Está en la página 1de 3

LAZARILLO DE TORMES

Argumento
La obra es, en realidad, una larga epístola que el "autor" envía a un corresponsal anónimo (a quien trata de
"Vuestra Merced"). Está dividida en siete tratados y cuenta en primera persona la historia de Lázaro, un niño de
origen muy humilde; aunque sin honra, nació en un río de Salamanca, el Tormes, como el gran héroe Amadís;
quedó huérfano de su padre, un molinero ladrón llamado Tomé González, y fue puesto al servicio de un ciego
por su madre, Antona Pérez, una mujer amancebada con un negro, Zaide, que le da a Lazarillo un bonito
hermanastro mulato.
Entre "fortunas y adversidades", Lázaro evoluciona desde su ingenuidad inicial hasta desarrollar un instinto de
supervivencia. Es despertado a la maldad del mundo por la cornada de un toro de piedra, embuste con el que el
ciego le saca de su simpleza; después rivaliza en astucia con él en diversos célebres episodios como el de las
uvas o el jarro de vino (un modelo de narración clásica) hasta que se venga devolviéndole la cornada de piedra
con otro embuste, que le vale al cruel ciego descalabrarse contra un pilar.
Pasa luego a servir a un tacaño clérigo de Maqueda que lo mata de hambre, y al que sisa algo de pan de un
arca que tiene; el clérigo lo confunde a oscuras (en su boca silba accidentalmente la llave del arca, escondida
mientras duerme) y, tomándolo por culebra, descubre el engaño, le da una tremenda paliza y lo despide.
Después entra a servir a un hidalgo arruinado cuyo único tesoro son sus recuerdos de hidalguía y de dignidad;
Lazarillo simpatiza con él, ya que aunque no tiene nada que darle, por lo menos le trata bien, si bien recurre a
esa simpatía que despierta para conseguir que le dé parte de los mendrugos que consigue el muchacho al pedir
limosna, ya que él no posee la dignidad de la hidalguía. El patético escudero termina por abandonar la ciudad y
Lazarillo se encuentra de nuevo solo en el mundo.
Más adelante sirve Lázaro a un sospechoso fraile mercedario, tan amante del mundo que apenas para en su
convento y le hace reventar los zapatos. Según Aldo Ruffinato, habría una alusión a las reformas monásticas
por entonces de moda, en el sentido de "descalzar" o hacer más rigurosos los estatutos del clero regular, o
quizás alusión a actividades sexuales hetero u homoeróticas.22 Sin embargo, Francisco Rico asegura que «no
hay el menor inidicio para suponer tal escabrosidad», pues el sentido del texto es una simple abbreviatio o
reticencia, procedimiento abundantemente usado antes, como cuando relatando sus aventuras con el ciego,
Lázaro dice «por no ser prolijo, dejo de contar muchas cosas [...]», en elipsis que era común para terminar las
cartas, teniendo en cuenta que todo el Lazarillo una larga epístola.23
El tratado quinto es más extenso: narra una estafa realizada por parte de un vendedor de bulas o buldero.
Lazarillo sirve al buldero y asiste como espectador, sin opinar, al desarrollo del timo, en el cual finge el buldero
que alguien que piensa que las bulas no sirven para nada está poseso por el diablo, cuando en realidad está
compinchado o conchabado con él; esto se descubre a posteriori, con una hábil técnica de suspensión.
También este tratado sufrió la poda de la censura.
Los restantes y breves tratados narran cómo Lázaro se asienta con otros amos, un capellán, un maestro de
hacer panderos y un alguacil y se hace aguador. Por último consigue el cargo de pregonero gracias al arcipreste
de la iglesia toledana de San Salvador, quien además le ofrece una casa y la oportunidad de casarse con una
de sus criadas, con la finalidad de disipar los rumores que se ciernen sobre él, ya que era acusado de mantener
una relación con su criada. Sin embargo, tras la boda los rumores no desaparecen y Lázaro comienza a ser
objeto de burla por parte del pueblo. Lázaro sufre la infidelidad con paciencia, después de toda una vida de ver
qué es el honor y la hipocresía que encubre la dignidad realmente, ya que eso al menos le permite vivir, y con
ello termina la carta, un cínico alegato autojustificativo que ridiculiza la literatura idealista del momento. Lázaro
afirma que ha alcanzado la felicidad, pero para ello ha debido perder su honra, pues los rumores afirman que su
mujer es la amante del arcipreste. Para mantener su posición, Lázaro hace oídos sordos a dichos rumores.
Diego Hurtado de Mendoza y Pacheco
Fecha de nacimiento: 1503, España
Fallecimiento: 14 de agosto de 1575, Madrid, España
Periquillo sarmiento
Argumento: Todo comienza en una habitación, en ella un hombre llamado Pedro Sarmiento enfermo y resignado a
morir, nos comienza a escribir los sucesos de su vida, con la intención de advertirle a sus hijos, los peligros que
amenazan a los hombres en el curso de sus días.
Nació por los años de 1771 a 1773, con el vivía su madre, una mujer sobre protectora, Tomasa que era la nana y su
padre un hombre muy sensato.
Llegó el momento en que periquillo tuvo que ir a la escuela el vestía saquito verde y pantalón amarillo; esos colores y
aunado a que su maestro lo llamaba Pedrillo hicieron que sus amigos lo apodaran "Periquillo" y una vez enfermó de
sarna y sus amigos le completaron el apodo a "Periquillo Sarniento" .
Su primer maestro era un buen hombre pero por falta de conocimientos y capacidad cerró la escuela. Su segundo
maestro era un tirano y al darse cuenta su padre y con la intercesión de su madre lo cambiaron a otra escuela en la
cual estuvo dos años. Después estudio con Manuel Enriques por tres años, rodeado de malos amigos, luego
estudió filosofía en San Idelfonso graduándose de bachiller y sus padres lo mandaron a la hacienda de don Martín.
Ya estando en la hacienda se encuentra con Januario un excompañero de la primaria, conoce a Poncianita, una joven
que le llamó la atención.
Januario le tendió una broma pesada diciéndole que Poncianita lo esperaba en la noche que si estaba dormida que la
despertara para hablar de los sentimientos que sentía, al ir periquillo a buscarla en lugar de Poncianita estaba su
madre quien le dio un zapatazo; esto hizo que corrieran a Periquillo de la hacienda.
Al regresar a casa, su padre le da un ultimátum de ocho días para que resuelva que hacer con su vida. El consulta a
su amigo Martín Pelayo quien le aconseja que estudie para clérigo, por que según el es la carrera mas respetable,
nadie te contradice y siempre tienes la razón aunque estés en un error. Por esta razón Periquillo decidió estudiar para
clérigo.
Ya en la universidad se encuentra con Martín Pelayo quien lo enseña a ser jugador tramposo y a no estudiar. Un día
su padre habló con el maestro de Periquillo y se dió cuenta de que su hijo en realidad no asistía a clases. El padre de
periquillo habla con el y le dice que mejor escoja un oficio. Este habla con Martín Pelayo y escoge entrar como fraile;
consigue su carta de buena conducta y logra entrar al convento.
El Periquillo sufría mucho en el convento y estaba planeando salir de allí fingiendo una enfermedad. Cuando don
Martín le da una carta de su padre y le dice que esta muerto. Periquillo regresa a su casa a lado de su madre.
Se aproxima el 29 de junio, día de San Pedro, y periquillo le sugiere a su madre que se quiten el luto, hicieron una
fiesta en grande y la casa quedo hecha un desastre, se fue Periquillo, regresó en la noche y su madre y la nana
Felipa estaban furiosas.
Pronto se comenzó a acabar el dinero y tuvieron que empeñar cosas para poder pagar la renta de su casa, pronto
enfermo su madre y después murió, y para periquillo no tener que pagar el funeral se desapareció por tres días luego
tuvo que dejar la casa por que no pudo pagar la renta.
Periquillo se encuentra con Juan Largo y este le dice que lo acompañe, como denunciantes de trampas o a hacer
trampas en los juegos. Obtuvieron buenas ganancias y hasta se compraron ropa.
Januario encontró un payo y le dijo que Periquillo era muy hábil, el le dio cien pesos y Periquillo hizo que el payo
perdiera todo su dinero. El payo se dio cuenta y golpeó a Periquillo enviándolo al hospital.
Periquillo estuvo en el hospital como dos meses. Un día recibió la visita de Januario invitándolo a que lo buscara en
un lugar llamado Arrastraderito. Al salir del hospital Periquillo se dirige a ese lugar y Januario lo induce a robar a una
viuda y a su criada junto con un amigo llamado Culas y apodado el Pípilo, también le da un rosario y le dice que lo
use para que nunca lo olvide.
El Periquillo fue pero no entró luego del achaque fueron guardas a checar lo sucedido la mujer no estaba muerta y le
pidieron ayuda Periquillo, luego el guarda dijo a la criada que si reconocía alguno de los ladrones y ella dijo que
reconocía solo a Januario, pero sugirió que Periquillo debía conocerlo mejor, por que traía consigo el rosario que le
habían robado.
El Periquillo se cambió el nombre a Sancho Pérez y lo llevaron a la cárcel donde conoció a un buen hombre llamado
don Antonio donde también la pasó muy mal.
Por fin en la mañana don Antonio aviso a Periquillo que ya estaba libre y que le dejaba sus cosas en una caja
además de vez en cuando don Antonio mandaba comida.
Pronto empezaron los demás a codiciar la caja sobre todo el Aguilita o Aguilucho lo retaban a jugar hasta que el
aceptó. Perdió la noción del tiempo y al día siguiente despertó encontrando la caja vacía, después lo visitó don
Antonio y su esposa quienes le dejaron dinero, que después perdió.
Recibió la visita de un payo pidiéndole que le escribiera dos cartas y como le gusto mucho su redacción lo saco de la
cárcel y se convirtió en su primer amo.
Una noche la hermana de un ladrón le pidió ayuda a Chanfaina el escribano y este la contrato, su nombre era Luisa y
pronto el Periquillo se enamoró de ella. Un día Lorenza vio a Luisa y a Periquillo juntos, Luisa y Lorenza comenzaron
un pleito y la nana Clara apoyo a Lorenza, luego de todo el alboroto llegó Chanfaina y Periquillo mejor huyó.
Periquillo se dirigió a la alameda, se encontró con Agustín Rapamentos, el barbero que afeitó a su padre, este lo
invitó a su casa; Periquillo trabajó con el, sobre todo en la limpieza, aunque a veces practicaba a escondidas
con clientes haciendo trabajos pésimos.
En la barbería conoció a Andrés y juntos se quejaban de la vieja que vivía en esa casa, hasta que en una de esas
escuchó una conversación entre ellos y Periquillo salió perseguido por ella. Luego busco a Juan Largo quien lo
acomodo en una botica hasta que cometió un grave error y en vez de despachar magnesia dio arsénico. Huyó de la
botica a buscar al doctor Purgante quien le había ofrecido empleo.
Se fue con el doctor Purgante y allí trabajo y aprendió por ocho meses. Luego huyó con títulos, libros, recetas y una
bata entre otras cosas. Se fue rumbo a Tula y en el camino se encontró con Andrés a quien hizo creer que acababa
de obtener un titulo en medicina. Al llegar a Tula se hizo pasar por médico.
Ya después de tiempo llegó un barbero a Tula y de inmediato Andrés fue a pedir que lo tomara como su aprendiz
hasta que un día llegó una peste y comenzó a acabar con la población y le tocó atender a la gobernadora de los
indios quien después murió por esta razón huyó perseguido del pueblo.
Periquillo fue a vender la capa del doctor Purgante pero como el baratillero sabía lo del robo acusó a Periquillo, este a
su vez dijo que la capa se la habían dado a vender y entonces el baratillero mandó un amigo junto con periquillo a
buscar "al hombre que le había vendido la capa" .Periquillo culpó un trapiento y los guardias se lo llevaron. Después
se topo con un lozero y quebró una loza, para pagar tuvo que dar su saco. Más delante Periquillo se topo con el
trapiento y este lo perdonó.

José Joaquín Fernández de Lizardi


Fecha de nacimiento: 15 de noviembre de 1776, Ciudad de México, México
Fallecimiento: 21 de junio de 1827, Ciudad de México, México

Intereses relacionados