Está en la página 1de 9

ETICA PROFESIONAL

PRESENTADO POR

GUSTAVO VILLARREAL ID 513927

NINIVER VARGAS ID 507020

NUBIA NAVARRO ID 519248

TUTOR

DOC. NERY GAMBOA

CORPORACION UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS


UNIMINUTO
CONTADURIA PÚBLICA VI SEMESTRE
BARRANQUILLA -ATLANTICO
2018
ETICA PROFESIONAL

El ser humano tiene un objetivo en la vida que es salir adelante para ello debe concientizarse que
para lograr esto debe adquirir conocimientos para ponerlos en práctica y a su vez difundirlos a los
demás, a que voy con esto a que por medio del conocimiento adquiera una profesión y a la vez se
convierta en profesor para difundir este conocimiento, pero bueno para realizar esta actividad de
trabajar, un aspecto más importante que la eficiencia es la ética, el renunciar a los intereses
personales y poner todo de si para un fin netamente profesional . El sentido de la ética es tener
claro que todo lo debemos hacer bien y valorar al ser humano y como persona sin utilizarlo para
un propio beneficio, así podemos determinar realmente lo que significa la ética profesional .Es la
fuerza o sentido moral que una persona o institución tiene para ser autorizado a tomar decisiones
de retiro por fallas profesionales o éticas. La ética se puede mal interpretar o se puede volver de
doble sentido, teniendo en cuenta que el hombre tiene como esencia y desde que nace la opción
del bien y del mal, en cuanto a los negocios existen las buenas acciones y las malas y yo interpreto
esto llegando a la conclusión que el ser humano generalizando tiene la convicción de ser
ambicioso por lo tanto existe tanta corrupción en las empresas o negocios, entonces no se aplica
la moralidad de la ética profesional , pero debemos tener en cuenta que así como hay corrupción
en los negocios también se puede enseñar a que no haya esa maldad en las empresas y que con
honestidad se pueden recibir buenas utilidades sin hacer el mal ni perjudicar. Tarde o temprano
tenemos que asumir el rol de trabajador o realizar alguna actividad para subsistir por eso debemos
tener en claro que aspectos tiene la ética profesional y decidir si somos buenos o malos
asumiendo tal rol . La ética no tiene reglas ni códigos, por eso somos libres de actuar según
nuestras propias convicciones, se trata de colocarnos en el dilema de cumplir o no con nuestros
reglas morales, de decidir lo que es bueno o malo y asumir nuestra responsabilidad al actuar y al
justificar nuestras decisiones y adaptarnos al rechazo ajeno o al personal, los códigos morales sean
sociales, religiosos o profesionales solo nos dan una guía para actuar el resto es decisión nuestra.
Somos libres”. Y cada quien tiene su propia conciencia. En el sentido ético profesional la ética está
vinculada con nosotros mismos y con el campo laboral, está conectada con lo que hacemos esto
implica que estén presentes los valores como la honestidad, la responsabilidad nuestra vocación y
el amor por lo que hacemos. La ética es un valor que nos dice que hay que hacer las cosas bien,
que si hago algo mal procedo inmoralmente, sin ética profesional, la ética no permite falla de
infidelidad o violación es decir si cometemos estos errores estamos cayendo en la incapacidad de
estar al servicio de los intereses de nuestra profesión, al cometer una falla de esa índole
simplemente ya no somos profesionales. La ética profesional obliga a la persona que la tiene a
querer hacer y terminar bien su trabajo, es algo de corazón es un deseo, es ser perfeccionista y
lograr que todo lo que se hace se haga con amor sin mentiras, engaños o infidelidades, es ser
integro en pensamiento y obra, como un escultor o un escritor. En nuestro trabajo influye mucho
nuestro estado de ánimo, pero la ética profesional nos dice que para hacer bien nuestra labor
debemos dejar en casa nuestros problemas personales y todo aquello que nos afecte a la hora de
realizar nuestra función es entendible que todos los seres humanos tenemos una vida adicional a
nuestro campo laboral pero, todo tiene un momento y un lugar para solucionar nuestros
problemas. Generalizando la ética laboral es un compromiso con nosotros mismos al querer y
hacer bien las cosas, sin faltar a nuestra moral y a los valores que nos inculca nuestra familia, que
nos hace crecer como personas de bien y útiles a la sociedad. Debemos pensar que aunque
tengamos problemas de cualquier índole, sean sentimentales, del corazón, familiares, económicos
entre otros, TODO PASA y en nuestras manos esta solucionarlos de la mejor manera, sin que
afecten nuestra actividad laboral por qué no hay excusa para no cumplir con nuestra ética
profesional Hacer bien las cosas quiere decir que toda nuestra vida debemos vivirla bien, eso
implica que nuestra vida laboral está conectada con la personal. Tenemos que ser éticos en todos
los momentos de nuestra vida no solo en nuestras actividades laborales si no consigo mismo y con
el interactuar con los demás. Todos nacemos con un propósito y una vocación de querer hacer
algo en la vida y tenemos la libertad de querer hacer y ser lo que imaginemos por eso la ética
profesional y laboral es un fundamento para llevar una buena vida, sin ética el trabajo pasa a ser
simplemente una forma de obtener dinero y pasamos de ser unos simples obreros, seres
incompletos sin valores que no pueden aportar nada a la sociedad y si mismo, sin ética dejamos de
ser lo que somos y nos degradamos, no somos íntegros y completos. Nuestro propósito vocacional
es como la conciencia que nos dice que debemos ser y hacer, hay situaciones que no están en
nuestras manos pero nuestro bienestar si, y depende de lo que queramos ser así será nuestra vida
feliz o desdichada. La ética nos da la tranquilidad de saber que hemos hecho las cosas bien. Con la
vocación que cada uno tiene sabe que puede ser alguien en la vida y que sin ella solo haríamos lo
que se tiene que ser y hacer y no lo que realmente uno quiere, esto haría que nos sintiéramos
desdichados y defraudados de sí mismos y con el deseo de tener una segunda oportunidad de
realizar lo que no pudimos hacer. CUANDO HAY ETICA HAY PROFESIONALISMO. No hay excusas
para ser profesionales, la ética es un valor con el cual nacimos y está en nosotros que hagamos las
cosas bien o mal. Cuando hacemos las cosas bien, nos sentimos bien consigo mismo, si realizamos
nuestras actividades laborales o personales bien no solo nos damos cuenta nosotros de lo bien
que lo hicimos sí que también los demás se dan cuenta que somos personas con ética profesional
y nos podemos sentir orgullosos de ello. Pero si hacemos las cosas mal no solo defraudamos a los
demás si no a nosotros mismos y eso haría que nos sintiéramos mal. El hecho de sabernos
satisfechos por haber cumplido hace que seamos felices y que no solo se hacen las cosas por
dinero o una remuneración si no por sentirnos bien. El saber que tengo que hacer las cosas bien,
no quie3re decir que tenga que esperar nada a cambio o que me alaguen ni me premien es algo
para satisfacción propia y para crecer personalmente. En la vida hay momentos difíciles en donde
podemos perderlo todo pero debemos tener la convicción de que siempre hay que hacer todo
bien, la vida es un proceso que sigue y que nunca acaba y aunque nos vaya mal siempre hay la
posibilidad de recuperarnos y seguir adelante pero con la conciencia tranquila de hacer todo bien
en la vida, sin perjudicar a nadie honestamente y con responsabilidad. Es importante aprender
que hay cosas buenas y malas, cosas malas que no se deben hacer, pero también hay cosas buenas
que nos ayudan a salir adelante sin necesidad de hacer lo que no se debe. Tener una profesión no
es solo tener títulos o grados si no tener un compromiso con lo que hacemos con lo que somos y
con los demás, es saber utilizar y enseñar lo que aprendimos en el proceso para ser un profesional,
es tener una responsabilidad consigo mismo y con lo la actividad que realizamos, no solo para
obtener una remuneración, sueldo o reconocimiento, es algo que hacemos para sí mismo y para
tener la tranquilidad y la serenidad del trabajo bien hecho. Cada profesión que el ser humano
escoja para un fin de progreso y de llevar una buena vida debe tener primero como fundamento
que sea una vocación la cual se haga bien , que el propósito de esa profesión se utilice para el fin
con que se creó por ejemplo si quiero ser médico que sea para salvar vidas, si quiero ser sacerdote
que sea para guiar y para amar a DIOS, si quiero ser ambientalista que sea para cuidar la
naturaleza ,fauna y flora y no para destruirla , porque cada profesión tiene un fin y para eso se
debe utilizar , por tal motivo la ética profesional es fundamental e importantísima es la
herramienta que define al ser humano como integro en lo que hace y en lo que piensa. El ser
humano está capacitado y lo suficientemente inteligente para diferenciar entre el bien y el mal,
entre hacer y no hacer las cosas correctamente como deben ser buscando el beneficio para la
comunidad y para sí mismo, si uno hace todo bien las cosas le salen bien y podemos ser felices en
este mundo, donde nos puso Dios para un fin y un propósito. ETICA PROFESIONAL: HACER BIEN
TODO LO QUE NOS PROPONGAMOS EN NUESTRA VIDA, PARA TENER SATISFACCION PROPIA Y
ESTAR BIEN CONSIGO MISMO TRANQUILO Y SERENO.

AMENAZAS Y SALVAGUARDAS

Las amenazas pueden ser originadas por una amplia gama de relaciones y de circunstancias.
Cuando una relación o una circunstancia originan una amenaza, dicha amenaza podría
comprometer, o se podría pensar que compromete, el cumplimiento por el profesional de la
contabilidad de los principios fundamentales. Una circunstancia o una relación pueden originar
más de una amenaza, y una amenaza puede afectar al cumplimiento de más de un principio
fundamental. Las amenazas se pueden clasificar en una o más de las siguientes categorías:

a) Amenaza de interés propio – amenaza de que un interés, financiero u otro, influyan de manera
inadecuada en el juicio o en el comportamiento del profesional de la contabilidad.

(b) Amenaza de autorrevisión – amenaza de que el profesional de la contabilidad no evalúe


adecuadamente los resultados de un juicio realizado o de un servicio prestado con anterioridad
por el profesional de la contabilidad o por otra persona de la firma a la que pertenece o de la
entidad para la que trabaja, que el profesional de la contabilidad va a utilizar como base para
llegar a una conclusión como parte de un servicio actual.

(c) Amenaza de abogacía – amenaza de que un profesional de la contabilidad promueva la


posición de un cliente o de la entidad para la que trabaja hasta el punto de poner en peligro su
objetividad.

(d) Amenaza de familiaridad – amenaza de que, debido a una relación prolongada o estrecha con
un cliente o con la entidad para la que trabaja, el profesional de la contabilidad se muestre
demasiado afín a sus intereses o acepte con demasiada facilidad su trabajo.

(e) Amenaza de intimidación – amenaza de que presiones reales o percibidas, incluidos los
intentos de ejercer una influencia indebida sobre el profesional de la contabilidad, le disuadan de
actuar con objetividad. Las salvaguardas son actuaciones u otras medidas que pueden eliminar las
amenazas o reducirlas a un nivel aceptable. Se pueden dividir en dos grandes categorías: (a)
Salvaguardas instituidas por la profesión o por las disposiciones legales y reglamentarias, y (b)
Salvaguardas en el entorno de trabajo. Las salvaguardas instituidas por la profesión o por las
disposiciones legales o reglamentarias incluyen: • Requerimientos de formación teórica y práctica
y de experiencia para el acceso a la profesión. • Requerimientos de formación profesional
continuada. • Normativa relativa al gobierno corporativo. • Normas profesionales. • Seguimiento
por un organismo profesional o por el regulador y procedimientos disciplinarios. • Revisión
externa, realizada por un tercero legalmente habilitado, de los informes, declaraciones,
comunicaciones o de la información producida por un profesional de la contabilidad. En las Partes
B y C del presente Código se comentan las salvaguardas en el entorno de trabajo en el caso de los
profesionales de la contabilidad en ejercicio y en el caso de los profesionales de la contabilidad en
la empresa, respectivamente. Determinadas salvaguardas pueden incrementar la probabilidad de
identificar o de desalentar un comportamiento poco ético. Dichas salvaguardas, que pueden ser
instituidas por los organismos profesionales, por las disposiciones legales y reglamentarias o por
las entidades o empresas que dan empleo, incluyen: • Sistemas de reclamaciones efectivos y bien
publicitados, gestionados por las entidades o empresas que dan empleo, por los organismos
profesionales o por el regulador, que permiten que los trabajadores, las empresas y el público en
general puedan llamar la atención sobre un comportamiento no profesional o poco ético. • La
imposición explícita del deber de informar sobre los incumplimientos de los requerimientos de
ética.

Un acercamiento al Manual del Código de Ética para Profesionales de la Contabilidad, recopilado


en el decreto 2420 del 2015, nos lleva a pensar en los principios fundamentales para el desarrollo
de nuestra profesión:

Los Contadores Públicos, seres humanos de carne y hueso, como cualquier individuo de la
sociedad, debemos actuar bajo lineamientos que nos permitan obrar de manera correcta,
procurando el bienestar general. Pues bien, volviendo a los principios fundamentales, hacemos un
breve recuento de cada uno de ellos:

Integridad: implica actuar con sinceridad y honestidad en todas las relaciones profesionales
y empresariales.

Objetividad: tal como lo indica el código de ética adoptado en Colombia, se trata de no


permitir que prejuicios, conflicto de intereses o influencia de terceros predominen sobre los
juicios profesionales.

Competencia y diligencia profesional: se trata de mantener el conocimiento y la aptitud


profesional al nivel necesario para asegurar que el cliente o empleador reciba un servicio
adecuado, basado en los últimos avances de la práctica contable, de la legislación, de las
técnicas y de la actuación oportuna de acuerdo con las normas técnicas y profesionales
aplicables.

Confidencialidad: hace referencia al respeto de la información obtenida como resultado de


relaciones profesionales y empresariales. Implica no revelar dicha información a terceros
sin autorización adecuada y específica, salvo que exista un derecho o deber legal o
profesional de revelarla. También incluye el no hacer uso de la información en beneficio
propio o de terceros.

Comportamiento profesional: los contadores públicos debemos cumplir las disposiciones


legales y reglamentarias aplicables, y evitar cualquier actuación que pueda desacreditar a
la profesión.

A manera de reflexión, los invitamos a seguir pensando de qué manera estamos contribuyendo a
que nuestra profesión sea cada día más importante en el ámbito de los negocios

Profesionales de la contabilidad en ejercicio: el profesional contable debe evitar cualquier


actuación que sirva para desacreditar a la profesión o a sus colegas

Conflictos de intereses:
Los contadores empleados tienen un deber de lealtad para con su empleador y profesión, éstas
pueden llegar a estar en conflicto ,su prioridad debe ser apoyar los objetivos legítimos y éticos de
la organización y reglas y procedimientos

- Honorarios y otros tipos de remuneración. Cuando participa en negociaciones respecto de


servicios profesionales, el Contador Público en la práctica independiente puede cotizar cualquier
honorario que considere apropiado. El hecho de que el Contador Público en la práctica
independiente pueda cotizar un honorario menor que otro, no es en sí mismo no ético. Sin
embargo, pueden originarse amenazas al cumplimiento de los principios fundamentales por el
nivel de honorarios cotizados. Por ejemplo, se crea una amenaza de interés personal a la diligencia
y competencia profesional, si el honorario cotizado es tan bajo que pueda ser difícil desempeñar
por ese precio el trabajo, de acuerdo con las técnicas y normas profesionales aplicables.

- Regalos e invitaciones. Un cliente puede ofrecer obsequios e invitaciones al Contador Público en


la práctica independiente, o a un familiar inmediato o cercano a este. Dicho ofrecimiento puede
crear amenazas al cumplimiento de los principios fundamentales. Por ejemplo, puede crearse una
amenaza de interés personal o de familiaridad a la objetividad si se acepta un obsequio de un
cliente; o también puede resultar una amenaza de intimidación a la objetividad por la posibilidad
de que estos ofrecimientos se hagan públicos.
- Custodia de los activos de un cliente. El Contador Público en la práctica independiente no
deberá hacerse cargo de la custodia de los recursos del cliente u otros activos, a menos que se lo
permita la ley y, si es así, cumpliendo
- Objetividad - todos los servicios. El Contador Público en la práctica independiente deberá
determinar al prestar cualquier servicio profesional si hay amenazas al cumplimiento del principio
fundamental de objetividad que resulte de tener intereses en, o relaciones con, un cliente o sus
directores, funcionarios o empleados. Por ejemplo, puede crearse una amenaza de familiaridad a
la objetividad por una relación familiar, personal cercana o de negocios
- Independencia - encargos de auditoría y de revisión. En el caso de trabajos de auditoría, es
requisito que los miembros de los equipos de auditoría, las firmas y las firmas de la red sean
independientes del cliente de auditoría

PROFESIONALES DE CONTABILIDAD EN LA EMPRESA

CONFLICTOS POTENCIALES: en la empresa cumplirá los principios fundamentales. Puede ocurrir,


sin embargo, que entren en conflicto las responsabilidades del profesional de la contabilidad en la
empresa con respecto a la entidad para la que trabaja y sus obligaciones profesionales de cumplir
los principios fundamentales. Se espera que el profesional de la contabilidad en la empresa apoye
los objetivos legítimos y éticos establecidos por la entidad y las normas y procedimientos
diseñados para servir de base a dichos objetivos. No obstante, cuando una relación o circunstancia
originan una amenaza en relación con el cumplimiento de los principios fundamentales.

PREPARACION Y PRESENTACION DE LA INFORMACION: en la empresa participan a menudo en la


preparación y presentación de información que se puede publicar o ser utilizada por otros, tanto
dentro como fuera de las entidades para las que trabajan. Dicha información puede incluir
información financiera o de gestión, por ejemplo, previsiones y presupuestos, estados financieros,
comentarios y análisis de la dirección, y la carta de manifestaciones de la dirección proporcionada
a los auditores en el curso de la auditoría de los estados financieros de la entidad. El profesional de
la contabilidad en la empresa preparará o presentará dicha información fiel y honestamente y de
conformidad con las normas profesionales aplicables con el fin de que la información sea
inteligible en su contexto.

ACTUACION CON LA ESPECIALIZACION SUFICIENTE: El principio fundamental de competencia y


diligencia profesionales obliga al profesional de la contabilidad en la empresa a emprender
únicamente tareas importantes para las que tiene o puede obtener suficiente formación o
experiencia específicas. El profesional de la contabilidad en la empresa no inducirá a error
intencionadamente a un empleador en relación con su nivel de especialización o de experiencia, ni
dejará de buscar asesoramiento y ayuda de un experto cuando lo necesite.

INTERESES FINANCIEROS: en la empresa pueden tener intereses financieros, o tener conocimiento


de intereses financieros de miembros de su familia inmediata o de familiares próximos que, en
determinadas circunstancias, pueden originar amenazas en relación con el cumplimiento de los
principios fundamentales. Por ejemplo, se pueden originar amenazas de interés propio en relación
con la objetividad o con la confidencialidad si existen el motivo y la oportunidad de manipular
información que pueda afectar a los precios con el fin de lucrarse.

INCENTIVOS: en la empresa, un miembro de su familia inmediata o un familiar próximo, pueden


recibir ofertas de incentivos. Los incentivos pueden adoptar diversas formas, incluidos regalos,
invitaciones, trato preferente y que se apele de manera inadecuada a la amistad o a la lealtad