferenciales. Aná-
logamente, las diversas variedades de transferencia que he-
mos examinado en el presente capít ulo pueden observarse fuera
del psicoa ná lisis y a menudo rastrear se en toda una serie de
otras relaciones. Hay suficie ntes pruehas clínicas como para
sostener que la erotización de elem entos tra nsfer enciales pue-
de dar se fuera de la situación a nalítica, que los pacientes psi-
cóticos pueden prese ntar características psicóticas y deluso-
rias en su relación con otras personas y que deter·ntinadas
situaciones pueden producir o desenca denar reacciones psicó-
ticas transitorias en ciertos individuos.

97
6. CONTRATRANSFERENCIA

En los capítulos 3, 4 y 5 h emos examinado los conceptos


de alianza terapéutica y de transferencia, utilizados en co-
nexión con diversos a spectos del vínculo entre el paciente y
el ter apeuta. Ambos surgieron en el marco de la situación
analítica y hemos explor a do las posibilidades de hacerlos
extensivos a otr as situacion es externas a ella. Ambos ponen
de relieve pr ocesos q ue suced e n en el interior del paciente y
tie nden a realzar sólo uno de los lados de la relación dual.
Incluso el concep to d e ali anza terapéuti ca, que nominalmen-
te parecería incl uir ambos r oles, tendió a ser conside rado
desde el punto de vista de los procesos y actitudes internos
del paciente. No obstante, en este sentido hubo algún cam-
bio, sobre todo desde la décad a de 1970, y se han tomado
crecien temente en cu e n ta las actitudes, sentimientos y pos-
tura profesion al del analista .
Así com o el térrn ino "tran sferencia" suele emplearset en
f~r111a laxa, com o sinónimo de la totalidad del vínculo del pa-
ciente con el tera peu ta, así también "contratransferencia" Bllele
u.t ilizarse en un sentido general (dentro y fuera del psicosr1'1i-
SlS) para ~escribir t odos los sentimientos y actitudes del tera-
peu~ hacia el pa ciente, y aun para indicar ciertas faeet&41 de
~laciones que de ordinario no son terapéuticas (Kem~ - ..
ste uso es muy distinto del propuesto orimnalmente ~
consecu · h bA •T
d e~cia se a producido cierta confusión sobre él
ca. preciso del térinino tal como fue empleado p~
0

Pnrnera vez (1910d) al especular sobre las perap

99
ras del psicoanálisis. En ese trabajo, refirié 11dosc a l J)Sicoaná-
Jisis, escribió:

Nos hemos visto 11e\·ados a prestar ate11ción a la "con-


tratransferencia" que se instala en el m é di co por e l influjo que
el paciente ejerce sobre su ser1tir incon sciente, y 110 estamos
lejos de exigirle que la discierna den tro de sí y la domine.( . .. )
hemos notado que cada ps icoanalista sólo llega l1asta donde se
lo perrriiten sus propios com plejos y r esistencias interiores ...

En una carta dirigida el 6 de octubre de 1910 a su colega


Ferenczi, que se había anali zado con él, Freud (Jones, 1955)
se di sculpaba por no hal)e1· podido s up e r a1· la co11 tra-
t r ansfe r encia que inte1·firió en el a 11 álisis d e Fere11czi, y decía
que e l analista debe te n er como pr·opós i to r11ostr arle al pacie11•
te lo menos posible de su vida personal. Advertía a los a11alis-
tas sobre e l error de con1entar sus propias experiencias o difi-
cultades con los pacientes: "El médico debe ser opaco para el
paciente, y, como un espejo, no mostrarle nada más que lo que
l e es m ostr ado a él". También lla m ó la ate nción sobre el peli-
gro de ''caer e n la te ntación de proyectar sobre la ciencia, como
teoría d e validez universal, lo que en una sorda per cepción de
s í mi s m o discierna sobre l as propiedades de su persona"
( 1912e). En este mismo trabajo comentó que el analista

debe volver h acia el inconsciente emisor del enfermo su p~opio


incon sciente como órgano receptor, acomodars~ al analizado
como e1 a u r1cu. la r del tele'fono se acomoda al micrófono.
· De la
d
misma manera en que el receptor vuelve a convertir e~ on ~:
. . lé t . de la línea provoca1:1as p
son or as las osc1lac1ones e c ricas . h b"l1'ta
. · te del médico se a 1
otras on das son oras, lo incons:_1en d lo inconsciente a él ca·
p a r a r est ablecer , desde los reto~os e ha determinado las
mun1cad. .
os, eso inconscie : nte nusmo que
ocurren cias d el enfermo.
. iJll·
. . . d . en la transferencia ~
Así com o a l pnnc1p10 ~reu _vio 1 ociaciones, as1 tam·
pedimento pa ra el libre discurrir de as as temente considera·
bién la contratransferencia fue perxna~~nrtad del analista en
da por él como una obstrucción par~ la ; r eud (1913i) enten-
1

su empeño por comprender al pacien te.

100
tifo lJUe la me nte del o naJista era un u·ins t rumento"
contratrans ferencia impedía que éste Y q~e 1a
la sitt1ación annlíticn. No dio el paso (qoper;i;. con eficaeta en
transferen cia ) que podría ha berlo llevaude s io re~dpecto de la
. , o a const erar tam
bién a 1a contratra ns ferencia como una he · , . -
. .
an á l1s1s.
rram1enta ut1l del
E n un comenta rio que hizo años más tarde ( 1915 )
· J · • . a , a 1refe-
r1rse a a conc1enc1a que t1ene el méd ico del am
. . or que por él
siente una paciente, se aprecia hasta qué punto e · te
. . d rain nsa su
conVJcc16n e que la con tratra nsfer encia era un 1en " 6 meno 1n-·
desea b) e:

Para el médico. significa ·un escla recimiento val·ioso y u na


b ue na preven ción de un a contratransferenC'l·a q
, ue acaso ya
este presta. a presentarse e n é l· Tie ne que d 1scern1r
' · que el
er1amoram1e n to de una p aciente le ha 8 1·d ·
·t ·
6 • . o impues to por la
s1 uac1 n ana11 t1ca y n o se puede atn·b . d .
1 · uir, 1gamos a las
exce enc1as de su persona· que p or tant h '
' ' o, no ay razón para
que se enorgu llezca de semejante "conq . t n
llamaría fuera del análisis. y siem u~s a , como se la
avi so de ello ( ) p t pre es ueno estar sobre
. . . . or o ra parte el experi t d d .
deslizar por unos sentimientos t", h . men o e eJarse
. .
11 eva , as1m1smo iernos
sus pel·igros U no nos ac1a la pa · t
eten e con-
' b.
que de pronto no pueda lle ~ . e go ierna tan bien
propuesto. Opino ue g más, l~JOS de lo que se había
traljdad que, medi~ntes~~~:r~: es ~1c1to renunciar a la neu-
uno ha adquirido. amiento de la transferencia,

~ebe subrayarse que para Freud I h


. tos h acia e echo. de que el psicoa-
nal1sta tuviera sent"im1en
causados por ellos no co . , sus pacientes o conflict.os
transferencia. El propós "t nst1tu1a en sí mis mo la contra-
~n espejo en la situació~ ~~ra ,q~e el ana_lista funcionase como
i~terpretaciones el sign1"fi ad11t1ca, refleJando a través de sus
ciente · ica o del m a t · l
, inclui das las d . . en a traído por el pa•
~~;t~a\ran~ferencia er a c;~:~:::o~es transfe;enciales. La
. e psicoanalist a h . a a una especie de "resist,en...
:c~nscientes despertad acia su paciente, debida a cont1í
aecia o hacía, o por lo os en el analista por lo que el
utoobservación el q~e representaba para él. .M1
' analista era capaz de darse CU~ti
..W'U'

101
. n. t os e11 sñí mis
]es r eaccion es con t r a transfe r en c1a les Y co n te
m o,
rse en
q u e a s u vez e r a n un indicad o r d e que d ebía emp~
8
d
r econocer s u n aturaleza y e11m1na . . r s u s con s ec ue nc1as a . ve r-
sas. Según Freud, los conflictos n o er a n con t1·atra n s f~re nci ales
en sí, p e r o po d ían d a r ori gen a l a contratrans ferer1c1 ~. . .
En r e iterad as oportunid a d es Fre ud destacó las 11m1tac10-
n es que e l t r abajo anal ítico im pon ía a los escotomas ps icológi-
cos del a n a lista (19 12e, 19 15a, 1931b , 1937d). E n un principio
(19 10d) a bogó por un a u toa n á lisis perma n e11te, pero pronto se
con venció de que éste e r a d e di fícil instrumen tación a raíz de
la r esisten cia d el a n a lista a con1 p re nder se a sí m ismo, y reco-
m e ndó que en luga1· de ello se som etier a a un a11álisis (el
"análisis didáctico") a fin d e com pr ender y supera r las defi-
cien cias ps icológicas ge11eradas por su s conflictos inconscien-
t es ( 19 12b ). M ás a d el a nte llegó a pen sar que au11 esto era
ins uficie nte y aco11sej ó que los analist as se volviera n a anali-
zar m ás o m e n os ca d a cinco a fíos (1937c). E ste consejo no fue
seguido por muchos, prob a blem ente debido a que los análisis
didácticos se volvi e ron con e l t iempo m ás prolongados y, en
consecuenci a , más completos. Sin emba r go, n o es raro que los
p s icoana lis t as se s omet a n a un segundo aná lisis, sobr e todo si
p e rcibe n dificulta des en su l abor o si tie nen problemas ~erso­
nales para l os cual e s requieren de la a yuda de ot ro an~l!sta.
Freud incluía bajo el r ótulo de "contratransfer~nc1a algo
m ás q u e l a t r ansferencia del analis ta sobre el .Pª~1ente, ~nrtoel
, 'l · t é mino 81 bien es c1e
sentid o e n q u e empleo este u t imo r . fi ra del
que un p acient e pued e llegar a represe~tar : ; : su;;r siro·
Pa sado d e l a n a lista, la con tr atr anl sferel~ct1a pdue abordar como
1 · ·d d d e ana is a
ple m ent e p or a 1ncapac1 a d e las comunicacion es y coro·
corresp ond e a quellos a s pectos su propia proble-
. t e lo afect a n en .
Porta mie ntos d el pac1e. n ,e qu l ogro, r eso1ver pr oblem as VIncu· . te
1
m á tica. P or ej e mp o, s1 aun n o ·te a placar al pac1en
lados a s u a gresivid a d , tal vez nec.es~ tos o pen samientos
t ést e s en t 1m1en . d eos
toda vez que d e t e c a en . sus propios es
,
agresivos. Analogamen t e , s1· lo atem on zan. ac1·ón con la horoo-
. · nguna a s oc1 se
homosexuales, quizá no vea ru · te 0 tal vez
sexualidad en el material que trae el plac1eune é~te le dice y lo
muestre iDJºustificadamente irn · ·tado por o q etc En conse·
desvíe en for1na inconsciente h ac1a · otro te ma ' ·

102
cuencia, el prefljo "contra" que forxna parte de la l b
" cor1t ra t ra ns1er
r · ,,
e nc1a pue de indicar
. tanto la exi· te pa
· a ra
. . s neta en e1
a no.lista d e una r eacC16n comparable a la transferencia del
paciente (en cuyo caso el prefijo estaría cumpliendo 1 ·
f unc1·6 n q ue en ..c~ntra prestaci ó n"), como la reacción aque
munna
ésta
p~ovoca en el a n a J1 ~ ta (com.o en la palabra "contraataque"). La
et1mologfa del.tér:nino ha sido exa minada por Greenson (1967).
Con posten on dad a Fre ud, en la bibliografía psicoanalítica
sobre la contra t ransferencia h a h a bido divers as líneas de pen-
samien to. Varios a utor es sostuvieron que el vocablo debía em-
plearse exactame nte con e l sentido con qu e Freud lo utilizó al
prir1cipio, o sea, limita rlo a los conflictos y problemas no re-
sueltos que surgen en el a n álisis como con secuencia de su
labor con el paciente y perturban su eficacia (Fliess 1953·
1
Stern, 1924). Fliess dice a l r especto: "La contratransfe rencia'
. . .
qu.e e~ siempre un a r esisten cia, debe ser siempre analizada".
'
W1nn1~o tt (19 60). l a d escribe como "las característica s
neuróticas del a na lista que malogran la actitud profesional y
pertur ban el cur~o de! proceso analítico, tal como es detei·ini-
nado por e.l paciente . O tros, sí bien adhieren en mayor
0
menor medida a l con cepto original, subrayan que el origen de
los obstáculos contra trans ferenciales esta'n fund tal
t I . amen men-
e en a transfer en cia del terapeuta sobre el paciente (Gºt ls
1952; Hoffer 1956· A R e ich 195 1 e on,
A. Reich (19Sl ) de~ta~a que 'el an~Jsa;:er, 1956). Por ejemplo,

puede simpatizar o no con el .


que es tas actitudes le pac1~nte, pero en la m edida en
sean conscien te t'
ve.r con la contra t ra nsferencia s· l . s, ~o 1en en n a da que
m1en tos au men ta pod . I a in tensida d d e tales s enti-
1 d , emos estar segu . d
ca o con sentimien to . . r os e que se han mez-
. s inconscien te d ] 1·
p1as t ransferencias sobre el . s e ana ista, con sus pro-
contratransfer encias. ( .. . ) Así pacie nte, vale decir, con sus
abarca los efectos que t · i pues, la con tratrans ferencia
conscien tes del a nalis ta ~:~~: as necesida~es y conflictos in-
tales casos el P . su comprensión o su técni 1:1;
b a ciente repr t ca• .1:1n
so re el cuaJ se proyecta esen ~ para él un objeto del pasado-
( ... ); ~sta es la contra t ~ ant~guos sentimientos Y deseQé
término. rans erencia en el sentido apropiado di4

103
n ud o las opin io n es de l os a utor es
La m en t ablem e n te, ª m e "er encia com o e l r e s u ltad o de la
'd la contratr ans 1' d
q ue con s1 e~an . n a lis ta sobre el pacie n te s e ven es -
t r a n s fe r e n ci a ~el¡ r opi: : s os autoTes n o i n d ican en qu é senti-
ª
dibuj a das r ateiz e qpulean e l co 11 cep lo d e t ra nsfer encia (ca pf-
ex actame n ' em e .
d o, Algun os parecen vin cular la con tre.trans1ercnc\a al
4
t ulo )to . • ai n al de t r ansfer encia de Freud, en tan to q ue otros
con cep on º. . ~ l d l
. n d e n qu e la tr a n sfer en cia
e nt1e . s e re 11er e a o os os aspectos
de las r elacion es (v. gr., E n gl1s l1 y _Pea r son , 1937). En a~rnonfa
ste u so del término, M. Bal1nt, en un o de su s primeros
~~:b:jos s obi·e la con tra~ra11sferenci a (1?33), la e~uiparó oon
1 t r a n sfer encia del analis ta s ob re el p acie n te, y mas tarde (M.
:alint y A. Balin t, 1939) a m p lió su con tenido pa ra incluir t odo
a quello que pone de r e li_eve l a p e r sona lida d del a 11alist~ (in-
cluso la for rna en que di s p one lo~ a lmohadon~~ e n el ~1vá.n).
En otro t r abajo post erior , M. Bal1nt (1949) u tiliza. e~ t ermi no
" t atr an sfei·encian inequívocamente para descr 1b1r la tota-
con r i· h ·
lida d de las actitu des y conductas del ana. 1st~ ac1a su p~-
. t Pa r a él a difer en cia de Freud, también in cluía la act1-
cien e. r · ' l Langs
· - d l
(1975) h a senala o que e mo · 0 e
d d
d
tu pro1es1on a . . · l · di al
. 1 r e las fundamen tales del a n á is1s e m ~ 1
ma~eJar as . g a do cu ál es el estado anímico del analist~.
p aciente en c1erto gr. l"t ' 5 sobre la contrat ransferenc1a
En los escritos ps1coan a 1 ico do com enzó a vér sela como un
se produjo u n gran avan ce cu a n 1 a n alista comprendiese el
fenómeno im portante para ·'!:tea:1 p a ciente. La idea esencial
significado oculto _del in:aten d 1 mentos para comprender
fue qu e, si el an alista disponeda: ee~ el paciente y dich?s ele:
y valorar los proces os q~e se . tes puede descubnrlos si
mentas no son de in~ed1ato ~on~c1e~ ~entimientos m~~ntras
inspeccion a sus p.rop1as ~o~:~:~~cfta en la descripc1on1~e~
lo escucha. Esta idea se a de la actitud neutra ·.
hizo Freud (1909b, 19 1.~e) d:;e~:~:nte flotante", pero :;s~ry
analista y des~, "aten~:i~:se J ebe a Heimann (l~~~Íe 1951,
mera for1nula c1on e~p or otros autores (v. gr., ,
fue más tarde amplia da p fi eocia
b) 1 n tratrans er
1960 . . d 1 base de que a co .roenta ha·
Heimann partió .e Fa tos que el analis ta expen" onservaT
abarca todos los senti~en e , esta autora, debe e
eta el paciente. El analista, s gun

104
los son t imic ntoa quo se suscit a n en él en lugar de deecaTgaTlos
(como Jo h a ce e l pacien te), con el fin de subordinarlos a la
tarea ana lftica, en la cual ft1nciona como reflejo especular del
pocienter. La p:emi sa ,fun(l a~ental de esta auto~a (1950) es
que uel incon scie n te del a naltsta comprende al inconsciente
del paciente. Este rapport en el pla n o profundo sale a la su·
perficie en forma de senti mientos que el anal ista advierte en
él como reacción ante el pacien te, en s u 'contra transfer encia' ".
Afirma que el analista debe apelar a esta r eacción emocional
(su contratr a n sfer en cia) como clave p a ra la comprensión del
aciente. De este modo, s u percata mien to r especto de sus pro-
P)as reaccion es ofr ece un camino a dicion a] d e íntelección SO·
~re los procesos psíquicos inconscien tes d e l paciente. Esta a m·
pliación del concepto de con tra transf~rencia se aAemeja al cam-
bio que sobr evin o en los puntos de v1st a de Fre ud acerca de la
transferencia, prim ero consider a da sólo com o un impedim en·
to y luego como una ventaj a para la terapia (capitulo 4 ).
La obr a de H eimann sobr e la contratra nsferencia tien e
importancia susta ncial. Aunque a la sazón esta autora tenía
una orientación estrictamente kleiniana, no ligó la con-
tratransfere ncia con el conce pt o kleiniano de identificación
proyectiva (1946), vín culo este último que fue establecido por
Racker en una serie de a rtículos (1953, 1957, 1968) en los que
postula que la contratrans fe r en cia del analista es una res-
puesta frente a l a s ident ifica ciones proyectivas del paciente
(capítulo 4). Racker difer enció ademá s las identificaciones con-
cordante y complementaria del analista como r esult ado de las
proyeccion es del paciente . Dicho e n t érmí nos simples, "la
con tr atra n sferen c1a basada en una ident ificación concordante
8
~ produce cuando el a nalista se ide ntifica con la representa-
ci;n ~an~s~ada que e n es e momento tiene el paciente sobre sa
~ op~o s1-m1smo; la contratransferencia basada en una ident>.
t~ación complementaria se produce cuando el analista se idllmP
r ic~ con la re~resentación del objeto en la fantasía tri'Uelik
encia1 del paciente" (Sandler 1987)
AR·h ' ·
un r~ ~ ~ (l951) puntualizó que "la contratransfi
1

talenfuu1s1to ~ndamental del análisis. Si no ~


trasfon/o el interés necesarios. Pero debe p.em
Y en la penumbra.Un p11nto de vJstai

105
·t ( 1956) y Little ( 1960b), q uie n sos t u vo que . una
" s 1n
sa r on S p 1 z · ~ · h
con t ra t ran s rer
1~
encia incon s cie n t e no h abrfa
. 111 c m pati a n1 a-
bría a ná lisis". M oney-Kyrle (1956 ) se r efirió a la e n1patía como
una contr atr a n sfere n c1a . " n on na1" · . . , .
Una temática recurren te d e la lite r atura ps1coan a l1 t1ca es
la de q u e los fenómen os con tratr a n s fe re n cia les son concomi-
tantes esenciales del tr atamien to. Una de las más claras enun-
ciaciones de esto fue la hecha por S ha r pe (194 7), quien comen-
ta : "Decir que un a11alista ( ... ) siem pre tendrá complejos,
escotomas, limitaciones, equivale a d eci r que seguirá siendo
un ser humano. Cu ando deje de serlo, dej ará de ser un buen
anal is ta". Y agrega: LCA me nudo se habla de la contratrans-
ferencia como si ell a implicase una actitud a morosa. La contra-
t r ansferencia q ue p robable m en te ocasione trast ornos es la in-
con sciente del analista, ya sea u na cont1·atransferencia infan-
ti l negativa o positiva , o alternadamente una y otra. (... ) Nos
e n gañam os si cr eemos que n o t enemos contratransferencias.
Lo q u e cu enta es la índole de ésta".
Com o acontece con ot ros con cep tos psicoanalíticos, el hecho
d e a t ribuir a l término "con t r atr a nsferen cia". ~n signifi cado
d · · a l a l que tenía llevó a una m en or prec1s16n en su uso.
a l CI On · édi . te
S . duda pa r a quie nes investigan la r elación m co-pac1en
e~ndiver~as s ituaciones, todos los senti~ientéos del tedrabpe~:
d bjeto de inter s; pero e
hacia el enfe rm_o pu~ -~n ser l~ar el concepto de contratrans-
p r egun tarnos s1 es u t1 amp 1 . xperimenta ante el
f e r e ncia h ast a aba r car t odo o qu e se e
pa ciente. 1 b .blio . afia psicoanalítica sobre la
En su m a yor parte, a I gr 1960 trasunta la
contra tra n sfe re n cia de la s décad as d e 1~5~ yales a que hemos
a dhesión a una de las dos posturas p nnc1p . un obstácu-
aludido, o sea, la de que la contrat~an=:~t~ ~:lioso. Desde
lo pa r a la labor a n alítica o bien un i?s b aron los probleIJ18.S
ép oca r elativa m en te temprana se vislum r Orr 1954).
de rivad os d e esta s concepcione~ opuesta: ::te~W acÍarar la
H offer (1956) fue uno de los pnmeros e to distinguiendo
confusión a que había dado lugar _el concep paciente y su
entre la transferencia del anal:ísti~o a r:l~ciona la priill_::
contratransferencia; pero, como es . P ' u insuficiente v~
ciO'n la falta de humanidad del analista Y 5

106
racjón de las necesidades reales del paciente en tanto 1
t t e . . , que a
con r~ randa e re nc!a se_v1n~ul aría a las reacciones intra-
psfqu1cas e1 an~]1 sta, 1ncJu1das sus limitaciones para com-
prender el maten al.
En una reseña de los_ tr abajos sobre contratransferencia~
Kern berg (1965) puntualizó que la extensión del término a fin
de incluir to.das las reacciones ei:iocionales del analista origi-
naba confu sión y hacfa que perdiera su significado específico.
No obstante, refi riéndose a las críticas fo1·1nuladas contra la
an tigua concepción de la contratransferencia como "resisten-
cia" o uescotoma" del analista, señaló que esa apreciación pue-
de desdibuja_r la j mport~ncia_ de la cont ra transferen cia al juz-
garla como s1 fuera algo equivocado"; sostenía que esto puede
fomen tar en el a nalista una ac·t itud "fóbica" respecto de su s
propias reacciones emocionales, limitando de este modo su
comprensión del pacien te. En consonancia con las opiniones
de otros au tores (v. gr., Winnicott, 1949), expresaba Kernberg
que _el uso cabal de la reacción emocional del analista tiene
part~cul~r. valor diagnóstico en lo tocante a la evaluación de la
analizab~l1dad de individuos con trastornos profundos de la
person~l1dad o ~e otros pacientes psicóticos 0 muy enfermos.
. Las in te_lecc1ones adquiridas en el tratamien to psicoanalí-
tico de pac1e~tes fronterizos Y psicóticos, así como de delin-
cu~ntes,, ~ ~a!z de la llamada "ampliación de los alca n ces del
;;~coa~a~s1s , poco .ª poco fueron cobrando a plicación más
a la ec~~ r:~s~: adv1~~e e~,forma n otoria e n lo que respecta
tro del c~ntexto ~ ~ u t11izac1on de la contrat ransfer encia den-
Kernberg (1975;n r:ri~~s0¡a1 entre paciente Y analista. Así,
fronterizos, indic~ in n ose ~ trata miento de pacientes
ternalizadas por el ~~:il:~t:elac1~~es objetales primitivas in-
cación proyectiva 1 . mo~lizan, por vía de la identifi-
tes en el a nalista , re .ac1ones
. obJetal
. · 't'
es pnrm ivas semaja.Dlo
pectos proyectado~ du{e~ vi_vencia de modo subjetivo los as-
lo de éste la ide _e SI-?Usmo del paciente. Desde el ángu-
manejar s~s art nt1ficac16n. proyectiva es una manera de
quien viven . p es proyectivas controlando al analf~ a.
c1a corno pose d 0 d l gua t
Proyectados de su . ~ ~ e os aspectos eselíifffl&I: '$
con el Paciente b propio s1-m1smo. La ernpatía del l'tíi 11tf&
o edece al hecho de que tambf._ ~~

107
relaciones objetales primitivas que pueden ser m ovilizadas
por las pro~~ecciones del paciente. . ,,
Grinberg (1962) llamó ..co11traidentificación proyectiva a
Jas reacciones del a11alista ante s us pt'opi as respuestas
contratra11sferenciales inconscientes. Esta idea l1ace reparar
en la importancia de considerar la contr atransferencia en su
más amplia acepción, incluyendo las reacciones defensivas del
analista contra los sentirnientos que le despierta el paciente.
Por ejemplo, puede defenderse contra los se11timien tos eróti-
cos que éste le provoca experim entando desagrado u hostili-
dad hacia el paciente.
Ya hemos trazado (en el capítulo 4 ) la evolución de la teoría
k1einiana de la transferen cia, con su énfasis par ticular en la
identificación proyectiva, con sid e r ada como fenóm eno normal
o patológico. A esto se vincul a la tenden cia de los a nalistas
kleinianos de los últi mos tiempos a poner especia l acento en el
uso constructivo de la contr at1·ansfe r encia; par a J oseph ésta
ofrecía la vía princi pal h acia la con1p1·e n sión e interpretación
de la t r a n sfer e n cia . Según Bion (1959, 1962), el fu ncionamien-
to d e la identificación proyectiva en la sit u ación analítica guar-
daba un parale lis m o con la form a e n que el niño, al llorar,
proyecta s u con goja e n la m a d r e, quie n lo "contien e" y es capaz
d e r esp on d e r e nton ces d e manera a pr opiada . E sa congoja pro-
y ectada es s om etida luego a lo que Bion d en omina el "ensue-
ño" o sea la la b or d e evalu ación y manejo correcto del proble-
ma' por p~rte de la m a dre. El a n a lista c.umple la mis ma fun·
ción: "contie ne" las proy eccion e s de l p acie n te en ~n estad? ~:
"ensueño'' y resp0nde con interpretaciones a propiadas (vea
Hinshelwood, 1989). . d las
Segal (1977) s e ñ a la que esta funci ón de con tención. e
d fi cta da de diversas
proyeccione s del p aciente pue e ve r se a e
maneras:

Hay toda una zona de patología del paciente( ... ) que ~órno·
·t ·óndecontenci '
cura específicamente perturbar esta s1 uac1 d d ctor o
ya sea invadiendo la mente del analista de un mo do sle unexos
nf ·6 gustia o atacan o os
agresivo, creando co us1 n Y an b volcar en
que se estable~n en la mente del analista. De emos . 0 de
nuestro favor esta situación y, a partir del hechot mi~nse­
que nuestra contención se haya visto afectada, ex rae

108
ñanzas ace . rca de Jn uest ra interacción con el paciente • E sas
per tur
b ac1o~es en a capacidad de funciona mi ento del analis-
ta son las pri meras en ofrecernos un indicio sobre tales pr oce-
sos ps icóticos.

Conviene ap untar que, según la concepción kleiniana, en


todas las personas se da n procesos psicóticos.
Si bien la evolución de la teoría y la técnica kleinianas
constituye una tendencia primordial de ntro del desarrollo de
las concepcior1es acerca de la contra tra ns ferencia, también otros
psicoanalis tas, provenien tes de posturas teóricas muy distin-
tas, han s ub rayado la per s pectiva in terper sonal de las inter-
acciones t r ansfe re n ciales-contrat ran sfer enciales. Loewa ld
(1986) lo expr esó muy bien a] indicar que no es posible tratar
por separado la tr an sferencia y la contratr a n sferen cia: "S on
las dos caras de una m isma dinámica, que tiene sus raíces en
el e~tre~az~n:ie n to inextrinca?Ie con los otr os que da origen a
la VIda 1nd1VIdua1 y que pe rsis te, con innumer a bles elabora-
c~ones, derivacion es y tra nsfo1·1nacion es, a lo largo de t oda la
vida. U11a de es tas transforn1acion es se manifiesta en el en-
cuentro psicoanalítico".
Como a fi r1na McLaughlin (1981) cada vez se hace más
evidente que '

ambas pa rtes s e h alla n inmer sas en un campo com . tiv


d ·b ·i ·a d un1ca o
e sens1 i .1 a Y s util eza i ncr eíbles , donde los matices
~ransferenc1al es Y contratr a ns fer enciales partí .
intensidad fi t . crpan con una
dar o ª
.. ec iva enor111~, Y en este campo la posibilidad de
recibir un comentano neutral o catal' ti da
remota. · I co es en ver d

Análoga men t e Lan (1978) ..


bipersona l" y '.b gs utiliza el concepto de "campo
1
de la interacc~~:; efi a conltratransferencia como un producto
· e ne e campo bipersonal como
el campo físico-tempor 1 d
ción analítica El . ª entro del cual tiene lugar la int.erac_-
ridad· el otr~ pal ciente es uno de los términos de esta pof8i.
inte ' es e analista El ab
ractivos e intra í . · campo arca meeanfex&tttB
Produzca recib ps quicos, Y cualquier suceso que értff. .. ·""
su vez este e vectores provenientes de ambos
, campo es definido por un encuadre -tu

109
d c~ l J)í·dcoa n li l1tiÍH c¡\I( l\O l'l<'1l c> <lc•l i rni t.111_1 1<1.ir10
f\ i nd i t rll<l r\t tl l l' A
<l ta r ndo tll siA co ntri llt1 ycn , (~ 11 r1 0 t'ACORO ••• o cl icl f\ , u c·o 11l p 1·1r h i
~ U A pr<l J>Í<~d tl de:i con1u11 icA t..i v11s , o~í CO tl l <'l n l 1ll1ttl 11 11 t ¡ \11' 1•1 1\111\ -
lis tll pue d a brind a r ol p ac1c nlü y In c o 1\LC' n c i ó 1\ C\ \JC <l 6 l \ HU R

id c n t ificncio n cs proyec ti vas.

Sand le r (1976), e n un tra b:\jo sobre la contra tra ns ferencia


y ¡8 capacidad d e r espuesta a l r ol, expon e la o¡)i ni611 d e que el
pacie nte procura e fectiv izar , o provocar en la 1·ealidad actual
la inte racció n e ntre e l s í-mi s m o y e l obj eto t·epr ese11tad a en 8 ~
fa11tas ía d e ~eseo incon scie nte p~e dom i1lante, inter acción que
s u pone un c1e rto i·ol p a ra e l SUJeto y ot1·0 p a r a el objeto (la
l lamada "r e lació n d e ro les"). T e r1de1·á a l1acer lo rn a nipulando
al analista e n la t r a n s fe 1·en ci a m e dia11te i·á pidas sefi ales in-
consci e ntes (incluidas las s ef1a l es 110 ve1·bales). Esta presión
d e l pacie n te p a r a provocar o s u scita r una det er n1ina da res-
pues t a e n e l ana lis ta pu e d e d ar lu gar a exper iencias con-
t r atran s fe r e nci a ]es o inclus o a una puesta en acto contra-
trans fe r e ncia l d e l analis ta (como r eflejo de s u "capacidad de
r espue sta a l r o l"). Cabe cons iderar a estas "puestas en acto"
como sol uci ones d e compron1is o entr e el r ol qu e el paciente
pretende impone r le al analis ta y la s pr opens ion es de éste. La
con ci enci a q u e t e n g a e l a n a lis ta d e es tas r esp uestas suyas
a nte l os distin tos rol es puede ser vital para enten~er el con-
flicto transfe r e n cia! preval eci ente Y l as fant~s1as t~~7:~
fe r e nciales a s ociadas al pacien te. E n este sent1~0, flS~ante"
introduce e l concepto de "capa;cid a d d e r~spue~e~tr~ de los
del analista, la que por lo c~mun se m a ntien e mentales de
límites bien d e finidos que fiJan l as r eglas fund~ brayado
la situación analítica. Moe ller (1977a , 1977b) aª fu relación
que el analista n e ce s ita "cap t ar a m bas fac~tas e ªaprehen·
de rol 1a d e l suj eto y la d e l objeto; o sea, t1en~ quto e . ntes de
' l · , u conJun ª
der int rapsíquicamente la r e ac1on en s 1 'tuación del
estar en condicion es d e compre n d e r cuá l es a si
pacient e". . f ereocia de otras
En su intento de diferenciar la contratr3:_flals e aquélla es
· Ch díak (1979) s en a qu ·
reacciones del anal1s~ e . él las denonuna,
sólo una de varias contrarreaccwnes, como tas contra·
del analista frente al paciente. Postula que es

110
rr<•ftCC'Í C>fl l•H J>r C>VÍCTJ<! n de (Jist íntaA fur.n' . . . ,.. de t
. . . _. ~,, n ro de }a rel a-
c16r1 «·r1 tr t• 11.111l><>H, y s ugiere la utili<la d clínica de d""' ·
J · ·1 J • 11erenC1ar-
lnH. J1 v 1c ,, ftff r cocc1<111(!8 deJ an aJi Rta del aiguíente mod (1
. J 11 .
¡Jr1n1 ern < <• <· fts n<1 c·s con s1dcrada como "contrarreacción"J: o a

l . La co11i~>re1i.<;inn in~electual, bas ada en l a infor rnación que


J)roporc1onn el pac1cntc y en los conocimientos intelectua-
les q ue pos ee el a na lis t a.
2. La r·cs¡Jttesta ge1ierril ante el paciente como persona, que es
la contrnpa r tida d e Jo que destaca S trupp (1960) a l r eferir-
se a Ja r cRcción del paciente a n te la person a lid ad del ana-
lista.
3. La transfere1icia del analista sobr e el pacient e, o sea , su
revive ncia de temp r a nas r ela cion es d e objeto parci ales, tal
co.mo es provocad a por detenninadas car acterísticas del
paciente.
4. La coritratransferencia del anali.r;ta, que es s u r eacción ante
el r ol que le es a s ignado por la t r ans fe re n cia d el paciente.
5. La identificación empática con e l paciente.

.L a c.ontratr~nsferencia, s ea cu a l fu e re la fo r1r1a que cobre,


es inevitable .. s1 Ive11na n (1985 ) i ndica q u e es así "a raíz de la
~aturaleza mis ma d el pr oces o ps icoanalítico y d e la imposibi-
lidad de ~ue el analis ta logre en su análisis didá ctico una
c?mpre.ns16n Y. un dom inio ta n cabales d e s u s propias inclina-
~1o~~s ; nconsc1en tes, como pa r a ser completamente impene-
t~:r e rente ~ los empeños d e s u s a nalizados de hacerlo ac-
cuentsus confl ictos ne~róticos, en vez de analizarlos". Conse-
miente~ente, lo~ an a listas d eben "est a r muy atentos al surgí·
lizarlaºs Ye reacc1onl es cont r a transferenciales, para poder ana-
super a r as".
J acobs (1983) ·
su actitud Vlncu 1a 1a contratransferencia del analista a
del pacient:c~c~ de los objetos de la vida pasada y preaente
nes cornplej~s e~t s ~es~uestas son "el producto de int.er....
que suscitan en ~e os impulsos, afect.os, fantasías y defM>Míf
que se h f; . e terapeuta las representaciones
Bernsteinªy ~¡ado de tales objetos". Algo similar ...,.,,~
donde el . enn (1988) en relación con el anlllfa~
ana1ista puede experimentar ttentimfen

111
tensos hacia ciertos miembros de la fam 1·1·ia del n if\o (véase
también Racker, 1968). . . dei a fectar
Los acontecimientos de la vida del analis ta pu~ 1 )·
P rofundamente la contratransfere ncia (véas e va11 ª"'.· 1987 1

por eje mplo si padece una en~er1r1


e e d a d , pue de incurrir
· den 1a
renegación, ~n cuyo caso l a contratr ans fe r e n cia tal vez a opte
un cariz defe n sivo inconscien te (Dewald, 1982). Abend (1982)
lo expr esa bien al decir:

S tengo que la importancia p1;mordial de los poderosos


l
os
entos con t ratrans fer e nciales mOVl·1i·za dos por l a expenen-
.
e · em
de una seria en fe r 1r1edad en el a n a i 1sta
· a· .
ra 1ca en qu e l1en-
c1a l . E . l"
den a infl ui r en su técn ica a n a. ít1ca. "sto 1mp .1 ca, e11tre o~ras
cos as, que la co11tratra ns ferenc1 a somete a prcs16n ( ... ) precisa-
me nte el disce111imiento clínico sobre el que se apoya para eva-
1 ar las n ecesidad es esp ecíficas de los pacientes; en ningu na
o~ra circunstan cia es menos prob able que sea objetiva Y c~nfia­
ble s u valor aci ón d e es te proble ma técnic?. Las reacc1o_r:es
ntratrans ferenciales afectará n la percepción, compr~n s1on,
~~ acidad d e control ins tintivo y discernimi~nto del anal1st~ en
for~11as sutiles, y a v eces no tan sutile~, y bien pued~n matizar
. º6 n s obre las n ecesidades y aptitudes del paciente.
su op1n1

.b t os elementos pa rticula-
E n la b ibliografía se des~r1 e n : 1:ci6n con el a n álisis de
r es de la con tratransfere~c1a enAr , p T y son (1980) lla ma la
1
. d t . s d e p ac1entes . s1, · .
dete ·m1n a os i po t. el sexo d el a n alis ta en 1a
.
a t e n ció n sobre l a influe n ci a iue ie.n ed el a n álisis de niños, en
tran sfe r e n cia y contratra n s ~:e;s:s Asimism o, h a sido se~a­
ciertas e t a p as d e l d esarrollo . d 1 . a n a listas que trabaJan
l a d a (King, 1974) l a tenden cia e 1º1oªs a equipara rlos con sus
h a yores que e " o es
con paci e ntes mue º. r s t ació n contratransferencia~ qu~ ~ie Y
propios padres, m a n1 e 1 . te" (véase t a mbié n Y
puesta en el ana~sta P~~ (~ ~~~ ::menta que las ideas, r::~~
9
1

Wylie , 1987.). ~e ou ga acie ntes que s ufrie ron tra~m er !u-


sías y s ent1m1e ntos d e p l d en discernirs e en pnrn
t Pr e verba pue ,.. d ·
una precoz e apa . . ta autora ana e.
g ar en la contratransferenc1a, es
d tempranos
En estos casos es dabl~ .
traumas psíquicos, que exigir
e:
d d ir la secuela e
un manejo particular en
la

112
situaciór1 ana lítica. E n primer a inst a nci a, este "discurso encu-
br;dor", impregnado de mensajes que nunca fueron elabora-
dos vorbA lmer\to, sólo se capta merced a la activación de un
a fecto contrntran sfcrenciaJ .

Va le la pe na destacar que la empatfa, parte tan esencial de


la t écni ca ps icoan a lítica, no es equivalente a l a contra-
transferenci a (véase Beres y Arlow, 1974; Arlow, 1985; Blum,
1986). F licss (1942, 1953) ya h abía señalado bast ante tiempo
atrás que la ca pacidad de em patía del a n a lista se basa proba-
bleme nte e n el in te nto de identifi carse con el paciente, y que
refl eja s u ac titud para colocarse e n el lugar de los demás.
Tambié n Kni ght (1940) vincula la e m patía a los procesos
proyectivos e in troyectivos qu e contribuyen a la "ide ntifica-
ción inte n tada". La capacidad de empatía es vis ta por algunos
como u n r equi s ito pr evio para el uso con s t ructivo de la
con tr atra n sfer e ncia (Rosen feld, 1952), pero las reacciones
contratr ans fere n ciales pueden h acer que ella fracase e n el
análisis (Wolf, 1979).
Se di ría que en t re empatía y con t ratra nsfer e ncia e xiste
u n a relación dua l, que t r a s unta e l d oble as p ecto de la
con tra tra n s fere ncia como vehículo p ara con ocer los procesos
inco nscien tes del paciente, por un la do, y com o impedime nto
pa ra la com pren sión em pática, por el otr o. Abend (1986) dis-
ti ngue, e n es te s e n tido, la "empatía ben éfi ca " de la "con-
tratra nsferencia d esven tajosa". A tod as luces, los a spectos más
sutiles e inconscien tes de la contratransfe r e ncia son impor-
tan tes, sobr e todo porque el analista puede racionalizarlos y
camufla rlos. J acobs (1986 ) sostiene que "aun hoy, para mu-
chos colegas, la contra tra n sferencia es sinónimo de acciones
manifi est as Y de un acting out identificable del analista" y
añad e q " · ,
u e son precisamente las sutiles reacciones
con.t ra transfer en ciales, a menudo apenas visibles tan racio-
nalizadas com o rt d . . , .
. pa e e nuestros proced:un1entos operativos
ctiva
~rnentes Y tan fácilme nte pasadas por alto las que en defini-
pueden t . ,. ' .
ti ,, N ener mayor repercUSlon en nuestro trab~o analt-
s: · ~ obstante, la conciencia que adquiere el analista de
1
un nd1c10 sobre su contratransferencia (Jacobs, *
113
Otra corriente de pensamie11to sob re l.a conlralransfere.11cia
· lada a los ª'·anees de la psicología del s í-n11s mo
está ,,_ncu - l
1a obra d e K ohut. En el o ante-
#

·a
CUencl de cap1tu
como conse .
· mencionamos la concepción d e la tr ansferencia en la
nor ya · 1 f · l
·coJocria del s í-mi smo, e hicimos part1cu a r r e erenc1a a pa-
m o" . T a n1b.i é 11 él t ratar á a
0
ps>
peJ del ana• '
lista como "objeto/s1-m1s •

s u paciente corno un objeto/sí-n1 isn10 y de pender á de que el


paciente Jo convalide; si no r eacciona en tal sentido, quizá
sienta qu e ha fallado com o objeto/sí-mis mo tra nquili zador y
com pr ensivo (Ad1er , 198 4 ). Con a n terioridad, Ko11ut (1971,
1977) había exami nado la estin1 ulación en el a nali sta de set1-
ti mie n tos primitivos grandiosos e n la cont ratransferencia a
r a í z de la t r a n s fer encia id eali zadora del paciente (véase el
cap ítulo 5). P or otr a pa 1·te, aq u ellos a 11alistas cuyo propio de-
sa rrollo se car acterizó por un a gran diosida d a rcaica pueden
sentir ira y r echazo com o consecuen.cia de la activación de sus
d eseos gra ndiosos. Aná logamen te, el paciente puede reaccio-
nar con r a bi a , o con r etr a in1ien to, f1·ente a un analista que no
funciona ade cua damente para él e n la tra nsferencia especular
(véase el ca pítulo 5 ). .
Como vemos, con los años el concepto de contratra~sfe~en~1a
·mentado una ampliación hasta incluir varios. s1~1fi-
h a expen . .d " evita
·c entes con lo cual h a dism1nu1 o en ior1r1a in -
d
ca d os i1er , · En el
ble la precisión con que fue e mpleado en os com1enz~s. 'fi -
1
uso actual cabe dis cernir los s iguien tes elementos o s1fo1s i;~r
dos principales (algunos de los cua les fueron enumer a
Little, 1951):
,, . , de la activación en él
1 Las "resistencias del ana1is ta a ra1z .ó Y su
. rt han su comprens1 n
de conflictos internos, que pe. ~r do "escotomas"
manera de conducir el anál1s1s, generan
(Freud, 1910d, 1912e). aciente en las
2. Las "transferencias" del analis~~ts~~r=c~~:i de un~ figura
que éste se convierte en un sus .1 u A Reich, 1951,
importante de la niñez del anal1s~.~v. ~~berlan incluirse
1960; Brenner, 1976, 1985); ~am l ~e el paciente.
aquí las proyecciones d el anal~s~ so . ~no de la identifica-
3. Como consecuencia de la extenonzac~ó d 1 analista en lB
cíón proyectiva del paciente, la reacci n e

114
que és~ pasa a ser el vehículo de un a s pecto del sí-mismo
del paCiente o de un _aspecto del objeto (v. gr., Racker,
1953, 1957, 1968; B1on, 1959, 1962; Kernberg 1975·
Sandler, 1976, 1990a, 1990b ; Sega!, 1977). ' '
4. La reacción del a n alista a las t rans ferencias del paciente
(Gite1son , 1952J y a s us propias respuestas contra-
transfe renciales (Grinberg, 1962).
5. La con tratra ns feren cia como producto interactivo del "caro-
. . ,, .
.
po com unicativo e n que participan t anto el analista como
el pacie n te (Langs, 1978; McLa ughlin, 198 1).
6. La dependen cia del ana lis ta r especto de la "convalidación"
de] pacien te (Kohut, 1971, 1977; Adler, 1984).
7. La perturbación de la comunicación entre analista y pa-
ciente a r aíz de la a ngusti a que le provoca al primero la
relación ent re a mbos (Cohen, 1952).
8. Característica s de la personalidad del analista o sucesos
de s u vi da (p. ej ., una enfer1nedad) que se reflejan en su
ta rea. y que pueden provocar o no dificultades para la
terapia (v. gr., M. Balint y A. Balint, 1939; Abend, 1982;
Dewald, 1982; van Dam, 1987).
9. La totalidad de las actitudes, conscientes e inconscientes
del ana lista hacia los pacientes (v. gr. Balint 1949· K ~
per, 1966). ' ' ' em
10. Limi~aciones específicas en el analista provocadas por de-
ter1r1mados pacientes.
11. La reacción em?cional "nor1nal" o "apropiada" del analis-
ta frente al paciente, que puede constituir una . rta
te herramient te é t· impo n-
1951) . a rap u ica (Heimann, 1950, 1960; Little
Y serv1r de base a la empat# 1 . ,
(Heimann 1950 1960· M ia y a a comprensión
' ' ' oney-Kyrle, 1956).
Es evidente que · .
contratransfere . s; se restringe el concepto clínico de
Paciente su d ~c1~ .ª a transferencia del analista sobre el
ligada al' signifie i~c16n ~esulta harto limitada y demasia•
rencia (capítul~C: 40 particular que se le atribu!a a la txan.
~asta abarcar con él~~- ~or otl-? lado, ampliar el con.ce~
~1entes, del analista o as as actitudes, conscientes o " ' - •
Ja al términ ~ Y aun sus rasgos de pereonali~
o prácticamente de sentido. En cambio,~
..,.¡
115
. t " t >l"'l ' \ 1. , ,,, C \ l t' l \ t ~' l f') H ;1$l1t't'l()~ dt.' l t \ l'i 1·l'oCcionC R
"' \l\ \ •t•f)I • f) t l • • " (\ \
l • 1 1 •l • . 1. " t n •\ tllt t• I 111\ C lL' \\ tt.• l l\I Q 1\ ( l ~c\\l' l'llt\ C t1
c"tl\c 'Jtlt\ 'lt'~ <t , \1\ {\ t l" ' ' ' l 1·¡·
· :. ·t , , ....,· ... ·""' " t'~("\') (.c) tll l \ ~ " l:' \1 \ Cl l1 \.1C \ l \l ú t t' l \ f' ' t ' \\ 1,.\ l -
')J") 11\t.' I'<> rt·~ · ~ l 1 " •• ~ ._. • •
1 ' t •\ l '\ t() \ ' C ll ('\ l : \t\ lt.) \ e)~ V\t c l v n \0 1\ ACI Ct \LC 8- 1
7.1 \0.l ~ f ) () I' t - t' I • • . . . - \ •
1 · ) .J. 'i'ITlllll' t.' ntlt.•r t n C' t O t' e•\ S \ Jt\\ l f t COOO de t\ "' CO \\l \ll) l ·
t'fl l\lc) f\\ (l fl tl l . L t •
• clt' l l )t\<' l " t\t e t)\l' l 'C(.'Cl nl Rll l()('Xlll\\ C \ \ ele $ \lS
• . "')f'(,J1 'l ''i •\
1..'t\ t' lc) l\t ' :-¡ .\ <\ · '' '
prOJl i ti ~ 1·~tlt.'C'ic.) t\ l':; { \'<{\~t.' t. 1 (':l p t l t t l t.). •l l ): .
f) f • c~to ~e sigltC q t1 e t1t1 t1 Cc) 11c ' l )Cl l)l'\ ut1l d la co11tr tll r a 11s-
fe r e t'\c1n co11si st 111a <' 1'1 1·cfc 1·i1· el t é r 11\\ 110 n lt:ts r espL1eslns es pc-
cif'l c:-ls. de or igt:- n e111ocio11al. pro , ·oca dt1 s e n el n11t1lista p or las
pa r tict1J,1r es ca 1~~1 cte rísticas del µa cie1'\te. Así se exclui rá n los
r asgos g¿11e1Yiles de la per son ali dad del an alista y de su es-
t ructura psíqu ica (q ue color ear á 11 o a fecta r á n su labor con
tod os los pacien tes), con las co11secu e ncias sigttientes:

l . Existen r espuestas con t1·atran sfer enciales en el analista a


lo larº° d e todo e l t r atamie nto.
2 . L a co~tratransferencia puede cau sar dificultades en el aná-
lisis o conducir a un m anejo inapr opiado de éste, si el ana-
lista no se p er ca t a d e ciertos a s p ectos de sus reacciones
contratrans ferenciales o, por más que se per cate, no logra
super a r los. . .
El exame n p e rmanente por el analis ta de la s va~aoones
3. que p r ese n tan sus sen timientos y acti~udes hacia ~~ p:·
cien te puede llevarlo a a dquirir una m eJOr comprens1on e
los procesos que se dan e n éste.
. . . al u e n o se ha dest acado, en estos
Q~1s1érarnos ~u~enr ,. go q ue la actitud profesio1ial.del
términos, en la b1bl1ograf1a, y es ~ . ,, especto del pac1en-
. . 1 "t mar d1stanc1a r .
terapeuta al pe-r1""'n1t1r e o él y sus sent1-
, 11 d ·r en contacto con
te sin dejar por e o e segw d ión de la labor
da en la con u cc " E
roientos, es de enorme ayu d 1 "postura analítica . s
analítica. Arlow_ (1985) habla e_ a el" o operante" del ~na·
pertinente mencionar en este. sentido. 01fruck, Poland, GnggY
lista (Fliess, 1942; McLaughlin, 1981, . o a la actitud pro.fe·
Granatir, 1973). Estrechamente ~soc~:~ el ejercicio efectivo
sional y al "yo operante" del anal1;!ªautoanálisis. Al respe~:
de su capacidad de autoexame~ y o de una "funcl
K-rámer (1959) se ha referido al us

116
nuton11alftica" (vóaAe R. L. Tyson, 1986). La postura profe~io-
11:-11 de l nnAlist o ( qt1e no equivale en absoluto a una actitud de
i11ciifcrc r1cin ).os uno de 1cJA factores que le permiten compren-
1 der el n1 nte?r1 rl1 que le presc>nta un paciente aun cuando no
J1ny a sido s 11ft cicntrme r1te anali zodo en s u propio análisis di-
drtctico, ni tAmpoco ns in1ilndo como corresponde d\1rante su
for11lnció11. Rs t:1si mi s rno uno de los factores, apnrte de la com-
J)rcns ión intclcct.t1ol, qu e habilitan e ciertos terapeutas no ana-
lizados pArn practicnr correctamente la ps icoterapia, sobre
todo s i lo l111ce r1 baj o la s upervi sión de un analis ta. Al exponer
estas ideas deseo s ubraya r al mis mo tiempo que no st1bestimo
la importa ncia del nná li s is personal en la formación del psi-
coa na lis ta, ni de la s res iste ncias contratransferenciales que
s urgen en él a ra íz de s us confli ctos internos no analizados.
E l co11cepto de contra transferencia puede fácilmente ha-
cerse extensivo a otros á mbitos fuera del tratamiento psicoa-
nalítico, y la tom a d e co nciencia acerca de la contra-
transferencia, cons ti tuir un elemento provechoso en cualquier
relación médico- paciente o terapeut.a-paciente. De esto se in-
fiere que pa ra el clínico puede poseer un valor potencial vigi-
lar s~s propias reacciones ante los enfermos, y aun conocer la
reac~16n _de ?~ros mie~b:os del personal médico que integra
una rns t1tuc1on terapeut1ca. Por ejemplo, ~Iai n (1957, 1989)
h_a relat.a~o el caso de un grupo de pacientes que suscitaba 11n
tipo _particular de reacción en el personal médico y de enfi _
mer1~ ~e un ~os~ital psiquiátrico, s ugiriendo que si bien
reacc1on pod1a Vlncularse a los problemas y conflictos internos
di:a
g~~erad_os por los pacientes en el personal era asimismo ma-
n11estac16n de un á · . '
tes La ob . , rea ps1copatológica de los propios pacien-
pu~de t servac10~ de las reacciones contratransferenciales
. ener, pues, importancia diagnóstica.

117

7. RESISTENCIA

Si el concepto de alianz a terapéutica (capítulo 3) ~algunos


aspectos de la t1·ansferen cia (capítulo 4 y 5) se vinculan a
tendencias internas de] paciente que pr openden a 1 ~ pres~rva­
ción de la relación ter a péutica, el concepto de resistencia se
relaciona con los elementos y fu er zas del paciente que se opo-
nen al tr atamiento. Aunque este concepto, m ás clínico que
psicológico, fue descrito origin a lmente en r elación con el tra-
tamiento psicoanalítico, puede extenderse con fa cilida d a otras
sit uaciones clínicas sin someterlo a una modificación funda-
mental.
Como concepto clínico, la resisten ci a surgió en los primeros
intentos de Fr eud por su scitar r ecuerdos "olvidados" en sus
pacientes histér icas. An tes de la creación de la t écnica psicoa-
nalítica de la asociación libr e, cuando Freud aún empleaba la
hipnosis y la técnica de la "presión sobre la frente" (capítulo
2!, concebía a la resist en cia como todo aquello que en el pa-
ciente se 0ponía al a fá n del médico por influir en él. Según
F~eud, esta oposición era el reflejo, en el tratamiento, de las
~is mas fu e r zas que habían generado y mantenido la
d1 . ºó ( .
soc1ac1 n represión) de los recuerdos penosos desaloj4ndo-
los de la conciencia. Al respecto comentó (1895d) que:

i"1ª fuerza psíquica( ...) había eliminado originariament.e d&


b: ª:ociación a la representación patógena, y ahora CQD •
u retomo en el recuerdo. Por tant.o el no saber ~
histéricos e d d '
ra en ver a un ... no querer saber. m4a ~ .~,.....

119
consciente. y la tarea del ter ape u ta consistía. en ~ up: rar esa
resi.<;tPnc1a a la a1:oc1ación mediante u 11 trabaJo p~ 1qu1co .

Ente ndía qu e la r esistencia se _ presen~aba no sólo,,en_la


h . teria 0 Ja n eurosis obsesiva (las "n euros1s d e d efen sa ) sino
lS
b ·én e n otros estados patológicos, com o los ps1co. ' t.1cos. Al
tam i d , ti ,
r e latar un caso d e paranoia crónica (1896b ) estaco que par o

de la premisa de que en la pa r a11oia, com o .e~1 l ~s otras d ~s


neur Osl·s de defen sa cor1 que yo estaba far111l1a n zado, · l1ab1a·¿
unos pe n samie ntos i11conscie n tes y unos r ecuer dos repr1rn1 os
lo mis ino qu e en aquéllas, podía11 ser llevados a ~a con-
que,
. .
ia venciendo una cierta ·_ · e. . .) L o peculiar
res1:::itenc1a. . . era
cq1ue~~ainayoría de las veces la pacie nte oía o alt1c1nab~
tntde-
c
riormente, · ¿·icac1on
con10 s us voces, 1as in · es que proven1a n e
lo inconsciente .

ace Freud de este caso se pon e de


En el exam en que h . . tre las pr odu ccion es del
' 11 difer en cia en .
manifiesto que p a r a e ª. n de forma m ás que de conten1-
p si cótico y l as d el neu:~t1co er~e s urgir com o fant asía o en un
d o L o que e n el n eurot1co pue een cia (véase nuestra
. . ,t ' aparece com o cr , l 5) En
su e ñ o , en el p s1co ico . sicótica en el cap1t u o .
discu sión d e la tra n sfer en cia ~t do lo que interrumpe el pro-
1900, F r eu d p u d o afir :U.ª r que : r esist encia". e-
greso del tra b ajo an al1t 1co e.s ~e esa r esist encia er a la a:os-
Consid er a b a qu e el m~t1vo afectos díspl acen teros. da-
naza d e la a ct ivaci ólil ~e ~deas yue se r esistía n a ser rec~r r o-
tuv o que las ide ,a s r epr1m1das (q en osa, aptas par a ,P ·-
da&) eTan "todas ellas d e natura lezla pepr och e el dolor ps1qu1l
vecarlos afe ctos d e la v er guen b"
·· za e r (l 89 5d).' No 11u b 0 en d e1
~ :18: aensación d e un m~nos,ca
0
bio esencial cu an ~­ °
'"· "" • cePto de resisten cia rungun cam den ominado su se~ _
:¡¡'ti*'lai.a ingresó en lo que h~m os. p or tancia de Jos 1!11
1
a,itulo 1) y se reconoció a ~m d las experiencias
i nternos (a difer encia . ~ la gén esis de.la
la cau sación del conflict Y e la res1s-
meuz6 a cons ider ar se quoración de
contra la remem 1 per ..
""'"'~•'lt'IJ'.>i'n con tra e bre
r:::

un artículo so
"EJ m étodo psicoanalítico de F r eud" (1904a), que él misn
escribió, enuncia que 10

este factor de la resistencia ha pasado a ser uno de los funda-


mentos de la teoria . A las ocurrencias que suelen dejarse de
lado con toda clase de pr etextos ( ... ) Freud las considera reto-
ños de los prod uctos psíquicos reprimidos (pensamientos y
mociones), des figur aciones de estos últ imos provocados por la
resis tencia que se opone a su r eproducción. Cuanto mayor es
la resistencia, tanto más vasta es la desfiguración .

E n este enuncia do se aprecia la incorpor ación de un nuevo


elemento: ya n o se concibe a la resistencia como la sofocación
tota l de un conte nido psíquico inaceptable, sino como la cau-
sante de u na desfiguración de los impulsos y r ecuerdos in-
conscientes, de modo tal que éstos apar ecen disfrazados en las
asociaciones libres del paciente. En este sen tido, la r esistencia
operaría exactamente igual qu e la "censura" del su eño (Freud,
1900a), o sea , s u finalidad sería impedir qu e se vuelvan cons-
·cientes los sentimientos, pensamientos o deseos inaceptables.
El nexo entre el fenóm en o clínico de la resistencia y tales
procesos de "desfiguración" o de "cen sura" condujo natural-
mente ,ª la for1nulación de que la r esisten cia n o era algo que
apar ec1a de maner a espor á dica durante el análisis sino que
~~taba .presen te siempre en el curso del tratamiento. El pa-
ente no debe perder de vista que un tratamiento como el
nuestro es acompañado d .
tante"' (Fr d en sa . evenir por una resistencia QOn.s-
artículo lae~atis~:og·~· También comentaba, en este nüsme
cimi t ' cc1 n que extraían los pacientes de su
en ef~r~~unto éste que luego amplió, y al cual volv
nida or te capft~lo., al ocuparnos de la gratificad
/e
dad caVfst~1go.
del s ufrimiento Y de la satisfaccidn de
dica~n e~ capítulo 4 mencionamos ya la bu
Segti: él rf u~la la relación entre tranáfi
obstácul¿s ~áaarnaddas "resistencias
e . (1912b
oanalít1co po erosoa qua~ 88 ('1'.'1'1

'Vos al te , 1940a f 19
nación dral peuta pueden
e Paciente a :rw
. . . . dos en vez d e r ecor da r los, o sea que
y expenen c1as r epnm1 Í í y a 11or a d e la s ituació n analí-
vueJven a presenta ~se e n el a quaimien to de estas transferen-
. E lo inconsciente, e su rº. ¡· d
tica. n 1 d o del p acie n te sobre el ana ista p u e e
cías d e figu r as d ed pa:~te peligroso. Sobre esto, F reud comen-
r esul tar e xt r e m a a m
tó lo siguien te ( 19 12b):

Qu1·en h a ya recogido Ja impr esión correcta


b' .
sobre cómo el
1 éd.
. d
an al iza o es expulsado de sus vínculos o ~et1vos. con e. m 1co
~n pron to Cae baJ·o el imperio de una .vasta res1ste11c1a. trans-
r ncíal· cóm o lu ego se arroga la liber tad de descuidar la
'ere , 1· . , l
r e Ja fun damen tal del p sicoan á 1s1s, segun a cua uno e e
1 d b
g uni ca r si n previ a crítica todo cu anto le ven ga a la rnente;
com l ·
óm o olvida los desigr1ios con los que e n tró e n e t ratamien to y
~ómo a h or a le resu ltan indifer en tes un os nexos lógicos~ razo-
n a mi e n tos qu e p oco a n tes le l1a brfan h echo la mayor impre-
s ión ; esa p e rso n a , decimos, se11tir á la _n ecesidad de expli ca :~e
a quell a impresión por ot ros f~cto res tqt1e) resul tan, ta mb1en
el los, de la s ituación psicológica en qu e la cura h a puesto al
analiza do.

FUENTES y VARIEDADES DE RESISTENCIA

Hacia 1912 en lo tocante a los orígen es ~e la re~i~ten~ia e~


'
los p acientes que es
t b
ªan e~. :
h a b ía est a blecido sólo u na i er enc1 .
.
t a t amiento ps1coanal1t1co, reu
a funda men tal: la existen-
la resistencia de re-
te entre la resistencia d~ transfe;en~iae~tructura p~íquica del
presión. E s t a última er a tnher e n e .ª ~o de su s impulsos y re·
individuo y se oponía al pe rcatam1e? t c·as t r ansfer enciales
cuerdos p en osos o p eligrosos. Las r es1s ent.~uidas por vínculos
pueden a la la r ga desapar e ce r y ser sus: tica mientras que
afectivos que r efuerza n la alia nzda ter a p bu1·1·se ~orno una fuer-
. . · , h n e can ee
las r es1st en c1as de repres1on a fl ctu a nte) que se opone
za interior siempre presente (aunque u . to
·d el trat am1en ·
a las finalidades per segm a s por . . · da a partir de 1 ª
La tercera fase del psicoaná lisis , imc¡;e descrita en El yo
"teoría estructural" de la psique _tal como . sustancial en l~
y el ello (Freud, 1923b), intro~uJO un c~b~ra posterior, Jnhi·
0

ttád6n de resistencia. En una importan °


122
bició1i, síritoma y ang ustia ( 1926d), Freud pu ntualizó que no
sólo Jas mociones instintivas presentan peligros para el yo,
sino ta m bién el superyó y el mundo externo. Propuso entonces
su segunda teoría de la angustia, consider ada como una señal
de peligro par a el yo, y no, como originariamente él había
pensado, una tra nsforrnación de la libido r esultante de la re-
presión de un impu so sexua l. Según .e~ta nueva ~oría , la se-
ñal de peligro podía aprontar una actividad defensiva en el yo,
dando origen a s u vez a una r esist encia contra el análisis.
Freud estaba ya en condiciones de difer enciar cin co tipos y
orígenes principa les de la r esistencia (1926d):

1) La resistericia de represión, entendida com o la manifes..


tación clínica de la n ecesida d del individuo de defender se con-
tra los impulsos, r ecuerdos y sentimientos que, e n caso de
acceder a la conciencia, provocarían un estado pen oso o ame-
nazarian con provoca rlo. Esta resistencia de r epr esión puede
asimismo concebirse como un r eflejo de la llam ada "ganancia
primaria" de la enfer1 r1eda d neurótica, frase qu e a lude al be-
neficio que conlleva la resolución d e un conflicto intrapsíquico
penoso mediante la for mación de un síntom a n e urótico. En
caso de que los mecanismos de defensa no pu ed an hacer frente
al conflicto, se cr ea el síntoma como una "for1n ación de última
instan cia", tendien te a tr amitar lo y a prot eger al sujeto del
percatamiento consciente de su contenido psíquico doloroso.
Dur~nte el anális.is, el proceso de la a socia ción libre genera de
cbo~tinuo este peligro potencial, a raíz de las incitaciones que
nnda a lo reprimido E t
d . · s o, a su vez, promueve la resistencia
e~mreptre~16ln. Cua nto m ás cerca de la conciencia se encuentre
ª en a r eprimido may
anali 8 t . '
ál · .
or ser a res1stenc1a y la tarea del
a consis te en facilitar d· t . '
el acceso de dich . ' me ian e sus interpretacioneS',
el paciente dos contenidos a la conciencia de un modo que
2) L P.ue a soportar (capítulo 12).
a resistencia de t fi. .
resistencia de r .6 rans erencza, en esencia similar & la
rística de que er;e.s1 n, pero dotada de la particular caractect
surgidos, de rn re eJa ~a lucha contra los impulsos infa.ntaillíi
analista ( anera directa o modificada en la relaaiL..
. capítulo 4) L •t . ' u .ui
na} reprimido .. a s1 uac16n analítica reanima.aJ¡
o tramitado de algún otro moda (Jl\ ~

123
do en un síntoma neurótico) bajo l a fo rm a d e una des fi ~raci6'.1
de la r ealidad. Esta revivencia de l pasad_o e n la relación p ~1 -
coanalítica puede provocar la r esistencia d e lran s feren c1a .
También en este caso el analista debe ay udar con sus inter-
pretaciones a que surja en la conciencia el ~onte~ido de la
transfe 1-encia de u n modo tolerable. Las res1sten c1as trans-
ferenciales incluyen la coartación consciente por el paciente
de pensamientos acerca del a nalista, así como su reflejo en
pensamientos transferenciales inconscientes contra los cua-
Jes se defiende.
3 ) La resistencia puede de1·i.var del berieficio de la enferrrie·
dad (beneficio secu11dario). Si bien en un pri rner momento el
individuo puede experimen tar el sí11tom a como u n "cuerpo
extr año" indeseable, a menudo se da u11 proceso de "asimila-
ción" del síntoma en la organi zación psíquica. "El yo se com-
porta dice Freud ( 1926d)- como s i se guia ra por esta consi-
deración: el sín toma ya está a hí y no puede ser eliminado;
ahora se impone avenir se a esta situación y sacarle la máxima
ven taja posible." Estos beneficios secu ndarios provenientes de
los síntomas nos son b ien conoci dos: son las ventajas Ygratifi-
caciones q u e nos prod uce el hech o d e caer e~er111?~ Y de que
los d e m ás n os cuid e n 0 compadezcan , o la satisfac~1on que n.os
d a d escar gar nuestr os im pulsos agresivos o ven~a~1vos en qwe-
n e s se v e n for zad os a compa r t ir nuestro pa dec1mient?. fLa ?~-
. . u ede d er ivar asimis mo de la satis acc1on
nanc1a se cun d a na P d · m asoquistas ocul-
. dd t ' 0 0 de t e n encias
d e una n eces1da e cas ig d l aci· entes con "ne uro-
. l serían los e os P
tas. EJe m p os groseros 11 'nd ividuos que enfer-
sis d e compensación~, o los. d e aq~: :1~: les t rae (v. gr., si el
m a n por los b en eficios sociales q d ,an ganar traba·
subs idi o por e nfer1ned a d su per a lo qfiue _~oprairticular de resis-
. t esta orr11a .
.J a ndo). Durante el tratam ien o, . . ·ente del paciente a
. l gativa inconsci d
t e ncia se m a rufiest a e n ª ne d . de su enfermeda ·
. · secun a n as . 0 fre~
r e nunciar a las ganancias d la resistencia que
4 ) La resistencia del ello obe ece a b 'o en su forma orno-
. · t" a todo carn i . ninar
cen los impulsos inst1n ivos d (1926e): "Cabe irnaó- ·
dalidad de expresión. Sostuvo Freu dificultades si un proc~s~
que las cosas no dejarán de ~frecer ndado por cierto ~tnUl,,
pWaional que durante decenios ha a le ha abierto .
:d•ltlt ele; pr onto marchar por uno nuevo que se

124
Esta va riedad de resistencia exige pa ra ser eliminada la "ela-
boración" (capítulo 10). A nuestro entender , puede considerar-
se que esta resistencia al t ratamiento es parte de la resist.en-
cia psíq uica más general a renunciar a hábitos y modalidades
de conducta adquiridos, a "desaprender lo aprendido". Una
faceta de Ja "elaboración" consistiría en la adquisición de nue-
vas pautas de funciona miento y a prendizaje que inhiban a las
a ntiguas, más a rra igadas. Se su pone que este proceso consti-
tuye una parte importan te de la tarea a nalítica. En algunos
escritos psicoanalíticos se ha atri buido la resistencia del ello a
la "inercian, "adhesividad" o "viscosidad" de la libido.
5) La resistencia del superyó procede del sentimiento de
culpa y de la necesidad del pacien te de recibir un castigo. Para
Freud era ésta la de m ás difícil discernimiento y tramitación
por pa rte del analista; trasun ta la presencia de un sentimien-
to i11consciente de culpa (1923b) y da cuenta de la reacción, en
apariencia paradójica, del pacien t e fren te a cualquier avance
del análisis que represen te la consumación de algún impulso
contra el que se ha defendido obedeciendo a las instigaciones
de su propia conciencia moral . Así, un individuo con fuertes
sen~~ mie~ tos de culpa debidos , por ejemplo, a su anhelo de ser
el h1Jo mas ~ueri~o Y de vencer a sus hermanos, pued e reaccio-
nar .con res1stenc1as ante cualquier cambio que a menace pro-
ducir. una situación en la que nuevamente tri11nfe sobre cier-
to~ n~ales. ~ bien un sujeto con intensos sen timientos de
c~ pa i_nconscien tes provocados por su s deseos sexuales reac-
cionara con fuert · t .
l1.bere. Un eJemplo
. e res1s encia cuand o el proceso analítico los
'd d e r es1s
· t enc1a· superyoica sería el del . ..l!
v1 uo que se _. t llilw.•
luego repr1· pe1·1n1 e pens~r algo que lo hace sentir culpablet
me ese pe nsamiento d 1 .
malestar que a 1 · · ' Y acu e a a sesión con 110
le muev ' . a .1arga, r esulta ser producto de esa culna· q~
e a resistirse al ál · · L ·r - ~
estas resistenc· a n is1s. a forma más intensa: ,.i....,
ias superyoi . ~
Péutica negativa d 1 cas se aprecian en la reacci6a¡'br - lW'.
.~~·;l_·

' e a que nos ocuparemos en el capítu.11


Según Freud l ~
han íntimam to(s enómenos clínicos de la resistewde~
la gama de ~~ e ~unque no exclusivamente) li
Vinculab carusmos de defensa de los
an específicamente a la represión, a

125
en1 >I ~\ et t "1·n 1it\O '"rt'pn•s ió tl .. l.'.'l'll\l) sil'"'''''''º el<.• ~o.f't• t\S n. '.'1
f l L \sn.
~t.'t'lt'.'l'"~l .
, , t:, l•.••,,, 01· •~,,, ,.......~ dt.' dt'tt't\S~l ~tt l)..tt.
,
' tl ) ' St ' \t t t lt V.t\t\. ilt\t R
• 1. . J • ' t ~ ..\ 'J• lJ'·"~ ti , '':lt•l \i~'\) \t.'t'l t:'~l)ec\n l. l tts '1t le ~t-~ ll t c s e r\-
1\U\"n:• ~lr ~l '-~- " ·~· e- •
t'
; ar-:.,1 r, si ~~ ....1, 1it i11::'r'1 l~' libr<' ~· tr~~'' ', C)Xpt ,~, 1.~ 11 .d ' s.tts de-

:-:-
~'~ lll~
.....
., , .,.
~\.~
"l' t::..t't·' ~. ..~ 'X\l~l
... "" . lt'~ o f\~'O~l
. \'(IS. l' l l l~'\ Cl.)l'lC\()1\l' \ tl o en
;1 ~lt\tltt~t.:l t." \rl('l\t~·~tl \,, t'•"'lt,-eil'''· la f\l\ttlt1c i t)11 rctrouct i~
~~ . ¡,.1 ittt ,l~t tt ~li ··'"'' ' li. 1:1 ,.~, 'll)t1~1lit.~Cil ''· l t\ id~11tificación
\ n ~t sg. r~$ 1-. li1 t~'T111a~·io11 r~~\ ' tl' 't\, te. Fr ud l l 937c) co-
m~nt qt1~ -1 ~ tn ?'>~,1 1,isnl\)$ de defel\Sa ft·el\te a a n tiguos peli-
•!n'S r et4.lr11.an en la ~urs co1l10 ,,••~istc1t<.'ia • nl restablecit11iet1to.
Se de$e111boca en esto: que la cur ació11 I11is 111a es tratada po1· el
\•l1 com o un peligro x1ue'"'º ~.
- 1-a l1abía h ech o r efer e n cia ante1·io1,mertte al vi nculo exis-
tente entre el tipo de res is tencia que n1anifiesta u11 individuo
.}· la índole de su organización d efensi'' ª s ubyacen te. Por ejem-
plo, describió las particular es disto1·siones que s ufr e la asocia-
ción libre e n el caso d e los n e uróticos obs esivos (1909d). Empe-
r o si bien enten día que las diver sas clases de resistencia eran
indica tiv as de cie rtos a s pectos de la psicopatología del indivi-
duo (1926d), e n lo fundame n tal er a n para él obstáculos que se
oponían a la labor analítica. .
En 1936, An na Freud, en s u obr a El yo y los m ecanism.os
de d efensa, s u br ayó que las r esist encias pu~ den ~ro porc1~­
Jlar a bunda n te in formación acer ca del func1oi:a m1ento ~s1-
quico d el p a cien te. E n la medida en qu e refl e1aban un t1~1º
determina do d e conflicto y d e defensas ~mpl~adas cl ?t~ctora E~
b . t d 1 estudio ps1coan a i i ·
pasaron a ser enton ces ~e ~ e . 0 . ld 'a a l análisis
e sencia ' e l aná lisis de las r es1sten c1as equ1va ri
· t qu e pasan
a "or,
11
..v."lar 1

de los aspectos defe n sivos d e p ac1en e n· t 1 De ahí que el


'"

parte del desenlace pa t ológico de su s con , icdº~· análisis de la


"análisis de la defe n s a" r e alizado tra ves ed
- papel ca a vez
ª más des-
resistencia llegara a d esempen a: un 0 d l965· Glover,
tacado en la t écn1ca · ps 1coa · na lI"t1ca CA. r ·reu '
ud 1985). '
Refirién-·
1955; Hartmann, 1951; San~ler Y ~- F:~ cÍg87) afirmó que
dose al análisis de los suenos, Gillm _ "sueños de
desde cierto punto de vista todos los suenosb so~aterial in-
. t nido encu re ,...... . 0
reai&tenCla" por cuanto su con e d . al rn1slll
'
~ente contra el cual el in ivi uo
· d ' ·d se defien e, terial que
~ eLáuef'to es "una ventana abierta ªun roa

126
cl.t-" otrcl 111 c>cJo r <'Al1lt¡1ría inaccesilJle". Gillman continúa di·
c•t'l1{lo q11 ~ l cl~ 9 \ t (• 11 oa tras unta n las defensas cnracteneticaa
de' los pnt' t<'J'lt</3 pnrn ltpa rt.or de la concien cia el contenido
¡>síqti ico di ~pl occ 11 Le ro .
Roicl1 ¡111so de relieve er1 va ri ns ohras important.es (1928
1929, 1933) que ciertos in dividl1os dPsarroll a n r asgos de ca:
rñcter fijos co1110 rcsu ltodo de ~uR procesos defensivos del pa-
sndo, y que esos rnsgos se revela n tanto en la p er sonalidad
co1110 e n el proceso psicoa n a lítico, a m a n er a de "actitudes fi-
jas'' c3rocte11sticos. A estas a ct.itudes, Reich las englobó con el
nombre de "cora za del ca ráct er" (Charakterpanzerung). Si bien
sostuvo qu e la s resistencias producid as por esos rasgos "fijos"
de la personalida d tenían que ser en un comienzo el foco de la
labor a nal ít~ca, Anna Freud (1936) opinó que sólo debían p o-
nerse en pnmer pla n o del a n álisis cuando no se detectara n
11ue~as de un conflicto presente que .comprometiera al yo, las
puls1ones y afectos. Este punto de vista fue a mpli ado más
tarde por Sterba (1953).
En" 1937, Freud publicó su "Análisis te1·1nin a ble e intez·nri-
~a~le (19,3:c), donde examinó diversos factores que podían
~1m1ta: el eXJto de la labor analítica. E n tre ellos se halla ban la
~::~1s1dad conlstituciona~ de las p u lsiones, qu e cont ribuían a
ecer en a personalidad del in di .d 1 ,. .
una "roca sólida" in modifi bl Ot Vl u o º .qu e e l denominó
acceder a conflictos lat ;ca e. r o er a la impos ibilidad de
transferencia y por en~n es qu e n o a p a r ecían revividos en la
además que la mo ·1·d ~ n o : r an .a nalizables. Freud sugirió
fuentes de conflict~ ~ . ~6 ~ viscosida d d e la libido, y ciertas
env~dia del pene en la :u ~camente .d:te1·minadas (p. ej., la
varan), contribuía n a la J ! Y la .pasividad constitucional del
Poco después D res1s tenc1a al cambio.
~ión de las vari~da~~~ch (1939) !>ropuso una triple clasifica
intelectuales o "int 1 de la. resistencia: 1) las resftrieifCDít
transferenciales Y 3)el ectua.l1zadoras"; 2) las resistétti
~:cesida~ del P; ciente ~: r::~st~ncias que surgen a rríl ti
e material infantil E . en erse contra la rettiem
c~rne.ntando que los Ín ~a~nó por extenso el p .,
an:li~telectuales procdiVJduos que presentan estas .
s1s Por un uran reemplazar el
a comprensión intelectual.

127
sujetos muy inte lectualizados, e n los ne uróti cos
apare_cen en pac1·entes "'con afect os b loque ados o pertur ba-
obses1vos Y en . . ~ · d
dos quienes. habie ndo r e pnm1d o e l as pecto _ª ~ct1vo ¿·e sdu
·d · t vi·eron e l as pecto in telectua l como un1co m e io e
"'' a . re u n
expresión ( ... ) de s u personalida_d . . .
p s e al nexo estr echo que ex1st e e 11 t r e r es1s t e n c1a y defen-
sa, s: ha destacado a m enudo q u e n o so_n sinónimos (Brenner,
! 981: Gero, 195 1: Laplanche )' Pon tal1s, 19 73; Loewe nstein,
1954: Lorand. 1958: Stone. 1973). Blun1 (1985) afirma acer ta-
damente:
El concepto d e d efe nsa es m ás a mpl io que el de resis tencia,
dado aue este ú ltim o es una fu nc ión del t r atamien to que cobra

s ignificado a partir d el p r oceso a na lítico. H a bitu al mente se
considera cómo influye la r esis te n cia e n la a sociación libre y
e n la coope r ación d el paciente con la a lianza ter a péuti ca , pero
t ambién es posible d e finirl a y d escribi rl a desd e muchos otros
pun tos d e vista: la r es is tencia tran sferencia l_, _la resi s~n~a
del superyó, la r esis ten cia d el ello, la r eacc1on ter~peut1ca
n egativ a, l a s tenden ci as a la repetición y a la regres16~, etc.
En u n sen t ido amplio, l a defe n s a i mpide la comprens16~, Y
ésta p er 111 i te tom a r con cien ci a d e las operacion~~ defens1va_s
que ope r a n com o r e sis ten cia e n el pr oceso an al1t1co, y su pn-
mirlas.

Si las d efen s a s son par te in tegral de la estructur_a psdíquica


. · en ta su tentativa e pro-
de l os pacientes, l a r es1s t enc1a r epres 1 dimiento ana·
teger se contra las amen azas que impon e _e prG oce (1967):
. , . Com o sostiene reenson
lítico a s u equ ilibno p s1 quico. d la neurosis del
"Las r esistencia s defie nde n ~l sta!~aq~:reae analítica y al yo
enfer mo, oponiéndose al ana l1sta, R 11 (1985) puede con·
razonable del paciente". A juicio de anged estra~o defensivo
. . orno un segun o . ulta
sider arse a la r es1stenc1a c . stentes res n
activado por el yo cuando las d efe nsas exJ
demasiado d ébiles. . , sobre otra faceta al
Stone (1973) ha llamad o la aten c1on
señalar qu e · no
. an m edida, s i
los fenómenos de l a resistenoa son en gr toproteetora.
· nservadora Y au
d
eRlúaivamente, de ten enoa co , . cion ales en cuan-
.._qwre si'& objetivos son por lo coroun irra
128
rto a s u de r1vaci6n,. y en buen a pa r te desacordes con e l yo, es tos
1enón1en os se av1 en en a la labor a n alí t ica. Debe da
.d d b' . r ecor rse
1 ti l
que a . 1na 1 a. su ue. t1va de s u exi sten cia es proteger l os as-
pectos
, 1ncon sc1entes insertos dentro de la per sonalidad, y, re-
c~ proca1n e ~ te, p:o t.eger 1a _
p er sonal ida d del adulto de las inva-
siones y ex1genc1as p ote nc1almen te djsociador as de contenido8
hasta entonces incon scie n tes.

Y luego añade: "El aspecto infantil del yo [del paciente]


vivencia desde el comienzo al a nalista como u na amen aza".
Esto es un refl ejo del punto de vis ta según el cu al el encuadr e
analítico incita a la regresión, y su r esultado es in ten sificar un
deseo o impulso previa mente reprim ido, con lo cual aumenta
el confli cto y cobra mayor vigor la r esis ten cia. Si se examina la
bi bliografía ps i~oa nal_íti ca pos terior a Freud , se a precia que el
conc~pto d: _r~s1 stenc1a ha perman ecid o en esencia intacto en
el ps1coanalisIB, pero en cambio se han d escrito con detall l
, lt· l r.
mu 1p es , ormas que puede adoptar y sin lugar a d d
e as
1
·b·1·d d , u as, a
sens1 1 i a ante los signos su tiles de resistencia es conside-
rada,_en ge~eral, como una pa rte cada ve z m ás importante del
bagaje técnico del ana lista. Interesa difer e nciar entre· 1) 1
concbe pto de un estado psíquico interno de resistencia q. ue
es o servable de modo dire t 2) l '
:o
dicha resistencia que a m e od, y d o~ signos observables de
, enu o se es1gnan co 1 ta ·
en plural: las "resistencias" El h n e s us n t1v o
distingo ha dado . · echo de no establecer este
0 n gen a grandes conf ·
~nda categoría de "resistenci ,, us1ones , ya qu e la se-
1nterno de mayor res . . a s es el p r oducto de un esta do
lista debe abordar la ~s:~~~1~~:n el ?rl:m er sen tido), y el ana-
festaciones concret as (au ste últim o más que sus mani-
~has manifestaciones).Va~ ~uando no tien e que soslayar di-
_uctas que habitualmen te s a pen~ apuntar que ciertas con-
cia del pacien te (como el edcons1de ra n señales de resisten
Pueden gua r ar silen · •
sis s_er entendidas, en de te . . dcio o quedarse do1'1nido)
. , no solo como una . ~ tn1na os momentos del arutJi..
~1~n no verbales de d res1stenc1a sino como fo1·mas de
v ~~ Ferenczi 1914~Khseos, fantasías o recuerdos r .
. .~ uede ' ' an 1963) ·
hizo resultar útil a . , .
Por Glover (1955) entrpl~car la ~erenciaci6n de
un lado, Y la . e as resistencias •obvias" o ~
s resistencias "discretas", pd't" il

129
. .
d l trata1n1er1to, \ a s tardan-
.
primeras
0 a usen
incc1.lau:;~i~:r1:das
· ten-upc1ón e
.
a las sehsioneasu,
l rec azo
.
;~n~1!~~~~pel
· ers1sten-
.
malen-
d
zas d c1·rcunloqu1os, e i· ta la adopción e una
t el uso e d. e el ana is ' d ¡·
e, d"d ante todo cuanto ic . la abstracción con10 mo a 1-
ten 1
.t d
°
de presunta
·gnoranc1a,
l . to o el quedarse
d
or m
·¿
1 o en
1
a
act1 u . d 1 ensam1en ¿· . t
dad sistemática e P. menos llamativas, más isc1 e as'. se
ses1·ón · Las res1stenc1as
. d n aparen t e acatamiento a. los r equisitos 1
d . ·mulan <letras e u
1s1 . · ón ana i·t· i ica . Puede11 man1festarse en da
que impone la s1tuac1 ue dice el ana lista, en el aporte e
coi·ncidencia con todo lo en
- os) q e l cu al , segu' n supone el paciente, ,
material ( v. gr., suen. . ter és Y en tnucl1as otras iormas.
1 a nalista tiene particular in a l ' l a ca1·acte1·ística de estas
e
e O Gl . "en gener , t
señala ove1' . t ue no dan lugar a es a-
om . . . t s J UStan1en e q . i ·t· ·
res1s . tenc1as d1sc1 e as e rficia . 1men t e la s ituación a n a l ica· ru
llidos no quiebran supe , b. se infi ltran en ella, 1a irn-
la de~bandan, si~o ~~~ :eaostro' :odo, en lugar de ir con~:~~
pr egnan o, para. a~c~~evar p or ella como esos troncos
corri en te se deJ 1 aso" • d •
r .d os que estorban: ? .. o las r esistencias ~gu. as
s u me ~ h 1 (1945a) ha distin guid ifi estan pnnc1pal·
F en1c e •s e n cubiertas, que se man bios en el pacien·
d e las fonn as m ao de que n o se produ:e.n ca~recería proseguir
m e n te en el h ech 1 t r a b aj o psicoanahtico p . ' n clínica (sobre
t e por m ás que U e i· m portante diferen c.1a.c1odel carácter") es
' 1 d s
s in d ificu t a e .
na
d el denomin a o ª.
d " n á l1s1s
ci as acordes ca~ e
1
t odo en el contexto . d entre las resisten G'll 1988· Re1ch,
la que se h a est;b;ec~n ºel yo (Dewald, 19~~\as'q~e ;acien~
el
o y las de sacor e a s segundas ª º':' .ª q. a las acordes con o
y1933· St0n e; 1973). L la labor an al1t1ca, . t encias sino coro
. nte ' que e n t or pecen
. 1 s siente c~m 0 res1s . Las expresiones l
s1e r e l contra n o, no a dich a s1tuac1ón . anteriores a e
yo, po o ia das en el yo" son las corno
reacciones a pr P,, "de sa corde con d be entendérse ia"
"acorde
t ria escon el yo¡ le Freud (1923b) Y d:s con la conci9e~~) h~tl
eo tructura ·enc1a . " y "desacor 3) y D e wald (1
ciac•'ón
"acordes con la conc1 . nte, Stone (197 or Is diferen Jd:
E n fecha m á s r ec1e t s semejantes, . p ,, Dice oewa
abogado, con ~r~tácticas" Y "estra
men o tégicas · s psí·
entre resistencias las operacione
. as serían
l • a reaiatencias estratégic

180
quicas inconscientes nucleares o básicas a través de las cuales
el pacie n te sigue buscando satisfacción a las mociones puJsio-
na les jnfantiJes o de s u niñez tempr a na y a sus retoños, así
como las elecciones de objeto y las operaciones psíquicas
adaptativas o de fensivas. ( ... ) Las resis tencias tácticas son las
pa utas de conducta intr apsíquica e. in~rperson~l superpues-
tas en diversas j erarquías de organ1zac16n, mediante las cua-
les Jos pacientes se defienden contra el per catamiento cons-
ciente de las resistencias estratégicas nucleares y de los con-
fl ictos con que se en tretejen . ( ... ) S u comprensión y e1abora-
ción en el proceso a na lítico es un modo importante de acceder
al análisis del yo y de conocer sus operaciones de síntesis, así
como Ja forma gener al en que s e preserva la organización
psíquica característica de l individuo.

Si bien toda ten tativa de clasificación de las for 11tas de


resistencia tiene Ja naturaleza de un ejer cicio académico~ los
ejemplos clínicos pueden ser sumamen te útiles (Boesky, 1985 ;
Boschán, 1987; Fran k, 1985; Gill, 1988; Gillma n, 1987; Lipton ,
1977; Vianna, 1974, 1975). La gama de fo1m as que puede
cobrar la resistencia es probablemen te infi nita, y pa recería
más provechoso investigar s us distin tas fuentes, más limita-
das en número, así como indicar la motivación de cada tipo de
resistencia y la función que cumple en un momen to detenni-
nado. Como indica Dewald (1980), "las ma nifestaciones de la
resistencia son proteica s y muy variables en los diferentes
Pacientes,
dos de su a así como en un mis mo paciente en diversos perío-
nálisis".

dasEn loF quedatañe a las· fuentes de la resistencia ' las señala-


~or
(
reu 1926d)
técnica psicoa lft" s1guen formando · el eje de
. la teoría dela
na 1ca, aunque es preciso ampliarlas y modifi.
a la luz
carlahsacera
nios cont· "ó posteriores. Esto es lo que intentare-
de aportes
cate inuaci n, Pero advirtamos de entrada qua.la.a
gonas expuestas se superponen en gran medida.
1) Las res· t ·
Iniento . is en.c1as resultantes del peligro que el JI~
1acione:s1coa~alftico Ysus objetivos representan para Ja,
~:rticulares
teJ<to e1t1 que ha hecho el paciente. Ji:n. e«ee
la .adaptación
P . amos el concepto
del s . t l de "adaptación" para
1l11s111 com 0
0 u;e o a as fuerzas provenfen¡
de! mundo externo CHartmllllJl, 19

181
J offe, 1969). En esta cate goría pued e incluir se la r esísle ncia
de represión , caso esp ecífico de lo que podriamos lla m a r "re-
sist e ncia de la de fe n sa", ya que hay otras de fe nsas, ade m ás de
la represión , que pue d en originar una r esis t e ncia. A s u vez, es
dable concebir a los m ecani sm os d e d efen s a com o mecanis1nos
adaptativos esen cia les pa ra el furicionamiento n or mal del in-
dividuo y n o sólo involucr a dos en los procesos patógenos (A.
F reu d, 1936).
2 ) Las r esis t encia s de t r ansfer en cia, tal com o en esencia
las describió Fre ud. Stone (1973) ha resu mido a sí el víncul0
existente entr e la r esistencia y la t ransfer encia:

En primer lugar , est á la r esistencia a percatarse de la trans-


ferencia, y su elabor ación su bjetiva en la neurosis de tr ansfe-
r encia. E n s egun do lugar , la r esistencia ante las r educciones
di n ámicas y gen éticas de la neurosis de t r ansferencia [Stone se
r efier e aquí a la disección del conflicto t ransferencial y la com-
prensión de su d esarrollo], y en defi nitiva an te el propio vínculo
transfer encial, una vez que se lo h a establecido en la concien-
cia. En tercer lugar , la presen tación t ransferencia! del analista
a ]a parte del yo del pacien te "que vivencia", como objeto del ello
y como sup eryó exterioriza do simultáneamente, junto con la
alianza ter ap éu tica en tre el analista, en su función r eal, Y la
por ción r a cional y "ob serva d or a" del yo del pacien te.

Ston e (1973) apunta que "lo m ás importante, empero, .es


establ ecer u n concepto científico Y operativo viable d~ la res:;
ten cia a nte el proceso ter apéutico como man1festac16n ~e
conflicto int r apsíquico reactivado en el nuevo contexto ~nt~~
personal". I nter esa r ecordar qu e en 1~3~ Ja~e~~~~~s;;'ten·
había escrito que "u na de ·las, caracter1st1.cas
l analista· por ºe 1 tanto su
'
cia es que surge en r e1ac1on con e . , ta .ón trans·
. ,. ·t bl ente una interpre c1
interpretación ser a m eVl a ero t 1·a les en nues·
ferencial". Desde entonces hubo avances su; anncc1·a y resisten·
· · d 1 1 · ' entre trans1ere 1
tro conoc1nuento e a r e acion . · en entre a
cia. Tanto Stone (1973) como Gill (1982) ~tingu
fi r enc1a - o sea, Ja 0 ega·

"tesistencia a percatarse de 1a transe • te de SUS sent·~;entos 111u 1


•MI
t,W:a del paciente a hacerse consCl~n . . a a la resoluctu.v
transferenciales - Y la resistenCl
~\teñafétencia".

132
E J acen to puesto en los ú)tí
terpersona
. ~o~ años
l de la s it ua c1.6n anaJ1t1ca 11 óen la persn.....+'
...--iva t. n-
exa m1nar el .pa pel . de los "iactore s prop· ev , como
d es n a tural , a
pue den contnbu1r a la r 1. te . tos el anal•--
- J u es s n c1a del · aows que
sena a ~ue a veces una a ctitud de r ec paciente: Stone (1973)
..J~ n
del pac1ente, [s usci ta] r eacc· h azo,
1on es antagó . hostil o r efracta na.
el méwco , y a esto lo llama "con t ra-res1ste .n1cas .espontán
,, eas e n
1av·cua 1 pue de ser inconscien te nc1a del analista
19 y proyectarse s b ,
( ia nn a,. 75),. generando en e"l como cons o re el. paciente
una r es1s tenc1a. An na F reud ( 1954 ) sostuvo que
ecuencia directa

.cont el debido
. respeto que nos mer ecen el nece .
in ·erpretaci6n m ás rigur osos d l t sano manejo y la
que deberíamos dar cabid a a l e ta r ansfer encia , aun así creo
ta Y el pacjente s on ad em ás do:n endirniento de que el analis-
condición de ad ultos, que han e:te;;lon~~ r eales, parejos en su
na] real entre ambos. Me re ec1. o una relación perso-
total) en que tenemos a es~ gunto s1 el descuido (a veces
causante de algunas de la s as~ecto de Ja cuestión no es el
nuestros pacien tes que te ~eacciones hostiles que se dan
"transferencia gen ttina". n emos a atribuir únicamente a~~
Advier te Anna Freud
subversivas y debe 9ue estas ideas "son té .
Thoma Y Ka h 1º maneJars e con cuidado" cmcamente
e e e (198 7) afi rman
. que ·

a menudo sólo se mencion


Y. de su técnica de t .a a l pasar la influ en .
c1a del analista
c1as negativ
de que las t:s ratam1en to en el d
Y er otizadas ( ...) pese al esarroll~ de transferen-
puede decirs:~sferencias fuertem ente r~cono~1miento general
contratransfere~~~ er ot.izadas ) dependeegat1vas (y lo mismo
teórica del analist1a, la técnica del tra~n alto grado de la.
a. ento y Ja posbJrii
3) La resiste ·
enferinedad nc1a derivada de 1
4) La resi~ tal c~mo fue examinadganancia secundátia·
ces Post e . tencia d el su e a a por Freud
F'airbairn~~res, sobre to~o'fo~ como la describi\S ..
ron a los teó~re las relaciones oh P;:ywsados
pMé
menos en fi n~os de las relaci l}e .es y la re
unción de la t ones obJetalé!I &
eoría est1 netUtaI -

188
bir esencialmente la vida intra psíquica a partir de las relacio-
nes objetales intern as. Segttn e llos, la r esislencia del ouperyó
se vincuJa a la inter acción con una fi gu ra it1le rnali zt1<la críti -
ca o persecutoria. F a.irbairn (1958) ¡,.._, tratado bel\Jn1c11le el
ten1a de las relacio1,es objetal '8 i11tc rt1 ns y Sll conexió11 con el
tratam iento psi coa t\~1 1ti co, pu11tl1 r:t l i z~\t\dO ql1e uc11 cie rto se11.
tido, el t1·ntarr1icnto ps \C(l011nli'tico s t·cclt1cc a l :l l l1cl1:l qtie
libra el pnciertt J)nr n --011solicla r su r ' \~1 ci 611 con el nl tindo
ir1t.erno por i11t rtl\cdio d l::i t1·3 1 \ S ~ 'r ' t1ci~. y a la dclc rmitla-
ción d e l a r1alistn ci ~'\ l) rir t111 a b 1· c\1:1 l' l"I c~c s is t.e111n cerrndo
ftjn11do l ~s condicio11 s 11 l~ ~ q11c, OC't1t.ro del 111~1rco de \o
re la~i 611 terfll)~ 11tic~1 , .. ¡ p3 ci c 1~l l) lt d e ser inducido n ace pt:1r
e l s1sterna al).1c1·.to tlc 1€1 r.enl 1d ac~ ex terior". I<e1·11bcrg ( 1985)
decla r R algo s11111l{lr i\ l decir, 1·c fir1 611dosc n ln cr>1n 1)re11si611 del
carflcter del pncie 11tc, que las r clncior1es objctalcs inter-
nalizada s coníli clivas ¡>u e dc11 reé1ctiva1·se en la transferencia 1

en cuyo ca so las defen sas del carácter se convierte11 e n resis-


tencia s transferencia les.
S i11 duda, e l a m ol da miento recíproco entre el sí-mismo y
sus objetos brinda un sentimi ento de seguridad, por más que
sea a la vez causante d e dolor . Con secuentemente, la existen-
cia misma de rel aciones internas organizadas puede ser el
origen de una r esistencia al cambio que el análisis propone
(San dle r , 1990a, 1990b).
5 ) L a resistencia derivada de procedimientos equivocados o
m e didas técnicas inapropiadas del analista. Si tanto éste como
el pacien te admiten tales fallas , dichas resistencias puede~
abordarse en el curso normal del tratamiento; de no ser asi,
. · - d l · 0 0 a que se lo
bie n pue den llevar a u na m terrupc1on e m1sm
continúe en forma espuria (Glover , 1955; Greenson, 1967).
6) Las r esistencias debidas al
. h echo
l de que los
n ca.mbios
dificultaqdue
es
el analista produce en el p aciente e p rovoca· rtantes de su
concretas en su r ela ción con las per son as impo , es 0 •
medio (Freud 1916-17; Gill, 1988; Stone, 1973). Asi, ur:ª6 yp al
. , . . t la comprens1 n
sa servil y masoqwsta tal vez se r es1s a a . .
rnatnmon10.
cambio porque ello podría poner en peligro su rse y
7) l .as resistencias causadas por la amenaza ~e. ~ura per·
"'pén\ida consiguiente del analista. Muchos indivi uos ue el
~en análisis a raíz de las gratificaciones ocultas q

134
método Y la re l11ci6n a r1alítica 1
m6s .frecuencia c11 . es pha
, e·1ndo e J paciente ]] a n . Esto ocurre con
r ocur
flJ'lA 11sta co1no fi glJJ'n import egado a depende d 1
é an te <le s u vid Q . r e
a ~te co.mo LJn r>flc)re protector o un
e
a. u1zá lo vivencie
rcs1stc nc1a a curEtrHo reflc1'c t
'ó E ~. F;u e mor a ah d
a m ad r e nu t ricia y s
, u
c1 11. s los pocicr1tcs pu~c1 "· empeorar
~ "º , cu a n donar t a l r ela-
11A 11) nrsc del fin [1J <JcJ trntAm · , 1 a n o comi enza a
· •cn 1.o - o cual ·
rc1:1cc16n tcrap6u ti ca r1 ega ti va (vé 1 no equivale a una
8) I""'os rcsistcnciAs provocadasªª~: 1:ª
pftulo 8).
tuyc la labor a na lítica para Ja aut: t. amenaza que consti-
harn, 1919). E8Lo es particularme cst '':1ª del pacien te (Abra-
n e • mporta te
. ~
. t . .
cien es cuya pr1n c 1po J moti vaciór1 en los pa-
qL1e despliegan es el sen ti miento d:ara J~ activid a d defensiva
d~n tener dificultad pa ra ace t l verguenza, Jos cua les pue-
m1smos que surgen durante 1~ ~r os. aspectos in fa n t iles de sí
vergonzosos. erap1a porque los con s ideran

1 Ya en 1919 Abra ham a ludió a l


algunos pacientes que evide . b problema que presentaban
a anális is a través del cont nCJa a n s u r esistencia consta
uhna personalidad esencial rol de sus asociacion es. Dotad ndte
e azo al aná lisis d. . mente nar cisista o l os e
so a"~ d is 1m ulándolo ba . l .' cu taban su re-
1e:t n e ser 1· JO a apan . d
se veía obstac ª ? ª izados. Según Abr a h a e n c1a e un ansio-
no encontraba~1~ad; P?r el hecho de quem, la labor analítica
una tr an sferen ~ ls a:~ón y, por ende s u ~or narcisista
prestó cada vezc1a pos1t1va. Con p osteri n~¡odia establecerse
pacientes narc· ~ayor atención al ana' li ~ndad a Abraham se
de l is1stas y 1 sis e la . ~~
B a personalidad en os afecta dos d resistencia en
oschá n, 1987· K con patología fronte . e graves trastorno
~a en este sentidoe7i1belrg, 1988). Pa~:::.i(véase
Vianna, 1974~
osenfeld (1965b u e a obra de Mela . arin~nte significati~
cia:1:~tnfeld señ~J~9;~~ ~ Kolhut (197 I~~~e~n98(1946, 1957},
rn . o pueden b n e pacie te , 4).
et1cuJoso de l a ordarse "med. n narcisista las re .
rencial a agresió ian te un análi . &aten..
las an an~lítica, por e . n Y la envidia en l sis ?ñnuciosa-,
artaüs~st1as persecu~e?1plo mediante laª. relación ~
ral'llifi .<en Viann nas conexas interpretacidn 4~
· cac1o a, 1974) K que se p aw
"ísta de lasnes de los itnpuj ernberg (1988) haro.Yeclfiibl ...,
relaciones objei:~!snarcleis~ desde~
, Y refin,ndos&. al

135
. t e ncias d e los . n tes con trastornos narcis is t as de
pac1e
la s r es1s .
la p er s ona l l·dad dice qu e
. de los diver sos rasgos pro-
eJ surgi'miento en la transferenc1
d · so pato l~ogic . o y de los rep resentacio-
.

~es
ios d e l sí-mismo gran ;º ~
b ·eto admira do, des valorizado o te-
corres pondien tes de o itir la elucidación gra dua l de los
mido con recelo pued~ pe: b.etales ir, terr1 a lizadas que lleva-
e)eme ntos de las r~lac1~~e ·-~ismo grandioso sobre la base de
O
r
n a Ja conden sac16n
iones quee los1
cons t"l t u ye n .. la
.
d el. sí-mis mo real,
lasdel
la r epresen
s í-mismotac.ideal y l a d el si-mis mo obJ eto td eal.

l . t s sostienen
. h oy que no debe oponerse
· d bel
Muchos ana is a . b . t les sino que inás bien e e
narcis ismo a la s relac10~est.º i:
::pe~íficos de relaciones obj~­
concebírs elo e n func1~dn el ip lación del individuo con su s1-
ta les internas , l·nclu1 a a re

m ismo.
. . nuncia r a so1uc1one
. , .
s que resultaron
9 ) La r esistencia a re . idos los síntomas neurot1cos) Y
a d aptativas e n el pasadod(_i;cl~ o extinguidas. Este proceso ~e

~~ti~ción lleva t~e~p~fi. f~:~0ªab:rca Ja llamada "r~~!s::~~


e deben ser "d esapr en i as rte integral del proceso .e

el abor ac16n (cap.1~u º1 men tas de r esistencia al c~m de aspee·


1 ,, t m bien e e · to p ropias
d el el o y a d r darles de funcionarruen nalidad (o sea,
nie n tes d e m o_ a l con t r oladores de la perso
tos m ás or garuzad os y . , da vez más (p.
el yo y el s uperyó). - se ha hecho hincap1e ca la resistencia
En los últimos anos_ Kachele, 1987) en q':'e más que cnn·
ej., Ston e, 1973; "Th?m~ y ación d e la expei:encin~Íles o contra el
din.ge cont ra la 1n gr clusivamente infa 1 de Erikson
se lícita o ex · cula a a da
tra los ~spectose;:73). E sta opinión ~e ~~a
identidad" fu~d~os
pasado (Stone,_ hay una "resisten_cia de identidad do Ji~
(1968), para q~en erder los sentim1~nto~to menos orgaDl~~a­
en la renuencia a~ del sí-mismo. ua a or será la am ja.
con la represen~ctó_n o de un paciente, m _¡ n su resistenc el
se encuentre el s1-m~~mtanto mayor ta~~~ de qué man•:as
za para él, y por d (1983) ha estud_ia objetales ¡nte ed•
Análogamen te,_ Og en odilicar las relacton es 1 paciente ~utsJI_
paciente se reSlete a m .encías. Adem ás, e la r la •dJS
hotie a sus nuevas expen modo de contro
~ a. la resist.encia como un

136
cia" que hay entre él y el a nalista, con el fi n de impedir el
descontrol y así la pérdida de su seguridad (véase Sandler,
1968; Thom a y Kachele, 1987). Aunque en la actualidad la
mayoría de los analistas no considerarían viable el concepto de
"resistencia del ello" (p. ej., Fenichel, 1941), otros a u tores (p. ej.,
Frank, 1985; Stone, 1973; Thoma y Kachele, 1987) en tienden
que éste puede tras u_n tar las ~ariaciones cuan titativas en la
intensidad de las moc1ones puls1ona les.
10) Las resjstencias de carácter , como las descritas por
Reich (1928, 1929, 1933), res ultantes de l a naturaleza "fija" de
los rasgos de carácter que puede n persistir des pués de haber
mermado o desapa recido los conflictos que primigeniamente
les dieron origen. Es tos rasgos le resulta n acepta bles al indivi-
duo porque no le ocasionan desazón . Boesky (1985) ha mani-
festado, em pero, q ue debe a ba ndona r se por com pleto la noción
de una resiste ncia del carácter, y que es "equívoco s ugerir que
las denominadas resistencias del carácter deben t ratarse de
un modo diferente de cualq uier otra r esistencia". P or otro lado,
Kern berg (1980a) ha abogado por el m anten im iento de dicho
concepto, y subraya la im portancia de evaluar tales resisten-
cias cua ndo se desea establecer la ana lizabilidad.
Sin lugar a dudas, las resistencias de rivada s de los aspec.
tos inmodificables de la estructura del cará ct er de un indivi-
duo son de_ ~-an importancia en el análisis. Sandler (1988)

i~a
e'."'te la op1n1on de que la "roca sólida" inalterable a que alu-
F_reud 0937c) puede considerarse Un basa m ento recoso
iops1cológico específico, que compromete en g ran medida las
~dro~turas
in lVlduo en establecidas
1 . du rante el desarrollo esnocíl:-
YT;;. t~u
- deJ
-part· 1' su re a ción r ecíproca esp ecffica con su medio
el beb~cu ~nnente como consecue ncia de la interacción entre
cierto 'a e Ylo que
a persona
el a 'lique '"-~+-
· lo cuida- . Esto fil)·a un .uuu__, poi.. &

ªPropiada Pas na sis puede logJ"ar_ (. .. ) No es una téc:nica


:" 'analizable'~~ ~~r a lto t ales facto.res y considerar que todo
l"estriec¡ón del o" oport~o mencionar aqui el conc:e~ de
A. F'reud, 1985):Y enunciado por Anna Freud (en Sa+
La restricció d 1 ~~·

8Uacitado Por n e Y? ª~úa sobre el afecto diepl


una expenencia interna. La idea M

187
q u e el nifto ha ten íd o la experie ncia de qu e es e afecto pu·cdc
su rgi r , pa ra él lo m ás sencill o es no dejar que se prc~cn l e la
mi s m a situ ación. Esto no cons tiltiye en n1odo n lgu r\O u 11 nl cca-
ni~ m o neurótico, sino q ue es en renlidad \l t'\O de los mecn11is-
mos que con t ribuyen a que podamos edific1ll" 11ucs l ra pcrso11a-
lidf1d d ifer e nte de las d c n1á.s. Desde In nlt\s te1npra no edad
existe u na e vi tació11 tn ás o 111e 11 0~ nulo má ticn <le lo diSJllacet\-
t ero, y despu ég de todo, ¿por q t1é Lc11drí~\tl\ OS que SO)l o r lar
cxpc>;encia s dcsa gr odul)les? El yo s ic11lc qt1 c llay oLras coRns
pnra hacer.

El pa pel d e ln resis te n ci a e11 el a 11Ali s is de r1iños }1a s ido


discu t ido e 11 d e t a lle por Sandle r , I<e n 11cdy y Tyso11 (1980),
quie nes ob se1·va 11 que e n tal ca so "h ay qtte aLer1der a las resis-
tencias q u e se t')p on e11 a la con1 u 11icació1'\. o a la cooperación , en
gener a l , rmás q t1e a las r esistencias que se opor1e n a la asocia-
ción libre ve r b a lº .
A u11que la s dos ú lti m a s var ie d a d es de resist ericia a las que
n os h e m os r e fe rido e st á n vinculadas e n t re s í, y h asta podría
con s ide r á r sel as com o formas d e "gana ncia s ecunda ria", tienen
una b ase distinta d e la qu e habit u a lm ente s e a tribuye a ésta.
S e h a dich o que una solu ción adaptativa -ya se trate de un
s ínt oma n e urótico, un r asgo d el car ácter o a lgun a otra modali-
dad d e funcion a mie n to psíq u ico- se ve r efor zad a si su dispo-
nibilida d o pre d e cibilid a d incr e m en tan el sentimiento de s~­
gur idad d e l individuo, y por e nd:, ofrece ~esis~enci~ ~l c~bio
una vez que ha d esap a r ecido la ganancia pnmar1a on ginal
Sandle r 1960a). Como d escribie r on S andler Y Joffe (1~68)
( ' 1 " t " síquicas
con r especto a l a p e r sistencia d e as est ruc u r as P
que m oldean el compor't am ien to,
· a fin de resolver un
1uc1onar
algunas estru cturas pueden . , evo
. t ecurra a ellas par 8
conflicto a ctual , p ero qu1 za persis an Y se r ya no
con serva r el sen timiento de seguridad, por más quetn·buye-
· 1 5 oriainales que con
oper en igual que a ntes 1os unpu so b ª , • tructuras
ron a su for1nación . Es probable qu e estas últim~s esés de una
sean las que más se avengan a un cam bio
· "' ~·
ªr av eurótico
· mplo un síntoma n
terapia de la conducta. ~1, por eJe '

reaolvel' un conflicto en curso entre un deseo pu


r.
ta dirigido a
(y las estructuras en que se apoya) puede es 5 10nal y un
de pue-
D11b6tí interno (superyoico) del individuo, per o m ás ts.r

138
d<.' ope rnr como mé todo u
de <>tr oa rnétorloA para ~J e produce seguridad Y ei se d"
solt1ción .d1 Ht int a , m ás có~ªo~7:rla, se crea~á ; emplea:.:":''e
de I~ a11t1g~a estructura EJinto~Íti~uedará >nhibido el empl:
té~n 1cas ps1cot-0 rap éuticc1s(íncluidaªi ( .. . ) T~oa los sistemas y
br1ndi1n nl>u n,Ja n tcs solucion s 1 a te.r a p1 a de Ja conducta)
logra r Rcg uridad, c1ue el pacie~: tornd at1vas potenciales para
pue e adopta r.

J·Iay gc11c ra l acue rdo e n t re los s ic .


tina pa i·te i.rnpor ta 11te deJ proceaopan:l~~:Jistas acerca de que
0
haga consc1e11te a l pacie nte de s us r . . ~s que el analista
las vea como obs tác u los que d ebe es1s tenc1as Y trate de que
tarea puede ser a rd u a ya qu com pr ende r y s uper a r Esta
' e a m e nud l · ·
cuanto es té en s us ma n os p a . . o e paciente hará
· te nc1a,
r~s1s · Y la cons ide r a rá ra Just .
ificar y r a C1onalizar
· su
c1as. Quizá ve inconscien tem a p;op1a d a da d as las circunstan-
ro equili brio neurótico que haen e como una a m e naza a l se -
la labor analítica te nga éxito ~:~nzado la perspectiva de :::e
e~ta a men aza, podría incl . ~e s1en te muy afectado
<liante u na "fuga en l a sal~5¡" ma~1festar s u resistencia !~~
dando como excusa la d .' .e inte r1·umpir el trata .
mas. Su temor a lo es a p a n c16n momen tán ea d m iento
ser tan inte que el análisis p odrí e sus sín to-
. nso como p a provocar p
nos Y secund . a ra cont rarrestar l b arecería
nismos por
no se han co
lo:: : d el síntoma. Ennuestr~so ~n~~cios prima-
le~ se llega a esta "fu p1ruon , los meca-
ceso se dé cu Z:Jend1do bie n , pero pare:: en la salud" t odavía
d:sempeñado u º. la ganancia secundaria ~robable que el pro-
sintomas un n importan te papel e n 1 e la e nfe rrnedad ha
maria D ' b a vez que m e rm " e m a ntenimiento d
ción d. e e diferen cia r l o o d es a pareció la . e los
ción e los síntomas use a "fu ga en Ja sa lud" ganancia Pri-
resis!el ~aciente p a'r2 pe puede fo1·1na r parte d del 1~ renega-
. nc1as suscita on er fin al tra . e a JUstifica-
res?n ginalrnente d as desbordan la al . tam1ento cuando las
e istencia a la ' Pues, la r esiste . lanza terapéutic
oncepto Pro reniernoración nc1a se concibió a.
re se le11an~to se extendió ha~ a _Ja asociación lib:mo una
p¡::ntos de Jan~~el. Paciente co:~:l~r ~dos los 0 ' Paro et
das e Orientación P~a. En el paico ~s. inaJidades
lllerced a l . ps1coanalfti análISIS Y en ~
as interpreta . ca, las resisten~
ciones Y otraa iU1

18&
1 . t (ca p1't ulo 10 ) P or otr a pa rte, se h a llegado a ve r e n la
a n a is a "'"o . la res1st
de . e n c1a . ror-
. t111 a f u e n t e u, tº1I d e 1r11 1
forma y e 1 con t e x i- . . . 1
· l t e r apeuta. E s to pe rn11t..1 6 11acer exte ns ivo e
m ac16n pa r a e . l ·á . ' d'
t t r as t ipos d e t1·ata m1e n to; e i1 a p1 ct1ca m e 1ca
concep o a o · · 1 1 ·d
com ·en t e ve m os ma nifestaciones d e 1a r.es ist e n cia e n e o. v1 o
d e 1a fech a en q u e se con certó la edntre v1 st a. cor1 el profesional, . l
la co mp r e n s i ó n e quivoca da e. s u s i n s ~ ru cc 1 o n es ,_ a
r aciona li za ción d e los m ot ivos pa r a i n ~e r1-ump1 r el trat~ rn1 en­
to et c. Dis tin tos m é t od os d e trata m iento pueden est imu la r
re~istenci as de diver so origen , y a el lo se d eb e q ui zá que un
m étodo t e n ga éxito con cier to p acie n te a llí d onde follaron olros.
Más a ú n , e l éxito d e de t ermin adas ter apia s puede obedecer a
q ue sos la ya n ciertas fue n tes _de _r esis t e n cia , a u n qt1e n o es me-
nos cie rto que otr os J)r·oced1m1entos fr acasa n por n o haber
tom a do las de bida s pr ecau cion es pa ra el m a nejo a propiado de
)a s r es is t e n cia s qu e s uscit aron. E 11 Loda s y cada u na de estas
di fe r e n tes s ituacion es , la s res ist e n cia s pu ede11 cons tituir un
m e dio d e i nformación úti l.

140
8. LA REACCION TERAPEUTICA NEGATIVA

Si hemos in cluido en es te volu m e n el concepto de reacción


terapéut i~a negativa, ello obedeció a varias r azones. En pri-
mer térm ino, a qu e h a tenido una importancia particular den-
tro ~e la historia del p sicoan á lisis, pues es el fen óm e n o clínico
;Iegi~o .por ~reud (1923b) para i l u s trar Ja oper ación de un
sent1m1ento inconscien te de culpa" e indicar la existencia de
lo que él concebía como una ins tancia psíq u ica aparte: el su-
peryó. ~~em..á~, ese concepto h a sido muy u tilizado e n el si·
~~a;:~~s~s cl1n1c~ ~ desde la época de la fo r·1nula ción oriJ:ial
rencia de ~~n::cnb1eron sobr e é l importan tes trabajos. A dife-
el de acting ouf~~:;~t~l~ e~)d:~ansfere.ncia (capítulos 4 y 5 ) y
del psicoaná lisis clín ico lo e , 1 h a dte n1do .gran empleo fuera
dado que a primera . t' a ua. pue e con siderarse llamativo
m_ayores modificacionesVIS se diría qu ~ es pos1' ble aplicarlo sin"'
cl1nicas. a una amplia gama de situaciones.
Como hemos dicho Fr
explicar el fenómeno d~ l eud ~e el primero en describir~
tra lamiento psicoanalíti::i ~~~~~~~ terapéutica negativa en 1!11

el Hay personas que se co


trabajo analítico S. mportan de manera extr'Ai11-i~
contento por 1 • i uno les da esperanzas l
Y l>Or re a marcha del tratanue Y. ea ~
ati;b gla general su estad nto, Parecen 1naa
d uye a un desafio o empeora. Al éónu
ad sobre el mád. 'Y al empefio por dem~ •
tnás Profunda . ico, pero despu~s se llega 4:
Y Justa. Uno ter11•ina por con ·'lftt
ue estas personas no soportan e logio n i reco nocim ~e nto tilgu-
q · que reaccion an de manera trastornada f1en te a l~s
no, sino . . 1 e Cl"
progresos de la cura. Toda solu ción pa rcia. , cuya conscc u n ..
debjera ser una mej oria o una su spensión te mporal de los
síntomas , como d e hech o lo es e n otras perso nas, les provoca
un refu erzo momentán eo de s u padecer; empeoran e n el cu rso
del tratamiento, en vez de mejorar.

Freud conectalJa esto con e l fun cio na mien to de un senti-


m iento incon sciente de cu lpa procedente de la conciencia mo~
ral dc l s ujeto (un as pecto de s u su peryó). Er1 eslos casos puede
considcra r Rc que la e nfer~mednd cumpl e, a l m enos en parte, la
fur1 ción de a li via r o rcducír dicl10 sc11ti mie11to de culpa. Los
sfn tomas ta l vez r e presente n u n a 11ecesidad de casti go o de
pa decim ien to, u n inte n to d e apacigu a r a u11a conciencia moral
exager ada m e n te ri gur osa y cr ítica. De ell o se desprende que el
r es ta bl ecimie n to, o Ja prom esa de r esta bleci miento, es para
estos pacie n tes una a m en aza particula1·, a sa ber, la de vivenciar
s entimi e ntos d e cul pa inten sos y t a l vez in soportables. Se ha
s ugerido que e n est os p a cien tes liber a r se. de su~ sín~om as ~ue­
de con s tituir l a cons um ación de deseos infa ntiles incon scien-
tes cuya gratificación s ie nten prohibida. .
F r eud vinculó ine quívocament e la r eacción terap.éu~ca ~~-
t. a un sen t im iento de culpa inconsciente, Y s1 bien diJ.º
ga iva land o con ropied a d , no podría decir se qu e un sen~1-
q~e, h ab " . .P te" (1923b 1924c), entendía que los ~s­
m1e nto es 1ncon sc1en 1 , t' .en tos de culpa consc1en-
mos factores que produce n osl sen i~1 c1·a y que la expresión
f a d e a con cien
tes pue d en oper a r ue~ cie nte" r esultaba útil pese a las
"sent imiento d e culpa incons . dieran hacér sele. En
· ·
obJec1ones ñi 1os ófi cas 0 sem á n t1cas que. pu ,, (1924) anad16
_ . que
"El problema económic~ d~l mas~q~~~~ºinconsciente que da
en ciertos casos el sentimie n to d t.P puede verse reforza-
. ,. t 1' ca n ega iva 972
origen a la r e acción t er a p e u . b. rta (Loewald, 1 '
do por una tende ncia masoqu1s~a e~cu die muerte" en el con·
1 d 0 "1n stmto e · )
examina el papel d el 1 ama . éu tica negativa_,
texto del masoquismo y de la rea cCJón ter:neficio del sufrí"
dando lugar a que se extraiga un nuevlo mento consecUen-
miento que la enfermedad provoca, c?n eF au d que:
te de la resistencia a recuperarse. Dice reu

142
el ~ncJ ccc~ q ue la n eurosis coi:illeva es justamente lo que la
v11' l ~e vn l1osa par a la tendenc1a masoquista. También es ins-
t:u ct1vo ent..c: rars~ de q ue, contrariando toda teoría y expecta-
tiva, una ncuros1a q ue se mostr ó r efractaria a los empeñ
te rapéuticos puf;!de desaparecer si Ja persona cae en la miseri°:
de un matrimo n io deEfd ichado, piard e su fortuna o contrae una
grave enfe: rmedad orgánica. E n tales casos, una fo1 111a de pa-
dece r ha sido relevada por la otr a ...

En ese mis mo artícu lo seña la ba Ja dificultad para explicar


el sentjmiento de cul pa incon sciente a los pacientes y sostenía
que de hecho el concepto no e ra ps icológicamente correcto·
a pun tó que la idea de un a "necesidad de castigo" parece da;
cuenta a propia da de las observa cjones. En 1923 había comen-
tado que si Ja r eacción terapéutica negativa se funda en un
?e
se~timi e n to cul pa "pre~ta d o", por decir a s í, podían lograrse
bn lJantes éxitos ter a péuticos; entendiendo por sentimiento de
culpa "presta do" e l que s e tomó de un objeto de amor id entifi-
cándose con la culpa de éste . La dinámica de este fien o'
- t d
fue m ~s . meno
ar e examinada por Levy (1982).
ca As1 p~es~ F reud empleaba la expr esión "reacción terapéuti-
un ~e~at1~a t~~~ de modo descriptivo como exp licat ivo. Por
part:~~rª u t1l1zo como descripcfón de 110 fen óm e no clínico
luego de ;1:U~S:er, e l ~mp~orallllento d el estado del paciente
hecho de que el ::~:;~c:a a~entadora e n l~ cura. (p . ej., el
progreso del tra ta miento d rufest a ra s u s at1sfacc1ón por el
ra sus avances en la el .'dº .e que e l propio paciente advirtie-
. uci a ción de al , bl
miento que vien e a r eem laz ~ pro ema), empeora-
esperaría en ta les cas . P ar al alivio que norxnalmente se
ex~licación de un f enó~:·n~º~, o~ro lado, la consideraba una
Psicológica o sea l . e iruco atendiendo a su mecámea
Peorar efedtivam~n
}os se t· . ªtereeacción consistía en sentirse peoro e~
n vez de rn ·
F n im1entos de culpa . eJorar, con el im de recluu
. reud Pensaba promovtdos por dicha mª~oJ­
c1erto t· que esta re ·6 ~ ~
atrás h ipb~ de pacientes, e in~cci n dera caracter;fsti~~
Un a ia descrito resa estacar que
de ~:~tectxto ~or ente: -;;;::ntoismAlo es!n?elmenf.é'• n41
h· er d1lu 'd · re1enrae
l~ especial rn Cl ~dos por el trabajo psi
ención de "los que ti-aoa"'D:

143
Partiendo de la bas e de que la neurosis se origin a en.
la f~·us­
t ración de un deseo libidinal, com entó en e sa oportunidad.

Tanto más sorprendidos y aun confun didos quedamos , en-


tonces si como médicos hacemos la experiencia de que en
ocasio~es ciertos h ombres enferm an precis amente cuando se
Jes cumple un deseo hondamente arraigado y por m ucho tiem-
po perseguido. Parece como si no pudier an sopor tar su dicha,
pues el vínculo causal entre la contracción de la enfermedad y
el éxito no pu ede ponerse en d uda.

Citaba como ejemplo de su tesis el caso de u n a mujer que


había convivid·o m ucl1os añ os con s u a ma n te, u n artista, y sólo
par ecía requerir, para que s u dicha fuese complet a, la legali-
zación del vínculo; cu a ndo fina lmen te se casaron , ella sufrió
un qu ebra n tamien to total y al fin contrajo una enfermedad
par a n oide incura ble . T a m bién m en cion ó el caso de un profesor
u n i ver sitar io que dura n te años h a bía abrigado el anhelo de
s ucede r a su maestro, el que lo había intr oducido en la ciencia;
cuando d e h ech o lo nomb raron s u s ucesor empezó a intimidarse,
se. d eclaró indigno d el puesto que se le confería y cayó. en una
m elancolía que persistió durante varios años. (Freud cita tam-
bié n como ejemplos a Lady Macbe th y a Rebec.ca Wes_t ,. prota-
gonis ta de Rosmersholm, de Ib sen .) "El tra bajo anal1t1co nos
muestr a fácilmente .-afi1·1naba- que son poderes de lda con-
híb
1 a la persona extraer e ese
ciencia moral los q ue pro en ,, ( gi6d)
feliz cam bio objetivo el provech o :a:~amente ~~~:~~~holacerc~
En los comie n zos del psicoan~l1s1s s~~s~n ~eich (1934) opi-
d e la r eacción terapéu~ica negat1;:ii:'~n ~;técnica analít iea,
naba que ella se d eb1a a una 1 ál ·s1's de la t ransferen·
· l arme n te con e .an bi
r elacionada pa r t 1cu (1934) se relat6
t "' ulo de Fe1gen a um
cia negativa, Y en un ar ic . . embar go dos impor·
8
un fragment o clínic~ significat1v?. i: des ués ~mpliaron el
tantes trabajos publicados poco tie~p . ~n él varios meca·
concepto original de Freud hasta s~ ~um1;
936 )
nismos düerentes (Horney, 1~~6; Rivie:~izó q~e la reacción
En su articulo de 1936, Riviere pun ·t or Freud,
\empéutica negativa, tal como había s~ddo. d~~~~ ;u~se jnaoa·
IGl\llliaaba necesariamente que el in lVl . terrun1"
. ·empre in
~:Personas que la manifiestan no 81

144
per1 el tra tamiento, y es dable provocar en ell eed
d d t b · ,· as, mer, a un
a ~c u a R~ ~a a1o_a n ~ l1t1co, los cambios que las 11even a prose-
1
gu1 r o. 1viere anad1~: "No obstante, el rótulo utilizado par
Freud para est~ reacc10~ n~ es muy específico; también podría
llama rse reacción tera peu t1ca n egativa la de un paciente
no a provecha el tra t amiento". Con un enfoque al parecer ~e
ampli? q.u e el de ~reud, ~ivi~re incluyó dentro de la reaeci~
terapeut1ca negativa vanos tipos de resistencia severa al aná-
lisis, así como ciertas va riedades de resistencias en las que el
p.acíen te recha.za, explícita o implíci tamente, las interpreta-
ciones del a nalis ta; en esto otros autores posteriores coincidie-
ron con Riviere (p. ej ., Rosenfeld, 1968), gran parte de cuyo
examen del tema se vincula a lo que aquí hemos denomm · d
l a res1s·t · a o
enc1a provocada por el peligro que representa el t ·-
baJO . ana l't·
1 ico pa ra l a autoestima del paciente, así como ¡ra
d , t "fi . ,, ( por os
r~sgos e carac er lJ OS capítulo 7). Otros aspectos se rela-
c1onan con la falta de 11na adecuada alianza terapé t · 1
d · rt .
caso e c1e os pacientes (ca pítulo 3 ). u 1ca en e
A diferencia de Riviere Horney ( 1936)
. ' comenz 6 por afir-
mar que no puede considerarse indiscriminad
~e~cció? terap.éutica negativa c~alquier deterioS::~:r~~1:º
e pac1en te, Slno sólo aquellas d . , o
que lo razonable era su esm~Jonas e n s itu a ciones en
. e
na. ontinuaba diciendo
poner q ue se iba a p d .
r o u cir una mej o-
terapéutica negativa que, en m uchos casos de reacción

de h echo el paciente s uele .


~I poco tiempo reacciona sen tir aeta me n te esta mejoría, pero
incremento de los síntoma como s~ ha descrito, o sea, con un
trata~iento, etc. Parecen~ ~esal1ento, deseo de abandonar el
:~ia~Clones. En Primer lugar ef se ~a secuencia definida de-
rne~º'. Y a ello le sigue un r~pli paciente experimenta un net.tr
~ _na, la decepción l d egue ante toda persp~-. L...
analista) l d ' as udas {sobr sí . """'ILL~...,
ciación d~
cambiar"
% esesperanza, el deseo de
ases del tipo de cc...a
:ite
nusm~ o mh&f
d ~Plr-3 Ja
• J soy emaSlado. ..
i Sugería Horn
Ilstaura e ey que la reacció ter •
soqllista dn Personas con un ti n . apáutioit
e la Personalidad EPo talParti ~
· n es

141
• :le e fcr l<>~ rl unn l -
.
" lJ \l(' l'\{l " lll ·

cr~co1 '·•~:\ n
. 1t1·arsc c i11co clases e . t ' r ) t'Ct.<1c i 6 11 titt<' e \ >l \
poch nn d 1 on:1lis to (o sea , unll ' '.', todoH ¡n·c"c nlcs
t erpr ' t ~c1on
orr•'CI"). q uc no P," ' e, •dt' n
c it.' t\ t t.' s1e11tc e . . 1 f11c 1·zn, ~¡ t\() Q\l( \J\.t
~"'"' ln rsc en prc~cn
. "' ~ d :1l\ C0 11 l g"'\l ('\
n1 ::-~ · ·~
. d n ~· co 111l>i1111c' 1()t1t. ,.·
\ ºfl l'\¿\ ' .:- .

"l) \\ (' t\ ¡ 1" \ 11 tC' r¡1 r c l.t\L


. l'lt.1t\
' co1\10
l '
c.~·t·" ~
1
l)
'~. l 1\t\ "•'ll.'~l t\ ' r~$t'llt l e o:::. • < ('r .l t
. ' 1''\ '' l)l'l \ \\ \'\ t \
v pil\.'ll't\l el:\
\'.. . . '\ll 1 (
t'~tt1l\11lc) p ,.,,.~, ·1~ , , . t' 11 tit' t\tl e (\\.te ' l'\ este)~ 111c \ Vt·
't~ l)\l'\
. ')~t . ) ~ l1~\\' ~)c\('t\\~\S
\\tl \l't\ ' · ,11

1 "'~ut. , , ' ~·1 n~nt~


,...:t1 r t::'l'l1.)l'l(l ,1ll. l t l) l \.. \ l l\
""' " ' . c1· .
l
ll\l\.
)~~. l)lll'
,,
$ J t'\ '\.tl'\'l1\~'I.
t " t ..J •• ··\ \\'...l.\<.\ ~t\i)l'\'lC)l' \.1 \ l)\"()\\\l' lO .
. . • \ •) i \' \. \\:' \ \\ ' \_ \, . l) l ")
,:!'t~.::l(i\.' l~'t\t l \ '\ ' ( • l\\('ll\ t \) li\..' l\l)~t ... ilillt\li l t l ('l'{\ (l~. • (
~(' ~"'lt\~\<.t $~tlS:..\ C"l0t1
l
J.,. (l '-''' \ .J

(".::t.l ~'\tl b'" ·i 'tl . ,\ ~l ltl l \l)t:·ti\ili ld.. •\' ' \.\
ll~ll. , . ~1 \ \..:tll.lt: l t'~Pdte . . ~ ·'di 'ttli.:.~''''-l1."I ~tt1ali8ltt e1~,µ~
s '1l\ t.'$\:1
•• I t nl
~tn ~\.l }<:\~t1t'l~1l\ \ )"''l t\l~ t \O r'8C'Ctona
l)

't ' "l~,, <' P,,e


" ) l\
.; ~ ...1· . ~e en Yt>n,-¿rk'. n e: . .:; id< tlt'S sino ante In hn ' ,.
i r · "· ' E bT
•·J" . . d~ \~1 , i11'-e1 1 \;.'. ...
' " ""'t-¿ 11 l
..3.. t~ e. ~
l.. e '- "'
, ... l ""ll'ta la' for1l.1u a . ·¿ """ que una
· d ':'\ qae e SJ1 ..~ --
e~ ro. . ,'ble que el µsc1e1
· \te cons1 ei ,..
f ma sl le
2 Tam ien es_~o~1_ un aolpe cotltra su a~toe~ t munes}'
. etac1on e~ º . nITT.lSo as co
cier ta 1nterpr _,, 0 que tiene a ,, . e en for·
. es per1ect..o, t 1 vez r eaccion ·
r evela que ºº. . . d ose reprochado . . a f u lándole por su
cort ientes". S1nt1e~ nvertir la situac1on . orm
ti pa ra 1 d
ma n ega vahes al a n alista . 'rle un sentimie~to ~
parte repr oc t . ón pue de segw . accionara com
3) A la interpr e a c1 ra' dica y el p ac1ente r e h acia el resta·
zada significase.~ arece incorpora~ a te
sea espo ' avance la
m ejoría, a unque
. la solución alca~ _e E st a r eacc1on p i·ado el pac1end
s1 ¡ tnuruo. Por un • t'po e
blecimient o y e é "to y al fracaso. d más el mism·o t 1 do
vez el temo r al Xl , n los e
. nfa provocara e 1 ' xito ajeno; por demás otro a '

sie~~ qu~ si~:: que él siente y po:~:iciosas fallad:~~uos


se
envidia y ~
ra lograr me:as
teme que s1 procu lo haría el co~ e una competen
Uos. Estos in cia y se

q?eh~:::ción injus~Y
ta án como · pl1que
lo aplas r todo objetivo continuos. 'ón
sustraen a control e tn l na acusac1 njuiC18'
autolmponen un t . ón se siente como ~ análisis un. e tos de
4) La interpre ac1 temente en e sentiro1eo
e\ paciente v~
Permanen f za sus
retación re uer 1 analista.
miento. La interp . na acusando a
811torreproche y reaceto

146
fi ) F)J paciC'11tc
exper imenta Ja interpretación como un des-
aire y In di lucidacitln de • us di ficu lta des como una expresión
de nntipntfn o de dcsd6n por parte del a na lista. Este ti po de
roocción AC v i r1ctJln A t 1n11 gra n necesidad de a fecto y una sen-
sil)í li d;Jd no menos i11t<'nAa ante e l rech azo.

Jiorr1ey so cxpl nya e n s t1 t rabajo ace rcR de estas reacciones


0
lo intcri1rctnci611 , y s i Aquí Jns he mos mencionado con algún
dcli1lle fu e pc>r s u evidente importancia clínica. Pero a despe-
ct10 de s t1 pri1ncri1 descripción preciso de Ja reacción ter a péuti-
co ncL:,:ri1tiv·H, I-Ior11c.v (n l igt1aJ que Rivier c ) incluye asimismo
otras respt1estt1s ''rtego ti vas". basadas en procesos ps íquicos
diferente<. i bie n éstas in te r esa n pa r a el t rata mie nto de pa-
cierttes con estructuras de personalidad narcisistas o maso-
quistas. no tienen la mis ma índole que la reacción descrita por
Freud. El pacien te e n e l que apar ece la reacción terapéutica
negativa empeora cua ndo lo pr evisible e r a q ue mej orase, y
esto es muy dis tin to de l caso del pacien te q u e se s iente m.ole.s-
to ante una interpreta ción "correcta" o muestra alguna va-
riante de "oposición " agresiva. A veces es dable obtener la
confirmación clínica de la existen cia de la reacción terapéuti-
;i neg:itiva en pacien tes con fuertes sentimientos de culpa y
neces1da.d de castigo" por s u s r eaccion es paradójicas ante in-
~rpreta~1ones que experime ntan como un ataque, una crítica
teun castigo. Sancller (1959), al describir el caso de una pacien-
m~~ masoquista que presentaba lo que él denominó una
reacc1on terapéutica "positiva", apunta:

. Gran
nia.n comoParte de su silencio Y ·su· dificultad Para asociar i:..
propósit
campara t·ivamente
. . ~ineXperto
provocar nu
d ira, y como a Ja sazón yo era
traslucir mi ir 'ta . , • e vez en cuando (... ) di;iaba
de rni voz. C n c1on ya sea ~or mis comentarios o por el toruJ
Y la sesión s·ua~do esto sucedía, ella de inmediato se rell\i~
ba bien y su'~ente era una "buena• sesión, en la que áédcf4<,· .....
"f.ª
que ••!<> se d nuevo material. En ese momento yo Wptilfl
"necesidad de ia ~que invoJuntanamente hahta sat•
e castigo".
Creenios h
llalftieo8 8 b '!Ue asta la década de 196«>. ¡
o re este tema o vinculados & di (p.

14'l
Bre nner , 1959; Cesio, 1956, 1958, 1960a, 1960b ; E ídelber g,
1948; Feigen baum, 1934; G reenba um , 1956; Horney, 1936;
Ivi m ey, 194 8; Le win, 1950; Rivi ere, 1936; Salzma n , 1960) poco
a gregar on a nuestr o con ocim ien to y comprensión de est e me-
canis mo, en la for ma e n q u e lo describió Freud ; lo que se hizo
m ás bien , fue ex tender el significado del con cepto, aplicándol¿
en con secue~~a de muy di~e~sas m a n er as. Un tra bajo parti-
cular1ne nte ut1l, es el de . Ol1n1ck ( 1964), quien al repasar los
nume r osos eqwvocos existen tes e n t re los a n a list as sobre l
ind~~e d e la reacción ter_apéu t ica _n egativa expresa s u preocu~
pac1on i:or es:~ te11d: 11c1a a d esdibuja r los límites del concep-
t?, y. sen a l a : . T odav1a se escu ch a , ~ e vez en cu ando, que el
t ermino l1a s ido empleado p a ra designa r cualquier empeora-
m ien to d e l estad o d el p a ciente dura n te el tratan1ie nto.,. Olinick
llama "fa ls a s" reaccion es t e r apéuticas n egativas a las que son
el p r oducto d e un er ror d e t á ctica, cua ndo se formula la inter-
pre tación d e un d eseo inconsci ente a ntes que el paciente esté
bien pre para d o p a r a r ecibirla . En vez de sentir alivio, el pa-
ciente e mpeora a raíz d e esta interpreta ción prem atura, pero
no se trata de una r eacción t erapéutica n ega tiva en el sentido
d e Freu d . Olinick cons idera esta última como un caso especial
d e negatiuismo y traza los orígenes de una actitud negativista
e n los prim e ros años d e vida , ligándola a ~i~uaciones qu.e .fo-
m e n tan en e l n iño sen timientos de agresividad Y oposición
r esen t ida. 1· 1 re
Ha h a bido una m a r cad a t end encia a conce~t~~ izar a ~
acción t e r a p é u t ica negativa en función de la.s v1c1s1tude(s regrla
.- . s años Vanos a u tores v. .,
ciona les d el nino en s u s pnmero L. · ta · l98 1· Olini<i:k,
Asch, 1976; L a ropl-de-Groot, 1967; imen n1 ,r edis '~sición a
964 1970 1978) han h echo re para r en un~ p del ppaciente a
1 ' ' 1· 15 0 r egresivo
dicha reacción , b asada en e unp~ d una m adre depri-
volver a fusionarse con la imagen m ter na ea · da En especial,
· ¡ t n t e ama da Y o ia · el
mida, que es amb1va en eme . al de r evivenciar ,
Limentani (1981) se ha refendo t em or · ocias traUllláti-
dolo:r psím11co asociado con t.eropranas expenel 8 1'dea de aban·
,- ul · ciada ante
eas.. Ea probable que la e pa viven . infancia desetnP~
~·•ar el vínculo con la figura de la pnrner
8
·6n terapé11•
·.J:.'5'.'.· 11: ,PgJ1i6cativo en la génesis de la redacc1 er de indo-
• B8tos fuerteá lazos int.ernos pue en s
le outop unit iva y masoqui t
una r eacción ter apéutica n~ a ,t! el surgim iento Post.enor d
del paciente de reafirmar l gvía iva quizá r efleje la n~-:d de
l - e nculo rna . --.oa a
que 1o dana (Loewa ld, 1972). En los ú ] .soqu1sta con el objeto
J1a puesto en la imposibilida d d l .timos años el acento se
separ a rse de las figuras tempr: pa~nte de individuarse Y
Pine Y Ber~an, 1975), Y va rios anu~r ahler: .1968; Mahler,
de refer enc1a de la indi vidua .6 es recu11·1eron al marco
· et n-separación l
reacción ter a péu t ica negativa (v V ~ examinar la
1
1976; Grunert, 1979; Roussil1on, · lr:;BS)
a enste1n, 1973; Asch,
Ascl1 (1976), al ocupa rse de este t .
sobre e] nexo entre las prime . 1 ~ma, llama la atención
obtención de r ecompensas na r~s. re ac1ones masoquistas Y la
rc1s1stas:

Una persona que se de,s arro116 ha ·o .


tor que parece h aber idealizado l J
haberse rehusado a las gra t1"fi
:a. é~da de un progeni-
. e su nm1ento en la vida y
to
es s aspectos de la 1·
1caciones '
y qu .
e a su vez 1ntrouectó
· mago parental ( d .r
meJ.orar gracias al análisis . ama a), se resistirá a
las Interpretaciones que ti~:¿n particular se rebelará con tra
~e oponen al placer. Una vez na remov~r los obstáculos que
Integrado, el acatamiento que un s1stema moral se ha
~~ntimie~t?s de culpa sino~~: ~eb~;esta 1
no sólo elimina los
n narc1sista ca paz de . n produce una g atifi
convert1rae en un fin .i ca-
~ ~sí.
-adiría mos que el .
der la 11arnada "o . paciente puede sen tir e l
el dueño d m.n1poten cia narcisi sta" temor de per...
fueron se~i~u propia casa, s i acepta que' ltern_or a dejar de ser·
nunciar a su i as por una mejoría, ya u as in~erpretaci&í•
cuencia perd ndependencia Y a su a ~e esto unplieatta . _
Brandch ft er autoestima (Kernber u ontrol, y como ctONl\l
Al d ª , 1983). g, 1975; de SatUJ8turt¡
ir_ esarrolla '
~hut . r sus teorías b
tuvo m':~~u~ó que el paciente ª:O re Ja psicología del
Brandch ft ciencias en sus P . n una perturbacidn
teraPéut~ (1983~, siguiendor:eras relaciones o1'f
desarrou negativa a la . Kohut, remoMa
de al ar Y mantener im~osibilidad del
ble a a necesidad del ~ sí-mismo "cohesi
conservar el 1 paciente dotado dé
azo est.ableCid<> coni
' ' Ct1ci11 c c'lmo t1nA ti gi1r:1 qt1e lo fr\ 1Rlrn i tl1p lnc u l>lc 1n c ht.e , y e11 ~
tie11de que 6stn es 1:1 raíz d e ln r eacci611 t.c r opé t1Li ci.i t'\(\gntiva.
Desde 1936 en a de la n te, t1 11 l c111a recurrc11tc c r1 la biblio-
grnfía es el de la a p a ri ción de la rea cción t c r a ¡)éutica negativa
e n pacientes prope nsos a la d e presión (v. gr., Gero, 1936;
Hom ey, 1936; Le win , 1950, 196 1; O linick, 1970; Riviere, 1936).
Se ha hecho nota r que pa ra a lg unos pacientes e l éxito s igni fi-
ca, pa r ad ójica mente, el a pa rta mi en to respecto de un estado
uideal" d el sí-mi s mo, relacion ado con determ inadas exigencias
rigurosas de la conciencia mor a l del individ uo. Probablemente
sea el d olor asociado a la pérdida de dicho estado "ideal" el que
conduce al desarroll o d e un a r eacción depresiva (J offe y
S and ler, 1965) en las pe r sonas propensas. Según nuest ra pro-
pia experien cia clínica, otro lazo, si bien menos directo , entre
Ja r eacción ter apéu tica negativa y la depres ión está dado por
e] inten to de cie r tos pacientes de desarrolla r síntomas psíqui-
cos y fís icos cuyo objetivo es impedir el surgi miento de un
estado de presivo. Se ha descri to la producci ón de estos sínto-
mas en conexión con el dolor psicógeno (J offe y Sandler, 1967).
Desde q u e Melaníe Klein escribi ó E nvidia y gratitud ( 1 95~,
se h a asignado cada vez más importancia al papel de la en~­
di a y la destructividad con exa en el desarrollo y l.~ patolog_ia.
Se h a s u b r ayad o el pa pel d e la envidia en la rea~c1on te_ra~eu·
tica n egativa d e pacientes n a rcisistas y fron tenzos (Bego1n J.
B égoin , 1979; K er nbe rg, 1975 ; Rosen~e~d, 1975; Se.g al, !!ªa~
·11·
S p1 ius ,
1979) El pacien te pued e en v1d1ar y resen tir la P
· · orrectas y,
cidad d el a n a lis t a pa ra formul ar interpret~c1o~es e 'dad
. · , 'te d estruir dicha capaci
como consecue ncia, qu1za neces1 . t. Es intere·
desarrollando una r ea cción t era péult1ca .n ~~a ievxap.resada por
to rda a op1n1on
sante d estacar que es r ecue ) . a la necesidad nar·
Homey en 1936. Kemberg (1975 m e nc1on uta así como de
cisista de ciertos pacientes de vencer al terape s p'ara ayudar·
ha n otras persona
"destruir los esfuerzos que ce "
. ban en el proceso ·
los aunque ellos mismos sucum · · nes de Me1a-
' ·d 0 b.1en las op1ruo
Baranger (1974) ha res~rru , t. negativa:
nie Klein acerca de la reacción terapeu ica
· sti·
'd ' gratitu d ine
Melanie Klein ( ... ) nos brinda en ~nui ~a
tllamlea indicaciones de que en el ongen e 8
t
reacción tera-

150
JJÓ11t,icu n c~"'ntiva

""ºtá .
"'º siempre Ja e ·d·
111o n te c11?etc pun Lo --cuando eJ a n n~1 1a, ya que es preciaa-
cornprc r1d1cJo al ana lizado Y d a l1sta está segur o de haber
cuan o éste
d um lJr e- <1 u ~ surge Ja reacción te é . comparte esa certi-
eJ a r1a lizado frus tra el "-x1·to d J raJ~ ut 1ca negativa; con ella
1:: e ana 1sta y t · fi •
s u último r~curso: d~apués de t.Qd , nu n a sobre él. Es
sar, au nque sea al precio de su pro, _aufn puede hacerlo fraca-
op10 r acaso.

~n capítu los anteriores hemos comen tado el cr . .


cap1é en Jos as pectos interper sonales del 't . eciente hin-
. . k (
01 1n1 . a si uación analíti
c 1970J, refi riéndose a Ja r ea ·6 te . ca.
va, dice que cci n ra péut1ca negat i-

si bien puede e n tendé rsela en té . . .


zrl 11nos 1ntr apsíq · · d' .
duales, requiere para su efectivización J . u1~s in IVI-
persona ( ... ); la reacción terapéu tica : . presencia de otra
queda de a lguien que castigu n ega iva en t raña la bús-
e.

Esto tiene obvias implicacio .


donde p uede suscitar en 1 n elis para la situación analí~
¡¡ · e ana
erenc1ales (capítulo B) 01 . . k
sta reacci
ones contratrans-
transferencia se produce. en ~n~c comen~ que "la contra-
lannen te proba ble como res os los analistas, y es particu-
~aleciente en la persona ~uesta ante la caracterología pre-
t1ca negativa" v · q e presen ta la reacción te n6:
t . a n os a utores s h rat'o¡;;u-
ransferenciales · e an r eferid o a los
(Asch, 1976· B Y contratransferenciales de e ta aspee.tos
Limenta . ' renner , 1959; Kernber s reacción
1979) L n1, 1981.; Loewald, 1972; Oli . ~ 1967; Langa, 1976'
elendede~ali:~~~~~ones
P d ,
lt:erapéuticas n~~tiv1!6;~1:70; Spilliue,
ana ista Y pert b e en provocar
una re;p na considerárselas un murdardla neutralidad, y ~
uesta en 11
rnente, en el , . e. os. Langs (1976)
0 °e suscit
. ar o prov-.
tación de u anal1s1s, el paciente re Pu;tualiza que normal
caso de la n modo que la convalida spon e ante tina inte~
Proceder a reacción terapéutica n par~ el analista, peJ:QMM
convalidacianular este mecanismo egat1va el Paci&JJ¡te . ....~
. No dudaón. negándole al analista..-., ~1
ticas ne .rnos de que la .
de s gat1vas es . propensión a las re~
er una funciónP:op1a del carácter del indt .
specífica de la situa.ci4.n

181
.
. 1-~ . cabe s uponer qu e estas reacciones en a p a n ~ n -
ps1coana iwco. bl · · t de éxito
. dó' ·cas a n te la ame n aza de . r esta· ec1m1en
c1a pa ra ~ 1 l' · o o A -
pu eden d arse tanibiér1 e n otras s1tuac1on es de 1n1cas. ·s1, t es
· 1'bl e qu e se las detectará
p revis . .e n. toda clase e. tratam1en os
como respu estas de ciertos in dividuos al pr ogt eso D (o a la
11 ex-
· - de satisfacción por par te del. tera peuta). , e e o .se
pr es1on
d de qu e la historia de tales sujetos mostra n a reacc10-
espren · · d é ·t
nes "'negativas" sirnila1·es fre nte a las expe1·1enc1as e X1 o o
de logro. . . a· 'd
Varios otros moti\'OS pueden deter min ar que u n in iv1 uo
f a una recaída después de haber n1ejorado, y est as recaídas
su r . - · t.
den ser muy distin tas d e la reacción tera peut1ca nega iva
pue 0 1t ' .
la describió Fre ud. Por ejem plo, no es raro que a erm1-
com · - t ·
de U n t ratamiento se produzca una rea pa n c16n emporana
no · ·
d e 1os sin ' tom a s. E sto tam bién se observa en otras .s1tuac1ones
· t
t e r a péu t icas , com o cua ndo se exa mina con un paciente in er-
na do la posibilidad de d a rlo de alt a, o de pone: punto final a su
a tención a mbulatoria. Algun as de estas reca1das pueden ~on-
S I"d erarse expres1 "ón d e la dependen cia no resuelta del pac1en-
d
te respecto de la pe r sona del m édico. Análogame~t~, pue ~:
conSti. tuir una mane ra de h acer· fren t te al temor a errurn
cuando s e interrumpa el _tratam1~ ~- es un fenómeno clínico
La reacción terapé~t1ca nega ivf; lla técnica o una ínter-
. d" esanamente una a
que no lll ica nec t s· emba rgo quisiéramos
vención inadecuada del terapeu a . t1rnatamiento fracase pue-
t . s de que un ·,
destacar que los mo ivo b d" dicarse a la reacc1on
den ser vanos,· y no t odos de. en a JUde su mecánica
. nto .
Yde la
terapéutica negativa,- El co7o~~m:eparticular de estructur:
significación que tiene ~ ~ reacción para el ~ronóst1c.
caracterológica en que se . a es r e. emplo un psiquiatra tenn
tiene gran aplicación clínica. _P~ u~ paci~nte deprimido, ~~n
drá que abste~erse de sugenr una modalidad de :eacc1ue
fuertes sentimientos de culpa ~6 terapéutica negativa, qder
d la reacci n d spon
que se correspon e ~on ,, ue el paciente pue e re de in..
se "tome unas vacaeiones ,_ya q incluso al punto
ru
con una a cct "ón o depresión severas, to de
tentar suicidal"Se. rrollado el concep ér-
La bibliografía sobre el tema ha desa t' dos En priJner t
~terapéutica negativa en dos sen i ·

152
m ino, se ha desd ibujado la especificidad de la reac '6 ·
1 d l . d e resistencia más generales y aC1 act"t
n , V'lncu-
á n o a a tipos d
u t" . n l . l u es
nega 1 vistas , o a masoquismo en sus diversas expresio.
S. b. to nes.
1 ien es s a por tes a umentaron nuestra comprensión d ¡
resistencia, la reacción tera péutica negativa se caracteriza~~
ser un proceso que implica un "avan ce" de alguna índole se-
guido por un retroceso. A n uest ro entender, es sumam~nte
importa n te diferencia r dicha r ea cción del concepto general de
resistencia, y limi ta r el rót ulo "reacción terapéutica negativa"
al fenómeno origi nalmente descrito por Freud como un proce-
so en dos etapas. No obs ta n te, Roussillon (1985) ha argumen-
tado con vincenteme:ite que la reacción t erapé utica negativa
comprende no dos sino tres et ap as: la mejoria del estado del
pa_ciente c~nduce a la expres~ón de satisfa cción del analis~ y
a esta le sigue un empeor a miento. Aquí la reacción se concibe
como un fenómeno tra nsferencia1. Cabe suponer que con in-
depende~cia de c~alquier otr~ patología, las distintas fases de
la reacc1?n terapeutica negativa reflejan experiencias infanti-
les d_e aliento, expectativas positivas u optimismo que fueron
seguidos regularznente de algún desengaño.
L_a segunda dirección en la que se ha ampliado el concepto
consistió en extender la comprensión de su dinámica d l
~:e~~~~: ~~!~~;:~°:t! otros elemento~ aparte del sentfmi:n~;
Posibles fuentes de ~;ao~o he~os Vlsto en _este capítulo, las
muchas. De este modo . ~-acc1 n terapéutica negativa son
"reacción terapéutica ~:1 t~en ,,Puede conservarse el nombre
r~acción particular, 1imit!ª1 iva ~ara_!ª descripción de una
c1onarniento d . a explicacion del fenómeno a1 fun
e un sent1rn · t d -
Por cierto demasiad .1e~ o e culpa inconscient.e Parece
o restrictivo.

153


9. ACTING OUT

De todos los conceptos clínicos que examinamos .en este


volumen e] de acting out es probablemente el que se vio some-
tido a la~ mayores amplificaciones y cambios de significado
desde que Freud lo acuñó (Atkins, 1970; Boesky, 1982; Erarci,
1983· Freud, 1905e (1901]; Holder, 1970; Infante, 1976; Langs,
1976; Thoma y Kachele, 1987). Refiriéndose a la confusión a la
que esto dio lugar , Blos (1966) comentó que

e] concepto de acting out está colmado en demasía de referen-


cias y de significados. Su definición, bastante neta ( ... ) de la
época en que se consideraba que el acting out durante el análi-
sis era una forma de resistencia legítima y analizable, se ha
expandido ahora para dar cabida a las conductas delictivas y a
toda suerte de (.. .) acciones patológicas e impulsivas. Esta
expansión del concepto h a llegado ya a un punto de ruptura
conceptual. Yo siento ( ... ) como si avanzara a tientas en medio
de la maleza de un concepto que creció demasiado, ansioso por
encontrar un claro que me permita vislumbrar un panorama
más amplio.

E? la
res tienden actualidad,
. li' tanto
1 los psicoanalistas como otros auto-
Pu s1vas ª ap · ¡e té1·1nino a toda una serie de aceton.w.
l.""' 1 .
••
1
t• car
Cu t
en a el e , an
t isoc1a
t es o peligrosas ' a menudo sin tonl•P ar.
un sentido . onp ex o t"en que se producen. A veces lo e~~.....,,
das acc1ones
. d 1 ivo, .a modo de reprobacicSn de de
eyera
de la biblia e os P~c1entes o aun de los colegas•
grafia pertinente de los últimos tientJM$.m

155
variedad de u sos que tie n e e n nuestros días; e l ú11ico
gra n · d 1 ºó
d eno minadoi· común pa1·ecería ser la prem1sa ., ·
e qu e a acc1 n
d L ·
que se d esigna con el térm in o "acting out t1e11e e ermtnan-
tes inconscientes.
E n parte, la actual con fu si611 en to1~110 de es te concepto
deri va de la t r aducción al in glés del vocablo originalmen te
em p leado por Freud. E n 1901, e n s u Psicopatología de la vida
cotidiana, uti lizó el vocablo corrien te alemán "lia 1idelri" (ac-
tua r ) pa ra desc1-ibir los "actos fa llidos,, u ''operaciones fallidas"
a las que podria atribuirse una s ignificaci611 inconsciente. Sin
embargo, cuando en 1905 r elató el caso de "Dora", empleó el
ver bo "agieren" (qu e tambié11 sig11if1ca "actuar ", a unque es
a lgo m ás enfático), dándole u n sen t ido especial. "Agie reri" fue
t r adu ci do a l inglés como "actirig ozit", y es probable q ue esta
elección sem á n tica (y en especial la inclt1si611 de la proposición
"out ") con t1·ibuyer a a algun os de los ca111bios de sigi1ificado
que s ugiri ó el con cepto en la bibliografía angl~saj?na. B:,llak
(1965), ver b igraci a, apun ta que Freud er:npleó .ª~ting out por
primera vez e n la Psicopatología de la vida cotidiana, pero en
e s t a m e n ción B ellak confund e "liandeln" con "°:fie~e': ";a con-
tinuación d escribe casi todas l as "actuacio,~es. cl1n1c~ente
. ' fic a tivas com o una u otr a var ian te de acting o~t . :~-
s1gruG (1950) y R e xford (1966) est ablecen impl1c1ta·
bié n r een a cre d ·, d
mente una e quipa r ación en tr.e el ac~ua~ ~u~, es t ra ucc1on e
"h andeln" y el que es traducción d e agie1en
d . 1905 "Dora"
. 1 . cribió Freu en
L a paciente sobr e a que e s
, '
él más tarde
a b a ndonó el t r atamie nto luego de trcesllm eseysa, Ypor no haber
1 b to a una ia a s u ,
a t ribuyó est e fi11 a a rup r ' do sobr e él los sen·
h h h b ía t r ans1er 1
a dvertido que la m u e ac a .ª a importante figura de su
timie n tos que a brigab a h acia u n
pasa d o. E scr1'bi·ó Freud (1905 (1901]):
. a de esax
1 sferenc1a Y a ca us ,
Así, fui sorprendido por a tran_ r K. el,la se vengó de ~t
Por la cual yo le recordaba
'l
a l seno d ', tal como se hab1a
me aban ono, tuó un
d
como se vengara e e , y ' l De tal modo, ac d
creído engañada y a ba ndon ada por e . fan tasías, en Jugar e
frag111ento esencial de sus recuerdos y
reproducirlo en la cura.

156
l~n esta obra , fi'reud relacionó el acting out con la t ~
· • • rans1e.-
re nc1n y 1a rcs1s tenc1a, y lo consideró un eu cedá d 1
· J . n eo e a
rcrr1emorac16 n. Ja pacten te, en vez de r ecord a r el d
fi · é1 . . pasa o y
re er1 rse a e n s us asoc1ac1ones libres , lo ponía en acto
El exa me n más a mplio de este concepto por parte de F d
es eJ trabajo técni co sobre "Recorda r , repetir , r eelab:::r"
(1914g), donde el acting out es vinculado específicamen te a la
sit uació n del t ra ta mien to a n a lítico. Como en el caso de "Dor a"
se r ecurre a él pa ra r eferirse a las a cciones con las que el
pacien te s us tituye s us recu erdos:

El a na lizado no recuerda, en gener al, nada de lo olvidado y


rep rimi do, s ino que lo actúa . No lo reproduce como recuerdo
sino ~orno acción; lo repite, sin saber, desde luego, que lo hace.
Por ejemplo: el an alizado no refi ere acorda rse de haberse mos-
trado desa fi ~te e incr édulo frente a Ja autoridad de loa pa-
dres; en cambio, se compor ta de esa m a nera frente al médico.

Continúa di ciendo que el acting out es un modo de record.a


que ~parece en el an ál.is is. Hace reparar en el h echo de qU:
t~~b1én la transferencia .puede considerarse un caso de repe-
t1c1?n, Y que. transferencia Y acting out coinciden cuando el
~aéc~~nte re~1te el pasado de una maner a q ue lo involucra al
i~o (p. eJ ., cuando se enamora del analista) s· b
también relacion a el acting out con la r esisten cÍa: m e m argo,

. Tampoco es dificil discernir l . . .


c1a. Mien tras mayor é a p ar t1Clpación de la resisten-
sea sta tan to m á á . .
recordar por el actuar (re ., . s ser s ustituido el
[del análisis] esa tra ~ pe~ir) ( .. .) s1 en el ulterior trayecto
por eso necesita ser ;:pe:e~~~ s~ vuelve hostil o hipertensa, y
da al actuar. nrru a , e recordar deja sitio en segui..

e Freud distingue el actin


e: del que se da fuera de ~ o~t dentro de la situación analftiJ.
rno un r esultad d esta, ambas formas son concebfilla
~atamiento. Den~ro ~~a ~abor analítica y de la situaclmt
CU~o Para el act . é , la transferencia 8U:lttihitltnf
que inicialrnent ~ng out, Y ésta puede ser la 1hti
acceso a la supe:nc~s rFecuerdos reprimidos hallell!
ie. uera del análisis, e1

151
. .
r a e l t r ata m1et1to Y par a el pacic1
. 1le,
pe ligros potencia les .Pª . osible evi ta rlos - ni es s ie mp re
a unque con frecuen cia eds i~ptervención-. F1·eu d d ice que el
· bl t a clase e in ~ d"
aconseja e e,s al aciente de los dan os que pu iere
m é dico que rn a prot:gerd P 1·n1pulsos h aciéndole p rometer
1 1 tuac1ón e s u s ·d
provocar t
e aaráacninguna
. d ec1s
. ión in1po11:ante sobre s u Vl a en
que n o om . .
e l curso de l tratamien to, pero agrega .

d 1 ego que se res pe ta la liber tad personal del analiza- b l


Des e u .. ble con tales previsio11es; no se le estor a a
do en todo lo conc1l1'.ª0 ósitos irrelevantes, au nque sean dispara-
eJecu c16n de su s P P1. ·¿ el ser 1'1un1ano sólo escarr111c11ta
oco se o V1 a q tie l
tados, y tamp or experie11cia pro¡)in. Si11 duda, 1ay
y se vuelve p1,.1den te p d disuadir de en1bl\rcarse durai1te
e nfermos a los que 110 se pt1ed e cn1presns total111enLe indesea-
. t n aventura as • .
el tratam1en o e . tarlas se vo lvc1. -<LU.,.• dóciles y acces1b 1es par a
bles y sólo tras eJecu
' . l ' t' .
En ocas1ones, l1asta puede ocun ;r que . no
la cura ps1coana 1 ica. l t ansferencia las puls1ones
· d f1·enar con a r . . d
se tenga t1empo e re . a acción de repet1c16n , esga-
. ue el p aciente, en un
silvestres, o q t atamiento.
rre los lazos que lo atan a 1 r

'a los análisis llevan m ás tien:P.º


N o ob stan te, como ho~, d1 derar o a b a ndon a r el r~qws1-
u e e n el pasad o, se ten d io a moviesen de adoptar decisiones
qto de que los pacie n tes se a bstutrim onio) e n el curso del aná·
( e· con t r aer m a
importantes p . J ., . " man-
. . "actuaciones se
lisis. . . de Freud sobre estas . . entes exámenes
L as op1n1ones . lt r a das e n st1s sigui lta claro
tu vier on e n. esen~20 1939a, 1940a (1 ~oncepto clínico,
ia ina e 93 8)) y resu
de la cu estión (1 . d ;¿
el acting out como u n l 'tico (véase
que sie m p r e con~1 e la d o al t r atamient o ana ~de este uso d~
tam¡
concre t a m e n te v:a~ Las desviaciones r~~i-e~afia psicoanah·
bié n A . Fre ud, 1 . uy pronto e n la b.1 io factores, aJgu·
término com enzar on m obedecido a d1ver~os
tica, lo que pa r ece hab~:remos a continuación.
nos de los cuales enunci artió de un
.
u stanc1a l del concepto p do fuers
. .ó
1 ) Una ampl1ac1 n s . . Freud - aunque toma
. te repetí'a
comentario hecho por el_prop1~é es lo que e l paCle~a (1914g):
de contexto-. Al exa~nar ':l Freud se pregunta
baio el influjo de la res1Stenc1a,

158
¿,Ql1é rl'JJito o actúa, en verd ad? H e a quí Ja r espuesta: repi-
te t,(¡rfo cun 11to cfcsdc laR fue n tes de Jo r eprimido ya se ha
ílUÍCrtO pnRO h ORUl SU f4C T man1fieRto: SUS inhibicion es y actitu-
des invio l1Jcs, Rus r é1Agos patológicos de ca rá cter. Y, además,
durn11tc e l trata1n icn to repite todos s us síntom as.

Esto 11 0
qu iere decir que re petición y acting out son sinóni-
s Por más que e l acting out sea un a forrna de repetición.
mo '
Por otro lado, e n s u fonnu lación F• retJd no s ustrae a 1acting
· out
de1contexto clt1iico. . " . ,,
2) E l hech o de que en inglés se tradujera agieren. po;
" tirir1 ot1.t" (v a l e decir, agregándole a l verbo Ja pa rtícula out ,
ac b ,, d. 1 d
e norma lmen te s ignifica uafuera ) 10 por resu ta o que va-
rios autores limita ra n el concepto a Jo que se " a et ua
qu " fu era " de
la sit uación analítica , y con dujo a Ja acuñación de otro tér1ni-
no, "acting iri", para designar ciertos aspectos de l acting out
"dentro" del a n á li sis, ta l como los h abía re fe rido Freud
(Eidelberg, 1968; Rosen, 1965; Ze ligs, 1957). S in e mbargo, en
la act ua lida d la expresión "acting inn está cayendo en desuso.
3) La tendencia a extender Ja teona psicoanalítica con el
objeto de enunciar una psicología gen e ra l (Hartmann, 1939,
1944, 1964) llevó a qu e se reformularan di versos conceptos
clínicos en un ma rco teórico más a mplio. Por supuesto, esta
tendencia se vio forta lecida por la r e iterada declaración de
Freud de que los fe nómen os observables en e l tratamie n to
psicoanalítico ta mbién podían observarse fu era d e él. Una de
las consecuencias de esta tenta tiva de generalización de los
conceptos cl ínicos es que a veces pierden parte d e s u precisión.

tul~
Ya lo4 hemos 10 e.xamin a do con resp ecto a la transfe rencia (capí-
l, Y mismo es válido para e l acting out.
. .)E!
ap11cac1on _concepto t dacting
del m ' de . out tuvo
l t' •
como contexto

de origen la
dolllinanteme
. nt e o o ót· ps1coanaut1co a pacientes adult.os pl'e'."!
e neu r icos, pero capaces de adherir a la re-
coan~~
gla f1 d
.ª mental de la asociación libre. La aplicación del pai..
trasto~18 ~l tratamiento de e nfe rmos que padecían ltl W!B
centes
. yºª._ e la
n1nos dio lPersonalidad, así como a psicótiCólt, adfll8.
Ción del , ugar a nuevos problemas y a una
inipuJsiv co~cefto. A raíz de la similitud entni lb&
os e a conducta de estos pacientes .Y el

159
l<>s 11ctJróticos en anális is, fue muy fu e rte la t e ntación <le rotu-
J.'1r como ªacting out" ct1alqui er comporta iniento impuls ivo (A.
Frct1d, l 96R ).
5 ) Para Fre1Jd , al acting out e ra una manifestación parlicu-
lnr de la r esiAtencia qt1e podía tc11e r consecuencias indesea-
hfr·s para el pac1er1tc o para e l progreso del análisis. Por este
m o tivo, parece lógico que s us colegas y seguidores lo aplicasen
en mayor m edida a las conductas "indeseables", en general
que a otra clase de conductas.
. Algunos se vieron inclinados,'
como caso ext remo, a d cs1gna r como aclirig out cualquier con-
ducta social o moralme nte indeseable, ya fuera de pacientes 0
de cualesquiera otra s pe rsonas .

Fenichel ( 1945b) examinó el acting out con referencia no


sólo a los fenómenos vinculados al tratamiento sino también a
las tendencias impulsivas arraigadas en la personalidad y Ja
patología individuales. Vinculó la tendencia a la acción impulsiva
a dificultades del primer año de vida del niño, que llevaban más
adelante a r eaccionar con violen cia frente a las frustraciones.
Tambié n señaló que las experiencias traumáticas de la infancia
pueden dar origen a inte ntos reiterados de dominar mediante
la acción aquello que se vive nció antaño en for1na pasiva y
t r aumática. Fenichel diferenció más tajantemente que Freud la
t r ansfer encia del acting out, sugiriendo que la tendencia a este
último e r a una función de cada sujeto y por en de podía exami-
n ársela e n un contexto más vas to que el del trata miento analí-
tico. Los indivi duos pr oclives a l acting out tienden a actuar ya
sea que se a n alicen o n o. T iene n en común

una d ife r enciación in s ufi cien te entr e el presen te Y el pasado,


la fa lta de di s posición a a prender, la in clin ación a obrar con
ciertas pa u tas r eactivas r ígidas en vez de hacerlo con ~espues)
tas a decua d as a los est ímul os. P er o estas pa u tas react~vas (...
no son n ecesari a m e n te accion es r eales: a veces con sisten en
d · s "tra nsferen·
meras actitudes e m ocion a les, y las enom1na m o . "ac·
cia" si la actitud es t á re ferida a una pe rsona de finida, Y
1 · mporta con
1
ting out" si se ven compelidos a h acer a go, no
respecto a quién.
. rtoS
Si bien la idea central de Fenichel, según la cua1 cie .

160
individuos presenta
n una mayor t d
sa r en Ja acci611 SL1s impulsos in en .encía que otros a expre-
hec;J10 de que haya conser vad colnsc1entes, es interesan•~ 1
.
des1gnar ta Jes acciones impul o. e té1 i ni no ~acting . 1..C, e
out" pa
1 • • s1vas deb 1·I'tó1 ra
enLr e e actirig ot1,t y Ja resi"'*" .
. <7Lenc1a t r ansf; el. nexo existen te
eJ acttng out bajo esta óptica, de hech erenc1al. AJ examinar
0
el de l ca r ácter de los indivjduo . se ocupa de otro tema
] d s que tienden ,
e1iact e manera impulsiva. a Poner en acto [to
También para Greenacre (1950) 1 .
no h abitual que genera part· l e acting out es un fenóme-
. icu ares probl d
rapéut1 co. Es ta autora d efi 1 . emas e lllaneio te
· ine e acting t " .., -
especial de rem e moracio' n 1 ou como una forma
, en a que el t'
puesto en acto nueva me nte d an iguo recuerdo es
d , e un modo m,
za o y, a m enudo, apenas dis frazad as o menos organi-
t~ata de una rem emoración vis ual o respecto de aquél. No se
ciente, ni tampoco el individ o verbal claramente cons
suya peculiar es motivada uo s e ~ercata de que esa actividad
Ka rece ad!11isible Y apropiad:"orE~ r ecuerdo. Su conducta le
a pos tenor sobre este t . gran parte de la bibl.
racte,r istica, o sea el h e he mda se ha destacado esta ú lti rogra.
el y " ( ' e o e que 1 · ma ca-
o v. gr., Blum, 1976· G e actlng out s ea "acorde
Greenacre examin , . r~enson , 1966, 1967) con
vos de las for mas corrí: as1m1s rno los deterntina.n .
por Fenichel (1945b) l ntes de acting out Y 1 tes evol uti-
sensibilizacio' n . es a ñad e "un e'n~, . a os enume rados
. V1 sual d 1 as1.s part · l
matización ( ) , ' que a or igen 1.cu ar e n la
ciente, en ei.. as1 como u na cr een ciaª u n a tendencí a a la dra-
!~~:~ncia hab~:;:=~~t a:ágico de la ~~~!;;~n ;:,e~da incons-
v· o de ciertas tng out es funda . g:Iere que la
d:da. ~n muchos !~r~urbaciones de los domen~almente el re-
reJ1 eve el n e ntos psicoa nalí t· s Pnmeros años de
r:.everbal~s, sobr:%~ntre el acting ~ci: pos teriores se Puso
Rosfnle1~1on, 1962; ~r~~~re los seguidor?s ~:sM~pe~iencias
este a , 1965b) a u erg, 1968 198 e arue Klein
llluy t:~ecto. Blu~ (l~~~e) t a1:1bién otros
traurn Prana fom e senaJa que "t
a:i
Meltzer, 1967;
ores subra~
delco:: Preedípicos ;tan Y fúan el Procesra;mas de la niftez
diVid rol cognit. PreverbaJes interfi o e acting out. Lo&
Uo a 'reVitñ-J ivo Y de los imp 1 eren en el
y¿¿ os' ( )E u sos y d
··· 1trast;o pue en toraar
rno evolutivo de J,a

161
indi";duación ( ~fahler. 1968: Greenacre 196 ) predispone a
posteriores acti11g out asociados con la fTag ill<lad del )·o"'.
:\ nastaS<lpoulos ( 1988) ha sugerido que l acti1Lg OtLf, sobre
todo en la adolescencia. puede expr s~ r una regresiot1 de la
capacidad para simbolizar. que dese n1boca en u t1 retardo del
pensan1iento abstracto. Entiende, 3demá ~,que el act111g out es
expresión de ur1a con1u11jcació11 ~ in1b ó lica prit1liti''ª ·
En los ú ltimos tien1pos se l1a rob u s tecido la tende 11cia a
emplear el término par a aludi 1·, de 111odo m~\ s o n1enos indis-
crin1inado, a toda s ue r te de acci oncs. Dos edicior\cs s ucesivas 1

de la obra Acti11g Out (Abt )' \Veissn1a11, 1965, 1976) fue ro11
de d icad as a examir1ar per tu rbncio11es t:"\11 di\rersas del conl-
po r ta n1ie n to com o la drogadicción, el alcol1olis1110, la en-
fer rn edad p s icosom ática, la obesidad, la 11ot1)osexualidad , las
inhi b ici on es de la capacidad pa1·a el aprc11dizaje, etc., co11side-
ra das todas ellas co1110 for111as especia les de acti1ig oi1t. En el
pró logo d e ese volum e n , Be ll ak (1965) destaca lo sigtuente:

Aun si se a dopta st1 clefin iciór1 n1ás estr ccl1a, el acting out
¡'
t ien e una gran impor tan cia social . Un trastorn o de carácter
co n stituye un proble m a seri o, ya sea como portador de un
virus e m ocion a l q u e se co11tagia dentr o del pequeño grupo
fa milia r o en ca rn ado e n un demagogo en el pla no nacional. El
d elincue nte , el crimina l ad ul to, e l d rogadicto, el psicótico co- 1
mún, no m e n os que e l lunático pol ítico, son problemas de gran
gravitación socia l qu e e xi gen u n a solución . Necesi tam os apren-
der a prevenir el surgi m ien to de estos m alos actores, com-
prenderlos lo b astante com o pa r a pod er co ntrola rlos terapéu-
tica o socia lmente, y sa be r ya m ism o (esto es lo m ás urgen.te)
p r edecir qué individuos proba ble m en te incurra n en un acting
out y e n qu é circuns tanci as.
¡ · do el concep-
D e m an er a similar Deutsch (1966) h a amp ª1
. lo-
' · d la ps1co
to clínico h asta convertirlo en un concepto propio e
gía gen er al:
. t ya que
En cierta medida todos incurrimos en actirig ou ' ·mi-
' . d f anes repn
nadie está libre de tendencias regresivas, e ª .
tes etc·
consc1en ,
dos, de una carga de fantasías más o menos di ante
Los artistas son capaces de crear sus obras de arte merren 8
ü n acting out; los neuróticos de todo tipo y grado recu

162
su~ sí11ton1lls par a J •
e act ing out . lo h 1.
si n 0111ns de convc r~· ·
t · s Stéri cos lo ha cen en sus
Cli lOn , y 8 m e d
esta d os CTEIJ)Usculo r es· Jo-- ob ~tl o en su s muy dra mát·
· 6( • "' sesi vos icos
psic icos cr1 sus n lucinaciones e ideen s us. ceremoniales; los
cuentes e n s u con1por ta 1n ·c L . as delirantes· los d 1·
1 n o a~rK:la l . • e in-

AJ1ora
. bie11: se d iría q ue est A ex tcn . .
despoJa por co1npleto de s u sentido o ri ·ns1on del concepto lo
zá que n o se h aya empleados· te . gi al . E s una pena qui-
fía en ing lés u n té r m ino co~s ,,m át1ca m e nte en Ja bibliogra-
para dis . t'·111gu jr la tczldencia go enactment" rpues ta en acto]
· · 1 d . ener a 1 a Ja a .6 .
1rrac1ona el acting out v i n cL1 laclo a l cc1 n 1mpulsiva o
Po~. otr.a p a1·te, esta a m p liación de l t:rro~eso del trat:amiento.
bu11 a t.ea lza r s u car ácte r peyor ativ m1no parecena contri-
Fen1chel com e n tó en una o ~·
s.opesar el lla m a do acting out ~o~un1dad (1941 ) que "debemos
t1co. En individuos que no . es e el punto de vis ta terapéu
~eneraJ , es un bu en signo d e i:curren e n él como modalidad
sis 9ue podemos Y debemos ( 1·e algo h a s ucedí do en el anál.
;~s~nácsonsc~entes h a y por de~r~~~a~oaorba atveriguar qué proc:~
reciente s . · s ante e 1 1·
criminado de l té e. aprecia una reacción ~ n a iteratu-
abogado por i1n1no, y algunos autore s a~ el uso indis-
aprernios de o~e s e. lo circuns criba a la ps1coanaüticos han
(p. ej., Bilger 19~~n incon sciente en el cu pues ta en acto de
Greenson, 19G7· L ' ; Blum, .1976; Erard 19r;~. dAel tratamiento
vado a que , . 1mentan1, 1966· R , , . Freud 1968·
indeseable ~e de1as e de conternp,la:nglell, .1968). Esto
pr ' na mera · e acting
ha lle~
º.ceso analitic ( , manifestación d . out como algo
de ~nforrnació o cap1tulo 7), Y se lo le resistencia frente 1
cac1ó n Y una fo va orara e a
de ac~· o expresión. En e r;1ª es~eciaJ significat~mo una fuente
al aco~ng ~ut corno fenó~ e sentido, la evalua ci ~va de comuni-
cont tecido en el eno clíni co sufri , on del concepto
co ratransferen . caso de la trans º. un cambio sünil
en:~~?;táculos q~: 8
in~:~:;: ª
(capítuJo 6),
1
(capítulo f;
4) y
tielllp i as co1110 fu e oponían al tra tani · ente consideradas
"ªrianºt' dej ó de veresntes valiosas de i·n~iento pero lllás t arde
"ºrtnac16n. Al mimr10
0

( 0b
luin e de resiste e. excI usivamente ·
, 1976· Er nc1a, sobre tod en el acting ou1-m
' a rd 198 o contra 1 QI.
' 3; Greenson, 1967~ ~

168
R ll 1968· Rosenfeld , l 9C15 b;
Mi tsche rli cl1-Nielsen , 1968; a n ge , ,
Winnicot t , 194_9). t lí nico a fin de aba r car form as
La a mpl iac16 n de l ~on ~ep o ~ ejos d e la r esis te ncia 110 ori gi-
d e acción q ue n o son s1n1p es re m.ote ri a d e d e fl11ici6 11. A sf ,
n a d o nuevos probl e m as e t1 - .
L a pla nch e Y Ponta lis (1973) sen a la rl .

U a de las t..a reas pcn d ien tes del psicoa nálisis. es fu nda-
.
n . . . '1 lre t r an s ferencia y aclirig out part1cn-
m en tar la d1s t1nc16n c1 1 s purame nte técnicos. ( ... ) Es ta
d d ·terios que no sean o d 'ó
o e en . fi 1·m ul aci611 d e los conceptos e acct tt Y
t a r ea presup~ne la 1. e o nue va defi n ición de las d ifercn-
d,e act ua lizaci611, as1 com o ':1na .
tes moda lid ades de con1 11 n,1,caci61-i.

. as de di stinguir las
t a n las t en t a t iv . diversas
A esto a pu.n o la de G r eenson (1966), quien h~ pro-
for1nas de a cción, com ·vencia act os sintomáticos y
d 'f e ncieen t r e r ev1 , .
pu e s to que se l er 68 1981), quien su giere difer~nc1ar
acting out, o Ra n gell (19 , . ón ne urótica . Thoma YKachele
acting out, acci ón n orma l y acc~e cu alquier r econsider ación de
(1987 ) com en t a n a l r especto ~enta lo s iguie11te:
est e con cepto debe t e ner en e
l · os·' el ac·
fectivos e impu1s1v
Las abreacciones y ~~ntr~ ~s. da a u na meta; la des:arga
. la acc1on d1ngt ª ., mo el Juego
ting out ciego y do de organizac1on, co . s
motora Y los acto~ de a l t~nfc: la estructuración de r~l~~~~~e
y la r epresen tac16n e~~eativ~s y otros modos de res~º~ de ac·
P er son a les , los logros ¿·a nte movimien tos y cur ltado y
onflictos me 1 . t como r esu
t ensjones Y ~ le' os; el acti1-ig .ºu. da ta ti vas
ción diferen cia d os y comp Jde las potenc1al1dades a ~elación
r esolución d e las defensas ytorio d e un individ uo en su
que fo1ina~ par te del r eper . .
con el medio. . de cond1·
do una sene . al
. , an enumer a n l tendencia
Estos autores cont1nu den intens ificar a
ciones inconscientes que pue
acting out: . te capacidad
. dividuos con defic1en ria y el re·
los traumas tempranos _en in dado que la ~emo s verbales,
para la for1nación de s~mb~l~sición de los s1rnbol:rato de la
cuerdo se conectan con a a e'!tado en el que el ap
que a su vez generan un

164
rn emoria posee una oatructura aprovech a ble. ( ... )Las pertur-
baciones del se nt ido de la realidad, la sensibilización visual,
laR fijacionc:s en el nivel de la "m agia de Ja a cción", son todas
ellas condiciones <JU C pueden llevar a pon er énfasis en el len-
g uaje ele la acción, en con t raste con el lenguaje verbal. Al
mis mo tiempo, la s fttntaRfas y la acción so n posibles medios
p rcvcrbales de resolución ele problP.m ae de comunicación.

Hay a mplio consenso en cuan to a que en todo anál isis se


producen acciones que pod rían car acterizarse como acting out
(Boesky, 1982). Se ha señalado que a un cuando éste se consi-
dera un producto de la resiste ncia, puede cumpl ir una función
comunicatjva (v. gr., E ra rd , 1983; Gr eenso n, 1966; Langa,
1976). De hecho, en los últimos tiempos el énfasis ha recaído
en la r elación existen te ent re eJ acting out du r a nte el a ná lisis
y la contratra ns fer encia de l analista.
El ana lista eva lúa al paciente tenie ndo en cuen ta s u propio
sistema de va lores y s u personalidad (Kla u ber , 1981), de m odo
tal que una pieza de conducta que pa ra un analis ta puede ser
un acti1ig out, par a otro puede ser u na actividad a propiada y
adaptativa. La fl exibilida d que pos ea el a n a lis ta y s u capaci~
dad de tolerar y soportar el significado incon scien te de la ac-
c~ón.
1
del paciente influye, sin d uda, en s u evaluación acerca de
s ..d1cha acción es o no un acting out (Bilger , 1986; Thoma y
~chele, 1987). Su respues ta con tratra n sfer e ncial ante el ac-
f t~g out ? el paciente puede cons tit uir una fuente valiosa de
e~ ~rmac16n sobre la inter acción de roles que el paciente pro-
co:: establecer e~ esa situación (Sancller, 1976). Kluewer (1983)
enta q~e el intento del paciente de seducir al terapeuta
dpec1r
ar~ que incurra
para q u • • • en un acting out concertado con él, vale
1
"agie~en ue . iru~1e con é un diálogo de acción• (en aleman,
la obt u':~ mitagieren ") puede convertirse en un medio para
con e nc1on de .nue vas intelecciones, no menos 1lé lil
(lg~~~transfere?c1a en general. En consonancia con ello,q
actin ha sugendo que cuando se designa una condtiéfrl
sí g out, no se lo hace tanto sobre la base de la ot>tt
t ~omo de la presión que le impone el analista~ et
d~a e que .se han transgredido ciertos límites; por.16. 8
gnóstico de acting out depende de la ~
contratransferenci-a. Señala que el hiticapid C!i,

165
en los aspectos positivos. creadores diaJogales, del acti11g out
no debe Ile\.·ar al analjsta a desestimar s u s r asgos negativos, o
sea, aquellos que experimenta con10 indicador es de resisten-
cia. L a com pr ensión de los aspectos de] acti11g out vincula dos a
la r esistencia puede favorecer el acceso a la trans fere11cia ne-
gativa en el análisis (capítulo 4 ).
Se insinú a hoy una tende ncia a ve r en el acting out un
posible p rimer indicio del s urgi m ien to de nuevo nla terial de
origen inconsciente (Bilger , 1986). L imen ta ni ( 1966), por ej em-
plo, cita el caso de un pacien te que acu de a l consul to rio del
analista a la h ora de costumb re en u n día feriado, sin recordar
que ese día no había sesión . Señ ala q ue en u n caso así no hay
pruebas de resistencia s ino que puede toma r se esa conducta
como una fuen te aprovechable de m ateria l analítico. Balint
(1968) dice a lgo sem ej a nte con r especto a ru1álisis de pacientes
con una "fall a bás ica " e n su pers onalidad .
Va rios autores han s ubrayado los a s pectos "positivos" del
acting out como for1r1a de a d aptación . Blos ( 1963) y Anasta-
sopoulos (1988) s e refirie ron a las funciones de protección y
adaptación que cumple el acting out en los adolescentes, como
r eflejo de su n eces idad de preservar la integrid ad del sí-mis-
mo. Otr os (v. gr., Mits cherlich-Nielsen, 1968) h an subrayado
el valor q u e tiene el acting out como con ducta "de ensayo"
luego d e la in terp r etación y de la comprensión int uitiva.
R esumie ndo, pued e decirse que el con cepto de acting_ out ha
sido e mpleado e n ps icoanálisis en dos sentidos primordiales:

1) P a r a describir determinados fenómenos conductuales que


· d ' l En este
surgen dura n te el aná lisis y son con secuencia e e · _
caso el concepto a lu d e a con tenidos psíquicos (deseos, relctauedro
dos 'etc. ) que se abre n paso h acia la s upe rfiicie
· com o resu
· . ular-
' . · l't
1 º part1c
de haber sido revividos en la s1tuac1ón a n a ica, t en
c. · on pues os
mente como un aspecto de la transieren cia, Y s d onsi-
acto en lugar de ser recordados. En este sentido, p~e e e ·a al
derarse que el acting out es un res ultado de la resisten~~ ha
. A ta sta en acto se
desarrollo de la transfere nc1a. es pue tinfi out
1
Uamado "acting out en la transferencia", per~ e ~e 5 con el
\ocluye otras fo1·mas de "poner en acto", rel~cion8::nario, el
ttat4tlbiento o jnapiradas por éste. En su sentido Ol"l&--

166
acti11g out p uede da rs d
1 . u e e ntro o fu e ra d l .
a expres16n acting in" no desi , ~ a situación analítica·
da dentro de ella. Se h a e t. gnana s ino el acting out '
.,
f¡unc1on comunicativa co
s i mado que el . que se
1 . . acting out posee
. . n e análisis fu .6 una
ex1st1r
, .
con l a r esistencia ,
, ya que esta p d
, nCl n que puede ~
en s1 m1 sm a y esta r dotad a d . ue e ser significati
2) p e sen t ido va
ara descri bir m oda lida d es ..
conduc_ta ~e:ivadas de la p e rsona1i:db1tuaJes de acción Y de
0
de un 1nd1v1duo y vin culada és Ja patología actuales
tra t amien
. s a
to. Tal vez la fo11 ~ l .ó te más l
que a proceso da.J
l d . nu a c1 n más 1 , .d ~~
e ase e individuos es la d d UC1 a acerca de esta
a a por Hartmann (1944):
H~y ( ...) un gra n númer o de er
~socia: activa no cons ti tuye u! a~o~as en ~as que la conduc-
tng out más o menos neurót . C1 n racional sino un •ac
En es te lla cting out" re j i_co re~pecto de la realidad . -
resolver, a través d P ten s1tuac1ones infantiles SOCJal.
psí . e s u conducta . 1 Y Procuran
qu1cos. También es posibl socia ' conflictos int -
cho en la realidad p e que una persona se ra
pued t a ra s uper ar s apoye mu
e ener el car ácter d , us temores. El acti -
mente Depend e un sm toma a ng out
conílictos Y quée~~~~ las peculiaridad~s :q~e ~o nec~a­
10 nes de anm•"ti .
a son las qedio social qué
media nte l
., a conducta . b"4.0
cion de Ja es t soCial. Por otro Jad ue se supe ran
actividad ( ) ru:t~ra social en un ~, a veces Ja modifica-
h b, . . . on gina 1 sentido q u 1· .
a ian sido t a reaparición d e un1ta dicha
·t emparan e tales nfli
p1 ar una neurosis. am en te super ad os, y con t ~b ctos, que
L . n uye a Preci-
to a aplica ción del
que tiene 1 con cepto d e .
coanalftic uga r en context ~c~zng out al com .
concept o Plan tea ciert ~s dis tintos del t t P~rtanuen..
ésta
se
do lo o ~s ernpleado en :s dificulta des, que
_vincula a 1 . u sentido más
:a a.miento psj..
. o se dan si el
s exist . as tende · amplio -
llliento- ~n Indepe ndient nc1as de la personai ·: sea, cuan...
~;~~~•llla.8¡ ~ :~~entido ,:~·~:~:la0 situaci~n8;¡~~
d un su ere a la e Y técni
~ trata . cedáneo d l oncepción se ,. la co, s•iru
disti Ill1ento e recuerdo gun cual el
P ntos lllét,.,J' que apunt , Ya que en o"--
asado . vuos P an a meta difj ~·as .
Infantil d '1 ue~e no estimuJ s erentea 3-
e ªtueto E arse la
a~
. n cambio,UAse t.;
_,
de ncli1ig Oltl CA fl l) ¡·I Cf\ ¡) te ln111l)ién
Rt r1ti clo ornplio , e l concep~o t.o U i1 cjc1n11l <1 Rt' rt a el coso de t 1n
n t "les fon11~S d e tra l é lll11 Cl1 . ). "' ele lo C011Cl\1Cln, e n el q ue
... "' · ·¿ na tcr~1 1 1 · • ¡
P 1:1 cit'ntc so rn e t1 o a .\1 " . t es 11os lilcs co11l r t1 e lcr é'\ l)CU·
. 1
S\ J r rre n se11t1m . 11 t " 1flC O t1 sC1C ll l d él
<' o:s . qlt e 8c \1o 1l a r es pee o e , Y
1 d e 1d ' nc1a c 11 L
t ~l :\ r•1t z d e u c p t
h .
t a les s:cr1t.in1ier1Los fre nte o o r a per-
que qui zá ponga en neto n in t e rnado pued e provoca r la re-
son:i. Análogn~uin~c, .:-'de la s autoridndes del hospital_como
P robación o el cas l1go l ·oducto de los se11L1m1entos
. d tos que s or\ e p1 l .
consecuenci a e ac . n1édico fo111c11t.ados por a Ie·
· les l1ac1a su ' ·
de culpa irrac1011a l 1 s p1' tal . La co11cie11cta Y com-
1 ga r en e 10 e . • t
gres ión que tuvo u , dico de la s t endencias del acting º-"
prensión por parte d el meede t r ata mi en to parecerla n se; valio-
den tro d e cualquier cl as . d los pacien tes sino tamb1en para
el m a11eJO e ,
sas no só o p~ra
l
icopatologi a . . .
obten er indicios sobres~ ps t no se limita a los ?ac1e~tes,
Desd e luego , el acti.11.g ou mbr e las acc1011es irra-
. se co11 ese n o d l
también podr ían d e_s1gni8r . e l paciente, p r odu cto eh a
·o n a l es d e l m édico 1ac1a d ' d. a en que las relacrones ~-
ci
contratr a n sfer enc1a. · y en la·nstitución
me 1 asistencia.
pue den ( as1
. -
1
d l erson a l de una 1 . us miembros p. eJ.,
manas e p t actitudes infa n t iles en s la ins ti tución),
mis m o fornen a r . d e una fi gura cl ave en . cional de
ante la mu~zt; ºn:~~~seacting out I~ con~u~~: ~:~nsión
tal
también po ;1a b o no hay duda e qu . to implica atri-
ese origen . Sin ero arg d a !idades d e trata m1en el uso psicoa-
del conce pt.o a_otra;o~~verso del que se le dio en
h uir le un s1gn1fi.ca
n a lítico original.

168
10. IN"f ERPRETACIONES
Y OTRAS INTE RVENCIONES

En Jos capít ulos a n teriores nos hemos centrado en concep-


tos vinc ulados a las comunicaci ones del paciente y a los facto-
res presentes tan to en el pacient~ cuan~ en el terapeuta ~ue
ora facilitan , ora en tor pecen el libre flu10 de tales comunica-
ciones y su comprensión . En el capítulo 12, al ocuparnos de la
elaboración, examina r em os entre otras cosas las intervencio-
nes del analista tendi en tes a provocar cambios per durables en
el paciente, así como la necesida d de ampliar y r efor zar dich a s
intervenciones en forma constante. A menudo se e mplea el
ténnino "interpretación", en un sen tido gener a l, para referir-
se a tales in tervenciones. En la edición ing lesa de las Obras
completas de Freud (la Standard Ed ition), el téunino alemán
"Deutung" se t radujo con el inglés ªin terpretation "; :no obstan-
te, como Puntua lizan Lapla nche y Pont.alis (1973), no hay en-
tre ambos una correspondencia exacta: "Deutung" parece es-

decI~ra
ta r tnás próxima de una "explicación" o "elucidación", y Freud
en un luga r qu e la "Deutung• de un sueño "consist.e en
cerciorarse de su significado (Bedeutung)".
1
ª
Pre!º . bibliografía sobre la técnica psicoanalítica, las inter-.
Que.~iones ocup~ un lugar especial. Bibring (1954) subta)ia
l"i',..t . entra de la Jerarquía
• io icos del anál . . l . de principios terapéuticos~
su¡zr11~
1818
'I'arnbién G1·u ª • Interpretación es el agente
ción, ase\rerando (1954) destaca
" l . el papel central de la in
Pleada Por un que
li e psicoanálisis es la t.écnjca
de una neur0818 .ªna sta neutral, da por resultado at
de transferencia regl'esiva y, 8?i

169
resolución de la neu r osis apelando únicam er1te ª ,}ª ª. t écnicas
de la interpretación". Loewald (1979) señala que la ~ r1lerp re­
tación ps icoanalítica se bas a en la a u tocon:prcns16n , y la
autocomprensión es r eactivada e11 el acto de i11terpretarle al
paciente", y Arlo\v (citado por Rotl1~tein , 1 ~8.3) dice que "desde
los comienzos de su historia, el ps1coan ál1s1s r e presen t ó una
ciencia d e la me n te, una disciplina de la i11ter p rel aci6n , pri-
m ero de la psicopatología y después d el f ur1cion amien to psí-
quico en gen er a l ( ... ) La interpre~aci 6 11 es ( ... ) considerada en
general com o un ele m en t o ese~c: al para logl·ar e fe~~os te: a-
péu t icos a t 1·avés d el psicoan á~ 1 s1s ( . . . ); l ~ forr11ulac1011 .ª~ 111-
terpretaciones es la ca ract eríst1 ca m ás sal1e11te de la act1v1dad
de l analista".
D ado que la t écnica ps icoan a lítica es predon1 inan temente
b l Y q u e la fo1·n1ación ps icoa na lít ica se l1a vuelto ta n espe-
uer a · d ·
· ¡· a d a qui zá s ea n atur a l que se h a ya t er mina o por atr1-
c1a iz , . ,, H t h
huir una cierta m íst ica a la s "interpretac1 o n e~ . as a ay
a n alistas que a l e n unci arla s adopta n un particular tono de
voz . M e n n inger (1958) sostiene que

el térxnin o "interp retación" es algo presuntu~so, cuando se l~


. e n te com o hacen (algunos) analistas, a toda par
ªt.p~1ca ~axo
' nª:er bal ~oluntaria del a na lista en el pr~ceso del tra-
1c1pac1 . , . e a ada este término, porque a
t amien to p sicoan a l1 t1co. No m gr'd equivocada acerca de
. ., s les da una i ea
los a na l istas J?~ene . rdial Debe record árseles que ellos no
cuál es s u func1on pnmo . . d tect1'ves ni grandes
. · · ¡· güis tas n1 e •
son orá culos, nl bruJOS, nl in . - " ' la manera de José o de
sabios, n i "intérpretes de sue~~~a~ente observan , escuchan
Da n iel .. . , sino pe rsonas qu e se Su articipación en el proceso
y, de vez en cu ando, comentan. ba~dos es predominantern~n­
qu e se desenvuelve entre.los ~os rticipación activa sería :°ªJºr
te pasiva ( ... ) y a s u ocasiona pa no "interpretar algo,
lla ma rla "in terven ción". Est8: ?ueDde steo~~s modos, cada vez que
puede 0 no ser una 1n · terrupc1on. e
el analista habla contribuye al proceso. ·tos
· ros esc.ri
. F eud ya en s us pnme "ol\'ida-
Como ya h emos dicho, r . ón de los recuerdo~ inter-
(1895d) se refirió a la r ecuper aC1 ¡· ·taba su s propias e se
dos• de sus pacientes. A la ~azó~, Ulllr a éutica a las ql.l
venciones verbales en la Situa ción te p

170
requerían pa ra pr ovocar la libre expresión de ·
. su s pen samien-
tos e r1 e J p ac1e11te. Procur ó evitar las s ugestiones d.1 eta d
· d 1 h bf r e s, e 1
ti po e ns que a a n car acterizado al método hip ót' d l
cua l d er1v · 6 1a té cn1ca· ps1coanalítica.
· Sus comentan·n08 ico, e
· 1 . Y suge-
renc1a.s só o te nía n el pro~ós~to de facilitar la producción del
maten a l verba l, en la con vicClón de que la corriente asociativa
llevarla, a la post re, a la re memoración más o menos espontá-
nea de r ecuerdos cargados de afectos , vi nculados a sucesos
signifi cativos d el pasado d el individuo.
E n esta prim.era fase del ps icoan á lisis se en tendía que el
agen te ter a péut1 co fund a men tal er a la abr eacción emocional
que acom pañaba dicha re mem or ación, p ues se con sideraba
que los s fn tom a s de l paciente er an ge.n er a dos por la per sist.en-
cia de a fectos coa rtados. Fre ud se fu e haciendo poco a poco a la
idea de que los sín tom as d e las paci entes his térica s tam bién
simboliza ba n, s~ n que ellas lo advirtier a n , cie rtos a s pectos del
suceso t ra umá tico y los pen sa mie n tos y sensacion es ligados al
hec~o olvid~do. H acia 1897, F r eud ya h abía r e nunciado a la
teon a del ~nge.n traumático d e la histeria y estaba aplicado al
examen m 1~uc1oso de los procesos d e repres e ntación simbóli-
ca,. en especial l'
tal •com o se daban en los sueños • De hecho, sus
Pn meras re1er enc1as a la "interpretacio'n" estu . 1· d
1 · t . vieron 1ga as
a a in erpr etac16n de los sueños (1900a). En este contexto
concepto re mi tía a la . ' ese
del analis ta, de las fu;~:~ren_s16~ Y reconstrucción, por parte
"contenido latente") Y significad~s ocultos del sueño (su
1
asociaciones libres ' a ªª. que se ar n baba examinando las
del sueño en sí (e] ~~l p:c1~~te fre~te al r ecuerdo consciente
tiempos del sicoa ~~ eru o m~fiesto"). En los Primeros
su.s interpre~cion:1sá~s1s, :1 analis ta transmitía y explicaba
bie? una comunicación r~~~::te, aunq1:1e es!'-° constituía rn4s
tación en sí mism a . amente didáctica de la interpre·
Al escribir sus trab . , .
l912b, 1912e 191 ªJos sobre tecmca psicoanalítica ClQUa.
Producido ca~b· 4g, 1915a), Freud comentó que se._~.
ta ios en lo toe t l .E.U1UmD
te exponía su compren "6 ~ e a a manera en que el •IWll,_
ÁÜ

P s: no era aconsejabl s1 n e las producciones de ~


retaciones d 1 e que comunicase librement&
retenerlas ha:~~ueños Y asociaciones libres .ata
nto apareciesen las res·

171
P onía "'conde nar el p rocedin1i ento, que qu e rría co1r1u 11ica r .e l
t ·1 s ta 11 pronto u no t111s -
d · n es d e su s s 1n om ~ · . . . d
pacie n te las
1. tra
.6,, (ucc10
1913c) A part ir d e e r1tonces , d1st1ngu16 , le
mo las co igi , r p1·etación e n s1 y a
cons.ta nte en t re la 1·t1tc
modo más .
o·6 m ednosla inte
. rpre ta c1.6 11 · Así· ' eti "; fJtl e de1i los legos
·
ercer el an~~1l~s1
comunicacr
ej . ~s ? (192• 6 e ), d 11. ~i giétldose a su interlocuto r 1ma-
ginario escnb16:

~:n : u~
1 1.
ter r e ta ciorles co1,·ccLas, se pla T1-
Un a ve z }1alla da s a g ua rd a rse e l n1or11cnto j usto
tea un a n ueva . ta1rea. · teTirprc t qac1on
. , o P"Cie
1 ...
n tc co1l pr oba .hilida-
para comun1car a 111 . , t cd m·:'\vc e rror si, por CJemplo
· ( ) Cotn et er1 a u s o· · .
d es de é fx1 to.d · · · 1 ev1a
.
r e1 an u..< ] 1' ~, .1 8 ' CSJ )Cla r a a l J)l'\c1e11Le sus
a á n. eesª:~n pr onto las l1a l1~1ll ado.
"
con rp
inte el retacion \,U ·

En "Construcc1ones. e n e 1 a n .i:'-' i·.is1.


. 5 ., "·
(l 9 3 7d ) di sti11gui6 las
inter p1·et aciones d e l as "construcciones .

·6 " e r efi ere a 1o q u e un o emprende con uan


"Inte rpretac1 n s rial· u n a ocurren cia, una op: r -
e] em en to s ingula r del mate . , . " en ca mbio, qu e a l anaJ1za-
E "con s trucc1on , .d d
ci6n fa llida, etc. s . d e s u prehistoria olv1 a a.
do se Je presen te una pieza

lo común se ha bl an·a de .. "re-


Una cons t rucción (aheo:~ ~~;abajo preliminar" qu~~a~~1~
con strucción") const1tuy dos del pasado o su r~pet1cim arati·
el surgi mie?to de :~:~~ición
de la interpretac:~t~~w1'extra·
trans ferenCJa._ E st 1 scritos de Freud, su en~ En la actua·
vam en te tar d1a e n os e la bibliografía posteno.~ deba remi·
- o se la m antuvo ei:.. la inter pretac1 n
na y n h' cap1e en que . l"
lida d no se hace in . guiar del ma ten a . . n como un
tirse a "un elemento sin sider aba la interpre~a~~ó no podíaJJ
Si al comienzo se con la mente del ana .1s 'también el
, lugar en d aplicar
proceso que tema nfusiones en caso e. te ya que ap t -
arte
· gra ves co , l pacren , 1 con e
producirse 1 list a le dec1a a alítico11 'e le
término a lo que e ?'n a tas por el "tacto a n ster señalar
de las limitaciones unpual es dvertir que era mene_ s empezó a
·
nido era el mismo. P ero adefensas y res1·stencia ' haCfa sus
al. sta 6
al paciente asimismo sus 1 forma como el ª:O ~ Esto lleq '
colocarse más el acento en alicaciones al pac1en .
comentarios y daba sus exp

172
en la Jite l·o turn posterior a Freud, a un u so del tér1r1ino "inter-
pre tación " c1uc pon e de r elieve lo que el analista le dice al
pncic11tc, en vez de <lcsit,r nar s u compren s ión de las produccio-
nes de éste. I loy se lo emplea r eguJa 1rn ente para describir tal
0
cua l a s pecto de 1oR com en ta ri os del an a liRta. El "arte inter-
pretativo" qu e s e dema nda d e l a na lis t a ha llegado a significar
el ar te de efectua r una intervención verba l e ficaz de un tipo
pa r ti cula r, y no el a rte de. co m p rend e r eJ signi~cado incons-
ciente del ma teria l de l pa cie n te. De a hí QtJe Fen1chel (1945a)

~ente
tieda afirm a r que Ja in ter pret ación "ayuda a que a lgo incons-
devenga. co nscien
. ,. te nombrá ndolo en el momento en que
se er11 peña en 1r rump1r .
P ar ecer ía que este ca m bio en el concepto fues e un resulta-
do inevita ble de la teoria est ru ctura l introducida por Freud
(1923 b, 1926d) y s u a lej a m ie n to de Ja "tópi ca" ante rior (véase
el capítulo 1). En el ca mpo de la t écn jca psicoanalítica cada
vez se puso más énfasis en for1nula r in terpreta ciones que fue-
sen aceptables para el pacien te, o que fues en eficaces en un
momento dado. Fue cobrando crecie nte importancia discrimi-
nar qué cosa s elegía tra n smitir el analist~ en qué momento lo
hacía y en qué forma (Fenichel, 1941, 1945a; A. Freud, 1936;
Greenson, 1967; Ha rtmann, 1939, 1951; Kris, 1951; Loe-
wenstein, 1951; W. Reich, 1928). Además, se hizo hincapié e n
I~~ factores no verbales que fo11nan parte de una interpreta-
c1on efi caz. Brenner (citado por Rothstein, 1983) aclaró que •el
tono Yel afecto de una comunicación son aspectos important.es
de toda lintervención
buyen · ·fi d tera péutica, · en la medida en que contri-
consigua· s1tgn11" 1ca o que el an al 1sta pretende transmitir y ' por
Üedo 979 ien e, avorecen la comprensión". Otros autores (v. gr.,
de reÍ·1 ; IGa uber, 1972, 1980; Rosenfeld, 1972) han pueatd
Paciente
. ieve Pala importa
ra qu ncia .del contexto
. de la relación analista.
gene d e sur1an interpret aciones creativas y
refie;ª º;as. de comprensión. Blum (según Halpert, 1984) 81!1
situac~6ª ~ortancia
ª iml de ciertas realidades conczetas de 11:
su """
~·odon dan
e ao f tica, como
( los atributos del analista' 1111
elttratransferen Perar. l así como sus posibles et'l-OrtW)t ll
fanta f cia es que tienden a activar o a~..
con\'i~8:i{ l!l"atificaciones transferenciales". A 't1:Jdlít
con que el analista formule eu fb

173
h acia los deseos y fa n tasías incons-
t oler a n ci a qu e .muestr e li á n papel dete1-mina n te en lo
Cientes de l paciente cump r n u .6
fi d 1 interpretac1 n . .
q u e atañe a l e ecto el ;23 las asociacion es libres del paciente
Desde 1897 hasta ' to- os supe rficiales de deseos e
fu e ron co~sidera?as com:e : :e ~brían paso desde lo profundo
impulsos inconsc~e,~~~rqlo tanto, se ent en día que el problema
h asta la su perfic1e . t .ó consistía en corn prender el ma-
principal de l~ in te:pre ª~o~ndo" a que podían da r lu gar las
teria l in con scien te m ás PD é de l 923 cu a ndo la concep-
. c· e n tes. espu s ' . l
p roduccion es cons l l l de la p a rte or ganizada de a
ción e struct u1·al subrayó eh Pl~pe solucio11es de transacción en-
p e r sonalida d (el yo) p~ra i ª ªe rl llo) los dicta dos de la con-
. uls1ona es e e ' ·
t re las m ociones P . ( 1 e r yó) y la realidad exterior,
ciencia moral y los id:al~s t:rp~~~aciones estaban dirigidas al
come n zó a v e rse que as in . n cu e nta t a nto la fortaleza
y o del pacte~~ y e l El analista estab a o~l1.ga ~ a re
. d b 'an tomarse e . d -
Co m o la d e b1l1da d d el yo . .1 que ría transmitir. EJemplo
l +. t d e o que
flexi onar s obre e e,ec o . h 1(1941) acerca de un analis ta
.de esto es la anécdota de Fen1c esemanas, le interpretó a ~t
ue sin cesar , durante :anas m atarlo, sin obtener co~ e o
q ? te s u deseo inconsciente de .6 del deseo inconscrente
pac1e
· gu'nn a va nee . A u nque la comprens1 ~
t segun F en i·ch el "una ínter·
ti.
n in . d . r a ser corree a, . ta la angus a,
d el p aciente pu l1ed en esa sit uación increm den . las La ínter-
. , fi rmu a a d r e u c1r ·
pre tac1on º1 d f e n sas del yo, e n vez e de h a blar porque
y por t a n to as e bria sido: 'Ustedº? pue s ue estatían
pretación correc~a ha la mente ideas e impuls~o~unadarn•n·
teme que le acu a~ ~ Hay a n alist as (a~nque a n sando que su
dirigidos contra m1 . menor) que s1guen pe terial incons·
t e su número es c~datevrep~etar de cont inuo el"mcu~nto más pro-
tarea cons1s. t e e n in roo s1. creye ran que .
' .
á
ciente m s profundo, co ésta: el t érrn1no
.
d to-
fun o, meJ·or" ·al. d d la situaci· ón pa rece. ser
ónimo para casices,
En la actu "1 a 'm lea tanto como ~1n (e incluso, a ve in·
"interpretación ~e :s ~erbales del an~1~tad particular :~JiO"
das las intervencion to como una varte ~ tentos en la JcoJJI"
las no verbales) cuan habido ocasionales _in Jos diversos 961)
tervención verbal: Ha 1 lano descriptivo, enstein (1
pdade diferenciar, en e .Pnes verbales. LoeW
~·de las intervellClo

174
sostien e que las interven ciones del a n alista que "crean las
condiciones sin las cu ales el pr ocedimiento analítico resulta.
rfa impractjcable" n o son interpretaciones sino m ás bien co-
mentarios cuyo propósito es liberar las asociacion es del pa-
cien te (p . ej., "los que lo inducen a aten e rse a la regla funda-
mental los que persigue n eJ obje tivo de levantar la barrera o
la cens 'ura que nor1na lmente existe. entre l os procesos cons-
cie ntes y precon scientes"); para Loewen s tein, las interpreta-
ciones propiamente dichas son aquellas intervencion es verba·
les que producen "los cambios din ámicos a Jos que llamamos
comprensión intuitiva [insig~t]..,. Excluy~, p~es, del conc~pt.o
de interpre tación las instrucc1ones y expl1cacion es, e ntendien-
do que dicho concepto de be apl~ca.rse "a las ex.p licaciones del
ana lis ta que aumenta n el conoc1m 1en to de sí mismo que posee
el paciente; el a nalis ta extrae dicho con ocimiento de los ele-
mentos contenidos y expr esados en las ideas, sentimie ntos,
palabras y conductas del paciente". Al definir la interpreta-
ción sobre Ja base de s u efecto, vale deci r , de los cambios
dinámicos que generan comprensión , Loewe ns t ein introduce
una cierta dificultad: es fácil imaginar interpre taciones correc-
tas que no sean empero eficaces, así com o, a la inversa, inter-
pretaciones incorrectas p ero que resulten eficaces (Glover, 1931).
Desde el pun to de vista conceptual sería más claro definir la
interpretación por su finalid a d m ás que por su efecto.
Loewenstein ha hecho reparar también en que existen inter-
venciones que podrían denominarse "preparatorias de la inter-
P_retación", como el hecho de señalar similitudes en experlf!l!ll-
CJas ~1versas del paciente que éste creía desvinculadas enlllealí.
. Ciertas intervenciones (p. ej., las órdenes impartidas llrp&;•
~lentes fóbi~os) no fo1man parte, según Eissler (195~ t i
rnodelo básico deá la técnica psicoanalítica•
que él llama " ~ . '
sino. que son lb
lo E· 1 _ pa r metros de la tecruca". En ese misma- . .
ci¿n~ss erbanade que, por el contraria, detenninadaif~
cial s ver ales, que no son interpretaciones sf
Par:8a~n el "mod?io básico", como las ina~on.ee;
COtno l gunos Pacientes (p. ej., sobre la regla
Eissle:~ ~reguntas destinadas a aclarar el
ea una h Pina q_ue "la pregunta, como un
erratn1enta básica Y Por ende.irt

115
· qu e difiere en su esencia de una interpretación". Oli11ick
~l~54) ha realizado un provecl1oso exam cr1 del papel de las
preguntas en la técnica psicoanalítica. .
Gr eenson (1967) ha discriminado los diversos componentes
ver bales de la técnica a n alítica. Cor\sidera que "el término
, nalizar' es u na expresión abreviada, que se r efiere a ( ... )
a 1 . 6 ,, . 1
ciertas técnicas promotoras de a co1npre11s1 n , que inc uyen:

La confi·ontación. Es el pr oceso de llacer que el paciente


repare en un fenómeno pa rticul a1~ explicitá11dolo, así como de
h acer que reconozca algo que él l1abia evitado y qu e tendrá
q u e llegar a compr ender n1ejor. .
La clarificación. Aunqu e puede st1ccder a la con frontac16n
0 confu ndir se con ésta, repr ese11ta más bie11 el proceso de foca-
. ación en los fenómenos psíquicos co11 que ya se h a confron-
l 1z d' t .
t d 0 el paciente (y qu e está entonces más ispu es o a exam1-
a lica sacar a l a luz detalles ·
s1gn1'fiicat'tvos que h an de
nar ) . I mp a· .
toda materia ext r aña. Un isti11go en esencia
.
ser separ a dos d e . · ( 95 )
a n á logo a l de G r een son fu e establecido por B1bnng 1 4 en
un inte r esante a r t ículo sobre este tema. . . .
. t . , S upon e "volver con scient e el significado,
L a interp re acion. · t d deter-
. h . s t oria m od a lida d o cau sa incon sc1en e .e un ,
on gen , 1 ' , • 1 cual por lo gen er al r equiere mas de
mina d o s u ceso p s 1qUico, o
una interven cion .
. , "

, u e con frecuencia se en-


Aparte d e estas tres categor1als , bq . , como cuarto ele-
G n son añade la e a oracion
tremezclan, r ee dim iento analítico. ,.
m ento compon ente d el proc': 1 bº bliografía p sicoanal1t1ca
Par a resumi r h asta . aq;i~ae~id~ u~ilizado para designar:
el t é rmino "in terpretación . ifi-
. d 1 analista sobr e el ~ign
las infer e n cias y conclus ionrtes e_a de las comunicaciones y
l. . t y l a impo anci
ca do incon sc1en e . . clu-
com p orta mie n t os del pacie~te, d su s infer en cias y con
. .6 el analista e
2. la comun1cac1 n por (éste es el
siones al p a cie nte; d s por el a n alista
t ·os efectua o
3. todos los comen an te de la palabra); d tinadas a
uso coloquial corrien 'ficamente es
4,, las intervenciones verbales espec1

176
prod t1cir u n "ca mbio dinámico" por inter ned1·0 d l
pre11s1·ó n 1n
· t Uit1va.
· · r e a com-

Algunos a utor es ha n me nciona do las siguientes interv _


ciones discri minándolas r especto de las interpretacio~:s
-aur1que h ay en estas discrimina ciones un grado llamativo
de arbitrariedad:

1. las instrucciones dadas al pacien te acerca del procedimiento


analítico con el fin de crear y mantener el encuadre·
'
2. las construcciones (o recons trucciones) de ciertos aspectos
de la vida temprana y de las experiencias del paciente,
deri vadas del m aterial que trae al an á lisis o que pone en
acto en s u transcurso;
3. las pr eguntas te ndientes a su scitar a lgún material o elu-
cida rlo;
4. los prepar ativos par a una interpret a ción (p. ej., el señala-
mien to de pautas r ecurren tes en dis tintas experiencias de
la vida del pa ciente);
5. las confron tacion es, tal com o fue ron descritas por Greenson
(1967);
6. las clarificaciones, t al como fueron descritas por G r een son
(1967).

En nuestros días ya existe un consenso bastante general


en cuanto a que ningun . te t .,
1 , ªin rpre acion p u ede ser completa y
~ m~ona de los au tores psicoanalíticos (p . ej. Bibring 19S4·
au er , 1972; Loewald, 1979· Schafer 1983), . .d' ,
Greenson ' ' comc1 en con
1
de etapas ~~~ (e1 9p8r7o)ceso ~bnterpretativo se da en una serie
· escn e:

La interpretación no es . . # •

un proceso que se desen una ?xp.enencia un1ca aislada sino


(...) El analista · t vuelve sigwendo una secuencia ltSgice.
los elemento inherpreta el efecto dinámico de cada uno ..r.,,.
s que an e t 'b .d ug.
tes del paciente D on n u1 o a los conflictos incondfm
tunidades co ·. em~estra de qué manera, en distintas
castigo, Ia'pér~~~deraciones relativas a la culpa, el
actos se o . l a del amor, las consecuencias
carnbÍo se ~~~~eron ªlos deseos fantaseados delai
~ugaron con ellos. El analista huia

177

. , .
las variacion es d 1nat1\tCas e n sus :1soc1a-
t e se percate de q ue . . de las 11un1er osas fue r zas que
. ·
ciones test1n1on1a1
1 la influencia · • . ·e
p . l lar1lo e\ proceso tn"et p1 -
están en pu gna en su n1c11le;od~1co~1sidcr~~blc, a n1edida que el
t ativo pu ede abarcar u n per1 pondi cndo a la inle racción
d n temen te r es d
a na lista ava n za prL1 "o d fensa Y la culpo e n cad a pla no e
din án1 ica e11t1·e el deseo) la e .
la intei·p1·etación.

l · m po1 ·tan .
c1a d '
e.) la in tervención del . analis-
1
Según Ar ow' a ' .
ta ''desborda la elt1c1dac1_0 , l
. , n cla rificación , confro11tac16n,.
teni do de su interve11c1on.
:e-
a firmación , o con1 0 s e d esigne e con La sim1ificación r eal r a d'i-
d l a al proceso. º d
L a at en ción se esp az . , . ie la in tervcn ci611, en el mo o
· 1. d a d dii1a1n1ca e t· ,,
ca en la poten ci a i . . ·io entre el impulso Y la de ensa. .
co1no es a lt erad o el ~quil_i?~ico d el co11cepto de interp retac1?n
T al vez el u so m as p1,~ t d s los co1nen tarios Y cualesqu1e-
con s is t a en a bar cai· con e o o cu o propósito es hacer que el
r a otras inte1·ven cio11es verb~~~1elata d e algún aspecto de su
acien te se p e1·cat e e11.forn1a e n o er a consciente. De hecho,
p . amiento psíquico d el qu t o está de acuerdo con
func1on . 1983) que en es ' utica"
Bren 11er (e11Roth ste111, 1 l 'r1·ase "int e·r vención terape '6 ,,
19r.: g) em p ea a ,, '' con strucc1 n ·
M ennin ger ( ,) ~ . s "in terpretación y r e l podría
. los t ern11 n o . , ,., en gener a ,
p a ra a bar car . e "interpret acion , "preparati-
N os gustaría suge;~rd~~o que s e 11a d ado en l~~:Ones, clarifi-
d e signar gran par . , n " com o l as confro bio los nor-
. t rpretac10 , ·r en cam
vos .para la : nestruccíon es, etc.' y e;~a~s de índole socialé:~
1
cac1on es, r e ' t bles inter cambios ve . strucciones que
a n alist a, a s1 c~ro.
· 1 eV1 a , 0 l as ID ue taro·
m al es e. n analítico. Aunq . la
tre paci ente y b e1 procedrrn1ento 1 pacie·n te (p. eJ ., )
d eba impartir so r e l gu'n efect o sobre e ntir más seguro;
t s urte a d h acerlo se ·za po
bi én to~o ~s do l as sesi ones ~ue e et ación se caracter;ensión
r egular1da e e ver una interpr canee una comP bre él.
a nu estro modo ~ que el paciente al pueda tener so juicio
su fin ali dad, l a e p or el efect o que nte lo que adsu ínter·
. . m ás que 1 ante:rne d to a
in tu itiva, S ) ha d escrito e eg t cen tral e
Rycr oft ( 195 s e el elem en o
, siderar
deb er1a coD. cha y,
pretac1on ., : le hab1e, lo escusí JlllS'
.
. 1 aciente a que se h abla a
al. ta invita a P d habla, n o
El an lS to h abla . Cuan o
de tanto en tan '

178
mo ni tampoco ha bla d e sí m ismo, sin o que ha bla al paciente y
del pacien te. S u fin a lid a d es a um e n tar el a u topercatamiento
del pacie nte h aciéndole reparar en cier tas ideas y sen timien-
tos q ue éste no le comunjcó en fonna explícita, per o que de
todos modos form a n parte d e su es tado psíquico a etual y son
síg11ifi ca tivos. Es tas ideas, q ue el a na lis ta puede observar y
for mu la r porque está n i mpl ícit as en Jo qu e el paciente dijo o
en la ma nera como lo dijo, er a n h a s ta ese momento incons-
cie ntes o, en caso de ser conscien tes, e l paciente no h a bía
advertido s u pertine ncia presen te e inmedi ata. ( ... ) En otras
pala bras, e l an a lis ta pr ocura a m pli a r e) ca mpo perceptual
endops íquico d el pacien te in formándole acer ca de los porme-
nores y relaci ones qu e encuen tr a dentro de la configura ción
tota l de s u acti vid a d psíquica actu a l, q ue por motivos defensi-
vos el pa cien te no es capa z de per cibir o comunicar.

Las tentativas de circunscribir el concepto de interpreta-


ción ejercen secu nda riame nte un efecto sobre la técnica inter-
pretativa, sobr e todo s i se cr ee que las interpretaciones son la
única clase de in tervenciones "apropia d as". E ste efecto es no-
torio cuando se va loran las interpr etacion es t r ansferenciales
por considerárselas la for111a "adecu ada" de interpr etación y,
por ende, la única posible. Existe el consecuente peligro de
que en tal caso se pretenda imponer a todas las interpretacio-
nes un molde "tra nsferencia !" (véans e al respecto los capítulos
~ Y 5, así como el com ent ario que luego hacemos a cerca de las
interpretaciones "mutativas").
. Con independencia de la for1oa q ue a dopten las int erpreta-
cione~, en la literatu ra psicoanalítica se ha prestado mucha
a~enc~ón
1 a su contenido, pa rticular111ente en lo toa1nte a Ia
e icac. a relativa de dos diversos ti pos d e interpretación. En lo
que si~e examinaremos a lgunas d e las variedades de inter-
Pretac1on.
Con la fras " t 'd d la .
"traducc16n"
. de1 con eni· o e Qr.~ lir
interpretación"' se desiana
según el . e ~atenal manifiesto o superficial en lo··i'it~
lllent h P~icoanalista, es su sentido más profundo - ·t mh
aa-..e 7 aciendo hincapié en los deseos y fantasías
b4 s1vos de la ·nr. . E .
1
Predorn · a ncia-. ste fue el tipo de in
tas inte~nante ?n las Primeras décadas del psi
do incon~~etaciones sólo se ocupaban del si~dll
ciente) de lo que presuntamente ha~i

179
do, y no de los conflictos o pugn as inte rnas que h abía n o\>ra clo
~ara mai:te ner incon scie1'1 tes t ales r ecu e rd os y fa nlasías. Una
ide a eqUlvocada que goza d e popula rid ad , y qu e se r e n1onla a
los pri~eros tr a? ajos d e Frc ud , es q t1 e las inter prel acioncs del
c.o nte ~1do con st1tuy~ n el gru e so de la a clivid ad del psicoa na-
li sta ,. JU~to con l.as 111~erpretacio n c s .'li11iból ica s - traducción
de l s 1gn1ficado s1mb6l1co de los s ueños , des lices en e l liabla
e t cétera . '
Una varia nte pa rticula r del a11ális is de las resist encias ( .
pítulo 7 ) es l a interp r et ación de la s de fensas, tendiente~ªa
señalar al p acien te . los1 n1eca11ism os y rn a n iobras a los quc
recurre para tra mi ta r os ser1 t imi c11tos 1)enosos vinculados
a l gún conflicto d et erm in a do , e indi carle e n lo pos ible cuál es e~
orige n de tales oper acion es p s íquicas. Se l)ien s a que la inter·
pret a ción d e las de fe n sas es un con1pl em en t o indis pensable a
la interpr etació n d el co11tenido, ya que ésta sería insufi ciente
si adem ás no se le muestr a n al individ uo los métodos que
u tili za incon scie n t eme11te p a1·a l1acer frente a sus impulsos
infa ntiles. An na F 1·e u d (1936) obse1·va qu e "una t écnica que se
l im i tase exclusivamente a t 1·aducir sím bolos correr ía el peli-
gro de sacar a l a luz un mate11.al q ue consta ría , t ambién exclu-
sivamente d e con t e nidos del ello. ( ... ) Tal vez uno quiere justi-
ficar dich~ técnica dicien do que n o h ab ría ninguna necesidad
rea l de seguir una ru ta indir ecta, pas a ndo por el.yo.( ...) Em·
p er o s u s r e s ultad os ser ían incompletos" . Se con sidera que bs
inte;pretaciones de l as d efe n sas poseen e~pe~i~l impoi:tan~:i
par a producir m od ifi caciones en l a orga n1zac1on ps1q~~ro 'a
n eurótico, ya que se concibe que en s u caso la ps1c~p6n def~n-
t . cular organ1zac1 ·
t ie n e su s r aíces, en par~e, en s u par i b d los conflictos. Se
siva, o sea, en sus m e todos para ~ or. ,ª r psíquica constitu-
pien sa que los cambios de la organ1zac1on , tico (capítulo 7).
yen un elem e n to e sencial d el proces o t~rapeu m ás eficaces
La idea d e que a l gun as inter pretac1oneds s~·1ºnterpretación
1 concepto e .· 5
que otras s e concret6 e n e . . los cambios dec1s1vo
mutativa". Strachey .( 1934) s u girióenquele pae1en . te son }os r.queto
que una interpretación provoca . bran este eiee
afectan su superyó. L as interpretac1on~~ue ~caces deben es;
se consideran "muta tivas", Y para r es r e 1 "aquí y ahora
tar referidas a los procesos que se dan en e

180
inme<l into de la situ "6
ól J • . nc1 n a na lítica <S
s o as l ntcrpre tarionea relat· tra chey entendí
tos,. en cspecinl los tranAfnren~7:~: tales procesos in:e~~~
un 1m pnct.o Jo bas tante poc1croso ' poseía n una urgencia
fundarne11ta les). Est a idea cont 'bs como pa ra generar camw Y
d . t , . n uyó como Y d' " uJOS
e ~1 s a se~,run c J cua l e l an ~t lista s61' d h a · 1J1mos, al punto
tac1ones tra nsfcrenci<tles (ca pft J o e e forrnular interpre-
Ja s únicas efi caces (mutAtivaa) uEos ~Y ), ya que ellas serían
5
é . .in n gor no pa h
sa exac ta rn en te la creencia de St h ' r ece aber sido
con la prác tica de Ja m ayorfa d 1ra e ey .Y tampoco concuerda
· e os ana11s tas ·
a inte rp r e t ac io n es exlratran sfe r . 'quien es apelan
Iw se.r1feld, 1972). · en ciale.r¡ (H a lpe rt, 1994 .
'
Desde Strachey, Y sobre todo desde M . .
cuerpo la tende ncia a centra rse d d ela n1e Kle1n, cobró
vo 1 . ' e m o o m ás o me 1
' en as interpre taciones tra fi . nos exc usi-
sep~, 1985), pero en los ú lti mos ~~e:e:~1ale~ ~Gill,. 1982; Jo.
las in te rpretaciones extra t fi ~ revtVló el interés por
seña de es te tema Blum (lr9a8n3s) erenc1ales. E n una amplia re-
, comenta:

La in terpretación extr a tra ¡¡ .


ht1 ca. Si bien Ja solución in te
7
i:i~nece rela tiva men te ajena a erenc~al es aquella qu e per-
a r~lac16n tra ns fer encia! ana-
ferencia es el ám b. t rpreta t1va de la neurosis d t
a l 't' i o ce n tr al en que d e rans-
tena i ico,. ~a tr ans ferencia no c . se esei;-vuelve el trabajo
. r_pretacion, ni son las in t onst1~uye el unico eje de la i -
u.n1 cas eficaces Y "muta t · e~retac1ones r efe ridas a el] ) n
significativas. ( ) L . iva s ; tampoco son s ie mp l a as
8 e~ un es tatuto y un va lor
· ·· a in terp t . re as má
re. ación extra trans ferencial s
mien to auxili . . propios , no el de . po-
ción transfere~rci prelimina r o suplementan~ s1:n~le procedi-
pero también a . El aná lisis de la t r ansfi e . a interpreta-
transferen . 1 es .necesario formular . erenCJa es esencial
reconst c~a es, incluidas las inte int:rpretaciones extra~
1 rucc1ones ( ) L rpretaciones g é .
as esferas . . ... a comprensión al . en neas y las
transferencis~perpuestas de la tra n e;an í~1ca debe abarcar
Presente. Ad~, ~e la fantasía y la r! ~~~~1a y de lo extra•
transferencia"en r a l~ posición de
a una r ed . es teón camen te .
u: l • ~el pasadó y el
q .-io uruco válido es la
laciones ~cct~n artificia l de tod;"';st;erubl?, Y puede
folie ad, e~1éndol as en un
c:o=
s as asociacibnes é fnti
eux idealizada . molde transferencia! ~

181
.,
"El valor de la inle r pretac1on
E n una mesa r ed onda sobre. e- - H a lpe1t 1984), Stone
. l" (d la cual 1n101111a • tá
extr atransfer enc1a _e las que puede11 darse espon . -
señaló que "hay si~uac~onesd~~ta del pacien te, las t r.ansferen-
neamente, en la vi.da ii:me un rocesamiento notorio de ellas
cias mismas7 sin qu~ ~xista la i:terpr etación de estas transf~­
en la situación ana~ti~a, Y rte s ignificativo al proceso ps1-
rencias p u ed e const1twr u n ;:c~s ter apéuticos directos". ~eites
coanalítico, más allá de s us le el pacien te dice se vincula
" todo o que t. ·
pu ntualiza que no t n el a n alista.( ... ) Los sen ~m1en-
s iempre, en forma laten ~~~rdiales de su pasado, reactivados
to s h acia las per son as pn r . de m odo directo sobre otras
. . d en trans1enrse .
por el a n á l1s1s, p~e esta s transferen ci as no siempre r~pr:-
personas d e su Vl~a, y d l transferencia sobre el analista .
. t a n d esplazamientos e a do cas i general acerca de
sen · te hoy a cu er . al
S e a como fue re, ex1s . et aciones transfer enc1 es,
la importanci a capital de las int~;:e centre el aná~isis en ~o.s
como dice Gray, "cuanto ma dentr o de la situ ación anal1ti·
y' , . tal como surgen . ,,
datos anal1t1cos 1 1 interpreta c16n . , . d 1 sí·
á eficaz se v u e ve a . l ' a psicoanalítica e,
ca, ~ :ut y la escuela d~ la ps1~~n:~n a la técnica especlfi"'.'
m1
. sr.::.o han prestado p~i:-1cdular
:cientes narcisis~s
e P sostienen l o s1·gu1ente:
o fronten·
diseñada para e l a nál1s1s . (1980)
· O r nste1n
zos. Omste1n y . .nado una
· mo ha ongi
, . coanalítica del sí-mis tos centrales de
La psicologta ps1 ó ·ca de nuestros conce~ po ha produ·
1- · a y te n · mo tiem
expansión c in.1c y Ja resistencia, y a m•:ra manera de roro;,u·
1
Ja transferenciadecisivo cambio en.nue: clínicas. Este. caro i~~
cido un doble y in terpretac101:e . terpFetat1iVOS a
lar yª'.1foca~ n:~:;onar Jos .enunetat:~:plias, o, com;o~~
consistió en~o~ de reconstrucc1o~e: :terpretacionesci~~ y de
lados en fa h ora en favor d )'dad de observa ·apllf8
lla m a r íam os a b ndon ar una mo a 1 te en la infereníci
.
truct1vas, y. b) a a da predoro1n
· an
. temen te en la ero pata.
comunicaetón basada predominantemen ue sus·
adoptar otra basa sicoanalistas q áticOS
, razón los P m á s eillP .d~
l o por que drían ser co11s1
No resul~a e agíra del sí-mismo po lo cierto es qu·~utos iJll•
n·ben la ps1colo d todos modos, de los atr1
eq ue otros analistas·, de l analista es uno
ran que la em P atía e

182
portantes que de ben tra ns mitir las interpretaciones. Por lo
demás, como esta escu ela acent úa la importancia de los défi-
cit de la experiencia tempr a na del niño ' en lugar de destacar
Jos confli ctos), par a ellas las ínterpretaciones empáticas y
r econstructivas "son el método esencial de análisis, indepen-
dien temente de que la psicopatologfa del paciente se base
por natur aleza en el conflicto o en la deficiencia" <Ornstein y
Ornstein, 1980). Pese a este énfasis en el papel que cumple
la empatía del anali sta, Kohut (1984) ha dicho que la empa-
tía de los q ue adhieren a Ja psicologfa del s í-mismo no difiere
de Ja que poseen los analist as de otras corrientes, aunque
añadió: "Sé que va rios d e m is colegas que suscriben la psico-
logía del sí-mi sm o no coinci dirán con esta opinión mía nega-
tiva".
Es evidente que la es tructura y contenido de las in terpre-
taciones dependen en alto grado del marco de referencia psi-
coanalítico propio d e cada analista. A medida que la teoría
psicoanalítica fue d esarrollándose y modificándose con la ex-
periencia clínica , llevando a poner el acento en otros puntos,
también cambió la índole de las interpretaciones . Así, en la
actualidad es posible que éstas apunten en m ayor m edida que
antes (y , en algunos círculos, casi con exclusivid ad) a la trans-
ferencia y a l modo como se manifiestan en el presente los
tempranos procesos y conflictos evol utivos preedípicos. Desde
ya que si para el analista son los "déficit", y no los conflictos,
los que t ienen impor tancia cen tral, esto ha d e gravitar en sus
interpretaciones (Wallerstein, 1983).
Varios a u tores se h an ocupa do de la r elación existente en•
tre el éxito tera péutico y la formulación de interpretaciones ·
"correctas". Por ejemplo, Glover (1931) sugiere que aun fdter-
0pr~taciones inexactas, imprecisas o incompletas puedem dU
.ngen, en determinadas circunstancias, a un avance ~
tico: Cree que este efecto deriva de que se le snmimáflr11h'll
Paciente un sistema de organización alternativo capa ..~--~~\:
' rar corno "nuevo producto sustitutivo• (en lugar del
?1 Producto que "es ahora aceptado por el Yo del
s~:~cs (1939), en su examen del proceso de ·
Plea ~ne_ que el buen analista, en virtud de 8tt
as interpretaciones a manera de hipdtési~

183
cernientes al funcionamiento psíquico del pacicr1te. Declara
que

a veces se lla m a "in tuición" a este pc1·calan1.ie


. nlo sobre e\ .
· ·fiicado profundo del materia\ del pac1cnt.e.
s1gn1 . ,Y prefiero
· E\ c v1-
tar es te térmi110 a r aíz de s us co1\11 otnc101\CSd'd
n11st1cns. • pro-
. .
de compre11si ó1' pt1ede ser en gra 11 n\c ' a lnco1\sc1enle,
ceso ºb' 1
ero no es m ístico; sería n1ejor descr1 1r o como u11 11 pe.rcep·
~ión. P ercibin1os el sigt1ificado i11co11sc\c1~tc_ de las pa\t1bras y
la cond u cta del pacic11te co1110 proceso ol1Jct1vo. Nuestra capn-
cida d para ello depende( ... ) de todo ttn caudal de proc~sos que
se dan e n 11osotr os ll'\ ts mos, y que sor\ c11 11nrte con~~1e11t~s ~
en parte it1co11sci 11tes, pero se t.r!'\la de \1t\a percepc1on ol)Jel1-
va de lo que l1ay en el paciente, b11s udt:1 en datos co11c1·etos.

Ryc1·oft (1958) l1a puesto e n tela de juicio este ér1fasis en lila


percepción obj etiva de datos objetivos", setialando que lo que
hacía Freud no era explicar un fc116111en o

ino comprenderlo y conferirle u n sentido,


d e maner a cau Sal , S a· · to
e l rocedimi e nto por él empleado n o era el proce ~m~en
Y. ~ d 1 idaci ón de las causas, si no el procedim1e.nto
c1ent1fico e e uc t ' d M ás aún puede decirse
semántico de otorgarl~ und s~ i ~-fue en reai idad una labor
que gran parte de la o ra fue r eu descubrimiento semán tico
á .
ti que el s uyo e un ·
sem n ca, y 1d los síntomas neuróticos son
r evolucion ario, a ~ab~r, e . e q~~sfrazadas, p ero a raíz de su
com un icacion es s1gn1ficat1vasdh .6 a la ciencia formuló sus
., . tífl y d e su a es1 n .' . f' . o-
for1nac1on cie n ica t al de las c1enc1as isic
halla zgos t om a ndo el mar co concep u
natuTales. .,
a quien la percepc10n
Sin duda, la afirma~ión de Isa:~~~~:~ analista es un proc:;
del sigru·ficado inconsc1ente por p t 'ble corno mínimo; perbolp e
lta uy controver i , esta ec
so objetivo, resu m d ' utible el contraste que epción
l d es menos isc . " Una conc
otro a o, no " . t "'fi o" y lo "semántico . . refiere a
Rycroft entre lo c1: n l cla de K.ris (1956a), qUien se
inter1nedia parecena ser . de sucesos
. ue la reconstrucc1~n í ocurre)
el hecho bien conocido de q que de ordinano as "e>Cis·
infantiles puede versar <Y. cretoo y sentimientos que noo" tuvo
sobre procesos d e pensanuen l ento en que e 1 "suces
tian" necesariamente en e room

184
lugA r . Tal vez nunca accedieron a la concienet· a tal l
. ·
h 1c1eron .< d ,o vez o
mt1s lar e, on el cu r so de la "caden a de 8 " 1
J· ó1 • • ucesos a a
que se 1g o cxpcncnCla original. A t ravés de las interp eta-
ciones reconstru ctivas, suelen pasar a formar parte d Ir _
· · 1 ..J • • e con
iunto cscog1c o ue expcncnc1as que constituyen el cuadro b 1'o-
gró.fico clol individ uo que, en los casos favorables, em er ge en et
ct1rso de la te rapia unA lftica.

Ila lint (1968) sci-ia ló qt1e el particular le nguaje y marco de


refer encia a nalíticos de un ps icoanalista deterrnina inevita-
blem e nte cómo se ha de comprender el paciente a sf mis mo.
Desde es te punto de vista, par ecería que el cambio terapé utico
producido por e l an~Ji si s depende e n a lto grado de que se le
proporcione al pacie nte un ma r co conceptual y a fectivo estruc-
turado y organizado, en el cu al pueda s it u a r se y situar su
expe1i e ncia subjetiva de sí mis mo y de los demás (véase Novey,
1968). En Jos últimos años se h a cuestionado cada v e z más la
concepción del a ná lis is como u na suerte de exp edición arqueo-
lógica al pasado d el paciente, cuya fi n a lidad seria recobrar los
: ecuerd_os reprimidos a fin de com p r e nde r las r a íces psíquicas
1nconsc1e n tes de s u carácter y patología. Se ha pue sto en duda
la posibilidad de descubri r l a lla m a d a "ve rdad histórica"·
Michels (m e ncion a do por Comp ton , 1977; Schafer, 1979, 1980:
1983 Y S pence, 1982, 1986), p or ejemplo, han expuesto opinio-
~es ba~tante radica les acerca de la r econstrucción psicoanalí-
tica. M1chels señala q u e

toda interpretación es u n mito vale decir bn'nda un . . .


organ · d ' , pnnc1p10
d l tza or pa ra comprender la propia experiencia, int.egran..
t: ? pasado a un ~ontexto de significado al que antes no &&
qu:·~o~~e:i~·t;~d~ interpret~ción es un_mito en el sentido de
ras o falsas H a o e~. Las_ interpretaciones no son verdade-
nada . d. ay mue os nutos congruentes con una de'-.;..:..:;...t
sene e "d to ,, ti 'd lotU"IIll·
verdad histó . a . s re en os al pasado. No se descubre una
tener en e nea ~1no qu~ s? cr~a sentido, aunque sin d-üartfii
uenta ciertas 11m1tac1ones.
Schafer (1983)
narrativa "D h postula que el análisis es una tra
le dice el. e . echo -afirtna- el analista
analizado Y sus propias inter\réttei~

185
especie de acciór1 n a rrativa, o sea Ut\ ~' n1~1ll eru d coilll\r o
d escri bir sttcesos de la vida pasada y pr cset1 tc." Y (1grega:

Si se concibe q\1e el anal iza.do p1lrticipn en uno occi611 11a-


n·ati' 'ª· se e11ten dctá que sólo rcfi "l'C \tno de u 11 gr n11 n ún1e-
ro de relatos posibles sobre s t1cesos de ::;u vida. E11 r igor , segú·n
n uestr o punto de \-'ista,jatnás se puede ncccder a tales sucesos
sin a lguna mediación. ya que ellos sólo exist.e11 det\tro de rela-
tos que el a11alizado o el a n a lista han desar r oll ado con dis tin-
tos propósitos y en dife1·entes cor1textos. ( ... ) Cabe sostener
q ue el anali sta participa en actos que SOll t1na r e forn1t1lación 0
u na r evi sión n arrativa( .. . ) siguien do dete1·n1i11adas líneas ar-
gum e n tal es acerca del desa1T oll o pe rsonal, las situaciones con-
fli ctivas y l a experi en cia s ubjetiva qu e son caracter ísticas de
s u teoría y s u enfoque a n a líticos. ( ... ) Po1· lo La11to, podria
d ecirse que la inter pr etación a n a lítica, lejos de desenterrar y
h acer r evi vi r ex pe1;encias antiguas y a r caicas com o tales, cons-
t ituye y d esar r olla nu evas ver siones de dicl1 as experiencias,
ver sion es vívidas, verba li zables y ver balizadas. Sólo en tonces
pue d e asign a r se a estas n uevas versiones un lugar segur o
d e ntr o d e una histo1'-ia d e vida p sicoan a lít ica conti nua, cohe-
r en te, convi n ce n te y actu a lizad a.

S pe n ce (1982) pu ntualiza que n unca puede conocerse real-


m en te la ver dad de una interpretación o reconstrucción. El
ana lis t a con struye una "historia" qu e satisface ciertos crite-
rios est é ticos y pragmáticos, e interp r eta ateniénd~se a una
tra dición n a rrativa en la que cuen tan la coher encia, la con-
gruencia y el poder de p ersuasión del r ela to. En Jugar d~ la
verdad his tórica, la verda d narrativa crea un modo de exp~~c:~
ción y compren sión de los h ech os del pasado. y .prop0r~e es
una certidumbre apar e nte en lugar del conoc1m1ento q
imposible alcanzar. d S hafer ponen
Sin duda , las formulacion
. es de Spence Y e et
te de la recons rucc .1·6n El

el acento en un aspecto 1m? 0 i:tª n 1 d Balint y con el de


enfoque de estos autores co1nc1de con e e
Wallerstein (1988), quien comenta que:
kl . .anas así corno
todas nuestras perspectivas teóricas -las ein~ no son sino
1aa .de la psicología del yo Y todas las d~roás or ue nos son
JMtáforas explicativas que hemos escogido P q

186
út.iloR d oNrlc e l pur>to de vis ta heur . .
11uost 1·a vn rinblo ndhosi6n a . t íst1co, ten1e ndo en cuenta
. . Cler os valores · tel
Jn cx pl 1cnc16n , o ~on pnrs con '"er· .d in ect uales, para
• • ' •
4
1r sen t1 0 a lo8 d t .
pnr11or1 os qt1c aurgon en nuestros consu1tonos. . a os clfn1cos

Y agrega luego:

Dicl10 de la ma nera m ás simple • eª., ta concep t ualiz 1-6


tra ns forma. todas nuestras. grandes te.orlas genera 1es ( y nues
ac n
tro p1.ura 11s mo e n ma ten a d e teoría ge nera l) en un · -
escogido de rne tá for as. conjunto

No obstan te, esta pos tura de Wallerstein pued


. t 'bl · e acarrear la
discu. i e consecuencia
. de considerar de igu a ¡ va ¡or a todos
]os. sis temas. interpretativos
. · f:agan deter
, con tal de que sat ts
minados cr1tenos. -
Obviamente, el concepto de in terpretación no s . .
be. al encuadre
. . psicoanalítico ni a las a·iversas variante
e c1rcunscn-
d
ps1coter ap1a ps1codinámica Puede con c . s e
inter pretación toda verbalj~ación qu e heptual1za:s~ como una
acerca de los temores no manifestad daga un c~m1co general
e~tado de salud, así como el inten~s e un p~c1ente sobre su
s16n exponiéndole algún d e ampliar s u compren-
conducta del que a ntes elasp~cto de su s sen timientos o de su
supuesto, de esto no se . pfia cien te no se había percatado. Por
"l.d in ere que un t · d .
va I a en cierta situac.,. . ipo e interpretación
ion sea oportuna t a mb'é 1 nen otras.

187
.'

11. COMPRENSION INTUITIVA

El concepto de "compr ensión in t uitiva" [ínsight] es amplia-


mente uti ljzado en psicoanálisis, así como en los sistemas
psicoterapéuticos derivados de éste y en la psiquiatría diná-
mica en general. Su significado s ue le darse por sentado, aun-
que un estudio atento pronto revela que dista de ser claro..
Como ap unta Zilboorg (1952), "en tr e las cosas poco claras que
tienen máxima importancia clínica y provocan las mayores
confusiones está el término 'comprens ión intuitiva'. Surgió de
la nada, por decirlo así. Nadie sabe quié n lo empleó por prime-
ra vez, ni con qué sentido". Y Poland (1988) señala: "La oom..
prensión intuitiva ( .. .) n o encontró jamás un lugar apropiado
entre las concept ua lizacion es analít ica s". Esta opinión parece
reflejar t a mbién la de Barnett (1978), quien se lamenta de._ ,
"nuestros conceptos acerca de la comprensión intuitiva se.~ .
:vuelto tan difusos y se han ampliado tanto que a menuq JPJ-
1ntentos que efectuamos por abarcarlo todo dentro del pl~
de una te:apia efica z que haga uso ,de la comprenai~ ·
va nGs deJa n con un sentimiento de futilidad y ..
. La relación entre el significado psicoanalítice. J
~neo de este t ér1nino parece ser compleja. En psi •
~tradujo para designar "el conocimiento aque
de que los síntomas de su enfermedad so
:a::s 0
mórbidos" (Hinsie y Campbell; 197()).
dá d0empleó desde los primeros aíios de
Ps~ .sele este significado partieulat.
óticos con grave deterioro intéle'C~
que podín n presen ta r .. s1gr1os de ¡)OS" ' 1' ut1 0 co1l1¡1r ct1 Aió11 i11-
tuitiva n1ns o n1enos a 111pl ia de s t1 "t1fcrtllCd r\<l" ( 1907). Si-
guien do a Kraepelin (1906), Dl t1ler ( 1911) y J(\ S\)e1·s (1913),
la ufnlta de compr e11s i611 intuitiva" st1c le asocia rse Íl1 11dél nl e n -
ta lme11te con los estados psíquicos ps icóticos. Pero al hacer
extensivo el té r m i110 de la psiquialría a l psicoa11áli sis, este
significado específico se p e1·dió.
V a le la pena n1enciorlar q u e, en el uso que se le dio al
coniienzo en ps icoaná lisis, no era u n térn1i 110 cs¡)eciali zado.
No fi gur a en el índice de l a Sta11dard Editio11 de las obras de
Freud, a unq u e de l1ecl10, e n u 11 sc11tido cor rie11 te, Freud em-
pl ea en vari os lu gar es la palab r a a leman a con·espondiente,
''Einsiclit", q u e al igual que la i 11glesa "i1isiglit" es relativa-
m e nte col oquial . Par ecería qt1 e e n algún m omen to de la histo-
ri a d e l p sicoa11áli s is ambas fu e1·o_n ele:a~as a l ~ co~dici ón "de
con cepto técn ico. E l Oxfo1·d Englisli (IJ_i~tior:ary i n~1 c~ q~e la
·d ori ai n a l p a1·ece se1· l a d e una v1s 16n 1nte rna [in-siglit],
i ea b¿ ¿· · t ,, d
va1e d ec1r, · la d e los oios J
de la m ente o el en te1 • •
1 im1en o , Y·6 a
l a s s iguie n tes acepcion es: "visión interna; v1s16n o perc~pc1 n
mental. discernimie nto, el h echo d e penetra: con . los OJ~S ~el
; . to e n el car á cter o n a tura leza inten or es e as
enten d im1 en . ., ue enetra más allá de la su perfi·
cos as; visl umbr e o v1s1on q p l qu1' a l d e este vocablo
1 á s 0 m enos co o ' ,.
cí e" . E l u s o a~tua. , m. or el concepto t écnico psicoanaU~1-
p a r ece h aber s i do infl u ido p t .d guarda cor respondencia
co d e m odo t a l q u e a vece~ sud sEengl1 isºh Dictionary rotula como
' ·, e el Ox1 or n .. ,,
con l a ace p c1on q u . , inteligencia, saber .
"obs olet a "' a saber : "comprens1~6n , m ás especializada con q~~
f n la acepc1 n . fi emenuv
S ea como u er e, e . , lisis pa 1·ece arr aigar inn bio
hoy s e lo e mplea en ps1coa~a ~obre los pr ocesos de earo
en las formul a ci ones freud1anas
que llevan a l a "cura". . . ( 1895 d), Freud escribió:
En E studios sobre la histeria
áxima sorpres~,
. o par a nuestra m , n segui·
Descubrimos, al co~1enz . gulares desaparecian e plena
que los s{ntomas his~r:::as ;;nconsegu{a despertar c::ocantfo
da Y sin retornar cuado del proceso ocasionador,
luminosidad el recuer
e; lueCº el
añante, y cuan ~lada pa·
al mismo tii!mpo el afecto
enfenno describ!a. ese proceso
ªC::' manera más det

190
si ble .Y <' '</J1'<'Rr1fJr1 t!rt ¡;alabras el a "ecto Un d
d 1 " 1• • recor ar no acom-
pof\a o<<' t11ec t.o es caAi s iempre tota lm ente ineficaz.

Algo semeja nte ha bía dicho en una oportunidad teri


(1893h): an or

Si se conRigue lleva r a l enfermo hasta un recuerdo bien


vívido, él verá las cosas a n te sí con su realidad efectiva origi-
naria; uno nota en tonces que el enferm o está totalmente go-
be rnado por u n afecto. Y si se Jo co nstriñe a expresa r en pala-
bras ese a fecto, se ver á que, al pa r que él produce dicho afecto
violento, vue lve a aparecer] e muy acusado aquel fen ómeno de
los dolores, y desde ese precjso instante e) s íntoma desaparece
como síntoma pe rm a nen te.

En la prim era fase del psicoanálisis, Freud hizo h incapié


1 en el elemen to de sa ber "cognitivo" ("el r ecu erdo del s uceso")
dentro del contexto de la liberación del afecto. Vinculó el resta-
blecimiento del enfer rno por la descarga de afecto bajo la for-
ma de la abreacción con la idea d e u n s uceso traumático con-
c: eto, que era el agente patógeno en afecciones com o la h iste-
n a. Ese ~oi:comitante emocional d e la r ecuper a ción d e r ecuer-
dos repn m1dos está próximo a lo que m uch os analistas actua-
les ~aman "comprens~ón intuit~va em ocional".
1897~ n ueva concepc1ó~ fre ud1an a de la p a togénesis (desde
máticoco~o co.n~~cuenc1a del p asaj e d el s uceso externo trau-.
1
e] e . a as. vic1s1t udes de las mocione s pulsionales así com"'
reciente inter és d 11 ' u
de 1 - que esarro 6 Freud por la interpreta...:i..c.-
os suenos ( 1900a) h "4Uu
plano el l , parecen aber relegado a un sem,,,do
e emento em 0 · l La e-
analista fue e . d ciona · comprensión intuitiva déJt
sión intelectu~~Pfr~ ~,poco más o menos, con su compreft..
te, Y lo que le co~ s1~ificado de las producciones del pae.ia.
tnenudo recurn d urucaba .ª é~te era dicha comprens~
obstante 1 en . 0 a expl1cac1ones y argumentacU:nt
tancia q~ a paula~1na toma de conciencia acercad•
resistenci e rtevest1a el análisis de la transfeterléla
relevante as ransferenciales llevó, una vez m•a lf
Papel del t . •
coinprensió . con exto emocional en que
(19I3c): n mtelectual del pacient.e. El

191
Es verdad que en los t iem pos inicia les de la técni ca analít i-
ca atribuíamos elevado valor , en una aclilud de pens a1nie nlo
intelectua1ista, al saber del enfermo sobre lo olvidado po r él, y
apenas distinguíamos entre nuestro saber y el suyo. Co nside-
rábamos una particular suerte obtener de otras pe rson as in-
fo r anación sobre el trauma infantil olvidado ( . .. ) y nos apresu-
r ábamos a poner en conocimien to del enfermo la noticia y las
pruebas de s u exactitud , con la segur a expe ctativa de lleva r
así n eurosis y tratamiento a u n rápido final. Serio desengaño:
el éxito esperado no se producía.

Apa r entem ente, en inglés el té rmi no "insiglit" n o fue utili-


z ado e n e l título de ni ngún t1·abajo psicoa r1alílico con anterio-
rid a d a l de Fre n ch ( 1939), llama do "La com prensión intuitiva
y la desfigu r ación e n los s u eños". F1·e11cl1 decla ra ba a 11 í expre-
sam e nte q u e lo l1ab ía tom a d o de W. K oel1ler (1925), el psicólo~
go de la Gestalt, q ui en l1 abía d escrito qu: c_n co11diciones ~xpe­
rimen tales un a ni rn a l podía encon t r a1· s ub1tam en te, mediante
la compre n s ión in t u itiva, la n1an er a de r~solver .u.n problema
á ct ·co E n te 11 día Frencl1 que e n el ps1coanál1s1s esa com-
l
pr · "l ' ta ·6
pren sión constituía un fenóm~no. a~~logo, o sea~ a cap ci:.
r á ctica' d e la s ituación confl1ct1va . N o supon~a que la e~
~rensión in t uit iva o~rase cof o:i~en_~: ~~::~i~;~~~ ~:'; ~;0~~:
como condición previa p a r a a . , e r1
ma"', que pod ía ll~var a la cura~;:; se la ntea en la bibliogra·
La principa l d1fict.1lt adJ t al c p d1·car en la nece·
~ . .. Fre ud~ parece ra .
fía psicoana l1t1ca posterior a l t ' butos que car acten zan a
· . · un l a d o, os a n ln or el
sidad de d e fi n ' P . .
11 0 1
., t ' tica" 0 .. emociona , Y P
la con1prensión 1ntu~t1va a ª1~ ~:n1p1·ensión intuiti,~a "int~~:
otro los que ca ractenzan . analistas de que esta el
tual". Ha)' consen so e ntre l?stepsd1ecoc1·si\'ª importancia desd l~ e,....,..
r. ti' bl \.- re\,1$ e rn~v
r enciación es iac e ~ . analítica. A todas luces, de Ull
unto de ,;sta de la tecn1~ _1 :ti·co de los orígenes . nte
P · l tual ps1co an(:1U · l paoe
conocimiento in_te ec , il ues de lo contran o e icoanáli·
t rastorno psíquico n~ es ut l , ; leer algún texto ~e p~tnín tip0
~,,.{a curarse con solo da r e eta a la ter apia, &---ble de
~ -- , lo que respe - d·spensa
sis. Parecena
. . que, en. al es 110 conc01.1.u ....... 1tante
.
in i s·
ficaz. in
eJll•
de expet iencia emoc1on .ón intuitiva e 85 que
n111-. se considera una coroprens1 "d on los problelll
lo ,~ h debat1 o e
bargo, muchos autores se an

192
presenta la de finición p recisa de lo qu .
·6 · . . e constituye una co
prens1 n intu1t1va "auténtica", "em ocion al" 0 "eficaz" m-
Ba rn e tt , 1978; Blacker, 1981· Bush 1978· A F (v. gr.,
h 9 . ' ' , · reud, 1981·
Ha tc er, 1 .73 ; Horow1tz, .1987; Kerz·Ru ehling, 198S· Kri '
8
1956a; Kub1e, 1950; Mart1n, 1952· Michels 1986· M ' '
. p ' ' , yerson,
1960, 19 3, 196~, ol ~ nd,. 1988; Pressman, 1969a, 196Sb;
6
Rangell , 1981; Re1d y F1nes1nger, 1952; Richfield 1954· Se l
1962; Sil verber~, 1955; Valenstein, 1962; Zilboo; g, 19S2). ga ~
Una de Jas dificultades en es ta búsqueda de una definición
adecuada .ha ~id o .1 ~ tentación de caer en una tautología: si la
comprens ión 1ntu1t1va no es eficaz par a producir un cambio
entonces no es. un~ "a~~ntica" compr ensión int uitiva; ergo:
toda comprensión intu1 t 1va que produce un cambio sería au-
téntica. Si queremos evitar esa ta utología, pa recería necesario
di vorciar el concepto de compr en sión int uitiva del concepto de
"cura", Y~ que aquél! ~ no es forzosamen te seguida por cambios
terapéuticos progresivos e n el paciente .
Rich field (1954), as f como Reíd y F inesinger ( 1952), procu-
rara~,. en su empeño de acla rar este problema, aplicar un
ª.nál:s1s filosófi~o. ~sto~ .últ in:ios a utor es recurre n a la expre-
sión compren~1 6n in tu1t1va d1náillica" pa ra designar la varie-
dad eficaz, Y citan e n tal sentido a Kubie (1950):

... la comprensión intuitiva sólo comien za a tene r un f; to


te~apéutico cuando conduce a la a precia ción de la le ~ó
ex1stente tr d. . . re ao n
. en e iversas expenenc1as Y los conflicto .
cientes que d · s 1ncons-
person¿lid d a on gen ta nto ~ los elem entos neuróticos de la
a como a los propios síntomas neuróticos.
Por su parte R .d p· .
prensión int ' t·' e"1 y inesmger intentan distinguir la com-
plicarra que ~~a neu:ral" de la ~emocional•; la primetá fr.
relación . guno e los tér111mos que intervienen en k.;i.,
. cuya s1gnifi ·6 m.
intuitiva es una e ~c1 n se capta mediant.e la compr&JY»Hft.
taml>Oco es ed' moClón; el acto de la comprensión ift
en la i>erso m iador .o liberador de una respuesta emodbi•al+
tiva "emocina que
,,
la tie ne"· E n cuanto a la comprébaMii
do que el ona_I ' en ella, "la emoción for111a parte
int:erviene ::~ente ~mprende, o, dicho can m:~
coinprensió . a 17I~ción cuya significacl6n cap
n intuitiva". Otra manera de en

198
.
si i.)n i11t111t1va. . " e Tl\t) C\vna
, \"Onde e fi c~\ Clt\ d\t'\Út\llCtl''d C~ \l \ \ e u vue 1-
ve con~c1. "'11te n 1 p~1c1e- , . 1 ' t¿,~ d ') ttt\ l\c ·l,o, qu t1t1e e o 110 t ser ttna ·
~nl{ \\. a. -r<J o ,1..~~'Cr1cadc11n \t• tio ,•. 'Spu
. ). _tl. p e r o qt1e ¡·:l <.}(_" . cs l a c111oc1
,· l0-
1,n 1... E~ts
. d e 11n1c
r: •• )
1t n
rle la CO Tllpl
. . 1\ Sl Ót\ \t\ltt \ t \ V(\.. l'\O. . u \1ncu
t ,. l8
· ' ent a 11\11~\r\
11 ce&'lr1A11, º _ .de ,,lo t1uc s cot 1 e o o o
cr1t.e1'\o
,1 ron1t1 c,~c l "ct1111bio t c1·np ut1 co . l,. "
q ppt'.'se tl qu e ::;" C ºeeµt
~.. a qt1e los ' lc111 ,t\tos. 111lcleclunles
fi della
.. · · \l,
co111pren~1on · 'tuitiva 110 son por s 1 1111 s 111osl de tcaces,
1 se 'ª
d d 8 ·ez 111 ayo1· co11ci 11ciu d 1 ¡1n pe o os pr ocesos
cobt·~t.º
cogn1 ivos caqu 'ps i·ticipan e 11 ella (B a r11ett, 1978; Busl1, 1978).
B arne tt com e rita qt1e

. . t o se con vie rte


e l conoc1n11en u 11a verdndera b'
e 11 cotnprensión
· ·ri
. . l d es acotnpa ñ a do por \.tn can1 to s1g 111 1ca-
i~tu1t1valsfó o ~ua:n~ento ~síql1ico d.el pacie11te y sus proce.di-
t1vo e11 e u11c1011d la expe rien cia Nues tra pr eocupac16n
· tos p a ra or enar · h · l d
m1en . . tuitiva d eb e en canlina rse ac1a e mo o
p or la compre n s16n in ldea n los m ét odos de conoci-
com o s e r eestructura n y remo t e que une la comprensión
m ie n to del paci e nte, como pue?
in tuitiva con e l cambio terapéutico.

. uietud por los a spectos cogniti-


J unto a esta ren?;ª~ª ir:q·va los a n alistas de niños ?an
vos d e la compre n s1on int u1t1 d~ la ca pa cida d correspondi~~­
pres tado atención a l desarrollo 1 olución de la comprens1on
t e Kennedy ( 1979) se r efiere ª. a e: e sobrevienen en esta fa~
intuitiva destacando Jos cam~:~se~adolescente y el adulto.~
cultad desde el preescolar haón intuitiva evoluciona d~de ue
. dad para la comprens1 . l bebé de los esta os q
capac1 . sitorio que tiene e hasta la a11to-
f>ercatam1ento tran. lacenteras o penosas focaliza-
le producen se~s~c1one~~sapegada del adul~o, cuy:doras del
observación obJet1v~ y to on las funciones integr :tos psíqui-
c ión intrapsíquica, JUO e . ' n intuitiva en contex
yo, hacen operar 1a c omprens10
cos útiles". Y agrega que reconstnrlr
· - 05 nuestro prop
ósito .no ,,esde su pasado
en el análisis de m~ erdadero y "obje~vo te las presio-
para el niño un cua o ven de su adaptación an sobre él. (... )
sino centramos enl el ~xamte operan en el presartent:eculan la eXP8"
gun
, él o sien ' . n y ;¡ ,. orn-
nes que, se . d 1 analista organiza vnrese su e
I.as intervenaones e le interprete y e,...,
riencia del niño. Toda vez que

194
1
'
pre11si611 intt1itiva" en términos que el nif\o sea capaz de en-
tender, tend rá lugar algu na nueva integración. ( •.•) Debemoe
suponer ql1c In "compre nsión an a lítica" de loe niños se incor-
pora a unn mntti'l. general de la experien cia.

Otro ona lista de nirios, Neuba uer (1979), subraya que

el a ná lis is de nif\os debe apuntar a las fases de la organización


cogni t ivn. (... )Esto pone de re lieve el papel de la autoobserva-
ción como u 110 de los co mpone ntes princi pales de la compren-
sión intuiti va. Otro requi sito de es ta última es la capacidad
1
para diferencia r las representaciones de l objeto y del sí-mismo
en el contexto de una organización temporal y espacial esta-
ble. Estos d iver sos elementos integra ntes de la comprensión
intuitiva son todos e llos significa tivos p.a ra e ntender el come-
ti do que eJla cu m ple en el psicoaná lisis.

Anna Freud (1981), repasando la evolución de la capacidad


para la comprensión int uitiva en la niñez, examina su presen-
cia y su falta com o un factor del desarrollo nor1nal y afirma
que la adolescencia le brinda en este aspecto una "segunda
oportunidad" al niño que no pudo desarrollar una compren-
sión intuitiva adecuada.
El logro de la comprensión intuitiva es un fenómeno nor-
mal del desarrollo. Michels (1986) señala que una teoría psi-
coanalítica de la comprensión intuitiva

debería admitir que el desarrollo psíquico no es sólo la cróni-


ca de las apetencias organísmicas, los temores, las relacio-
nes, las pautas del funcionamiento moral la percenMón de
un 0 · ' r~•
n:1smo Y de los demás, y la comprensión del mundo• sino
tarnb1.é n la de la evolución y variación de importantes com-
p • Y
pre1n1osiones
rro · percatamientos
. acerca del sí-mismo. El dea• ~
siqu1co no se detiene en todo el ciclo vital y en difth .,~....
1
l
rentes
ser • t ·¡ de dicha evolución unas perspecti;..s -··""~
rná8épocas lf.Ua.u
u i es que otras para organizar la comprensidn.
jeríodo relativamente "latente" desde el punta de~-
as Pulsione8 d . . , ....w..~
corn pue e ser dec1S1vo desde el punto de VJBlill'
Prensión intuitiva.

195
S egún Gray (1990 ), cada nuevo ~ogro ; n mater ia _de com-
prens ión intuitiva por part e d.e l p~~1e 11te es.a co1npa nado por
una importante comprensión intuitiva obteriida a través de la
experien cia ace r ca de esta r ealida d :( ... ) qu e el yo adulto es de
h e cho capaz de m a n ej a r con s cien tem en te, a voluntad, la con-
tención o d escar ga d e( ... ) la vida insti11tiva. ( ... ) Es te a specto
de la acción t e r a pé u t ica es una form a de apre1tdizaje sobre su
capacidad e n m ateria yoica, a través de la experie1i,cia del ejer-
cicio gra dua l y a u tó n om o de su con t rol de los impulsos recla-
mados". Apun ta Gray que "en cier tos m om entos opor t unos, y
emple ando pal abras que le r esulten ace ptables, i11vito al pa-
ciente a observar junto conmj go lo que l1a sucedidon.
Man gham (1981) pone de r e li eve l a impo rta n cia . q~e tiene,
pa r a alcanzar la compren s ió11 i ntu itiva, el restabl ec1m1 ~ n to de
temprano l azo afectivo con la n1ad1·e y la res taurac1 6~ del
u n t • · to de omnipotencia i11fa ntil. Amplía así lo enunciado
sen i m 1e n . b "E 1
trabªJ . 0 cl ásico s obre el t ema por I<r1s ( 1956 ): n a
en u n . , . t itiva los 'elementos cogn1t1vos · · ' se mezclan
com prension ina~icular de seguridad''. E l t r abajo de Kris fue
con una clase p Ab d (1988) a la luz de los avances poste·
discu t i do luego p or en
riore s . . · de que se cree en el
Blum ( 1981) subraya l a imp~::~~~~itiva" Y comenta:
. do "un id eal d e comprens1
anal iza
. . .
. , . t u va ps1coa
nal1' tica de los procesos y
l t• a
La compre n s1on 1n u1 - tran sformación pau a in
contenidos inconscient~s en~ra~at~nos por vía de la toleran-
de las interdiccion es e idea es 1n · m1·e~to que antes estaban
. ·d d y un conoc1 1 · la een·
cia de una cur1os1 a , . nde d e que se re aJe , .
vedados. El proceso anal1~1co d epeod alida des de la autoc11t1ca
sura y se analicen los motivos y m
Y el autocas tigo. mprens1
·6n in·
firieron al papel de la co. ( ej., Jo-
otros autores se re. , entre pac1e. nte y analista P·B ·tton
1y ri '
tuitiva en la interacc1on981 · Neubauer, 1979; Sega e inforJllª
seph, 1987; Mangham, 1 ~esa redonda d~ la q~ situación
1981). Shengold (e1:1' una dicha interacción ~ ·ntuiti"ª·
Blacker, 1981) coi:is1dera queroceso de comprensión subrB- ;a)
analftica en sí estimulan (el P a misma mesa red~ista res-
Análogamente, Anthony en es .ón intuitiva del
ya la relevancia de la coroprens1

196
pecto de s us con t r a rreacciones ante el paciente ·
m1·en to ca.d a vez mayor . de la vida interna de ésteY
.
su conoci-
El áli
an 818·
sería un Juego mutuo interrr1 iten te ent re las comprensio
in tuitivas del a nalis ta y las del paciente. Anthony (al ¡;:~
que B1ack er , 1981; H atch er , 1973; H orowitz, 1987; Poland,
1988; Ra ngell, 1981) des taca que a la comprensión intuitiva
analítica debe entendérsela como un proceso.
Horowitz (198 7) puntua li za que este proceso de descubri-
miento y comprens ión puede proseguir y ampliarse después
de haber concluido el análisis. E scribe:

Si tenemos en cuenta el éxito obtenido en ciertos análisis,


parecerla ser que Jas respuestas a las interpretaciones que
llevan a una comprensión intuitiva útil permanecen en elabo-
ración conti nua ta nto durante el a ná lisis como una ve'Z termi-
nado éste. Esa elaboración continua pe1r11ite al paciente hacer
sus propios descubri mien tos, y se liga con sus recuerdos y
reconstru cciones biográficos.

En una mesa redonda s obre "Cambio psíquico" (Naiman


1976), Sa ndler señaló: '

. La ob~ención de una comprensión intuitiva a través de las


1ntervenC1ones del analis ta genera una reintegración, creando
n.uevos aspectos ~n la organizacjón psíquica. Como conaecuen·
cia..de la ela~or~ción, esta comprensión intuitiva puede volver-
~e autom~t1ca ' o sea , llevar a la inhibición preconsciente de
asá modali~ades previas de funcionamiento y aJ uso de otras:
m s apropiadas.

lug~;ae~te tcontexto, el logro de la comprensión intuitiva da


senes d esdructuras de comprensión intuitiva" vale decir a
ura eras d l · · ' ,
Para rnod .fi e re aciones mternas que pueden aplicarse
dos con a 1 teca.r Y_ controlar modos de funcionamiento a~ftuiii.•
n nondad · I d \&'f:
nes objeta} . -me uyen o los Mmbioa en las retaw[!
. es intem.as.
Citemos fi 1
sobre la na mente el valioso comentario de Pol~i
comprensión intuitiva analítica:
La compre .6 .
te, el conte 'dns1 n intuitiva conect.a el pasa.do co.n.
0
ru con el Proceso, en una unidad 1'

19?
h al la bien represen ta da por el razona mien to lógico y la teorf a.
El aná lisis clínico da vida a fuer zas i11teriores den tro de un
contexto d iádico singula r que torn a significativos los significa-
dos implícitos de maner a inmediata, permitiendo así que los
hechos h istóricos lleguen a ser ver dades per son ales. ( ... ) Un
analista no pu ede "brindar" una com pr ensión int uitiva; sus
in terpretaciones podr án ofr ecer n u evos conocimien tos, su in-
ter acción con el pacie n te le propor cion ar á a éste nuevas expe-
rien cias e m ocionales, per o pa r a convertir dich os conocimien-
t os 0 ex periencias en una com pr en sión intu itiva, el paciente
mismo tend r á qu e asim ilarlos.

Cr eem os que la n oción de una compren sión jntuitiva "co-


rrecta" d a lugar a numerosas dificultades (véase en el capítulo
anterior nuestro examen de la verdad 11ist órica y la verdad
arra tiva) y que el concepto de un a comprensión intuitiva
~eficaz" pu.'ede desembocar en una argum entación tauto~ógica.
· á 1 m eior manera de abordar este problema sea d1feren-
Q u1z a 'o.J • t ·t. d

ciar los a s p ect os "intelectuales" de la comp1·ens~ón in u1 ;iva e
aquellos otros que liberan emocio~es o ~ue incluyen'. co:~
arte de dicha compren sión, a lgún tipo de esdtado emloc1o~t lo.
P 1 . .6 expresa a en e cap1 u
Esto sería co~gruent: c~n a op~n1 . ~o por el análisis depende
10: "E l cambio ter apeu t1co pr o u c1. e al paciente un marco
e n alto grado de q u e se le p~opo~~o; organizado, en el cual
conceptua l y afec~ivo estruc ur~encia subjetiva de sí mismo Y
pueda sit u a r se y situ ar su e~?t~r~ entender por qué diferentes
d e los dem ás". Ell? n os p : r.rr11 ir . cot er apéu ticos, t al co~o se
puntos d e vist a ps1coa nal1t1cos o psi formulan al paciente,
r efl ejan e n l as interpret-~ci~~se~~: e~caces en lo f!Ue atañe a
den r esultar a veces igu .
pue ~ t.
sus r es ultad os t erapeu icos.

198
12. ELABORACION

El tratamiento psicoanalítico comparte con otr as varieda-


des de psicotera pia la fina lidad de provocar cambios durade-
ros en el paciente. En común con las demás terapia s que
recurren a la "comprensión intuitiva", la psicoanalítica hace
uso de interpretaciones y de otras intervenciones verbales
(capítulo 10). Si bien el pr opósito de éstas es en parte volver
conscientes los procesos incon scien tes del en fe rmo, desde
las pri.m er~s épocas del psicoanálisis se h a sostenido que,
de ord1nar10, no basta con "volver con sciente lo inconscien-
te" ni con la obtención de una compren sión intuitiva para
pro~o~ar un cambio funda m en tal . En contraste con los pro-
cedimient?s que emplean la hipnosis y la abreacción masi-
va (catarsis), el m étodo psicoanalítico basa su éxito en algu-
nos elem en t os a di c1ona
· 1es. En los capítulos previos hemos
;~:mina?o unos~ cuantos de ellos, en particular la alianza
anál~é.ut~ca (capitulo 3 ), la transferencia (capítulos 4 y5) yel
lSI S e la resist encia (capítulo 7). Nuestro obiAtivo en er
presente capítul 0 , . :..i-
situ . , sera pasar revista a otros factores di la
elab:~~ºc~ó~~alítica que han sido agrupados bajo el r6btltt. de
Ensus pri . .
habf meros escntos psicoanalíticos de 1
rnás ::pleado ~ér1n~nos como "gasto psíq~co• y
Ya en lo~~~ té1·1~ino Durcharbeitung" (elaboracicSW
sentid tudios sobre la histeria (1895d' a ·
o tnuy d' t' ~· ..
concepto clín. is .1nto del que más adelanta-.
ico, introducido en el arfícúlo

199
r eelaborar " (1914g).* Allí señala ba que, e n la primera fase del
psicoan á lisis, e l o bjetivo d el t r ata mi e n to h a bía si d o la
r e m e m or ación d el s u ceso tr a umático patógeno qu e, según se
s uponía, era Ja r aíz d e su neurosis, así corno la abreacción del
afecto con ten id o qu e estaba asocia do a dich o suceso. Al renun-
ciar a la h ipnosis , la tar ea ter a pé u tica pasó a ser la r ecupera-
ción d e con tenidos psíquicos olv idados signifi cativos y de sus
a fect os asociad os a través d e las asociacion es libr es, lo cual
exigía un "gasto d e tra b ajo" d el pacie n te , a r aíz de sus r esis-
ten cias pa r a devela r lo r e primido. Cobró priorida d, respecto
d e esa r emem or ación d e r ecue rdos significativos, la repetición
incon scien te d e ellos b ajo la forma d e la t r a ns fe re ncia y del
acting out (capítulo 9 ). Come n zó a consider arse que la labor
ana lít ica estab a e n camina da e n gran n1edida a la inter preta-
ción d e las r esisten cias d el pacie nte, así como a mostrarle de
qué m od o se r e producí a e l pasad o e11 el p1·esente. No obstante,
p or más que el a n a lista pudie r a r e vela r su resistencia, esto
p or sí s ol o n o lle v a b a a un a va nce e n el t r ata mien to.
Al respecto a puntó Fre ud ( 19 14g):

E s preciso da r t iempo al enfe rrno para enfrascarse en la


r esist encia, no consabida para él, a fin de elaborar/~, vencerla
rosi ie ndo el trabaj o en desafío a ella Y obedec1end~ a la
~egla~nalítica funda m en tal. Sólo en el a pogeo de la res~~en­
cia descubre uno, dentro del t rabajo en cornúln col.n el ªtann .y1zdae-
. 1 ·midas que a a irnen
do las m ociones puls1ona es repn . tud de
, . . d r el acie nte se convence en Vlr
cuya ex1s tenc1a y po e : . ó de las resistencias puede
tal vi vencia. ( .. . ) Es ta ela orac1 n el analizado y en una
. ''""ª ardua tarea para .
conver tir se e n. u..a •: el m éclico. No obst ante, es la pieza
Prueba de pac1enc1a par ael máximo . r to alterador sobre el
e1ec .
del trabajo q ue pro uce d . to a nalítico de todo in-
pacien te y que d is ingu al tr atam1en
. t. e
flujo sugestivo.
f tes de
. · ió d iver sas uen
Si bien m á s adelante Fre.ud d1~t1ngu .dad de la elabora-
~ ul 0 7) vinculo la necesi
la resistencia (cap1t '

título de IS.S
d antenemos el . •para
• Como en todas las demás obras de:reuu~ ~mplea "reelaboración
Obraa completas de la edición de Amorrbo u,.óq " [T ]
lo que aquf hemos trad uciºdo como "ela orac1 n · ·

200
ción a la va rieda d particular derivada de la " l -
t . '6 11 (1920 compu Bl6 na la
r epe 1c1 n g) Y a la denominada "resistencia del ello"
(1926d ). E n est.o puede ver se un reflejo de la "oposición" que
ofrecen las mociones pul sionales a que se las desprenda de
objetos y modos de descarga previos (1915a, 19150. Asimis:':
toma ndo en p réstam o una expresión de Jung, Freud (1918b
[1914]) se refirió a la "ine rcja psíquica", y a la "viscosidad"
(1916-17) o "est asis" (1940a (1938]) de la libido como fuerzas
que se oponía n a la r ecuperación. Todos estos téririinoe
tras un tan que concebía a las m ociones pulsionales como ener-
gía ligada a deterrnina d as representaciones psíquicas, en par-
ticula r las de los obj etos de amor infantiles. Esta conce ptuali-
zación de las pulsiones como energía que puede in vestir a un
objeto fue puesta en tela de j uicio de m aner a crecie n te y cada
vez m ás convince nte. En 1937 Freud relacion ó la "ine rcia psí-
quica" con factor es constitucionales específicos y con el enve-
jecimiento (1937c). A la sazón suponía que la ed a d a vanzada
del paciente torna ba menos eficaz e l proceso psicoanalítico y
er a una contra indicación para el t r atamiento, punto d e vista
que hoy ya ~o es avalado por muchos. Para F r eud el trabajo
de ~laborac.1 6n e r a el que tanto e l analista como e l paciente
deb1an r ealizar para superar las r esisten cias al cambio d e bi -
das primordi~lmente a la tendencia de las mociones ~ulsio­
nales a adh~nrse a las m odalidades habitu ales de descarga.
La ela bor ación con stituía una labor analítica adicional a la
q.u e tenía por finalidad develar los conflictos y las resisten-
~~as. Se .pensaba que la comprensión in telectual, sin dicha
é ab~rac16n, no er a s ufici en te para cumplir el cometido tera
P ut1co ya que d · b
previa ,
· 1 .
.eJa a ~n pie a tendencia de las modalidades
..
acostu~i;a~uonc1onam1ento a r e pe tirse según los patrones
s.
Tiene in t e , h · t ·
comentar el ~~~ l~ ónco el h~ho de que Fenichel (19( 1). ~
Psycho-Anal . o e Ferencz1 y Rank, The Deuelopmen(
hacían los y:is (1925), haya puesto de relieve el hinc;ap
nales dent:u ;r~s en la revivencia de las experiencias
en el ex º. e . a transferencia, diciendo que "en ~
abreacci6~e~:~c1ar~ se convirtieron en admira
Perjudicad~" p acting out, Y por ende la ela
· ara Fenichel (1937, 1941) la.

201
t it uye una actividad del analista, n o de l an a lista y el paciente,
y se refiere a el la com o "un tipo especial de int e r pret ación".
Señala que el pacie n te m ostra r á r eitera d a resisten cia a perca-
ta rse del m ateri a l inconsciente que se le h a in ter pret ado, y
q ue la labor de la interpr etación t iene entonces que r epetirse,
por más que a hora el proceso pueda avanzar 1nás r ápida y
fácilme nte q u e antes. E n ocasiones, reaparecerá en el pacien-
te un cuadro exacta mente igual a l a n te1·ior ; otr as veces, habrá
variantes e11 di ver sos contextos. "Siguiendo a F r eud, se deno-
m ina 'elabor ación' ese proceso necesari o de demost r ar al pa-
cient e u na y otr a vez lo m is mo, en di fere 11tes mo111e11tos 0 en
dive r sos con textos".
Aunque F enich el cir cu11scribe el co11cepto de Fr eud al equi-
p a r a 1· la ela boración co11 un ti po de in terpretación , por otro
la d o lo a mplía, pues lo r elacion a co11 la resistencia al can1bio
ta n to de l yo co1n o del s upe1·yó. Ade más, lo co1n para a l proceso
del du e lo, com o m ás t a rde hi cier on ta111 bién ot1·os autores (p.
ej ., P a rkin, 1 981). Dice Fenichel ( 1941):

Una person a que ha perdido a un a migo debe volver a


acla ra rse a sí mis ma, e n todas las situaciones que le recuer-
dan a s u a migo, que ést e ya no existe y que es menester ~~e
re nuncie a él. La ide a de ese am igo ericuerz.tra represent~z.on
en nume rosos complejos de recuerdos y deseos, y la desvtncu-
lación del a migo debe t en er lugar por sepa rado en cada uno de
dichos complejos.

Segu ,, n F e n ich e l la el ab or ación da ba por r esultado! la libe-


, . ". , ,, ligada a a Fepre-
ración d e p equ eñ as cantida des ~e en er giab "6n - aunque
1 a rec1da a la a r eacci
S e n tación , con lo cua er a P .
· , , nica .
m asiva-. Al mismo
era lo opuesto a una abrea cc1on ~, t ' a por efecto "educar
tie mpo s osten ía que la interpre~ac1on en~ cada vez menos
' d oduJer a r etonos
a l paciente a fin e que pr . se prestó derna·
1
d " (1937). A pa rtir de F en1che , 1:1 0
dr{anios
fi
d es gura os d l l bor ac16n que po .
siada a tención a este a specto e a e a t a rio pasaron a prt·
denominar "m.icro-abreacció~"· Pord~lsco:i 1;,apr~ndizaje" ~. el
mer plano los aspe ctos vincula l 1966· Tho1Ilª y
. . " (Ekste'm , 1966·, Schma e ,
• desaprend1zaJe ,
"fiCS"
Kichele, 1987). tal rastrear las ratnl
Para la elaboración es fundamen

202
ciones del conflicto e n difer entes ámbitos de la vida del indivi-
du o (proce.so por m omentos muy laborioso). Como escribe
F r omm-Re1chma nn (1950):

Cualqu ier comprensión, cualquier percatamiento ganado


gracias a la elucidación interpretativa, debe ser reconquistada
y puesta a prueba de nuevo una y otra vez en nuevas conexio-
nes y contactos con otras experiencias entrelazadas, que en sf
mismas pueden o no tener que abordarse interpretativamente.

En 1956, Gr eenacre subr ayó la importancia de la elabor a-


ción en los casos en que un s uceso traumá tico infantil ejerció
amplios efectos en di s ti ntas esfe ra s de la personalidad :

Pronto se reconoció que si los recuerdos in fantiles eran


recobrados demasia do rápidamente, o eran actuados en la
transferencia sin una interpretación adecuada, por más que la
abreacción fuera apreciable en ese momento, sus efectos no
serían muy duraderos. En tales casos, no parecía que la elabo-
ración fue.se indispensable para recobrar e l recuerdo, pero ahora
se lo considera esencial para que el efecto terapéu tico sea per-
durable -~o con el fin de disminuir la resistencia y acceder al
recuerdo, sino para mostrarle una y otra vez al paciente la
f~nna . en que opera n s us tendencias pulsionales en diversas
s1tuac1ones de s u vida.

Comenta esta au tora que "el conflicto de fen sivo pe1·manece


m ás o m~nos estructurado si no s e lo trabaja reiteradamente y
:n ~onex16n con s us r eper cu s iones en distintas situaciones., y.
niu::;: ¿~~:~e~ay~~ énfas~s pu~s~ en el análisis de los me~a-
rnanera co . t sa evó a adm1t1r la necesidad de operar de
ha asimila~~1~ente con las pautas defensivas. ( ... )A esto 8'
ración". an Parte de lo que antes se denominabaelabcJ...
Ese mismo año Kri (
tativa conduce a ¡' s 1956a) sostuvo que la labor in
Paciente y ªlargaª la reconstrucción del pu,
en aplic~r t~ue uno de los aspectos de la elaboración,.
tintos del tes ~econstrucciones a ámbitos y ni-y
ma enal del ·
lllás general d Lo paciente. A est.o se liga i•n&Q
Proceso dest· e d ewald (1960), para Qui8Jl ,l
ma o a provocar en el paciente m

203
estructurales. (En la bibliografia psicoan a lítica, el término "es-
t ructu ra" h a sido empleado par a r efer irse específicamente a la
tríada yo-e llo-su peryó, pero en la actu a lidad se lo utiliza de un
modo más gener a l, par a designar las organizaciones psíquicas
qu e cam bia n con len titud.) Dice este a utor que

e l analista estructura y articula( ... ) el material y las produc-


ciones qu e brinda el paciente. Si la inter pretación de su sig-
ni fi cado inco nsciente es oportuna, éste reconoce en las pala-
bras con que se expresa dicho signifi cado una manifestación
de lo que é l vivencia. Organizan para él lo que antes perma-
necía desorganizado y así le permiten tomar udistancia" res-
pecto de s í mismo y ver , comprender , poner en palabras y
"manej ar " lo que a ntes no era visible, comprensible, ver-
balizable, tangible. ( ... ) El analista opera co1no representan-
te de un estadio superior de organización y como mediador
de dich o estadio para el paciente, en la medida en que su
compren sión se amolda a lo que necesita organización, Y a Ja
ma n er a en que lo necesita.

Esta for·inula ción de Loewald acerca de este a specto del~


función del analista nos da pi e para consider ar el marc~ teónd-
, 1 ¿ s de el pu nto de vista e
coy las técnicas q u e este emp ea, no. e 1 ' t ·z en el
lo que es "correcto" o "incorrecto" sino de o que es u i,
sen tid o m e n cion a d o. . d amen de la elaboración,
Novey (1962), en 1:1n con c1en zu o e:dean a este concepto y
P a sa r evis t a a las dificultadesl que l~ t a y el paciente incluye
sucriere que 1a r e l ac1"6 n entre e . ana is , n con otras tera-
b ª • á l . . s t ien e en comu (1
factores que el p s 1coa n is1 .6 Dich os factores as
l a ela bor aci n. Jllás
pías , y que promueven r ecen indispen sables y operan . ec-
técnicas d e apoyo, et c.) pa. es formula das sean o no e~¡; an
allá de que las interpreta cion bº é fuer a de la sesión: r l
· d tam 1 n ·0 es e
tas. La elaboració n se a 1 boraci ón en sentido prop~ encía
parte de lo que llan::iamos e·~amente a la vivencia yreVl~tivo".
tiempo que se le de~ca efecti roducir un cambio const~l "tra-
intelectual Y afectiva para p · ( 1962) r especto d didB
Algo semejante sostiene Valens~~~do el análisis:"~ ~~e del
bajo" que prosigue un~ V~Z xm:te esa fase intet1Tllna á}isiS
que la elaboración ~ont1nua. ur la ter1r1inaci6n del an
trab"1o autoanalitico que sigue ª
204
formal, esas nuevas ~autas de acción, pensamiento y afecto
cobra n un grado creciente de estructuración". Tant.o Stewart
(1963) como Green son (1965b) adhieren a la opinión de Freud
según la cua l la elaboración se dirige sobre todo contra la
"r esistenci a del ello"; sin embargo, la definición que da
Greenson se cen t r a en torno de la comprensión intuitiva y el
cambio:

Para nosotros el trabajo analítico sólo es elaboración des-


pués que e] paciente ha logrado la comprensión intuitiva, no
antes. La meta de la elaboración es tornar eficaz dicha com-
prensión, o sea, provocar en el paciente cambios significativos
y duraderos. (... ) La elaboración consiste en el análisis de las
resistencias que impiden que esa comprensión in tuitiva pro-
mueva el cambio. A ella contribuyen tanto el analista como el
paciente. (... ) En esencia, la elaboración es la repetición, pro-
fundización y ampliación del análisis de las resistencias.

Agrega Greenson (1965b, 1966) que "al t r abaj o analítico


que lleva a la comprensión intui tiva podría denominárselo
'trabajo analítico propiamente dich o', en tanto q u e el q u e lleva
de dicha comprensión al cambio de conducta , actitudes y es-
tructuras es el tr abajo de elaboración ". Enumera los elemen-
tos que compondrían este últim o:

l. ~ª.repetición de las interpretacion es, en particular el aná-


lisis de las resistencias transfer enciales
2 L dº · ·
. a iscnminación o aislamjento de los afectos e impulsos
3 respecto .de _las experiencias y recuerdos.
· tª ampli~ción, profundización y generalización de las in·
~retaciones, develando las múltiples funciones y deaer-
::te~ dde los diversos antecedentes Y derivados de un
4 Re en e conducta.
· construcciones del d
pectiva . . pasa o que sitúan dentro de ''ª•
d VlVIente al paciente y a otras fim~w-a~
e su entorno . 1 et- -
gen de sí ! i?c uyendo las reconstruooiGnm
5. La facilite~ d1st1ntos períodos del pasado.
Porta . ación de modificaciones en las
an;e m1entos qu .
, e per1n1tan a un paciettW
sgarse a acometer nuevas DlDdd

908
de conducta r especto de impulsos y objetos que hasta en-
tonces co11sider a ba peligrosos. Lo l1abitual es que el pa-
ciente pruebe primero la nueva conducta en la situación
analítica y luego en el mundo externo. E se nuevo compor-
tam iento ser á un r etoño algo menos desfigura do de su pa-
sad o infantil .

Sh a n e (1979) a bogó por un enfoque evolutivo de la elabora-


ción , ponien do énfasis en que el proceso es análogo al que se
d a e n el desarrollo n ormal infan til. Asever a que "la interpre-
tación es una con strucción necesaria pe ro no suficiente para
d ar cue n t a del ca n1bio ter a péutico. ( .. . ) El proceso de elabora-
ción no sólo consiste en la in t erpr et ación reiter ada de las re·
sisten cias y conte nidos presentes en las nun1erosas y variadas
expe rie ncias del analizad.o sino también en un proceso, no
menos importante, de desarrollo.,. Entiende que este desarro-
llo promueve el cambio estructura~ , que es el ~esul tado de un~
serie de pasos posterior es a cada inter pretac1ón correcta, pa
sos q ue conforina n la ela boración :

R ecep ción y a s imilación de la nueva comprensión inltuitiva


l. (incluida la supe ración de 1as r es1s· t e ncias
. que se e opo-
n en ). . ·ntuitiva a la adquisición de
2. Aplicación de .e s a com( prer:s~~~ ~el desarrollo estructural).
nuevas capacidades com1e.. . 'z de esas nuevas
d.fi te de Sl mismo a ra1 )
3. Concepción 1 er~n . d del des arrollo estructur~l. a
capacidades (cont1nwda d .d d l sí-mismo an,t1guo ~'
4 Duelo y superación de la pér 1 a e bjetos (cons0lidac16n
. menud o, de antiguo.s vínculos con o
del desarrollo estructural). d
.coanalíticos e
. h lgunos autores psi Glover,
Como ya hemos die o, a . h 1 1941 1945a; tal·
, (v gr Fen1c e ' , f ndamen
las primeras epocas . b
ración la realiza u ostura
1955) suponían que l~ ela. ºnte· tal es, asimismo,:: (1985)
mente el analista, no ~ paci~ Melanie Klein. Así, e
de algunos de los segwdores e
escribe: ue el
o ección constante q ts. s
La e881lcia del análisis es la P~ Y. terpretación apun
paciente hace sobre el analista; ca a in
206
apa.~arlo de la .posición esquizo-paranoide para llevarlo la
pos1c16n depresiva. Esto no sólo es válido para el paciente8
q.ue también el a~alista necesita, un a y otra vez, de Ja r,;;:.
s16n y la elaboraetón. Me pregu nto si la verdadera diferencia
entre una in terpretación profunda y una superficial no radica-
rá, más que en el nivel al cual se dirige, en el grado en que el
a na lis ta ela bor ó intern amen te el proceso a l formularla. (...)
La cues tión es de qué maner a se permi te el analista vivir la
experiencia, digerirla, formula rla y comunicarla como inter-
pretación.

Esto concuerda con los con ceptos de Bion (1962) sobre el


"ensueño materno" y la fu nción de "con tención" de las angus-
tias y zozobras del individuo que cumple la madre (y el analis-
ta). Barande ha apuntado (198 2) que el enfoque kleiniano
parecería implicar par a el analista un trabajo muy duro y
dramático, así como una incesante vigilancia de su parte.
En contraste con ello, otr o analista kleiniano, O'Shaugh-
nessy (1983), puso de relieve el trabajo que debe efectuar el
paciente:

...a medida q~e el pa~ente se siente comprendido por las pala-


bras del anal1s.ta Oas interpretaciones mutativas), poco a poco
se perca ta meJor de s us modalidades primitivas de relación
hast~ que, a la postre (... ) se vuelve capaz de expresar con s~
propias pa labras la comprensión que ha adquirido de sí mis-
~~ Esto promueve el cambio estructural y hace que se retome
e esarrol~o del yo, constituyendo un momento mutativo. .Eni
suma: las interpreta · ·
los a ~iones mutat1vas no so~ en sí mis11a8Sf
camb~entes del cam~10: colocan a,} paciente en condicion•6
act· iar. Per? él mismo tendrá que realizar la ela~
iva, mutativa, con sus propias palabras.

tie~~~~:u~res (p. ej., Stewart, 1963; Valenstem,


Sedler (lg;;;~ién qu.e la elaboración es un trabajo
señala: ' por eJemplo, en un amplio examen: 111

neu~~!sicoanálisie ha definido Cón clarieúícl;


hace l s, pero no puede resolverlo· •
te es~ o P<>r sí mismo. La situacicm .
ructurada para facilitar di~dl


ta , su capacida d técnica, y los acontecimientos transfer en ciales
son fa ctores indis pen sables tod os ellos en el proceso globa l.
( .. . ) L a elabor ación se r e fie r e a l aspecto de dich o proceso qu e,
en defirútiva, más estima ble le es a l analizado, pues sigt1ifica
su propio triunfo -no e l nuestro- sobre las fuerzas clandesti-
nas que operan en l a vida neurótica.

El desarrollo d e la p s icología del sí-mis mo por pa rte de


K ohut lle v ó a una reev a luación del con cepto. Para este au tor )

l a finalid a d d e la ela b or ación es que e l individuo r etome su


d esarrollo, e n e l sen t ido d e que s u s í-mism o vuelva a estar en
condicion es d e ej e r cer una inter acción empá tica . Kohut se re-
fi e r e a la interacción que t ie n e lu gar entre el sí-mismo de cada
persona y s u "obj e t o/sí-mis mo" (véase el ca pítulo 4). En el
anális is - afi1·1na Kohut ( 1984 )-, use vuel ve a movilizar la
corriente de e mpa t ía entre el a nali sta y el analizado abierta a
travé s d e la t r a n s fe r e ncia origi nalmen te establecida con el
objeto/sí-mi s mo. El s í-mi s mo del p a ciente ~s en to?ce_s su st en-
tado una vez más por u na m a triz de obJ etos/s1-m1smo que
a r monizan e m páticamente con él". .
Así p u es para los p sicólogos del sí-mismo, la elaboración
. te e n l' a s uperación de la s r esiste ncia s que se opon~n al
con s1s · · · t rca1cas
establecimiento de l as t r a n sfer encias n arc1s1s as a .
Muslin ( 1986) com e n ta:
. ·1 icología del sí-mismo, lo mejor
D esde la p er sp ectiva.de a ps l trabajo analítico que se
es concebir la elaboración c~mo n~ias que levant a el paciente
lleva a cabo al disolver las r esiste¡ 'ón entre el sí-mismo y el
n a nueva re aci ar
para ingresar en u . . 5 on in tentos de preserv
·
objeto/sí-mismo.
E stas r esistencias
. b ' detuvieron hasta e
nton-
lazos infantile s arcaic?s que, sih i~n ese momento el tipo de
. . to bnndaron as a
ces el crecim1en , . d'viduos conocen.
. dad primaria que e sos in 1
segun . d los psicólo·
d elaboración propio e 1 dife~
En esencia, el concepto e d ' . onal· al parecer, a .
gos del sí-mismo no difiere debl tra l~s qu~ en la índole llllsroa
, 1 que se ela ora rn
rencia estana e;i .;_ h t (1984) sostiene:
del proceso. As1, 0 u . tru-
·smos ins
. se basa en los m1 .ds. de

La psicología del sí-m ?1~ 1 terpretación seglll
10

mentoe que el análisis trad1c1ona in

208
ela boración , en u n a atm ósfer a de abstinencia) para producir
la cura a nalítica, per o con s ider a bajo una luz diferente no
sólo los r es ul tados alcanzados s ino también el papel que des-
empeñan en el proceso a nalít ico l a in terpretación y la elabo-
ración.

Desde un ángulo psicoana lítico muy distinto, Brenner (l987)


repasa los d iver sos s ignifica? os atribu~d?s a la elabora<:ión_y a
su relación con la labor pr opia del a n á l1s1s, y llega a la siguien-
te conclu sión :

En suma, todos los au tores que escribieron acerca de este


tema considera ban que, para que el a nálisis tuviese éxito,
debía elaborarse lo que cada uno de ellos entendía que cons-
tituía su esencia : la voluntad de recordar , acciones así como
palabras, la relación real ent re pacien te y analista, 1.~ madu-
ración y el desarrollo, etc. De este modo, todos dtJeron lo
mismo, a saber : "Analizar a un paciente me llevó mucho
tiempo. E l análisis es una tarea len ta. Loe pacientes no se
curan con una sola interpretación, por profunda y correcta
que ella sea".

Y luego a grega:

La elaboración no representa una lamentable demora en el


proceso de la cura a nalítica: la elaboración es el análisis. La
labor interpretativa es lo que, según escribió Freud en 1914,
conduce a una comprensi ón intuitiva verdadenunente válida
Y.ª un cambio terapéutico duradero y confiable.( ... ) Lo apro--
p1ado sería llamar elaboración al análisis del conflict.o psfqui-.
co en todos sus aspectos.

. Parecería que la confusión que rodea a este concepto f11C1;


~ene en parte de que muchos autores psicoanalíticos ·n ~
dlecen un claro distingo entre la elaboración coma. ~,,~~
e.una faceta importante de la labor terapéutica-vi
d 0 l ogicos
Psic ' · que la hacen necesaria la acompañan"
en. La "ardua tarea" del sujeto y' la '1>rueb•
J>ara el analista (Freud 1914g) al tener que w
Vez sobr 1 . , '
lo8 . e os Illlsmos temas y rastrear las.
ixnpulsos, conflictos, fantasíaa >'


209
parecerían cons tituir la esencia mi sma de la elaboración. E s
proba ble que la mayoría de los psicoanalistas aceptasen esta
descripción , a unque ta n pronto se amplía el concepto surgen
las divergencias. El las reflejan la s diversas orientaciones teó-
ricas presen tes dentro del psicoa n á lisis, así como el énfasis en
d istintos aspectos del funcionamien to psíquico en ot ros tantos
momentos de su historia teórica . Freud puso cuidado en dife-
r en ciar e ntre la ela boración , los fa ctor es que, según suponía,
la tornaban indis pen sable (en pa r ticula r , las r esist encias del
ello) y los r esultados a que podía da r lu gar , o sea , cambios más
per inane n tes que los obtenidos por la n1era su gestión o la
abreacción .
Resu lta cla r o que la evolución s t1frida por la t eoría psicoa-
nalítica después de F1·eud afectó a es te concepto de muy diver-
so modo h asta h acer qu e se perd ier a en parte s u simplicidad
d escn'ptiva oricnnal.b"
De hech o, Novey (1962) h abla de "nuestro
. ,, · · d
fracaso en compr e nder el pr oceso de el aborac~ 6n , op1ru6n e
Ja qu e se h ace eco Sedler ( 1983). P or su pa~e, B1rd (en S~hmale,
1966) m anifiesta qu e a s u juicio n o h ay n1n~na necesidad de
con serva r el tér111ino. Sin em bar go, se lo sigue empleando~
s . de r á ndolo en forma bastan te gen er al, como un concep
~f~i~o o t é cnic¿ b ásico del p sicoan á lis.is . Aba rcla la lab~rdtadnd~
. te vin cula a a neces1 a
d el anali s t a como del p a cien ~ se P or supuesto que el pa·
· t · de todo ongen. ,
s upe r a r r es1s enc1as. d , .
de una in er t pretación o una com·
,
ciente no cam l~ e s pues d b edecer a otros factores, mas
b
prensión determ1n~das pue e o
allá de su resistencia. . t ·emplo de UD concepto
· t c1a es o ro eJ i· tivo Sl!lbrayamo s
E l concepto
.
de res1s en
1 firió poder exp ica '. las
descriptivo al que se eco~ . . ntre las variedades y
antes la necesidad de d1st1ngwt rdee estas últimas, hemos ~~;
. · y respec o especu:u
"'uentes de resistencia, . . d 1 ello" es un caso .
¡1 11 d "res1stenc1a e luciones
gerido qu~ la ~roa a neral a renunciar a las so icos), a
de la res1stenc1a má~ ~~ luidos los síntomas ne~ó~ón. En
adaptativas del ?asa o l~~esaprendizaje" o la extin.:~erzoY
raíz de la necesidad del . ar la necesidad del r el que
rt. menc1on · (aun
este sentido, es pe maz duzca el aprendizaJe Is for·
la recompensa para que se pro nsión intuitiva) y P87:ndeltl5
se alcanza mediante la compre 1 "nhibición o extinCl
msci6n de nuevas estructuras y a 1

210
antigu as. Ta l modificación de la estru t .
di zaje no seria pa r te de la elaboració~ u:a med1ante el apren-
de és t a . s1no u na consecuencia
A modo de con clu sión ' vale. la pena desta h
car que ay con-
senso entr e los autores psicoana líticos en cu a to .
. 1a e1a borac1'6 n pue d e ser una parte esencial
bien n d al que, 81
l ,t . l . te ta . d e proceso
ana 1 1co, a 1n. .r pre c1ón el contenido psíquico inco nSCJen · te
y de las repe t 1c1ones
. .t r an. sfer
. encia les, así como la obte nci·ón
de una compr e.n s16n .1nt u1t1va, son elemen tos no menos vita-
les para su éxito. Ningun a técnica que se abstenga de em-
plear estos elem en tos puede con sider a rse a uté nticamente
psicoana lítica; pero ello no equivale a decir que la elabora-
ción no p~e da también. desempeñ a r un papel en otros tipos
de te r a pi a, en e s p ecia l las que implican un factor de
"reinstrucción" o "reeduca ción".

211

'
BIBLIOGRAFIA

Abend, S. M. (1982): "Serious illness in the analyst: counter-


transference consider ations", J ournal of the American Psy-
1
choanalytic A ssociation, 30: 365-379.
Abend, S. M. (1986): "Countertransference, empathy, and the
analytic ideal: th e impact of life stresses on analytic
capability", Psychoanaly tic Quarterly, 55: 563-575.
Abend, S. M. (1988): "Neglected classics: Emst Kris's: 'On
some vicissit udes of ins·i ght in psycho-analysis' "t Psychoa-
nalytic Quarterly, 57: 224-228.
Abend, S. 11., P order, M. y Willick, M. S. (1983): Borderline
Patients : Psychoanalytic P erspectives, Nueva York:
International Universities Press.
Abraham, K. (1908): "The psycho-sexual differences hetween
hysteria and dementia praecox". En Selected ~ 4
Psycho-Analysis, Londres, Hogarth Press, 1927. [Heefli
) en Londres, Kamac Books, 1979.]
Abraham, K. (1919): "A particular form ofneurotie
against the psychoanalytic method". En Seledetl
Psycho-Analysis, Londres: Hogarth Press, 1927.
en Londres, Kamac Books~ 1979.]
Abt, L. YWeissman, S. (comps.) (1965):~
'• Ab an,d Clinical Aspects, Nueva York: G~
~L. Y Weissman, S. (comps.) (1976)!Ac
Acll n.d Olinical Aspects (2a ed.), Nueva Yertd!
er, G. (1980): "'I'ransference rül
In.te . •
niational Journal ofPsyc
AdJer, G. (1981): "Th e borderline-n a1·cissistic perso~al ity dis~
or d er con t inuu
. m ", American Journal of Psycli iatry, 138.
46-50. h b d i·
Ad ler , G. (1984): "Issues i n t h e t r ea t ment of t e or er in,e
· " E p E S tepansky y A (}{)ldberg (comps.), Koliut s
pat1en t · n · · H ·11 d l NJ ·
Legacy: eon t ri.b u t;ons
.. to S el{ Psychology, i s a e, .
Analytic Press. .
Adler , G . ( 1985 ): Borderline Psych op atliology and its Treat1nent,
Nueva York : J ason Aron son . . . .
Adl G (1989): "Transitional phen omena , pr0Ject1ve iden-
~ricatÍon a nd the essential ambiguity of tl1e psychoanaly-
. s itua tion", PsycJioanaly tic Quarterly, 58: 81-104. .
tic . D H ( l 9 ?9): "Aloneness and borderl1ne
Adler , G . y Bu1e , . . he. ossible relevance of child develop-
psych~path~lolgy. t
m ent iss ues ' nterna ion t? al Journal of Psyclio-Analysis, 60:

8 3-96. " t ychological description of the


Alexander, F . (1925): A me .aps l J ournal of Psycho-Analysis,
process of cur e", I nternationa
6 : 13-34. (1948): Fun d amen tals of Psychoanalysis, Nueva
Alexan de r , F · .
York: Norton . . f t h e ther apeutic factors in
Alex a nder , F . (1950): "Analy:;sP~yclioanalytic Quarterly, 19:
ch o-a n a lytic t r eatm e n '
p48sy2-500. T M ( 194 6): Psyclioana Y ic z t · Tlierapy,
d F y Fren ch, · · .
Alexa n er, . . onald Press. . dolescence 11l
Nueva York. 1i:i (1988): "Acting out
Anastasopoulos , . . .
dui;in~
ymbol format1on '
ª 1ntemational
f gress1on m 5 l 85 .
t e rms o r e · l · 15· 177- · h egaove
h ana ysis, L 'T e n
R eview of syc º,~ .
P ·
· n of Salzman, ., Science
Arkin, F. S. (1960): . D1,s~~1~. H. Masserrna n (co;~~~a York:
therapeutic react10~ Vol 3 (p á gs. 314-317),
and Psychoanaly sis, . f counter·
Grune & Stratto~. "Some t echnical proble:.1~6~-174. .
Arlow, J. A. ( 1985 ). h nalytic Quarterly, 5 . etation", psy
transference", Psyc oa d ami es of interpr
A. (1987): "The yn ncePts
Arlow, J. z 56· 68-87. lytic Co
choanalytic Quarter y, C .(1964): Psychoana
Arlow, J. A. Y Brenner, .

214
and tlie Structural Theory, Nueva York: Intemational
Univers ities Press.
Arlow, J . A. y Brenner, C. (1969): "The psychopathology of the
psychoses: a proposed revision", l ntemational Joumal of
Psycho-Analysis, 50: 5-14.
Asch, S. (1976): "Varieties of negative therapeutic reactiOn
and problems of technique", Journal of the American Psy-
clioanaly tic A ssociation, 24: 383-407.
Atkins, N. B. (1967): "Comroents on sever e and psychotic
regression in analysis", Journal of the American Psychoa-
nalytic A ssociation, 15: 584-605.
Atki ns N. B. (1970): "Action, acting out a nd t he sympt.omatic
act": J ournal of the American Psychoanaly tic Association,
18: 631-643.
Auchincloss, E . L. (cronista), (1989): "Panel: The opening phase
of psycho-analysis", Joum al of the American Psychoanaly-
tic Association, 37:199-2 14.
Balint, M. (1933): "On t ra nsference of emotions". En Primary
Loue and Psycho-Analytic Tech n ique, Londres: Tavistock,
1965. [Reeditado en Londres: Karnac Book s, 1985.)
Balint, M. (1934): "Charakteranalyse und N eubeginn", lnter-
nationale Zeitschrift {ür Psy ch o-analy se, 20: 54-65.
Balin t, M. (1949): "Chan ging th erapeutical aims and techniques
in psycho-analysis". En Primary Loue and Psycho-Analytitl
Technique, Londres: Tavistock, 1965. [Reeditado en Lon-
dres: Kamac Books, 1985.]
Balint, M. (1965): "The benign and malignant forxns of ~

gression". En G. E. Daniel (comp. ), New Perspectiue. in
Psychoanalysis, Nueva York: Grune & Stratton.
Balint, M. (1968): The Basic Fault, Therapeutic ~'óf
Regression, Londres: Tavistock. [Trad. cast.: Lafidtalilltlt
B e~, Buenos Aires: Paidós, 1982.]
alint, M. y Balint, A. (1939): •on transfi
cou.ntertransference". En Primary Loue tmd
Technique, Londres: Tavistock, 1965. •
Bardres: Karnac Books, 1985.]
ande, R. (1982): "'Hard work' or 'workinff
B VUe Fran.~aise de Psychanalyse; 46: 86
aranger, W. (1974): "A discussion
Be sserman Vía nna on 'A peculia r forro of r esista nce to
psychoanalyt ica l t r eatme nt, ", l1i ter11.a tional Journal of
P syclio-Analysis, 5 5 : 445-44 7 .
Barnet t , J . ( 1978): "In s i ght and the rap e utic ch ange",
Contempora ry Psychoanalysis, 14: 534-544.
Bateson, G ., Jackson , D. D ., Haley, J . y Weakla nd, J . (1956):
"Towar ds a t h eory of sch izophren ia ", Beliauioral Science,
1: 251-264.
Bégoin, J . y B égoin, F. (1979): "Negative t h er apeutic reaction:
envy and catastro phic anxiety". Trabajo presenta do en el
3er C ongreso d e la European Psych o-Analytical Feder ation,
Londre s .
Bell ak, L . ( 1965): "The conce pt of acting out: t heor etical
conside r ations". En L. Abt y S. Weissman (comps.), A cting
Out: Theoretical and Clinical A sp ects, N ueva York: Grune
& Stratton.
Beres, D . y Arlo\v, J. A. (1974): "Fan tasy and identification in
empath y" Psych oanaly tic Quarterly, 43 : 26-50.
B M n' (1 977 ): "T h e extern ali zing t rans fer ence",
e~~tern~tio~al J our nal of P sycho-Analysis, 58: 235-244.
. I Gl enn J . (19 88): "The ch ild a nd adolesce~t
B e rnstem, . y . , h' a t ie n ts a nd their parents ,
a nalyst 's r eac t1o n to is p . 15· 225-241.
.
Jn ternationa euiew
z R · 0 f P sycho-Analysis, ·
. ¿ t he dynamic
. . ( 1954 )· "P sych oan a 1y s 1s an .
B1br1n g, E . . ,., · l f the American Psyclw analytu:
p s ychoth e r a p1es ' J ourna o
Association , 2: 74 5-770 .. "A contribution to th e subject of
B ibring-Leh n e r, G .. (1936)~ [nternational J ournal of Psycho-
t r ansfer ence-res1stance '
Analysis, 17: 181- 189. bl und Chance", Forum der
·1 A (1986): "Agier en : Pro ero
B l ger ' . 94 308 . l Jour·
P sych oa nalyse, 2: 2 - · . kin,..,, [nternationa
.
B1on , · ·
W R (1959): "Attack s on 1in
l · 40· 308-315.
º' T ·stock·
nal of Psycho-Ana ysis, . . s Londres: avi . s
. W R (1961): Experiences in GroupB, enos Aires: pa1d6'
B i on, · · . grupos u
r'T r d cast· E xp erien cias en , .
L a . · L 0 ndres.
1963.] . Exp erience, g84.J
Bion W . R. (1962): Learning frdom . l{arnac Books, 1.:..,,.s:
, d"t d 0 en Lon res. B nos~--
Heinemann. [Ree ª
1 eriencia, ue
[Trad. cast.: Aprendiendo de la exp
Paid6s, 1966.]
216
Blacker, K . H. . (cronist
. ,, a) (1981 ): "Panel: Insight·. e¡·in1ca
· l
concep t ua 1izat1ons , J ournal of the American Psychoanal _
tic Association, 29 : 659-671. Y
Bleger, J . (1.9 67): "Psychoan alysis ofthe psychoanalytic frame",
International J ournal of Psycho-Analysi8, 48: 511-519.
Bleger , J . (1981): Simbiosis y ambigüedad, Buenos Aires: Pai-
dós. (Tra d. fr. : Symbiose et Ambig uité., París: Preeses
Universitaíres de F ra nce.]
Bleuler , E. (1911 ): Dementia Praecox or the Group of Schizo-
plirenias, N ueva York : Intemational Universities Presa,
1950.
Blos, P. (1963): "Th e con cept of act ing out in relation to the
adolescent process", J ournal of the American Academy of
Child Psych iatry, 2 : 118-143 .
Blos, P. (1966): "Discussion r em a rks". En E. Rexford (comp.),
Deuelopmental Approacli to Problem s of A cting Out. Mono-
grafía de la American Acade my of Child Psychiatry, No. l.
Blum, H. P. (1971): "On th e conception and development of
the trans fer ence neurosis", J ournal of the American Psy-
choanalytic Association, 19: 41-53.
Blum, H. P. (1973): "The concept of erotized transferencen,
J ournal of tlie A merican Psychoanalytic Association, 21:
61-76.
Blum, H. P. (1976): "Acting out, t h e psychoanalytíc procesa
and interpretation", The Annual of Psychoanalvsis 4· ¡e~'
184. 'J , • ua-

Bl ~m, H. P. (1981): ''The for bidden qu est and the analytieal


ideal: the superego a nd ins ight", Psych oanalytic Quarter'°'1
l 50:535-556. >
Bl~, H. P. (1983): "The position and valueofextratransfezence
mte~re~tion", J ournal of the American Psyc •
BI Association, 33: 587-6 17.
u;{1' ~· P. (1985): Prólogo. En H. P. Bl11m (comp.)•
Bl esistance, Nueva York: Intemational Universi ·
U:h H: P. (1~86): "~ountertransíerence and the
a m~ue: discuss1onn, Journal of the.
Boes~lytical Assooiation, 34: 309-328.
lnt~' D. (~982): "Actingout: a reconsiderati())).
rnational Journal ofPsycho-Ánal¡y_ai,J
Boesky, D. ( 1985): "Resistance and charactcr t lleory". E t\: 11.
P . Blum (comp.), Defense a11d Resis ta11 ce, N ueva Yo rl~:
Inte mational Universities Press.
Bollas, C. (1987): The Sltadoiu of tl1 e Object. Londres, Free
Association Books.
Boschán, P . J . ( 1987): "Dependence a11d narcissistic resistances
in the psychoanalytic processr·, l1i ter1tatio1ial Jour1ial of
Psyclio-Analysis, 68: 109-118.
Brandchaft, B. ( 1983): "Th e negativi s m of t11e negative
ther apeutic r eaction and the psych ology of t11e self'. E n A.
Goldberg (comp.): Tite Future of Psyclioa1ialysis, Nueva
York: Guilford Press.
Brenner, C. ( 1959): "Tl1e m a socl1istic cha racter: genesis a nd
treatment", J ournal of tlie Ame1·ican. Psyclioa1ialytic Asso·
ciatiori, 7: 197-226.
Brenner C. (1976): Ps:>1clioanalyti.c T ecl1.1iique and Psycliic
Co1iflict, Nueva York: International Un iversitie~ Pre~s.
Brenner , C. ( 1979): "Working a lliance, therapeu t1c a111anc~,
and t r ansference,,, Jourrial of tl1.e A1n,erican Psychoanalytic
A ssociation, 27 (su ple rnento): 137-157. . "
''Defense and defense mech a n1sms , Psy·
Brenner , .e ( 1981 ) .
· .
ch oana lytic Quarter·ly, 50: 557 -569. . y k·
B re nner , e. (1982): T lie M ind i 1i Confl,ict, Nueva or .
. .
Internation al U ni ver s1t1es P r ess. romise
C (1985) · "Coun tertra11sfe r e nce as comp
Brenn e1·, · · .. Q ar·terl 54· 155-163.
formation"' Psychoarial~tic it h~,1914-1984"' Psyclioa·
B renner , .e (198 7): "Work1ng throu g ·
nalytic Qua 1·terly, 56: 88-1 08. . B Wing J . R. (1966):
B
Brown, G. W., one, ., . M Da l1son , · Y ' . F ll
e· A Coniparative o ow .
.up
S chizoplirenia arid S ocial. C~r t" ts Londres: Oxford Un1-
Study of 339 S cliizoplirenic a ieri ,
. t of the
vers1ty Press. G (1982-3): "Definitive treatme~ choa·
Buie, D. H: y Adler, allty" lnternational Journal of sy
borderl1ne person ' 87 flJl&-
nalytic Psychotherapy, 9: 51- .. derations for a psych~ nal
Bush, M. <1978): ~li.In.t8Z~~~1perspective", Jnternatio
lytic theory ofms1ght. . . 13 d the
Review of Psycho-Analysis, 5. )1-"F. mily pathology an
Calogeras, R. y Alston, T. (1985 : a

218
in fa n ti Je n e urosis", lnternational Jour
A1inlysis, 66: 359-374. nal of Psych,o-
Cesio, F . R. (1956): "Un caso de r eacción ..... é t" .
" R . d . ~rap u ica negati-
va , euista e psicoanálisis, 13: 522-526.
Ces io, F . R. (1958): "La reacción ter apéutica negat· ,, Re ·
. z· . 1va ' vis-
ta de psicoaná L8LS, 15: 293-299.
Cesio, F. R. (1960a): "El letargo, una contribución al est di
d~ la r eacción te ra pé utica negativa", Revista de psicoa~l~
SlS, 17: 10-26.
Cesio, F. R. (1960b): "Contribución al estudio de la reacción
terapéu tica negativa", Revista de psicoanálisis, 17: 289-
298.
Chediak, C. (1979): "Counter-reactions and countertrans-
fer en ce", l n ternational J ournal of Psycho-Analysis 60:117-
129. '
Coen, S. J. (1981): "Sexualization as a predominant mode of
defense", J ournal of the American P sy choanalytic Associa-
tion, 29: 893-920.
Cohen, M. B. (1952 ): "Counter -tran s fe rence and anxiety"
Psychiatry, 15: 231-243. '
Colarusso, C. A. Y Nemiroff, R. A. (1979): "Sorne observations
a nd hypotheses a bout the psycho-analytic theory of adult
development", lntemational J ournal of Psycho-Analvsis
60: 59-71. ., ,
Compton , A. (c~o~ista) ( 1977): "Panel: Psychic change in
~sych?a~alys1s , J ournal of the American Psychoanalytic
ssociation, 26 : 669-678.
Cooper A M (1987 )· "Ch .
tra ' fi · · . ª· anges in psychoanalytic iclesat
t } ns ere~ce interpretation", Journal of the AmericanPay-
c ioarialytic A ssociation, 35: 77-98
Cooper, A. M. (1987b)· "Th .
read fl . . e transference neurosis· a conaepl
Curtis YH or¿et1rement", Psychoanalytic lnquiry, 7~ 669-18&
<;
im~lic~t· · 979 ): "The coneept of therapeutie aJliaPGet
ions 1or the 'widening acope' " Jou17'11d -.#".4
can Psychoan l t · As ' VJ·
Davies, S. (1990ª)-~ zc sociation, 27, (suplemenfio)t~
Trab . · Whose treatment alliance lt, ii'
los ~~o presentado en el Congreso Fin de
Lond iembros Angloparlantes de Soci
res.


2i9
.
Deutsch, H . ( 1939): "A discussion of certain fo1 1ns ofresistance",
lnternational J ournal of Psyclio-Analysis, 20 : 72-83.
Deutsch , H . ( 1966 ): "Discussion r em ar ks". E11 E . ~exford
(comp.), D euelop mental Approacli to Problem~ of A cting_ Out.
11onographs of the American Academy ofCh1ld Psych1atry,
No. l .
Dewald , P. A. ( 1980 ): "Th e h a ndlin g of resistances in ad~lt
psychoana lysis", l ntern ational J o urn a l of Psyclio-Analysis,
61 : 61-69 .
Dev.,ald , P . A . ( 1982): "S e ri ou s ill n ess i n . t h e a n al ys~:
t ra n s fer en ce, counter tr a n s fer en ce, a nd : eal1ty r~s~onses ,
J o urnal o f tlie A11ie1·ica1i P syclioanalytic A ssociation, 30:
34 7-364. . . f th
. k
D ic R ( 1967) : "Sever e r egressive d1s r up t1ons o e
es, · A · p h
ther apeutic allia nce", Jourrial of tlie m erican syc oana-
l tic A ssociation, 15: 508-533. ·
n· ~ R ( 1975 ): "Tech nical cons ider ations of th e therapeut1c
ica~~, working alliances", I n ternational Journal of Psychoa-
na lytic Psychotl~erapyD4:{-~:g89): "The idea of progress in
E a gle, M. N. y Wo~1:~ky, . J • lys is and Contemporary
psycho a n a lys1s , Psyc ioan a
Tli ought, 12: 27-72. . . t o the s tudyofmasochism".
Eidelberg, L. (1948): ''A contnbl ut~onNueva York: Intemational
En Studies in Psychoana ysis, .
Universities Press. . E ne clopedia of Psychoanalysis,
Eidelberg, L. (comp.) ( 1968 ). Y
Nueva York: The Free Press. h e structure of t?e ego o~
. 1 K R (1953): ''The effect of t l f the American Psy
E1ss er, · · lyt' e t e ch n1qu
· e" , J CJ urn a o
1
psychoana . . 1: 104-143. . working
choanalytic Asso)·ci'a'Tt:~ination of analys 1s anldysis in the
·
Ekste1n, ~R ( 1966 .
R E . Litman (comp. ' ) Psychoana A-"·
First pan· ,,...,_
through . En . : l Contributions from the York: Ioter
Americas: Origina p choanalysis, Nueva
rican Congress (º': sy s euroses of
H
national Univers1t1es Pres (1937): Common Ni
English, O· S. Yd ~~va. York: W. _w ·.~º;!°~~raisBl
PAe¡r;:;nN of
Children an u"N' wine in old skin8 ·
Erard, R. E. (1983): ew

220
th e co n.cept 'actin g out'", l nternational Review of Psycho-
A1ialys1s1 10: 63-73.
Erikson, E . 1-I. (1950 ): Childliood and Society, Nueva YOTk: w.
W. Norton. [Trad. cas t .: Infancia y sociedad, Buenos Aires·
H or mé, 1959.] ·
E'r iks on, E . H . ( 1956): "The p r oblem of ego identity", Journal
of tlie ArrLerican Psychoanalytic Association, 4: 56-121.
E r ik son, E. H. (1968): l dentity, Youth and Crisis, Nueva York:
Norton .
Escoll, P. J. (cronista), (1983): "Panel: The ch a nging vis tas of
transference: th e effect of developmental concepta on the
understa nding of tra nsference", J oumal of the American
Psychoanalytic Association, 3 1: 699-711.
Eva ns, R. (1976): uDevelopmen t of the treatment alliance in
th e ana lysis of an a dolescent hoy", T he Psychoanaly tic Stu-
dy of tlie Child, 3 1: 193-224.
Fairbai rn, W. R. D . (1958): "On the na t u re and aims of psych.o-
analytical treatmen t", lnterna tional Joumal of Psycho-
Analysis, 39: 37 4-385.
Fedem, P. (1943): "Psychoanalys is of psychoees", Psychiatric
Quarterly, 17: 3-19, 246-257, 470-487.
Feigenba um, D. (1934 ): uClinical fragmenta", Psychoanalytic
Quarterly, 3: 363-390.
Feruchel, O. (1937): uon the theory of the therapeutic resulta
of psy~ho-analysis", International Journal of Psycho-
Analysz.s, 18: 133-138.
Fenichel, O. (1941 ): Problems of Psychoanalytic Technique,
~ueva York: Psychoanalytic Quarterly Inc.
Fen1chel, O. (1945a): The Psychoanalytic Theory of Neu1·0Bia.
!;:'ndre_s: Routledge Y Kegan Paul. [Trad, cast.: Teorfa.:p .t,
F . ~nalz.tica de las neurosis, Buenos Aires: Paidós. 196CJ
enRlc ~l, O. (1945b): "Neurotic acting out• p.
eview, 32: 197-206 '
Fenichel O (1954) "S .
' ·
PsychoanaJ · ,,: Eymposjum on the therapeUtic
R ys1s · n Collected Papera, VoL ~
F out~edge & Kegan Paui.
erencz1 S (1912)· "Tr .
the a, · . · ans1torysymptom~n1
nalysis (transitory conversion, IN
hallucination , character -1·egression, a r1d c xpressio11-
dis placement)". En S ex in Psych.o-Analysis, Nueva York:
Basic Books, 1950.
Ferenczi, S. (1914): "Falling as leep during tl1e analysis". En
Further Contribution s to the Tlieory and Tecli nique of
P sycho-Analysis, Londres: Hogarth Press , 1926 . [Reeditado
en Londres: Karnac Book s , 1980 .]
Ferenczi, S . y Rank, O . (1925): Tfie Develop11ient of Psycho-
Analysis, Nueva York/Wash i ngton : Ne rvous and Mental
Diseases Publishing Company.
Fischer, N . (197 1): "An interra cial a n a l)rsis : tra nsference and
countertra n sfe r e nce significa nce", J ournal of tlie Anierican
P sychoanalytic A ssocia tion, 19: 736-745.
Fliess, R. (1942): "The m et a psych ology of tl1e analyst", Psy-
choanalytic Quarterly, 11: 211-227 .
Fliess, R. ( 1953 ): '~C ounter-tran s f.e renc e and cou~ ter­
identification" , J ournal of the Anierican Psyclioanalytic As-
sociation 1: 268-284 . . .
F p ( Í990): "Discussion of IGt Bollas's paper , 'The on gins
on agy, . t . ¡¡·anee'" TrabajopresentadoenelCon-
ª
ofth e t h e r a p eu ic
1

greso d e F in de Semana, par a 1os


· Miembros Angloparlantes

d e Socied a d es Europeas,_ Londres. d the strength of the


( 85) . "Id r es1stance a n .
Frank, A. 19 · ( ) De~ense and Resistance,
. . ts" E H p Blum comp. , , .
in.st1nc . n . . . 1 Univer sities Press. ,,
Nueva York: Interna~1on~ d distortion in dreams ,
French, T . M . (1939): Ins1gh~:O~Analysis, 20: 287-298..
International J ournal of P~y t tlie T echnique of Chil~
Freud, A. (1928): Introd u ction_ o n: Nervous and Me~t~
. Nueva y ork/W a sh1ngto t . Psicoanálisr.s
A nal ysz.s, . . C pany [Trad. cas .·
n· ase Publ1shing om . 65 ]
~~:iño, Buenos Air~s: Hor~1~h!9M~chanisms o{ Det:;:;:
Freud, A. (1936): The go ª~rad. cast.: El yo y los mee
Londres: Hogarth PressJres · Paidós, 1950.] . t·ons for
mos de defensa, Buenos . .. co e of indica .1 psy·
A ( 1954): "The w1den1ng s lp f the American
Freud , . . . ssion" Journa o
psychoanalys1s: d~sc':1 2· S07-620. . ood, Lotl"
ehoanalytic Associatio~ . d Pathology in Childh aoo1's,
F.reud, A. (1965): Normality a~ d en Londres: }{ame.e
dres: Hogarth Press. [Reedita o

222
1989.J [Trad. cast.: Normalidad y patolog(a en la 'iiez
Buenos Aires: Paidós, 1974.) ni '
Freud, A. (1968): "Acting out", l ntemational Joumal ofPgycho-
Analysis, 49 : 165-170.
Freud, A. (1969): Difficulties in the Path of Psychoanalysis,
Nueva York: lnternational Univer sities Press.
Freud , A. (1971): "The infantile neurosis", The Psychoo.nalytic
Study of the Child, 26: 79-90.
Freud , A. (198 1): "Ins ight, ita presence and abeence as a factor
in nor1na l development", The Psychoanaly tic Study of the
Child, 36, 241-249.
Freud, S. (1893h): "On the Psychícal Mech aniem of Hysterical
Phenomena: A Lecture". Standard Ed ition, 3, Londres:
Hogarth Press .
Freud, S. (1895d): Studies on Hysteria, Standard Edition, 2.
Londres: Hogarth Press.
Freud, S. (1896b): "Further r em ark s on t he neuro-psychoses
of defence", Standard Edition, 3. Londres: Hogarth Press.
Freud, S. (1897): "Letter to Wil h elm Fliess of 21 September
1897", en T he Origins of Psych o-Analysis: Letters to Wil-
lielm Fliess, Drafis and N otes, Londres: !mago, 1954.
Freud, S. (1900a): The lnterpretation o( Dreams Standard
Edition, 4-5, Londres: H ogarth Press. '
Freud, S. (1901b): T he Psychopathology ofEveryday Life, Stan-
dard Edition, 6, Londres: Hogarth Presa.
Freud, S. (l.9?4a): "Freud's psycho-analytic procedure", Stan,..
dard Edztzon, 7' Londres: Hogarth Press
Freud, S. (1905d): "Three essays on the th~ory oC s •
Fre~andard Edition, 7, Londres: Hogarth Press. ,
d, S. .<1905e (1901]): "Fragment of an anal~s of &case..../!'
hystena" St d d E AJª" u.1
Freud , an ar dition, 7, Londres: Hogarth Pté&lt
Stdn~· ~ º~ ~1909]): "Five lectures on psych~amt~
191
Freud S ªe d Edition, 11, Londres: Hogarth Press.
' · 190 9b): "Analysis ofa phobia in a fi~
Standard Ed •t · ·y~-:?..,
Fr d i ion, 10, Londres: Hogarth Pí'eiS-. ~~
~ '~ <I 9o9 d): "Notes upon a case ofobseslif'ó
Freu%ns ar(d Edition, 10, Londres: Hogarth
1 th ' · 1910d): "The futura pros~ d
erapy", Standard Edition, Il. J!,o:a.&\AI,'
Fre ud , S. ( 19 1 l c): "P sycho-a n a lyt ic n ot es on a n a utobio-
graphica l account of a case of pa r a noia (De m e11tia P a r a noi-
d es)", Standard Edition, 12, Londres: H ogarth Press.
F reud , S. ( 19 1 l e): "The handling of dream-interpretation in
psych o-an a lysis", S tandard Edition, 12, Lond1·es: Hogarth
Press.
Freud , S . ( 19 1 2b ): "The dy n a mics of t r a n sfe r e n ce", Standard
Edition, 12, Lon dres: H oga1·th Press.
Freud, S. (1912e): "R econ1mendations to physicia 11s practising
psych o-analysis''. Sta n da rd Edit io11, 12, Londres: Hogarth
Pl'ess.
Freu d S. ( l 913c): ·'On b eginning t l1e t rea tmertt (Further
1·ec~mn1e11dations on tl1e tecl111ique of psycl10-analysis, !)",
Sta11dczrd Editio11. 12, Londres: Hoga1t l1 P1:ess. ."
Frcttd , s. (19 13\): "Tl1e disµ ositio11 to obsess1011r1l neurosis ,
ta 11 dai'd Erlitio11 . 12, Lortdres: Ho.gnrtl1 Pr~ss.n
Ft~ ud. . ll9l ~ c) : ·Q 11 11arcissis111: n11111tr oduct1011 , Sta11dard
Ed l.11·0 11 ' 14 ' Lt) t'\d t·cs: Hogartl1 P1·ess. t. .
d work1ng-
.
Fr u ' · d S (19 l~ g): "R t11en1l)eri11g, repeo lt1g an .
· th techn1que of
tl11-ou gl1 (Furt l1e1· 1·econ11n er1dat1011s ~n. e dres·
ps ycl10- a 11 a 1ys1s, . 11)'' , Standard Ed, tio11, 12, Lon .
Hoga11:l1 Press. . t ansference-love (Further
915 ). «Qbservat1ons on r · 111)''
F reu d, S . (1 a: h e t reatn1ent of psycl10-analys1s, ,
recomme11dat~~ns on t . Ho artl1 Press.
Sta1idard Editio1i, l~, Londresh . ~cissitudes", S taridard
d S (19 15c): ''lnst1nct s a nd t eir
F r eu , · H rth Press. th
Edition, 14, Londres: oga . . running counter t?. e
F r eu d ' . S (1915f): "A case of p a r a n?1a ,, Standard Edition,
lyt. theory of the d1sease ,
psycho-ana ic . . 0

14 Londres: Hogarth Press. es rnet with in psych
d S (1916d): "Some charact~r,-typ 14 Londres: Hogarth
Freu ' . . k" Standard Edition, ' .
analyt1c wor ' ho-Analysis,
Press. Lectures on Psyc
Freud S. (1916-17): Introdu6ctLoorydres: Hogarth Press·~-rantile
'
Standard E d itwn,
· · 15-1 ,1 nm the histoI"Y 0 f an uu'
¡>ress.
Freud, S. (1918b [19~4~~ .¡.r~ 17 Londres: J1:º7~anJard
neurosis"' Standar L ~ 'Ple~sure Princip e,
Freud, S. ( 1920g): BeyondH t ~h Press.
Edition, 18, Londres: og

224
Fre ud , S. (1921c): Group Psychology and the Analysis of the
Ego, S tandc1rd ~dition, 18, Londres: Hogarth Press.
Fre ud, S. ( 1923b): The Ego and the Id, Standard Edition 19
Londres: Hogarth Press. ' '
Fre ud, S. (1924c): "The economic problem ofmasochism" Stan-
dard Edition, 19, Lond res: Hogarth Press. '
Freu d, S. (1925d ): An Autobiographical Study, Standard
Edition, 20, Londres : Hogarth Press.
Fre ud , S. (1926d): Inliibitions, Symptoms and Anxiety, Stan-
da rd Edition, 20, Londr es : Hogarth Press.
1 Freud, S. (1926e): Tlie Question of Lay Analysis, Standard
Editior1, 20, Londres: Hogarth P r ess.
F reud, S. (1931b): "F ema1e sexu ality". Standard Edition., 21,
Lo11dres: Hogarth Press.
Freud, S. (1933a ): N ew lntroductory Lectures on Psycho-
Analysis, S tarida rd Edition, 22, Londres : Hogarth Presa.
Freud, S. ( 1937c): "Analysis te rn1inable a n d inter1 nina ble",
Sta11dard Editioti, 23, Londres: Hogarth P resa.
Freud, S. (1937d ): uc ons tructions in analysís", Standard
Edit io11, 23, Londres: Hogarth Press.
Freud, S. (1939a): Moses and Monothei.'Jm , Standard Edition,
23, Londres: H oga rth Press.
Freud, S . ( 1940a (1938)): An Outline ofPsycho·Analysis, Stan-
da1·d Edition, 23 , Londres: Hogarth P r esa.
Freud, S. (1950a [1887-1902)): The Origins of Psycho-Analysia
.s tandard Edition, 1, Londres: Hogarth Presa. '
Fr1edma n, L. (1969): "The therapeutic alliance", Jnterna.tionai
J ournal of Psyclio-Analysis, 50: 139-153.
Fromm-Re ichma nn , F. ( 1950): Principies of InteN/iur
F Psycliotlierapy, Chicago: Chicago University Presa.
rosch, J · ( l 967): "Severe regressive states during an~
J ournal 0 f the American Psychoanalytic AsBOC~.Jt&
491-507, 606-625.
Fr~sch, J .. ( 1983): The Psychotic Process, Nu
nternational
Gabbard G o H Universities Press.
. .
1 D ' · ., orwitz, L., Fneswyk, S., Allen,J:
i ·B., Newsom, G. y Coyne, L. (1988): "Th&~
nterventions on the therapeutic alliáhdé
pat ie n ts", J ournal of the A merican Psyclwanalytic A.ssocia-
tion, 36: 6 57 -727.
G ed o, J . E . ( 1979): Beyond Interp1·etation, N u e''ª Yo r k:
I n t e m ational Un ive1·sit ies P r ess.
Gero, G . ( 1936): "The con struction of de pression", l 1iler1iational
J ournal of Psych o-A nalysis, 17 : 423-461.
G er o. G. ( 195 1): "The con cept of dcfense", Psyclioanalytic
Quarterly, 17: 565-578.
GerstJey, L. McLella n , A. T ., Alter m a n , A. I., Woody, G. E.,
L u bor s ky, L. y P r ou t, M . (1989): ''Abi lity to form a n all iance
with t he ther api st: a possible m a rker of prog11osis for
pat ien t s with ant isocia l per so11ali ty disor der", A 1nerican
J our nal of Psychiat ry, 146: 508-512.
Gill, H . S. (1988): "Working t hrougl1 r esistan ces of in tr a psyc11ic
and e nvironmenta l or igi n s", Inter1iatio1ial J ourna l of
Psycho-Analysis, 69: 535-550.
Gill, M. M . (1954 ): ''P sych oan a lysis and explor a tor y psy-
chothe r a py", J ournal of tlie A me1·ica1i Psych oanalytic As-
sociation, 2 : 771-7 97 .
Gill M . M . (1982 ): A rialysis of T rarisference: Vol. l . Theory
dnd T echnique, Nuev a York: lnternation al Universities
Press . ,, h p
Gillman, R. D. (1987): "A child ana lyzes a dream , T e sy-
choanalytic Study of the Child, 42: 263-273 . .
. h º . p (198 7a)· "Treatment holding enVlronment and
G 1ovacc m1 , . · ' . 162
t r ansitional space", M odern Psyclioa'!'~lysis, 12:151- t. in
Gitelson, M. (1952): "The emotional pos1t1on. of t he analys f
the p sych oanalytic situation", International Journal o
Psych o-A nalysis, 33: 1-10. . h e analysis of
Gitelson , M . (1954): "Th er apeu tic pr?ble~~ in ~al of Psycho-
the ' n orma l' candidate", Internationa our
Analysis, 35: 174-183. . . . choanalysis",
Gitelson, M. (1962): "The cu.r a t1ve factor s i.n ~i 194-205.
International J ourna l of Psycho-~afl:s~, f inexact inter-
Glover, E. (1931): "The therapeut1~ e{ ~ : h o-Analysis, 12:
pretation", International J ourna 0 sy
397-411. eutic results of
Glover, E. (1937): "The theory of the therap

226
psychoana lysis", l riternational J ournal of Psycho-Ana.lysis,
18: 125 .
G1ovcr, E. (1955 ): Th e Technique of Psycho-Analysis, Londres:
B a illi er e, Tint1a11 y Cox.
Gray, P. (19!)0): '"f he n a tu re of ther apeu tic action in psycho-
an a lys is", J c>urnal o( the American Psyclioanalytic Assoeia-
tiori, 38: 1083-1097.
Green acre P . (1950): "Gen er al pr oblema of acting out", Psy-
choa1ialy tic Qua rte1·ly , 19: 455-467.
Green acre, P. (1956): "Re-evaluation of th e procesa of working
through", l n ternational J ournal o{ Psycho-Analysis, 37: 439-
444.
Greenacre, P . (1968): "T he psychoana lytíc procesa, transferen ce
and a cti ng out ". E n Emotion a l Growth, Nueva York:
lnterna tio nal Uníver sit ies Presa, 1971.
Greenbaum, H. (1956): "Combined psychoa nalytic therapy with
nega tive t h er a peu tic reactions". En A. H . Rifle.in (comp.),
S cli izophrenia in Psych oanaly tic O{fice Practice, N u eva
York: Grune & S t r a t ton .
Greenson , R. R . (1965a): "The working alliance and the
transference n eurosis", Psych oanaly tic Quarterly, 34: 155-
181.
1
Greenson, R. R. (1965b): "The problem of wor king through".
En M. Schur (comp.): Driues, Affects, Behavior, N ueva Yor k :
lntema tional U nivers ities Press.
Greenson, ~· R. (1966): "Comment on Dr. Llmentani's paper",
International J ournal o{ Psych o-Analysis, 47: 282-285.
Greenson, R. R. (1967): T he Technique and Practice of Pay-
choanalysis, Vol. 1, N u eva York: International Universities
' Press.
Greenso.n, R .. R. y Wexler , M. (1969): "The non- nce
relationsh1p in t h e psych oanalytic s ituation", InterntJltoital
.J ournal 0 f Psycho-Analysis, 50: 27-39.
Gn~berg, L. ( l96~): "On a specific aspect of co11ntertransfin'fllléle·
Jiue t o th e pa tient's projective identification• L
G . ournal 0 f Psycho-Analysis, 43: 436-440. •
nnber~, L. (1968): "On acting out and its role bit-
~9a~yt171c process", International Journal 'ófiPff/fi
. 1-178.
Grinberg, L. (198 7): "Dreams and acting out", l>syclioa1ialy tic
Quarterly, 56: 155-176.
Grune rt, U . (1979): "Die negative therapeuti scl1e Reaktion als
Aus druck einer Storung im Loslosungs-und Individua-
tions prozess", Psych e, 33: 1-29.
Gunderson , J. G. ( 1977): "Ch aracteristics of borderlines". En
P . H a rtocollis (comp.): B o1·derli11e P erso1ia lity Disorders:
Th e Co n cep t , t lz e S y rrip to nt, t lie P ati e 1i t , N u eva
York,:Internationa l Univers iti es Press.
Gunderso n , J . G. ( 1984): B orde rli1ie P e1·so1iality Disorder,
Was hington , DC: Amer ica11 P sychia tric Press.
Gutheil , T. G. y Havens , L. L. (1979): '1'he t l1era peutic allia11ce:
1

contem porar y meanings a11d con fu s ions", lriter1iational


R eview of P sy clio-Analysis, 6: 467-48 1.
Halpert, E. (cronista) (1984): .. P a n el: The value ~f ext ra-
t r ansfe r ence interp r e·t ation", Jour1 z.al of tlie A 1nerican Psy-
choanalytic A ssociation, 32: 13 7-146. ,, .
H a mmett, V. B. O. (1961): uDelusional t r a nsference , Ameri-
can Jou rnal of Psych otherapy , 15: 574-581. . .
1
H a n Y, · e (198 2)· "N a r cissi s m defe n ce a nd t h e pos1t1ve
· ' An l · 63 ·
trans fer en ce", I nternational J ournal ofPsy clio- a ysis, .
427-444. f ti neuro-
H 1 M (1971 ): "The current status o tra ns erence . .
ar .ey? ·h .ldren " Journ a l of the A merican Psyclioanalytic
sis in e i ,
A ssociation, 19: 26-40. . h l n d tlie Problem of
Hartmann, . H . (1939): ~go Psy~9~8~1~r:d. cast .: Lapsi~olo·
Adaptation, Londres . !mago, d 'ó Buenos Aires:
gía del yo y el problema de la a aptaci n,
Paidós, 1987 .] · ¿ sociology". En
Hartmann, H. (1944): "Psychoana1y~:a:e~: Hogarth Press,
Essays on Ego and Psychology, L
964 . · of ego
1 . " h ical implica t1ons
Hartmann, H . ( 1951): T~c :arterly 20: 31·43. in
psychology", Psychoanalytic Q t , f the ego concept .
Hartrnann, H. (1956): "The _developmen zºot
psycho-Analysis,
Freud's work", Internatwnal Journa .
Londres.
37: 425-438. Ego Psychology,
Hartmann, H. (1964): Essays on
Hogarth Press.

228
Ha tcl1er , R. l,,. ~ J 973): "Insigh t a nd self-observation", Journal
o( tlie A rriericri,n Ps;ychoanalytic Association, 21: 377·398.
Heima nn , P . (1950): "On coun ter-tra nsfe rence", Internatíonal
J ournal o( P8ycho-Analy.~is, 31: 81-84.
Heima nn, P. (1960): "Coun ter-transference", British Journal
o( Medical Psych ology, 33: 9-15.
Hill , D. (1968): "Depression: disease, reaction or posture?",
Anierica1i J ournal of Psychiatry, 125: 445·457.
Hins helwood, R. D. (1989): A Dictionary of Kleinian Thought,
Londres: F ree Association Book s.
Hi ns je, L. E. y Campbell, R. J. (1970): P.'ty chiatric Dictionary
(4º ed.), Londres: Oxford Univer sity Presa.
Hoffer , W. (1956): "Transfer en ce a nd t ransference neurosis",
[1iterriationa l Journal of P sycho-Analysis, 37: 377·379.
Holder, A. (1970): "Conceptual problema of acting out in
children", Journal of Ch ild Psychotherapy, 2: 5-22.
Horney, K . (1936): "Th e problem of the negative therapeutic
reaction", Psychoanalytic Quarterly, 5: 29-44.
Horowitz, M. H. (1987): "Sorne notes on insight and ita failures",
Psychoanaly tic Quarterly, 56: 177-198.
Infante, J. A. (1 976): "Acting out: a clinical reappraisal",
B ulletin of the Menninger Clinic, 40: 315-324.
Isaacs, S. (1939): "Criteria for interpretation", International
J ournal of Psych o-Analysis, 20 : 148·160.
Ivimey, M. (1948): "N egative therapeutic reaction", American
Journal of Psychoanalysis, 8: 24-33.
Jacobs , T. J. (1973): "Posture, gesture and movement in the
analysis: cues to i nterpretation and countertransference"
Journal of the American Psychoanalytic Association, 2t:
77-92. •
Jacobs, T. J . (1983): "The analyst and the patient's object worM..
notes on an aspect of countertransference" Jouma.l offJl(ll
American Psychoanalytic Association 31· Gl9-642..
J acobs T J ( 1986)· " , .
J , · · . On countertransference ena
ournal of the American Psychoanalytic AssoeíGitoi1t~1:tilll
2 B9-307.
Jacobs T J (
and' · · 1987): "Notes on the unknowable~
the transferen ce neurosis,, Psychoanal"'
485-509. ' ..,.

229
J as p e r s, K ( 19 13): A llgemeine Psyclz opatl1ologie, l3er lfn :
Sprin ger Ve rl ag.
J o tre, W . G. y Sandle r , J . (1965): "Nol es on pa in , de pression
a nd individu ation", Psychoanalyt ic Sti1dy of tlie Cliild, 20:
394-424 .
J offe, W . G. y San d le r , J . (1967): "On tl1e co11cept of pain , with
s pecia l re fer e nce to de pression a nd psycl1oge11ic pain", J our-
nal of Psycliosorn.atic R esea rcli, 11: 69-75.
J on es, E . ( 1955): Signi1111d F reud: L ife and Wor/¿, Vol. 2, Nue-
va York: Basic Books . [Tra d . cast.: Vida y obra de Signiund
Freud, Bue nos Aires: I-Iormé, 1979.]
Joseph, B . (1985 ): "Tra n sfe r e n ce: lh e total situa tion", ln.ter-
1iatioria l J ou1·rial of Psyclio -Arialysis, 66 : 447-454.
J oseph, B . (1987): "P rojective ide11 tifi catio11: clir1ical aspects".
En J . S a ndle r (con1p.), Project ion, l de11.tifi ca tiori Projectiue
1

Jde n t ifica tion, M a dis on , CT: In ter nationa l Unive rsities


Pres s.
Jung, C. G . ( 1907): "U e ber die P sycl1ologie der Dementia
Praecox : Ein Ver s uch, Halle A. S.". En Collected Works, 3,
Londres: R outledge & Keg an P a ul , 1960.
M ( 1981 ): "F re u d's ' a naly tic pact': the standard
K a n zer , . · p h ana
t h er apeu tic alliance", J ourna l of tlie American syc o -
lytic A ssociation, 29: 6 9 -87 · . San Francisco:
K a p1a n , .A ( 1 964): T lie Conduct of lnquiry,
C h a ndler Publish ing Co. d tertransference
w
Kempe r , . . .
w (1966)· "Tr ansfe r en ce a n coun
. ·,, O ffi . l R eport on Pari-A merican on-
e
a s a funct1ona l un1 t , . cia
gress far P sych o-analysis. . . h t ·n child analysis: a
( 979)· ''The role of ins 1g 1 . p y·
Kennedy, H. 1 : . ,, J ournal of the A merican s
developmental Vlewpo1nt , 1 nto)· 9-28.
. · 27 (s up em e · ,, p y
choanaly tic A ssociation, . ~ n ce neurosis , s .
J G (1966): "Theones of trans ere
Kepecs, . . l 35· 497-521. ,, Jour·
choanalytic Quarter y, . tertransference , 56
F (1965)· "Notes on coun 13· 38- .
Kemberg, O. · . · h lytic Association, : t"on",
nal of the American Psyc doa~a personality organ1~8 1 15:
Kemberg, O. F. (1967): ~or ~s ~~oanalytic Association,
Journal of the American Y . al
641-685. d ·t · ns and Pathologic
KembeTg, O. F. (1975): Borderline Con i io

230
NcLrcis.c;iHrn, Nueva. Yor k, Jason Aronson · (T r a d . cas t.. . Des-
áJ rd c11 es /ironterizos y narcicismo patológico Buen os Aí .
Pa idós, 1979.J ' res .
Kern berg, O. F . <.1976a): Object Relations Theory and Clinical
P.c;ycl1ocinaLysis, Nueva York : .Jason Aronson . [Trad. cast .:
L a teoría ele Las relacw M s objetal€s y el psicoanáli8i8 cllni-
co, Duenos Ai res: Paidós, 1979.)
Kernb erg, O. F . (1976b): "Technical consideration s in the
tre.a t me nt of borde rline person ality orga nisation ", J ournal
o( the A mer·ican P sychoanalytic Association, 24: 795-829.
Ke r nberg, O. F. (1980a): "Char acter s tructu re a nd analy-
zabi lity", BuLletin of the A ssociation of Psychoanalytic Me-
dicir¿e, 19: 87-96.
Ker nberg , O. F. (1980b): l nternal World and Extemal Reality,
Nueva Yor k: J ason Aron son.
Ker nberg, O. F. (1985): "Object r elation s t heory and character
analysis". En H . P . Blum (comp.), Defen.se and Resistance,
Nueva York : I ntern a tion al Univer sities Press.
Kernberg, O . F . (1987): "An ego psych ology-obj ect relations
theory a pproa ch to t h e tran sfer e n ce", P sychoanalytic
Quarterly, 56:197-221.
Kernberg, O. F . (1988): "Object r elation s theory in clinical
practice", Psychoanalytic Quarterly, 57: 481-504.
Ker z-Ruehling, l . ( 1986): "Freuds Theorie der Einsicht" Psy-
che, 40 : 97-123. '
Kha n, M .. M. ~· (1960): "Regression and integration in the
analyt1c sett1ng", lnternational J ourna/, of Psycho-Analysia.
41:130-146.
Khan, M. M. R. (1963): "Silence as com.m unication• Bulleti.n
Kh 0 f the Menninger Clinic, 27: 300-317. '
an, M. M. R. ( 1972): "Dread of surrender to resourcele$s
dependence in the analytic situation", Jnternational ~
Ki nal of Psycho-Analysis, 53: 225-230.
ng, P. (1974): "Notes on the psychoanalysis ofolder
Reappraisal of the potentialities for change d
second half of life", Journal of Analytical P.
22-37
lG .
auber, J. (1972): "On the relationship ot

~l
interpretation in psychoanal}1;ic the rapy", I1itcrnatio1ial
Journal of Psycl10-Anal) sis, 53: 385-391 .
1

Klauber, J. ( 1980): c.Formula ting inte11)re tations in clin1cal


psychoanalysis", I nter1iat io1ial J ourna l of Psyclto-A11alysis,
61: 195-202.
Klauber, J. ( 1981): Difficu lties i11 tite A11aly tic E1tcou11ter, Nueva
York: J ason Aronson. [R eeditado et\ Londres, Karnac Books,
1986.) (Trad. cas t .: Dificultades en el e1icuentro arialítico,
Buenos Aires: Paidós , 1991.]
Klein, :r.,it. (1932): Tl1e Psyclto-Analysis of Child1·en, Londr es:
Hogarth Press. [Trad. cas t.: El p sicoanális is de 1ii1ios, en
Obras completas, Vol. 2, Bue nos Aires: Paidós, 1987.]
KJein M . (1946): "Notes 0 11 sorne scl1izoid n1 ecl1anis ms", et1 M.
1
KJ ein, P. Heimann, S. I s aa cs, y J. Rivie re (comps.),
D euelopments in Psy clio-Analysis, Londres, Hogar th P ress,
1952. (Reimpreso en Londres : Karn ac Books, 1~89 .]
Klein, M. (1948): Corz.tribiitions to Psy clio-Analysis, Londres,
Hogarth Press. .
Klein M. (1957): "Envy and gratitude", en Enuy and Gratitude
1946-1963 Londres: Hogarth P ress, 1975.
and Otlier rr º' 1is,
' 111 .1
' z Vi l
[Trad. cast.: Envidi~ ~ gratit;"d, en Obras competas, o .
3, Buenos Aires: Pa1dos, 198 '.] . . " p che 37: 828-
( 1983): "Agieren und M1tagieren ' sy ,
Kluewer, R .
840 · t' n and identi-
. h t. R P (1940): "l ntrojection, proJeC io
Knig , · · . Q rterly, 9 : 334-341.
fication", Psychoanalytic ua. t t s" B ulletin o{ the
. R p (1 953): "Border l1ne s a e '
Kn1 ght, . . . . . 12 .
M enninger Clinic, 17. 1- . z ·t of Apes, N u eva York.
W (1925): T he Menta L y
Koehler , · ld 1 . ,,
Harcourt Brace & Wor ne. forroations of narciss1srn .
Kohut, H . (1966): "F or1r1s a ndTthr a nS:arcli For th e S el{, Nueva
En P. Orns t em · (comp ..), e·t· s Press 19 78 . . . ,.:e
. 1 Urover s1 ie ' f arc1ss1s"'
York: Internat1ona lytic treatrnent ~ n ch",
Kohut, H. (1968): "The psycboa~ae of a systernat1c approa
personality disor~er~~ ~~t!fthe Child, 23: 86-113.a York:
The Psychoanalytic u l . of the S el{, Nuev
K h t H (1971): The Ana ysis
o l:~rn~tional Universities Press.

232
Kohut., H . (.1977): T_he R estoration of tite Sel{, Nueva YoTk:
Internat1onal Un1versitics P rcss. (Tra d. cast .: La restaura-
ció1i d el sí·1lti.'i1nc>, Barcelon a: Pa idós, 1980.)
Kohut, H . (1984 ): H otv Does Analysis Cure? Chieago: Univer-
sity of Cl1icago P ress. [Trad. cast.: ¿Cómo cura el análisis?
Buenos Aires: Paidós, 1986.] '
Kraepelin, E . (1906): Lectures on Clinical Psychiatry, Nueva
York: Hafner, 1969.
Kram er, M. K. (1959): "On the continuation of the analyti.c
process after ps ychoanalysis", International J ournal o(
Psyclio-Analy.sis, 40: 17-25.
Kris, E. (1951): "Ego psychology and interpretation in psy-
choanalytic therapy", Psyclioanalytic Quarterly, 20: 15-29.
Kris, E. (1952): Explorations in Art, Nueva York: International
Universities Press.
K.ris, E. ( 1956a): "The r ecovery of childhood memories in
psychoanalysis", The Psychoanalytic Study of the Chüd,
11: 54-88.
Kris, E. (1956b): "On sorne vicissitudes of insight in psycho-
analysis", lnternational Joumal ofPsycho-Analysis, 37: 445-
455.

Kubie, L. S. (1950): P ractical and Theoretical Aspects of Psy-
choanalysis, Nueva York: International Universities Press..
Lampl-de Gr oot, J. (1967): "On obstacles s tan ding in the way
of psycho-a n a lytic cure", The Psych oanaly tic Study of the
Child, 22: 20-35.
La ngs'. ~· J. ( 197 5 ): "The t herapeutic relationship ancf
deVla t1ons in technique", lnternational Journal. o{ PsyJ.o-
analytic Psych otherapy, 4 : 106-141.
Langs, R. J . (1976): The Therapeutic Interaction, Vals. 1 '6114-
2, Nueva York: Jason Aronson.
Langs, R. J. (1978): "The adaptational-interactionalciimettfim,
of counter-transference", ContempDrary Psy~~
502-533.
Laplanche, J. Y Pontalis, J. B. (1973): The La~

choanalysis, Londres: Hogarth Presa. [Re


dres: Kamac Books, 1988.]

283
Lasky, R. (1989): "S orne determin a t\ts of t l1e male ana lyst's
capacity to identify wi th fem ale pa tie11 ts", I 11.. ternatiorial
J o urn a.l of Psych o-A1ialysis, 70 : 405-418.
Leider, R . J . (croni sta ) ( 1984): "Panel: T he n eutra lity of the
analys t in the a n a lytic situation", J ou r1ial o{ tite American
Psyclioanalytic A s sociatio1i, 32: 573-585.
Leites , N . ( 1977): "Tra n s fe r e n ce i n t e rpre t a tion s on ly?",
Jnternationa l J our nal of Psyclio-A n a l_ysis, 58: 275-287.
Lester , E . P . ( 1985 ): "The fe n1a le a r1a lyst a nd tl1e erotized
tra n sfe r e nce", I nter1iatiorial J ou r11 al of Psyclio-A1ialysis, 66:
28 3-293.
L evy, J . (198 2): "A p a rlicula r kind of n egative ther apeutic
r eaction b ased on F r·eud's 'borrow ed guilt' ", l r;,terriational
J o urnal of P syclio-An alysis, 63: 36 1-368.
Lewin, B . (1950): Tlie Psyclioarialysis of Elation, Nueva York:
W W. N orton. .
·.
L ew1n , .
B (1961): "R e fl ections on depression", Psyclioanalytic
Study of the Cli ild, 16: 32 1-33 1. .
L" dz T Fleck , S . y Corneli so n, A . (comp s.) ( 1 ~ 65).
1 S~hiz;phrenia and the Fa m ily , Nueva York: Internat1onal

U ni ver sities Press. . · t · elation


. . A ( 1966)· "A re-evaluat1on of actmg ou in r h
Lime n ta n 1k, . . t hrou. gh " l riternational J ournal o{ Psyc o-
to wor in g '
Ana lysis, 47 : 274-2 82 . "tive a spect s of t he negative
Limen tani, A . (1981): "On sorne pos1t. nal J ourna l of Psycho-
. ", Jnterna io
therapeu tic r eact1on
Analysis, 6 2 : 379-390. . ons on r esistance to
L. ton S. D. (1977): "Clinic~l observa t i l f Psyclio-Analysis,
1p ' r ce" lnternational J ourna o
the trans1eren ' .
2 h at1ents
58: 463-47 · f, ce and t e P .
L'ttle M. (1951): "Count~rtrans e ren l of Psycho-Analysis,
1 , to it" Jntern ational J ourna
response ' fi renee
32· 32-40. . sference (trans ~ 39·
Little·, M. (1958): "On ~elus1ona
·s)" Jnternational Jour
1t
n:7orPsycho·Analysis, .
f
h
psyc os 1 ,
1
J rnal o
134-138. . . ty" ¡ nternational ou
Little, M. ( 1960a): "On bas1c uro '
Psycho-Analysis, 41: 377-384.

234
Little, M. (1960b): "Countertra nsference", British Journal o(
Medical Psych ology, 33: 39-31.
Li tilc, M. ( 1966): "Tr an sferen ce in borderline states", Inter-
rtaliorial J ourrial of Psycho-Analysis, 47 : 476-485.
Loe wa l d , H . W. ( 1960 ): "O n the therapeutic action of
psychoanaJys is", l nternational J ournal of Psycho-Analysis,
41 : 16-33.
Loewa ld, H. W. (1972): "Fr eud'a con ception of the negative
t hera peutic reaction with comments on instinct theory",
J our1ial of the A m erica n Psychoanalytic Association, 20:
235-245.
Loewald, H . W. (1974): "Current sta tus of the concept of
infantile neur osis: discuss ion", The Psychoanalytic Study
of tlie Cliild, 29: 183-190.
Loewald, H. W. (1979): "R eflections of the psychoanalytic
process a nd its ther a peutic pote ntial", The Psychoanalytic
Study of the Child, 34 : 155-168.
Loewald H. W. (1986): "Tra n sfer ence-countertransference",
J ournal of the A mer ica n Psy choanalytic Association, 34:
275-287.
Loewenstein R. M. (195 1): "The problem of interpretation",
Psyclioanalytic Quarterly, 20: 1-14.
Loewen s tein R. M. ( 1954 ): "Sorne remarks on defences,
a utonomous ego and psychoanalytic technique", Inter-
n ationa l J ournal of Psycho·Analysis, 35: 188-193.
Loewenst ein, R. M. (1969): "Developments in the theory ol
transference in the last füty years", Intemational Journal
of Psych o-Analysis, 50: 583-588.
London, N. J. (1987): "Discussion: in defence ofthe tranáfi~l .' ; 1 ' 1 " :

neurosis concept: a procesa and interactionaJ deñaibi4>n~,.


Psyehoanalytic lnquiry, 7: 587-598.
Lorand, S. (1958): "Resistance", Psychoanalytic Qw.,.p
462-464.
Mah_ler, M. S. (1968): On Human Symbioaia on4
situ:J-es oflndiuiduation, Vol. l, Nueva Yo•
M Un1versities Presa.
ahler, M. S., Pine, F. y Berg111an, A. (19'mk
cal Birth ofthe Human Infant: SymbiOll.
Nueva York: Basic Books. lReeditado en Londres: l(arn oc
Books, 1985.J
Main, T. F . (1957): "The Ailn1ent", Rriti.slr Journal of Medical
Psychology, 30: 129-145.
Main, T. F. (1989): Tire Ai11nenf and Otlrer Psychoonalytic
Essays, Londres: Free Association Books.
Mangham, C. A. (1981): "I nsight: pleasurable affects associa-
ted v.'1th insight and t h eir origins in infa ncy", Tite Psychoa-
nalytic Study of the Child, 36: 271-277 .
Martin, A . R. (1952): "The dynam ics of insight", Anterican
Journal o{ Psychoa11alysis, 12 : 24-38.
M asterson, J. (1972): Treat111ent of the Borderline Adolesce11t.
A Deuelopntental Approach , Nueva York: Wiley-lnter-
science.
Masterson, J. ( 1976): Psych.ot herapy of t.h e Borderline Adult: A
D euelopmental Approach, Nueva York: Brunner/M azel.
Masterson, J. (1978): New Perspectiues on Psychotherapy of
the B orderline Adult, Nueva York: Brunncr/Mazel.
McDougall , J. (1978): "Pri mitive communication and t~_e us~
of countert ransfere n ce", Conte111pora.ry Psychoanalysis, 14.
173-209.
. J 'I' (198 1): "Transfcren ce, psyc
h.
ic r ea
rti y and
M eL a u g hl in, · · l 50 639
countertransference", Psychoa11alytic Quarter y, : .

664. hl" J T (1983): "Sorne obser vations on t he ~pplica·


M cLau g in, . . to t h psychoanalytic situ ation and
tion of frame theory . e . l 52·167-179.
process", Psychoanalytic Q ua1 ~er¡y, . ptions of concepts
W (1978)- "Theoret1ca assum
M eissner , W. ·. · l't ,, Journalofthe AniericanPsy-
ofthe b orderhne persona i Y '
. t. 26· 559-598. d .
choanalytic Associa ion, . l . l Process, Lon res.
M eltzer, D. (1967): The Psychoana yt1ca
Heinemann. . L- of Psychoanalytic Technique,
Menni n ger, R . (19 58). TrtA:Ory .
Nueva York: Bas ic Book s . . . ht" Psychoanalytic
. h l R ( 1986): "O e dip us and 1n s1g '
M ic e s, · . ¡0 n
Quarterly, 55: 599-617. N E (1966): "Fa milY interac~ "
M ish ler , E . G . y Waxler, : . ·ew of curreo t theories'
pattem s and schizophren1a : ~ ~e; 2· 375-413.
l nternational Journal o{ P syc u a ry, .

236
Mitschcrl.ich-Nie!sen, M. (1968): "Contribution to symposium
on ncl1ng out , lnternational Journal of Psycho-Analysúi
49: J 88-192. •
Modell, A. H. ( 1984 ): Psychoanalysis in a New Conte:xt, Nueva
York: Inlc rn ationa l U nivers itics Press.
Modell, A. 11. ( 1988): "'l'he centrality of the psychoanalytic
setting and the changi ng aims oftreatment", Psychoana.ly-
tic Quarterly, 57: 577-596.
Modell. A. H . ( 1989): "'I'he psychoanalytic setting as a container
of rnul t iplc levela of r eality: a perspective of the theory of
psychoanalytic t reatm cnt", Psychoa.nalytic Inquiry, 9: 67-
87.
Moeller , M. L. (1977a): "Zur Theorie der Gegenühertragung",
Psyche, 31: 142- 166.
Moeller, M. L. (1977b): "Self and object in countertransference"
lnternational Journal of Psycho-Analysis, 58: 365-374. '
Money- l(yrle, R. E. (1956): "Normal counter-tr ansfer ence an d
some of its deviations", lnternational Journal of Psycho-
A nalysis, 37: 360-366.
Moore, B. E. y Fine, B. D. (1967): A Glossary of Psychoanalytic
Terms and Concepts, Nueva York: American P sychoanaly-
tic Association.
Moore, B. E. y Fine, B. D. (1990): Psychoan alytic T erTTU1 and
Conce!1t~, New Haven, CT: The American P sychoan a lytic
Assoc1at1on a nd Yale Unjversity P ress.
Morge nt~aler, F. (1978): Technik. Zur Dial.ektik der psych.oa-
n~lytischen Praxis, Fra ncfort: S yndika t.
Mushn, H. (1986): "On working t hrou gh in eelf psycboJogp".
En A. Goidber g, Progress in Sel{ Psychology, Vol. 2, N_,.
Yor k: International Universities Presa.
Myerson.' P. ~-. (19.60): "Awareness an d st ress: pos~
na lytic u ti hzat1on of in s igh t", l n ternational Jolll!llllA.Jfl
Psycho-Analysis, 41: 147-156.
My; rson, P. A. (1963): "Assimilation ofunconacioua
M nternational J ournal of Psycho-Analyaia. 4k
Ye~son , P. A. (1965): "Modes ofinsight•, JofO'.Yli.t:lljl
N8 ~can Psychoanalytic-Association. 18: 7'1.l*f8'lil~
iman, J. (cr onista) (1976): "Panel:
psychic ch a nge in clini cal pr act ice", I nternatio1ial J our1ial
of PS) cho-Analysis, 57: 411-418.
1

N e uba u er , P. B. (1979): "The role of ins igl1t in psychoana lysis",


J ou rnal of the A merican Psychoanal) tic A ssociatiori, 27 (su-
1

ple men to): 29-40.


N ovev. S . ( 1962): "T he pri n ciple of \VO r kin g t hrough in
V

psych oana lysis", J ournal of the A merican Psyclioanalytic


A ssociation, 10: 658-676.
Novey, S. ( 1968): T ite Second Looli, Balt i111ore, rYID: J ohns
H opk ins P r ess.
N ovick , J. (1970): "Tl1e vicissitu des of t h e wo rking allia nce in
th e a na 1ysis of a laten cy gi rl", Tlie Ps)1clioa 11,alytic S tudy of
the Child , 25 : 23 1-256 .
N ovick , J. ( 198 0 ): " N ega ti v e t h er a pe u ti c 111otiva t ion a n~.
n e gative t h er a peu ti c a lliance", T lie Psyclioarialy tic Study
of t li e Cliild, 35: 299-320.
N unbe r g, H. ( 1920): "The cou r s e of the libidi11al conflict in a
ca s e of sch izophre nia". E n Practice and T~ieory_ ~f Psycho-
A nalys is, N u eva York: Inter nation al U n1vers1t1es Press,
1948 . · " ¡ t· l
N u nber g, H . (1951): "Trans fe.r en ce and r ea l1ty , nterna iona
J ourna l of P sych o-Analysis, 32: 1-9. .
W T b' A (1978 ): "Problems ofthe therapeut1c
Offen~rantz, . y º. tn, · ~h simultaneous t herapeutic and
a ll1 a n ce : a naly s i s wi . lR . of Psychoanalysis, 5:
r esear ch goals", Jnternationa euiew
217-230. t f . t ernal object relations",
Ogde n , T . H. ( 1983): "The conce~h~-~~alysis, 64: 227-241.
I nternational J ournal 0 f P sy .d t ' ns of the use of
54) "S m e cons1 e r a io f h
Olinick , S. L. ( 19 : h o · lytic techn ique", Journal o t e
ª
questioning a s psyc o~na · tion 2· 57-66. ,,
American P sychoan a ly tic Assoc;~ the~apeutic reaction '
. . k S L. (1964): "The n ega ive l . 45: 540-548. .
ºliroc ' . l f P sycho-A na ysis, eut1c
lnterna tion a l J o.urna o 970)· "Panel: Negative t~era~ocia·
Oll·n1'ck , S . L. (cronista), (1 . .
l 0 f the American
Psychoanalytic As
reaction", Journa . . a
672 · reacti00 ·
tion, 18: 65· . 8)· "The negative ther a peut1c l of the
Olinick, S . L. (197 . ears late r " , Journa 5-176.
retrospective fif~ee.n Y p ch oanalysis, 5: 16
Philadelphia Association for sy

238
O linjck, S . L., Poland 1 w . s Grigg K. A Gr .
( 19 7 3) : "T h e p sych oan ·a' lytic work
' • Y anat1r, W L
ego · · ·
· t · ,, · process and
i n er pretat1on , l n ternalional J ournal of p 8 h,o,A- - ' .
54 : 143-15 1. ye .nruuysis,
O~stei.n,. P. y Omstein , A ~1~80): "For111ulating int.erpretations
1n cl1n1cal psychoa na lys1s , Inkmational Joumal of Psycho-
Analysi.s, 6 1: 203-211.
Orr,. D. v~. (1954): "Tra ns ference a nd countertransference: 8
h1stor1ca l s urvey", J ournal of the American Psychoanalyt'
Association, 2: 621-670 zc
O'Sh a u ghn ~ssy, E . (1983): UWords a nd working through",
l nterriattonal J ournaL of P sycho-Analysis, 64: 281-289 .
Parkin, A. ( ~981 ) : "Repetition, mouming and wor kingthrough",
l nternattonal Journal of Psy cho-Analysis, 62: 271-281.
Per son, E. (1983): "Women in therapy: therapist gender as a
vari a ble", I nternational R euiew of Psychoanalysis, 10:193-
204.
Person, E. (1985): "The erotic transferen ce in wome n and men·
differences and consequences", Journal of the America~
Academy of Psy choanalysis, 13: 159-180.
Pick, I. B. (1985): "Wor king t hrou gh in th e countertrans-
ie::.nce", lnternational J oumal of Psych o-Analysis, 66: 157-

Poland, W . ~· (1988): "Insigh t a nd th e analytic dyad", Psy-


choanaly tic Quarterly, 57: 341-369.
Pressman, M . (l.969a): "The cognitive functi on of the ego in
psych oanalys1s: I. The search for insight", International
p Journal of Psycho-Analysis, 50: 187-196
1 re;:;~:~~j:~~~~~):R"The ~gniti_ve ~~tion ofthe ego in
1 forrnation", Int~rn~tio;:rze8J,1on, mlcogruzance and ineight
343-351. ª ourna of Psycho-AnalysiB. 60:
Racker, H. (1953)· "A . .
transferenc ,, . con~nbution t.o the problem of ltJ
313-324 e , International Journal ofPsycho-AI&
Racker H.· (1957)· " .
transference" . The mean1ngs and uset
Racker, H. (1968),.P;;!choanalytic Quarterly, 18: 8
• .1. ransference and Cou
va York : International Univers ities P ress. 1Rccdil~id o en
Londres: Karnac Books, 1985.)
Rangell, L. ( 1955): "On the psycl1oanalytic t heory of anx ieLy",
Jour1ial of tlie America1i P.c;ycl1oa,1ialytic A.ssociati(>lt, 3: 389-
414.
Rangell , L. (1968): "A point of vie\v on acling ot1t", !11terriatio1ial
Jourrial of Psyclio-A11alys1:s, 49:1 95-20 1.
Rangell, L. (1981 ): "From ins igl1i to cl1angc J our1ial of tlic
11
,

Anie1·ican Psyclina11,al.ytic-Associatio1t, 29: 119-141 .


Rangell, L. (1985): "Dcfcnse and rcsis Lar1ce in psycl100nalysis
a n d life". En H. P . Blum (com p .), Defe1ise a11d R esista1ice,
N u eva York : Intc r naiiona l Unive r s ities P rcss .
Rapaport, D. (1959): "A 11is torica l s urvey of ego psycl1ology".
E n E. Eri l<son, l d e11.tit.y a11,d tlie I.Jife Cycle, N Ll ev a Yorl<:
I nte rn otio11al U n1 ver s itics Press.
Ra p pa port, E. A. (1956): ''The n1unagen1e nt of a n erotized
t ra 11sference», Psycl1 oa11al) tic Quarte1·l)', 25: 515-529.
1

Reed, G . S . (1987): uSci e ntific a11d polemical aspects of the


t e r m 'tr a11sfer ence 11eu1·osis' i11 J)Sycl1oa11alysis", Psyclioa·
1talytic ! 1iquiry, 7: 465-483.
R eed , G . S. (1990): "A recon side~ation of th e con cept o~
t r ans fer ence n eurosis", l n ter1iatio1ial J our1ial of Psycho
Arialysis, 71 : 205-2 17. . lJ
Reich , A. ( 1951): "On cou11tertra r1s fer e n ce"' I nte1·nationa our·
nal of P sy cho-Anal)rsis, 32: 25-3 1. fi ,,
R . h A (1960)· "'Further r emarks on countertrans ere5nce ,
e 1c ' . . l 0 f p l Analysis 41: 389-39 .
I nternational J ourna syc io· . ,, ' R F liess (comp.),
. h
R e1c , . W (1928): "On ch a r acter analys1s . En . p . 1950.
. R d Londres· H ogarth r ess,
The P sycho-A nalytic ea er, · d the neurotic
Reich, W . (1929): "Th~ gen ital c~~~~:y:~o-Analytic R ea·
character ". En R. Fl1ess (comp. ' .
d er, Londres: H ogar t h Press, 195 .. n a: ublicación pnv~­
0
Reieh, W. (1933): Cliarakteranalyse, y1e rfue n os Aires: Pat-
da. [Trad. ca st.: Análisis d el caracter,
dós, 1957 .] nd vegetative Stromunfi,
. h W (1934): Psychischer Kontakt u
RelC .
, • 1 . . bt 1n
Copenague: .sex~ol Ver ag. (1952): "The role of ins1g
Reíd, J. R. y Fines1nger, J · E.

240
psychother a pyn, American J ournal of Psychiatry 108: 728-
734. ,
f{eider, N. ( 19fl7): "'r ranafer ence Psychoais", J ournal of the
líill.'li(le Jf o9pil<tl, 6: 131-149.
Rexford, E. ( 1966): "A Rurvey of t he litera ture". En E . RexíOTd
(comp .), Deuelopmental Approach to Problems ofActing Out,
Monogra fías de Ja American Academy of Child P eychiatry,
Nº l.
Ri cl1f1e]{f1 J . (1954): "An a n alysía of the concept of insight",
Psyclioanalytic Quar·terly, 23: 390-408.
Rinsley, D. B. (1977): "An object rela tions view of borderline
pers ona li ty". En P. H a r toco lli s (comp.) , Borderline
Persoriality Disorders: The Concept, the Syndrome, the
Patient, Nue va York: Interna tional Univers íties Presa.
Rinsley, D. B. (1978): "Borde rline psychopathology: a review
of aetiology, dyna mics a nd treatment", International Revi.ew
of Psychoanalysis, 5: 45-54.
Riviere, J . (1936): "A contribution to the analysis ofthe negative
t h er a peutic reaction", l nternational J ourn al of P sycho-
Analysis, 17: 304-320.
Romm , M. (1957): "Tran s ien t psychotic e pisodes during
psych oanalysis", J ournal of the A m erican Psychoanalytic
Association, 5: 325-341.
1
Rosen , J . (1946): "A m eth od of r esolving acute catatonic
excitement", Psychiatric Quarterly, 20: 183-198.
Rosen , J . (1965): "The con cept of 'acting-in' ". En L. Abt y &
Weissma n (comps .), A cting Out, Nueva York: Gn1ne &
Stratton .
Rosenfeld , H. A. (195 2): "Transference phenomena anti
transfer ence analysis in an acute catatonic schizop~c
~~~i.ent", l nterna tional Joumal ofPsycho-Analysis, 33t4&'J+

Rosenfeld, H: A. (1954): "Considerations regarding tb.&.-~


choanalyt1c approach to acute and chronic schizop~
International Journal of Psycho-Analysis, 85: l:8S
Rosenfeld, H. A. (1965a): Psychotic States: A P~
Approach, Londres: Hogarth Presa. [Trad.
psicóticos, Buenos Aires: Hormé, 1975..J
Rosenfeld, H. A. (1965b): "An investigation

241
neurotic and psychotic pati ents to act. ot1l duri11g a n n lye is".
En P sycliot l:c States: A Ps~vcl1 oan n /.ytic A p¡>roac/1 , Lo11d res:
Hoga rt h Press. [Reeditado e n Lor1d 1·es: I<arn nc Books , 1985.]
Ros e n fe ld , H . A. (1968): "N egntivc tl1c rapc u l ic r e a ct ion", t r a -
bajo inédito.
R os enfeld , H . A . ( 1969): uon t l1e t r e:ll rn e r1 t of psych olic t:> tates
by psychoanalys is: an l1 is t o1; ca l 3p¡) r oacl1 l1iter1iational
11
,

Jour11al of Psy clio-ArinlJ'Sis, 50: 615-63 l .


R osenfe ld, H . A. ( 1971): "A clini cal apµ roach t o l l1e psycl1oa n n-
lytic t11eory of tl1e life and deat h ins ti11cts: a n in vcstigatior1
in to t h e a ggressive as pects of 11a rcissis nl", I1itcr11at.io1ial
J ou.r1ial of Psy c/1 0-A rialysis, 52: 169-178.
Rosenfeld , H . A. (