Está en la página 1de 6

LA COMUNICACIÓN

La comunicación es un campo de estudio dentro de las ciencias sociales que


trata de explicar cómo se realizan los intercambios comunicativos y cómo éstos
afectan a la sociedad. Investiga el conjunto de principios, conceptos y
regularidades que sirven de base al estudio de la comunicación como proceso
natural. La comunicación constituye una de las formas en que las personas
interactuan entre si, estableciendo lazos; existen muchas formas de
comunicación, gestual, a través de los signos, verbal, escrito, etc.
Origen de la comunicación
Lenguaje y escritura
Existe un fundamento psicológico que permite al ser humano aprender
diferentes lenguajes. Aparentemente, el hombre comienza a expandirse desde
África Oriental (homo sapiens), cuyo centro del nacimiento humano se cree
está en Etiopía. De acuerdo a su evolución física y cognitiva existen 4 cambios
evolutivos que darán lugar al hombre actual:
• Homo habilis: El primer hombre, se diferencia del Homo Sapiens en que
baja de los árboles, camina solo con sus piernas. Era habilidoso y de
considerable tamaño craneal.
• Homo erectus: Comienza a fabricar mejores herramientas, muy pulidas.
Descubre el fuego y su uso. Ahora le crece tanto la cabeza como el
cuerpo.
• Homo sapiens: Parte de África hacia las diferentes partes del mundo.
Éste se moverá de Asia Central a Europa, más tarde colonizará Australia
y demostrará una avanzada tecnología con la construcción de medios de
navegación y métodos de orientación y localización de rutas. Así llegará
al continente americano.
• Homo habilis: Estará caracterizado por su aumento craneal, sus
desarrolladas articulaciones y, sobre todo, por la aparición del lenguaje.
El lenguaje aparece hace 100.000 años, aunque el Homo Sapiens hubiera
surgido hace 150.000 produciendo un proto-lenguaje. La última fase, el
lenguaje, aparece hace 100000 años. Cuando se determinó la articulación de
sonidos, sólo faltaba unirlos con signos que los representaran.
Comunicarse es hacer conocer a otras personas nuestros conocimientos o
pensamientos.
Para que exista comunicación debe existir un emisor, un receptor, un mensaje
y un canal a través del cual se enviará el mensaje. Si alguno de estos
elementos falla, se dice que se ha producido una interferencia y no podrá
establecerse la comunicación.
Para enviar un mensaje se debe utilizar un código común al emisor y al
receptor. El código puede ser:
- Lingüístico: es el código más completo, ya que la lengua oral o escrita
puede ser comprendida por un número mayor de personas que otros tipos de
códigos.
- No lingüístico: los gestos, sonidos y señales constituyen este tipo de código,
el cual es menos preciso que el anterior.
De acuerdo a la intención del emisor, los mensajes pueden clasificarse en:
expresivos, informativos y apelativos

Los elementos o factores de la comunicación humana son:


Emisor: Es el punto (persona, organización…) que elige y selecciona los
signos adecuados para transmitir su mensaje; es decir, los codifica para poder
llevarlos de manera entendible al receptor. En el emisor se inicia el proceso
comunicativo.
Receptor: Es el punto (persona, organización…) al que se destina el mensaje,
realiza un proceso inverso al del emisor, ya que en él está el descifrar e
interpretar lo que el emisor quiere dar a conocer.
Código: Es el conjunto de reglas propias de cada sistema de signos y
símbolos que el emisor utilizará para transmitir su mensaje. Un ejemplo claro
es el código que utilizan los marinos para poder comunicarse; la gramática de
algún idioma; los algoritmos en la informática; todo lo que nos rodea son
códigos.
Mensaje: Es el contenido de la información (contenido enviado): el conjunto de
ideas, sentimientos, acontecimientos expresados por el emisor y que desea
transmitir al receptor para que sean captados de la manera que desea el
emisor. El mensaje es la información.
Canal: Es el medio a través del cual se transmite la información-comunicación,
estableciendo una conexión entre el emisor y el receptor.Ejemplos: el aire, en
el caso de la voz; el hilo telefónico, en el caso de una conversación telefónica.
Situación: Es el tiempo y el lugar en que se realiza el acto comunicativo.
Interferencia o barrera: Cualquier perturbación que sufre la señal en el
proceso comunicativo; se puede dar en cualquiera de sus elementos. Son las
distorsiones del sonido en la conversación, o la distorsión de la imagen de la
televisión, la alteración de la escritura en un viaje, la afonía del hablante, la
sordera del oyente, la ortografía defectuosa, la distracción del receptor, el
alumno que no atiende aunque esté en silencio.También suele llamarse ruido
Retroalimentación (mensaje de retorno): Es la condición necesaria para la
interactividad del proceso comunicativo, siempre y cuando se reciba una
respuesta (actitud, conducta…), logrando la interacción entre el emisor y el
receptor. Si no hay retroalimentación, entonces sólo hay información, más no
comunicación.
HISTORIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA
La base del idioma Español es el latín vulgar, propagado en España desde
fines del siglo III a. C., que se impuso a las lenguas ibéricas y al vasco.
El latín, la lengua de Roma.
Los abundantes documentos que nos quedan del latín provienen de los textos
literarios. Pero si queremos conocer los verdaderos orígenes de nuestra
lengua, tenemos imaginar como hablaban los hombres y mujeres del Imperio.
Efectivamente, las lenguas romances no derivan del latín escrito en la
literatura, sino del latín hablado en las calles y en las plazas. Y las diferencias
entre una y otra variedad lingüística son importantes. En el aspecto fónico, el
latín literario diferenciaba diez vocales (cinco largas y cinco breves) y esa
longitud de la vocal podía modificar el significado de una palabra. El latín oral
reemplazó esa distinción por el acento de intensidad, que persiste como rasgo
distintivo de nuestra lengua. En el plano morfológico, los sustantivos y los
adjetivos se declinaban lo que significa que adoptaban una terminación
diferente según cual fuera la función que desempeñaban en la oración.
Esta característica del latín literario era reemplazada en el latín oral por un
aumento en la cantidad de preposiciones, tal como sucede en el castellano
actual. En lo referente al aspecto sintáctico, el latín literario empleaba con
frecuencia el hipérbaton en tanto que el latín oral ordenaba la oración con una
regularidad casi constante y similar a la de nuestra lengua. Una relación lógica
por parte, si se tiene en cuenta que una lengua evoluciona y se modifica con
mayor dinamismo en su variante oral que en la escrita.
Otros elementos conformadores del lexico español
Otro elemento conformador del léxico en el español es el griego, puesto que en
las costas mediterráneas hubo una importante colonización griega desde el
siglo VII a.C.; como, por otro lado, esta lengua también influyó en el latín, voces
helénicas han entrado en el español en diferentes momentos históricos.
La lengua originaria castellana se originó en el condado medieval de Castilla
(sur de Cantabria y norte de Burgos), con influencias vascas y de los germanos
visigodos. Los textos más antiguos que se conocen en castellano son los
Cartularios de Valpuesta, conservados en la iglesia de Santa María de
Valpuesta (Burgos), un conjunto de textos que constituyen copias de
documentos, algunos escritos en fecha tan temprana como el siglo IX, seguidos
de las Glosas Emilianenses, que datan de finales del siglo X o principios del XI,
que se conservan en el Monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla (La
Rioja), localidad considerada centro medieval de cultura.
El momento decisivo de la unificación y afianzamiento del idioma castellano se
dio durante el reinado de Alfonso X de Castilla y León, (1252-1284). Si los
cantares de gesta estaban escritos en esa lengua vulgar –el castellano– y por
eso mismo eran populares, podría pensarse que las obras cultas y literarias
producidas en la Corte del citado rey deberían ser redactadas en latín, única
lengua culta que toda la Europa cristiana había admitido hasta esa época; por
eso resultó una verdadera revolución cultural el hecho de que Alfonso X el
Sabio decidiese dirigir un buen número de obras de elevada cultura redactadas
en un idioma hasta entonces desairado por las personas letradas por
considerarlo demasiado prosaico. Esto dio lugar al reconocimiento oficial del
castellano, que podía alternar desde entonces con el latín, un idioma respetado
por todas las personas ilustradas.

Evolución de las lenguas del sur de Europa.


El castellano se extendió por la península durante la Baja Edad Media debido a
la continua expansión del Reino de Castilla en este período: expansión militar
en la llamada Reconquista y expansión político-diplomática con la
incorporación a la Corona de Castilla de los reinos de León y Galicia con
Fernando III de Castilla. La hegemonía política y militar de Castilla creció con la
introducción de una dinastía castellana en la Corona de Aragón con Fernando I
de Aragón que llevaría a la unión final peninsular con los Reyes Católicos.
En el siglo XV el castellano se había introducido en la mayor parte de la
Península Ibérica y era hablada, con distinto nivel de aceptación, incluso en
regiones que no pertenecían a la Corona de Castilla como las actuales
provincias de Teruel, Zaragoza o sur de Navarra. En 1492 el sevillano Antonio
de Nebrija publicó en Salamanca su Grammatica, primer tratado de gramática
de la lengua española, y también primero de una lengua neolatina europea.
Se estima que a mediados del siglo XVI el 80% de los españoles hablaba
castellano. En esa época ya había comenzado el reajuste consonántico, que
significó la reducción del sistema de fonémico al pasar de seis consonantes
sibilantes a sólo una o dos según la variedad.
La colonización de América, iniciada en el siglo XVI expandió el idioma español
por la mayor parte del continente americano. Esta colonización fue una
empresa exclusivamente castellana y los territorios americanos colonizados se
integraban en la Corona de Castilla, por lo que fue la lengua de Castilla la que
se usó desde el principio en la administración colonial. Tras conseguir la
independencia los nuevos estados americanos iniciaron procesos de
unificación lingüística que terminaron de extender el idioma español a través de
todo ese continente, desde California hasta el Estrecho de Magallanes.
En España, la política de castellanización y consiguiente minorización del resto
de lenguas vernáculas, se inició en el siglo XVIII con Felipe V, dentro del
proceso de construcción de un estado nación centralizado y unificado. Ya en
1792 aparece con éxito un periódico privado en castellano en Cataluña, el
Diario de Barcelona y en 1807 en Gerona (Diario de Gerona) y aún antes en
ciudades también bilingües como Vigo o Bilbao. En América a partir de 1770,
se insistió en que el español fuera la única lengua usada en la instrucción, en
determinte de las "lenguas generales" basadas en lenguas indígenas que se
habían usado en algunos territorios amplios.
El idioma español siempre tuvo numerosas variantes que, si bien respetan el
tronco principal latino, tienen diferencias de pronunciación y vocabulario, como
sucede con cualquier otra lengua. A esto hay que agregar el contacto con los
idiomas de las poblaciones nativas, como el aimara, chibcha, guaraní,
mapudungun, maya, náhuatl, quechua, taíno y tagalo, entre otros, que hicieron
también contribuciones al léxico del idioma, no solo en sus zonas de influencia,
sino en algunos casos en el léxico global.
Ejemplos de niveles de lenguaje
El nivel vulgar.
• Poca cultura.
Lo utilizan personas de poca cultura.
• Características.
· Utilizan pocas palabras.
· Oraciones cortas y sin terminar.
· Utilizan vulgarismos.
En "ca" Luisa - en casa de Luisa.
La "ti" Encarna - la señora Encarna.
· Los mensajes están desorganizados, no siguen un orden lógico.
· Abusan de apelaciones al interlocutor (el que escucha).
¿Te das cuenta? ¿Sabes?
· Hablan siempre igual; no se adaptan a las situaciones de comunicación.
Público, amigos, TV.
· Utilizan muchas frases hechas.
El nivel común o coloquial.
• Habla familiar.
· Es el que se utiliza más comúnmente.
· Es espontáneo y natural aunque, a veces, tiene algunas incorrecciones.
· Es muy expresivo y tiene muchos matices afectivos.
· A veces se descuida la pronunciación.
Vive en "Madrí". Dame el "reló".
El nivel culto.
• Mucha cultura.
Es el que utilizan las personas cultas e instruidas.
• Características.
· Riqueza de vocabulario.
· Pronunciación correcta, cuidada y adecuada.
· Mensajes con orden lógico.
· Uso de cultismos (palabras que proceden del griego o del latín).
Hemisferio, anacrónico, ósculo.
Lenguajes de nivel culto.
• Lenguaje científico-técnico.
Es el que se emplea para hablar o escribir sobre un área determinada de la
ciencia o la cultura.
• El lenguaje literario.
Es el nivel más alto de uso de la lengua. Es muy importante el contenido (lo
que se dice) y la forma del mensaje (cómo se dice). Utiliza recursos para
embellecer el lenguaje: comparaciones, metáforas.
Conclusiones del Lenguaje escrito y oral
Entonces ¿cómo definimos lenguaje, lengua y habla?
Definiremos Lenguaje como:
Objeto de estudio de la lingüística que consiste en la capacidad humana de
asociar significados a determinados conceptos, asociación de carácter
convencional e intencional; elemento de la construcción del pensamiento
humano y considerado uno de los principales medios de comunicación
existentes.
Lengua lo puntualizamos como un conjunto ordenado y sistemático de formas
orales, escritas y grabadas que sirven para la comunicación entre las personas
que constituyen una comunidad lingüística. Hablando de una manera informal
puede decirse que es lo mismo que idioma, aunque este último término tiene
más el significado de lengua oficial o dominante de un pueblo o nación, por lo
que a veces resultan sinónimas las expresiones lengua española o idioma
español. Hay lenguas que se hablan en distintos países, como el árabe, el
inglés, el español o el francés.
En estos casos aunque la lengua sea la misma, existen ciertas variaciones
léxicas, fónicas y sintácticas menores por motivos históricos y estrictamente
evolutivos, aunque todos los hablantes se entienden entre sí.