Está en la página 1de 2

Mensaje a los empresarios:

Ustedes hace un año pidieron a quienes liderábamos el No, hacer un Pacto Por Colombia; yo hoy les devuelvo su propuesta retomando el pacto que también propuse hace más de un año. Este es un momento en donde todos debemos pensar con grandeza en las clases menos favorecidas, en la incertidumbre y la preocupación que hay en muchos hogares sobre el riesgo en que se pueden encontrar sus empleos.

Solamente la inversión del sector empresarial puede jalonar la economía colombiana y generar el crecimiento sostenido que nuestro país requiere para enfrentar el futuro y los múltiples compromisos que nos deja este gobierno en materia de deuda externa e interna, como consecuencia del enorme déficit fiscal y en la balanza de pagos, así como por el alto endeudamiento de los hogares y la dificultad económica para dar cumplimiento a la totalidad de los compromisos derivados del acuerdo con las Farc y el que pretende dejar firmado el presidente Santos con el Eln.

En este momento en que la economía colombiana pasa por una situación crítica que ya reconocen las entidades multilaterales, es el momento de trabajar juntos para lograr un Pacto Por Colombia.

Hoy más que nunca, se deben retomar estas propuestas para que regrese la confianza del sector empresarial en el país. Invito a todos los empresarios a mantener su compromiso con el país, a mantener sus inversiones y sus empresas en Colombia en lugar de trasladar el domicilio a los países vecinos.

Los invito a continuar generando empleos, haciendo esfuerzos por la mayor innovación y competitividad nacional y a seguir contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los trabajadores y del pueblo colombiano, procurando entre todos, acabar con la informalidad y la desigualdad vergonzosa que están generando una mayor brecha social y hacer esfuerzos conjuntos por el aumento de la productividad de nuestras empresas.

Los invito a comprometerse en este Pacto por Colombia, ahora más que nunca cuando las proyecciones de la economía son tan inciertas. Ustedes saben mejor que nadie que la salud de la economía y de la democracia, dependen de la confianza.

Solo promoviendo la empresa privada como eje fundamental de la prosperidad y el desarrollo de Colombia y procurando que haya cada vez más jóvenes, mujeres y hombres empresarios, lograremos reducir esa desigualdad inaceptable que tiene Colombia hoy por hoy. Cada empresa debe generar muchos empleos de calidad para el bienestar y la dignidad de todas las familias colombianas.

Es hora de un verdadero Pacto Por Colombia a partir de más inversiones, más emprendimientos y un mayor compromiso del Gobierno Nacional, que espero presidir, para lograr unas reglas de juego claras, estables, una política fiscal amigable y liderando una política industrial y agroindustrial moderna y de nueva generación, tal como le propuse a la Andi y a los sectores empresariales en el 2010, cuando echábamos de menos una locomotora industrial en el primer gobierno Santos.

Nuestro compromiso y amor por Colombia tiene mucho más trascendencia y sentido del largo plazo que la desconfianza que nos ocasiona la coyuntura. El gobierno actual concluirá en pocos meses, pero este período será definitivo para enrutarnos hacia el desastre si permitimos que el temor nos paralice, o para continuar nuestro avance hacia la modernidad y el progreso sostenido de Colombia a pesar de las amenazas que se ciernen.

Como parte de mi pacto, me comprometo que en nuestro gobierno reduciremos los gastos de funcionamiento del gobierno central y del Estado, para abrir espacio a una reducción de impuestos a las empresas, así como en la tasa de IVA que tiene postrado el consumo en nuestro país, cuando la economía más requiere de una demanda interna vigorosa.

Adjunto documento: Pacto Por Colombia