Está en la página 1de 58

Revista Ciencia y Sociedad

IMPRESOR /

2016 / Nº2 / ISSN 2463-1345
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA
Facultad de Ciencias

GRACOM Gráficas Comerciales

El semillero estudiantil Ciencia, Tecnología y
Sociedad, es un grupo de trabajo estudiantil de
la universidad nacional que desde el año 2006
realiza formación, debate y difusión frente a los
estudios sociales de la ciencia y la tecnología, con
una perspectiva desde el país y la región. Desde su
creación realiza charlas, foros, debates, campañas
y actividades de difusión y proyectos académicos y
de divulgación al rededor de la temática del grupo.

Semillero Estudiantil Ciencia,
Tecnología y Sociedad

rector

Ignacio Mantilla Prada

CONTACTO DEL GRUPO

cts.semillero@gmail.com
Ciencia Tecnología y Sociedad
- Universidad Nacional
ctsunal1

Universidad Nacional de Colombia
Cra 45 No 26-85 Edificio Uriel Gutiérrez
Sede Bogotá
www.unal.edu.co

vicerrector

Jaime Franky Rodríguez
director bienestar sede bogotá

Oscar Oliveros
coordinadora programa
gestión de proyectos

proyectoug_bog@unal.edu.co
proyectougbog@gmail.com
ugp.unal.edu.co
/gestiondeproyectosUN
issuu.com/gestiondeproyectos

Elizabeth Moreno
decano facultad ciencias

Jaime Aguirre Ceballos
director bienestar ciencias

Luis Fernando Ospina
director de departamento de matemáticas

Cesar Augusto Gomez Sierra
Comité editorial
Dirección

Andrés Ricardo Moreno Garzón
Prof. Director de Proyecto
Edición

Camilo Alfonso Moreno Jaimes
Diego Andrés Martínez Parada
Corrección de Estilo

Diana Consuelo Luque Villegas (PGP)
Diseño

Diana Londoño Aguilera (PGP)
Diagramación / Ilustración de Portada

Fernando Rodríguez (PGP)
Equipo de Colaboradores

Edith Unigarro Santacruz
Leidy Andrea Vargas Huerfano

Ciencia y Sociedad es una revista de divulga-

ción e informativa de la Universidad Nacional
de Colombia y de los estudiantes vinculados a
Semillero Estudiantil Ciencia, Tecnología Y Sociedad. Los textos presentados en la
siguiente publicación expresan la opinión de sus
respectivos autores y la Universidad Nacional no
se compromete directamente con la opinión que
estos pueden suscitar.

04

06

LA INTERMITENCIA
DE LA CIENCIA
EN COLOMBIA

CIENCIA,
CIENTÍFICOS Y
SOCIEDAD LIBRE

Gabriel Stefan
Jiménez Palomo

Nicolás
Preciado Muñoz

08
INVESTIGAR PARA
PUBLICAR
¿EL NUEVO RUMBO
DE LA CIENCIA?
William
González Daza

11
RELACIÓN
UNIVERSIDAD EMPRESA
APORTES Y
DILEMAS SOBRE
EL DESARROLLO
ECONÓMICO DE
NUESTRO PAÍS

CONTENIDO

Nelson Ignacio
Izquierdo Torres

17

24

UNA REFLEXIÓN
SOBRE EL QUEHACER
INGENIERIL
DENTRO DE LA
MERCANTILIZACIÓN
DEL CONOCIMIENTO

CONOCIMIENTO
INTERDISCIPLINARIO
Y PRÁCTICO EN
LA ACADEMIA Y
FUERA DE ESTA

Jhonatan Camilo
Chamorro Cerón

35
LOS ECOSISTEMAS
BOGOTANOS AL
RESCATE DE LAS
CIENCIAS NATURALES
EN LA ESCUELA
John William
Barreto Cárdenas

29
SECTOR RURAL,
EDUCACIÓN Y
TECNOLOGÍA
Edy Catalina
Valest Torres

John Erick
Cabrera Ramírez

40
DESAFÍOS DE LAS
VACUNAS
UNA AMBICIÓN
QUE VA MÁS ALLÁ
DE REDUCIR LA
MORTALIDAD
Fernando
Sánchez Quete

45
EDUCACIÓN
MATEMÁTICA
EN COLOMBIA,
REFLEXIÓN CRÍTICA
SOBRE SU PAPEL
Diana Andrea
Toquica Arenas

LA INTERMITENCIA
DE LA CIENCIA EN COLOMBIA

Hoy, Colombia, es una de las naciones de la región latinoamericana
con menos investigadores dedicados a Investigación y Desarrollo (I+D)
por millón de habitantes hasta el 2012 (Banco Mundial , 2016), aunque
la inanciación de la ciencia en el país en el periodo entre 2009-2013
haya aumentado en un 70% (Red de indicadores de ciencia y tecnología,
2016). En la historia de la ciencia de nuestra nación existen tres hitos
históricos: la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada
(1783-1812), la Comisión Coreográica de los Estados Unidos de Colombia (1850-1859) y la Escuela de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia (1867-1902) (Díaz-Piedrahita,
1999). Estas empresas buscaron mediante la ciencia de occidente un
conocimiento acerca del territorio, usos de recursos, medicinas, sociedades etc. constituyéndose en un medio de consolidación de identidad
de los habitantes del norte de nuestra América del Sur.
La inanciación de la actividad cientíica ha estado siempre rezagada de las necesidades de investigación que den solución a problemas
de conocimiento, prevención, extracción, manejo de recursos entre
otros muchos. Como evidencia de esto tenemos la tardía autorización
y inanciación de la Expedición Botánica (hito magnánimo de la ciencia
en Colombia) ya que el Borbón Carlos III aprobó la solicitud del gaditano José Celestino Mutis 20 años después de que este la propusiera en
el año de 1763 (Fonnegra, 1983). Situación analógica a la actual Ley de
Educación Superior de Colombia que con los pocos recursos brindados
a las Universidades en las últimas dos décadas, ha limitado
su desarrollo y el progreso de la nación, sumiéndonos en un
Gabriel Stefan
atraso innecesario evidenciado por la Mesa Amplia NacioJiménez Palomo
nal Estudiantil hace ya un lustro.
gsjimenezp@unal.edu.co
El surgimiento de la educación pública en Colombia, va de la mano de la institucionalización de la ciencia y es parte de la construcción de nación y del deseo
Estudiante de Biología
de modernidad continuando así con lo desarrollado en la
Universidad Nacional
de Colombia
Expedición Botánica y La Comisión Coreográica al in-

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

terior de la Universidad Nacional, esta última depositaria de los saberes construidos en antaño (Díaz-Piedrahita, 1999). Sin embargo, la
des-inanciación de las instituciones públicas de educación superior y
la implementación de la educación privada, revierten el principio de
modernidad por el cual se fundaron algunas instituciones en el siglo
XIX, re-elitizando el acceso y la permanencia en todos los niveles de
educación, además de socavar las pocas instituciones de investigación
de la nación: las universidades públicas.
Ahora bien, el modelo que utiliza Colciencias para distribuir sus
recursos es similar al que utilizaron los españoles en la ocupación de
América, el cual consistía en brindar apoyo económico al investigador
(encomendado) y no a instituciones (universidades y centros de investigación). En esto, probablemente, se encuentre nuestro escollo en el
número de investigadores; ya que invertimos en la formación y no en la
creación de plazas de trabajo cualiicado; lo que conlleva, a la migración
y el no retorno de mentes brillantes, inanciados por nuestro estado,
principalmente, contribuyendo al condenado atraso que muestran
nuestros indicadores en Ciencia y Tecnología. Por ello, podemos concluir, que hoy por hoy cosechamos lo que sembramos como sociedad y
también que es imprescindible cambiar de cultivo.

Bibliografía
Banco Mundial. (2016). Recuperado el 16 de abril de 2016, de World
Development Indicators: http://data.worldbank.org/data-catalog/world-development-indicators
Díaz-Piedrahita, S. (1999). La Escuela de Ciencias Naturales de la
Universidad Nacional de Colombia 1867-1902. Revista de la Academia Colombiana de Ciencias, 513-525.
Fonnegra, G. (1983). Mutis y la Expedición Botánica (Documentos). Bogotá: El Áncora Editores .
Prada-Máquez, B. I. (2007). Las Ciencias Naturales en Colombia
1735- 1967. Bucaramanga, Santander: Sic Editorial.
Red de indicadores de ciencia y tecnología. (2016). Estado de la
ciencia 2015. Recuperado el 22 de Febrero de 2016, de Red de indicadores de
ciencia y tecnología: http://www.ricyt.org/publicaciones.

s

05

CIENCIA, CIENTÍFICOS Y SOCIEDAD LIBRE

La ciencia, como sistema propio de estudio, de descripción y de análisis, permite tener una visión institucional enmarcada en el mundo
contemporáneo (Richards, 1983): el fenómeno sociológico de la esfera
de impacto de las comunidades cientíicas. Como empresa bandera del
desarrollo económico y social de los países del primer mundo en occidente, la sociedad cientíica ha entretejido una praxis deinitiva, donde
se ha moldeado y ha sido moldeadora cultural en estos pueblos.
La ciencia crece a interés compuesto; puesto que la industrialización le permitió, a la ciencia, ser un componente vital para el comercio
en la vida moderna, asegurándose de su propio crecimiento continuo
(de Solla Price, 1986). Sin importar los factores que sean medidos, por
más de dos siglos ha sido, generalmente, estable donde comienza; asimismo, ha brotado en lugares tan recónditos, cosechando triunfos y
derrotas sociales, los cuales no solo han abierto paso a la investigación
de la naturaleza, sino también a una sociedad globalizada.

Nicolás
Preciado Muñoz
npreciadom@unal.edu.co

Figura 1. Iguales pero diferentes. Recuperada de: http://
www.agmc.org.au/same-same-but-diferent-navigating-sexuality-gender-culture-and-religion/

Estudiante de Química
Universidad Nacional
de Colombia

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

La aldea global, en la ciencia, encuentra una forma de comunicación capaz de generar una salida a los enfrentamientos históricos entre
las naciones; una herramienta del desarrollo progresista tan poderosa,
que debe ser desarraigada de las elites tradicionales y explotada por los
pueblos para una efectiva democratización. Dejar a un lado la paternidad de los estados, entregando un poder responsable a las personas del
común va a ser que los brotes esparcidos por en el mundo sean centros
de nucleación, centros de verdadera libertad.
Saludable es, entonces, en el marco de una sociedad libre, la ciencia como uno de los pilares ilosóicos, ya que su in institucional es la
expansión del conocimiento, dejando a un lado los secretos y actuando
por el bien común; puesto que el propio cientíico se beneició con los
esfuerzos comunes de sus predecesores. Por lo que, tradicionalmente,
la ciencia y los cientíicos han gozado de un estatus de reputación y
conducta particularmente alto (Richards, 1983), lo que forma parte del
carácter que se debe escalar, siendo contraparte de la corrupción que
solo favorece al “1%”. Es un reto, por esto, hacer de una forma justa,
que se asegure a todas las personas el acceso a los descubrimientos en
ciencia y a los inventos en tecnología.
La autonomía responsable de la ciencia tiene como combustible
a autores interdisciplinares. Una de las características de los países en
desarrollo es la ausencia de un puente de comunicación de las comunidades cientíicas con las élites políticas; falla del mismo modelo de
segmentación, la cual aleja a los cientíicos de la realidad social y de las
decisiones políticas. Uno de los primeros pasos para lograr la democracia en la sociedad libre es el fusionar las voluntades políticas y cientíicas; que los problemas sociales sean los de la ciencia y que los problemas
de las corporaciones no sean exclusivamente los problemas sociales.

Bibliografía
de Solla Price, D. J. (1986). Little science, big science... and beyond.
Nueva York, Estados Unidos: Columbia University Press.
Richards, S. (1983). Philosophy and Sociology of Science: An Introduction. Estados Unidos: Schocken Books

s

07

INVESTIGAR PARA PUBLICAR
¿EL NUEVO RUMBO DE LA CIENCIA?

08

Dentro del ámbito universitario, la investigación es una práctica fundamental que promueve la correcta formación y aprendizaje de los estudiantes; sin embargo, la ausencia del entendimiento y apreciación de la
misma, fomenta una distorsión de lo que llamamos ciencia y desarrollo.
Temas como la metodología, tiempo estimado, línea de estudio, entre
otros, son muy resonantes al momento de realizar una investigación;
mas, la competencia por publicar en cantidad sacude con más vigor la
inclinación y motivaciones de los cientíicos actuales (Pascual, 2014).
Generalmente, un investigador está interesado (además de contar
con recursos para desempeñar de manera correcta su trabajo), en que
los resultados de sus investigaciones alcancen la máxima difusión posible, por consiguiente, que su nombre sea reconocido en el ámbito cientíico (Abdel & Fuenmayor, 1995); pero este último objetivo, en algunos
casos, acarrea comportamientos negativos que son contradictorios con
el objetivo principal de la ciencia, tales como: una marcada intolerancia
ante la crítica y la discrepancia; la distorsión de sus resultados, comúnmente conocido como “fraude cientíico”; la obsesión con publicar sobre un tema determinado únicamente con la intención de alcanzar el
mayor impacto (Schulz & Katime, 2003; Pascual, 2014); la perdida de
la auto-convicción sobre un hecho a partir de una o varias pruebas, y
la ausencia del útil escepticismo cientíico que no permite someterse
a la autoridad o “verdades universales” (Schulz & Katime, 2003). Para
personiicar estas conductas, tenemos algunos ejemplos:
los controversiales trabajos del psicólogo Sir Cyril Burt,
William
acerca de los caracteres cognitivos heredados (1943-1966)
González Daza
que luego de su posterior corroboración airmaron la exiswgonzalezd@unal.edu.co
tencia de fraude, o el sapo falsiicado del Biólogo vienés
Paul Kammerer en 1909, el cual, dependiendo del medio
donde se encontraba, desarrollaba estructuras reproducEstudiante de Biología
tivas al mejor estilo de Lamarck, y en 1973, los ratones
Universidad Nacional
de Colombia
teñidos del inmunólogo norteamericano W.T. Summerlin,

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

el cual quiso mentir acerca de la reacción de rechazo de tejidos extraños en un cuerpo y su relación con la inmunosupresión inducida (ver
Schulz & Katime, 2003).
Entonces, entendiendo la naturaleza humana acerca de las inclinaciones propias, el rumbo de la ciencia se debe re-direccionar con
base en la búsqueda de la verdad, la curiosidad y la transformación del
conocimiento. Para realizar esta tarea, se deben tener en cuenta algunos
aspectos, como la correcta aplicación del método cientíico, el cual le
permite al investigador una visión crítica y objetiva sobre la información
producida o interpretada (Soto, 2011); además de tener clara la importancia de la escritura para la divulgación adecuada del conocimiento.
Escribir no es solo una actividad para comunicar, también sirve
para pensar y consolidar el conocimiento; de manera que aprender a
escribir es aprender a pensar. Según estudios educativos, el paso entre
expresar verbalmente el conocimiento y transformar el conocimiento
mediante una composición escrita, no es un proceso de crecimiento,
sino que es, más bien, la reconstrucción de una estructura cognitiva
(Scardamalia & Bereiter, 1992).
Publicar se puede realizar en cualquier columna, periódico,
revista, u otros medios; empero no siempre publicar es investigar. Si
respondemos de manera precisa a una pregunta con trasfondo, fundamentada en una hipótesis y método correcto, en ese caso, surgirá
apropiadamente una buena investigación que particularmente, es la
aplicación del método cientíico inductivo (Asensi & Parra, 2002.).
Esta diferenciación entre publicar e investigar, obtiene gran importancia en los estudiantes en formación, puesto que seremos el futuro de
la ciencia colombiana. Para nosotros, debe ser prioritario obtener las
herramientas para analizar información o experiencias de forma crítica
y generar nuevo conocimiento; luego, por añadidura, crear escritos de
alta calidad, aplicabilidad y trascendencia, teniendo en cuenta el paso
de la “evaluación sobre su contenido entre los sujetos técnicamente
capacitados para opinar con autoridad sobre él” (Pérez, s.f., p. 280), y,
así, distinguir lo que realmente deberá ser publicado.
A partir de la cantidad y la calidad de la producción escrita es
evaluado el desempeño, tanto de los estudiantes como del rendimiento
investigativo del cuerpo universitario. En consecuencia, en tanto la escritura no sea comprendida como una manera de transformar, acrecentar y evaluar el propio conocimiento, el que-hacer y aprendizaje cientíico no será enriquecido notablemente; más bien, será una competencia
realizada en los primeros años de formación, como una demostración
de lo aprendido (Echeverri & Echeverri, 2005).

09

Investigar para publicar
¿El nuevo rumbo de la ciencia?
William gonzález Daza

Bibliografía
Abdel, M. & Fuenmayor, P. (1995). Investigar y publicar. En: Interciencia, 20(1), 40-46.
Alhuay-Quispe, J. (2014). Investigar y publicar para hacer ciencia.
En: Revista Infoacceso, 1(1), 1-3.
Asensi & Parra. (2002). El método cientíico y la nueva ilosofía de
la ciencia. Anales de Documentación, núm. 5, pp. 9¬19. Recuperado de http://
www.redalyc.org/pdf/635/63500001.pdf
Echeverri, J. C. & Echeverri, G. (2005). Investigar para publicar:
una pregunta y una propuesta para la escritura de los docentes en la universidad. En: Uni-pluri/versidad, 5(2), 1-13.
Pascual, D. (2014). Publicar no es investigar. En: Sociedad española
de cardiología. Recuperado de: http://www.secardiologia.es/multimedia/blog/5341-publicar-no-es-investigar.
Pérez, R. (s.f.). Ciencia y Desarrollo. Recuperado de: http://www.academia.edu/13599496/CIENCIA_Y_DESARROLLO_RUY_P%C3%89REZ_
TAMAYO
Scardamalia, S. & Bereiter, C. (1992). Dos modelos explicativos
de los procesos de composición escrita. En: Infancia y Aprendizaje, (58), 43-64.
Schulz, P. & Katime, I. (2003). Los fraudes cientíicos. En: Revista
Iberoamericana de Polímeros, 4(2), 1-90.
Schulz, P. (2005). La ética en ciencia. En: Revista Iberoamericana de
Polímeros, 6(2), 120-156.
Soto, D. (2011). Investigar y publicar siendo estudiante de pregrado.
En: Revista ANACEM, 5(1), 70.

s

10

RELACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA
APORTES Y DILEMAS SOBRE EL DESARROLLO
ECONÓMICO DE NUESTRO PAÍS

La globalización ha comenzado a mostrar sus primeros efectos negativos
sobre la situación económica y medioambiental de nuestro país; efectos
que muchos habían airmado que ocurrirían y nadie hizo nada para detenerlo: el departamento de Casanare enfrentó recientemente una sequía
que obligó al gobernador de este Departamento a declarar la situación
de emergencia social y medioambiental. Ello, debido, entre otras causas,
al uso inapropiado de la tierra en actividades de ganadería extensiva; así
como el cultivo de la palma africana, planta que exige grandes cantidades
de agua para su desarrollo, dejando la tierra sin este preciado líquido; por
otro lado, la incursión de grandes corporaciones minero-energéticas para
la explotación de dichos recursos, sin importarles el impacto medioambiental que dichas actividades genera (RCN La Radio, 2014).
Dicho fenómeno se ha presentado de manera similar en otras regiones del país, lo cual, vinculado a la incursión de los grupos alzados en
armas, genera altos índices de desplazamiento forzado de la población
rural (Victoria, 2014), la cual llega a la ciudad sin contar siquiera con el
apoyo gubernamental para la apropiada incursión de estos grupos en la
sociedad. Esta situación está estrechamente vinculada con una brecha
económica cada vez más amplia entre las regiones y entre las personas
de mayores ingresos económicos y las personas que no los tienen, y cuyas repercusiones también se dan en la prestación de derechos
fundamentales como son la educación y la salud.
Nelson Ignacio
La economía nacional enfrenta un proceso de desinIzquierdo Torres
dustrialización, cuyo detonante máximo es lo que conocemos
niizquierdot@unal.edu.co
como la ‘maldición de los recursos naturales’. Este fenómeno,
de acuerdo con algunos economistas, se deriva de la dependencia de nuestra economía de los recursos que llegan al exterior y
Estudiante
atraen grandes sumas de dinero, producto tanto del proceso de
de Administración
adquisición de dichos bienes como de la inversión de cuantiode Empresas
Universidad Nacional
sas sumas de dinero para el desarrollo de dichos sectores y cude Colombia
yas ganancias no se relejan directamente en nuestra economía.

Relación Universidad-Empresa
Aportes y dilemas sobre le desarrollo económico de nuestro país
Nelson Ignacio Izquierdo Torres

12

El problema radica, fundamentalmente, en que estos fondos
provocan una apreciación de nuestra moneda y ello, a su vez, provoca
una pérdida de competitividad de los demás sectores y desincentivos a
las exportaciones en nuestro país (Kalmanovitz, 2011). Este problema
conlleva, igualmente, a una mayor dependencia de nuestra industria de
la tecnología producida en el exterior, como nos lo maniiesta el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT, 2013). Todo lo
anterior es la más funesta consecuencia de la más devastadora muestra
del modelo económico dominante existente en la actualidad y que Martínez (2004) ha sido capaz de subrayar. Sin embargo, de acuerdo con
los planteamientos clásicos de la economía, esto tiene una explicación
bastante racional: siguiendo a David Ricardo, los países deberían enfocarse en la producción de un único bien y colocarlo a disposición del
mercado internacional: este bien signiicaría una ventaja comparativa
para la economía nacional.
Un problema inicial dará lugar cuando la economía produzca solo
plátano y no produzca ni un solo computador. Frente a este problema,
Ricardo propone que cada país enfoque su aparato productivo en la fabricación de un único bien y el excedente se coloque a disposición del
mercado internacional. De esta manera, todos los países satisfacen sus
necesidades, la oferta y la demanda de bienes estará asegurada y, de esta
manera, se obtendrá un Óptimo de Pareto Global, en el que se certiique un bienestar económico óptimo para el mercado global.
Bajo esta óptica, se ha propuesto la alternativa de que nuestro
país se dedique a la creación de industria que explote sus recursos naturales, abasteciendo, con los mismos, a los países desarrollados, quienes
se dedicarían a la producción de tecnología. No obstante, este modelo
genera varias problemáticas: una desde el punto de vista teórico y una
de naturaleza práctica.
Desde la primera óptica, se observa que ello puede generar un
aumento en los índices de dependencia tecnológica que tenemos de los
países productores de dichos bienes y una balanza comercial deicitaria,
en la medida en que nuestro país no es el único que cuenta con una
considerable cantidad de recursos naturales en el mundo y que estos
resultan siendo bienes con un bajo valor agregado; por lo que el precio
que se ha de cobrar por el mismo es igualmente bajo. Desde la otra
perspectiva, nuestro país no ha hecho un uso eiciente de sus recursos
naturales ni ha deinido siquiera una política de industrialización orientada hacia el largo plazo, en donde se deinan unos sectores estratégicos
de desarrollo económico nacional.
Así pues, la idea a presentar en este documento está fundada en
la premisa descrita por Martínez (2004) en su artículo la concepción
heredada de la ciencia y la tecnología; aquí, se nombra la ciencia y la
tecnología como el mejor camino para llegar al progreso económico y
social, airmando que ello podrá dar lugar, siempre y cuando, estas actividades se desarrollen desde un punto de vista holístico, exigiéndose, al
tiempo, una participación activa de toda la sociedad en el desarrollo de
dichas actividades (Botero-Pinzón, 2014).

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

Tomando en consideración esta noción, el Gobierno ha dirigido
su mirada hacia la universidad, como esperanza para que el sector industrial pueda llegar a ser más competitivo y pueda competir apropiadamente en el plano económico internacional. En este caso la Universidad
deberá tener como misiones fundamentales, aparte de la docencia y la
investigación, la extensión y transmisión del conocimiento a la sociedad
en su conjunto para que esta pueda satisfacer sus necesidades (Pineda,
Morales & Ortiz, 2011).
Pues bien, las empresas hacen parte de este conglomerado social
y es necesario apoyarlas en el desarrollo de soluciones innovadoras, que
respondan favorablemente a sus diferentes necesidades y que reduzcan,
a su vez, la dependencia tecnológica existente de los países desarrollados. A esta relación se le conoce como la relación Universidad-Empresa
y sobre ella cabe cuestionarnos entre otras ¿qué aportes le generaría a
nuestro país? y ¿qué dilemas tendría que enfrentar en el camino?
Iniciando el análisis detenido en estas preguntas se hará una observación al artículo escrito por Vega (s.f.), airmando que las teorías
económicas de corte neoliberal existentes no niegan la importancia que
tienen los recursos naturales, tecnológicos y humanos sobre el desarrollo económico y organizacional. Lo que sí ha hecho es resaltar que
el conocimiento es otro factor de producción, cuya importancia está
presente en la medida en que facilita el desarrollo de un bien de mayor
valor agregado y que, potencialmente, pueda competir en mejores condiciones en el mercado internacional.
Incluso, esta es una de las ventajas que le signiica el desarrollo
de esta relación al sector empresarial: la generación de bienes de mayor
valor agregado y que, por lo tanto, puedan competir en mejores condiciones en el mercado internacional. Así mismo, la Universidad puede
facilitarle a las empresas la obtención de una mano de obra más cualiicada y una cantidad de conocimiento que antes la empresa no tenía y
que puede signiicarle una reducción de costos.
Mientras tanto, para el plano universitario, el fortalecimiento
de dicha relación podría otorgarle una mayor cantidad de recursos
para superar (en el caso de las universidades públicas) el déicit presupuestal que enfrentan dichos centros educativos, así como una mayor
experiencia docente en actividades de investigación y participación
en el plano empresarial, haciendo de la transmisión de conocimiento
una actividad más fructífera en la medida en que permite inculcar a
los estudiantes un mayor aprecio hacia la investigación que se ha ido
perdiendo con el paso del tiempo.
Sin embargo, si se observa la situación actual de dicha relación,
el vínculo más cercano, desarrollado entre la universidad y la empresa,
está materializado en el desarrollo de trabajos de consultoría, asesoría y
los programas de educación continúa. Ello, se ha debido al poco interés
que tienen las empresas en solicitar el apoyo de la universidad para el
desarrollo de actividades de investigación y desarrollo, cuyas principales
características son el alto componente de riesgo y de inversión que acarrean las mismas. Aquí se presentan algunos de los motivos:

13

Relación Universidad-Empresa
Aportes y dilemas sobre le desarrollo económico de nuestro país
Nelson Ignacio Izquierdo Torres

14

• Las diferencias existentes en el nivel de temporalidad, donde dichas entidades desarrollan las actividades de investigación: en el
caso de las universidades, su orientación está dada hacia el largo plazo;
mientras que para las organizaciones es necesario la obtención de resultados en el corto plazo.
• El Estado se descargaría de la responsabilidad de inanciar las
actividades desarrolladas por la universidad pública.
• El atentado contra el principio de la autonomía universitaria:
sesgando las actividades de investigación hacia las necesidades que tiene la empresa (Burawoy, 2013).
• El choque contra las demás misiones de la universidad: haciendo, entre otras, que el conocimiento sea mercantilizado, lo que levantaría los primeros pasos hacia la privatización del sistema educativo
superior en su totalidad.
• Los posibles conlictos de interés, ante la posible situación de
que se obtenga una innovación cuyo potencial comercial sea elevado, ¿a
quién le corresponde los derechos de patente y comercialización de la
misma: a la Universidad o a la industria? (Moreno -Posada, 2002).
• La pobre infraestructura tecnológica existente en las universidades para el desarrollo de actividades de investigación y desarrollo de calidad.
Una problemática que debe ser desarrollada con más detenimiento es la baja inversión que hace el sector empresarial para el desarrollo
de actividades de investigación, desarrollo e innovación, dada la presencia de un alto componente de costos y riesgos existentes al desarrollar dichas actividades; así como la falta de una mentalidad empresarial
orientada hacia la incursión en mercados internacionales.
Lo anterior se debe al gran tamaño que tiene el mercado nacional
–cerca de 47 millones de habitantes– y a la mala aplicación de la política
de industrialización por sustitución de importaciones. Esta política pretendía elevar los aranceles para que no entraran bienes extranjeros; por
lo que las empresas nacionales se tenían que desarrollar para atender las
necesidades del mercado nacional.
Ello condujo a un desarrollo del sistema productivo en las organizaciones, encargado de atender únicamente el mercado nacional, sin
llevar a cabo mejoras signiicativas sobre los bienes producidos, tendencia que se han mantenido hasta nuestros días y que deberá cambiar
por la aprobación de los múltiples tratados de libre comercio en los
últimos cuatro años, los cuales promoverán, entre otras, la entrada de
muchos competidores, quienes ingresarán bienes con mayor valor agregado y con un precio menor, características que harán que las empresas
nacionales pierdan competitividad; además, no le podrán hacer frente
fácilmente si no innovan.
Así pues, en este texto, se ha comprendido el contexto socio-económico que nos obliga a implementar este modelo y el papel que desempeñaría dicha relación sobre la economía nacional. Sin embargo,
quedan algunos vacíos en torno a las estrategias que deben aplicarse
para solucionar las problemáticas anteriormente señaladas. Desde la
teoría, se presentan algunas. Estas en su orden son las siguientes:

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

• Fomentar un cambio de mentalidad en los administradores de
empresas de origen nacional. Comprendiendo la importancia que desempeña el desarrollo de actividades de ciencia, tecnología y desarrollo
en la producción de bienes menos costosos y con mayor valor agregado
para el cliente, que le permita a las empresas ser más competitivas tanto
en el plano nacional como en el internacional.
• Aplicar prácticas apropiadas para gestionar el conocimiento
dentro de las organizaciones. Haciendo que la transferencia de conocimiento realizada por parte de la universidad a las empresas pueda articularse de manera apropiada tanto en el proceso productivo como en los
bienes producidos y se pueda fomentar una cultura organizacional basada
en la investigación, el desarrollo, la innovación y la creatividad; llevándose
a cabo estas actividades de manera sostenible a través del tiempo.
• Reconocimiento claro de los objetivos a los cuales desea llegar
la Universidad en materia de investigación. Aplicación del principio de
autonomía universitaria, para que las empresas acudan a los centros de
investigación a los cuales, realmente, debe acudir para efectuar la transferencia tecnológica como de conocimiento; así como obtener innovaciones sobre los procesos productivos y los bienes producidos (Lavía,
Olazaran & Otero, 2005).
• Una participación más activa del Estado. Entregando verdaderas propuestas para sacar a la universidad pública del déicit presupuestal que enfrenta en la actualidad; fortaleciendo el conocimiento
tanto de los directores de las organizaciones como de los investigadores
sobre la normatividad existente en materia de propiedad intelectual, y
jugando un papel de motivador y mediador en la consolidación de la
relación entre la universidad y la empresa.
• Deinición de políticas de industrialización orientadas hacia
el largo plazo. En el que se deinan unos sectores estratégicos promotores del desarrollo tanto del sector productivo como de la economía
nacional. La deinición de estos sectores deberá tener en cuenta tanto
las competencias desarrolladas en el plano académico en materia de investigación como las necesidades existentes en el sistema productivo.
• Deinición de unas políticas educativas orientadas hacia el largo plazo. En el que se promueva un sistema educativo de calidad desde
los primeros años de la infancia hasta el contexto universitario, promoviendo, a su vez, una reducción en la brecha existente entre el sistema
público y privado de educación.
Enfoque a las principales problemáticas que enfrenta la sociedad. Un ejemplo de esta problemática se presenta en las investigaciones llevadas a cabo por el sector farmacéutico, ya que estas están
orientadas hacia las enfermedades que enfrentan las sociedades desarrolladas, a pesar de que muchas personas mueren por enfermedades
huérfanas o tropicales; estas últimas, presentes en las sociedades cuya
economía está en vía de desarrollo. La razón por la que no se llevan a
cabo investigaciones sobre estas enfermedades se debe a la poca rentabilidad o baja afectación a las naciones desarrolladas. No obstante,
cuánto bien haría para las condiciones de vida de los habitantes de los

15

Relación Universidad-Empresa
Aportes y dilemas sobre le desarrollo económico de nuestro país
Nelson Ignacio Izquierdo Torres

países que se ubican en el eje del Ecuador si se encontraran medicinas
para estas enfermedades.
Esto mismo ocurre con las diferentes problemáticas que enfrenta
entre otras nuestra sociedad y frente a ello, tanto la academia como la
industria del siglo XXI tienen que jugar un papel fundamental.
En dichas estrategias, la Universidad deberá jugar un rol activo,
al ser esta la institución en la cual concurre la investigación, el conocimiento y la crítica con miras hacia la construcción de un nuevo país: uno
realmente interesado por las problemáticas que enfrenta la sociedad,
que haga uso sostenible de los recursos que nos entrega la tierra y que
promueva, de esta manera, un verdadero bien-estar para dicha sociedad.

Bibliografía

16

Botero-Pinzón, L. (2014). Internacionalización y competitividad.
En: Revista Ciencias Estratégicas, 22(32), 187-196. Recuperado de https://revistas.upb.edu.co/index.php/cienciasestrategicas/article/view/4019/3627
Burawoy. M. (2013). La Gran Universidad Norteamericana. María
Victoria Valencia (trad.). En: ¿Qué universidad queremos? (3), Santiago de Cali,
Colombia: Universidad del Valle.
Kalmanovitz. S. (2011). Nueva historia económica de Colombia. Bogotá, Colombia: Santillana.
Lavía. C., Olazarán. M. & Otero. B. (2005). Cooperación, conocimiento e innovación: políticas y agentes regionales de I+D. En: Ekonomiaz:
Revista vasca de economía, (59), 186-213.
Martínez. F. (2004). La concepción heredada de la ciencia y la tecnología. En: Revista Humanidades Médicas, 4(1). Recuperado de: http://scielo.sld.
cu/pdf/hmc/v4n1/hmc030104.pdf
Moreno-Posada, F. (2002). La negociación de contratos entre universidades y empresas. En: Revista Letras Jurídicas 07(01), 199-211.
Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT).
(2013). Indicadores de ciencia y tecnología Colombia 2012. Recuperado de: http://
ocyt.org.co/informes_indicadores/Indicadores_OCyT_2012/html/index.html
Pineda. K., Morales. M. & Ortiz. M. (2011). Modelos y mecanismos de interacción universidad-empresa-Estado: retos para las universidades
colombianas. En: Equidad y desarrollo. (15), 41-67.
RCN La Radio. (2014). Tragedia ambiental en Casanare obedece al
mal uso de los recursos naturales: Ideam. En: RCN La Radio. Recuperado de:
http://www.rcnradio.com/noticias/emergencia-ambiental-en-casanare-obedece-al-mal-uso-de-los-recursos-naturales-ideam-125705
Vega-Cantor, R. (2007). La “sociedad del conocimiento”: una falacia
comercial del capitalismo contemporáneo. En: Revista Herramientas, (35). Recuperado de: http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-35/la-sociedad-del-conocimiento-una-falacia-comercial-del-capitalismo-contempo
Victoria. C. (2014). Casanare o la tragedia del desarrollo. En: Las dos
orillas: Nota Ciudadana. Recuperado de: http://www.las2orillas.co/casanare-o-la-tragedia-del-desarrollo/

s

UNA REFLEXIÓN SOBRE EL QUEHACER
INGENIERIL DENTRO DE LA
MERCANTILIZACIÓN DEL CONOCIMIENTO

Generalmente, se señala que la ingeniería moderna empezó con la
Revolución Industrial; sin embargo, si aquélla se entiende como el encuentro entre la ciencia y la técnica, podría decirse que la ingeniería
moderna empezó en la escuela de Alejandría, cuando la ciencia griega y
la praxis oriental se unieron, encarnadas en personajes como Ctesibio
de Alejandría, Filón de Bizancio, Herón de Alejandría o Arquímedes de
Siracusa; quienes, en ese sentido, serían los primeros ingenieros modernos, aunque ya antes Arquitas de Tarento había unido el razonamiento
teórico al desarrollo de mecanismos y autómatas. No obstante, si se
considera que este fue un evento episódico que no se relejó en los siglos
posteriores, al menos se podría pensar que la ingeniería moderna surgió
en la Edad Media, pues el título de ingeniero se utilizó por primera vez
en esa época (entre 1150 y 1200) (Valencia-Giraldo, 2010).
Las palabras ‘ingenio’ e ‘ingenioso’ provienen de las palabras latinas ingenium e ingeniosus, derivados del verbo ingenero, que signiica
crear. Por tanto, la persona que creaba o diseñaba máquinas de guerra
(arietes, catapultas, torres de asalto, etc.) y otros ingenios mecánicos
vino a ser conocido como el ‘ingeniator’ o ‘ingeniero’.
El primer acercamiento con el término ingeniería e ingeniero
denota, principalmente, aquellas personas que creaban y diseñaban
máquinas y artefactos, los cuales podrían tener un in militar;
ya sea que el objetivo fuera eso o que los diseños pudieran ser
Jhonatan Camilo
adaptados a ines no tan benéicos para las personas, constiChamorro Cerón
tuyendo las herramientas más apropiadas para el dominio y
jhcchamorroce@unal.edu.co
sometimiento de los demás.
Empero, quizá
Estudiante de
Ingeniería Electrónica
Universidad Nacional
de Colombia

(…) la primera deinición de ingeniería fue la del conde
Rumford, quien, en 1799, dijo que era: “la aplicación de
la ciencia a los propósitos comunes de la vida”. (...) Aunque la más conocida fue la dada en 1828 por el arqui-

17

Una reflexión sobre el quehacer ingenieril dentro
de la mercantilización del conocimiento
Jhonatan Camilo Chamorro Cerón

tecto británico Thomas Tredgold presidente de la Institution
of Civil Engineers, quien la llamó “el arte de dirigir las grandes
fuerzas de la naturaleza y usarlas para beneicio del hombre”
(Sastoque, 2015).
Es aquí cuando la ingeniería deja de ser vista como una herramienta enfocada en la guerra y se visualiza, como su principal objetivo, en lograr el
beneicio y bienestar de la sociedad. Así, surge la visión de la disposición
de la ingeniería al servicio de la comunidad; pero, ¿acaso estas concepciones solo son pensamientos idealistas y utópicos de la ingeniería? Es
claro que esta pregunta es la que cada uno de nosotros debería plantearse y sentar una posición objetiva de nuestra misión como ingenieros.
Por ello, este ensayo solo iniciará esta discusión, adentrándose un poco
en la desastrosa realidad sobre el conocimiento, visto como una mercancía más, articulado a la maquinaría productiva.
Ya se han presentado algunas concepciones de la ingeniería y, de
una manera más general, en la actualidad, se proponen nuevas deiniciones, cada vez más largas y complejas; es así como las leyes sobre educación, Ley 30 de 1992, en su artículo 36 y la Resolución número 2773 de
2002, en su Artículo 2 la deine así:
Ingeniería es la profesión que se fundamenta en los conocimientos de las ciencias naturales y matemáticas, en la conceptualización, diseño, experimentación y práctica de las ciencias
propias de cada especialidad, buscando la optimización de los
materiales y recursos, para el crecimiento, desarrollo sostenible
y bienestar de la humanidad. (Congreso de Colombia & Ministerio de Educación Nacional).

18

Deinición compartida, igualmente, por la Sociedad Colombiana de
Ingenieros (Icfes-Acoi, 2000).
Desde sus inicios, la ciencia y la ingeniería han estado asociadas al
desarrollo humano, y forman parte de la naturaleza humana, generando
lazos estrechos en la generación de tecnología. El avance de la ciencia
y la ingeniería se produce de manera natural en un ambiente social, el
cual, para existir, exige la transformación de la naturaleza y la solución de
problemas. Asimismo, el grado de desarrollo de la ciencia, y de la ingeniería, y su vinculación con los problemas naturales, pueden servir como
indicadores del perfeccionamiento y vitalidad de un sistema social.
Desde esta perspectiva, la ingeniería es una de las muchas empresas sociales, relacionada con los grandes acontecimientos de la humanidad a través de las edades, donde el ingeniero ha estado al frente
como un hacedor de la historia y sus logros materiales han tenido tanto
impacto como cualquier otro desarrollo político, económico o social.
La ingeniería puede interpretarse como un proceso de diseño en
el que diversas partes del “mundo dado” al cientíico y el “mundo creado” por el ingeniero cobran una nueva forma y se reúnen en algo que la
naturaleza no había soñado (Petroski, 1992). La ingeniería no ija, como

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

objeto primordial, el mundo ya dado, sino el mundo que los propios
ingenieros crean.”
La visión del mundo dado como objeto conduce directamente a
la percepción de que el hombre podía manipular el mundo natural; de
ahí, las palabras de Bacon “el saber es poder”. El mundo se presenta
como un objeto que puede ser gobernado y manipulado al antojo del
hombre, sin importar las consecuencias de sus actos egoístas, en donde
la evolución tecnológica es cada vez más rápida y adopta un carácter
cada vez más sistemático dentro de la visión capitalista, sometiéndonos,
poco a poco, a una dependencia tecnológica, que busca sumergirnos
progresivamente en aquella “sociedad del conocimiento”, que ha puesto
en decadencia la visión humanística del conocimiento.
“Los que usaron por primera vez las nociones de sociedad y
economía del conocimiento <o> fueron instituciones como el Banco
Mundial las que acuñaron esos términos” (Vega-Cantor, 2007), y, precisamente, son estas entidades, juntos con las grandes multinacionales,
quienes se han autodenominado generadores de progreso y desarrollo;
han impulsado un proceso de mercantilización del conocimiento y, con
el surgimiento de las nuevas tecnologías, la sensación de mutación y
cambio tecnológico se ha hecho más palpable; y con ello la importancia
de la ingeniería en las decisiones de la sociedad.
En la economía, han aparecido nuevas propuestas que intentan
superar el análisis neoclásico, considerando necesario tener en cuenta
que la tecnología es un factor impulsor del cambio y del desarrollo económico (Cuevas-Badallo, 2005). La perspectiva neoclásica presuponía,
entre otras cosas, que las empresas no tienen los incentivos para innovar,
y por ende la tecnología representa información libremente disponible,
capaz de extenderse a diferentes contextos; es decir, es un elemento que
se incorpora la actividad industrial con una adaptación sin costes. De
esta manera, se considera que el desarrollo tecnológico no se debe tener
en cuenta dentro del análisis económico.
Frente a esta concepción económica, la perspectiva evolucionista
deine la tecnología de una manera completamente diferente. Se señala
que uno de los elementos claves para comprender qué es la tecnología es
atender al tipo de conocimientos que se necesita y que debe desarrollarse. Esos conocimientos, en muchas ocasiones, pueden tener un carácter
tácito; de modo que la experiencia de aquellos que desarrollan y usan la
tecnología es indisociable del artefacto tecnológico. Se apunta que el conocimiento tecnológico tiene un desarrollo más acumulativo que rupturista,
es decir, que las trayectorias, los procesos y los antecedentes de la investigación y el desarrollo tecnológico también han de tenerse en cuenta a la
hora de estudiar la tecnología y su papel dentro del progreso económico.
En las primeras décadas del siglo pasado, los neopositivistas relejaron, con su quehacer, las contradicciones propias de la nueva etapa,
pues, precisamente, en la época del imperialismo, se establece y acelera
el proceso de intervención del Estado, y las empresas en la actividad
cientíico-tecnológica por razones especialmente militares y económicas (Martínez-Álvarez, 2000).

19

Una reflexión sobre el quehacer ingenieril dentro
de la mercantilización del conocimiento
Jhonatan Camilo Chamorro Cerón

Es aquí, en el momento en el que la producción de conocimiento
y la generación de tecnología, mediante la ingeniería, son trastocadas
por entes externos al social; estos, a pesar de tener ines justiicados,
garantizar los procesos de desarrollo integral y que la participación de
la ingeniería sea esencial, pueden corromperse fácilmente. Empero,
para observar de qué manera la ingeniería y la orientación del desarrollo
tecnológico pueden verse afectados por las decisiones relativas de los
diversos grupos, hay que partir del establecimiento de una relación estrecha entre la ciencia y la discusión frente a su neutralidad.”.
La neutralidad de la ciencia puede verse desde varias perspectivas, entre ellas, la moral. Al respecto, el cientíico es un hombre o
ciudadano como cualquiera, pero caliicado para conocer los efectos
posibles y, en este sentido, tiene, por tanto, la responsabilidad moral
de informar el mal uso que de ella se pueda hacer. Frente a la neutralidad de la ciencia y el cientíico hay múltiples posturas, entre las que
podemos destacar que:
(…) el cientíico en su responsabilidad moral debe cumplir con el
rigor que la ciencia le exige: el objeto general y normas del método cientíico, pero también debe tratar de liberar a la ciencia de
cualquier inalidad que no sea la de proveer a la humanidad un
servicio ajeno a intereses particulares. (Quintanilla, 1978, p.53).

20

Así mismo, como la ciencia es ejercida por los hombres, la ingeniería
también lo es; por lo que no está exenta del error humano ni de su naturaleza de seres ‘sentipensantes’, que los hace partícipes de la coyuntura
social, cultural, económica y política, capaz de incidir directamente en
su ejercicio, buscando hacer lo correcto. No obstante, hay ocasiones en
las que la debilidad del hombre, por el dinero o el poder, pueden más;
y, en consecuencia, la ingeniería se transforma en el generador del malestar social, al ser una de las principales causas de las mercantilización
del conocimiento. Así pues, es indiscutible la utopía de que la ciencia
y la ingeniería sean totalmente neutrales; empero, debería ser ética y
moralmente responsable.
El conocimiento no es totalmente objetivo como se cree, pues
está estrechamente ligado con el ejercicio del poder, pretendiendo, así,
que lo que se plantea es irrefutable por el ciudadano común y, en algunos
casos, la ciencia y la ingeniería, para contratar, son aprovechadas por las
irmas de relaciones públicas, las cuales se han vuelto muy soisticadas
en la preparación de comunicados de prensa, y que al servicio de grandes
multinacionales se encargan de crear cortinas de humo ante realidades
producto del abuso indiscriminado al medio ambiente y los plantean
como efectos colaterales de la búsqueda del progreso y bienestar de la
humanidad. “Han aprendido a unir los nombres de cientíicos famosos
a investigaciones que esos cientíicos ni siquiera han visto.” (Stauber, s.f.
p. 201, citado por O’Shea, 2009).
De acuerdo con lo anterior, se puede airmar que el conocimiento
no es totalmente objetivo como se cree que es, pues está estrechamente

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

ligado con el ejercicio del poder; pretendiendo, así, que lo que se plantea
no puede ser refutado por el ciudadano del común. Así mismo, en algunos casos, las irmas de relaciones públicas se aprovechan de la ciencia y
de la ingeniería para contratar/ contratan aprovechándose de la ciencia
y de la ingeniería; volviéndose muy soisticadas en la preparación de comunicados de presa. Estas, al servicio de grades multinacionales, crean
cortinas de humo ante realidades producidas por el abuso indiscriminado del medio ambiente, presentándolos como efectos colaterales en
la búsqueda de progreso y bienestar de la humanidad. Han aprendido a
relacionar los nombres de cientíicos famosos con investigaciones ajenas a ellos. (O’Shea, 2009)
Quizá, el caso más famoso es la historia de cómo la nafta con
plomo entró en escena. En 1922, General Motors (GM) descubrió que
los autos tenían más caballos de fuerza si se le agregaba plomo a la nafta.
Cuando hubo cierta preocupación sobre la seguridad, GM le pagó al
buró de minas para que realizara pruebas falsas y publicara investigaciones falsas que “demostrasen” que la inhalación de plomo era inocua.
Sin una oposición cientíica organizada, durante los siguientes 60 años,
cada vez se agregó más plomo a la gasolina, hasta que en los años 70, un
90% de la gasolina contenía plomo. Finalmente, se volvió demasiado
obvio para ocultar que el plomo era un importante cancerígeno, cosa
que ellos sabían desde el principio, en consecuencia, la gasolina con plomo fue sacada de circulación a inales de los años 80 (Stauber & Rampton, 2002; Druyan, Soter, & MacFarlane, 2014).
La concepción mercantil del conocimiento afecta directamente
el quehacer ingenieril, debido a que la explotación indiscriminada de
los recursos naturales y la necesidad de innovar en el modo de llevar a
cabo el combate durante las épocas de guerra traen consigo la creación
de nuevas tecnologías, algunas de las cuales se convierten en parte de
nuestro día a día. A pesar de ello, por esa misma percepción, la ingeniería ha sido llevada al banquillo de los acusados por el gran público, de un
lado, por quienes le exigen que haga más por el bienestar de la sociedad,
y de otro, por los críticos del progreso y la tecnología, en especial los
paciistas y los ecologistas.
Adicionalmente, existe un problema no resuelto en la ingeniería,
que tiene fundamentación cientíica, tecnológica y socio-humanísitica,
y es que la tecnología moderna no puede ser reducida ni a la capacidad
inventora ni a la mera aplicación de los conocimientos cientíicos. Ella
se produce a través de la cooperación y, en virtud de su conocimiento,
logra que un producto tecnológico llegue a la madurez de su producción, gracias a un continuo proceso de construcción y desarrollo. Es
decir, la ingeniería está subsumida en la tecnología, o mejor, en lo que
la gente percibe, en general, como la máquina tecno-cientíica, incluso,
tecno-económica.
La existencia de múltiples intereses y actores; la necesidad de
entenderse y comunicarse con un nuevo ciudadano más consciente y
crítico que en el pasado, y la velocidad del cambio tecnológico, social e
industrial, en la era del conocimiento y la información, están transfor-

21

Una reflexión sobre el quehacer ingenieril dentro
de la mercantilización del conocimiento
Jhonatan Camilo Chamorro Cerón

mando y, a la vez, afectando el ejercicio profesional de la ingeniería; lo
que permite entender y relexionar desde el quehacer ingenieril, aun no
acabado, sobre su papel y responsabilidad en y con la sociedad.
En 1825, Augusto Comte dijo que:
(...) El establecimiento de la clase de los ingenieros con sus
propias características es de la mayor importancia porque esta
clase constituirá, sin duda, el instrumento de coalición directo
y necesario entre los hombres de ciencia y los industriales por
medio de los cuales solamente puede empezar el nuevo orden
social (1985, p. 53).
Esta comprensión del rumbo que debería tener la ingeniería invita a participar activamente en la construcción de alternativas más amigables,
que no impliquen “dominio de la naturaleza” sino más bien a ser una
noble interfaz entre la tecnología y la humanidad, y sentar una posición
crítica frente a la práctica de la ingeniería, la cual debería llevarse a cabo
con una gran conciencia y preocupación en cuanto a las posibles consecuencias dañinas de la tecnología sobre las personas y la naturaleza.
La humanidad demanda ingenieros más sensibles y mejor preparados acerca de su papel en la sociedad; conscientes de que su actividad no
se circunscribe a la esfera técnica, sino que transita de la técnica a lo social; y frente a lo cual se debe aprender a tomar decisiones, especialmente, que afectan a los colectivos humanos, así como al medio ambiente.

Bibliografía

22

Congreso de Colombia. (1992). Ley 30 de 1992, Por la cual se organiza
el servicio público de la Educación Superior. Recuperado de: http://www.mineducacion.gov.co/1621/article-86437.html
Ministerio de Educación Nacional. (2003). Resolución 2773 de
2003, Por la cual se deinen las características especíicas de calidad para los programas de formación profesional de pregrado en Ingeniería. Recuperado de: http://
www.mineducacion.gov.co/1621/articles-86417_Archivo_pdf.pdf
Comte, A. (1985). Cuarto Ensayo (1825). En: Ensayos (p. 53. Barcelona,
España: Editorial Crítica.
Cuevas-Badallo, A. (2005). El papel de las ciencias ingenieriles en
el desarrollo de las nuevas tecnologías. En: Laguna: Revista de Filosofía, (16),
pp. 45-58.
Druyan, A., Soter, S. & MacFarlane, S. (Productores ejecutivos). (2014). Cosmos [Serie de televisión] Estados Unidos: National Geographic Channel.
Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación
Superior (Icfes) & Asociación Colombiana de Facultades de
Ingeniería (Acofi). (2000). Nomenclatura de títulos en la formación técnica
profesional, tecnológica y de ingeniería en Colombia. Informe inal, Bogotá D.C.,
Colombia. Recuperado de: http://www.usfx.bo/nueva/vicerrectorado/citas/
TECNOLOGICAS_20/Mecanica_Industrial/14.pdf

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

Martínez-Álvarez, F. (2000). La concepción heredada de la ciencia
y la tecnología. En: Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). Recuperado de: http://www.oei.es/salactsi/fmartinez.htm
O’Shea, T. (2009). Las puertas de la percepción: ¿Por qué los norteamericanos creen casi cualquier cosa? En: seryactuar.org. Recuperado de:
http://free-news.org/htm/Sistema_Creencias-01.htm
Petroski, H. (1992). To engineer is human: the role of failure in successful
design. Estados Unidos: Vintage Books.
Pulido, E. (2008). Sobre la neutralidad de la ciencia. En: Redhecs, Revista electrónica de humanidades, educación y comunicación social, 3(5), pp. 171178. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2737314.pdf
Quintanilla, M. A. (1978). El mito de la neutralidad de la ciencia. La
responsabilidad del cientíico y el técnico. En: El Basilisco: Revista de ilosofía,
ciencias humanas, teoría de la ciencia y de la cultura, (1), pp. 52-56.
Sastoque Campos, Mauricio (2015). Déicit de ingenieros para
el desarrollo sistémico del país. Recuperado de: http://agenciadenoticias.
unal.edu.co/enlosmedios.html?tx_unalreportesmedios_enlosmedios%5Bnoticia%5D=6469&tx_unalreportesmedios_enlosmedios%5Baction%5D=show&tx_unalreportesmedios_enlosmedios%5Bcontroller%5D=Noticias&cHash=5dcf9f3a062960a78a71510958304dc4
Stauber, J. & Rampton, S. (2002). Trust us, we’re experts: How
industry manipulates science and gambles with your future. Estados Unidos:
Tarcher Perigee.
Ude@ - Para ser, saber y saber hacer. (s.f.). Capítulo 1: Qué es la
ingeniería. En: Introducción a la Ingeniería (pp. 15-29). Universidad de Antioquia, Facultad de Ingeniería. Recuperado de: http://aprendeenlinea.udea.edu.
co/lms/moodle/ile.php/98/Hacer_Ingeniero/Queesingenieria.pdf
Valencia-Giraldo, A. (2010). Sobre la identidad de la ingeniería. En:
Ingeniería y Sociedad, (2). Recuperado de: http://aprendeenlinea.udea.edu.co/
revistas/index.php/ingeso/article/view/7302/6741
Valencia-Restrepo, D. (2011). Crisis y futuro de la ingeniería. En:
Ingeniería y Sociedad, (3). Recuperado de: http://aprendeenlinea.udea.edu.co/
revistas/index.php/ingeso/article/view/4691/4123
Vega-Cantor, R. (2007). La “sociedad del conocimiento”: una falacia
comercial del capitalismo contemporáneo. En: Revista Herramientas, (35). Recuperado de: http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n-35/la-sociedad-del-conocimiento-una-falacia-comercial-del-capitalismo-contempo

s

23

CONOCIMIENTO INTERDISCIPLINARIO
Y PRÁCTICO EN LA ACADEMIA
Y FUERA DE ESTA

Introducción
Usualmente, los problemas que surgen en la vida diaria necesitan de
diversas componentes del conocimiento ya que al mirar alguno de estos problemas vemos que existen diversos elementos que inluyen en la
causa de la problemática.
El hecho de que se aborde el problema desde una sola rama del
conocimiento puede signiicar que se esté sesgando el problema para
resolverlo de una manera metódica o que, sin saberlo, se ha llegado a
omitir una serie de elementos que pueden ser relevantes en la solución
de la problemática. Observando las consecuencias del sesgo en la solución de la problemática, como lo han mostrado varios de los expositores
en la cátedra de Ingenio, Ciencia, Tecnología y Sociedad; quienes han
visto la necesidad de trabajar en equipo, de forma incluyente con respecto a los distintos saberes y sobre todo a trabajar, como lo explica,
desde el lenguaje, Paulo Freire (Freire, 1967), no solamente para la gente
sino con la gente.
Paralelo a esto, en los planes educativos de la universidad colombiana, la formación en diversas disciplinas no es uno de los elementos
claves para la enseñanza, aún cuando no se puede negar que en los planes de estudio hay grupos o componentes dedicados a complementar
saberes totalmente especíicos de una rama del conocimiento. Mucho
menos lo interdisciplinar es relevante en los centros de enseñanza básica y media de Colombia.
John Erick
Cabrera Ramírez

Planteamiento histórico de lo
interdisciplinario

24

Para entender cada rama del conocimiento como una serie
de procesos que son propios y distinguibles de otros procesos, puede verse si bien desde los griegos, también desde

jecabrerar@unal.edu.co

Estudiante de Física
Universidad Nacional
de Colombia

el creador del ‘Método Cientíico’, René Descartes, cuya segunda regla
dice: “El segundo, en dividir cada una de las diicultades que examinare,
en tantas partes fuere posible y en cuantas requiriese su mejor solución”
(Descartes, 1967, p. 15). Es decir, asumió que el objeto de estudio se puede fraccionar y que para llegar al conocimiento de este como un todo,
era necesario unir las partes. En la medicina se puede ver su aplicación al
estudiar de manera independiente cada uno de los órganos como partes
de un todo: el cuerpo humano.
Puede surgir la pregunta de cómo sería posible la unión, la síntesis
del conocimiento de cada una de estas partes, para la totalidad, ¿habrían
inconsistencias entre cada conjunto de saberes?, o incluso, ¿sería suiciente uno solo de estos para entender el todo?
Con la revolución industrial y los avances de la tecnología durante
los siglos XVII, XVIII y XIX, se observó cómo la ciencia se involucraba cada vez más con la tecnología, creando nueva tecnología y generando mecanismos complejos para la existente; logrando, además, la
solución y el replanteamiento de temáticas que durante siglos habían
permanecido estáticas, como el heliocentrismo planteado por Galileo.
Sin embargo, la ciencia no es del todo progresiva. En la física,
se puede observar que a inales del siglo XIX, se falsean, como lo diría
Thomas Kuhn (1971), las teorías que habrían promovido el desarrollo
de los siglos XVII al XIX; estas son las teorías cuántica y relativista.
La aceptación y el rechazo de hipótesis no ocurren solamente en ese
momento histórico sino que ocurre con frecuencia, según los criterios y
el funcionamiento de las comunidades cientíicas.
La ciencia tiene un impacto cada vez más creciente en la sociedad, ejemplo de ello fue el desarrollo de nuevas armas y de la tecnología
para el consumo que se vio durante la segunda guerra mundial. De ahí
parte lo interdisciplinar, de extender esa unión a lo que es carente de
una única explicación y predicción. Por esto, surge el término bajo el
contexto cientíico del siglo XX como la conexión bien deinida entre
(inter) disciplinas, a in de que no se produzcan aisladas (Wikipedia,
2014) y (Frank, 1988).

Un ejemplo desde la academia
En algunos planes de estudio, como los de la universidad Nacional
de Colombia, se da la opción de escoger un “paquete” de asignaturas
optativas o electivas, limitando, por un lado, la saturación de contenidos, y, por otro lado, impidiendo una visión más completa de
alguna rama del conocimiento.
En el departamento de Física de la Universidad, se observa cómo
la sobre especialización llega a tal punto, que existe una serie de conferencias mal llamadas “coloquios” (entiéndase el coloquio no solo como
un suministro de conocimiento sino como un debate); puesto que son
muy pocos los que logran hacer debate, unos pocos profesores, en alguna medida, se acercan a la temática.

25

Generación y acción del conocimiento desde otras
perspectivas
Ciencia en centros de investigación
En cuba (Martínez, 1998), al ver del creciente impacto de la ciencia en
la sociedad del siglo XX, se plantea la necesidad de modiicar la metodología con que se realiza y se enseña la ciencia en Cuba; no obstante,
como se observa en la igura 1, Cuba debe afrontar una serie de diicultades, como su aislamiento con otros países, para poder construir una
comunidad cientíica que tenga una efectiva comunicación y actualización. En contraparte, es positivo el planteamiento de Fidel Martínez,
con respecto a una ciencia al servicio de la sociedad. En la página de
la sociedad cubana de física, por ejemplo, hay estudios en agro-física
(Sociedad Cubana de Física, 2013), los cuales, sin entrar en detalles de
su incidencia en la sociedad, son prueba, al menos, de una preocupación
por tener un impacto en los sectores que, en apariencia, no se verían
directamente conectados con la ciencia.
40
35
30
25
20
15
10
5
1999 2000

2005

2010

2012 2013

% Documents with more than one country

Figura 2. Colaboración internacional para la producción de artículos en
Cuba, tomada de Scimago (2014).
Fuente: http://www.scimagojr.com/journalsearch.php?q=
20000195056&tip=sid&clean=0

Gracias a los ejemplos en la academia, se pueden poner varios detalles
críticos. El conocimiento que ofrece la educación formal es limitado y
no tiene el alcance que se desea en la sociedad, lo cual es mejorable si se
promueve el conocimiento interdisciplinar, el cual asume como hecho
los saberes de cada disciplina (salvo que se refuten en el proceso) llegando a resultados bastante curiosos y productivos. Las debilidades se
podrían salvar promoviendo el diálogo entre disciplinas desde jóvenes y
planteándoles diversas temáticas.

26

Investigación acción participativa (IAP)
Orlando Fals Borda planteó aplicar la investigación acción participativa
(IAP) para la educación popular (Ortiz y Borjas, 2008), de tal manera
que se pueda establecer un vínculo más estrecho entre el educador y el
educando; que los dos tengan cierta empatía para que el educador pueda
transmitir lo que conoce al educando y relexionar sobre qué le enseña
y cómo se le enseña; aún más, que el educando también sea un sujeto
capaz de transmitir y actuar en el proceso de enseñanza mediante su
conocimiento propio, el cual, normalmente, es intuitivo y proviene de
su entorno (cultura, necesidades). Esta es una buena táctica para lograr
que el proceso investigativo no se encuentre atascado en el formalismo
del mundo académico, de manera que salga inmediatamente al mundo.
No obstante, ¿el conocimiento que se produce en la educación popular
es cientíico?, ¿el conocimiento que las comunidades de trabajo tienen
es cientíico? O quizá ¿va más allá de la barrera cientíica?
La IAP es especíica de cada territorio de acción y suele ser dependiente de los procesos en los que se lleve a cabo, lo cual limita el
carácter universal de la ciencia si se desea producir desde ahí, desde conocimiento. Empero, no se niega que pueda surgir conocimiento factible de estos lugares, si, quizá, se pensara en el conocimiento ancestral, el
cual ha sido comprobado por numerosas generaciones, quienes juegan
el papel de los cientíicos en la investigación.

Conclusiones
• El conocimiento interdisciplinar no es la única alternativa viable para construir el conocimiento. También existen estudios trans-disciplinares, como el de investigación acción participativa.
• Desde la interdisciplinariedad, se pueden plantear, y resolver
problemas sociales y aquellos que antes no se visualizaban.
• Pueden encontrarse contradicciones entre las diversas ramas
del conocimiento.
• La investigación acción participativa inluye signiicativamente entre los actores de la educación por la empatía entre los que la realizan, el elemento innovador de estar con y no para el objeto de estudio.
• El conocimiento producido en la investigación acción participativa no tiene un carácter generalizador, por ser especíica de cada
condición en que surge.

Bibliografía
Descartes, R. (1987). Discurso del método. Arnau Gras, H. (Trad.) Madrid, España: Alhambra.
EcuRed. (2013). Sociedad Cubana de Física. En: EcuRed, conocimiento con todos y para todos. Recuperado de: http://www.ecured.cu/index.php/
Sociedad_Cubana_de_F%C3%ADsica

27

Una reflexión sobre el quehacer ingenieril dentro
de la mercantilización del conocimiento
Jhonatan Camilo Chamorro Cerón

Frank, R. (1988) “INTERDISCIPLINARY”: The First Half Century.
Recuperado de: http://www.oakland.edu/upload/docs/AIS/Issues%20in%20
Interdisciplinary%20Studies/1988%20Volume%2006/06_Vol_6_pp_139151_Interdisciplinary_The_First_Half_Century_%28Roberta_Frank%29.pdf
Freire, P. (1976). Educación y Cambio. Buenos Aires, Argentina: Comisión Ecuménica Latinoamericana de Educación (Celadec)
Interdisciplinarity. (s.f.). En: Wikipedia. Recuperado el 01 de
diciembre del 2014 de: http://en.wikipedia.org/wiki/Interdisciplinarity#cite_note-ausburg-1
Kuhn, T. S. (1971) [1962]. La estructura de las revoluciones cientíicas.
México D.F., México: Fondo de Cultura Económica.
Martínez-Álvarez, F. (s.f.) Hacia una visión social integral de la
Ciencia y la Tecnología. En: Organización de los Estados Iberoamericanos
(OEI). Recuperado de: http://www.oei.org.co/cts/vision.htm
Ortiz, M. & Borjas, B. (2008). La Investigación Acción Participativa:
aporte de Fals Borda a la educación popular. Espacio Abierto, 17(4), pp. 615-627.
Scimago Journal and Country Rank. (). Journal Rankings. Disponible en: http://www.scimagojr.com/journalsearch.php?q=20000195056&tip=sid&clean=0

s

28

SECTOR RURAL, EDUCACIÓN Y TECNOLOGÍA

La educación es la suma total de la experiencia que moldea
la actitud y determina la conducta de una persona tanto en
su etapa de niñez como en la de adulto
Inamullah, 2013

Educación en tecnología
Países con problemas económicos y de orden público como los islámicos, o países europeos desarrollados como Alemania y Francia, tienen
en común, curiosamente, que entre sus primeras consignas gubernamentales o religiosas se encuentra la educación. El motivo es que la
educación no solo es cosa de acumular conocimiento, sino de comunicar y expresar ideas y sentimientos dentro de una sociedad. Es decir,
el término se extiende lo suiciente como para hablar de una persona
educada en ciudadanía (respecto a derechos y deberes), educada en la
academia (respecto a los conocimientos), o educada en sus emociones.
Siguiendo este conducto, se podría hablar de educación
en tecnología, no obstante, este término puede ser mal usado y
Edy Catalina
describir una educación teórica de la tecnología que perfectaValest Torres
mente cabe dentro de la educación académica, cuando, en reaecvalestt@unal.edu.co
lidad, se está haciendo referencia a una educación tecnológica
que se encuentra fuera de la academia tradicional; una educación que permite apropiarse de la tecnología y aproximarse a lo
Estudiante de
que sería la ciencia aplicada. Sin embargo, las ciencias aplicadas
Diseño Industrial
olvidan su razón de ser por la usencia de formación integral
Universidad Nacional
de Colombia
en las mismas. Por eso, sin una buena educación es imposible
implementar una tecnología… con efectos favorables.

29

Sector rural, educación y tecnología
Edy Catalina Valest Torres

Todo avance tecnológico se crea si existe apoyo estatal, comunitario o internacional a las instituciones educativas e investigativas; todo
avance tecnológico se implementa gracias a una adecuada educación en
el uso del mismo; y todo resultado de un avance tecnológico (positivo o
negativo) depende de la capacidad de adecuar la tecnología al contexto
cultural existente. Entonces, se puede decir que un resultado exitoso de
la educación en tecnología vendría siendo no solo una adecuación de
la tecnología, sino la capacidad de la misma para promover los valores
culturales de un contexto determinado. Empero, para lograrlo, se requiere de un trabajo relexivo, de acción participativa y sin decoro a la
corrupción; tomando en cuenta a todos los actores del proceso, desde el
ente gestor hasta la población involucrada.

Educación rural
Todo el territorio colombiano sufre las carencias del sistema educativo,
mas, a la población rural hay que sumarle la ubicación geográica, la cual
incide en el difícil acceso a escuelas rurales, a los servicios, a los asesores
estatales, a los medios tecnológicos, de comunicación y de movilidad. Y
eso, sin hablar de asuntos semejantes a la educación como salud y vivienda.
Los términos de la educación formal en las ciudades son difíciles
de traducir a los espacios rurales y ocasionan ambientes institucionales
poco lexibles para los campesinos, quienes tienen una forma de vida,
ilosofía, costumbres y técnicas muy particulares en comparación con la
gente de ciudad. El pago de matrículas es casi un imposible; los campesinos, en general, son personas de bajos recursos económicos, quienes
no alcanzan a costearlas. Y, eso de aceptar el reconocimiento de logros a
través de caliicaciones queda fuera de lo que se valora en la idiosincrasia
campesina, es decir, el trabajo con “las manos”, el cual diiere mucho
del título otorgado por una institución (que posiblemente ni cara de
institución tenga). Tan perversa es la situación, que, en ocasiones, la
continuidad del campesino en el sistema educativo (para bien o para
mal) depende más de las normas del profesor que de las del sistema. Así,
un montón de cosas son impuestas a los campesinos sin siquiera tomar
opinión o recibir asesoría necesaria.
Se insiste en que el sistema escolarizado nacional es muy excluyente con el sector rural. La mayoría de las familias campesinas son
analfabetas, por lo que los hijos y los nietos muchas veces deciden permanecer en la misma situación; tampoco se crean opciones para campesinos que empezaron estudios en su infancia y deciden continuarlos en
su vida adulta; y lo más crítico es que las personas que logran formarse
dentro del sistema consideran su tiempo perdido porque lo que aprenden no es práctico ni se vincula con su día a día. Da mejor información
un paseo por las veredas de pueblos colombianos en cualquier región
que leer las estadísticas del gobierno.

30

La escuela debe proyectar más su acción hacia la comunidad y
no quedarse como una burbuja trabajando sólo con los progra-

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

mas del currículo básico nacional; para lograrlo, debemos comunicarnos más con la comunidad y conocer cuáles son los temas
que allí se necesitan más e integrarlos con las actividades que se
hacen en la escuela (Ortiz y Borjas, 2008, p.10).
Este debate es recurrente en escuelas, universidades, instituciones públicas y hasta privadas, sin embargo, aún existe un hueco grandísimo
entre el discurso y lo que se hace. No se hará énfasis en este punto,
empero, se quiere, por lo menos, invitar a recordar en silencio ¿qué hay
de por medio impidiendo que las palabras se hagan realidad? Porque no
solo es deshonestidad política; también falta la acción personal autónoma e independiente del asistencialismo, y, por supuesto, trabajo en
equipo, con los demás y por los demás.

Crisis campesina y tecnología
“La creciente complejidad de nuestra sociedad, el aumento de la dependencia constante de cambios en la tecnología y la obsolescencia acelerada del conocimiento, sugiere que la población rural tenga necesidades
de aprendizaje complejas, dinámicas y variadas” (Mott, 2008, p.47). De
no ser así, esta sociedad condensada en las grandes urbes va a consumirse a sí misma, pues no solo es dependiente de la tecnología sino también
del campo de manera indispensable y vital.
“Las zonas rurales se han dejado de lado cada vez más, ya sea
como pintorescas reliquias algo atrasadas de nuestro pasado agrícola o
como enclaves peligrosos de pistoleros, bebedores o paletos” (Ritchey,
2008, p.93). Los centros urbanos se han convertido en la única expectativa de una mejor vida tanto para sus propios habitantes como para los
campesinos, quienes nacidos y educados en el campo, deciden, junto a
sus hijos y nietos, buscar mejores oportunidades laborales y educativas
yendo a una ciudad.
Lamentablemente, llegar a la ciudad prometida es peor, se les
trata con inferioridad por sus ropas, su forma de hablar y salen a lote
expresiones como: “no sea tan campesino” o “no sea campeche”, como
si serlo fuera un delito; cuando eso no ocurre, simplemente se les asocia
con guerrilleros y paramilitares, y, de forma despectiva, se les tilda como
‘pueblerinos’ o ‘provincianos’. Esta imagen elitista, junto al bajo nivel
de educación, determina un modelo de desarrollo en el que el campo se
mantiene en estado pasivo, dando más cabida al atraso; mientras tanto,
la ciudad se mantiene a la vanguardia de avances tecnológicos aislados
de los procesos inherentes a la tierra, concibiendo un entorno insostenible que posibilita salarios bajos sin prestaciones y daños permanentes
en el medio ambiente.
El paraíso de ciudades tecniicadas que tacha al sector rural de
ignorante y peligroso por ausencia de seguridad social o presencia de
grupos al margen de la ley, no es el paraíso. La metrópoli actual no está
dispuesta para albergar población rural. La sobrepoblación en las urbes
ocasiona más demanda de productos y servicios, los cuales son gene-

31

Sector rural, educación y tecnología
Edy Catalina Valest Torres

32

rados por el sector rural que está quedando baldío. Básicamente, sin
campo no hay ciudad.
La población colombiana por zona de residencia casi se ha invertido en los últimos años. En los años cincuenta, alrededor del 40% de la
población vivía en las zonas urbanas, mientras que ahora cerca del 70%
de la población vive en estas zonas. Por tanto, dado el alto porcentaje
de migrantes a las ciudades, son insuicientes los estudios que calculan
la rentabilidad de la educación y que dividen el análisis entre campo y
ciudad. (Vargas, 2013, p. 207).
Como respuesta a la migración campesina, se propone incorporar tecnología en el campo como vía de desarrollo. Aunque sea una
intención ilantrópica, existen estudios y opiniones que demuestran
contrariedades de “tecniicar” el campo sin una educación que soporte
y promueva la tecnología sugerida. La innovación no se produce a través
del artefacto técnico, sino en el nivel de la práctica social. (Howaldt, y
Schwarz, 2010, p.26).
Por ejemplo, implementar el uso de computadores para el aprendizaje parece bueno y el resultado esperado se relaciona con personas
que aprendan de forma rápida y sencilla. No obstante, ¿en realidad estos
resultados han sido comprobados?, ¿en realidad el solo hecho de llevar
computadores a zonas aisladas mejora la cobertura y la calidad de la
educación? Lo único que se ha conirmado en el tema es que las computadoras mejoran el desempeño de lectura y aprendizaje en algunos
pocos campesinos, quienes ya tienen niveles de educación considerables; además, que mantienen contacto frecuente con la ciudad, sea por
familia, negocios, etc.
En realidad, la población campesina necesita educación y conocimiento en todos los niveles (cívico, académico, emocional, etc.); así
como, recursos informativos e instructivos que les permitan relacionar
la utilidad y prestaciones del objeto con el entorno; por ello, ve inútiles
los computadores y otros dispositivos. Ahora, si estos computadores
poseen internet, hay que exponer: tanto sus beneicios; el potencial
para conectarse con otras personas; ampliar oportunidades de aprender,
discutir, crear; etc.; como sus amenazas, el potencial para abrir portales
para el desarrollo poco constructivo de una cultura de consumo en el
campo (Ritchey, 2008).
Las sospechas y dudas acerca del uso del Internet, de los computadores y otros dispositivos móviles, como tabletas y celulares inteligentes, aunadas a la falta de programas educativos que prevengan a los
usuarios de las amenazas que acompañan al consumismo generan, entre
los campesinos, una percepción negativa de la tecnología y, en consecuencia, su rechazo. Desde este punto de vista, es cuestionable que el
mismo sistema educativo citadino (que, en ocasiones, no funciona en las
ciudades) funcione en el campo, y, por tanto, que la tecniicación pueda
llegar a zonas rurales y, a su vez, atienda las necesidades del entorno.
En vez de computadores, podrían adaptarse elementos culturalmente más cercanos (televisores, radios, teléfonos móviles sencillos,…),
los cuales permitan acceso a información política, económica, educa-

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

tiva, de empleo, etc.; así, paso a paso, estos dispositivos pueden reemplazarse por unos más avanzados, luego, por sistemas tecnológicos más
avanzados, y algún día llevar al sector rural proyectos funcionales y de
desarrollo coherentes con los elementos autóctonos del sector, en vez
de propuestas que generan desconiguración del contexto socio-cultural
y basura para el medio ambiente.
Hay que dirigir el desarrollo al campo, pero hay que saber hacerlo. En lo agrario, es esencial pensar en eso, puesto que los impactos de
este sector se presentan tanto en zonas rurales como en zonas urbanas.
Igualmente, existen tareas “obvias”, enmarcadas en las dinámicas de la
ciudad, las cuales son indispensables para los campesinos y pueden requerir de herramientas tecnológicas; hacer depósitos y retiros bancarios,
completar formularios, enviar paquetes, o poder leer recetas médicas
(Zeelen, Rampedi y van der Linden, 2014). En deinitiva, los recursos
tecnológicos son primordiales en la academia y más aún fuera de esta,
pues comprometen la vida cotidiana y ciudadana de cualquier persona.

Aporte de las universidades
Todos los días podemos ver los ediicios de la universidad.
Siempre nos preguntamos si esta gran institución con todo su
conocimiento nos puede ayudar. Pero no sabemos cómo pedir
y tenemos miedo de que lo que harán es echarnos.
Zeelen et al., 2014, p.21
La universidad debe recordar que su función es gestar y reproducir conocimiento para el desarrollo, lo que se demuestra llevando bienestar
a las personas, más aún en donde ellas no puedan solicitarlo. El “carretazo” de la inclusión social no solo es para hablar de la metrópoli, sino
para ver un panorama amplio, diverso y sin límites, donde los profesionales puedan explorar nuevos espacios o, mejor dicho, espacios olvidados. Eso sí, llevando por delante el requisito de guardar respeto y afecto
por la riqueza cultural del país y del mundo.
Los campesinos necesitan entes generadores de conocimiento,
que lleven a ellos temas de desarrollo según sus intereses; la jardinería
orgánica, la política, la espiritualidad o la ilosofía. Con esto podrían
permitirse encontrar la necesidad de más educación o capacitación
para su retorno al trabajo remunerado; el deseo de aprender más
acerca de un nuevo diagnóstico médico y el tratamiento disponible;
o reconocer un nuevo hobby o pasatiempo (Mott, 2008). Los campesinos tienen mucho que ofrecer de sus transiciones en la vida y en el
entorno, y un inmenso deseo de mantenerse útiles, aportando en la
construcción de su comunidad.
Si estas iguras estatales carecen de iniciativas dirigidas a la reactivación del campo, el resto de la comunidad, encabezada por las
universidades, debe adelantar trabajos de inclusión y desarrollo social

33

Sector rural, educación y tecnología
Edy Catalina Valest Torres

provenientes no solo de áreas directamente relacionadas con el humanismo o la justicia social, sino también de los ámbitos técnico, cientíico
y artístico (Lucena, Schneider y Leydens, 2010, p.20).
La identidad nacional no se expresa en una camisa de fútbol, se
maniiesta en la solidaridad. Es necesario pensar en una identidad nacional más colombiana y menos ‘bogocéntrica’, que impulse la comunicación entre la capital y los hechos que afectan al resto del país, y así diseñar, a la par, estrategias de desarrollo homogéneas para toda la población.
La ciudad colombiana puede prosperar solo si, deinitivamente se
le echa mano al campo.

Bibliografía
Howaldt, J. y Schwarz, M. (2010). Social innovation: concepts, research ields and international trends. Vol. 5. Alemania: IMA/ZLW.
Inamullah, H. M., Bibi, W., Sami, S. e Irshadullah, M.
(2013). Analysis of the Hurdles in the Promotion of Primary Education in
Rural Regions of Khyber Pakhtunkhwa. En: The Dialogue, VIII(2), 124-135.
Lucena, J., Schneider, J., y Leydens, J. A. (2010). Engineering
and sustainable community development. Colección Síntesis de lecturas en
ingeniería, tecnología y sociedad, Estados unidos: Morgan & Claypool Publishers series.
Mott, V. W. (2008). Rural education for older adults. En: New directions for adult & continuing education, 2008(117), 47-57.
Ortiz, M. y Borjas, B. (2008). La Investigación Acción Participativa:
aporte de Fals Borda a la educación popular. En: Espacio Abierto, 17(4), 615-627.
Ritchey, J. A. (2008). Rural adult education: Future directions. En:
New directions for adult & continuing education, 2008(117), 93-98.
Vargas-Urrutia, B. (2013). Retornos a la educación y migración rural-urbana en Colombia. En: Revista Desarrollo y Sociedad, (72), 205-223.
Zeelen, J., Rampedi, M. y van der Linden, J. (2014). Grounding adult education research in rural areas: relections on the development
of a research program at the University of Limpopo in South Africa. En:
Adult Education Quarterly, 64(1), 20-38.

s

34

LOS ECOSISTEMAS BOGOTANOS AL RESCATE
DE LAS CIENCIAS NATURALES EN LA ESCUELA

El currículo de las ciencias naturales en los colegios de Bogotá, comprende un conjunto de conocimientos, los cuales incluyen modelos y conceptos en continua expansión y de progresiva complejidad, que los profesores
de secundaria deben hacer entendibles, teniendo en cuenta los intereses
de sus estudiantes y el contexto donde desarrollan su vida cotidiana.
A algunos estudiantes, algunas de las prácticas didácticas les
parecen anticuadas y su estudio les genera rechazo. Por tanto,
al igual que en otros entornos escolares, los docentes maniiestan que “(...) es preocupante el desinterés y hasta el rechazo que
un gran sector del estudiantado siente por el aprendizaje de las
ciencias” (Caamaño, 1995; Solbes & Vilches, 1995; Fernández,
1995). Lo anterior, asociado al fracaso escolar de un elevado
porcentaje de estudiantes, constituye un problema de especial
gravedad, tanto en Colombia como en toda Latinoamérica.
Aunque no es posible que los estudiantes posean los mismos
conocimientos especializados de los cientíicos, sí se debe lograr
que el componente en ciencias de sus saberes y sus actuaciones,
se desarrolle suicientemente; para que, sean capaces de adquirir perspectivas integradas de los problemas, así como, elaborar
respuestas más autónomas y racionalmente fundamentadas sobre su entorno.
John William
Barreto Cárdenas
Autores como Caamaño (1995) proponen abordar en la esjwbarretoc@unal.edu.co
cuela el estudio de las ciencias naturales desde su relación
con la sociedad, la tecnología y el ambiente (CTSA), pues,
desde allí, es posible intervenir positivamente y con arguMagíster en
mentos cientíicos en los asuntos y acontecimientos que se
enseñanza de las
presentan en la localidad, en la ciudad y en el país, al tiempo
ciencias exactas y
naturales
que se motiva el estudio de las ciencias a partir del estudio
Universidad Nacional
de los problemas del entorno.
de Colombia

35

Los ecosistemas bogotanos al rescate de las ciencias naturales en la escuela
John William Barreto Cárdenas

36

Las investigaciones en el campo de la enseñanza y el aprendizaje señalan la necesidad de lograr, en los estudiantes, una alfabetización
cientíico biológica, donde se llegue a la aprehensión, comprensión y
aplicabilidad de los conocimientos biológicos funcionales e integrados
en su vida cotidiana, al poder actuar de forma correcta ante su realidad
sociocultural y sus problemáticas (Cañal, 2004), puesto que el aprendizaje de las ciencias también incluye formar ciudadanas y ciudadanos críticos, capaces de resolver problemas y tomar decisiones que involucran
a toda una comunidad en general (Jiménez, 2003), por lo cual, se deben
promover conocimientos conceptuales sobre las características, causas
y consecuencias de fenómenos biológicos de interés educativo general
(Bannet-Hernández, 2000), en este caso, relacionados con el ambiente
de la ciudad o, en general, del entorno próximo a cada uno.
Pero pese a lo anteriormente planteado, la lógica positivista, tal
como la han transmitido los libros de texto al servicio de una enseñanza
memorística, muestra la ciencia como la acumulación de conocimiento
incorporado en un determinado marco teórico, donde la racionalidad es
“absoluta”, el conocimiento cientíico es universal y ahistórico. Por ello,
es pertinente crear propuestas docentes contextuales que cambien esta
imagen distorsionada que se ofrece a menudo, de modo que la ciencia
deje de ser un conocimiento elitista, sin relación con sus aplicaciones y
sin compromiso con la sociedad (Chamizo & Izquierdo, 2005) y, de esta
manera, reconocer que los conceptos cientíicos surgen de situaciones
problemáticas y, por lo tanto, requieren de una situación real para aplicarse (Blanco, España, & Rodríguez, 2012), como la propia cotidianidad
de los estudiantes, para mejorar el interés por su aprendizaje y para que
desarrollen sus competencias cientíicas (Cañas & Martín-Díaz, 2010).
Por todo esto es que las propuestas sobre el estudio y la apropiación de los ecosistemas cercanos a las instituciones educativas, por
ejemplo los humedales de la ciudad, constituyen un importante modo
de abordar temas de la enseñanza de las ciencias naturales desde la propia investigación de los estudiantes, convirtiéndolos en protagonistas
empoderados de su conocimiento y de su territorio, impactando positivamente a la comunidad de su vecindario más cercano.
Los estudiantes de la mayoría de colegios distritales de la ciudad
de Bogotá habitan en sectores que se caracterizan por altos niveles de
conlictos sociales, causados por las situaciones que los jóvenes viven
diariamente. Los estudiantes de dichos sectores, al igual que sus familias, viven en una constante lucha por escapar de estas problemáticas
y, quizás, la herramienta más importante que tienen para hacerlo, es
la educación brindada por las instituciones educativas públicas. Es así,
como la escuela adquiere el compromiso y el deber de realizar acciones
que incidan en la forma en la que los habitantes del sector se apropian
de él y se transforman en actores propositivos del cambio socio-cultural
que necesita su entorno.
En estos casos, los ecosistemas de humedal se constituyen como
un escenario adecuado y como la excusa propicia para adelantar propuestas escolares que les lleven a reconocerlos como espacios propios,

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

los cuales merecen ser conocidos y preservados. Esto teniendo en cuenta que, seguramente, no todos los estudiantes llegarán a ser cientíicos
ni tecnólogos especializados en temas aines a las ciencias, pero sí seguirán siendo vecinos de los humedales. Y tanto para ellos como para sus
familias, el conocimiento de las problemáticas y la participación en la
búsqueda de soluciones a estas ayudarán a consolidar una comunidad
responsable de sus acciones y respetuosa del ambiente.
En términos generales, sería recomendable trabajar bajo el marco
de lo que se denomina “Investigación-acción” ya que, de manera cíclica,
se trata de generar una espiral dialéctica entre la acción y la relexión, de
manera que ambos momentos queden integrados y se complementen.
objetivo
reflexión
reflexión

socialización

socialización
planeación

ejecución

planeación

ejecución

Figura 3. Modelo de “Investigación-Acción de Kemmis y Mc.Taggart.
Fuente: Figura adaptada por el autor de Kemmis y Mctaggart, 1988.

En muchos colegios de la ciudad de Bogotá y del país entero, estudiantes y profesores se sienten desmotivados y no abordan con entusiasmo
e interés algunos temas propios de las ciencias naturales. Por tanto, se
requiere implementar e indagar sobre la validez de nuevas propuestas
didácticas. Razón que lleva a formular, experiencias pedagógicas innovadoras en donde se creen y consoliden semilleros de investigación escolar. En este proceso, el docente debe encargarse de incentivar, acompañar y orientar a los estudiantes que aceptaron el reto de participar.
Cabe mencionar que en la actualidad, la apropiación de actitudes responsables es indispensable, por tanto, quienes estudian y
orientan las propuestas educativas sobre la enseñanza-aprendizaje de
las ciencias han acordado que su principal inalidad educativa sea la
alfabetización cientíica y tecnológica para todas las personas echando mano de los medios tecnológicos a disposición, como por ejemplo
las redes sociales, teniendo en cuenta que, en la actualidad, se espera
que con el uso de internet y, en general, con la apertura de espacios
virtuales, se recuperen y construyan nuevas interacciones sociales
(Reig-Hernández, 2012) las cuales permitan un mayor empoderamiento y expansión del conocimiento.
Para el desarrollo de estas actitudes, se requiere de la construcción de escenarios que permitan a los estudiantes apropiarse de ellas y

37

Los ecosistemas bogotanos al rescate de las ciencias naturales en la escuela
John William Barreto Cárdenas

es precisamente aquí donde los semilleros de investigación escolar se
convierten en puntos de convergencia de intereses, desde los cuales es
posible que los jóvenes encuentren sentido a sus acciones y, a partir de
ello, desarrollen habilidades y competencias cientíicas que les permitan
transformarse en ciudadanos forjadores de cambio.
Finalmente y a partir de las anteriores relexiones, quedan varias
preguntas para que cada uno de los profesores de Ciencias Naturales
de los colegios se haga en su labor cotidiana: ¿Qué clase de ciudadano
quiere formar a partir de sus clases? ¿Potencia la responsabilidad individual, colectiva y, a la vez, le permite a los estudiantes indagar de manera más profunda sobre temas de interés, usando comprensivamente
el conocimiento cientíico para explicar fenómenos de orden cientíico-social que suceden a su alrededor? ¿Permite a sus estudiantes la
opción de proponer soluciones, a los problemas que ellos encuentran
en su análisis del entorno?
Los jóvenes bogotanos de las localidades con mayores índices
de pobreza y con los mayores problemas de delincuencia, permanentemente, están en la búsqueda de alternativas para escapar de estos
lagelos. ¿Cree usted que a partir de sus clases de Ciencias Naturales
posibilita el encuentro de espacios adecuados de su entorno, en los
que, mediante procesos de interacción puedan empoderarse de su barrio y su localidad con miras a mejorar algunos aspectos de los mismos,
actividad que, en últimas, puede darles la oportunidad de descubrir
mejores opciones de futuro?
Si todas estas preguntas le parecen ajenas, usted es uno de los
causantes de que las Ciencias Naturales no sean, en este momento, las
protagonistas del desarrollo de nuestra ciudad y nuestro país. Pero no
se preocupe, aún hay mucho qué hacer y nunca es tarde para comenzar
a utilizar los espacios naturales de su contexto escolar para dinamizar las
clases y emprender el camino del cambio para reivindicar la labor de las
Ciencias Naturales en la escuela y volverle a dar su papel protagónico en
el desarrollo del país.

Bibliografía

38

Bannet-Hernández, E. (2000). La enseñanza y el aprendizaje del
conocimiento biológico. En: J. Perales & P. Cañal (Coordinadores). Didáctica
de las ciencias experimentales. Teoría y práctica de la enseñanza de las ciencias (pp.
449-478). Alcoy, España: Maril.
Blanco, A., España, E. & Rodríguez, F. (2012). Contexto y enseñanza de la competencia cientíica. En: Alambique: didáctica de las ciencias
experimentales, (70), 9-18.
Caamaño, A. (1995). La educación ciencia, tecnología y sociedad: una
necesidad en el diseño del nuevo currículo de ciencias. En: Alambique: didáctica de las ciencias experimentales, (03), 4-6.
Cañal, P. (2004). La enseñanza de la biología: ¿Cuál es la situación
actual y qué hacer para mejorarla? En: Alambique: didáctica de las ciencias experimentales, (41), 27-41.

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

Cañas, A. & Martín-Díaz, M. (2010). ¿Puede la competencia cientíica acercar la ciencia a los intereses del alumnado? Alambique: didáctica de
las ciencias experimentales, (66), 80-87.
Chamizo, J. E. & Izquierdo, M. (2005). Ciencia en contexto. Una
relexión desde la ilosofía. Alambique: didáctica de las ciencias experimentales,
(46), 9-17.
Fernández, L. (1995). La asignatura de ciencia, tecnología y sociedad
en el nuevo bachillerato. Alambique: didáctica de las ciencias experimentales,
(03). p. 61-68.
Jiménez, M. P. (2003). La enseñanza y el aprendizaje de la biología.
En: M. P. Jiménez (Coord.). Enseñar Ciencias (pp. 119-146). España: Grao
Kemmis, S. & Mctaggart, R. (1988). Cómo planiicar la investigación-acción. Barcelona, España: Laertes
Reig-Hernández, D. (2012). Socionomía. ¿Vas a perderte la revolución
social? Barcelona, España: Grupo Editorial Planeta.
Solbes, J. & Vilches, A. (1995). El profesorado y las actividades CTS.
En: Alambique: didáctica de las ciencias experimentales, (03), 30-38.

s

39

DESAFÍOS DE LAS VACUNAS
UNA AMBICIÓN QUE VA MÁS ALLÁ
DE REDUCIR LA MORTALIDAD

40

Más de 12 millones de personas murieron en el año 2012 a causa de enfermedades infecciosas, según un informe reciente de la Organización
Mundial de la Salud, lo cual representa el 23% del total de muertes en el
mundo (WHO, 2015). Aunque el desarrollo y la aplicación de vacunas ha
dado lugar a la disminución de casos y muertes por esta causa, a la fecha,
no se han desarrollado vacunas eicaces para varias enfermedades infecciosas como la Malaria, el VIH/SIDA, la Leishmaniasis, entre otras
enfermedadesde interés en salud pública (Obaro & Ota, 2006); sin embargo, las vacunas han permitido la erradicación de algunas enfermedades a nivel mundial y de las Américas, la viruela y la poliomelitis respectivamente. Asimismo, los beneicios de la vacunación se han limitado,
en buena parte, a los países desarrollados (Obaro & Ota, 2006; WHO,
2015); por tanto, el principal reto de las vacunas no solo es desarrollar
aquellas que protejan contra los patógenos infecciosos actualmente no
cubiertos, sino también garantizar el acceso universal a las mismas, haciendo más incluyente el sistema de salud de las naciones. Esto último
es de mucha importancia ya que la globalización conlleva a un mayor
riesgo de exposición, por lo que se debe asegurar coberturas óptimas
de vacunación para evitar la importación y/o exportación de patógenos.
Paralelo a esto, el carácter preventivo de las vacunas es, en parte,
similar a los seguros de bienes tangibles, los cuales, en caso de daños
totales o parciales (contacto con un patógeno), se reestablece el bien
inicial (no desarrollo de la enfermedad), es decir, el cambio
total es nulo. Lo anterior indica, que una persona vacuFernando
nada puede contactar n veces el patógeno contra el cual
Sánchez Quete
se conirió protección y no debería resultar en un cambio
fsanchezq@unal.edu.co
desfavorable de su estado de salud; no obstante, algunos
casos de enfermedades prevenibles con vacunas reportan
antecedente vacunal (INS, 2014) y esto puede deberse a
Estudiante de Biología
una baja protección de las mismas; por ejemplo, la vacuUniversidad Nacional
de Colombia
na BCG (Bacillus de Calmette y Guérin), ampliamente

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

utilizada en recién nacidos para prevenir la tuberculosis (TB), es aún
controversial por su eicacia limitada, sobre todo en países con una
alta carga de la enfermedad y circulación de cepas resistentes a antibióticos; de hecho la BCG protege más contra la lepra que contra la
misma TB (Iqbal & Hussain, 2014).
Por tanto, un reto inherente de las vacunas son los determinantes
de la generación y el mantenimiento de una memoria inmunológica;
esta se puede deinir de forma simplista como células del sistema inmune (linfocitos) que responden más rápido a una infección especíica,
debido a un previo contacto de reconocimiento. Los avances en este
propósito tienen que ver con el diseño en sí de las vacunas, donde el
método tradicional consiste en aislar el patógeno o un componente del
mismo, eliminar su capacidad de producir la enfermedad e inyectarlo en
la persona sana (De Gregorio & Rappuoli, 2014).
Empero, la tendencia es implementar los métodos contemporáneos que aprovechan las tecnologías de nueva generación, un campo
bastante amplio y diverso, en el cual vale la pena resaltar la vacunología
reversa y la vacunología estructural. La primera parte del conocimiento
de todo el genoma del patógeno y, a partir de este, se seleccionan los genes candidatos para el desarrollo de la vacuna; mientras que la segunda
parte del conocimiento de las proteínas y de la variación de sus conformaciones (De Gregorio & Rappuoli, 2014). También se puede resaltar
el papel de los adyuvantes, los cuales son equivalentes a los aromas que
emplean las lores para atraer insectos polinizadores, es decir, los adyuvantes son moléculas que “llaman” a las células del sistema inmune para,
así, garantizar, en últimas, el contacto con los componentes claves de la
vacuna (Reed, Orr & Fox, 2013). Dado que los adyuvantes continúan en
intensa investigación, se espera que jueguen un rol central en garantizar
la producción de memoria inmunológica (De Gregorio & Rappuoli,
2014; Reed, Orr & Fox, 2013).
Otro aspecto a considerar es que la mayoría de los niños y niñas
asocian las vacunas con dolor, ya que los procedimientos actuales de
vacunación emplean con frecuencia agujas y jeringas (Mitragotri, 2005);
por ejemplo, el actual esquema de vacunación infantil de Colombia tiene 11 presentaciones de vacunas, de las cuales solo 2 (las vacunas contra
la polio y el rotavirus) se administran vía oral; las demás requieren del
doloroso “pinchazo” (MSPS, 2015). Igualmente, el número de vacunas
que los niños reciben rutinariamente sigue en aumento, debido a la
inclusión de vacunas en los programas de inmunización (Mitragotri,
2005). Para el caso de un niño colombiano, al cumplir el año de vida
le aguardan 5 vacunas de “regalo”, todas administradas con agujas (vía
intramuscular o subcutánea). Esta situación no solo indispone a los
infantes, sino también a los padres de familia, quienes indirectamente
sufren este procedimiento con sus hijos.
Debido a lo anterior, las organizaciones de salud están enfrentado este reto de las vacunas mediante la generación de métodos contemporáneos de vacunación sin aguja, tales como la aplicación tópica

41

Desafíos de las vacunas: una ambición que va más allá de reducir la mortalidad
Fernando Sánchez Quete

en piel, píldoras orales, aerosoles nasales, entre otras (Mitragotri,
2005). Así mismo, ello demanda el desarrollo de nuevas técnicas para
la polivalencia de las vacunas, es decir, generar “más por menos” que
se traduce en más protección contra varios patógenos en una única
vacuna y menos dosis de refuerzo, lo cual va muy de la mano con lo
expuesto en el anterior párrafo.
Gracias a los avances del conocimiento en el sistema inmune y
la biología del desarrollo, otra idea revolucionaria es la inmunización
vertical (materno-fetal) (Obraro & Ota, 2006), la cual, aunque presenta diicultad para la generación de memoria inmunológica, permitirá
que la vacunación de mujeres embarazadas favorezca la transferencia
no solo de anticuerpos (como sucede actualmente), sino de linfocitos
de memoria funcionales al feto, garantizando la protección a temprana
edad, sin necesidad de agujas y jeringas.
Ahora bien, la investigación y el desarrollo de vacunas es de alto
costo y riesgo puesto que demanda sostiicadas instalaciones y seguridad en el producto inal (Buckland, 2005). Lo anterior es de esperarse
dado que la administración de vacunas se realiza en personas sanas con
el propósito de prevenir la enfermedad, a diferencia de los fármacos
convencionales los cuales se emplean para tratar individuos previamente diagnosticados.
A pesar de que la industria de las vacunas es poco atractiva debido
a sus limitaciones de carácter económico, de infraestructura y la incertidumbre del resultado de las investigaciones (todas insigniicantes para
las multinacionales farmacéuticas), la posibilidad de salvar millones de
vidas continúa impulsando otro reto de las vacunas: reducir su costo sin
afectar el volumen de producción. Algunas de las estrategias para lograr
esto incluyen la administración de un menor número de dosis o menos
cantidad del componente clave vacunal por dosis, así como el desarrollo de vacunas basadas en tecnologías de nueva generación (Buckland,
2005), mencionadas anteriormente.
Otra tendencia, que no es sostenible con el tiempo, es el aporte
de recursos por entidades sin ánimo de lucro, por ejemplo, la iniciativa “el decenio de las vacunas” de la fundación Bill y Melinda Gates
prometió una inversión de $10 billones de dólares para la investigación y el desarrollo en este tema y fue lanzada en la sexagésima cuarta
asamblea mundial de la salud del año 2010, donde el propio Bill Gates
(como se citó en Rappuoli, Mandl, Black y De Gregorio, 2011) manifestó: “Las vacunas son una de las mejores inversiones que podemos
hacer para el futuro, porque las personas sanas pueden conducir economías prósperas” (p.865).
En este mismo sentido, el director global de investigación de
vacunas de la industria Norvartis y colegas, Rappuoli et al. (2011), expresaron que:

42

Las vacunas en el siglo XX eliminaron muchas de las enfermedades infantiles que causaban millones de muertes. En el siglo
XXI, las vacunas también jugarán un rol en aumentar la espe-

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

ranza de vida, enfrentar la reemergencia y emergencia de enfermedades y cerrar las brechas de pobreza (p.865).
Esta frase está argumentada en una de las principales razones del aumento constante de la esperanza de vida, el control de las enfermedades
infecciosas que conlleva a la disminución de la mortalidad temprana.
Se estima que en un futuro cercano la esperanza de vida podría llegar a
los 100 años y una de las estrategias para ello son las vacunas (Rappuoli
et al., 2011). También hay que destacar que las vacunas se han pensado
para las enfermedades no transmisibles y neurodegenerativas, como el
cáncer, la diabetes y el Alzheimer; por lo tanto, están destinadas a romper el paradigma de su asociación solo a la prevención de enfermedades
transmisibles (Bachmann & Dyer, 2004).
Finalmente, las vacunas también se proyectan bajo la visión de la
medicina personalizada, y, por ello, se espera brindar un esquema de vacuación diferencial según la necesidad por edad y otras consideraciones
especiales (Rappuoli et al., 2011), las cuales podrían ser periladas masivamente por los avances en el rendimiento y bajos costos de las ómicas
(estudios en biología molecular). Esto conllevaría, en últimas, a predecir
una respuesta individual a la vacuación, según redes de riesgos genéticos, metabolicos, del comportamiento, entre otros (Mooney, McWeeney, Canderan & Sékaly, 2013). Por ejemplo, una persona inmunodeiciente que por su estilo de vida le demande viajar constantemente a
diferentes paises, y que, además, presente “huellas genéticas” asociadas
a riesgo de padecer una enfermedad crónica como la diabetes, requerirá
de un análisis del conjunto de estos datos para deinir un esquema de
vacunación apropiado a sus necesidades. Lo anterior, a su vez, demanda
avances bio-informáticos y computacionales para integrar y modelar los
datos desde multi-ómicas (Mooney et al., 2013).
En resumen, los alcances de las vacunas parecen ilimitados ya
que su principio se basa en “educar correctamente” al sistema inmune
para que responda a un objetivo concreto deseado y que dicha respuesta persista en el tiempo; sin embargo, al igual que la educación
básica y universitaria, educar sigue siendo un reto y las vacunas no solo
requieren de tecnologías y recursos, sino, paralelamente, un avance
en el conocimiento de la complejidad del sistema inmunológico y su
capacidad de generar memoria. Igualmente, el diseño de los esquemas
de vacunación se deben acoplar a las necesidades de la sociedad del
siglo XXI, quien demanda vacunas efectivas, personalizadas, no invasivas, seguras, en lo posible, sin refuerzos y cuya producción y acceso
esté al alcance de cualquier nación.

43

Desafíos de las vacunas: una ambición que va más allá de reducir la mortalidad
Fernando Sánchez Quete

Bibliografía
Bachmann, M. F. & Dyer, M. R. (2004). Therapeutic vaccination
for chronic diseases: a new class of drugs in sight. En: Nature Review Drug
Discovery, 3(1), 81-88. DOI: 10.1038/nrd1284.
Buckland, B. C. (2005). The process of development challenge for a
new vaccine. Nature Medicine, 11(4Suppl), S16-19. DOI: 10.1038/nm1218.
De Gregorio, E. & Rappuoli, R. (2014). From empiricism to rational design: a personal perspective of the evolution of vaccine development.
En: Nature Review Immunology, 14(7), 505-514. DOI: 10.1038/nri3694.
Instituto Nacional de Salud. (2014). Boletín epidemiológico semanal
–BES–: semana epidemiológica número 53. Recuperado de: http://www.ins.gov.
co/boletin-epidemiologico/Paginas/default.aspx
Iqbal, N.T. & Hussain, R. (2014). Non-speciic immunity of BCG
vaccine: A perspective of BCG immunotherapy. En: Trials of Vaccinology, 3(1),
143-149. DOI: 10.1016/J.TRIVAC.2014.08.002.
Ministerio de Salud y Protección Social. (2015). Manual técnico
administrativo del programa ampliado de inmunizaciones –PAI–. Recuperado
de: https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/Vacunacion/Paginas/pai.aspx
Mitragotri, S. (2005). Immunization without needles. En: Natural
Review Immunology, 5(12), 905-916. DOI: 10.1038/nri1728
Mooney, M., McWeeney, S., Canderan, G. & Sékaly, R. P.
(2013). A systems framework for vaccine design. En: Current Opinion in Immunology, 25(5), 551-555. DOI: 10.1016/j.coi.2013.09.014.
Obaro, S. K. & Ota, M. O. (2006). Sense and the science of childhood immunization: can we achieve more with less? En: Vaccine, 24(42-43),
6460-6467. DOI: 10.1016/j.vaccine.2006.06.051.
Rappuoli, R., Mandl, C. W., Black, S. & De Gregorio, E.
(2011). Vaccines for the twenty-irst century society. En: Nature Review Immunology, 11(12), 865-872. DOI: 10.1038/nri3085
Reed, S. G., Orr, M. T. & Fox, C. B. (2013). Key roles of adjuvants in
modern vaccines. En: Nature Medicine, 19(12), 597-608. DOI: 10.1038/nm.3409.
World Health Organization. (2015). World health statistics 2015.
Recuperado de: http://www.who.int/gho/publications/world_health_statistics/2015/en/

s

44

EDUCACIÓN MATEMÁTICA EN COLOMBIA,
REFLEXIÓN CRÍTICA SOBRE SU PAPEL

Un pequeño acercamiento a la historia de la
educación matemática
La educación matemática es considerada como una rama de investigación de la matemática, la cual se centra en el estudio e investigación de
la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas desde una visión amplia
de contexto, niveles formativos, didácticas pedagógicas, uso de herramientas tecnológicas, etc.; esta se ha consolidado poco a poco como un
campo de investigación de la matemática, atrayendo a profesionales de
matemáticas y áreas aines.
La historia de la educación matemática es relativamente reciente,
aunque la educación en sí siempre ha sido un campo de estudio, “Desde
su comienzo, la investigación en educación matemática ha sido también
modelada por fuerzas provenientes del campo más general de la investigación educativa, la cual abandonó, hace aproximadamente un siglo, la especulación ilosóica en favor de un enfoque más cientíico.” (Kilpatrick,
1998, p. 2). Aunque para inicios del siglo XX la investigación en educación
y, por ende, en educación matemática toman este enfoque cientíico; es
hasta la década de los 70 que se logra consolidar este campo de investigación con una comunidad a nivel mundial, la cual se organiza, realiza
encuentros, congresos, publicaciones, etc.; la cual, también, es
resultado de una larga trayectoria y esfuerzos de investigadores
Diana Andrea
y universidades a lo largo del siglo XX quienes impulsan la eduToquica Arenas
cación matemáticas como un campo de investigación y no algo
datoquicaa@unal.edu.co
secundario en la matemática.
Estudiante de
Matemáticas
Universidad Nacional
de Colombia

Y en el país…
En Colombia, después de mediados del siglo XX, varios matemáticos inician estudios e investigaciones en esta área movidos por las ideas introducidas y traídas al país con respecto a

45

Educación matemática en Colombia, reflexión crítica sobre su papel
Diana Andrea Toquica Arenas

la educación, los métodos de enseñanza y la educación matemática. A
pesar del gran interés que mostraban varios académicos en esta área de
investigación, se encontraron con dos obstáculos signiicativos, los cuales retrasaron las investigaciones en educación en Colombia. El primer
gran obstáculo era la estandarización de currículos,
(…) por esos mismos años se estaba generalizando en el país
la línea de diseño de instrucción y tecnología educativa inspirada en el análisis experimental de la conducta. La OEA y los
Cuerpos de Paz, las Universidades de Stanford en California
y de Tallahassee en la Florida propagaban estas técnicas de
diseño curricular en toda Latinoamérica. Se consideró por
mucho tiempo que ya se sabía lo suiciente para que un buen
tecnólogo educativo convirtiera cualquier objetivo general de
cualquier área de la educación en objetivos especíicos, tareas
analizadas cuidadosamente, técnicas didácticas, materiales de
apoyo e indicadores de evaluación. Esa falsa creencia, acompañada por el descrédito de toda metodología investigativa
que no se ciñera al diseño experimental cuantitativo, bloqueó
durante casi dos décadas la investigación en educación matemática. (Kilpatrick, 1998, p. 42).

46

Se encontraba la educación en una disputa ideológica y política,
desde el ‘primer mundo se intentaba imponer un único método de
enseñanza hacia los países de América Latina, mientras encontraban,
en otros paradigmas investigativos, un elemento contradictorio a sus
lineamientos; es así que se desmeritan los estudios e investigaciones
en educación y son poco apoyados y valorados. En esta misma vía,
se encuentra el segundo obstáculo: se desmerita, desde la comunidad
cientíica, a los profesionales de matemáticas y a las instituciones
universitarias y gubernamentales, “Hasta entonces ni se aprobaban
dichos proyectos, ni se asignaba puntaje para ascenso a esos artículos.
Tal era la discriminación de los matemáticos contra los que intentábamos hacer algo por la educación matemática desde el punto de vista
investigativo.” (Kilpatrick, 1998, p. 43).
Hasta 1986 se comenzó a reconocer, en el país, la investigación
en educación matemática y varios matemáticos son reconocidos a nivel
nacional e internacional; por ejemplo, los profesores de la Universidad
Nacional Alberto Campos, Carlo Federici y Yu Takeuchi, entre otros,
quienes fortalecen, principalmente, líneas de investigación en enseñanza y aprendizaje de la geometría, la aritmética básica y la psicología del
aprendizaje en matemáticas.
Para la década del 90, inició la etapa de consolidación de la comunidad de investigadores en educación matemática en Colombia, así como
la ampliación de lo que signiicaba hacer investigación al respecto, pues
“el signiicado del término investigación en educación matemática no es
evidente. Por lo tanto, es muy difícil referirse a este tema. Por otro lado,
tampoco es fácil saber si una persona se puede considerar como investi-

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

gador en educación matemática.” (Gómez, 2000, p. 1), y con diferentes
escuelas y paradigmas de investigación, se comienza a realizar investigación matemática en distintas líneas.
En orden cronológico, se presentan los siguientes acontecimientos.
En 1987, se crea, en la Universidad de los Andes, por parte de un grupo de
profesores de matemáticas, “Una Empresa Docente”, un grupo que inicia
su investigación en educación matemática a partir de falencias de estudiantes de ciencias sociales en cursos de matemáticas básicas. Este grupo,
más adelante, será importante en el impulso de enfoques alternativos de
investigación, dado que desarrolló un componente interdisciplinar muy
cercano a las ciencias humanas1. Iniciando la década del 90, se desarrollaron los siguientes eventos:
(…) principalmente en los encuentros de la incipiente red de
investigadores en esta área en la Universidad Javeriana en septiembre de 1990 en Bogotá, y en la Universidad del Cauca en
noviembre de 1991 en Popayán. Se tuvieron también algunas
reuniones de investigación en aritmética en la Universidad Externado de Colombia, y en geometría en la Universidad Pedagógica Nacional en Bogotá, además de un encuentro regional de
matemáticas para el occidente colombiano, que se realizó en la
Universidad del Valle del 20 al 24 de abril de 1992 en Cali (…).
En marzo de 1993, “una empresa docente”, centro de investigación en educación matemática de la Universidad de los Andes,
organizó y realizó, a través de su programa Club EMA, el Primer
Simposio Internacional de Educación Matemática. (Kilpatrick,
1998, p. Introducción).
El impulso que se le dio en Latinoamérica a los estudios en educación
matemática, a su vez, incidió en Colombia. Desde 1987, se impulsó el
Comité Latinoamericano de Matemática Educativa, el cual, cada año,
desde su creación, realiza la Reunión Latinoamericana de Matemática
Educativa; asimismo, desde 1997, impulsó la Revista Latinoamericana
de Investigación en Matemática Educativa. Para 1998, la Reunión Latinoamericana de Matemática Educativa No. 12 se realizó en la Universidad Nacional, sede Bogotá; este encuentro reunió cerca de 900
participantes nacionales y 300 internacionales; claramente, impulsó el
encuentro y la articulación entre los distintos
1 Para mayor información se pueden profesionales que trabajaban e investigaban soconsultar “Una empresa docente” de la
bre educación matemática en el país; por ello,
facultad de Educación de la Universidad
de los Andes en:http://ued.uniandes.edu. un año después, se creó la Asociación Colom2
co/%C2%BFQui%C3%A9nessomos/ biana de Matemática Educativa (Asocolme ),
Historia.aspx impulsada por investigadores de universidades
públicas de Bogotá.
2 Para mayor información se pueden
En lo corrido de este siglo, en el país, se ha
consultar la página web de la Asociación consolidado la educación matemática como un
Colombiana de Matemática Educativa
campo de investigación en matemáticas; la co–Asocolme–, http://asocolme.org/asociacion/historia munidad de investigadores en esta área cada vez

47

Educación matemática en Colombia, reflexión crítica sobre su papel
Diana Andrea Toquica Arenas

es más reconocida y apoyada; Asocolme ha crecido y realiza, casi anualmente, el Encuentro Colombiano de Educación Matemáticas (ECME),
el cual, en el 2015 se encontraba en su dieciseisava edición. De forma paralela, la asociación impulsa la revista ATA y ha reconocido los avances e
importancia de la investigación en este campo, permitiendo la creación
de espacios e, incluso, posicionándola como un área de investigación en
los congresos colombianos de matemática. Sin embargo, no solo estas
grandes organizaciones han impulsado la educación matemática, cada
día, más profesionales se interesan e investigan en esta área; en distintas
universidades, se han conformado grupos de estudio e investigación, y
son varias las revistas y publicaciones que se realizan respecto al tema.

Relexión crítica sobre el papel de la matemática
educativa en el país
Como se observó en párrafos anteriores, en el país, se ha consolidado la
investigación en educación matemática; actualmente, los profesionales
en matemáticas, quienes trabajan en esta área, intentan posicionarse
con los avances que se vienen dando a nivel mundial; la educación matemática se trabaja en una gama cada vez más amplia de áreas de la
matemática, el algebra, la geometría, el calculo, etc. con aplicación en
los niveles de educación básica y media, y, en los últimos años de la
educación superior, trabajando diferentes formas de pedagogía, uso de
herramientas tecnológicas, didácticas y material pedagógico. Una relexión supericial airmaría que avanza por buen camino, no obstante,
se contradecirá esta airmación hasta cierto punto.
El trabajo realizado en educación matemática ha dejado de lado un
elemento importante: la educación en sí es un complejo proceso social,
que determina elementos de desarrollo o atraso, capacidades y potencialidades de comunidades o sectores sociales; por lo que, un elemento
esencial al abordar la investigación en educación es el contexto social.
(…) la enseñanza y el aprendizaje son procesos sociales; y las
matemáticas que se enseñan están determinadas socialmente
(...). La totalidad del aprendizaje de las matemáticas tiene lugar dentro de circunstancias sociales. Este puede ir desde el
aprendizaje individual, donde las inluencias sociales se experimentan a distancia, siendo mediadas por el texto de un autor,
hasta el aprendizaje en grupo, donde las inluencias sociales son
inmediatas. Todos los profesores, estudiantes y observadores
educativos saben que existen muchas inluencias sociales e interpersonales que tienen lugar en la clase de matemáticas. Por lo
tanto, es imperativo que los investigadores intenten interpretar
el aprendizaje de las matemáticas desde una perspectiva social si
es que la investigación ha de tener alguna validez y credibilidad
para el contexto del salón de clase (Kilpatrick, 1998, p. 14).

48

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

Este elemento, el contexto social, es una falencia que se hace entendible
desde el distanciamiento de saberes, una práctica de desmerito y desprecio desde los cientíicos “puros” hacia otras ciencias particularmente
para este caso, las ciencias sociales, humanas y políticas. Esto ha llevado
a que no se realice, en gran medida ni a profundidad, un desarrollo de
la matemática educativa de manera inter y trans-disciplinar; pero ¿Por
qué darle tanta importancia a esto? Un país como Colombia, donde se
acrecientan problemáticas sociales, políticas, económicas y culturales,
los cuales han convertido el país en uno de los más desiguales, con altos
índices de pobreza y miseria; circunstancias que no permiten el pleno
desarrollo de capacidades democráticas en los individuos; y, en consecuencia, requiere que los esfuerzos y procesos educativos no sean ajenos
a estas dinámicas; que contribuyan al desarrollo del país, a la construcción de democracia, justicia social y paz. Pero, ¿Cómo pude contribuir
la matemática y su enseñanza con esto? La matemática, generalmente,
es considerada como una ciencia formal y abstracta, cuyo objeto de estudio no son elementos concretos-reales, ya que
(…) una demostración matemática no puede dar cuenta de ningún fenómeno real, sino tan sólo de enunciados matemáticos
abstractos. De acuerdo con el platonismo, el mundo de las matemáticas existe completamente por fuera del mundo empírico
y las proposiciones matemáticas sólo tratan las “formas” puras.
(Skovmose, 1999, p. 49).
Cambiar estas concepciones de abstracción y de la no relación con el
mundo material encuentra, desde sus inicios, contradictores, pues revestir la matemática de algún carácter subjetivo, de ideología o poder político, para muchos, implica perder la neutralidad y pureza, la esencia de
las matemáticas. Aun así, el desarrollo de la investigación en educación
matemática a nivel mundial ha estado acompañado por estudios sobre el
papel social que juegan las matemáticas, desde diferentes perspectivas.
A inicios de los 1980s, la airmación de que las matemáticas y la
cultura estaban relacionadas signiicó un remezón a la visión típica de
aquel momento (…). Actualmente, la neutralidad de las matemáticas y
la educación matemática está en tela de juicio (…), las matemáticas y la
educación matemática forman parte de las tecnologías de poder de las
sociedades modernas ha contribuido, sin lugar a dudas, a romper con
el mito de la neutralidad política de estos campos del saber y práctica.
(Valero & Andrade-Molina, 2015, p. 288).
Aunque son varias las corrientes y las formas como se ha intentado abordar una investigación en educación matemática, con un enfoque
social o político, en los últimos años, se han recogido y potenciado desde la corriente de la educación matemática crítica (EMC), la cual recoge, principalmente, elementos de la educación relexiva, la pedagogía de
la liberación y la etnomatemática.

49

Educación matemática en Colombia, reflexión crítica sobre su papel
Diana Andrea Toquica Arenas

Educación
Matemática
Crítica

Escuela de
Frankfurt

ap o r tes

Emancipación
autorreflexión
crítica

Freire

ap o r tes

Diálogo
Educación
problematizadora

Etnomatemáticas

ap o r tes

Relación
cultura y
matemática

Dimensiones
Conceptual, Histórica cognitiva, Cambio de la vida diaria,
Epistemología, Política y Educativa

Figura 4. Algunas inluencias teóricas sobre la Educación matemática
crítica. (Guerrero, 2008 p. 70).

50

Desde la EMC se ha hecho una construcción del papel que juegan las
matemáticas en la sociedad; “se ha levantado una crítica entorno a las
prácticas en educación matemática para el entendimiento y estudio de
la relación entre la educación matemática y el poder.” (Valero& Andrade-Molina, 2015, p. 291), desentrañando las formas en que la matemática
modela, en cierta forma mas no totalmente, la sociedad, las estructuras
de poder y la aplicación de la matemática a diferentes campos.
La matemática en sí se ha convertido en una herramienta de
modelación racional del mundo, una herramienta para comprenderlo,
manipularlo y transformarlo. Entonces, la matemática, esta arma elemental y poderosa, para quienes son capaces de estudiarla, comprenderla y desarrollarla, la adquieren para sí; allí, nacen las principales
preocupaciones y las principales perspectivas de trabajo en EMC; mas,
¿cómo hacer de las matemáticas un elemento democrático fundamental
en la sociedad, contra toda forma de dominación y opresión? Hacer de
la matemática, la pedagogía y la enseñanza en esta área una herramienta que desarrolle, en los individuos, capacidades intelectuales, críticas,
relexivas, democráticas, ciudadanas y culturales, las cuales inculquen:
valores y principios; conciencia ambiental, social y política; en últimas,
la formación de ciudadanos y sujetos relexivos y críticos hacia su sociedad, capaces de entenderla, actuar y transformarla3.
El papel que puede cumplir la matemática educativa con este
enfoque puede ser primordial para un país que atraviesa un momento
complejo en el ámbito económico, social y ambiental; mientras que en el
ámbito político se llevan a cabo unas conversaciones y negociaciones de
paz. Entonces ¿Cuál es el camino a seguir? ¿Cómo potenciar el desarrollo,
la democracia, la justicia social y la paz desde la educación matemática?
Se trata de generar una hibridación entre lo que hoy se trabaja
como matemática educativa y la EMC, pues los
3 Aunque no se profundiza en la eduprofesionales que trabajan ambas líneas se han
cación matemática critica, los lectores
distanciado progresivamente, más consiente interesados en conocer acerca de esto
que inconscientemente, generando pugnas y pueden encontrar en la bibliografía
divisiones. La visión crítica se debe seguir de- varios textos de consulta con abundante
material al respecto.

Ciencia y Sociedad nº2
2016 - 1

sarrollando y potenciando; no obstante, debe entrar en la matemática
educativa para que esta, desde sus campos de avances e investigación,
pueda generar un cambio real.
Los investigadores que se dedican al campo de la matemática educativa deben abrir sus espectros de investigación, metodología y, prácticamente, abrir esa burbuja cognitiva, entendiendo el complejo proceso
social que implica la educación y sus entornos; encontrar esa necesaria
conexión con otras aristas de la academia y la ciencia, la cual permita la
comprensión de la matemática más allá de un objeto de estudio abstracto, y que, por ende, debe estudiarse desde un campo más amplio: transdisciplinar. Igualmente, hay bastante en esta vía por hacer; en Skovmose
y Valero (2012) se propone, incluso, “una agenda de investigación para
la educación matemática y la democracia” (p. 16), la cual, si bien es muy
general y no está aterrizada al contexto del país, contiene elementos
propositivos y teóricos importantes. Lograr que los cientíicos tengan
una conciencia social no es un reto fácil, ni mucho menos poder transmitirla como docentes y pedagogos; empero, es un reto necesario para
los tiempos mejores que nos esperan.

Bibliografía
Forero, D. J. (2013). El uso de las TIC (Software Libre) para la enseñanza de las Matemáticas. En: Revista Ejes, educación matemática, (01), 61-63.
Gómez, P. & Valero, P. (1995). La potenciación del sistema de educación matemática en Colombia. En: Aportes de “una empresa docente” a la
IX CIAEM (pp. 1-10).Bogotá, Colombia: Una empresa docente, Ediciones
Uniandes.
Gómez, P. (2000). Investigación en educación matemática y enseñanza de las matemáticas en países en desarrollo. En: Educación Matemática, 12(1),
93-106.
Guerrero, O. (2008). Educación matemática crítica: inluencias teóricas y aportes. En: Evaluación e Investigación, 3(1), 65-78. Recuperado de:
http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/27791/1/articulo4.pdf
Kilpatrick, J. (1998). La investigación en educación matemática: su
historia y algunos temas de actualidad. Bogotá, Colombia: Una empresa docente, Ediciones Uniandes.
Patiño-Millán, C. (2014). Apuntes para una historia de la educación
en Colombia. En: Revista Actualidades Pedagógicas, (64), 261-264.
Reina, R. A. (2014). El docente matemático como un formador permanente frente a la realidad democrática de un país. En: Revista Ejes, educación matemática, (2), 40-42.
Rojas, C. (2013). La Etnomatemática: un campo fértil para la investigación. En: Revista Ejes, educación matemática, (01), 10-13.
Skovmose, O. (1999). Hacia una ilosofía de la educación matemática
crítica. Paola Valero (trad.). Bogotá, Colombia: Una empresa docente, Ediciones Uniandes.

51

Educación matemática en Colombia, reflexión crítica sobre su papel
Diana Andrea Toquica Arenas

Skovsmose, O. & Valero, P. (2012). Rompimiento de la neutralidad
política: el compromiso crítico de la educación matemática con la democracia. En: P. Valero & O. Skovsmose (Eds.). Educación matemática crítica. Una
visión socio-política del aprendizaje y enseñanza de las matemáticas (pp. 25-61).
Bogotá, Colombia: Una empresa docente, Ediciones Uniandes.
Torres, J. J. & Cárdenas, J. I. (2014). El contexto sociocultural
como parte de la enseñanza de las matemáticas. En: Revista Ejes, educación
matemática, (2), 48-51.
Valero, P., Andrade-Molina, M. & Montecino, A. (2015). Lo
político en la educación matemática: de la educación matemática crítica a
la política cultural en educación matemática. En: Revista Latinoamericana de
Investigación en Matemática Educativa (RELIME), 18(03), 287-300.

s

52

Semillero Estudiantil

Ciencia, Tecnología y Sociedad
10 años
“creando y liberando conocimiento cientíico y
tecnológico, endógeno e integral, para un nuevo modelo de sociedad sustentable y solidaria”

Ciencia y Sociedad
Se terminó de diseñar en julio de 2016.
Para su elaboración, se utilizaron las fuentes Hoeler Text en sus
variantes Regular, Black e Itálica; Nilland-SmallCaps en su variante
Regular y Noticia Text en su variante Regular.
Se imprimió en los talleres de GRACOM Gráicas Comerciales,
ubicados en la Carrera 69K # 70-76.
Se imprimieron 300 ejemplares.
Bogotá, Colombia, 2016.