Está en la página 1de 1

gestion sustentable

8 LARAZON

Viernes 31 de mayo de 2013

LA miRADA

ENtREvistA AL DR. AbEL ALbiNO

“Debemos invertir en inteligencia”

Desde hace 20 años se dedica a combatir la desnutrición infantil. Hoy su metodología se replica en más de 50 centros del país y el exterior. Luchador incansable, el pediatra y fundador de CONIN asegura que para superar el subdesarrollo “hay que invertir en inteligencia”.

por RAFAEL OTEGUI

¿En qué momento se decide el destino de un país? ¿Cuándo se declara realmente su inde- pendencia? Para el prestigioso pediatra Abel Albino, luchador incansable contra la desnutri-

ción infantil, no hay que buscar la respuesta en los manuales de historia: el destino de un país se juega en los primeros años de vida de cada recién nacido

y la independencia se gana con

el desarrollo integral de su ce- rebro, a través de una adecuada nutrición. Porque son esos pri- meros años de existencia los que definen el potencial intelectual de cada persona y los que, en definitiva, trazan el porvenir de toda una comunidad. “La riqueza de un país es su capi- tal humano, y si ese capital está dañado, el país no tiene futuro”, sentencia Albino, que en lugar de quedarse como espectador del problema decidió crear hace

ya veinte años la fundación CO- NIN (Cooperadora para la Nu- trición Infantil), una organiza-

ción sin fines de lucro dedicada

a la prevención y al tratamiento

de la desnutrición infantil en el país. Con el tiempo, su metodo- logía fue adoptada y replicada por otras organizaciones socia- les, y en la actualidad CONIN coordina una extensa red de 51 centros distribuidos en el país y en el exterior. En diálogo con LA RAZÓN, Albino sostiene que la debilidad mental que provoca la desnutri- ción infantil “es la única creada por el hombre”, y que por lo tan- to “es la única que puede y debe ser revertida”. “Hay que termi- nar la guerra del hombre contra el hombre, e iniciar la guerra del hombre contra el hambre”, dis- para, y asegura que para cons- truir un gran país es necesario que todos los sectores de la so- ciedad, incluido el empresaria- do, “inviertan en inteligencia”.

-¿Por qué decidió crear CO- NIN?

-A principios de los años ‘90 me fui a España a estudiar biología molecular en la Universidad de Navarra. Allí entendí algo fun- damental: Europa pudo salir adelante y superar sus guerras absurdas porque su intelecto permaneció intacto. Quebró en lo material, pero su pobreza era externa. América Latina, en cambio, no sale de su problema crónico porque su intelecto está dañado. Aquí hay daño sociogé- nico biológico. Nuestra pobreza es interna. Yo sufría a la distan- cia esta angustiosa realidad que afrontaba mi querido país: tan grande, poderoso y tristemente

mi querido país: tan grande, poderoso y tristemente empobrecido. Y un día, en un diario que

empobrecido. Y un día, en un

diario que levanté de la calle, encontré una entrevista a la Ma- dre Teresa de Calcuta en la que

le preguntan qué era para ella la

paz, y como yo no estaba en paz, me movilizó mucho lo que de- cía esta mujer maravillosa: “El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. Y el fruto del servicio es la paz.” Entonces decidí dejar España y volver a la Argentina, impulsado por esas palabras.

-¿Cómo aborda CONIN el pro- blema de la desnutrición infan- til?

-Abordamos el problema desde la prevención y desde el trata- miento. Tenemos el primer Cen-

tro de Recuperación de lactantes desnutridos de la Argentina. Se llama Madre Teresa de Calcuta

y está en el departamento de

Las Heras, en Mendoza. Tam-

bién creamos el primer Centro de Prevención de Desnutrición

y Promoción Humana, que es

único en el mundo. Nos dimos cuenta de que la desnutrición es el resultado final del subdesa- rrollo. De nada sirve que yo ali- mente a un chico si lo devuelvo al ambiente hostil del que pro- viene. Si queremos quebrar la desnutrición debemos hacer un abordaje integral de la proble- mática social que origina la ex- trema pobreza: esto supone edu- cación nutricional, educación para la salud, lactancia mater- na, jardín maternal, talleres de artes y oficios, ropero familiar,

lectoescritura para analfabetos, prevención de adicciones, entre otras tantas cosas. -¿Es la desnutrición infantil la

“madre de todas la batallas” para superar el subdesarrollo? -La debilidad mental que pro- voca la desnutrición infantil es

la única que se puede prevenir, porque es la única creada por el hombre. Por lo tanto, es la única que puede y debe ser revertida. La desnutrición infantil no es sólo uno de los tantos síntomas de la pobreza. En algunos casos es su principal causa. El primer año de vida marca la suerte del Sistema Nervioso Central: un cerebro mal alimentado y poco estimulado durante ese perío- do, dejará como consecuencia un ser humano con debilidad mental y escasísimas posibili- dades de aprendizaje, y por ende de desarrollo. Se habla mucho de educación… La educación es una semilla maravillosa pero, como toda semilla, necesita de un sustrato para fructificar. Y el

sustrato anatomofisiológico don- de se siembra la educación es un cerebro intacto. Si no tenemos esos cerebros intactos, no hay

qué cosa educar.

-¿Hasta qué edad se puede in- tervenir para evitar secuelas irre- versibles?

-Los estragos que provoca la des- nutrición en la primera infancia son los más desgraciados para una sociedad, ya que en esta eta- pa el mayor impacto lo sufre el cerebro. Éste es el órgano que más rápidamente crece: pesa 35 gramos al nacer, 900 gra- mos a los 14 meses (cuando el niño camina) y 1.200 gramos en el adulto. Durante los primeros meses el cerebro crece a razón de 2 miligramos por minuto, y su actividad metabólica es muy intensa, con una regeneración celular del orden de los 250.000

elementos por minuto. A los nue- ve meses después del nacimiento, ya la mayor parte de las neuro- nas que constituyen el cerebro se han diferenciado y ubicado en las regiones cerebrales respec- tivas. Una vez en su lugar, cada neurona hecha “raíces” e inicia la comunicación con las neuronas

vecinas (sinapsis). A este proceso se lo llama “cableado neuronal”,

y a él se atribuye la mayor par-

te del espectacular crecimiento del cerebro durante los primeros

doce meses de vida. Cada neuro-

na, emite entre 5.000 y 15.000 cables que se interconectan con los cables de las otras neuronas

y le dan al individuo la rapidez

mental, la capacidad de creación, de asociación, la experiencia, la

memoria, etc. En la desnutrición, no sólo se detiene el crecimien- to cerebral, sino que además se produce una atrofia del cerebro. La suerte del sistema nervioso central está determinada en los primeros 12/18 meses de vida. Si durante este tiempo, el niño no recibe una adecuada ingesta de nutrientes y experiencias senso- riales consistentes, su capacidad intelectual estará disminuida.

-¿Cómo es el estado actual de la desnutrición infantil en la Ar- gentina?

-La mortalidad infantil es un indicador indirecto de la desnu- trición. Los indicadores directos son peso, talla y perímetro cra- neano. Pero como no tenemos es- tas mediciones, nos valemos del indicador indirecto, que es muy variable en nuestro país. La mor- talidad infantil va del 4,8 x 1.000 en Tierra del Fuego a 20 x 1.000 en Formosa: ¡ése el abanico que tenemos en la Argentina!

-¿Qué rol cree que debe jugar el

HOJA DE RUtA

n Abel Pascual Albino nació

en Buenos Aires en 1946. Se recibió de médico en la Uni- versidad de Tucumán, se doc- toró en la de Cuyo e hizo una especialización en pediatría en Chile, en donde conoció al Dr. Fernando Mönckeberg, quien sería su maestro.

n En 1993, luego de realizar

estudios de Biología Molecu- lar en España, creó en Men- doza la Fundación CONIN (Cooperadora de la Nutrición Infantil), replicando y com- pletando el modelo ideado por Mönckeberg.

n Desde entonces, varias or-

ganizaciones de nuestro país adoptaron su metodología para combatir la desnutrición infantil, y hoy integran la red CONIN más de 50 Centros de Prevención distribuidos en 15 provincias. También existen sedes en Paraguay, Perú y Gambia.

n Padre de cinco hijas, Al-

bino recibió varios recono- cimientos por su trabajo, como el Fellow de Ashoka, el Konex y el Humanitarian Prize de Ivy Foundation. Es- te año, fue distinguido con el premio Mataix a la “mejor

iniciativa institucional a fa- vor de la nutrición” otorgado por la Academia Española de Nutrición (AEN).

sector privado en la lucha con-

tra la desnutrición?

-Yo creo que se gasta mucho más dinero para odiarnos que para querernos. Sobran los ali- mentos, lo que falta es ver al prójimo como un hermano y darse cuenta que si trabajamos todos juntos, como hermanos que somos, los gobiernos, las organizaciones no guberna- mentales, el empresariado y la comunidad toda, podemos salir de este problema y de cualquier otro que se nos presente.

-¿Cuál es la propuesta de CO- NIN para aquellas empresas que quieran “invertir en inteli- gencia”?

-Nuestra propuesta es que se acerquen a nuestros centros:

que vean, que palpen el mila- gro, que entiendan el problema y que comprendan que todos somos parte de la solución. El capital humano dañado es lo que limita nuestras posibili- dades de crecimiento, por eso debemos terminar definitiva- mente con la pobreza. Si quere- mos ser un gran país, debemos invertir en inteligencia.