Está en la página 1de 3

Negligencias de la Enfermera, daños al paciente y responsabilidad penal.

No todo error de la enfermera es sinónimo de responsabilidad penal

Por favor cuando escuchemos que una Enfermera ha cometido un error no la


culpabilicemos de inicio...

Cuanto más se conoce la naturaleza y fundamentos de la responsabilidad


penal con más seguridad y confort se trabaja.

Continuando con la serie de Post sobre cuestiones penales en la actuación de la


Enfermera quiero con este realizar algunas reflexiones sobre la responsabilidad
penal en la práctica de la Enfermería; quiero hacerlo para desmitificar algunas
cuestiones y dar más elementos de reflexión para un mejor análisis cuando se
produce un "daño sanitario" a un paciente por una Enfermera.

Voy a intentar ser lo más pedagógico posible para que podáis extraer elementos
útiles para vuestra actividad profesional.

Con frecuencia cuando comento con grupos de enfermeras los siguientes


supuestos siempre me indican que es una grave negligencia y que hay condena
de cárcel, os presento algunos supuestos:

a. Enfermera que administra por error a un paciente un antibiótico al que es


alérgico y fallece.
b. Enfermera que administra a un paciente por error un concentrado de hematíes y
debe permanecer durante 15 días en Cuidados Intensivos.
c. Enfermera que genera una importante necrosis en antebrazo tras canalizar una
vía periférica y administrar tratamiento citostático.
d. Enfermera que produce a un niño cojera tras administrar en zona glútea
antibiótico IM.
e. Enfermera que realiza sujeción a paciente durante la madrugada, luego se lo
retira parcialmente y la paciente se cae y como consecuencia de la misma fallece
por Hemorragia Intracraneal.

Mi respuesta inicial es que con esos datos no puedo calificar el error como
susceptible de responsabilidad penal; enjuiciar y "sentenciar" tan rápido una
conduzca es algo que la Enfermería debe ir dejando en el camino pues es
tremendamente injusto: no todo error es sinónimo de responsabilidad penal.

¿Qué es la responsabilidad penal de la Enfermera y su fundamento?


 La responsabilidad penal siempre surge por aquellas conductas descritas
(tipificadas) en el Código Penal, por ejemplo Delito de homicidio por
imprudencia profesional, Delito de Lesiones por imprudencia profesional,
Delito de revelación de secretos, Delito de Omisión del Deber de
Socorro... Es decir aquellas conductas que no estén en el Código Penal
nunca darán lugar a la denominada responsabilidad penal.
 Es siempre una responsabilidad de naturaleza personal; siempre el
procedimiento ha de determinar si tal sujeto (Enfermera) es la responsable
sin ningún género de dudas y si hay condena el Juez o Tribunal
determinará que es la Enfermera la autora del hecho ilícito penal y le
impondrá una pena, inhabilitación y una indemnización (la condena
depende del tipo penal y de las circunstancias).
 El Código Penal no "castiga" cualquier ilícito que ocasione un daño; es
decir no todo daño sanitario, incluso con fallecimiento, se sanciona
penalmente. Esto en ocasiones es difícil de explicar pero si no fuera así la
primera perjudicada sería la sociedad y los avances en la atención
sanitaria:
o El Ordenamiento jurídico penal actúa con "el principio de
intervención mínima", es decir, que sólo cabe condenar
penalmente aquellos hechos que se justifiquen desde la perspectiva
de la proporcionalidad; pues si el Código Penal sancionara toda
conducta que genere cualquier daño la primera perjudicada sería la
sociedad y en el ámbito sanitario los pacientes y usuarios, pues
nadie innovaría en procedimientos y cuidados pues sabrían que por
"cualquier daño" serían sancionados penalmente. Esta es una
reflexión muy relevante para entender muchos de los archivos de
denuncias vía penal hacia profesionales sanitarios.
o Es importante destacar que todo "daño a un paciente" hay que
analizarlo en un contexto que siempre es único e irrepetible, para
un Juez o Tribunal es determinante ese factor de análisis, pues lo no
es lo mismo una atención sanitaria de una Enfermera en un contexto
de normalidad asistencial y con adecuada asignación de RRHH que
un contexto de "pico asistencial" y asignación de RRHH menor que
el habitual.
o La conducta de la Enfermera, su deber objetivo de cuidado (las
obligaciones profesiones) y el contexto (lex artis ad hoc) son
los elementos claves de análisis para poder determinar
finalmente si una Enfermera es responsable penal por el daño
ocasionado a un paciente.
o Pero qué tipo de conductas pueden generar responsabilidad penal;
los Tribunales han ido considerando como conductas susceptibles de
generar responsabilidad penal: "las conductas groseras, un
actuar irreflexivo, no tomas las medidas generalizadas y el
abandono de pacientes" .
o Una vez que el Juez o Tribunal determinan que la Enfermera ha
realizado algunas esas conductas por imprudencia grave y en un
contexto de normalidad que no hayan determinado una mayor
susceptibilidad al error, determinará la condena (y aquí sí ya es
relevante el tipo de daño) en función de un fallecimiento o unas
lesiones.

De algunos ejemplos de responsabilidad penal. Desterremos de nuestro


pensamiento "que todo error es sinónimo de responsabilidad penal.-

1. Enfermeras de Quirófano de Urgencias que salen a una Cafetería situada


enfrente del Hospital para comer sin decir nada; en este caso ante una Cesárea
Urgente el Neonato sufrió graves daños cerebrales por una demora en la
asistencia con origen en la grave imprudencia por omisión de las Enfermeras. Se
condena. Sentencia Audiencia Provincial de Valencia de 26 de mayo del
2009. Nota: Es un caso donde se cumplen todos los requisitos para que se les
condene por vía penal.

2. Enfermera que administra a un paciente por error Amixicilina a la que es


alérgico; como consecuencia de dicha administración el paciente fallece. En la
Sentencia se prueba que había menos personal de enfermería que lo habitual y
que había varios pacientes en situación de gravedad. El Juzgado de lo penal la
condena, pero luego la Audiencia Provincial de Asturias (Sentencia Audiencia
Provincial de Asturias, 8 febrero de 2008) la absuelve porque las circunstancias y
el contexto asistencial en la Unidad hacen que los errores sean más susceptible
de producirse; y que no cabe culpabilizar a la Enfermera por unas circunstancias
que ella en modo alguno ha generado, y que es un daño que debe quedar al
margen del reproche penal. Nota: en este caso un daño grave no en enjuiciable
por vía penal por el contexto, esta Enfermera en otras circunstancias sí hubiera
sido condenada; lo que sí indica el Tribunal que los perjudicados pueden ir por
otra vía a reclamar, pero ahora será en todo caso responsable la propia
Consejería de Sanidad por una inadecuada planificación de un servicio.

Conclusiones:

a. La Enfermería debe interiorizar cuando reflexione o analice "errores sanitarios"


una visión penal de los mismos.

b. Se ha de interiorizar la idea: no todo daño a un paciente es sinónimo de


responsabilidad penal.

c. Si alguna vez tienes que informar por petición de la dirección sobre un "error
sanitario" comenta bien y de forma exhaustiva todo el contexto de la atención
prestada.