Está en la página 1de 38

La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

1
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

El manuscrito original de esta historia está depositado en la biblioteca del


colegio público Torres Quevedo de Coslada, para conmemorar el Día del
Libro.

En Coslada, el 23 de abril de 2010

2
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

3
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

4
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

5
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

6
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

7
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO I
Escrito e ilustrado por Aroa

Juan es un niño de ocho años al que le gustaría viajar y conocer a mucha


gente.

Un día viendo un documental en la tele pensó que ojalá él pudiera visitar


esos sitios, seguía pensando esto después de cenar y al acostarse. Cuando
estaba dormido algo le despertó. A los pies de su cama había un hada, que
escuchó su deseo y aún así le preguntó:

- ¿Es verdad que te gustaría viajar y conocer mucha gente?

Juan con una enorme sonrisa contestó que sí, a lo que el hada moviendo su
varita mágica le dijo:

- Que así sea.

Juan notó algo extraño, se hacía pequeño y el aire que movía las cortinas
también le estaba moviendo a él. Voló por la habitación y por un momento se
pegó en el espejo:

- Pero… si soy un billete de 5€ - dijo Juan.

El hada le dijo:

- De este modo se cumplirá tu deseo, viajarás y conocerás a mucha


gente.

El aire que le había pegado al espejo le hizo salir por la ventana, revoloteó
por la calle y cayó en la acera.

Alberto es un muchacho que llegaba tarde a coger el autobús. Corría y


tropezó cayendo al suelo.

- ¡Pero que alegría! – exclamó. Si es un billete de 5€.

8
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

9
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO II
Escrito e ilustrado por Razvan

Después de tres días, Alberto se fue a la tienda a comprarse ropa, pero


valía 6’50€. Después se fue a la otra tienda, pero ahí había lo mismo y
cuando Alberto quería irse ya a su casa perdió el autobús y se fue a su casa
a pie.

Como las dos tiendas estaban en el bosque, Alberto se tenía que ir por el
bosque. De pronto se levantó un viento terrible, y el viento se llevó el
billete. Alberto dijo:

- ¿Por qué se ha tenido que llevar mi billete de 5€?

El billete se fue volando y cayó en una rosa, después siguió volando y cayó en
una casa de plata. El billete no entendía como había aterrizado en una casa
de plata. Pensó, pensó, pensó, pensó y pensó hasta que de pronto se dio
cuenta que estaba en un libro encantado. Allí encontró una casa de monedas
de 2€ donde vivía una familia de billetes de 5€, 10€, 20€, 50€, 100€, 200€ y
500€. Estaban cenando comida de 1€ y de postre iban a comer 500€ con 2€
de fresas. El billete de 5€ entró también en la casa, cenó y le gustó. El
billete de 5€ dijo:

- ¡Ala! ¡Qué alegría! ¡Tengo un hermano!

Los otros billetes estaban celosos porque no tenían hermanos y se fueron de


la casa. Todos antes de irse dijeron:

- ¡Jamás volveremos!

El billete de 5€ estaba muy triste.

- Por favor, hermano – dijo el billete de 5€ - no os vayais.


- Vale – dijeron todos.

Y volvieron.

10
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO III
Escrito e ilustrado por Inés

Se quedó en esa casa de 2€ una semana. Al cabo de tres días, fueron toda la
familia a un restaurante, comieron de aperitivo, El Espaquedosti y Jaumón.
Luego fueron al parque Cinco Euros, donde había un tobogán y un columpio,
todo estaba hecho de 5€. Después se volvieron a casa de 2€. Durmieron y
pasaron los días. Llegó una semana en la que el billete de 5€ tenía que irse.
Fue al aeropuerto para coger el avión de 1.000€ que es de lo que estaba
hecho el avión.

En el avión abrió la ventana y se fue volando, aterrizó en la mochila de un


niño llamado Agustín.

Agustín era un niño de once años e iba a sexto de primaria. Cuando llegó a
clase abrió la mochila y dijo:

- ¡Anda, un billete de 5€! ¡Como mola!

11
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

Y el billete dijo:

- Shhhhhhh ¡cállate! Ya sé que soy un billete de 5€.


- ¡Anda! ¡Si habla y todo! – dijo Agustín.
- Y también se que hablo – dijo el billete.
- ¿Y?
- ¡Eh, eh! No nos adelantemos. ¡No compres nada conmigo! ¡eh!
- Jooo, dijo Agustín.
- Nada ¿capisci?, dijo el billete.
- Capisci, dijo Agustín.

Y de repente el billete notó algo extraño en su cuerpo. Agustín le miró y


dijo:

- Jo, ¡cómo mola! Ahora tengo un billete de 10€.


- ¿Soy de 10€?, preguntó el billete.
- Sí, lo eres.
- ¡Toma! ¡Cada vez soy más rico!, dijo el billete.
- Me compraré contigo diez cajas de chicles, dijo Agustín.
- ¡Ni lo sueñes!, dijo el billete.

12
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO IV
Escrito e ilustrado por Carlos

- Venga, vamos a tu casa.


- Vale, dijo Agustín.
- ¡Ale! Ya hemos llegado.
- ¡Shhh! ¡Cállate si no quieres despertar a tus padres!, dijo el billete.
- Vete a tu habitación de puntillas.

Pero Agustín se tropezó y dijo el billete:

- ¡Más torpe imposible!

Después, abrió la ventana Agustín y el aire se lo llevó. Aterrizó en una flor


de 10€ y 2€. Vio un espejo que era un billete de 20€.

13
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

- ¡Toma ya!, dijo afortunado. Cuándo sea un billete de 500€ ¿qué seré
después? A lo mejor soy otra vez niño – dijo triste
- Yo no quiero ser niño.

CAPÍTULO V
Escrito e ilustrado por Noelia P.

- Quiero ser un billete de 1.000€. Seré el billete más rico que conozco.

El billete más viejo le dijo:

- Tú sigue soñando que tendrás mucha imaginación.

14
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

A Juan se le volvió aparecer el hada concediéndole su nuevo deseo. El hada


le dijo las palabras mágicas, pero salió mal el conjuro y apareció un especie
de mago más poderoso que el hada.

Su aspecto era bajito, viejo y con una gran calva donde tenía un tatuaje de
sapo.

El mago empezó a hacer magia y el billete le dijo que si le podía convertir en


un billete de 1.000€, el mago contestó:

- ¿Qué me darías a cambio?


El como no tenía nada para darle, le sentó tan mal al mago que convirtió en
sapo al billete.

CAPÍTULO VI
Escrito e ilustrado por Noelia M.

Agustín dijo:

- ¡Hey! Voy a ver donde está, es el único amigo que tengo.

Juan ya se había convertido en sapo, el mago se fue y el hada no tuvo más


remedio que irse también. Juan vio una casa de chocolate y dijo:
- Tengo hambre pero no me voy a comer la casa.

15
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

La casa estaba abierta y Juan entró, había galletas recién hechas, se las
comió.

Agustín se encontró la misma casa de chocolate, entró y vio a Juan


comiéndose las galletas y dijo:

- ¡Ahh!, ¿Quién eres tú?

El sapo contestó:

- Agustín, soy yo, el billete que entró en tu mochila.

Y Agustín dijo:

- Y… ¿qué te ha pasado?

Juan dijo:

- Yo antes era un niño como tú. Un niño que le gustaba jugar a las
canicas, a los cromos, al pilla-pilla…
- Vete al grano, dijo Agustín.
- Vamos, un niño normal. Un día me fui a dormir y noté un cosquilleo en
los pies. Era un hada que me convirtió en billete.
- ¿Por qué?
- Porque mi sueño era ser un gran explorador, viajar, conocer mucha
gente.
- ¿Y por qué te ha convertido en sapo?
- El hada hizo mal un hechizo y apareció un mago. Yo quería ser un
billete de 1.000€, no tenía nada que darle a cambio y mira soy un sapo.
- ¿Qué quieres que te diga? Yo no soy un hada.

Y de repente apareció Hansel y Gretel bajando por unas escaleras,


empujados por una bruja.

Agustín y Juan se escondieron rápidamente en un armario. Hansel y Gretel


se quedaron en la cocina y la bruja antes de ir a dormir cerró la puerta con
llave.

Agustín y Juan estaban viendo todo por una rendija y salieron del armario.
Hansel y Gretel dijeron:

16
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

- ¿Quién sois vosotros?

Y ellos contestaron:

- Somos Agustín y Juan y os vamos a ayudar a salir de aquí.

Gretel preguntó:

- Pero ¿cómo?

Agustín contestó:

- No lo sé.

A Juan se le ocurrió una idea:

- ¡Hey! Como esta casa está hecha de chocolate, nos la vamos a comer.

Comieron, comieron y comieron hasta que hicieron un agujero grandísimo por


el cual salieron y se hicieron muy amigos.

17
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO VII
Escrito e ilustrado por Alex

Caminando, caminando se encontraron el hada que por culpa del mago le


habían desterrado. Los cuatro se quedaron de piedra y le preguntaron qué le
pasaba. El hada contestó:

- Por culpa del Llafardwrd, el mago me ha desterrado.

Los cuatro contestaron a la vez:

- ¿Cómo podemos ayudarte?

El hada dijo:

- Si yo pudiera convertir a Juan en un billete de 1.000€.


- ¿Para qué?, preguntaron.
- Pues porque el mago Llafardwrd odia a los billetes, lo único que
entenderá en este cuento son los sapos.
- ¿Por qué?, preguntó Gus.
- Pues porque le echaron un hechizo que le dejó calvo y con el tatuaje
del sapo. Yo no puedo hacer magia, a no ser que me ayudéis a volver a
la casa de 2€.
- ¡Hansel y Gretel!, dijo Gus.
- ¿Hansel y Gretel?, preguntó Juan.
- Sí, tonto, dijo Gus. Ellos saben donde está. No ves que yo ya he leído
el cuento.

Hansel y Gretel respondieron:

- Seguirnos que sabemos donde está.

18
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO VIII
Escrito e ilustrado por Diana

Pero Hansel y Gretel estaban hechizados por el gran mago Llafardwrd y


llevó a todos a su escondite secreto. Todo era un plan para atraparlos. Sólo
el billete conocía los hechizos mágicos más poderosos, pero él no sabía nada.
En realidad, sí lo sabía, pero no le había contado ese secreto a nadie. Él
tenía todos los libros de magia que te puedas imaginar, estaba en una
pequeña biblioteca que tenía en su casa.

19
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO IX
Escrito e ilustrado por Claudio

Después el mago Llafardwrd le dijo al sapo:

- Juan, ¿qué quieres?

Y Juan le respondió:

- Quiero ir a un partido de fútbol.

- ¿Con cuáles equipos? ¡Real Madrid vs. F.C. Barcelona!

- Vale, te lo cumpliré.

Juan se fue al partido y se compró palomitas y refrescos. En el minuto


sesenta y cuatro sustituyó a Benzemá por Cristiano Ronaldo y en el minuto
sesenta y siete sustituyó a Andrés Iniesta por Messi. Marcó el primer gol

20
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

Ronaldo, ¡qué alegría! Se acabó el apartido y tiraron a penaltis. El resultado


final fue: Real Madrid 1, F.C. Barcelona 0.

CAPÍTULO X
Escrito e ilustrado por María

De todos modos el partido no le gustó y el se preguntó al día siguiente:

- ¿Por qué pedí ese deseo si el fútbol no me interesa mucho?

De pronto Llafardwrd apareció y le preguntó a Juan:

- ¿Te pasa algo con el deseo que me pediste ayer?


- Bueno, no. No me pasa nada.

Y como Llafardwrd sabía que no le gustaba dijo:

21
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

- Que Juan, el sapo, se convierta en un campo de fútbol.

El hada, cinco minutos después encontró el hechizo para que Juan fuera un
billete de 1.000€ pero también tenía que buscar el hechizo para que Juan
fuera un sapo y de sapo a un billete de 1.000€ para destruir al mago
Llafardwrd.

- ¡Agustín, Hansel y Gretel! ¡Venid aquí! Me teneís que ayudar a


destruir a Llafardwrd.
- Pero, ¿cómo?
- Vosotros, entretenedlo, nada más. Dejad lo demás para mí. ¡Vamos!
¡Seguidme! Chicos, aquí está Llafardwrd. ¡Entretened!
- ¡Hansel y Gretel! ¡Buscad dónde está!
- ¡Juan! ¡Vamos! Tengo un pequeñito regalo para Juan y para
Llafardwrd.

Pin, pan, pun. Llafardwrd desaparece y Juan es un billete.

22
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XI
Escrito e ilustrado por Lucía

Juan estaba muy contento pero se empezaba a aburrir. El hada se dio


cuenta y le concedió un deseo. Juan pidió:

- Quiero ir a New Cork.

Sí se cumplió su deseo pero se convirtió en una bota. De repente, en un


segundo estaba en una pasarela de modelos. Juan dijo:

- Soy una bota ¡con tacón! Odio los tacones. No me podía haber pasado
algo peor.
La modelo se tropezó y se rompió los tacones. Juan gritó:

- ¡Ahhh! Me he roto algo pero no sé el que.

Todo el mundo empezó a mirar a Juan y él dijo:

- ¿Por qué todo el mundo me mira sólo a mi?

Entre la gente estaba Llafardwrd. Tenía que esconderse de él.

23
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XII
Escrito e ilustrado por David

Juan se metió entre la gente y sin comerlo ni beberlo le dio un taconazo a


Llafardwrd.
Llafardwrd persiguió a Juan.

- ¿Qué hace ese persiguiendo a una bota?, exclamó la gente.

Juan se fue a la ciudad de New Cork. Llafardwrd no se cansaba de


perseguirle. Juan iba muy rápido y se perdió. No sabía donde estaba aunque
Llafardwrd sí que lo sabía.

24
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XIII
Escrito e ilustrado por Pablo

Llafardwrd era un poco viejo, así que sacó su varita mágica del bolsillo y
convirtió un semáforo en coche deportivo. ¡Qué desastre! ¡La que se lió en
Washington. Gracias a un solo semáforo, unos cinco coches se chocaron.

La bota se estaba cansando y el coche la iba a atropellar. Pasó por una


zapatería con un cartel que decía Shoe Store. Normal que lo pusiera en
inglés, estaban en E.E.U.U.

La bota ya no podía más, así que, se tiró al suelo en plancha. La dependienta


de la tienda miró a la puerta y se preguntó como podía estar una bota fuera
de la estantería. Llafardwrd dijo:

- ¡Qué suerte tiene la maldita bota!

Los aparcamientos estaban completamente llenos por lo que Llafardwrd no


tuvo más remedio que aparcar en doble fila. Entró en la tienda y dijo que
quería esas botas. La dependienta le dijo:

- Esas botas son de chica, señor.


- Lo sé. Son para mi mujer.

Llafardwrd estaba mintiendo. ¡Cómo iba a tener él una mujer! Entonces


entró por la puerta, ni más ni menos que un policía. Le preguntó a Llafardwrd
si era suyo el coche que estaba en la calle mal aparcado. El policía no tardó
en sacar un bolígrafo y una libreta de su bolsillo. Escribió:

Multa de 80€

Llafardwrd se quedó estupefacto. Lo peor es que no tenía los 80€ que tenía
que entregar. El policía arrancó la hoja de su cuaderno y se la dio a
Llafardwrd.

25
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XIV
Escrito e ilustrado por Sheila

Cuando el policía y la señora de la tienda se despistaron, Llafardwrd


aprovechó para robar la bota. Se escondió y convirtió a Juan en un billete
de 1.000€. Juan estaba viejo, con arrugas y granos. Llafardwrd le dio el
billete al policía y Juan decidió olvidarse de sus amigos para hacer realidad
su sueño y viajar feliz en las manos del agente.

El problema era que el policía no iba a cambiar el billete porque el policía era
muy rico y quería seguir adelante con su malvado plan. ¿Sabéis cual era?
Quería ser más rico que el rey de España. Su sueño era ser el rey y que el
rey se pasase el día limpiando una y otra vez.

Juan ya no estaba tan contento como antes. Prefería estar otra vez con sus
amigos, pero el policía le apretaba con fuerza. Juan le dio un mordico al
policía, quien se chupó el dedo como los bebés. Juan, mientras reía a
carcajadas, se iba zumbando para la calle.

26
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XV
Escrito e ilustrado por Helena

Mientras seguía corriendo, se chocó con una casa. Saltó y tiró de la puerta.
Al abrirse vio una señora con un fuelle soplando a la chimenea. Juan se
acercó y no tuvo cuidado y se prendió de fuego. Juan, sin darse cuenta, en
una nube de humo, se volvió a convertir en el niño que era. Con el fuego se
había roto el hechizo del hada.

- ¡Bien! - dijo Juan - Ya estaba cansado de ser un billete. Ahora tengo


que volver a casa pero estoy en Estados Unidos. Ahora sí que voy a
ver mundo de camino a casa.

27
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XVI
Escrito e ilustrado por Nacho

Juan fue a un aeropuerto para comprar un billete desde Estados Unidos a


Madrid, pero no tenía 60€. Sin embargo, tuvo mucha suerte porque se
encontró un billete de 10€, un billete de 50€ y una moneda de 2€. Pagó y se
montón en el avión.

Dentro del avión pasaba una señora con un carrito de chuches y como le
sobraba 2€ se compró chuches.

Llegó a Madrid pero no sabía muy bien como volver a casa.

28
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XVII
Escrito e ilustrado por Mihai

Cuando llegó a Madrid le preguntó a un hombre que se llamaba Pedro donde


estaba el quiosco. Pedro le dijo que estaba en la calle Colombia.

Luego se encontró con una mariquita que no tenía ni un euro y se llamaba


Hermosa. Le preguntó a Juan:

- ¿Te puedo acompañar? La gente me puede pisar y con el pisotón me


quedo como una hoja y no puedo caminar.

Juan le dijo que sí.

29
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XVIII
Escrito e ilustrado por Yolanda

Como Juan le dijo que sí, Mariquita Hermosa y Juan se fueron a la fuente
del parque. Mariquita Hermosa se puso en posición de volar y Juan se subió
a su lomo. Así se fueron volando de la fuente del parque. Al rato, Mariquita
Hermosa se calló. Juan, por suerte, no se hizo nada pero la mariquita si se
rompió un pie. Juan asustado le preguntó:

- ¿Estás bien Hermosa? ¿Te has hecho mucho daño?

Marquita Hermosa, del daño que se había hecho, no podía ni hablar. Como no
hablaba, Juan pensó que estaba muerta, pero en realidad, no estaba muerta,
simplemente no se podía mover porque se había roto el pie.

30
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

Capítulo XIX
Escrito e ilustrado por Silvia

Entonces Juan llevó a Mariquita Hermosa al Niño Jesús. Allí le dijeron que
tenía que estar ingresada dos meses. Juan se fue, la dejó al cuidado de las
enfermeras. Se marchó a Coslada en metro. Cuando llegó vio unos carteles
por los árboles y farolas que ponían:

Se busca un niño que se llama Juan

Cuando llegó a casa encontró a sus padres muy preocupados. Se abrazaron


muy, muy, muy fuerte. Allí estaban, también, sus primos, primas, tíos,
abuelos y su hermana mayor. Se alegró al verlos. Lo mejor es que tenían tres
sorpresas para darle.

La primera era que se marchaban una temporada. Aquella idea le encantó


porque le gustaba tanto viajar y conocer sitios nuevos que allí lo pasaría
genial.

La segunda era que su madre estaba embarazada. Eso le gustó mucho más
porque no le gustaba ser él el pequeño de la familia.

La tercera era que le habían comprado un perro al que llamarían Cuki.

31
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

Estaba muy, pero que muy contento por las tres noticias que le habían dado.
Se marcharon a Italia y allí nació su hermanito que era muy pequeñito y
lloraba día y noche. Se alegraba de tener otro hermanito aunque, a veces, no
soportaba que llorara tantas horas.

CAPÍTULO XX
Escrito e ilustrado por Natalia

Después de unos días, llamaron por teléfono desde el hospital diciendo que
Mariquita Hermosa no se mejoraba. Un señor, que dice que conoce a Juan,
pero no se lleva bien con él, le dice que si intenta ir al hospital Mariquita
Hermosa nunca se recuperará. Ni siquiera los médicos podrían salvarla. Su
hermanito pequeño atendió el teléfono pero no entendía ni tres pimientos,
creía que eran del Telepizza y dice:

- Mamaaaaaaaaaaaaaaaaaa ¿de que pedimos la pizza?

32
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XXI
Escrito e ilustrado por Selma

En cuanto Juan lo oyó fue corriendo para ver si le ocurría algo a su hermano
pequeño. Juan lo cogió y lo puso en la cuna. Volvió a coger el teléfono y el
hombre lo volvió a repetir todo.

Mientras hablaba, Juan se dio cuenta que el hombre que estaba hablando
era en realidad el malvado Llafardwrd. Juan, además de ser un excelente
explorador, también era un fantástico detective de voces. Sin embargo,
Juan no se había enterado que Llafardwrd no hablaba desde el hospital sino
desde su escondite secreto.

Mariquita Hermosa ya se había curado pero estaba atada con sus otros
amigos que habían pasado la larga aventura.

Juan contó toda su aventura a sus padres y ellos le ayudaron a rescatar a


Mariquita Hermosa. Solamente tuvieron que hacer lo siguiente.

33
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

Primero fueron al hospital, sin que Llafardwrd se enterara. Los médicos y


las enfermeras le dijeron a Juan que Mariquita Hermosa se había curado y
que un hombre calvo, Llafardwrd, se la había llevado.

Segundo, Juan fue tan listo que grabó la llamada de Llafardwrd. Sus padres,
por el ordenador, comprobaron de donde venía la llamada y el ordenador dijo
en voz alta:

Escondite secreto de Llafardwrd


Ya no tan secreto

Juan recordó una cosa. El hada podría ayudarle, pero Juan no sabía como
podía llamarla. Juan dijo en voz baja:

- Ojalá, el hada estuviera aquí.

Y el hada apareció.

34
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

CAPÍTULO XXII
Escrito e ilustrado por Raquel

El hada le dijo a Juan:

- ¿Qué necesitas?

Juan le contestó que Llafardwrd se había llevado a su amiga Mariquita


Hermosa, la cual se acababa de recuperar, y a sus otros amigos que habían
estado juntos en la aventura. El hada le dijo que de eso quería hablarle.
Antes de que Juan se lo contara, el hada ya sabía toda la historia. El hada le
dijo que ya habían llamado a la policía mágica y que le estaban buscando.
Cuando Juan se enteró que el hada ya lo sabía, le preguntó que si sabía algo
más pero no sabía nada más. Llamó a la policía mágica. Le dijeron que lo
habían encontrado y le habían encerrado para siempre en la cárcel mágica
por secuestro. Se pusieron todos muy contentos.

Cuando todos los amigos de aventura de Juan se fueron a sus casas,


llamaron a Juan por teléfono y le contaron como pasó todo. Mariquita
Hermosa se quedó en casa de Juan unos días antes de volver con su familia.
Juan y sus padres la trataron muy bien y estaban todos muy felices.

Juan, Mariquita Hermosa y el hermano de Juan jugaban juntos al pilla-pilla,


pero el hermano de Juan, como era muy pequeño, tenían que correr muy
despacio.

Cuando llegaba la hora de comer como Mariquita Hermosa era muy amable,
le ayudaba a poner la mesa, a dar de comer al hermano de Juan y a cocinar.
Mariquita Hermosa dijo:

- Puedo ayudar en algo más.

Los padres de Juan le dijeron que ella su invitada y por eso no tenía que
ayudar. Mariquita insistió.

- Es que me encantaría que probarais mi comida.


- Bueno, pues entonces, empieza ya. Yo voy a dar de comer al bebé.

A Juan le encantó la comida de Mariquita Hermosa y ella se sintió muy


contenta. Al cabo de dos días llamó el padre de Mariquita Hermosa
preguntando:

35
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

- ¿Está bien mi hija?


- Sí papá, estoy bien. Han sido muy amables conmigo.
- Hija, mañana vas a tener que volver.
- Vale papá.
- Por cierto, ¿qué tal la pata que rompiste?
- Muy bien papá.
- Bueno, hija, adiós.

Mariquita Hermosa preguntó a Juan:

- ¿Me acompañas a mi casa? Es que mañana me tengo que ir de aquí.


- Pues claro que te acompaño, ¿dónde vives?
- En el Prado.
- Pero ¿si te encontré cerca de un quiosco?
- Ya, es que estaba jugando con mis amigas y fui a por hojas para jugar
al lanzahojas.
- Tranquila, te llevaré con mucho gusto.

Cuando Juan y Mariquita Hermosa se fueron por la puerta, les dijeron los
padres de Juan que ellos querían despedirse de ella porque ellos, ni el
hermanito pequeño se habían despedido aún de ella.

Para llegar a casa de Mariquita Hermosa, pasaron por un laberinto muy lioso.
Al salir del laberinto tuvieron que descifrar una adivinanza para pasar al
Museo del Prado. Suerte que a todos los que vivían allí les decían las
respuestas. La acertaron y pasaron con muchas ganas pero antes tenían que
decir la dirección. Mariquita Hermosa contestó:

- Calle del Olmo, número 3.


- Muy bien señorita, pase – dijo el vigilante de seguridad.

Al poco de pasar, se perdieron, por lo que tuvieron que llamar al hada que les
dijo:

- ¿Qué necesitáis ahora?, amigos míos.


- Nos acabamos de perder.
- No os preocupéis. Yo me encargo.

El hada les llevó y cuando llegaron, la familia de Mariquita Hermosa se puso


muy contenta de verla. Juan le preguntó:

36
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

- ¿Vendrás algún día de visita?


- Pues claro que iré, Juan. Muchas gracias por todo.
- De nada.

Mariquita Hermosa vivió feliz para siempre. Juan y el hada se fueron juntos
y también vivieron felices. A veces, Mariquita Hermosa va a visitarlos.

FIN

37
La Gran Aventura de Juan por el Mundo.

38