Está en la página 1de 37
REGION E HISTORIA Elementos sobre ordenamiento y equilibrio regional en Colombia por (ORLANDO Fats BORDA EPR, abla ato de foie valor peer en: rer de 18 © eran nsbots 1 terreno ere on condiin cons [Rute deer polices years ‘Shaman ivr acon clambia edi, armada end, ‘ein cade npr yhecioes cts pets andieadets cb CowresnDo InTRooucaien Capitulo. MoTVACIONES. Fuentes Capitelo2. ANTECEDENTS {a division territorial de Reyes ‘La division de mediados desiglo Foentes Capftulos, ELFUNDAMENTOSOCIOGEOGRARCO Captrute 4. CoNCEPTOS CaNTRALSS (Gsdenarient trea Repién ule regional Fuentes Capitulo'S. Los MAPAS DE REGIONES, PROVINCEAS vEns Fuentes Capitulo 6. ELPORGUEDELASOCHO REGIONS ‘Region Caribe Reicn Peifico Norte a 25 23 Ey 2 a @ “8 50 “ comrms0 Rogién Andina Noxte Rogién Andina Central Regidn Andina Sur Regién Pacifico Sur Regign Orinoquia Rogién Amazonia Fuentes adiconales (Capitulo 7, REFLECION FINAL: LA HISTORIA VIVA Anexo 1. RECORDERIS. ALGUNOS TEXCTOS PERTINENTES ‘Amero 2.. _ REGIONES, PROVINCIASYETIS 2 53 3 55 58 INTRODUCCION Erte libro es resultado de tun curio dictadocen el pro- _grama de Poegradoen Historia y Panifcaciéndela Uni- wersidad Pedagégica y Teenol6gica de Colombia en Turia, en jullo de 1995, en respuesta a interés nacional «que ha susclado el problems del ordenamiertotezto- Fal, Profesore y estudiantes trabajos conjuntamente sobre el arunto en sus diversas expresfones que van des- do io geogriico hasta lo social y cultural para concebir salidas préticasconvendents en los diversosniveles de In edmninistracién pica ‘De esta ampli temtics he sleccionado lo elativo a 1a zegidn, con a fn de dedicerle la atenein orioitaria ue, en ml oplnién, merecess tratamiento en lly orgs sca de ordenamlent territorial que ha estado en cons deracion del Congreso desde marzo de 1995. La ‘ion de estos principio es estratégen para ol taro ‘pis ene! actual contexto integracionista mundial. Tam- bien destaco, de paso, la validez de las solucicnes regio- rales que, basadas en Ia historia y la culture locales, se ‘expresan en los mapas inchuidos. Pr supesto, una coes es la visién ciniice de un investgador, que aqu’ se expraa,y otra la decsiin po- “ ul moos Itica que habrén de tomar las ramas ejecutivay legis tia del Estado sobre dicha ley ongfnica. Solo cabe espe. xar-deimanera patriética, que la decision politica se acer- ‘quel méximo ala realidad sociogeogrifica que es Co- lombia como pais de regiones, un hecho incontrovertible ‘quest sufcientemente documentado desde siglo XIX. Esta pequefia obra se basa en esas fuentes y las real. ‘2; Porque nuestro pls, por fortuna, nose ha homoge «do como pudo ser el propésitodealgunas deciogias feréneas que se importaron. El pluralismo cultural, hsenae oy ambiental sigue predominando como férmula vita ‘entre nosotros. Quizis a esto se deba que no hayainos ssaparecido como nacién luego de medio sigio de vio Jeicia La diversidad reconocible y reconccida en la wi dad nacional queda consagrada con mecanismos ade ‘cuados en la ley teritorial en ciernes. Tal a contrivucidn la paz y al progreso nacionales que haré dicha legisla- cin, y tal mi deseo al publicar este trabajo, Agradezco a los colegas de la UPICy del Instituto de Estudios Politices y Relaciones Internacionales de Is Universidad Nacional que auspiciaron aquel cursillo, en ‘especial alos profesores Javier Guerrero y Gonzalo Sin. chee. Old Fais Bort Bogoté, enero de 2096 Capitulo 1. MoTivactonEs ‘Colombia ha venido esperando, desde 1908 cuando se {intents en serio, por ltima vez, que los gobiemos pres- tenatencién al ordenamiento de tersitorio quelos nacio- rales ocupamos, Son casi noventaafios en los que se han venido acumulando problemas jurisdiccfonales al paso ‘on aspiraciones colectivas por la crescién de nuevos en- tes administrative, o por el cambio de limites de los exis- tentes, o por una mejor presencia y distribucién de los recursos del Estado, Algunos han sostenicio que estos problemas som se- ‘cundarios en el contexte nacional y, en efecto, puecen serlost se comparan con los quehemos venido sufriendo ppor el terrorisma politico, a corrupeién, la delincuencia y el narcotrafico, en especial desde los afios veinte, sin ‘mencionar la pobreza y la impunidad persistentes, Pero no se puece negar que los conflictos por la oc paci6n inumana del espacio en Colombia han sido y son lngrediientes directos dea violencia maltiple. Sin hablar lel siglo XIX, ya Io vimos en los aos tr4gicos a partir de la muerte de Jorge Eligcer Gaitén. Sise parcibieron ants como Ltigios marginales o latentes, sin entender st inci- a econ ea deneia real ahora cuando sles ha comenzad a enocat an mayor atencién sfc veros en toda su pligrosa dimension. Constituyen obstécuos al progreso econs- ico lel y regioral; son impedimentos a la paz y al Sosiego dudadanos; pueden torpedear la unidad nacio nal: EIpitsno puede sepuilosignorando o subvaloran. do como eha venido aciendo porque como io sefla Rodsig Escobar Nava (1995) la goberrabildad depen ede unfiax ordenamient teritoril, medio por la ‘apace pare la convivenca y el desarelle humane, Para Colabia esto es seguinel mismo ator, “l mayor "eto teriteril dela Améeica Latina y uno delos mayores del mun... por el deber hiséricoinludible de cone, ‘nai, deserllar y conservar las fuerzashstéricas de ‘ocupacién cel complejsimo terrtorio que nos toaza en Srl, como porcine eiteemplazable del univer. 0 mando que laiprovidencia la historia conviaren a suctra responsable” -Ademds de ponersealdlaen tandsicae campo, Co- Jombia puede asi mismo alnearse con las tendencas srundialesde hoy que llevan a superar a isulrided y ¢l provincanismo con ia integracién de regione, gi. Pe cules e interes diversos, como lo demusstan los europees. Se esté construyendo un mundo nuevo en el quel importancia del gobierno local cece liemp0 conlo estratgio de as vinclaciones intra internacio ales y dentro de cad pats, conla ncesiad de concebir royecis sscioeconmicos supraseccionales omc 3 uct deducirse de todo lo anterorcémo fueron de ‘oportunas las normas constitucionals de 1991 sobre es- ‘as materia. Ena Asamblea Nacional Consttuyene, 6 de junio de dicho af dejé una constancia en la que invitéa convertimos en“méquina del tempo” para tas- Jadames mentalmente al future de maestro pals, Quria Aijar aris el prejuicio de que los actuals limites poll os deban ser eters, para tomar en cuenta la mecesidad de ajustalos y responder mejor ast aexpeciativas y ur- sencias reales de las gentes en sus comtuidades. Invite ‘entonces areconocer las "fuerzastelircas” de nuestra so- cledac para evita ls separatsmos y cue ocurrera “otto Pane, con el fn de ntegramos “1 ladversdad de logue somos”, Del fegor de dicho debate en la Asambleasalié el Titulo XI dea nueva Carts, scbre “Organizacén del T= nitoio®. De all ourgis un-mandato geopoliico aro: Colombia debe regonalizars, con lo que se modemiza _ysebace presente e nivel mundial, Qued6 ai superado 1c cispuesto en este campo por la Conetiticcn de 1886,