Está en la página 1de 251

ÍNDICE

Prólogo..............................................................................................................................3
El proyecto.................................................................................................................3
Excurso: Actualidad del feminismo...........................................................................6
Sobre los diversos capítulos del libro........................................................................9
Agradecimientos......................................................................................................13
Capítulo primero..............................................................................................................15
POLÍTICA DE LAS MUJERES.....................................................................................15
Esbozo biográfico....................................................................................................15
Si no nos liberamos a nosotros mismos, [la liberación] no tiene consecuencias
para nosotros (Peter Weiss).....................................................................................16
Recepción................................................................................................................18
La mujer: Rosa Luxemburg.....................................................................................24
Segunda experiencia de lectura, palabras en movimiento......................................32
Lo vivo y lo muerto..................................................................................................35
Fuerzas productivas en contradicción....................................................................39
Una política para las crisis.....................................................................................40
Leyes de protección en un Estado de clase.............................................................44
Experiencias y sujetos.............................................................................................46
Capítulo segundo.............................................................................................................58
REALPOLITIK REVOLUCIONARIA............................................................................58
Debates en la socialdemocracia..............................................................................60
Aproximación teórica..............................................................................................63
Tratamiento de las contradicciones.........................................................................64
Posición y perspectiva.............................................................................................66
Ruptura con la política hecha hasta el momento....................................................70
Sobre el método. La calderilla de la política cotidiana..........................................73
Recapitulación.........................................................................................................84
Lukács: La construcción del socialismo..................................................................85
Gramsci: Sentido común, hegemonía y guerra de posiciones................................87
La continuación de Luxemburg en Bertolt Brecht y Peter Weiss............................92
¿Cómo seguir?.........................................................................................................96
Objetivos a corto y a largo plazo............................................................................98
Epílogo....................................................................................................................98
Conmoción.............................................................................................................101
Capítulo tercero.............................................................................................................104
ANÁLISIS DE LOS FALLOS Y CRÍTICA DE LOS ERRORES COMO ARTE DE LA
POLÍTICA.....................................................................................................................104
Planteamiento de la cuestión.................................................................................104
Aprobación de los créditos de guerra...................................................................105
La prensa de oposición antes de 1914...................................................................107
Cambio de las estrategias discursivas..................................................................109
La lucha de clases se suspende..............................................................................113
Capitalismo mundial transnacional......................................................................113

1

Las tareas del partido............................................................................................119
Fallos y errores......................................................................................................124
La diferencia..........................................................................................................128
Análisis de los fallos. ¿Cómo seguir?...................................................................132
Apéndice................................................................................................................134
Capítulo cuarto..............................................................................................................136
LA TENSA RELACIÓN ENTRE TEORÍA Y EMPIRIA..............................................136
Observación previa................................................................................................136
Marx......................................................................................................................139
La crítica de Luxemburg a la empiria...................................................................146
Cómo trata Luxemburg la empiria........................................................................147
Luxemburg como teórica marxista........................................................................151
Apéndice: Lukács...................................................................................................156
Capítulo quinto..............................................................................................................159
LA LÍNEA LUXEMBURG-GRAMSCI.......................................................................159
Parlamentarismo...................................................................................................160
Revolución.............................................................................................................169
Democracia y dictadura del proletariado.............................................................183
El papel de la inteligencia.....................................................................................188
La política de lo cultural.......................................................................................194
Estado, fuerzas productivas y sujetos de trabajo..................................................200
El “Estado integral”.............................................................................................203
Capítulo sexto................................................................................................................207
PLAGIOS DE LA COMUNA.......................................................................................207
HANNAH ARENDT SOBRE ROSA LUXEMBURG.................................................207
Observación previa................................................................................................207
Hannah Arendt. Un esbozo de su pensamiento.....................................................208
Excurso: Luxemburg..............................................................................................210
Rosa Luxemburg en el espejo de Hannah Arendt..................................................217
¿Qué permite vincular a Luxemburg con Arendt?................................................226
APÉNDICE...................................................................................................................229
UN MONUMENTO PARA ROSA LUXEMBURG.....................................................229
Observación previa................................................................................................229
Imágenes de Luxemburg........................................................................................230
Política-científica..................................................................................................232
La romántica de las masas....................................................................................235
La forma monumento.............................................................................................236
Anexo.....................................................................................................................237
PRÓLOGO A LA EDICIÓN ALEMANA DE RAYA DUNAYEVSKAYA: ROSA
LUXEMBURG Y LA REVOLUCIÓN............................................................................240

2

FRIGGA HAUG
ROSA LUXEMBURG
UND DIE KUNST DER POLITIK
Ed. Argument 2007

ROSA LUXEMBURG
Y EL ARTE DE LA POLÍTICA
Prólogo

El proyecto
“Tengo necesidad de escribir de tal modo que el efecto sobre los seres humanos sea como el del
rayo, que les agujeree el cerebro y a buen seguro no por la retórica, sino por la amplitud de la
mirada, por el poder de la convicción y por la fuerza de la expresión. Pero ¿cómo, con qué,
dónde lograrlo? Todavía no lo sé”. Así escribe Rosa Luxemburg, en 1899, en una carta a Leo
Jogiches (GB 1, 3071).

Luxemburg está trabajando en su crítica a Bernstein (Reforma y revolución) y está
convencida de que esa “debe ser la magna obra que tengo que escribir” (GB, 1, 227).
Leamos sus palabras como ansia de carisma, de ser capaz de convencer a otros, de
ejercer la crítica de tal modo que el timón político cambie de rumbo. No le falta
conciencia de sí misma, pero necesita traducir su querer en acción práctica. Llamemos a
eso el “arte de la política”, tal como Antonio Gramsci calificó tiempo después uno de
sus trabajos. En este libro, que escribo para mí y para otros que quieren cambiar el
mundo, tenemos que seguir sus huellas. No se trata ni de una biografía ni de una historia
de la actividad de Luxemburg en el movimiento obrero 2. El objetivo de este ocuparse
1 Las citas de Luxemburg se toman de la edición alemana de las Obras, que se citará
solamente con cifras arábigas. Si se usa la edición de las Cartas, se citará como GB
(Gesammelte Briefe) seguido de su correspondiente cifra.
2 Creo que se puede disculpar que deje de lado estas cuestiones pues, aparte de que
permite evitar repeticiones, ya no es necesario tras la amplísima biografía de Annelies
Laschitza (2000), que relata cuidadosamente todos los hechos y fechas, las posiciones y
la actividad política de Rosa Luxemburg, su relación con los compañeros de partido,
con los amigos y los familiares, su posición en la socialdemocracia, sus estados de
ánimo y sus sentimientos, todo ello extraído de las cartas y de los artículos periodísticos,
3

con sus textos persigue sacar a la luz sus pensamientos básicos sobre el arte de la
política y conservarlos para nosotros.
Rosa Luxemburg era comunista, judía, polaca, mujer, razones más que suficientes para
que, tras su asesinato (en 1919) la recordemos como alguien que fue oprimida de
múltiples formas. A decir verdad, en los países socialistas de Estado por de pronto fue
rodeada de un “anillo de silencio” tras la muerte de Lenin, como dijera Lelio Basso
(1969). La publicación de sus obras, que empezaran Clara Zetkin y Adolf Warski en
1923 –en 1925 publicó Paul Levi la Introducción a la economía política– no se
prosiguió en la República Democrática Alemana hasta los años setenta; la
correspondencia con Kostia Zetkin apareció en 1993, tras el hundimiento del
socialismo. Su nombre permanece en el recuerdo, cada vez círculos más amplios se
refieren a ella de un modo más positivo, cada vez en más países, en casi todos los
continentes, se pronuncian conferencias sobre ella3. Su nombre, que durante tanto
tiempo estuvo asociado a la violencia, la sangre y el dogmatismo, se ha convertido en
una palabra de esperanza, ligado a la “libertad para los que piensan de otra forma”,
ligado a la democracia o incluso a un socialismo alternativo. Para mi ha llegado el
momento de tratarla más de cerca4.
Sin embargo, el estudio de sus escritos no es nada fácil. Sólo hay unas pocas obras de
gran volumen –su libro sobre imperialismo, su disertación sobre la industrialización de
Polonia, la controversia con Bernstein (Reforma y revolución), su crítica de base a la
y lleno de empatía con el posible día a día de aquella mujer.
3 En una conferencia en el año 2000 al pedírsele que dijera algo sobre la recepción de
Luxemburg, Gilbert Badia contestó: “Para eso tendría que haber leído cientos de libros
y miles de artículos en todas las lenguas del mundo” (174). Se concentró en Francia y
Alemania y para el periodo posterior a 1980 llegó a la conclusión: “tengo la impresión
de que la percepción de la obra de Rosa Luxemburg ha cambiado en los últimos años.
Por una parte aquella frase, falsamente interpretada, sobre la libertad y la democracia
(véase el capítulo quinto) ha eclipsado a la revolucionaria, a la combatiente socialista
que en los primeros días del año 1919 fundara el Partido Comunista Alemán. Temo que
Rosa Luxemburg, cada vez más y para mucha gente, especialmente para ciudadanos
políticamente activos, ha devenido una figura histórica a la que ciertamente se venera y
admira, pero que pertenece ya a otra época” (188 y sig.).
4 Jörn Schütrumpf, a partir del supuesto de que “el pensamiento y la obra” de Rosa
Luxemburg son, todavía hoy, muy desconocidos (2006), compuso un librito, al que
presentó como una especie de manual para la nueva izquierda en curso de formación. Su
opinión, según la cual Luxemburg ha sustituido la teoría por la acción, impide,
desgraciadamente, todo intento de explorar la conexión teórica de sus trabajos.
4

política de la socialdemocracia (Crisis), innumerables artículos sobre huelga de masas y
los numerosísimos pequeños artículos periodísticos, siempre a propósito de algún
motivo de candente actualidad que escribía, casi a diario, para la prensa de izquierdas y
las conferencias, ese fue el trabajo de su vida.
Con esto no se llega muy lejos si se procede de la forma acostumbrada, dedicándose
sólo a una lectura escrupulosa de los grandes trabajos. Los objetivos que estos
pretenden, pertenecen en gran parte al pasado; rastrear en ellos algunos resultados que
traer al presente no siempre tiene éxito. Por el contrario, la lectura se ve interrumpida
constantemente con afirmaciones del tipo: “el proletariado triunfará”, la lógica “de
bronce” o “de hierro”, las “leyes de hierro de la historia” que la historia ya ha
sentenciado. ¿Cómo descubrir entonces el secreto de dónde radica el efecto, la
fascinación que ejerce sobre un círculo cada vez más amplio?
Yo propongo no buscar un resultado o leer buscándolo, sino poner de relieve su modo
de hacer, aprender de Rosa Luxemburg cómo estudiaba ella los acontecimientos
mundiales, cómo informaba sobre ellos, qué método seguía para descomponer los
sucesos, cómo unía las doctrinas con los pensamientos habituales entre la población y
así los animaba a pensar críticamente por sí mismos. Lo que hay que analizar es pues su
método de exposición, de educación popular y de agitación.
Todo trabajo con Luxemburg tiene que abrirse camino, antes que nada, entre la plétora
que, en forma de incontables prejuicios y opiniones sin fundamento, cambia el sentido
de su obra y dificulta todavía más su lectura. A su persona están unidas tanto temores y
rechazos como esperanzas e incluso una adoración ritual. Tal vez podría decirse,
sumariamente, que se convirtió en una especie de obsesión en la que algunas
proyectaron su propia biografía, como Hannah Arendt; o que introdujeron en ella sus
propios proyectos, como Christel Neusüβ; o que fundamentaron con ella su propia
política, como Raya Dunayevskaya.
También yo me he acercado a Rosa Luxemburg con mis propias preguntas, quería
aprender de ella para mi trabajo y para mi política. En primer lugar, me interesaba lo
que afecta al ámbito en el que me muevo tanto en lo teórico como en la práctica
política: la política de las mujeres. A pesar de que la opinión más extendida insiste en
5

De ahí se sigue que. no la “mujer burguesa”. “el sufragio femenino” sólo puede ganar o perder “conjuntamente con toda la lucha de clase del proletariado”. tras la obtención del derecho de sufragio. cómo podría argumentarse eso nuevamente a partir de fuentes polacas desconocidas hasta ahora. no me parecía lógico dejar de lado a una de las pocas mujeres en la historia que agitaron la escena política. Pero más importante que todo esto me pareció el que en ese debate el concepto “feminista” se utilizaba de un modo totalmente irreflexivo. Se rechazó enérgicamente la afirmación de que eso “no podía derivarse en modo alguno de la bibliografía alemana aparecida hasta ahora” (Wittich. Excurso: Actualidad del feminismo En una de las conferencias sobre Luxemburg. no se definió más como “feminista”. 6 . si lo era. que se pueden leer y comprobar en el primer capítulo de este libro. surgió la discusión de si Luxemburg era “feminista” y de. En su respuesta. para Luxemburg. 245). pero que. dejó esta tarea a su amiga Clara Zetkin. Al utilizarlo de modo ahistórico puede significar justamente aquello que respectivamente se juzgue como oportuno según el momento. entre los que se encuentra el derecho de voto. 2006. con Virginia Wolf. En los discursos y artículos de Luxemburg se encuentran expresiones claras sobre ello: los drechos políticos. 1985) en el que se demostraba que ya hacía mucho tiempo se había sometido a prueba el feminismo de Rosa Luxemburg. dejarla de lado como sin interés para las mujeres de izquierda. Manfred Sohn (2006) se refirió a un libro del periodo de los debates del feminismo de la República Federal (Neusüβ. 411) –por lo tanto. aunque esa denominación fue abandonada por las propias feministas o sufragistas que luchaban por él. En la época de Rosa Luxemburg la lucha por el sufragio femenino recibía la etiqueta de “feminista”. sino la “proletaria”. que ha organizado en los últimos años a nivel internacional la Fundación Rosa Luxemburg. una vez que el derecho de voto se hubo conseguido5.que de Luxemburg no se puede sacar nada relevante para tal política y que. En este ir y venir caí en la cuenta de que el polémico autor desconocía completamente mi crítica de base y mi impugnación de las tesis de Neusüβ (de 1988). 5 Compárese. como es sabido. lo mismo que el “varón proletario”−. que defendió durante toda su vida los derechos para la mujer. los necesitan aquellas que “cumplen una función económica en la sociedad” (3. por ejemplo.

en el desierto de Kalahari. “La exigencia de equiparación de las mujeres es. en los altos acantilados del Putumayo. Por el contrario. Luxemburg escribe siempre y con palabras fuertes de lucha de clases: “El taller del futuro precisa de muchas manos y de gran aliento. a la inversa. las más pobres de los pobres. Luxemburg defiende la idea de que.). reside en la lucha de clases. Allá en el África alemana. pero no deja de ser algo “irónico” puesto que la mujer burguesa “goza de los frutos acabados del dominio de clase” (411). 412 y sig. pero “la mujer proletaria sólo puede seguir la ruta de la lucha de los trabajadores que. la mayoría de las mujeres primero tienen que conquistar el fundamento a partir del cual puedan pelear por derechos políticos. sólo en la medida en que arranca un paso de poder real. sin que nadie los oiga. cuando se afirma entre mujeres burguesas. Al otro lado del océano. Ahí está la mujer del pequeño campesino que se quiebra bajo el lastre de la vida. 7 . se extinguen. que fueron arrastradas por la soldadesca alemana a una muerte terrible de hambre y sed. un fantasma de la oposición entre varón y mujer. El primado. Al inicio de todo ascenso social estuvo la acción” (412). incluso en el seno de la clase burguesa (basada en la propiedad). Proletarias.). martirizadas en las plantaciones de caucho de los capitalistas internacionales. es cierto que la mujer está discriminada en lo que hace a sus derechos políticos y que. Incluso cuando expresamente sólo parece hablar de mujeres.“Las defensoras burguesas de los derechos de las mujeres quieren conquistar derechos políticos para intervenir en la vida política”. pura ideología de grupos débiles. alcanza con él los derechos escritos. las más privadas de derechos de los sin derechos. así pues. corred a la lucha por la liberación del género femenino y del género humano de los espantos de la dominación capitalista” (1/1. diagnostica con distancia. Un mundo de lamentos femeninos espera para ser redimido. sin raíces materiales. los gritos de muerte de las mujeres indias. se blanquean los huesos de las indefensas mujeres herero. una extravagancia” (ibíd. luchar por ellos merece la pena. En otras palabras. para ella.

1906. se ha acumulado sobre el tema. lo que le interesa es apoyar la lucha de clases: “El impresionante movimiento actual de millones de mujeres proletarias que sienten la falta de derechos políticos como discriminación clamorosa. En el momento actual el concepto de feminismo ha adquirido una nueva significación. 8 . finalmente. debe servir para conciliar. eso apenas basta para calificarla de feminista en el sentido histórico anteriormente mencionado. 446) o que en otros lugares 6. hable “de la discriminación femenina a causa del dominio del sexo masculino”. Luxemburg pone en relación la dominación de las mujeres y la situación anímica del partido. Pero las pruebas son muy escasas. entretanto. […] Con la lucha por el derecho de sufragio femenino queremos acercar también el momento en que la sociedad actual caerá en ruinas bajo los martillazos del proletariado revolucionario” (3. 165). Sea sin duda bienvenido.Incluso cuando se pronuncia positivamente sobre la lucha por el sufragio femenino. 2003). igual que hiciera Hannah Arendt con un veredicto que era justo el contrario. ¿Qué nuevos conocimientos nos aportaría someterla de nuevo al tribunal del feminismo? Para Christel Neusüβ tenía el sentido de que le permitía distanciarse del marxismo y al tiempo “salvar” a Luxemburg de él. por supuesto. donde se encuentra la mayor parte del debate en forma resumida. y critica que los miembros varones participen en la reclusión de sus mujeres en la forma burguesa de la familia (véase el primer capítulo). Mientras que para Sohn en UTOPIEkreativ. El feminismo carece de 6 ¿Qué queremos? Comentario al programa de la socialdemocracia del reino de Polonia y Lituania. es un […] signo indudable de que los fundamentos sociales del orden actual del Estado ya están podridos y de que sus días están contados. que de nuevo está cambiando. desconoce el Historisch-kritische Wörterbuch des Feminismus (Diccionario Histórico-Crítico del Feminismo) (cit. como HKWF. 43). como por ejemplo en el llamamiento del grupo Espartaco (1918). sólo que él no conoce la enorme bibliografía que. defienda la “total equiparación legal y social de los sexos” (4. por lo general mal considerada. feminismo y marxismo. que deberá ser superada en el socialismo (2. A pesar de que algunas veces. simplemente piensa que esta no existe y. En el contexto del derecho de sufragio para las mujeres.

9 . expuesto en La Habana y en la conferencia sobre Luxemburg. ese concepto no puede usarse nunca de modo ahistórico. Hace poco. y que ha sido publicado varias veces en alemán (por última vez en 1996).una esencia determinada que sea fácilmente reconocible. inglés ( 1992) y español (1994 y 2001)8. frente a tales deseos de cambio se lanzó como último grito un “feminismo conservador”7. celebrada en Tokio en 1991. en septiembre). en Historisch-Kritisches Wörterbuch des Marxismus (HKWM 4) [Diccionario Histórico-Crítico de Marxismo (DHCM)]. Por ejemplo. En el siglo XXI algunos lo asocian con odio a los hombres. lo he 7 A modo de prueba. veamos si hay algo que aprender para una política de las mujeres adecuada a nuestra época. Sobre el significado polifacético del feminismo en las luchas históricas. se llamó por enésima vez a enterrar definitivamente el feminismo y se inauguró la época postfeminista. 156-180) [Diccionario Histórico-Crítico de Feminismo (DHCF)]. consistente en crear más plazas de guardería para que las mujeres puedan ir a trabajar. otros consideran feminista la lucha por los mismos derechos para las mujeres en todos los ámbitos de la vida pública e incluso algunos lo vinculan con la perspectiva de una sociedad alternativa. véase el amplio término “feminismo”. en 2007. sino más bien si hay algo específico para la liberación de las mujeres que se pueda extraer de sus escritos de combate a favor de los derechos humanos en general y. se designa como “feminismo conservador” la política de von der Leyen. Sobre los diversos capítulos del libro El primer resultado de mi trabajo con Luxemburg fue un artículo bastante largo. con viajes y conferencias por todo el mundo. Gracias a él fui invitada a Japón (1991) y me convertí en parte de la investigación internacional en torno a Luxemburg. Para este volumen he reelaborado el texto. en los medios burgueses (Frankfurter Allgemeine Zeitung e incluso en el Berliner Tagesspiegel. recientemente (2006). veamos si en su política encontramos alguna percepción especifica para la injusticia concreta que las mujeres experimentan en el mundo. la ministra del CDU [Unión Demócrata Cristiana de Alemania]. titulado Rosa Luxemburg y la política de las mujeres (1988) que ya ha sido traducido al sueco (1989). No tratemos pues de demostrar si a Luxemburg se la podría denominar feminista en algún momento. 2003. recogido también en Historisch-Kritisches Wörterbuch des Feminismus (HKWF. otros piensan que el movimiento es cada vez más académico. Así que constantemente se lucha por y en el feminismo. de este modo. 8 Publicado en España y en Cuba.

Luxemburg no lo incorpora en una exposición de teoría política. que quería poner de relieve las faltas y los errores de Luxemburg. no da una clara definición de él. sin embargo. de modo que se haga palpable el lado autoreflexivo de un marxismo renovado. cuando no imposible. Y justamente me parece que es necesario que este aspecto llegue a la conciencia general. Los dos capítulos siguientes se deben a las invitaciones para presentar investigaciones recientes en las conferencias internacionales sobre Luxemburg. en 1990. Los organizadores anunciaron. y a unos párrafos dedicados a la recepción. lo experimenté al exponer públicamente mis reflexiones 9. así como a una parte autobiográfica que trata de mi apropiación de Luxemburg. Realmente fue sólo el punto de partida de lo que ahora es el capítulo segundo. Consiste en justificar una política que se introduzca en el debate parlamentario actual del día a día y que. puesto que es una marxista crítica y autocrítica fuera de lo común. En el marco del marxismo transmitido. 10 . a reformular con Rosa Luxemburg. con motivo del 80 aniversario de su asesinato. en Berlín. Cuán lejos está eso de los hábitos actuales. Al revisar aquella conferencia para incluirla en este libro. no lo introduce. que ella misma denominó “realpolitik revolucionaria”. era difícil. de las críticas y llamamientos. El concepto surge de repente. de los innumerables textos periodísticos. pues para esta nueva publicación lo he reelaborado completamente y lo he ampliado con una corta historia de la recepción. El papel de las faltas y los errores en Rosa Luxemburg tenía que convertirse en un importante y controvertido campo de investigación. El capitulo puede servir para reflexionar actualmente sobre una política de izquierdas y para elaborar y corregir dichas reflexiones. Reuní las primeras reflexiones en un texto titulado: Con un pie apoyado y otro libre/Pierna de apoyo y pierna de juego. discutir abiertamente de las faltas y los errores. Lo incluyo en el primer capítulo junto a una corta introducción a la vida y obra de Luxemburg. llenos de estupor. de modo que se convirtieran en correctores políticos y cognoscitivos. Lo que sigue teniendo actualmente fuerza es la estrategia política de Luxemburg. especialmente en el marxismo-leninismo dominante. no pierda de vista el objetivo socialista. Nos deja la difícil tarea de elaborarlo a partir de la política que llevó a cabo. No habían comprendido el giro hacia la auto-reflexividad. me di cuenta rápidamente de que yo misma había 9 Conferencia sobre Luxemburg.ampliado y actualizado.

por lo no hecho. Hannah Arendt se cuenta entre las pocas filósofas políticas 10 Presentado por vez primera en la Conferencia sobre Luxemburg en Varsovia. como una heroína. sustituyendo el Aprendiendo de Rosa Luxemburg. por lo no dicho. las ideas de Luxemburg sobre el partido y sobre el movimiento obrero. deja a un lado el intento de obtener. por la ambiciosa formulación El arte de la política. por otra parte. se esfuerza en despejar el espacio en que tal recepción pueda empezar a ser posible. su propio destino. al que por un lado excluye de toda crítica con algo sagrado aunque. Por cierto. sino como una de nosotras: alguien que experimenta. 1996. y lo junto en un intento de trazar una línea que vaya de Luxemburg a Antonio Gramsci. que se equivoca y. ella misma aparece como una persona que se atrevió a mucho y que inició muchas cosas que pueden y deben ser continuadas. El trabajo en ese capítulo me convenció para cambiar el título del libro. como sobre el trabajo. Los resultados determinan el modo cómo se investiga. tanto en la investigación sobre las mujeres. sobre la teoría marxista e incluso. Más bien al revés. y que hasta hoy nunca me ha abandonado. Ese arco de tensión me permite formular una crítica a Luxemburg en la que las propuestas político-teóricas de Gramsci pueden leerse como continuación de Luxemburg. como lo había llamado antes. sobre Hannah Arendt. El capítulo sexto. especialmente cómo se ligan los hallazgos teóricos con la vida práctica. 11 . sobre todo. el capítulo es un primer intento. que reflexionar sobre esta relación no es una simple cuestión académica. En el capítulo quinto recojo todos los hilos que han quedado sueltos. dependen de eso. un conjunto de cuestiones del que necesariamente he tenido que ocuparme de un modo político. a partir de los escritos de Rosa Luxemburg. lo critique justamente al utilizar su forma de reflexionar. también una cierta desazón por lo inacabado. en último término. De este modo la trato no como a alguien embalsamado e intocable. como una actora política necesaria en un proyecto socialista que hay que relanzar.infravalorado la importancia de la temática: de que realmente. El capítulo sobre la relación entre teoría y empiria10 surgió a partir de mis investigaciones en otros contextos. En concreto se trata también de la relación contradictoria de Luxemburg con Marx. teorías adecuadas para la política y el conocimiento actuales. Como ya he dicho. las preguntas que hasta el momento no han tenido respuesta.

Todavía la semana antes de la operación redacté un discurso para el primer evento público12. que debía acompañar la apertura del concurso de premios para los escultores. antigua secretaria de Trotski. Como es lógico. Con ella se alimentan las esperanzas de futuro. Raya Dunayevskaya. se precisan monumentos externos. los he actualizado e incluso en algunos casos. de aceptarse. he tenido que liberarlos de su forma primitiva y de las rígidas limitaciones en cuanto a la extensión. o a veces utilizar dos veces la 11 Véase mi crítica. 13. justo en el momento en que los esfuerzos empezaban a dar frutos.1999. Después de 1989 parece que ocupa el lugar vacío intelectual y moral que el hundimiento del socialismo dejó tras de sí. 2003. los he revisado críticamente y ampliado con nuevas cuestiones y reflexiones. dado que proceden de conferencias.11. Sus propuestas sobre el poder y “una política libre de dominio” tienen mayor aceptación 11. Y cuanto más se identifica Arendt personalmente con Luxemburg. me resolvió a publicar el libro en alemán. las estaciones singulares de los procesos de pensamiento no pueden separarse unas de otras con tanto cuidado que no precisen pasos atrás y adelante. marxista humanista en el exilio de Chicago. por mor de la esperanza general. escribió un libro comparando las posiciones revolucionarias de Luxemburg con las de Lenin. hasta que tuve que abandonar el colectivo por una operación de cáncer. los he reescrito. los he ampliado mucho. Persigue dar. básicamente. Su objetivo es. contribuir a buscar formas enérgicas de reforzar la memoria colectiva. Todos los artículos. el prólogo de aquel libro finaliza este. Pero escribe en un modo sobre Rosa Luxemburg que. tanto más polémico resulta mi intento por apartarla de ella. 12 . Estuve involucrada en las discusiones a propósito de tal monumento. Erigir tal monumento en Berlín para Rosa Luxemburg tiene algo más que un valor simbólico. Donde la memoria colectiva duerme. un lugar visible a una socialista en la ciudad en que la asesinaron.de éxito. en la antigua capital de la guerra fría y tras el hundimiento del socialismo. 12 La sesión preparatoria de un concurso artístico. haría imposible desarrollar con ella un marxismo vivo. cuyas enseñanzas siguen escuchándose en la actualidad. El modo poco habitual en que ganaba a Rosa Luxemburg para el movimiento de mujeres. Lo he recortado mucho pero lo he incluido en el libro por razones sentimentales.

nos resulta incomprensible o que incluso de ningún modo queremos ni siquiera escuchar. y por estudiar el cambio histórico del lenguaje político. para pensar en un partido revolucionario y representarse mentalmente las tendencias al reformismo. a la vez. En especial doy las gracias a Ulrike Gschwandtner. Siempre se persigue la conexión del pensar. cuanto más se separan sus elementos para volver a juntarlos como un puzzle. Agradecimientos Doy las gracias a todos los que han leído el libro en versiones anteriores. en vez de incluir un capítulo con tales cuestiones de historia de la lengua y crítica cultural y lingüística. dando noticia de los sentimientos que iban ligados a ellos. pero que nosotros utilizamos de otro modo. que lo han revisado cuidadosamente al menos en parte y que lo han discutido conmigo. he descubierto algunas cosas nuevas. Esta tarea ha quedado incompleta porque al trabajar con Luxemburg una se deja llevar hasta tal punto por su lenguaje que deja de percibir las connotaciones que resultan ajenas a un lector contemporáneo y especialmente se pierde de vista la “evidente masculinidad” que choca a las lectoras. pero casi no podemos seguir el amor y la desesperación que Luxemburg sentía cuando lo criticaba. introducir una serie de notas a pie de página que traduzcan aquello que se dice con unas palabras que a nuestros oídos suenan completamente diferentes. a todos los que lo han criticado. Casi no se puede hablar de Luxemburg y citar sus textos sin. que gana en comprensión. en el mejor de los casos la social-liberal e instalada en el gobierno. hay que hacer un esfuerzo. Eso empieza ya con la palabra socialdemocracia. cada vez que surge el término. me decidí a introducir notas en los textos sobre aquellos términos. un partido que para ella era el de Marx y Engels. de la que sin duda sabemos que se refiere a un partido con una larga historia.misma cita. Y en esta tarea cada vez se me hizo más claro que un intento como este por actualizar a Rosa Luxemburg. Así pues. debería empezar por reflexionar sobre el lenguaje y el conocimiento. aquello que. Pido comprensión por ello. Para ello he vuelto a leer muchos escritos de Rosa Luxemburg. Thomas 13 . Cuando se tiene continuamente ante los ojos la socialdemocracia del siglo XXI. por tanto. o sea por el modo como opera el lenguaje en la conciencia cotidiana y en la ideología dominante. usados por ella. siempre se la puede volver a estudiar con provecho.

de una serie de pasajes que no había trabajado con el suficiente cuidado. Exigentes como siempre fueron las críticas y el ánimo que recibí de Wolfgang Fritz Haug. Nora Räthzel. que me animaron con sus comentarios para seguir trabajando. Frigga Haug Los Quemados. Silvia Nossek. antes de la publicación.Marxhausen. enero. Klaus Weber. Con una crítica especialmente detenida Thomas Weber me advirtió. Vaya mi agradecimiento para Andreas Novy y Evelin Wittich. Jutta Meyer-Siebert. muchas fuentes habrían quedado sin salir a la luz. 2007 14 . Sin la ayuda de Christof Ohm.

que fue sacada clandestinamente por algunos amigos. Durante diez años representó a la socialdemocracia de Polonia y Lituania en el comité de la Internacional Socialista en Bruselas. había fundado juntamente con Leo Jogiches. en Polonia. doctorándose en 1897. Reforma social y revolución. entre ellos Franz Mehring y Clara Zetkin. entre otros. ya durante su época de estudios. fundó en 1914 el Grupo Internacional. a los 26 años. de ese grupo surgió en 1916 la Liga Espartaco. Rudolf Hilferding. y publicada de forma anónima como Folleto de Junius (Junius Broschüre). Allí estudió ciencias naturales. 15 . empezó a colaborar en el ilegal movimiento obrero polaco. Franz Mehring.Capítulo primero POLÍTICA DE LAS MUJERES Esbozo biográfico Rosa Luxemburg nació el año 1871. En la cárcel escribió la Crisis de la socialdemocracia. con un trabajo sobre el desarrollo industrial de Polonia. lo mismo que su toma de posición sobre la Revolución rusa. Antes de cumplir los dieciocho años tuvo que huir a Suiza por persecución política. Julian Marchlewski y Adolfo Warski el primer periódico socialdemócrata polaco. Con otros seis compañeros de la izquierda del partido. al inicio de la sublevación del grupo Espartaco. Un año después marchó a Berlín. Fue detenida por primera vez “preventivamente” durante algunos meses en 1915 y otra vez a partir de 1916. Su primera intervención importante en la socialdemocracia alemana fue el escrito contra Bernstein de 1899. Durante más de siete años dio clases en la escuela del partido en Berlín 13. Era la quinta hija de una familia judía de comerciantes de madera. para colaborar en la socialdemocracia alemana. Anton Pannekoek. matemáticas. como resultado de la protesta a raíz de que la socialdemocracia votara a favor de los créditos de guerra. ciencias políticas y economía política. Fue a un instituto femenino en Varsovia y. a causa de su agitación contra la guerra. En diciembre-enero de 1918-9 fue cofundadora del Partido 13 Enseñaban ahí. Con 22 años y en el exilio. Fue liberada el 8 de noviembre de 1918.

despiadada. burocratiza la política hasta tal punto que toda orientación combativa ha desaparecido. Hoy peleamos por las cuotas. las cúpulas de los partidos. no hay duda de que en esas condiciones sería posible otra política –al menos ésta es nuestra esperanza a pesar de todas las imperfecciones de nuestro sexo−: una política más cercana a las necesidades de las personas. que es un campo de investigación distinto. El asesino fue declarado inocente14. menos tecnocrática. al contrario que el otro sexo. orientado a objetivos de lucro –el trabajo asalariado o el trabajo pagado– atribuido en su gran 14 Esta presentación extremadamente rápida de su vida deberá ser aquí suficiente. Fue detenida y asesinada por tropas del gobierno el 15 de enero de 1919 en Berlín. tiernos. tanto trabajadores como dirigentes” (1/2. en la separación capitalista entre un ámbito de actividades que corresponden al trabajo social general. Detrás de estas nociones no se oculta la idea de que las mujeres sean «por naturaleza» seres de buen corazón. sino que nuestra esperanza sobre la dimensión femenina en la política procede de nuestro análisis de la división sexual del trabajo. Si las mujeres ocuparan los parlamentos. de modo inequívoco. Si no nos liberamos a nosotros mismos. En este libro se trata de la “conexión de su pensamiento”. las direcciones sindicales o cualesquiera otros espacios públicos de la sociedad. envolviéndola en una niebla de prejuicios personales. amistosos y pacíficos. permea incluso a los miembros de nuestro partido. que eliminara el hedor de la hipócrita vida familiar actual que. de modo inequívoco. derrochadora y belicista. [la liberación] no tiene consecuencias para nosotros (Peter Weiss) ¿Qué podemos aprender de Rosa Luxemburg sobre la cuestión de una política de intervención de las mujeres y para ellas? En 1902 escribió en el Leipziger Volkszeitung “La emancipación política de las mujeres tendría que hacer soplar una fuerte oleada de viento fresco incluso en la vida política y espiritual [de la socialdemocracia]. En ese momento tenía 48 años. 16 . impregna a los representantes masculinos de los partidos y que. aunque también seguimos haciéndolo por ahuyentar el mismo hedor que. En aquella época se trataba ante todo del derecho de las mujeres al sufragio.Comunista. Esta consiste. 185). en el fondo.

un espacio de varones. ante una crítica a la “reforma de las pensiones”. según la cual se prevé calcular a partir de ahora la cuantía de las pensiones sobre un periodo de 40 años. que la reproducción general del dominio y la opresión no podrían proseguir como si tal cosa16. En Austria. al intervenir en la política oficial. con lo que harían descender lo político al vivir desde las alturas de los parágrafos y las resoluciones hostiles a este. a pesar de ello. ante la crítica a esa medida. el Ministerio para las Mujeres dijo que lo que estas debían hacer era asegurarse de buscar una pareja que se ganara bien la vida. esa poderosa instancia para la educación de los “varones”. un proceso de adaptación y de interiorización de las formas de comportamiento dominantes pero. De ahí deriva una posterior división según la cual una comunidad dividida de tal suerte queda regulada por un sector de políticos profesionales que cobran por ello y que es. Por supuesto que sabíamos que la intervención en las estructuras de dominación masculina produciría. 15 Es evidente que ese modo de ver las cosas se refiere a una división del trabajo en la que el varón. las mujeres no podrían dejar de introducir las experiencias procedentes de los ámbitos concretos de su actividad. que conlleva que las mujeres que han interrumpido su trabajo para educar a los hijos ya no podrán pretender una pensión propia cuando lleguen a la edad de la jubilación. En este contexto nosotras pensábamos que. el neoliberalismo ha terminado con el varón como sostén de la familia a lo largo de su vida gracias a un puesto de trabajo fijo. Sea como fuere. el concepto de tal división básica del trabajo se sigue manteniendo: o sea.mayoría a los varones. 16 De modo semejante a como la incorporación de mujeres en el ejército. 17 . dejando todas las demás actividades a cargo de las mujeres – especialmente el cuidado de los propios seres humanos– sin pagarlas por ello y haciendo que queden protegidas por los varones que traen el dinero a casa 15. sostén de la familia. de nuevo las mujeres tienen que ocuparse más de los niños y no quitar a los varones los pocos puestos de trabajo disponibles. Por lo demás. de nuevo. pero no con el sueño de tal figura. se trata pues de la época anterior al final del fordismo y del tipo de vida determinado por la globalización neoliberal. y el ama de casa configuran la vida de la familia de un modo relativamente incontestado. La ruptura cultural se prolonga en el interior de las propias familias a destiempo. ha puesto en cuestión la reproducción de la masculinidad dominante. en un primer momento. esperábamos que la incorporación femenina en los dominios masculinos alterase hasta tal punto la estructura de la división del trabajo. por lo que se deben politizar las consecuencias conflictivas de tal división del trabajo.

y plantearnos qué exigencias nos suponía una vida política como la suya. Esta lógica es comprensible. en primer término se menciona el grupo que se reunió bajo mi dirección en este seminario. Haug. Cuando en las líneas que siguen en este capítulo se hable de “nosotras”. o sea una figura que había renegado de todo lo femenino. 19 Estas cuestiones nos persiguen. en tanto que mujeres. no en su presencia en la galería masculina de la importancia social18. Las mujeres del movimiento buscaban los rasgos fuertes de las mujeres en sus debilidades específicas y en su subordinación. ya sea que sus propias imágenes del orden del mundo incluyan los espacios de mujeres19. pueden hacer una política distinta se oculta también la suposición de que toda mujer que de hecho interviene políticamente –es decir. Donde sea que las mujeres sobresalen en la historia. En el movimiento de las mujeres de los años 70 su nombre apenas aparecía. Heintz y Honegger 1984. También por eso queríamos leer a Rosa Luxemburg. en nuestra idea de que las mujeres. básicamente. que no es sólo una figura representativa en las estructuras dadas– altera hasta tal punto la división histórica del trabajo entre los sexos que la separación de ámbitos no puede mantenerse tal como estaba. sucumben. aunque he desarrollado más las cuestiones en un posterior estudio individual y ahora las he actualizado y reordenado. Había sucumbido a la sentencia de una «mujer masculinizada». he mantenido el nosotras. 18 Véase. Advertidas gracias a muchos estudios sobre la «historiografía masculina» y gracias a la experiencia propia con representantes del movimiento obrero. nos hacemos del mundo. 18 . aquí y hoy. obligándonos a repensar nuevamente desde el principio lo que significa la presencia femenina en la vida pública en relación a nuestros análisis sobre la opresión de la mujer y sobre su importancia para la reproducción de la sociedad dominante. Ya sea que cambien la imagen que. pero aún así.Para llenar de contenido concreto tales ideas queríamos estudiar a Rosa Luxemburg 17. bajo ese veredicto. no queríamos ceder la Luxemburg teórica y luchadora por la liberación de los seres humanos a los anales de un movimiento obrero masculino y a su historiografía. En el siglo XXI cada vez son más las mujeres que acceden a la tribuna pública. Como. en el caso de Condoleezza Rice o de la canciller federal Merkel (Véase F. se había adaptado a un mundo masculino en el que logró abrirse camino. su forma de intervención política. 2005 y 2006). por ejemplo. por ejemplo. Así partimos en un viaje de 17 En un seminario feminista en la Universidad de Hamburgo que tuvo lugar en 198788.

Con lo que nos ahorramos los 11 volúmenes de sus escritos completos. 19 . a mitad de los setenta en el marco del eurocomunismo y con la gran historia de la Estética de la resistencia de Peter Weiss que apareció por la misma época. la propiedad privada y el Estado. y un poco de Clara Zetkin). paz. edición nº 62. reformismo– ponen de relieve la actualidad de Luxemburg pero no incluyen ninguna referencia a las mujeres. Su fama era mala y nosotras teníamos ya demasiado que leer y trabajar. discursos y cartas. Como feministas «sabíamos» que no había hecho nada por las mujeres. nos habría rebasado en cualquier caso. en Zurich. el alejamiento de aquel marxismo recientemente encontrado fue tan vehemente que nuestros intentos por detenernos se aferraron a los clásicos habituales (además de Bebel. en 1980. si es que eso fuera posible. con el objetivo de encontrar en ella alguna actualidad política feminista. algo se puso de nuevo en movimiento también en lo que respecta a Rosa Luxemburg. como mujeres llegamos hasta August Bebel y su obra La mujer y el socialismo (1883)20. Recepción Rosa Luxemburg no había jugado ningún papel en mi propia socialización política en los años previos al movimiento estudiantil ni durante él. 20 El libro apareció en 1973 en la República Democrática Alemana (DDR). La cuestión de si la mujer Rosa Luxemburg podía contribuir en algo a un feminismo socialista. Los temas –imperialismo. Con el inicio de la recepción de Antonio Gramsci entre las izquierdas. Era un momento en el que justo habíamos empezado a descubrir por nosotras mismas los clásicos del marxismo.descubrimiento. Como socialistas «sabíamos» que desde el punto de vista teórico no había hecho gran cosa. Hubo congresos e iniciativas en muchos lugares de todo el mundo –incluso en China y Japón– amén de la fundación de un Comité Internacional para Estudios sobre Rosa Luxemburg. que «sobrevaloraba las masas» e «infravaloraba el partido». el Engels de El Origen de la familia. En un movimiento que crecía tan rápido como el movimiento de las mujeres.

en su estudio sobre Lenin (1924) subraya ese hallazgo de Luxemburg como una importante contribución teórica (véase el capítulo cuarto). 20 .1988). El libro de Giselher Schmidt sobre Rosa Luxemburg. Por lo demás. nacida en 1910 en Rusia y muerta en 1987 en EE. no sólo como superación de lo viejo. Para eso se 21 Georg Lukács. tiene una “minusvalía física”. UU. sino también como construcción de lo nuevo. UU.En 1976 Eva Senghaas-Knobloch publicó un artículo en la revista Leviathan en el que intentaba ampliar al trabajo doméstico femenino la tesis de Rosa Luxemburg según la cual el capital necesita explotar continuamente y destruir los mundos no-capitalistas para su reproducción21. El trabajo mundial doméstico o de subsistencia fue considerado como la parte no capitalizada que el capitalismo precisa para su reproducción (F. que está lleno de «lugares comunes sin ton ni son». libro al que. 2002). Haug. dotándolos de una teoría orientadora. Un impulso esencial para su trabajo fue la idea de incorporar los movimientos de libración existentes a la teoría marxista. renovó una recepción defensiva de Luxemburg en la cultura mediática dominante en la República Federal Alemana. especialmente indicada como manual para comprender las viejas armas del patriarcado. se introduce como “joven estrella” en el Partido Socialdemócrata de Alemania. Aconsejaba a las feministas que estudiaran las cuestiones de organización en Rosa Luxemburg y que vieran la revolución como un proceso en varias etapas. pasa por ser la fundadora de una “filosofía marxista-humanista”. la juventud y las mujeres como fuerzas revolucionarias importantes. que la desarrollaron y la propagaron a nivel internacional. Según él. 22 Raya Dunayevskaya. En un primer momento esta idea despertó poco interés en el movimiento de las mujeres. el libro de Raya Dunayevskaya 22 sobre la relación de Luxemburg con la teoría marxista de la revolución y con la liberación de las mujeres. en la República Federal se prestó poca atención. Luxemburg tiene “un modo de ser propio de una muchacha feliz”.8. En 1982 apareció en EE. aparecido en 1988. En este contexto veía a los negros. tal como hacía ella. en la que aparecían de nuevo algunas de las proposiciones de Luxemburg. fue merecedor de una crítica benevolente por parte del Frankfurter Allgemeine Zeitung (8. Claudia von Werlhof y Veronika Bennholdt-Thommsen. dice cosas “que suenan bien” e incluso “lugares comunes sin ton ni son” y “sucumbe” finalmente al “error” porque se “nutre intelectualmente” de Marx. pero a principios de los ochenta fue retomada por Maria Mies. por lo demás. la discusión sobre la Perestroika (a partir de 1985). Con ello su “mundo interior” pierde cada vez más el equilibrio.

Presenta a Luxemburg como una revolucionaria a la que afectaban 21 . según ella. a pesar de la cárcel y las persecuciones. Al principio pensar en modelos políticos nos resultaba algo insólito. un hecho cultural al que queríamos enfrentarnos. Al parecer. Dunayevskaya nos cuenta entusiasmada que Luxemburg se estrenó públicamente como apasionada oradora con sólo veintiséis años. constantemente rebasara las fronteras habituales de lo femenino. hace de Luxemburg un modelo para la liberación de la mujer. en el que la falta de mujeres se hacía notar tan poco como la falta de chicos en una escuela de chicas. se mantuvo en su «afirmación del vivir». por ejemplo. en vez de ello. Por el contrario. ése fue justamente el momento en que Luxemburg emprendió las controversias políticas más importantes. o sea que vivía y juzgaba con independencia. que se mantuvo «serena». Sobre todo muestra que la actitud de Rosa Luxemburg. que rompió con su compañero sentimental a causa de discrepancias políticas. estudiar el papel y la recepción de Rosa Luxemburg en el movimiento obrero nos impulsó a darnos cuenta de que el que no hubiera mujeres visibles en el ámbito de los modelos públicos era también. de acuerdo con las cuales los años tras la ruptura con Leo Jogiches habrían sido “años perdidos”. pues habíamos crecido en un espacio público ocupado casi exclusivamente por varones. Y sin embargo. con ello genera en el espectador una situación anímica tensa. en la que el deseo de cambio proveniente de la ira se mezcla con una tristeza desalentada porque se sabe que acaba en fracaso. y sigue siendo.precisa un movimiento multiforme de mujeres y sensibilidad personal para la política. Leer a Rosa Luxemburg se convirtió en una tarea cada vez más emocionante. rebasando de ese modo doblemente las fronteras de lo femenino. Según la tesis de Dunayevskaya la liberación de la mujer empieza justamente cuando las mujeres piden la palabra en público y manifiestan su oposición. 1956). y se opone a la interpretación de muchas biografías masculinas de Luxemburg (como. Precisamente el hecho de que se resistiera a restringirse a la cuestión femenina y que. Pero más importante todavía es que toma la persona de Rosa Luxemburg como un modelo posible para mujeres que quieren liberarse. tanto en sus escritos como en sus discursos. el film de Margarete von Trotta (1985) sobre Luxemburg buscaba la misma finalidad que nosotras. la de Nettl. en que escribió sus escritos de mayor interés y durante el cual fue la única profesora femenina en la escuela del partido. En nuestro estudio de Luxemburg encontramos ayuda en la cultura.

centrándose en las fuerzas autodestructivas del capital y en contraposición con la idea anterior de que no había sido ninguna teórica relevante. Con nuestro proyecto feminista queríamos oponernos claramente a esa posición. eran invitaciones a transformar a la luchadora socialista Luxemburg en una mujer que. es decir. no colocamos las cartas en el centro de nuestro trabajo. en un ir y venir de aseveraciones. que claramente se contradicen. En unos momentos en los que aumentaba la destrucción de la naturaleza. Luebeck por “oportunismo político” (se trataba de obtener el derecho de ciudadanía). La desconfianza hacia tal tipo de lectura motivó la elección de los textos. su amor por los gatos. Desde un punto de vista teórico se la considera floja y de segunda fila porque fue “refutada” por Lenin (202). A modo de ejemplo estudiamos el artículo sobre Luxemburg de Robert A. de lo que extraía la pasión para vivir y la inflexibilidad que se necesita para cambiar las cosas. tenía unos maravillosos sentimientos femeninos. que lo mismo trataba de su defecto físico que de su “extraordinaria inteligencia” y destacaba su valor e influencia. la tierna descripción de los pájaros en el jardín. se nos había atribuido en tanto que tales: el amor por la naturaleza. tras siglos de opresión de las mujeres. Aquí encontramos una biografía detallada. Por lo que se refiere a este punto. la lectura de las cartas de Luxemburg cayó en suelo fértil. es 22 . ni su teoría ni su política. Gorman en el Lexikon des Sozialismus (Diccionario de socialismo) de 1986. Pero no nos gustaba que la gran humanidad que se reconocía ahora sus escritos (especialmente las cartas) se diferenciara tan poco de la que. También influyó en nuestra selección de textos la idea imperante en el movimiento obrero de que Rosa Luxemburg no “tenía una gran producción teórica”. se sabe que se había casado con un tal Sr. Aunque lo más peculiar en el film es que muestra a Luxemburg siempre como oradora. el reino de los sentimientos y el amor especialmente como un ofrecimiento de sí que alcanza a la capacidad para expresarlo en la correspondencia. aquel relato que parte el corazón a propósito de un búfalo torturado. A continuación. Tras la lectura.todos los seres vivos. Esta lectura nos impresionaba. bien podría haber sido una película muda. Se incluye también un pequeño esbozo del libro sobre la acumulación que. a pesar de toda su fría racionalidad. sin exponer a la vez realmente sus posiciones. Su alegría ante cada flor. se resalta su agitación contra la Guerra Mundial y su “lucha estratégica”.

Bajo el concepto “luxemburguismo” se recopilaron todas sus afirmaciones contrapuestas a las de Lenin y se sistematizaron como errores. encontramos un eco distinto: Franz Mehring la encumbró como “la cabeza más genial entre los herederos de Marx y Engels” (1906-07. Lenin. Creyó a la vez en la determinación histórica y en la espontaneidad de las masas.) y como una “gran dirigente espiritual del proletariado” (56). al principio. Una exposición de Luxemburg tan incoherente. a la vez. una contradicción viviente−. escasos. 33. en cualquier caso siempre equivocada. En este contexto se sostiene que permaneció ortodoxa hasta el final y que. Se hizo imposible reeditar sus escritos. de que el partido no puede controlar el espíritu humano. Su posición según la cual un partido revolucionario no puede ni llamar a una revolución ni impedirla va acompañada de la argumentación equívoca. Pero sólo un año tras la muerte de Lenin. en que trataba críticamente de la Revolución rusa. 507). Finalmente se la convierte en testigo privilegiado del “fracaso bolchevique”. La socialdemocracia se desplazó hacia la derecha y sólo reimprimió entre sus escritos aquellos. 25) y Georg Lukács la caracterizó (en Historia y conciencia de clase) como la única discípula de Marx que había proseguido realmente su obra (1923. Replicando a un texto de la ultraizquierda 23 . pero presuntamente típica suya. 195). Y con ello se habría anticipado a los trabajos más lúcidos de Lukács. entendida como forma útil de acción revolucionaria. Con un hegelianismo implícito se habría dado cuenta de que en el bolchevismo faltaba la subjetividad. la consideró alguien “notable”.considerado como una clarificación científica y una verificación de las teorías económicas marxianas. Karl Radek escribió que era “la mayor y más profunda cabeza teórica del comunismo” (1921. Ligado a ello se sostiene que había estado profundamente unida a Engels y a Kautsky. en parte contradictoria. Se prosigue mencionando sus ideas sobre la huelga de masas. rechazó la única institución que encarnó tal ortodoxia. Su nombre sólo se pronunciaba ligándolo a juicios despectivos. se levantó en su torno una “cortina de silencio” (Basso. 8). habiendo compartido con ellos el rechazo ortodoxo del reformismo y del nacionalismo. 1969. Korsch y Gramsci. muy útil para “educar a diversas generaciones de comunistas de todo el mundo” (LW. o sea el partido leninista –es decir. Bajo Stalin un ejecutivo ampliado de la Internacional Comunista condenó una serie de sus tesis. A continuación se bosqueja su insistencia en la espontaneidad de la conciencia revolucionaria de las masas proletarias. procede del ámbito del movimiento obrero 70 años después de su muerte. 44 y ss. en parte falsa. Si retrocedemos en la historia.

sobre la recepción en el KPD y la Komintern informa Klaus Kinner (2002). 195). Brecht. pagó la expulsión del espíritu de Rosa Luxemburg al precio de su propia esterilidad” (199). Con tal lastre de interpretaciones iniciamos nosotras nuestras lecturas de aquella época23. pronunciando discursos en las asambleas y escribiendo artículos para los periódicos. 24 . 2002. 72). Lo que buscábamos era lo que nuestra generación había heredado. véase también Abendroth. o mejor. Tras el estalinismo y el fascismo. 194.que intenta hacer suya a Rosa Luxemburg Ruth Fischer escribió (1924): “los ultraizquierdistas querrían curar la gonorrea brandleriana con el bacilo de la sífilis de Luxemburg” (cit. por tanto. sino que pondríamos en el centro de nuestro trabajo los numerosos pequeños escritos. a los que organizan temáticamente siguiendo algunos ejes. la cantidad de traducciones. “El movimiento comunista. todo esto terminó con la “represión de la llamada derecha” (Kinner. 1976. el eco que tuvieron en una serie de escritores (Döblin. La acumulación del capital. ordenada según las diversas fases a favor y en contra de Luxemburg. La edición de la antigua República Democrática Alemana se inició en 1970. A una mujer que pasó casi toda su vida en la política diaria. Desde 1928-29 cesaron las referencias de contenido a Luxemburg. por Kinner. Decidimos. que no nos concentraríamos en primer lugar ni especialmente en su obra teórica fundamental. En su libro Denken und Leben einer internationalen Revolutionärin (2005) (Pensamiento y vida de una revolucionaria internacional). Si bien hubo duras polémicas en el Komintern y en el Partido Comunista alemán sobre la herencia de Rosa Luxemburg. 23 Esta historia de la recepción tiene tintes subjetivos. discursos y artículos. de dónde procedían nuestros prejuicios y opiniones. Fritz Keller y Stefan Kraft anteponen un ensayo introductorio a su antología de textos de Luxemburg. Una historia más sistemática. cuarenta años tras su muerte. en su rigidez estalinista. así como el muy influyente Folleto de Junius y los artículos sobre la huelga de masas. se encuentra en Gilbert Badia (2002) que documenta asimismo el impacto público de algunos textos. en el lado comunista se reemprendió la publicación de sus escritos en Polonia. Rolland) y las reimpresiones a cargo del entusiasta Karl Krauss. queríamos estudiarla en el preciso lugar de su acción. en él se muestra la discutida posición que Luxemburg ocupa hasta hoy mismo en el movimiento obrero y se aportan detalles.

simultáneamente. 222). en el que Luxemburg se calificó a sí misma y a Clara Zetkin. alguna vez. 468) [Manifiesto del Partido Comunista. ¿Cómo luchadora? Sea lo que fuere. Obras de Marx y Engels. OME-9]. 62 [II. Ayudó a Margarethe von Trotta en el film Rosa Luxemburg. se aplica sin condiciones al proletariado diciendo que debe convertirse en “señor de su propio destino”. Rosi Wolfstein –que tras el matrimonio en 1948 pasó a llamarse Rosi Frölich– recibió de los herederos de Luxemburg el archivo que trabajó juntamente con su compañero sentimental Paul Frölich”. La frase sobre los “únicos hombres” fue retomada por Flechtheim (1985. cosa que ocurre también con el lenguaje usado por Marx en el Manifiesto comunista24. En primer lugar términos militares: por ejemplo. 142. 25 . hombre a hombre −y eso a pesar de que Luxemburg ha pasado a la historia como apasionada luchadora por la paz–. Si. pero me parece que no con tanta frecuencia ni tan a las claras. rodado en 1985. nosotros también usamos palabras bélicas. todavía no sabemos cómo sustituir la metáfora de “el señor y el siervo”. los proletarios” (MEW 4. Se obstina en emplear palabras que nos contrarían. sobre ella se dice en Wikipedia: “después del asesinato de Rosa Luxemburg. también ha engendrado a los hombres que manejarán esas armas: los obreros moderno.La mujer: Rosa Luxemburg Primeras experiencias de lectura: el lenguaje Ya el lenguaje de Luxemburg plantea un primer desafío. 24). Pero. hombro con hombro. Pongamos ese uso del lenguaje en la cuenta del movimiento obrero. y con menor sesgo masculino−. el partido está en primera línea. A pesar de que en la época del movimiento feminista nos hemos vuelto más sensibles para el evidente sesgo masculino del lenguaje. Wolfstein se ocupó durante toda su vida del tema de Rosa Luxemburg. 24 Como es sabido en él se dice: “Pero la burguesía no sólo ha forjado las armas que le darán muerte. La biografía Rosa Luxemburg-pensamiento y acción apareció en 1939 en París bajo el nombre de Frölich. por si no fuera bastante. como “los dos últimos hombres de la socialdemocracia”25. 72) y por Schütrumpf (2006. 25 Lo cuenta como anécdota Paul Frölich (1939 y 1967. Esa expresión sigue sirviendo para mostrar la conciencia que Luxembug tenía de sí misma y para poner de relieve. p. para ella “el futuro de la cultura y de la humanidad […] depende de que el proletariado ponga en la balanza su viril espada de combate con varonil decisión” (4. como hace Rosa Luxemburg. en la misma operación se excluye solapadamente a las mujeres. (Lamentablemente Frölich no menciona la colaboración de su mujer. 20]).

Así habla de “recursos domésticos” del arte político (4. 100]). Por lo demás. que trata de “utilizar los cadáveres de los archiduques mientras estén frescos” (4. Al imperialismo se le caracteriza como aquel: “que trenza un hilo con el otro con la necesidad de una ley de la naturaleza hasta que la espesa red de la política mundial imperialista haya rodeado cinco quintas partes del mundo. ¿no hay que correr a apagarla en vez de buscar quién ha encendido el fuego?” (4. que emplea a la vez en su sentido preciso y en el uso dominante. 105).98) o indica que los profesores franceses se diferencian de la “jerga profesoral alemana” en que son “más fáciles de paladear. Utiliza refranes. de la sexualidad y de la reproducción. 26 . cuyas raíces se hunden en las plutónicas profundidades del devenir económico y cuyas ramas más altas se alzan hasta el nuevo mundo que confusamente se anuncia” (137 [II. Pero aún así. 80]). Se presenta el imperialismo austriaco como “hermano gemelo” del alemán. como si fueran de nata” (1/1. le servía para ilustrar cómo se implanta en el sano sentido común el hecho de utilizar los trabajadores como “carne de cañón”. del valor y de la decisión. 85]). Privilegia metáforas procedentes del ámbito de la familia. aunque a la vez el hecho de excluir a los varones socialdemócratas del género masculino también pueda sonar claramente subversivo. En la crítica a Bernstein (Reforma social y revolución). 132 [II. su lenguaje está lleno de imágenes y de un humor incisivo que obtiene su atractivo popular de que las teorías y los hechos políticos y económicos sean descritos con palabras y escenas de la vida doméstica o de otros «espacios de mujeres». pues incluso en esta triste victoria no puedo dejar de escuchar que lo masculino se eleva a la medida de lo excelso. refuerza su crítica señalando que la tesis de que no hay base económica alguna para la lucha de clases vuelve la socialdemocracia inexplicable: deja de ser concebida como “un hijo legítimo de la sociedad capitalista para convertirse en un bastardo de la reacción” (1/1.la mediocridad del resto del partido y de su dirección. 437 [I. Por ejemplo la expresión: “Cuando se quema la casa. 357). un impresionante complejo histórico de fenómenos. O. sigo estando dividida.

en la lectura. buscamos en los escritos de Rosa Luxemburg otros textos que trataran directamente de las mujeres o que estuvieran dirigidos a ellas. paz y Estado de derecho. sino que hay “arreglos matrimoniales para las viudas de los caídos” (4. Eso hace placentera la lectura y facilita su comprensión. orden. deshonrada. así está ahora la sociedad burguesa. La lucha económica se “casa” con la social (54). La dureza arrolladora de las palabras hace que pase inadvertido que el lenguaje usado para juzgar a la víctima de la violación la tilda de “profanada y deshonrada”. Las expresiones gráficas usadas para ilustrar material estadístico o problemas teóricos tienen. entretanto. chapoteando en sangre. como una peste para la cultura y la humanidad. como un sabbat de brujas de la anarquía. por una parte. no se repara en el hecho de que en sus textos esos ámbitos no tienen precisamente ningún papel. 11]). y “los empresarios del sur de Rusia. Pero. 12]). Pero por otra parte. pues los sucesos de la cotidianeidad doméstica son presentados como algo evidente. 53 [II. la filosofía y la ética. Extrañadas por el lenguaje empleado. se había vuelto un lugar común que. el movimiento de las 27 . así es. para ella.“las columnas de reservistas ya no van acompañadas por los gritos de júbilo de las jóvenes que se precipitan hacia los soldados”. sino como una bestia que arrasa. también saben cómo obtener ventajas ante aumentos posteriores de los impuestos aduaneros u otro tipo de ofrendas” (1/1. la gran ventaja de que sucesos difícilmente accesibles de la política mundial o su esclarecimiento teórico quedan incorporados al mundo directamente perceptible de las tareas domésticas cotidianas y los móviles correspondientes. así se muestra en su verdadera figura desnuda” (4. Leamos con atención el terrible cuadro que traza de la sociedad burguesa en la situación de perplejidad que sigue a la Primera Guerra Mundial: “Profanada. hijos mimados del gobierno. 281). No cuando relamida y educada escenifica la cultura. 52 [II. cubierta de suciedad. ese modo de proceder con imágenes procedentes del mundo de las mujeres genera el efecto de que.

un tercero sobre el trabajo de las mujeres y de los niños. 233 y sig). 291). 28 . A ello siguen los conocidos argumentos.mujeres no ofrecía ningún espacio político relevante. […] la vida familiar. Por ejemplo cuando se trata del trabajo asalariado femenino y de sus devastadores efectos sobre la familia: “Más de 50. otro sobre el derecho de sufragio femenino y la lucha de clases. 234). 1914. podían vivir todavía de lo que ganaban sus maridos o sus padres. La proletaria (3 págs. 2.. (17-19 de agosto. Ni una sola de las contribuciones de Luxemburg en los debates del partido trata de cuestiones de mujeres (Niggemann. 3. que encontramos en Marx. a pesar de su pathos.)28... El texto nos resultaba poco actual. Un desafío especialmente rico y contradictorio nos lo planteó la lectura del pequeño artículo La proletaria (3. no había razón alguna para ocuparse específicamente de ello27. sólo un año antes. No hay ninguna duda: la cuestión femenina no era para Rosa Luxemburg ningún tema político específico. Discurso de la I Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas. 164). incluyendo el llamamiento a participar en la lucha de clases (1/1. Stuttgart. 27 Véase también la controversia en la Introducción de este libro. 1907.). Suena como si estas palabras todavía no hubieran sido puestas en discusión por las posteriores consideraciones sobre “el ambiente sofocante de la familia” (1/2. Pero ¿y sus textos periodísticos? En total encontramos cuatro pequeños escritos: uno sobre la jornada internacional de las mujeres. según los cuales el trabajo femenino hace bajar el salario masculino y el trabajo no-cualificado (femenino) sustituye al cualificado.. 3. no nos permitía la identificación que pretendíamos. y un cuarto sobre la proletaria 26. 1981. 291 y sig. la salud. subcapítulo de Wirtschaftliche und Sozialpolitische Rundschau 1898. 1/1. 185) y por la “mísera banalidad y por la pequeñez de las ocupaciones domésticas” (3. Derecho de sufragio femenino y lucha de clases (7 págs. 291 y sig. están ahora obligadas a trabajar con sus propias manos. encontrábamos que los 26 Trabajo de las mujeres y trabajo infantil (1 pág. la seguridad de la existencia se han convertido en palabras vacías” ( 1/1.000 mujeres y niños del pueblo han sido sacados de su hogar en el plazo de un año con las escobas de hierro de la proletarización y arrojados al mercado de trabajo. lo hace en la forma tradicional en el movimiento obrero. 1912. E incluso si en algún momento habla de las mujeres. en total unas trece páginas en una obra que abarca casi cuatro mil. 2 págs.000 mujeres y niños de la clase obrera que. 159 y sig).). 410 y sig. 410 y sig). más de 50. el mercado de las mercancías vivas.

con sus penas y sus alegrías. dispuestas a echar arena en las ruedas y a usar la dinamita para otros fines. a la caza renovada de trabajo y pan”. o sea tan buenas. La proletaria emigra con los trabajadores de los túneles. 266: Migrantinnen. desde Italia hasta Suiza. de las astutas alborotadoras y las estrategas políticas amantes de sabotajes. Como trabajadora temporera. O sea que en este punto no hacía ninguna diferencia entre los sexos. llenos de deseo y de fuerza.términos empleados y las imágenes en el fondo eran misóginas. acampa en las barracas y. un pañuelo sobre la cabeza ligeramente inclinada. mezclada entre la multitud de hambrientos proletarios que hablan innumerables lenguas y. impasibles y decentes. pacientemente. con toda su tristeza y sus desabridas dimensiones. A nuestra ira siguió otra irritación al descubrir que estas descripciones específicamente femeninas que parecía seguir tan a ciegas. 29 . a nuevas esperanzas y desengaños. Lo que encontramos nos encolerizó: no nos queríamos reencontrar con esas mujeres-«ideales» proletarias que. retorna a la miseria hogareña de Europa. cuando emerge la ola opuesta de la crisis americana. sobre la migración femenina (véase Das Argument. mientras espera. que la lleven del Este al Oeste. Para la proletaria. Luxemburg las utilizaba igualmente para la clase obrera masculina. “tarareando” y “pacientes”. Lo que más nos molestaba era el pasaje en que dice: “Para la mujer burguesa propietaria. por el contrario. humildad y esperanza en el futuro. que se glorificaba como virtud lo que el movimiento feminista nos había enseñado a ver como reproducción de la opresión de las mujeres: la paciencia de las mujeres es el poder de los varones. Quisimos transformar nuestro vacilante enfado en algo 28 Reproducimos nuestro trabajo sobre ese texto usando un informe de Anja Weberling sobre el seminario. “con un pañuelo en la cabeza ligeramente inclinada”. sabían arreglárselas en las condiciones más miserables. No podíamos descubrir ahí nuestras ideas sobre política feminista. pone a secar la ropa de su bebé junto a las rocas que saltan por los aires con cargas de dinamita. el ancho mundo es su casa. como paciencia. Grenzen überschreitend). se sienta en primavera sobre sus pequeños bultos en medio del ruido de la estación. Esas virtudes eran las de los proletarios en general. La primera frase del pasaje citado del artículo de Luxemburg nos sirvió posteriormente (2006) como punto de partida para reflexionar. su casa es su mundo. tarareando. en vez de eso nos parecía. En el entrepuente del barco que surca el océano emigra con cada ola que la miseria de la crisis empuja de Europa hacia América. de un modo diverso del habitual. En un primer momento leímos ese texto buscando en él una especie de modelo femenino. Nos faltaban esos rasgos de descaro.

productivo y encargamos a una de nosotras que reescribiera la escena. El resultado fue clarificador. Una nueva lectura mostró que Luxemburg no describe quién es la proletaria. leíamos lo contrario de lo que decía: veíamos debilidad donde se hablaba de fuerza. “pesares y alegrías”. sino a estar consciente y animosamente aquí y ahora. el mundo resultaba inhabitable para nuestra proletaria. no aparecen en absoluto. como habitualmente se admite. incluso intercontinentales. lo extranjero y lo público no juegan el papel de ser algo extraño y hostil. En resumen. En la segunda lectura sentimos que estábamos de acuerdo. extraño para nosotras. lo que habíamos echado en falta en Rosa Luxemburg era una retórica radical pero poco práctica. muestra cómo se mueve en los grandes espacios internacionales. El hogar y la familia. a la espera de que aquello desaparezca. en tierra extraña y en su casa. más bien la proletaria encontrará en cada uno de ellos. ya sea en estaciones. de que Luxemburg. La impaciencia que habíamos experimentado al leer por primera vez su descripción de la proletaria se dirigía contra nosotras mismas porque. nos sugiere: sed humanos en cualquier lugar donde actuéis. Y entonces nos planteamos la pregunta por los efectos de sus palabras en la agitación política. En vez de eso. a quien una mayor capacidad de resistencia tampoco la ayudaba. Así llegamos al resultado. había sobrepasado la separación entre lo privado y lo público y había negado que una instancia social como la familia sea el espacio del calor. Esos lugares no tienen una función específica. transatlánticos o canteras. sino que la presenta en tres situaciones. y en toda la paciencia que describe se oculta también la invitación a no estar a la espera de otro lugar. Llegamos a la conclusión de que su discurso tenía también aspectos optimistas. No encontrábamos puentes entre las mujeres fuertes que nos representábamos y el mundo horrible en que vivían. Pues la proletaria. que posiblemente daba ánimos a las oyentes 30 . con gran probabilidad y casi con toda evidencia. Quedó claro que con toda nuestra crítica todavía no habíamos extraído lo que ella nos presentaba precisamente como la fuerza de la mujer proletaria ni el modo cómo lo hacía. o sea que reinventara las figuras dotándolas de las actitudes y comportamientos que habíamos esperado. “esperanzas y desengaños”. en cualquier lugar donde haya trabajo. espontáneamente. del bienestar y de la tranquilidad. como lugares de refugio. y al revés. que estamos habituadas a imaginar. en esas pocas líneas. está al tiempo. contra toda experiencia. El trazado de las condiciones resultaba muy inhóspito.

la mujer deviene ser humano” (411). en la que “por vez primera. promover su rebelión combativa. En la separación entre el ámbito privado y el público. La proletaria no las tiene. Ni escribe tampoco. No tiene una familia propia. de todo el género femenino” (410). la familia es dejada atrás y entonces queda claro cómo entiende Luxemburg la liberación de la mujer y qué política se sigue de ello: la proletaria. Ser mujer es esclavitud porque niega fuerzas humanas esenciales. al tiempo. viceversa. cuando “las mujeres tengan que poner pie con fuerza en la vida política porque estarán presentes en todos los ámbitos” (412). En su liberación como ser humano la proletaria se equipara al proletario masculino como sujeto potencial de una emancipación social general. En tanto que caracteriza a la mujer trabajadora como “la más pobre de los pobres” (413) la considera en consecuencia “adalid de la clase obrera y. sino que deambula entre la colorida mezcla lingüística de los pueblos del mundo. Se hace referencia a la política al final del texto. sino la del prójimo. Un poco más abajo. sólo se define como tal por su participación en el proceso social. la familia. que conjurar la miseria es para ella una fuerza efectiva de liberación. al exponer que el capitalismo ha arrancado de ella a la mujer. Muestra cómo en lo que normalmente tomamos por miseria se oculta la 31 . En el modo como dibuja la situación de las trabajadoras hay mucho de crítica y mucho de perspectiva. la “estrechez doméstica” resulta tan inaceptable como el “yugo de la producción social” (3. su doble explotación. Estamos acostumbradas a que los discursos a las trabajadoras expliciten. Hasta tal punto la agitación de Luxemburg se diferencia radicalmente de la habitual.y las hacía más fuertes aunque los ámbitos de sus actuaciones. o sea el trabajo. que aquí todavía se menciona. La proletaria no tiene una casa propia. El bienestar de las mujeres burguesas es su atadura. como si a los dominados sólo los moviera la fortaleza y una alegría que les empujara hacia delante. 410). no se discutiesen explícitamente. si es posible. La familia prácticamente queda liquidada en el segundo párrafo de su discurso. El hecho de que haya sido arrancada de ellas le permite llegar a la otra orilla. la política. en tanto que trabajadoras y en tanto que amas de casa. no tiene una lengua propia. Nada de eso se encuentra en Rosa Luxemburg. al menos. para incitar su indignación y. no para la de sus maridos o niños. su casa es el mundo. Luxemburg apela a la actuación de las mujeres para su liberación.

mostrando que es una crítica que todavía no se ha atrevido a poner los pies fuera del umbral del hogar privado. como rupturas en el presente. de no estar en casa. podemos proseguir intentando averiguar por qué se le ha prestado tan poca atención en los anales de la historiografía feminista. Su forma de utilizar la negación es extraña. a repensar a qué felicidad nos parece digno aspirar en la actualidad. Tras la palabra “masa” se esconde una política ideológica de varios siglos que orienta la praxis de las multitudes y nuestros propios 32 . palabras en movimiento. por consiguiente. Y dado que la esperanza surge de la tristeza por el desarraigo. feministas socialistas. Por el contrario. De ese modo las relaciones de género se le escapan sistemáticamente. No era ninguna feminista. cuyo uso nos resulta desagradable y que por eso nos producen rechazo. ahí están palabras como “masa” y “jefe”. Animadas y al tiempo preocupadas por el modo como Rosa Luxemburg trata la cuestión femenina. Sin dar señal alguna de retractarse. en lo deplorable ella busca el devenir. Muestra que los avances no surgen de un pacífico correr en corro. al menos hasta hace muy poco. sus discursos son exigentes porque nos obligan a pensar de otra forma sobre la miseria y. Escribe contra la empatía con el aquí y el ahora que suscita la queja. dado su uso popular de imágenes domésticas. del hecho. Su negación se orienta hacia un espacio público futuro y por tanto deja atrás nuestra crítica espontánea.esperanza de la liberación. prescinde de las dificultades cotidianas si en ellas no ve ningún devenir. En este sentido. Segunda experiencia de lectura. Por lo que tampoco escribe de forma populista. su crítica es realmente radical. precisamente. pero a la vez genera esperanza. nosotras. como habíamos pensado en un principio. La fuerza que de esta forma anima sus discursos. ¿Pero qué tipo de mujer fue entre los socialistas? ¿Por qué se la convirtió en tabú en tiempos de Stalin y qué debates hubo sobre ella en el movimiento obrero? Y queda todavía una última cuestión. sino los muestra como son. o al menos de dudar. la de qué enseñanzas podemos aprender de ella para nuestra política y nuestra ciencia. no son las únicas dificultades lingüísticas con que Luxemburg hace que nos rompamos la cabeza. Los términos masculino-militares y el uso frecuente y peculiar de imágenes procedentes del mundo de la mujer.

aquellos para quienes hay cultura de masas. La masa no necesita ningún dirigente. que hemos aprendido a criticar como chapuza idiotizadora y a la que sólo prestamos atención con una mala conciencia hasta cierto punto santurrona. ¿qué estamos silenciando cuando ya no hablamos de masas? Dejando atrás nuestras dudas anteriores. son una actividad continua sin objetivo. A la masa también pertenecen los intelectuales. cuya idea era informar sobre el potencial de rebeldía presente en las masas: la psicología de las masas. un enorme barullo. podemos distanciarnos de la masa en tanto que hablamos de ella. una forma de revivir aquel desprecio. Y en tanto que se refiere al pueblo inmediatamente como algo activo que se abre camino. Nuestras formas de hablar canalizan nuestro pensamiento. a nuestra participación en ella. justamente porque ella es el pueblo que se ha vuelto político. sin embargo. Masa lo son los de abajo. Enfrentada a los movimientos de masas de los primeros decenios del siglo XX surgió una nueva disciplina. Visto desde nuestro punto de vista pequeño burgués. en las manifestaciones. eso es el pueblo cuando está en movimiento. Así pues. En tanto que nos distanciamos de ella. Masa. Claro que sabemos que formamos parte de ella pero. y consumo de masas que despolitiza y turismo de masas que transforma los anhelos de belleza de nuestras esperadas vacaciones justamente… en odio de masas. que ayudan al movimiento a acceder a la palabra. Esta expresión oculta un doble aspecto.sentimientos y formas de comportarnos. Masa. leemos el entusiasmo que Luxemburg siente por las masas. pues también a nosotros nos tenemos que percibir como momento de un tal hormigueo. También enseñaba que el desprecio por las masas era un medio con el que el individuo podía percibirse a sí mismo en todo momento como superior a ella. cuando se reúne y se transforma. surgen imágenes de seres humanos en las concentraciones. La palabra se ha hecho carne. Este sentimiento contradictorio es resultado de una formación ideológica: su efecto es mantener intocada la ideología sobre las masas. aunque no pronunciemos el término no por ello el pensamiento desaparece. haciendo huelga y nos 33 . con inquietud. también. al tiempo nos acercamos. las masas siempre son los otros. Rosa Luxemburg escribe en contra de nuestros hábitos lingüísticos y por ello se nos revelan como formas amuralladas de pensar. En consecuencia el tabú en el uso del concepto de masa resulta ser.

acercándonos al remolino que forman 29 Los postoperaístas proponen términos como multitud (multitude) para sustituir el concepto de masa que se ha vuelto equivoco. Aunque hasta entonces adquieren formas diversas y su significado cambia con el contexto. como una palabra para una multitud –a la que no querríamos pertenecer– y una palabra para la ruina de una alegría que antes era sublime. Las conferencias de paz de los socialistas también se convirtieron en cenáculos de charlatanes que preparaban el golpe definitivo contra la paz. 34 . móviles. sin embargo. Así se evita la uniformidad que se oculta en la palabra masa y permite partir de las múltiples diferencias pensando la política bajo la forma de red. sino que al decir multitud se adopta el término como parte de un léxico colonial extranjero y exótico. pues tal como se ha puesto de moda. en la perspectiva socialista. esperanzados y en movimiento29. no logra traducir el significado mencionado. por lo que se las puede utilizar. como. nos alejamos del territorio fijo de aquellas verdades sobre las que no hemos reflexionado. por lo que se las puede lanzar. activos. De esta forma la obra de Rosa Luxemburg es también una escuela de lenguaje. conciencia. Pero mantienen un significado claro en la esperanza de los pueblos. Si nos introducimos en este modo de habérselas con las palabras. esta propuesta se hace cada vez más ilegible.sorprendemos con la esperanza de que sean muchos y de que cada vez sean más. en tanto que momento de las masas. puede ser una palabra para decir imperialismo y guerra. por ejemplo. riqueza. antes de que se volviera “cultura de masas”. en vez de simple ruido. honor. Las enseñazas sobre el silencio que idiotiza no son las únicas que nos imparte el modo de hablar de Luxemburg. Sobre la lucha para la protección de los trabajadores. Sin otras condiciones nos sentimos a nosotros mismos. una propuesta de cómo hay que utilizar el lenguaje. Las palabras pierden su rigidez. descifrar sus figuras es tarea de los intelectuales socialistas. duras y. siempre a punto de deshacerse. se ponen en movimiento. en la cultura. A las imágenes se añaden sonidos y canciones. Y no sólo como resultado de un simple juego de manos de la burguesía. Moral. protegiéndolas de la reflexión. defensa. o mejor. Nuestro escepticismo frente a las masas ha cambiado de signo. Escribía igual que Brecht escribirá más tarde (en Me-ti): Sus palabras son como bolas de nieve. capaces de adoptar formas diversas. da casi lo mismo el ámbito del que las palabras procedan. protección de los trabajadores30. Con todo. todas empiezan a bailar salvajemente. por ejemplo. Otras muchas palabras que sorteamos respetuosamente. ver más abajo el parágrafo sobre fuerzas productivas y crisis. Paz. 30 Actualmente se dice “protección del trabajo”.

pasamos a la consideración de que esta fórmula no sigue siendo como era.). 275) y. “entendimiento” y “paz” que. cada vez que plantea un problema. La crisis termina. La sociedad se muestra como es: 35 . con todo uso sin principios de las palabras. sino de participar en la propia determinación del orden. Así por ejemplo. que de lo que se trata no es simplemente de combatir en un orden dado. […] sirve a los intereses del imperialismo de la Entente (276 y sig. sin compensaciones. paz basada en la autodeterminación de las naciones” (4.los intereses contrapuestos. pues ahora ya nada es como era: “El socialismo internacional. todos ellos. El movimiento incesante permanece en nuestras cabezas. nos descubren algo sobre el orden lingüístico que dirige nuestros hábitos. sino que: “debido a la situación objetiva y a su lógica. “y el proletariado ruso lucha en el fondo por la paz en general porque tiene la cuerda al cuello” (281). cuando asentimos a la “fórmula de paz del consejo de trabajadores y soldados”: “sin anexiones. En ese contexto usa términos como “fiel”. en la práctica. si no queremos convertirnos en juguetes de las antiguas relaciones de dominación o algo peor aún. rápidamente. desde el inicio de la guerra mundial. 289). La lengua imparte doctrina política: en tanto que las palabras no siguen estando ordenadas como parecían estar. a la vez que se convierten en un “sudario” para la Revolución rusa. Pero además. Luxemburg nos enseña en la práctica. En la crisis sus palabras se condensan hasta producir imágenes increíbles. Contribuyen a que vigilemos más de cerca nuestro hacer con las palabras. actúa exactamente como el vigilante más fiable del dominio burgués de clase” (4. abren el paso al imperialismo.

en los Vosgos. que ha llevado la militancia política a la formulación teórica. poderoso. 52 [II. la capacidad para disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. ha inclinado a algunas mujeres a releerla bajo una perspectiva feminista32. Dölling propone considerar su amor por la naturaleza. Marx es releído como inventor del “modelo de construcción cabeza-mano”. en una nueva configuración que atribuyó dominancia histórica a las cosas muertas. que intenta comprender la vida poco habitual de Rosa Luxemburg. en campos de cadáveres entre cuyos retoños crece. Ante la energía atómica. 12]). inventadas por los seres humanos/hombres en sus cabezas y construidas luego con las manos. es de ahí de donde Luxemburg extraía no sólo su fuerza sino que eso le permitía permanecer «segura. 633). se pudre en Bélgica. el beneficio” (4. 36 . en Masuria. clara y serena» en los difíciles tiempos de las pugnas internas del partido y de la desilusión por el flaquear de la socialdemocracia” (1987. aparecida en 1988. su (com)pasión por las criaturas como una fuente de su compromiso político y de su fuerza de resistencia. sobre todo lo 31 Luxemburg utiliza ese viejo término [angehochte] para indicar que la cosecha ya recogida se entierra en los rastrojos. la destrucción del medio ambiente y la tecnología genética reconstruye el modo como el pensamiento occidental ha sustituido todo lo vivo por lo masculino-muerto. en especial su separación de las usuales cadenas femeninas en relación a la familia. Lo vivo y lo muerto Irene Dölling denomina la conducta de Luxemburg y su forma de escribir una “programática política y cultural” para devenir un ser humano: “Tenía la rara capacidad de ver y juzgar el mundo con un entendimiento fuertemente analítico pero a la vez se abría a ese mundo con todos sus sentidos y con una gran fuerza emocional. La alegría de vivir. Christel Neusüβ (1985) va mucho más lejos. Sus palabras arrastran y sus frases movilizan porque sus conceptos están en movimiento. el hogar y la sexualidad.“El policía en la esquina [se convierte] en el único representante de la dignidad humana” y “la carne de cañón almacenada y patrióticamente recalentada31 en agosto y septiembre. Su pasión. la de ser uno con la naturaleza y sus criaturas. 32 Véase también la biografía de Elzbieta Ettinger.

ve violencia. o puede empezar bien y luego venirse repentinamente abajo. Justamente por eso es necesario que los adultos se preocupen de ellos durante tanto tiempo. Propiamente por eso nacen desnudos del cuerpo de la madre. El que se produzcan grandes concentraciones populares y acciones de masa. eso justamente es lo que diferencia a los seres humanos de los animales. razón por la cual ningún partido puede crearlos artificialmente” (4. la madurez del sentimiento de lucha de las masas. ya sea de ésta o de aquella forma. por lo general. esa oposición se encuentra ya en los escritos más tempranos […]. 37 . entre ellos la presión propia de las oposiciones de clase. Es un mérito de Christel Neusüβ haber resaltado en la obra de Rosa Luxemburg la dimensión del aprendizaje y de la experiencia. depende de una gran cantidad de factores económicos. su ligazón con los seres humanos vivos y haber animado a las feministas a leerla. En este contexto la autora relee a Rosa Luxemburg. El proceso de desarrollo social no es una máquina. Su resultado es que: “Su mirada a la sociedad es la mirada de una mujer” (282). ni tampoco se puede ajustar según un mero esfuerzo mental ni según el plan de ningún supuesto sujeto” (331). Un poco más adelante concreta el modelo político de Luxemburg: “No se puede avanzar sin aprender de la experiencia. en vez de tomarlo como un orientador hilo de Ariadna. 148). justo cuando la dirección del partido da «la señal» para ella. Las burlas a la dirección del partido que quieren decidir las revoluciones o eliminar la lucha de clases. el grado de ilustración. todos ellos. ni en ninguna de las épocas. El partido no puede ahorrarles eso a las masas. Neusüβ empuja a Rosa Luxemburg del lado de lo “natural”: “Artificial/natural. en determinadas condiciones puede fracasar estrepitosamente. los cuales son. […] Poder aprender de la experiencia. Así por ejemplo: “los grandes movimientos populares no pueden escenificarse con recetas técnicas. 149 [II. ignorantes y desvalidos. sin nada. sobre la naturaleza y el vientre. no se puede montarlo y desmontarlo. Al hacer eso olvidó lo esencial y. que dictan formas de lucha y abusan del marxismo tratándolo como una doctrina dogmática. el movimiento obrero prosiguió la tarea de desnaturalizar patriarcalmente el mundo. nada de ello puede pasarse por alto en ninguno de los textos y discursos de Rosa Luxemburg. “La huelga de masas «mejor preparada». políticos y psíquicos. siguiendo sus pasos. regularlo. Mire dónde mire. sacadas de la manga de las instancias del partido” (4. hacen las madres” (337). incalculables.vivo-femenino. no está construido a partir de un diseño mental según un plan detallado y por tanto no se puede controlar como una máquina. tarea que. 95]).

entre otros. de la naturaleza. 506 y ss. aniquilan la alegría de vivir justo en el umbral de la vida. en ese contexto. En lo esencial las formulaciones siguen lo dicho por Marx y sus primeras ideas sobre la educación politécnica (MEW 23. el partido. se dice escuetamente: “Eliminación del trabajo infantil en las fábricas en la forma actual. “No salen de sus labios llamadas de entusiasmo” por la función del mercado mundial en el “desarrollo de la sociedad mundial global” (315). 220). Combinación de la educación con la producción material. al menos hasta cierto punto (282). Lo fundamenta diciendo que el desarrollo de las fuerzas productivas para ella ha sido un “horror”. Pero la referencia a las madres. Neusüβ demuestra con razón cuánto empeño pone Rosa Luxemburg en sacar a relucir y en condenar toda la violencia y destrucción del capitalismo. entre los que se incluyen. referencia que Neusüβ atribuye a Luxemburg. En el programa del recién fundado PCA (Partido Comunista Alemán) de 1918-19. 488 [II. esquilman la cosecha de la humanidad cuando todavía está en flor” y cita al Engels (de 1845) que. tampoco puede ignorarse que este rechazo procede del complicado análisis de los múltiples factores que determinan las relaciones de fuerza. 167]).Por muy claro que sea el rechazo en Luxemburg a las órdenes autoritarias de la dirección. que con sus cuidados se ocupan de los ignorantes y desvalidos niños. y a continuación sostiene que: 38 .). el movimiento. En Luxemburg todos aprenden: las masas.” (4. Sólo se refiere a los niños en relación con el trabajo infantil. acusó a la burguesía de «asesinato social» (1/2. cuando menos resulta confusa. Y para fustigar con las más duras palabras el “mal trato” que la sociedad capitalista inflige “a los niños proletarios”: “Chupan las fuerzas vitales de esas criaturas privadas de defensa. Neusüβ coloca a Rosa Luxemburg del lado de las madres y de los niños. etc. programa escrito por ella. la tradición y la conservación. la ilustración de las masas y el grado de su indignación. la clase.

“carece totalmente de la capacidad para entusiasmarse con los cambios notables que la ingeniería
ha introducido en el paisaje. Obras maravillosas no despiertan en ella ningún interés relevante”
(287).

Lo correcto es más bien lo contrario, como veremos en el próximo apartado al oír las
propias palabras de Luxemburg. Pero si uno de los aspectos es cierto, o sea su
entusiasmo por lo vivo, por el ser humano, por aprender, por experimentar, por la
cultura, aún así también es cierto su contrario, o sea un entusiasmo parecido por las
“actividades de ingeniería”, por el progreso técnico; y si, con todo ello, es cierto
también que Luxemburg arremete con la mayor dureza contra la violencia y la
destrucción que el capitalismo y el imperialismo acarrean a los pueblos, entonces
tenemos que concluir que su forma de pensar y de trabajar no sigue la lógica del «o esto
o aquello», de la distinción entre lo artificial y lo natural, de la diferencia entre estar a
favor o estar en contra.
Leamos a continuación el entusiasmo de Luxemburg por el desarrollo de las fuerzas
productivas. En este contexto querría traer a colación cierta referencia a Marx que, por
su acento y su premura, considero un modo de trabajar que resulta muy cercano a las
mujeres y del que sin duda podemos aprender para nuestro propio proyecto en la
política feminista: se trata de la lógica de las crisis y de las rupturas33.

Fuerzas productivas en contradicción.
Antes que nada dos citas entre las muchas expresiones entusiastas sobre el desarrollo de
las fuerzas productivas. Tomo ejemplos concretos de proyectos tecnológicos sobre los
que, en cualquier caso, nos expresaríamos actualmente con muchas más reservas,
incluso si esperásemos obtener algo bueno del desarrollo de las fuerzas productivas: se
trata de la construcción de canales y del tendido de líneas de ferrocarril.
33 Véase mi contribución al centenario de la muerte de K. Marx (1983). En cuanto que
sostengo que esta es una forma de pensamiento específica de Marx está claro que no
pretendo atribuir a lo femenino en cuanto tal una forma determinada de pensar. Sólo
considero digno de notarse que en la tradición del movimiento obrero no se haya
enlazado con Marx en este punto y que ese modo de pensar el desarrollo a partir de las
crisis, posiblemente, se corresponde en mayor medida con la experiencia social
femenina.
39

“Por lo pronto, ambas empresas gigantescas [construcciones hidráulicas: ampliación del canal
entre el lago de Erie y el Hurón y la construcción del canal para unir el océano Pacífico y el
Atlántico] son hijas de intereses comerciales y bélicos, totalmente evidentes, pero sobrevivirán a
su creadora, la economía capitalista. Por otra parte muestran qué colosales fuerzas productivas
dormitan en el seno de nuestra sociedad y cómo se incrementarán el progreso y la cultura cuando
se liberen, por fin, de las cadenas del interés capitalista” (1/1, 283).
“En el mundo burgués los grandes medios de comunicación (las líneas férreas) a fin de cuentas
sólo pueden tener efectos destructores, como todo lo demás que esta sociedad crea. Pero para el
progreso general de la cultura son de un valor enorme y permanente” (287 y sig.).

Las expresiones son inequívocas. El desarrollo tecnológico se presenta como progreso
en el contexto de una cultura que hay que conservar por ser ambas cosas valiosas para
otro tipo de sociedad. Evidentemente Rosa Luxemburg se toma en serio la contradicción
entre fuerzas productivas y relaciones de producción elaborada por Marx. En el seno de
la sociedad burguesa, así dice Marx, maduran fuerzas productivas que harán saltar la
forma en la que han crecido.
“Con las condiciones materiales y con la combinación social del proceso de producción, [la
generalización de la legislación fabril] hace madurar las contradicciones y los antagonismos de
su forma capitalista y, simultáneamente con ellos, los elementos de formación de una nueva
sociedad así como los momentos de transformación de la vieja” ( MEW, 23, 526).

Lo que diferencia a Luxemburg de los otros teóricos del movimiento obrero, no es,
como sostiene Neusüβ, el rechazo del progreso técnico, sino aplicar radicalmente el
pensamiento marxiano de la contradicción a la situación de la sociedad burguesa. Las
fuerzas productivas que esta sociedad desarrolla son, a la vez, en ella y para ella, fuerzas
destructivas. La imposibilidad de reunirlas con las formas antiguas se muestra
inmediatamente y de modo especial para los que viven en ella, antes que nada para los
propios trabajadores y los pueblos colonizados.
Más adelante dice Marx: la legislación fabril, que debe impedir al capital destruir la
fuente de su riqueza, la fuerza de trabajo,

40

“destruye todas las formas antiguas y las formas de transición en las que, al menos todavía en
parte, se oculta el dominio del capital, y las sustituye por un dominio abierto. [Aumenta …] la
anarquía y las catástrofes de la producción capitalista en todos sus aspectos, la intensidad del
trabajo y la competencia que la maquinaria hace al trabajador. Al destruir las esferas de la
pequeña producción y del trabajo doméstico elimina los últimos refugios de los «sobrantes» y
con ellos la ventana de seguridad del mecanismo social global” (MEW, 23, 526).

Luxemburg considera, igual que Marx, que la violencia y la destrucción son
compañeros de viaje de aquellas fuerzas que sólo en una forma superior de sociedad
podrán desarrollar todo su valor cultural. Y subraya que tales contradictorias relaciones
ejercen sus desgarradores efectos sobre los trabajadores mismos.
En estas relaciones en las que los capitalistas, en principio, están espontáneamente a
favor del progreso, mientras que los trabajadores están colocados del lado de las fuerzas
conservadoras, Luxemburg despliega su agitación, difícil y a la vez arrebatadora, y su
política socialista. Tiene que escribir contra el capital y a la vez con él; contra los
intereses espontáneos de los trabajadores y a favor, con toda su pasión, de los intereses
de los que trabajan.

Una política para las crisis
Así pues, tiene que conseguir que los trabajadores luchen en contra de sus intereses
espontáneos y a favor de sus intereses a largo plazo. Se dirige a ellos como si formasen
parte del gobierno y trabaja siempre con la vista puesta en la toma del poder político por
el proletariado. Cada paso de política concreta y diaria va en esa misma dirección (véase
el capítulo segundo).
A esta clara conciencia de las contradicciones en la sociedad capitalista une una figura
que resulta fecunda en los escritos de Marx y que no he visto retomada nunca, ni mucho
menos con esa fuerza. Marx describe, por ejemplo, la miseria en la fábrica. Este tema ha
sido muy repetido e incluso se convirtió en un canon en la sociología industrial. Marx
caracteriza a los trabajadores con los peores atributos, tales como embrutecidos,
agobiados, agotados, unilaterales, hundidos moralmente, etc. Pero después da un salto
para construir a partir de estas mismas criaturas la esperanza de un cambio –la
revolución y la perspectiva socialista−. El elemento de unión entre la miseria y la
41

esperanza es una ruptura, una crisis. Por ello puede ocurrir que nuestros sentimientos,
espontáneamente, estén del lado de lo viejo, que constituye una traba para la nueva
sociedad. Véase a modo de prueba el famoso pasaje del Manifiesto comunista:
“Todas las relaciones firmes y enmohecidas con sus secuelas de ideas y conceptos venerados
desde antiguo, se disuelven y todos los de formación reciente envejecen antes de poder
osificarse. Todo lo estamental y estable se evapora, todo lo consagrado se desacraliza y los seres
humanos se ven finalmente obligados a contemplar con ojos desapasionados su posición frente a
la vida, sus relaciones mutuas” (MEW, 4, 465) [Manifiesto del Partido Comunista, p. 139].

A pesar de que el contexto es claramente negativo, debemos saludar el hundimiento de
lo venerable, de lo firme, de lo estable, de lo sagrado. En El Capital las rutinas, el
secreto, el saber del experto están del lado de lo que se hunde. Nuestros sentimientos
espontáneos se mueven de modo cuando menos contradictorio en este torbellino. Pero a
la política le corresponde también trabajar los sentimientos. Para educarlos hay que
conocer científicamente cómo funcionan. No basta la mera razón para estar dispuesto a
despedirse de “lo sagrado” porque sea ideológico, lo que no implica que pueda hacerse
sin crítica racional. En las experiencias mismas en las que se asienta un determinado
sentimiento, hay que movilizar otras experiencias de signo contrario que posibiliten que
la despedida se convierta en liberación.
A propósito de eso escribió Brecht en su obra de teatro La madre un corto diálogo entre
la avara casera y la madre cuyo hijo había sido fusilado:
“Casera: ¿Sigue siendo Vd. del parecer de que se puede hacer todo con la razón? [...] Pero hace
poco, oí a través de la pared cómo sollozaba. ¿[…] lloró a causa de la razón?
Pelagea Wlassowa: No sollozaba a causa de la razón. Pero cuando terminé sí lo hice gracias a
ella”.

A continuación la madre anima a una “pobre mujer” a que lea críticamente la Biblia, de
modo que no sólo venere lo sagrado en la Sagrada Escritura sino que pueda encontrar
en ella argumentos contra la pobreza, contra la injusticia, contra los ricos.

42

La constelación que aparece en Marx, según la cual la crisis puede verse como
posibilidad de desarrollo, es retomada y desarrollada por Luxemburg. Esta utiliza los
elementos lingüísticos procedentes del contexto del Manifiesto comunista, para describir
de modo impactante la catástrofe bélica. Así por ejemplo en el pequeño texto Ruinas
(1914):
“Toda guerra destruye no sólo bienes físicos, no sólo valores de cultura material. Al mismo
tiempo actúa como una tempestad carente de respeto por los conceptos ya elaborados. Viejas y
sagradas puertas, instituciones veneradas, fórmulas que se repiten con credulidad son arrojadas
desde los hornos en que se funden al mismo montón de escombros que los cañones destrozados,
las armas, las mochilas y demás desechos de la guerra” (4,10).

En los vehementes párrafos iniciales de la Crisis de la socialdemocracia dibuja el
cuadro de la sociedad burguesa con las mismas palabras del Manifiesto:
“El negocio prospera en las ruinas. Las ciudades se convierten en montones de escombros, las
aldeas en cementerios, los campos en desiertos, las poblaciones en multitudes de pedigüeños, las
iglesias en establos; el derecho de los pueblos, los pactos entre Estados, las alianzas, las palabras
más sagradas, las autoridades más elevadas yacen rotos en pedazos; cada soberano por la gracia
de Dios abandona al primo de la parte contraria como si fuera un infeliz y un sujeto incapaz de
mantener su palabra; cada diplomático abandona al colega de otro partido como si fuera un
canalla consumado; cada gobierno entrega al otro al escarnio general como si de una fatalidad
para el propio pueblo se tratara; y en todos los sitios reinan tumultos por hambre, […], peste […]
y miseria y desesperación” (52 y sig. [II, 12 y sig.]).

Pero ni siquiera ese “aquelarre” supone, para ella, la verdadera “catástrofe histórica”
(ibíd.) que es la “capitulación de la socialdemocracia internacional” en esa anarquía:
“Y ¿qué vivimos en Alemania cuando llegó la prueba del gran momento histórico? La caída en lo
más hondo, el derrumbe más estrepitoso. En ningún lugar la organización del proletariado se
alineó como aquí al servicio del imperialismo; en ningún lugar se soportó el estado de excepción
con tan nula resistencia, en ningún lugar la prensa fue así ofuscada, la opinión pública así
estrangulada, la lucha de clases económica y política de la clase trabajadora abandonada
totalmente como en Alemania. Pero la socialdemocracia alemana no era solamente la avanzadilla
más fuerte, sino el cerebro pensante de la Internacional” (55 [II, .14]).

43

Luxemburg pone de relieve que aquellos elementos socialistas en el capitalismo. en los brazos de la guerra imperialista (véase más detalladamente el capítulo tercero. los individuos no los experimentamos tan fácilmente como positivos. su argumentación se oponga a primera vista a mucho de lo que.La desesperada indignación ante el papel de la socialdemocracia en la aprobación de los créditos de guerra se debe sobre todo al hecho de que el partido. Leyes de protección en un Estado de clase En múltiples discursos. A diferencia de ello. porque es nuestro posible hogar. se aferra a la paciencia. nuestra propia crítica social espontánea es sólo negativa. El camino se interna en el mundo. Comprobemos ahora cómo Luxemburg hace «política en la crisis». Por ejemplo (antes) veíamos que frente al hogar coloca al mundo. Muestra quién está avanzando. artículos y ejemplos muestra Luxemburg que las reformas que se hacen para mejorar la situación de los trabajadores. con tal renuncia. Eso hace que. nos anima a escapar de esa sociedad. cómo a fin de cuentas aprovecha en su agitación los momentos de crisis para dar pasos adelante frente a lo que hay. la tenacidad. elementos que hay que elaborar y con los que hacer política. Fallos y errores). es en él donde hay que encontrar la perspectiva. consideramos bueno y adecuado. Liga las fuerzas de la alegría con la indignación que producen las malas condiciones sociales. lanza a las masas. espontáneamente. cuando todo se tambalea y por ello puede ser presa de cualquiera. No encontramos puntos de apoyo en el propio desarrollo social a partir de los cuales pudieran iniciarse transformaciones liberadoras. Justamente por eso es importante tener una imagen clara y nítida del mundo. Eso hace que la lucha por el socialismo sea también una lucha penosa y difícil porque implica también una lucha cada individuo. por de pronto. no lleva de vuelta a casa. la alegría. aconseja sacar contento del vivir. Si la contraponemos a la suya. Y de esta forma impide una crítica que ve en las mujeres (o en los seres humanos en general) a meras víctimas. siempre actúan también en interés 44 . Este detenerse en el vivir es a la vez una actitud. con qué fuerzas y hacia dónde. que se hallaban a la deriva. Ahora.

159-213. entre otros. en tanto que factor del desarrollo capitalista. las leyes de protección laboral) 34. 791. “Desde el punto de vista del desarrollo capitalista. que nosotros solemos pensar en términos exclusivamente negativos. O sea que las aduanas “fueron medios de protección para una producción capitalista emergente” (396).). La problemática que Luxemburg presenta al final del siglo XIX. por ejemplo. arranca a muchos países de “la dispersión o de la cerrazón de la economía natural” (1/1. que incluso el ordenador personal. muestra en un análisis rápido. a partir de un determinado grado de desarrollo de la producción capitalista. que se utiliza en todo el mundo como herramienta individual. 396 [I.de las clases dominantes (como. Lo expone valiéndose. no parece que haya cambiado mucho en los cien años 34 Véase también su discusión sobre ello en Bürgerliche Arbeiterschutzgesetze und die Sozialdemokratie [Legislación civil de las condiciones de trabajo y la socialdemocracia]. del ejemplo de la política aduanera y del militarismo. 1/1. logra sacar algún aspecto progresivo: “Tanto la política aduanera como el militarismo han jugado un papel insoslayable y en tanto que progresivo. En lo que respecta a la política aduanera. 64]). Esta coincidencia alcanza un punto a partir del cual los capitalistas se vuelven contra la sociedad. desde el punto de vista de la economía mundial” (ibíd. Luxemburg muestra que la guerra. 45 . Caracteriza las normas protectoras como “normalización”. también revolucionario. es indiferente qué país exporta o importa más mercancías y hacia dónde.). En relación con eso recordemos que el desarrollo de las fuerzas productivas se ha visto estimulado en gran medida por las exigencias militares y por su correspondiente financiación. o sea cuando por término medio ha llegado al mismo nivel en las distintas naciones. en la historia del capitalismo” (1/1. o sea. 35 Véase la investigación sobre la génesis de la automoción y sobre el desarrollo de la microelectrónica en el Projekt Automation und Qualifikation [Proyecto de automación y cualificación] 1975. Desde la perspectiva de la configuración mundial la introducción de una política aduanera es reconocible como una medida reaccionaria de los empresarios (de la clase capitalista) para proteger la salida de sus productos. 396 y sig. como un modo de “poner orden en la explotación” (entre otros 1/1. 394). Incluso del militarismo. se debe a la investigación bélica 35. cómo justamente fue lo que permitió el surgimiento de una gran industria en diversos países.

Históricamente esta última posibilidad sigue existiendo: 36Carta a Robert Seidel del 15 de agosto de 1898. actualmente y en todas partes. a petición de viejos y nuevos materialistas se les prepararía a ustedes una tortilla tal en cinco minutos que hasta ustedes mismos olvidarían dónde tienen la cabeza y dónde los pies). la ideología. Su análisis sigue siendo actual.siguientes. el papel relevante no lo juega la industria sino la agricultura. al menos eso afirma ella en su réplica a los críticos de su tesis doctoral que la critican justamente por ello: “Materialistas que sostengan que el desarrollo económico corre igual que una locomotora satisfecha de sí misma por los raíles históricos y que la política. 46 . expónganla en un museo”36. 400). como ustedes saben. Esta relación compleja es el terreno de la intervención política. por lo tanto. antes como ahora: “de una medida insoslayable […] de lucha por parte de los productores capitalistas contra la sociedad de los consumidores. En la política aduanera se trata. Luxemburg piensa que la intervención proletaria es necesaria para impedir que la sociedad se hunda. No existen tales materialistas mecánicos. Sus análisis políticos la llevan muy lejos de un modelo esquemático de base y superestructura. Hemos llegado de nuevo al proletariado y a su papel histórico. lo que marca más claramente el carácter específico de la política aduanera actual. la siguen simplemente como desvalidos y pasivos vagones de mercancías. En vez de eso muestra cómo política y derecho son muros defensivos de una sociedad contradictoria por sí misma y que. Rosa Luxemburg contrapone lo social-mundial a los intereses de clase de los capitalistas que se expresan en lo político. defensores de tal idea seguro que no los encuentran ni siquiera en el más remoto departamento ruso (y en Rusia. El Estado se confirma ahora como Estado de clase en tanto que abandona los intereses del desarrollo capitalista (o sea de la economía mundial) para representar los de los capitalistas nacionales. sólo podrá ser liberada “a través de la conquista del poder político por el proletariado” (1/1. etc. GB 1. 65]). es el hecho de que. Pero lejos de entenderlo como ley o como automatismo histórico. o sea que la política aduanera se ha convertido en un medio para expresar y moldear de forma capitalista los intereses feudales” (ibíd. Las contradicciones en el propio Estado se agudizan. 185 y sig. Y. la gente está muy puesta en estas cosas. si alguna vez encuentran realmente una papilla semejante. En suma. [I.

de las culturas. subordinaría los deseos y las esperanzas espontáneas de las 37 Por lo general. La conexión con la lógica marxiana de las crisis y rupturas −y por tanto la necesidad incondicional de tomar en cuenta las experiencias contradictorias de cada individuo y la búsqueda de la esperanza en la miseria− constituye el pathos específico luxemburguiano. Incluso la propia Christel Neusüß la retomó y la feminista italiana Gabriela Bonacchi (1986) la repitió. es contradictoria en sí misma y por eso debe ser necesariamente una política científica. una estrategia que busca y acaba por hallar en la destrucción de las tradiciones. no era una cuestión candente en la política del movimiento obrero. sino porque. La política que se hace contra la espontánea inclinación de cada uno y que. Eso inclinó a Rosa Luxemburg a rechazar una política sindical que en su opinión intervenía de forma reaccionaria en defensa del status adquirido. De la orientación teórica de Luxemburg hubiéramos podido deducir que. Curiosamente ese giro no ha sido un motivo de conflicto digno de mención en la tradición del movimiento obrero. es totalmente imprescindible para una política de las mujeres. no sólo porque el proletariado ya no quiere vivir más en las condiciones de vida que dispone para él la clase capitalista. Experiencias y sujetos El intento de desarrollar una política para las crisis. al menos desde un punto de vista político. el abismo se abre ante todos nosotros” (4. Esta fue la crítica principal. sino que Luxemburg ha sido juzgada como alguien que “sobreestimaba las masas”37. 494 [II. con ellos. que transforma las exigencias de mantener lo dado en voluntad de cambio. se encuentra en casi todas las biografías u otro tipo de trabajos sobre su obra. si el proletariado no cumple con sus deberes de clase y no realiza el socialismo. se hace para ellos. En cualquier caso.“El socialismo se ha convertido en necesario. Cada paso va acompañado de análisis. esta política experiencial que traduce lo cotidiano en política. de las costumbres y de las formas los puntos de apoyo para otra sociedad. 47 . 173]).

es la plena pérdida del ser humano y que. encuentra el proletariado en la filosofía su arma espiritual. ya mencionado. Ciertamente el concepto formación. si son capaces de ver a través del movimiento. el siguiente pasaje sobre la cuestión de la posibilidad de liberar a los «seres humanos». Precisamente por tener en cuenta la posibilidad de crisis inherente al desarrollo se hace más necesario que los individuos actúen en contra de sus intereses espontáneos inmediatos. que. Así la formación se convierte en portadora de una esperanza apasionada por capacitar a los oprimidos y explotados para que actúen estratégicamente por sí mismos. en una palabra. Comprobemos con detalle qué entiende Luxemburg por formación. han caído en descrédito. Pero esto sólo pueden hacerlo si quieren. Imposible no darse cuenta de que en la frase sobre “el rayo” que “cae en el ingenuo suelo popular” se incluyen palabras que Luxemburg difundirá en 1899 para describir su postura y que encabezan el libro como una especie de eslogan. Lo traduce como el cometido de educar políticamente a las masas. 390 y sig. Llena de entusiasmo Luxemburg cita aquí al Marx de la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel (MEW. una clase de la sociedad civil que no es ninguna clase de esa sociedad.masas a una perspectiva que. se elimina también la posibilidad de dar un nombre al proceso. 140). Con el derecho histórico que da descubrir la falsedad de un programa de enseñanza dictado de arriba abajo. Esta disolución de la sociedad en un estamento determinado es el proletariado. en fin. un estamento que supone la disolución de todos los estamentos. la emancipación de los alemanes se completará con la emancipación humana” (1/2. como dirá Gramsci más tarde. una esfera que. sumidas todavía como estaban en las viejas formas. En primer lugar la caracteriza como la necesaria transferencia de saber y el ejercicio de la capacidad para plantear cuestiones que sean 48 . en tanto miembros oprimidos y maltratados de la sociedad: “Al formarse una clase con cadenas radicales. pertenece al grupo de los términos que. sólo puede ganarse a sí misma al ganar de nuevo plenamente al ser humano. 1. por tanto. que no puede emanciparse sin emancipar a la vez a toda la sociedad. adquiere carácter universal… una esfera. igual que educación e ilustración. no les resultaría inmediatamente clara.). convirtiéndose de esa forma en “intelectuales”. […] Igual que la filosofía halla en el proletariado su arma material. y tan pronto como el rayo del pensamientos caiga en lo hondo de ese ingenuo suelo popular. Pero lo cierto es lo contrario. de construir al ser humano de modo que pueda tomar su destino en sus propias manos. por su universal padecer. en especial. entretanto.

pero en el caso de la política feminista es un tema mucho más candente. Vivíamos momentos solemnes cuando extraía de ellas. En sus artículos periodísticos encontramos una gran cantidad de saber. Tenemos que trabajar desde abajo […] ya que debemos tomar el poder político no por arriba. al conseguir introducirnos en los ámbitos públicos de la política. sino que más bien hay que tratar de que las mujeres. igual que el aprendizaje es. valiéndose del arte de provocar por medio de preguntas. 482 y sig. formativo. cit. lo esencial de cada caso y cuando lo explicaba brevemente sin accesorios retóricos pero justamente por ello con una retórica maravillosa” (Wolfstein. ante todo. Esto vale en general. sino desde abajo” (4. 39 En realidad. pero la esperanza no se pierde. También este es un aspecto que la política de las mujeres puede aprovechar. 189]). logren superar a la vez las normas que las someten 39.útiles para la acción. al liberarse de las viejas cadenas. no se trata de compensar un déficit. 49 . entre otros. claro como el cristal. entendiendo que son una llamada a disponer de más saber útil. Luxemburg escribe: “Creo que la historia no nos lo pone tan fácil como en las revoluciones burguesas. dada la larga exclusión del ámbito público que las mujeres han padecido. la política de las mujeres raramente satisface esa esperanza. auto-actividad de las masas. Una alumna de la escuela del partido nos narra la forma en que Luxemburg enseñaba. Habla de educación y de ilustración (véase. 48)38. Para Luxemburg la formación. 510 [II. 4. como la que les fue dada a las mujeres en la historia posterior del movimiento obrero. 38 Véase también Regina Gruszka y Anja Weberling (1987) y cómo ponen de relieve el tema de la transmisión del saber. a veces cuestiones de historia o de física. preparado para ser leído como materia. por Schütrumpf 2006. cuando bastaba con derrocar el poder oficial que estaba en el centro y sustituirlo por un par o un par de docenas de hombres nuevos. Rosa Luxemburg exponía cuestiones relacionadas de la sociología. No se trata pues de una cultura compensatoria. En último término en la política de las mujeres tenemos que resolver la paradoja de que. no sólo logremos el resultado de quedarnos sin más en estas estructuras.). y añade: “Si faltaban todas las premisas para que los alumnos pudieran solucionar las cuestiones. más sensible.

Luxemburg enlaza con el famoso pasaje de Marx en las Tesis sobre Feuerbach que ha caído en el olvido. Luxemburg entiende que los propios trabajadores se forman como resultado de la praxis política. 50 . es decir. no se pueden hacer ni revoluciones ni huelgas de masas. cuando la clase trabajadora tiene que ilustrarse a sí misma en el curso de la lucha revolucionaria. 148). en lo que tiene de incitación práctica para una política socialista: “La conjunción entre el cambio de las circunstancias y el de la actividad humana. sólo se puede captar y concebir racionalmente como praxis revolucionaria” (MEW 3. Recoger los pasajes de sus textos referidos a este tema compondría un pequeño libro. Me contentaré con unos pocos. 5). a no ser que tenga asegurada la cobertura suficiente en el caso de que haya sanciones disciplinarias. Del mismo modo que todos aprendemos que necesitamos conocimientos y que debemos convencernos a nosotros mismos . Aprender política por medio de la praxis sigue siendo. al menos. o bien: “Con la psicología de un sindicalista que no se deja arrastrar a ninguna huelga del 1 de mayo. Pero en la tormenta del periodo revolucionario el proletario se transforma y abandona su defensa de la figura de padre de familia exigente y previsor. para convertirse en un “romántico de la revolución” para quien el mayor bien. que agruparse y dirigirse” (2. las cuales deben ser educadas para ello. tanto necesidad histórica como concepto pedagógico: “Hoy. y no digamos el bienestar material. La idea base es que la transformación socialista sólo puede ser obra de las masas. de la auto-transformación. pues. tiene menos valor que los ideales de lucha” (2. 133). Luxemburg reformula este pensamiento con gran insistencia una y otra vez.La praxis es una escuela de aprendizaje. siempre que en ella los intelectuales del partido les trasmitan los conocimientos estratégicos necesarios.

parece importante que lo sometamos a examen. No hay ningún otro medio de procurárselo” (4. este término designaba siempre una situación cuya llegada había que esperar. 189 y sig]). para terminar con este cuadro general: 40 Véase especialmente su exposición en el Congreso Fundacional (4. consideración que es ajena al pensamiento de Luxemburg. “Las masas tienen que aprender a ejercer el poder ejerciéndolo. Para ello necesitan una formación que. aunque sea brevemente. aprenderían a usar el poder “público” al tiempo que lo ejercían. En el discurso de la dirección obrera de la época. deben hacer suya a través de la experiencia.El vocablo utilizado para designar ese proceso. Luxemburg. lo piensa como una especie de auto-desarrollo que se produce a saltos durante las movilizaciones y que el partido solamente puede apoyar. Pero nos queda la importante idea de que aprender de la experiencia tiene que ser base esencial de la autodeterminación política. Entonces ¿es cierto que ha sobreestimado a las masas? Este juicio está tan extendido que. En La crisis de la socialdemocracia retrata con vehementes palabras el belicismo de las masas. en gran parte. En último término se trata de que los que hasta ahora han sido oprimidos. es madurez. pero que en cualquier caso. para el que no consideraba que las masas estuvieran suficientemente “maduras”. Aquí pone su atención en el experimento de los consejos de trabajadores y soldados40. [II. Luxemburg desarrolla estas ideas especialmente en el contexto de sus reflexiones sobre la “dictadura del proletariado”. su participación en esa “carnicería masiva” que se ha convertido en “agotador trabajo cotidiano” (51). 509 y sig. En primer lugar. pensaba. ahora deben tomar el mando. 64). 484). Por lo tanto formarse políticamente es una actividad que hacen las propias masas al movilizarse. 51 . su “delirio patriótico” (4. tomemos ese juicio en su sentido habitual y busquemos qué palabras emplea a propósito de las masas de trabajadores o del pueblo (“el público”) de su época: encontraremos juicios durísimos. Resultado anticipado: Esa valoración procede de una consideración estática del significado de la propia palabra “masas”. El experimento salió mal. o su resultado. por el contrario.

dice: “Conocemos las circunstancias que dominan entre las masas. dispuesta a la denuncia. y a llegar al delirio con sus salvajes gritos. las multitudes para entrar en los cafés pastelerías. la cobardía más baja y el heroísmo más salvaje. En definitiva. 481 y sig. los excesos callejeros del público al acecho de los espías. esos «lémures vacilantes» hace tiempo que tocaron retirada. En las Cartas a Espartaco se dice: “sólo el rígido comportamiento del proletariado alemán. están sujetas a cambiantes estados de ánimo. ansiosa de muerte. ¡Bravo capitán sería el que dirigiera el curso de la nave 41 Sobre la posición de Luxemburg con relación al parlamentarismo hay más detalles en el capítulo quinto. 482). atiende a sus tareas cotidianas” (4. Van trotando tranquilamente por las calles. pronunciado en el Congreso Fundacional del PCA en 1918-19. 51 y sig. más bien al contrario. Pero Luxemburg no sigue aquí tampoco el esquema habitual que pone el acento sólo en los trabajadores con conciencia de clase –al contrario. como Thalatta. Las columnas de reservistas ya no van acompañadas por los gritos de júbilo de las jóvenes que se precipitan hacia ellos ni saludan al pueblo desde las ventanas de los vagones con sonrisas felices.) 41. para Luxemburg. A veces la psique de las masas oculta en sí. no es la expresión de un agregado. En este mismo discurso. indigna. El gobierno ha desaparecido. una atmósfera de ritual de muerte. 11 y sig. todas las posibilidades latentes: calma mortal y estruendosa tormenta. el mar eterno. hasta qué punto son todavía inmaduras” (4. ya ha pasado el estruendo patriótico en las calles. propio de cadáveres. 4. y la reacción ha podido llevar adelante ese audaz experimento “con una confianza tan firme como las rocas en la estupidez imperturbable de las masas del pueblo alemán” (375). son una multitud proclive a las borracheras. donde música ensordecedora y cantos patrióticos desencadenaban olas enormes. su cartulina en la mano mientras el público. Aquí no cabe hablar de que sobrevalore a las masas.” (4. 378) ha permitido al imperialismo alemán aprovecharse de la Revolución rusa. Las masas están siempre en movimiento: “No hay nada más cambiante que la psicología humana. [II. critica ese modo de proceder (en el discurso sobre la participación electoral del PCA) por su comodidad (en referencia al grupo de Otto Rühle. se puede concluir que masa. no es ningún concepto estable. También los trabajadores han actuado como “verdugos voluntarios de la libertad ajena” (381). con cara de malhumor. 52 . Las masas son siempre lo que tienen que ser según las condiciones del tiempo y siempre están al borde de convertirse en algo totalmente diferente de lo que parecen. o a maltratar a las mujeres y a gritar ¡ hurra!. Los profesores alemanes. la caza a los automóviles de oro […]. […] en la que el policía de la esquina era el único representante de la dignidad humana.]).“Ya ha pasado la borrachera. tal como la produce la sociedad burguesa. la entera población de la ciudad convertida en populacho.

escrita desde la cárcel de Wronki. de heroicos libertadores. tanto la felicidad como las miserias de los pueblos. del 16 de febrero de 1917. “Tebas. 207).según la momentánea apariencia de las superficies marinas y no supiere prever las próximas tormentas descifrando los signos en el cielo y en las profundidades! (Carta a Matilde Wurm. 176). Madrid.] ¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra? [. 5. Para Luxemburg esta es la esencia del socialismo y lo que hace que valga la pena luchar por él. Las masas no siempre están en la situación de tomar su destino en sus propias manos. 206). pero como trabajadores los seres humanos sí lo están.. de hazañas de algunos individuos. de geniales inventores.] La noche en que fue terminada la Muralla china ¿a dónde fueron los albañiles?”42 En su texto Luxemburg desarrolla asimismo la constelación de ideas que Peter Weiss amplió en la Estética de la resistencia hasta convertirla en un gran escuela del aprendizaje. quienes con un duro trabajo forzado y entre fuertes gemidos. Pero en realidad son los pueblos.] 53 .. de las T. En Luxemburg se dice: “No.. A primera vista parece que todo lo bueno y lo malo. sea obra de algunos dominadores o grandes hombres. que toma como base las luchas del movimiento obrero (1975. También corresponde a su idea de una sociedad humana: “El conjunto de la cultura humana es obra de la acción social conjunta de muchos. las propias masas anónimas. de audaces descubridores. las pirámides en realidad son obra de miles y miles de pacientes esclavos. 12 y sig.). es obra de las masas. todavía no agotada. su felicidad y su desgracia” (4. GW 9. las que hacen su destino. la de las siete puertas ¿quién la construyó? [. Pero todas esas hermosas y coloridas gestas de algunos individuos no son más que el externo vestido floreado de la historia humana.). de valientes guerreros. GB. En estas palabras se reconocen fácilmente las formulaciones que Brecht recogió en su poema Preguntas de un trabajador ante un libro (Fragen eines lesenden Arbeiters. 115. Horizonte. 1965.. 656 y sig. resuenan en ella la fama de reyes sabios. levantaron los testimonios de piedra de la propia esclavitud” (4. [N. 42 Traducción al castellano de Jesús López Pachecho. p. […] La historia [de la humanidad] está repleta de relatos heroicos.

víctimas y actores de la propia historia. Luxemburg dirige su mirada a las masas. sólo en una lectura superficial genera la impresión de que 43 Luxemburg retoma aquí la versión lassalleana de esta fórmula que fue objeto de discusión entre Marx y Lassalle. Para rebasarla es importante tratar científicamente la experiencia. El acto de someter (a otro) se convirtió en un triunfo de la pureza noble sobre fuerzas brutales e inferiores. hicieron que sus escultores traspusieran el suceso. que para ella son seres humanos. que acentuaban de modo diferente el papel del sujeto. Pero la hacen por sí mismos” 43. la realización del socialismo y la revolución dependen de que efectúen su propio proceso de maduración. este es en la misma medida su impulsor y su causa al tiempo que su producto y consecuencia.Peter Weiss retoma el motivo y lo transforma en una crítica de la estética de la dominación: “Las cabezas pensantes de la dinastía atálida. “No es posible la guerra sin que las masas populares mismas la respalden. lo que determina la labor transitoria de los intelectuales en el movimiento obrero hasta que finalmente –como propone Gramsci– los propios trabajadores se conviertan en intelectuales44. El proletariado depende en su acción del grado de madurez del desarrollo social que se dé en cada caso. Pero justamente porque unas masas tan infantiles como inmaduras se hallan sumidas en estas relaciones. ya sea con su entusiasmo bélico o al menos soportándola pacientemente” (4. El medio para ello es la experiencia. pero el desarrollo social no va muy lejos por delante del proletariado. 44 Sobre la línea Luxemburg-Gramsci véase el quinto capítulo. El modo especial cómo Luxemburg habla con las masas en la agitación. al nivel de lo que persiste para siempre. ocurrido rápidamente que muchos pagaron con su vida. “Los seres humanos no hacen su historia voluntariamente. Su propia acción es parte codeterminante de la historia” (61). los cinceles y martillos de los maestros canteros y sus ayudantes presentaron como acto de veneración el orden irrevocable que obligaba a los súbditos a la sumisión” (1975. 207). 8). Se dan más detalles en el capítulo sexto. 54 . Recordemos que la experiencia era también la barrera que se oponía al avance y al desarrollo porque animaba a permanecer quietos y a no moverse. al erigir un monumento a su propia grandeza e inmortalidad.

Tomemos por ejemplo disciplina. como lo que podrían ser y aquello en lo que quieren devenir. consignas y orientación” a las masas. 55 . dice el Manifiesto comunista. “Hay que decirlo abiertamente: sólo si se invierten las anómalas relaciones actuales. que ellas mismas son su propio dirigente” (42). sino al revés. a menos de que no sea liberación alguna sino otra forma de subalternidad45. se suma sin más al veredicto de que sobrevalora. el cambio en el orden de las palabras altera su significado. de una presidencia. Ese proceso también es dinámico.39).). ilusoriamente. la relativización del papel del partido y de la dirección. sino la masa ilustrada del proletariado en propia persona. no a la inversa. a las masas. a la vez. 3. en el fondo sólo afirma que la liberación de los trabajadores debe ser su propia obra. La liberación de la clase trabajadora sólo puede ser obra de la clase trabajadora misma. sólo entonces la vida del partido estará en su situación normal. Las autoridades del partido se vuelven burocráticas si las masas se duermen. Más bien los seres humanos activos son interpelados como seres humanos futuros. o sea que tampoco él piensa hasta el fondo la dialéctica de la relación entre la dirección y la masa (2006. un aumento en la emancipación 45 Aunque Schütrumpf expone con entusiasmo la posición de Luxemburg frente al partido y su dirección. Todo paso adelante en la lucha de emancipación de la clase trabajadora tiene que suponer. Luxemburg llega a la conclusión de que “las masas proletarias no necesitan ningún «dirigente» en el sentido burgués. En este punto sus concepciones y afirmaciones no dejan lugar a dudas: La dirección da “expresión política.las sobrevalore. que todos los órganos centrales del partido deben proyectar la voluntad de los ochocientos mil socialdemócratas organizados” (Wieder Masse und Führer [Las masas y los dirigentes de nuevo] 1911. Así llego a la conclusión de que tal vez no fuera la efectiva sobrevaloración de las masas lo que atrajera sobre ella el sambenito de “romántica de las masas”. Una vez más. sino la temida otra cara de la moneda. 33 y sig. Y si bien esta frase parece revalidar el juicio de que sobrevalora ilusoriamente a las masas. Así “la disciplina socialdemócrata nunca puede significar que los ochocientos mil miembros organizados del partido deban adecuarse a la voluntad y los designios de un comité central. y por clase trabajadora no se entiende las siete o doce cabezas que componen la dirección del partido. pero las sirve a ellas.

sino que inventa formas nuevas de lucha política adecuadas a las relaciones de fuerza. en todos los lugares del mundo. acumula y amplía el arsenal del pueblo. son países ricos. Y movilizándose se cambia no sólo a sí misma. constituyendo las mujeres. se ha visto ilustrada con relatos sobre la penuria financiera de. sino que son liberadas. La división del trabajo entre los sexos y la separación de los ámbitos político y privado. En el movimiento obrero la organización política permitía. empujan a las mujeres a un lugar en el que la inmadurez social es justamente cárcel y consuelo a la vez. 1916. mal que bien. Si su situación debe mejorar −lo que socialmente por ejemplo. que se ejercitaran en la participación social. desde hace más de un decenio. de que la cuestión femenina hace más de cien años que está en el orden del día. especialmente en el campo de la educación y de las formas de vida cotidiana. Pero no las mujeres. sin preocuparse de las instrucciones del partido” (Krise. 95]). 4. Ciertamente no se puede discutir que en este último siglo son muchas las cosas que han mejorado para las mujeres. “El momento histórico exige cada vez las formas correspondientes de movimiento popular y crea por sí mismo formas nuevas. improvisa medios de lucha que hasta ahora eran desconocidos. sigue habiendo dos evidencias: que los países capitalistas antiguos. público y doméstico. la República Federal Alemana y otros países capitalistas. y que la situación social de la masa de las mujeres se deteriora continuamente –todo ello con las consabidas excepciones–. que se ha conseguido mucho. pero en la dinámica básica de las relaciones entre los sexos se ha movido tan poco que puede haber retrocesos en cualquier momento. Y así se llega a la asombrosa situación. 56 . 46 A pesar de que la conciencia general. “la masa del pueblo” está en movimiento. a nivel mundial. el zócalo de la pobreza. al que raramente se llega por falta de tiempo. Mientras que el partido y su presidencia pueden mantenerse hasta cierto punto aferrados a sus presupuestos y formas. que los miembros masculinos intervinieran. En la historia del movimiento obrero las mujeres tampoco se liberan a sí mismas. pongamos por caso. 149 [II. en su autodeterminación y en su iniciativa” (38). aunque por el momento ocupe siempre el último lugar. Estas ideas tienen un significado específico para las mujeres.espiritual de su masa un aumento en su auto-actividad. ha ocurrido muy poco en el último siglo a pesar de lo mucho que ha crecido la riqueza social46− tienen que tomar en sus manos sus propios asuntos.

un cemento que mantiene estables las relaciones dominantes. Todas estas dimensiones son generales y abstractas. el tomar como núcleo del marxismo la lógica de las rupturas y las crisis que le permitía llamar por su nombre al terrorífico dolor y a la destrucción. Y ella nos llevó a su vez. Hemos descubierto las dimensiones que hacían poco digerible a Luxemburg como socialista en el movimiento obrero: la falta de respeto por la dirección. sin darnos cuenta. Las mujeres tienen que actuar por sí mismas. Cuando el modelo de representación se halla integrado en las relaciones de dominación existentes. hacia un proyecto para cambiar la política en su conjunto. encontrábamos también la crítica de la política hecha desde arriba. La perspectiva es que el pueblo tome el poder político. Donde fuera que encontrábamos algo esencial digno de resaltar para la política de las mujeres. ni siquiera del llamamiento habitual a movilizarse. la lucha política se hace necesaria a todos los niveles. especialmente actual para las mujeres. eso nos dice la doctrina de Rosa Luxemburg. E incluye el uso del lenguaje. la incorporación de la experiencia de muchos en unas relaciones en las que los 57 . o mejor dicho su situación en la sociedad. puede uno acomodarse a una subordinación parcial. históricamente. Por eso Rosa Luxemburg es. No se trata del llamamiento simple. serán siempre objeto de actuaciones ajenas. como forma cuya estructura se burocratiza y se convierte en un dispositivo para mantener tranquilas a las masas. en cada momento deben concretarse de forma nueva. en este punto. si no lo hacen. la incondicionada apuesta por las masas.No hemos llegado tan lejos que se considere evidente que las mujeres intervengan políticamente. del partido como forma a la que deben servir los de abajo. a la vez que. a la vez que descubría en ellos puntos de anclaje para construir otra sociedad y para desarrollar las posibilidades humanas. Sino de que el mantenimiento de nuestra subalternidad hunde sus raíces en la división del trabajo entre las personan que cuidan y las que son cuidadas –división que nuevamente posee coyuntura política–. Sólo si se considera posible que grandes masas de seres humanos mujeres puedan seguir viviendo en la minoría de edad. La búsqueda de doctrinas útiles para una política feminista nos llevó a Rosa Luxemburg. Para este hacer cotidiano Rosa Luxemburg inventó el concepto realpolitik revolucionaria. que designa la política socialista de los trabajadores que es posible gracias a los descubrimientos científicos de Marx. Por eso son las mujeres.

Ese “tener que” está pensado como una necesidad que condiciona la supervivencia de la humanidad. así y sólo así. una política radical de liberación de las mujeres sólo puede formularse y realizarse como proyecto general de liberación de los seres humanos. 58 . y que. Así sacamos la conclusión final de que la política socialista. más bien al contrario. La fuerza para el cambio crece a partir de la propia acción. no ha incluido necesariamente la liberación de las mujeres.sentimientos espontáneos están ligados a las ataduras de las que los seres humanos tienen que liberarse. al menos hasta ahora.

Las contraposiciones mantienen el concepto en tensión. que esa política. 1984) ha inventado una posible salida a una conjunción tan desgarradora.Capítulo segundo REALPOLITIK REVOLUCIONARIA Política en contraposiciones Realpolitik y revolución: los dos conceptos parece que se excluyan mutuamente. R. por eso y cómo hay que practicarla? Irmtraud Morgner en su novela cuyas protagonistas son unas brujas (Amanda. de las T. ¿Qué hay que entender. no debe prescindir del horizonte revolucionario. su salida de la historia y. Dada la dificultad de traducir el término en castellano optamos por mantener el término en alemán traduciendo sólo el adjetivo “revolucionaria” [N. Por la noche ambos grupos se encuentran en la montaña de las brujas y trocan sus éxitos. exactamente. lo cual cambia diariamente gracias a lo hecho por los dos grupos. como se verá en el texto. y otro que pugna por la revolución y que trata de propagar los correspondientes disturbios. En el escrito que dedica al veinte aniversario de la muerte de Marx (1903). La autodisolución de los países de socialismo de Estado. 47 El término realpolitik está aceptado internacionalmente para designar una “realpolitik” que se ajusta a las situaciones dadas. 373) para designar la política que ha hecho hasta ese momento en la socialdemocracia. aún siendo realista. Divide el conjunto de las mujeres políticamente activas en un grupo que hace realpolitik. la aniquilación de la existencia para mucha gente parece haber enterrado la perspectiva socialista como objetivo a largo plazo. ¿Acaso el que las dos vías se pudieran compaginar no sería por sí mismo un objetivo político? La búsqueda de una política revolucionaria que sea a la vez realista es muy actual y urgente para la invención de una nueva política de izquierdas en el siglo XXI pero históricamente ha sido proporcionalmente bloqueada. Rosa Luxemburg los une explícitamente el uno al otro e inventa el concepto de realpolitik revolucionaria47 (1/1.] 59 . Quedan atrás los audaces bosquejos de una humanidad liberada. De esta manera ambos grupos están siempre al nivel de lo realmente posible por ambos lados. o sea que se preocupa por las reformas. Luxemburg le añade el calificativo de “revolucionaria” para indicar. ligado a ello.

Wolfgang Fritz Haug dictamina de modo concluyente: “Nos parece que una regla de oro es volver productiva la separación existente entre la visión utópica que anima a la acción y la capacidad política efectiva (es decir. La actualidad del marxismo da a su oración funeraria una disonancia estridente. seguir intentando una política revolucionaria que sea a la vez realista? Vivimos en un mundo paradójico en el que los responsos por la muerte del marxismo y de la perspectiva socialista encuentran oídos prestos pero. crece también la urgencia de reformas sociales que amortigüen las peores crueldades. será de utilidad hoy para la praxis de una política alternativa estudiar la realpolitik revolucionaria de Luxemburg? En el prólogo al libro de debate que lleva el expresivo título Conversaciones sobre el socialismo tras su desaparición (Unterhaltungen über den Sozialismus nach seinem Verschwinden. Por el otro lado. ni siquiera una democracia liberal puede ejercerse 60 . sigue adelante hoy en día bajo el manto del término «globalización ». y en ningún caso sacrificar un polo al otro. Ante el hecho de que la realización del mercado mundial capitalista. que el Manifiesto comunista describe con enorme anticipación. Consideramos correcto actualizar para el presente lo que Rosa Luxemburg llamó una vez “realpolitik revolucionaria” y que en el lenguaje de los jóvenes socialistas de la Alemania del Oeste se llamó “reformas que rebasan el sistema” –por más que hoy los términos puedan ser otros–. al mismo tiempo y por vez primera. ahora.).atrás queda también la crítica radical del capitalismo actual. 9 y sig. ¿En estas condiciones. ¿cómo se puede. haciendo una política del nuevo centro. Y al mismo tiempo que aumenta la necesidad de buscar alternativas por medio de una crítica radical del capitalismo. abre el camino al oportunismo liberal. 2002. incluso la capacidad para hacer coaliciones). los estados capitalistas desmontan las medidas sociales. la realpolitik de los socialdemócratas ha dejado de presionar a favor de una política de los trabajadores y. sin una teoría crítica del capitalismo. Así pues. consideramos que es una exigencia no cerrar los ojos ni por un momento ante el hecho de que vivimos en el capitalismo y de que. el capitalismo domina a nivel mundial provocando crisis gigantescas –tal como pronosticara el Manifiesto comunista−. renuncian al Estado social y a la apariencia de que en los países industriales de Occidente puede construirse un modelo económico y cívico que pueda servir de modelo y de propuesta útil para el “desarrollo progresivo” del resto del mundo. Sin la competencia del otro sistema.

1978. de las T. En sus exposiciones se observa netamente una clara continuidad al mismo tiempo que una continuada crítica a la política que ella misma ha desarrollado. señalándola directamente con el título completo o con un título abreviado. se aporta la cita en el lugar correspondiente. Krise) he tomado muchas citas de pequeños discursos.con efectos de reforma socio-económica y ecológica reales. pues entiende el marxismo como un pensamiento. especialmente en todas las formas del radicalismo de izquierda.: Citaremos entre corchetes la paginación correspondiente de la edición castellana: de las obras de Luxemburg según la edición Obras Escogidas. condujo al abandono de la política factible y concreta dentro de la sociedad capitalista? Y ¿cómo escapar. por otro lado. no digamos ya políticas. una política y un método que debe aplicarse a sí mismo48. en sus discursos de política de cada día y en el Congreso Fundacional del PCA de 1918-19. Las actividades de reforma quedan dispuestas como si fueran limaduras de hierro en el campo magnético del objetivo socialista a largo plazo y se orientan en él. titulada ¿Reforma social o revolución? (Sozialreform oder Revolution. desde el punto de vista teórico. algunos de Wirtschaftliche und sozialpolitische Rundschau (cit. prácticamente. de circunscribir la política práctica del día a día al terreno del parlamentarismo. pero no con un cómodo “tanto esto como aquello”. Eso hace que su política sea a la vez no dogmática y de principios. 61 . Madrid. estudiemos lo que escribió. Para desentrañar esa praxis. 2 vol. en otros casos. Estudio preliminar y notas de Ramón García Cotarelo. Debates en la socialdemocracia 48 Además de su crítica a Bernstein de 1899.]. cit. El tema es una constante desde sus escritos tempranos hasta su muerte. en una interacción recíproca. sino de un modo más complicado. si resulta necesario. sobre la relación entre reforma y revolución y cómo procedió. cit. tal y como ha sido típico de las ideas reformistas de los socialdemócratas durante décadas y últimamente también de los verdes? Rosa Luxemburg desplaza esas oposiciones polares. ¿cómo sustraerse a la paralizante oposición entre el radicalismo de izquierda y el oportunismo. Ésta es una piedra en la que tropiezan tantos lisonjeros”. [N. cómo extraer de ahí un pensamiento radicalmente diferente que. WR). Ayuso. Y sin embargo. textos programáticos y artículos de periódico. SoR) y Crisis de la Socialdemcracia (Krise der Sozialdemokratie.

lo que le valió el 23. pero el cambio social es el fin” (1/1. que en 1899 publicó como separata bajo el título ¿Reforma social o revolución? En el prólogo escribió: “Para la socialdemocracia entre la reforma social y la revolución socialista existe una conexión indisoluble. en 1898. por Laschitza. situándose como oposición en una socialdemocracia que se estaba transformando en un partido defensor del progreso social armónico. hasta que el estallido de la Primera Guerra Mundial le dio la razón con los hechos: la sociedad burguesa se quitó la piel de cordero y se convirtió en una “bestia feroz” (4/53). 369 [p. 1. Casi 1. este era una organización fuerte. 82). conjuntamente con otros que llevaban el nombre colectivo Intenationale. El primer número apareció en 1915.000 ejemplares” (cit. GB. su agitación la puso en peligro. Luxemburg estableció la conexión de reforma y revolución como una especie de manifiesto político desde el inicio mismo de su trabajo en la socialdemocracia. siendo prohibido al momento por las autoridades militares. 62 . el partido de Marx y Engels. contaba con “más de 70 periódicos que editaban en conjunto 400. llegó a Alemania procedente de Suiza para integrarse en la socialdemocracia. A partir de ese momento.8 millones de electores habían votado en 1893 al PSA [Partido Socialdemócrata de Alemania]. fundó una revista con ese mismo nombre. 50. Luxemburg se lanzó al momento en la nueva campaña electoral. En 1898 acababa de iniciarse el Debate con Bernstein en el que ella quería intervenir. Cuando en agosto de 1914 ya no pudo escribir más en el Leipziger Volkszeitung. pero entretanto (desde 1896-97) había llegado a la convicción de que había que despojar al marxismo de su “fraseología revolucionaria” 49. que crecía a buen ritmo. Así pues. Luxemburg escribió contra Bernstein una serie de artículos en el Leipziger Volkszeitung. pronunció discursos. Y defendió esta idea como una exigencia constante. 2002. Bernstein era un teórico marxista y compañero de lucha de Marx.Cuando Rosa Luxemburg. escribió panfletos y empezó con los artículos teóricos en el Leipziger Volkszeitung. Al discurso sobre “la meta final” contraponía el movimiento general de la sociedad hacia el progreso social. 41]). Fue encarcelada en prisión preventiva.3 % de los escaños. que era donde se dirimían los debates de principio del partido. pues para ella la lucha por la reforma social es el medio. Lenin escribió sobre ello: 49 Carta a Leo Jogiches del 12 de marzo de 1894.

un partido efectivamente de los trabajadores. apoyada por la acción de fuera. A partir del grupo se desarrolló la Liga Espartaco y. 63 . por el Congreso Fundacional del Partido Comunista (1918-19). sino “revolucionar espiritualmente a las masas”. fue el inicio de una revolución y en cuanto tal. En él. 50 Otto Rühle y Kart Liebknecht eran los únicos que habían votado en contra de la aprobación de los créditos de guerra en el Parlamento Alemán. quienes en función de sus principios antiparlamentaristas llamaban a boicotear las elecciones. a consecuencia del cual Luxemburg fue asesinada. 243 y sig. extrañamente actual: “Queremos levantar una enseña de victoria en el seno de la Asamblea Nacional. 171]). Empecemos por el final. Queremos reventar desde dentro ese baluarte. La estrategia política se asienta en una lucha parlamentaria fortalecida y unida al movimiento extra-parlamentario.). se fortalece y se organiza un nuevo partido. ella sostuvo que la cuestión no era estar a favor o en contra del parlamento. bajo la presión de la fracción parlamentaria y mal informado) defendió que la lucha parlamentaria era lo opuesto a “la acción directamente revolucionaria […] y justamente por eso era el único medio de la lucha de clases” (490). En el lenguaje político descafeinado que usamos hoy debido a las exigencias de la situación y a los desengaños. El Levantamiento espartaquista.“De hecho crece. un partido socialdemócrata efectivamente revolucionario” (LW 21. Queremos la tribuna de la Asamblea Nacional y las de las Asambleas de electores” (4. frente a los radicales de izquierda (el grupo en torno a Rühle 50). desde 1918-19. Fue la proclamación del «nada más que parlamentarismo»” ([II. Luxemburg critica a Engels porque (en el año de su muerte. Engels lo hizo para: “proteger [la socialdemocracia] de deslices anarquistas […]. Así pues hay que examinar casi tres decenios de realpolitik revolucionaria. el fin de la realpolitik. en 1895. eso suena audaz y. con ello daba su bendición al mero “sólo parlamentarismo” del PSA. el Partido Comunista.483). al mismo tiempo. pero desde aquel momento esa idea dominó efectivamente las acciones y omisiones de la socialdemocracia alemana hasta que obtuvimos el hermoso resultado del 4 de agosto de 1914.

presuponen que los consejos [obreros] habrán tomado el poder político y que estará asegurada la prosecución de la expropiación de la propiedad privada y la transferencia de las empresas y bancos privados a las cooperativas socialistas. que sigue el de la Liga Espartaco. 446 y sig.)– se entienden como medidas para la construcción simultánea del socialismo.). incluido el sindical a languidecer manteniéndose en el marco y en el terreno de la sociedad capitalista. es decir. sin hacer ningún esfuerzo por sacudir esa sociedad y sacarla de sus raíles” (ibíd. No ataca la teoría de 64 . Después de la muerte de Engels. En su crítica a Bernstein se puede estudiar cómo se plantea las diversas dimensiones de la cuestión “reforma o revolución”. el voto a favor con que los parlamentarios socialdemócratas aprobaron los créditos de guerra. que se reclamaba de Marx. vivienda. Aproximación teórica. Para el tratamiento revolucionario de la política de reformas en el capitalismo volvamos al principio. salud y educación de acuerdo con el sentido y el espíritu de la revolución proletaria” (4.Ese “hermoso resultado”. contra el que había protestado en todos los congresos el “grupo de izquierdas”. fue consecuencia del “empantanamiento y desorganización del movimiento obrero” (492). En el programa. para todas las medias tintas que condenaban la socialdemocracia alemana y el movimiento obrero en general. a la primera aparición de importancia de Luxemburg en la socialdemocracia. la fundación del partido coincide con el inicio de la revolución. las reformas sociales –se nombra por ejemplo la disminución del tiempo de trabajo a seis horas como medida de control del paro o la “transformación a fondo de la alimentación. fue estigmatizada como “antimarxismo”. pues “el marxismo oficial debía servir de cobertura para todas las adecuaciones. […]. Su rebelión. Kautsky se hizo cargo de la “dirección teórica” de la socialdemocracia y defendió una política que utilizaba el marxismo como simple fachada. Por supuesto en el Congreso Fundacional ya no se trata del tema de las reformas sociales y/o la revolución.

deben ser considerados de derecha o de izquierda. Lo esencial en cada caso es pues la referencia al objetivo a largo plazo. la lucha a favor de reformas sociales y por la democratización de las instituciones políticas es lo propio del partido y constituye por ende el contenido de la actividad del partido socialdemócrata” (SoR. e incluso más. [la teoría de Bernstein] no se diferencia en nada de la praxis hasta ahora habitual de la lucha socialdemócrata. la perspectiva socialista. 400 [I. lo mismo puede formar parte del contexto de una organización social alternativa que de una política conservadora que pretenda fortalecer la pequeña familia y su antigua división del trabajo o de un proyecto neoliberal sobre el futuro del trabajo51. es la concepción que él tiene sobre el “desarrollo objetivo de la sociedad capitalista” (373). Es cierto que las tareas prácticas del partido y lo que se piense del capitalismo están relacionados. la exigencia feminista de que se reconozca el trabajo doméstico. El problema central es que Bernstein entiende la reforma social como objetivo en sí mismo. Esta argumentación es de gran ayuda en las discusiones actuales en el marco de la izquierda sobre si ciertos pasos aislados. 51 Véase a modo de ejemplo Giarini y Liedtke. En toda discusión uno puede ser cogido por sorpresa cuando las posiciones que uno defiende en determinadas cuestiones. 65 . La causa de ello. Hay un contexto de interrelación relativamente amplio entre el objetivo a corto y el objetivo a largo plazo. 1/1. Así. Los sindicatos. por sí mismos. de repente aparecen formando parte de un contexto fácilmente identificable como conservador. y por consiguiente el punto esencial en disputa. en último término. rechaza explícitamente ocuparse de ello: “En primer término y considerado formalmente. por ejemplo. 68]).Bernstein sobre “las tareas prácticas de la socialdemocracia”. tomada en sí misma. todo vínculo con el socialismo” (401). Eso es lo que determina cómo proceder en las diversas cuestiones políticas cotidianas. pero no de tal modo que toda acción en sí misma sea revolucionaria o reformista. 1998. con lo que la “lucha práctica cotidiana de la socialdemocracia pierde. Tratamiento de las contradicciones.

5 de mayo de 1875. un derrumbe 52en el curso del cual nosotros jugaremos el papel del Consejo general que liquidará esa sociedad naufragada” (Congreso de Stuttgart 1898. como se verá más adelante. De Marx toma la insistencia de que el movimiento es lo que instruye en la praxis política. Pero sin embargo. véase lo expuesto sobre el “objetivo final” en las líneas que siguen. en las que hay que hacer política−. entre las tareas políticas cotidianas y aquello sobre lo que merece discutirse en cuanto afecta a la perspectiva. Sólo en el mar abierto de la vida política […] puede ser instruido el proletariado en la orientación social-demócrata” (Französische Einigung 1/1. 659). por tanto. 13)53. 1/1. 237). Más bien parte del supuesto de que el capitalismo perdurará en el tiempo más allá del momento en que todavía impulse el desarrollo social y. debe transformarse en una política práctica teóricamente fundada. De ahí que las catástrofes de las sociedades capitalistas vayan en aumento. reclamándose de Marx. por consiguiente. En el contexto de su Crítica del programa de Gotha. En el mismo sentido. La propia Luxemburg no explica en ningún lugar cómo hay que programarlo e incluso más. como tampoco se puede aprender a nadar en el cuarto de estudio.Bernstein abandona la tesis que por el contrario Luxemburg reforzará de que la sociedad capitalista: “se enreda en contradicciones irresolubles que al final hacen necesaria una explosión. 52 Luxemburg pasa por ser una «teórica del derrumbe». La distancia entre proceso y objetivo. Atribuyamos a su juventud la selección de los términos y su gran seguridad en el futuro –pero mantengamos como elemento a rescatar la cuestión de las contradicciones en las que “la sociedad se enreda” y. es casi imposible: “los principios de la socialdemocracia no se pueden captar a partir de panfletos y exposiciones. Así se expresó Luxemburg en su primera aparición pública en la socialdemocracia alemana. 66 . usa ese término repetidas veces. escribió éste: “Todo paso en un movimiento real es más importante que una docena de programas” (MEW 19. tiene «cierto derecho»a la existencia. Así pues se trata de descifrar cuidadosamente lo que se dice bajo las palabras elegidas. ella misma corrobora que hacer un alto teórico en una política en movimiento. no cree que la sociedad realmente vaya a derrumbarse. 53 Carta a Wilhelm Bracke.

el proletariado puede llegar a la conciencia de sus intereses de clase y de sus tareas históricas” (SoR. lo cual lleva. incluso algo necesario para aproximarse al objetivo de la transformación social en una perspectiva socialista. Para ello se necesitan tanto el parlamento como la democracia. Desde el principio Luxemburg se posiciona en la problemática de la relación entre la perspectiva socialista y una política cotidiana reformista: 54 Sobre ello volveremos en el capítulo quinto. La llave para comprender esa paradoja reside en la idea que Luxemburg tiene de la política. a plantear en el día a día en primer lugar un “primero esto. La tarea diaria de mejorar la situación de los trabajadores. no es ninguna política socialista. situación que resulta difícil para los parlamentarios socialistas que hacen política cotidiana54. 1/1. al tiempo. Pero. Cosa que sólo podrá ocurrir si tienen experiencias políticas concientemente. en la práctica de sus derechos. Esta última “está de sobra” e incluso “estorba” a la burguesía (tras su triunfo sobre la clase feudal). 96]). porque sólo en ella. 432 [I. 67 . y reside también en su concepción de los sujetos. casi necesariamente.Referir las tareas cotidianas al objetivo socialista a largo plazo es una dimensión necesaria de una realpolitik revolucionaria que sea al tiempo realista. es imprescindible. pues la concibe como una política desde abajo. seres que deben convencerse a sí mismos para intervenir activamente en la transformación de sus condiciones sociales. de las «masas». derecho de voto. en primer lugar. Posición y perspectiva La dificultad de mantener unidas unas fuerzas que tienden en sentido contrario lleva. a perder de vista un objetivo que va más allá de las tareas cotidianas. pero “para la clase trabajadora es necesaria e imprescindible. por sí misma. en segundo lugar. pero aún así. a su vez. porque crea formas políticas (auto-administración. sólo en la lucha por la democracia. luego lo otro”. etc. medio y elemento. Necesaria lo es. justamente esa política cotidiana reformista es. a los que concibe como seres humanos insertos en relaciones capitalistas.) que servirán de puntos de anclaje y de resistencia para el proletariado en la transformación de la sociedad burguesa.

para el derrumbe del capitalismo. siempre presenta una idea del socialismo como un objetivo después del cual habrán terminado las contradicciones y las luchas 55. se encuentra una con una historización que. El término sugiere certidumbre en algo mecánico y en un final. en ningún caso. Sostengo […] que para nosotros. ¿A decir verdad. se pensaba que el trecho para llegar hasta ahí era todavía muy largo” (ibíd. fuera como fuese. en qué consiste el carácter socialista de todo nuestro movimiento? La lucha práctica de hecho se divide en tres ejes: la lucha sindical. quienes hasta 1848 creían que el socialismo se alcanzaría muy pronto.“[…] que en nuestro partido se ha oscurecido un punto de extrema importancia. a saber. Sólo el objetivo final constituye el espíritu y el contenido de nuestra lucha socialista. no existe ninguna cuestión más práctica que la del objetivo final […]. El discurso sobre el objetivo final se encuentra constantemente en Luxemburg (puede que en la crítica a Bernstein esté todavía más acentuado puesto que este lo había atacado expresamente como “fraseología revolucionaria”). 236). que seamos un partido socialista en nuestras luchas cotidianas? Sólo la relación que establecemos entre esas tres formas de la lucha práctica y el objetivo final. llevan a ningún tipo de socialismo y contrargumenta: “¿Qué es lo que hace. entonces. 172]). después. llegaron a la convicción de que “el proletariado tiene todavía ante sí un trecho de camino infinitamente largo” (Gründungsparteitag [Congreso Fundacional] 4. 68 .). como partido revolucionario. cuando “se revisaron los errores y las ilusiones del año 1848”. Luxemburg muestra en detalle cómo ni la política sindical ni la de reforma social ni la democrático-civil. Y tampoco debemos comprender por objetivo final […] esta o aquella idea del estado del futuro. la comprensión de la relación entre nuestro objetivo final y las luchas cotidianas […]. sino lo que debe preceder a toda sociedad futura. Pero si se lee más detenidamente. o sea. 55 Esa idea se revisa en su crítica de la Revolución rusa (véase el capítulo 5). aún así. ¿En verdad esas tres formas de nuestra lucha son socialismo? En absoluto” [Stuttgarter Parteitag [Congreso de Stuttgart] 1/1. Luxemburg nos informa de que Marx y Engels. la lucha por la reforma social y la lucha por la democratización del Estado capitalista. 493 [II. pero. la convierte en una lucha de clases. como revolucionarios. la toma del poder político” (237). “Naturalmente los teóricos serios nunca se han dedicado a la tarea de fijar una fecha obligatoria fija. cualquiera que fuera.

también aquí el término “objetivo final” sería inadecuado. Al tiempo entiende el imperialismo como una forma de prolongar el capitalismo. nota al pie). Pero justamente en cuanto que para ella el objetivo es el proceso revolucionario. que este punto final deba alcanzarse paso a paso. aún cuando para la acumulación posterior necesitaría que siguieran siendo no capitalistas56. Por “toma del poder político”. 391 y sig.) da una fecha para el “objetivo final”: “70 años de desarrollo del gran capitalismo ya son bastantes” (4.) En la época de la Revolución de noviembre de 1918. Luxemburg no entiende ocupar el gobierno del Estado burgués con una mayoría suficiente de diputados socialistas. cuando Luxemburg creía “que hoy podemos tomarnos en serio eliminar el capitalismo del mundo” (ibíd. algo así como para que se extinga el sol” (5. Para nosotros hoy son más adecuados para marcar la orientación de la política cotidiana términos como «perspectiva socialista». 56 En su contribución sobre la Dialéctica de Luxemburg Wolfgang Fritz Haug señala que en el fondo no parte ni de certezas ni de la fijación de un objetivo final. a eso lo llama “inadvertido y continuo deslizarse hacia un Más Allá socialista”. aunque sea una forma en la que choque con sus límites. 245). tal como se dice en la cita anterior (1/1. 69 . sino que hay que leer sus afirmaciones en el sentido de afirmaciones sobre la tendencia. 493).En la Acumulación del capital polemiza con los que pretenden calcular el derrumbe a partir de la caída de la tasa de beneficio: "para el hundimiento del capitalismo […] falta todavía mucho camino. La conexión con el “objetivo final” y el término “toma” están claramente dirigidos a mentar un proceso revolucionario. pues se apropia de las demás formas de producción. «objetivo a largo plazo» o incluso «horizonte utópico». la “eliminación del orden capitalista” (Nachbetrachtungen zum Parteitag [Reflexiones sobre el congreso del partido] 1/1. la cual debe “preceder a la sociedad del futuro”. Con ello “no está dicho. o sea como un forma posterior que le permite sobrellevar sus contradicciones. 247). “El concepto de tendencia nos permite pensar el derrumbe como un momento de mantenimiento del capitalismo y con ello la normalidad de crisis y violencia” (2005. 446. 237). La tendencia hacia este punto final se manifiesta ya en formas que hacen de la fase final del capitalismo un periodo de catástrofes” (5.

la cual sólo puede ser producto del inicio del derrumbe de la sociedad burguesa y que por ello lleva en sí misma la legitimación económicopolítica que procede de aparecer en el momento adecuado” (1/1. o sea la formación teórica. que la paz es engañosa. que los éxitos 70 . la lucha contra la vía oportunista precisa dos “niveles de madurez”: que los sujetos que deben intervenir estén convencidos de ello y que las relaciones económicas se agudicen de modo catastrófico. 244). 434 [I. un momento que transforma todo el movimiento obrero haciéndolo pasar de un cansado trabajo de hormiga para salvar el orden capitalista a una lucha de clases contra ese orden para eliminarlo. Y sin embargo estos términos están presentes en un contexto contradictorio. 42]). «toma del poder político» no nos gustan porque difunden una certeza adialéctica cuando bien sabemos de las derrotas. son mucho más altas que en el caso del enfrentamiento con el anarquismo” (Nachbetrachtungen [Reflexiones]. por eso mismo la cuestión «reforma social o revolución» en el sentido de Bernstein es a la vez para la socialdemocracia la cuestión de ser o no ser” (1/1. 98]). en cuanto a preparación teórica y táctica que la lucha con la corriente oportunista plantea al partido. Los términos «objetivo final». se plantean al partido tareas más difíciles que hacen imprescindible el entendimiento y la comprensión. «derrumbe». Precisamente se trata de clarificar a las masas de trabajadores que son ganadas a su causa por los éxitos de la política de reformas. “Las exigencias. Se trata de formar seres humanos para que se conviertan en: “una masa popular con conciencia de clase.En la crítica a Bernstein agudiza las cuestiones precisamente porque los éxitos de la política cotidiana de la creciente socialdemocracia parecen dar la razón a la vía reformista de Bernstein: “Pero puesto que el objetivo final socialista es el único momento decisivo en el que el movimiento socialdemócrata se distingue de la democracia burguesa y del radicalismo burgués. [I. o sea que son justamente los conceptos que deben vehicular la acción entre contradicciones. Precisamente porque es posible ganar a los trabajadores para la vía oportunista por medio de las reformas y porque los éxitos parlamentarios de los socialdemócratas les resultan evidentes. Así pues.

La interacción entre masa y dirección. su “realpolitik revolucionaria”. un lento proceso práctico y teórico de automovilización que desemboca finalmente en una toma de posesión práctica. Luxemburg trata de lo que Gramsci considerará más adelante la lucha por la hegemonía y que ella denomina “revolucionar espiritualmente a las masas”. 428 [I. […] sino momentos diversos en el desarrollo de la sociedad de clases. no sólo lo que constituye lo específico de su política. “La legislación y la revolución no son métodos diversos del progreso histórico. Sigámosla en su práctica política y destilemos. 92]). en general. la lucha sobre el terreno de la democracia y a favor de ella. como burguesía y proletariado” ( SoR. su posible utilización en el momento presente. sino del hecho de que el capitalismo avanza entre catástrofes.consolidan el estado burgués justamente ahí donde está descalabrado. lo cual es. sino también lo que podría ser. sólo son comprensibles en conjunto. La base de esta concepción Luxemburg la extrae de su consideración del modo de producción capitalista. de los cuales uno condiciona y amplía el otro pero a la vez se excluyen. Pero es necesario ver con claridad que esto no deriva de ningún principio. y comprobemos al tiempo su actualidad. Este abarca las constantes innovaciones y logros de ese modo de producción. juntamente con el objetivo revolucionario. 1/1. a partir de ella. algo así como el Polo Norte y el Polo Sur. Los conceptos no definen procesos mecánicos. al mismo tiempo. en un acto revolucionario. Ruptura con la política hecha hasta el momento Ante las condiciones existentes hay que hacer política y conseguir capacidad política de acción sin perder de vista la perspectiva de un cambio de gran magnitud. cuya característica esencial es el desarrollo de las fuerzas productivas. De este modo movimiento y objetivo se unen. la política cotidiana de reformas como campo práctico. Luxemburg lo reescribe como oposición de complementarios. Lo que aparecía como alternativa. logros que la entusiasman –como también a Marx– lo que no le impide criticar con la mayor fuerza la violencia contra los seres humanos y contra la naturaleza que acompaña al progreso 71 .

de la otra. que conoce el proceso económico y político de la sociedad actual. es aquello con arreglo a lo cual podemos medir no sólo nuestro plan de ataque en sus grandes líneas. como seres humanos o como pueblo (aquí claramente va más allá de la idea de que en esencia sólo hay que tener en cuenta a los trabajadores) que deberían entender que todo progreso es obra de sus manos para poder configurar la sociedad como proyecto propio. es que la asociación de los productores en sentido amplio tome posesión de la sociedad. antes que nada ¿qué es lo que nos proporciona un criterio para escoger. canales. La única posibilidad de detener la violencia y la destrucción. de las cadenas del interés capitalista” (1/1. Los concibe en devenir en la socialización capitalista. de una socialización que prosigue desarrollando formas de producir y de vivir en común que abren cada vez más posibilidades y. de una parte. en cada caso. los medios y los caminos a seguir en la lucha. A veces el decurso del debate hace necesario utilizar una cita dos veces.capitalista. Considera que el descubrimiento científico de Marx consiste en su análisis de la contradicción central de las sociedades capitalistas. se trata de unos “productores” cuya formación Luxemburg anticipaba y cuya destrucción en un combate sangriento temía. la explotación y la destrucción. de modo que evitemos el experimentar sin plan alguno y el utópico lanzar piedras que dilapida nuestra fuerza? La orientación de la que una vez nos hicimos seguidores. posibilidad que se vuelve necesidad si se quiere sobrevivir. En el escrito para el veinte aniversario de la muerte de Marx (1903) formula la ruptura con la política hecha hasta el momento y da a su propia política el nombre de realpolitik revolucionaria: “Pero. En esta medida saluda el desarrollo de las fuerzas productivas (como la construcción de líneas férreas. 283). por vez primera.) sin pasar por alto la forma brutal en que han sido construidos57: “[la construcción del canal de Panamá y del canal en el mar de Nicaragua] muestra qué colosales fuerzas productivas dormitan en el seno de nuestra sociedad y cómo se incrementarán el progreso y la cultura cuando se liberen. 72 . Aquí traduce las Tesis sobre Feuerbach de Marx directamente a política viva. transformar la gran idea del objetivo socialista final en la calderilla de la 57 Véase la crítica a Christel Neusüβ en el primer capítulo. El proceso es pensado a la vez como un proceso de cambio de uno mismo y de cambio de la sociedad. etc. la confluencia. Gracias a este hilo conductor pudo la clase obrera. por fin. sino también cada detalle de nuestro hacer político.

Sólo después de Marx y por él hay una política socialista de los trabajadores que. perturbación de la internacionalidad” (1/1. que debe ser también cotidiana y real. Sitúa la diferenciación de la política burguesa. cartelización.política cotidiana y elevar el pequeño trabajo político cotidiano en instrumento impulsor de las grandes ideas. al mismo tiempo y en el pleno sentido de las palabras. 247). 73 .). 374). Por el contrario. ella insiste en mostrar que todos los impuestos aduaneros son “reaccionarios” desde la perspectiva del desarrollo capitalista general. 373). Pero de lo que se trata es de hacer política desde la perspectiva del desarrollo capitalista en general. es realpolitik revolucionaria” (1/2. refuerzo del militarismo. Luxemburg considera también que la dimensión revolucionaria de la política consiste en que: “se la considere conscientemente sólo como el estadio previo del acto que la convertirá en la política del proletariado dirigente y revolucionario” (1/2. en vez de fundamentarla a partir del objetivo a largo plazo que coincide con imprimir velocidad al desarrollo capitalista y no con retrasarlo. Kautsky orienta su política a los “intereses cotidianos de los trabajadores”. él sólo se posiciona en contra “de los meros efectos concomitantes de los impuestos aduaneros. Esta puede ser la de los “éxitos diarios de tipo material” o la de “las tendencias históricas de desarrollo” (ibíd. sino que podemos estar en contra de los impuestos porque ahora ya son superfluos para la industria” (248). no del modo que pueda resultar oportuno desde cualesquiera perspectivas. tales como encarecimiento de los alimentos. Critica el rechazo de que Kautsky los hace objeto por ser contemporizador y meramente “instrumental”. en la perspectiva a partir de la cual se hace política. Tomemos como ejemplo su política contra los impuestos aduaneros. Antes de Marx había una política burguesa llevada a cabo por los trabajadores y había un socialismo revolucionario. sino “en base a principios”. De este modo él hace depender la conducta socialdemócrata del desarrollo de la industria alemana. Así pues Kautsky no piensa que: “tengamos que estar en contra de los impuestos aduaneros porque hayan sido rebasados por el desarrollo capitalista.

La calderilla de la política cotidiana Intentemos ahora descifrar. se trata de entresacar en ellos aquella parte que enriquece a la humanidad y librar a la ira e indignación del pueblo la parte de violencia que comportan. Por eso la realpolitik revolucionaria precisa publicar análisis en la prensa de oposición. dado que tales progresos nunca son en sí mismos progresos para todos. a partir de los discursos y los escritos políticos del día a día. en los que 58 La política que Luxemburg imagina tras la toma del poder está documentada en el Programa de la Liga Espartaco que sirvió de base para el texto fundacional del Partido Comunista (4. como el ansia de beneficio sin medida por poner un caso. En primer lugar concibe su realpolitik revolucionaria como ilustración e información sobre los “progresos” de la sociedad. Esta sigue siendo siempre política bajo las relaciones de dominación existentes y. Sobre el método. sino que derivan por ejemplo de “bajos intereses”. 445 y ss.). por tanto. En ningún caso es una política socialista que hubiera sido concebida para la construcción de una sociedad alternativa58. así como los objetivos –“un pueblo de trabajadores”.) se exponen los presupuestos en lo que se refiere a los seres humanos y sus actitudes. 431 y ss. Pero. nunca son progreso general. Véanse también los párrafos en el Epilogo al final de este capítulo. es decir. cómo Rosa Luxemburg traduce su programa teórico en política práctica. en el que “todos trabajan para todos” con “una organización completamente distinta del trabajo” y se anima a emprender un debate sobre el ingreso básico sin condición alguna. 239). En el pequeño escrito Sozialisierung der Gesellschaft [Socialización de la sociedad] (4. sigue siendo una forma [de política] que cuenta con sujetos sometidos y con rupturas en la cotidianeidad política.Estas formulaciones muestran visiblemente la concepción que Luxemburg tiene de la política. A esta tarea la llama “ilustración socialista de la clase obrera en la lucha diaria” (1/1. a apropiarse de él y a discutirlo–. 74 .

que lo usa con frecuencia. En alemán el término ha sido corrompido en gran parte por el uso que le dieron los nazis. Los detalles históricos nos parece que son poco más que una colección de hechos muertos. Encontramos informaciones exhaustivas con datos “objetivos” detallados sobre cuestiones económicas (por ejemplo en 1/1. Eso significa que nada es más viejo que un periódico de ayer. 278 y ss. En Luxemburg. De ese modo prepara la base necesaria para plantear. por ejemplo. posteriormente. servían de pilares centrales: la fundamentación histórica en la figura de la 59 Pueblo es otro concepto que no puede ser usado sin reservas. las sumas exactas de los productos y datos sobre el crecimiento del comercio. que ha mantenido la connotación de revuelta especialmente en América Latina. presentándola como ejemplo de la injusticia en el reparto. designa la masa de los trabajadores. 1/2. La resonancia del término se oye todavía con fuerza en el término pueblo [en castellano en el original]. cuestiones asombrosas sobre la política colonial que de ese modo pueden elucidarse al nivel del sentido común. para ella es este un medio muy insuficiente para hacer política. Con ello no persigue en modo alguno una exposición que deduzca la explotación a partir de las grandes cifras de beneficio.) critica duramente. cuando queremos pensar en el sujeto colectivo de una política anticapitalista. y que se usa para designar a los sectores más bajos de la sociedad que no quieren seguir siéndolo. Por el contrario. la nueva tendencia en el movimiento obrero de “fragmentar el sistema doctrinal” de Marx: “La tendencia capital de esta “crítica” consiste […] en separar justamente aquellos elementos que. En el escrito Aus dem Nachlass unserer Meister [De las obras póstumas de nuestros maestros] (1901. Pero aún así en el proceder de Luxemburg con las estadísticas y en el modo de tratar los acontecimientos. sus artículos de periódico resultan difíciles de leer. En ellos (en el artículo Wozu die Kolonialpolitik [¿Para que sirve la política colonial?] 283 y ss.se informe a partir del punto de vista del pueblo 59. ¿Pero qué palabra decir si no es esta. 130 y ss. Resultan ser una formación en política del día a día de un nivel que no se ha vuelto a alcanzar. hasta ahora. a la que se dirige una política de liberación. gente de hoy. por muy diverso que sea este? 75 .) aporta datos precisos sobre el número de buques y los nombres de las líneas activas en el comercio exterior. el cual se sostiene sobre el sentimiento de justicia. se pueden descubrir propuestas metodológicas para la política actual.). Para nosotros. algo bastante habitual en la prensa de izquierdas.

para Luxemburg. que se sacrifica el dinero y la sangre del pueblo sin obtener como resultado el bienestar prometido. Si prolongáramos lógicamente ese pensamiento hasta el final. sin que bastaran “al genio para crear el socialismo científico” (1842). no le contrapone. A la propaganda según la cual deben librarse guerras comerciales en beneficio del pueblo y por su bienestar. esa 76 .). La pura observación empírica del hecho de la explotación. En contra de esta tesis ella aduce como argumento irrefutable que tales hechos se conocían desde hacía mucho y que incluso Marx los conocía desde hacía tiempo. tienen un valor nulo para el comercio alemán y para la industria. 284). y peligros constantemente crecientes para un tranquilo desarrollo” (285). 1/1. como sería de esperar desde la izquierda. después que ya ha quedado claro qué trae consigo ese movimiento comercial y cuando ya hemos visto qué “efectos miserables resultan del comercio con el África alemana”. del “plusproducto” parece que deba bastar como base. sino al contrario. Les toma la palabra y muestra que no es cierto. la simple conciencia de la “injusticia” del reparto deba bastar como legitimación del movimiento obrero socialista” (137 y sig.necesidad objetiva y la fundamentación científica en la del análisis económico. pregunta: “Pues. En su opinión es claro que la propaganda de guerra que se apoya en argumentos que apelan al bienestar nacional encuentra asentimiento popular. Y algo más adelante: “La política aventurera mundial no puede traer al pueblo alemán una expansión comercial e industrial. Por eso en el ejemplo anterior. en resumidas cuentas ¿para qué necesita Alemania una política colonial? Precisamente los países cuya conquista y mantenimiento costaron al pueblo una inmensidad de dinero. demostrar la explotación no es un argumento concluyente. Así pues. por cuyo motivo supuestamente fueron conquistados” (WR. argumentos morales antimilitaristas ni aquellos que apelan a la solidaridad con los pueblos oprimidos. Luxemburg acepta combatir sobre el terreno en el que la clase dominante ejerce su hegemonía. sino sólo enormes sacrificios de sangre y dinero. por el contrario se esfuerza en que el pueblo mismo se enrede en las contradicciones del sistema. El asentimiento se nutre de la opinión de que realmente los gobernantes se preocupan del “bienestar del pueblo”.

argumentación política podría significar que las guerras serían legítimas si. Otra forma de realpolitik revolucionaria consiste en involucrarse en el conflicto entre Estado y clase trabajadora. apoya esa expansión condicionalmente. El argumento principal era que el Estado iba a espiar por esa vía la esfera privada. El movimiento feminista que casi un decenio antes había auspiciado que se considerara lo privado como político estuvo poco presente entre los protagonistas del boicot. Pero Luxemburg no piensa la política como una cuestión susceptible de una argumentación lógico-mecánicorectilínea. Lo encontramos. Más bien siempre y en todo momento trata de que el pueblo tome partido como si él mismo estuviera en el gobierno. obteniendo una medida con la que es posible mostrar la desigualdad general en medio de la igualdad en cuanto a la destrucción. que llamaron al boicot. Luxemburg había escrito con menos rodeos. poco más de 90 años antes. V. pero no en función del desarrollo capitalista en general. De ese modo muestra que los de arriba son iguales unos a otros en la destrucción. sino contra una política estatal que de la mano de determinados monopolios.). Procede según la idea clara de que toda intromisión de arriba es también una respuesta. sino una información precisa que enlaza con elementos del sentido común. no simplemente para argumentar contra ellas. por ejemplo. Mientras que grupos de izquierda que formaban parte de un movimiento de boicot se obstinaron con ocasión del censo de 1986 en la República Federal Alemana en una campaña de rechazo y de negación abstracta60. El medio que usa para ello no es el adoctrinamiento. sino para extraer de ellas algo de utilidad para los trabajadores. En cierta forma supone la apertura de un ámbito político. sobre una iniciativa muy parecida de control del Estado que tales resultados estadísticos sobre el conflicto económico del trabajo con el capital “podían aportar [también] a la clase trabajadora un cuadro general de sus luchas 60 Contra el censo de 1986 se movilizó una alianza constituida por diversas iniciativas con los verdes. más detalles en Gruszka y Weberling. efectivamente. ¿Se podría decir que es este un tipo de populismo de izquierda? Se trata de una disposición específica de las contradicciones. 288 y sig. 1987. algo mixto en donde los de abajo siempre pueden ganar algo también. 1/1. trajeran consigo la riqueza comercial. en cuyo marco los individuos no se indignan contra la expansión comercial. ni como un cálculo teórico. Aquí busca las intervenciones directas de arriba. 77 . en sus notables artículos sobre la “Estadística de huelgas del Reich” (WR.

como sí hizo la izquierda en la protesta de la Alemania Federal de 1986. A estos Luxemburg los considera como aproximaciones progresivas a las formas socialistas de producción y socialización. y tiende hacia formas nuevas. contra las cuales el 78 . La tesis básica sigue siendo que el modo de producción capitalista por sí mismo es revolucionario e innovador. de que se expropia saber. Sin embargo el Estado. dado que faltan conocimientos de gran importancia sobre la situación del pueblo. Por esto mismo el desarrollo capitalista espoleado por el beneficio entra en conflicto incluso con los viejos poseedores y con los privilegios. entra en conflicto con lo “que no cambia”. con lo que además proporciona informaciones contrastadas a nivel internacional. sino que incluso aquí defiende el punto de vista de que. las encuestas sobre conflictos económicos del trabajo con el capital […] pueden servir como material para la lucha del Estado contra la clase trabajadora” (289). en la mayoría de los casos protege el capital antiguo. hasta que tropieza con sus propios límites. Luxemburg insiste en que “a pesar de las intenciones de sus creadores […] no hay duda de que las estadísticas serán de utilidad para el movimiento obrero pues seguro que podrán obtenerse algunas enseñanzas saludables. Pero no se lamenta. dado que no se revoluciona constantemente de igual modo. por muy parciales que sean los datos aportados” (291). toda fuente y toda encuesta serán de utilidad.. Italia y Austria. La política revolucionaria debe hacerse pues contra el Estado y por nuevos desarrollos en el capitalismo.económicas y numerosas pruebas de la utilidad de organizarse para llevarlas a cabo” (289). Una forma más de intervención que merece el nombre de realpolitik revolucionaria es el intento de agudizar las contradicciones internas del capitalismo desde el punto de vista del pueblo. Pone de relieve el carácter reaccionario y partidista de la encuesta en Alemania. incluso en EE. donde las encuestas sirven a la reforma social). principalmente sobre la imposibilidad de prescindir de la organización obrera en las luchas económicas con el capital. pues reúne “material de acusación contra el moderno movimiento obrero” y sirve “para proteger a los esquiroles contra el «terrorismo» de los huelguistas (de modo muy distinto de lo que se hace en Inglaterra y en Francia. A pesar de que tiene claro que: “en según qué condiciones. UU.

para ella. ni la herrería ni la minería se cuentan entre los lugares de producción en los que tengamos confianza y sabemos del fracaso de la Revolución de noviembre. y que por tanto actúa contra los intereses a largo plazo de los que trabajan. levantan entre la sociedad capitalista y la socialista una muralla cada vez más alta. actúe a favor de reformas en la sociedad capitalista y contra esa misma sociedad. eso quedó reservado a Bernstein” (433 [I. el discurso sobre los “martillazos” nos suena doblemente antiguo. pero sus relaciones políticas y jurídicas. Dado que para nosotros. se retoma en el capítulo quinto. que es el trasvase de la sociedad de sus formas capitalistas a las socialistas. que desarrolle una revolucionaria realpolitik en el parlamento. Las contradicciones de la sociedad capitalista se prolongan en la política. 1/1. 68]). también de la misma Luxemburg: “la propia necesidad de que el proletariado tomara el poder político no fue puesta en duda ni por Marx ni por Engels en ningún momento. o sea la toma del poder político por el proletariado” (400 [I. 96]). la refuerzan y la elevan todavía más61. de cómo se puede impulsar en el parlamento burgués una política parlamentaria socialista que. 433 [97]). 79 . o sea. se despliega en ellas. Lo que puede derribarla son sólo y únicamente los martillazos de la revolución. no actuar es una “traición pasiva” (SoR. Traduzcamos pues el mismo contenido en palabras más conocidas. al contrario. que sigue siendo actual. la gente de hoy. Ni el desarrollo de las reformas sociales ni la democracia abren boquetes en esa muralla. Por eso. al tiempo. en la cita anterior se hablaba de la dificultad que entraña el que toda política de reformas –que es necesaria para mejorar la situación de la clase trabajadora y para conseguir el consentimiento de los que trabajan– sea al mismo tiempo una política que refuerza y prolonga el modo de producción capitalista.Estado levanta impedimentos. “Las relaciones de producción de la sociedad capitalista se aproximan cada vez más a las socialistas. Más que de la necesidad de la revolución. Tomar el corral de gallinas del parlamentarismo burgués por el órgano llamado a realizar la transformación más poderosa de la historia mundial. La realpolitik revolucionaria presupone que hay contradicciones reales. Hay que encontrar un modo de hacer una política que también sea contradictoria. por el contrario. sino que. Pero de ahí para Luxemburg no se deduce que deba abandonarse la política de reformas o que deba 61 La cuestión.

para ser consecuente. El capitalismo por tanto produce los momentos que hacen posible la sociedad socialista. En el capitalismo hay que hacer política con el “proletariado oprimido. tendría que «tender a impedir» todo el capitalismo en general. sin él. el desarrollo de la sociedad no habría llegado al punto a partir del cual la perspectiva socialista puede hacerse real. Pero entonces.). 95]). por tanto. la batalla por las mentes y por los sentimientos también debe formar parte de una realpolitik revolucionaria que sea al tiempo realista. sino como sociedad alternativa que va más allá de él. Ella polemiza contra tal conclusión. no con el victorioso” (433). según la cual la socialdemocracia debería: “[estar] contra la democracia. encontrara gusto en la ociosa tarea de seleccionar la parte buena y en deshacerse de la parte mala de la historia. debe hacerse también contra ellos. como interpreta Bernstein. Oponer de modo excluyente la política revolucionaria a la de reformas sociales. Pero eso significa. “En realidad el capitalismo. Lo mismo vale con todo su alcance para la democracia” (ibíd. 80 . junto al hecho de que pone obstáculos. [si] el desarrollo de la democracia contribuye a reforzar y no a debilitar las contradicciones capitalistas [y] debería tender a frustrar todo lo posible las «reformas sociales y la ampliación de las instituciones democráticas»” (432 [I.). y que. que la política en beneficio de los trabajadores. a la política democrática y a la realpolitik – eso podemos aprender de Luxemburg – es mérito de un análisis falso del modo de producción capitalista y asimismo de una valoración falsa del proletariado. Luxemburg lleva irónicamente este pensamiento hasta el final: “En cualquier caso la socialdemocracia lo haría si. no como desarrollo alternativo al capitalista. por lo demás. pone al mismo tiempo la única posibilidad de realizar el programa socialista. Y de nuevo refuerza la argumentación diciendo que el capitalismo no es simplemente bueno o malo sino que es contradictorio. según el estilo pequeño burgués. pues él es sin discusión posible el malvado principal que pone todos los impedimentos en el camino al socialismo” (ibíd. que.impugnarse.

59 y sig. por tanto. sino justamente en el sentido opuesto. 1987. 63 Con motivo de la introducción de alta tecnología en la industria y la administración se podría estudiar esa política sindical como si fuera un manual. [I. oponerse a las innovaciones. también lo están las consecuencias del desarrollo de las fuerzas productivas y el progreso técnico que es producto del desarrollo de la economía capitalista y que a la vez es la causa de que esta sea históricamente transitoria por necesidad. La radicalidad con que 62 El concepto “desvalorizar” se usa aquí en el sentido habitual del término. 59]). 81 . los juicios de Luxemburg sobre las alianzas adquieren una dureza inesperada. el interés del capitalista (individual) coincide completamente con el progreso y el desarrollo de la economía capitalista. no según la teoría marxiana del valor. pues desvaloriza la fuerza de trabajo62” (389 [I. La situación del trabajador individual es por el contrario completamente opuesta: todo cambio profundo de carácter técnico es contrario a los intereses de los trabajadores directamente afectados y empeora su situación inmediata. 172 y ss. Pero al hacer esto. socialistas y catedráticos de izquierda. Puesto que la realpolitik revolucionaria es una lucha por la hegemonía popular. no actúan en interés de la clase trabajadora en general ni a favor de su emancipación −que más bien coincide con el progreso técnico. por tanto. sólo pueden hacerlo en el sentido últimamente mencionado. o sea de involucrarse desde el principio en la política laboral con la mira puesta en el futuro de los trabajadores (véase Proyecto de automoción y cualificación. “Es claro que en lo que afecta a la técnica de la producción. como por ejemplo frente a la alianza que se pretendía forjar en 1917 en Estocolmo en la Conferencia por la Paz (4. Los sindicatos con su política defensiva y su respeto por lo conseguido desperdiciaron la posibilidad de configurar los cambios en beneficio de los trabajadores. Esa constelación de ideas introduce contradicciones en la política de las organizaciones obreras desde el momento en que estas intentan compartir las decisiones sobre la introducción de nuevas tecnologías.) creando una lista en la que confluían ciudadanos. es decir sólo pueden actuar en interés de los grupos de trabajadores directamente afectados y.])63.). es decir con el interés del capitalista individual−. La propia necesidad le empuja a mejorar técnicamente. en el sentido de la reacción” (389 y sig. “En la medida en que los sindicatos son capaces de inmiscuirse en los aspectos técnicos de la producción. Los compromisos surgidos de tal alianza quitarían la perspectiva socialista a las demandas obreras. 279 y ss.Todo el modo de producción capitalista está determinado por las contradicciones y.

sino que además recomiendan a los de abajo lo que ellos mismos no cumplen. Pues el pueblo por sí mismo no hace alianza ninguna. para concluir de ahí que en los países del Occidente europeo la población trabajadora. 1/1. por lo que estos no sólo resulta que tienen menos valor moral. mientras que las clases burguesas en todos los países están a la par. A pesar de que tal vez no estemos de acuerdo con el método algo temerario de establecer conclusiones sobre las costumbres de la burguesía alemana a partir de las del ejército ruso. pero revirtiendo la indignación de forma sorprendente contra los de arriba. la “sociedad civil burguesa”. Esto sucede en la cuestión de “la riqueza que conlleva guerras” o incluso en la cuestión del alcoholismo. Su punto de partida es que abstenerse de alcohol es un requerimiento moral que encuentra consenso y por ello las prédicas de los de arriba contra la depravación de las costumbres de los de abajo pueden afectar a estos últimos en su autoestima. En este punto puede echar mano de frases que se han convertido 82 . tiene un nivel de abstención todavía mayor que el ruso. A los de arriba los llama “los más nobles y los mejores de la nación”. debido entre otras cosas a su mayor educación. llamando precisamente a la indignación moral. a los “inferiores”. 288) empieza por recordarnos que los de arriba predican el abstencionismo a los de abajo. toma al ejército como espejo “de la configuración de las costumbres en la sociedad de clases”. Luxemburg resuelve esa difícil tarea. los puntos de engarce y el movimiento de Luxemburg tienen su interés. para preservarlos “de la ruina económica y moral del alcoholismo”. La lucha por la hegemonía tiene que contar con la comprensión moral que las masas tienen de la cultura dominante y con sus juicios morales. Por falta de datos sobre sus hábitos en la bebida. De ello concluye que a las costumbres superiores hay que buscarlas entre el pueblo y no entre los diez mil de arriba. Pero al dar la información precisa sobre la situación en el ejército ruso nos informa de que la depravación moral se halla entre los de arriba.Luxemburg se expresa se alimenta de la inmediatez con que se dirige siempre directamente al pueblo en sus discursos y escritos. A modo de ayuda toma las devastadoras cifras de los daños por alcohol entre los oficiales del Ejército Ruso a diferencia del soldado raso. En el breve escrito Wer muss von der Trunksucht gerettet werden? [¿A quién hay que proteger del alcoholismo?] (WR. Pensar en alianzas presupone tener representantes.

La supuesta tranquilidad desinteresada a propósito la 64 Una búsqueda en la red realizada en enero de 2007 ofreció 28. Aquí la vemos reuniendo gran cantidad de datos sobre el crecimiento de la capa de funcionarios y calculando su salario medio. Eso ocurre incluso en textos desconcertantes a primera vista. Luxemburg escoge un modo de presentar las cosas que deja que tal conclusión sea elaborada por el sano sentido común.) informa sobre un escándalo que consiste en ofrecer al “público”65 acciones en una aseguradora que protege a quien las suscriba frente a las consecuencias derivadas de deudas por impagos hipotecarios. Luxemburg introduce esta noticia en una secuencia en la que menciona la forma general que tiene el capital de “vivir haciendo pagar legalmente los costes a otros […]” “sin entrar en conflicto con las leyes vigentes”. 83 . Así por ejemplo en el artículo Kapitalistischer Schwindel [“Un timo capitalista”] (WR 1/1.400 resultados. 65 Luxemburg utiliza a menudo la palabra “público” cuando habla sobre la masa del pueblo tal como la ven los de arriba.). sin que casi ninguna hiciera referencia a Heine. La moral de los de arriba resulta ser una mera frase que. y termina afirmando lacónicamente: “Pero por incitar a la huelga se impone prisión”. sirve para dominar a los de abajo. en su mayoría en el marco de la política y de las prédicas. que también se sitúa al nivel de la conciencia de justicia del sentido común. es una observación en la que se comparan diversas aplicaciones de la “ley vigente”. 278 y sig.en refranes. Con ello se refuerza también el objetivo. Otra forma de esa agitación de realpolitik. 279 y sig. pero se bebe el vino a escondidas”64. Los de arriba no merecen confianza y la autoconciencia del pueblo trabajador se refuerza. a continuación introduce ese nuevo timo que es descifrado como un ejemplo del objetivo que tienen “las sociedades anónimas que operan de un modo totalmente público en el ámbito de los seguros […] consistente en pagar las deudas de los terratenientes con dinero ajeno”. como Beamtenelend in Frankreich [Miseria entre los funcionarios en Francia] (WR. En esa medida sus artículos están construidos de modo que predisponen a pensar y a formase por sí mismos. entre otras cosas. que no es otro que el pueblo deba y pueda tomar en sus propias manos su sociedad. que son el derecho de la clase dominante. Habitualmente la crítica de izquierdas al derecho se limita a constatar que el derecho y la ley son parciales. como la de Heine: “En público recomienda beber agua.

Por eso aconseja leer en el aumento de la capa de funcionarios y en su miseria la caída de la producción y el comercio. Con ello muestra –y nos enseña– a no tomar los datos por dinero contante y sonante. nationale Frage und Revolution [Fragmento sobre la guerra. la cuestión nacional y la revolución] de 1918. con los Estados nacionalistas advenedizos. Muestra que aquellos que desempeñan el trabajo de oficina más letal para el espíritu. como por ejemplo cuando presenta el programa de paz de la burguesía después de la Primera Guerra Mundial66. con los trepas socialistas del gobierno. exactamente igual que en la sociedad. con los enfangados socialistas de oposición «leales a los principios». en su opinión. “la magnitud de la remuneración está en relación inversa con la magnitud y la dificultad del trabajo”. 286). sino difundir la idea de que hay que intervenir políticamente en la economía: “El mercado mundial se hace cada vez más pequeño. a partir de los datos de un ámbito a los movimientos que se dan en otros. en los que la pequeña burguesía ya no halla empleo. sacudirá el mundo capitalista”(WR. provocará una guerra comercial de gran magnitud). con los utopistas pequeño-burgueses. Otro medio utilizado es la exageración irónica. Pero su objetivo no es pensar en encontrar soluciones para los problemas del capitalismo y los que este ocasiona. con los partidos reaccionarios. da al “pueblo” una serie de informaciones (como por ejemplo sobre el hecho de que EE. se ven reducidos a cobrar sólo el mínimo existencial. se esté transformando de país importador a exportador lo que. mientras que aquellos cuyo trabajo consiste en “«discursos» y festejos” reciben más de veinte veces más. De nuevo encontramos aquí la recomendación de utilizar el método comparativo y con ello a pasar. 84 . con 66 De Fragment über Krieg. Ambos métodos son accesibles por sí mismos al sentido común. Antes que nada enumera quiénes son aquellos a los que “se unen los socialistas de todos los países”. a la corta o a la larga. la competencia es cada vez más dudosa y una crisis comercial. En suma. queda rápidamente destruida en cuanto explica que en el Estado evidentemente. las fuerzas productivas desarrolladas sobrepasan cada vez más las posibilidades de venta. se unen con los: “gobiernos imperialistas de la Entente. más o menos general.UU. con los pacifistas burgueses.remuneración media. sino a descifrar en los promedios un reparto oculto que hay que interpretar como tendencias diferenciales en la evolución general. es un acontecimiento cada vez más inevitable que.

Los socialistas no han aprendido nada y sucumben una vez más a la invitación de la primavera de los pueblos que se ha iniciado entre los países capitalistas. la ciudad americana de Gary se transforma en una guardería a lo Fröbel. armonía de las naciones. el león y la cabra juegan a la gallina ciega. con los babosos/lacayuno/servil becarios ucranianos del militarismo alemán” (4. que el desarrollo capitalista en su conjunto puede ser adecuado.). de la euforia general por la autodisolución de los países de socialismo de Estado. lo más absurdo. En la embriaguez general de paz se dejó oír. con el papa. el trueno de guerra de la primera Guerra del Golfo y. El poder se inclina ante el derecho. desde entonces. democracia. para los intereses del desarrollo popular. el presidente de los millonarios americanos” (ibíd. un melodrama de cine: el capital de repente ha desparecido. donde el cordero pasta tranquilamente al lado del lobo. El arca de Noe. el tigre ronronea pestañeando como una gruesa gata doméstica. Recapitulación Condición para desarrollar una realpolitik revolucionaria es el análisis científico y un continuado y adecuado estudio de los desarrollos del modo de producción capitalista. paz. el débil se endereza. Krupp no producirá cañones sino luces de Navidad. un cuento de viejas. La realpolitik revolucionaria se lleva a cabo en el Estado imperante y precisa del parlamento y la democracia burguesa así como de la acción extra-parlamentaria. Y todo ello siguiendo la fórmula mágica de Wilson. en la historia del capitalismo el mundo ha sido sacudido por las guerras con mayor fuerza que nunca anteriormente. También esto puede tomarse como una premonición de 1989-91. 85 . a la inversa. de las oposiciones de clase no hay ni rastro. poco después. Un supuesto básico general es que los movimientos en el capitalismo son contradictorios.los imperialistas alemanes en bancarrota. con los verdugos finlandeses del proletariado revolucionario. que parecían ser el último impedimento para la primavera general de los pueblos. 367). Y ¿qué hacen los socialistas. y que. hasta cierto punto. mientras el antílope le acaricia con el cuerno detrás de la oreja. Desarme. el proletariado internacional? “Caen en lo más trivial. los sindicatos y las leyes estatales que proponen medidas de protección pueden oponerse al progreso.

30 y sig. a su sentido común. aquí 3.Necesita especialmente una prensa pública.). 27). utiliza frecuentemente en sus discursos los refranes y juegos de palabras. Transferir tales experiencias cotidianas a la gran política hace que el lenguaje actúe ahí como medio en movimiento. muestra los aspectos positivos y los desarrollos del capitalismo incluso si. trata de descifrar cada información de modo que se pueda leer en varios planos según sea el punto de vista adoptado. Pues se trata de difundir conocimiento e información sobre lo que ocurre realmente. Además de la difusión del conocimiento. Luxemburg concibe este proceso como formación. utiliza otros medios: por ejemplo. metáforas del ámbito doméstico y análogos (una gastada zapatilla de la diplomacia. como preparación del pueblo trabajador para hacerse cargo de las tareas de gobierno desde una perspectiva socialista67. Por ello Luxemburg no informa prioritariamente sobre la miseria. usa la comparación en tanto que método de corte casi sociológico constantemente presente en los reportajes. El pueblo debe ser informado de tal modo que se pueda convencer por sí mismo. Dado que Luxemburg se sitúa al nivel del sentido común. están dirigidos contra los trabajadores. tienen que capacitarle para pensar políticamente en la perspectiva de asumir el poder político. de modo que se haga posible un proceso autónomo de discernimiento informado. Por último. y hace que la política gubernamental se vuelva tan comprensible como el terreno del que proceden el lenguaje y sus imágenes. sobre la explotación. entre otros. sino contra la raíz de la configuración social” (3. un “becario baboso de los lobos de la bolsa franceses y alemanes”. Hay que convocar al pueblo dominado y a su sentido de la justicia y de la moral. adquiriendo significados continuamente cambiantes. Hay que luchar contra el consenso y la hegemonía dominantes. espontáneamente. pone al descubierto las contradicciones internas del sistema. sino que da informaciones que serían importantes para un pueblo que gobernara. en una moral pequeño burguesa que mira hacia atrás y en otra propia de los movimientos de protesta que “no está dirigida contra los efectos. Los puntos de vista que el pueblo adquiere así. pone de relieve la división de la moral dominante en una moral para los de abajo y otra que sólo vale para los de arriba. 67 Ese punto se retoma en el capítulo quinto con motivo de la cuestión de la revolución y la “dictadura del proletariado” 86 .

Pues la «realpolitik» de la socialdemocracia que ha tratado todas las cuestiones cotidianas siempre como simples cuestiones del día a día. Los esfuerzos de las montañas quedan atrás por delante los esfuerzos de las llanuras.Lukács: La construcción del socialismo La realpolitik revolucionaria de Luxemburg en tanto que concepto fue escasamente retomado de modo explícito en la política posterior de izquierdas. Para Lukács es esencial confrontarse con la herencia con la que la socialdemocracia ha debilitado el concepto y la praxis de la realpolitik. 68-86). pero ahí no se refiere a la lucha política cotidiana en el capitalismo. Analiza lo que Brecht denominó “los esfuerzos de levantar los pisos” en la construcción del socialismo tras la caída del fascismo68. sino que al mismo tiempo transforma el objetivo final en una utopía” (1924/1967. “El proletariado toma el poder del Estado y erige su dictadura revolucionaria: eso significa que la realización del socialismo se convierte en una cuestión cotidiana. o sea sin ir nunca más allá del horizonte de la sociedad burguesa de modo real y concreto. justamente por eso ha hecho que el socialismo tenga a los ojos de los trabajadores el carácter de una utopía.69) . Hasta tal punto la había entendido en un sentido pragmático y reformista que en la política de la clase obrera se había perdido la capacidad para pensar con perspectiva. B. sino refiriéndose a su libro sobre la acumulación (véase sobre ello el capítulo cuarto en este libro). Un problema para el que el proletariado ideológicamente no está preparado en absoluto. La separación entre el objetivo final y el movimiento que lleva a él falsea no solo la perspectiva correcta en la cuestiones cotidianas. sin relacionarlas con los problemas últimos de la lucha de clases. sin enlazarlas con el decurso del desarrollo general. o sea del movimiento. Brecht 87 . 68PERCEPCIÓN Cuando regresé mi cabello aún no había encanecido eso me alegró. sino a la política de Lenin en la construcción del socialismo. En el estudio se habla a menudo de Rosa Luxemburg pero no en relación con la realpolitik revolucionaria. Lukács por su parte sitúa también el concepto en el ámbito que se abre entre las tareas cotidianas y el “objetivo final”. Es cierto que Georg Lukács en su estudio sobre Lenin de 1924 titula todo un capítulo “Realpolitik revolucionaria” (pp.

que pertenecen al repertorio de la idea de la realpolitik revolucionaria en Luxemburg. Pero en esa nueva forma el automovimiento. del pueblo. no juega ningún papel más en la historia posterior del pensamiento marxista renovador. sencillo y sobrio. La realpolitik revolucionaria de Lukács es la de Lenin en la “realización del socialismo”. Por el otro lado es una visión clara que se enfrenta a todas las tendencias nuevas que derivan de esa situación. por Bertolt Brecht y por Peter Weiss. la reelaboración del utopismo ajustándolo a objetivos finales factibles. muestra que ese concepto. como ocurre con la teoría marxista en general. Concebir así la realpolitik revolucionaria. por lo que hay que recordar en este punto el arte político de doble sentido propuesto por ellos y su implícita «realpolitik revolucionaria». en tanto que término. su contenido fue recibido y continuado especialmente por Antonio Gramsci. el experimento. por ningún deseo utópico” (71). Por un lado es un análisis estrictamente marxista. o. por decirlo de otra forma. también puede hacerse útil para la política post-revolucionaria dándole otro sentido. visión que no está empañada por ningún prejuicio teorético. de la estructura económica y de las relaciones de clase. que fuera formado para una época pre-revolucionaria y había sido fructífero en ella. la autoeducación de las masas. cuya tarea pasa a ser ahora la “liquidación de toda forma de utopismo” (71). Gramsci: Sentido común. no juegan ningún papel en las consideraciones de Lukács. de la situación dada. del ganarse a la gente. pero que va a lo más concreto. de su auto88 . No hay duda de que entre Antonio Gramsci y Rosa Luxemburg hay un parentesco teórico en su concepción de la política. de modo que se la pueda alinear junto a una realpolitik que va a buscar el utopismo en lo realmente posible. hegemonía y guerra de posiciones. La realpolitik de Lenin es: “el punto más alto alcanzado hasta ahora de la dialéctica materialista. Aunque el concepto en tensión que une lo revolucionario con lo propio de la realpolitik.Eso es lo que dice Lukács precisamente sobre una socialdemocracia en la que Luxemburg y su política no ocupan ningún alguno.

uno que fuera en la dirección necesaria para conseguir el éxito definitivo” (C. C. 7. Gramsci critica como economicista que Luxemburg insista en las dimensiones de autodestrucción que se dan en el modo de producción capitalista y que con ello pase por alto la estructura en la que – por seguir con la metáfora de la guerra –el sistema se 69 Véase por ejemplo la elaboración de las implicaciones pedagógicas de la teoría de la hegemonía de Gramsci llevada a cabo por Andreas Merkens (2004).) es visto como la artillería de campaña en la guerra. Hace notar que Luxemburg: “descuida los elementos voluntarios y organizativos. 70 El escrito de Luxemburg que valora la experiencia de 1905 fue traducido al italiano por Alessandrini en 1919-20. El elemento económico inmediato (como las crisis. 92170)70: “Me parece que este librito es lo más importante de la teoría de la guerra de movimientos aplicada a la ciencia histórica y el arte político.transformación de miembros subalternos de la sociedad en seres humanos que quieren y tienen que configurar su sociedad. por lo que inconscientemente los descuida por prejuicio «economicista»” (ibíd. aunque sobre todo estudia la política de los de arriba para elaborar las perspectivas de una posible contra-hegemonía. 1. Con ello desarrolla un concepto del aprendizaje político 69.). al menos. 2. partido y sindicatos (GW. a principios de los años 30. basa su política en las experiencias de los seres humanos. 866). justamente en la realpolitik revolucionaria. con los que caracteriza formas de guerra que se adecuan de modo muy desigual a las relaciones de clase y que le permiten captar el modo peculiar con que el “bloque en el poder” gana para su política las expectativas y esperanzas de la población. Bajo el título de Arte militar y arte político Gramsci desarrolla. En el contexto más amplio de sus reflexiones sobre las técnicas de guerra menciona el texto de Luxemburg Huelga de masas. § 10. en suma. su concepto de “guerra de posiciones” y “guerra de movimientos” (Cuadernos de la cárcel. etc. § 133). que estaban mucho más extendidos de lo que Rosa parece inclinada a creer. cuya tarea era abrir una brecha en la defensa enemiga que fuera suficiente para que las tropas propias entraran y consiguieran un éxito estratégico definitivo o. 89 . También Gramsci trabaja con el sentido común.

tras experimentar una revolución fracasada. tiempo y dinero. De todo ello tenían que resultan correcciones en la concepción de la política. “¿Quién consumía en EE. y leamos en el análisis de Gramsci sobre Americanismo y fordismo el pasaje sobre la cuestión del alcohol y las costumbres de los de arriba72. en puritanismo. 90 . que necesita ocio. 2088). pero no se da cuenta de que la realpolitik revolucionaria de Luxemburg es al mismo tiempo su forma de guerra de posiciones. en el marco de la Primera Guerra Mundial y la aparición del fascismo. aunque en la mayoría de sus dimensiones esta satisface precisamente las exigencias que Gramsci impone a la acción política en la “guerra de posiciones”. pero es cierto que faltan las dimensiones que él mismo echa en falta en Luxemburg en lo que se refiere a la teoría de la guerra de movimientos. 71 Frank Deppe (1989) está de acuerdo con Gramsci en que Luxemburg ha elaborado una teoría de la guerra de movimientos y lo fundamenta históricamente diciendo que eso correspondía a su época. ambas cosas difíciles de disponer en la vida del nuevo trabajador de Ford. por lo que “no pierde su confianza en sí mismo. Por otra parte desconoce claramente la política cotidiana de Luxemburg que aquí hemos presentado como realpolitik revolucionaria71. y regresan transformadas en campañas. en tanto que quedan sublimadas en moral de pioneros. en la que hay que pelear con las ideologías dominantes. 22. En último término el análisis de Gramsci está integrado en un tratamiento más extenso del fordismo. Pero lo más importante es que Gramsci escribe más de dos decenios después. el alcohol introducido por el mercado negro? El alcohol se había convertido en una mercancía de máximo lujo y ni siquiera los salarios más altos permitían su consumo a las amplias capas de las masas trabajadoras” (C. La comparación puede mostrar cómo a partir de Luxemburg se ha seguido trabajando en el mismo sentido que lo hacía ella (véase sobre ello el capítulo quinto). En este contexto anota que iniciativas surgidas para hacer que el trabajo funcione se convierten en ideología de Estado. mientras que Gramsci trabaja en una teoría de la guerra de posiciones “tras la derrota de los movimientos revolucionarios de masas” (17). A modo de ejemplo recordemos el articulito sobre el alcohol y la depravación moral. § 11. sus fuerzas y su porvenir”. mientras que la polémica de Luxemburg proviene de un pequeño artículo. Con la prohibición el alcoholismo se convierte en un problema de tiempo y dinero. UU. Lo mismo sirve para ir a la caza de mujeres.regenera en sus diversos “santuarios”. citado anteriormente. 72 Comparar la política de Gramsci y la de Luxemburg en un punto es también obviamente problemático.

4. podremos estudiar las posibilidades de formar seres humanos nuevos en el contradictorio contexto de las conductas laborales y vitales: 1) en cuanto acción subjetiva. que traían consigo el mercado negro y las bandas. Si seguimos a Gramsci. 2) en lo que afecta a su determinación por transformaciones en las formas de trabajar (desarrollo de las fuerzas productivas). 2088 y sig. el teatro. 532). quiere que el hombre trabajador no dilapide la fuerza de sus nervios en la búsqueda compulsiva y desordenada de satisfacción sexual: el trabajador que va a trabajar tras una noche agotadora. §11. Se sustraen al prohibicionismo que reina en su hogar y contraen matrimonios de temporada. se han desplazado de un modo peculiar. puesto que al hacer esto sale a la luz con claridad que en esa cuestión hay dos clases con normas distintas. Los concursos de belleza. atraviesan el océano. en las que se pelea por la hegemonía. Para designar esa discordancia moral Gramsci propone el concepto de “ruptura psicológica” (ibíd. Me parece que las mujeres tienen una función de primer orden en ese fenómeno. la corrupción. El industrial varón sigue trabajando. etc. se trata de una prostitución escasamente encubierta por las formalidades jurídicas” (C. 2084).“El nuevo industrialismo quiere monogamia. pero la mujer se convierte cada vez más en un animal consumidor de lujo. Las relaciones de fuerza. estaba muy extendida entre las clases superiores” (C. seleccionan las mayores bellezas del mundo y las sacan a subasta. Gramsci deduce de ahí que las separaciones matrimoniales se limitaban a las clases superiores. 22. § 52. 22. 3) a través de las relaciones de producción en tanto que configuración ideológica producida por aparatos industriales 91 . la sobrecarga de la pasión no se adecua al movimiento cronometrado de las máquinas y de los gestos de la producción humana” (C. incluso si se hace millonario. Se muestra en que: “se forman zonas de pasividad social cada vez mayores. “Los trabajadores tampoco estaban a favor del antiprohibicionismo. sus hijas prosiguen la tradición materna. Consecuencia de ello es una discordancia moral cada vez mayor entre los de arriba y los de abajo.).) Por ejemplo. que dificulta a los de arriba “presionar a las masas trabajadoras” con exhortaciones generales para que sean disciplinadas. § 10. Las mujeres viajan.. el cine. no es un buen trabajador.

de la moral. Pero.UU. ya sea de unas u otras. el que estén motivados para gastar su energía al nivel adecuado. a falta de “grandes tradiciones «históricas y culturales»” (C. de las campañas estatales. y casi se transforman en sistemas de concepción del mundo (el puritanismo por ejemplo). 22. 2068). de antaño donde. §2. por lo que la industria podía crecer sin impedimentos y lograr que los demás ámbitos se subordinaran a ella. 92 . que constituían ya el núcleo de la realpolitik revolucionaria de Luxemburg. Esta idea fue acuñada por referencia a los EE. y 4) por medio de campañas ideológicas estatales en las que las nuevas exigencias se refuerzan con el recurso a la tradición y a las costumbres heredadas. Del análisis del fordismo en EE. 2069).). sus instituciones y organizaciones. El sentido común es la base a partir de la cual los individuos se explican el mundo e intentan actuar en beneficio propio. Se ve como Gramsci relee como relaciones de fuerza los diversos “santuarios” a través de los cuales se reproduce la sociedad. Gramsci insiste en que las luchas por la hegemonía. para legitimar o explicar las acciones propias y las decisiones tomadas. Más próximas a las de Gramsci son las ideas de Luxemburg sobre el sentido común y su papel a la hora de hacer política.. concluye: “La hegemonía brota en la fábrica y para ampliarse necesita sólo una cantidad pequeña de mediadores profesionales de la política y de la ideología” (ibíd. no pueden desencadenarse sin analizar lo cultural. Eso incluye todas las cuestiones del trato dado tanto al cuerpo como al alma. 2. había menos sedimento parasitario de clase. La materia sobre la que se disputa en la política laboral es la psicofísica de los seres humanos.(empresa). donde “el conjunto de la vida del país se basa en la producción” (C. también las relaciones de género entran en su análisis. al mismo tiempo. 73Sobre la cuestión de cómo en el concepto de la política de Luxemburg se conjugan en el capitalismo lo cultural y el trabajo hay pocos estudios preparatorios –se intenta una primera aproximación en el capítulo quinto−. UU. pero además basa el arte de la política en el análisis del trabajo en la forma y el contexto históricos correspondientes73. Gramsci parte del supuesto de que en el sentido común se acumulan de modo acrítico las experiencias de épocas diversas y que en él se echa mano a discreción. § 2. Al tiempo que los diferentes niveles de lo cultural.

admira. y que no se concibe como alguien aislado. Gramsci deduce de eso que cada uno debe echar cuentas consigo mismo. 93 . en culturas diversas e incluso contradictorias. querido.). según la cual el ser humano “es el conjunto de las relaciones sociales”.. los individuos tienen que “trabajar de forma coherente” para ser capaces de actuar en sociedad. El individuo vive en medio de diferentes grupos y colectivos. 7. y que en parte son científicas y están orientadas al futuro. quiere. el cual conoce. [. en tanto que ya ha conocido. 11. Así alguien puede ser supersticioso en muchas decisiones de su vida cotidiana y. § 35....] Hay que elaborar una doctrina en la que todas esas relaciones sean activas y estén en movimiento. 891) que eso incluye antes que nada “la idea del devenir”. sino lleno de posibilidades que le son ofrecidas por otros seres humanos y por la sociedad de las cosas. ver en qué capa se sedimentan sus juicios y si los puede considerar adecuados a la forma más desarrollada de su conciencia. tener una concepción del mundo de corte científico. en otra dimensión de su pensamiento. De la Tesis de Marx. Este proceso es en sí mismo inacabable. antes que nada es una tarea política porque incluye la intervención para configurar las relaciones sociales. al mismo tiempo. Esta tarea no sólo es psicológica. organizar las cosas para el bienestar de todos y. de todo lo cual tiene inevitablemente un conocimiento cierto” (ibíd. crea. El sentido común es contradictorio o cuando menos incoherente. Propone que cada quien debe hacer una especie de inventario de su sentido común. y que analizarlo y ordenarlo de nuevo le dará mayor capacidad de acción en el sentido afirmado por cada uno (C.. Gramsci deduce (C. considerar correcto depositar toda la capacidad de actuar en un dirigente. lo que hace ver claramente que el lugar en que se desarrolla esa actividad es la conciencia del individuo humano. admirado y creado. Gramsci prosigue sintetizando que “el ser humano” en cuanto ser social sólo puede apropiarse de su ser en tanto que impulsa incesantemente su propia transformación. Insertos en relaciones. se transforma continuamente con el transformarse de las relaciones sociales. etc.dificulta el desarrollo de la capacidad para actuar de forma emancipadora. cada uno con una cultura propia que orienta la praxis respectiva.el ser humano deviene. 1376). con formas de pensar que en parte están basadas en supersticiones y prejuicios. § 12. a partir de lo cual desarrolla su proyecto de investigación: “.

en el flujo de su formación. tira del hilo y transforma las doctrinas que encontramos en las propuestas de Luxemburg sobre la realpolitik revolucionaria. En sus escritos y piezas vemos que. 2003b. §54. da una lección sobre el lenguaje en tanto que elemento básico del arte de la política 75. otra para los de abajo. Se trata pues de relaciones “que hay que conocer genéticamente. Haug. En esa tarea aprovecha de múltiples formas el método de la comparación que Luxemburg también usaba 74.). pues cada individuo no es sólo la síntesis de las relaciones existentes. de ese modo. 10. en tanto que deja que cambien y que transforma el conjunto de relaciones cuyo punto de interconexión es él mismo” (C. Parte del supuesto de que los individuos en sus relaciones tienen experiencias contradictorias y elaboran imágenes del mundo que deben ser desordenadas como paso previo para ordenarlas mejor. Con ello no sólo visibiliza que hay una doble vara de medir. de modo que se organicen entre ellos. de un modo casi sistemático. La continuación de Luxemburg en Bertolt Brecht y Peter Weiss Bertolt Brecht aprovecha la síntesis que ofrece el sentido común.“De ahí que se pueda decir que cada uno deviene otro en la medida en que se transforma. sino que genera un gran desconcierto en el uso habitual de los términos. Narra el proceso complejo en el que las palabras actúan como secuaces del poder. lo que significa que es la síntesis de todo el pasado” (ibíd. 75 Véase el apartado sobre el uso político del lenguaje en Rosa Luxemburg en el capítulo primero. presupuesta de modo implícito por Luxemburg y elaborada por Gramsci. para hacer posible una experiencia de aprendizaje activo. aunque no deja de notar que la esperanza en una sociedad distinta puede usar las mismas palabras siempre que se expliquen y se desplacen las contradicciones que en ellas están reducidas al 74 Véase F. cambia su contexto. Brecht moviliza los diferentes niveles de experiencia y los enfrenta unos a otros. 94 . 1348). sino también de la historia de esas relaciones. muestra que son parciales y están corrompidos y. una para los de arriba.

silencio. Brecht toma un tema del texto fundacional de la Liga Espartaco redactado por
Luxemburg en el que se dice:
“Ellas [las masas proletarias] tienen que ser disciplinadas sin el látigo del patrón, obtener el mayor
rendimiento sin el impulso capitalista, tener disciplina sin yugo y orden sin dominio. El mayor
idealismo en interés de todos, la máxima autodisciplina, el auténtico sentido cívico de las masas
son la base moral de la sociedad socialista, del mismo modo que la estupidez, el egoísmo y la
corrupción lo son de la sociedad capitalista” (4, 443 [II, 154]).

En Conversaciones de refugiados (Flüchtlingsgesprächen) Brecht hace decir al
trabajador Kalle, como en una especie de quintaesencia:
“Usted me ha dado a entender que está buscando un país en el que haya una situación tal que
virtudes tan exigentes como patriotismo, sed de libertad, bondad y abnegación sean tan poco
necesarias como lo son aquí el cagarse en la patria, el servilismo, la mala educación y el egoísmo.
Esa situación es el socialismo. […] Pero quiero hacerle notar que para ese objetivo se necesita algo
más. Y eso es la más extrema valentía, la más profunda sed de libertad, la mayor abnegación y el
mayor egoísmo” (GW, 14, 1499).

Si Luxemburg intentaba resolver el problema de que para la construcción del socialismo
se necesitan precisamente diligencia, trabajo y disciplina, diciendo que los trabajadores
socialistas iban a desarrollar esas virtudes sin el látigo del patrón, o sea por sí mismos, y
colocando el idealismo sólo del lado de la moral socialista, igual que el egoísmo estaba
sólo colocado del lado de la sociedad capitalista, Brecht descabala esa ordenación: las
virtudes aparecen en los dos lados. En sí mismas no son ni buenas ni malas, sino que en
determinadas condiciones se dan la vuelta y se dirigen contra los de abajo, lo que
muestra que incluso la moral está al servicio de la clase dominante. A menudo Brecht
termina tales enseñanzas con la secuencia siguiente: estoy a favor de relaciones en las
que tenga sentido ser disciplinado o egoísta, idealista o bueno. De este modo, hace girar
la admonición de Luxemburg a la moral socialista convirtiéndola en una reflexión
general sobre el hecho de que las expectativas estén constreñidas a los objetivos
capitalistas, de los que se pueden desligar en la construcción de una sociedad
alternativa. Pero son las mismas energías que sirven a la reproducción del capitalismo,
las que pueden servir para la configuración de una sociedad alternativa. La obra de
Brecht se puede definir como una instigación para reflexionar sin descanso; él mismo
afirma que pensar es una pasión.
95

Hay otra forma en la que tanto Brecht como Peter Weiss se refieren a Rosa Luxemburg,
incorporando sus ideas y sus palabras en su obra y siguiendo su propuesta de que hay
que reconocer que los seres humanos son los propios configuradores de sus relaciones:
En este sentido Luxemburg lanza una invitación urgente a escribir la historia como obra
de seres humanos comunes –también esta es una dimensión de su realpolitik
revolucionaria−. Critica la historiografía que presenta “todo lo bueno y lo malo, tanto la
felicidad como la miseria de los pueblos [como si fuera] obra de algunos dominadores o
de los grandes hombres” y subraya que hay que comprender que “[son] las masas
anónimas [las que] crean […] su destino” (4, 206)76.
En Preguntas de un obrero ante un libro (GW 9, 656 y sig.) Brecht retoma esa idea:
“Tebas, la de las siete puertas ¿quién la construyó? [...]
¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra? [...]
La noche en que fue terminada la Muralla china ¿a dónde fueron los albañiles?”

Peter Weiss retoma la invitación de Luxemburg para descifrar un determinado tipo de
historiografía como modo de ocultar las luchas de liberación de los seres humanos y la
convierte en el escenario inicial de su obra monumental Estética de la resistencia, en la
que usa el lenguaje de ella, en parte casi al pie de la letra, en parte según su estilo.
También en Weiss, como en Brecht, son obreros lectores los que, con sus pensamientos
y conocimientos, nos ayudan a descifrar de un modo completamente distinto los
testimonios históricos generales al contemplar el Altar de Pérgamo77.
“No hay duda de que eran personajes de buena crianza los que pisoteaban y subyugaban a una
mezcolanza de seres bárbaros y que allí no se inmortalizaba a quienes en los callejones de la
ciudad hacían funcionar los molinos, las fundiciones o los talleres artesanos, ni a los que
trabajaban en los mercados, en las obras, en los astilleros del puerto, […] ciertamente sólo se nos

76 El texto de Luxemburg se cita entero y se discute en el primer capítulo. En el
apartado Experiencias y sujetos.
77 Estos pasajes de la Estética de la resistencia fueron objeto de estudio en diversos
grupos de trabajadores estudiosos en Suecia y en Hamburgo durante los años 80,
combinados con visitas al Museo de Pérgamo de Berlín. Recuerdo el entusiasmo con el
que los estudiosos devoraban la novela que para ellos significaba introducirse de modo
subversivo en la cultura burguesa, lo que redundó en la apropiación de su propia historia
explorándola y recuperándola.
96

transmitían los nombres de algunos de los maestros […] pero no los nombres de aquellos que
convirtieron los planos en sillares y que establecieron los puntos de cruce con compases y barrenas
[…]; nada recordaba tampoco a los trabajadores forzados que trajeron el mármol y arrastraron los
grandes bloques hasta los carros tirados por bueyes, y a pesar de todo, dijo Heilmann, el friso no
sólo glorifica a los cercanos a los dioses, sino también a aquellos otros cuya fortaleza estaba aún
oculta, pues no eran ignorantes, no querían dejarse esclavizar eternamente y al final de la obra se
rebelaron” (1983, p. 12 y sig.).

Así narra Weiss la historia, grabada en la piedra, de aquellos a los que la historiografía
habitualmente silencia, y la presenta como ruptura, como futuro, de modo que al tiempo
que critica la historiografía escribe otra historia. La línea formada por los modos de
pensar y de argumentar de Luxemburg inspira toda la novela junto con su apasionado
compromiso.
Brecht escribió también directamente sobre Rosa Luxemburg pues quería seguir la pista
de la distancia que separa la ciencia abstracta y las luchas políticas cotidianas, así como
los intereses, e interpretarlo como una forma de lucha que atraviesa a las personas.
Planeaba escribir una pieza sobre Luxemburg que quería titular Conversación sobre la
lucha cotidiana (Gespräch über den Alltagskampf). El leitmotiv iba a ser la cuestión de
elegir entre abstracciones puras, como las que encontramos en las Matemáticas, que
Luxemburg había estudiado anteriormente, y la inmersión en lo cotidiano, en la política.
Por la misma época escribió Sobre un teatro de lo cotidiano (Über Alltägliches Theater)
como una tarea nueva:
“Sus artistas, que hacen su teatro
en grandiosas casas, bajo soles de luz artificial
y ante gente silenciosa, a veces van a ver
el teatro que se representa en la calle.
El teatro cotidiano, multitudinario y sin gloria
pero tan vivo, terrenal y alimentado por el vivir común
de los hombres, que se representa en la calle”.
(GW [Obras completas], 9, 766)

Gran parte de la obra de Brecht se puede leer como introducción a una política
dialéctica.

97

¿Cómo seguir?
Transplantar la realpolitik revolucionaria de Luxemburg a los combates políticos
actuales de las izquierdas se las tiene que ver con un mundo radicalmente cambiado.
Habiendo dejado atrás el proyecto del socialismo de Estado cuyos inicios Luxemburg
alcanzara a ver, reducido el movimiento obrero, aunque no la cantidad de trabajadores
en el mundo, habiendo crecido y habiéndose globalizado el capital transnacional,
impulsadas revolucionariamente las fuerzas productivas, cambia también la propia
izquierda. Atrás queda el empuje del movimiento del 68, cuando parecía que todavía era
posible la subversión revolucionaria, aunque no fuera más que una ilusión.
Enflaquecidas y desengañadas, las desgarradas izquierdas están en Alemania ante la
posibilidad histórica de unir sus fuerzas una vez más. ¿Les sirve de algo la realpolitik
revolucionaria de Luxemburg? ¿Cómo se pueden usar las dispersas publicaciones de
izquierda para construir fuerza de oposición? ¿Cómo se puede minar la increíble fuerza
de la televisión? ¿Cómo usar internet?
Joachim Hirsch (1994) construye un puente al trazar el escenario de la crisis tras el final
del fordismo que exige una drástica corrección del modo de hacer política. Denomina su
concepto “reformismo radical” en el que, si bien de otra manera, se entrelazan de nuevo
reforma y revolución. Esboza el contradictorio desarrollo neoliberal del Estado
capitalista nacional, en el que, a pesar de todo, todavía se sigue basando ese
contradictorio desarrollo, y hace lo mismo con el endurecimiento de la marginación y
del racismo que comporta, así como con la creciente amenaza a la democracia y a los
derechos humanos en el ámbito nacional-estatal. Según Hirsch para la izquierda se trata
de:
“formular teóricamente un nuevo concepto de la política democrática y de ponerlo en práctica,
[con la idea] de que una transformación democrática de las estructuras de producción y dominio
no puede conseguirse con la ayuda del sistema de instituciones estatales, sino sólo contra sus
mecanismos y presiones […]. Es necesario luchar contra las estructuras institucionales existentes,
sin que podamos echar mano de formas alternativas ya preparadas” (16 y sig.).

98

En este contexto Hirsch no hace referencia a la realpolitik revolucionaria de
Luxemburg, pero, en relación con esto, agudiza la política luxemburguiana contra el
Estado, abogando por una solución que sobrepase la “configuración histórica del
Estado” (18) y proponiendo alternativas posibles de regulación social, que hay que
construir “en las largas luchas, en los debates y por medio de la experiencia práctica”
(20). De modo distinto que en Luxemburg y Gramsci, en su modelo político ni el
desarrollo rampante de las fuerzas productivas ni el trabajo juegan ningún papel
relevante.
Wolfgang Fritz Haug considera que la propuesta de Hirsch y otros (Esser, 1994) es un
intento “[de traducir] a la actualidad, tanto como sea históricamente posible, lo que
Rosa

Luxemburg pretendía

con

el

contradictorio

concepto

de

«realpolitik

revolucionaria»” (2003, 294), pero critica que Hirsch y otros no se dirigen a la
“sociedad civil de abajo”, sino a un “trascendente «totalmente Otro»” (ibíd., nota al pie
218).

Objetivos a corto y a largo plazo
“Dado que no hay a la vista ninguna alternativa global al capitalismo, la incorporación al
socialismo de las muchas salidas, que de alguna forma rebasan el capitalismo en algún aspecto, se
convierte en tarea actual. Toda política se convierte cada vez más en una política en las fronteras
del capitalismo” (W. F. Haug, 2005, 458).

Con su propuesta de una “política en las fronteras del capitalismo transnacional de alta
tecnología” (2005), Haug traduce la contradicción que anida en el concepto de una
“realpolitik revolucionaria” en la fórmula que permite unir a un objetivo socialista a
largo plazo la política de cada día que diversos actores desarrollan en muchos puntos.
Ese objetivo no puede quedar definido de modo centralista, sino que debe desarrollarse
a partir de las luchas cotidianas que rebasan al capitalismo en diversos puntos.
“La dialéctica entre los objetivos a corto y a largo plazo, en estas condiciones [cuando no se abre
para la mayoría de la población ninguna participación en las posibilidades dadas por el desarrollo]
nos depara una sorpresa: Lo más lejano es lo que está más cerca. En aras de la democracia la

99

). La consigna reza: ningún reformismo ni tampoco ninguna revolución. sino que ahora lo revolucionario impregnaba la política cotidiana. una época en la que había una diferencia entre los objetivos a corto y a largo plazo. Poco antes Luxemburg había justificado una vez más (en el fragmento sobre la guerra) la necesidad de la revolución: “Lo que hace del socialismo una necesidad histórica y vuelve inevitable una revolución mundial es la imposibilidad objetiva de resolver las tareas a las que se enfrenta la sociedad burguesa” (4. que quieren y pueden tomar el poder político. Epílogo Volvamos de nuevo al momento en que la cuestión no era la de los objetivos a corto y a largo plazo. es el mínimo que tenemos que imponer hoy en día” (494 [II. la economía del capitalismo. De ese modo Haug desplaza la política luxemburguista de “revolucionar a las masas”. pero continuar siempre con una realpolitik revolucionaria que esté en contra del economicismo. 78 Tania Storløkken en su contribución a Reforma social y revolución en el Foro Social de Erfurt de 2005 presenta esa combinación de objetivos a corto y largo plazo y la enlaza con las ideas de Luxemburg sobre la revolución. Para nosotros ya no hay ningún programa mínimo ni ningún programa máximo: el socialismo es ambos. con pequeños pasos. 372). lo deshistoriza y le quita la dialéctica. 100 . llamadas mínimas. volvamos a la revolución fracasada de noviembre de 1918-19. Pero dado que presenta esa conjunción como la teoría y la praxis política de Luxemburg en general. y no como su postura en el “primer periodo de la revolución”. de proceso político de aprendizaje y de tratamiento de las contradicciones. y el objetivo final socialista del programa máximo […]. porque ya no se trataba de la realpolitik revolucionaria en el sentido que había tenido hasta entonces. 174])78. era la época de “la separación entre las reivindicaciones inmediatas de la lucha política y económica. En el Congreso Fundacional del Partido en 1918-19 (durante la revolución de noviembre) da por terminados los 70 años de política socialdemócrata. de ese modo hace imposible percibir el esfuerzo que representa esa unión cotidiana de los objetivos a corto y largo plazo que define la realpolitik revolucionaria de Luxemburg como un proyecto contradictorio y que le da sus rasgos característicos de política cotidiana “minuciosa”.izquierda debe esforzarse por transformar la crisis de legitimación de la democracia representativa en una crisis de legitimación del capitalismo” (ibíd. a un proyecto polifónico. consistente en rebasar desde ya.

En la perspectiva trazada por Luxemburg es de notar parece oponerse a la política actual de la izquierda. cuando Luxemburg escribe esto comparte todavía la ilusión de que la revolución iniciada pueda salir bien. 101 . 18. del que gozan actualmente los ricos explotadores. con confortables cuidados para los ancianos. Sólo quien lleva a cabo algún trabajo útil para la generalidad.−” (Die Sozialisierung der Gesellschaft [La socialización de la sociedad] 1918. descubrimos qué grandioso y al mismo tiempo qué pequeño y qué actual sigue siendo el objetivo: “Para que en la sociedad todos puedan disfrutar del bienestar. ha sido desacreditado de tal forma por el fascismo que ya casi no somos capaces de prestar oídos. La comunidad debe ocuparse sin más excusa de los que no puedan trabajar –y no como actualmente con ridículas limosnas. sino con cuidados amplios. escribe Marx en 1875 en el epílogo de Enthüllungen über den Kommunistenprozess zu Köln [Revelaciones sobre el proceso de los comunistas en Colonia] (MEW. especialmente la pseudo-división del trabajo. “gira en torno al sol del trabajo”79 y que ya ha resuelto las cuestiones ligadas al enajenado trabajo asalariado. todos tienen que trabajar. 570). con educación a cargo de la sociedad para los niños. 4. 401-421). en una sociedad que. pero acto seguido anima a seguir trabajando. etc. a aprender de los errores.1918). para decirlo con Marx. ya sea físico o intelectual. En la economía socialista es una evidencia que el deber general de trabajar se extiende a todos los que sean capaces de ello. El vivir ocioso. excluidos naturalmente los niños. 19 y ss. puede aspirar a recibir de la sociedad los medios para satisfacer sus necesidades. especialmente unido a trabajo. El término deber. en el marco de una teoría de la liberación. al llamamiento de Luxemburg sobre el “deber general de trabajar”. En las ideas concretas de Luxemburg sobre qué hay que hacer y cómo hacer lo que la sociedad burguesa ya no puede hacer. 432). los ancianos y los enfermos. la división social de clases entre los que trabajan y los que no trabajan (véase MEW. Deber es un concepto usado a menudo 79 “Una sociedad no encuentra su equilibrio hasta que gira en torno al sol del trabajo”. 80 Véase la entrada “trabajo” en el Diccionario Histórico-Crítico de Marxismo (HKWM 1. con servicios públicos de sanidad para los enfermos.Por supuesto. Ella se concentra en la asociación de productores.)80. más tarde atribuye la derrota esencialmente a la “deserción de los dirigentes” (El orden reina en Berlín 14. 19.1. se ha acabado. Ahí Luxemburg sigue totalmente a Marx cuando pone en el orden del día el derecho y el deber de todos al trabajo.

Las reformas fueron implantadas por el gobierno en cuatro fases: Hartz I. han intentado salir al paso de la “crisis del trabajo” con medidas como el Hartz IV81. El “deber de trabajar” es. como por ejemplo cuando se trata de frenar la barbarie capitalista. A. [N. desde los social-liberales hasta los conservadores. Estos intentos. Eso también está en el texto. sometidos al embate de la polémica de Luxemburg. deber designa una posición ética de la voluntad de liberarse. Conmoción 81 Hartz es el nombre del programa de reformas del mercado alemán de trabajo que fueron propuestas por una comisión nombrada al efecto y presidida por Peter Hartz. etc. II y III (2003-04) y IV (2005). el “yo-S. Con este fin se necesita una política laboral de amplia perspectiva que vaya más allá de la renta básica. creyendo que con ello mantienen su hegemonía al tiempo que toman nota del aumento del empobrecimiento y de la pasividad de sectores cada vez más amplios de la sociedad. que la tarea obvia de que todos aquellos que sean capaces de ello hagan que la sociedad sea habitable la para todos. Igual que responsabilidad. nadie que no haga nada. y apoyada esta con acciones de protesta extraparlamentaria (véase sobre ello el capítulo quinto).] 102 . la descarga de los costes de la sanidad sobre los individuos. Los gobiernos. en pocas palabras. resultan ser propios de un parlamento que en lo particular está agotado y. en lo general. cuando se trata de tareas históricas. concierne a recortes sociales relativos a la reforma del subsidio de desempleo.por Luxemburg. Hartz IV. Una política de izquierdas para las luchas del siglo XXI debería analizar con la mirada de Luxemburg “las tareas imposibles de resolver” por los gobiernos. como surge del contexto. El capítulo cuarto. de introducir el socialismo como “deber de clase”. En ese caso el deber general de trabajar incluye el cuidarlos. el mínimo existencial. ni más ni menos. Ningún parásito.”. a no ser que no puedan hacer otra cosa porque son demasiado jóvenes o demasiado viejos o están demasiado enfermos. Aún así entre las primeras lectoras de ese paso de Luxemburg reinó una indignación tan grande que realmente no pudieron ni siquiera tomar nota de la frase siguiente. el auto-empresariado y el recorte de las rentas. nadie que viva a costa de los demás. de las T. el “puesto de trabajo a un euro”. desbordado.

sus concepciones fundamentales. que no saben que están llenos de ira contra su propia carne y su propia sangre cuando se revuelven airados contra la Liga Espartaco” (448 [II. y hace que el coro de los trabajadores revolucionarios. Un examen cuidadoso da como resultado que sus posiciones. termine así: “Otros iguales a él lo llevaban ya contra la pared y él. 154]). 1957. 91. que el capitalista coloca en el proceso de producción. El programa también contiene pasos concretos que en parte siguen siendo hoy actuales. Escoge la metáfora del “camino del Gólgota de las experiencias amargas propias” (449) y repite cuatro veces la exhortación “¡Crucificadle!” como exigencia de los capitalistas. libres. 160]). Pero no del todo. en palancas pensantes de dicho proceso. a los que se ha mentido y maltratado. se mantuvieron iguales durante los decenios en que hizo política. mientras los pequeño burgueses: “y entonces los hombres como Scheidemann que. Brecht no retoma el tema de la crucifixión. “Las masas proletarias tienen que aprender. aún comprendiéndolo. y finalmente: “¡Crucificadle!. Obras de teatro. vuelven a repetir como un eco las capas de trabajadores y soldados engañados. han vendido los trabajadores a la burguesía y tiemblan para coger las monedas de plata de su amo político”. sino este último giro sobre los trabajadores y soldados maltratados. que informa del fusilamiento de un trabajador revolucionario. 443 [II. La gran certeza inicial de que el triunfo de la clase obrera era inevitable a pesar de todas las dificultades se divide en dos líneas en el programa de la Liga Espartaco de diciembre de 1918.Nos queda todavía la cuestión de la asombrosa perseverancia de la luchadora Rosa Luxemburg. como Judas Iscariote. autónomas” (4. su realpolitik revolucionaria. tampoco lo comprendió” (La Madre. tienen que convertirse de máquinas muertas. Pero aparece también otra línea. Da orientaciones generales para organizar día a día la construcción del socialismo y para hacer de las masas un pueblo que sea capaz de gobernar. como por ejemplo “acortamiento del tiempo de trabajo para controlar el paro” y “total equiparación jurídica y social de los sexos” (446).) 103 . Ahora Rosa Luxemburg inscribe la historia socialista en la tragedia cristiana.

Brecht insiste en la importancia de comprender. de que el espíritu socialista sobreviva. pues eso es lo que al final perdura y lo que. En último término eso es lo que escribe en su breve Epitafio para Rosa Luxemburg “Aquí yace enterrada Rosa Luxemburg una judía polaca defensora de los trabajadores alemanes asesinada por orden de opresores alemanes. por ser Realpolíticos revolucionarios. empañada por la duda. son asesinados. incluso si sus actores. Y encuentra predecesores en la tradición ética cristiana traduciendo la pasión [de Cristo] en la historia de la lucha de clases. todavía más importante. ¡Oprimidos enterrad vuestra discordia!” 104 . puede acabar con los conflictos entre aquellos que son inseparables.Leyendo a Luxemburg encontramos la esperanza.

8. de que contaron con su bendición (entre otros L. a Luxemburg y a Leibknecht [N. para actuar como grupo de choque contra organizaciones como las socialistas y las comunistas. 620).Capítulo tercero ANÁLISIS DE LOS FALLOS Y CRÍTICA DE LOS ERRORES COMO ARTE DE LA POLÍTICA Planteamiento de la cuestión El 15 de enero de 1919 Rosa Luxemburg y Kart Liebknecht fueron detenidos y. Annelies Laschitza añade: “Al atardecer fueron llevados al Hotel Eden. 84). al menos. cuartel de la división de la guardia de caballería que estaba al mando del comandante Pabst. [el periódico] Rote Fahne [Bandera Roja]. El propio ministro de defensa Gustav Noske les había otorgado su apoyo para que reprimieran con violencia el Levantamiento Espartaquista en el que miembros de los freikorps asesinaron. cuando supuestamente les trasladaban a la cárcel. Durante los primeros años de la República de Weimar (1919-1933) estuvieron integrados por paramilitares protofascistas y ultranacionalistas que contaban con el apoyo de las autoridades gubernamentales. 206). e incluso que había sido instigador” (1998. 1969. 82 Los freikorps eran los cuerpos de voluntarios paramilitares de Alemania. fueron asesinados. desencadenó una tenaz campaña para encontrar a los asesinos de Luxemburg y Liebknecht y para desvelar que el PSA encubría a los asesinos. entre las que también había dirigentes socialistas. Raya Dunayevskaya escribe: “Era 14 de enero. Basso. La campaña de linchamiento promovida por la socialdemocracia estaba en pleno apogeo y los freikorps82 eran sus ejecutores […] tras el asesinato […]. Pronto hará 90 años de aquello.] 105 . Haffner. dirigido por Jogiches. Hay indicios de que los asesinos actuaron por encargo de la dirección socialdemócrata o. de las T. 1994. este de facto consiguió por teléfono la autorización de Noske para matarlos” (2000. entre otros muchos.

sino que el texto. Esto puede generar la impresión de que me desvío la orientación del capítulo creando confusión. cuando lo que ocurre es que el método de exposición se rige por la idea de que el objetivo no es responder a la pregunta. de su “miserable flaqueza sin igual” (4.. La desesperación carga las líneas de términos fuertes. de su traición. por tanto.¿Cuál era la crítica de Luxemburg a la socialdemocracia para que fuese tan peligrosa para el partido? 2. 83 En este capítulo el desarrollo del planteamiento de la cuestión sirve como principio de exposición. que hablan de la vergüenza y la deshonra de la socialdemocracia. al reprimir el Levantamiento espartaquista de 1918-19 y matar a Luxemburg actuaban en interés propio. vayamos algo más atrás en la historia y preguntémonos por los motivos que tenía el partido para eliminar a Rosa Luxemburg. sino plantear una nueva cuestión.En lugar de quedarnos tranquilas con la certeza de que la socialdemocracia estaba del lado de la contrarrevolución y que. Pero no se conforma con ello. tenemos que releer este trabajo enfocándolo desde tres perspectivas83: 1. también conocido como Folleto de Junius– así como las tesis de cuatro páginas que acompañaban el escrito. 147). Unos dos años antes del atentado se había difundido ilegalmente la respuesta de Luxemburg ante la actuación del Partido frente a la Primera Guerra Mundial –el escrito Crisis de la socialdemocracia.¿Qué concepción del Partido Socialista se desprende de la crítica? 3. 106 . indignación ante el hecho de que de un plumazo se acabara con la esperanza de que los proletarios de todos los países se unieran.. Ante todo..¿Qué método de análisis político-teorético y qué crítica se utilizan que tengan todavía validez en la actualidad? Aprobación de los créditos de guerra Yo había leído el texto Crisis de la socialdemocracia principalmente como expresión de la indignación provocada por la aprobación por parte de los socialdemócratas de los créditos de guerra en el parlamento. “atalaya” de la Internacional.

partiendo prácticamente siempre del análisis de los medios de comunicación. ahí elabora lo que 84 En el Congreso Fundacional del PCA en 1918-19 grita lo siguiente obteniendo un gran aplauso: Los “dirigentes sindicales alemanes y los socialdemócratas alemanes [son] los mayores y más infames canallas que han vivido sobre la faz de la tierra. se ocupa de tres temas. las relaciones de fuerza específicas en cada caso. Una violación del programa del partido que ella atribuye. en los oprimidos de los países afectados). hayan actuado por cuenta propia doblegando la voluntad general” (Parteidisziplin [Disciplina de partido] 4. en general. al estudiarlo de nuevo. barbarie. que aunque hubiesen rechazado los créditos no habrían podido evitar la guerra puesto que los socialdemócratas no tenían mayoría en el parlamento. “El hecho es que. es: el abandono de la oposición y de la crítica de principios. a partir de. y la renuncia a la lucha de clases. 506). se ha estado infringiendo la disciplina del partido gravemente y de manera constante y esto ha terminado por arrebatar a la socialdemocracia la orientación que había tenido hasta ahora. Luxemburg analiza: 1. es decir. olvido del deber y ruptura de la disciplina. Esa ruptura de la disciplina ha hecho que algunos órganos del partido. derrota. Y. Y. fin. Las palabras que utiliza son: catástrofe. ¿A qué se debía entonces ese llameante y polémico panfleto de más de cien páginas que se había difundido de forma ilegal? Luxemburg descifra las consecuencias ético-políticas del sí de los socialdemócratas y lo interpreta como la proclamación pública de la política socialdemócrata en el capitalismo mundial que se está forjando. me di cuenta de que la cuestión de los créditos de guerra no era decisiva en el sentido en que la había tomado. 2. en este sentido. […] ¡deberían estar en la cárcel! como Judas que son del movimiento socialista” (4. traición. en vez de estar al servicio de la voluntad general. En mi primera lectura esto concernía sobre todo a la actitud de la socialdemocracia alemana respecto del proletariado internacional en el caso específico de los créditos de guerra.expresamente. del programa del partido. es decir. Pero. a “determinados órganos del Partido” 84. 17). desde que estalló la guerra bajo el amparo del estado de emergencia. o sea. La transformación de los capitalismos nacionales en un capitalismo mundial y cómo se transforman las funciones de la economía y del Estado. 3. flaqueza. El texto Crisis. en primer lugar. su fisonomía y sus objetivos. 107 . Muestra los diversos efectos que eso produce en el proletariado (y. anima a analizar los errores y los fallos. y exige una autocrítica.

entre las que se cuentan las culturas de pueblos enteros. es que en la hecatombe general de su partido no se ve a sí misma. según la cual. como si ensalzar la carnicería humana como un acto heroico en una revista de la juventud socialista no fuera puro cultivo de la cosaquería espiritual!” (161 y sig. de la elaboración de las contradicciones en las que los deseos imperialistas enzarzan a los grandes poderes hasta que la guerra se convierte necesariamente en la única salida. en una presentación dotada de gran valor literario. nuestro trabajo actual consistirá en comprobar la crítica de las luchas de clases como crítica del capitalismo y como teoría del partido. clama por las numerosas víctimas. En este punto tenemos mucho que aprender de Luxemburg. no se convirtiera en ese mismo momento en una horda de bárbaros. colaborando con la prensa socialdemócrata y. contribuyendo a la educación nacionalista que los medios propiciaron en la juventud. Implacable.denomina “las tareas del partido”. Las duras palabras que Luxemburg utiliza contra la Guerra Mundial son los clásicos ejemplos de manual de un análisis claro y de una lógica situada. Lo sorprendente. Su doctrina crítica de la ideología es una doctrina general elaborada desde el punto de vista de los oprimidos del mundo: “Y también este conocimiento [que el imperialismo es una bestia] se abre camino a través de la forma distorsionada de la mojigatería burguesa. La prensa de oposición antes de 1914 El texto es un excelente modelo de historiografía. por ejemplo. [II. por tanto. 106 y sig]). En este capítulo nos concentraremos en la idea que Luxemburg tiene de las tareas de su partido y en el análisis de los correspondientes errores. «¡Los bárbaros alemanes!» –como si todo pueblo. «¡Los horrores de los cosacos!» –¡como si la guerra no fuera en sí misma el horror de los horrores. puesto que se necesita urgentemente un trabajo crítico como el suyo ante las guerras de nuestra época. sino como alguien que ha participado en ella con entusiasmo. Construye su crítica con el «nuevo» método 108 . En este sentido. como alguien que la sufre. acusa a los autores. y al mismo tiempo aterrador. cada pueblo sólo reconoce la infamia en el uniforme nacional de su adversario. simplemente. en cuanto empieza a organizar el dar muerte a otros.

la misma dirección socialdemócrata. adoptada en función de ese conocimiento. cita como documento la resolución de 1911 de la Confederación General del Trabajo (Conféderation Générale du Travail) de Paris: “Los delegados alemanes. amplitud y conocimiento de las fuentes. Entre muchos otros. “amordazada y encadenada. 17]).que hoy pasaría por moderno e incluso por postmoderno. por repartirse el mundo y explotarlo. ingleses. que era la razón de su vida y de su trabajo –véase el segundo capítulo de este libro−. en especial. 85 La exposición de Luxemburg se lleva a cabo con gran precisión. los de las fuerzas imperialistas. de no contribuir en cuanto trabajadores a esa guerra tan largamente preparada. con todos los medios a su alcance a cualquier declaración de guerra. adoptarlo con entusiasmo “de la noche a la mañana”. 109 . así como la decisión. Todas muestran que los socialdemócratas alemanes conocían los conflictos de poder de la burguesía internacional y. adjunta como documentos los múltiples lemas y resoluciones aprobados en los encuentros de la Internacional Socialista. Y resulta que justamente ese discurso era el que había sido criticado por la dirección socialdemócrata y por su prensa antes de 1914 para luego. cuyo objetivo es dar estabilidad a su hegemonía. españoles. al hacer esto. El primer paso que da Luxemburg es exponer detalladamente el trabajo previo de la prensa de oposición y de la dirección socialdemócrata que “desde hacía diez años” ya atendía y condenaba los preparativos de la Primera Guerra Mundial 85. su “revolucionaria realpolitik”. repentinamente. holandeses y franceses de las organizaciones obreras declaran que están dispuestos a oponerse. pues aquí se trata en lo práctico de lo que en otros lugares llama el necesario “trabajo minucioso” del partido. Cada nación representada contrae la obligación […] de actuar contra todos los intentos criminales de las clases dominantes” (58 y sig. consistente en analizar discursiva y teoréticamente los medios de comunicación. [II. Luxemburg cita lo siguiente del Handbuch für die sozialdemokratische Wähler (Manual para los votantes socialdemócratas) de 1911: “Un grito de horror sacudirá a los pueblos y les decidirá a acabar con la muerte” (58). En las palabras de Luxemburg. se ha puesto a los pies” de la clase dominante (126).). En su crítica subraya el populismo del discurso de la burguesía. Dejó escapar de sus manos el arma más importante: “la crítica de la guerra desde el punto de vista específico de la clase obrera” (ibíd.

según informa Reuters. de la novedad histórica que representa el que “las masas dejen de comportarse como rebaños sin pensamiento ni voluntad” (ibíd. negros. Las maniobras reaccionarias eran claras para la socialdemocracia (88) pues “los portavoces del imperialismo alemán hablaban abiertamente” (91). sobre todo a los expertos en postcolonialismo. 60]). Hoy en día la expresión sobre el canibalismo de los maorís suena desinformada y despectivamente eurocéntrica. que tienen que actuar en 110 . sijes. que había que librar una guerra del pueblo por su propia existencia. “[Una] gran parte de la prensa de nuestro partido estaba éticamente indignada por el hecho de que «la gente de color y los salvajes». Pero dejando de lado esta cuestión política.Explica que todos comparten la idea de que la guerra es una empresa enemiga de la cultura (59). informa de la resistencia de todas las fuerzas éticas (60). hay que distinguir dos aspectos. Estas líneas las podemos encontrar hasta poco antes del día en que la socialdemocracia “olvidó” todo su saber y. fueran azuzados a la guerra por los enemigos de Alemania. de Turquía y de las cuentas del Deutsche Bank con la existencia. absolutamente sin necesidad alguna. que confunde el mantenimiento de la monarquía de los Habsburgo.). Alegaron que era necesaria la defensa nacional ante una patria en peligro. maorís. Y si los maorís de Nueva Zelanda. muestran tener la misma conciencia de sus propios intereses que la fracción socialdemócrata. Pues bien. dio muestras de su conformidad con la guerra. Con una gran diferencia: hace una generación los maorís se dedicaban al canibalismo y no a la teoría marxista” (109 [II. cultura y libertad. La “indignación ética” de sus propios camaradas que se sitúan a sí mismos por encima de los oprimidos de otros pueblos. e incluso sospechosa de racismo. en la guerra actual esos pueblos desempeñan prácticamente el mismo papel que los proletarios socialistas de los estados europeos. arden en deseos de dejarse la piel por el rey de Inglaterra. Vendieron a los trabajadores que la guerra era necesaria transformando los objetivos efectivamente imperialistas de los partidos defensores de la guerra en valores morales positivos. la libertad y la cultura del pueblo alemán. Cambio de las estrategias discursivas Luxemburg cuenta al detalle cómo los socialdemócratas dieron un giro radical a sus exposiciones en la prensa.

escribe la frase sobre los maorís ya sabía que ninguna teoría marxista libra a la propia clase obrera instruida y menos aún al partido y a sus dirigentes de caer en concepciones supersticiosas.beneficio de intereses ajenos. Espontáneamente suena a la vez ingenuo y presuntuoso. El sentimiento de indignación se retoma positivamente. al que los mismos camaradas azuzan sin inmutarse para que vayan a la guerra donde deben morir y matar por intereses ajenos. tras el estallido de la Guerra Mundial. como ineficaz y. también sobre el proletariado nacional del propio país. que la difunda de forma que sea comprensible para el pueblo. por tanto. la prensa socialdemócrata no sólo ha descuidado esta tarea. también como inútil. entre otras. los cuales. es decir. Luxemburg apela a aquello que da esperanza a nuestra vida. se le da la vuelta y se amplía. caracteriza toda la actuación de Luxemburg en la socialdemocracia. que conocer y entender el capitalismo y las leyes de su dinámica es la base de la política obrera socialista y el presupuesto del internacionalismo de la clase obrera. Sólo a partir de Marx y gracias a él hay una política obrera socialista que. con ello. Recordemos la tesis sobre la realpolitik revolucionaria en la que define la importancia de que la teoría marxista rompa claramente con la política hecha hasta el momento. el sentido y las consecuencias de nuestra acción como intelectuales de izquierdas. Para Luxemburg no hay duda de que una política dirigida por una teoría que la sustenta necesita una prensa de relieve que popularice la comprensión científica de la realidad. Más complicada es la mención de la “teoría marxista” en este contexto. Luxemburg la traslada directamente a una doctrina sobre el proletariado internacional y. precientíficas o nacionalistas. incluso si esta era socialista o quería serlo: “Antes de Marx hubo una política burguesa hecha por trabajadores y había un socialismo revolucionario. a diferencia de la socialdemocracia y de la clase obrera instruida. está condenando igualmente nuestro trabajo. con ello. sino que de hecho trabajado enérgicamente para desencadenar entre las masas un frenesí patriótico: 111 . Lo que hace que esto nos resulte tan arduo de comprender es que. al mismo tiempo y en el sentido pleno de ambos términos. Pero cuando. se pueden equivocar. La teoría marxista aparece como una herramienta que los otros (todavía) no poseen. por tanto. que transmitir conocimiento y comprensión no sea algo vano. Esa idea. Y demuestra que. 373). es realpolitik revolucionaria” (1/2.

dado que la guerra no es más que una forma metódica de matar. 87 Ciertamente. 63]). Luxemburg muestra que el proceder político de la prensa socialdemócrata. “[…] la prensa socialdemócrata llenaba el aire con jubilosos cantos de alondra sobre la libertad que las «culatas de los rifles alemanes» traerían a las pobres víctimas del zarismo” (112 [II. un procedimiento de análisis del discurso como ese se limita a la prensa y no alcanza a analizar su “trasfondo”. matar con amor fraternal. Pero. un último recuerdo de Marx y Engels. Desde el punto de vista del análisis del discurso. de tal modo que la guerra es convertida en un asunto sagrado para el pueblo y queda “ennoblecida democráticamente” (67)86. como por ejemplo el desarrollado desde los años 70 por Stuart Hall (alemán 1989 y ss. consiste en dejar de lado los intereses y la perspectiva socialista de los trabajadores para concentrarse en valores que generan estupidez nacionalista y que dan el golpe de gracia a los trabajadores y a los partidos que los representan. XXI y convierten en sinónimos valores que son importantes para el pueblo. “Con sus patrioteras incitaciones en poseía y en prosa [creó] el narcótico espiritual necesario y conveniente para un proletariado que sólo podía salvar su existencia y su libertad si hundía su bayoneta mortal en el pecho de sus hermanos rusos. A esto se añadía un instrumento especialmente adecuado en aquel momento del gran olvido. 71]). y 1986). es decir. véase también Proyecto teoría de la ideología (1980 y ss. el sentimiento nacional y el oportunismo que existen en la población y que pueden ser movilizados. como los derechos humanos y una guerra de agresión.“Elevó el principio de la unidad nacional a interés vital del pueblo alemán” (4.) en el CCCS (Center for Critical Cultural Studies). Mezclan “guerra con «humanidad». 22]). necesita embriaguez. especialmente Gramsci y posteriormente el cambio ligado a la teoría de la cultura que se ha desarrollado en la investigación de los movimientos sociales. De ese modo la prensa del partido destiló un narcótico espiritual para un proletariado al que desorientaba invirtiendo los objetivos que eran importantes para él 87. bestialidad en la práctica. aprobar los medios para la guerra con el hermanamiento socialista de los pueblos” (64). representante del PSA. en 2005 en uno de los shows televisivos de mayor audiencia). franceses o ingleses” (64 [II. en los pensamientos y en la conciencia (64). 112 . 122 [II. Los socialdemócratas alemanes legitimaron la 86 Véase como los socialdemócratas siguen haciendo lo mismo en el s. habitual a día de hoy para toda la prensa burguesa. o cómo se obstinan en usar la dignidad humana como base para que haya que aceptar cualquier trabajo (como explicaba Gabriel. Sólo más tarde se profundizó en ese sentido.

campaña contra Rusia con los “viejos maestros” y citaron sus escritos contra el zarismo.
Luxemburg muestra que hacer presa de estos análisis es una tergiversación grotesca,
pues en Marx y Engels se trataba de luchar a favor del pueblo oprimido en Rusia,
mientras que en el momento de la Primera Guerra Mundial se trataba, por el contrario,
de movilizarse allí contra los revolucionarios (109).
En este mismo punto Luxemburg trabaja intensamente en la concienciación y en la
percepción política, es decir, en la hegemonía, y en este contexto da un pequeño cursillo
sobre la “experiencia histórica durante los casi 70 años posteriores a la Revolución de
Marzo” (113). Todo el texto sigue teniendo valor como material didáctico por las
explicaciones históricas que aporta sobre las diversas guerras y sobre la diplomacia,
sobre la propaganda que se hizo en cada caso, sobre los intereses de las potencias
imperialistas participantes y sobre sus conflictos, que desembocaron necesariamente en
una salida bélica.
Luxemburg sigue mostrando cómo el pueblo fue arrastrado por el conjunto de la prensa
a una histeria belicista. Hablando de una supuesta lucha por la cultura y la libertad se
generó en el pueblo un sentimiento de pogromo; se creía:
“que mujeres belgas arrancaban los ojos a los heridos alemanes, que los cosacos se comían velas
de estearina, que cogían a los bebés por la piernas y les hacían pedazos”,
que pretendían “aniquilar la cultura alemana” y “reintroducir el absolutismo” (95).

Fue así como bajo la consigna de luchar por la independencia y la libertad de las
naciones, los proletarios se exterminaron unos a otros (64). Y cuando el 4 de agosto de
1914 la socialdemocracia sostuvo “no dejaremos la patria abandonada en el momento
del peligro”, Luxemburg denuncia:
“[que] ya ha dejado abandonada la patria en el momento de mayor peligro, [al no acabar] con la
maraña de mentiras patrióticas y diplomáticas con las que se había tejido ese ataque contra la
patria” (147),

y al no decirle al pueblo alemán que en esta guerra tanto la victoria como la derrota iban
a suponer una siniestra y “soberana paliza” (157) para el pueblo.

113

La lucha de clases se suspende
En el momento en que la dirección socialdemócrata tomó la decisión de defender “la
patria” y prometió a las clases dominantes que iba a renunciar a todo conflicto de clase
durante el periodo bélico e iba a mantener la “paz civil”, prolongó la guerra y el
asesinato mutuo, comenzó la lucha contra los revolucionarios rusos y, de esa forma,
infligió al proletariado internacional una derrota tras otra. El 4 de agosto, al renegar de
la lucha de clases, los partidos socialistas se convirtieron en un “factor
contrarrevolucionario” (89).
Luxemburg aprovecha para señalar cómo en la cuestión de las mujeres el partido
también ha caído completamente en el modelo burgués y cómo esto debilita la fuerza
conjunta y la orientación hacia el objetivo socialista:
“La dirección del movimiento de mujeres socialdemócratas proclamó que se unían con las
mujeres burguesas en un «servicio nacional femenino». [En vez de aprovechar] para la agitación
socialdemócrata la fuerza de trabajo más importante del partido que quedaba en el país después de
la movilización, [la dirección del partido] les ordenaba que se convirtieran en un servicio nacional
de samaritanas, que se ocupasen de distribuir sopas, aconsejar, etc.” (121 [II, 71]).

La prensa socialdemócrata (Hamburger Echo, 6 -10 -1914)
“advertía a las proletarias que no dieran noticias a sus maridos que estaban en el frente de las
miserias que pasaban ellas y sus hijos, de la insuficiencia de los suministros a cargo del Estado y
les aconsejaba que tranquilizaran a los combatientes y levantaran su moral, bosquejando la
felicidad familiar que seguían teniendo y hablándoles de la cordial ayuda que recibían” (122 [II,
71 y sig.]).

Capitalismo mundial transnacional

114

Luxemburg da la vuelta al asunto y se pregunta hasta qué punto la burguesía ha
interrumpido también la guerra de clases durante el periodo bélico, si ha renunciado a la
explotación e incluso a la propiedad. Desde el principio es evidente que se trata de una
cuestión puramente retórica, pero inmediatamente se comprende que considerar esa
inversión como algo totalmente absurdo, que tomarla por un gesto de cabaret, significa
aceptar la lógica capitalista y da muestras de una apresurada obediencia, acatada de
antemano.
“¿Acaso se han terminado la propiedad privada, la explotación capitalista o el dominio de clase?
¿Acaso en un arrebato patriótico los poseedores han declarado: ahora, en vistas de la guerra y
mientras dure, ponemos en manos del común de las gentes los medios de producción, la tierra, las
fábricas, los talleres, renunciamos al beneficio privado de los bienes, abolimos todos los
privilegios políticos y los sacrificamos en el altar de la patria mientras esté en peligro?” (124 [II,
73]).

Justamente porque esa exigencia de ver las dos caras de la “paz social” resulta
imposible, se puede deducir de ahí la enseñanza de que para la burguesía toda la guerra
no fue, desde el primer momento y sin excepción alguna, una guerra en pro de la nación
y de la patria, sino que se trataba de repartirse el mundo entre las potencias imperialistas
que actuaban limitándose y dependiendo mutuamente unas de otras. Luxemburg
investiga el “grado de madurez [alcanzado] en el desarrollo mundial del capital […] que
es un todo indivisible que sólo se puede entender en todas sus relaciones recíprocas”
(137) y al que no puede escapar ningún Estado por su cuenta. Y comprueba que ese
proceso de transformación en el capitalismo mundial, aunque sea a niveles distintos,
alcanza a todos los países que intervienen en el conflicto, ya sea activamente o como
botín. A veces el Estado es el “impulsor”, otras veces es la parte “impulsada” (98). A
veces la guerra se prepara pacíficamente introduciendo bienes culturales y aniquilando
las formas de producción autóctonas:
“La otra cara de la moneda de estas grandes «obras culturales pacíficas», [es decir, el tren de
Bagdad, el desecamiento de los lagos y el regadío, financiadas con deuda pública] es la «pacífica»
y grandiosa ruina del campesinado del Asia Menor” (83 [II, 39]).

115

Desde 1895 tiene lugar una cadena ininterrumpida de guerras sangrientas a las que
Luxemburg caracteriza como expansión del capitalismo europeo en los países no
capitalistas del mundo:
“El auge capitalista que se produjo tras el periodo bélico de los años sesenta y setenta en la Europa
recientemente constituida y tras la superación de la larga depresión que siguió a la fiebre de los
años de la fundación [de Alemania] y al crack de 1873 alcanzó un nivel sin precedentes en la
coyuntura favorable de los años noventa e inauguró, como es sabido, un nuevo periodo de Sturmund-Drang [Tempestad e ímpetu] de los Estados europeos: su expansión a través del desafío por
apropiarse de los países y las zonas del mundo no capitalistas… [supuso] un enérgico ímpetu para
la conquista colonial” (77 [II, 33]).

Luxemburg menciona Inglaterra (Egipto, Sudáfrica); Francia (Túnez, Tonkín); Italia
(Abisinia); Rusia (Asia central y Manchuria); Alemania (África y los mares del Sur); e
incluso los Estados Unidos (Filipinas) (77), pues “todos esos procesos crearon “nuevas
contradicciones extraeuropeas” (ibíd.). En resumen, lo que la socialdemocracia debería
descifrar es un mar de oposiciones y alianzas que van y vienen, una guerra oculta de
todos los Estados capitalistas, de todos contra todos, y:
“que la Guerra Mundial europea se había desencadenado en el preciso momento en que los
antagonismos parciales y alternativos de los Estados imperialistas encontraron un eje centralizador,
se polarizaron en un enfrentamiento fuertemente predominante, en torno al cual poder agruparse
temporalmente Esta situación fue consecuencia de la intervención del imperialismo alemán” (78
[II, 34]).

Actualmente reviste interés el modo en que Luxemburg piensa el desarrollo capitalista;
no me refiero al desarrollo economicista, determinista y unilineal que a menudo se le
atribuye, sino a una especie de sobredeterminación. “Paso a paso se crean dos
necesidades históricas que entran en conflicto una con otra” (160), una acumulación de
oposiciones y contradicciones, que, como si fueran una carga de dinamita, tienden por
medio de la guerra, a un nuevo equilibrio. Muestra cómo están ordenadas, qué
relaciones de fuerza hay, el ir y venir de agresiones y anexiones, y da nombre a los
factores concretos que constituyen la relación de fuerzas, entre ellos:

116

“el debilitado parlamentarismo, incapaz de toda oposición, junto a todas las capas burguesas
unidas en una oposición feroz contra la clase trabajadora y atrincheradas como un solo hombre
tras el gobierno” (ibíd.).

De forma clarividente caracterizó al capital financiero explicándolo como sigue:
“se comprime constituyendo una potencia sin fisuras, dotada de una energía en continuo
crecimiento y expansión, un poder que reina en la industria, el comercio y el crédito del país,
crucial tanto para la economía privada como para la pública, capaz de ampliarse sin límites y de
forma versátil, siempre hambriento de beneficios y de ocupación, impersonal y por ello mismo
gigantesco, temerario y sin escrúpulos, internacional estando en casa, en todas sus disposiciones
[está] cortado según el patrón del escenario mundial, que es la escena de sus hazañas” (78 [II, 34]).

Las reflexiones de Luxemburg se agudizan en lo que se refiere a la cuestión de la
posibilidad del internacionalismo proletario y al significado de lo nacional. De nuevo no
se trata para ella simplemente de proclamar el internacionalismo como mera consigna –
dando un enorme salto por encima de lo nacional–. Más bien trata de mostrar que esa
guerra no es en absoluto una guerra nacional, sino que la burguesía que participa en ella
está constituida internacionalmente y que la apelación a la nación, por lo tanto, ha sido
ya históricamente superada:
“Pero el hecho patente de que cada uno de los dos grupos de capital que compiten en Marruecos,
tanto el Gupo Mannesmann como la Sociedad Krupp-Schneider, sean una combinación
enteramente internacional de empresas alemanas, francesas y españolas, impedía hablar seriamente
y de modo consecuente de una «esfera de intereses alemanes»” (92 [II, 46]).

Y a la inversa, negocios brillantes, como los de Krupp88 o el Deutsche Bank, que se
presentan como objeto de interés nacional, no son en absoluto “la patria” de los
proletarios. Pero
“la leyenda es una parte tan esencial a la estrategia de la guerra como la pólvora y el plomo. Es
un viejo juego. Lo único nuevo es el hecho de que un partido socialdemócrata haya tomado parte
en él” (74 [II, 30]).
88 El consorcio Krupp, propiedad de una acaudalada familia de industriales alemanes, fue la mayor
empresa de Europa durante los siglos XIX -XX. Sus estrechos vínculos con los sucesivos gobernantes
alemanes contribuyeron a que las armas fabricadas en las empresas de esta familia de empresarios fuesen
las más utilizadas en las guerras europeas acontecidas entre 1866-1945, incluso también a lo largo de su
estrecha colaboración con los nazis. [N. de las T.]

117

teme que al final de una guerra le siga una revolución. Y esto significa que la burguesía ya no emprende guerras nacionales. se arrastren a esa guerra enarbolando la bandera del «derecho de autodeterminación de las naciones». 83]). más bien al contrario. 83]). “Independencia y autonomía” serían intereses nacionales que tanto la burguesía como el proletariado pueden compartir incluso en una situación de guerra. sino de asegurar y ampliar las conquistas de ultramar que sólo sirven para promover el beneficio capitalista. Pero este interés común termina al fortalecerse el proletariado porque ahora la burguesía. en cada sacudida nacional. Por eso.Lo que los parlamentarios presentan como un “conflicto trágico” que les hace precipitarse en la guerra imperialista. sino que su militarismo sólo sirve para defender el beneficio. la burguesía coloca sus intereses de clase por encima de los intereses nacionales. que pretenda serlo. Luxemburg historiza los conceptos y atribuye su validez a un determinado contexto al que denomina “su medio histórico”: “y es ese medio el que hoy en día hace imposible las guerras nacionales defensivas” (142). que establece sus colonias en cuatro partes del mundo y comete horrores coloniales en otros dos. desde que tiene que contar políticamente con el proletariado. [II. Luxemburg se remite aquí a las reflexiones de Kautsky sobre el “patriotismo” del proletariado. Luxemburg trabaja con el concepto de “nación” midiéndolo de acuerdo con la proclamada exigencia de que sea “libre” y “autónoma” o. al menos. a quien nadie amenaza. una ficción nacionalista-burguesa” (82). ella lo llama “una pura quimera. ¿O es que acaso la Tercera República. “Es realmente una broma endemoniada de la historia que los socialdemócratas. herederos de los patriotas alemanes de 1848. “no se trata de asegurar la independencia y la integridad del propio pueblo. la nación es la cadena que tergiversa los objetivos a los que se aspira: “En el sentido socialista de este concepto no hay ninguna nación que sea libre si su existencia estatal está basada en la esclavización de otros pueblos” (135 y sig. es una expresión de la “autodeterminación” de la nación francesa?” (135 [II. Y muestra cómo. Los conflictos actuales entre los Estados no pueden desencadenar guerra 118 .

sino que la tarea de un partido socialdemócrata sería dejar claro a los patriotas proletarios que el llamamiento a los intereses nacionales es una falsificación ideológica. pues fue el gobierno de los trabajadores. O más fácil: el derecho de autodeterminación de los pueblos sólo es algo a tener en cuenta en el socialismo que se gana en la lucha. Si el capital actúa a nivel mundial por mor del beneficio. al mismo tiempo. impide que los trabajadores de todos los países. habría que tomarse en serio el derecho a la autodeterminación de los pueblos y la defensa nacional. Esta idea es tan sencilla de entender como difícil de llevar a cabo. por Luxemburg 4. Llamado a defender su nación. 90]). cit. 145). 338-346. 1907. el pueblo debería dar un paso más y armarse por sí mismo (con milicias populares en vez de con un ejército regular) para decidir autónomamente. cuyos intereses son iguales. se dejen azuzar unos a otros en guerras asesinas. a pesar de que fuera una ferviente internacionalista. El sorprendente giro de Luxemburg al manifestarse positivamente sobre la nación y el derecho de autodeterminación.] MEW 17. internacional en el pleno sentido de la palabra. no lo interpreta simplemente a partir de los intereses nacionales. y convertirlos en una palanca revolucionaria contra la guerra imperialista” (144 [II. 91]). Es posible hacer retroceder la expropiación de la nación y de la autodeterminación –expolio cometido con fines imperialistas–. El hecho de que el concepto de nación se utilice para azuzar a unas naciones contra otras. cit. “En lugar de encubrir la guerra imperialista con el falso manto de la defensa nacional. si y contra quien quiere guerrear. la audaz precursora de la liberación del trabajo” (Der Bürgerkrieg in Frankreich [La guerra civil en Francia. a él se enfrenta un proletariado mundial cuyo internacionalismo. 119 . se explica por el modo como conecta con Marx y por su modo de hacer política. 143 [II. por ello. Luxemburg se refiere a Marx en ese contexto cuando escribió entusiasmado sobre la Comuna de Paris: “El primer decreto de la Comuna fue la supresión del ejército regular y su sustitución por el pueblo en armas. aún contando con un patriotismo proletario. por Luxemburg 4. 23. no es el nacionalismo o el patriotismo lo que hay que negar –incluso tal vez habría que movilizarlos contra una guerra imperialista–. Así pues. mediante una reapropiación de las mismas. […] Si bien la Comuna fue la auténtica representante de todos los elementos sanos de la sociedad francesa y.alguna a la que el patriotismo proletario [no] tenga que oponerse con la máxima resolución” (Kautsky. el gobierno auténticamente nacional fue.

desencadenó una protesta desde varios lados de la izquierda. Las discusiones sobre la migración endurecieron todavía más las posiciones. sino que hay que completarlos con un contenido que permita su generalización89. Tras las experiencias habidas con el nacionalsocialismo parecía evidente que lo nacional pertenecía a aquellos mensajes que había que librar al basurero de la historia. como una fuerza con la que se puede avanzar hacia delante. Cuando el presídium del Partido del Socialismo Democrático (Partei des Demokratischen Sozialismus: PDS) proclamó que “amaba a Alemania”. 120 . Y ni encima ni debajo de otros pueblos queremos estar. Brecht retoma esa sugerencia y traduce la tensión entre el nacionalismo y el internacionalismo en una canción infantil (a la que Eisler puso música) que propuso como nuevo himno nacional (1949): Himno infantil No escatiméis valor ni empeño.Tampoco los conceptos de nación y de autodeterminación nacional son algo fijo. el desprecio por la propia nación (especialmente en Alemania) al tiempo que se difundía la idea de tener tolerancia hacia la cultura de otras naciones. apoyándose en el himno nacional de Brecht. 89 Las cuestiones referentes a la nación han ocupado cada vez más a la izquierda europea en los últimos años y la han dividido en posiciones opuestas. sino verlo también como un proyecto de desarrollo de los pueblos inmerso en sus luchas de liberación. sino que nos tiendan las manos a nosotros como a otros pueblos. lo cual no era en absoluto estratégico en ese momento histórico. Esto presupone de nuevo que se analice constantemente el contexto histórico capitalista. ni [algo] metafísico. pasión tampoco ni razón para que florezca una nueva Alemania como otro buen país. Habría que estudiar en Luxemburg y en Kautsky la manera de no idealizar ni combatir lo nacional como si fuera un residuo histórico que se mantiene ahí. desde el mar hasta los Alpes. Para que los pueblos no empalidezcan como ante una ladrona. desde el Oder al Rin.

Aunque más adelante. Dado que Luxemburg liga la política del partido a una lucha de clases que constantemente está cambiando. “Esta guerra mundial es «el suicidio de la clase obrera europea»” (163). Esto hace que la cuestión de la autocrítica. esos errores del partido suponen textualmente la aniquilación de la clase obrera. el “error” deviene existencial. para instaurar en su lugar las formas más modernas de conseguir beneficios (160). por consiguiente. Y a la inversa.Y porque mejoramos este país lo amamos y protegemos y debe resultarnos el más querido. a diferencia de esta concepción posterior. pueblos y culturas aniquilados. y proclamar la paz civil. se vuelva especialmente explosiva. extinguidos. las reiteradas declaraciones de Luxemburg. las ruinas son también el efecto de la masacre de un proletariado formado y capaz de actuar (162). que la problemática de los errores. Las ruinas que de ello quedan son una gran cantidad de modos de producción. aquí ella está tratando de la tragedia del movimiento: 121 . la renuncia a la lucha de clases implica la aniquilación del partido o la renuncia a sus responsabilidades. Las tareas del partido El partido “se equivocó” en relación a las causas patrias de la guerra y su “error” fue. destruidos. como a otros pueblos el suyo. del análisis de los fallos. “Si una guerra mundial como esta prosigue.). llamar al proletariado a salvar la cultura y la libertad. las expectativas del socialismo quedarán enterradas bajo las ruinas acumuladas por la barbarie imperialista” (ibíd. Pero no sólo eso: el partido se equivocó especialmente en relación a sí mismo y sus tareas. en el sentido de que la clase trabajadora aprende de las derrotas. podrían interpretarse justamente como un elogio de las derrotas en tanto que elogio del aprendizaje. Puesto que la clase obrera ha creado ese partido para que la dirija.

[…] Son las mejores fuerzas del socialismo internacional. Una consideración tan indeterminada como esa presenta inconvenientes respecto de la forma de partido. las más inteligentes. que ha nacido con la lucha de clases que procede de tal modo de producción.). su verdadero dirigente es la propia masa y esto ha de ser comprendido de forma dialéctica en su propio proceso de desarrollo” (2. Luxemburg entiende el partido como un grupo de intelectuales que trabajan en el seno del movimiento que no imponen análisis y conocimiento desde fuera ni desde arriba. En 1910 Luxemburg escribe (respecto de Bebel en tanto que dirigente político de la clase obrera alemana): “La socialdemocracia no es más que la personificación de la lucha de clases del moderno proletariado llevada a la conciencia de sus consecuencias históricas. la forma de partido esté de más. El capitalismo no es una agrupación de partidos que hacen alianzas unos con otros y pueden poner en marcha acciones conjuntas. 280). El capitalismo es un modo de producción.“Pero la actual furia de la bestialidad imperialista en los campos de Europa tiene todavía otro efecto […] es la destrucción masiva del proletariado europeo. La política puede impulsar o ser impulsada. dado que también es un producto de la lucha de clases. pero no puede detenerlo. pero en él anida su propia contradicción: la clase obrera que necesita para explotarla. no puede detener eso fácilmente. aparentemente. La difuminación de las fronteras entre el partido y el movimiento hace que. En realidad. […] las que están siendo amordazadas y masacradas en masa” (ibíd. Este modo de producción se extiende raudo sobre la Tierra como una epidemia. Y en su dimensión mundial tiene que vérselas con la segunda contradicción: los otros modos de producción. Pero para Luxemburg el 122 . las instruidas. 73]). ni siquiera por un tiempo (como parece sugerir el que todos los partidos se lancen a la vez a la guerra imperialista). sólo puede contribuir a regularla en tanto que negocia las condiciones de vida y desempeña el papel de crítica. puede imprimir velocidad al desarrollo capitalista o retardarlo. Este partido tiene que: “aportar conciencia del objetivo y coordinación a las diversas fracciones locales y temporales de la lucha de clases” (124 [II. El partido. En el fondo. como el espacio exterior que el capitalismo necesita para su acumulación. Luxemburg lo subraya: el partido.

que en cada gran crisis de la sociedad burguesa empuje hacia delante a las clases dominantes. “[Su dirección tendría que ofrecer] una salida política. 91]).. 95]). para el cual el partido necesita de la ciencia marxista. en sus Reflexiones sobre el parlamentarismo. Cuando Luxemburg describe las tareas del partido. ejerce públicamente la crítica a modo de formación impartida desde el escenario parlamentario. Si ese trabajo. su ocupación histórica. pues es él el que. el disponible en ese momento y el que ya se movilizó y continúa activo. según Luxemburg. dice: “La propia esencia [de la socialdemocracia]. Ya en 1898 en Reflexiones sobre el Congreso del Partido escribía que. E incluso su éxito parece cada vez más improbable en vista del gran número de guerras.partido también es necesario. […] esta es la tarea más importante de la dirección” (149 y sig. una lucha antiideológica que forme al proletariado y le capacite para actuar. La tarea del partido es justamente el análisis científico permanente de los acontecimientos. no es algo que se pueda pronosticar con certeza. claridad sobre las tareas políticas y los intereses del proletariado en la guerra. al mismo tiempo. [. tanto en sus aspectos generales como particulares” (1/2. aparecen de nuevo implícitamente los intelectuales del movimiento sin que esa apelación sea una frase vacía. 451). ya que el capital actúa también a ese nivel. Y en 1904. este es el papel de la socialdemocracia (Krise.[II. junto con las barricadas y el parlamentarismo. consiste justamente en aportar al proletariado una clara conciencia sobre los resortes sociales y políticos del desarrollo burgués. la socialdemocracia ha creado un tercer instrumento específico de lucha: “la nueva potencia a la que debemos los éxitos que hemos conseguido hasta ahora y aquella con la que tenemos que contar sobre todo en las luchas futuras: el poder de la conciencia de clase del proletariado” (1/1. 123 . 253). [de manera que] en cada fase y en cada momento se movilice todo el poder del proletariado. y todo ello a nivel internacional. tiene que: “trazar una política autónoma de clase. ante cada lucha cotidiana por ampliar el territorio conquistado para los de abajo. dará buenos resultados. Pero. 144 [II.] y esto nunca por debajo del nivel de las verdaderas relaciones de fuerza. El partido. que haga recaer la crisis sobre ellos. 4.

En último término. precisamente. Tal vez. a ese proletariado que. que se discutan y se renueven. en definitiva. Sin embargo. cuestionando. que la inacabable cadena de guerras que analiza se prosigue todavía hoy y que las cuestiones sobre los intereses específicos en cada momento y la actuación del Estado se pueden y se deben seguir comprendiendo de modo semejante a como Luxemburg las planteó. Desde la introducción de la rúbrica Aktuelle Analysen [Análisis actuales] esta revista ofrece en cada número formación política en la misma línea que la defendida por Luxemburg. deseosa 90 Entre otras revistas críticas Das Argument se ha planteado desde hace algunos años abordar esa tarea con compromiso. lo que estaba en cuestión era la existencia de la socialdemocracia como partido legal. También quería comentar la duda que me surgió en relación a su valoración del proletariado. Aunque también se puede concluir que no fuera fácil para el PSA aceptar la imagen que ella revertía sobre él.esa improbabilidad es la única posibilidad de cambiar un modo de producción que. su insistencia en esa clase me parecía temeraria. de los intelectuales del partido– e infravalora el efecto gratificante que resulta de una participación consentida. que esos análisis se publiquen. una oposición basada en un análisis científico era un objetivo demasiado difícil. no obstante. la dirección de la socialdemocracia tenía motivos suficientes para querer perjudicarla. intelectuales del movimiento y medios que se ocupen continuamente de analizar críticamente el presente90. La tarea que le encomendaba al proletariado me parecía excesiva. por así decirlo. por una «prensa traidora». es tan destructivo que hablar de barbarie no deja de sonar inofensivo. a decir verdad. en un abrir y cerrar de ojos. se convierte en una multitud entusiasta de la guerra. Se puede considerar que Rosa Luxemburg exagera las posibilidades y capacidades del partido –o. que. especialmente en vista de cómo últimamente las organizaciones de la clase obrera tienden a debilitarse. si nos fijamos mejor. queda la impresión de que sus análisis sobre la transformación del capitalismo en capital mundial son extremadamente actuales. veremos que esta misma duda se halla presente a lo largo de todo el escrito. 124 . Tras una reiterada lectura del estudio de Luxemburg sobre la crisis. desarrolla las fuerzas productivas y con ello contribuye a formar a un proletariado capaz de actuar pero que. Es necesario realizar semejantes análisis de manera incesante. Es urgente que haya grupos.

Y. Su actitud tuvo un efecto desmoralizador sobre el pueblo al tiempo que fortaleció a la clase dominante (129). En un mar de arbitrariedades y de estupidez el proletariado necesita una orientación. el propio partido contribuyó a ello. un poderoso instrumento con el que despertar al pueblo” (150). Luxemburg demuestra que el partido y su dirección sabían todo eso y. a día de hoy. achaca al partido “fallos” y “errores” y no simplemente “traición”. los errores surgen de la ignorancia. pero no se opondrá al capitalismo dominante sin una formación permanente. En lugar de dificultar “que el pueblo fuera envenenado y engañado” (152). A sabiendas una persona no se puede equivocar. especialmente. la lucha por una conciencia crítica es tan necesaria como ayer pues. No sólo todo el estilo del texto habla en contra de que la dirección socialdemócrata pueda haber cometido simples faltas y errores habría que corregir. Fallos y errores La crítica de Luxemburg suscita el interrogante de por qué. al juzgarlo con palabras tan seguras y con un análisis tan claro. Además el hecho de que el texto de Luxemburg 125 . ni tampoco sin una labor de ilustración en el parlamento –“la tribuna parlamentaria […]. la preparación de la guerra–. Se cometen fallos cuando no se tienen suficientes conocimiento y saber. una “atalaya” (4. sabían que en esa guerra no se trataba en absoluto de salvar la patria y su cultura. Con estas premisas. El mensaje es claro: la clase obrera. a su legitimación y sus tareas. un análisis científico y una dirección organizativa. la paz civil y el que la socialdemocracia votara a favor de los créditos de guerra demuestran que en Alemania la sociedad carecía de bases para las libertades políticas incluso en aquel momento. como dijo Luxemburg. dados sus intereses. engaño o mentira. 152).de un combate fratricida. pues se dejó quitar la libertad fácilmente y sin conflictos (128). está en situación de tomar en sus manos su destino y con ello también el del resto de los trabajadores del mundo. la postura y la praxis de la socialdemocracia al aprobar los créditos de guerra dieron el tiro de gracia también al partido. en cada uno de los escritos en los que analiza la situación antes de la guerra – es decir.

Gramsci retoma críticamente esa idea y concibe el error en un sentido “puramente «histórico» y dialéctico. 39 y sig. Recordemos brevemente las ideas teóricas marxistas fundamentales sobre el significado de los fallos y los errores en los que Luxemburg se basa para emitir su juicio. 2004. Marx pone de relieve que mantener los errores. sino que también “las masas aprenden justamente 91 Obviamente Luxemburg no conocía Gramsci. pero podía saber de Croce. Engels se da cuenta de que aprender de los errores no vale sólo para el individuo. En política bloquear la búsqueda de los errores y la crítica.). como «algo históricamente caduco y digno de desaparecer»” (C. dado que hay intereses realmente opuestos. pero no para todos. En esa medida. 157 y sig. para que sirva de amonestación y de ejemplo” (42). 126 . 1559). “Con frecuencia impedir la conciencia del error es la mejor forma de retrasar la transformación del mundo –en beneficio de quienes dominen en ese momento” (Freitas-Branco y Haug. Benedetto Croce91 escribió que “uno sólo se equivoca por la única razón de que se quiere equivocar” (1908/1929. es una estupidez estructural. por lo demás.). en teoría. tiene un significado clave para un proyecto marxista. Aprender de los errores es en general la forma básica del aprendizaje pero precisa de un comportamiento conscientemente frente a ellos. 13 §10. permitan mejorar a todos los seres humanos equivocados. 838). el proletariado oprimido vive en el marco de los errores que se desprenden de la configuración real y al tiempo imaginaria que adoptan las ideas de igualdad y justicia que surgen de la esfera de la circulación. 2004. Habérselas con los errores. 25. siempre es útil para algunos. el error tiene también una función ideológica en el contexto concreto de las relaciones de clase (MEW. incluso castigándolos si es necesario. considerarlos como una condición para dirigir la vida conscientemente. Según él. al igual que superarlos. Su argumento desemboca en “justificar las medidas prácticas que. “El problema de equivocarse Marx lo desplaza del ámbito del puro ejercicio de la mente al conjunto de las relaciones sociales” (Freitas-Branco y Haug.sobre la crisis de la socialdemocracia tuviera que distribuirse ilegalmente contradice la posibilidad de que se tratara simplemente de corregir un error. 1561).

como podría parecer en una lectura rápida. Dado que Marx y Engels conciben el proyecto de la acción histórica como el problema de la configuración de la sociedad. aunque no en el sentido de una cantidad de trabajadores ya dada. 53 [II. pero no se refieren. En este camino se cometen errores no sólo porque no hay ningún “líder infalible”. para caer tan hondo. sino también por incalculables errores. especialmente en este contexto: “El proletariado moderno sale de las pruebas históricas de modo distinto [distinto al demócrata. al partido cuya crisis da título a todo el escrito.) Los errores aparecen tres veces en el fragmento. 437). la cual sólo se convierte en un proletariado mundial. […] su liberación depende de que el proletariado sepa aprender de sus propios errores” (ibíd. como su posibilidad: “los errores y su análisis adquieren en la acción política […] un significado completamente nuevo porque ahora la teoría de la historia y de la sociedad adquiere relevancia para determinar las posibilidades reales (y lo que puede ser desacertado)” (Schumann. Sus errores son tan gigantescos como sus tareas. sino que los errores suceden a modo de recaída y de ajustes 127 . a su grito sobre la “catástrofe histórica mundial: la capitulación de la socialdemocracia internacional” (Krise 4. No es una masa inconsciente la que se equivoca porque carece de los conocimientos adecuados. 255). el camino de espinas de su autoliberación no sólo está empedrado por inconmensurables sufrimientos. sino al proletariado como clase. la masa que yerra tenía que estar ya a una determinada altura: ya desde el principio había que disponer de una orientación. sino sobre todo porque ese camino todavía hay que recorrerlo históricamente. […] ningún líder infalible le muestra la senda que ha de recorrer. experimentando con su propio cuerpo” (MEW. 12]). En este escrito se refiere varias veces a Marx. La experiencia histórica es su única maestra. volvamos de nuevo al inicio del folleto de Luxemburg. al pequeño-burgués revolucionario de Marx].sólo por las consecuencias de sus propios errores. 37. es decir. Pero. una conciencia del objetivo y un camino. socialista e internacional superando sus errores. que sólo podrá encontrarse en un proceso “experimental” (como decía Engels). es decir. Provistas con estas concisas referencias. sino como clase en devenir. 1999.

128 . La caída del proletariado socialista en la actual guerra mundial no tiene parangón. es el aire y la luz que da vida al movimiento proletario. la organización de masas. la autocrítica dura que va al fondo de las cosas. sino sólo como un proyecto en devenir. por el otro. Aquí se trata de hacer “el sacrificio del trabajo minucioso”: “la sistemática lucha cotidiana. que una clase social flaquee de ese modo ante sus tareas históricas es algo sin parangón” (240). Se nota que Luxemburg se bate con las palabras para captar lo nuevo de la historia ante un proyecto que no está saliendo bien: “En realidad. Están en discusión “la crítica.). 53). ha mostrado que en Alemania el fundamento de la llamada «libertad política» era tan fútil y frágil. ¿Pero cómo aprende el proletariado en su conjunto. En este punto la crítica ya no se dirige al partido. Si no fuera así. Ella distingue dos fases en el modo de hacer política: por un lado. en la práctica. que las perspectivas de ese lado se han convertido en un problema trágico a tomar en serio” (263). el uso del parlamentarismo burgués. no existe en modo alguno en tanto que proletariado unificado. Pero el socialismo sólo estaría perdido si el proletariado internacional no evaluase la profundidad de la caída. Para ello se necesita “la guía de una doctrina estrictamente científica”. que además es internacional? ¿Cómo ejerce la autocrítica? En esa cuestión Luxemburg regresa al movimiento obrero alemán y mira sus “45 años” de desarrollo. la combinación de las luchas económicas con las políticas. pues la autocrítica sólo puede hacerla quien ya tiene una conciencia crítica. si no quisiera aprender de ella” (ibíd.que no están claros. Este. “La guerra mundial ha puesto al descubierto […] que la clase obrera alemana era una magnitud ficticia. sublevaciones y luchas de barricadas”. una situación que denomina “el estado pasivo del proletariado”. es una desgracia para la humanidad. sino de modo mucho más difuso al proletariado internacional. “La autocrítica sin contemplaciones. “revoluciones espontáneas.). y del ideal socialista con una resistente defensa de los intereses más inmediatos” (53 y sig. la orientación y la suma de lo hecho al amparo de nuestro trabajo desde hace casi más de medio siglo” (Krise. el sucesivo llamamiento a la autocrítica sería una mera frase.

15]). luego siguen las fases “de la lucha cotidiana sistemática”. continuamente y sin temor. un partido que creó “los más eficaces medios de educación e ilustración”. El dilema en torno a la cuestión de quién no sabe lo suficiente y. la que contaba con la mayor prensa. debe analizar sus fallos y acometer una autocrítica. incluso si se trata de la acusación más inclemente. así como dónde y a 129 . con ello. Una lectura más cuidadosa descubre más bien lo contrario. Cualquier muestra de debilidad revelaría una imperfección en sus crímenes y. aún siendo una organización. En un primer momento. ya que sus falsas acciones y perspectivas no tienen tanto peso si. en definitiva. y de quién comete errores y. a fin de cuentas. por tanto. se convierte así en la pregunta sobre qué entiende Luxemburg por un partido socialista. No pueden reconocer ninguna debilidad porque su dominio se basa en su fuerza frente a los dominados. La diferencia “Ningún otro partido de la sociedad burguesa puede mostrar al mundo entero los propios fallos y las propias debilidades en el diáfano espejo de la crítica. se confunde con la propia clase trabajadora. el derecho histórico está de su parte. La clase obrera debe mirar a los ojos a la verdad. El reconocimiento de los errores pondría al descubierto el límite con el que ha tropezado su dominación y en qué medida ha avanzado la sociedad burguesa. las explicaciones sobre las que erige su realpolitik revolucionaria. que congregó “a las masas de electores más poderosas y la representación parlamentaria más numerosa” (54). pues su flaqueza es sólo un extravío y la firme ley de la historia le devolverá la fuerza” (55 [II.Luxemburg ofrece un breve resumen de las fases del “movimiento obrero europeo” hasta la Revolución de marzo. por tanto. Esta segunda fase la caracteriza como aquella en la que la socialdemocracia se convirtió en la organización más fuerte y modélica. como cuando se confiesa que un asesinato ha salido mal. que los partidos burgueses tienen un «derecho histórico» a negar y a ocultar sus errores. la realidad del propio crimen. pues el espejo reflejará el límite histórico al que la sociedad se enfrenta y el abismo histórico de su pasado. las frases suenan más bien enigmáticas. Aquí el partido. yerra. parecen ser una mera legitimación de la clase obrera.

que no hay duda de que dicha historia no corresponde al proyecto de Luxemburg. 92 Esta idea nos resulta extraña aún cuando es algo que diariamente tenemos ante la vista. en el cual echando la vista atrás no hay ninguna “fatalidad” y mirando hacia delante no hay “límite histórico alguno”93. Si se “yerra” –y aquí usa la palabra “error” en el sentido anteriormente mencionado– eso se debe a que aún no se dispone del conocimiento necesario. que cambia a lo largo de la historia. Es la voz del movimiento. A la clase obrera le ocurre lo contrario. Esta otra posición de la clase obrera. modifica también el significado de los conceptos tradicionales de las instituciones y de sus estructuras. es lo que Gramsci. No sólo el propio partido. llamará “intelectual orgánico del movimiento”.partir de qué límite no puede avanzar más. Discutirlo clara y públicamente forma parte del descubrimiento común del camino correcto. “La socialdemocracia alemana pasaba por ser la más pura encarnación del socialismo marxista” (54). algo más tarde. 130 . transmite conocimiento. constituido como una instancia que permanentemente realiza el trabajo minucioso de la realpolitik revolucionaria y. sólo su avance puede permitir alcanzar el objetivo de una sociedad sin clases –o eso o el naufragio–. Por tanto. El partido está al servicio de la clase obrera. Luxemburg dice de ella que sus “flaquezas son sólo un extravío”. sino la dirección y la presidencia adquieren otro contenido. está en el genuino interés del dominio burgués de clase el ocultar los errores y las debilidades. se preocupa por la educación y la ilustración. sino que conjunta las numerosas voluntades individuales para dar con las respectivas soluciones y orientaciones. como por ejemplo en el caso de la política del presidente estadounidense Bush y de sus asesores. Por eso la clase “se extravía”. su tarea es la agitación. Aunque también se puede decir. 93 La historia de los países de socialismo de Estado parece desmentir esas frases. En sus palabras se halla la intensa esperanza de que esa clase sea la última clase de la historia. El ocultamiento forma parte de su política92. la articulación de los intereses de los trabajadores. Para Luxemburg este partido no es un partido en el sentido que le da la sociología de las organizaciones o la doctrina institucional. No le incumbe dirigir en el sentido burgués. a la inversa. Dicho en otras palabras.

al cometerla. y “ponerlo a los pies del enemigo”. Nada más y nada menos. si su trabajo en la dirección de una internacional socialista no fue lo bastante bueno como para darse cuenta de que otros podían ganarse a la masa de trabajadores para conducirles a una guerra imperialista en la que estarían dispuestos “a matar a sus hermanos” internacionales.94 Ahora es el momento de responder con más claridad la pregunta que nos hacíamos al comienzo. “[Hay que localizar la causa de la quiebra].simultáneamente. usa la teoría marxista como un arma y. Esa política ya es una traición y. el movimiento obrero en su conjunto [ha] adoptado una línea falsa que lo lleva al abismo” (272). En el escrito sobre la crisis del partido Luxemburg había sentado las bases 94 Es una problemática semejante a la que Gramsci encuentra en el auge del fascismo. Pero también los intelectuales socialistas del movimiento pueden cometer errores en ese sentido. consigue dar orientaciones claras. Luxemburg no aplica el concepto de error ante la aprobación de los créditos de guerra. cuyo efecto es “amordazar” al pueblo. 216). Sin embargo. la sublevación o la revolución actúa como cerebro dirigente. hay que descubrirla en las raíces políticas del burocratismo y de toda la degeneración de la democracia en el viejo partido.) La praxis ligada a la lucha por una perspectiva socialista comporta. por qué la dirección socialdemócrata podía tener interés en que asesinasen a Luxemburg. “[Bajo la] bandera del programa del partido y de las resoluciones de los congresos. 15]). equivocarse y cometer errores. “La Guerra Mundial ha cambiado las condiciones de nuestra lucha y nos ha cambiado muchísimo a nosotros mismos” (Krise 56 [II. Para los socialdemócratas eso sólo es válido en tanto que quieran seguir siendo un partido socialista. esas son las raíces en las que hay que hendir el hacha” (272 y sig. de esta forma. la socialdemocracia ha perdido su derecho histórico para aunar las diversas voluntades individuales de los trabajadores en una perspectiva socialista. Esta instancia en movimiento puede equivocarse. ni a la actuación moralmente reprobable que está tras ella. “Al estallar la Guerra Mundial el socialismo se ha descartado como factor histórico” (4. 131 . a la clase obrera. cuando comienza la huelga de masas. otra derrota mundial histórica del movimiento obrero como movimiento de clase. por consiguiente.

que eran idénticos. que no era posible que se diera una oposición entre ellos. eran “una pura quimera. la que siempre impulsa hacia delante. 22]). una ficción nacionalista-burguesa” (148) precisamente porque el país de los trabajadores nunca puede estar en contra de la internacional proletaria. El texto de Marx es muy general y Luxemburg no lo concreta mucho más. los comunistas son.para refundar el partido de forma práctica y teórica. sino que no ha emprendido ninguna en absoluto. 94]). El “dilema” y el “trágico conflicto” que el partido imaginaba. 474 [Manifiesto del Partido Comunista. Esa era la base de nuestra teoría y de nuestra práctica. ¿Es que acaso estábamos anclados en un inmenso error en ese punto cardinal de nuestra concepción del mundo? Estamos ante una cuestión de vida o muerte del socialismo internacional” (64 [II. Al definir la especificidad del partido socialdemócrata Luxemburg sigue a Marx que. […] Por consiguiente. y en función de los cuales proclamaba que se trataba de una guerra por la patria. En tanto que “encarnación de la teoría marxista” el partido puede ganar 132 . ella ha trabajado con todas sus fuerzas para hacer imposible que el PSA adquiriera el estatus habitual de los demás partidos burgueses. (en el Manifiesto comunista) pensaba lo siguiente sobre los comunistas en los partidos: “Los comunistas no son un partido aparte frente a los demás partidos obreros. para quitarle toda legitimidad. prácticamente. el alma de nuestra agitación entre las masas populares. dando ya por agotada su antigua estructura. [II. no obstante. en efecto. No establecen principios especiales según los cuales pretendan moldear el movimiento proletario. la parte más decidida de los partidos obreros de todos los países. teóricamente llevan a la masa restante al proletariado la ventaja de la comprensión de las condiciones de la marcha y de los resultados generales del movimiento proletario” (MEW 4. en tanto que partido de una clase específica con su propia concepción del mundo se ha puesto totalmente fuera de juego” (147 y sig. tal y como se puede leer en el programa socialdemócrata: “Hasta ahora vivíamos en la convicción de que los intereses de las naciones y los intereses de clase de los proletarios se compaginaban armónicamente. No tienen interese separados de los intereses de todo el proletariado. Pero. 149]). “Gracias a sus dirigentes la socialdemocracia no ha emprendido una política falsa.

tiene que ser un debate que vaya al fondo y un debate radical del pasado. pero no puede hacer alianzas que lo lleven a una posición burguesa. la táctica y la organización.). a realizar un análisis a fondo de los errores. será posible deshacerse de ellas y conseguir la necesaria “base firme” para la reconstrucción. diagnostica que se avecina de nuevo un fracaso total. Quien considere que la enorme crisis histórico-mundial del socialismo alemán y del internacional tras el estallido de la guerra no es un acontecimiento puntual caído del cielo. a partir de una severa y profunda comprobación de los propios errores en cuanto al programa. ¿Cómo seguir? En Retrospectiva de la Conferencia de Gotha (Rückblick auf die Gothaer Konferenz) de 1917. el primer paso para crear un movimiento socialista nuevo en Alemania. […] se trata de emprender un examen político de las líneas maestras de la praxis de la socialdemocracia alemana y de los sindicatos. 271). cosa que tenemos que hacer también en la agitación ante cada simple trabajador.electores. Análisis de los fallos. Desde este punto de vista. de poner al descubierto sus principales carencias en el pasado. Lo viejo se estaría prolongando con la misma función: 133 . Sólo a partir de la fuente que representa la autocrítica. Luxemburg formula la tarea como sigue: “Todo trabajador alemán que piense sobre ello tiene claro ya que el renacer del movimiento obrero de su actual quiebra y de su actual deshonor es imposible si no se tiene claro cuáles fueron sus causas […]. estar constantemente en la oposición. de meter el dedo en la llaga. conferencia en la que se fundó el Partido Socialdemócrata Independiente de Alemania. ni a corregir los errores desde su raíz. Sólo si se conocen las raíces. si queremos llamarle a que se integre bajo la bandera de la oposición” (ibíd. puede utilizar al parlamento como tribuna. La propia Rosa Luxemburg no llegó a instaurar una nueva política. De ahí resulta: “que el punto de partida. se pueden obtener líneas claras de orientación para el futuro. tiene que comprender que la catástrofe del 4 de agosto de 1914 hunde sus raíces en el modo de ser del movimiento obrero antes del 4 de agosto” (4.

“encubrir las profundas contradicciones internas del movimiento. Para ella los errores capitales son el “burocratismo” y la “degeneración de la democracia en el viejo partido” (273). […] ¿Cómo va a luchar alguien junto a ti si no le muestras los errores que cometes?” (GA 18. al que ella se había unido junto con su “Grupo «Línea Internacional»”. En vez de deslindarse críticamente del partido del pasado. La crítica de Luxemburg se aplica también a la persistencia de los antiguos errores en el recientemente fundado Partido Socialdemócrata Independiente de Alemania 95.). para ser su conciencia consejera y ejercer una dirección real en el partido agudizando las oposiciones sociales y haciéndolas entrar en conflicto unas con otras.). tal y como sostienen los “radicales de izquierda”. Ahí no se puede tratar de hacer “lo correcto” como si ya se supiera lo que es. Luxemburg reclama que se investigue qué les dio su poder. de iluminar la praxis que desembocó en el derrumbe y de emprender nuevos caminos” (ibíd. de modo que las contradicciones se volvían más patentes –cosa importante para intervenir activamente–. En vez de criticar a las personas individuales. 134 . El programa de Erfurt marcó “una dirección falsa […] que ha llevado al abismo” (ibíd. como expresión de las necesidades de mayor alcance del movimiento obrero en general” (ibíd. transformó esta última frase en una regla de ética política: “Lo peor no es cometer errores. se atan a sus “fórmulas y esquemas ya sobrepasados y erosionados” (272). ni siquiera el no evitarlos. Lo peor es ocultarlos. 112). “De lo que se trató fue de salir finalmente de las fórmulas a medias.). que introdujo en sus textos muchos pasajes de Luxemburg agudizándolos y desplazándolos. “para empujar al nuevo partido hacia delante –con la confianza de que la situación social se radicalizará progresivamente y trabajando conscientemente para ello–. de forma que el partido viva del aire día a día y no haga posible ninguna orientación radical de importancia” (273) Brecht. sino que se trata de una crítica esclarecedora de 95 El Partido Socialdemócrata Independiente de Alemania (Unabhängige Sozialdemokratische Partei Deutschlands: UPSD) se fundó en la conferencia de la oposición del partido que tuvo lugar en Gotha del 6 al 8 de abril de 1917.

todavía quería mantener la esperanza en una última e instintiva ofensiva de las fuerzas impulsadas por el empuje revolucionario acumulado en ellas. siguió diciendo. su fuerza redentora debe demostrarse en las generaciones anteriores” (GS I. irracionales. En enero de 1919. pero lo hicimos medio inconscientemente. 113 y sig. Pero tuvimos que darnos cuenta de que era erróneo. tanto a ella como a nosotros y dos semanas después todavía seguíamos luchando. Pero.). 3. 1246). mientras que ella lo había hecho con toda la claridad de sus sentidos: se había quedado al lado de aquellos que. No erróneo en sí mismo sino en la elección del momento.). dijo mi padre. pero manteniendo la dudosa satisfacción de que el arrojo para una acción revolucionaria era preferible a la sumisión. hicimos lo que Luxemburg había hecho. habían tomado el camino equivocado. Walter Benjamin acusó a la socialdemocracia en la misma línea que Luxemburg: “El error más funesto en la percepción política de la socialdemocracia fue este: la clase obrera debía aparecer ante las generaciones venideras como redentora. deben liberarse de ellas. la derrota del levantamiento espartaquista en Berlín y el asesinato de Rosa Luxemburg pusieron fin. pero Luxemburg. porque no había ningún partido que estuviera en condiciones de dirigir al proletariado alemán. y nosotros. una guerra de la minoría contra la vanguardia de una mayoría cegada y debilitada. advirtió que había que interrumpir la lucha y volver al trabajo político. “Las masas deben ser arrancadas espiritualmente de las tradiciones de los 50 últimos años.los “errores del movimiento obrero” que sirva “para sacudir y educar a las masas” (274). justamente. decía mi padre. Peter Weiss añade al doloroso recuerdo una apostilla histórico-crítica: “Luxemburg se había opuesto a una revolución. en aquel momento. […] Se trataba de una guerra de la burguesía contra la clase obrera. Y eso sólo pueden hacerlo en un gran proceso de continua y dura autocrítica interna del movimiento en su totalidad” (ibíd. la que nos mantenía en vida. apartando de nuestro pensamiento cualquier otra cosa que no fuera vengar su muerte. pero que era el lado en el que se hallaba la justicia […] Radek había dicho que todas las siguientes acciones se harían al margen de las reglas del marxismo. a la nueva política socialista. se manifiesta la comprensión del materialismo histórico” (1975. por lo pronto. Pues sólo cuando se fija el momento adecuado. Estábamos atrapados en la obsesión de servir de ejemplo a los demás. 135 . que incluirían elementos casuales. fue esa visión. en realidad. a pesar de estar casi al borde del derrumbamiento físico.

Es difícil distinguir una Internacional Obrera que pueda pronunciarse críticamente. primero a los comunistas y luego también a los socialdemócratas. Rebasar el capitalismo e inventar alternativas deviene necesario para sobrevivir. En los campos de concentración asesinaron a los organizadores del movimiento. de cómo pueden asociarse por sí mismas. no es un partido obrero y ya no es producto de la lucha de clases ni la quiere articular. A finales del siglo XX. sino que en gran medida trabaja aislada a lo ancho del mundo con las nuevas tecnologías o en grupos pequeños. de los empobrecidos. crece el número de parados. la socialdemocracia. La crítica de los errores y el análisis de los errores son medios imprescindibles de lo político. de acuerdo con sus propias exigencias como partido de centro. numéricamente es más amplio que nunca antes y. Cada vez es más urgente analizar críticamente a nivel internacional lo que está ocurriendo e informar públicamente de ello. gracias a la última tecnología cada uno está más cerca de los otros a nivel global. de falsos autónomos. El proletariado mundial crece. Queda abierta la cuestión de cómo se pueden coaligar las dispersas fuerzas del proletariado mundial en el sentido más amplio. ha desaparecido el espacio público en el que llevar a cabo la lucha antiideológica al modo marxista. el espacio público en el que se puedan mostrar los “hechos” y sus causas. mientras que al tiempo. Por obra del capital la clase obrera ya apenas está concentrada en la fábrica.Apéndice El fascismo y la Segunda Guerra Mundial diezmaron desmesuradamente el movimiento obrero. 136 . al mismo tiempo. de precarios no organizados y la masa de los expulsados de la sociedad. Para ello podemos aprender algo de Rosa Luxemburg. es decir.

En cuanto abordamos alguna investigación empírica la cuestión aparece de nuevo.Capítulo cuarto LA TENSA RELACIÓN ENTRE TEORÍA Y EMPIRIA96 Observación previa El título que he escogido para este apartado es más amplio de lo que precisa el tema que aquí abordo. Desde entonces no he podido abandonar este tema. Necesito un marco amplio al menos para poder señalar las implicaciones políticas y epistemológicas que conlleva el manejo teórico de datos y hechos. aunque haya que seguir avanzando sin resolverla definitivamente. el conocimiento usado por estas personas. volví a leer a Rosa Luxemburg. En mi conferencia de habilitación para acceder a una cátedra de la Universidad (en 1978). Mi experiencia con científicos sociales entendidos en marxismo/expertos/ que se consideran marxistas en relación con la empiria me ha mostrado que es urgente tratar esta cuestión. empiria no significa sólo estadísticas y encuestas. Casi tres décadas después de este primer intento de comprender con más precisión la relación entre la investigación empírica y la teoría marxista. Por último. este uso de la palabra real estará haciendo referencia a las explicaciones de Marx y Engels en La ideología alemana. esta temática alberga además la cuestión de la relación de los intelectuales con los «demás» seres humanos en su vida diaria. de cifras y experiencias “reales”97. sino que con ello entenderemos también un proceso más amplio que consiste en obtener conocimiento a partir del comportamiento de las personas reales. así como otras sobre cómo obtener conocimiento a partir de la intuición de la realidad. Este tema ocupa un lugar central dentro de la discusión marxista. presenté mi propio estudio al respecto. eso que podemos expresar con “Investigación Social de Intervención” (véanse las entradas empiria/ teoría e investigación social de intervención en Diccionario Histórico-Crítico del Marxismo [DHCM vol. 97 Cuando en lo sucesivo se hable reiteradamente de experiencias. 96 En adelante. implica distintas concepciones sobre cómo las teorías pueden intervenir a través de la critica. hechos y personas “reales”. 3]). La relación entre empiria y teoría es decisiva respecto del acceso a la realidad. bajo empiria no hay que entender sólo una medida capaz de expresar en cifras ciertas partes de la realidad. 137 .

Además. 138 . la crítica me sirve precisamente para poner de relieve la conexión fáctica de Luxemburg con Marx. primero tuve que poner en claro ante mí misma la razón por la que realmente quería pronunciarme sobre la relación entre teoría y empiria en Luxemburg. en sus instructivas y sintéticas recomendaciones. Los distintos elementos se desgajaban como por sí mismos uno por uno. así como grotescamente contrarias a su propio modo de proceder (tal y como se ha visto en el segundo capítulo). pues esto podría crear una mala escuela. Como parecía que nada encajaba correctamente. me parece que las ideas con las que Luxemburg condena lo empírico en su crítica del método marxiano son falsas. La dificultad para dominar este asunto reside en saber apreciar críticamente la distancia existente entre la polémica de la política y el trabajo crítico teórico-político. En adelante. Por otro lado. cómo ella se toma tan en serio el procedimiento crítico de Marx que llega a utilizarlo.Me resultó difícil escribir este texto sobre esta temática. también a enriquecer con humor y agudeza el panorama político y el propio lenguaje. No obstante. en base a las cuales condena a sus adversarios políticos. Es más. se tomen como si fueran “afirmaciones universales”. y por qué quería poner esto en conexión con un arte de de la política. en este punto de la crítica a Luxemburg puedo volver a exponer el método marxiano allí donde es esencialmente importante para las ciencias sociales empíricas. como por ejemplo en la cuestión de lo empírico. La propuesta de Schütrumpf incita a discutir sobre las distintas formas de crítica y retórica en la política y. De hecho. la unidad parecía arbitraria y las partes desproporcionadas. en todo caso. su polémica me parece que es cuestionable en muchos lugares. es decir. para Luxemburg la polémica es una forma popular de hacer política. En primer lugar. Mis razones proceden de distintos puntos que difieren entre sí. propone heredar el valor de la polémica de Luxemburg: “Aprender de nuevo a usar la polémica como un fármaco contra el cultivo orgulloso de la arbitrariedad” (45). por lo tanto. me parece necesario y de gran importancia rechazar que las polémicas observaciones de Luxemburg98 sobre la empiria. En sus dispersas declaraciones sobre lo empírico hay una serie de giros 98 Schütrumpf en su libro sobre Luxemburg (2006). no se tratará de la relación de la teoría y la empiria en general. aplicándolo incluso sobre el propio Marx. sino de cómo Luxemburg se refiere a lo empírico y de las implicaciones teóricas que esto conlleva.

ha conseguido deducir el socialismo. 27). queda claro que la separación del pensamiento científico respecto de los hombres reales. a los “seres humanos en persona”. “Allí donde termina la especulación. Evidentemente. comienza también la ciencia real y positiva.). al “proceso real de la vida” de los seres humanos. al comenzar con “la vida real” en la praxis humana diaria se está haciendo simultáneamente una crítica a la ciencia. Y a esto contrapone el supuesto modo de proceder de Marx: “Él. por lo pronto. ha previsto a priori la necesidad de la lucha y la victoria socialista. en la vida real. 140 y sig. la exposición de la acción práctica. precisamente. 1/2. sino también especialmente como una exigencia en las obras de Marx y Engels. Cuando menos es sorprendente que Luxemburg defienda algo semejante puesto que no solemos encontrarla en las trilladas sendas del marxismo de la deducción. genera (deductivamente) el conocimiento adecuado en las esferas del saber y de las ideas. convierte a la ciencia no sólo en especulativa y arbitraria. Defiende una política y una concepción teórica que. sin tener que ocuparse de los molestos hechos de la vida cotidiana. En la Ideología alemana esbozan su programa de investigación con reiteradas alusiones al “lenguaje de la vida real”. y que creen encontrarlo no sólo en la propia Luxemburg. En pocas palabras. Por supuesto. La frase es provocativa en varios sentidos. Cuando discute sobre la política y la influencia de Berstein y Kautsky en el movimiento obrero. en lugar de atenerse simplemente a los hechos empíricos del «plusproducto» y de su injusticia” (1/2. 139 . 138). se refiere a ellos como: “cabezas huecas [a quienes] los hechos empíricos les bastan para delinear la chapuza de un socialismo «empírico» superficial” (1901. el fundamento de la teoría y de la política. esta frase además inquieta a todos aquellos que hacen de la experiencia. sino también en una sofisticada construcción.desconcertantes e incluso molestos. de la vida cotidiana y de la realidad. del proceso práctico de desarrollo de los hombres” (MEW 3. a los “individuos vivos reales”.

y a preguntarnos por el modo como Luxemburg trata los datos empíricos y el pensamiento teórico. Su universalización concierne especialmente al trabajo porque este se reduce y libera sus formas antagónicas a través de la universalización” (257). declaración explícita sobre lo empírico en la obra de Luxemburg.). 140 . tiene una “función clave para la crítica de la economía política” (240 y sig. 4. esto será así porque la propia Luxemburg esencialmente sólo se refiere a Marx. no se trata de un estudio completo de la historiografía marxiana. una relación de leyes científicas. 2. Sólo se apela con observaciones explícitas a Marx en cuanto a la relación con la realidad y la experiencia. cuyo resultado es prácticamente el contrario a la formulación luxemburguiana de “deducción”. 100 No obstante. y análisis del papel de lo empírico en su obra teórica La acumulación del capital. las palabras de Luxemburg crispan especialmente por su forma de caracterizar la manera de proceder de Marx. ¿Es su procedimiento una deducción del socialismo. 3. La referencia a la “producción común” “introduce una perspectiva en cuanto al contenido”. Aquí injustamente sólo se menciona a Marx. cuando también se tendría que nombrar a Engels. ni tampoco se deriva (se deduce) de ella bajo qué luz se muestran los fenómenos. elemental para la teoría y para la práctica. en cierto sentido. Marx 99 Wolfgang Fritz Haug ha dedicado una esmerada investigación a la cuestión de El punto de vista y la perspectiva socialista en la crítica de la economía política del pensamiento de Marx. una fundamentación de la necesidad a priori de la lucha y de la victoria socialista? ¿Es que Marx no se ha preocupado entonces de las banalidades de los hechos empíricos99? Cada una de esas tres inquietantes cuestiones nos insta a profundizar en ese complejo de cuestiones.En tercer lugar. breve recapitulación del estatus de lo empírico en la teoría marxiana100. como un espejo para reflejar de forma realista a Luxemburg en este contexto. Toda la problemática se desarrolla a través de cuatro pasos: 1. “La crítica marxiana de la economía política se sitúa completamente en la perspectiva de lo que es universal o soporta ser universalizado. “victoria” y “ley”. examen de la comprensión de Luxemburg respecto de lo empírico implícita en sus textos políticos. sino que Marx sirve. 258) el que pone de relieve el interés general frente al interés privado. sino que es el propio “antagonismo interno de la economía política” (2006. La perspectiva socialista no le adviene desde fuera al contenido.

que los introdujo en sus análisis y que elaboró su teoría del plusvalor basándose tanto en los datos empíricos como en la crítica a la teoría burguesa. Traducido en términos de teoría social. En las Tesis sobre Feuerbach se anuncia un giro hacia la introducción de datos. 254). cuyos informes son publicados cada medio año por el parlamento. un cambio de orientación que busca hacer perceptible lo que las personas realmente hacen cuando conducen su vida. cualquiera sabe que para escribir El capital recurrió una y otra vez a los informes de los inspectores de las fábricas. bajo la forma del objeto o de la intuición. Son los individuos reales. no de modo subjetivo” (MEW 3. la sensibilidad. su acción y sus condiciones de vida materiales. informes y experiencias en el propio trabajo teórico que se contrapone a otra forma de proceder exclusivamente crítico-teórica y sin ninguna referencia a los procesos reales. Por consiguiente. tal y como sigue: “Las premisas de las que partimos no tienen nada de arbitrario ni son dogmas. pero no como actividad humana sensible. 20). En la primera tesis se dice: “El principal defecto de todo materialismo hasta la fecha es que sólo se comprende el objeto. En sus descripciones sobre los inspectores de fábrica encontramos expresiones muy significativas respecto de la cuestión de la relación entre teoría y empiria: “Se encargan vigilantes de la ley especiales. tanto las aquellas con las que se encuentran como las provocadas por su propia acción. no como praxis. podemos decir que la investigación que Marx pretendió llevar a cabo precisa del análisis de las condiciones sociales que los seres 141 . es decir.Incluso si apenas se conoce la concepción teórica de Marx. La referencia a lo empírico en los siguientes trabajos se formula. En esta tesis se exhorta también a una ciencia subjetiva. tales premisas son constatables mediante un método estrictamente empírico” (MEW 3. Estos ofrecen una estadística continua y oficial sobre el hambre voraz de los capitalistas por el plustrabajo” (MEW 23. 5). son premisas reales de las que sólo se puede prescindir en la imaginación. principalmente en La ideología alemana. la realidad. inspectores de fábrica directamente subordinados al Ministerio del Interior.

en contra. como contra la especulación de los idealistas. evitando con ello una deducción teórica o una invención especulativa de lo que los seres humanos activos hacen en el proceso de producción de su propia vida. El punto de partida del nuevo enfoque son los seres humanos: “no fijados y aislados de cualquier forma en la fantasía. En La ideología alemana continúan las referencias a la naturaleza de los seres humanos. un determinado modo de vida de los mismos” (21). finalmente. cuyas teorías se desarrollan con independencia de la vida cotidiana. La empiria se convierte en el concepto clave101 para caracterizar la ruptura con el 101 Precisamente porque en Marx y Engels el concepto de empiria es estratégicamente importante. El problema de la investigación se convierte en una cuestión de praxis. la historia deja de ser una colección de hechos muertos. Estructura social e investigación de la praxis podrían ser las palabras clave. a los fundamentos naturales de su existencia y. En cuanto se expone este proceso vital activo. lo que permite caracterizar el uso ofensivo que Luxemburg hace del concepto de empiria como un programa 142 . En ambos casos es relevante el método empírico. como lo es para los idealistas” (27). de hecho. tanto sus condiciones como a sí mismos.humanos encuentran configuradas de un modo u otro según el momento histórico. se emplea siempre que hay que referirse al proceso histórico. al mismo tiempo. por lo tanto. En La ideología alemana llama la atención la frecuente aparición del concepto empiria y. La descripción empírica tendría que ver. una forma determinada con la que expresar su vida. aquí se compilan los lugares en que aparece. El alegato a favor de lo empírico se dirige simultáneamente tanto contra los “empiristas abstractos”. o una acción imaginaria de sujetos imaginarios. un proceso que bajo determinadas condiciones resulta empíricamente verificable. a “la organización corporal”. como lo es para los empíricos abstractos. por tanto. sino en su proceso de desarrollo real. exposición y desarrollo. del mero hechizo de los datos numéricos [Zahlenhuberei ¿Zahlen-Zauberei?]. al hecho de que los seres humanos produzcan su propia vida: “El modo de producción es ya […] una forma determinada de actividad de estos individuos. con las personas en tanto que son esencialmente activas. también se investiga cómo los seres humanos manejan de hecho estas condiciones. cómo se apropian de ellas y cómo transforman.

En este sentido. El procedimiento válido para la investigación histórico-crítica de Marx y Engels no se refiere sólo a la investigación práctica. y no al revés. Su fundamento es la conocida frase que afirma que la existencia determina la conciencia. de estos mismos dominadores y. el modo empírico de proceder es también una crítica radical a la teoría cuando esta procede desde el exterior del proceso de producción de la vida. De aquí se sigue la propuesta de un nuevo método empírico de la historia desarrollado a partir “de la conexión con la ilusión de los ideólogos en general. Representa la exigencia de desarrollar la investigación desde una perspectiva subjetiva. empíricamente constatable y vinculada a condiciones materiales” (ibíd. de esta forma. 143 . hay que reconocer el dominio de las ideas o ilusiones en la historia” (49). Por eso el que las teorías se desprendan de las praxis es: “la sublimación necesaria para el proceso de su vida material. como por ejemplo.). Pero el resultado de tales tejidos de ideas separados de lo empírico sería que eliminan “todos los elementos materialistas de la historiografía” (ibíd. Esto sería posible porque las ideas tienen un “fundamento empírico” en función del cual se relacionan mutuamente. con las ilusiones de juristas y políticos (entre ellas también las ilusiones de los estadistas prácticos). bajo condiciones empíricas y como individuos materiales. a partir de lo seres humanos. En La ideología alemana se puede leer: “La conciencia nunca puede ser otra cosa que la existencia consciente y la existencia de los seres humanos es su proceso de vida real” (26). Marx expone en tres momentos el método de quienes crean conceptos y pretenden probar la “soberanía del espíritu”. fácilmente comprensibles a partir de sus posición práctica en la vida.).idealismo. sino que es también una crítica de la teoría. que dominan por razones empíricas. de sus alternativo especialmente problemático y de consecuencias decisivas. en este proceso el concepto de lo empírico juega de nuevo un papel central: “Hay que separar las ideas de quienes dominan. con los sueños dogmáticos y las tergiversaciones de estos sujetos.

hay que establecer analíticamente la conexión existente entre las relaciones de producción y la estructura social y política. Esta exigencia sitúa a quienes investigan empíricamente en un contexto teórico complicado. a modo de directriz. que son productivamente activos de una forma determinada. el modo de vida. La realidad material sirve para comprobar y corregir la praxis de comprender. de esta forma. observa la actividad humana desde la perspectiva de que los seres humanos se desarrollan a sí mismos. Esta es la base de su ciencia que. los empiristas tienen que seguir. de forma empírica y sin ningún tipo de especulación. se remite a la apropiación de las condiciones sociales del vivir. “Por lo tanto. puede generalizar lo particular.negocios y de la división del trabajo” (49 y sig. Las 144 . Esta exigencia de lo empírico se dirige también contra la mera “mistificación y especulación”. la cultura. en tanto proceso de conocimiento es. Los empiristas no recogen todo aquello que sucede. que consiguen parecer independientes de la división del trabajo y. sino sólo las dimensiones a las que los propios seres humanos otorgan un determinado significado. etc. El investigador empírico se convierte en alguien que ante relaciones sociales y políticas concretas. Para esta propuesta –que consiste en dirigir la mirada hacia determinadas dimensiones en el contexto de sus condiciones– el concepto desarrollo humano posee una importancia adicional que.). un proceso que consiste en ordenar los datos dirigido por la teoría. por consiguiente. “La observación empírica tiene que mostrar. también afectan al estatus social de quienes crean esa ilusión. en cada caso particular. Para ordenar y disponer los datos y los hechos. la tesis que sostiene que las relaciones de producción determinan la política. La empiria. La empiria obliga a cambiar la forma de pensar. la conexión que hay entre la división social y política. Aquí la mirada empírica se fija en el proceso de producción.). con ello. en este contexto. y la producción” (25). sin tener que renunciar por ello a lo vivo. el hecho es el siguiente: determinados individuos. entablan estas relaciones sociales y políticas determinadas” (ibíd. La crítica se dirige tanto a la ideología como a la ilusión.

145 . que ahora expresa una determinada relación del capital en cuanto tal. “críticamente”. reales y concretas. 174): “Por lo tanto. sino que requiere establecer la referencia a los amplios procesos de producir la vida y a sus respectivas interrelaciones. afirma que los economistas ya habían expuesto “de un modo más o menos empírico” el resultado aparentemente paradójico de que el trabajador oponga contra sí mismo como un poder ajeno su propia fuerza creadora. sino que se posiciona contra un proceso de abstracción que sólo se remite a la empiria para reducirla a una relación básica eternamente idéntica. al interés. por ejemplo. también se pueda presuponer en su consideración. Aquello que todavía requiere una comprensión teórica puede existir como enunciado empírico. En este sentido. La experiencia es la base del conocimiento. también se le separa de aquello que lo determina y se equipara al valor de cambio” (175). pero no hay que entenderla como algo por sí misma.intuiciones simples. la crítica de la economía política como un todo se puede entender como un proyecto que consiste en ordenar de otra forma. Tal y como consta en la frase de Luxemburg arriba citada. E igualmente. se subordinan a que la conexión en la que se hallan sea comprensible y que. la experiencia no se puede reducir en absoluto a estos procesos ni tampoco se puede deducir de ellos. sino también en la determinación esencialmente distinta del capital. En Marx también encontramos afirmaciones críticas en las que la empiria juega un papel importante. por tanto. la empiria tiene pues que ver con la comprensión de la praxis humana. sólo entonces el capital se reduce de nuevo al concepto simple de valor de cambio. La conexión entre las praxis y las relaciones entre ellas es lo que fundamenta la recíproca interrelación entre empiria y teoría. Marx. en el contexto de la alienación del trabajo. Como. De esta forma. en su discusión del método de Frederick Bastiat. una “abstracción que no es más que un monótono vaticinio” que él califica de “lugar común trivialmente autocomplaciente” (Grundrisse. los enunciados empíricos. MEW 42. Marx no se sitúa aquí en contra de la empiria en general. sólo después de aceptar a partir de la empiria que el valor de cambio no sólo existe en esta simple determinación.

875 y sig. que los precios de las mercancías están determinados mediante el salario. del capital y del suelo y que estos elementos del precio son de hecho los que regulan la configuración del precio” (882). el interés y la renta. en función del precio del trabajo. En este contexto hay una serie de ejemplos en los que se experimenta su respectiva conexión. En definitiva. 146 . La «experiencia» que entonces se tiene es. De donde se deduce que aquello que no se experimenta también tiene que ser objeto de la investigación: “Por lo tanto. en la competencia. entonces “la ley interna que se impone en estas casualidades y que las regula” “se hace visible” (ibíd. la determinación del precio mediante el salario. central para la investigación empírica.). que se presenta como casualidad (como. Marx. por ejemplo. la experiencia también se da en acontecimientos que se repiten hasta convertirse en promedios (como sucede en la cuestión del cambio medio del capital comercial. Luego. la experiencia muestra aquí de forma teórica. Lo que no se «experimenta» es la regulación oculta de estos cambios mediante un valor de la mercancía que resulta independiente del salario […]. el cual no se refiere sólo a vivencias individuales. Pero lo que no se experimenta es la causa oculta de esta conexión” (MEW 25. tampoco es algo establecido positivamente de forma definitiva. Según él. la mirada puede separar el caso individual. lo que en ambos casos se experimenta es que el salario ha determinado los precios de las mercancías. 320). llama a esto último “teórico” porque prescinde del punto de vista de quien tiene la experiencia: “Por lo tanto. el precio medio de una mercancía sube porque ha aumentado el salario y que cae porque este ha caído.). y el cálculo interesado del capitalista lo muestra de forma práctica. En el marco de la investigación empírica Marx opera con un concepto de experiencia complejo. 836) y originar conocimiento cuando “las casualidades se dan juntas en grandes cantidades”. en algunas esferas de la producción. la experiencia muestra que. pero la causa de esta conexión se halla vedada a la experiencia (oculta) o se manifiesta de forma alterada. en alguna ocasión y como de pasada. de nuevo. MEW 25.El concepto de experiencia. Generalmente Marx escribe “experiencia” entre comillas cuando con ella quiere evitar un error respecto al conocimiento de los sucesos. en cualquier caso.

a modo de investigación social empírica socialmente crítica. él intentó examinar esta cuestión elaborando una encuesta propia102. debe ser suficiente como base. 147 . Luxemburg lo considera como una nueva tendencia pretende minar el “sistema doctrinal marxiano” desde dentro del movimiento obrero: “La observación estrictamente empírica del hecho de la explotación. Como. sino que los mismos trabajadores se convirtiesen en expertos al tener que expresar sus experiencias con sus propias palabras. de forma que la encuesta no la hiciesen «expertos». en Francia no se había elaborado ningún informe sobre las condiciones de trabajo del proletariado. y la mera conciencia de la injusticia 102 Véase la entrada “encuesta obrera” (Arbeiterumfrage) en el Diccionario HistóricoCrítico del Marxismo (HKWM 1. En segundo lugar. Él mismo contribuyó también directamente al desarrollo de los métodos de la investigación social empírica. lo cual incluía tanto preguntas sobre la organización de los trabajadores. De este modo. la encuesta estaba hecha de tal forma que de la documentación tan extensa e inquisitiva que se le daba a cada trabajador pudiese surgir la conciencia sobre su propia situación.). pero en ningún sitio se ve que la rechace. Bernstein y Kautsky proceden de tal forma que muestran la explotación como una injusticia distributiva. en suma. cuestionaba los conceptos centrales de objetividad y neutralidad axiológica. y se discutieron como cuestionamiento de la relación “sujeto-objeto” en la investigación.Con Marx se puede aprender mucho sobre la dialéctica de la empira. Finalmente. como sobre su resistencia. del «plusproducto». Según su interpretación. los hechos empíricos y gente que trabaja con datos empíricos siempre en relación con una política que critica. a diferencia de lo que sucedía en Inglaterra. Estos modelos de encuestas se consolidaron en la segunda mitad del siglo XX. La crítica de Luxemburg a la empiria Luxemburg menciona la empiria. por sí mismo. Para ello modificó en tres puntos decisivos el procedimiento empírico habitual. 496 y sig. el hecho de encuestar tenía. una función ilustradora. así como un tipo de investigación social de intervención que planteaba dudas sobre la función de los expertos y que. los trabajadores debían hacerse cargo de la documentación. Mediante la información de los propios encuestados había que obtener un conocimiento exacto de las condiciones de trabajo.

Las declaraciones de Luxemburg sobre la conexión entre empiria y teoría cuando comenta a Marx parecen una especie de invocación: “Por el contrario. cuando menos. Al traer a colación reiteradamente las “férreas leyes de la historia” refuerza una comprensión de la historia y de su dinámica que está en contradicción con su propia política (tal y como se entiende en este libro). Sin lugar a duda. 148 . No obstante. Según ella Marx habría obtenido dicha “deducción” “sólo a partir de su discusión con el idealismo hegeliano” (138). la pusilanimidad declarada del tanteo empírico” (295).]). las expresiones se deben a la discusión política y posiblemente tengan una justificación histórica.de la distribución [debe ser suficiente] para legitimar el movimiento obrero socialista” (Aus dem Nachlass unserer Meister [De las obras póstumas de nuestros maestros] 1/2 137 y sig. las explicaciones del materialismo histórico marxiano ponen de manifiesto una idea del trabajo teórico de Marx que no se corresponde con el desarrollo de su pensamiento según las Tesis de Feuerbach. sólo ante la luz de la deducción. […] como método. a una teoría fetichista de la comprensión y a una negación dogmática de los hechos. Además. tal y como se articulan contribuyen. Una y otra vez polemizó contra el método empírico oponiéndolo a lo que consideraba la teoría «correcta» y tildándolo de ser: “una reducción de la teoría socialista a un par de verdades aburguesadas y trivialmente realistas […]. todos los «hechos empíricos» le parecieron diferentes. el camino para formular las leyes científicas de su desarrollo y decadencia” (140 y sig. la nimiedad del pensar erigida en principio y. sólo cuando tuvo en su mano el hilo de Ariadna del materialismo histórico pudo encontrar. a través del laberinto de los hechos cotidianos de la sociedad actual.).

Esto se puede ver. tienen un valor nulo para el comercio alemán y para la industria. En este sentido. Pero los datos empíricos no hablan por sí mismos. aunque sea con el objetivo de controlar a la población. Como. Luxemburg también utiliza estadísticas económicas para luchar contra la hegemonía de la clase dominante. hechos. 291). el hecho de tratar con datos sociales pasa a ser parte de la lucha de clases. como por ejemplo el censo nacional. aplaude la labor de recopilación de datos que el Estado lleva a cabo. Prácticamente en cualquiera de sus textos nos toparemos con datos empíricos. por ejemplo. Luxemburg utiliza material estatal en casi todos sus análisis y en todas sus polémicas. son útiles para la dominación precisamente porque revelan un saber valioso sobre la sociedad (véanse el primer y el tercer capítulo de este libro 1/1. sino sólo enormes sacrificios de sangre y dinero. con las extensas tablas que introduce sobre los flujos del comercio: “Precisamente los países cuya conquista y mantenimiento costaron al pueblo una inmensidad de dinero. son factores en un campo de batalla que está sometido a la hegemonía de la clase dominante. La política que lleva a cabo contiene datos empíricos que al situarlos en su contexto determinan el significado de su exposición. que debido al método analítico deductivo (tal y como hemos visto en el capítulo segundo). Como cabría esperar. datos y documentos de una forma diferente de la que cabría suponer conociendo su condena de los empiristas. en tanto que también sirve para que el propio pueblo tenga más información. De este modo. y peligros constantemente crecientes para un tranquilo desarrollo” (285). Los datos sobre la situación social. “La política aventurera mundial no puede traer al pueblo alemán una expansión comercial e industrial. Pero este procedimiento sucede menos a causa de que desvele los datos a la luz de una teoría previamente deducida (de acuerdo con lo que defendía que hacía Marx). por cuyo motivo supuestamente fueron conquistados” (1/1. en el siguiente: 149 .Cómo trata Luxemburg la empiria La propia Luxemburg emplea estadísticas sociales. 284). por ejemplo.

595). O: “El vivero de aprendices en el oficio de panadero en Hamburgo ha conducido a unos salarios tan inauditamente bajos (¡por 105 horas de trabajo semanal!) que. la crítica con la que despacha a los que introducen cifras en el juego no pretendería ridiculizar este hecho en sí mismo. de las T. sino al modo de tratar ese material.) sirven para demostrar que los “agrarios”103: “son los más leales aliados de los magnates del carbón y del hierro de Pensilvania. Lo mismo sucede si se lee su discusión de los derechos aduaneros (1/1. En especial cuando Luxemburg aborda el desarrollo del capitalismo mundial. (Kapitalistische Entwicklung und Arbeitervereinigungen [El desarrollo capitalista y las asociaciones de trabajadores] 1/1. una realmente llega a ahogarse en cifras. ascendió a una media de 22 millones de bushels. 716). razón por la que tuvo que centrarse en la relación de lo empírico con la teoría. las extensas tablas de la economía de América del Norte basada en los cárteles (1/1. 103 Partidarios del Partido Agrario Alemán [N. Así. una década después pasó a 78 millones bushels y sólo en 1879 ¡se elevó a 153 millones de bushels!” (1/1. por ejemplo. 23). tema que nunca abandonó. UU. por ejemplo. en 1886 había simultáneamente 250 colegas en paro”. 686 y ss. Teniendo en cuenta su propia praxis.]. de forma que si polemizase contra la empiria se estaría poniendo la zancadilla a sí misma. 709 y ss.000 y han triplicado su capacidad” (Die sozialistische Krise in Frankreich [La crisis socialista en Francia] 1/2. 150 . y en utilizarlos para la política diaria. estadísticas y números.) donde se exponen con detalle los datos referentes al precio del trigo y al desarrollo del mercado mundial de cereales: “Entre los años 1861 y 1870 la exportación de trigo de los EE. bajo cuyo yugo perecen cientos de miles de proletarios” (689).“A pesar de todas las cláusulas legales. las congregaciones de la Tercera República han aumentado sus miembros a 200. Estos pasajes tan sólo pretenden mostrar que el trabajo periodístico de Luxemburg consistía precisamente en observar hechos.

conceptos que ocasionalmente usa más allá de su disputa con Bernstein. pues precisamente permiten arrojar luz sobre algunos datos y permiten reconocer una tendencia allí donde una mirada ateórica no lograr descubrir nada especial. no obstante. en lugar de la economía mercantil privada. se impondrá un nuevo orden social basado en una producción cooperativa planificada” (1/1. Además. por lo tanto. siguen planteando algunas cuestiones. en los campos de fuerzas de la historia mundial tienen que ser desarrollados de un modo específico. no se menciona) sirvan para orientar el trabajo de la empiria. por lo demás. para causar una dependencia económica mutua y para transformar finalmente el mundo entero en un único mecanismo de producción sólidamente ensamblado. el proceso de producción capitalista se mueve con apremio incontenible hacia el momento en que el desarrollo de las fuerzas de producción llegue a ser incompatible con el dominio del capital y esto incluso en el Imperio ruso donde. 209 y ss. En el comentario final escribe: “Es una ley inmanente del modo de producción capitalista el que tienda poco a poco a unir materialmente unos con otros los lugares más lejanos. Ahora se comprende que ciertas proposiciones del Manifiesto comunista (que.). Luxemburg usa los enunciados analíticos de Marx y Engels como enunciados respecto de tendencias que le permiten presentar los resultados empíricos como avances y/o como bloqueos de un movimiento general que. como por ejemplo. 151 . Ciertamente este trabajo podría demostrar que las pruebas empíricas quedan subsumidas en las leyes universales del desarrollo que han sido previamente pensadas de modo teórico y que. aquellas sólo sirven para visualizar estas. Asimismo en El desarrollo industrial de Polonia (su tesis doctoral defendida en 1898) encontramos efectivamente columnas de cifras. “ley” e “incontenible”. cuando respecto de la crítica que Kautsky hace a Bernstein (1/1. Aún así.También pone en práctica otras formas de trabajar. tablas y datos compilados con los que demuestra los correspondientes argumentos. conceptos como “deducción”. 537-554) destaca y elogia que haya examinado “sus pruebas estadísticas [aportadas] contra la doctrina socialdemócrata” (554) y que haya puesto de manifiesto que son incorrectas en su propio terreno.

La apariencia empírica se debe al modo efectivo de proceder. en especial. a los propios actores como sujetos. tres y cinco). por eso se convierten en una pauta para el dogmatismo y para un conocimiento inmutable. Luxemburg como teórica marxista De Marx aprendimos que la observación de los “hechos empíricos” se relaciona con la propia praxis en la sociedad y. alimentados con profundos conocimientos. Pero. además. que si dejamos el dinero en el banco durante suficiente tiempo. lo hace prolíficamente. que se trata de una praxis específica. 104 En este lugar no es posible exponer una explicación. es un procedimiento histórico-reconstructivo que sitúa a los agentes involucrados en función de los intereses y de las respectivas posiciones y perspectivas. 1978. datos. por ejemplo. Lo que se presenta como realidad son fenómenos elaborados y lo que hay que descifrar es cómo han llegado a ser lo que son. etc. 152 . En su tesis doctoral recurre a reflexiones guiadas por la teoría para ordenar el material. Sus agudos análisis histórico-críticos sobre el modo de producción capitalista y el imperialismo (véanse los capítulo dos. Véase mi aportación Dialektische Theorie und empirische Methodik [Teoría dialéctica y metodología empírica]. son tan empíricos como cualquier otro escrito histórico. en este sentido. tanto en sus discursos como en sus trabajos periodísticos y. obtendremos más dinero.Estos conceptos pasan por alto justamente que haya diversos movimientos en conflicto y. Tratar con estadísticas sociales. operando de este modo. A primera vista los datos pueden expresar lo contrario de lo contenido en ellos. documentos. La conclusión de este análisis sobre el modo cómo Luxemburg trata el material estadístico sería la siguiente: A Luxemburg le complace emplear datos empíricos en la política. Los fenómenos proceden de praxis concretas que podríamos cifrar en intereses. Aquí queda sin discutir qué entendemos realmente por empiria y de qué forma queremos proceder al respecto en tanto científicos-sociales marxistas que somos104. no han sido incluidos en este examen aunque. de hecho. Los datos empíricos son parte de su realpolitik revolucionaria y. naturalmente. como. son un material que cobra peso político en la dialéctica entre los objetivos a corto y a largo plazo.

De su actitud frente a los empiristas se puede decir. Evidentemente. en una teoría acabada frente a la cual los socialdemócratas que observan las injusticias empíricas resulta que no pueden ser sino unos traidores cabezas huecas. La acumulación del capital. En tanto que Marx propone referirse a las praxis de los seres humanos. etc. es autorreflexiva per se. en ese caso. entonces es necesario ver que está en contradicción con ella en más de un aspecto” (5. “Su teoría” es una propuesta de un proyecto sobre cómo se debe investigar.en realidad. 285). Su único texto extenso. 153 . así como ver si para ello utiliza “datos empíricos” y. sus análisis y sus propuestas de basarse en las prácticas de los seres humanos. ¿Cómo procede Luxemburg? En primer lugar. Por consiguiente. hay que comprobar si él mismo lo hace. al enfrentarse al reformismo de Bernstein. Luxemburg. Es necesario pues reflejar también la propia participación en los procesos de conocimiento y percepción. de qué manera los utiliza. de destacar las posiciones y perspectivas. esto muestra que el bloque “teoría marxiana” no es firme ni está definitivamente acabado tal y como anteriormente se había proclamado. no se estarían reconociendo cuáles son las condiciones que dan lugar al interés. sino que incluso Marx puede errar en la teoría e incluso más: su teoría exige poder criticarse a sí misma. es una crítica de los esquemas de reproducción marxianos cuyo principal argumento es que da una solución deficiente a los problemas de la acumulación y la realización. no sólo que es indolente o superficial.. y ha convertido esos pasajes basados en la certidumbre que también encontramos en Marx en una deducción sacrosanta de la victoria del socialismo. será especialmente interesante examinar qué tipo de crítica hace Luxemburg a Marx en sus propios trabajos. ha transformado en un lenguaje mistificado las ideas de Marx. de forma crítica e inmanente: “Si se comprueba el esquema de la reproducción ampliada justo desde el punto de vista de la teoría marxiana. sino sobre todo que ha secundado el rígido dogmatismo del marxismo posterior. de operar de forma históricoreconstructiva.

pero esta no se debe omitir puesto que es fundamental para la reproducción ampliada y para el curso del desarrollo. que son empíricamente constatables). Luxemburg entonces argumenta «empíricamente»: Las tesis no deben estar en contradicción con la realidad.Luxemburg. Efectivamente. la suposición según la cual las distintas partes del capital surgen conforme a la forma material en que se pueden reproducir. “El esquema supone entonces un movimiento del capital social total que contradice el curso real del desarrollo capitalista” (292). ninguna “contradicción con la realidad”. es decir. pero que. Ella se atiene a que las progresivas y ulteriores suposiciones son contrafácticas. la historia. comienza analizando las incongruencias y lagunas en la adopción del modelo marxiano. la “primera vista”. por tanto. etc. por ejemplo. [también es] imposible [la existencia real del] capital inversor” (291). analiza tanto el modelo como sus hipótesis. Este modelo es abstraído a partir de una serie de singularidades que realmente tienen que darse (es decir. sino que es necesario captar “el curso real de las cosas”. como medios de consumo o medios de producción. E igualmente sucede con la enorme ampliación de la producción. Entre los elementos omitidos por Marx encontramos “la progresiva productividad del trabajo” (ibíd. en el modelo hay que omitirlas para poder así comprender la configuración de las fuerzas principales. la “praxis efectiva”. Y concluye: un desplazamiento del fundamento técnico del capital sería impensable en el esquema de Marx (290). como.). Luxemburg recurre a datos para poner en tela de juicio un modelo 154 . los cálculos de Marx habrían contribuido a una serie de teorías sobre la acumulación y la crisis que estarían cortocircuitadas. el “curso de hecho”. las ventas y el desarrollo unilateral de algunos sectores. Sus palabras –el “curso real”. pero precisamente eso es “la praxis real del capital”. “[El] desplazamiento técnico de la forma de producción en el curso de la acumulación […] no se puede imponer sin desarticular las relaciones fundamentales del esquema marxiano. en un primer momento. Según esto.− se refieren sin excepción a “hechos empíricos”. La refutación de Luxemburg. y prosigue inmediatamente comprobando la realidad. sin embargo.

Struve. fijados por el valor y la masa de los medios de producción ya producidos. dio lugar a un resultado ciertamente crítico con la teoría: se demostró que una de las abstracciones era un error fundamental. Ricardo. cit. Añade un esquema con datos. en los que tiene su existencia el capital” (MEW 23. Desde un punto de vista lógico los esquemas marxianos funcionan sin la contradicción motriz que obliga a los capitalistas a buscar un mercado de consumo en un entorno que aún no sea capitalista. 155 . esto le permite ampliar los elementos de su acumulación más allá de sus límites. La discusión analítica de esta pregunta. etc. Luxemburg presenta una serie de teóricos. El problema de la falta de explicación de la reproducción ampliada procedía del esquema marxiano. por Luxemburg 5. Rodbertus . Tugan-Baranowski. 630 y sig. determina la existencia de las economías capitalistas. que tuvieron “la correcta intuición” de que en el esquema marxiano faltaban “terceras personas”.teórico de pensamiento. Kirchmann. sin embargo. 305). basada en examinar empíricamente las hipótesis y lagunas. Esto. Tal y como afirma Luxemburg con palabras del propio Marx. McCulloch. aparentemente fijados mediante su propia magnitud. Pero: “la realización del plusvalor para fines de acumulación es una tarea insoluble en una sociedad que sólo conste de trabajadores y capitalistas” (299). “el capital gana fuerza de expansión al apropiarse de los dos elementos que originan la riqueza: la fuerza de trabajo y la tierra. sólo los capitalistas y los trabajadores son los productores y consumidores esenciales.. como Sismondi. con tablas de la historia de la industria algodonera (medios de consumo) y de la construcción del ferrocarril (medios de producción) constatando con ello: “[Que] en ninguno de los dos casos el plusvalor surge en su forma natural (302)”. por tanto.. que todas las sociedades producen de forma capitalista y que en todas y cada una de ellas se produce exclusivamente de forma capitalista y que. Bilgakow. a saber. surge la contradicción. pero que sucumbieron a la tentación de completar sencillamente el esquema sin la contradicción motriz: La propia argumentación de Luxemburg la lleva a desarrollar una teoría del imperialismo actualmente discutible. Malthus. Say.

es decir. trabajar empíricamente bajo las condiciones expuestas de lo histórico-reconstructivo. comprobar siempre y en cada paso el curso real de la historia. a la ocupación y destrucción de la forma doméstica de producción en los propios países capitalistas. su crítica global no funciona en absoluto como mera aplicación de una teoría marxiana ya concluida ni tampoco funciona de forma «antiempírica». Fue en su crítica del esquema de reproducción marxiano donde Luxemburg desarrolló el trabajo de comprensión teórica de los hallazgos empíricos. para cuya destrucción y valorización106primaria busca mercados de consumo y nuevos proveedores de materias primas (incluso fuerza de trabajo más barata). Es decir. la entrada de Görg. En este sentido. 156 . las siguientes conclusiones: Tratar con datos empíricos es fundamental para la acción política. “valorización primaria” (Inwertsetzung) (HKWM 6/II. 106 Véase. de Werlhof 1982. la empiria y la teoría no son dos lados o niveles diferentes. C. llegó a ser especialmente fértil en la política para la investigación feminista105. 1501-1506). cada una por separado resulta tan carente de sentido como inerte. a partir del cual hemos obtenido. lo que ahora implícitamente plantea es entender la teoría marxiana como una propuesta para realizar el propio trabajo de investigación como crítica del conocimiento más avanzado hasta el momento y. F. Más bien al contrario. por lo menos. tiene que estar dirigido por una teoría. Esta idea es parte de las 105 Véase Mies y otros 1983 y 1986. aunque no se refiera propiamente a Luxemburg. La idea teórica de que el capitalismo necesita esferas extracapitalistas en su persecución de beneficio. Curiosamente la teoría del imperialismo. 2001. Estas condiciones pueden verse implicadas en una serie de contradicciones de diversa índole ante relaciones de fuerzas constantemente variables y con actores recíprocamente antagonistas.Frente a lo que se ha dicho. La pregunta en cuestión se desplaza entonces a la pregunta por la dialéctica de los objetivos a corto y a largo plazo. ahora fundada empíricamente y desarrollada de forma teórico-crítica. imprescindible para la política. El resultado histórico queda pues abierto. 1209-1214). La pregunta sobre cómo Luxemburg se enfrenta a la empiria y a la teoría nos ha llevado a un dubitativo ir y venir de uno a otro punto. en Haug.: entrada “domesticación del trabajo” (Hausfrausierung) en Diccionario Histórico-Crítico del Marxismo (HKWM 5. es un conocimiento que también podemos aplicar a la colonización interna. haciendo referencia a los intereses en los que se participa y a la praxis de los seres humanos reales. 2004. además. Pero el análisis de estos datos.

en tanto que estricta teoría económica contiene pocas ideas realmente nuevas. Lukács comienza evaluando la contribución económico-teórica de la crítica que Luxemburg lleva a cabo respecto de Marx. por un lado. no aportó nada realmente nuevo en la teoría económica pero que.). 38. siguen formando parte del orden del día político. En su análisis examina tanto la teoría como la política: “De modo aparentemente paradójico.praxis actuales también en el caso del capitalismo neoliberal. tanto la colonización “externa” como la “interna”. a la que le dedica sus mejores elogios. un trabajo teórico importante pero. su comprensión y su traducción a la política cotidiana concreta siguen siendo tareas vigentes. desde una perspectiva estrictamente económica. su profundidad y su amplitud no pueden compararse con la magnífica continuación que Rosa Luxemburg hace de la teoría de la reproducción marxiana” (Werke [Obras] 1967. en el 157 . Apéndice: Lukács En su estudio sobre Lenin (1924) Georg Lukács expone su lectura de la teoría del imperialismo de Luxemburg en relación con la de Lenin. sin embargo. Lukács recurre al singular concepto de proeza teórica para caracterizar a Lenin. En numerosos puntos está basada en Hilferding y. a quien concede una superioridad en lo político que no le va a la zaga a la superioridad de Luxemburg en lo teórico: “La superioridad de Lenin –y esto es una proeza teórica sin parangón– consiste en que ha logrado por completo unir y concretar la teoría económica del imperialismo con todas las cuestiones políticas del presente y esto con el objetivo de hacer de la economía de la nueva fase una pauta para todas las acciones concretas ante una situación tan decisiva” (ibíd. 2. en contraposición con Luxemburg. Lukács presenta a Lenin como alguien que. supo conectar de forma excepcional teorías ya conocidas con políticas concretas. Al comparar a ambos autores. 548). Ambos procesos. la concepción leninista del imperialismo es. y esto. por otro lado.

Lukács hecha en falta que Luxemburg no analice en concreto las relaciones de fuerzas. igualmente. industria de armamentos. Pero con ello Luxemburg sólo fundamenta la teoría de toda la época. Todos ellos –y sobre todo Rosa Luxemburg– ponen de relieve precisamente esos momentos de la economía del imperialismo en los que la economía necesariamente se transforma en política (colonización. es decir. No obstante. en cambio. como el de la clase trabajadora e. precisamente valorarlas y aprovecharse de ellas de forma revolucionaria es el objetivo práctico de la teoría marxista (ibíd. la teoría del imperialismo moderno en general” (39). Lenin unió los objetivos a corto y a largo plazo de manera magistral. La idoneidad teórica del juicio de Luxemburg respecto de toda la época no se concreta en un conocimiento preciso de cada una de las fuerzas motrices concretas. es decir. la forma mundial del capitalismo.fondo. etc. y que esta época –la última fase del capitalismo– tiene que ser una época de guerra mundial. En definitiva. la teoría del imperialismo de Rosa Luxemburg (como la de Pannekoek y las de otros izquierdistas) no es en absoluto economicista.). esta conexión no llega a concretarse.). “Ciertamente. Se podría objetar que en El folleto de Junius Luxemburg también ofrece un agudo análisis de los fallos y errores de la política del movimiento obrero 158 . el de sus contradicciones y sus posibilidades a escala internacional. y como consecuencia del proceso de acumulación. Es decir. en un sentido propio y estricto. Lukács emite este juicio basándose en el estudio de La acumulación del capital y El folleto de Junius. trabajos teóricos que se ocupan de la política internacional. que Rosa Luxemburg muestra de forma insuperable que el paso por el imperialismo (la época de la lucha colonial por la zona de consumo y de materias primas) se ha convertido en algo inevitable dadas las posibilidades de exportación de capital etc. Luxemburg. si analizamos parte por parte El folleto de Junius nos daremos cuenta de que en absoluto se trata de una consecuencia necesaria de La acumulación del capital. Lukács llega entonces a la siguiente conclusión: “tampoco ella consiguió descifrar el paso de esta teoría a las reivindicaciones concretas del día a día. concordaba exactamente con la idea de Luxemburg de que la teoría tiene que ser la directriz de la política. tanto el análisis de la clase dominante y de sus contradicciones. –según la crítica de Lukács– no logró transformar en política real aquello que no sólo sabía en teoría sino que incluso lo había desarrollado basándose en fundamentos marxianos.

y se prosiguen desde la perspectiva de Gramsci. al análisis concreto de las relaciones de fuerzas. etc.. 159 . el análisis de los fallos y el actuar en medio de contradicciones deben ser momentos decisivos. la cultura. la democracia. Esta se diferenciaba esencialmente de la leninista en que debía ocuparse de las contradicciones del capitalismo y no de la construcción del socialismo. el partido. la libertad. la revolución. la política en situaciones de contradicción o la dialéctica de los objetivos a corto y a largo plazo en la política cotidiana real. En segundo lugar. Luxemburg no pudo seguir trabajando en esta cuestión como consecuencia de su asesinato durante la insurrección espartaquista −en contra de la cual ella se había posicionado políticamente en aquel momento−. su política concreta. Con todo. Estas cuestiones conciernen sobre todo al análisis de las contradicciones de la clase dominante así como de la clase trabajadora y a sus consecuencias respecto de una política revolucionaria. Antonio Gramsci continuará desarrollando dicha problemática.precisamente en relación con el internacionalismo (véase el tercer capítulo de este libro) y que justo a partir de este análisis dedujo sus reflexiones sobre una nueva política concreta en la que la autocrítica. lo que plantea otras tareas a la dialéctica de objetivos a corto y a largo plazo. nuestro análisis de la teoría y la política luxemburguianas. tal y como Lukács reitera. En el siguiente capítulo se retoman las cuestiones abordadas que han quedado abiertas sobre el Estado. el parlamento. debía ser la continuación de su realpolitik revolucionaria (véase el segundo capítulo). y las valoraciones de Lukács evidencian que en su política socialista aún quedan pendientes lagunas estratégicas y preguntas abiertas. enfoque al que Peter Weiss denomina “línea LuxemburgGramsci”. Es decir.

la libertad. Vamos a intentar descubrir la razón de ser de tal contradicción. ciencia viva crítica. sin embargo. En un esbozo del proyecto de su Estética de la resistencia (Ästhetik des Widerstands) Peter Weiss apunta las siguientes ideas: “La militancia en el partido –no importa que el partido fuese pequeño−. a lo largo de la historia su imagen ha oscilado entre dos extremos. afiliación ideológica.Capítulo quinto LA LÍNEA LUXEMBURG-GRAMSCI Aunque desde 1989 prevalece la variante pacífica de Luxemburg. idealismos. No obstante. línea Luxemburg Gramsci. al hablar de una “línea Luxemburg-Gramsci” se amplía el horizonte político contribuyendo así al arte de la política. a saber. por lo tanto. mistificaciones” (Notizbücher [Libros de notas] 608). la dictadura del proletariado. el hecho de que las imágenes históricas sean cambiantes responde a las profundas transformaciones propias de la historia. su cercanía a la democracia parlamentaria y a la paz. trataremos los problemas planteados en el capítulo anterior. tiene que haber algo en el pensamiento de Luxemburg que explique su proximidad a la violencia revolucionaria y simultáneamente. los derechos civiles. A continuación. lo cultural. Explicación del principio de militancia. Ahora trataré de desarrollar con 160 . ausencia de coacción y dogmatismo. condición previa: reconocimiento de los errores históricos. rechazo de todas y cada una de las imágenes ilusorias. la sociedad civil y el Estado. estas problemáticas se agudizarán hasta tal punto que será necesario seguir trabajando en ello. Su nombre se ha identificado con la “libertad para los que piensan de otra forma” hasta diluir esta reivindicación en un mero cliché o en un alegato de tolerancia mutua. Naturalmente. En los capítulos anteriores ya hemos identificado y puesto de relieve los puntos esenciales del esbozo de Weiss respecto de Luxemburg. el posicionamiento de Luxemburg en relación con el parlamentarismo. la democracia. representando tanto la defensa decidida del uso de la fuerza como la tolerancia pacífica. la revolución. Una de las lecciones que obtendremos será que hay que atribuir a Luxemburg el mérito de haber planteado una serie de cuestiones retomadas y desarrolladas después por Antonio Gramsci y que. y a la inversa.

La diferencia entre ambas citas no se reduce simplemente a las distintas situaciones históricas y tampoco a un cambio en la concepción política de Luxemburg. en el estado de nuestra conciencia inmediata somos metafísicos incorregibles que se apegan a la inmutabilidad de las cosas” (1/2. Ustedes sólo comprenden [la alternativa]: metralletas o parlamentarismo. En su obra encontraremos sin gran dificultad ambas cosas. El hecho de que nosotros podamos leer las declaraciones como contradictorias reside más bien en la lógica del sentido común. Ustedes no pueden imaginarse el empleo de este medio en un sentido revolucionario. Parlamentarismo Al preguntarnos si Luxemburg se pronunciaba a favor del parlamentarismo o si más bien lo combatía considerándolo un insignificante “cuartucho de charlatanes”.mayor claridad la problemática de la continuación gramsciana. 487). argumenta en contra de boicotear las elecciones tal y como sigue: “Las elecciones representan un nuevo instrumento de la lucha revolucionaria. escribe: “Todos nosotros. la forma histórica concreta del dominio de clase por la burguesía y de su lucha contra el feudalismo – que sólo es el otro lado de esta dominación–” (1/2. por mucho que queramos pensar de forma dialéctica. En torno a 1904. 161 . en el contexto de la evaluación de la sublevación del proletariado ruso. 481). del progreso del género humano y de otras lindezas– es. un sentido con el que llevamos a cabo generalizaciones y que siempre tiende a la metafísica107. más bien. […] Para ustedes sólo existe el parlamento del Reichstag alemán. en 1918-19. escribe lo siguiente: “El parlamentarismo –lejos de ser un producto absoluto del desarrollo democrático. De acuerdo con esto. […] eso es una simplificación que no sirve para formar ni para educar a las masas” (4. Pero en el Congreso Fundacional del PCA. mostrando también con ello que esa “línea” es un avance histórico. nos adentramos en un terreno resbaladizo. parece claro que el “desarrollo democrático” (de la primera cita) así como el “progreso del género humano” están del 107 Luxemburg. 449).

las cuales. son parte del parlamentarismo. Si exponemos de forma simplificada y. la “charlatanería” y el vacío espiritual del parlamento: “El Reichstag [es] la sede de la monotonía espiritual más mortífera” (Sozialdemokratie und Parlamentarismus [Socialdemocracia y parlamentarismo] 1/2. sin embargo. ya sea totalmente. con total despreocupación por el afán legislativo del parlamento. Luxemburg no se cansará de condenar la “monotonía”. catorce años después (en la segunda cita). en el seno del desarrollo social. ante el murmullo autocomplaciente en forma de discurso de un par de cientos de diputados en una cámara de legislación burguesa. Acostumbrados a pensar a través de simples confrontaciones de bien y mal. sino que debemos combatirlo. es más bien una de las distintas formas que la burguesía utiliza en su lucha contra el feudalismo. sino incluso a utilizarlo como medio de lucha revolucionaria. por tanto. la libertad de expresión. Y a partir de ese momento histórico el parlamentarismo dejó de tener función alguna para la clase dominante de aquel momento: la burguesía. son fundamentales para analizar el marxismo de Luxemburg y su concepción de la historia. amigo y enemigo. No obstante. Este nació. mejor dicho. en el que –sin saberlo ni quererlo– participa la propia clase burguesa. Después de esto su historia será la de su decadencia. Luxemburg no sólo anima a tomar parte en el parlamentarismo. como el escenario de la lucha de clases en la democracia. al sentido común se le escapan las matizaciones dialécticas. El feudalismo salió del escenario histórico. sobre la impotencia del parlamento. Pero es precisamente este juego de fuerzas ciegas fundamentales del desarrollo social. De ello se sigue que el parlamentarismo no sólo no debe ser apoyado. Se trataría de un: “florecimiento natural de ese famoso «cretinismo parlamentario» […] que. la conexión de su pensamiento. El derecho de voto. los representantes de la burguesía que permanecen en el parlamento. Por el contrario. el que conduce hacia la 162 .lado de los fines socialistas. pasa por alto las inmensas fuerzas de la historia del mundo cuya eficacia se da fuera. La burguesía ha ganado esta lucha ya sea con compromisos. debido al instinto de la propia conservación personal se engañan sobre el poder efectivo o. por tanto. etc. mientras que la “dominación de clases de la burguesía” está claramente del lado del enemigo del socialismo. entonces comprenderemos que el parlamentarismo en sí mismo no posee ninguna esencia determinada. susceptible de crítica. 450]).

la decadencia parlamentaria irá acompañada del esfuerzo de abolir aquellas armas que ahora estorban. Las fuerzas de la historia se concentran ahora de otro modo. etc. para quien su parlamento es el eje central de la vida social. El parlamentarismo sigue siendo: “[una] ilusión necesaria de la burguesía que lucha por la dominación y. la democracia. “[La] política mundial [arrastra] toda la vida económica y social de los países capitalistas en una vorágine de conflictos. 108Históricamente estos diagnósticos se refieren al guillerminismo (política oficial de Guillermo II [N. impotente.]) y desde allí se han confirmado como perspectiva posible también con el fascismo. de las T. es un estorbo para sus fines económico-políticos. En realidad. los resultado de los efectos extraparlamentarios de factores políticos” (como el fomento de la Marina y los contratos comerciales) y sólo sirve “para facilitar los costes de esta política extraparlamentaria como una máquina que dice automáticamente a todo que sí” (447). como el derecho a votar. sino de los productos eficaces de la misma. de la [burguesía] que se ha convertido en dominante.incontenible subversión no sólo del significado figurado. después de 1945 el parlamentarismo ha experimentado un nuevo auge y hoy en día ya no es parte de los productos decadentes de la sociedad burguesa. el poder impulsor de la historia mundial” (ibíd.). la libertad de prensa.). el parlamento es un títere del capital y. como un trozo de madera en un mar tempestuoso” (ibíd. 163 .). Como es sabido. En consecuencia. en la cual el parlamento burgués.108 Luxemburg concluye: “De esta forma el parlamentarismo burgués ha recorrido el ciclo de su desarrollo histórico y ha llegado a la autonegación” (ibíd. es arrastrado de aquí para allá. reformas y efectos internacionales incalculables e incontrolables. sino de cualquier sentido posible del parlamento burgués” (448). al mismo tiempo. “piedra angular del parlamentarismo” (450). todavía más. el “parlamento alemán más importante” se halla en pronta decadencia porque “admite como hechos dados.

con la socialización del trabajo y. la burguesía consume todos los recursos y desarrolla las fuerzas productivas de forma tal que el trabajo vivo ya no alimenta más a aquellos que producen las crecientes riquezas. que simultáneamente es educado por la burguesía. Dicho de forma moderna. y esto es algo que también Marx puso de relieve.. con la creación de una nueva clase: el proletariado. esa forma en decadencia de anteriores luchas de clases. como el derecho a votar. el derecho de asociación. contra su destrucción por la propia burguesía. para la pujante clase obrera se ha convertido en uno de los medios más potentes e imprescindibles de la lucha de clases. Por eso. Por distintos motivos. y de todos aquellos que están amenazos de ser abolidos. “Mientras para la sociedad capitalista el parlamentarismo ha perdido todo contenido posible. ha aparecido en el parlamento. así como la cultura burguesa. La solución de la supuesta paradoja se halla en la situación histórica. Desde una perspectiva que le confiere valor histórico. etc. Por 164 . la clase obrera o la oposición de izquierdas asumen la tarea de defender los derechos burgueses. la burguesía tiene una serie de méritos que han sido aceptados como “avances” por la historia posterior de la humanidad. A la clase obrera le sirve incluso como tribuna. Salvar el parlamentarismo burgués de la burguesía y contra la burguesía es una de las tareas más urgentes de la socialdemocracia” (451). La burguesía (como nombre del capital) destruye permanentemente sus propios fundamentos: los trabajadores y la tierra. es garantía de la conservación de los derechos (burgueses) relativos a la forma. la libertad de prensa. Para Luxemburg. gracias al derecho de voto. la burguesía es en primer lugar la clase histórica que ha acelerado el progreso de la humanidad con el desarrollo de las fuerzas productivas. en este punto.Mientras tanto. el proletariado ha entrado en el escenario histórico como una nueva clase y. la clase obrera tiene que defender el parlamento frente a sus fundadores y frente a la forma parlamentaria del dominio de clase. Pero en el drama de la historia esa forma de dominio de la burguesía llega a sus límites cuando las fuerzas productivas no se pueden seguir desarrollando exclusivamente al servicio del beneficio. como espacio público desde el que poder impulsar la “educación de las masas”. con ello. El hecho de que suene sospechoso responde a nuestra costumbre de entender exclusivamente de forma negativa las palabras “burgués” o “burguesía”.

al mismo tiempo. De la tarea llena de contradicciones de la socialdemocracia frente al parlamentarismo burgués resulta la obligación de la socialdemocracia de apoyar y fomentar estas ruinas decadentes del esplendor democrático-burgués de forma tal que acelere el hundimiento definitivo de todo el orden burgués y. de lo contrario. En las contiendas electorales. la decadencia de esta forma de gobierno se tiene que presentar. los trabajadores tienen que “conquistar el poder político”. está llevando a cabo la burguesía. justo lo contrario de lo que sería arrojarse en sus brazos. como también en la tribuna del parlamento. el partido de los trabajadores lucha por su representación en una forma de gobierno que. Luxemburg propone para ello una estrategia clara aunque difícil de realizar. Pero. al mismo tiempo. tal y como Luxemburg pone de relieve reiteradamente. la clase trabajadora con conciencia de clase se abandonaría a la “perniciosa 165 . Para ello. está claro que el poder político del parlamento no es muy grande y que en el capitalismo transnacional desarrollado esta forma es también un títere de los intereses de los grandes capitales. es necesario que la asociación de los trabajadores impulse una sociedad alternativa.).eso. Aquí topamos con una nueva dificultad para comprender esta idea que hoy en día tiene plena actualidad. “Conquistar el poder político” también significa ganar las elecciones parlamentarias. la toma de poder del proletariado socialista” (451). al mismo tiempo. pero sin apoyar su abolición fáctica que. Hay que analizar continuamente esa decadencia del dominio de la burguesía porque. es decir. tanto en su conjunto como en cada una de sus particularidades” (ibíd. desde cualquier punto de vista. Pues la socialdemocracia tiene: “[…] la característica específica de que su trabajo histórico [consiste] precisamente en procurar al proletariado la conciencia clara respecto de los móviles sociales y políticos del desarrollo burgués. de todos modos. Esta tarea: “en sí misma parece contradictoria: Hegel dice que la contradicción es lo único que hace avanzar. tiene que abolir. como acción de la clase dominante. En este sentido.

contraria a esa idea. “las condiciones del Estado contemporáneo se organizarán de forma más inteligente y avanzada.ilusión” de que “la democracia burguesa y la oposición se pueden revitalizar artificialmente en tanto que se suavice y embote la lucha de clases socialdemócrata” (452). aun cuando a lo largo de todo el debate los diputados socialistas no se hubiesen abstenido de votar en ningún momento. Al mismo tiempo.). por sí mismo. Tiene que convencer al pueblo de que si se cumplen las demandas y peticiones de los socialdemócratas. Luxemburg. 119 y ss. que refleja la existencia material del Estado de clase. Luxemburg da una clara instrucción para luchar por cada una de las partidas de presupuesto y votar en cada caso por la posibilidad más favorable a la sociedad pero rechazando siempre el presupuesto global. 166 . Frente a quienes argumentaban que el pueblo no entendería que los diputados votasen a favor de reformas particulares del Estado. Tras un cuidadoso análisis del tira y afloja en las distintas asambleas legislativas. Los estudiantes lucharon como posesos por cada partida y se opusieron siempre por unanimidad al compromiso laboriosamente conseguido. y serán económicas más ventajosas”. Inmediatamente se convirtieron en poco dignos de crédito y perdieron el apoyo de los liberales. Un impresionante ejemplo de semejante táctica y estrategia es la discusión de Luxemburg sobre la “aprobación del presupuesto” (1/2. Esta estrategia fue precisamente la que asumieron de forma totalmente manifiesta los grupos parlamentarios de estudiantes de izquierdas ante la reforma universitaria neoliberal en el parlamento universitario. sólo oponiéndonos al todo. para luego por otro lado rechazar en su conjunto precisamente aquello por lo que habían luchado. el partido de los trabajadores (en Luxemburg por tanto la socialdemocracia) tiene que dejar claro que las preocupaciones cotidianas de la gente están a mejor recaudo en sus manos. “Sólo oponiéndonos a la suma final. incluso cuando hayamos aprobado las partidas particulares. no tiene mayoría en el parlamento ni tampoco participa en ninguna coalición de gobierno. e incluso sería aún más importante convencer al pueblo de lo “necesario que es derrumbar todo este orden para hacer realidad el socialismo” (455). todo ello ante el desconcierto del grupo parlamentario liberal del profesorado simpatizante que les apoyaba. luchó por una política que constantemente explicase a las masas “la insuficiencia 109 Esta estrategia se basa de forma realista en que el partido de los trabajadores. podemos expresar nuestra oposición al conjunto del Estado de clase” (123)109.

en principio. 453). “repugnancia” y hastío político. que este era el instrumento idóneo del progreso socialista. Esta propaganda concentra todas las expectativas de la clase trabajadora en el parlamento y esto produce una “confusión de conceptos”. la huelga general y. y. intervenir en los medios de comunicación: “Pero aún más importante es la configuración general de nuestra propaganda. anarquía. y la política socialista consiste. de nuestra prensa.). Aunque desde fuera la política de los diputados socialistas en el parlamento parece contradictoria. que conduciría a elevar a la clase obrera. por ejemplo. Luxemburg caracteriza. en una sociedad capitalista es imposible solucionar la cuestión social. por lo tanto. Luxemburg polemiza sobre esto con Jaurès. Otras formas de lucha que propone son la movilización “en la calle”. en intervenir en estos espacios. No se debe defender el parlamentarismo de modo que no pueda ser criticado. así como organizar de un modo determinado la acción parlamentaria de nuestros diputados” (ibíd. defendiendo. quien nutrió las esperanzas e ilusiones más exageradas sobre lo que se podría lograr en el parlamento. “Para ello se requiere fortalecer la acción extraparlamentaria del proletariado. especialmente. una desmoralización de los diputados y una decepción de los trabajadores en relación con el parlamentarismo. conduciría a la paz mundial e incluso al socialismo. por el otro. Esto significa que las promesas del Partido Socialista no deben ser tan grandes que inevitablemente engañen al pueblo. en el sentido de que la masa de trabajadores cada vez advierta más su 167 . Las promesas electorales de los socialistas tienen que ser tan modestas como lo es aquello que la clase obrera puede alcanzar bajo condiciones capitalistas y tan atrevidas como considerar posible una sociedad socialista. si bien bajo la forma de la sociedad capitalista la situación de los trabajadores puede mejorar. en sí misma resulta coherente porque. Un engaño así produce.que suponía el remiendo del reformismo social y lo necesaria que era la revolución socialista” (125). sino que hay que defenderlo acentuando intensamente la lucha de clases en el propio parlamento. de forma tal que estos últimos no querrán saber nada más de política (1/2. el parlamentarismo como un espacio más entre otros. por un lado.

considerándola simultáneamente como una prueba permanente de estos límites y de la necesidad de superarlos. mientras que el oportunismo “las considera el fin de la lucha”. destrucción y la miseria de las masas. Las luchas por las libertades políticas o las reformas sociales se deben entender como “escalones para la toma del poder del Estado y para abolir la sociedad actual”. 168 .propio poder. Pero ¿cómo cree Luxemburg que se puede demostrar constantemente la decadencia del parlamentarismo? También aquí su posicionamiento es incontestable. Por eso es fundamental que los 110 Compárese con el segundo capítulo.110 El parlamentarismo. sino también enfrentarla en cada paso al ideal de la sociedad socialista. por tanto. sino por el capital transnacionalmente desarrollado y esto causa guerras. Esto conlleva que esa fase de la lucha a favor de medios y condiciones para ella. Dado que los avances burgueses son una condición fundamental de la lucha política de los socialistas. la acción propia. 524). que está más allá de la política burguesa más avanzada” (1/2. lo que hace innecesaria “la ilustración socialista” (Zum kommenden Parteitag [Sobre el próximo congreso del partido] 1/1. 454 y sig. se estarán anquilosando inmediatamente en formas burocráticas y se convertirán en otro partido burgués más. se debe luchar por ellos y contra su abolición. En cuanto los socialdemócratas dejen de conducir la complicada agitación en torno a la cuestión social dentro de los límites de la sociedad burguesa. la libertad de prensa y los derechos civiles no son en sí mismos fines socialistas. En todo momento hay que poner de manifiesto que el destino del mundo no está controlado precisamente por el parlamento. se confunda fácilmente con el fin de una sociedad alternativa. tan pronto como tomen estas condiciones como fines. los representantes de un partido de la oposición y de una clase revolucionaria. al mismo tiempo. En el seno de la sociedad burguesa son meras condiciones necesarias para la lucha. la democracia. La fracción socialista del parlamento se enfrenta a la ardua tarea de ser. Concretamente esto significa no sólo: “criticar desde el punto de vista de la propia sociedad existente. y que no considere la lucha parlamentaria como el eje central de la vida política” (454).).

Luxemburg. Les exhorta a (entre otros textos en Vorwärts. entiende el largo trabajo de la propia lucha política como una revolución que no sería vertiginosa ni muy violenta. La cuestión sobre si esta política se debe llevar a cabo mediante la reforma o la revolución está mal planteada. la batalla dialéctica como medio parlamentario sólo tiene sentido para la parte que busque respaldo en el pueblo” (ibíd. 112 Pero difícilmente se puede responder la cuestión como hace Tanja Storløkken (2005) aduciendo que ambos polos se confunden mutuamente y que ambos tienen que darse simultáneamente. tienen que utilizar el parlamento como si fuese una ventana para pueblo –“hablar en el parlamento es siempre. Llega a la conclusión de que Luxemburg.111 “Al fin y al cabo. Para que los intelectuales del partido logren el efecto esperado. Lo cual. tienen que tener representación en el parlamento y pronunciar allí grandes discursos. aunque ahora también los de Evo Morales. un modo de hablar «a través de una ventana»” (450). según Luxemburg. fundamentalmente.intelectuales del partido estudien permanente esta cuestión. “The socialist revolution had to be some kind of a revolution of patience” [la revolución socialista tenía que ser una especie de revolución de la 169 . Con esta exhortación Luxemburg está caracterizando indirectamente a los parlamentarios burgueses. Storløkken resume concisa y competentemente la posición de Luxemburg sobre la revolución. quienes en aquel momento mostraban un manifiesto rechazo ante los “largos discursos”. sino que duraría mucho tiempo y que. es decir. En palabras de Gramsci. entre otras cosas. imagina un grupo creciente de científicos cualificados que estén al servicio del proletariado mundial y que consideren sus objetivos desde una perspectiva universalizable. en cierto modo. demostraba que ellos tampoco tenían nada que decir al pueblo. igual que Gramsci después. Hugo Chávez y algunos otros. En su discurso de apertura en una conferencia en Johannesburgo en 2005. lo que a Luxemburg le importa es la política orientada a la hegemonía socialista. la 111 En nuestros parlamentos oímos también largos discursos por parte de los parlamentarios burgueses pero los suyos no tienen ni punto de comparación con las horas y horas que duran los discursos de los dirigentes socialistas en los países latinoamericanos. al oro íntegro de la concepción marxiana en toda su potencia mundial” (476).). 1905): “regresar de la calderilla de los lemas y las soluciones cotidianas provisionales.112 Ambas son dos medios de lucha. sobre todo los de Fidel Castro. por naturaleza. consistiría en educar a las masas.

una y otra vez. un parentesco que ambos. Revolución En primer lugar. antes o después los partidos socialistas deben estar preparados también para un enfrentamiento violento contra la sociedad burguesa. tanto Luxemburg como Gadamer. Y nosotros también debemos esperar que el proletariado sólo haga uso de este medio cuando represente el único camino transitable para su avance y. con todo ello. sólo bajo condiciones donde la situación política global y la relación de fuerzas garanticen. como frente a la conquista definitiva del poder estatal. no por predilección por las acciones violentas ni tampoco por romanticismo revolucionario. habrían rechazado igualmente horrorizados.reforma es necesaria dentro del Estado burgués para mejorar la situación de la clase trabajadora y para su formación. es indispensable tener desde el principio clara la necesidad de usar la fuerza tanto en episodios aislados de la lucha de clases. pues esto es también lo que puede hacer eficaz a nuestra acción pacífica y legal y darle impulso real” (1/2 247). La idea de que el parlamentarismo sea el medio político de lucha que por sí mismo salvará a la clase obrera es tan irreal y. 170 . pues les confiere la paciencia] (13). De esta forma puede entender la necesidad de aprender de las derrotas como una evocación que nos proteja de nuevas derrotas. por supuesto. tan reaccionaria como la idea de que sólo nos salvará la huelga general o la barricada. en última instancia. Pero. Estas declaraciones son muy claras. la revolución violenta es un medio de doble filo muy difícil de aplicar. sino por la amarga necesidad histórica. pone de relieve que Gadamer apoyó la quema de libros de los nazis. y la revolución es imprescindible para superar ese Estado burgués porque el poder político no se puede conquistar sin subversión. El enfrentamiento con las clases dominantes es inevitable y finalmente. en mayor o menor medida. estará ligado a la violencia. las probabilidades de éxito. El significado de la experiencia para la política de Luxemburg se acerca al del conservador de derechas Hans Georg Gadamer (20). Véase la disertación de Teresa de Orozco de 1995. comencemos volviendo a leer detenidamente cómo Luxemburg plantea la cuestión de la violencia en la revolución: “Sin embargo. en aquellos casos en los que nuestros esfuerzos se dirijan contra el conjunto de los intereses de las clases dominantes. Este aspecto también determina las actividades totalmente “pacíficas y legales”. como algunos otros autores. bajo las condiciones actuales. Desde luego. quien.

que considerar exclusivamente la huelga general o la lucha de barricadas. sin embargo. tanto luchar en el parlamento. en la calle y en lo cultural. de que se pueda dar un levantamiento proletario de las masas. pase lo que pase. Luxemburg centra su atención en la conexión de los distintos medios. las soluciones revolucionarias de Luxemburg nos parece que hayan fracasado históricamente y. Al leer los llamamientos revolucionarios y desde luego la certidumbre que desprenden. Esta pluralidad es necesaria para la política socialista. por lo tanto. Por muy convencidos que estemos de que. es realmente necesario admitirla como medio extremo y último que sólo se utilizaría en el caso de que exista alguna probabilidad de éxito. Si volvemos la vista del proletariado mundial hacia nuestro propio país. este fatalismo bloquea nuestra capacidad crítica de autorreflexión para informarnos sobre la perspectiva real desde la que pensamos y actuamos políticamente. como luchar en la fábrica. No se trata sólo de que si analizásemos fríamente la situación del mundo nos daríamos cuenta de la gran improbabilidad de éxito. es lo que implica el socialismo. Pero sigue habiendo algo inquietante en pensar la revolución. por eso. Consecuencia de ello sería una burocracia que conduciría a la pasividad. o mezclas alternativas de estos fenómenos que se fomentarían mutuamente. apenas ni siquiera el temor.gravedad y la fuerza necesarias para imponer los intereses de los trabajadores. 171 . un fatalismo paralizante y un sacrificio idealista. concentrar las diferentes fuerzas y actividades para convertir la acción política en un arte científicamente fundamentado en las vertiginosas fases del capitalismo. Toda violencia es terrible. Ella propone. supondría una merma de la vitalidad resultante de la implicación del mayor número posible de gente que. hacia la Alemania del siglo XXI. por tanto. lo que es aún peor. el cansancio fatalista que se apodera de nosotros nos impide comprender su significado real. nos da la impresión de que han quedado anticuadas. Estas afirmaciones no son tan sorprendentes como la de que sería igualmente reaccionario considerar el parlamentarismo el único medio de lucha. también lo es cualquier revolución. la forma capitalista del afán de lucro globalizado causa cada vez mayores catástrofes a escala mundial. Y. hay pocas esperanzas. según Luxemburg. Y esto a pesar de que los análisis precedentes son convincentes y de que en gran parte gozan de asombrosa actualidad. Si cualquier tipo de autonomía de las distintas formas de lucha perdurase. resultaría reaccionaria. Cualquier forma de lucha que se proclame y se practique con exclusividad. Aunque todos seamos concientes de eso. es decir.

no son algo ordenado por el partido. más imposible. al incorporarla. por aquello que “salta en el tiempo” (237). y concentrémonos concretamente en sus ideas sobre la revolución. más fantástico que una revolución. brevemente. no es ni puede nunca llegar ser un producto dirigido y agitado artificialmente de manera consciente y planificada” (1/2. “No hay nada más improbable. incluso una hora antes de que estalle.Superemos pues la difundida esperanza de heredar de Luxemburg principalmente la “libertad de los que piensan de otra forma” y de. tantas veces incomprendida y que ha conducido a peculiares especulaciones sobre su punto de vista respecto a la cuestión de la revolución. sino topando con las casualidades. más natural y más evidente que una revolución después de que se haya librado su primera batalla y de que se haya logrado su primera victoria” (4. ¿Estaba en contra de la revolución porque estaba en contra de la violencia o estaba a favor porque aún se hallaba presa de un pensamiento viejo? ¿O es que acaso no había reflexionado realmente a fondo sobre la relación entre violencia y emancipación. Lo que en otras palabras significa: que las revoluciones no se hacen desde arriba. y en 1916 escribe. sobre el desarrollo del capitalismo y la revolución. no acontecidos según un plan. “una verdadera revolución. 510). tal y como Schütrumpf le reprocha (2006)? En la última cita se concentran distintos elementos de su pensamiento que reunidos representan una declaración sobre los procesos históricos. Esta frase nos lleva a la dialéctica del pensamiento de Luxemburg. una gran insurrección de las masas. En este contexto él habla de cómo “el modo de producción capitalista se mueve dando tumbos” y del interés de Luxemburg (así como de Marx) por lo “repentino-no lineal e imprevisto”. transformar esa herencia en una parte no ensangrentada del pensamiento liberal. 172 . que no ha 113 Wolfgang Fritz Haug escribe lo siguiente sobre “la dialéctica de Luxemburg”: “Para intentar aproximarse al origen de su pensamiento sólo hay un camino indirecto. así es como la produce “la propensión a la crisis del modo producción capitalista”113. no acontecidos según estrategias previamente esbozadas ni según leyes. 236). 255). Este camino conduce […] a un pensamiento de la revolución que atestigua una dialéctica implícita y apasionada puesta a prueba en un comportamiento sometido a necesidades opuestas” (2005. y no hay nada más fácil. Luxemburg escribe en consonancia con estas ideas en La revolución rusa en 1905 y también en El experimento belga en 1901.

Entonces hay que planificar y guiar los siguientes pasos. dominan la violencia y las luchas cruentas. En un futuro próximo. en cada Estado. 509). las posiciones de los de abajo. los consejos obreros también tienen que conducir la lucha económica. El paso de la “guerra de posición” a la “guerra de movimientos”. como Gramsci lo denomina. evidente y clara. Si una revolución estalla como un volcán. tendremos que intensificar la lucha colosalmente. en ese futuro próximo. También la dirección del debate económico y su desplazamiento a ámbitos cada vez más amplios deben ponerse en manos de los consejos obreros. Luxemburg tampoco imagina esta «apropiación» como un único golpe de fuerza. introduciéndonos en el Estado burgués hasta que ocupemos todas las posiciones y las defendamos con uñas y dientes. reunir información. y todo ello basándose en que son los de abajo quienes han comenzado realmente a luchar por el poder del Estado. se iluminan con una luz sencilla. para transferir todos los medios de poder del Estado –medios que hay que arrebatar poco a poco a la burguesía– a los consejos de obreros y de soldados” (4. pero también domina la claridad respecto de cuál sea el objetivo. Una vez que la guerra de movimientos ha comenzado. sino progresivamente. No obstante. Los consejos obreros deben tener todo el poder dentro del Estado. sino que además son improbables. en cada comunidad. de los que inician la revolución. Pues aquí lo que hace falta es luchar paso a paso. 173 . las revoluciones no sólo no se pueden planificar. cuerpo a cuerpo. etc. en cada pueblo. Dadas las relaciones de fuerza. En el Congreso Fundacional del PCA Luxemburg explicó: “la conquista del poder no se debe llevar a cabo en un solo acto. en cada ciudad. dar soluciones. y según el modo de ver de mis amigos más próximos en el partido. tendremos que trabajar en esta dirección y de aquí que. sino como un trabajo minucioso e inacabable que consiste en seguir convenciendo y extendiendo el movimiento hasta el último pueblo. cuando nos entreguemos a esta tarea..cambiado sus ideas sobre la revolución en las luchas en de principios del siglo XX. es algo improbable e impredecible. Y según mi modo de ver. ahora de lo que se trata es de intentar hacerse con el poder en la práctica. Pensar la revolución de manera tan dialéctica nos permite hablar de lo imposible como posible en el marco de un proceso temporal y permite también representar la carga histórica que nos paraliza como una tarea que también tenemos que abordar.

] 115 Peter Weiss comenta lo siguiente: “Sería como si. se extendería por todos los continentes. de la necesidad de la lucha.Si pensamos ahora en la revolución en el contexto de Rosa Luxemburg. 265). cuando de nuevo El orden reina en Berlín114. de la certeza de que hay que aprender de las derrotas. de resistencia. de las revoluciones. cada insurrección. No obstante. cada resolución de los implicados y de los respectivos roles de los 114 Título del artículo escrito la noche antes de ser asesinada (14. como usualmente se interpreta. y. Hay que reconstruir las dos líneas principales que recorren todos sus trabajos: en primer lugar.1919) [N. Pero las esperanzas permanecerían. todas propósitos que luego se abandonaron hubieran frustrado todas las esperanzas previas […]. 174 . El “¡Fui! ¡Soy y seré!” (4. Los artículos y discursos que escribió en este contexto son propuestas planteadas en un “periodo revolucionario”. no se refiere a la propia Rosa Luxemburg. El afán de protesta. las asfixiarían arrogantes enemigos. no decaería” (Ästhetik [Estética de la resistencia] 3. Después las esperanzas se avivarían innumerables veces. una y otra vez. Y las utopías serían necesarias. Sus propuestas hablan fundamentalmente del valor. el estudio permanente de la historia de la lucha de clases. la evaluación –con Marx– del modo de producción capitalista como un sistema en sí mismo revolucionario hasta el punto en que las fuerzas destructoras internas se dirigen contra la sociedad (esto ha quedado puesto de relieve con todo detalle en los capítulos precedentes). es decir. Sus volúmenes están llenos de análisis minuciosos de cada huelga. pero se reavivarían de nuevo. Leída superficialmente. 536) al final de su último artículo. finalmente. esto nos lleva directamente al derrotado Levantamiento espartaquista de 1918. para comprender su posición ante la revolución no basta con reunir unas cuantas frases del Levantamiento espartaquista sacadas de contexto –que debían servir para alentar a los combatientes y para demostrarles la fuerza que tenían– y con hacerlas pasar por su más sólida teoría de la lucha revolucionaria. en segundo lugar. de la entrada en escena de la clase trabajadora y de sus fallos. Luxemburg se posicionó en contra del alzamiento porque consideraba que no era el momento adecuado y fue precisamente en el desenlace del mismo cuando fue asesinada. todo esto con el objetivo de aprender de ellos.01. de la indignación frente a los adversarios. Luxemburg era una defensora incondicional de la revolución. de las T. sino a la revolución115. de la desesperación ante las sangrientas derrotas y. Pero esto suena como si hubiese invocado a una revolución cruenta ante una economía y una sociedad que funcionaban pacíficamente. ante una situación en la que las insurrecciones ya habían comenzado. Y la esfera de las esperanzas iría creciendo más de lo que lo hizo en nuestra época.

por cuyos derechos se batió y por culpa de los cuales fue masacrada.). las víctimas de la comuna. Una y otra vez. 62 y sig. pero que ha llegado el momento en que la clase obrera tiene que luchar sólo por sí misma y contra los burgueses y que. entreteje las palabras del propio Marx en el seno de su diagnóstico sobre la situación en Alemania. En relación a la teoría de la revolución. lo que significa que también es posible que los seres humanos puedan fracasar ante “la tarea histórica”. de la burguesía dominante. como escribió Marx respecto de los héroes de la comuna. Los luchadores de junio. “como última clase”. En este punto Luxemburg sigue totalmente a Marx y sostiene. que el resultado dependerá de la capacidad de aprendizaje de las personas. 79)” (63). los que “hagan” la revolución. la socialdemocracia. por tanto. “La moderna clase obrera paga un alto precio por conocer su labor histórica. 362)” (4. A partir del proceso histórico extrae su imagen de las relaciones de fuerzas y de los movimientos políticos posibles y necesarios. Luxemburg presenta la historia como un desarrollo histórico en el que la lucha de clases es librada por distintos autores con diferentes fines hasta el momento en que la clase obrera entra en escena como última agrupación histórica que es oprimida como clase y que es producto del mismo capitalismo y. 7. igual que él. por lo tanto. en la Crisis de la socialdemocracia. es importante volver a examinar cómo Luxemburg entiende el partido en tanto que instancia organizadora. estas víctimas se hallan eternamente «inscritas en el gran corazón de la clase obrera» (MEW 17. No acepta que sean los partidos. tiene que luchar por la liberación de la humanidad. hace referencia a los análisis de Marx sobre la guerra civil en Francia y. 175 . en Bélgica. sobre todo. en Polonia y. no saben aprender a comprender. Nos recuerda que la clase obrera contribuyó primero a las luchas de la burguesía. Mas todas cayeron en el campo del honor. en Rusia.dirigentes en Francia. “Y si los actuales dirigentes del proletariado. perecerán «para dejar sitio a los hombres que estén a la altura de un mundo nuevo» (MEW. ni siquiera el Partido Socialdemócrata. los mártires de la Revolución rusa –una danza de sombras ensangrentadas prácticamente incalculable–. El camino del Gólgota de su liberación de clase está sembrado de terribles sacrificios.

Las mismas leyes del desarrollo capitalista minan permanentemente el suelo sobre el que se imponen. 2. en alguna ocasión. De esta forma. El fatalismo.“La decisión de que las masas pasen a la acción directa no puede partir de los dirigentes del partido ni de los dirigentes del sindicato. “El socialismo debe dejar confiadamente en manos de la historia la preocupación de llevar a cabo el levantamiento revolucionario de las masas. 299). como el movimiento que hace saltar la firme superficie. así como la de cuándo hacerlo” (ibíd. sino sólo de las propia masa” (1910. En realidad el partido propone soluciones y señala cuál es la tarea en un determinado momento histórico. Como Marx. y esto es una garantía para derribar el absolutismo desde dentro” (Sozialpatriotismus in Polen [Socialpatriotismo en Polonia] 1/1. la tarea del partido socialista” (1917. como un topo que ponga en movimiento a la Rusia entumecida. se muestra como una dimensión de la concepción dialéctica de la historia de Luxemburg. 42). el capitalismo puede actuar. sacan al proletariado al mundo como fuerza propia y van descomponiendo todas las viejas formas.). Luxemburg usa con frecuencia la metáfora del topo para este movimiento. que se expresa en el giro según el cual la historia es el sujeto de la acción. las revoluciones no se pueden hacer mediante una orden. entiende con ello la dialéctica de la historia como un permanente excavar en el interior de la historia. en absoluto. Ella la concibe desde el lado de la dinámica interna que surge de la lucha de clases. 4. “Sin duda. “[…] ahora sus cimientos son removidos por el joven topo –el capitalismo–. En una época no revolucionaria su tarea consiste en ilustrar permanentemente respecto de las relaciones existentes. 289). La palabra “preocupación” y “confiadamente” suenan como préstamos propios de otro contexto y difícilmente encajan con los rasgos revolucionarios de las ideas de Luxemburg. Pero esta tampoco es. Con ello el trabajo del topo del capitalismo promueve el proceso en el que el proletariado adquiere conciencia de clase: 176 .

y un desarrollo dirigido a un fin. A través de miles de obstáculos. en Las cartas de Espartaco. 264). el crecimiento y la conciencia del proletariado. de todas las fortalezas medievales. que sólo puede proceder de una gran oportunidad de transformar el mundo: ¡Imperialismo o socialismo! ¡Guerra o revolución! ¡No hay una tercera opción!” (4. ¡Con qué alegría se pone a trabajar bajo los pies de la sociedad burguesa de Europa occidental!” (Nach den ersten Akt [Tras el primer acto] 1905. aunque sea imposible calcular cuándo estallará una revolución e incluso ni siquiera se puede decir si lo hará. la agitación permanente sigue siendo necesaria. y entre el alemán. una exhortación. 1/2.“Los acontecimientos de Petersburgo nos dan una lección elemental de optimismo revolucionario. En numerosas ocasiones se ha usado también la metáfora del topo para referirse a la propia historia: “Aquí finalmente se hizo palpable cómo el topo del desarrollo histórico [había] excavado las cosas y las [había] puesto patas arriba” (Krise. sino una paciencia tal que no se desaliente al emplear toda la energía posible si por un tiempo parece que demos en el hueso. la férrea ley del desarrollo capitalista fragua victoriosamente el nacimiento de las clases. De esta forma. un movimiento súbito e incluso inesperado. ¡has trabajado bien! Entre el proletariado internacional. una paciencia 177 . cómoda o fatalista. La metáfora del topo expresa. Y en mayo de 1917. En una carta a Marta Rosenbaum. al mismo tiempo. en este momento resuena de nuevo un lema. Y sólo con la erupción volcánica de la revolución se pone de manifiesto que el joven topo ha trabajado raudo y a fondo. no quiero decir una paciencia ociosa. Luxemburg escribe: “Hoy tenemos que tener paciencia con la historia. Unir la labor subterránea de excavar con las férreas leyes es en sí una conexión paradójica y característica de la dialéctica de Luxemburg. Luxemburg publica un artículo que lleva ya el título “Viejo topo”: “Viejo topo de la historia. 488). 116). sin las condiciones políticas y sociales modernas.

tiene que captar teóricamente una situación siempre cambiante. el partido es también un organizador práctico. en un lugar inesperado. en la carta antes citada. que lo rechaza como oportunismo. el partido de los intelectuales tiene que asumir la tarea de examinar constantemente de manera minuciosa ese movimiento interno. poco a poco. Al mismo tiempo. es decir. Frente a Lenin. hay precisamente una “ley férrea”. también en tanto que partido político. que más allá de la clase obrera llega a otras partes de la población que integra en sus filas. 441).que nunca olvide que el buen topo de la historia excavará sin descanso noche y día hasta que se haya abierto camino para salir a la luz” (abril. al final. Luxemburg sostiene lo siguiente: “La frase que afirma que la socialdemocracia es la defensora de clase del proletariado pero también. significa lo siguiente: “A pesar de la traición. La crítica de las revoluciones históricas (levantamientos y huelgas) lleva en la época de Luxemburg a la crítica de la Revolución rusa. que ellas mismas actúan como una fuerza más de la naturaleza. también es un concepto para entender que. a pesar de los fracasos generales de las masas de trabajadores. es decir. Esto. a pesar de la división de la Internacional Socialista. la representante de los intereses generales del progreso de la sociedad y de todas las víctimas oprimidas del orden social burgués. Luxemburg a ese trabajo de “agitación” también lo denomina “trabajo de topo” (1/2. La metáfora del topo no sirve solamente como clave para el movimiento propio de la base de la sociedad. al mismo tiempo. desde la profundidad. 1917). llegará a ser realmente el partido del pueblo frente a una minúscula minoría de la burguesía dominante” (1/2. llegará a ser el lugar de refugio de los elementos descontentos más dispares. la gran ley de la historia se abre camino –como un manantial cuyo cauce habitual hubiera quedado recubierto y que. no se puede interpretar meramente como que el programa de la socialdemocracia reúna idealmente todos estos intereses. En una sociedad como esta que se desarrolla a través de contradicciones. Es aquí cuando inesperadamente nos 178 . y esto significa que las luchas de clase no se pueden detener. 481). reaparece de nuevo con su rayo luminoso” (ibíd). una “gran ley histórica”. Esta frase pasa a ser cierta ante la forma del proceso de desarrollo histórico por el cual la socialdemocracia.

No por fanatismo por la «justicia». condenaba con la misma intensidad el centralismo subsiguiente. el aire sin el cual no podría existir” (4. que defendía que el Estado socialista fuese simplemente el Estado capitalista dado la vuelta. sino en una revolución «tradicional». Frente a la “simple” concepción de Lenin. Y es aquí donde aparece la frase: “Libertad sólo para los partidarios del gobierno. no más allá de estrechos límites ya establecidos. 359). sólo para los miembros de un partido. al menos. y con ello la “realización del socialismo”. Rosa Luxemburg no vio la salida del capitalismo en una continuación de su propio principio de emancipación. al menos en parte. sobrecargadas hasta estallar. en la idea de que la revolución «socialista» conduciría a una situación muy distinta de la 179 . Rosa Luxemburg se había emancipado. al mismo tiempo. y considera que los bolcheviques propician el “aplastamiento de la «vida pública»” imposibilitando así la “fuente de la experiencia política y el aumento del desarrollo”. se distenderían y podrían así salir a la luz vías de desarrollo democrático. es decir. por muy numerosos que estos sean. «libertad» se convierte en un 116 116 Aunque Jörn Schütrumpf en su breve libro sobre Luxemburg pone de relieve que la “libertad para los que piensan de otra forma” es la clave fundamental. lo saludable y lo catártico de la libertad política depende de este punto esencial y su efecto se anula si la privilegio” (4. en lugar de aceptar que las revoluciones son realmente las «locomotoras de la historia del mundo» mediante las cuales las contradicciones. prácticamente condena su contenido. del marxismo tradicional […]. La frase sobre la “libertad para los que piensan de otra forma” pertenece al contexto de la discusión en el seno del partido sobre la política de las masas. 359. frente a esto. Luxemburg condena la afirmación de Trotski según la cual se trataría exclusivamente de “una lucha abierta y directa por el poder de gobernar”. cuando menos. En último término. pues en la misma jugada niega la concepción marxiana de la revolución y señala un vacío en Luxemburg: “Precisamente ante la cuestión de la revolución. Libertad es siempre libertad para los que piensan de otra forma. Luxemburg escribe: “Esta concepción simplificada prescinde de lo esencial: el dominio de clase de la burguesa no requiere ni la formación política ni la educación de toda la masa popular. Luxemburg estaba realmente entusiasmada por esta revolución y. que en lugar de oprimir a la clase trabajadora. Para la dictadura del proletariado la masa del pueblo es el elemento vital. un error […] pues. se oprimiese a la burguesía. nota 3).encontramos con la conocida frase “libertad para los que piensan de otra forma”. no es libertad. sino porque todo lo estimulante. sin embargo. Luxemburg quedó atrapada.

o al menos contra la omisión. 180 . 360 y sig. se debe probablemente a que nos imaginamos esa experiencia con los seres humanos tal y como son actualmente por lo general. Este último es el punto clave. antes que nada. El hecho de que suene utópico. pero no entendido como fin en sí mismo. 87). sino como condición para una participación creciente de las masas en la organización de la política.La frase es pues una respuesta contra la dictadura del partido y. contra la negativa. en primer lugar. de la configuración de la vida política. y en movilizarlas para construir una sociedad alternativa. hasta en el crimen. de quienes. han terminado cayendo en los márgenes de la sociedad 117 –tema que en el siglo XXI sigue siendo de máxima actualidad–. por los motivos más dispares. Véase también Ito (2002). su concepción de la libertad como acción política ocupa de nuevo un lugar central claramente destacado: El único medio eficaz contra la “aparición de los males del lumpenproletariado” (entre los que incluye también la corrupción por parte de los dirigentes sindicales) sería: “[tomar] medidas radicales de naturaleza política y social. políticamente pasivos. Pero para Luxemburg la política socialista consiste precisamente. a la larga. En este punto. por que se garantice un mínimo vital. Luxemburg aborda la problemática del lumpenproletariado. En Marx esto significa que: situación de la revolución «burguesa» (2006. la libertad para los que piensan de otra forma no es tolerancia. sobre todo. 38). hasta en la muerte” (GW 3.. de incluir a todos en el proceso de desarrollo. en arrastrar a la vida política a unas masas inexpertas y aún toscas. En cualquier caso. que son las que transforman a los seres humanos en lumpenproletariado o incluso en asesinos: “La división de clases se extiende violenta y brutalmente hasta en la demencia. En este sentido. sólo se puede mantener con una absoluta libertad política que intensifique y active la vida de las masas” (4. una transformación rapidísima de las garantías sociales de la vida de la masa y avivar el idealismo revolucionario que. sino el elemento que permite que exista una discusión viva y un experimento. Sólo unas páginas más adelante. es decir. 117 Los escritos más impresionantes de denuncia se refieren a las personas sin hogar. en el sentido de ilusorio. Las propuestas de Luxemburg siempre contienen conexiones. nota al pie). a los desesperados ante la vida y los criminales. Aquí aboga. Luxemburg muestra que la denuncia hay que dirigirla contra las relaciones sociales. es decir.

En este punto prosigue la crítica del socialismo utópico de Marx y Engels. la vida espiritual. vuelven sobre lo ya aparentemente realizado para comenzar de nuevo. Sólo una vida sin coacción y rebosante lleva a miles de nuevas formas e improvisaciones. De lo contrario. el socialismo sería decretado de forma burocrática por una docena de intelectuales y quedaría obstruido” (ibíd. Entiende el socialismo. sino que: “el sistema social socialista sólo debe y puede ser un producto histórico. define su contorno y su contenido a través de su propia realización. así también el único sol curativo y purificante es la propia revolución y su principio renovador. No en el sentido de que sea necesario saber por experiencia quién es apto para la política. Deja claro qué es lo que hay que erradicar. las acciones permiten avanzar y llegar a una nueva orilla. sino. se interrumpen continuamente en su propio curso. 118).. Luxemburg retoma esta idea y escribe: “Así como el medio más eficaz. purificante y curativo ante una enfermedad infecciosa procede del libre efecto de los rayos del sol. un producto que nacerá de la propia escuela de la experiencia en el momento de su realización. en general. la propia sociedad es una forma de experimento. nota al pie). Es necesario experimentar y. al revés. en tanto que son las acciones las que dan lugar a la experiencia. cobra una fuerza creadora y corrige por sí misma todas las decisiones erróneas […]. la actividad y la responsabilidad de las masas surgen de la revolución y dan lugar a la forma más amplia de libertad política (360 y sig. En este contexto Luxemburg desarrolla una concepción de la construcción del socialismo como una perspectiva que. en este sentido.“Las revoluciones proletarias […] se critican a sí mismas permanentemente. Una nueva sociedad no se puede construir con viejas recetas. La ventaja del socialismo científico es que no proclama ninguna realidad de ensueño. se mofan a fondo cruelmente de lo que está a medio hacer. como una forma de determinación negativa. En este punto apuesta de nuevo por la experiencia. “Sólo la experiencia puede corregir y abrir nuevos caminos. de lo débil y miserable de su primer intento” (MEW 8. y semejante en 356). en primer lugar. al igual que la naturaleza orgánica –de la 181 . producto del devenir de la historia viva que.

forma parte–. al fin y al cabo. junto con una necesidad social real. la tendencia de los liberales a aprobar la conocida frase de Luxemburg sobre la libertad y. muy clara e inequívoca. a una imagen sobre los procesos en devenir. a pesar de todo. frente a este uso. sino que más bien se amoldó al difundido deseo de la tolerancia liberal118. Dicho de otra forma: Afirma que realmente la cuestión estriba en hacerse cargo de la configuración de la sociedad como verdadero comienzo de la historia consciente de la humanidad. por ello va contra la revolución el hecho de que la política bolchevique limite la libertad de prensa. por lo tanto. Por ello exhorta a: “confrontarse críticamente con la Revolución rusa. no hay “ningún carnet del partido ni manual socialistas” (ibíd. Aquí podemos ver cómo Luxemburg traslada su confianza en la historia como movimiento de luchas de clase. el derecho de asociación y el derecho de reunión: “ahora la soberanía de las amplias masas populares es impensable sin una prensa libre de coacción y sin una vida de asociación y de reunión sin obstáculos” (358). destaca el significado que esta frase posee en el seno de la construcción del socialismo: “Lo que Rosa Luxemburg recalca aquí. no tiene nada que ver con 182 . En su opinión. también los medios de su liberación. hay varias razones adicionales que justifican que 118 Sobhanlal Datta Gupta en la conferencia sobre Luxemburg en Tampere (Finlandia 1998) ha puesto de relieve de forma crítica. expresada en la metáfora del topo. tiene la buena costumbre de producir siempre. Aunque la frase sobre la “libertad para los que piensan de otra forma” no se entendió ni se transmitió de hecho como una expresión en favor de la participación de las masas en la configuración de la sociedad. La crítica a la revolución se convierte así en una parte de la politización de las masas trabajadoras. de producir junto con la tarea. la solución” [ibíd.]. sino que todos los trabajadores están implicados en la labor de erigir una nueva sociedad.que. Con semejante crítica Luxemburg prácticamente predice el desarrollo del estalinismo.) que permitan instituir la economía socialista. [eso es] la mejor escuela posible tanto para los trabajadores alemanes como para los trabajadores internacionales” (335). sea cual sea su contexto histórico.

Y sobre la popular frase de la libertad Gilbert Badia (2002) escribe lo siguiente: “Curiosamente una breve frase de este manuscrito [de La Revolución rusa]. sino a favor. por ejemplo. en primer lugar. anotada al margen. por el contrario. 2006). Helmut Kohl.esta expresión se hiciese tan popular y que explican que aún la podamos encontrar en los carteles de cualquier manifestación a favor de Luxemburg. “toda la tierra para los campesinos”. de otra forma de dirigir el partido. 119 Sobre esta discusión véase detalladamente lo que dice W. como. sino con una forma de «pluralismo socialista» –por utilizar un concepto de Michail Gorbatschow de una fase temprana de la Perestroika–” (77). sino que se ponga permanentemente al servicio de las masas. 183 . con la visibilidad media de una persona mayor ni siquiera se puede leer). F. La crítica de Luxemburg no se refiere al riesgo que comporta haber iniciado la revolución. Eso sí. precisamente sobre esta temática. de forma que. hubo de experimentar un extraño destino: “Libertad es siempre la libertad para los que piensan de otra forma”. Hasta el anterior canciller. Así es como se transformó a Rosa Luxemburg. como el derecho de autodeterminación de cada una de las naciones en el imperio-soviético. que durante toda su vida había luchado contra la burguesía y por la revolución socialista. en un apóstol de la democracia y la libertad en general” (180). porque perjudica al desarrollo del internacionalismo. 252-289). e incluso que lo expusiesen y lo difundiesen se consideró un acto contra el gobierno. da testimonio de una política más eficaz en los objetivos a corto plazo (W. De acuerdo con sus ideas de la realpolitik revolucionaria. Haug 2005. quien pone de relieve que la fuerza de Luxemburg reside en su orientación hacia los objetivos a largo plazo. mientras que Lenin. de una dirección que no gobierne ni administre desde arriba hacia abajo. Esta es la frase más citada de Rosa Luxemburg y la utilizan también quienes no comparten ni lo más mínimo de sus ideas políticas. de una cierta democracia de base. en un congreso sobre Luxemburg a finales de los años 1990. sostuvo: La idea de libertad de orientación liberal acompaña también a la apertura de China (Véase Das Argument 268. en la edición publicada en la RDA. F. se comenta que se trataba de una “observación en el margen izquierdo sin ninguna indicación que aclare dónde había que insertarla”. Luxemburg condena el método que supone que las formas de la sociedad socialista surgen del estado de emergencia derivado del levantamiento. Además cabe recordar que.119 En el fondo. que la dirección del partido chino. quienes la encontraron fueron considerados como detectives y descubridores. entre estas medidas estaría tanto la política de Lenin. La frase no habla sólo a favor de una política desde abajo. Por cierto. Según ella. critica todas aquellas medidas que no estén enfocadas a la perspectiva de una sociedad socialista. consideró pertinente citarla en las elecciones de 1994 añadiendo que eso había sido lo único bueno que había escrito esta mujer. porque contradice la colectivización del suelo. la frase fue desterrada a una minúscula nota al pie de página (en tamaño de 8 puntos. en esta edición. que ningún concepto liberal de una libertad abstracta o desenfrenada. también. Haug.

Esto fue lo que ocurrió de hecho tras la muerte Luxemburg. 120 Compárese esto con la correspondiente entrada “comunismo de guerra” (Kriegskommunismus) en Diccionario Histórico-Crítico del Marxismo (HKWM 7/II. la vida de cualquier institución pública muere. “Lenin y Trotski.Tras un apasionado alegato en favor de una “postura decididamente revolucionaria”. sin libertad de prensa y de asociación sin restricciones. y enfatizando positivamente todo aquello que se va consiguiendo. De esta forma. 184 . cuando precisamente el modelo soviético que ella había criticado en tanto comunismo de guerra se convertiría en el modelo del socialismo internacional. 362). y sin la libre lucha de opiniones. el único elemento activo que queda es el de la burocracia” (4. Luxemburg escribe: “Lo peligroso empieza allí donde pretenden hacer de la necesidad una virtud. Pero con el aplastamiento de la vida política en todo el Estado. 2008) (en elaboración). Democracia y dictadura del proletariado La centralización del gobierno. los bolcheviques convertirían prácticamente en norma para el futuro socialismo “las proyecciones resultado de la bancarrota del socialismo internacional”. 364). Con esto se hacen sombra a sí mismos innecesariamente y ocultan el auténtico e incuestionable mérito histórico tras los numerosos e inevitables pasos en falso” (4. Sin elecciones generales.permanentemente reinase un comunismo de guerra120. su crítica se dirige. que es contraria a las diversas posibilidades de participación del pueblo. se convierte en una vida meramente aparente. contra la abolición precisamente de aquellas formas de la sociedad burguesa que habían formado parte de las condiciones de lucha. la vida en los soviets también se debilita cada vez más. en lugar de órganos de representación derivados de elecciones populares generales. no es lo único que Luxemburg critica con dureza. han instituido a los soviets como la única forma verdadera de representación de las masas trabajadoras. en especial. cuando pretenden instaurar en todas partes de forma teórica una táctica que venía impuesta por fatales condiciones y recomendársela al [proletariado] internacional para que la imite como el modelo de táctica socialista.

para que aplaudan el discurso del dirigente. Lo que antes eran condiciones previas ahora pasan a ser el elemento más sustancioso de la reconstrucción social desde abajo. sino la dictadura de un puñado de políticos. la democracia y la opinión pública más amplias e irrestrictas. se trata pues de un nepotismo. El dominio del miedo es precisamente lo que desmoraliza. se hubiese anticipado a los hechos dibujando el futuro inmediato de los países con un socialismo de Estado. y esto. dirigen y gobiernan pero. en el sentido del dominio jacobino […] Una situación semejante sólo puede llevar al embrutecimiento de la vida pública: a atentados. se emplea a una élite de proletarios121para las asambleas. pero no la dictadura del proletariado. asesinatos de rehenes. Luxemburg sostiene que la paralización de la vida pública y la consecuente ausencia de participación de las masas conllevan un doble efecto en la estructura total de la dirección socialista. al final prácticamente termina conduciendo a la aparición de una especie de dictadura de la burguesía. Si todo aquello desaparece ¿entonces qué queda realmente? […] La vida pública se adormece poco a poco” (ibíd. etc. con una energía inagotable y un idealismo ilimitado.Después de la revolución. “ […] una docena de dirigentes del partido. y. es decir. A esta última se le exige un idealismo increíble. “El único camino posible para renacer es la escuela de la propia vida pública. Aquellos que han nacido después conocen esas escenas por los reportajes de las asambleas y manifestaciones. cambia el contenido de aquello por lo que la burguesía había luchado y. sino que hay que proclamar “como programa inmediato de la política práctica” los “objetivos finales del socialismo”. también su estatus. detrás de ellos todo es dirigido por una docena de eminentes cabezas. De forma casi clarividente. requiere cualidades excepcionales.). para que aprueben por unanimidad las resoluciones que se han presentado. La dictadura burguesa se opone a la dictadura del proletariado. Es una ley irresistible y objetiva a la que ningún partido puede escapar” (ibíd). 185 . mientras tanto. en el fondo. de vez en cuando. tal que una escritora genial de cienciaficción. efectivamente es un dictadura. En la revolución ya no hay que preservar la “democracia burguesa”. dictadura en el sentido estrictamente burgués. con ello. de la 121 Este pasaje suena como si Luxemburg. la clase obrera instruida degenera en una magna apariencia que finge consenso. en realidad.

Ante la oposición entre la democracia y la dictadura. justo igual que Kautsky. Luxemburg procede. inscribieron la democracia socialista en las bases de su proyecto” (Haug. en muchos lugares. Son dos polos opuestos pero ambos están igualmente alejados de la verdadera política socialista” (362). También aquí Luxemburg se centra en demostrar que se trata de una falsa polarización basada en mantener el contenido burgués de cada una de las formas. En su crítica de la política bolchevique tras el inicio de la revolución. en lugar de esto. Únicamente han cambiado los polos del enfrentamiento. La dictadura proletaria no puede ser sencillamente una dictadura burguesa con proletarios al frente. Lenin y Trotski. más concretamente. es decir. Tiene que ser una dictadura de índole realmente democrática. por el contrario. [Mas] como clase el proletariado es algo que sólo se ha agotado en nuestros países. 10). y la pone como la alternativa a la revolución socialista. Ahora es necesaria “la dictadura del proletariado” (341)122. Este opta naturalmente por la democracia. En nuestros países ya no existe esa determinada clase a la que se llamaba proletariado. igual que lo había hecho antes en su crítica sobre la cuestión “reforma o revolución”. por el mismo hartazgo (tal y como Gramsci lo define). Ahora la cuestión ya no es “reforma o revolución”. por la dictadura burguesa. en el mundo empobrecido. Y Peter Weiss señala: “para nosotros fue adecuado deshacerse del concepto de dictadura del proletariado. aún está naciendo” (Notizbücher [Libros de notas]. presentado las «alternativas y contraposiciones» a las que se enfrentaban las diferentes fracciones. aquí sólo persisten las configuraciones de grandes bloques de los seres humanos que están unidos unos con otros por los mismos intereses. precisamente. Frente a ellos Luxemburg propone: 122 En la discusión sobre la renovación del marxismo conocida históricamente como eurocomunismo no se aceptó este posicionamiento. La dialéctica de los objetivos a corto y a largo plazo era útil a otro nivel. es decir. sino que “los partidos eurocomunistas [apartaron] de sus programas la orientación hacia la «dictadura del proletariado» y. sino “dictadura o democracia”. por los mismos deseos.democracia socialista. 749). por la dictadura de un puñado de personas. 186 . por la democracia burguesa. se deciden por esta última y. El planteamiento tanto de los bolcheviques como de Kautsky es «dictadura o democracia». “El principal fallo de la teoría leninista-trotskista es. que opone la dictadura a la democracia. 1989.

conducen al fracaso incluso allí donde se pudiese lograr la conquista revolucionaria del poder” (198). afirma algo que contradice la realidad (2002): “La democracia para Rosa Luxemburg sólo era útil hasta el día de la revolución. sino establecer la democracia socialista en lugar de la democracia burguesa” (363). su transformación de sociedad burguesa en sociedad socialista. Oskar Negt. Evidentemente Scharrer es incapaz de pensar las oposiciones.123 La diferencia fundamental sería para ella la siguiente: Mientras que la democracia burguesa no necesita de la formación de las masas –a quienes ciertamente concede el derecho a votar. Para ella la democracia era. en una sociedad socialista la democracia se convierte en un instrumento para que las masas participen. Invoca la fe en el derrumbamiento del capitalismo” (15). que sirve para fomentar la experimentación y para que las masas puedan competir. y estas son las que hacen que el pensamiento sea fecundo. como mucho. no es abolir toda forma posible de democracia. tienen también un motivo metódico. entonces llegaba la fase de la dictadura. de una u otra forma. en total contraposición a Scharrer. que tuvieron que experimentar. Pero para ello aún nos falta un concepto claro de esa transformación y también nos falta experiencia: “la realización práctica del socialismo como sistema económico. Toda organización o movimiento proletarios que no sean democráticos están en contradicción con el materialismo dialéctico y. inmediatamente y desde el primer momento. la reconstrucción de la sociedad. es lo que cree que debe determinar. […] Está fascinada por la violencia. social y jurídico [es] algo totalmente oculto tras la niebla del futuro” (359). para que las masas impulsen el desarrollo de la sociedad asumiéndolo como una tarea propia. que probar 123 Scharrer. poniéndose la mano en el corazón. 187 . pero no les otorga un participación real en la organización de la sociedad– porque en su sistema pone a una élite sobre ellas. ensayando. que era justamente el objetivo de la lucha. ambos democráticos. se convierte en un instrumento para la transformación. un medio para la conquista del poder.“la tarea histórica del proletariado –si llega al poder–. sino que tanto el carácter y como la estructura. Eso. en su libro sobre Luxemburg y Liebknecht –escrito tendencioso y en su mayor parte desprovisto de un estudio serio de las fuentes–. no por la palabra. en un instrumento que permite su formación y su educación. no podrán negar que tuvieron que ir paso a paso tanteando. En una nota al margen añade: “Los bolcheviques. entiende lo siguiente (1976): “Para Rosa Luxemburg el carácter fundamental e incondicionalmente democrático de la constitución de las organizaciones proletarias así como la estructura suficientemente democrática de la revolución socialista (democrática incluso durante la dictadura del proletariado) no son sólo postulados (que se derivan de su representación del objetivo final de liberar a los hombres de la opresión y la explotación).

Pero. nunca desde arriba. para desarrollar un concepto positivo y ofensivo de la democratización socialista. Luxemburg piensa que para poder llevar a cabo la subversión se necesita un dominio ilimitado. por lo tanto. pone de relieve. es decir. A pesar de la dureza de su crítica. de esta forma. nos llevaría demasiado lejos. para que. 188 . no en su abolición. en intervenciones enérgicas y decididas respecto de los derechos adquiridos y las relaciones económicas de la sociedad burguesa. una democracia socialista. sino que también cale en sus sentimientos. se pueda entender como alternativa válida para todas las esferas de la sociedad frente a las relaciones de dominio existentes” (1976. “un imperecedero mérito histórico”. la «dictadura del proletariado»: expropiación o “vía libre para la economía socialista” (360). En Rusia se pudo sólo plantear el problema […] [este] sólo se puede resolver de forma internacional” (365). 462). Frente a lo que interesadamente se ha querido transmitir 124.125 “Pero esta dictadura consiste en una especie de utilización de la democracia. cuarta nota al pie). La condición previa del socialismo consiste en “una serie de medidas coactivas”. Así tiene que ser y así nos irá también a nosotros cuando comencemos” (ibíd. tiene que ser una obra que se realice desde abajo. Por un lado. tanto la negativa como la positiva. es decir. 125 Oskar Negt actualiza esta idea: “Por eso es necesario argumentar sobre los principios.. Luxemburg no condena ni mucho menos la revolución bolchevique. 124 Presentar aquí la diversa bibliografía sobre la valoración de Luxemburg de la Revolución rusa. por otro lado.y comprobar. que haberse atrevido a emprender una prueba tan arriesgada es algo “esencial” y “permanente”. Para ello recomiendo la obra de Yoskiki Ota (2002). en sus deseos de liberación y en sus intereses inmediatos. un concepto que no sólo alcance la razón de los seres humanos. pues de lo contrario fracasaría su propia razón de ser. de forma que: “con la conquista del poder político y el planteamiento práctico del problema de la realización del socialismo. Una y otra vez insiste de forma totalmente inequívoca en que una política socialista. ella entiende esta dictadura precisamente como “democracia socialista”. Tiene que ser obra de la clase y no de una pequeña minoría dirigente que actúe en su nombre. La resolución del problema depende pues de todo esto. y que muchas de sus medidas no son ninguna joya. etc. ha hecho avanzar al proletariado internacional […]. una democracia que comienza “con la destrucción del dominio de clase y con la construcción del socialismo” (363).

debido. GW 9. 463) El papel de la inteligencia Luxemburg practicó el arte de la política en el espacio público. Es sencillo. La dictadura se puede entender bien como la obligación de desarrollarse. cualquiera lo entiende.). la gente. Esta perspectiva parece tan evidente como difícil de llevar a cabo. No lo hizo a puerta cerrada como si tratase de ocultar un secreto. En las últimas décadas todos estos conceptos usados por Luxemburg –“ilustración”. sino el orden. puedes comprenderlo. subordinada al control del conjunto de la opinión pública. quien se haga cargo de la organización de la sociedad. pero es algo difícil de hacer. Es bueno para ti. debe estar bajo su influencia inmediata. Tú no eres un explotador. En su canción Elogio del comunismo Brecht escribe: Es algo razonable. Los idiotas lo llaman estúpido y los sucios dicen que es sucio. Los explotadores lo llaman crimen. sino a través del discurso público. No es el caos. “agitación”– han sido desacreditados. A través de la experiencia. Es contrario a la suciedad y a la idiotez. que es lo que permite asentar las bases para que sea el pueblo. (GA 11.debe ser resultado paulatino de la participación activa de las masas. ser resultado de la formación política creciente de las masas populares” (363 y sig. la acción y la configuración propias. No es una locura. el proletariado. 234. infórmate. a que a través de ellos la política 189 . sino el fin de la locura. “capacitación”. Es algo sencillo. las masas deben constituir su sociedad de forma socialista. en la mayoría de los casos. o bien como un imperativo categórico permanente: Todos deben aprender a gobernar haciéndose cargo del gobierno.

el intento de conseguir la aprobación popular para un proyecto alternativo de organización social y económica que finalmente se entienda como algo necesario y liberador. Cuando 126 Sobhanlal Datta Gupta (2002) señaló esta proximidad con Gramsci en la conferencia que presentó en 1998 (véase la nota 112): “Fundamentalmente se trataba de una estrategia [erigir el socialismo con medios culturales y morales] muy cercana a lo que Gramsci describió como hegemonía a diferencia de la coerción” (77 y sig. En esta lógica espontánea del “arriba y abajo” encontramos. quien está arriba y tiene la palabra utiliza esto en su propio beneficio. al menos. Gramsci denominará lucha por la hegemonía126. marcan la “dirección”. por otro lado. Concibe la política socialista como un intento de poner en marcha un proceso que consiste en habilitar a la “masa” para que pueda movilizarse orientándose en función de sus propios fines. El partido no es un partido en el sentido burgués. y que lleve a emprender las acciones correspondientes. denota demasiado la superioridad del partido. incluso ese concepto. La mayoría de ellas están ya tan saturadas que parece que. Pero Luxemburg no entiende el partido como algo sacrosanto. como un acto de una vanguardia. porque. señala que “están al servicio”. etc. a la “masa”.). ni la dirección como poder de mando. cuál es el objetivo y qué es lo que hay que hacer. pero cuanto más claro sea el espíritu del proyecto. Seguramente se refiere a lo mismo que. para que pueda ejercer el poder como poder de organización. poco después. habilitar. 127 Oskar Negt. según Luxemburg. de un mando encargado de enseñar a los trabajadores. son ellos quienes claramente tienen la función e incluso la “obligación” de actuar como “dirigentes” del movimiento de masas. como el único centro activo del proceso revolucionario. Pero teniendo en cuenta el papel que atribuye a la organización socialista. sino que se difunde activa e inagotablemente por toda la sociedad 127. tanto más lúcida será la disposición de los agentes que han de acometerlo. El propio lenguaje parece que falle al intentar expresar esa política con palabras. En numerosas ocasiones describe ambos órganos. dos órganos de la política socialista que se hallan en una situación complicada: el partido y los intelectuales.socialista todavía se estaba pensado desde arriba. dan “soluciones”. lo designado por ellas es algo estúpido e inepto y que.. sino como un proceso en 190 . en su estudio sobre Rosa Luxemburg –escrito hace más de treinta años (1972) pero todavía hoy actual– explica (1976) que concibe el partido como “proceso”: “Rosa Luxemburg no comprende el partido como una institución hecha de una vez por todas. así como tampoco concibe las masas como meros ejecutores de órdenes. por un lado.

En Rusia faltaba la pequeña burguesía que en otras partes hacía la función de “vínculo revolucionario”. por tanto. no se entienda como institución en el sentido burgués. Soy y seré”–. de elemento de “carácter democrático radical”. 128 Esta formulación tan cauta se debe a que los escritos de Luxemburg no están totalmente disponibles. Luxemburg no llegó a elaborar128. Que el partido. Puesto que el parlamentarismo es el escenario más eficaz en la lucha por la hegemonía. Los bolcheviques habrían caído en error de restaurar las instituciones burguesas. no lo serán en tanto socaven permanentemente los cimientos sobre los que se asientan. Este “niño cambiado” de la historia. es necesario fortalecer el espíritu de la revolución en el partido. sobre cómo promover la agitación o cómo comprender la política en tanto que estudio permanente. al parecer. afirma (sobre todo en Crisis) que si “fracasa” merecerá la mayor de las críticas. sus representantes serán diputados en sentido burgués pero. se pronunció claramente sobre este papel. En el análisis de la situación en Rusia en 1904. Es prácticamente indudable la importancia que Luxemburg concede a los intelectuales dentro del movimiento obrero en todos sus llamamientos sobre lo que tocaba hacer. Esta falta de precisión en la definición del partido socialista explica la correspondiente imprecisión respecto del papel de los intelectuales. para abandonarla y para que otro partido nuevo ocupe su lugar. sino también en la acción de construcción de lo nuevo. 191 . puede servir como crítica fundamental a la socialdemocracia de facto. el sistema parlamentario. Y esto último es lo que ella somete a juicio. Entre el inicio de la Guerra Mundial y el Levantamiento espartaquista parece que sea el partido quien impulse el espíritu de la revolución –cuya última expresión es el “Fui. de “mecanismo material necesario” o “aglutinante vivo” acompañado con la “ficción necesaria de todo el «pueblo»” o de sí mismo que preserve las experiencias colectivas y los diversos principios de organización de la clase obrera. es decir. La crítica a los bolcheviques como partido de la revolución se puede plantear en dos partes: la revolución no consiste sólo en la acción de acabar con lo antiguo. que sirva para tomar conciencia de ellos y para transmitirlos. “la ventana a través de la cual” se pronuncian los discursos. un proceso en el estas experiencias y principios se puedan orientar al objetivo final con ayuda de la dialéctica material” (213). realmente requiere de otro concepto que. al mismo tiempo. De este modo. para que sus representantes puedan ser elegidos.Luxemburg se dirige a la dirección del partido. un partido socialista que cuestione su propia forma.

cree influir en la vida social mientras predica conocimientos político-sociales a oídos sordos y cree estar poniendo la ciencia al servicio del progreso social. quien basándose en la composición de las materias –orgánicas o inorgánicas– deduce la propiedad de “producir grandes beneficios” para “aplastar […] la rebelde doctrina marxiana de la crisis” bajo “la fuerza de las «materias inorgánicas»” (389) e ironiza: “Los límites de la producción se hallan. Entabló una polémica con Sombart. ridículos ayudantes del capital. escritores. pone de manifiesto la necesidad tanto del análisis como del modo de proceder de la teoría marxista. periodistas. Sobre los “eruditos” escribe: “Desde hace treinta años el catedrático alemán cree firme e inquebrantablemente en su tarea histórica de explicar la historia mientras la desmenuza.” (Im Rate der Gelehrten. El reino de las piedras es la piedra del escándalo de la ciencia y la proteína del huevo el correctivo del orden capitalista” (1/2.“educador político. mientras él mismo sirve a la reacción dominante. en la composición orgánica de ciertas materias. Se burla sin piedad de los intelectuales “mercenarios” vendidos a la burguesía. por lo tanto. menciona a diputados. […] agitación. socialdemócrata” (1/2. En el seno de la socialdemocracia alemana. En tal situación entró directamente en acción la “inteligencia. 382) Luxemburg señala que la Asociación de Política Social (Verein für Socialpolitik) y su “negación de la doctrina marxiana de la crisis” (383) son. 387). 481). 1/2. miembro de la asociación. profesionales liberales que compartían puntos de encuentro con el proletariado”. en la práctica. entre ellos siempre podemos reconocer a la propia Luxemburg como incansable topo científico de la política del movimiento en el partido. parlamentarios. 192 . En su breve estudio Luxemburg consigue presentar el trabajo de los intelectuales burgueses de tal modo que. Ellos “actuaron como representantes ideológicos de la clase obrera” y llevaron a cabo el “trabajo de topo de la socialista. desde el punto de vista de la crítica. el elemento que da lugar a las crisis se encuentra pues en la composición inorgánica de otras materias. espiritual e intelectual”.

la organiza y la clasifica desde el punto de vista de los burócratas y. que consigue reflejar la imagen de la vida social como en miles de fragmentos de un espejo desintegrado. un apocado tartamudeo sobre los cárteles. cuando. Luxemburg destaca que el amable liberalismo de los eruditos alemanes no sólo les convierte en cómplices del capital. ya muerta. pacífico−” (387 y sig. 388)129. se transmite como material científico apto para la actividad administrativa y legislativa de los consejeros privados. es a la vez el medio más seguro para disolver teóricamente todas las conexiones sociales y para dejar que el bosque capitalista desaparezca «científicamente» tras los altos árboles” (1/2. Luxemburg muestra también. Este laborioso trabajo de atomización. pues la introdujo en su Novela de los Tuis como una especie de instrucción para que los científicos burgueses tengan éxito en su competición por el reconocimiento y el dinero. sino que en caso de emergencia el liberalismo les amordaza. Frankfurt 2000). un silencio absoluto sobre los sindicatos –eso es todo lo que ha quedado del desarrollo social proclamado con majestuosos redobles de trompeta y. Se demuestra por tanto: “que el capital […] no tiene nada que objetar contra la ingenua perorata de la «ciencia alemana» siempre que esta sirva para adormecer a los brutos proletarios y para alejarlos de la socialdemocracia. 193 . era algo que se había tramado para aumentar así el precio del algodón. es el burócrata teórico. Luxemburg escribe: “[…] el catedrático alemán llega a la cátedra como una ampliación natural del burócrata. desmenuza la materia viva de la realidad social en sus más pequeñas fibras y partículas. se diese la vuelta y emitiese un débil eco del trueno socialdemócrata e intentase volverse contra el propio capital en defensa de los intereses de los trabajadores” (389). «a pesar de todo».). Por lo visto. que los métodos con los que trabaja la ciencia burguesa implican que sus resultados sean inútiles. magistralmente y en pocas palabras. 129 En la obra de Brecht Turandot o El congreso de los blanqueadores los eruditos tienen que acometer la tarea de explicar al pueblo la desaparición del algodón del almacén del emperador sin ocasionar disturbios sociales. avanzando a tientas. pero qué rápidamente le cerrará la boca sin ningún respeto si alguna vez.“Una mezcla de mal gusto de una teoría del oro y una teoría de la proteína para explicar la crisis. El arte con el que estos individuos desarrollan sus discursos sigue exactamente los pasos de los que se burla Luxemburg (GW 9. desde su estupidez «libre de prejuicios». esta forma de desmantelarla fascinó a Brecht. en realidad.

como por ejemplo el concepto “intelectuales”. es decir. Cartas completas. se descomponen y se forman nuevos conceptos. lo empírico. Si se quisiera establecer un único significado para este término. a veces los intelectuales son los propios cómplices de quienes dominan. podemos deducir y probar que Luxemburg habla de los intelectuales socialistas como de una función. se podrían presentar definiciones totalmente opuestas. es decir. 194 . etc. otras veces son parte del mismo y otras son imprescindibles para la política socialista de los trabajadores. como personificaciones de la crítica a la sociedad burguesa desde el punto de vista de la clase obrera o del «pueblo». del partido. la democracia. otras son arrogantes. podemos seguirles con la mirada y sonreír con desprecio: ¡Marchaos! Nosotros le hemos quitado lo último y lo mejor a la burguesía alemana.1916. Si se le hubiera prestado atención a la teoría de los intelectuales desarrollada por Gramsci. GB 5. 104). como el análisis de la situación mundial y del Estado. cuando los intelectuales de origen burgués nos traicionan y nos abandonan para volver a las ollas de carne de la clase dominante. A veces la praxis va antes que la teoría. el hecho de que el contenido de un concepto sea cambiante. La tarea de los intelectuales comprende también la crítica teórica.En una carta a Franz Mehring escribe: “Hoy. a veces se sitúan frente al pueblo modesto. Gracias a los análisis dispersos aquí y allá. 130 Esto se desarrolla en los capítulos que abordan la función de las fuerzas productivas. otras veces son estrechos de miras. para la formación política de los que vendrán después. lo que aún tenía de ingenio. desde el punto de vista de un universal en devenir. Luxemburg retomó esta cuestión respecto de la función de los intelectuales en el movimiento obrero. entonces. los conceptos se pueden usar como bolas de nieve. se habría podido entender a Luxemburg con más claridad. como sucede también con otros conceptos130. Pero de cara a la transmisión. se convierte en un problema.2. talento y carácter: a Franz Mehring” (27. En el día a día de la política. los infinitos intentos sociológicos de caracterizar a los intelectuales en función de las clases (esfuerzos que hasta los años 60 fueron normales y corrientes) habrían sido innecesarios y.

o lo que es lo mismo. estos conceptualizan los correspondientes asuntos. en el fondo. Para Gramsci la función de organización propia de los intelectuales no sólo atañe a la cultura. 12. sino que pueden manifestarse como “organizadores de una nueva cultura” (C. y sirve para organizar los distintos niveles de la sociedad –trabajando como profesores. En este sentido. no hay organización si la parte teórica del nexo teórico-práctico no se diferencia concretamente en una clase de personas que estén «especializadas» en la elaboración conceptual y filosófica. §1. En suma. como una praxis cualificada. 1497). C. cualquier persona puede ser un intelectual y cada clase tendrá sus propios intelectuales (Cuadernos de la cárcel. La política socialista también procurará ganar para sí el mayor número posible de intelectuales entre aquellos que sirven a la clase dominante. trabajan por tanto para su hegemonía buscando ganarse a los grupos subalternos. Análogamente los intelectuales de los movimientos de emancipación. 11. Los intelectuales de la clase dominante defienden intereses particulares como si fueran comunes. § 12. sin organizadores ni dirigentes. §1. de un nuevo “orden intelectual y moral” (C. 1377). las divulgan públicamente y con eficacia. y escriben para la clase. Ahora. el movimiento socialista es la praxis que permite que el trabajo de la actividad intelectual realmente sea realizable. “No hay organización sin intelectuales. concretan soluciones. podemos decir de la política de Luxemburg que ella misma hablaba y actuaba menos como miembro del partido que como intelectual orgánica del movimiento obrero. Esto es factible porque a los intelectuales les incumbe difundir críticamente las verdades y esto sólo es posible cuando no defienden intereses privados. Para denominar esta relación Gramsci propone el concepto “intelectuales orgánicos”. es decir. como “administradores de la riqueza intelectual” o como intelectuales del movimiento (1503)–. §12. 1500)131. 11. 12. 1385). sino que considera su papel como una tarea de la sociedad. Su actividad es ilustradora y antidominadora.Gramsci no parte de los intelectuales como de un grupo profesional independiente. que pretendía conquistar a otros para que también se convirtiesen 131 véase también Alex Demirović y Peter Jehle (2004). 195 .” (C. que trabajan contra la hegemonía dominante. sino que concierne a la organización de la sociedad en general. obran en sentido inverso. Cada clase se sirve de los intelectuales para sus propios intereses. en posesión de estos análisis.

En Gramsci sociedad civil es una categoría teórica. los seres humanos. tal como se concibe en la teoría política dominante. Lo que ella no incluye en su trabajo con el «pueblo» y para las masas. Gramsci lo denomina lo “cultural”. Dicha inclusión. tienen que adentrarse en ellas y conseguir conciencia tanto de su ser. no es un lugar de la sociedad ni tampoco. en la empresa. le obligaron a reflexionar sobre la renovación de la política del movimiento obrero. como en las reuniones. lo que impulsó a la socialdemocracia a renovar y criticar la política que el movimiento obrero había desarrollado hasta entonces. en la familia. asociaciones. se pueden comprender con Gramsci como política de lo cultural. en la escuela. como de sus posibles objetivos . Gramsci vivó además la incipiente construcción del socialismo en Rusia y la irrupción del fascismo en Italia que le condenó al encarcelamiento. La acción social civil comprende todas las prácticas públicas con las que los individuos se forman una cosmovisión y se hacen una idea de la sociedad que determina su opinión política y también. en último término. y cuya fuerza por tanto subestima. Para conceptualizar esta idea y para orientar la lucha reconstruyó el concepto de “sociedad civil”. etc. Para trabajar con ellos frente a la hegemonía dominante es necesario estudiar su inclusión y plantear propuestas liberadoras de praxis alternativas. también podemos reconocer retroactivamente decisivas lagunas en los análisis y la política de Luxemburg. etc. los individuos quedan entretejidos con incontables hilos en la sociedad existente. tal vez también. para fundar un nuevo partido contrario a la vieja socialdemocracia. La política de lo cultural Luxemburg y Gramsci habían vivido la Primera Guerra Mundial y. a culturas. 196 . De esta forma. Tras el estudio de sus Cuadernos de la cárcel. la política de la socialdemocracia y las acciones de las masas trabajadoras.en intelectuales orgánicos y que se dirigía a ellos. Estos dos acontecimientos. algo así como una especie de refinamiento moral. una cualidad. con ella. cada uno a su manera. su forma de actuar. al igual que los intentos de trabajar en la oposición. que están sujetos de distintas formas y en diferentes agrupaciones a costumbres. Después de todo.

“[…] cuando esta voluntad [una voluntad racional que corresponde a las necesidades
históricas objetivas], que al principio está representada por un individuo particular,
basa su racionalidad en que la voluntad es aceptada por un gran número y de forma
realmente duradera, entonces se convierte en una cultura, en un sano entendimiento,
en una concepción del mundo con una ética correspondiente a su estructura” (C. 11,
§59, 1472 y sig.).

En diversos puntos hemos visto cómo Luxemburg planteaba estas ideas y luego las
dejaba de lado en pos de la esperanza de que, teniendo ya conciencia de la situación,
sería posible dar con una solución oportuna 132. Con ello subestima también la fuerza del
medio cultural, en el que los individuos, incluidos los trabajadores, nadan como peces
en el agua. Los trabajadores individuales no son los únicos que a diario se enfrentan en
las empresas a la clase capitalista y al entorno del modo de producción capitalista; la
clase obrera, a partir del momento en que los seres humanos obtienen conciencia de su
situación, deja de estar configurada sólo por la mera suma de los individuos. Como
individuos están unidos en la sociedad de diversas formas, en asociaciones,
comunidades de vecinos, clubes, asociaciones de tiempo libre, en sus costumbres, su
pensamiento y sus oportunidades. En este sentido, hay que librar la lucha por la
hegemonía en el movimiento obrero a través de los intelectuales orgánicos en todos los
frentes, también en lo cultural.
Como ya ha quedado reflejado, Rosa Luxemburg al menos había comenzado a trabajar
en esta problemática. Por un lado, había criticado con dureza las fanfarronerías
intelectuales –que Gramsci llama lorianismos– causando con ello cierto escándalo
público. Por otro lado, no siempre pasó por alto el hecho de que los trabajadores
estuviesen presos en costumbres e inmovilismos pequeñoburgueses. Luxemburg
(incluso en la cárcel) desarrolló ciertas ideas propias sobre lo cultural en el ámbito de la
crítica literaria, ideas que al principio eran aparentemente muy próximas a su trabajo
político. También comentó detenidamente la obra de Mehring como trabajo para
aproximar la literatura al pueblo y reseñó su biografía de Schiller (Neue Zeit, 1904/05),
a la que ensalzó por formar parte en la “obra de emancipación de la clase obrera”, y
132 Esto es ejemplar en la cuestión de los derechos de las mujeres, pues las ventajas y
cadenas protectoras que ofrecen la familia y el hogar las borra del mapa de un manotazo
a favor de la cuestión de clase.
197

recomendó y puso de relieve que el significado de Schiller no había que medirlo por lo
que él había proporcionado al proletariado, sino, viceversa, por las “aspiraciones y
sensaciones que los proletarios aportaban a los poemas de Schiller” (1/2, 534).
Luxemburg subraya que las “palabras y sentencias acuñadas por él [Schiller] se habían
convertido en formas predilectas del proletariado alemán para expresar con brío su
pensamiento revolucionario y su idealismo” (533).
“Aquí ha tenido lugar un proceso de asimilación peculiar, el público obrero no se ha
apropiado de Schiller como de un todo intelectual –tal y como era en realidad–, sino
que el proletariado desgajó su obra intelectual y la refundió inconscientemente en sus
propios pensamientos y sentimientos revolucionarios” (534).

Luxemburg inicia una política de lo cultural estudiando de este modo la literatura como
praxis de la clase obrera. Con ello explicó que los tradicionales elogios de Schiller como
poeta revolucionario (junto con una artificial oposición entre sus ideas tempranas
idealistas-revolucionarias y las tardías ideas estéticas) eran, por un lado, “un abuso
materialista” y, por otro lado, fruto de “un entusiasmo exaltado”. Frente a ello aduce que
este dualismo atraviesa toda la obra explicando que el conflicto procede de desvincular
el idealismo revolucionario de la cosmovisión materialista:
“[…] para entender a Schiller como filósofo hay que entender, antes de nada,
precisamente a Karl Marx” (535).

Ante el problema de la dicotomía de Schiller, que distingue entre el joven
revolucionario y el viejo esteta, y la consecuente disputa sobre el significado de la
revolución en su obra, Luxemburg propone, junto con Mehring, no leerle con una
mirada teórico-social superficial.
“Schiller, ante que nada, era un auténtico autor dramático de la mayor envergadura
y, como tal, necesitaba y buscaba grandes conflictos, inmensas fuerzas, reacciones
masivas, y las encontró en las luchas de la historia, no porque y en tanto que eran
revolucionarias, sino porque encarnaban el trágico conflicto en su máxima potencia
y repercusión” (536).

198

En 1918, estando encarcelada en Breslau, Luxemburg tradujo a Wladimir Korolenko 133
y escribió un ensayo ejemplar a modo de introducción a la traducción (4, 302-331).
Partiendo de que para Korolenko la literatura rusa había sido “patria, hogar y
nacionalidad” (320), redactó la introducción a modo de síntesis del desarrollo total de la
literatura rusa que, como es evidente, la había leído extensamente. No se trata de un
mero tratado erudito de Historia de la literatura, sino de una historiografía materialista
en el mejor de los sentidos. El recorrido abarca la larga época de “oscuridad”
generalizada en Rusia hasta llegar al siglo XIX en el que, en “curiosa analogía con el
nuevo desarrollo político en Rusia” (303), el desarrollo de la literatura rusa se alzó hasta
convertirse en literatura universal empujada por el “espíritu combativo” contra el
“régimen dominante”.
“Bajo el zarismo la literatura rusa se había convertido […] en un poder en la vida
pública. [La buena literatura había] conquistado un lugar en la literatura universal
para el Estado despótico” (ibíd).

Entre otros muchos autores, menciona a Tolstói, Gógol y Dostoyevski. A través de las
memorias de Korolenko expone su desarrollo psicológico a partir de una situación de
servidumbre y muestra con ello cómo la literatura rusa ha socavado “la raíz psicológica
del absolutismo”, ha ejercido una responsabilidad social y ha acometido la crítica a la
sociedad: “su principio vital fue la lucha contra la oscuridad, la incultura y la opresión”
(305). Pero también señala los costes:
“murieron y se deterioraron [a la edad de] 25-27 años, los más mayores con apenas
40 años; ahorcados, por suicidio directo o revestido como si hubiese sido un duelo,
por demencia o por agotamiento prematuro” (305).

En este amplio resumen también destaca que toda la literatura importante no se examina
ni se ordena sencillamente como un “arte de tendencias”, sino al contrario. Luxemburg
pone de relieve que todos ellos, también los “decadentes” y los “reaccionarios” (Tolstói,
Dostoyevski), ejercen un efecto especial en los seres humanos “que sacude, edifica y
libera” (306).

133 Wladimir Korolenko, La historia de un contemporáneo (Die Geschichte meines
Zeitgenossen).
199

“Eso ocurre porque su punto de partida no es reaccionario, sus ideas y sentimientos
no se aferran a lo existente, no están poseídos por el odio social, la mezquindad y el
egoísmo de casta, sino al contrario, están ligados al más tolerante amor a la
humanidad y al más profundo sentimiento de responsabilidad ante la injusticia
social” (306).

Recomienda, por tanto, que la literatura no se lea como teoría social, que no se juzgue
por su intención, ni por las “recetas sociales” que propague, sino conforme al sentido
común humano, del cual surgen y del cual participan las masas, en función de su
“espíritu vivificante” (307).
Gramsci escribe:
“En suma, el tipo de crítica literaria propia del materialismo histórico se ofrece en De
Sanctis […]: Lucha por la cultura, es decir, un nuevo humanismo, una crítica de las
costumbres y de los sentimientos, un fervor apasionado, que también sería una forma
de sarcasmo.” (C. 4, §5, 464)

Luxemburg percibe también, tal y como más tarde lo hará Brecht, la fascinación de los
escritores por el delito, allí donde el asesinato no es sólo una denuncia de las relaciones
existentes, sino sobre todo “un delito perpetrado en el asesino en tanto ser humano, del
cual todos nosotros […] somos responsables” (309).
A través de la biografía del extraordinario Korolenko, Luxemburg muestra la historia de
las hambrunas, de la peste, de las desgracias de muchos y muestra que él, escribiendo en
contra del poder como violencia, abrió camino para que la:
“nueva «violencia» histórica de Rusia, pronto tuviese que levantar su brazo
bienhechor, el brazo del trabajo y de la lucha de liberación” (328)134.

Lo más insólito de cómo Luxemburg expone la literatura es que mediante la biografía
de cada autor, a través de su origen y su vida, pone de relieve la historia del país y la
hace inteligible. Lo insólito es que toma como criterio de juicio la relación con los seres
134 Los que reflexionan sobre cuál es realmente la posición Luxemburg respecto de la
violencia pueden inferir de estos breves comentarios respecto del “brazo bienhechor de
la violencia histórica” que la pregunta de si estaba a favor o en contra de la violencia
también está mal planteada.
200

humanos y, por consiguiente, también con el mundo, y que lee, especialmente las
novelas, desde el punto de vista de su recepción por parte del pueblo, es decir, desde el
modo en que los seres humanos pueden vincular su vida con los de las novelas. De esta
forma, la literatura se convierte en algo que, “poco a poco, estimula intensamente a la
reflexión y anima a seguir aprendiendo” (1/2, 536), se convierte en un medio con el que
el pueblo se puede formar a sí mismo135.
También Gramsci abordó las novelas mientras estuvo recluido en prisión. Pero a él no le
interesaban la literatura universal y la posibilidad de que el pueblo se apropiara de ella,
sino las lecturas que el pueblo hacía a diario –novelas por entregas en revistas y
periódicos, por ejemplo, y sobre todo novelas históricas, como las que todavía se
pueden encontrar en cualquier quiosco de estación en el s.

XXI–.

Gramsci intenta

desvelar el sentido que los seres humanos buscan en estas novelas, algo muy parecido a
lo que Luxemburg pone de relieve en las lecturas que Mehring hace de Schiller. Pero,
obviamente, ella se hallaba ante una clase obrera que principalmente recibe literatura
burguesa, aunque sólo sea en forma de fragmentos. Gramsci piensa en proletarios que
claramente se encuentran a sus anchas en otra cultura, una cultura específicamente
creada para ellos: la literatura popular. Sin embargo, como esta literatura enreda en
ilusiones, en particular al pueblo, Gramsci busca un tipo de literatura escrita de tal
forma que el pueblo la pueda entender y disfrutar, que no sea ideológica o irreal y que,
por tanto, no mantenga a los seres humanos aferrados a la subalternidad. A esta la
llamamos literatura del pueblo a diferencia de la literatura popular que siempre tiene
una connotación de escaso valor. El objetivo de Gramsci es promover que también los
escritores de izquierdas escriban una literatura del pueblo que sea mejor para el pueblo
y que con ella se hagan cargo de su tarea como “educadores”. El objetivo Luxemburg es
transmitir al pueblo las grandes obras de la literatura burguesa, que el pueblo pueda
apropiarse de esta cultura para sus propios fines. Luxemburg, por tanto, confía más en el
pueblo que Gramsci, lo que hace que las repercusiones

de este último sean más

persistentes en un pueblo que no espera mucho de sí mismo.

135 Jakow Drabkin ha presentado en forma de compendio textos de Luxemburg sobre
literatura rusa. No obstante, no los expone como el inicio de una política de lo cultural,
sino que usa los textos para ilustrar “la postura de Luxemburg sobre la literatura, el
teatro, la música, el arte y la cultura o sobre sus representantes más destacados” (2002,
201). Es decir, los usa principalmente para añadir otros matices a la imagen biográfica.
201

Y eso fue justo lo que sucedió pocos años después.Estado. por sí misma. la gran masa popular de nuestra verdadera patria se levante y diga: Basta ya de la política criminal ejercida hasta ahora” (marzo 1914. por la burocracia y. pero que mientras el Estado y el Derecho construyan muros de protección cada vez más altos el socialismo será cada vez más improbable136. De una nota se puede deducir que es consciente de que el Estado también se sirve del pueblo al convertirles en soldados. Sin embargo. y el «pueblo». en su forma militar. Sabemos y confiamos en que los hermanos de los trabajadores alemanes. “Sabemos que la cabeza de los trabajadores alemanes. 423). entraña posibles peligros para los sectores dominantes. sino que Luxemburg sencillamente señala que el Estado. por el pueblo. que esos hermanos. nos conducirá a que. no será más idiota cuando se le ponga un casco con barbuquejo. de la solidaridad internacional de los pueblos y por el amor al hombre. También se basa en esto para explicar que el poder del Estado en relación a los capitales desarrollados –que impulsan 136 Compárese con el segundo capítulo. por el edificante sentimiento. no serán infieles al precepto de la humanidad. No tiene una teoría del Estado ni de sus diferentes instancias ni tampoco una teoría sobre la relación entre el poder estatal y militar. los consejos de soldados y obreros. 3. Confiad con tranquilidad en la dialéctica de la historia que. apremiada por el desarrollo de las fuerzas productivas. pues ha puesto al pueblo al servicio de la protección del poder y esto podría conducir a que el pueblo se apropiara de él. será cada vez más socialista. 202 . Luxemburg explica en muchos sitios que la sociedad. por su propia dinámica interna. fuerzas productivas y sujetos de trabajo Luxemburg proclama de forma clara y rotunda que el objetivo político es la “conquista del poder político”. aunque se metan bajo las faldas del rey. antes o después. que el poder gubernamental lo asuman la asociación de productores. precisamente también. que una vez fueron colmados por el sentimiento. una vez iluminada por la doctrina socialdemócrata internacional. pues el Estado esta formado por el parlamento y la milicia. es decir. resulta igualmente impreciso qué es lo que entiende por Estado y qué por poder gubernamental.

aunque simultáneamente sea punto de partida de una verdadera socialización del trabajo. En Luxemburg el punto de vista socialista surge de la confrontación de la clase obrera con el capital y esto exige conciencia. Pero no entra a discutir cuáles son las incompatibilidades que surgen con este desarrollo. En los tiempo de Marx imperaba la perspectiva del trabajo en cadena y. Mas la toma de conciencia no se alcanza sólo con 137 Véase F. de las estrategias de los empresarios y de las intervenciones estatales que nos ofrece instrumentos útiles incluso para el capitalismo global altamente tecnologizado. apunta a la educación politécnica como formación futura de las masas pero. y que. como una dinámica que cada vez resulta más incompatible con las relaciones de producción. la transformación del trabajo cualificado en trabajo masificado y fragmentado. no presta atención a la diferente posición que los trabajadores adoptarán frente las máquinas e instalaciones. a diferencia de Marx. Haug 1998 y 2001. con él. 508 y sig. del modo de vivir. es como un fermento. pues todos pueden participar para reducir con ello precisamente ese trabajo y ganar tiempo para un nuevo desarrollo y desenvolvimiento. Luxemburg.el desarrollo hasta la crisis– sea conservador y hasta reaccionario. regulador o vigilante del trabajo de las máquinas. El desempleo estructural y la cualificación de la fuerza de trabajo se convierten en las dimensiones contradictorias que acompañan al desarrollo de las fuerzas productivas. Marx puso de relieve que el trabajador vivo queda desplazado por el desarrollo tecnológico en el ciclo de producción y es convertido en supervisor. La cualificación y el rendimiento exigidos a la fuerza de trabajo cambian con la misma radicalidad con la que se reduce el número de trabajadores. cosa que considera una descualificación del trabajo cualificado. por lo tanto. Aquí Gramsci sigue a Marx y nos ofrece un análisis del desarrollo del trabajo. no reflexiona principalmente sobre las transformaciones del trabajo y sus exigencias para los trabajadores. obstaculice el progreso de la humanidad. Entiende (con Marx) que el desarrollo de las fuerzas productivas. 203 . En este contexto Gramsci abre también un camino para entender de forma históricocrítica las relaciones de género137. Es a partir del desarrollo de las fuerzas productivas del trabajo como Marx desarrolla la perspectiva socialista. que impulsan los capitales desarrollados. justo como Marx.

fueron las formas de lucha de clases contra el poder feudal y. por encima de todo. cada vez más transnacionales. Luxemburg da por supuesto que el Estado burgués está dispuesto a ceder las conquistas burguesas porque. 102). 1. tras la victoria. difícilmente recurrirá a formas dictatoriales. sino también mediante la experiencia de la opresión y con la doctrina de la lucha de clases. incluso en esta previsión tan perspicaz. no queda definido qué es el Estado ni cómo actúa. como un Estado que también es sostenido por el pueblo. Según Luxemburg. los capitales. su subalternidad138. a diferencia de la mera lucha económica. se sirven de los poderes del Estado y los arrasan. 138 Véanse los estudios histórico-críticos del proyecto de teoría de la ideología. el Estado soberano difícilmente perdurará o. 204 . en la lucha por relaciones democráticas en el Estado. no tendrían ninguna función. Pero aquí la clase obrera tropieza con el Estado como garante de la forma burguesa. se denomina a sí misma “política”. ni tampoco se especifica el significado preciso de la toma del poder del Estado. artículos. Para Gramsci esto significaría lo siguiente para una la perspectiva revolucionaria: “Puede y debe haber «hegemonía política» incluso antes de acceder al gobierno y no se debe contar exclusivamente con el poder que este otorga y con la fuerza material” (C. Pero. es decir. la propia lucha se organice y cree conciencia de clase. por lo menos. Pero sin la aprobación masiva tampoco será posible una revolución. Habría pues que forjar un instrumentario analítico que permita concebir el Estado en el interior de los individuos. textos y explicaciones– el pueblo (al que se habla “a través de la ventana”) es evidente que tiene que estar bajo la hegemonía burguesa. especialmente: Der innere Staat des Bürgertums [El Estado interior de la burguesía] 1986. por los trabajadores. Luxemburg funda así su política contra el Estado en el Estado. el proceso dialéctico de la lucha de clases del proletariado provocará que. es consecuencia de una confrontación directa que. por tanto.agitación e ilustración. Sin contar con una aprobación masiva. Pero allí donde se lucha por la hegemonía –como hace Luxemburg en todos sus discursos. La lucha política consiste en dar paso a una economía alternativa. El Estado burgués se tiene que entender. §44. Además.

Respecto de la toma del poder estatal a través de la “dictadura del proletariado”. a través de la lucha política. está democratizando el Estado burgués y. en otras palabras. Estas cuestiones estaban hasta cierto punto en el ambiente. sino que sus ideas se mueven al mismo tiempo entre estas simplificaciones. Esto concierne sobre todo a las disputas entre sociedad y Estado. que muchas de sus declaraciones parecen contradecirse y que 205 . El “Estado integral” Con el concepto “Estado integral” Antonio Gramsci abordó las diversas cuestiones que aparecieron en el contexto de la interpretación de Luxemburg del Estado ante la imprecisión de sus definiciones o. el proletariado obtiene conciencia de sí mismo y se organiza. en la medida en que el proletariado madura. Es decir. sino que las cuestiones irresueltas pugnaban por ser elaboradas tras la derrota. tras reconocer la inutilidad de mantener la esperanza en los trabajadores internacionalistas y con conciencia de clase en el contexto de la Primera Guerra Mundial y la creciente propagación del fascismo. sucede que representantes de posiciones que serían recíprocamente excluyentes recurren igualmente a apoyarse en Luxemburg. Luxemburg no piensa ni que el Estado sea un mero instrumento de la clase burguesa ni que regule la sociedad meramente desde arriba y desde fuera. Necesariamente quedan abiertos los problemas de cómo podría regularse esta comunidad y de si esto es algo que se podría aprender a partir del Estado burgués.“y mientras de esta forma. En los distintos puntos conflictivos la problemática se perfila en Luxemburg como una contradicción o como un nudo de problemas que aún no se han examinado a fondo y por completo. 318). Luxemburg ha conceptualizado el contenido de esta dictadura de forma distinta a lo habitual (véase más arriba). En lo que concierne a la recepción. como algo que aún debe ser comprendido. hace que también el Estado madure para la revolución socialista” (1/2. economía y política. al mismo tiempo. no la entiende como dictadura burguesa con representantes proletarios. y principalmente a la lucha de clases y la cuestión de la revolución. contienen elementos de ambas concepciones y chocan siempre de nuevo con otras dimensiones que cuestionan los planteamientos precedentes. ante su deficiencia respecto de la teoría del Estado. Esto no es algo explícito. sino como “democracia socialista”.

Este concepto permite. se clarifica cuáles son las tareas que le corresponden a una clase en lucha por la hegemonía. Además comprende la “política como el arte de gobernar a los seres humanos. Con esto. así como analizar la reproducción de la clase dominante. haciendo su obra más productiva de cara a un nuevo comienzo del pensamiento político. 6.conceptos centrales como Estado. Gramsci señala lo siguiente respecto de la pregunta sobre el significado de “toma del poder político”: “Una clase que se considera a sí misma como idónea para asimilar a toda la sociedad y que. 1548 y sig. 783).) 139. 6. también se puede comprender al Estado en el interior de los individuos. Este comprende “Estado = sociedad política + sociedad civil blindada por la coacción” (C. dictadura del proletariado. Gramsci retoma las diversas problemáticas y las reúne en el concepto de Estado integral. perfecciona esta interpretación del Estado y del Derecho hasta que concibe definitivamente el final del Estado y del Derecho. 681) y concibe siempre el propio Estado integral como “educador que aspira a crear un nuevo tipo o un nuevo nivel de civilización” (C. 2004). 13. En este punto nosotros estamos llamados urgentemente a continuar trabajando. intelectuales. partido. Gramsci desarrolla su teorema en una discusión con el economicismo. §88. §2. toma del poder o democracia no han quedado claramente formulados. 943). Todos estos análisis son fundamentales para una teoría y una estrategia política revolucionarias. política socialista. entender las transformaciones en relación a la política y la economía. política. el arte de lograr su consenso y la estabilidad de este” (C. en otro lugar lo llama “dictadura + hegemonía” (C. 206 . El Estado integral integra a los miembros de la sociedad y los transforma. §127. economía e ideología se toman como si fueran algo internamente cohesionado. además. De esta forma. reforma y revolución. 8. §155. al mismo tiempo. pues parece que tanto Marx como Luxemburg y Gramsci parten de las premisas de que es 139 Véase la entrada “Estado integral” de Bernd Röttger en Diccionario HistóricoCrítico del Marxismo (HKWM 6/II. eliminan ciertas inconsistencias de los textos de Luxemburg. Con ello. en la medida en que han pasado a ser superfluos porque han realizado su cometido y han sido absorbidos por la sociedad civil” (C. es capaz de llevar adelante este proceso. 824). §11. 5. De acuerdo con esto. ante todo.

a continuación. El estudio de ambos autores en interacción produce una gran sinergia que refuerza la esperanza política y. bloque histórico y medio histórico. las bandas y las estructuras mafiosas. aún no se han confrontado con un proyecto contrario que se haya podido realizar. y todo ello está relacionado con el análisis de los sujetos. aun estando recluidos en tradiciones. a la de hegemonía y a la del Estado. leer a Luxemburg con Gramsci nos conduce a un gran número de pistas y propuestas cuya importancia y cuya posibilidad habríamos pasado por alto sin él. 207 . a la definición teórico-política de los intelectuales. A esto hay que añadir su exhortación a los sujetos políticos para que. este libro debe entenderse tanto como un alegato para estudiar minuciosamente a Luxemburg y para aprender de ella. estado integral. porque para su liberación no son suficientes la ilustración y la conciencia. Gramsci trabaja en todas estas cuestiones de tal modo que su aportación no se puede entender como ruptura con Luxemburg. como también como una propuesta para. En este sentido. que ponen al Derecho fuera de juego. se abran paso de forma coherente participando en la organización de la política y la configuración de la sociedad. pero en las grandes estructuras económicas choca con la experiencia histórica de que la criminalidad. En esta medida también podemos leer a Gramsci como «luxemburguista». Esto afecta especialmente a la política de lo cultural. y esto a pesar de que en ciertos puntos estratégicos su trabajo teórico no siempre se haya desarrollado coherentemente. sino como una continuación del pensamiento luxemburguiano y de su arte de la política. apropiarse de Gramsci.posible y de que podemos aspirar a una sociedad alternativa sin sistema jurídico. Esta idea la podemos entender remitiéndonos a los denominados conflictos civiles. No hay nada mejor para renovar el marxismo en lo político. Desde la perspectiva de Gramsci podemos leer a Luxemburg como una intelectual orgánica de la clase obrera que llevó a cabo una renovación de la política y reveló con ello los vacíos y deficiencias de la política socialista anterior. costumbres y culturas antagónicas y contradictorias. Él configura los conceptos analíticos para lo que Luxemburg trata en su empeño político: Hegemonía. sociedad civil. la capacidad de actuar. quienes para resurgir tienen que despojarse de las cadenas desde el interior de las relaciones burguesas. por lo tanto. o política de lo cultural. Leer a Gramsci con las exigencias políticas de Luxemburg y su praxis nos enseña a comprenderle mejor.

208 .

HANNAH ARENDT SOBRE ROSA LUXEMBURG Observación previa “Tras la caída del comunismo autoritario y desde que la teoría marxista emprendió su retirada por todo el mundo. en la conmemoración del primer centenario del nacimiento de Hannah Arendt. tras su entierro. si. 2004).Capítulo sexto PLAGIOS DE LA COMUNA. Durante los nueve años transcurridos desde esta cita. en resumen. cuando esto se hace en nombre de la «derrotada» teoría marxista o. Quedé tan perpleja ante la equiparación de dos 140 Bad Herrenalb. 2003. dio lugar a un número completo de la revista Das Argument (cuaderno 250. En 2006. como una aguda analista de la dominación. Tomemos pues esta idea como reto y examinemos a Arendt en el marco de la teoría marxista y del pensamiento de Luxemburg. alguien me preguntó qué pensaba respecto de la interpretación según la cual Arendt se asemejaba mucho a Rosa Luxemburg. ni los posibles herederos de la teoría marxista ni tampoco las instituciones de estudios de la mujer pudieron abstenerse de convocar conferencias y congresos en los que se presentaba a Arendt como demócrata. 141 Esa conferencia derivó en una extensa discusión que. en el fondo era recibida como teórica de la liberación. al menos políticamente. especialmente. en una de ellas en la que había presentado una conferencia crítica con la autora141. la creciente popularidad y el reconocimiento de Arendt son tan inauditos que parece que obnubilen a todo aquel que pretenda llevar a cabo una crítica. por así decirlo. el pensamiento de Hannah Arendt se ha mostrado como la teoría crítico-política del momento postotalitario”. ¿Cabe protestar cuando el acuerdo es tan amplio? Entre tantas jornadas sobre Arendt140. junto con otros estudios y recensiones. Este fragmento fue escrito por Seyla Benhabib en 1998 (18). 209 . eran comparables.

que sólo contesté con un no. acción y palabra. Hannah Arendt. En el resto de capítulos de este libro se han expuesto las reivindicaciones políticas de la propia Luxemburg. Por último. asuntos humanos. como de soslayo.mujeres que. vida. si Arendt hubiese aceptado por completo que Rosa Luxemburg fue marxista durante toda su vida se habría revalorado su relación con el marxismo” (908). política. es parte del secreto de la polifacética recepción de Arendt. 1966). Para poder enjuiciar con legitimidad semejante afinidad es necesario esbozar brevemente las principales ideas de Arendt. producción. Esto dificulta cualquier discusión. la pregunta me invadía y decidí profundizar seriamente en esta cuestión. en lo que se refiere a la actitud política y. Un esbozo de su pensamiento Conceptos como trabajo. al descubrir una afinidad electiva con ella a través de la lectura de una buena biografía de Luxemburg (Nettl. por supuesto. en cierta medida. al mismo tiempo. espacio público e interés –todos ellos sin excepción relevantes también en Luxemburg– son utilizados por Arendt en un sentido diferente al que tienen en el lenguaje coloquial. por lo que aquí los daremos por supuestos y apenas volveremos a mencionarlos. 1999).908) que expresa la esperanza de que el antimarxismo de Arendt quizás se pueda compensar con su entusiasmo por Luxemburg hasta llegar a una posible aproximación al marxismo póstumamente. obra con la que creó una nueva imagen de esta última. y. habían luchado en polos opuestos. su compromiso político y su trasfondo teórico. 210 . cualquier intento de dar con lo que ella entendía correrá siempre el peligro de que con cada uno de los análisis se añada un significado específico que no estaba presente en Arendt o que incluso esté en contradicción con ella. Durante la noche. 2006) ha vuelto a publicar este ensayo y ha incluido un artículo de Tanja Storløkken (897. 142 Con motivo del centenario del nacimiento de Arendt UTOPIEkreativ (192. Por eso. resumiré las ideas principales de su ensayo sobre Luxemburg 142. daré cuenta de otro trabajo que intenta aunar a Arendt y Luxemburg (Kulla. Tras el esbozo comparativo de Arendt. “Probablemente. a la orientación política. también la relativa a Rosa Luxemburg. Una lectura reiterada de las obras de Arendt revela que esta comparación la propuso por primera vez la propia Arendt. sin embargo. a partir de cuyo trasfondo se sitúa respecto del pensamiento político de Luxemburg.

tal y como Marx reprocha a Feuerbach. en tanto que quién-existente. según Arendt es algo totalmente vano para el proceso vital en cuanto tal (La condición humana [Vita Activa]). Esta unicidad es la que se desvela (“revela”) en la acción y en la palabra. haremos constar entre corchetes la paginación correspondiente a La condición humana (Traducción de Ramón Gil Novales. Arendt afirma: “la differentia specifica del ser del ser humano reside precisamente en que el ser humano es un alguien y nosotros no podemos definir ese ser-alguien porque no podemos compararlo con nada y. a las condiciones vitales humanas como algo útil y satisfactorio ni como algo que las transforme e intervenga. su lengua materna.Actuar. porque esta versión es una trasposición de la versión que Arendt escribió originariamente en inglés The Human Condition (en 1958). Vita activa oder Vom tätigen Leben (en 1960) y que no es una traducción literal. mientras que las citas de Frigga Haug proceden de la edición alemana que la propia Arendt reescribió unos años después en alemán. la acción no se refiere.: Cuando sea posible. que sólo se ha desprendido a medias de la metafísica. sino que la traslada al “espacio intermedio” en el que los seres humanos se encuentran recíprocamente como emisores y receptores. 211]). El lenguaje “fracasa” cuando se utiliza para describir el “quién”. sino que contiene numerosas explicaciones adicionales. Barcelona. Paidós. entre otras cosas. La acción acontece en “el espacio intermedio en el que los seres humanos se mueven y en el que persiguen sus intereses” (224 [211]). no podemos ponerlo frente a ningún otro tipo de quién-existente” (Vita Activa.). 2005). Sin embargo. A esta nueva definición. no pretende ubicar la “esencia del ser humano […] en el conjunto de las relaciones sociales” (Tesis 6 de Feuerbach) como hicieron Marx y. sino que se refiere sólo a aquello que está “entre” los seres humanos. 223 [La condición humana143. aunque no nos atengamos literalmente a esta traducción. en consonancia con él. 211 . de las T. Arendt define a los seres humanos como una pluralidad en la que cada uno de sus miembros es un ser único. en realidad. Luxemburg. por tanto. por ejemplo. Quién sea uno “escapa a cualquier intento de expresarlo unívocamente en palabras” (ibíd. Ella entiende la acción como aquello que desvela “quién es cada uno”. sino que –remitiéndose a la 143 N. interés no significa sencillamente lo que habitualmente entendemos. la llama “la esencia viva de la persona”. Pero tampoco quiere atribuir una esencia al individuo a modo de “abstracción inherente”. Arendt.

155)–. Los seres humanos no hacen la historia voluntariamente. 212 . el estar los unos con los otros sin un resultado ni un producto final. por eso. antes de proseguir con el esbozo de Arendt. de cualquier representación del estar-arrojado. por lo tanto. Excurso: Luxemburg La frase de Luxemburg perfila en pocas palabras su idea sobre cómo se debe hacer política. Se trataría pues de hacer de la propia vida una historia que se pueda narrar en público. La frase está explícitamente escrita en contra de la veneración a los héroes. Empecemos con la segunda parte de la oración: “los seres humanos hacen su historia por sí mismos”. La frase “coser un hilo a una trama que no ha sido hecha por uno mismo” suena muy parecida a la frase que Luxemburg adoptó como lema invirtiendo la de Lasalle y Marx144: “los seres humanos no hacen su historia voluntariamente pero la hacen por sí mismos”. contra una historiografía que sólo reconoce a los superiores y a aquellos que han vencido. hay que recordar con más precisión qué fue lo que Luxemburg quiso decir con ello. una historia en la que no seamos el autor. Esta 144 Sobre el “debate del Franz von Sickingen” entre Marx y Lassalle. “la metáfora de la trama tejido pretende evocar la intangibilidad física del fenómeno” (225 [212]). el estar-entre. sino más bien una diferencia en el seno de esta última que ambos abordaron en distintos momentos. Luxemburg resume: “El objeto del debate entre Marx y Lassalle no es […] la oposición entre la concepción histórica idealista y la materialista. en coser el propio hilo a una trama que no ha sido hecha por uno mismo” (226 [213]). “Actuar consiste. sino el héroe. de la impotencia y del destino. «el acto audaz»” (1/2. Los hombres hacen su propia historia pero no la hacen voluntariamente –decían Marx y Engels defendiendo la obra de su vida: la explicación de la historia materialista y legaliforme–. Esto es una negación de toda metafísica.etimología– significa inter-esse. una vez más. y es una afirmación totalmente materialista de las acciones de muchas personas que habría que tener en consideración y con quienes habría que discutir si se hace política. en especial. pero la hacen por sí mismos –subrayaba Lassalle en la obra de su vida: la defensa de «la decisión individual».

y en contra de la subalternidad. de la organización de la sociedad ni para tomar las riendas de la historia. la ruina de la sociedad sigue siendo una posibilidad histórica latente: 213 . de modo que. Los individuos no son libres para hacerse cargo. sin poder social alguno. que se manifiestan como condiciones estructurales externas. los individuos se hallan encadenados a las costumbres. El capitalismo continúa pauperizando incesantemente las periferias del mundo conquistado por el imperialismo y recurriendo a la guerra (nosotros mismos somos testigos de ello en la actualidad).frase aboga por una historiografía escrita “desde abajo”. La primera parte de la oración –“no hacen la historia voluntariamente”– presenta el problema. No obstante. por lo tanto. llegando a la conclusión de que había que ponerle freno porque se precipita hacia un futuro criminal: por un lado hay hambre y creciente pobreza. se plantea a distintos niveles. por el otro. sino que también ellos se convierten en su propio obstáculo. En este sentido. sino que con ello fundamenta la necesidad de que el proletariado intervenga para evitar el naufragio de la sociedad. Se trata. al constreñimiento de la vida doméstica o al rigor de la división del trabajo. Luxemburg no concibe esta cuestión a modo de ley o automatismo histórico. sino que forjan las cadenas que les sujetan. pues. en tanto que personas subalternas no son seres inactivos. por sí mismos. como defendió el movimiento posterior surgido a raíz de la revolución estudiantil de 1968. Es evidente que una política que interviene frente a la opresión tiene que ver. con las propias personas oprimidas que se responsabilizan de su propio destino y se involucran en él. Luxemburg redactó análisis realmente críticos con el capitalismo. en primer lugar. de la organización política. Al nivel de las relaciones de producción. no son el único obstáculo que impide que los individuos intervengan en la organización de la sociedad. de luchar por la conciencia y el posicionamiento. aunque sólo sea a modo de indicio. Luxemburg considera que el problema de la intervención política. riqueza inconmensurable. finalmente. Las relaciones de producción. sólo queda una alternativa: “Socialismo o barbarie”. Bajo condiciones de explotación.

de la “masa”. presupone que en una recopilación histórica. sino la realización de historias que inicialmente no se pretendían en absoluto. entonces nuestra ruina es inminente” (4. sino porque si el proletariado no cumple con sus obligaciones de clase y no realiza el socialismo. Arendt no examina lo que se cuenta.“El socialismo se ha convertido en una necesidad. Aquello que finalmente queda en el mundo como consecuencia de su acción no es lo mismo que impulsó al agente. 213]). al final. obligación de clase). lo que queda son las historias que ha causado. [La condición humana. en relación a los intereses y al dominio. una y otra vez. lo único que se puede enseñar a través de escritos y monumentos son las historias. historias que surgen al perseguir fines determinados y que los propios agentes pueden interpretar tan sólo como subproducto secundario de su acción. podríamos leer así la Odisea de 214 . e incluso de lo psíquico pues influye también en la cuestión de la personalidad. en definitiva. su significado sigue siendo comprensible en la actualidad. […] en memoria de las generaciones” (Vita Activa. también habla de historiografía. de la “multitud”. 494). sino que. A pesar de los giros del lenguaje (como. siempre encontramos los «mejores hechos». Estas ideas están tan lejos de la filosofía de Arendt que. las masas tienen que estar previamente formadas para ello. lo que queda de la transmisión. implícitamente. La última cita de Arendt continúa como sigue: “El principal producto de la acción no es la realización de los objetivos y fines intencionados. La acción política se sitúa al nivel del “pueblo”. parece más adecuado volver primero a lo dicho por ella misma. […] y sólo estas se pueden narrar. en tanto que acciones de los «mejores». evidentemente. Aquí. La idea fundamental de Luxemburg es que la transformación socialista sólo puede ser obra de las masas y. con total independencia de las intenciones de los autores. pero no por el hecho de que el proletariado no esté dispuesto a seguir viviendo bajo las condiciones de vida que la clase capitalista le ha impuesto. Podríamos contemplar los grandes monumentos de la historia de acuerdo con esta lectura. para poder entenderla. por ejemplo. 226 y sig. cuya tarea es llevar a cabo una profunda transformación de las relaciones y poner fin a la situación. más allá de eso. que caracterizan el texto como algo anticuado. Hoy podríamos llamar a este plano el nivel de lo políticocultural.

tanto la fortuna como la miseria parecen ser obra de cada uno de los soberanos o de los grandes hombres. la enfermedad. De este modo surge el entre” (Denktagebuch [Diario filosófico] 471). Esto. de forma tal que lo que sucede no es desde el primer momento responsabilidad exclusiva de ninguno y cada uno se transforma en cuanto comienza a actuar. como la mayoría de los de Arendt. pero nos alejaríamos significativamente de la motivación de Luxemburg. sólo se comporta como auténtico ser humano allí donde públicamente muestre un rostro o una voz que cuente algo de sí mismo como héroe. la mala vida. […] A primera vista todo parece bueno o malo. por el contrario. su dicha y su desgracia” (4. de los monumentos ausentes y.Homero. son los pueblos. Pero. 206. O bien. quien. véanse las explicaciones del primer capítulo). o de ser violento y derrotar intenciones de otros–. en tanto que miembro único de la pluralidad de los seres humanos. también puede actuar sin «intenciones». el trabajo. son imposibles sin un espacio público. en definitiva. 215 . en ella resuena la gloria de reyes sabios. Quienes hablan y actúan en el espacio público no persiguen ningún fin en el modelo ideal. la opresión o la pobreza. inventores geniales y libertadores heroicos. de hazañas de individuos. estrategas intrépidos. las propias masas anónimas las que crean su destino. de las acciones de los de abajo: “[La historia] está llena de leyendas heroicas. se posiciona precisamente a favor de lo que no ha sido trasmitido. osados exploradores. “El agente puede actuar en una red de intenciones hostiles y contrarias –y entonces tiene la opción de renunciar a sus intenciones. el beneficio o el delito). en realidad. dejándose arrastrar. El ser humano. en su polémica frente a la historiografía tradicional. Dado que en Arendt estos hechos – actuar y hablar– no se ven debilitados por móviles “más bajos” (como la pobreza. procede una vez más de la polis griega–. Si no hubiese un público ¿quién hablaría de la gloria y quién escucharía? El espacio público es el auténtico lugar de la política –análisis que. Este ser humano tampoco defiende a otras personas. este Olimpo de vida espiritualmente activa. el dominio. dan cuenta de lo que es posible para los seres humanos en condiciones de libertad e igualdad. La acción desinteresada de Arendt y la palabra como expresión de la unicidad. no lucha contra el hambre.

Ramón Gil Novales traduce Arbeit por labor y Herstellen por trabajo. Arendt señala la “contradicción esencial” en la que consideró sumido al primer Marx: 145 N. donde se encuentra la perspectiva de una existencia verdaderamente humana. el individuo pondría en el centro sus “necesidades y exigencias vitales” en tanto ser mortal. al discurso y a la acción libre y desinteresada. según Arendt. trabajar y reproducirse.: Traduciremos Arbeit (en la versión inglesa Labor) por trabajo y Herstellen (Work) por producir. En su teoría es la actividad que los seres humanos tienen en común con los animales. previamente mencionada. No obstante. Respecto de este punto. en ese caso. extinguir también el trabajo.supondría echar por tierra el espacio político porque. por lo tanto. La concepción de Arendt del ser humano se basa en una división tripartita de sus actividades: trabaja. en lugar de su unicidad en tanto ser libre. Sin embargo. entiende que es en la praxis política de ese “señor de la casa”. de las T. donde los esclavos y las mujeres se ocupaban de ellas. La cuestión es liberarse de las necesidades animales en la medida de lo posible y. 118). Por eso. El trabajo –la actividad más humana tanto para Marx como para Luxemburg– lo considera como la actividad inferior porque concierne exclusivamente a las necesidades y exigencias vitales. El trabajo es todo lo que concierne a la obtención de los alimentos y a la vida. que ella presenta de forma idealizada. produce y actúa o habla políticamente145. libremente y entre iguales. por eso el ser humano aprecia más la libertad que su propia vida. el trabajo “nunca queda «concluido». Por consiguiente. pues con su praxis se consagra. Evidentemente. Lo esencial de esta esfera es el “movimiento circular repetitivo”: “todas las cosas naturales se repiten de forma inmutable y eterna” (Vita Activa. en la traducción que existe de la obra La condición Huacana. sino que conlleva regresar siempre de nuevo a una repetición infinita” (117. 115. “los griegos” disociaron todas aquellas actividades que estuvieran directamente vinculadas a lo vital y las desterraron al hogar. Arendt no piensa que haya que restablecer la reclusión de las mujeres. 216 . La condición humana. la delegación de las cuestiones vitales a los esclavos ni el control de ambos bajo el dominio despótico del señor de la casa. 120) pues los frutos del trabajo desaparecen sin dejar rastro al consumir su producto.

217 . Desde esta perspectiva. La liberación de la explotación y de la dominación no son lo importante en Arendt.“El trabajo crea a los seres humanos – El trabajo esclaviza a los seres humanos” (Denktagebuch [Diario filosófico] 276). hizo de la filosofía su única praxis hasta tal punto que desconocía ambas esferas. por lo visto. Una recepción superficial sólo percibiría que Arendt también habló positivamente de los trabajadores o incluso la vería como defensora de la idea de los consejos. Véase la entrada “trabajo” (Arbeit) en Diccionario Histórico-Crítico del Marxismo (HKWM 1. y es que ella. 401-421). la. se permite pasar someramente por encima de ciento cincuenta años de movimiento obrero sin detenerse en todos los logros que conquistó para los trabajadores y. Por el momento dejaremos de lado algo patente en esta declaración. “La sociedad moderna […] ha logrado el trabajo sin esfuerzo y el parto sin dolor” (428). Sin embargo. No obstante.). las cuestiones referentes al salario y al pan menoscabarían lo elevado de las ideas y objetivos. se reivindicó otra forma política de Estado. sino que concluye lo siguiente: “y ambas cosas terminaron siendo ciertas: Las máquinas dan lugar a tanto tiempo libre que todos los seres humanos podrían verse liberados del trabajo. la “mera sociabilidad” reemplazaría al espíritu de competitividad de los mejores. tanto “trabajar” como “dar a luz”. Arendt no profundiza en cómo Marx trata esta contradicción ni en cómo su concepción del trabajo determina decisivamente su crítica de la economía política 146. Arendt concede categoría política a este movimiento en el que. etc. si no se hubiese convertido a todo en trabajo” (ibíd. el sistema de consejos y se prescindió de exigencias como una distribución justa. 270-278]). Dado que Arendt no habla del capital. 146 Esto es algo en lo que no podemos entrar aquí. queda de lado cómo se podría regular políticamente el proceso vital de los seres humanos para liberarles de la dominación. dedica un breve capítulo al movimiento obrero (La condición humana 237-242 [Vita activa. se centra en el memorable momento del movimiento de los consejos. una mejoría económica. 1996. según ella. en lugar de eso.

el poder frente a la violencia y la dominación. “las ciencias sociales prestan servicio a la sociedad. Mas esto seguro que no lo encontrarán en Hannah Arendt. totalmente indiferentes del contexto en el que Arendt los plantea o el significado que puedan tener allí.Cualquier intento de aproximar a Arendt a los movimientos sociales o de heredar los fundamentos de su pensamiento para el pensamiento de liberación de la izquierda. los asuntos humanos. es el mismo modelo por el que aboga en el caso de la educación superior. el entre. por otro lado. como una especie de árbol magnético. Nueva York. Contempló con cierta alegría el que las universidades se transformasen. los seres humanos en tanto que pluralidad. se puede decir que el pensamiento de Arendt es aristocrático. en el mismo campo en el que antaño prosperaban la crítica al capitalismo y el proyecto socialista. sino que lo que realmente querían era una «nueva sociedad »” (ibíd. la palabra. la acción. la unicidad. la vida. Si agitamos sus ramas.). Arendt. el conocimiento. una disciplina-−despreciable desde cualquier punto de vista− que forma ingenieros sociales” (Carta a Mary McCarthy. y la sociedad civil. la excelencia. caen conceptos llenos de esperanza a los que se fijan objetivos de proyectos apátridas. 12. la verdad. e incluso el cristiano. 21. su amiga Mary McCarthy escribió lo siguiente: 218 . Al respecto. En lugar de estar al servicio de la búsqueda de la verdad y del conocimiento. en centros de investigación de élite y. Esto es algo que también se muestra en que se sitúe por encima de la sospecha de mezclar su búsqueda de la verdad con asuntos menos dignos. 1968). Los “disturbios estudiantiles” pusieron de manifiesto que los estudiantes “no pretendían luchar contra una formación al servicio de la sociedad. es una figura distinguida en el horizonte de la filosofía y así es como destaca. Por lo demás. En el terreno dejado por el socialismo son muchos los actores que siguen recorriendo caminos en busca de un lenguaje propio y una acogida de su proyecto. está abocado al fracaso porque la libertad y la excelencia que ella imagina están pensadas sólo para una élite. en escuelas técnicas superiores para las masas. con su carácter insobornable. En cualquier caso. Recordemos sus temas principales: la libertad. por un lado.

la propia Arendt establece esta conexión con Luxemburg. en los que «reconoce» y elimina aquello que pudiera perturbar la grandeza que sólo corresponde a la “acción” y la “palabra” y. Aristóteles e 147 En una conferencia en Berlín (2006). 219 . del bienestar humano. Rosa Luxemburg en el espejo de Hannah Arendt La admiración de Arendt por la excelencia y la singularidad está acompañada de su menosprecio por lo insignificante y lo mediocre. en el espacio público. A continuación. no le impiden encontrar grandes figuras en ella. pues ya debería ser evidente que no hay ninguna conexión substancial entre el ideario de Arendt y el de Luxemburg 147. Idith Zertal mostró muy claramente que la idea de que Arendt se remitiese sustancialmente a Luxemburg era un mito. como cuando aborda la revolución. Sigue su rastro a lo largo de ensayos sensacionales. Lo dejo en este punto. entonces para mí lo político pasa a ser algo misterioso.“Pues siempre me he preguntado ¿qué es lo que realmente debe hacer una persona en el escenario público. coincidiendo con el centenario de su nacimiento. si no se ocupa de lo social? Es decir. todo lo que corresponde a la esfera social queda fuera del escenario político. me centraré en la forma en la que. ni siquiera allí donde serían temáticamente relevantes. Ich will verstehen [Quiero comprender] 87 y sig. […]. Y Arendt responde: “tiene toda la razón y me gustaría confesar que yo misma me hago esa pregunta” (88). y muy pocas alusiones en su obra. especialmente cuando son los pequeños espíritus los que critican a los grandes. su recensión de la biografía de Nettl sobre Luxemburg. Tienen que ser discursos sobre algo” (cit. puede encasillar a estas grandes figuras en el panteón de la polis. contra ciertos movimientos sociales. ¿qué queda entonces allí? […] Si […] todas las cuestiones de la economía. Los trabajos de Luxemburg no están presentes en la obra de Arendt. a pesar de todo. el poder o la democracia. Sólo hay un artículo. donde figuran junto a otras grandes personalidades como Platón. en definitiva. por Arendt. de esta forma.). la acción y la libertad políticas. Sólo quedarían la guerra y los discursos. Sus afirmaciones contra la izquierda. Pero (incluso) los discursos no pueden ser sencillamente discursos.

interpretándolo de otra forma y adecuándolo a un espacio celeste en el que la política ya no está hecha precisamente para las personas. porque semejante recurso exigiría que una se considerase a sí misma como estando en posesión de toda la verdad. sino tan sólo hecha por personas que compiten por la excelencia. Y sobre el fondo de lo que Arendt considera esencial en Luxemburg aparece ella misma como salida de un espejo 149: Luxemburg es judía. 220 . y a Brecht. sólo lo cita con un poema que toma como epígrafe de su obra La condición humana. en un error o incluso en una falacia.incluso Nietzsche y Heidegger. como Arendt. Arendt lo escinde para adaptarlo a sus propios fines. su conexión de la justicia y la libertad en el marco de la acción política. nada más”. a saber. En lugar de eso. Podemos anticipar que estos tres autores. 149 Probablemente esto haya contribuido al rumor de la semejanza entre ambas. me escribió que Arendt “no ha pretendido nada más que mostrar su grandeza en tiempos de oscuridad. es refugiada y. Bertolt Brecht o Walther Benjamin (en Hombres en tiempos de oscuridad). continuemos viendo cómo establece Arendt esa proximidad148. En primer lugar. con ello da una intimidad a sus declaraciones que es difícilmente refutable. a Benjamin sólo lo trae a colación una vez de pasada. sabe muchos idiomas. Así procede con Luxemburg. no aparecen de forma «operativa» en los propios trabajos de Arendt: a Luxemburg ni siquiera la trata en su libro Sobre la revolución y sólo en algunas notas al pie de página en su obra Los orígenes del totalitarismo. Ursula Ludz. 148 Ante mi crítica de la imagen que Arendt ofrece de Luxemburg. la grata relación de la política con el arte. cuya obra elogia para apropiarse de ella. Sería inútil insistir contra semejante proximidad personal aduciendo que esa historia se basa en una falsa percepción. Lo que convierte a los tres en figuras representativas de la izquierda. con su “ángel de la historia”. el patético nexo de la filosofía con la política y el de la religión con la revolución. comienza creando un espacio común entre ella y la persona que protagoniza su relato. Arendt se aproxima a Luxemburg en el plano personal. traductora y editora de Arendt. un espacio en el que las cuestiones sociales han sido desalojadas del “espacio político”.

sencilla y reducida a grandes líneas. 187). se sigue utilizando en las clases de Historia polaca” (60)150. la arranca del esperanzado horizonte socialista. GB 5. Es decir. en su lugar. por un lado. 151 Luxemburg escribe literalmente: “la forma llevada a su mayor simplicidad. en realidad.. y hablaba muy bien inglés e italiano” (Menschen [Hombres en tiempos de oscuridad] 53). Quien con “ortodoxia” marxista piense en Kautsky o en ulteriores manuales de marxismo-leninismo. por otro lado. tanto en el 221 . ruso. en relación a la carta en la que Luxemburg escribe que el primer tomo de El Capital le estaba resultando “un horror debido a los elaborados ornamentos rococós al estilo hegeliano” (ibíd. “[escribió] una tesis doctoral excelente […] le concedieron la extraordinaria distinción de publicarla de inmediato en una editorial comercial y. Ahora. al mismo tiempo. la calidad. neutral y carente de juicios de valor. me gustaría decir que «desnuda» como un bloque de mármol. Arendt utiliza en su historia la biografía de John Peter Nettl (1966). Separa a Luxemburg del marxismo y del movimiento obrero y. junto con un reconocimiento por parte de los intereses comerciales. así como en historia. Arendt omite este elemento fundamental de la crítica. La imagen Luxemburg ofrecida por Arendt se basa principalmente en dos desplazamientos.)151.“sabía hablar polaco. porque. la sitúa entre una élite. A la propia Luxemburg sólo la cita en dos ocasiones y ninguna de ellas lo hace a partir de la obra original. alemán y francés con fluidez. que reseñó en un ensayo de 25 páginas en The New York Review of Books. sino a través de Nettl.). etc. respecto de su obra La acumulación “con la mayor simplicidad” de acuerdo con la nueva “orientación de su gusto”. sin coquetería ni artificios. según sus declaraciones. A partir de esta relación de parentesco Arendt comienza a crear una imagen de Luxemburg que nos muestra una persona eminente. pero una armonía en vilo. economía nacional o matemáticas” en lugar de en la revolución y el marxismo (ibíd. aún hoy. En esta carta Luxemburg comenta que había escrito la Anticrítica. Como ya he dicho.. “en absoluto mediocre” y que. cf. La duda surge. el hecho de 150En esta distinción encajaría fácilmente la hipótesis de una consonancia de la excelencia. “naturalmente” sólo apta para los pocos lectores que dominen a la perfección la economía nacional marxiana” (ibíd. Su operación central consiste en afirmar que Luxemburg no habría sido una “marxista ortodoxa”. Luxemburg habría podido ahondar “igual de bien en botánica o zoología. y. podría incluso estar de acuerdo con semejante afirmación y entonces no dudaría sobre si “si ella era realmente marxista” (49). sin ningún adorno. una armonía entre los valores socialmente dominantes y la agudeza intelectual.

pasó casi desapercibida” (ibíd. emite un juicio apodíctico: “Entre los libros sobre el imperialismo quizás no haya ninguno dirigido por un instinto tan excepcional e histórico como la obra de Luxemburg” (1951/ 2001. para ello trae a colación una cita de Luxemburg y. 152 De hecho.). habría tenido que darse cuenta de que Luxemburg toma tan en serio el método de Marx en su crítica que incluso lo aplica sobre él mismo153: trabajo científico como en el arte mi sentido del gusto tan sólo aprecia la sencillez. paso a paso. llegó a conclusiones que no estaban en consonancia con el marxismo. Arendt expone brevemente y con sus propias palabras que el capitalismo necesita “territorios” extracapitalistas para su propia reproducción. 334). De lo contrario. En la nota al pie de página Arendt introduce otras tres citas de Luxemburg procedentes del mismo contexto y concluye que Luxemburg demuestra “contra su propia intención” la necesidad de lo político en el desarrollo capitalista. A renglón seguido. que en su libro sobre la acumulación no trabaja en absoluto “fuera de la tradición marxista”. sino precisamente al revés “es un regreso al marxismo original y genuino: un regreso al modo de proceder del propio Marx” (1923. su obra quedó incompleta. Por lo demás. el capitalismo vive de factores externos y su colapso automático sólo se dará en el caso de que conquiste y engulla toda la superficie terrestre” (Menschen [Hombres] 50). concluye que Luxemburg afirma aquí contrariamente a Marx: “que el capitalismo no es un sistema cerrado en sí mismo que genera sus propias contradicciones y «está preñado de revoluciones». en una nota al pie de página. e incluso llega a afirmar que Luxemburg no se había tomado la molestia de llevar a cabo una “crítica minuciosa” de Marx porque sus “errores […] eran evidentes”. Arendt fundamenta su diagnóstico antimarxista introduciendo un juicio externo hecho a medida: “Lenin entiende de inmediato que esta idea [de Rosa Luxemburg] es la esencia de lo no-marxista” (ibíd. Por lo visto. 45). Y. 187). las explicaciones de Luxemburg no juegan ningún papel importante en el libro del totalitarismo. Lukács 153En su capítulo Rosa Luxemburg como marxista (1923) Lukács muestra por el contrario. En Sobre la violencia ni siquiera la menciona. en el libro de Arendt Los orígenes del totalitarismo se cita otra vez el mismo pasaje de La acumulación. Y sobre la crítica de Luxemburg a Marx.que se presuponga que los lectores conocen el pensamiento marxiano.). sentencia algo que considera digno de aprecio en los ensayos de Luxemburg: “como consecuencia de sus estudios. Arendt apenas había leído el libro de Luxemburg La acumulación del capital152. dado que no podía condenar ni a los marxistas ni a sus oponentes. 222 . ni en su forma ortodoxa ni en la reformista. expuesta en el libro de la acumulación. la tranquilidad y la generosidad” (GB 5. pero. puesto que no podía librarse de las herramientas a las que había recurrido. y que es contraria a esta afirmación de Arendt.

Haug 2003a. 285). Si se examina el esquema de la reproducción ampliada. MEW 23. Como ha quedado detalladamente expuesto en el cuarto capítulo de este libro. instalarse y entablar 223 . véase F. Luxemburg. Esta debe establecerse. Pero su tendencia [del modo de producción capitalista] es transformar. en este punto Luxemburg sigue rigurosamente a Marx: “Pero. por el valor y la cantidad de los medios de producción en los que el capital tiene su existencia” (Kapital I. 305). en esa medida. en cualquier caso. aplicando las ideas de Marx a la teoría de este. Arendt (y la recepción feminista posterior. el modo de producción capitalista está condicionado por modos de producción situados fuera de su nivel de desarrollo. por Luxemburg 5. especialmente en el tercer tomo […]. Ya en el Manifiesto comunista se afirmaba: “La necesidad de una venta cada vez más expandida de sus productos lanza a la burguesía a través de todo el orbe. el capital adquiere una fuerza de expansión que le permite ampliar los elementos de su acumulación más allá de las fronteras aparentemente fijadas por su propia magnitud. 630 y sig. para su sustitución [de los medios de producción] [es] necesaria su reproducción y.) sostiene que es una invención propia de Luxemburg que el capitalismo necesite “sistemas económicos precapitalistas” para poder funcionar (Hombres en tiempos de oscuridad [Menschen. 112 y ss. MEW 24. su principal medio es precisamente que los introduce en su proceso de circulación […] la transformación de todos los productores directos en asalariados.“[…] [Marx] ha renunciado amplia y claramente a su concepción general del proceso característico de la acumulación del capital en toda su obra. –cit. toda la producción en producción de mercancías. porque estos no se podrían concebir sin el impulso de la contradicción que obliga a los capitalistas a buscar mercados de consumo en un entorno no capitalista. Cuando. Recurriendo a Marx establece la oposición del siguiente modo: “Al incorporar los elementos que originan la riqueza. en realidad.” (Kapital II. entonces se comprueba que se encuentra en contradicción con esa concepción en diversos aspectos” (5. fuerza de trabajo y tierra. 114). 50]). encuentra un error en la construcción de los esquemas de la reproducción en el segundo tomo de El capital. en la medida de lo posible.

Franz Mehring juzga el libro de Luxemburg La acumulación del capital como “sencillamente genial”. En 1966 apareció en Alemania Occidental una selección de sus escritos editada por Ossip Flechthein. En este sentido. en consecuencia. como “una obra verdaderamente magnífica y fascinante”. 154 En Polonia los comunistas sólo reanudaron la impresión de sus escritos 40 años después de su muerte. y tan sólo alude a ciertos escritos publicados por Luxemburg que tratan de forma crítica la Revolución rusa mientras que. 465) [Manifiesto del Partido Comunista. Pero erige su salvación precisamente sobre la base de los mismos prejuicios que encuentra en el espíritu de la Internacional obrera de corte soviético: “[en 1925] los sucesores de Lenin habían acordado «bolchevizar» el partido alemán y. Pero en 1923 Clara Zetkin y Adolf Warski ya habían iniciado la edición de sus escritos: se habían publicado el volumen III. 155 Véanse las explicaciones del segundo capítulo de este libro. Arendt juega con nombres y expresiones del movimiento obrero mencionados por Nettl. Ella comunicó a los compañeros alemanes que Rosa Luxemburg y su influencia no eran nada más que un «bacilo de sífilis». 507) afirma precisamente que Luxemburg posee la “mente más genial entre lo herederos de Marx y Engels”. Arendt se refiere sólo a la época posterior a la muerte de Lenin. p. La acumulación del capital (1923). No obstante. 49]). el IV. La edición de la República Democrática comenzó en 1970. Arendt podría haber tenido acceso a gran parte de los escritos de Luxemburg. Asimismo.vinculaciones por doquier” (MEW 4. 67])155. por otra parte. 139). Esta tarea fue asumida de buen grado […] por una joven camarada llamada Ruth Fischer. Por lo tanto. Arendt «salva» doblemente a Luxemburg de la sospecha de marxismo y de su difamación en el movimiento obrero. tras el giro de la socialdemocracia a la derecha. Se había abierto la veda” (Hombres. Lucha sindical y huelga de masas (1928). tampoco se menciona la alta estima ni el entusiasmo que demostraron Lenin. enfatizando por tanto la continuidad. prescribieron «un ataque muy específico contra la herencia de Luxemburg». [Menschen. Stalin condenaba una serie de tesis de Luxemburg154. sirve en el contexto de Arendt para apoyar la tesis de que Luxemburgo habría roto con Marx (Hombres [Menschen. Arendt omite que Mehring (1906/1907. Radek o Lukács en la época anterior a Stalin (véase el primer capítulo). y el VI. Contra el reformismo (1925). 224 .

un espacio público que prescinde tanto de las necesidades de la vida así como de la producción de obras inmortales. 43]) que no había obtenido reconocimiento. Puesto que esto ya ha quedado detalladamente expuesto en este libro.Para comprender lo determinante que es su herencia marxista. aquí me limitaré. que fue una combatiente socialista que luchó precisamente por la regulación común de las necesidades vitales. en primer lugar. a mostrar que Arendt purga a Luxemburg del pensamiento marxista156 y explicaré cómo lo hace. Véase especialmente su Diario filosófico. etc. Esto es algo patente tanto en sus textos más extensos. según ella. e idea una pertenencia a otra comunidad cuyo descubrimiento considera que es la “mayor y más original de las contribuciones” de Nettl: “[al] grupo polaco judío de iguales («peer group») […]. sólo había sido “más bien una figura marginal” (Hombres [Meschen. tanto como si corriese por sus venas. 225 . 156 Arendt se ocupó una y otra vez de Marx y también le incluyó en la galería de los grandes en tanto que pensador excepcional pero no en tanto que impulsor de un movimiento social. por último. no tanto para la revolución como para el espíritu revolucionario del siglo veinte” (51). una fuente completamente dejada de lado pero muy importante. hay que leer directamente a Luxemburg. como también en pequeños escritos sobre Marx y sobre la crisis del marxismo. en el que. examinaré qué tesis pone ella en su lugar. mediante la cual se ha construido un espacio público que regula las situaciones humanas sin dominación. la Acumulación del capital o el análisis de La crisis de la socialdemocracia. ¿Cómo llega Rosa Luxemburg a esta polis y a qué iguales se refiere ella. por la justicia y por la abolición de la dominación? Para explicar esto Arendt separa a Luxemburg del movimiento obrero. es decir. La capacidad creativa de los seres humanos se orienta únicamente a la consecución desinteresada de la excelencia. con qué sustituye el apasionado compromiso de Luxemburg con la cuestión socialista. En el pensamiento político de Arendt el punto de referencia esencial es la polis y la disputa entre iguales que tiene lugar en ella.

en cambio. carrera. 572)– provistos de destacadas pautas éticas. también habría formado parte de este grupo. Arendt recurre a otro truco interpretativo respecto del internacionalismo de Luxemburg. Incluso la vida privada de Luxemburg Arendt la contempla desde la perspectiva del “grupo de iguales”. cuya “crítica [no tiene] nada de despectiva” y que están unidos por el sentimiento y la razón. con quien se sentía comprometida era con la Internacional de los Trabajadores. También aquí crea confusión al afirmar que. tal vez. otros no” (1969. 60]). El “grupo de iguales” son sin duda los iguales de la polis imaginaria. por cierto. así como de las amenazas de muerte del celoso Leo Jogiches. que discuten respetuosamente. por las diferencias sociales y nacionales” (52). Los criterios morales del grupo habrían puesto “cosas tales como ambición.Arendt esboza un “entorno familiar. estatus e incluso el mero éxito bajo un estricto tabú” (56) –aquí vemos cómo desbroza el camino para la polis−. Desde 1989 con la aparición de la correspondencia entre Rosa y Kostja los lectores pueden descodificar esta idea de una “igualdad de 226 . “El denominador común oculto de estos hombres que se trataban mutuamente como iguales –pero prácticamente no trataban así a nadie más– era una experiencia de la infancia. y más menudo). una humanidad universal y un verdadero desprecio. casi ingenuo. Y atribuye el internacionalismo de Luxemburg a la “inteligencia judía” de forma tal que lo ennoblece a la par que lo presenta como un “error doctrinal” (53) de los judíos de Europa del Este que carecen de un “patria concreta”.. habla de la apasionada relación de Luxemburg con Kostja. Arendt «entiende» que nunca hubo ningún otro para Luxemburg porque nunca hubo otro igual a ella. Arendt sostiene incluso que Luxemburg se equivoca al criticar a Bernstein. Leo Jogiches. el “compañero” de Luxemburg. pues estaría de acuerdo con él en la “reflexión crítica” respecto de Marx (63). en el “debate del revisionismo” (Reforma y revolución [Reform und Revolution. según eso. “algunos de ellos judíos. el joven hijo de Clara Zetkin (297 y sig. un grupo completo de judíos polacos –en Nettl. donde se daban por supuesto un respeto recíproco y una confianza ilimitada. judío y singular” (52). Aunque Nettl. es decir. Luxemburg habría infringido los criterios de este grupo cuando se encontró “equívocamente de acuerdo con los poderes dominantes del movimiento socialista alemán” (59).

sepulta la misma fuente de vida a partir de la cual se pueden corregir todas las insuficiencias connaturales a las instituciones sociales: la vida activa. estaba tan en contra de mantenerse en el poder a cualquier precio que temía mucho más una revolución deformada que una sin éxito.). Luxemburg en realidad destaca. esta era la principal diferencia entre ella y los bolcheviques” (Menschen [Hombres] 66). Las explicaciones de Arendt no coinciden con la intención de Luxemburg ni siquiera allí donde subraya la incondicional reivindicación de la democracia por parte de Luxemburg. A saber. en consonancia con 227 . “Por lo que respecta a la cuestión de la organización. en especial. Problema que no se podía resolver en Rusia. 4. Arendt tiene el mérito de haber puesto de relieve que Luxemburg defendía la democracia y la libertad de expresión. Y Luxemburg termina su crítica con un juicio inequívoco: “¡Haberse atrevido! Esto es lo esencial y lo perdurable de la política bolchevique. Esas palabras no pertenecen a la concepción ni al lenguaje de Luxemburg. casi de forma febril. Pero parece que Arendt tampoco ha leído seriamente este escrito sobre el que habla. sólo se puede resolver a nivel internacional” (365). 355 y sig. en general. que los remedios tácticamente fundados de Lenin y. como tampoco su crítica a la Revolución rusa era una condena dirigida contra los bolcheviques. También difunde. los de Trotski eran fallos estratégicos: “la abolición de la democracia [es]. enérgica y política de las multitudes más amplias” (1918. no creyó en la posibilidad de una victoria que no contase con la participación y el derecho a intervenir de la masa. libre. en el fondo. Pero la “participación” y el “derecho a intervenir” en la revolución por parte de las masas no serían suficiente para Luxemburg. En este sentido siguen teniendo el mérito inmortal e histórico [de haber planteado el problema] de la conquista del poder político. aún peor que el mal que hay que regular.categoría” más bien como una ilusión de Hannah Arendt que como una pauta de la vida Luxemburg.

cit. Kulla pretende dejar que Luxemburg sea arrastrada por el éxito de Arendt. Y alude a la tesis de Peter Leusch quien afirma que Arendt ocupa el lugar que quedó vacante tras 1989 en el marxismo académico. Kulla observa el renacimiento de Arendt tras 1989 y su particular valoración positiva de Luxemburg. los artículos periodísticos y. la formación de los trabajadores. Sin embargo. Al 228 . 17). […] de Karl Marx a Hannah Arendt” (Peter Leusch. Tras repasar una extensa literatura secundaria sobre ambas autoras Kulla concluye: “Todos los trabajos mencionados tienen en común que tratan a Hannah Arendt con mayor competencia que a Rosa Luxemburg” (16). y subraya que estas dimensiones son el foco del pensamiento político de Luxemburg. el lugar que le gustaría compartir con Luxemburg. al destacar el juicio habitual según el cual Luxemburg tenía una confianza fundamental en la espontaneidad de las masas. las constantes formas a través de las cuales Luxemburg intervenía en el proceso de concienciación de las propias “masas”. llama la atención el libro de Ralf Kulla Sobre la reprimida proximidad entre Hannah Arendt y Rosa Luxemburg. ¿Qué permite vincular a Luxemburg con Arendt? Tras 1989 los escritos de Arendt sirvieron como sucedáneo ante la pérdida de las esperanzas políticas.Luxemburg. el rechazo de ante la posibilidad de “hacer una revolución desde arriba” sin la participación de los de abajo. el trabajo político al que dedicó toda su vida. en definitiva. Entre los diferentes intentos de volver a divulgar el pensamiento de Marx y Luxemburg. por Kulla 1999. Tuvo lugar un cambio de perspectiva: “de la crítica del capitalismo a la crítica de lo político. y sostiene que lo único que había impedido que tuviera una recepción tan tempestuosa como la de Arendt era el desconocimiento generalizado del pensamiento de Luxemburg hasta el. de la teoría social a cuestiones democráticas. es decir. construyeron incesantemente los cimientos sobre los cuales las masas podían llegar a ser activas. oculta que la agitación política.

el problema del antagonismo de ideas entre ambas lo soluciona elevando el grado de abstracción. Kulla también advierte que Arendt se equivoca al negar que Luxemburg sea marxista pero. 229 . Kulla subraya que Luxemburg: “quiere demostrar la conexión interna entre desarrollo económico. se complementan muy bien: “la incomprensión de Arendt ante las cuestiones sociales y económicas se opone a la competencia de Luxemburg en este ámbito” (20). precisamente porque habrían llegado a consecuencias opuestas. que la conexión interna entre libertad y vida pública es constitutiva de la acción política” (43). En contra del deseo de armonía y de trabajo conjunto tan difundido. lo cual es perfectamente comprensible. con el mismo objetivo. y cuyo objetivo es precisamente fortalecer las posiciones de izquierdas. no obstante.hacerlo Kulla ve perfectamente los contrastes y las incompatibilidades entre Arendt y Luxemburg. yo. el hecho de que ambas se centren en la política. Tras vincular a ambas autoras. De esta forma logra condensar en un conjunto armónico la ostensible desarmonía. económicos y colectivos podrían resolverse técnicamente con una gestión adecuada. O: “La concepción de Arendt de que los problemas sociales. pero los supera mediante la idea de que. el poder y la violencia le parece criterio suficiente como para proseguir con la proximidad entre ambas pensadoras. justicia social y libertad política. se enfrenta a la idea de justicia social y de libertad política de Luxemburg” (21). conexión que Arendt rechaza y que considera como una desastrosa evolución de la época moderna” (30). defiendo que examinemos a fondo la cuestión. “[Pero] Hannah Arendt y Rosa Luxemburg están de acuerdo en algo fundamental.

que examinemos las ideas y posicionamientos de Arendt y Luxemburg. 361). 363). donde “la ley de vida más intrínseca” es “la inmoralidad más profunda: la explotación del ser humano por los seres humanos” (4. Si se quita esta segunda parte. volvamos de nuevo al terreno de una lucha que despliegue una alternativa política en el trabajo y en la economía.es decir. *** Finalmente ¿qué habría que responder a la cuestión sobre la postura política de Rosa Luxemburg en comparación con la de Hannah Arendt? Se puede responder en pocas palabras: Luxemburg pensó y habló desde un punto de vista comunista sobre la necesidad de transformar la sociedad burguesa. Hannah Arendt y Rosa Luxemburg coinciden en su consideración sobre el procedimiento político. Ella consideraba necesario poder negociar entre todos esa transformación. entonces en realidad perdemos a Rosa Luxemburg pero. sino para incitar a la clase obrera a que no se conformase con la cáscara. 230 . que es lo que se había planteado como pregunta inicialmente. principalmente para poder actuar en las luchas políticas del presente o para llegar a ser capaces de ello. al fin y al cabo. sea como fuere. desvelábamos siempre el núcleo doloroso de la desigualdad social y de la ausencia de libertad que quedaban tras la dulce cáscara de la igualdad formal y la libertad. no para rechazar a estas últimas. para que conquistase el poder político. Considerando en general el conjunto hay. el impulso democrático. Ante la coyuntura actual parece que el principal reto de las teorías de izquierdas deba ser el intento de conseguir que desde el cielo de los proyectos que consisten en ideas humanas que proceden del ámbito de la distribución. una diferencia fundamental de la que Luxemburg dice lo siguiente: “en la democracia burguesa nosotros siempre distinguíamos el núcleo social respecto de su forma política. sin embargo. para colmarlo con un nuevo contenido social” (4. y se observa aisladamente.

El discurso original se publicó en UTOPIEkreativ. al fin y al cabo. Sencillamente sustituiría un prejuicio por otro igualmente dudoso y no se ganaría gran cosa. Aún en 2006 Jörn Schütrumpf dice lo siguiente en sus observaciones. ¿Cómo afianzar la imagen de semejante combatiente socialista de cara al futuro? En primer lugar propuse como base de la discusión incluir en la conferencia una serie de fotos de Luxemburg. para mostrar con ello el ardor que aún persiste en el recuerdo de semejante mujer. 158 Evelin Wittich (2003) relata el preludio de los ataques y. que no se llegó a pronunciar. 159 Casi nadie renuncia a mencionar su escasa belleza. que los lectores estudian el libro completo–. Al seleccionarlas. Lamentablemente. por medio de un proyector de diapositivas. sobre todo. decidí intentarlo con palabras que. al frente de las cuales están las del periódico FAZ [Frankfurter Allgemeine Zeitung]. Sólo ciertas repeticiones resultan indispensables. 2000. positivas: “La naturaleza no había mimado precisamente a Luxemburg” (17). que es un trabajo por el que merece la pena esforzarse al máximo 158.APÉNDICE UN MONUMENTO PARA ROSA LUXEMBURG157 Observación previa El capítulo que sigue debe entenderse como una sugerencia para artistas. por lo demás. 231 . en seguida constaté que mi tarea resultaría desafortunada. tienen la ventaja de poder liberar un gran número de ideas. esto resta cierta substancia al discurso. la campaña de prensa contra el monumento de Berlín en honor a Rosa Luxemburg. Afortunadamente Wittich ha recopilado las polémicas manifestaciones de la prensa. capaz de liberar tanta energía como para obstaculizar la memoria colectiva. 157Para incorporar a este libro el texto de esta conferencia. Presupone estar de acuerdo en que tal monumento es realmente útil e incluso necesario. al mismo tiempo. he actualizado y condensado el texto en una serie de ideas y referencias claves que ya han aparecido en los capítulos precedentes –dando por supuesto. a partir de las cuales se pueden obtener otras imágenes. Por eso. de todos modos. lo escribí con motivo de un concurso de un monumento en Berlín en honor a Rosa Luxemburg. de este modo podríamos documentar su inconsistencia y. seguro que los lectores sabrán disculparlas. No sería acertado desplazar las imágenes consolidadas con otras imágenes que actuasen al mismo nivel. y compararlas después con los juicios predominantes159. posibilitar que el público configurase sus propias ideas. 113.

se dedican enérgicamente a componer una imagen. Leamos parte del fragmento La novela de los tuis de Brecht. igual que los críticos. y por las fotos sabremos si llevaron barba o no. ¿A Marx o Engels. y que el debate sobre el monumento precisamente trata de recordarla de forma duradera. en lo esencial. podremos conocer lo que estas personas pensaron y contaron. Imágenes de Luxemburg Cuando se lee la bibliografía sobre Luxemburg. se comprueba que los bienintencionados biógrafos. para finalmente. apenas muestra otra cosa que el hecho de que no han sido capaces de llegar al fondo de su personalidad.que habrían sido depuradas en cierto sentido al tener que someterse al análisis mediante el discurso y la réplica. pero prácticamente nada más. que tampoco sonaban tan distintas a las de ella (esto se muestra en distintos momentos del libro)–. o a Liebknecht. pienso que la mayoría de los intentos por aprehender y comprender a Luxemburg más bien muestran algo sobre los autores que escriben y no tanto sobre Rosa Luxemburg. Intentemos recordar si alguna vez hemos visto tratar así a un teórico de la misma época. Por lo general. en realidad. En conclusión. las descripciones de su vida y de su obra suelen comenzar comentando el aspecto externo de esta mujer. en especial. por los gatos y pájaros. como también en su dulzura en su vida privada. Demos ahora un pequeño rodeo. Hans Mayer menciona que la obra de Brecht era “luxemburguista”. juzgan si era bonita o incluso fea. tanto para sí como para nosotros. tras largas digresiones más bien negativas. después tratan su ropa y sus sombreros. Lenin o Trotski? Con suerte. No sin razón podemos pensar que Brecht estaba fascinado por Rosa Luxemburg –había empezado a escribir una pieza sobre ella. un político socialista o un científico que fuesen varones. por lo demás siempre creciente. llegar desde su aspecto exterior a la belleza interior que casi todos le atribuyen y que se manifestaba tanto en su amor por las flores y los animales. Pero semejante trato de los textos de Luxemburg 232 . como si esos atributos fuesen unívocamente determinables. que. por ejemplo. había tomado pasajes de sus textos y los había expresado con sus propias palabras. dicen que era «pequeña» y reparan en el hecho de que tenía un problema de cadera y que por eso cojeaba.

a quien aquí llama mujer Ro –sabemos que también ella había estudiado. incluso las mayores propiedades. que son inútiles e incluso nocivos. Brecht la presenta como sigue: “[Ro]. 160N.: la abreviatura tui procede de Tellekt-Uell-In. Desde el punto de vista de Brecht. La introducción termina así: “Unos oficiales raptaron a Li-keh y a Ro. etc. sino que incluso promovió que las personas incultas debían dirigir el Estado. Después de eso. su aspecto no era bello y le había estropeado la vista la escritura de algunos libros sobre economía y política. 161 Véase la entrada “cocinera” en Diccionario Histórico-Crítico del Marxismo (HKWM 7/II. a ella la pisotearon y le reventaron la cara con la culata de una bayoneta: «¿Qué pretendes. especialmente en el movimiento obrero. A Liebknecht le presenta como alguien que había estudiado y que incluso había obtenido el título de doctor. Además llevaba unos sombreros horribles” (631). desalmada. que le ayudaba y que causaba incluso más alboroto que él. A continuación Brecht pasa a Luxemburg. Brecht también escribió sobre Luxemburg en su borrador de los tuis (GW 12). 2008) (en elaboración). de las T. como alguien que realmente tenía madera para ser un tui. pero que cuando hablaba en público era como el mismo demonio e incitaba a la muchedumbre ignorante a quitárselo todo a la clase acomodada. que había obtenido el título de doctora y que era una oradora magistral–. y a su papel en el intento de movilizar a la gente contra la Primera Guerra Mundial. para quien dicho juicio era estrecho de miras y burgués. él no sólo no cambió. eso suponía el mayor reconocimiento y era característico de su método de trabajo. pero que no se había convertido en tal y entonces le encarcelaron. era extranjera. con amor por las flores. que a su vez procede de alterar la palabra intellektuell (intelectual). a él le mataron de un tiro en el bosque mientras vociferaban. Sin embargo. 233 . instaurar el desorden y destruir una cultura […] milenaria?» La patearon hasta matarla y tiraron su cadáver a un canal” (632). pasa a Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. Tanto el concepto tui (que procede de alterar la palabra intellektuell160) como la novela son un ajuste de cuentas con los intelectuales.se podría calificar como robo. –idea que alude a la célebre sentencia atribuida a Lenin que asevera que quien debe gobernar el Estado es una cocinera161–. de forma que tenía que llevar un binóculo. Sus amigos afirmaban que en la vida privada era una persona suave.

incluido erigirle un monumento. en función de quién hable. judía. Política-científica Esta labor de trabajo en la mina de la cultura conlleva un largo proceso en el que estamos todos implicados.Brecht dirige la escena de forma magistral. es decir. las dificultades no dependen de defectos concretos en la recepción de Luxemburg. para tratar ambos aspectos tanto el científico como el político? Quizás reside en que destacaba en ambos aspectos y esto no es fácil de asumir. los obstáculos irán del racismo o la xenofobia. de cómo arraigue esta en la forma cotidiana de comprender las cosas en todas las capas sociales. sino de la cultura imperante. intelectual y marxista. sin exagerar. la hostilidad a los intelectuales y el antimarxismo. no ocuparnos de esa cuestión y no abordarla como un asunto político trascendente supondría el fracaso de cualquier intento de recordar realmente a Luxemburg. mejor aún. se puede decir. Con pocas palabras logra captar la atmósfera general y transmitir los prejuicios que el pueblo tenía contra Luxemburg reproduciendo de forma aparentemente sencilla y neutral la impresión que Luxemburg causaba en los demás. Mas la opinión popular no es el único obstáculo que dificulta tratar a Luxemburg y poder hacernos una idea de ella. Tienen que ver con el hecho de que fuese polaca. La primera pregunta es: ¿Dónde reside realmente la dificultad para tratar a Luxemburg como política científica. a la misoginia. Es imposible modificar lo cultural con un simple comunicado. que nunca hubo una marxista tan buena como ella ni tampoco ningún marxista después de ella o. Aquí me limitaré a dos dimensiones que son decisivas no sólo de cara al debate en torno al monumento: la dimensión científica y la política. Por consiguiente. mujer. ¿Aunque. acaso es conocida como científica? A pesar de ello. así como la atmósfera en la que crece y se legitima el deseo de asesinar. Y consigue trasmitirnos este conjunto como una especie de construcción atroz sobre la que hay reflexionar. En este sentido. Por lo que. que Marx no habría encontrado a nadie que entendiese tan 234 . hay otros obstáculos que radican incluso en las filas del movimiento obrero.

bien como ella lo que él había pensado. muchas décadas después. Esta conexión. en general. con la política a gran escala. reconocer su mutabilidad y enfrentarse a ella críticamente. En el marco de un movimiento obrero y de una política donde domina lo masculino. sino que hay que sumarse al curso siempre cambiante de las cosas. 163 Véase el primer capítulo. junto a un gran grupo de ignorantes. La referencia de Luxemburg a la experiencia y al día a día. que lo siguiese desarrollando críticamente. Hoy. no le permitió proclamar ninguna política como verdadera o falsa ni. Georg Lukács o Karl Radek163. Más bien al revés. examinaba siempre rigurosamente el estado de cosas. Ni siquiera Engels. lo viviese y lo llevase a lo político tan bien como ella. el día a día. a quien siempre se menciona junto a Marx. por muy doloroso que fuera. de forma que ese fuese el criterio para rechazar algo 162 Véase al respecto el debate sobre "nada más que parlamentarismo" en el segundo capítulo de este libro. 235 . todavía no hemos conseguido unir la teoría con la práctica diaria. ante las diferentes constelaciones de fuerzas conseguía dar pequeños pasos factibles en las urgentes cuestiones diarias. Fue totalmente incorruptible. se reivindicó como una forma de apropiación del mundo específicamente femenina. Franz Mehring. No es fácil digerir a Luxemburg en lo político. e incluso. dictar el camino que había que seguir. lo fundamentaba históricamente y señalaba las contradicciones. a los acontecimientos históricos y a los hechos políticos. no se dejaba seducir por la mera apariencia ni por las bellas palabras. era capaz de afrontar la conclusión de que no hay que obstinarse en perdurar y en tener siempre la razón. ni siquiera por tendencias políticas próximas a la suya. imitación ni siquiera comprensión. hay que dejar constancia de que aún no se ha logrado aunar la política a gran escala con lo pequeño y cotidiano. a diferencia de la mayoría de los que hicieron política en el movimiento obrero posterior a Marx. en realidad. como se decía entonces). lo inmediatamente posible. esto no pudo encontrar un eco positivo. Como Lenin. en la historia del movimiento obrero también hay unos pocos que apreciaron así el trabajo teórico de Luxemburg. No obstante. unió la política cotidiana. porque. que tiene el mérito de haber editado muchas de sus obras. aunque también cabe atribuirle ciertos giros y desorientaciones políticas 162. No transformó la política preguntándose en cada decisión si algo conducía directamente al socialismo o no (si “hacía saltar el sistema”.

desde una perspectiva revolucionaria. tenemos que ser capaces de actuar políticamente aquí y ahora desde la perspectiva de una gran transformación. Atacó los congresos por la paz y a sus representantes. fuesen más reflexivos. Luxemburg pudo arremeter contra el parlamentarismo y también luchar por la participación en el parlamento. Era fundamental plantear cómo se podía vivir en la práctica la realpolitik. lo factible aquí y ahora. Por eso. significaba también que los aspectos contradictorios de los procesos se convertían en el medio adecuado para hacer política. y. a pesar de eso. Se opone a la hegemonía de los dominadores y al consentimiento. contra el Estado. el hecho de que la política se convirtiese en un proceso abierto en el que la gente pueda y tenga que participar. por un lado. como si el propio pueblo estuviese en el gobierno. en primer lugar. más valientes y. tuviesen cada vez más capacidad para hacerse cargo de su propio destino. para que cada vez estuviesen mejor informados. del que gozan entre el pueblo.–como fue habitual entre la izquierda posterior–. sino que trabajó para que con cada paso el pueblo. la evaluación de Rosa Luxemburg de las contradicciones del modo de producción capitalista. a muchos les sonará tan disparatada como irrenunciable. Por eso le parece tan importante presentar al pueblo la política dominante como si él mismo pudiese participar en las deliberaciones. aunque constató con agudeza que las proclamas morales forman parte de las técnicas de dominación y que se utilizan para intimidar a la gente. el cual ante las contradicciones se posiciona de forma conservadora frente al desarrollo. y por tanto la reivindicación de justicia y la indignación ante la injusticia. Para esto es fundamental. generado por ellos mismos. Esto conlleva que sus propuestas se dirigen. La cuestión es que hay que hacer política dada la situación existente. fue uno de los fundamentos absolutamente esenciales de su agitación política. 236 . dada la realpolitik actual. en definitiva. Considera que el descubrimiento científico de Marx consistía en haber demostrado la mutua implicación de explotación y socialización en un desarrollo progresivo de posibilidades siempre crecientes que permiten establecer otras formas de producción y convivencia. los seres humanos. la moral. una habilidad que. prácticamente nadie discutirá que estuvo incondicionalmente en contra de la guerra y a favor de la paz. para que cada vez estuviesen mejor capacitados para actuar. Y. es decir. sin embargo. En este sentido. Ella misma llamó a su política “realpolitik revolucionaria”. es decir.

contra ellos. no había que tomarla muy en serio puesto que “sobrevaloraba a las masas” de un modo romántico y utópico. Leyendo a Luxemburg encontramos esperanza en las masas. frente a lo democrático. al mismo tiempo. por otro lado. Rápidamente salta a la vista que quien sobrevalora a las masas no sirve para la auténtica política. Las ideas que se obtienen así deben capacitarnos para pensar las cuestiones políticas desde la perspectiva de asumir el gobierno. Rosa Luxemburg nos muestra que la excluyente oposición de lo revolucionario frente a lo social-reformista. Anticipo el resultado: Tal opinión procede de una concepción estática del significado mismo de la palabra masa que es extraña al pensamiento luxemburguiano164. Lo que significa que realmente la política hay que hacerla para los trabajadores y. Hay que hacer política con el proletariado oprimido. no con el proletariado victorioso (véase 1/2. Y esto lo podemos comprobar fácilmente releyendo las declaraciones de Luxemburg. hay que abogar por el sentido común. mas esto incluye su propia transformación. 237 . en definitiva. 433). en esta lucha siempre hay que contar también con elementos conservadores del pueblo que se oponen a la transformación. Por eso hay que abogar por el pueblo dominado y por su sentido de la justicia y de la moral. se debe a una valoración errónea del proletariado. la esperanza de que las masas superen la amenazante catástrofe de la autodestrucción propia del modo de producción capitalista con su violencia. sus guerras y la pauperización de gran parte de 164 Este significado se ha expuesto en el primer capítulo. por lo que tranquilamente uno puede sentirse cómodo en el habitual desprecio a las masas. frente a la realpolitik. Pero de lo que se trata es de cuestionar la actitud que hay tras semejante juicio e incluso de si esta afirmación es realmente correcta o no. hay que luchar con ellos por la transformación. de todos modos. La romántica de las masas Mucha gente piensa que sabe suficiente sobre Luxemburg cuando es capaz de citar de memoria: Libertad es siempre la libertad de los que piensan de forma diferente. Otra cosa que también se «sabe» es que.Pero.

“Masa”. Teniendo en cuenta la particular forma de Luxemburg de dirigirse al pueblo agitándolo y la forma de exhortarles al diálogo en la práctica. 238 . al mismo tiempo.la población. limita el avance porque aconseja persistir y mantenerse sin cambios. Para superar esa tendencia es importante tratar la experiencia de forma científica. Rosa Luxemburg siempre seguirá siendo una mujer. A mi juicio. Y esto sólo pueden hacerlo mediante la experiencia que. la imagen de Luxemburg que predomina en el sentido común descarta la posibilidad de aproximarse a ella con realismo mediante un monumento. un movimiento de autotransformación necesario aunque incierto. representar y presentar otra perspectiva diferente. si efectivamente estas reflexiones sobre su trabajo pueden servir para imaginar un monumento en su memoria. igual que otros conceptos. es la idea que Luxemburg tiene de la existencia humana. Como las masas se hallan inmersas en semejante situación siendo aún menores de edad e inmaduras. Pero la esperanza no es lo único que ve en ellas. Simultáneamente. a la vez. La forma monumento ¿Acaso es realmente posible expresar dicha actitud política y científica con una imagen o un monumento? Con esta pregunta cuestiono también. simultáneamente. la realización del socialismo y de la revolución dependerá de que consigan producir su propio proceso de maduración. están en condición de hacerse responsables de su destino. Las masas están siempre en movimiento. no es para Luxemburg un concepto inalterable. Y. la esperanza de que sea posible otra sociedad y de que sean las masas quienes puedan construirla. Aún no han tomado las riendas pero en tanto que seres humanos. La masa es la propia humanidad como víctima y autora de su propia historia. Para Luxemburg esta es la esencia del socialismo y es la razón que justifica que merezca la pena luchar por él. por principio. Los prejuicios no se pueden capturar. sólo una lectura muy superficial puede dar lugar a la sensación de que haya una sobrevaloración de las masas: se invoca a los seres humanos en tanto que futuro. Entre la esperanza y la condena hay un proceso de aprendizaje por parte de estas masas. también encontramos la más viva condena de la estupidez. la idiotez y del embrutecimiento de las masas. a la inversa. como los seres humanos que pueden y tal vez quieren llegar a ser. ni librar a la crítica y.

ha escogido en primer lugar una obra presentada por Hans Haacke. cogería al toro por los cuernos y comenzaría. Dr. de Nueva York. Prevé dotar con 100 franjas de hormigón la plaza. Maria C. de la economía y al pueblo.000 € del presupuesto «Creación artística en el espacio urbano». En el marco de este concurso se presentaron un total de 26 trabajos y. Representaría a los culpables. de Berlín. del partido. Para realizar este monumento hay disponibles hasta 260. a la inversa. El proyecto de Haacke concibe como símbolo de su memoria toda la plaza Rosa Luxemburg junto con sus zonas colindantes. las vías y aceras de las calles Rosa Luxemburg y Weydinger. se ha resuelto el concurso artístico para “la creación de un monumento en recuerdo de Rosa Luxemburg”. Y esta dificultad es fácilmente perceptible ante el gran número de ilustraciones y de proyectos de monumentos existentes. a los dirigentes del Estado. una intelectual. bajo la presidencia del Pr.una polaca judía. así como las veredas. sólo dos pasaron a la siguiente fase. En estas franjas de hasta 7 metros de largo se inscriben citas de Rosa Luxemburg en letras de latón. cartas privadas y otros escritos. la combinación de manifestaciones políticas y personales hace patente tanto la complejidad de Rosa Luxemburg como sus contradicciones. Si yo fuese escultora. Hans-Ernst Mittig. Rotschild y Barbetta proponían desarrollar una etiqueta con el 239 . De esta forma. Junto al proyecto de Haacke se seleccionó la obra conjunta de Miguel Rothschild y la Dra. Anexo Entretanto. una marxista. una y otra vez. En lugar del monumento conmemorativo en la plaza de Luxemburg. citas de artículos. tras un proceso de selección de varias etapas. permite. los bordillos y las calles que las «cruzan y atraviesan». hechos como el asesinatote Luxemburg. Barbetta. en tanto que con sus sordos prejuicios. No es fácil salir del círculo de la recepción. cuyo rostro tiene rasgos concretos. por el prejuicio del pueblo. El 12 de enero de 2005 se emitió el siguiente comunicado de prensa: “El jurado.

en el mejor de los casos.02. Por lo menos. escritas en letras de latón y cada una de ellas con una longitud de hasta 7 metros. Pisar las frases de Luxemburg es algo que no molesta a nadie. Las hileras de letras querrían dormir en las piedras sin ser reconocidas. El “símbolo conmemorativo” –cuya realización formaba parte del pacto de coalición entre el Partido Socialdemócrata de Alemania (PSA) de Berlín y el Partido de la Izquierda (Die Linkspartei)– se inauguró públicamente el 15 de septiembre de 2006. Con ello se rinde homenaje a una pensadora totalitaria. qué era lo que criticaba de Lenin y en qué comprensión del humanismo se basaba su pensamiento. Esto se corrigió a tiempo cuando se dijo: no una representación. Ahora ya no hay ningún concurso. no han hecho otra estatua con los rasgos que temíamos. El grupo destinatario debía ser. sin examinar por qué se posicionó en contra de la Primera Guerra Mundial. esta historia tampoco ha concluido.2002)165.]) y el Partido Socialdemócrata de Alemania quieren un monumento a Rosa Luxemburg en Berlín. Se honra a Luxemburg por su antimilitarismo. Pero no así la imagen Luxemburg. que se leen con dificultad. Así el periódico FAZ había comunicado puntualmente a sus lectores: “Esta imagen positiva. en el mejor de los casos.nombre RosadeLuxe como marca y vender la licencia a empresas de moda. sino un símbolo. el Partido del Socialismo Democrático (después el Partido de la Izquierda [N. 165 Hendrik Hansen: El calor abrasador de la revolución. de las T. puedan producir algún efecto en dichas masas. ¿Pero es posible que las 60 frases. roza el desconocimiento. No se nos volvió a preguntar nada. cuya tendencia a lincharla habría que invertir y cuyas posibilidades históricas no despertarán si no es con una buena sacudida? ¿Cómo se enfrenta este “símbolo conmemorativo” a la hegemonía dominante en los prejuicios populares? No obstante. que están puestas de manera incoherente y fuera de contexto. gente joven”. Sesenta citas decoran la Plaza Rosa Luxemburg. subestimar su impulso ideológico y totalitario” (10. De ello se encarga la prensa dominante. 240 . […] Honrar a Rosa Luxemburg con un monumento significa. por su crítica a Lenin y por sus ideales humanistas. principalmente.

Recojamos la pelota. 241 . Es tarea de la posteridad el comprenderlas y seguir avanzando en la misma dirección a través de su propia transformación. examinemos sus escritos y transmitamos una imagen de Luxemburg que ilumine los dos móviles entretejidos de su vida y su obra: crítica sutil y resistencia valerosa.

leí el libro de Raya Dunayevskaya Rosa Luxemburg. El libro me resultó muy provechoso. se afilió a un movimiento revolucionario. aunque sí se sabía que había sido fuerte. Pronto emigró con su familia a los EE. resistente y combativa. nació en 1910 en Ucrania. Raya Dunayevskaya la sitúa en el centro de su trabajo poniéndola en relación con los otros dos movimientos que eran los más importantes para mí en aquella época: el movimiento feminista y el pensamiento transformador de Marx.. Dunayevskaya. Este desplazamiento comenzó con su mirada sobre Rosa Luxemburg. en definitiva. Con dieciocho años fue expulsada del Partido Comunista por discrepancias y se unió entonces a los trotskistas. Dunayevskaya. A diferencia de la mayoría de los autores. en la que sí que se involucró. y. En el año 1982. Heredar a Luxemburg es el mensaje presente en gran 242 . da prioridad a presentar a Luxemburg como persona y como política. de su forma de enfrentarse a los problemas. por el contrario. poco después de que apareciese en los EE. UU. Otra cuestión que me llamó la atención fue su conexión con Rosa Luxemburg. durante su exilio en México. que aprendan de la política de Luxemburg en beneficio de su propia política. y propone a las feministas que aprendan de su actitud. con trece años. de origen judío. Hubo cuatro cuestiones que me fascinaron y me llevaron a leerlo todo de un tirón. sobre la que todavía entonces en Alemania reinaba un gran silencio. Lo primero que me fascinó fue la propia autora. UU. tal y como lo demuestran sus peticiones parlamentarias al respecto. la liberación femenina y la filosofía marxista de la revolución. Más tarde.PRÓLOGO A LA DUNAYEVSKAYA: EDICIÓN ROSA ALEMANA LUXEMBURG DE Y RAYA LA REVOLUCIÓN. no analiza la apariencia de Luxemburg ni su contribución a la política de las mujeres. precisamente porque logró cambiar muchas formas de pensar que hasta entonces tenía por correctas. Una de las cuestiones que más le interesó fue la de los negros. fue secretaria de Trotski (1937-1938).

así como entre razón y espontaneidad. puso en discusión el problema de cómo afectan las luchas políticas y culturales. Con todo ello Dunayevskaya supo reunir con acierto las cuestiones de la transformación de la sociedad. todo ello discutido con plena actualidad. sino. En conclusión. un comprometido grupo que hoy en día sigue trabajando para que la casa de Dunayevskaya en Chicago funcione como archivo. La conexión de Marx y Luxemburg con las luchas actuales en el Tercer Mundo así como con cuestiones de la liberación femenina. donde expone y pone de relieve con todo detalle la problemática de la masa y los dirigentes. 243 . la relación entre racionalidad e intuición.parte del libro. en el que intenta volver a vincular a Marx con Hegel con el fin de fundamentar un nuevo marxismo humanista. sino que centre su trabajo histórico-crítico en las relaciones de género y en las formas familiares. Por entonces. el movimiento obrero y la migración en el mundo entero. une a los más oprimidos. Se entregó de forma apremiante a la lectura de los Apuntes etnológicos de Marx. sobre todo. Propone nuevos modelos para el análisis político. también editan un periódico. el problema de la democracia directa. aunque también diversa. También plantea una variante antieconomicista para leer a Marx y para las cuestiones de la liberación de las mujeres. fue algo que me fascinó. A finales de los años setenta se ocupó de la liberación femenina e intentó incidir en ella en el sentido político previamente expuesto. una versión que no indague en la opresión ni en anteriores formas de dominio. Lo único que no me resultó provechoso fue el extenso capítulo final. conexión entre Hegel y Marx surgiría una escuela propia que llevaría ese mismo nombre. la cuestión de la hegemonía (que designó con otro nombre) y propuso que el enlace entre los diversos grupos era el hecho de estar excluidos de lo político. Relacionó los problemas del racismo con las luchas en su contra y fue una de las primeras en mostrar la conexión y los conflictos entre las luchas por la liberación de la mujer. De este modo. yo no sabía que de esta reiterada. marxismo humanista. como. de la construcción de lo nuevo. de la liberación femenina y de la revolución permanente. por ejemplo. mostró que no se trataba sólo de destruir lo viejo. que es lo que. por lo general.

dieron incluso conmigo porque había escrito una recensión del libro de Dunayevskaya sobre Luxemburg. Así es como descubre la conexión que hay entre la experiencia y el pensamiento revolucionario. En resumen. Pone a prueba su modo de trabajar y su posible utilidad para las generaciones posteriores. UU. ningún marxismo-leninismo. especialmente en los guetos de los negros de EE. Luxemburg. ¿Entonces. revolución. Adrienne Rich. una combativa figura del nuevo movimiento feminista. qué puede resultar interesante de este libro y a quién? Leí la obra por segunda vez. y es por eso por lo que este nuevo movimiento feminista parte de una crítica de izquierdas a la izquierda. parecen curiosamente anticuados. UU. Lenin y el propio movimiento feminista.colaboran en congresos e intentan que sus ideas arraiguen por todo el mundo. nunca dejó de tomar parte en las luchas políticas diarias de los diferentes guetos del mundo. UU. que procede del nuevo movimiento feminista. explica su desconfianza ante las categorías marxianas. Rich nos ofrece una imagen de Dunayevskaya como una teórica política que también era científica y una docta erudita que. Rich está de acuerdo con Dunayevskaya en que el movimiento feminista no es una mera fuerza transformadora. describe a Dunayevskaya como una intelectual orgánica en el sentido de Gramsci y además como alguien que para esta labor no pudo seguir la línea de ningún partido. lo vivo en el propio pensamiento marxiano. ahora en la edición que apareció en 1991 en EE. a día de hoy. a quien desde luego nadie caracterizaría como anticuada. Adrienne Rich utiliza el mismo método que Dunayevskaya había usado para releer a Luxemburg y lo aplica a la propia Dunayevskaya. como “desafío a los marxistas post-Marx” con un prólogo de Adrienne Rich. sino que lo más 244 . sino que siempre intentó acentuar. únicamente Hegel parece haber salido indemne tras el fuerte cambio de 1989. Gracias a la perseverante labor de este grupo la obra se publicó en alemán quince años después de haber aparecido en EE. Marx. su experiencia de que son precisamente las mujeres quienes salen perdiendo de forma sistemática en la izquierda. una y otra vez. Los temas del libro. y la expone junto con una actualización de lo que hay de filosófico en la participación en las luchas políticas. una especie de experiencia de choque. no obstante.

lo estimulante y la impaciencia de su tono. que calificaría su objeto como obsoleto. lo primero que llama la atención es su vivacidad. como si correspondieran a los pensadores individuales. 245 . impone. nuevas perspectivas. pero siempre en permanente discusión con el mundo” (xiii). reta. mucho más allá de la moda. como si la oyésemos pensar en voz alta. planteada por Adrienne Rich. “Al leer el libro de Raya. No es la prosa de una intelectual incorpórea. Rosa Luxemburg y probablemente también por todas aquellas personas que todavía están vivas. sus ensayos tienen la espontaneidad de un discurso improvisado o de unos apuntes. provoca. Piensa de tal forma que las ideas parecen de carne y hueso. es lo que hace que el libro siga siendo digno de ser leído.importante es que las teóricas feministas contribuyan a crear nuevas formas de pensar. ¿Cómo nos sentiríamos si fuésemos libres y verdaderamente humanos? Esta pregunta. Raya argumenta. Raya Dunayevskaya. limitadas por la personalidad de ellas o de ellos. lo combativo.

) 2002. Hattinger Forum. en: Die Linie Luxemburg-Gramsci. Bertolt. Elemente und Ursprünge totaler Herrschaft. »Autoritarisme et anti-autoritarisme dans la pensée de Rosa Luxemburg«.Bibliografía Abendroth. Frank. Jahrhundert«. GW 12 ------------------. por Wolfgang Fritz Haug y Frigga Haug. H3 2006 Das Argument 268. Macht und Gewalt. Hattingen 1990 Demirovi´c. Hamburg 1996 / 1998 Berliner Institut für kritische Theorie (InkriT). en: Ito y otros. Jakov. 1950–1973. ed. 1969 Benhabib. 171 ------------------. (ed. München 2001 [ hay trad. GW 12 ------------------. The Human Condition. Rosa Luxemburg aujourd’hui. Hannah Arendt. GW ------------------. cast. Ökonomie und Ethik. dt. »Zum Luxemburgfi lm der Margarate von Trotta«. Grenzen überschreitend. Imperialismus. Leben der Revolutionärin Pelagea Wlassowa aus Twer (basado en la novela de Maxim Gorki). H 5 / 6 2006 DGB-Bildungswerk (ed. Hannah. 14–32 Dölling. 656 y sig. Denktagebuch. Flüchtlingsgespräche. [ hay traducción castellana de la ed. 1986. Rosa Luxemburgs Dialektik der Revolution. americana] -------------------. »Kinderhymne«. Großer Widerspruch China. Frankfurt / M. -------------------. Gedichte aus dem Messingkauf. Alex. Ein Leben in der Arbeiterbewegung. »Rosa Luxemburg zwischen Russland und Deutschland«. en: Weimarer Beiträge 4. Unterhaltungen über den Sozialismus nach seinem Verschwinden. ------------------. München 1970 / 2000 [Hay trad. Croce. Barcelona. Lelio.). Philosophie der Praxis. Die Mutter. Tübingen 1929 Das Argument 266. 2001] --------------------. München 2002. Hamburg 1989. Hamburg 2004. München 1986 --------------------. Vita activa oder Vom tätigen Leben. 101–107 Brecht. Der TUI-Roman. Berlin 1957 ------------------. Wolfgang. GW 10. y Peter Jehle. Seyla. en: Historisch-kritisches Wörterbuch des Marxismus (cit. 1967. Rosa Luxemburg im Widerstreit. cit. Menschen in fi nsteren Zeiten. por Ursula Ludz e Ingeborg Nordmann. HKWM) 6 / II. 201–209 246 . Zur Aktualität und Historizität marxistischen Denkens. ed. »Rosa-Luxemburg-Rezeption im 20. Berlin 2002 Bonacchi. 174– 190 Basso. GW 9. Fragen eines lesenden Arbeiters. Me-ti. Berlin 2002. 2ª ed. GW 4. Gesammelte Werke in 20 Bänden. Chicago 1958). GW 14 ------------------. »Intellektuelle«. 1976 Arendt. Benedetto. Irene. totale Herrschaft (1951). Stücke. »Zur Aktualität der politischen Theorie von Luxemburg«. 1950. Buch der Wendungen. 2003 Badia. Hombres en tiempos de oscuridad. 977 y sig. 1987 Drabkin. Antisemitismus. Frankfurt / M. en: Ito y otros. Gabriella. Frankfurt / M. 2 vol. (ed.). Die melancholische Denkerin der Moderne. 1267–1286 Deppe. Band V. en: Weill y Badia (ed.cast.). Migrantinnen. Gedisa. Gilbert. München 1967 / 2002 ( edición original en inglés.

75–84 Haffner. en: Das Argument 162. Ausgewählte Schriften en 4 vol. Stuart. »Der Ursprung der Familie. 161–65 ---------------. 147–160 Engels. A. »Ein Denkmal für Rosa Luxemburg«. cast.Dunayevskaya. y Anja Weberling. Sobahanlai Datta. 22.: Rosa Luxemburg. Rosa Luxemburg: A Life. was Linke und Feministinnen an Hannah 247 . Jg. 1989. en HKWM 6 / II. 1988 Fischer. con el título Rosa Luxemburg. Hamburg 1949 / 1967 [Hay trad.. Berlin 2002. 7 también Peter Jehle. »Die Lage der arbeitenden Klasse in England«. 1501–1506 Gorman. Th. Köln 1986 Gramsci. Der Funke. en HKWM 6 / II. Hamburg 1997. »Dialektische Theorie und empirische Methodik«. ed. 4 / 5. 63–70 ---------------. Raya. zu ergründen. Berlin 1999. »Rosa Luxemburg«. »Was sich von Rosa Luxemburg zur Frage der Volkszählung lernen lässt«. Gefängnishefte. »Inwertsetzung«. Sebastian. Gramsci-Reader. Kritische Ausgabe in 10 Bänden. por Klaus Bochmann y Wolfgang Fitz Haug. Fundamentos. Gedanke und Tat.. Ossip K. en: HKWM 5. en: Psychologie & Gesellschaft. Vida y Obra en Madrid. 493–530 ---------------. 1209–1214 ---------------. Hamburg 1998 Görg. Frigga. Erziehung und Bildung. Elzbieta. Pandora Press. Liedtke. en: HKWM 3. Abril 1924. Marx neu gelesen vom Standpunkt heutiger Arbeitsforschung«. en : HKWM 5. Rosa Luxemburg. Paul. en: Die Linie GramsciLuxemburg. Chicago 1982. en: UTOPIEkreativ 113. Argument-Sonderband 100.. Berlin 1983 ---------------. Hamburg 2004 Gruszka. Berlin / Hamburg 1989y ss. Der Verrat. en: Ito y otros. en: New Left Review. Orio. (ed. »Geschlechterverhältnisse«. 297–321 ---------------. Nr. MEW 37 --------. 25 – 173 Ettinger. 1994. »Irrtum«. Jg. Hamburg 2004. 1998. 92–106 Giarini. »Rosa Luxemburgs Dialektik der Massenpartei«. Hamburg 2001. Cuadernos de la cárcel ] ---------------------. Friedrich. »Hausfrauisierung«. Hamburg 2004. »Rosa Luxemburg über die Revolution von 1917 und die Einschätzung der Oktoberrevolution durch die russischen Marxisten – eine Konvergenz«. 1999. Rosa Luxemburg zur Einführung. Norman. Versuch. y Patrick M. 1987 Gupta. Berlin / Hamburg 1991–2001 [ Hay trad. »Im Banne der Polis. »Rosa Luxemburg and Democracy«. »Eingreifende Sozialforschung«. Der neue Bericht an den Club of Rome. MEW 21. (ed. »Verelendungsdiskurs oder Logik der Krisen und Brüche. des Privateigentums und des Staats« (1884). 41. en: HKWM 3. 75–91 ---------------.). Lexikon des Sozialismus.. Berlin de Freitas-Branco. y Wolfgang Fritz Haug.. cast. desde el vol. »Empirie / Theorie«. 1976] Geras. Briefe. en: Aktualisierung Marx. Wie wir arbeiten werden. 1555–1567 Flechtheim. Haug. en: Das Argument 111. en: Meyer. 86 / 87. Ruth.). edición alemana. Wieland. 203. Women’s Liberation and Marx’s Philosophy of Revolution. en: MEW 2 --------. Hamburg 1985 Fröhlich. Joáo Maria. H 1. Antonio. Nr. Hamburg 1998 Elfferding. 1978 ----------------. Hamburg 1997.. »Gramsci und die Produktion des Begehrens«. Regina. Berlin 1994 Hall. Rosa Luxemburg. Christoph. Frauenbefreiung und Marx’ Philosophie der Revolution.

F. en: Das Argument 262. »Die Bedeutung von Standpunkt und sozialistischer Perspektive für die Kritik der politischen Ökonomie« (1972). Listen der Ohnmacht. Hamburg 2003 -------------------------. »Politik an den Grenzen des transnationalen High-Tech-Kapitalismus«. Analysen zu Produktionsweise. y Stefan Kraft (ed. Gefolgt von Sondierungen zu Marx / Lenin / Luxemburg. Left Movements and Participation in Bourgeois Institutions. Arbeit. republicado en Haug. Peter Leusch. Peter. Rosa Luxemburg. Die Sehnsucht der Rosa Luxemburg. 252–289 ------------------------. Frankfurt / M. H 4. Wien 2005 248 . en: Das Argument 250.).). W. »Luxemburgs Dialektik«. ampliada. Hamburg 2003a. W. »Was ist eine gute Gesellschaft? – oder die Zukunft der Demokratie«. Familienarbeit / Hausarbeit. Dreizehn Versuche marxistisches Denken zu erneuern. HKWM. Hamburg 2005. en: HKWM 7 / II.). en: Das Argument 263. en: Ito y otros.). Hamburg 1989. 2005. en Haug. en: Haug. en: Die Linie Luxemburg-Gramsci. F. 1984 Hennessy. por el Partido socialdemócrata de Suiza. Sexualität. Jg. ------------------------. 84. Neue Vorlesungen zur Einführung ins Kapital. en: Das Argument 264. »Vom fordistischen Sicherheitsstaat zum nationalen Wettbewerbsstaat«. 235–259 --------------------------. »Brechts Flüchtlingsgespräche als Lernanordnung«.F. »Für einen Augenblick«. »Köchin«. 451–459 -------------------------. 236–251 -------------------------. »Notizen über Peter Weiss und die ›Linie Luxemburg-Gramsci‹ in einer ›Epoche der Ambivalenz‹«. H 2. Denken und Leben einer Revolutionärin. Roman. 253–281 ---------------. »Feminismus«. 1994 Leusch. 1–7 / II (1995–2008) -------------------------. Wolfgang Fritz. Rosemary. 71–103 ---------------. 2005 ---------------. en Haug. (ed. Berlin 2002 ----------------. Anneliese Laschitza y. Köln 1988 Hirsch.. Hamburg 2003. High-Tech-Kapitalismus. Leipzig 1907 Keller. Narihiko. Rosa Luxemburg im internationalen Diskurs.. 112 y ss ---------------. Zur Sozialgeschichte weiblicher Widerstandsformen. Hamburg 2003b. en: Haug. en: HKWM 4. 2006 --------------. en: Rote Revue – Zeitschrift für Politik. Berlin / Hamburg 1989 Ito. Untergang der deutschen Linksregierung – Aufstieg der Linkspartei«. Hamburg 2006 Heintz. 2006 Kautsky. Hamburg 2005. Philosophieren mit Brecht und Gramsci. Profi le der Gegenwartsphilosophie¸ T. Gefolgt von Sondierungen zu Marx / Lenin / Luxemburg. 1: Deutschland. »Merkel«. vol.). Ottokar Luban (ed. (ed.. en: Das Argument 203. en: Ingeborg Breuer. 2005. Hamburg 2008 (en preparación) Haug. 45.. Wirtschaft und Kultur. Patriotismus und Sozialdemokratie. 6–13 --------------------------. 2ª ed. Bettina. Historisch-kritisches Wörterbuch des Feminismus (HKWF). Zur Aktualität und Historizität marxistischen Denkens. Hamburg 1996 Die Linie Luxemburg-Gramsci. Joachim. Welten im Kopf.Arendt fasziniert«. Karl. »Lenins Revolution«. »Rosa Luxemburg an der Jahrhundertwende – was können wir aus ihren Gedanken für das 21. Dieter Mersch.). 2003. Berlin 2002 Khanya College and Rosa Luxemburg Foundation. ed. Horst. Lernverhältnisse. 289–299 Hensel. Jahrhundert lernen?«. F. W.(ed. y Claudia Honegger (ed. Hamburg 2006.. Fritz. Jg.F.. Dreizehn Versuche marxistisches Denken zu erneuern. Krieg und Hegemonie.

März 1917. (ed. 2006. 11. 48–52 Lukács. MEW 17 -------------. Pfullingen 1961 [Hay trad. en: Ito y otros. Ursula. Berlin 1984. Das Kapital. Berlin 1996 Lenin. Franz. en: Utopiekreativ 185. Thomas (ed. 229–236 Ludz. Bd. y Friedrich Engels. Berlin / DDR 1982–84. cast. Rosa Luxemburg. »Rosa Luxemburg und die Bewegung der Landlosen in Brasilien«. 41 Merkens. Leben – Kampf – Tod. 1. Irmtraud. 5 Bde. Hans. Gramsci-Reader. Ein Hexenroman. por Institut für Marxismus-Leninismus beim ZK der SED. Revolutionärer Geist und republikanische Freiheit. MEW 19. Die Zeitschrift der Kultur.. Laschitza. Hannover 1999 Laschitza. Eckpunkte einer ntellektuellen und politischen Praxis«. Kolonisierung«. Historia y conciencia de clase. »Die Luxemburg-Rezeption in KPD und Komintern«. Amanda. hgg. MEW 23 -------------. cast ]. 13 -------------. Zürich 1996 Morgner. »Manifest der kommunistischen Partei«. Lenin. Berlin 1984 249 . Isabel. ed. Karl. 459–493 -------------. »Historisch-materialistische Literatur«. »Hannah Arendt: Unabhängig weiblich«. Bd. 3. en: Gramsci. de algunas obras de R. Patriarchat und Kapital. 230–237 -------------.Kinner. Geschichte und Klassenbewusstsein. Hausfrauisierung. (cit. en: Neue Zeit. 1–5. Gesammelte Werke. 191–200 Kulla.). Rosa Luxemburg. Ernest. Brief an Hans Diefenbach am 8. MEW 3 -------------. Klaus. en Mandel. Frankfurt / M. 1993. Über die verdrängte Nähe von Hannah Arendt zu Rosa Luxemburg. Ralf. 5. Bd. Berlin 1923 [ Hay trad. -----------------. Luxemburg. von A. Hamburg 2004. H 3. XXV (1906–1907). Im Lebensrausch. MEW 25 Mayer. según la edición de Luchterhand). Gesammelte Briefe. Köln 1986 Mies. Theorien über den Mehrwert. MEW 3 -------------. Bertolt Brecht und die Tradition. MEW 42 -------------. Nr. Der Bürgerkrieg in Frankreich. cast. »Die deutsche Ideologie«. cast. LW) [Hay trad. »Erziehung und Bildung im Denken Antonio Gramscis. Maria. Berlin 1993 ---------------------. Gesammelte Werke. Hiru. Berlin 2002. Bd. Bd. 2. 6. Studie über den Zusammenhang seiner Gedanken (aquí cit. 6. 1998] Mehring. MEW 4. Lourero. Annelies. Antonio. 1986 Marx. Erziehung und Bildung. Grundrisse der Kritik der politischen Ökonomie. Jg. Mai 1875. 117 --------------------. »Thesen gegen Feuerbach«. Georg. trotz alledem. y Karl Radek. Das Kapital. Bd. »Subsistenzproduktion. en Hondarribia.). Rosa. Eine Biographie. Berlin / DDR 1953 y ss. »Brief an Wilhelm Bracke«. en: Luxemburgbriefe. 5. en: Beiträge zur feministischen Theorie und Praxis. Neuwied und Berlin 1967 Luxemburg. MEW 24 -------------. Das Kapital. Berlin / DDR 1970–75 (hay trad. »Fragebogen für Arbeiter«. 1983. 15–46 Meyer. MEW 19. en: du. Andreas. 61–78 ---------------. Wladimir Iljitsch. Lexikon des Sozialismus.

Peter.Negt. Hamburg 1999.. 2 vol. »Gesellschaftliche Reproduktion und weibliche Arbeitskraft«. 1254–1266 Scharrer. Keine Demokratie ohne Sozialismus.). nueva ed. Frankfurt 1975. 897–909 Weiß. Manfred. London 1966 Neusüß. Studien zur Entstehung bürgerlicher Hegemonialapparate im 17. 85–90 Projekt Ideologietheorie. Berlin 1986 Projekt Automation und Qualifi kation. »Integraler Staat«. 1981 Weissmann. Berlin 2006 Schumann. »Reform und Revolution zwischen Erfurt und Spartakus«. »Rosa Luxemburg und Sakae Osugi. Ästhetik des Widerstands. Christel. Geschichte und Moral. 1978. »Der Proletarier ist tot. Platonische Gewalt. en: HKWM 1. en: Sozialwissenschaftliche Forschung und Praxis für Frauen (ed. Vortrag auf dem Sozialforum. John Peter. »Freiheit ist immer« … Die Legende von Rosa und Karl. Zwei Haltungen zur ›bolschewistischen Revolution‹«. Göttingen 1988 Schütrumpf. en: Khanya College and Rosa Luxemburg Foundation: Left Movements and Participation in Bourgeois Institutions. »Rosa Luxemburg – Revolution and Experience«. Jahrhundert. 2006. (ed. Erfurt 2005. »Arbeiterumfrage. 2004 Ota. 3–22 --------------------. Frankfurt / M. Rosa Luxemburg. Bernd. Aufl . en: HKWM 6 / II.). en: Ito y otros. 3 Bde. 192. H 7 / 8 2006 Storløkken. Claudia. Eine kurze Replik zu Evelin Wittich«. Der innere Staat des Bürgertums. Rosa Luxemburg. »Marx. Notizbücher 1971–1980. en: UTOPIEkreativ. en: Utopiekreativ 189 / 90. Die Kopfgeburten der Arbeiterbewegung oder: Die Genossin Luxemburg bringt alles durcheinander. 496y sig. Persönlichkeit und Geschichte. Hamburg 2004. Köln 1982 250 . 1976. Jg. 252–261 Senghaas-Knobloch. 3. Teresa. »Fehler«. Berlin 2002 Schmidt. Tanja. Karl. Hamburg 1987 Radek. Annabella.. Es lebe die Hausfrau«. Autonome Frauenbewegung und Organisationsfrage. 4. Osnabrück 1985 Orozko. en: HKWM 3. Über den Zusammenhang von Politik. Luxemburg und die Unentbehrlichkeit des Feminismus. cast. Sozialistin zwischen Ost und West. Rosa Luxemburg oder Der Preis der Freiheit. »Frauen in finsteren Zeiten. 543–558 Sohn. Yoshiki. und 18. Jörn (ed. 2006. 2007 ----------------------------. Karl Liebknecht. Rosa Luxemburg..) 1980. Hamburg 1921 Röttger. Hamburg 1995. en Estética de la resistencia ] --------------. Michael. Berlin 1975. Leo Jogiches. Frankfurt 1976 Nettl. Berlin 2002. Widersprüche der Automationsarbeit. Giselher. Manuscrito inédito ---------------------. Manfred. Automation in der BRD. en: Leviathan 4. Eva. Rosa Luxemburg und Hannah Arendt«.). 2ª ed. Hamburg 1994. Faschismus und Ideologie (2 vol. 1981 [ Hay trad. von Werlhof. 1979 ----------------------------------------------. Oskar. Gadamers politische Hermeneutik der NS-Zeit.

Der Kampf um die Deutung von Geschichte – Das Beispiel Rosa Luxemburg«. Idith. Hannah Arendt-Zentrum der Carl von Ossietzky Universität Oldenburg und Zentrum für Philosophie der Justus-Liebig-Universität Gießen. 237–246 Wolfstein. »Die Lehrerin«. Evelin. en Schütrumpf 2006. »Die Diskussion um ein Denkmal. Veranstalter: Heinrich-Böll-Stiftung. octubre 2006 251 . en: UTOPIEkreativ. 185. 34 Zertal. Rosi.Wittich. Vortrag auf der Berliner Arendt-Konferenz zum 100. Geburtstag. 301–311 ------------------. 2006.–7. 5. 162. cit. »Between the Rebel and the Revolutionary – Hannah Arendt and Rosa Luxemburg«. »Rosa Luxemburg und die Diskussionen der sozialistischen Linken der ›Gegenwart‹. en: UTOPIEkreativ. 2004.