Está en la página 1de 2

En un lejano pas, que muy poca gente conoca, viva una pequea nia

llamada Caitlyn. A ella le gustaba mucho jugar en el bosque mgico


despus del medioda. Todos los animales y las hadas esperaban a su
gran amiga a la misma hora en la entrada del aquel maravilloso lugar.
Un da Caitlyn no fue a ver a sus amiguitos como de costumbre, ellos no
saban el motivo pues la pequea no les haba c omunicado nada al
respecto. El hada Tiara empez a preocuparse y decidi ir a la casa de
Caitlyn. Algo malo suceda, logr escuchar que ella lloraba, y sin
pensarlo dos veces entr a su hogar y le pregunt por qu lloras
pequea? Qu te sucede?. Sollozando respondi: Escuch a mis
padres pelear. Nunca lo haban hecho, ellos siempre me han dicho que
si existe algn brete, antes de enojarnos debemos hablar con el otro y
tratar de solucionar las cosas pacficamente y con respeto, pero no s
qu pas. Tiara respondi : Tranquila pequea, a veces los adultos no
pensamos las cosas antes de decirlas y nos exaltamos. Pero no te
preocupes tus padres se aman y sabrn como solucionar las cosas con
sabidura.

El tiempo pasaba y los paps de Caitlyn discutan cada vez ms


seguido. Cierto da la nia ve por una hendija de la puerta del
dormitorio de sus padres a una bruja entrar por la ventana y colocar
una polvito en un vaso de agua. La bruja dijo: Nunca ms volvern a
ser la familia feliz que eran antes! La nia la escuch y a terrada sali
corriendo hacia el bosque en busca de Tiara.
-Tiara! Tiara! Ests aqu? Te necesito!
- Pequea Caitlyn aqu estoy.
- Necesito de tu ayuda, la bruja Canidia ha estado poniendo todo este
tiempo el polvo del enojo en el agua que toman mis padres antes de
dormir. Dame una de tus bebidas mgicas para contrarrestar a ese
polvito por favor!
- No puedo creerlo, esa bruja malvada no puede acabar con los valores
que tus padres siempre han practicado. Ven, te ayudar.
Tiara le entreg la bebida de la no violencia y le dijo que les d a tomar
a sus padres lo ms pronto posible, antes que sea demasiado tarde!
La pequea nia regres a su casa y les cont a sus padres lo que
suceda. Poca atencin le prestaron y enojados la tomaron. De pronto
se comenzaron a sentir mejor, ya no estaban molestos el uno con el
otro, se dieron un fuerte abrazo y se pidieron disculpas. El hada fue a la
casa para cerciorarse de que la bebida haya hecho afecto.