Está en la página 1de 5

Busquemos perlas escondidas (8 min.

)
Mr 14:51, 52. ¿Quién pudo ser el joven que se escapó desnudo? (w08 15/2 pág. 30 párr. 6).
Mar 14:51,52 “Pero cierto joven que llevaba puesta sobre su
[cuerpo] desnudo una prenda de vestir de lino fino se puso a
seguirlo de cerca; y trataron de prenderlo, 52 pero él dejó atrás
su prenda de lino y se escapó desnudo.”
La Atalaya, 15 de Febrero 2008
Puntos Sobresalientes de Marcos
Marcos es el único que menciona este incidente, por lo que es
razonable llegar a la conclusión de que hablaba de sí mismo
Hipótesis histórica. Durante siglos muchas personas han intentado descifrar el
gran enigma de la identidad del joven de la sábana de Marcos 14, 51-52. “según
Epifanio, del siglo IV, era Santiago, el hermano del Señor. En cambio, según San Ambrosio, en el siglo IV era el apóstol Juan”
Argumentando que era joven, en el evangelio no encontramos una cita donde diga explícitamente que Juan era el más joven. Al
igual que Ambrosio, “Beda, Juan Crisóstomo, Gregorio Magno y Pedro Crisologo” afirman que el joven de la sábana
es el apóstol Juan. También hay quienes han identificado al joven de la sábana con Lázaro, con tres argumentos claros:
a) lázaro puede ser el “discípulo amado” del evangelio de Juan. b) lázaro vivía en Betania, una población cercana al
Getsemaní, c) donde se narra la escena de Lázaro era un amigo cercano a Jesús, pues en el momento de la muerte de
Lázaro, Jesús lloró y la gente comentaba cómo lo quería. Otra hipótesis muy conocida dice que este joven es el mismo
evangelista Marcos; y que en su casa se había celebrado la última cena. Según esta teoría, Marcos se habría despertado
por el alboroto del arresto, entonces sin tiempo para vestirse, salió cubierto solo con una sábana; pero por poco también
es arrestado.
Comentario Adicional: La tradición dice que Juan Marcos fue un acompañante temprano de su tío,
Bernabé (véase Hechos 12:25) y de Saulo -Pablo- de Tarso. La tradición afirma enfáticamente que
era el secretario personal de Pedro para narrar la vida de Jesús (ejemplo el Evangelio de Marcos),
también dice que fue en su casa donde se celebró la Última Cena (véase Hechos12:12).No sé porqué
se vistió así; posiblemente mientras dormía le avisaron que Jesús estaba en proceso de ser arrestado
o probablemente trataba de permanecer cerca de Jesús y sus discípulos, y dormía en los alrededores
del jardín.
Mr 14:60-62. ¿Cuál pudo ser la razón por la que Jesús respondió la pregunta del sumo sacerdote?
(jy pág. 287 párr. 5).
Mar 25:60-62 “Por fin se levantó en medio de ellos el sumo sacerdote e interrogó a Jesús, diciendo:
“¿No respondes nada? ¿Qué es lo que estos testifican contra ti?”. 61 Mas él se quedó callado y no
respondió nada. De nuevo el sumo sacerdote se puso a interrogarle, y le dijo: “¿Eres tú el Cristo
el Hijo del Bendito?”. 62 Entonces Jesús dijo: “Lo soy; y ustedes verán al Hijo del hombre sentado
a la diestra del poder y viniendo con las nubes del cielo”.
Jesús es el camino
SE lo llevan a Anás y luego a Caifás
Él sabe que a los judíos les irrita que alguien afirme ser el Hijo de Dios. En ocasiones anteriores,
cuando Jesús ha expresado que Dios es su Padre, los judíos han querido matarlo, alegando que
estaba “haciéndose igual a Dios” (Juan 5:17, 18; 10:31-39). Caifás, consciente de lo que piensan, actúa con
astucia y le manda a Jesús: “¡Te ordeno que nos digas bajo juramento delante del Dios vivo si tú eres el Cristo,
el Hijo de Dios!” (Mateo 26:63). Por supuesto, Jesús ha reconocido antes que su Padre es Dios (Juan
3:18; 5:25; 11:4). Y, si no lo admitiera ahora, podría dar a entender que él niega ser el Cristo y el Hijo
de Dios. Así que responde: “Lo soy. Y ustedes verán al Hijo del Hombre sentado a la derecha del
poder y viniendo con las nubes del cielo” (Marcos 14:62).

Aplicación: La situación estaba ya dada, de una forma que Jesús respondió; con todo eso podemos
considerar que cuando alguien tiene derecho a saber toda la verdad, existe un momento oportuno.
A quien no tiene derecho a saberla no se dice, y eso no tiene que decirse que está mintiendo, la
verdad para quien se debe. Un ejemplo los motivos de censuras o expulsados.
¿Qué le ha enseñado sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?

Mar 13:10 Primero tienen que predicarse estas buenas nuevas “En todas las naciones primero
tienen que predicarse las buenas nuevas.” ¿POR QUÉ predicamos con tanta persistencia los
testigos de Jehová? No cabe duda de que se nos conoce en todo el mundo por nuestro ministerio
público, sea de casa en casa, en las calles o en contactos informales. Siempre que podemos nos
identificamos como Testigos e intentamos comunicar con discreción las buenas nuevas que tanto
valoramos. De hecho, pudiera decirse que el ministerio es nuestro sello. (Colosenses 4:6.)
Pregúntese: cuando la gente ve en su vecindario a un grupo de hombres, mujeres y niños bien vestidos y con
maletines, ¿en qué piensa inmediatamente? ¿Acaso dice: ‘¡Ahí vienen los católicos (o los ortodoxos) de nuevo!’,
o ‘¡Allí vienen los pentecostales (o los bautistas) otra vez!’? No. La gente sabe que esas religiones
no acostumbran efectuar el ministerio de casa en casa en familia. Quizás ciertos grupos religiosos
envíen a algunos “misioneros” dos años a algunos lugares, pero la generalidad de sus fieles
no participa en ningún ministerio. Solo los testigos de Jehová son conocidos en todo el mundo por
comunicar con celo su mensaje en toda ocasión apropiada. También se les conoce por sus revistas,
La Atalaya y ¡Despertad! (Isaías 43:10-12; Hechos 1:8.)

Mar 13:10 Hoy día, no hay nada más urgente para los cristianos verdaderos que predicar las buenas
nuevas del Reino y hacer discípulos de gente de todas las naciones (Mat. 24:14; 28:19, 20). Según
indicó Marcos en su Evangelio, Jesús dijo que esta labor debe llevarse a cabo "primero", o sea, antes
de que llegue el fin (Mar. 13:10). Y eso es lo que tiene que suceder. A nosotros nos fortalecen para
soportar la persecución, pues la afrontamos sabiendo que nuestro Padre celestial puede cortar las
ataduras restrictivas que nos imponen los enemigos. A su tiempo, él nos libera de tales trabas para
que prediquemos el Reino.

Mar 13:13 No hay razón de vivir en temor de lo que va a suceder. Jesús no quiso atemorizar a los
discípulos de su tiempo, y no quiere que temamos nosotros ni hoy ni en los días por venir. Nos
advirtió para que podamos preparar la mente y el corazón. Debemos recordar que la destrucción
de la religión falsa y el resto de este inicuo sistema no tendrán ningún castigo para los cristianos
obedientes. Que nunca olvidemos la promesa de Jesús: "El que haya aguantado hasta el fin es el que
será salvo".

Mar 13 :15-18 Aunque no sabemos exactamente lo que ocurrirá durante ese período, lo más seguro
es que tengamos que hacer sacrificios. En el siglo primero, los cristianos tuvieron que dejar atrás sus
posesiones y sufrir apuros a fin de sobrevivir. ¿Estaremos nosotros dispuestos a hacer lo mismo?
¿Haremos lo que sea necesario para demostrar nuestra lealtad a Jehová? Quizás no lo hayamos
pensado, pero en ese momento, los únicos que no se distanciarán de su religión, que seguirán sirviendo a su
Dios, seremos nosotros. Y tendremos que hacerlo cueste lo que cueste, tal como hizo el profeta Daniel
(Dan. 6:10, 11).

Mar 13:10,19.20 El sacrificio de rescate de Jesús abrió el camino para esa grandiosa salvación. Jehová
ha hecho que se proclamen "buenas nuevas" que señalan el camino de la salvación, como lo hizo en
el tiempo de Noé y en otros días de juicio posteriores. De igual manera, los testigos de Jehová se
gastan hoy en la obra de predicar, no solo a los que se llaman cristianos, sino a todos los pueblos,
hasta "la parte más distante de la tierra". (Hechos 1:8; 18:5.)

Mar 13:28-33 Nunca perdamos de vista dónde estamos en la corriente del tiempo ni dejemos de
incitarnos unos a otros al amor y a las obras excelentes (Hebreos 10:24, 25). Que la voluntad de
Jehová Dios y la conciencia de que estamos viviendo en "el tiempo del fin" rijan todo lo que hagamos
en la vida.
Mar 13:37 El cumplimiento de los rasgos de la señal muestra que la tribulación tiene que estar cerca.
Es tiempo de permanecer alerta y actuar con urgencia. Si así lo hacemos, demostraremos que
estamos al día con la iluminación más reciente y que seguimos la guía del espíritu. No basta con
reconocer la señal. Jesús pasó a decir: "Lo que les digo a ustedes, a todos lo digo: Manténganse
alerta". El que así lo hagamos es de primordial importancia para todos nosotros hoy, seamos de los
ungidos o de la gran muchedumbre. Ya han pasado más de nueve décadas desde 1914, año en que
Jesús fue coronado en los cielos. Y por difícil que resulte, debemos estar listos y mantenernos alerta.
Algo que nos ayuda a lograrlo es comprender que, aunque no lo veamos, Cristo ya está presente
ejerciendo su autoridad de Rey. Esto también nos mantiene en expectativa, sabiendo que pronto, 'a
la hora que menos pensemos', vendrá para destruir a sus enemigos (Luc.12:40).

Mar 13:33,37 "Sigan mirando, manténganse despiertos [...], manténganse alerta" (Lucas 21:36). Una
lectura cuidadosa del contexto de esas exhortaciones a la vigilancia muestra que Cristo no hablaba
principalmente de estar alerta a la señal del comienzo de su presencia, sino que debían ser vigilantes durante
su presencia. ¿En cuanto a qué debían mantenerse alerta los cristianos? A la señal predicha, esta no
solo serviría para identificar la presencia de Cristo, sino también los acontecimientos que llevarían
al fin del presente sistema inicuo de cosas.

Mar 14:6-8 Muchos son como la fiel María que aplicó aceite perfumado a Jesús. ¿Qué dijo él sobre
aquel gesto? "Ella ha hecho una obra buena conmigo. [...] Lo que ella podía hacer, ¡o hizo."
Comentario al Evangelio de Marcos, de F. Lentzen-Deis.) Desde luego, no siempre es fácil dar el
máximo a Jehová, pues vivimos en un mundo dominado por Satanás. Aun así, ponemos todo
nuestro empeño y confiamos en nuestro Padre celestial.

Mar 14:50-66-72 Aunque ninguno de los apóstoles de Jesús era cobarde, todos lucharon con el temor
al hombre. ¿De qué manera les ayudó Cristo a progresar a pesar de la intensa presión de sus
contemporáneos? Preparándolos para la oposición que sufrirían. En primer lugar, les advirtió que, por
ser discípulos suyos, iban a venirles críticas. Además, les garantizó que recibirían ánimo y fortaleza si se lo
pedían a Dios (Luc. 12:4-12). Por otra parte, invitó a los recién interesados en su mensaje a relacionarse
libremente con sus discípulos y entablar amistad con ellos.

Mar 14:33-38 Cristo no les ocultó sus pensamientos y sentimientos más íntimos a sus discípulos.
Por ejemplo, la noche que fue traicionado llevó consigo a Pedro, Santiago y Juan al jardín de
Getsemaní, donde lo vieron expresar en una oración fervorosa las angustias de su corazón. Puede
que los tres apóstoles no escucharan las palabras que pronunciaba, pero comprendieron la seriedad
de la ocasión. Sin duda, gozaban de una estrecha relación con Jesús, la cual les sirvió de ancla tiempo
después, cuando tuvieron que asumir grandes responsabilidades.

Mar 14:31 No se puede decir que Pedro sea un cobarde. Se necesita valor para atreverse a seguir a
una multitud armada. Además, no hay que olvidar que ya había herido a uno de ellos. Con todo,
¿dónde estaba la lealtad de la que tanto presumió? ¿Arriesgó su vida para salvar a Jesús como
había dicho?. Al igual que Pedro, hoy muchas personas siguen a Cristo "de lejos"; no quieren que
otros se den cuenta. Pero como más tarde escribió Pedro mismo, la única manera de seguir
correctamente a Cristo es manteniéndonos lo más cerca posible de él. Debemos seguir su ejemplo
con valor, sin miedo a las consecuencias (1 Pedro 2:21).

Mar 14:72 Después que Jesús fue llevado a Caifas, sale a un balcón con vista al patio, y su mirada se
encuentra con la de su amigo. Ahora Pedro se da cuenta del grave error que ha cometido. Le ha
fallado a su Maestro. Aplastado por el peso de su culpa, abandona el lugar. Camina sin rumbo por
las sombrías calles bajo la débil luz de la luna llena que casi ha desaparecido. Con los ojos inundados
de lágrimas trata de avanzar, pero no puede. Entonces no aguanta más y se echa a llorar
desconsoladamente (Lucas 22:61, 62). Después de cometer un error como este, es fácil pensar que el
pecado ha sido tan terrible que uno no merece el perdón. Pedro demostró tener fe genuina al decidir
estar con sus hermanos a pesar de sentirse desanimado. Cuando la tristeza y el cargo de conciencia se
apoderan de nosotros, la idea de aislarnos pudiera ser atractiva, pero es muy peligrosa (Proverbios 18:1). Para
fortalecernos espiritualmente, tenemos que mantenernos cerca de la congregación (Hebreos 10:24, 25).

Mar 14:65, 15:29-32 A Jesús sus enemigos lo abofetearon, le escupieron, lo desvistieron, lo azotaron,
lo clavaron en un madero y lo insultaron. Pero él demostró que despreciaba el oprobio que querían
causarle. ¿Cómo? No acobardándose. A él no le interesaba contar con la aprobación de los hombres,
y comprendía muy bien que a los ojos de Jehová no estaba perdiendo su dignidad. Aunque tuvo
la muerte de un esclavo, fue exaltado por su Padre, quien lo resucitó y le concedió el lugar de
máximo honor junto a él.

Mar 14: 36 No debemos pensar que a Jesús no le preocupaba la deshonra que acarreaba su ejecución.
Ciertamente le inquietaba la posibilidad de que, al ser condenado por flasfemo, el nombre de su
Padre cayera en el descrédito. De hecho, le pidió que lo librara de padecer esa indignidad.
"Remueve de mí esta copa", le rogó. No obstante, se sometió a la voluntad de Jehová. Lo que es
más, soportó las presiones y despreció la vergüenza. A fin de cuentas, para abochornarse tendría
que haber aceptado sin ningún cuestionamiento los valores de la época. Y ese no era el caso de
Cristo.

Mar 14:50 Justo antes de que se diera muerte a Jesús, los apóstoles lé abandonaron y huyeron", y
tal como se había predicho, fueron "esparcidos cada uno a su propia casa"(Juan 16:32). Luego, tras
su resurrección, Jesús invitó a sus desmoralizados apóstoles a una reunión especial. En respuesta,
"los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús les había ordenado". Cuando llegaron, "Jesús
se acercó y les habló" (Mat. 28:10, 16, 18). ¡Qué aliviados debieron sentirse al ver que Jesús tomó la
iniciativa! Que gran ejemplo para todos nosotros.
Mar 14:3-8 Es importante pensar en lo que otros han hecho por nosotros y agradecérselo. El propio
Jesús lo hizo. Cuando su amiga María le derramó un aceite muy caro sobre los pies y la cabeza, hubo
quienes dijeron molestos: "¿Por qué se ha efectuado este desperdicio del aceite perfumado?". Creían
que era mejor venderlo y repartir el dinero entre los pobres. Sin embargo, Jesús dijo: "Déjenla. ¿Por
qué tratan de causarle molestia?". Y luego añadió: "Ella hizo lo que pudo" (Juan 12:3). Jesús no se
concentró en lo que María no había hecho, sino en lo que sí hizo, y se lo agradeció. Por desgracia, mucha
gente solo se da cuenta de las cosas buenas que tiene —como la familia y los amigos— cuando
las pierde. De ahí la importancia de nunca darlas por sentadas. Tal vez podríamos empezar
haciendo una lista —mentalmente o por escrito— de cosas por las que estamos agradecidos.

Mar 14:32-39 Jesús no quiso decir que nunca pudiéramos repetir expresiones sinceras de
agradecimiento o súplica, pues la noche antes de morir, él mismo oró vez tras vez en el jardín de
Getsemaní "diciendo la misma palabra". Lo malo sería que imitáramos las oraciones repetitivas
que hace "la gente de las naciones", es decir, quienes no adoran a Jehová. Ellos recitan "repetidas
veces" interminables frases aprendidas de memoria.

¿Qué otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura bíblica de esta semana?

Mar 13:1,2 Con admiración por el tamaño y la belleza del templo, los discípulos de Jesús exclaman:
“Maestro, ¡mira!, ¡qué clase de piedras y qué clase de edificios!”. Y, es cierto, algunas de las piedras
de los muros del templo son muy grandes, de modo que el edificio se ve firme y perdurable. En
efecto, ¡se dice que las piedras miden más de 11 metros (35 pies) de largo, más de 5 metros (15 pies)
de ancho, y más de 3 metros (10 pies) de alto!“¿Contemplas estos grandes edificios? —Contesta
Jesús a uno de los discípulos. De ningún modo se dejará aquí piedra sobre piedra que no sea
derribada.” Algunas de las piedras del templo son enormes. Y no solo eso: las palabras de Jesús
significan también que Jerusalén será destruida, y quizás incluso el estado judío, dado que su
corazón espiritual es el templo. La destrucción de Jerusalén y su templo se predijo con 37 años de
anterioridad. Por lo menos tres historiadores registraron las palabras de Jesucristo

Mar 13:5-13 Jesús predijo que habría guerras, hambres, pestes, terremotos, odio y persecución
contra los cristianos, falsos mesías y una extensa predicación de las buenas nuevas del Reino. Luego
vendría el fin (Mateo 24:4-14;Lucas 21:8-19). Jesús dijo esto a principios del año 33. Durante las
siguientes décadas sus discípulos vigilantes pudieron reconocer que lo que se había predicho estaba sucediendo
de manera notable. En efecto, la historia prueba que la señal tuvo un cumplimiento en aquel tiempo,
que llevó a la conclusión del sistema de cosas judío a manos de los romanos en los años 66 a 70. Hoy
sucede igual con este sistema predicho
Mar 13:5-6 Encontramos que ésta fue una advertencia constante contra los falsos Cristos. Algunos
podrían pensar que éste no es un peligro en la actualidad. Yo creo que es pertinente justamente para
nuestra época. Hay ciertas ideologías que proclaman a un Cristo que no es el de la Biblia. El Jesús
de la Biblia nació de María, realizó muchísimos milagros, derramó su sangre en el madero por los
pecados de la humanidad, resucitó corporalmente saliendo de su tumba. Este es el testimonio de la
Biblia, que constituye el único documento de naturaleza histórica que poseemos sobre El. La Biblia
proclama estos grandes y fundamentales acontecimientos de la fe. Todo Cristo diferente a éste, es
un anticristo
Mar 13:8 “Habrá escaseces de alimento. “Un hombre se refugia en la aldea de Quaratadji (Níger).
Sus primos, hermanos y hermanas también han venido del interior del país huyendo del hambre.
Se tumba en el suelo sobre una estera, solo. ¿Por qué? “Es incapaz de alimentar [a su familia], y
no se atreve a mirarlos a la cara”, explica Sidi, el jefe de la aldea. ¿Qué indica estos datos?
Aproximadamente 1 de cada 7 habitantes del planeta pasa hambre permanente, y la proporción es
peor en el África subsahariana, donde 1 de cada 3 personas está subnutrida. Para que nos hagamos
una idea, imaginemos a una familia compuesta por el padre, la madre y un niño. Si solo hay comida
para dos, ¿quién pasará hambre: el padre o la madre? Pues bien, muchas familias se enfrentan a esa
decisión todos los días. OBJECIÓN. La Tierra produce más que suficiente alimento para todos; lo
único que necesitamos es mejorar la administración de los recursos. ¿ES VÁLIDA LA OBJECIÓN?
Es cierto que nunca antes se han producido y distribuido tantos alimentos en el mundo. Y lo lógico
sería que los gobiernos los emplearan para erradicar el hambre del planeta; sin embargo, pese a
décadas de esfuerzos, no han sido capaces de lograrlo.

Mar 13:10 Debemos esperar con paciencia a que Jehová actúe. El hecho de que el fin de este sistema
aún no haya llegado no debe ser motivo de queja. ¿Verdad que la misericordia y la paciencia de
Jehová son mucho mayores que lo que habíamos pensado originalmente? ¿Podemos demostrar que
también somos pacientes ocupándonos en predicar las buenas nuevas antes de que venga el fin?.

Mar 14:3-5 ¿Por qué era tan costoso el aceite perfumado que utilizó María? Los relatos de Marcos
y Juan dicen que aquel perfume valía 300 denarios, aproximadamente el salario anual de un
trabajador de término medio.¿De dónde se sacaba ese perfume tan costoso? El nardo mencionado
en la Biblia se extraía de una pequeña planta aromática que crece en la cordillera del Himalaya,
denominada nardo índico o espicanardo (Nardostachys jatamansi). Al ser un producto tan costoso,
muchos lo adulteraban o hasta lo falsificaban. Pero, según los Evangelios de Marcos y Juan, el que
María utilizó era “nardo genuino”. El hecho de que fuera tan caro indica que venía de un lugar muy
distante, probablemente de la India.