Está en la página 1de 25

Introducción

Cada vez se está poniendo más de moda el uso "místico" de los cristales. En los mercados
especializados podemos encontrarnos pirámides, pulseras, collares, los cristales sueltos, etc...
para trabajar de algún modo con ellos. Y cierto es que son una ayuda muy buena tanto en asuntos
psicológicos como para asuntos físicos y espirituales.

En este espacio vamos a abordar diferentes ejercicios exclusivos para desarrollar el espíritu y
como ayuda en momentos psicológicos difíciles.

Los cristales son formas de energía muy variadas. Cada cristal tiene sus propias cualidades únicas
e irrepetibles que están en función de cómo se haya formado. En este sentido, incluso la misma
piedra puede tener más o menos intensidad. No es lo mismo por ejemplo un cuarzo transparente
totalmente pulido que un cuarzo transparente con grietas. Por ello es que hay que tener mucho
cuidado con el uso de este tipo de energías, no sea que sin darnos cuenta en vez de vernos
favorecidos, nos estemos viendo perjudicados.

Además es muy importante, y repetimos muy importante, tener presente que los cristales deben
tener un mantenimiento regular para poder aprovecharnos realmente de la gama infinita de
posibilidades positivas que nos ofrecen. Por ello debemos limpiarlos y recargarlos correctamente
de forma asidua y frecuente; sobre todo si los vamos a usar con mucha frecuencia.

Para trabajar con los cristales necesitamos que las piedras o gemas estén lo mejor pulidas posible
puesto que siguen la ley de la armonía por la cual el pulido armonioso de un cristal determinará la
energía armoniosa que emita. Por lo tanto, cuanto más puro sea, más pura será su energía o
vibración.

Sin duda alguna, el mantenimiento de los cristales es una de las partes fundamentales de su uso.
Y es que un cristal puede emitir tanto energías positivas como negativas y dependiendo de quién
ha estado en contacto con él puede darnos un resultado u otro. Además hay piedras que se cargan
negativamente más rápido que otras. Es por ello que hay que tener mucho cuidado con los
cristales que usamos ya sea en nuestra casa como los que llevamos puestos o utilizamos como
ayuda.

Es imprescindible que tengas presente que si bien el mayor efecto energético de los cristales se
produce cuando realizamos una exposición directa del cristal con nuestro cuerpo, también nos
emiten energía si los llevamos en el bolsillo o los tenemos, aunque sólo sea de uso decorativo, en
nuestra casa.

Por ello reiteramos una vez más que siempre debes realizar cada cierto tiempo el proceso que te
relatamos a continuación.

Paso 1: limpieza y purificación

Ya sea un cristal que has comprado tú o te han regalado, ya sea un cristal que has estado
utilizando, cada cierto tiempo debes limpiarlo de las energías que se puedan haber quedado
impregnadas en él.

Este paso es especialmente importante cuando recibimos por primera vez un cristal, puesto que
no sabemos exactamente con quién ha estado en contacto y de qué energías puede estar
impregnado.

Para ello puedes recurrir a los tres elementos clave. Escoge aquel método con el cual te sientas
más identificado:

Por agua: es uno de los métodos más conocidos y utilizados. Se trata de llenar un vaso de cristal
con agua y un puñado de sal lo más pura posible. Después introducimos el cristal en el vaso con la
mezcla entre 24 horas y tres días en función de lo cargado que sintamos que puede estar.

Por aire: otro de los métodos más conocidos y utilizados. Se trata de encender una barrita de
incienso natural y pasar el cristal por el humo. En este caso se debe tener especial cuidado en
pasar todo el cristal por el humo del incienso porque sino la limpieza y purificación no será eficaz.
Déjate llevar por tu intuición para determinar cuánto tiempo tienes que tener el cristal bajo los
efectos del humo del incienso.

Por tierra: es un método también muy eficaz, pero poco utilizado. Se trata de enterrar el cristal en
una tierra totalmente natural, sin alterar, durante tres a siete días. La ventaja de este método es
que si dejas el cristal durante más de siete días ya estarás efectuando el segundo paso: la
recarga.

Paso 2: recarga energética

Una vez bien limpios los cristales hay que recargarlos con una energía natural y positiva que
potencie todas sus cualidades al máximo. Para ello puedes utilizar también tres sencillos métodos:

Con la luz solar: la luz solar suele ser las más utilizada para recargar los cristales. Para ello, debes
poner a exposición directa de los rayos solares el cristal. La ventaja de la luz solar es que tarda
menos en cargarlos. Sigue tu intuición para determinar cuánto tiempo de sol necesita. La mayoría
de las veces sólo necesita un día.

Con la luz lunar: la luz lunar también es muy efectiva, sin embargo es más débil. A pesar de todo
es muy utilizada especialmente en cristales con energías más femeninas e intuitivas como la
"piedra de luna". Pon el cristal a exposición directa de los rayos de luz lunares. Se suele necesitar
como mínimo tres días.

Con la energía de la tierra: como hemos explicado antes, puedes cargar el cristal si lo entierras en
tierra natural, sin alterar, durante más de siete días. En ese caso obtendrás una energía más firme
y sólida, ideal para piedras como la "hematite".

Paso 3: sintonización

Igual de imprescindible que los pasos anteriores es la sintonización. La sintonización es para


armonizar el cristal con tu propia energía. Esto significa que si quieres trabajar con los cristales,
esos cristales deben estar armonizados contigo y con las energías que tú emites. Por muy limpio y
recargado que esté, sino lo sintonizas puede serte ineficaz. Para sintonizarte con él puedes hacer
lo siguiente:

Por tu aliento: puedes echarle suavemente tu aliento varias veces.

Por el tacto: puedes estar durante un tiempo "acariciándolo" y mandándole buenas energías
tuyas.

Por el pensamiento: puedes cogerlo en tu mano izquierda y visualizar cómo su energía y la tuya se
convierten en compatibles.

Sea cual sea el método que prefieras, siempre debes realizar estos tres pasos para darle mayor
efectividad a tus cristales.
Los cristales

ÁGATA AZUL

El cristal como auto-ayuda

Es un cristal armonizador de las energías. Esta capacidad que tiene es muy importante, porque
diariamente perdemos un montón de energía y la poca con la que nos quedamos suele estar
desequilibrada. Eso termina por manifestarse en forma de miedos, inseguridad, estrés, nervios...

Este cristal es imprescindible para combatir cualquier problema relacionado con la garganta. Así
por ejemplo nos puede ayudar a realizar una ponencia o examen oral. Por supuesto que como nos
permite expresarnos correctamente, también nos puede ayudar a decir aquello que no somos
capaces de decir (por ejemplo cuando intentamos declarar nuestro amor a alguien).

De este modo, también nos puede ayudar a superar la timidez y a hablar con más contundencia,
especialmente en aquellas personas que hablan muy bajo y son incapaces de levantar la voz.

También nos permite tener diálogos con nosotros mismos mucho más constructivos. A
veces, esos diálogos pueden llegar a resultar torturantes (especialmente si pensamos que vamos a
recibir una mala noticia). En estos casos, el ágata azul nos permite descansar la mente con
diálogos mucho más positivos y relajados.

El cristal para el espíritu

Este cristal está relacionado por su color y su energía con uno de los chakras más importantes: el
de la voz interior. Esto significa que este cristal, aunque tiene una energía sutil, nos puede ayudar
a encontrarnos a nosotros mismos y despertar todos los potenciales que llevamos dentro.

De un modo espiritual puede ayudarnos a desarrollar nuestra comunicación con nuestro espíritu,
nuestros guías y Dios.

Así pues nos ayuda a equilibrar y perfeccionar el quinto chakra.

CUARZO BLANCO

El cristal como auto-ayuda

El cuarzo blanco o cuarzo lechoso es un cristal que nos ayuda a sentirnos más ligeros, sin esas
cargas que siempre llevamos encima. De este modo puede ayudarnos a sobrellevar mejor un mal
momento, sentimientos negativos como la culpabilidad, o simplemente un mal de amores.
También se puede acudir a este cristal para sentirnos más serenos, por ejemplo ante posibles
miedos y angustias.

Su fuerza además es equilibradora, lo que significa que nos hará sentir mucho mejor. Al
equilibrar todas nuestras energías encontramos paz y tranquilidad. Es como un cristal tonificante
para el sistema nervioso, al que puedes acudir casi para cualquier tipo de cuestión. Además se
puede complementar muy bien con otros.

El cristal para el espíritu

El cuarzo blanco nos ayuda a purificar nuestras energías, lo que significa que puede deshacer
viejos pegotes de energía más densa o negativa que pueda haber en nosotros.

Por ello, este cristal es muy indicado para meditaciones de limpieza.

Ideal para todos los chakras.


JADE

El cristal como auto-ayuda

El jade lo hay de muy distintos colores, pero quizá el más conocido es el jade verde que puedes
ver en la foto. También es el más utilizado en gemoterapia por sus poderosas propiedades
curativas.

El jade es un armonizador de energías ideal tanto para el cuerpo humano como para las casas, de
ahí que en la antigüedad se utilizaran las esculturas en jade para decorarlas. La armonización de
las energías se plasma en un efecto calmante y tranquilizante ideal para personas que sufren
de los nervios.

Además también es un importante limpiador ideal para evitar las tensiones en las casas o limpiar
el ambiente después de una discusión.

Es un cristal que relaja mucho y permite la superación de traumas psíquicos de cualquier tipo.
Tonifica los nervios y suaviza las emociones.

El cristal para el espíritu

Ideal para limpiar cada uno de los chakras, especialmente si se utilizan los jades de los colores
asociados. De todos modos el jade verde se puede utilizar para todos.

En meditación nos ayuda a encontrar la paz interior y la armonía de nuestro espíritu. Nos permite
descubrir la infinita belleza de Dios y el amor hacia Él que todos llevamos dentro de nosotros.
Usando jade en meditación pueden pasar muchas cosas positivas.

El verde es ideal para el chakra cuarto.

OJO DE TIGRE

El cristal como auto-ayuda

Este apreciado y conocido cristal nos ayuda a liberarnos de todas aquellas cargas mentales que
vamos acumulando. Esto significa que nos permite discernir correctamente entre los pensamientos
verdaderamente útiles y los que no lo son tanto. A la larga, esta liberación mental nos aporta
felicidad y ligereza en nuestra vida y nos permite tomar las decisiones más adecuadas.

Este efecto liberador, también es fabuloso para utilizarlo cuando alguna situación o alguna persona
nos ha enganchado de forma negativa y no somos capaces de liberarnos de ella. El ojo de tigre
nos puede ayudar a romper las cadenas emocionales y a superar cualquier tipo de
sufrimiento sin brusquedades y sin agresividad.

Este cristal también lo podemos utilizar cuando necesitamos tener más confianza en nosotros
mismos y nuestras capacidades. Así resulta indispensable utilizar su energía para cuando nos
enfrentemos a situaciones que nos pueden desbordar y hacer dudar.

EL ojo de tigre además, tiene un gran potencial clarificador permitiéndonos liberar nuestra
mente de la confusión y las dudas. Nos permite a su vez descubrir exactamente qué es lo que
necesitamos y lo que no necesitamos en nuestra vida, así como distinguir la realidad de la
fantasía. Es por ello que resulta muy necesario en aquellas personas que "están todo el día en las
nubes".

El cristal para el espíritu

EL ojo de tigre es uno de los cristales más completos que existen a todos los niveles. En cuanto al
mundo espiritual es un cristal imprescindible para tener en casa en cuanto a la conexión
bilateral de las energías planetarias con las energías más refinadas y celestiales. Con él
podemos practicar todo tipo de ejercicios espirituales y de crecimiento interior porque tanto nos
ancla en nuestra madre tierra como nos permite desarrollar todo nuestro potencial espiritual.

Es una de las piedras más utilizadas para armonizar el séptimo chakra.

EL AGATA NARANJA

El cristal como auto-ayuda

El ágata naranja nos ayuda en todo lo que requiera esfuerzo mental. Ideal para estudiantes
porque les permite concentrarse mejor. Además, es un cristal muy apto para trabajos de tipo
intelectual, pues ayuda a que el rendimiento mental sea mucho mayor, y evita que nos
estresemos ante alguna responsabilidad muy grande.

Es un cristal que puede ayudarnos a superar el pasado y sobre todo a sanar nuestras
relaciones emocionales. Nos permite relacionarnos de un modo más positivo con los demás y
superar viejas barreras.

El cristal para el espíritu

El ágata naranja nos ayuda a desarrollar nuestra fuerza espiritual en contacto con la mente. Esto
significa que su energía nos permite desechar esas ideas mentales que nos bloquean, abriéndonos
a la verdadera inteligencia espiritual y emocional.

Este cristal se puede utilizar para cualquier tipo de meditación, pues las hará más nítidas y
clarificantes.

Ideal para el primer, sexto y séptimo chakra.

EL CUARZO ROSA

Es el cristal del amor de manera que resulta muy útil para sanar cualquier problema derivado de
él como por ejemplo:

. para enfrentarse a una ruptura amorosa


. cuando sufrimos viejas heridas de amor
. en carencias afectivas: muy útil en traumas infantiles
. en traumas familiares como divorcios, muertes, etc...
. para expresar nuestros sentimientos
. para aumentar nuestra capacidad de amar
. para desbloquear nuestra capacidad de amar

Pero además tiene una función calmante y sedante muy útil en casos de nerviosismo o
inquietud. Así pues puede ayudarnos por ejemplo para:

. Estar tranquilos para una entrevista de trabajo


. Relajarnos para un examen
. Tranquilizarnos ante algún miedo
. Calmar nuestros alborotados sentimientos
. Serenarnos ante una dificultad

El cristal para el espíritu

Sus principales vibraciones son para desarrollar el amor universal. Así pues puede ser utilizada
en meditación para descubrir el amor divino y del universo, así como para ayudarnos a desarrollar
el amor hacia las personas, la vida y hacia Dios. Nos conectamos así con la fuente del todo en su
energía primordial y podemos vibrar con experiencias profundamente espirituales y místicas.

También podemos utilizarla para interiorizar de un modo definitivo la tan ansiada paz interior
que a todos nos falta. El equilibrio y armonía interior que buscamos a través de las diversas
técnicas espirituales que nos permita alcanzar una mayor comprensión y felicidad en la vida,
también puede ser conseguido meditando con este conocido cristal.

Además es muy útil para meditar con él sobre nuestra capacidad de amar y de sanar las energías
más negativas como el odio y la venganza. Con el cuarzo rosa podemos eliminar definitivamente
el lado más oscuro de los sentimientos humanos.

EL JASPE ROJO

El jaspe rojo es relativamente fácil de conseguir y aunque no posee grandes cantidades de


energía, sí tiene algunas propiedades interesantes que nos pueden ayudar.

En concreto nos aporta fuerza vital. Esto significa que es un cristal muy apropiado para cuando
nos sentimos deprimidos, tristes y cansados. Cuando la vida no tiene demasiado sentido para
nosotros o simplemente no somos capaces de disfrutarla, el jaspe rojo hace milagros. Si
necesitamos sentirnos con más energías para tomar decisiones, para llevar a cabo algún proyecto,
para realizar algún sueño, este cristal nos aporta la que necesitemos.

Es un cristal ideal para las personas tímidas o con demasiados miedos, pues les aporta empuje y
coraje. Transmite una agradable sensación de poder y fuerza espiritual. Ayuda a ser un poco más
optimista y ver las cosas de manera más constructiva.

Puede ayudarnos a poner los pies en la tierra, especialmente a personas demasiado fantasiosas
y que se pierden en sus propios pensamientos.

El cristal para el espíritu

El jaspe nos ayuda a desarrollar una agresividad sana hacia la vida. Despierta energías ocultas y
nos conecta con los poderes de la Madre Tierra.

Al usarla en meditación sentiremos como los chakras inferiores se limpian y se renuevan. Ideal
para cualquier meditación relacionada con las fuerza de la naturaleza y el elemento fuego.

Es un cristal fantástico para trabajar con el primer chakra.

PIEDRA DE LUNA

Es un cristal balsámico por naturaleza. Lo que significa que es absolutamente ideal para calmar
nuestros nervios, serenar nuestro espíritu y nuestra mente. De este modo evita rápidamente,
aunque de un modo sutil, que nos dejemos arrastrar violentamente por algún suceso y que
seamos capaces de adaptarnos relajadamente a la nueva situación. Así las emociones se
convierten en algo armonioso y no nos arrastran a estados de ánimo negativos como la tristeza, la
depresión, la ira, etc.

Es ideal para aquellas personas que son excesivamente activas y que no encuentran el modo de
descansar. Por esto mismo es un cristal fabuloso para conseguir dormir bien, y si bien no ayuda
con los diálogos torturantes de antes de dormir, sí nos permite tomar una actitud mucho más
serena y relajada.

Su energía es equilibradora de modo que ayuda para reestablecer la armonía de cualquier


situación y emoción descontrolada.

En personas reprimidas, que son incapaces de expresar lo que llevan dentro abre un canal de
comunicación para que salga a la luz todo lo que llevan dentro. Incluso despierta la sensibilidad
en personas insensibles o llamadas comúnmente "frías". Puede ser una herramienta muy útil si se
está bajo alguna terapia psicológica.

Se puede tener como piedra decorativa en la casa para mantener los ánimos serenos y la armonía
energética. Es además ideal si se combina con alguna piedra o algo de color azul porque
potenciará sus capacidades.

El cristal para el espíritu

Sin lugar a dudas, alguien que desarrolla el espíritu, realice las prácticas que realice no debería
estar sin esta piedra que funciona en dos ámbitos principales.

Por un lado es un cristal que nos abre al desarrollo de nuestra intuición. De manera que nos
ayuda a escuchar con mayor profundidad y precisión la voz de nuestro espíritu y de otros seres de
luz con los que podamos querer contactar. En ese desarrollo se incluye no solo la limpieza de ese
canal intuitivo, sino que también ayuda a que se vea amplificado, siendo por lo tanto origen de
otras muchas "capacidades místicas" como la meditación, el manejo de energías y demás.

Por otro lado la piedra de luna, también llamada adularia, es una magnífica conexión entre el
espíritu y el cuerpo. Es por ello muy útil para trabajar el mundo onírico y la meditación. Así, por
ejemplo, puede ayudarnos a recordar nuestros sueños o a tener sueños más profundos y con más
contenido. También puede mejorar la calidad de nuestras meditaciones haciéndolas mucho más
profundas y enriquecedoras. Para aquellas personas que realizan viajes astrales, este cristal es
muy útil para no desconectarse definitivamente de su cuerpo.

Es una de las piedras del segundo chakra, del sexto chakra y del séptimo chakra de modo que es
fabulosa para activar la energía de estos importantes centros de poder.

AMATISTA

El cristal como auto-ayuda

La amatista es uno de los cristales más importantes del planeta. Es un cristal fundamental que
todo el mundo debería tener siempre a mano porque nos ayuda en gran cantidad de cuestiones.

Básicamente su función primordial es la de transmutar todo lo negativo en positivo. Esto es muy


importante por ejemplo en casos de conflicto emocional, puesto que ayuda a proyectar hacia
afuera exactamente cuál es nuestro problema. Si la utilizan personas con fuertes problemas
mentales como depresiones muy profundas o esquizofrenia, puede resultar un cristal demasiado
perturbador. Sin embargo en enfermedades mentales normales como la depresión normal, puede
aliviar la carga y ayudar a salir del problema a quien la utiliza.

Tiene también una faceta de calmante y tonificante de modo que en casos de estrés, nervios,
angustias, miedos,... puede ayudarnos a superarlos y recuperar nuestras energías.

Puede ayudarnos a transmutar nuestros pensamientos negativos en positivos. Esto significa que
también nos aporta un pensamiento más real y conciso, ayudándonos a salir de una situación
de confusión. Libera bloqueos mentales, además de abrir nuestra mente a otras perspectivas e
ideas.

Es una piedra absolutamente imprescindible para un sanador o persona que trabaje en la


sanación de si mismo y de los demás porque permite limpiar el aura y crear un campo energético
alrededor de la persona que lo utiliza muy positivo y elevado.

El cristal para el espíritu

Se puede decir que para el trabajo espiritual la amatista es absolutamente imprescindible. Y es


que resulta ser la piedra del tercer ojo por excelencia, de modo que trabajar con ella nos permite
abrirlo y limpiarlo y dejar aflorar así todo lo que llevamos dentro.

Como piedra clarificadora que es, en el campo espiritual nos puede guiar hacia nuestro
verdadero Yo. Nos permite así un mayor conocimiento de nosotros mismos y de nuestra misión en
la vida ayudándonos a discernir entre lo verdaderamente importante y lo no tan importante para
nosotros.

Es un cristal de una altísima vibración y por ello resulta muy útil como protección. Además nos
ayuda a ponernos en contacto con las energías más puras y elevadas. De este modo nuestras
meditaciones resultan más profundas y potentes, de un alto grado de espiritualidad.

Es una de las piedras del primer y del sexto chakra de modo que es fabulosa para activar la
energía de estos importantes centros de poder.

CUARZO TRANSPARENTE

El cristal como auto-ayuda

Sin duda alguna, éste es uno de los cristales más fáciles de conseguir en el mercado. Es el
tradicional cristal de la sanación por excelencia, aunque también se utiliza para otras muchas
cosas, como la decoración.

Es un cristal fácil de programar para obtener cualquier cosa, aunque su energía natural va
orientada a despejar la mente y desarrollar el intelecto y las ideas. Es fabuloso cuando se trata
de encontrarle solución a un problema e inspiración para algún proyecto. Buena ayuda para los
estudiantes y las personas que quieran poner orden en la mente. Puede ayudarnos a organizar
mejor nuestras prioridades.

Es un cristal que nos aporta fuerza, limpieza y renovación; así que también es fabuloso para
afrontar positivamente cualquier cambio.

El cristal para el espíritu

El cuarzo transparente o cristal de roca, esa una herramienta indispensable para las personas que
trabajan la meditación asiduamente, porque amplifica cualquier energía. Así, puede ayudarnos
tanto a desvelar lo que se oculta en nuestro interior como a amplificar las energías que queremos
que estén presentes en nuestra vida.

Este cristal se puede utilizar para cualquier tipo de meditación, y sin duda se verán reforzadas por
su fuerza.

Ideal para cualquier chakra.

LAPIZLAZULI

El cristal como auto-ayuda

Este cristal siempre ha sido muy valorado en la historia. Incluso aquellos que creen en la
existencia de la Atlántida comentan que se levantó gracias al lapislázuli. En Egipto era una piedra
muy codiciada incluso con motivos medicinales.

El lapislázuli puede ayudarnos a clarificar nuestros pensamientos cuando nos sentimos


rodeados del caos. De esta manera puede guiarnos en la toma de decisiones o simplemente en la
organización de ideas o planes. Su energía también influye sobre el embotamiento mental
ayudándonos a despejarlo. Nos ayuda a tomar consciencia de nuestros verdaderos problemas y
nos da pistas para saber cómo solucionarlos.

También es un cristal comunicador de manera que resulta imprescindible cuando sabemos que
vamos a tener que hablar mucho y bien como en un examen, una entrevista de trabajo, etc... Al
margen también puede ayudarnos a expresarnos correctamente y a armonizar nuestros
pensamientos con nuestra palabra. Esto es especialmente útil en aquellas personas que por su
timidez no son capaces de hablar como quisieran.

El cristal para el espíritu

El lapislázuli es otra de esas piedras que conviene tener a mano en el trabajo espiritual.

Básicamente su fuerza se concentra para desbloquear las energías de los chakras, de manera
que es especialmente útil para desbloquear el tercer ojo y permitirnos desarrollar todas esas
capacidades que llevamos ocultas. Así nos permite desarrollar nuestra intuición y tener una mayor
claridad de pensamiento espiritual.

A su vez, por sus tonalidades azules, es fabuloso para trabajar sobre nuestra voz interior. Para
escuchar correctamente a nuestro espíritu y a la vida. Puede ayudarnos también a tener nuestras
percepciones más refinadas y obtener así una mayor conexión con el Todo.

También es un buen estabilizador psíquico lo que nos permite entre otras cosas aprender a
discernir entre realidad y fantasía, entre intuiciones espirituales y sueños mentales.

Es una de las piedras del tercer chakra, del quinto chakra y del sexto chakra de modo que es
fabulosa para activar la energía de estos importantes centros de poder.

Nota: algunos lapislázulis tienen una presencia importante de pirita que puede interferir en las
propiedades positivas del cristal transformándolas en propiedades negativas. En ese caso es mejor
no utilizarla.

TURQUESA

El cristal como auto-ayuda

En la foto puedes ver la turquesa en el centro y la turquinita alrededor. Como turquesa puede ser
muy cara de conseguir, la turquinita te puede ayudar igualmente. Lógicamente los efectos más
poderosos te los ofrece la turquesa, pero no hay que menospreciar la eficacia de la turquinita.

La mejor ayuda que te aporta es la superación del pasado. Es un cristal ideal para sanar todas
esas viejas heridas del pasado que no somos capaces de olvidar o dejar atrás. Cuando nuestro
pasado está demasiado presente en nuestra vida, realmente no vivimos.

Con estos cristales podrás ver el presente y el futuro con mayor optimismo, arrancando de raíz
todo aquello que te ata a lo que ya sucedió.

El cristal para el espíritu

Son unos cristales que nos pueden ayudar a profundizar en nuestras emociones, para serenarlas y
elevarlas. Nos permite explorar el amor universal y abrir nuestra mente a nuevas perspectivas.
Además nos puede ayudar a superar el karma.

Por lo tanto este cristal se puede utilizar para cualquier tipo de meditación, pero especialmente
aquellas relacionadas con el amor y la sanación del pasado.

Ideal para el cuarto chakra.

AMBAR

El cristal como auto-ayuda

El ámbar no es un cristal como tal, puesto que es la fosilización de la savia de los árboles. A pesar
de todo es considerado como un cristal y además un cristal con numerosos poderes curativos. El
mejor ámbar para aprovechar es el de color amarillo, dorado o naranja luminoso. El ámbar
totalmente opaco solo nos ayuda con algunas enfermedades de tipo físico.

Básicamente es un poderoso estabilizador. Lo que significa que pone las cosas en su sitio y nos
ayuda a encontrar paz y calma para abordar los asuntos que nos preocupan. Por esto mismo,
también nos aporta confianza en nuestras capacidades y en que vamos a ser capaces de superar
cualquier obstáculo que aparezca en nuestro camino.

Es muy importante como ayuda en personas muy negativas o inmersas en algún tipo de
enfermedad mental como la depresión, la melancolía, ... Permite ordenar la mente y liberarla
de pensamientos destructivos. De este modo elimina los diálogos interiores inquietantes y la
sensación continuada de que algo malo va a pasar.

Nos ayuda a tomar contacto con la realidad de un modo suave y paulatino.

El cristal para el espíritu

En el caso del ámbar, puede ser utilizado para serenar nuestra alma y estabilizar de forma
permanente nuestras emociones y la paz interior. Con el ámbar sentiremos que nuestra
conexión con la tierra y el cielo es muy fuerte y que en todo momento podremos obtener de
ambos mundos lo que necesitemos. Es una herramienta muy útil tanto para los principiantes en
meditación como para los expertos porque equilibra las energías y permite desarrollar interesantes
meditaciones y experiencias con gran suavidad.

Él ámbar va asociado a los chakras primero, tercero y quinto.

GRANATE

El cristal como auto-ayuda

El granate es un cristal muy conocido y utilizado especialmente en joyería. Aunque recibe su


nombre de la variedad de color rojo, porque es la más frecuente, también los podemos encontrar
en amarillo, marrón e incluso verde.

El granate nos ayuda a mejorar nuestras relaciones sociales, permitiéndonos comunicarnos y


abrirnos al mundo de modo positivo. Por esta misma razón es un cristal fabuloso para las
personas que se encuentran deprimidas o se sienten estancadas.

Es un cristal que activa las energías creativas y la imaginación, lo que te permitirá explorar
nuevas ideas, nuevos proyectos y nuevos sueños. Ideal para las personas que no saben muy bien
qué hacer con su vida.

Además también es un activador de la energía sexual, mejorando la calidad de este tipo de


relaciones. Es un poderoso afrodisíaco natural.

El cristal para el espíritu

Podemos aprovecharlo en meditación para activar y limpiar nuestras energías. Abre nuestro canal
intuitivo, limpiándolo para permitirnos escuchar la voz divina que hay en nuestro interior.

Por lo tanto este cristal se puede utilizar para cualquier tipo de meditación, y sin duda se verán
reforzadas por su fuerza.

Ideal para el primer chakra.

OBSIDIANA NEVADA

El cristal como auto-ayuda

Uno de los cristales más poderosos porque gracias a sus manchas blancas se convierte en cristal
útil en todos los sentidos.

Su verdadero poder se encuentra en su magnetismo para sacar a la luz lo que está oculto, de
manera que en nuestra vida cotidiana nos puede ayudar a resolver algún conflicto que estemos
viviendo. Nos permite ser conscientes de aquello que esta dormido en nosotros. Lo que significa
por ejemplo que es un buen cristal para despertar nuestra sabiduría interior para un examen, una
entrevista de trabajo, solucionar algún problema, salir de una crisis, ...

Sin embargo hay que tener mucho cuidado con su poder, porque es tan grande que sacará a la luz
también por decirlo así "nuestras vergüenzas". Esto significa que puede hacer incrementar nuestro
lado negativo para que seamos conscientes de él. Por ejemplo si somos muy egoístas, se
acentuará ese egoísmo para que lo veamos cara a cara, si estamos todo el día enfadados, se
acentuará nuestro enfado para que seamos conscientes de nuestra ira, y así sucesivamente. Por
ello no es un cristal del cual se pueda abusar. Es preferible utilizarlo en momentos muy concretos,
y no llevarlo con nosotros todo el día, a no ser que queramos realizar una limpieza interior
profunda.

Puede ser un cristal de ayuda si estamos bajo tratamiento psicológico, porque pondrá de
manifiesto las claves de nuestro conflicto interior y será mas fácil determinar lo que nos pasa y
como sanarlo.

El cristal para el espíritu

Sin duda alguna esta obsidiana es imprescindible para aquellas personas que en meditación
deseen encontrarse a si mismas y conocer así tanto lo bueno y lo malo que hay en su interior.

La ventaja es que conociendo lo negativo, podremos transformarlo conscientemente en positivo y


de este modo mejorar como personas.

Así, la obsidiana nevada actúa como el espejo del alma, un espejo al que no se le puede
engañar.

Además puede ayudarnos a despertar toda la fuerza y poder de la sagrada kundalini.

Es una de las piedras del primer chakra y del séptimo chakra.

UNAQUITA

El cristal como auto-ayuda

La unaquita no es un cristal excesivamente conocido, y sin embargo sus propiedades son tan
importantes que debemos tenerla muy en cuenta.

En concreto nos ayuda a centrarnos en esas veces en las que nuestra mente está dispersa y
sentimos como un gran caos. La unaquita nos permite fusionar nuestros aspectos más
contradictorios para llegar a conclusiones importantes para nosotros. Por eso, cuando nos
sentimos perdidos la unaquita nos muestra el camino por el que debemos avanzar.

Su fuerza puede sernos muy útil cuando queremos despejar el caos emocional que surge en la
vida diaria o en un momento determinado. Así cuando no tenemos muy claro si amamos o no
amamos a alguien, ella nos da la respuesta. También nos aclara cuáles son las sensaciones y
emociones que estamos viviendo.

Su fuerza energética es suave y sutil, pero muy eficaz.

El cristal para el espíritu

La unaquita puede ayudarnos a fusionar nuestros tres cuerpos (emocional, físico y espiritual) en
uno solo, para que el equilibrio reine en nuestra vida.

En meditación puede revelarnos qué partes de nosotros mismos rechazamos y dónde está nuestro
conflicto interior para liberarlo. La unaquita tiene la fuerza de la unificación, así que nos conviene
cuando necesitamos reunir y recuperar nuestras energías dispersas.

Es un cristal fantástico para trabajar con el cuarto chakra.


CITRINO

El cristal como auto-ayuda

El citrino es un cristal amarillo anaranjado semitransparente que no es difícil conseguir en el


mercado. Sus propiedades son muy alabadas, especialmente porque es un cristal de felicidad.

Esto significa que su energía es fabulosa para cuando nos sentimos tristes o deprimidos. Nos
puede ayudar a recobrar el entusiasmo por la vida y la confianza en que podremos conseguir lo
que nos propongamos. Así mismo, por esta razón es también un cristal de éxito, que nos provee
de todo lo que necesitamos para triunfar.

Además, armoniza la energía de nuestro cuerpo, sanando aquellas zonas energéticas


descompensadas. De ahí esa maravillosa sensación de plenitud que nos aporta.

El cristal para el espíritu

El citrino es un gran cristal para la meditación por su conexión directa con las energías tanto
terrestres como espirituales. De este modo, lo puedes utilizar para reforzar tu conexión con el
mundo material y todo lo que necesites de él; así como abrir tu canal de sabiduría divina para
entrar en contacto con las energías más espirituales.

Por lo tanto este cristal se puede utilizar para cualquier tipo de meditación, y sin duda se verán
reforzadas por su fuerza.

Ideal para el primer y séptimo chakra.

HEMATITES

El cristal como auto-ayuda

Es tradicionalmente llamado el cristal de la buena suerte. Realmente su poder radica en su


capacidad para concentrar las energías dispersas. Esto significa que cuando nos sentimos
confusos o cuando nuestra mente nos pierde el hilo de la realidad, la hematites puede ayudarnos
a recuperar el equilibrio.

Por ejemplo en personas excesivamente idealistas, que parece que están continuamente en un
mundo de fantasía y ensoñación, puede ayudarlas a bajar los pies a la tierra y no perder la
conexión con el mundo material.

También es útil para aportarnos seguridad y confianza en la vida. Así si somos personas
desconfiadas o inseguras el influjo de este cristal puede ayudarnos a superar estos conflictos
haciéndonos comprender que la vida no quiere nuestra desgracia y que hay muchas cosas buenas
por vivir. También es extensible como ayuda para aceptar nuestro cuerpo.

Por lo mismo, también es un cristal muy útil en personas con pensamientos suicidas, porque les
ayuda a recuperar el amor por la vida. Así una pérdida de entusiasmo, puede ser recuperada
con el uso frecuente de este cristal.

También puede ayudarnos a tomar decisiones y a concretar lo que necesitemos.

El cristal para el espíritu

Resulta un cristal absolutamente fabuloso cuando queremos reforzar nuestra conexión con las
energías más refinadas de nuestro planeta. Así nos permite recuperar, si lo habíamos perdido, o
reforzar nuestro cordón umbilical con la vida y nuestra madre tierra.
Es fundamental esta conexión para estar totalmente vivos y disfrutar de todos los tipos de
energías materiales. De esta manera se exploran los sentimientos de:

1. seguridad y confianza en nosotros y en la vida

2. la sensación de protección y armonía del universo

3. la aceptación de nuestro cuerpo

4. la conexión con nuestra madre

5. la firmeza de nuestro espíritu

Puede ayudarnos a despertar toda la fuerza y poder de la sagrada kundalini y del primer chakra.

OJO DE BUEY

El cristal como auto-ayuda

El ojo de buey tiene una energía muy especial y poderosa que fundamentalmente nos puede
ayudar a perseverar cuando nuestra fuerza de voluntad flaquea. Ideal para cuando estamos
intentando cambiar algo en nosotros o en nuestra vida y no nos sentimos capaces de conseguirlo.

Es un cristal ideal para reforzar la fuerza de voluntad y para ayudarnos a admitir nuestras
responsabilidades. Cuando sabemos que nos tenemos que enfrentar a algo que requiere de gran
esfuerzo este cristal nos aporta toda la energía que necesitamos.

Cuando necesitemos superarnos, el ojo de buey será un gran aliado.

El cristal para el espíritu

El ojo de buey aporta una energía poderosa, densa y muy profunda; por tanto es fabuloso para
cualquier cosa relacionada con la Madre Tierra. Además, nos ayuda a reforzar nuestro espíritu y
nos aporta una amorosa calidez. Con el ojo de buey nos sentiremos protegidos.

Este cristal se puede utilizar para cualquier tipo de meditación.

Ideal para el primer, tercer y cuarto chakra.

VENTURINA

El cristal como auto-ayuda

Este es un hermosísimo cristal de cuarzo verde especialmente brillante gracias a la presencia de la


mica dorada. No es demasiado conocido, pero sus propiedades son muy poderosas.

Es una de las piedras de la sanación porque ayuda tanto a calmar el dolor como a restituir las
energías dañadas. Por ello por lo tanto también equilibra nuestro sistema energético ayudándonos
a despejar la mente y el corazón.

Es un cristal fabuloso para ayudarnos a superar cualquier conflicto emocional, puesto que
además de sanar la herida del corazón, nos permite tener una visión clara y estable de la herida.
Así dota a la mente de las energías necesarias para llevar de la mejor manera posible el dolor, y
nos ayuda a comprenderlo y aceptarlo para superarlo definitivamente.

Es una piedra positiva, pero llena de tranquilidad y estabilidad. Si estamos necesitados de


silencio mental, y de paz interior, sin duda nos puede ayudar.

Sus fuerzas son muy sutiles y delicadas, pero siempre eficaces. Serena el espíritu, la mente y las
emociones, así que puede ayudarte a dormir si no lo haces bien. También puede ser de gran
ayuda si te vas a enfrentar a algún acontecimiento que pueda alterar sensiblemente tus
emociones como un examen, un trauma, etc.

El cristal para el espíritu

La venturina nos ayuda a expandir las energías del corazón. De este modo, abrimos nuestra
capacidad de amar, nos ponemos en contacto directo con el amor divino y las maravillas del
universo.

Nos permite expandir nuestra consciencia, abriendo nuestra mente y nuestro corazón a nuevas
ideas, nuevas energías y nuevas capacidades sanadoras. De este modo puede ayudarnos a
despertar todos nuestros poderes sanadores que duermen latentes en nuestro espíritu.

Despierta nuestro amor por todos los seres de este mundo, animados e inanimados; porque
meditando con la venturina accedemos a la armonía y perfección universal, y comprendemos el
milagro de la obra divina.

Además le abre camino a nuestra mente para que pueda entender perfectamente las cosas de
nuestro corazón. Para ver qué hay en él y porqué. Una vez que nos muestra como un espejo
nuestros sentimientos, nos ayuda a sanar aquello que deba ser sanado. Por lo tanto puede ser una
herramienta útil para ayudarnos a sanar karma.

Es una de las piedras del segundo chakra, del cuarto chakra, del sexto chakra y del séptimo
chakra.

PARA SERENARTE FRENTE A UN CONFLICTO

Cristales necesarios

Puedes utilizar cualquiera de estos cristales, combinarlos o incluso usarlos todos juntos:

. Jade.
. Ámbar.
. Piedra de Luna.
. Cuarzo transparente.

El ejercicio

1. Cuando estés sufriendo por algún problema o conflicto que haya surgido en tu vida,
este ejercicio te ayudará a recuperar la paz interior para abordarlo de un modo más
positivo. Para ello debes tumbarte boca arriba y con las palmas de las manos mirando
hacia el techo.

2. A continuación respira profundamente cinco veces.

3. Al terminar las respiraciones es el momento de utilizar el o los cristales que hayas


elegido. Debes situarlos en la zona refleja de tu tercer chakra.

4. Una vez tengas el o los cristales en tu tercer chakra, es el momento de pensar qué es
lo que tanto te preocupa. Debes recordar minuciosamente qué es lo que te está
haciendo sufrir.

5. Después de haberlo recordado todo, deberás visualizar cómo tu sufrimiento es


absorbido totalmente por el o los cristales que estés utilizando. Imagina que son una
esponja que absorbe todo el dolor que te está causando la situación. Tómate todo el
tiempo que necesites para ello.

6. Ahora coge el o los cristales elegidos y sóplales con fuerza. Después vuélvelos a situar
en tu tercer chakra.

7. Una vez que los hayas vuelto a poner, visualiza que se vuelven de color dorado.
Visualiza que te transmiten esa energía de color dorado a través de tu tercer chakra al
resto de tu cuerpo.

8. Una vez que la energía dorada haya inundado tu cuerpo debes decirte "Yo siempre
estoy bien". Una vez repetida tres veces esta frase, el ejercicio habrá terminado.

En este ejercicio será imprescindible limpiarlos y cargarlos de nuevo a fondo.

EJERCICIO PARA LA DEPRESIÓN

Cristales necesarios

Para este ejercicio necesitas usar estos dos cristales:

. Unaquita.

. Amatista.

El ejercicio

Cuando te sientas deprimido, estés triste o sin ganas puedes recurrir a la fuerza energética de
estas dos gemas que te ayudarán a salir del bache poco a poco.

1. Lo primero que tienes que hacer es tumbarte en un lugar muy cómodo, si quieres
incluso puedes ponerte algo de música agradable que te permita crear un ambiente
acogedor y sobre todo tranquilo.

2. Después respira profundamente siete veces.

3. A continuación sitúa la amatista en tu frente. Exactamente en la zona de tu sexto


chakra.

4. Después respira profundamente de nuevo siete veces.

5. Es el turno de la unaquita. Colócala en tu mano izquierda como te sea más cómoda,


pero que esté en contacto con tu palma de la mano.

6. Una vez colocadas las piedras, visualiza un amanecer. Tómate tu tiempo para ello.
Visualiza un amanecer en donde te gustaría estar, con quien te gustaría estar. Dale
riendas a tu imaginación, no tiene por qué ser un sitio real con personajes reales. Se
trata de que experimentes mentalmente una enorme sensación de felicidad y sobre
todo de ilusión.

7. Debes hacer este ejercicio durante cuarenta minutos todas las noches antes de irte a
dormir mientras la desazón esté presente.

En este ejercicio será imprescindible limpiarlos de nuevo a fondo.

Además son dos cristales muy beneficiosos que quizá convendría que llevaras encima mientras
te encuentres mal.
EJERCICIO PARA ELIMINAR TENSIONES

Cristales necesarios

Puedes utilizar cualquiera de estos cristales, combinarlos o incluso usarlos todos juntos:

. Amatista.

. Ágata Azul.

. Cuarzo transparente.

. Venturina.

El ejercicio

1. Pon el o los cristales elegidos en tu mano izquierda. Durante dos minutos míralos con
intensidad. Procura no tener nada más en tu mente. Mantén la concentración
exclusivamente sobre los cristales. Analiza su forma, su color, sus brillos, ...

2. A continuación cierra tu mano izquierda, manteniendo el o los cristales elegidos dentro.

3. Después, cierra los ojos y centra tu mente en tus tensiones. ¿Cuáles son? Tómate tu
tiempo para describirlas muy detalladamente.

Ejemplo: en estos momentos la tensión radica en mi impaciencia por no encontrar


trabajo. Quiero un trabajo lo más pronto posible, porque necesito dinero y no lo doy
encontrado.

4. Una vez que tengas tu atención en la tensión causada por el problema, visualiza una
especie de canal o tubería que se dirige desde tu mente hacia el o los cristales que
tienes en tu mano izquierda.

5. Ahora visualiza cómo esa tensión, eso que analizaste en tu mente se cuela por esa
tubería a el o los cristales. Así se vacía completamente tu mente.

6. A continuación, visualiza cómo esa tensión es evaporada por la energía del cristal o
cristales que estés utilizando.

7. Por último visualiza cómo la energía del cristal o cristales que tienes en tu mano
izquierda sube por la tubería hacia tu mente, rellenándola de energía positiva y de
mucha paz.

Ya puedes abrir los ojos.

PARA RECUPERAR EL OPTIMISMO

Cristales necesarios

Puedes utilizar cualquiera de estos cristales, combinarlos o incluso usarlos todos juntos:

. Citrino.

. Jaspe Rojo.

. Cuarzo transparente.
El ejercicio

1. Pon el o los cristales elegidos en tu mano izquierda. Durante dos minutos míralos con
intensidad. Procura no tener nada más en tu mente. Mantén la concentración
exclusivamente sobre los cristales. Analiza su forma, su color, sus brillos, ...

2. A continuación cierra tu mano izquierda, manteniendo el o los cristales elegidos dentro.

3. Después, cierra los ojos y respira profundamente siete veces.

4. A continuación, y respirando profundamente y con pausas, visualiza una poderosa


energía de luz que rodea al cristal. Fíjate en su color, la intensidad, y la sensación que
te transmite. Siente como si el cristal tuviera un corazón que late con fuerza y esa
fuerza va a serte traspasada.

5. Visualiza como un rayo poderoso de esa luz comienza a subir por tu brazo hasta tu
pecho, inundándolo de energía positiva. Haz tres respiraciones profundas.

6. Después la luz avanza hacia tu garganta, eliminando todos los bloqueos que se
encuentren allí.

7. Por último visualiza cómo la energía del cristal o cristales que tienes en tu mano
izquierda sube hacia tu mente, instalando allí una poderosa luz blanca llena de brillo y
esplendor.

8. Es el momento de decirte a ti mismo que todo va bien, que la vida te ayudará a


superar cualquier obstáculo y que eres muy feliz por estar vivo. Repítelo varias veces
hasta que lo digas de corazón.

Ya puedes abrir los ojos.

No permitas que ningún pensamiento negativo entre en tu mente y comprobarás que los
resultados son asombrosos.

Recuerda soplar a los cristales para eliminar la energía negativa que hayan podido acumular. Y
si los vas a usar mucho recuerda limpiarlos y cargarlos a fondo.

PARA ABRIR TU CANAL A LA PERCEPCIÓN SENSITIVA Y ESPIRITUAL

Cristales necesarios

Para este ejercicio son imprescindibles los siguientes cristales:

. Cuarzo Rosa
. Lapislázuli
. Punta de cuarzo transparente

El ejercicio

Con este ejercicio podrás adentrarte en la sabiduría del cosmos y abrir tu canal perceptivo,
desarrollando todas tus capacidades místicas.

1. Túmbate en un lugar acogedor. Si quieres puedes poner incienso, velas o incluso


música de relajación.

2. Primero coloca la punta de cuarzo transparente apoyada en tu cabeza. Para ello, apoya
la base de la punta en tu cuero cabelludo. Es importante que no pongas la punta hacia
ti.

3. A continuación, pon en tu mano derecha el lapislázuli. Estira el brazo y deja la palma


de la mano abierta hacia arriba. El cristal sólo tiene que estar apoyado en ella.

4. Después sitúa el cuarzo rosa en la palma de tu mano izquierda y estira el brazo, al


igual que hiciste con la mano derecha.

5. Una vez en la posición correcta, y ya con los cristales, respira profundamente siete
veces. Haz que tus respiraciones sean lentas y profundas, procurando relajarte al
máximo.

6. Después de las respiraciones, visualiza un rayo dorado que entra por la punta del
cuarzo transparente y se expande por todo tu cuerpo. Tómate tu tiempo para
visualizarlo correctamente.

7. Una vez que te veas completamente dorado es el momento de sumergirse en el mundo


espiritual. Para ello, sólo se consciente de las palabras YO SOY y déjate llevar por
donde ellas te guíen. No fuerces los pensamientos, permite que aparezcan y
desaparezcan a voluntad.

8. Cuando te sientas preparado para abandonar esta meditación con cristales,


simplemente respira profundamente tres veces, haciendo que tus respiraciones sean
rápidas y profundas.

Ya puedes abrir los ojos.

Este ejercicio es tremendamente poderoso y te permitirá descubrirte a ti mismo, además de


demostrarte que hay una gran riqueza mística en tu interior. Si lo haces con frecuencia, pronto
comprobarás los maravillosos cambios que se producen en ti.

Recuerda soplar a los cristales para eliminar la energía negativa que hayan podido acumular. Y
si los vas a usar mucho recuerda limpiarlos y cargarlos a fondo.

PARA CONSEGUIR PAZ INTERIOR


Cristales necesarios

Para este ejercicio puedes utilizar cualquiera de estas gemas, incluso puedes utilizar las tres si
dispones de ellas:

. Ámbar

. Cuarzo Blanco

. Cuarzo Rosa

El ejercicio

Con este ejercicio llevarás serenidad y paz a tu espíritu para permitirle desarrollarse sin
limitaciones y elevarse sin obstáculos.

1. Para realizar el ejercicio debes estar tumbado en una posición que te resulte muy
cómoda. Puedes tumbarte en la cama, en el suelo, en una colchoneta, ...

2. Cuando estés tumbado sitúa el o los cristales elegidos en tu zona del cuarto chakra. Si
has elegido sólo un cristal sitúalo justo encima; si has elegido dos o los tres, sitúalos
rodeando la zona del chakra.

3. Una vez con él o los cristales en tu cuerpo, respira profundamente tres veces.
4. Es el momento de visualizar una luz brillante del color del cristal elegido. Visualiza
cómo el cristal emite esa inmensa luz que va a empezar a penetrar en tu cuerpo a
través del cuarto chakra. Imagina que es como un líquido que se esparce rápidamente
por todo tu cuerpo tiñéndolo del color del cristal. Si has elegido varios visualiza sus
colores entremezclándose y recorriendo todo tu cuerpo.

5. A continuación, cuando todo tu cuerpo se haya teñido de color, visualiza una chispa de
fuego en el centro de tu mente. Imagina que esa llama de fuego arde en total armonía
contigo. Es una llama de fuego que te transmite fuerza y a la vez serenidad. Permite
que la energía del cristal o los cristales que estés utilizando se mezcle que la llama de
fuego transformándola en una llama de paz y seguridad. Mantén la sensación todo el
tiempo que desees.

6. Cuando te sientas dispuesto, cuando sientas que ya has instalado esa sensación de paz
y seguridad en tu interior, respira profundamente tres veces y abre los ojos.

Tómatelo con calma, porque puedes sentirte algo dormido o atontado. Reincorpórate con
mucha calma para no marearte.

Este ejercicio realizado con frecuencia te permitirá establecer en tu interior una férrea
sensación de paz y seguridad que te ayudará a tomar mejores decisiones y a enfrentarte mejor
a las dificultades..

Recuerda soplar a los cristales para eliminar la energía negativa que hayan podido acumular. Y
si los vas a usar mucho recuerda limpiarlos a fondo.

PARA ELEVAR NUESTRO ESPÍRITU

Cristales necesarios

Para este ejercicio son necesarias al menos tres gemas, pero si puedes utilizar las cinco que te
proponemos sería mucho mejor. Si no dispones de dichos cristales, puedes realizar el ejercicio
sólo con una de ellas que al menos esté repetida tres veces:

. Amatista

. Lapislázuli

. Obsidiana

. Ojo de Tigre

. Piedra de Luna

El ejercicio

Este ejercicio te permitirá elevar tu espíritu y tu conciencia. Si lo haces con frecuencia notarás
grandes resultados.

1. Debes sentarte en el suelo, en la posición del loto o con las piernas cruzadas.

2. Después coloca los cinco cristales a tu alrededor. Si vas a usar sólo tres deberás formar
un triángulo con una de las piedras delante de ti y las otras dos detrás.

3. A continuación debes ejecutar el Chin Mudra (ver más adelante) en ambas manos y
cierra los ojos.

4. Respira profundamente siete veces.


5. Después visualiza cómo un rayo de color blanco-dorado sale de las gemas colocadas a
tu alrededor hacia tu séptimo chakra creando una especie de esfera o pirámide según
el número de gemas que tengas.

6. A continuación visualiza un punto de luz en tu mente. Imagina que ese punto de luz se
vuelve cada vez más y más grande y cada vez más y más brillante y puro.

7. Es el momento de darle gracias al creador por todo lo bueno que te da. Debes intentar
sentir gratitud en todas las células de tu cuerpo.

8. Por último siente como si te elevaras rápidamente hacia arriba, despejando los
bloqueos de tu cuerpo y tu mente. Déjate libre para que vengan a ti las imágenes o
sentimientos que quieran.

9. Cuando sientas que ya has terminado el ejercicio, respira profundamente siete veces.

10. Por último visualiza cómo los rayos vuelven a las gemas deshaciendo el campo
energético que habían creado.

Ya puedes abrir los ojos.

Este ejercicio es tremendamente poderoso y realizado con frecuencia te permitirá elevar


constantemente tu espíritu y abrirte a todos los milagros del creador.

Recuerda soplar a los cristales para eliminar la energía negativa que hayan podido acumular. Y
si los vas a usar mucho recuerda limpiarlos a fondo.

EL CHIN MUDRA
El Chin mudra se usa básicamente
para meditación en Hatha yoga y es
denominado el mudra del
conocimiento.

Es muy probable que lo hayas visto


en alguna estatua o cuadro de una
divinidad hindú, por ser uno de los
más famosos. Además en los medios
de comunicación ya sea en la
televisión o en las películas siempre
suele ser el mudra que está haciendo
el personaje que medita. Incluso
aquellas personas que bromean con
la meditación en sus burlas sin saberlo suelen ejecutarlo también.

Es un mudra fabuloso para todo aquello que tenga que ver con la mente.

PROPIEDADES

Este mudra tiene propiedades en los tres planos.

1. En el plano emocional: ayuda en el flujo de energía corporal para que circule


equilibradamente, siendo útil así en enfermedades como los estados depresivos o
eufóricos.

2. En el plano mental: fortalece la memoria y estimula la inteligencia. Ayuda a que el


cerebro trabaje correctamente.

3. En el plano espiritual: según el hatha yoga, este mudra es tan potente


espiritualmente que permite al practicante constante unir su alma al alma de Dios. Esto
significa que con este mudra se puede alcanzar la iluminación o despertar de la
consciencia.

EJECUCIÓN

La manera más provechosa de sacarle partido a este mudra es a través de la conocida posición
del loto, o si te resulta imposible, al menos la posición de piernas cruzadas.

La clave está en recordar que en este mudra los dedos estirados apuntan hacia el suelo en
señal de energía activa. Mantén la espalda recta y los ojos cerrados. Respira profundamente y
di tres veces de corazón el mantra om. En seguida empezarás a notar una gran paz y equilibrio
interior.

UN POCO SOBRE LOS MANTRAS

El sonido tiene un poder profundo y es un hecho reconocido y natural que los sonidos estridentes
perturban e irritan, mientras que los sonidos suaves tienen un efecto relajante y apaciguador. Por
eso se consideran tan importantes a los mantra, como herramienta en nuestra evolución interior,
pues aprendiendo a utilizarlos podemos descubrir un sinfín de posibilidades para mejorar nuestra
relación con nosotros mismos y con los demás, tanto a nivel material como espiritual. Además son
muy útiles para utilizar en los ejercicios de meditación y relajación profunda para elevar nuestros
niveles de vibración a planos más altos y puros.

Mantra es una palabra sánscrita que se desglosa en dos concepciones: man - que es el correlato
entre el pensamiento y la criatura pensante y tra que significa "instrumento". Así pues el Mantra
es un instrumento de la mente que también nos puede ayudar a mantenernos en la calma,
explorar nuestras capacidades mentales, evitar la depresión, ... Esta herramienta tiene su origen
en la India y surge por la necesidad de los yoguis a utilizar algún mecanismo como ayuda en la
búsqueda de la realidad última o principio universal. Estos antiguos visionarios percibieron algunos
sonidos en sus profundas meditaciones que pudieron observar que estaban en correspondencia
con su nivel de meditación o energía. Se fundan así los mantra en palabras sánscritas en las que
cada letra tiene un valor místico. De manera que son palabras de poder y pueden aportar
beneficios al que las sabe utilizar. Existen numerosísimos mantras hallados en los textos sagrados
de diversas culturas como la tibetana, védica, budista, hindú, etc., pero hay algunos más comunes
o más utilizados como el famoso mantra Aum (Om).

Lo primero que hay que comprender es cómo se recita un mantra. Es cierto que es muy
conveniente mantener la pronunciación de la palabra en sánscrito, pero lo más importante es que
cuando se recitan se haga siendo conscientes del sonido y de su poder. Es decir, de nada sirve
recitar de memoria sin prestar toda nuestra atención al sonido y a su vibración. Existen tres
procesos de asimilación del mantra. El primero, en una etapa inicial de toma de contacto se
recitan los mantra en voz alta. El segundo, en un momento más avanzado se recitan en voz baja.
Y el tercero en un momento ya de dominio del mantra se recita mentalmente.

Se pueden recitar en cualquier lugar y en cualquier momento y son de especial ayuda para
superar momentos de crisis como un examen o una entrevista de trabajo.

Los mantra también tienen sus herramientas complementarias para ayudar a que tengan un
efecto mayor sobre el individuo. Para ello se suelen utilizar una serie de mudras, que son
posiciones corporales adecuadas a cada mantra y yantras, que son los símbolos que cada mantra
tiene.

EJERCICIOS CON MANTRAS

Para tomar contacto por primera vez con los mantra comenzaremos por poner en práctica una
serie de ejercicios muy sencillos con el famoso mantra Om. Este mantra es el símbolo del sonido
primordial y de la vibración originaria cósmica. Es la esencia vital que se encuentra en todo ser.
Está organizado en tres partes más una cuarta que es la síntesis de las tres (a - u - m), y nos
ayuda a sintonizar con nuestro centro divino y a equilibrar nuestras energías más adecuadamente,
transmitiéndonos una sensación de paz y poder para realizar lo que sea.

A) Aprendiendo a respirar:

Es fundamental entender que para realizar correctamente los mantra hay que saber respirar.
Generalmente el ser humano respira solo lo necesario para subsistir sin darse cuenta de que en la
respiración se oculta una increíble fuerza vital que nos ayudaría a avanzar más rápido y a crecer
con más facilidad; y ni que decir tiene que incluso nos evitaría muchas de las enfermedades a las
que estamos acostumbrados a sufrir. Por ello hay que aprender a respirar con nuestros tres
puntos principales: el abdomen, el tórax y la clavícula.

Así pues antes de poner a realizar un mantra practica diez respiraciones de cada uno de esos
puntos. Si no sabes cómo hacerlo podrás comprobarlo de la siguiente manera:

Para la respiración de abdomen sitúa tus manos sobre tu parte abdominal e intenta inflar
la barriga como si tuvieras una pelota mediante la inspiración. Después mediante la
espiración desinfla esa pelota lentamente.

Para la respiración torácica sitúa tus manos sobre tu tórax en el pecho y mientras inspiras
comprueba que la zona pulmonar se ensancha y sale hacia afuera y que mientras espiras
vuelve a su posición original.

Para la respiración clavicular posa tus manos sobre la clavícula un poco por encima de tu
pecho y observa como al inspirar esa zona se sube y al espirar se baja.

B) Recitando el mantra Om:

Una vez que ya sepas respirar correctamente a través de tus tres puntos comenzarás a recitar el
mantra Om de la siguiente manera:

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa........... Toma aire en respiración abdominal y


cuando vayas a espirar lentamente recitarás en voz alta la letra A hasta que se te acabe
el aire. Pruébalo unas tres veces y si quieres puedes situar tus manos sobre el abdomen
para comprobar la vibración.

uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu............ Toma aire en respiración torácica y


cuando vayas a espirar lentamente recitarás en voz alta la letra U (casi como una O)
hasta que se te acabe el aire. Pruébalo unas tres veces y si quieres puedes situar tus
manos sobre el tórax para comprobar la vibración.

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm............. Toma aire en respiración


clavicular y cuando vayas a espirar lentamente recitarás en voz alta la letra M hasta que
se te acabe el aire. Pruébalo unas tres veces y si quieres puedes situar tus manos en tu
clavícula para comprobar la vibración.

No tienes por qué emitir un tono determinado, utiliza el que a ti te venga mejor.

C) Complementación con mudra y yantra:

Cuando ya tengas muy dominado el ejercicio anterior podrás realizar el manta Om con mayor
rapidez haciendo las inspiraciones completas desde la abdominal hasta la clavicular y espirando a
su vez lentamente desde la abdominal hasta la clavicular a la vez que recitas
oooooooommmmmmmmmmmmmmmmmm.............

Para hacerlo más efectivo adopta la posición del loto con las manos en el centro, izquierda sobre
derecha y las yemas de los dedos gordos tocándose o la misma posición del loto con las manos
apoyadas en las rodillas formando un cuenco en el que se toquen las yemas de los dedos gordo e
índice. De todas formas también puedes hacerlo en tu posición de meditación que quieras, e
incluso sentado en una silla.
PARA PROTEGERSE DE LA NEGATIVIDAD

Cristales necesarios

Para este poderoso escudo de protección espiritual, necesitas un cristal exclusivo de para cada chakra.
Sin embargo, si no dispones de alguna o ninguna de estas piedras, puedes sustituirlas por un Cuarzo
transparente.
. Jaspe rojo para el primer chakra.
. Piedra de Luna para el segundo chakra.
. Ojo de Tigre para el tercer chakra.
. Cuarzo Rosa para el cuarto chakra.
. Ágata azul para el quinto chakra.
. Amatista para el sexto chakra.
. Cuarzo transparente para el séptimo chakra.

El ejercicio

Este ejercicio te permitirá crear un fuerte escudo espiritual que impedirá que las malas vibraciones que te
puedan enviar te afecten. Incluso es eficaz en aquellas personas que piensan estar bajo algún tipo de
negatividad especial.

El ejercicio dura 21 minutos y debes realizarlo tumbado. A medida que vayas tratando cada zona,
deberás despejarla de ropa. No tienes porqué hacer el ejercicio completamente desnudo, pero conviene
que la zona que vayas tratando en cada momento sí lo esté.

Es fundamental que primero tengas muy claro en qué parte de tu cuerpo se encuentran tus
chakras. Tómate el tiempo que necesites para memorizarlos.

Vas a empezar por el primer chakra. Esto significa que tienes que situar el jaspe rojo (o el cuarzo
transparente) en la zona de tu primer chakra (la zona genital, debajo del abdomen). Déjala
actuar durante tres minutos, en los cuales visualiza una poderosa luz blanca que limpia toda la
zona.

Pasados los tres primeros minutos repite lo mismo con la piedra de luna (o el cuarzo
transparente) en tu segundo chakra (debajo del ombligo).

Repite el mismo proceso ahora con el ojo de tigre (o cuarzo transparente) en tu tercer chakra
(encima del ombligo.

De nuevo mismo proceso con el cuarzo rosa (o transparente) en tu cuarto chakra (en el centro
del pecho).

El siguiente es el quinto chakra (garganta) en el que harás exactamente lo mismo que en los
anteriores. Utiliza el ágata azul (o cuarzo transparente).

Aborda después el sexto chakra (centro de la frente) con la amatista (o cuarzo transparente),
repitiendo la misma visualización.

Por último por encima de la cabeza, tocando la parte superior el cuarzo transparente para que
actúe sobre tu séptimo chakra. Después de haberte limpiado las posibles malas energías, ahora
vas a crear el escudo. Para ello, visualiza una burbuja dorada de energía divina que permite
pasar las energías creativas y rebota las destructivas.

Este escudo se mantendrá en función de tu exposición a energías negativas. Si estás en contacto


continuo con ellas, y quieres evitar que se infiltren en tu aura, deberías hacerlo al menos una vez cada
quince días. Si el contacto es mínimo puedes hacerlo una vez cada tres meses.

Es absolutamente imprescindible que después de este ejercicio, limpies y cargues a fondo de nuevo él o
los cristales utilizados.
Magia con cristales

La magia de cristales se realiza a través de su correcta programación y aprovechando las


características que cada uno de ellos tienen. A continuación te presentamos algunos muy
comunes, pero si quieres conocer más, no dudes en mirar el apartado de gemas que te he puesto.

Los cristales más utilizados:

para el amor el cristal por excelencia es el cuarzo rosa.


para la salud física y el bienestar económico el cristal por excelencia es el hematites.
contra la malas energías puedes utilizar la amatista.
para despertar tus capacidades interiores utiliza la piedra de luna.
para un alto grado de desarrollo espiritual la obsidiana nevada es fabulosa.
para relajar los nervios y favorecer una buena comunicación es ideal el ágata azul.
para cualquier cosa que necesites puedes utilizar la piedra comodín: cuarzo transparente.

Preparación:

Antes de nada escoge muy bien lo que deseas que el cristal consiga para ti y elige el más
adecuado. No importa el tamaño, pero procura que esté pulido, es decir que no sea en bruto.

A continuación, y antes de comenzar a programarlo, debes limpiarlo. Para ello quema una barrita
de incienso de sándalo y pasa varias veces por el humo la gema. Ten presente que debes pasar
todos y cada uno de sus lados para que energéticamente quede totalmente limpia.

Cuando ya lo tengas listo esto es lo que debes hacer. Coge la piedra que has elegido y ponla en tu
mano izquierda, después ciérrala de manera que la gema quede dentro de tu puño.

Después cierra los ojos, y respira profundamente tres veces. Ahora empieza a visualizar lo que tu
deseas conseguir. Por ejemplo, si deseas encontrar pareja imagina que la encuentras y lo feliz que
te sientes con ella; si quieres mejorar tu situación financiera, visualiza en tu mente cómo el dinero
va llegando a ti y aumenta favorablemente; si deseas mejorar tu salud física imagina lo bien que
te sientes cuando estás totalmente sano; si es para un examen o entrevista de trabajo visualiza
cómo lo pasas sin problemas, etc...

La parte de la visualización es inmensamente importante así que tómate todo el tiempo que
necesites para saborear en tu mente tu objetivo.

Ahora llega el momento de programar el cristal. Para ello sólo debes imaginar que la visualización
que has construido sobre tu deseo se imprime como un sello o cuño en la piedra que tienes dentro
de tu mano izquierda. Incluso puedes visualizar que la imagen se introduce dentro de la gema.
Mantén la programación mental sobre la piedra durante varios minutos. Cuanto mejor la realices,
mejores y más rápidos serán los resultados.

Al finalizar, respira profundamente tres veces y abre los ojos. La piedra ya está programada con tu
deseo, así que ahora lo único que tienes que hacer es poner de tu parte para que se realice y
llevarla siempre contigo hasta que tu sueño se cumpla.

Algunas observaciones:

es absolutamente necesario que limpies el cristal antes de programarlo.


utiliza un cristal por objetivo. Cuando se haya conseguido puedes reutilizarlo para pedir
otra cosa, pero antes tendrás que limpiarlo a fondo.
si se te rompe el cristal la receta mágica queda totalmente anulada así que tendrás que
volver a realizarla. La piedra rota deberás limpiarla para que su energía, ahora negativa,
no sea perjudicial para tu deseo.
Procura llevar sólo una piedra de cada vez. Muchas piedras con muchos objetivos juntas
no favorece que la receta mágica se lleve a buen término.