Está en la página 1de 20
\ CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA Cee ae welce RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 UMA SUMILLA: Precedente vinculante sobre el delito de Estata. Sumilla: 1. c sola constatacién de un engafo. vineuiode| cousaimente a una _dsposicién patimonial perucicial, con détici de informacion Feror., no imple, per se, la configurocién del Geilo de eslofo, 2. Solamente exislira un engaho tipico de estafa, cuando la superacién del deficit de informacién -eror- no es compstencia de io victima disponente sino del autor del hecho 0 suceso faclico: esl0 es, cuando la viclima carece de accesibildad normativo oa informacién. 3. En esios casos. 01 autor es garante de brindar ¢ la | Victime la informacién que o ésta no le competia. Lrecabor 0 descitrar. 1a, siete de abril del dos mil diecisiete.- VISTOS; el recurso de nulidad interpuesto por la Octava Fiscalia Superior Penal de Lima, y por la defensa técnica de la procesada Hilda Cecilia Chacaltana Pacheco, contra ta sentencia de fecha once de mayo de dos mil quince, obrante a folios once mil jovecientos cincuenta y cinco, emitida por la Segunda Sala Penal para ia de Lima, es0s con feos en carcel, de la Corte Superior de Justi que fallé absolviendo a la acusada Hilda Cecilia Chacaitana Pacheco de la acusacién fiscal por los delitos contra el Patrimonio -Estafa-, en agravio de José Antonio Requejo Morales y otros: y, contra la Fe Publica -Falsedad Genérica-, en agravio de José Antonio Requejo Morales y otros; y, condenando a Hilda Cecilia Chacaltana Pacheco como autora del delito contra el patrimonio -Estafa-, en agravio de Jorge Jesus Salas Gutierrez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancarlo Sarria iraola; imponiéndole cuatro afios de pena privativa de libertad efectiva: y, fijando en cinco mil soles el monto que por concepto de reparacién civil deberé pagar la condenada a cada uno de los agraviados Jorge Jesus Salas Gutierrez, neti, CORTE SUPREMA DEJUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA r DE LA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 uma : Juan Pablo Pérez Olivos y Giancarlo Sarria Iraola: sin perjuicio de devolver lo estatado. J conto expuesto en el dictamen del sefior Fiscal Supremo en lo Penal. Interviene como ponente el sefior Juez Supremo Hinostroza Pariachi. CONSIDERANDO §. HECHOS IMPUTADOS PRIMERO: De Ia acusacién obrante a folios siete mil doscientos dos, se desprende que el Ministerio PUblico atribuye a la procesada Hilda - ‘ecilia Chacaliana Pacheco Ia realizacién de dos hechos ocurtidos ehtre enero a octubre de 2007- en los cuales ésta empled “engafio” y octsiond perivicio patrimonial en agravio de diversas personas: | ptimer hecho consiste en haber “engariado" a los propietarios Ye las empresas Menzala Motors S.C. -Néstor Menzala HUahuasonce-, y Grupo “Escarabajo" -integrade por los yaviados Cristian Cabrera Toes, Fidel Vasconzuelo Zora, Benito Quispe Salas, Henry Cabrera Mayorga, Ulises Gonzales Ramirez, José Antonio Requejo Morales y Marco Mazza Corso-; empresas cuyo giro comercial era la venta y alquiler de vehiculos motorizados; resultando que la procesada se presenté ante estos agraviados como una persona solvente y confiable; logrando que, bojo error, Ia primera empresa le entregara seis y la segunda cuarenta y nueve vehiculos, en su mayoria camionetas cuatro por cuatro, con el objetivo de ser llevados a empresas mineras con sede en Ia ciudad de Ica, a efectos de ser dados en alquiler 0 alquiler-venta; para lo cual la procesada solamente aboné una parte del dinero pactado y, posteriormente, sin tener la condi een, CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA DE LA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 UMA de propietaria ni las facultades juridicas para ello, procedié a venderlos a terceras personas. El segundo hecho esta referido al “engario” en periuicio de Jorge Jests Salas Gutiérrez, Fernando Augusto Campos Pacheco, Juan Pablo Pérez Olivos, Julio Roger Zamora Chunga, Cristian Karlo Rivero Schoster, Ana Maria Méndez de Espejo, Alejandro Sayan Fetzer, Maria Ofelia Soriano Barrantes, Carlos Encamacién Echevarria Cabrera, Marvin Omar Alva Acra, Alcira Maryja Avila Concepcién y Giancarlo Sarria Iraola; a quienes la procesada les n de legitima propietaria vendid los vehiculos sin tener la condi y manifestandoles que provenian de remates judiciales. Dichos “agraviados adquiientes", motivados por los precios bajos en que los vehiculos eran ofrecidos procedian a adquitirlos mediante | ntrato de compra-venta a plazo con reserva de Dominio de | Vehiculo Usado, cuyo pago se garantizaba también con letras de | cambio. Sin embargo, al momento que estos agraviados | Adauirientes solicitaban la entrega de Jas Tarjetas de Propiedad, | la procesada les deca que estaba realizando los tramites hasta que culminen con pagar la totalidad del vehiculo; todo lo cual no | constitula mas que un ardid o engafio de su parte, pues las | compafias vendedoras no iban a entregar la Tarjeta de Propiedad debido a que, en algunos casos, la procesada solamente pagaba un adelanto € incumplia con fos abonos mensuales, y, en otros casos, los vehiculos habjan sido entregados solamente en alquiler; es decir, en ambos casos la acusada no podia disponer sobre fa propiedad de los vehiculos. Por esa razén, autos, sin que les hayan devuelto el dinero que pagaron mismos. ent, CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA Cas RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 ~~ NAS umMA . FUNDAMENTOS DE LA SALA PENAL SUPERIOR SEGUNDO: La Segunda Sala Penal para procesos con reos en carcel de la Corte Superior de Justicia de Lima, emitié su sentencia sobre la base de los siguientes fundamentos: Respecto de la acusacién fiscal por delito de estafa en agravio del grupo comercial "Escarabajo” y “Menzala Motors Sociedad Anénima Cerrada” -Agraviados Otorgantes-, la conducta de la acusada Chacaltana Pacheco es atipica; dado que el mérito de las obligaciones contenidas en los contratos denotan un incumplimiento de indole civil. Asimismo, debe considerarse que la referida procesada firmé los referidos contratos con su propio nombre, y revistiendo las formalidades de ley; no configurandose los elementos del tipo penal de Estafa. Respecto de los “agraviados adauirientes": Jorge Jesis Salas Gutierrez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancarlo Sarfia Iraola, ha quedado acreditado que la procesada Chacaltana Pacheco los enganié de forma idénea y eficaz, pues les ofrecié en venta vehiculos a un precio por debajo del mercado, aduciendo que los vehicules provenian de remates judiciales; aparentando cualidades supuestas (bienes, créditos, comisién}; provocando un error en los agraviados quienes, viciados en su voluntad, contrataron con la procesada la compra de vehiculos. El resto de “agraviados adauirientes", sin embargo, no cumplié con presentar los elementos de prueba originales que acrediten sus afirmaciones en contra de la procesada, a pesar de que ello les fue ordenado por la Corte Suprema mediante ree LMA recaida en ei Recurso de Nulidad N° 2372-2012, en mérito del cual se ordené la realizacién de un nuevo Juicio Oral. ji, La alteracin de la verdad por parle de la procesada Chacaltana Pacheco, en periuicio de los “agraviados adquiientes", fue precisamente para conseguir la disposicion patrimonial de éstos; fundamentos por los cuales el supuesto factico imputado como Falsedad Genérica, quedaria absorbido por el delito de Estafa; corespondiendo, en consecuencia, absolver a la acusada de la acusacién fiscal por el referido delito contra la Fe Publica, INDAMENTOS DEL RECURSO DE NULIDAD -AGRAVIOS- S\FUI \ TERCERO: La Octava Fiscalia Superior Penal de lima, en su recurso de nulidad fundamentado a folios once mil novecientos ochenta y tres, xpresa como agravios lo siguiente: El Superior Colegiado no ha fomado en cuenta que los “agraviados otorgantes" se desprendieron de sus vehiculos al considerar que se trataba de transacciones regulares, pues la procesada Chacaltana Pacheco generé un estado de confianza para procurarse un provecho ilicito; sin embargo, los agraviados no recibieron su pagos, puesto que la procesada cisponia de tales bienes como si fuera su legitima propietaria. Asimismo, se afecté el /) patrimonio de los “agraviades adquitientes", quienes se desprendieron de su patrimonio bajo error, esto es, pensando que \ hacfan adquisiciones legitimas, cuando en realidad la procesada no tenia la facultad de disponer de tales bienes. CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA Eee RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 \ g /\ CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA DE LA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 UMA li, Tampoco se ha valorado el perjuicio econémico ocasionado, el cual se encuentra acreditado con el Informe Pericial Contable N° elementos de prueba que acrediten sus dichos, el Superior Colégiado no ha valorado las declaraciones preventivas de 002-2015-VS/CO, de fecha doce de febrero de dos mil quince, obrante a folios nueve mil cuatro cientos cincuenta y nueve. ili, Respecto de los “agraviados adquirientes” que no presentaron aquellos, y tampoco las prestadas en Juicio Oral; tampoco ha tomado en cuenta que gran parte de dichos vehiculos fueron incautados por la Policia; perdiendo asi, los agraviados adauirientes, ademas de dichas unidades, su dinero correspondiente a la cuota inicial. iv. Con respecto al quantum de la pena impuesta, el Superior Colegiado no ha considerado la magnitud del desvalor de fa conducta de la procesada, quien no ha tenido reparos en perjudicar a los agraviados, a sabiendas de que no tenia legitimidad para disponer de los vehiculos; consecuentemente, la responsabilidad del accionar de la procesada no se ve refiejada en la pena impuesta. CUARTO: La defensa técnica de la procesada Chacaltana Pacheco, en su recurso de nulidad de folios once mil novecientos noventa y uno, expresa los siguientes agravios: i. El hecho por el cual ha sido condenada Ia recurrente es atipico, por cuanto se trata de actos de compra-venta de vehiculo; acto juridico que, al ser suscrito por ambas partes, se presume que fue otorgado con total libertad; por tanto, se trata de asuntos deben dilucidarse en la via civil-comercial. \ 5° | CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA /\ DELA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 | UMA J) = ~~ ii, No puede considerarse victima de un delito de estafa a quien paga por un automévil, a alguien que no se encuentra inscrito ‘ como propietario en el Registro de Propiedad Vehicular; y ello independientemente de la responsabilidad civil que pueda imputarse a la procesada Chacaltana Pacheco; a no ser que haya mediado suplantacién de identidad o falsificacién documental; maxime cuando, a la luz de Ia presuncién iure et de iure establecida en el articulo 2012° del Cédigo Civil!, la mera afirmacién de ser propietario de automédvil no es idénea para generar un estado de error. lil, \ Existe una valoracién incengruente de los hechos por parte del Superior Colegiado; toda vez que, con respecto al caso de los “agraviados otorgantes”, ha sefialado que el hecho es atipico: mieniras que, con respecto a los “agraviades adquirientes”, ha concluido que existe delito de estafa; y ello sin tener en cuenta que ambos hechos son similares. §. ANTECEDENTES DEL CASO QUINTO: Como antecedente del presente caso se tiene, a folios ocho mil ciento ochenta y dos, la Sentencia de fecha veinte de diciembre de dos mil once, por la cual la Segunda Sala Penal con reos en carcel de la Corte Superior de Justicia de Lima, fallé condenando a Hilde Cecilia Chacaltana Pacheco, como autora de los delitos contra el patrimonio - Estafa- y, contra la Fe Publica -Falsedad Genérica-, en agravio de José Antonio Requejo Morales y otros. Contra dicho pronunciamiento, 1a defensa técnica de la procesada interpuso el recurso de nulidad 1 Articufo 2012° del Cédigo Civil (Principio de publicidad).- "Se presume. sin admitirse prueba en contrario, que foda persona tiene conocimiento del contenido de los inscripciones". 7 a “7 ‘CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA Po) RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 LMA gbrante a folios ocho mil doscientos uno. Elevados los autos a la Corte Suprema, la Sala Penal Permanente, mediante Ejecutoria Suprema de fecha diecinueve de febrero de dos mil rece, recaida en el Recurso de Nulidad N° 2372-2012-lima, declaré, por mayoria, la nulidad de la sentencia recurida y -disponiendo la actuacién de una serie de diligencias- orden la realizacién de un nuevo juicio oral por otro ‘olegiado. \SEXTO: Una vez culminado el nuevo juicio oral, se condené a la rocesada Chacaltana Pacheco como como autora del delito contra el patrimonio -Estafo-, por los hechos suscitados en agravio de Jorge Jestis Saldg Gutiérrez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancarlo Sarria Iraola. Esta decislgn del Superior Colegiado, sin embargo, es cuestionada nuevamente por la sentenciada recurrente; quien aduce que los hechos atriouidos son atipicos, conforme se ha expuesto en el considerando odarto de Ia presente Ejecutoria Suprema. §.PRINCIPIO DE JERARQUIA INSTITUCIONAL DEL MINISTERIO PUBLICO RESPECTO DEL RECURSO DE NULIDAD INTERPUESTO POR LA FISCALIA SUPERIOR SEPTIMO: Antes de realizar el andlisis de fondo, coresponde sefialar que, en relacién a los agravios expuestos por la Octava Fiscalia Superior Penal de lima -véase el considerando tercero de Ia presente Ejecutoria Suprema-, debe prevalecer la posicién del sefior Fiscal Supremo en Jo penal; quien ha dictaminado a favor de no haber nulidad en el exiremo absolutorio de Ia sentencia venida en grado. Al respecto, conforme ya ha sido sefialado por este Triounal Supremo: «El Ministerio PUblico esié sujeto al PRINCIPIO DE JERARQUIA INSTITUCIONAL, cuya relevancia normativa dimana del artfculo 5° de la Ley Organica del Ministerio PUblico, que estipula: "Los fiscales actUan independientemente en v/ Sg. | CORTESUPREMADEJUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA CE RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 UMA jercicio de sus atribuciones, las que desempefiardn segUin su propio criterio y en Ia forma que estimen mds arreglada a los fines de su institucién. Siendo un cuerpo jerérquicamente organizado deben sujetarse a las instrucciones que pudieren impartitle sus superiores”. Acorde con ello, conviene destacar que el Tribunal Constitucional ha reconocido la relevancia juridica de este principio. Asi, en la sentencia \mero 2920-2012-PHC/TC-Lima, de fecha veintitrés de agosto de dos mil Hhece, se establecié: "/...) los fiscales de menor grado o rango, deben sutiarse a las instrucciones de sus superiores, dado que |...) el Ministerio Pablo es un érgano orgénica y jerérquicamente estructurado, de modo\que las competencias /...) atribuidas puedan ser ejercidas por los funciondrios determinados para tal efecto, quienes puedan actuar conforme a su criterio 0 conforme a Io ordenado o dispuesto por sus superiores (...)" [FJ octavo]; y al mismo tiempo, se determiné: "[...] en ficacién del (...) articulo 5° de la LOMP -Ley Orgénica del Ministerio POBlico- cuando un actuado llega a conocimiento del Fisca! Superior Supremo, es el criterio de éste el que debe primar sobre el criterio de los Fiscales de menor jerarquia |...)" [FJ noveno, literal cy. En este sentido, no hay otra altemativa constitucional que hacer prevalecer el dictamen del sefior Fiscal Supremo en lo penal, debiendo desestimarse los agravios del Fiscal Superior impugnante, en este extremo absolutorio. §.FUNDAMENTOS DEL TRIBUNAL SUPREMO, RESPECTO AL RECURSO DE NULIDAD DE LA PROCESADA OCTAVO: Precisado lo anterior, el presente pronunciamiento se limitara al andlisis de los agravios expuesios por la defensa técnica de la procesada, quien cuestiona Ia sentencia venida en grado en el extremo que la condené como autora del delito de estafa, por el hecho “// ? Ejecuioria Suprema dictada en el Recurso de Nulidad N° 2803-2015-Lima, ee sépiimo, 4 Gg. | CORTESUPREMA DEJUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA Cee RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 UMA haber vendido vehiculos -mediante contratos de compra-venta con pactos de reserva de dominio- a los agraviados Jorge Jess Salas Gutiérrez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancarlo Sarria Iraola; resultando que éstos, motivados por el bajo precio en que se oferfaban los vehiculos, procedian a adquitirlos desconociendo que la procesada Chacaltana Pacheco no era la propietaria. IOVENO: Corresponde, por tanto, determinar si estos hechos se umen en el delito contra el patrimonio en la modalidad de Estafa, conducta ‘de quien «procura para si o para otro un provecho ilicito en perjuicio de tercero, induciendo 0 manteniendo en error al agraviado mediante engafio, astucia, ardid u otra forma fraudulentay, Cabe mencionar que el supuesto especifico de defraudacién, recogido en el iso 4 del arliculo 197° del mismo texto sustantivo, requiere a conturrencia de los presupuestos tipicos del arliculo 196° del Cédigo acotado. DECIMO: Como puede observarse de los actuados, el engafio empleado por la procesada -respecto de Ia titularidad de los vehiculos y sobre el origen de éstos (provenientes de remate judicial)- result eficaz para inducir a error a los agraviados y procurarse un provecho econémico a partir de la disposicién patrimonial que éstos realizaron, Incluso, conforme consta del Informe Pericial Contable N° 002-2015- VS/CO, que obra a folios nueve mil cuatrocientos cincventa y nueve; los petifos concluyen que el perjuicio econdmico ocasionado al agraviado Jorge Jests Salas Gutiérrez, asciende a 25,500.00 délares americanos; en tanto el periuicio en agravio de Juan Pablo Pérez Olivos asciende a 18,860.00 délares americanos; y, finalmente, el periuicio de Giancarlo Sarria Iraola asciende a 7,000.00 délares americanos. 10 cg, | CORTESUPREMADEJUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA DE LA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 uMA DECIMO PRIMERO: La hermenéutica juridica, sin embargo, reconoce de manera mayoritaria que el método juridico, no se agota en una simple constatacién silogistica de un hecho concreto en relacién con una formulacién legal abstracta’. En ese sentido, por ejemplo, resulta incoecta la forma en que cierto sector de la doctrina nacional desarrolla el delito de estafa, esto es, como una mera secuencia de elementos [engafio, error, disposicién patrimonial y provecho licito] ulados por un nexo causal. El juez penal no se limita a verificar una nducta causalmente vinculada a un resultado lesivo, sino que urkdamentaimente determina, con base en criterios juridico-penales; si la cdxducta del autor ha generado un riesgo penalmente prohibido y si ese riesgo es el que se ha realizado en el resultado acaecido’, DECIMO SEGUNDO: En el presente caso, sin embargo, el Tribunal de grado inferior se ha limitado a constatar la existencia de un engario ausal, esto es, un engafio que resullé eficaz para producir un error, un Wyicio patrimonial, y un provecho ilicito. Ahora bien, si se exige que el “engafio" propio de Ia estafa, constituya un “riesgo tipicamente relevante" para el patrimonio, podra llegarse a la conclusion de que hay ) engafos causales que son tipicos y otros engafios causales que no lo 3 Cir. GaRCiA CAvERo, Percy, ula aplicacién del tipo penal de hutto al apoderamiento de acciones desmaterializadas de una sociedad anéniman, en Nuevas formas de aparicién de la criminalidad patrimonial. Una revisién normativa de los delitos contra el patrimonio, 1ra ed., Lima: Jurista Editores, 2010, p. 36. “En la doctrina nacional, sin embargo, todavia defienden esta posicién causalista, \ Salas SiecHA, Ramo, Deltes conta el Patrimonio, Sta ed. Lima: insituto Pactico, 2015, p. 266; REATEGUI SANCHEZ, James, Manual de Derecho Penal, Parte Especial, Ira ed., Lima: Instituto Pacifico, 2015, p. 442. 5 Garcia Cavero, Percy, Derecho Penol. Parte General, 2da ed., Lima: Just Editores, 2012, p. 386. 1" 7] CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA BELA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 UMA Son. La tipicidad del engafio, por tanto, no es cuestién de causalidad, sino de imputacién objetiva’. DECIMO TERCERO: Ai momento de analizar Ia tipicidad en los procesos por estafa, el juez penal no debe preguntarse wsquién causd el error de la victima?» sino «squién es competente por el déficit de conocimientos -error- de la victima?y’. Aunque un caso llegue a los tribunales y el juzgador 0 el fiscal sepan [inevitablemente) a qué condujo en efecto el \gafto (si hubo error © no y, en consecuencia, periuicio patrimonial) s el enjuiciamiento de los hechos iene los conocimientos adquiridos ex past: esos conocimientos deben suprimirse a la hora de enjuiciar si el compértamiento del autor fue tipico. Que se produzca el resultado, es una cuestién que esté en un nivel de andlisis distinto y posterior, en el que se trata simplemente de ver si el riesgo de perjuicio patrimonial se cristaliz6 0 no en el resultado®. Lo que debe verificarse, en primer tétmino, si el engajio de la victima puede imputarse objetivamente al autor’. DECIMO CUARTO: El delito de estafa protege el patrimonio, como poder juridicamente reconocido de interaccién en el mercado. De acuerdo con la configuracién normativa de este mercado, en el contexto de nuestra sociedad actual, el sujeto que realiza un acto de disposicién, muchas veces, no accede personalmente a toda la informacién que ¢ Al respecto, vid., Pastor MUNOZ, Nuria, «él engaifo tipico en el delito de estafay, en KINDHAUSER, Urs ef al, Cuestiones actuales de Derecho Penal General y Patrimonial, Lima: Ara Editores, 2005, p. 119-120. \ 7 Pastor Munoz, Nuria, «El engafio fipico en el delito de estafan, en KINDHAUSER, Urs ef al, Cuestiones actuales de Derecho Penal General y Patrimonial, Lima: Ara Editores, 2005. p. 127. ® PasTOR MUNOZ, Nuria, «El engaiio tipico en el delito de estafan, en KINDHAUSER, Urs ef al, Cuestiones actuales de Derecho Penal General y Patrimonial, Lima: Ara Editores, 2005, p. 123. + Vid. PaWuk, Michael, wgEngaho fraudulento por medio del envio de cartas de oferta similares a una facturacién? A la vez, un andlsis del fallo BGHSt 47, 1 = SIV 2001 680», en Derecho Penal Contempordneo. Revista Intemacional, 32 (2010), p. 109 y ss. YP | 12 eo a. 5g. | CORTE SUPREMA DEJUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA DELA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 LIMA necesita para tomar sus decisiones econdémicas. En ese sentido, aquél que interactéa econémicamente, se ve en la necesidad de confiar en olfos que si tienen acceso a esa informacién’®. Es por ello, precisamente, que mediante el tipo penal de estafa se busca garantizar un cierto grado de informacién veraz, para que el acto de disposicién sea libre y, con ello, el patrimonio sea fuente de libertad para el titular: conservando, asi, la estructura normativa del mercado. ECIMO_QUINTO: Ahora bien, gqué criterio orienta el reparto de \cumbencias respecto a la averiguacién de Ia informacién? De do con la mds recientemente elaborada dogmatica juridico- penal\es el criterio de la accesibilidad normativa, el que permite delimitar ‘los Gmbitos de competencia respecto de Ia superacién del déficit de informacién que permita interactuar de forma libre en el mercado. Hay accesibilidad normativa cuando e! disponente tiene, por a parte, acceso a la informacién que necesita para tamar su decision de descifraria. En caso de que haya accesibilidad normativa de la isposicion y goza, por otra, de los conocimientos necesarios para informacién para el disponente, incumbe a este Ultimo averiguarlal. DECIMO _SEXTO: Corresponde determinar, por tanto, si, con independencia del “engafio", empleado por Io procesada Chacattana Pacheco, les agraviados Jorge Jess Salas Gutiérrez, Juan Pablo Pérez Olives y Giancarlo Sarria Iraola, tenian accesibilidad normativa a la informacién necesaria, para tomar una decisién verdaderamente libre frente al ofrecimiento de venta de vehiculos que les hizo la encausada; 10 Pastor MUNOZ, Nuria, WEl engaio tipico en el delito de estofax, en KiNOHAUsER, Urs ef al, Cuesfiones actuales de Derecho Penal General y Patrimonial, Lima: Ata Editores, 2005, p. 137. 1 Pastor MuRoz, Nuria, La deferminacién del engano tipico en el delito de estafa, Marcial Pons, 2004, p. 226 y ss. 13 t | CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA CE ue RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 uma “de ser asi, tendré que descartarse la configuracién de un engajio ti de estafa, y, en consecuencia, afirmarse Ia existencia de un caso de competencia de la victima. Por el contrario, si los referidos agraviados no fenian accesibilidad normative a la informacién, corresponderé afirmar la relevancia penal de un engano tipico de estafa. EI patrimonio merece proteccién solo frente aquellos engafios cuya deteccién no pueda esperarse de! propio titular del patrimonio (o bien de su representante) , ECIMO _SEPTIMO: Salas Gutiémez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancario Sarria Iraola], De autos se tiene que los tres agraviados [Jorge Jesis | cel&braron contratos de Compra-Venta a plazo, con pactos de reserva de Dominio de Vehiculo Usado; con una persona que afirmaba ser la propietaria de los vehiculos, sin serlo realmente. gTenian, los agraviados, accesibilidad normativa ala informacién respecto de Ia titularidad de los vehicuios que pretendian adquiir? La concrecién del ctiterio de la ccesibilidad normativa, es més sencilla cuando existe una regulacién ave define los parametros de diligencia propios de ese sector del irafico econémico™. En ese sentido, corresponde revisar jas principales reglas juridicas que regulan el sector mercantil aufomotriz. DECIMO OCTAVO: £! articule 2012° del Cédigo Civil consagra el Principio de publicidad registral, segtin el cual: "Se presume, sin admitirse prueba en contrario, que toda persona tiene conocimiento del contenido de las inscripciones”. Se trata de un disposicién normativa que consagra una L presuncién jure et de jure, esto es, una presuncién que no admite prueba en contrario. Por tanto, quien interactia en el mercado de bienes "2 Vid. Pawuk, Michael, WgEngafo fraudulento por medio del envio de cartas de oferta similares o una facturacién? A ia vez, un anc del fallo BGHSt 47, 1 = stv 2001,680n, en Derecho Penal Contempordnes, Revista intemacional, 32 (2010), p. 109 y ss. 13 PastoR MUNOZ, Nuria, La determinacién del engaifo tipico en el delito de estafa 5 Marcial Pons, 2004, p. 229. LL 14 a [\ SS | CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA DE LA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 UMA “registrables -en este caso, de los automéviles-, tiene la carga de conocer el contenido de (as insctipciones; lo cual es una informacién que se encuentra normativamente accesible a la persona que pretende realizar una disposicién patrimonial. Esta carga de cuidado fue infingida por los afectados. En consecuencia, existe competencia de Ia victima. DECIMO NOVENO: Conforme se tiene de la declaracién preventiva del agrgviado Jorge Jesds Salas Gutiérrez; éste manifiesta, a folios mil iokcientos setenta y dos, que tiene nivel de instruccién superior y se dica a la venta de carros, siendo también propietario de un taller de mekdnica de autos y una empresa de ropa; por su parte, el agraviado Juan Pablo Pérez Olivos, en su preventiva de folios seis mil quinientos noventa y ocho, sefiala que tiene grado de instrucci6n superior técnica, y que durante ef tiempo que estuvo negociando con la procesada Chacaltana Pacheco, nunca constaté Ia informacién que ésta le daba bre la adquisicién de los vehiculos en remates judiciales. Con respecto al Ugraviado Giancarlo Sarria Iraola, en autos se observa que nunca se recabé su declaracién preventiva. VIGESIMO: Lo expuesio en el considerando anterior, reafirma la tesis de que @ ios agraviados Jorge Jesus Salas Gutiérrez y Juan Pablo Pérez Olivos, les incumbia averiguar Ia informacién respecto a la fitularidad de los vehiculos que adquirieron en compra-venta. En ambos casos, se frataba de dos profesionales ~incluso, de un comerciante de autos, en el caso del agraviado Salas Gutiérrez, esto es, de personas que podian normalmente haber accedido al registro pUblico vehicular y descifrar la informacién alli existente. En consecuencia, comesponde afirmar que el engafo sobre datos inscritos en los Registros de Propiedad, es tipicamente irrelevante, ya que la consulta de datos registrales es el deber minimo de autotutela a quien interacita en el mercado , automotriz; a no Ser que se trate de victimas estructuralmente ote” 15 < CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA ae chet. RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 uMA como las sefialadas en el inciso 1 del articulo 196°-A del Cédigo Penal: o, Ne exista un acto de bloqueo de la informacién normaimente ‘accesible. IGESIMO PRIMER’ lbloqueo -por parte de la procesada Chacaltana Pacheco; especto de esto Ultimo, la existencia de un acto de ‘or ejemplo, a través de la falsificacién de documentos- que hubiese impedido a los agraviades Jorge JesUs Salas Gutiérrez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancgylo Sarria raola, agenciarse de |a informacién que en principio les normativamente accesible, queda descartada a partir del ‘ornenido del dictamen fiscal acusatorio N° 309-2011, de folios siete mil doscientos uno, donde el Ministerio PUblico sostiene que: wen autos no se ha llegado a determinar que la procesada Chacattana Pacheco haya falsificado y/o adulterado algin documento que perjudique a los ‘agraviados, cuando estos Ultimos adquirieron en supuesta “compra- venta’ los vehiculos |...), tanto mds si se tiene en cuenta que en autos no arece alguna pericia grafotécnica en la cual se acredite que se haya falsticado algtin documento con relacién a la compra-venta de veh/culos», A ello, cabe agregar que Ia procesada ofertaba la venta de / los vehiculos a titulo personal y en la cochera de su propio domicilio; siendo ella misma quien se vinculaba contractuaimente con los adquiientes. Distinto hubiese sido el caso, por ejemplo, si la procesada hubiera conseguido que el Registrador expida una certificacién falsa, segin la cual el bien mueble (vehiculo) se encontraba bajo su titularidad; en tal caso, se produciria un bloqueo que determina el nacimiento para el autor, de un deber de veracidad respecto a esa informacién; deber que debe cumplir antes de que la victima {adquiriente de los vehiculos} realice el acto de disposicion'+. 4 Cir, Pastor MuNo7, Nuria, La determinacién del engaro tipico en el delilo de estafa, Marcial Pons, 2004, p. 240. C- 16 / uMA VIGESIMO SEGUND! competa no sélo al autor, sino también a la victima, y ello, incluso, en un «Puede que la configuracién de un contacto social doble sentido: puede que su comportamiento fundamente, que se le impute la consecuencia lesiva a ella misma, y puede que se encuentre en Ia desgraciada situacién de estar en Ia posicién de victima, por obra G6 destnes por infortunio. Existe, por tanto, una competencia de la ‘ictiman's, En el caso de los agraviados Jorge Jesus Salas Gutiérrez, Juan {blo Pérez Olivos y Giancarlo Sartia Iraola; éstos han dado con su pippio comportamiento, la razén para que la consecuencia lesiva ~ petlicio patrimonial- les sea imputada a ellos mismos; como conskcuencia de una lesion de su deber de autoproteccién. VIGESIMO TERCERO: Los compradores Jorge Jess Salas Gutiérrez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancarlo Sarria Iraola, adquirieron los vehiculos sin comprobar previamente su fitularidad registral. La informacién sobre la {itularidad de un vehiculo, estaba normativamente accesible al Cymprador, pues; se encontraba a su disposicién en el Regisiro de la Propiedad, que es pUblico; y el acceso al Registro no les suponia a los compradores un esfuerzo desproporcionado. En consecuencia, en este caso, la conducta de la procesada no puede ser considerada engahio tfpico, ya que no tenia un deber de veracidad respecto a los compradores; en la medida en que incumbia a estos Ulfimos tomar la medida de acudir al Registro de la Propiedad para acceder a la | deberd dilucidarse en la via extra penal que comesponda. | VIGESIMO CUARTO: De otro lado, corresponde hacer una precisién \ respecto al delito de estata, cometido en el contexto de relaciones /| informaci6n sobre Ia titularidad de los vehiculos. La cuestion, por tanto, contractuales (actos juridicos en general). Al respecto, es necesario 5 Jakoxs, Ginther, La imputacién objetiva en Derecho Penal, (trad. Cancio Me) 3ra reimp.,. Bogota: Universidad Externado de Colombia, 1998, p. 38. 7 CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA Ee) RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA. DELA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 LUMA sefialar que, «do que aisladamente considerado es una estafa, no deja serlo si se acompafia de otro pactos validos. Si no, se abrifa una incilla via para la elusién de la pena: acompajar la estafa de otros actos razonables y con causa, integrandolos todos en un negocio complejo. |...) Hay sin duda estafa, en los casos de negocios vacios 0 pysdmente aparentes que sélo encubren un fraude; pero también ueden darse estafas en el seno de una relacién negocial reaié, VIGESIMO QUINTO: La delimitacién entre delito de estafa e iicito civil, derivado de! incumplimiento de obligaciones contractuales, no se encuentra supeditada al elemento subjetivo; esto es, resulta incorecto establecer una delimitacién atendiendo a si el autor tenia dolo antes o lespués de celebrar el contrato. Esta posicién resulta incorecta, por info la determinacién de la relevancia penal de un comportamiento, no empieza por la esfera interna del autor. El Derecho Penal, recién se regunta por la esfera interna -dolo, imprudencia y culpabilidad en | sdktido esiricto- después que ha fenido lugar un comportamiento extetno socialmente perturbador. En otras palabras, la delimitacién entre estafa e incumplimiento contractual se verifica en el ambito de la tipicidad objetiva. VIGESIMO_SEXTO: EI engafio es un elemento que se presenta, no solamente en Ia estafa sino también en las relaciones contractuales civiles 0 de carécter mercantil. En estos casos, el operador de justicia fiene que delimitar quien es competente por la situacién de error de la victima; esto es, si incumbia a esta Ultima agenciarse de Ia informacién normativamente accesible; o si era competencia del autor, en virtud de | un deber de veracidad, brindarle a Ia victima los conocimientos | 16 Dorico Gomez-AuteR, Jacobo, iéstafa y dole civil: criterios para su delimitaciénn, en Dereilo: Revista xuridica da Universidad de Santiago de Compostela, vol. 21, N° 2012, p. 12. 18 | a UMA cesarios para su toma de decisién respecto de Ia disposicién de su fatrimonio. En el primer caso, no se configuraré el delito de estafa, por santo el perjuicio patrimonial es competencia del propio disponente {competencia de la victima); por tanto, los hechos seran ventilados en la Via extfapenal que coresponda. En el segundo caso, una vez verificado ha existido la infraccién a un deber de veracidad, y la realizacién ‘del riesgo en el resultado, entonces podra imputarse la comisién del \delito de estafa, atendiendo a criterios objetivos como Ia idoneidad del ‘ontrato, o su forma de celebracién, para bloquear el acceso de la vigtima a la informacién normativamente accesible; 0 para generar en quella una razén fundada de renuncia a ciertos mecanismos de autoproteccién relevantes para su toma de decision. VIGESIMO_SEPTIMO: En consecuencia, no habiéndose acreditado la ‘omisién del delito de Estafa ni la responsabilidad penal de Ia referida sada; cabe absolverla de Ia acusacién fiscal, de conformidad con lo dispuesto en el articulo 284° del Cédigo de Procedimientos Penales. VIGESIMO OCTAVO: Dada Ia trascendencia de este caso, que resuelve un tema juridico que continuamente se presenta en nuestros Tribunales, y vista la doctrina que desarrolia; es pertinente aplicar lo dispuesto en el articulo 301-4 del Cédigo de Procedimientos Penales, para afirmar su efecto de precedente vinculante. DECISION Por estos fundamentos, DECLARARON: |. HABER NULIDAD en Ia sentencia de fecha once de mayo de dos mil quince, obrante a folios once mil novecientos cincuenta y cinco, emitida por la Segunda Sala Penal para procesos con reos en carcel de Lima, de la Corte Superior de Justicia de Lima, en el extremo que condené a Hilda Cecilia Chacaltana Pacheco como autora del delito conira el patrimonio -Estafa-, en agravio 19 CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA \ Ee uele 2) RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015 uMA Jorge Jestis Salas Gutierrez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancarlo Sarria lraola; imponiéndole cuatro afios de pena privativa de libertad efectiva; y. fj en la suma de cinco mil scles el monto que por concepio de reparacién civil deberé pagar la condenada 4 cada uno de dichos agraviados; sin periuicio de devolver Io estafado; con lo demés que contiene; y REFORMANDOILA, la absolvieron de la acusacién fiscal por et delito contra el patrimonio -éstafa-, en agravio de Jorge Jests Salas Gutierrez, Juan Pablo Pérez Olivos y Giancarlo Sarria lIracla; MANDARON anular los antecedentes policiales y judiciales de Ia absuelta, que se hayan generado con motivo del presente juzgamiento; archivandose definifivamente el presente proceso; Il, ESTABLECIERON que los fundamentos juridicos décimo primero, décimo segundo, décimo tercero, décimo cuarto, décimo quinto, décimo octavo, vigésimo quinto y Vigésimo sexto, de esta Ejecutoria, constituyen precedente vinculante para todos los érganos jurisdiccionales corespondientes del Poder Judicial. Ill, ORDENARON se publique esta Ejecutoria Suprema en el Diario Oficial “El Peruano" y en la pégina web del Poder Judicial: y los devolvieron. ae HINOSTROZA PARIACHI VENTURA CUEVA PACHECO HUANCAS CEVALLOS VEGAS CHAVEZ MELKA CHP/Caps si Suomen CORTE SUPREMA DE JUSTICIA | SEGUNDA SALA PENAL TRANSITORIA DE LA REPUBLICA RECURSO DE NULIDAD N° 2504-2015