Está en la página 1de 2

CONTAMINACIÓN DEL AGUA

El agua es uno de los elementos naturales que se encuentra en mayor cantidad en el planeta
Tierra. También es gran responsable de la posibilidad de desarrollo de las distintas formas de
vida: vegetales, animales y el ser humano. Los organismos de todos los seres vivos están
compuestos de agua en una alta proporción, siendo que ésta es la que compone los músculos,
órganos y los diferentes tejidos. Por esto, sin agua no es posible la vida.
Foto tomada de Ecosiglos
Contexto actual
Uno de los mayores problemas mundiales en la actualidad es la falta de acceso de agua dulce
y potable por saneamiento. Si, además, le sumamos el problema de la contaminación del agua,
se empeora el panorama. La contaminación se produce por los residuos vertidos, los
fertilizantes, pesticidas o químicos que desembocan en las aguas dulces y que acaban por
contaminar también el agua salada. Sobre este problema, la ONG InpirAction dice: “Más de
1.000 millones de personas sufrirán en el futuro la escasez de agua a causa de la contaminación,
la superpoblación y el cambio climático, que afectan a las fuentes de este recurso esencial”.
A su vez, según el informe de 2016 de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos
hídricos en el mundo, casi el 80% de los puestos de trabajo que constituyen la fuerza laboral
mundial dependen del acceso a un suministro adecuado de agua y servicios relacionados con
el agua, incluyendo el saneamiento.
Causas y consecuencias de la contaminación del agua
El agua es necesaria para cultivar y procesar alimentos, también brinda energía a la industria
con el objeto de satisfacer a una población en constante crecimiento. La gestión inadecuada
de las aguas residuales urbanas, industriales y agrícolas, conlleva a que el agua que beben
cientos de millones de personas se vea peligrosamente contaminada o polucionada
químicamente. La contaminación del agua también provoca que parte de los ecosistemas
acuáticos terminen desapareciendo por la rápida proliferación de algas invasoras que se nutren
de todos los nutrientes que les proporcionan los residuos.
Un aspecto importante es la división del agua según su grado de contaminación. El primero es
la polisaprobia: agua que está fuertemente contaminada con carbono orgánico, caracterizada
por una población de organismos específicos y normalmente con una concentración muy baja
e incluso total ausencia de oxígeno. El segundo es la mesosaprobiana: los organismos que viven
en medios con una cantidad moderada de materia orgánica y variable cantidad de oxígeno en
disolución, como algunas algas clorofíceas. Por último, se encuentra la oligosaprobiana: zonas
de vertido de aguas residuales a un río, donde las aguas han alcanzado el aspecto y
características de su estado natural.
CONTAMINACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE
¿Qué es la contaminación ambiental?
Es la presencia en el ambiente de cualquier agente (físico, químico o
biológico) que lo haga menos favorable al desarrollo de los seres vivos.
Los contaminantes pueden estar en estado: sólido, líquido y gaseoso y
son biodegradables y no biodegradables.
La basura
Es producto de las acciones humanas, como son las actividades
domesticas, industriales, agrícolas. Es difícil disponer de la basura
adecuadamente, tornándose en muchos casos, en un problema para el
ambiente.
Los desechos sólidos constituyen en nuestras ciudades un grave
problema para su deposición. Una parte de los residuos sólidos industriales pueden
ser inflamables, corrosivos y tóxicos, con riesgo para la salud de las personas.
Contaminación del suelo
Esta se produce por el rompimiento de tanques de almacenamiento subterráneo, aplicación
de pesticidas, filtraciones de rellenos sanitarios o por la acumulación directa de productos
industriales. Al acumularse las sustancias dañinas producen repercusiones negativas en el
suelo.
Entre los químicos más comunes que causan daños al suelo están los derivados de petróleo,
pesticidas, salvamentos y otros metales pesados.
La presencia de sustancias tóxicas en el suelo, como los insecticidas, herbicidas y otros
compuestos químicos, así como residuos de actividades domesticas e industriales, provocan
altos niveles de contaminación del suelo ocasionado alteraciones ecológicas de importancia.
Dependiendo de la ubicación del terreno, las prácticas agrícolas y el manejo que se da al suelo
pueden empobrecerse. El empobrecimiento del suelo puede producirse por erosión o por
agotamiento.
La erosión es el deterioro del suelo como consecuencia del arrastre de sus materiales por las
aguas y los vientos; y el agotamiento es la disminución de las propiedades nutritivas del suelo
por el cultivo intensivo.
Mientras más aumenta la cantidad de contaminante, van desapareciendo las especies animales
y vegetales existentes transformándolo en un terreno estéril.
Recuperar los suelos es un proceso largo y costoso, en este proceso se utilizan procedimientos
biológicos mediante los que se introducen bacterias que degradan los productos tóxicos;
aunque lo mejor es mantener los suelos libres de contaminantes.
Entre las medidas para evitar el deterioro de los suelos están las siguientes:
 Rotación de cultivos para reponer las sustancias minerales.
 Uso de fertilizantes orgánicos
 Reforestación
 En la República Dominicana el suelo es de gran importancia por su uso en la
agricultura y la ganadería y porque de este extrae parte de la materia prima utilizada
en las industrias.
 Contaminación del agua
 La contaminación del agua es la acción o efecto de introducir algún material o inducir
condiciones sobre el agua de modo directo o indirecto que implique una alteración
perjudicial de su calidad.