Está en la página 1de 16

“El hombre más oprimido puede oprimir a otro ser, que es su mujer.

La
mujer es la proletaria del mismo proletario”
Esta edición está dedicada a la memoria
de Marco Antonio Cuadra
Flora Tristán
contacto@periodico-solidaridad.cl
Región Chilena
Julio-Agosto 2014
N°24
Año 5
Periódico Comunista Libertario
$300
Solidaridad
periodico-solidaridad.cl
Editorial:
EL SEGUNDO
TIEMPO ESTUDIANTIL
FOB Y CTL
CONSTRUYENDO
PODER POPULAR EN
LOS TERRITORIOS DE
ARGENTINA Y CHILE
LA LUCHA DEL SUELDO
POR OFICIO DE LOS
PEONETAS DE COCA COLA
OPINIÓN SOBRE EL ABORTO
LOS AMIGOS DE DURRUTTI EN
LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA
“LA POLÍTICA ES TODO
AQUELLO QUE NO SE INCLINA
ANTE LO IMPOSIBLE”
INCLUYE
INFOGRAFÍA
¿CÓMO
CONSTITUIR UN
SINDICATO?
POR UN NUEVO HITO
MULTISECTORIAL
Educación:
Territorial:
Trabajadores/as:
Feminismo:
Memoria histórica:
Carmen Castillo:
¡
NO PASARÁN!
LOS ENGAÑOS DEL GOBIERNO...
Solidaridad Editorial / 2 Mayo-Junio 2014
POR UN NUEVO HITO MULTISECTORIAL
Editor@s:
Nahuel Valenzuela
Sebastán Hernández
Emilio Urtubia
Adela Velarde
Luna
Ulisses
Colaborador@s en esta edición:
Arturo López
Teresa Acosta
La Champurria
La Alzada-Acción Feminista Liber-
taria
Gannicus
*La ilustración de la portada está
basada en una antgua propaganda
vietnamita.
Agradecemos también a tod@s l@s
que hacen posible esta publicación,
desde los prensistas, hasta los más
anónimos colaboradores.
Contactos
contacto@periodico-solidaridad.cl
distribucion@periodico-solidaridad.cl
periodico-solidaridad.cl
Facebook (fan page):
Periodico-Solidaridad
Frente al monopolio de la informa-
ción por parte de quienes detentan
el poder, levantamos esta humilde
alternatva informatva, que preten-
de dar cuenta de aquella realidad
que los grandes medios ocultan o
tergiversan deliberadamente. Desde
una óptca clasista y libertaria, nos
encontramos al servicio de las or-
ganizaciones que dan la pelea día a
día y que aún creen que es posible
transformar esta realidad. Apoyar y
visibilizar las luchas e intereses de
las y los explotados y oprimidos en
este pedazo de terra es la meta que
hemos trazado, demostrando que a
pesar de todo, no estamos del todo
dormidos y que cada vez son más los
que se rebelan y comienzan a forjar
un horizonte libertario.
C
omo sugeríamos en la editorial anterior, la
nueva conformación del bloque dominante,
efectivamente está produciendo cambios en
el clima político del país. Por un lado, tene-
mos a una derecha histórica que es incapaz de reaco-
modar un proyecto político coherente que le permita
cohesionar a las distintas expresiones políticas que la
conforman, al contrario, la fragmentación política vi-
vida durante su último gobierno (Piñera) y el desarme
que sufrieron luego de haber perdido las presidenciales
del año pasado, provoca que se presente dividida entre
la dureza y torpeza de la UDI, y la colaboración crítica
de una RN que se muestra dialogante hacia el gobierno
de la Nueva Mayoría: sólo basta con ver las posiciones
de Carlos Larraín y de la nueva directiva “renovadora”
liderada por Cristián Monckeberg, o la integración
del diputado Gaspar Rivas a la bancada parlamentaria
transversal por una nueva Asamblea Constituyente
que lidera el PC. En todo caso, “la oposición”, en tanto
expresión política de la histórica derecha en el país, se
encuentra “derechamente” en descomposición.
Por otro lado, el conjunto de reformas instaladas en
estos primeros 100 días de gobierno, están siendo cues-
tionadas por un número no menor de sectores organi-
zados de la clase trabajadora, del estudiantado, y po-
bladores y pobladoras, que han seguido a pesar de este
clima, movilizados, aunque con menor intensidad. Esto
es relevante, ya que no hay que olvidar que estas refor-
mas, tienen como objetivo ante todo, recomponer un
contexto político de estabilidad y de gobernabilidad,
buscando construir por arriba los consensos y el apoyo
de la población para cohesionar socialmente lo que se
venía resquebrajando: el imaginario neoliberal. Es así,
como la Nueva Mayoría, reafirma categóricamente en
su proyecto de gobierno, que los criterios primordiales
para que la inversión extranjera se siga sosteniendo en
el país, son confiabilidad y estabilidad del marco ins-
titucional del Estado. Y para conseguir este objetivo,
están promoviendo cambios o reformas que permitan
sostener esta estratégica visión de gobernabilidad para
el período, sin romper por ningún motivo, los marcos
de acuerdo contraídos en las últimas décadas en el pac-
to neoliberal con los países centrales y de la región. En
este escenario político, el PC se convierte en un ele-
mento central, en tanto logra procesar y contener ha-
cia el “centro”, a un sector importante del movimiento
popular, generando de esta manera una musculatura
social de apoyo al actual bloque dominante. Aún así,
las parciales y amarradas reformas, están condiciona-
das y ancladas por un lado, por el escenario económi-
co, que en el último informe de política monetaria del
Banco Central (IPOM) no es para nada auspicioso: el
crecimiento para este año estará entre un 2.5 y 3.5 %
y se pronostica una caída general de la inversión. Pero
el hecho más preocupante para el gobierno, es que la
industria minera, ya a partir del año pasado comenzó a
disminuir, y que por el momento no da indicios de me-
jorar, a no ser que solucionen la grave situación ener-
gética que presenta el país. Por tanto la capacidad de
maniobra del gobierno, se podría estrechar en el marco
de una economía desacelerada, donde el cobre no lo-
gra repuntar. A pesar de esto, la situación no es crítica,
ni tampoco debería afectar eventualmente la situación
social de país.
Por otra parte, el conjunto del movimiento popular,
y su sector más dinámico por ahora, el estudiantil, si-
gue su propia agenda política, intentando a contrapelo
por medio de la movilización, instalar y disputar en el
medio social, una propuesta de reforma educativa con-
traria a la sostenida por los poderosos en el Parlamen-
to. En este sentido, es interesante pensar, que por el
momento, es el movimiento estudiantil el “actor” que
puede seguir habilitando la posibilidad del desarrollo
de un contexto de lucha continua, intentado blindar al
campo popular del avance del reformismo, tarea com-
pleja y necesaria para la etapa.
Mientras tanto, en el mundo de las y los trabajado-
res, luego de haber empezado el año con fuertes mo-
vilizaciones portuarias, y los recientes conflictos de la
FENASIPEC (Peonetas y choferes de la Coca-Cola) y
los sectores clasistas de los trabajadores del Transan-
tiago (que intentaron llevar adelante un paro el 3 de
julio, que no cumplió con las espectativas, debido a
los amedrentamientos patronales), la sensación que
predomina, es la falta todavía, de más organización
sindical y de proyección de la misma, que permita ir
articulando la idea de un movimiento de trabajadores
y trabajadoras. Necesidad indiscutible para plantear y
sostener los cambios profundos que el pueblo trabaja-
dor necesita. Es por eso que iniciativas como la Coor-
dinadora Nacional de No más AFP, las articulaciones
sectoriales que se despliegan en distintos rincones del
país, como la Red sindical de Atacama, y otros humil-
des y sinceros empeños políticos-sindicales, como el
Frente de trabajadores y trabajadoras Ernesto Miran-
da (FTEM), se hacen necesarios para ir construyendo y
madurando políticamente una línea de ruptura con el
modelo, al interior del mundo del trabajo.
En otro registro, reiteramos la necesidad de avanzar
en la articulación de la izquierda revolucionaria, paso
primordial, para generar al interior del campo popular
una fuerza social de cambio. Para esta tarea, debemos
crear canales y espacios de diálogo, y sobre todo de
construcción, para movilizar así las fuerzas sociales de
cambio que nuestra clase requiere. Así, podremos uni-
dos, luchar por recuperar nuestros recursos naturales,
por conquistar derechos sociales usurpados o negados,
y todos los elementos que sean gravitantes para lograr
el quiebre institucional del bloque neoliberal, estrate-
gia central del período, que sólo puede ser desplega-
da a partir de una telaraña social constituida, donde la
multisectorialidad del campo popular, procesada desde
la acción directa a nivel de masas, más la acción con-
junta y organizada de la izquierda de intención revo-
lucionaria, pueden lograr desestabilizar el orden de los
poderosos. En este sentido, a un poco más de un año
del paro multisectorial del 26 de junio, debemos sacar
las lecciones de aquella interesante experiencia.
Antes de finalizar, queremos dedicar este número a
Marco Antonio Cuadra, dirigente sindical del transpor-
te, fallecido luego de inmolarse, como acto de protesta
contra la empresa que lo explotaba. Este número va de-
dicado a él, a sus compañeros y compañeras de trabajo
y del sindicato, y por supuesto a su familia.
Marco Antonio Cuadra
estás presente en nuestra lucha
¡Por el Socialismo y la Libertad!
¡Arriba las y los que Luchan!
Periódico Comunista Libertario
Solidaridad
Periódico Comunista
Libertario
- Chile -
Solidaridad Educación / 3 Julio-Agosto 2014
Los movimientos del gobierno y la
indeterminación del movimiento
estudiantil
C
onforme a sus objetivos, el
gobierno ha logrado avan-
zar en su agenda regulado-
ra del mercado educativo,
buscando sumar apoyo y respaldo
ciudadano a la tan bullada reforma
educacional. La implementación de
la reforma será parcelada, esto con
miras a diluir el debate y evitar la
discusión de fondo sobre el modelo
educativo; discusión peligrosa, ya que
se entrelaza con un cuestionamiento
hacia la sociedad mercantil y neoli-
beral, en la que todos los derechos
sociales se encuentran reducidos y
limitados. Sin embargo, en tanto ini-
ciativa política, el gobierno ha deci-
dido disputarle al movimiento social
su legitimidad “ciudadana”, pasando
a la arena mediática con un potente
discurso centrado en los principios
de la reforma, mientras se entram-
pa a los actores sociales del mundo
educativo en una discusión interna
sobre su participación en los espa-
cios institucionales que ofrece la
reforma. Durante este semestre las
ambigüedades no las presentó el go-
bierno, quienes siguen defendiendo
el modelo neoliberal de educación
apuntando solo a su regulación y ma-
quillado con un discurso social; fue el
movimiento estudiantil, quien con-
ducido por nuevas organizaciones
políticas de izquierda, fue incapaz
de salir al paso con sus orientaciones
políticas históricas, resultado esto en
una mera reactividad a la avanzada de
Bachelet y en una escaza convocato-
ria a nuestros compañeros y compa-
ñeras al debate y a la participación
en el movimiento estudiantil, debili-
tándonos como actor mediático y en
nuestras bases sociales. Esta indeter-
minación, cuya responsabilidad tam-
bién recae en fuerzas políticas que
fueron incapaces de implementar su
diagnóstico y enfrentar el programa
de las fuerzas políticas tradicionales,
cayeron en el mismo juego del temor
a perder masividad e incidencia, en-
trampándose en un terreno donde
el gobierno y el empresariado tienen
todas las de ganar.
Avanzando a construir una ofensiva
Durante la conducción de la Izquier-
da Autónoma en lo estudiantil, se
presentó en el seno del movimien-
to, la supuesta dicotomía entre una
apuesta por la masividad en la movili-
zación, y la apuesta por la radicalidad
en la misma. La masividad entendida
como un aumento en la participación
de las capas medias de la población,
acomodando las principales con-
signas y los métodos de protesta al
“sentido común”, para lograr la inte-
gración de dichos sectores a la mo-
vilización. Por otra parte, la radicali-
dad, era reducida a un conjunto de
métodos de protesta, clásicos de lo
popular, que se veían descartados,
por contener un nivel inadecuado
de violencia en relación a las clases
medias. De forma que el avance ha-
cia una perspectiva clasista del movi-
miento estudiantil, se veía truncado
en pro de conseguir la masividad y el
ensanchamiento del apoyo nominal
de las clases medias. Lo cual tuvo sus
resultados a corto plazo, con un mo-
vimiento estudiantil fortalecido en
las encuestas, dominando, e incluso
dirigiendo la opinión pública. Sin em-
bargo, a mediano plazo, dicho ensan-
chamiento no se tradujo en ninguna
ganada concreta para el estudianta-
do; ni tampoco para los proyectos
que nacieron a partir de ellos con la
coordinación con otros sectores de
lo social (perteneciente a las clases
medias) tales como los intentos por
proyectar una “asamblea constitu-
yente” o el tan aclamado “plebiscito
por la educación”. Dicha estrategia,
no generó una acumulación política
importante para el mundo social en
general, sino que generó una pos-
terior disgregación y atomización;
proceso favorecido por el nefasto
ambiente de las elecciones presiden-
ciales.
La alternativa presentada por las y los
libertarios -que creemos debe seguir
sosteniéndose- busca superar dicha
dicotomía entre masividad y radicali-
dad. Entendemos que dicha relación
dicotómica se encuentra mal plan-
teada, fundamentalmente por la su-
perficialidad con la que son aborda-
dos ambos conceptos respecto a sus
definiciones, y en cuanto a los acto-
res sociales que involucran. En primer
lugar, creemos que la masividad si
bien tiene su primera traducción en
la generación de apoyos en torno al
movimiento estudiantil, con el obje-
tivo de generar una posición de fuer-
zas, estos “apoyos” deben superar la
simple nominalidad, y/o la mera ads-
cripción a un marco reivindicativo, ya
que hemos visto que la posición de
fuerza que se genera, es meramente
comunicacional y carente de pers-
pectivas a largo plazo. Sabemos que
una real posición de fuerzas, implica
la generación de apoyos orgánicos;
lo que en un mundo social descom-
puesto como el que enfrentamos,
exige redoblar los esfuerzos políticos
en la recomposición de cada espacio
de construcción. En segundo lugar, la
radicalidad debe ser entendida como
un avance en la profundización de las
perspectivas clasistas del movimien-
to estudiantil. No como una imposi-
ción de los programas clasistas de las
diferentes organizaciones políticas
que confluyen en este frente, lo que
difícilmente podría asegurar una evo-
lución como la que se requiere; si no
como un proceso dinámico, que ve
su parte medular en un intensa praxis
por la constitución de alianzas con
otros frentes de construcción po-
pular. Esto también implica un gran
esfuerzo teórico, en la síntesis de los
aprendizajes construidos conjunta-
mente, en la generación de nuevos
marcos reivindicativos, cuyos niveles
de complejidad vayan en aumento.
Lo anterior, no busca descartar al
concepto de “radicalidad” como se
encuentra definido en el movimiento
estudiantil, es decir, como un conjun-
to de métodos de protesta. Este es
un aspecto relevante en dicho proce-
so dinámico, pero debe ser conside-
rado en su correcta dimensión, y no
como un aspecto totalizador.
En base a lo anterior, la multisecto-
rialidad, ha sido levantada como un
concepto que permite sintetizar la
masividad enfocada a los sectores
populares, y la radicalidad como un
proceso dinámico de síntesis orgá-
nica y política, hacia una profundi-
zación del pensamiento clasista en el
movimiento estudiantil, y por sobre
todo en el movimiento popular. Esta
estrategia, resulta la más coherente
con el objetivo que nos hemos pro-
puesto; reconstituir el campo popu-
lar. El movimiento estudiantil, tiene
su rol fundamental de dinamizador
de este proceso, y espacio de nuclea-
miento y fortalecimiento de los sec-
tores populares, en los cuales puede
radicar una real posición de fuerzas.
Nuestra ofensiva como estudiantes,
nunca ha sido sólo nuestra. Nuestra
ofensiva se encuentra radicada en
una estrategia conjunta de un movi-
miento popular fuerte, con un marco
reivindicativo multisectorial, y gran
poder movilizador. Construir una
fuerza social que sea capaz de ge-
nerar desde la movilización ganadas
concretas y enfrentar a la institucio-
nalidad política-económica que no ha
sido capaz de responder a nuestras
demandas; además la profundización
de éstas no pasará solamente por ge-
nerar pisos reivindicativos, sino por
darle también un quehacer concreto
a nuestros compañeros y compañe-
ras. Comenzar a trabajar en esto, es
imperativo no desde ahora, si no hace
dos o tres años atrás. Hoy es merito-
rio cuestionar cual es el rol que ha
cumplido nuestro acceso a diversos
cargos de representación dentro de
lo estudiantil, y como estos se han
traducido en una efectiva acumula-
ción para esta estrategia.
EL SEGUNDO TIEMPO
DEL MOVIMIENTO
ESTUDIANTIL
CON UN LLAMADO A LA MOVILIZACIÓN, SE HA
ABIERTO EL SEGUNDO TIEMPO DEL MOVIMIENTO
ESTUDIANTIL, PARA ESTE PRIMER AÑO DE OFENSIVA
GUBERNAMENTAL ¿CUÁNTO DAÑO NOS HA HECHO?
¿CÓMO ORIENTAMOS LA RESPUESTA?
por Luna y Ulisses
Militantes de Estudiantes Revolucionarios Libertarios (ERL)
Solidaridad Territorial / 4 Julio-Agosto 2014
FOB-CTL:
Unidad de organizaciones de base
para golpear con fuerza desde los
barrios
L
a FOB surge como fruto
de un trabajo común de
distintas organizaciones
barriales de la periferia de
Buenos Aires, en respuesta a la cri-
sis del modelo neoliberal en Argen-
tina, en la década de los noventa.
La privatización de una serie de
empresas públicas, la falta de em-
pleo, y la inacción de las centrales
sindicales obligó a la población a
buscar nuevas formas organizativas
por fuera de la estructura y con una
forma de participación democráti-
ca y horizontal.
En un proceso de lucha de varios
años fueron confluyendo nume-
rosas organizaciones que estable-
cieron criterios de construcción
común. Esto se tradujo en una se-
rie de proyectos y medidas de lu-
cha para presionar a los gobiernos,
exigiendo mejoras en subsidios y
calidad de vida de los barrios ar-
gentinos. La organización de los
vecinos, sin delegaciones partida-
rias ni intermediarios, y la acción
directa fueron fundamentales.
A pesar de no seguir en particular
ninguna tendencia anarquista, sí
promueve un “anarquismo social”
basado en la experiencia del tra-
bajo diario en la comunidad. En
su interior, cada movimiento tiene
autonomía táctica entre sí, posee
asambleas propias, se respeta sus
dinámicas de funcionamiento in-
terno, espacios y tiempos.
También desarrollan reuniones so-
bre productivos y trabajo en gene-
ral, talleres de formación militante
-en historia, política, educación-,
talleres de salud, género y luchas
reivindicativas por salud, vivienda,
trabajo, educación, comedores,
copas de leche y sobre todo pro-
yectos de trabajo cooperativo. Esta
fuerza hoy les permite estar pre-
sente en las provincias de Buenos
Aires, Chaco, Corrientes, Córdoba
y Rosario.
El territorio como concepto
dinamizador más allá de lo
poblacional
CTL comprende el territorio como
un concepto que permite pensar
una multiplicidad de comunidades
que habitan y construyen social-
mente un espacio geográfico es-
pecífico. Es decir, una zona puede
remitir a un conjunto de territorios
con alguna característica en co-
mún.
En este sentido, engloba una
perspectiva mucho más amplia de
trabajo que la población, a la cual
se ha asociado mecánicamente lo
territorial en la mayoría de las or-
ganizaciones de izquierda. Muchas
veces ocurre que hay trabajos po-
blacionales que no se piensan en
perspectiva territorial, y viceversa.
Para CTL “Si la política de cualquier
organización se orienta al asenta-
miento de movimientos de base con
arraigo comunitario y una perspec-
tiva de intervención local -al menos
en primera instancia-, entonces po-
demos decir que estamos ante una
política territorial”.
En cuanto a la crítica recurrente
del trabajo territorial comprendido
como una serie de talleres sin pers-
pectivas claras, CTL señala; “Si bien,
se comprende la necesidad de ejecu-
ción de talleres para diferentes fines,
la única forma de que este tipo de ini-
ciativas tengan una proyección útil al
pueblo es a través de la coordinación
y trabajo conjunto entre las organiza-
ciones similares, convivan o no en un
mismo lugar. Por ello es importante
tener diagnósticos serios, y estudiar
las dinámicas que se dan entre las or-
ganizaciones (…)”
Poder popular desde y para los
territorios
La idea de un poder alternativo al
poder estatal se ha presentado nu-
merosas veces en la tradición mar-
xista y/o libertaria, y ha sido desa-
rrollada como praxis política en
variados procesos revolucionarios
a lo largo de la historia. En América
Latina, la noción de un poder que
ha de oponerse al poder dominante
ha sido ampliamente elaborada por
teóricos y organizaciones revolu-
cionarias de diferentes sectores.
Para la CTL la apuesta de poder
popular se entiende como una pau-
latina expropiación del poder polí-
tico y social del Estado y sus exten-
siones territoriales, por ejemplo,
las Municipalidades, ya sea por la
incapacidad de estas instituciones,
o bien, porque es parte de un pro-
ceso de construcción de una nueva
sociedad que debe enfrentarse con
dichas herramientas en poder del
pueblo.
La FOB por su parte, entiende el
poder popular “como la construcción
de una fuerza desde las organizacio-
nes de base, que sea capaz de asumir
las funciones que hoy cumplen los es-
tados y sus gobiernos, una forma de
poder diferente que no sea de arriba
hacia abajo, de manera horizontal y
construida por todos los actores”.
De esta manera, la perspectiva de
ambas organizaciones establece
que el desarrollo del poder popular
es intrínsecamente contradictorio
con el poder estatal, aunque esta
contradicción no significa negar la
por Adela velarde
LA FEDERACIÓN DE ORGANIZACIONES DE BASE (FOB) Y LA COORDINACIÓN TERRITORIAL LIBERTARIA
(CTL) DESARROLLARON DOS ENCUENTROS, UNO EN LA POBLACIÓN LA BANDERA DE SANTIAGO
Y OTRO EN VALPARAÍSO, CON EL PROPÓSITO DE DISCUTIR SUS PRINCIPALES LÍNEAS DE TRABAJO.
LA MULTISECTORIALIDAD, AUTOGESTIÓN Y PODER POPULAR SE PRESENTAN COMO CONCEPTOS
CLAVES PARA LA ESTRATEGIA QUE SE COMIENZA A CIMENTAR DESDE LOS TERRITORIOS.
Construyendo poder popular desde
los territorios de Argentina y Chile
“DE ESTA MANERA, LA PERSPECTIVA DE AMBAS
ORGANIZACIONES ESTABLECE QUE EL DESARROLLO DEL PODER
POPULAR ES INTRÍNSECAMENTE CONTRADICTORIO CON EL
PODER ESTATAL, AUNQUE ESTA CONTRADICCIÓN NO SIGNIFICA
NEGAR LA POSIBILIDAD DE QUE EXISTAN AMBAS FORMAS DE
PODER EN TODO MOMENTO. ”
Solidaridad Territorial | Trabajador@s / 5 Julio-Agosto 2014
Se constituye la
Federación de
Trabajadores de la
Educación (FTE)
por Sebastán Hernández
T
ras 2 largos años de
esfuerzo, trabajo y
planificación, de un
conjunto de dirigen-
tes sindicales y trabajadores y
trabajadoras de la educación,
el 19 de junio pasado, se ha lo-
grado constituir “formalmente”
la Federación de Trabajadores
de la Educación (FTE). Esta or-
ganización inter-sindical que
aglutina a 4 sindicatos de la
educación (Sindicato Nacional
Inter-Empresa de Trabajadores
de la Educación, Sindicato del
Colegio Raimapu, Sindicato del
Boston College La Florida y
Sindicato Boston College San
Martín) había estado funcio-
nando “de hecho” desde finales
del 2013 prestando respaldo y
asesoría a sindicatos de base y
aglutinando las luchas de las y
los trabajadores de los sindica-
tos que la constituyen, que han
vivido recientes procesos de ne-
gociación colectiva y/o huelgas,
el último de ellos, culminó hace
pocos días, con una importante
victoria para las y los trabajado-
res.
Es importante recalcar que la
desorganización crónica de las
y los traba- jadores de
la educación es una realidad
que está a la orden del día,
en donde la carencia de or-
ganizaciones y referentes
sindicales es sólo un re-
flejo más del lamentable
estado de organización
de la clase trabajadora a
nivel nacional. Por esta
razón, el surgimiento de
organizaciones que uni-
fiquen a los sindicatos
para superar las luchas
parceladas, es un as-
pecto positivo que
se debe difundir, saludar, e im-
pulsar en cualquier rama laboral.
A corto plazo la FTE se dedica-
rá a la educación sindical y a la
formación de dirigentes y socios
de los sindicatos, como también
a la asesoría legal para ir mejo-
rando los contratos colectivos
de sus sindicatos de base. Den-
tro de su plataforma de lucha
a mediano plazo existen 4 ejes
principales:
-Aumentos salariales; que
apuntan a subir los salarios míni-
mos nacionales y que impulsen
la igualdad en las remuneracio-
nes.
-Bonificaciones; relacionadas
con el transporte, vestuario, res-
ponsabilidad, defunciones, hijos
y becas.
-Perfeccionamientos; recono-
ciendo los aportes que se harán
apostando al reconocimiento de
logros.
-Mejorar las condiciones de
trabajo y participación; por me-
dio de la participación democrá-
tica al interior de los estableci-
mientos educativos.
La Federación, propone no so-
lamente ocuparse de los proble-
mas específicamente
“gremiales”, ya que
tiene como obje-
tivo constituir-
se en un ente
activo dentro
de la rearti-
culación del
movi mi ento
popular, con el
fin de “avanzar
en un proyecto
educativo nuevo
para los niños y jó-
venes de este país,
asumiendo nuestra
tarea más allá de
las reivindicaciones
laborales concretas
y pensando en el
desarrollo del movi-
miento social”.
posibilidad de que existan ambas
formas de poder en todo mo-
mento. De hecho la mayor parte
del tiempo, mientras una u otra
forma de poder pretende volver-
se hegemónica, deben convivir
en una conflictiva e inestable
relación.
De acuerdo a la FOB, “no somos
una vanguardia que baja al ba-
rrio a dar las indicaciones, somos
parte del trabajo en asamblea, un
espacio de nucleamiento donde
se establecen perspectivas para
reivindicaciones concretas. Cada
región tiene sus propias luchas y
asambleas locales, y a nivel nacio-
nal existe un trabajo federado que
da articulación y fuerza al resto
del territorio”.
Desafíos para las y los
libertarios en el campo
territorial
La militancia territorial liberta-
ria debe asumir que la institucio-
nalidad existe, y por ende que en
cada paso que se avanza se irá
encontrando un Estado que bus-
cará integrar la organización co-
munitaria en sus lógicas, o recha-
zarla y neutralizarla. De acuerdo
a esto, la CTL considera que
“debe aportar a la organización
de formas propias y autónomas de
poder popular, considerando que
mientras mayor sea su grado de
desarrollo, el pueblo estará en un
mejor pie para afrontar las manio-
bras de cooptación institucional”.
De esta manera, el trabajo
coordinado entre los militantes
libertarios, así como también el
trabajo conjunto de las fuerzas
revolucionarias insertas en el
territorio, son la única garantía
para presentarse y enfrentarse
de forma exitosa al Estado, pu-
diendo incluso instrumentalizar
y controlar algunos espacios que
abre en la medida que estos fa-
vorezcan el desarrollo de un po-
der del pueblo.
En este sentido, el territorio se
presenta como un espacio en el
que convergen diferentes suje-
tos y expresiones sociales y po-
líticas de una misma clase social.
Lo que unifica los frentes de
lucha poblacionales, estudian-
tiles y sindicales de izquierda y
libertarios es un mismo proyecto
político de la clase trabajadora
a la que todos pertenecen; sin
este proyecto político global,
será difícil dar con puntos de en-
cuentro de solidaridad y apoyo
mutuo. De acuerdo a la CTL “la
construcción territorial es un mo-
mento de configuración de dicha
clase, que tiene la potencialidad de
hacer carne su unidad en torno a
tareas concretas de tipo multisec-
torial. Dicho de otro modo, una es-
trategia multisectorial tiene como
base indispensable territorios en
los cuales se organiza el pueblo, y
ese es su valor estratégico”.
El desafío que se abre es llegar
a acuerdos sobre una estrategia
revolucionaria común y el rol
específico que le cabe a la cons-
trucción territorial en ella. Sin
duda esto no se podrá zanjar de
la noche a la mañana, pero sí se
pueden ir planteando algunas te-
sis orientadoras que pavimenten
el camino hacia una estrategia
que será resultado de la delibera-
ción del movimiento popular en
su conjunto, y de sus diferentes
frentes de lucha.
Es fundamental para el período
que se inicia tener la capacidad
de conectar nuestras formas de
autoconstrucción territorial y
luchas reivindicativas con hori-
zontes políticos definidos, esta-
bleciendo en su justa medida los
alcances y objetivos que tiene la
lucha táctica por reformas en el
marco de un trazado estratégico
revolucionario.
Solidaridad Trabajador@s / 6 Julio-Agosto 2014
E
l martes 10 de Junio los
Peonetas y Choferes de
Coca-Cola agrupados en
la Federación Nacional de
Peonetas de Coca-Cola (FENASI-
PEC) comenzaron un paro nacional
en varias regiones del país exigien-
do el “sueldo por oficio”, proceso
que comenzó hace un par de meses
donde dirigentes de Santiago viaja-
ron a diferentes regiones para rear-
mar sindicatos o parar otros, todo
en preparación a esta negociación
a nivel nacional.
Pasada una semana el paro de tra-
bajadores ya se extendía y daba fru-
tos en Iquique, Valparaíso, Chillán,
Temuco, Valdivia, Puerto Montt,
entre otros lugares; en regiones ya
no se estaba vendiendo Coca-Cola,
las plantas estaban paradas porque
no existía distribución y por ende
no había donde guardar lo que se
producía. Los trabajadores tenían
el toro por las astas, hasta que fi-
nalmente el martes 17 se produjo
una arremetida del Gobierno y la
patronal. En la noche del día lunes
se difundió un comunicado urgente
que señalaba que en la madrugada
los trabajadores en paro serían re-
primidos por Fuerzas Especiales de
Carabineros; era Gustavo Godoy,
presidente de la Federación quien
manejaba esa información y se en-
contraba viajando a Valparaíso para
apoyar la movilización en la Planta
de Concón. Los trabajadores no
tenían miedo de enfrentarse a las
Fuerzas Especiales, ellos estaban
dispuestos a dar la pelea, sin em-
bargo, la represión y el miedo vino
por parte de los Seremis del trabajo
de las diferentes regiones del país,
quienes manifestaron que el paro
era ilegal y por ende debía ser de-
puesto, lo que finalmente provocó
que en varias ciudades se terminara
bajando la movilización.
Seremis y el acuerdo con el
Gobierno
La presión por parte de algunos
Seremis del trabajo ya se veía ve-
nir en algunas regiones desde el
comienzo del paro, por ejemplo en
Temuco el Seremi le “aconsejó” a
los trabajadores firmar la propuesta
de la empresa que en ese momento
se les estaba ofreciendo, pues de
lo contrario serían despedidos. Re-
sulta extraño pensar que ocurrie-
se esta situación, ya que luego de
la marcha masiva de Peonetas de
Coca-Cola y CCU realizada el 28
de Marzo, existía una buena comu-
nicación entre los compañeros de
FENASIPEC y el Ministerio del Tra-
bajo, el cual había manifestado el
apoyo a la lucha por el sueldo por
oficio, lo que al parecer sólo fueron
palabras de buena crianza, puesto
que en la práctica terminaron apo-
yando a la empresa Embonor, asus-
tando y abandonando a los traba-
jadores en paro a su propia suerte.
El aprovechamiento de Embonor
Para desestabilizar el paro las em-
presas de transportes subcontra-
tistas de Embonor comenzaron a
mandar cartas de despido a los tra-
bajadores en lucha, ya que acusa-
ban de ilegal a la movilización. Esta
clara medida de amedrentamiento
en contra de quienes en esos mo-
mentos los tenían en las cuerdas,
fue posible solamente gracias a la
intervención de los Seremis quie-
nes dieron validez a las cartas, lo
que terminó intimidando a muchos
trabajadores que se bajaron del
paro y fueron despedidos de sus
respectivas empresas. No obstante,
los despidos fueron “con elástico”,
pues inmediatamente las empresas
volvieron a recontratar a los traba-
jadores pero sin mantenerles los
años de servicio, lo que es un claro
aprovechamiento, pero que deja de
manifiesto que nadie más puede
desempeñar las labores de chofe-
res o ayudantes en estas empresas,
y que es muy difícil conseguir un
PEONETAS DE COCA-COLA:
por Gannicus
Paralización de peonetas en Arica
“ESTA GRAN MOVILIZACIÓN HA SIDO HISTÓRICA Y
A PESAR DE QUE QUIZÁS FUE BAJADA DE MANERA
EXTRAÑA POR MANIOBRAS DEL MISMO GOBIERNO
Y LOS PODERES ECONÓMICOS LOCALES, LOS
COMPAÑEROS DE FENASIPEC MANIFIESTAN ESTAR
SIEMPRE DISPUESTOS A ENFRENTAR CUALQUIER
OBSTÁCULO.”
LA BATALLA POR EL SUELDO
POR OFICIO SIGUE VIVA
Solidaridad Trabajador@s / 7 Julio-Agosto 2014
reemplazo para sus labores.
Sueldo por oficio ahora
A pesar de la intervención de los
Seremis y las Inspecciones del Tra-
bajo Regionales, los trabajadores sí
estaban en pleno derecho a nego-
ciar colectivamente, tanto como
los Sindicatos Interempresas (la
mayoría de las regiones), como los
Sindicatos por Empresa (Valdivia
e Iquique). Según nos manifestó
Gustavo Godoy (Cazuela) presi-
dente de la FENASIPEC, “esta pe-
lea no está perdida, le vamos a dar
cara a los weones”. Y claro que no
está perdida, a pesar de todos los
problemas finales el paro sí dejó un
triunfo, particularmente en la ciu-
dad de Arica, en donde los viejos
que habían sido despedidos fue-
ron reintegrados y con contrato,
algo que no era común en la zona,
además recibiendo un aumento de
sueldo de $100.000 para los peone-
tas y de $80.000 para los conducto-
res, un pequeño sueldo que fija un
piso para dar una nueva pelea con
Embonor.
Lo que se viene
Hoy esta lucha sigue vigente. El
lunes 30 de Junio comienzan a ne-
gociar regladamente Valdivia, Te-
muco, Concepción y San Fernando,
mientras que durante el mes de
Agosto lo harán Iquique y Curicó.
Además, se han tenido conversa-
ciones con el Ministerio y la Inspec-
ción del Trabajo reclamándoles por
las intervenciones a favor de la em-
presa que tuvieron durante el paro
y los mismos trabajadores están
investigando quienes fueron los
funcionarios que fiscalizaron y pro-
vocaron el conflicto en las diversas
zonas, para así tomar las medidas
del caso y exigirle explicaciones y
acciones a la autoridad.
En relación a Embonor y las empre-
sas subcontratistas, estas últimas
firmaron un protocolo en el cual se
comprometían varias de ellas a ne-
gociar de manera reglada. Por otra
parte, los trabajadores le exigie-
ron a Embonor que participara de
las reuniones con las empresas, el
Gobierno y la Superintendencia de
Seguridad Social, para ver el tema
de las negociaciones y la seguridad.
Esto, porque la empresa mandante
Embonor, se lava constantemente
las manos, y manifiesta que no tie-
ne nada que ver con los trabajado-
res de las empresas de transportes
y por ende tampoco con las nego-
ciaciones, aun cuando después de
terminado del paro ordenaron la
realización de despidos masivos de
trabajadores que supuestamente
no son “suyos”.
Esta gran movilización ha sido his-
tórica y a pesar de que quizás fue
bajada de manera extraña por ma-
niobras del mismo Gobierno y los
poderes Económicos locales, los
compañeros de FENASIPEC mani-
fiestan estar siempre dispuestos a
enfrentar cualquier obstáculo. No
cabe duda que este será el caso,
pues si no sirve el diálogo, existen
variadas formas de presión, ya lo
han hecho en el pasado y en el Mi-
nisterio y la Dirección del Trabajo
saben que con ellos no se juega.
Paralización de peonetas en la quinta región
La Federación FENASIPEC se
reunió el día de ayer en el Mi-
nisterio del Trabajo primero exi-
giendo respuesta al apoyo que
iba a brindar este Ministerio a la
movilización, apoyo que desde
la Ministra del Trabajo, los Sere-
mis Regionales y la Direcciones
del Trabajo Regionales como la
Dirección Nacional del Trabajo,
apoyaban esta movilización con
un solo objetivo: nivelación de
sueldos o sueldo por oficio, el
señor jefe de gabinete de la Sub-
secretaria del Trabajo don Jorge
Millaquen Mercado y después en
la Dirección Nacional del Traba-
jo con el Subdirector Nacional
del Trabajo Rafael Pereira Lagos,
ambos tienen que dar explicacio-
nes del Gobierno por el actuar ya
que nos habíamos reunido un par
de veces antes de comenzar esta
movilización: primero el actuar
de carabineros para defender los
intereses de la empresa Embo-
nor y las contratistas, segundo
de las responsabilidades y actua-
res de las Seremis Regionales del
Trabajo apoyando a las mismas
empresas y actuando en contra
de los trabajadores y tercero de
las Inspecciones Regionales del
Trabajo debido a que estos per-
soneros de gobierno apoyaron
siempre el actuar de la empresa
Embonor.
También decir que casi todos
los petitorios que se entregaron
son de Sindicatos Interempre-
sas que por ley tienen derecho
a este tipo de movilizaciones, la
empresa Embonor tendrá que
responder, ya que debido a su
notificación a la Federación de
no querer negociar según un ar-
tículo del Código del Trabajo no
argumenta dicha respuesta, ade-
más de dar la orden de que tie-
nen que haber despedidos para
bajar los ánimos y la buena fe
de esta Federación para con sus
compañeros de clase, esta Fede-
ración ha demostrado la discon-
formidad de las regiones sobre
las condiciones mínimas de hi-
giene y seguridad en el trabajo y
el descontento generalizado del
abuso de esta embotelladora de
Coca-Cola en la manera de escla-
vizar a los trabajadores con suel-
dos de hambre y miseria y que de
por ley no puede negociar, pero
según el artículo 183 del Código
del Trabajo son responsables de
las condiciones mínimas de se-
guridad en el trabajo lo que esta
Federación FENASIPEC ha cons-
tatado de que nunca han cumpli-
do.
Embonor, empresa de mafiosos
y sinvergüenzas si tiene derecho
a ordenar despidos masivos y co-
meter practicas anti-sindicales
y estar fuera de la ley, los com-
pañeros que exigen cambios ra-
dicales en sus condiciones tan-
to remuneracionales como del
trabajo mismo son acusados de
ilegalidades y esta empresa Em-
bonor la comete todos los días
desde su creación.
Acusamos públicamente el ac-
tuar de este Gobierno con los
compañeros peonetas y con-
ductores de Embonor y por so-
bre todo de los despedidos en la
planta de Concón por no respe-
tar su derecho a querer cambiar
su condición actual.
¡Esta Federación no descansará
hasta conseguir el objetivo! Así
como lo ha hecho con Embote-
lladora Andina S.A. durante diez
años, estamos comenzando con
Embonor.
Compañeros, la lucha por con-
seguir los objetivos no es fácil,
nunca lo ha sido y nunca lo va a
ser, tenemos en contra a la em-
presa, a la ley y al Gobierno, y eso
siempre va a ser así, están empe-
zando a pelear y así se pelea, con
firmeza y dignidad, no estamos
pidiendo limosnas estamos exi-
giendo ¡Respeto!
¡Arriba los que luchan!
¡Nunca más solos!
FENASIPEC
DECLARACIÓN FENASIPEC TRAS REUNIÓN EN EL
MINISTERIO DEL TRABAJO EL PASADO VIERNES 20 DE JUNIO
¿Cómo
se constituye un
sindicato?
por Ulisses y Emilio Urtubia
Isotpos: Gerd Arntz (1900-1988)
L
o primero, es no avisar ni a los jefes, ni
a los patrones, que se va a constituir
un sindicato; es importante actuar
sigilosamente y agruparse primero con
nuestros compañeros y compañeras de trabajo
más confiables. Ahora bien, la constitución de
un sindicato está regulado en los artículos 221 y
siguientes del Código del Trabajo, en el cual se
exigen 3 requisitos:
Asamblea constitutiva:
Esta se realiza entre todas y todos los
trabajadores que concurran a esta cita, las
votaciones serán secretas y efectuadas ante
un ministro de fe. En la asamblea constitutiva
deberán votarse los estatutos del sindicato y se
procederá a elegir a la directiva del sindicato.
Además, debe levantarse un acta de esta
asamblea.
Presencia de ministro de fe:
Debe certificar el acta original de constitución del
sindicato y las copias de los estatutos votados, debiendo,
además autorizar con su firma a lo menos tres copias del
acta respectiva y de sus estatutos. Pueden ser ministros de
fe los Inspectores del Trabajo, Notarios Públicos, Oficiales
del Registro Civil y los funcionarios de la Administración
del Estado que sean designados en calidad de tales por la
Dirección del Trabajo.
Una vez cumplidos estos requisitos, existe un plazo de
15 días (contados desde la realización de la asamblea
constitutiva) para depositar en la Inspección del Trabajo el
acta original de la asamblea de constitución y dos copias
del estatuto certificadas por el ministro de fe. El sindicato
adquiere personalidad jurídica desde el depósito de estos
documentos, si no se efectúa el depósito en el plazo legal
debe realizarse nuevamente la asamblea constitutiva y los
dirigentes sindicales pierden el fuero.
Quórum:
Es el número de trabajadores y trabajadoras que
exige la ley para constituir el sindicato. Este varía
según el número de trabajadores y trabajadoras.
50 o menos trabajador/as
en la empresa.
51 o más trabajador/as
y existe sindicato vigente.
51 o más trabajadores/as
y no existe sindicato vigente.
8 trabajadores/as.
25 trabajadores/as que
representen como mínimo
el 10% del total.
8 trabajadores/as y se
cuenta con un año para
llegar a 25, o al 10% del
total.
Nº trabajadores y
trabajadoras Empresa
Quórum mínimo
www.periodico-solidaridad.cl
Directiva y fuero sindical
La directiva sindical es quien representa
al sindicato. El número de dirigentes en
los sindicatos estará determinado por sus
estatutos. Si agrupa a menos de 25 trabajadores
y trabajadoras habrá sólo 1 dirigente en calidad
de presidente, quién además tendrá fuero.
Los trabajadores y trabajadoras que constituyan
el sindicato gozan de fuero, que comienza
a correr desde los 10 días anteriores a la
realización de la respectiva asamblea y hasta
30 días después de realizada, sin que pueda
exceder de 40 días en total.
Una vez realizada la elección de la directiva
sindical, debemos saber cuántos dirigentes
gozarán de fuero, esto varía según la cantidad
de afiliados al sindicato:
Los permisos sindicales:
Deben ser concedidos por los empleadores a la directiva sindical.
Consisten en el permiso para ausentarse de las labores con el objeto de
cumplir las funciones sindicales fuera del lugar de trabajo. Gozarán de
permisos sindicales los mismos dirigentes que tienen fuero. Las horas de
permiso se fijan de la siguiente manera:
25 trabajadores/as
Entre 250 y 999 trabajadores/as
Entre 25 y 249 trabajadores/as
Entre 1000 y 2999 trabajadores/as
3000 o más trabajadores/as
1 dirigente
5 dirigentes
3 dirigentes
7 dirigentes
9 dirigentes (se aumenta en 2 si
el sindicato tiene presencia en 2
o más regiones)
Sindicatos con 249 o menos
afiliados: no inferior a 6 horas
semanales para cada miembro
de la directiva.
6Hrs. Mínimas semanales 8Hrs. Mínimas semanales
+
Los permisos son acumulables
para cada dirigente dentro del
mes calendario y cada uno de
ellos puede ceder a otro los
permisos que le corresponden,
previo aviso al empleador.
Sindicatos con 250 o más
afiliados: no inferior a 8 horas
semanales para cada dirigente.
Permisos para comparecer
a citaciones de autoridad
no se contabilizan, y deben
acreditarse si se requiere por
empleador.
Nº Trabajadores del
sindicato
Dirigentes con fuero
www.periodico-solidaridad.cl
Solidaridad Trabajador@s / 10 Julio-Agosto 2014
E
l Frente de Trabajadores y
Trabajadoras Ernesto Mi-
randa (FTEM), es un nuevo
espacio organizativo de ca-
rácter político-social, asentado por
ahora en la Región Metropolitana,
en la cual convergen militantes del
ámbito del trabajo: trabajadores y
trabajadoras de base, dirigentes, de-
legados y compas vinculados a áreas
técnicas o profesionales de apoya-
tura a la labor sindical. Este núcleo
militante rescata la tradición orga-
nizativa que dio origen a la CUT del
‘53, así como a la figura de Ernesto
Miranda Rivas, dirigente anarquista
del gremio del cuero y calzado, pro-
motor de la unidad de la clase traba-
jadora en la lucha por su emancipa-
ción en torno a principios como la
independencia política, la democra-
cia directa, la solidaridad, el interna-
cionalismo y el anticapitalismo.
Por medio de las “Jornadas de deba-
te sindical”, el FTEM busca fomen-
tar el debate abierto y fraterno entre
las diversas expresiones del sindica-
lismo clasista e independiente que
han surgido en el último tiempo,
con la finalidad de socializar expe-
riencias, pero por sobre todo, para
ir delineando colectivamente pers-
pectivas que ayuden a los sectores
organizados de la clase trabajadora
a avanzar en el largo camino de la
lucha por el socialismo y la libertad.
En el local cedido gentilmente por
los compas del SINTEC, ubicado a
metros de la Plaza Italia, se han rea-
lizado hasta el cierre de esta edición
dos exitosas jornadas.
La primera sesión se realizó el vier-
nes 23 de mayo, y en ella contaron
su experiencia de organización los
compañeros del SINTEC (cons-
trucción) y los de la FENASIPEC
(Peonetas), mientras que el compa-
ñero Rafael Agacino, cumplió el rol
de moderador y sintetizador de las
ideas fuerza que fueron expuestas
en la mesa: la lucha contra el régi-
men del subcontrato, la creación
de organizaciones “de hecho” que
intentan aglutinar a las y los traba-
jadores por rama de producción o
circuito productivo, las trabas que
impone el Código Laboral y la lega-
lidad vigente para organizarse, entre
otros puntos. Por su parte, los com-
pas del SINTEC-Santiago señalaron
que ha extendido su afiliación a casi
la totalidad de las obras de la exten-
sión del metro de Santiago, situa-
ción que no ha estado ajena de con-
flictos con los patrones, mientras
tanto, los dirigentes de la FENASI-
PEC nos contaron que la organiza-
ción se encontraba inmersa en una
campaña de crecimiento nacional
y planificando en regiones el paro
por el “sueldo por oficio”, el cual,
como se trata minuciosamente en
un reportaje presente en esta misma
edición, concluyó hace algunos días.
Por su parte, la segunda jornada,
llevada a cabo el 27 de junio, cen-
tró la discusión en torno a los desa-
fíos que deberán enfrentar las y los
trabajadores de la educación y sus
organizaciones sindicales en el ac-
tual escenario de “reformas” que se
encuentra impulsando el gobierno.
Para la ocasión, fueron invitados
a exponer sus puntos de vista, el
SUTE (Federación Nacional de
Trabajadores de la Educación) y
la recién fundada FTE (Federación
de Trabajadores de la Educación),
dos experiencias que destacan en
un sector en donde la realidad or-
ganizativa es aún muy débil. El de-
bate giró en torno a la necesidad
de crear instancias más efectivas
de coordinación y unidad entre las
organizaciones sindicales de tra-
bajadores y trabajadoras de la edu-
cación (no solamente profesores)
para hacer frente a las reformas
cosméticas que llevará adelante el
ejecutivo, y como siempre, salió a
colación la forma de vinculación
que deberán –o no deberán- tener
con el tan criticado Colegio de Pro-
fesores, o por lo menos, con los sec-
tores que se muestran críticos con
el rumbo que lleva adelante la direc-
ción de este gremio.
Por último, las y los compañeros
del FTEM, sostienen la idea de man-
tener este espacio en el tiempo, ya
que consideran que es una instancia
concreta para intercambiar visiones,
criterios y lecturas de la realidad
del sindicalismo de lucha. Como se
ve, se trata de un aporte más, entre
muchos otros a lo largo y ancho de
Chile, para avanzar en la tarea pen-
diente de articular las fuerzas sindi-
cales activas, combativas e indepen-
dientes, en función de un programa
de lucha y un piso orgánico mínimo,
que lleve al movimiento de trabaja-
dores a dar un salto cualitativo que
sea capaz de encarar con éxito las
tareas urgentes que nuestra clase
deberá afrontar durante el actual
ciclo político.
El FTEM promueve una serie de
“Jornadas de debate sindical”
por Nahuel Valenzuela
Solidaridad Trabajador@s / 11 Julio-Agosto 2014
por Espartaco Gat
E
n Chile, como están las
cosas, atreverse a levan-
tar organización sindical,
es poco más que un acto
subversivo. El empresariado, los
patrones, los dueños del capital, se
sienten con el derecho de hacer lo
que se les dé la gana, tratando como
esclavos a “sus” trabajadores y tra-
bajadoras ¿Cómo no? Sí las leyes, el
Código del Trabajo, los medios de
comunicación, el Es-
tado y los gobiernos
de turno están he-
chos a la medida de
sus intereses. Ellos
quieren que seamos
serviles como ove-
jas, que normalice-
mos la explotación
cotidiana, la miseria
de una vida en don-
de no podemos ele-
gir nada, y en la cual
el poder es patrimo-
nio de en una ínfima
minoría que vive a
costa del trabajo
ajeno.
Sin embargo, siem-
pre hay personas
dignas, de aquellas
imprescindibles, que vencen el mie-
do, levantan la cabeza, se rebelan
y se organizan de manera colecti-
va para hacer frente a los abusos.
Cuando esto ocurre, los patrones,
no reparan en medios para anular
rápidamente cualquier intento de
organización que se oponga a su
visión de cómo debe funcionar la
sociedad. Marco Antonio fue una
de aquellas personas. Presidente del
Sindicato Nº5 de conductores de la
empresa Red Bus, sufrió el constan-
te hostigamiento de sus “empleado-
res” por no resignase a aguantar las
pésimas condiciones de trabajo que
deben soportar las y los trabajado-
res del Transantiago; no les pagan las
horas extras, no cuentan con servi-
cios sanitarios ni lugares para comer,
se les incumplen reiteradamente las
condiciones de sus contratos, no les
depositan la previsión y por si esto
fuera poco, al ser la cara visible del
pésimo y carísimo sistema de trans-
porte colectivo capitalino (adminis-
trado por privados y subsidiado por
el Estado), son blanco recurrente de
las críticas que tiene la población
hacia el mismo.
A Marco finalmente lo echaron a
la calle, a pesar de contar con fue-
ro sindical. Su último salario fue de
irritantes $125.000. Desesperado
y amargado por su situación tomó
una drástica decisión: la mañana
del lunes 2 de junio, llegó pasadas
las 6 de la mañana hasta uno de los
principales terminales de buses de la
empresa, ubicado en la Avenida El
Salto de la comuna de Huechuraba.
En medio del patio se roció combus-
tible y se prendió fuego. Sus compa-
ñeros de trabajo lo auxiliaron, pero
Marco ya tenía cerca del 85% de
su cuerpo quemado. Algunos testi-
gos señalan que antes de inmolarse,
Marco gritó a todo pulmón: “¡Esto lo
hago por todos ustedes. No nos pagan
los sueldos, nos despiden y nadie hace
nada...hasta cuando compañeros!”. Su
cuerpo no resistió las quemaduras y
finalmente Marco falleció el pasado
viernes 27 de junio.
Sin duda, la indignación y la im-
potencia nos envuelven a todos
y todas. Pero a pesar de ellos, este
nuevo caso de “asesinato indirecto”
(como lo son también las muertes
por enfermedades laborales y “acci-
dentes”), cuya responsabilidad recae
exclusivamente en la colusión em-
presarios-Estado, no nos debe dejar
indiferentes y paralizados. La rabia
debe transformarse en organización
y brindarnos fuerza para no bajar
los brazos. Nadie dijo que el cami-
no sería fácil, y a menudo, sabemos
por la historia, que quienes luchan
siempre están expuestos a sufrir los
embates del poder. Ante todo, de-
bemos ser capaces de unirnos fren-
te a esta nueva a agresión contra la
clase trabajadora, de hacer realidad
la solidaridad y apoyo mutuo: en lo
concreto, participando activamen-
te en las campañas, movilizaciones,
agitación y jornadas de lucha que
están convocando las y los compa-
ñeros de las organizaciones sindica-
les del gremio del transporte. Debe-
mos ser capaces de tender puentes,
recuperar confianzas y comenzar a
impulsar la unión de las fuerzas sin-
dicales activas pero aún dispersas. Si
nos mantenemos aislados, cada uno
en su propia parcela, difícilmente
nuestra clase podrá sortear los gol-
pes que nos continuará propinando
la patronal en cada frente de batalla,
y mucho menos, podremos avanzar
a paso firme hacia un mejor futuro
para el pueblo trabajador.
Hoy viernes 27 de junio hemos sido
golpeados por el fallecimiento de
nuestro compañero de trabajo y
dirigente sindical Marco Antonio
Cuadra, que en un acto dramático
se quemó a lo bonzo.
Damos nuestro más sentido pésa-
me a la familia y a todo sus cercanos.
Todos nos preguntamos cómo pue-
de suceder que un dirigente sindical,
expulsado de su empresa, enjuicia-
do para desaforarlo, impedido de
defender a sus compañeros, haya
tomado tan drástica decisión; pero
él no lo hizo para rendirse, sino que
para con su ejemplo la lucha de los
trabajadores pudiese continuar.
Y esto sucede en el Chile del 2014,
donde los trabajadores y los diri-
gentes sindicales somos sometidos
a diario a presiones, a amenazas,
inclusive somos agredidos, por el
solo hecho de luchar por nuestros
derechos. Pero además, los empre-
sarios nos agreden legalmente: nos
despiden por la necesidad de las
empresas, nos desafueran, y cuando
la ley no les favorece recurren a las
listas negras y a las prácticas anti-
sindicales, y todo eso con el silencio
cómplice, por decir lo menos, de los
distintos poderes del Estado y la
clase política. Al fin de cuentas es la
aplicación del Código Laboral.
Esa realidad era la que vivía Mar-
co Antonio Cuadra. Esa realidad es
la que vivimos los 365 días del año.
Es la realidad del Transantiago, pero
también es la realidad de todos los
trabajadores de nuestro país. Es una
realidad que da impotencia y dolor,
pero también rabia, y fuerza para se-
guir luchando.
El compañero Marco Antonio Cua-
dra es una víctima más de la colu-
sión entre los empresarios y el Esta-
do con sus gobiernos de turno, y de
las prácticas antisindicales legales e
ilegales, pero también es una voz de
alerta, de una lucha irrenunciable,
por los derechos de los trabajadores.
Exigimos que la clase política no
mire para el lado una vez más, bus-
cando apaciguar las aguas, siguiendo
con su complicidad activa y pasiva
con las prácticas antisindicales.
Emplazamos y exigimos que la Mi-
nistra Javiera Blanco ponga fin a las
prácticas antisindicales y que se
reintegre a todos los compañeros
despedidos.
Exigimos y emplazamos a la Cá-
mara de Diputados, en especial a su
Comisión de Trabajo y Seguridad
Social, que constituya una Comi-
sión Investigadora de todos los ca-
sos de prácticas antisindicales.
Por todo lo anterior y porque la lu-
cha continúa.
Llamamos a un Paro a todos los
Trabajadores del Transantiago para
este jueves 3 de junio. Llamamos a
los Trabajadores, a los Estudiantes
Universitarios y Secundarios, a los
Movimientos Sociales a movilizar-
nos unitariamente el jueves 3 de
junio por todas nuestras demandas.
Por un nuevo Código Laboral hecho
por y para los Trabajadores.
Fin a las prácticas antisindicales
Compañero Marco Antonio,
presente
A Luchar hasta Vencer
Coordinadora de Trabajadores del
Transantiago
HA MUERTO UN
COMPAÑERO
Dirigente sindical Marco Antonio Cuadra
Saldías falleció luego de quemarse a lo bonzo
COMPAÑERO MARCO ANTONIO, PRESENTE
Solidaridad Feminismo / 12 Julio-Agosto 2014
D
urante mucho tiempo,
el aborto fue conside-
rado uno de los temas
intocables en este país.
Recientemente se conoció el caso
de una adolescente que, produc-
to de lesiones provocadas por un
aborto, concurrió al Hospital Luis
Tisné y fue denunciada por el mé-
dico que la asistió. Sin reparos al
código de ética médica, vemos
como una vez más no se resguardó
la salud ni la dignidad de las muje-
res, infringiendo derechos básicos
de las pacientes. Este caso se viene
a sumar a cientos de los que ya he-
mos sido testigos en nuestro país,
donde no existe ningún tipo de
legislación en resguardo de
las mujeres en estas situa-
ciones, menos aún dispo-
siciones que garanticen su
autonomía corporal y re-
productiva. Esto da lugar
a la pregunta: ¿podemos
esperar algún cambio por
parte del gobierno de Ba-
chelet?
Hace poco se anunció lo
que para muches puede ser
considerado un gran avance:
la despenalización del aborto en
casos de violación, peligro de vida
de la madre, e inviabilidad del feto.
Sin embargo, consideramos que no
hay mucho que celebrar, pues la lu-
cha por el aborto libre debe ser una
consigna que no debe perder fuer-
za por estas reformas que buscan
distender el debate que cada vez
va tomando más fuerza, situación
que quedó demostrada el año pa-
sado tras la toma de la Catedral de
Santiago. Los gobiernos post-dic-
tatoriales tienen un amplio histo-
rial de reformas parche que, como
solución de compromiso con los
sectores más reaccionarios, sólo
desmovilizan y dividen a las fuer-
zas en lucha.
El Estado chileno sigue dejando al
alero del peligro a miles de muje-
res que deben recurrir a métodos
inseguros y riesgosos para poder
ejercer sobre sus cuerpos
el derecho de interrumpir sus
embarazos no deseados. Ante esto
la respuesta parece obvia, prime-
ro porque Bachelet no ha tratado
el tema del aborto con la profun-
didad y seriedad que se necesita,
ni mucho menos ha entendido la
urgencia que requiere; y en segun-
do lugar porque detrás de ella hay
toda una institucionalidad que la
respalda y que ha sido construida
para reprimir el cuerpo de las mu-
jeres. Como feministas nos parece
evidente que esta institucionalidad
médica llega a violar sus propios
códigos para mantener una moral
que no tiene relación alguna con
proteger la salud de las pacientes,
sino muy por el contrario, las enjui-
cia, delata y expone.
Es en casos como estos en los
que sale una vez más a la luz cómo
esta moral, protegida por el apa-
rato del Estado, está construida
en detrimento de las mujeres.
La idea de las mujeres como
personas “que prestan el
cuerpo”, como vasijas para
el patriarcado, sigue intac-
ta. Esto no nos sorprende,
y es por lo mismo es que
hoy hacemos un cuestio-
namiento más profundo
en materia del aborto. Si
bien exigimos la despenali-
zación del aborto y la liber-
tad sobre nuestros cuerpos,
criticamos también al sistema y
sus instituciones en su totalidad,
porque para el funcionamiento del
patriarcado se necesita la sujeción
de las mujeres y también de quie-
nes no se ajustan a la norma hete-
rosexista: colas, lesbianas, trans e
intersexuales.
Tomamos este caso (y todos los
que suceden cada día sin que nos
enteremos) como parte de las lu-
chas del movimiento feminista y
por ende la asumimos como nues-
tra, aceptando la tarea de no callar
nuestras posturas y a partir de esa
premisa construir una moral distin-
ta de la hegemónica. Entendemos
que para lograr este objetivo debe-
mos plantearnos como eje primor-
dial la emancipación real de toda la
sociedad.
La izquierda en su totalidad debe
involucrarse y abandonar las prác-
ticas sexistas en todos los espacios
y de todas las formas en que se
ejercen. Es por esto que entende-
mos que esta bandera de lucha no
debemos levantarla solamente las
feministas, sino asumir que esta es
tarea de todes quienes creemos en
la libertad como valor primordial
y en la liberación de la sociedad
como meta. Nuestra apuesta es
considerar el fin del patriarcado
tan importante como el del capita-
lismo y colonialismo. Extendemos
la invitación a todes quienes vean
en el sistema patriarcal y jerarqui-
zado un represor e impedimento
para el avance de las distintas lu-
chas, porque solo de les oprimides
en su totalidad puede nacer la libe-
ración.
*Sobre La Champurria: organización fe-
minista y de disidencia sexual que intenta
cruzar las distintas luchas tanto contra el
patriarcado, el capitalismo y el colonialismo.
http://facebook.com/lachampurria
“Hay toda una institucionalidad que ha sido
construida para reprimir el cuerpo de las mujeres”
LA CHAMPURRIA:
El feminismo opina sobre el aborto
Solidaridad Feminismo / 13 Julio-Agosto 2014
“Los defensores de la autoridad temen el
advenimiento de la libre maternidad, que les ha
de robar sus presas ¿Quiénes irán a los campos
de combate? ¿Quiénes han de crear el bienestar
común? ¿Quién sería policía, carcelero, si a
mujer se negara a dar a luz? (…)”
Emma Goldman
L
a lucha de las mujeres por el control
de sus cuerpos es una lucha radical,
que se enfrenta no sólo al tradi-
cionalismo conservador impulsado
principalmente por la iglesia católica y otras
instituciones confesionales en el país, sino
que también es un enfrentamiento directo
contra los cimientos del sistema capitalista.
Las conquistas alcanzadas por las mujeres, se
relacionan con las disputas y la capacidad de
incidencia de éstas al momento de conse-
guir el reconocimiento de su posición a nivel
social y una efectiva concreción de sus dere-
chos. Así el movimiento feminista, que ha al-
canzado en algunos momentos el carácter de
masa, lleva en su testimonio una lucha pro-
gramática dirigida esencialmente a la defensa
y empoderamiento de la mujer obrera, estu-
diante, campesina, indígena, como mujeres
trabajadoras definidas desde su posición de
clase. Se trata de procesos históricos exten-
sos y heterogéneos, configurados por la puja
de poder en las diversas coyunturas.
Podemos observar como en los últimos
años el movimiento social ha salido a la calle
no sólo en búsqueda de derechos políticos,
sino que también e incluso con mayor inten-
sidad, en la persecución de mejoras concretas
e inmediatas para el desarrollo íntegro de sus
vidas. La lucha por el aborto comparte esta
doble condición: es una necesidad real, con-
creta e inmediata, tan concreta que se juega
la vida o muerte de las mujeres pobres en de-
terminadas circunstancias. Y es también la lu-
cha por el reconocimiento de la mujer como
sujeta social y agente político.
No obstante, la legalización del aborto libre,
gratuito y seguro, es una de las principales
deudas que mantiene el Estado en materia
de Salud y Derechos Sexuales y Reproducti-
vos. Esta es sin duda una demanda histórica
del movimiento social y feminista en Chile,
que año a año se ha tomado las calles para de-
nunciar la precariedad en la cual se mantiene
a las mujeres en el país, negándonos el dere-
cho a decidir sobre nuestros propios cuerpos,
obligándonos a cumplir los designios de Dios
respecto a la maternidad, despojándonos de
conocimientos ancestrales y científicos res-
pecto a la ginecología y criminalizando todo
intento de autonomía sobre nuestras vidas.
Al presente, las problemáticas sobre estas
materias pueden interpretarse como en un
momento de crisis, no desprovisto de obs-
táculos ideológicos a nivel social, político y
legislativo. Por ejemplo, próximos a que se
cumpla un año de la bullada y controvertida
toma por parte del movimiento feminista
a la Catedral de Santiago, en momentos en
que se encontraba la máxima autoridad de la
iglesia católica apostólica romana en Chile, el
Cardenal Ezzati, oficiando misa para sus fie-
les más poderosos de esta franja de tierra. Los
cuestionamientos, interpelaciones, criminali-
zación y represión no se hicieron esperar por
parte del Estado y de la iglesia, obviamente,
pero también por parte de la propia izquierda
tradicional, algo menos esperable pero cierto.
Las resistencias que se producen a nivel ideo-
lógico respeto a la interpelación que hace el
movimiento feminista al conservadurismo
anquilosado a nivel de políticas públicas en
Chile, no solo tiene relación con la fuerte
presión que impone la iglesia a nivel
legislativo. Recordemos que el país ya
contaba con una legislación de aborto
terapéutico y que ésta fue eliminada
por estas influencias en 1989, lo cual
no ha podido ser revertido, encon-
trándonos en el 2014 aún sin voluntad
para cambiar las condiciones de opre-
sión hacia la mujer que se desprenden
del tema del aborto. También creemos
que existe en esta resistencia y blo-
queo una razón mucho más profunda
y difícil de revertir para el movimiento
popular y para la sociedad en su con-
junto. Nos referimos al Patriarcado,
que se ha colado en nuestra cultura,
en nuestras prácticas, en lo cotidiano,
pero que también está presente en lo
político y en cómo pensamos nuestra
emancipación y en cómo imaginamos
la transformación social.
De esta manera, consideramos que
la reflexión sobre el aborto, debe ser
una doble reflexión, ya que se trata,
por un lado de un acto que nace en
el espacio más íntimo del cuerpo de la
mujer, pero es a la vez una cuestión de
poder, una relación de dominación pa-
triarcal y por lo tanto un asunto esen-
cialmente político y estratégico.
El patriarcado se establece por el con-
trol del hombre sobre la fuerza de trabajo de
la mujer. El sistema patriarcal mantiene este
control, excluyendo a la mujer del acceso a
los recursos productivos, -por ejemplo, el
ingreso a los mejores puestos de trabajos, al
desarrollo de capacidades en el ámbito edu-
cativo, o al manejo de ciertas herramientas
tecnológicas que a las mujeres “no les intere-
san”-, y restringiendo la sexualidad de la mu-
jer, imponiéndole una moral puritana respeto
al goce y autoconocimiento, impidiendo el
control de la natalidad, y en general limitan-
do el desarrollo de la sexualidad física, psico-
lógica y socialmente.
El matrimonio, por ejemplo, es una forma
eficaz de controlar ambos campos. El hecho
de controlar el acceso de la mujer a los re-
cursos y a su sexualidad, permite al hombre
y “marido” controlar la fuerza de trabajo de
la mujer, para recibir de ella diversos servi-
cios personales como el cuidado de la casa, la
realización labores “domésticas”, y también
el cuidado de los varones hasta edad adulta
(muchos hombres son “obligados” por sus
mujeres a asistir a centros de atención mé-
dica, les escogen la ropa, etc.). Y también res-
pecto a la sexualidad, las mujeres deben estar
dispuestas a cumplir con los requerimientos
sexuales del marido, llevar una vida sexual
que se centre en conseguir el placer de él,
además de ser muchas veces la completa res-
ponsable del cuidado y crianza de sus hijos.
Los servicios que ofrecen las mujeres, no se
circunscriben sólo a la esfera familiar, mu-
chos trabajos asociados a los servicios son
feminizados y precarizados por ser conside-
rados de “mujeres” y son proclives a mante-
ner la lógica privada (como la secretaria que
maneja una doble agenda a su patrón, que
se preocupa y debe preocuparse de mante-
ner “habitable” la oficina, la cajera que debe
verse presentable y cordial, la trabajadora de
casa particular que debe ser como una se-
gunda madre y estar siempre disponible o la
prostituta que debe estar dispuesta a saciar
los deseos más oscuros de sus clientes, etc.).
El control del cuerpo de la mujer, la mater-
nidad obligatoria y la crianza de los hijos son
instituidos como condiciones cruciales para
perpetuar el patriarcado como sistema. Así
como la sociedad de clase se reproduce me-
diante las instituciones; la iglesia, los medios
de comunicación, la escuela etc., de la mis-
ma forma ocurre con las relaciones sociales
patriarcales, que además se muestran como
relaciones naturales y aceptadas por el sen-
tido común, por la cultura hegemónica y por
la tradición.
La sociedad orienta su práctica por el sen-
tido común, que refleja mayoritariamente la
tradición y el anquilosamiento de las clases
dominantes, y de esta forma vivimos cons-
tantemente reproduciendo una y otra vez el
orden existente, perpetuándolo. El sentido
común es objetivo y normativo, no
obstante, el contenido y la extensión
de este saber cambian según el con-
texto temporal y clasista de cada in-
dividuo, así, su obligatoriedad es sólo
relativa, concerniente a la división del
trabajo, al lugar, etc.
El carácter obligatorio del sentido
común es el ejercicio más eficaz de
las objetivaciones para-sí, y que en
nuestro contexto actual descansa
en el Estado y en su seno el sistema
jurídico. Delimitamos el campo a tal
punto que nuestra observación es la
siguiente: el dominio masculino se
manifiesta en formas particulares, no
obstante, su máxima expresión es el
aparato jurídico del Estado que defi-
ne a las mujeres a partir de su diferen-
cia e inferioridad, atribuyéndose la
tarea de delimitar incluso el espacio
de nuestra intimidad. De esta ob-
servación es que el llamado a luchar
por nuestro derecho social al aborto
libre, gratuito y seguro no es una de-
manda liberal, o una demanda de un
grupo de mujeres, es un llamado con
perspectiva de poder, de lucha contra
el poder hegemónico y contra todos
aquellos que lo sustentan.
Esta lucha es ante que todo práctica,
entendida como una actividad consciente
orientada a construir una cultura crítica. La
lucha por el aborto no es sólo la lucha por
una reivindicación concreta, sino que sinte-
tiza y engloba muchas otras desde el reco-
nocimiento, en contra de la apropiación del
cuerpo de las mujeres, contra el control de
nuestra sexualidad, etc., pero por sobre todo
es nuestra afirmación como sujetas que no
darán pié atrás.
¡Por la soberanía del cuerpo, el derecho al
goce y al autoconocimiento!
El aborto libre seguro y gratuito:
Por la autodeterminación de nuestro
cuerpo y nuestra fuerza de trabajo
LA ALZADA:
La Alzada
Acción feminista Libertaria
Solidaridad Represión | Cultura Popular / 14 Julio-Agosto 2014
Primer caso
D
urante la conmemora-
ción del 1 de mayo de
este año, se produjeron
enfrentamientos entre
manifestantes y carabineros en va-
rios puntos del centro de Santia-
go. Los medios de comunicación
serviles al sistema, destacaron la
golpiza que recibió un Teniente de
las Fuerzas Especiales (Felipe Vi-
dal) en el Acto Clasista de la Plaza
Brasil, hecho por el cual nadie fue
detenido. Muchos días después,
mientras se dirigía a su hogar el es-
tudiante de la Universidad de Chile
y militante del Frente de Estudian-
tes Libertarios (FEL), Bryan Seguel,
fue detenido acusado de ser uno
de los participantes de la golpiza
al carabinero. La única “prueba” era
una fotografía obtenida desde una
cámara de vigilancia, en donde apa-
recía un joven con características
similares a las de Bryan. La imagen
fue comparada con fotografías del
“Facebook” del estudiante y a par-
tir de ello la policía concluyó que
se trataba de la misma persona. De
esta manera se hizo público (lo que
muchos y muchas ya sabemos): los
dispositivos de inteligencia del 0S-9
están chequeando y fichando hace
tiempo a estudiantes movilizados,
con participación y militancia social,
espiando sus actividades, amistades
y datos personales a través de las re-
des sociales.
El estudiante a pesar de ser deteni-
do en las cercanías de su domicilio
ubicado en la comuna de Cerrillos,
no fue trasladado a la comisaría que
corresponde a su zona, sino que fue
llevado a la 33° Comisaría de Ñu-
ñoa, hecho irregular, que coincide
sospechosamente con otros casos
recientes en que manifestantes han
sido detenidos en movilizaciones
sociales y jornadas de protesta po-
pular. Declaraciones de diferentes
compañeros y compañeras que han
pasado por ese lugar, coinciden en
afirmar que en esta comisaría se han
armado diferentes montajes, donde
preparan las “pruebas” para inculpar
a las y los detenidos.
Como ya es tristemente común,
los medios de comunicación esta-
blecieron de antemano la culpabili-
dad del joven, y además por si fuera
poco, filtraron su nombre completo
y datos personales. Bryan por su
parte afirmó ni siquiera haber asis-
tido a la marcha aquel día, debido
a que trabajó hasta tarde la noche
anterior y se encontraba descansa-
do en su casa, tal y como lo afirman
innumerables testigos. No obstan-
te, Bryan continúa en proceso de
investigación, pero bajo las medi-
das cautelares de firma mensual y
arraigo nacional.
Segundo caso
Durante la marcha estudiantil con-
vocada por la CONFECH, ACES y
CONES, el día 8 de Mayo, el estu-
diante de Historia, Camilo Díaz,
también de la Universidad de Chile
es detenido por Carabineros, acusa-
do de portar bombas molotovs y es
trasladado también a la 33° Comisa-
ría de Ñuñoa ¿Una triste coinciden-
cia? Según relató Camilo cuando
fue liberado, dentro de la comisaría
su mochila le fue arrebatada y rocia-
da con bencina, para “cargarlo”. Du-
rante la audiencia de formalización
no fue presentada la mochila de
Camilo, ni los resultados prelimina-
res del peritaje en busca de hidro-
carburos hecho a sus manos, sino
que sólo se presentó como prueba
el testimonio de Carabineros. Al no
tener mayores pruebas Camilo fue
dejado en libertad, quedando con la
medida cautelar de arresto domici-
liario durante el tiempo fijado para
la investigación (90 días). El día 22
de mayo Camilo acudió al Centro
de Justicia con su abogada, lugar en
el que se encuentra con que la me-
dida cautelar había sido cambiada a
prisión preventiva luego de una ape-
lación de la Fiscalía Centro Norte.
Camilo fue trasladado al módulo C
de la Cárcel Santiago 1, donde per-
maneció recluido durante 16 días,
para posteriormente pasar a arresto
domiciliario nocturno y arraigo na-
cional, hasta completar los 90 días
que durará inicialmente la investi-
gación.
¿Una práctica aislada?
En ambos casos podemos confir-
mar que existe una práctica de ame-
drentamiento sistemático que está
siendo institucionalizada en nues-
tro país, y en la cual el Gobierno y
los medios de comunicación juegan
un rol no menor. En todo caso, no
es nada nuevo bajo el sol: decenas
de jóvenes que han sido detenidos
en contextos de lucha popular, han
pasado a prisión o/y han tenido que
soportar largos y viciados procesos,
en los cuales se ha demostrado que
no existía prueba alguna de su cul-
pabilidad, más que la de ser sujetos
críticos a la realidad existente.
No podemos dejar de señalar que
esto le puede pasar a cualquiera. Por
lo tanto, hay que tener plena con-
ciencia de ello, y tomar las medidas
necesarias para contrarrestar lo más
posible la acción de las fuerzas re-
presivas. Tener un mínimo criterio a
la hora de publicar información en
las redes sociales, puede ser deter-
minante al momento de ser deteni-
do, más aún, si es que militamos o
formamos parte activa de alguna or-
ganización del campo popular. Las
policías siempre van a tener sus ojos
puestos sobre las minorías más di-
námicas insertas en las luchas socia-
les, no hay que pecar de ingenuos, la
lucha no es un juego, y es un contra-
sentido inconscientemente hacerle
la pega fácil a la represión.
D
urante este invier-
no, en la ciudad de
Santiago, se ha con-
formado un nuevo
esfuerzo editorial de orientación
libertaria. “Pensamiento y Bata-
lla” pretende ser un aporte en la
clarificación teórico-práctica del
movimiento libertario en parti-
cular, editando textos claves del
anarquismo revolucionario, que
rescatan lo mejor de la tradición
materialista, clasista y combativa
de esta doctrina. Pero eso no es
todo; también se encuentra en-
tre sus planes publicar textos de
otras corrientes revolucionarias
del socialismo, así como, difundir
la historia de pasados combates
de clase ocurridos en diversas la-
titudes del mundo y de nuestra
América morena, además, de con-
tribuir a la difusión de luchas con-
cretas que giran en torno a temas
tan diversos como el feminismo,
el trabajo y el sindicalismo, la eco-
logía social, o la resistencia de los
pueblo originarios.
En definitiva, “Pensamiento y Ba-
talla”, intenta humildemente con-
tribuir con un granito de arena, a
la reconstrucción del movimiento
popular que combate contra la
explotación y la opresión en di-
versos frentes, y que es en defi-
nitiva, el verdadero actor llamado
a realizar los cambios que nuestra
clase necesita imperiosamente.
¡Por el Socialismo y la Libertad!
¡Arriba las y los que Luchan!
Contacto:
pensamientoybatalla@gmail.com
PERSECUCIÓN A
ESTUDIANTES MOVILIZADOS
Nueva Editorial
Pensamiento y
Batalla
por María Bueno y
Nahuel Valenzuela
Solidaridad Cultura Popular / 15 Julio-Agosto 2014
¿CAMBIO DE ACEITE?
D
espués del 2006,
hemos visto como una
nueva generación de
luchadores y luchadoras
sociales ha ido madurando y se
han ido involucrando con una
construcción política y social
que se plantea desde abajo. Nos
parece que, al calor de estas
movilizaciones, se está generando
un “nuevo” imaginario político
que, haciéndose parte de toda
una historia de construcción de
intención revolucionaria, desde los
sesenta, pasando por la coyuntura
de la UP, la lucha antidictatorial
desde el movimiento popular en
los ‘80, la desmovilización social
de los ’90 y el incipiente rearme
del movimiento popular desde el
2006 hasta hoy se ha transformado
en un territorio de reapropiación
de diversas herencias políticas
y de encuentro de distintas
generaciones de luchadoras y
luchadores ¿Qué ves de “nuevo”
y de “viejo” en este “nuevo”
imaginario?
Lo nuevo siempre surge del flujo
subterráneo de la memoria de las lu-
chas del pasado. Cada acción del pre-
sente contiene la memoria en movi-
miento de las acciones pasadas, su
creatividad, su alegría y sus dolores.
Esa realidad podemos percibirla en
las calles, en banderas, en consignas,
en el eco del nombre de nuestros
héroes convocados para fortalecer el
presente, nuestra energía. Sin embar-
go, creo que es importante definir la
nueva época histórica. Para nuestra
generación el compromiso político
organizado era una evidencia, a la es-
cala de nuestras vidas la Revolución
advendría, libraríamos la batalla final
y la íbamos a ganar. Esa, nuestra reli-
gión de la historia, basada en la con-
vicción del progreso continuo de la
humanidad se derrumbó. Se impuso
el liberalismo, el mercado triunfante,
lo que algunos llamaron el “Fin de
la Historia”. Muchos militantes de
mi generación insolente renuncia-
ron y se sometieron al fatal rumbo
del mundo. Sin embargo, y ustedes
lo saben, las razones que nos llevan
a desear cambiar el mundo, son hoy
más claras que nunca. Desigualdad
extrema, provecho desatado, des-
trucción del planeta. La Revolución
es hoy más necesaria que antes, se-
ría el único freno capaz de parar el
tren desbocado, la catástrofe anun-
ciada. Sin ninguna certeza de ganar,
sin biblia, ni hermanos grandes, los
movimientos sociales, sus colecti-
vos, locales y específicos, entregan
una energía total en la lucha de cada
territorio. El compromiso político es
hoy un reto, una apuesta a lo incier-
to. Más necesario que nunca.
En mi oficio de cineasta, sobre todo
en mi ultima película, “Aún estamos
vivos”, intento mostrar a través de la
experiencia de los Sin Tierra en Bra-
sil y de la Coordinadora en la Gue-
rra del Agua en Cochabamba, entre
otras luchas, inscritas en la larga du-
ración de estas últimas décadas que
es posible ganar batallas. Hay que
inventar los instrumentos políticos,
hay que crear conciencia desde la
base, desde la infancia, para resistir a
los sortilegios de la servidumbre vo-
luntaria que el sistema globalizado
de mercado ha desplegado. El primer
paso es la indignación, el segundo
decir “Ya Basta” como los zapatis-
tas, el tercero Organizarse ¿Cómo?
¿Con quién? Todo es válido, necesi-
tamos aprender a cepillar la historia
a contrapelo, necesitamos apren-
der la “lentitud de la impaciencia”.
BATALLAS CULTURALES
Gramsci, reiteradas veces, plantea
la idea que los dispositivos de
poder que circulan a través de
la sociedad civil, vendrían a ser
trincheras y fortificaciones ideo-
lógicas que permiten a las clases
dominantes conservar y sostener
su dominio por sobre los sectores
populares. De ahí, que podamos
pensar que la cultura popular es
una trinchera de lucha de los y las
oprimidos/as, ¿Cómo ubicas tú los
distintos trabajos audiovisuales
que has y han realizado en esta
última década?
Mis trabajos son minúsculos apor-
tes a lo que he llamado la “Sobre-
vivencia de las luciérnagas” como
escribe Didi-Hubermann. Por ejem-
plo, transmitir de manera subjetiva
y emocional, en el caso de “Calle
Santa Fe”, una experiencia de lucha y
de resistencia, la del MIR, en un mo-
mento en que dominaba el discurso
de la amnesia y el “para qué” de los
gestos de resistencia. La memoria de
los vencidos estaba viva en el pueblo
de Chile, en la juventud popular. Mi
tarea fue sólo darle una forma ci-
nematográfica al relato intentando
hacer visible un fragmento de esa
historia colectiva. Hay que construir
puentes, encauzar el flujo de ese pa-
sado en el presente, la tarea de us-
tedes los jóvenes activos y creativos
en el ámbito de la cultura es uno de
los pilares fundamentales del contra
poder, son ustedes quienes pueden
crear los sueños, abrir el horizonte
de sentido, sacudir el confort, rom-
per la resignación. Los poderosos lo
saben, los temen, ellos que si saben
de la lucha de clases que se libra en
el presente, harán todo lo necesario
para silenciarlos, para no darles visi-
bilidad, para no entregarles recursos.
Pero ustedes continúan, como pue-
den, inventando. A ustedes, a vues-
tro colectivo, mi saludo repleto de
admiración. Ustedes muestran que a
pesar de los reflectores del sistema
alumbrados a todo dar, las luciérna-
gas continúan vivas, danzando en
la noche, aquel momento adonde
surgen los sueños que son también
parte de la realidad.
“Hay que comprender
que la política es
todo aquello que no
se inclina frente a
lo imposible”
carmen castillo
Carmen Castillo Echeverría fue profesora de historia e
investigadora en el Centro de Investigaciones de Historia
de América Latina de la Universidad Católica. Durante el
gobierno de la Unidad Popular trabajó en el Palacio de la
Moneda. Luego del Golpe Militar, pasa a la clandestinidad
junto a su pareja Miguel Enríquez, líder del MIR. En una
operación organizada por la DINA que rodea a la pareja en
la casa que habitaban, cae en combate Miguel, y Carmen,
embaraza de 6 meses, resulta gravemente herida. Luego
de los interrogatorios de rigor, es expulsada del país y se
exilia en Europa. Actualmente es una destacada cineasta
y guionista que se ha hecho conocida sobre todo por
documentales como Calle Santa Fe, La Flaca Alejandra,
entre otros trabajos filmográficos.
por Teresa Acosta y Arturo López
E
l julio de 1936 los fascistas se subleva-
ron e intentaron dar un Golpe Militar
contra la República en España, sin em-
bargo, debido a la exclusiva acción de la
clase trabajadora organizada, fueron derrotados
en prácticamente la mitad del país, iniciándose
así la denominada “Guerra Civil Española”. En
Barcelona y en otras zonas liberadas, la derrota
parcial del bando nacional, inflamó los corazo-
nes humildes de los de abajo, quienes se em-
plearon en la titánica tarea de crear un mundo
nuevo, impulsando la revolución social. De esta
manera el pueblo trabajador puso a funcionar
bajo su poder fábricas y talleres, colectivizó la
tierra en el campo, creó asambleas populares
y consejos para gobernar los pueblos, formó
patrullas de control en base a voluntarios, e in-
cluso en algunos lugares se abolió el dinero y se
tomaba lo que se necesitaba “del montón”.
No obstante, rápidamente, las organizaciones
que componían el Frente Popular (y el gobierno
de la República) intentaron frenar el “impulso
irresponsable” de las masas, llamando a la mo-
deración, al respeto de la propiedad privada y
a la disciplina de cuartel, lo que se tradujo en
el llamado a conformar una amplia alianza de
clases; única manera, según su visión, de poder
vencer al fascismo. Sin embargo, no sólo fueron
los partidos y organizaciones sindicales miem-
bros del Frente Popular quienes siguieron esta
línea, sino que la dirección oficial del gigantes-
co movimiento libertario (compuesto por la
anarcosindicalista Confederación Nacional del
Trabajo-CNT, la Federación Anarquista Ibérica-
FAI, y las Juventudes Libertarias)
también se sumó a esta estrate-
gia, apoyando la supresión de las
conquistas revolucionarias y el
poder popular, en abierta oposi-
ción a la voluntad del pueblo y
de su propia militancia de base.
En medio de este contexto, es
que surge la “Agrupación los
Amigos de Durruti”, tendencia
anarquista, que intentó contra
viento y marea, inyectar al mo-
vimiento popular nuevas fuerzas
para luchar por la revolución,
con un programa directo y pre-
ciso, y con las armas en la mano.
La Agrupación fue constitui-
da formalmente el 15 de mar-
zo de 1937, en su gran mayoría
por combatientes del frente de
Aragón que se opusieron a la
militarización de las milicias y
al retroceso de lo conquistado
por la clase trabajadora con tan-
to sudor y sangre. Rápidamente
se ganó las simpatías de muchas
y muchos descontentos con el
rumbo que tomaba la revolu-
ción, y llegó a sumar entre 4000 y
5000 militantes. La tensión entre
el campo “antifascista” finalmen-
te estalló, y en mayo de 1937 en
Barcelona las y los revolucionarios se enfren-
taron en la calle con la República y sus aliados.
Durante las “Jornadas de Mayo”, la Agrupación
jugó un rol fundamental, al intentar brindar una
dirección y objetivos revolucionarios al movi-
miento espontáneo. Posteriormente, sacaron a
la luz un periódico de combate bautizado “El
Amigo del Pueblo”, en donde expresaron más
clara y detalladamente sus ideas. Excomulga-
dos del movimiento anarquista oficial (que a
esa altura ya estaba en el gobierno), persegui-
dos, calumniados, tachados de “incontrolados”
y “provocadores”, encarcelados y borrados de
la historia, hemos querido reproducir la síntesis
del programa que estos compañeros y compa-
ñeras difundieron en aquella álgida época, y que
Jaime Balius Mir –uno de los más destacados mi-
litantes de la Agrupación-, redactó en el folleto
Hacia una nueva Revolución.
I.- Constitución de una Junta revolucionaria
o Consejo Nacional de defensa.
Este organismo se constituirá de la siguien-
te manera: Los miembros de la Junta Revolu-
cionaria se elegirán democráticamente en los
organismos sindicales. Se tendrá en cuenta el
número de camaradas desplazados al frente
que forzosamente habrán de tener represen-
tación. La Junta no se inmiscuirá en los asuntos
económicos que atañen exclusivamente a los
sindicatos.
Las funciones de la Junta revolucionaria son
las siguientes:
a) Dirigir la guerra.
b) Velar por el orden revolucionario.
c) Asuntos internacionales.
d) Propaganda revolucionaria.
Los cargos serán renovados periódicamente
para evitar que nadie tenga apego al mismo.
Y las Asambleas sindicales ejercerán el control
de las actividades de la Junta.
II.- Todo el poder económico a los sindica-
tos.
Los sindicatos han demostrado desde julio su
gran poder constructivo. Si no se les hubiese
relegado a un papel de segunda fila, hubieran
dado un gran rendimiento. Serán las organiza-
ciones sindicales quienes estructuren la eco-
nomía proletaria.
Teniendo en cuenta las modalidades de los
sindicatos de Industria y las federaciones de
Industria, podrá además crearse un Consejo de
Economía con el objeto de coordinar mejor las
actividades económicas.
III.- Municipio Libre.
En la España que precede a las dinastías ex-
tranjeras se defendía con gran tesón las pre-
rrogativas municipales. Esta descentralización
permite evitar que se levante un nuevo arma-
zón estatal. Y aquel esbozo de libertades que
sucumbió en Villalar resurgirá en la nueva Es-
paña que patrocina el proletariado. Y se resol-
verán los llamados problemas catalán, vasco...
Los Municipios se encargarán de las funcio-
nes sociales que se escapan de la órbita de los
sindicatos. Y como vamos a estructurar una
sociedad netamente de productores serán los
propios organismos sindicales quienes irán a
nutrir los centros municipales. Y no habiendo
disparidad de intereses no podrán existir an-
tagonismos.
Los Municipios se constituirán en federacio-
nes locales, comarcales y peninsular. Los sindi-
catos y los Municipios establecerán relaciones
en el área local, comarcal y nacional.
“LOS AMIGOS DE DURRUTI” Y LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA
por Nahuel Valenzuela
El Programa de la
“Agrupación los
Amigos de Durruti”
“LA AGRUPACIÓN FUE
CONSTITUIDA FORMALMENTE
EL 15 DE MARZO DE 1937,
EN SU GRAN MAYORÍA POR
COMBATIENTES DEL FRENTE DE
ARAGÓN QUE SE OPUSIERON
A LA MILITARIZACIÓN DE LAS
MILICIAS Y AL RETROCESO DE LO
CONQUISTADO POR LA CLASE
TRABAJADORA.”