Está en la página 1de 1

 Es la ley que incorpora el artículo 124-A en el Código penal.

 "Artículo 124-A.- El que causa daño en el cuerpo o en la salud del


concebido, será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de
un año ni mayor de tres."

- Presentado así el supuesto de hecho de la norma penal en comento,


estamos frente a un comportamiento típicamente doloso; sin embargo,
en la gran mayoría de casos el daño al concebido, se realiza a título
culposo proveniente de una mala praxis médica ocasionada tanto al
momento de nacer con las llamadas lesiones perinatales (es cualquier
tipo de lesión sufrida por un neonato como consecuencia del proceso
de parto) o bien en la etapa gestacional a través de la ingesta de
medicamentos o fármacos que son perjudiciales para el feto así como
por malos y errados procedimientos a la madre en alguna de las
etapas del embarazo y de esto ¿ quien responde?.
- TIPCIDAD OBJETIVA
El comportamiento del artículo 124° A, se ejecuta a título doloso, con
conciencia y voluntad, con el objetivo final de procurar un daño en el
cuerpo o en la salud del concebido.
- TIPICIDAD SUBJETIVA.
El delito previsto en el artículo 124-A del Código Penal está definido como un
delito doloso, el mismo que no admite la forma culposa de comisión. Esto
resulta ser bastante significativo en la medida en que las lesiones causadas al
feto de manera imprudente siguen siendo atípicas en nuestra legislación penal.
Es por eso que las lesiones al feto que se le causen, por ejemplo, por haber
tomado una medicina que afecta al desarrollo del feto, recetada por el doctor
de manera negligente, no determinará ningún tipo de responsabilidad penal
para el facultativo; en cambio, admitir la forma dolosa como la única susceptible
de sanción penal en el delito de lesiones al concebido obliga a la hora
de poder subsumir la conducta del sujeto bajo la calificación típica de este
delito el comprobar que la conducta del sujeto iba directamente dirigida a
causar esas lesiones al feto, es decir, que el resultado causado fue buscado de
propósito y querido por el autor del delito.