Está en la página 1de 2

Los derechos colectivos han sido reconocidos a los funcionarios públicos, en fecha

relativamente reciente. Así existen previsiones en la Ley Orgánica del Trabajo (1990),
la Constitución (1999) y la Ley del Estatuto de la Función Pública (2002). Diferentes
criterios se esbozaron en el tiempo orientados a ampliar los derechos de estos sujetos
laborales. La normativa que ha regido a los funcionarios públicos, en cuanto a sus
derechos colectivos, ha fijado límites para su ejercicio. Considerando en particular a la
negociación colectiva son diversos los niveles para ejercitar este derecho. Existe
disparidad entre la Constitución y la Ley del Estatuto de la Función Pública, en cuanto
al reconocimiento de los derechos colectivos a los funcionarios públicos, lo que se
traduce en privilegiar a los funcionarios de carrera y discriminación hacia los
funcionarios de libre nombramiento y remoción. En cuanto a ésto somos del criterio
previsto en la Constitución, en el sentido de garantizar los derechos colectivos a todos
los funcionarios públicos, sin distingo de clase de funcionario. El Estado Venezolano
como empleador debe asegurar armonía y garantizar la paz laboral. Constituye esta una
investigación documental, sustentada en el método analítico.Nuestra Carta Magna, en el
Capítulo V, contentivo de los Derechos Sociales y de las Familias, contempla en los
artículos 87, 88 y 89, el «Derecho al trabajo», «Derecho a la igualdad en el trabajo»
y «Derecho a la protección del Estado».De los artículos supra mencionados, se puede
claramente inferirque el Estado es garante del derecho al trabajo, pero vale aclarar que
la protección a quienes presten un servicio, se ejerce basada en laconcepción del mismo
«como hecho social», pues lo que se pretendees que su espíritu de protección alcance a
los familiares de los trabajadoresy así proteger otros derechos inmersos en él como: el
derechoa la educación, vivienda, salud y a un sustento digno del grupofamiliar que
convive con el trabajador. Es por ello que, el legisladorprevió una estabilidad a objeto
de que no sean vulnerados los derechosdel trabajador y de aquellos que dependen de
éste.Comparación entre el régimen aplicablea los funcionarios públicos y los
trabajadoresque se rigen por la Ley Orgánica del TrabajoDebemos comenzar por señalar
quedurante la vigencia de laLey de Carrera Administrativa, el ingreso de los
funcionarios (la adquisiciónde esa condición) se regía por su permanencia en el
cargodesempeñado por un período superior a seis (06) meses, contados apartir de su
nombramiento, de conformidad con lo que establecía elparágrafo segundo del artículo
36.Sin embargo, existía la posibilidad de que un trabajador que prestara servicios bajo la
modalidad de Contrato, si se le convertíala relación laboral en una relación contractual a
tiempo indeterminado(renovación sucesiva de 2 o más contratos) y ejercía
funcionesanálogas a un funcionario, que previo el requisito de Ley habíaadquirido tal
condición, en la misma dependencia o Dirección y conel mismo horario, sin importar el
salario que devengara, podía adquirirla condición de funcionario, al comprobar en sede
judicial los
LA ESTABILIDAD DE LOS FUNCIONARIOS...
supuestos aludidos y es lo que la Doctrina Administrativa a través dediversos fallos
denominó «Ingreso Simulado a la Administración VíaContrato».Con la entrada en
vigencia de la Constitución de la RepúblicaBolivariana de Venezuela
en el año 1999, el Legislador sabiamente disipó las dudas existentes
en cuanto a este criterio y estableció acertadamenteen el artículo 146
que la única forma para ingresar a laAdministración Pública para
desempeñar un cargo de carrera era através de Concurso
Público.Asimismo, estableció en el artículo 144, que la Ley que va
aregular el ingreso, ascenso, traslado, suspensión y retiro de los
funcionarioso funcionarias de la Administración Pública es la Ley
delEstatuto de la Función Pública.Así tenemos que, con la entrada en
vigencia de la Ley del Estatuto de la Función Pública, taxativamente
se estableció que nunca habrá ingreso a la Administración Pública por
vía contractual:
«Artículo 39: En ningún caso el contrato podrá constituirse en
una vía de ingreso a la Administración Pública».
De igual forma, se estableció de manera taxativa en el segundo
aparte del artículo 19, lo siguiente:
«Artículo 19: Serán funcionarios o funcionarias de carrera, quienes
habiendo ganado el concurso público, superado el período
de prueba y en virtud de nombramiento, presten servicios remunerado
y con carácter permanente».
De igual forma, en el artículo 30, encontramos el derecho a la
estabilidad, según sigue:
«Artículo 30: Los funcionarios o funcionarias públicos de carrera
que ocupen cargos de carrera gozarán de estabilidad en el desempeño
de sus cargos. En consecuencia, sólo podrán ser retirados
del servicio por las causales contempladas en la presente Ley».
Es con el artículo precitado que, por vez primera encontramos
en la Ley sub judice lo relativo a la estabilidad, e inclusive, cuando
Consultoría Jurídica del IATTCMC
399
se hace referencia a las causales de retiro, no podemos pasar por alto
el artículo 78, que establece:
«Artículo 78: El retiro de la Administración Pública procederá
en los siguientes casos:
1. Por renuncia escrita del funcionario o funcionaria público
debidamente aceptada.
2. Por pérdida de la nacionalidad.
3. Por interdicción civil.
4. Por jubilación y por invalidez de conformidad con la ley.
5. Por reducción de personal debido a limitaciones financieras,
cambios en la organización administrativa, razones técnicas
o la supresión de una dirección, división o unidad
administrativa del órgano o ente. La reducción de personal
será autorizada por el Presidente o Presidenta de la
República en Consejo de Ministros, por los consejos legislativos
en los estados, o por los concejos municipales
en los municipios.
6. Por estar incurso en causal de destitución.
7. Por cualquier otra causa prevista en la presente Ley.
Los cargos que quedaren vacantes conforme al numeral 5 de este
artículo no podrán ser provistos durante el resto del ejercicio
fiscal.
Los funcionarios y funcionarias públicos de carrera que sean objeto
de alguna medida de reducción de personal, conforme al
numeral 5 de este artículo, antes de ser retirados podrán ser reubicados.
A tal fin, gozarán de un mes de disponibilidad a los efectos
de su reubicación. En caso de no ser ésta posible, el
funcionario o funcionaria público será retirado e incorporado al
registro de elegibles».