Está en la página 1de 237

DERRIBANDO FORTALEZAS

1. OBJETIVOS:
Al concluir este capítulo
serás capaz de:
Escribir los versículos
llaves de memoria.
Identificar el campo
principal de batalla en la
guerra espiritual.
n Explicar qué se
entiende por “dardos
encendidos” de Satanás.
n Reconocer las
estrategias mentales de
Satanás para atacar la
mente.
n Usar las estrategias
de confrontación para
apagar los “dardos
encendidos” de Satanás.
VERSÍCULOS LLAVES
DE LAS CLÁUSULAS DE
LA GUERRA:
“Aunque andamos en la
carne, no militamos según
la carne, porque las
armas de nuestra milicia
no son carnales, sino
poderosas en Dios para la
destrucción de fortalezas,
derribando argumentos y
toda altivez que se
levanta contra el
conocimiento de Dios, y
llevando cautivo todo
pensamiento a la
obediencia a Cristo” (2
Corintios 10:3-5).
INTRODUCCIÓN
Cuando Pablo advirtió a
los creyentes de Corinto
de no ser ignorantes de
los “ardides” del diablo, la
palabra griega para
ardides significa “planes”
y proviene de la misma
palabra usada para
“mente”. En otras
palabras, los primeros
asaltos de Satanás
ocurren en nuestra vida
de pensamiento. La
mente es el campo de
batalla principal en la
guerra espiritual. Cada
ataque de Satanás
involucra la mente
humana.
Este capítulo se centra en
la batalla en la mente.
Discute las estrategias de
Satanás y proporciona
estrategias de
confrontación para la
victoria sobre sus
ataques. La batalla por la
mente se resume
fácilmente:
“El ocuparse de la carne
es muerte, pero el
ocuparse del Espíritu es
vida y paz, por cuanto los
designios de la carne son
enemistad contra Dios,
porque no se sujetan a la
Ley de Dios, ni tampoco
pueden” (Romanos 8:6-7).
Satanás quiere hacer tu
mente carnal
(pecaminosa, mundana).
Dios quiere que tu mente
sea espiritual.
POR QUÉ SATANÁS
ATACA LA MENTE
El mayor mandamiento
incluye amar a Dios con
toda tu mente. Esta es
una de las razones
principales por las cuales
Satanás pelea por tu
mente:
“Jesús le dijo: — “Amarás
al Señor tu Dios con todo
tu corazón, con toda tu
alma y con toda tu
MENTE”. Este es el
primero y grande
mandamiento” (Mateo
22:37-38).
Satanás pelea por tu
mente porque está
íntimamente relacionada
con tu corazón y tu boca:
“Pero lo que sale de la
boca, del corazón sale; y
esto contamina al hombre,
porque del corazón salen
los malos
pensamientos...” (Mateo
15:18-19).
Satanás pelea por tu
mente porque la manera
en la que piensas afecta
la manera en que actúas:
“Porque cuales son sus
pensamientos íntimos, tal
es él...” (Proverbios 23:7).
Satanás sabe que si
puede controlar tu mente,
puede controlar tu cuerpo,
tus acciones, y si no es
retado, tu espíritu.
DARDOS ENCENDIDOS
DEL ENEMIGO
En los tiempos del
Antiguo Testamento, los
dardos encendidos eran
usados como armas en la
batalla. Ellos consistían
de cañas huecas llenas
de material que podía
arder fácilmente. Se
prendían fuego y luego
eran disparadas mediante
arcos. Eran excelentes
armas contra la ciudades
amuralladas de aquel
tiempo porque podían ser
disparadas contra los
muros para encender los
tejados de las casas
dentro.
En Efesios 6:11-17 Pablo
habla de la batalla
espiritual contra Satanás.
Él habla de los “dardos
encendidos del maligno”.
El enemigo
continuamente arroja
violentamente “dardos
encendidos” contra ti en el
mundo del espíritu. La
mayoría de estos “dardos”
están dirigidos a tu mente.
El Apóstol Pablo advierte
que no debes ser “movido
fácilmente de tu modo de
pensar” (2
Tesalonicenses 2:2). En la
traducción griega,
“movido” significa “agitar,
molestar, derribar,
(implicado) destruir”. Si
puedes aferrarte de algo y
sacudirlo, tienes control
sobre él. Satanás quiere
“sacudir” o ejercer control
sobre tu mente.
LA ESTRATEGIA DE
SATANÁS: BATALLAS
EN LA MENTE
La mente es una de las
partes más complejas y
menos entendidas del
cuerpo humana. Puesto
que es muy compleja,
Satanás tiene muchos
métodos sutiles de atacar
la mente. Aunque puede
ser imposible listarlos a
todos, la siguiente lista
resume las principales
estrategias de ataque que
Satanás usa en la batalla
por la mente:
CUESTIONAR LA
AUTORIDAD DE DIOS:
La primera tentación del
hombre comenzó en la
mente. Comenzó con esta
estrategia: cuestionar la
autoridad de Dios.
Satanás dijo a Eva: ¿ Dios
os ha dicho...? ¿
Realmente Dios dijo que
no podías comer del árbol
del conocimiento del bien
y del mal? Cuestionar a
Dios y Su Palabra lleva a
la duda, a la incredulidad,
y al escepticismo.
ENGAÑO Y
SEDUCCIÓN:
El engaño fue también
parte de la estrategia del
enemigo. Cuando
Satanás confrontó a Eva,
estaba camuflado como
una hermosa serpiente.
Satanás usa mentiras,
cultos, y “espíritus
religiosos” para engañar
a millones en nuestro
mundo hoy. Algunas de
las estrategias que
Satanás usa incluye las
siguientes:
“Puedes convertirte en
dios”.
“Puedes conocer el
futuro”.
“Tu futuro incluida la
eternidad, está
predestinada. No hay
nada que puedas hacer al
respecto”.
“Todos son hijos de Dios”.
“Hay más caminos al cielo
además de Jesús”.
“Dios es demasiado
bueno para enviar a
alguien al infierno”.
“Todo lo que Dios espera
de ti es que vivas una
buena vida y hagas lo
mejor que puedas”.
“La Biblia no debe ser
tomada literalmente”.
“La Biblia contiene
muchos errores”.
Espíritus seductores de
parte de Satanás atacan
la mente para distorsionar
la verdad de la Palabra de
Dios:
“Pero el Espíritu dice
claramente que, en los
últimos tiempos, algunos
apostatarán de la fe,
escuchando a espíritus
engañadores y a doctrinas
de demonios” (1 Timoteo
4:1).
Satanás usó este ataque
sobre Jesús en Lucas 4:9-
12. Él trató que Jesús se
arrojara de un punto alto
del templo puesto que
Dios ha prometido...
“Pues escrito está: A sus
ángeles mandará acerca
de ti, que te guarden, en
las manos te sostendrán,
para que no tropieces con
tu pie en piedra” (Lucas
4:10-11).
LA CARNE:
Anteriormente estudiaste
sobre la carne como una
fuerza espiritual del mal.
Satanás usa la carne para
combatir contra la mente:
“Pero veo otra ley en mis
miembros, que se rebela
contra la ley de mi mente,
y que me lleva cautivo a la
ley del pecado que está
en mis miembros”
(Romanos 7:23).
Satanás usa tu misma
boca, tus ojos, oídos, e
incluso tus sentidos del
tacto y olfato para
fomentar pensamientos
malvados en tu mente.
CEGAR LAS MENTES
DE LOS NO
CREYENTES:
Satanás obra en las
mentes de los no
creyentes para cegarlos a
la verdad del Evangelio:
“Esto es, entre los
incrédulos, a quienes el
dios de este mundo les
cegó el entendimiento,
para que no les
resplandezca la luz del
evangelio de la gloria de
Cristo, el cual es la
imagen de Dios” (2
Corintios 4:4).
DEPRESIÓN:
Estar deprimido es estar
triste, bajonado,
desanimado, o de bajo
espíritu. Incluye
sentimientos de
desesperanza, desaliento,
y abatimiento. La
depresión puede llevar a
pensamientos suicidas o
al suicidio debido a los
sentimientos de
desesperanza que
producen una pena
mental incontrolable,
dolor, y llanto.
Algunas veces Satanás
usa situaciones de la vida
para guiar a la depresión.
Por ejemplo, una gran
pérdida o un temor de
pérdida, ira reprimida,
baja autoestima,
expectativas no
cumplidas, y una actitud
negativa pueden todas ser
usadas para causar
depresión. En Proverbios
24:10 somos advertidos
sobre “ser débiles en el
día de la adversidad”
(circunstancias
problemáticas o
atribuladas).
Algunas veces la
depresión es causada por
las actitudes negativas de
aquellos alrededor de
nosotros mediante los
cuales Satanás opera. En
Deuteronomio 1:28 el
pueblo de Dios admitió
“nuestros hermanos han
desanimado nuestro
corazón”.
Leemos en Números 21:4
que el alma del pueblo de
Dios estaba muy
desanimada. El Rey David
con frecuencia reflejó
desaliento en sus Salmos
(ver el Salmo 69 por
ejemplo). El Apóstol Pablo
también tuvo tiempos de
profunda depresión:
“Hermanos, no queremos
que ignoréis acerca de la
tribulación que nos
sobrevino en Asia, pues
fuimos abrumados en
gran manera más allá de
nuestras fuerzas, de tal
modo que aun perdimos
la esperanza de conservar
la vida” (2 Corintios 1:8).
Si no conquistas la
depresión puede llevarte a
la opresión por espíritus
satánicos. Esta es una
forma profunda de
depresión donde Satanás
gana más poder restrictivo
sobre la mente.
DESALIENTO:
Desaliento significa “estar
sin aliento”. Satanás
quiere desalentarte
porque si estás “sin
aliento”, eres inefectivo en
la guerra.
AISLAMIENTO:
Otra manera en la que
Satanás ataca la mente
es mediante el
aislamiento. El propósito
de esta estrategia es
aislarte del resto del
Cuerpo de Cristo. Puesto
que los creyentes
funcionan juntos en el
ministerio como un
cuerpo, el aislamiento te
hace no-funcional.
Ejemplos de hombres de
Dios que fueron atacados
mentalmente por Satanás
y se aislaron son Elías (1
Reyes 19) y Jonás (Jonás
4:5-11).
MOTIVOS IMPROPIOS:
Un motivo es tu razón
para hacer algo. Los
motivos son importantes
porque aunque el hombre
mira las apariencias
exteriores (acciones),
Dios mira el corazón:
“Pero Jehová respondió a
Samuel: —No mires a su
parecer, ni a lo grande de
su estatura, porque yo lo
desecho; porque Jehová
no mira lo que mira el
hombre, pues el hombre
mira lo que está delante
de sus ojos, pero Jehová
mira el corazón” (1
Samuel 16:7).
Pero Jesús no se sometió
a Sí mismo a ellos,
porque Él conocía a todos
los hombres.
“Pero Jesús mismo no se
fiaba de ellos, porque los
conocía a todos; y no
necesitaba que nadie le
explicara nada acerca del
hombre, pues él sabía lo
que hay en el hombre”
(Juan 2:24-25).
Muchas personas entran
en el ministerio cristiano
por las razones
equivocadas. Dios está
más interesado en los
motivos que en el
ministerio. Aquí es donde
tú debes colocar tus
preocupaciones también,
porque cuando los
motivos son apropiados
entonces el ministerio
seguirá naturalmente. Tus
motivos para el ministerio
deben ser apropiados:
“Apacentad la grey de
Dios que está entre
vosotros, cuidando de
ella, no por fuerza, sino
voluntariamente; no por
ganancia deshonesta,
sino con ánimo pronto; no
como teniendo señorío
sobre los que están a
vuestro cuidado, sino
siendo ejemplos de la
grey” (1 Pedro 5:2-3).
Debes entrar en el
ministerio de buena
voluntad, no debido a las
ventajas y beneficios del
oficio, no como un
dictador, sino como un
ejemplo. Satanás tratará
de crear motivos
equivocados para el
servicio cristiano
poniéndolos sutilmente en
tu mente. Satanás
provoca motivos
equivocados para desear
el poder de Dios. Puedes
encontrar un ejemplo de
ello en Hechos 8:18-23 en
la historia de un hombre
llamado Simón.
Puedes tener motivos
vindicatorios para tus
acciones (vindicativo
significa que quieres
castigar a alguien que te
ha hecho mal o de quien
no gustas). Ejemplos
bíblicos incluyen a los
discípulos queriendo
ordenar que descienda
fuego del cielo (Lucas
9:54) y a Jonás queriendo
a Nínive destruida (Jonás
4).
David también tuvo un
motivo incorrecto al contar
al pueblo:
“Se levantó Satanás
contra Israel e incitó a
David a que hiciera censo
del pueblo” (1 Crónicas
21:1).
ACTITUDES Y
EMOCIONES
EQUIVOCADAS:
Satanás provoca actitudes
equivocadas hacia otros.
Él inserta dardos
encendidos de envidia,
celos, sospechas, falta de
perdón, desconfianza, ira,
odio, intolerancia,
prejuicio, competencia,
impaciencia, juicio, crítica,
codicia, y egoísmo.
También trata de provocar
actitudes incorrectas de
avaricia, descontento,
orgullo, vanidad, ego,
importancia, arrogancia,
intelectualismo, y auto-
justificación. Malas
actitudes llevan a
emociones equivocadas y
ambas proceden de tus
pensamientos.
Estas actitudes y
emociones te vuelven
inefectivo en la guerra
espiritual. Por ejemplo,
Santiago 4:6 indica que
“Dios resiste al orgulloso”.
Cuando estás lleno de
orgullo, estás en batalla
contra Dios.
REBELIÓN:
Satanás también
introduce pensamientos
rebeldes dentro de tu
mente. Rebelión es
desobediencia voluntaria
contra la autoridad de
Dios. La rebelión incluye
terquedad, obstinación y
desobediencia. Recuerda
que la rebelión fue el
pecado original de
Satanás. Sus cinco
declaraciones
demostraron su rebelión
(Isaías 14:12-14). El
espíritu de “yo...” es una
manera de reconocer el
obrar de Satanás
mediante la rebelión.
ACUSACIÓN Y
CONDENACIÓN:
Satanás es llamado “el
acusador de los
hermanos” (Apocalipsis
12:10). El envía dardos
encendidos de acusación
a tu mente, haciéndote
sentir inferior y
condenándote. Te dará
sentimientos de culpa,
vergüenza, indignidad y
vergüenza.
Una buena manera de
marcar la diferencia entre
la convicción del Espíritu
Santo y la condenación de
Satanás es recordar que
Satanás siempre
generaliza. Por ejemplo,
él habla dentro de tu
mente algo como esto: “tú
no eres bueno”, “no
puedes vivir una vida
cristiana”, “Dios no puede
amarte porque tú eres un
gran pecador”.
Cuando el Espíritu Santo
te está redarguyendo, Él
es específico. Por
ejemplo, Él llama tu
atención a que tienes un
problema con el enojo o la
deshonestidad, etc.
IMPUREZA SEXUAL:
Satanás introducirá
pensamientos de
impureza sexual, lujuria, y
fantasías sexuales
mentales. Jesús dijo:
“Pero yo os digo que
cualquiera que mira a una
mujer para codiciarla, ya
adulteró con ella en su
corazón” (Mateo 5:28).
CONFUSIÓN:
Satanás también provoca
indecisión, confusión, y
frustración en tu mente.
Cuando estás confundido,
indeciso, y frustrado,
ciertamente no puedes
ser un buen soldado
cristiano.
PENSAMIENTOS
TORTURANTES:
Hay una amplia categoría
de pensamientos
torturantes que Satanás
envía a tu mente
incluyendo preocupación,
ansiedad, aprensión y
nerviosismo. El tormento
mental puede también
venir a través de una
mente hiperactiva que no
se “desenchufa” o una
mente que no puede
funcionar
apropiadamente.
Pensamientos de tortura
también incluyen el temor.
Pablo también habla del
“espíritu de temor” en I1
Timoteo 1:7 y el “temor de
muerte” en Hebreos 2:15.
Los pensamientos de
tormentos también
incluyen recuerdos
amargos de eventos que
deben ser perdonados y
olvidados.
COMPROMISO:
“Comprometer” es
resolver los principios
conflictivos
acomodándose. Los
principios de Dios y
Satanás están en
oposición. Satanás trata
que comprometas y bajes
tus principios espirituales.
Por ejemplo, te dirá que
no es necesario que seas
tan santo, que creas la
Biblia literalmente, etc.
INTERESES MENTALES
EQUIVOCADOS:
Satanás constantemente
tratará que te centres en
las cosas del mundo en
lugar de cosas de
naturaleza eterna:
“No améis al mundo ni las
cosas que están en el
mundo. Si alguno ama al
mundo, el amor del Padre
no está en él” (1 Juan
2:15).
Las preocupaciones del
mundo pueden provocar
que la Palabra de Dios
sea inefectiva en tu vida.
(Ver la parábola del
sembrador en Mateo 13,
Marcos 4 y Lucas 8). Las
preocupaciones del
mundo pueden hacerte
que estés desatento del
pronto regreso de Jesús:
“Mirad también por
vosotros mismos, que
vuestros corazones no se
carguen de glotonería y
de embriaguez y de las
preocupaciones de esta
vida, y venga de repente
sobre vosotros aquel día”
(Lucas 21:34).
Satanás ocupará tus
pensamientos con
materialismo en lugar de
valores eternos. Lee la
parábola del rico en Lucas
12:16-21:
“Porque raíz de todos los
males es el amor al
dinero, el cual codiciando
algunos, se extraviaron de
la fe y fueron
atormentados con muchos
dolores” (1 Timoteo 6:10).
Pablo nos advierte que
hay muchos que “piensan
en lo terrenal” (Filipenses
3:18-19).
CONDICIONAMIENTOS
MENTALES:
Si permites que Satanás
persista en pensamientos
de depresión, suicidio,
tormento, acusación, etc.,
puede provocarte
enfermedad mental. Esto
puede incluir un colapso
nervioso o mental y varias
condiciones mentales
reconocidas
médicamente. Satanás
puede poseer la mente de
los no creyentes y de los
apóstatas, aquellos que
alguna vez han conocido
a Dios, y luego se
apartaron de Él.
(Aprenderás más de esto
en el capítulo 21).
ESTRATEGIAS
ESPIRITUALES DE
CONFRONTACIÓN:
VICTORIA EN LA
MENTE
¡Qué arsenal de armas
Satanás ha dirigido contra
la mente! Dejar sin
conquistar estos
pensamientos lleva a
acciones pecaminosas.
Por ejemplo, el odio
puede llevar al asesinato.
Pensamientos adúlteros
pueden llevar a un acto de
adulterio. El divorcio
comienza en la mente. La
codicia puede llevar al
robo.
No hay duda... el mayor
área de guerra espiritual
es la mente. Pero no
temas! Dios ha dado
algunas tremendas
estrategias para vencer
los ataques de Satanás
en la mente:
DEJA QUE EL ESPÍRITU
SANTO INDAGUE TU
MENTE:
Primero, pídele a Dios
que indague en tu mente
y te revele las actitudes
erróneas, motivos y
pensamientos que han
sido introducidos por el
enemigo:
“Examíname, Dios, y
conoce mi corazón;
pruébame y conoce mis
pensamientos. Ve si hay
en mí camino de
perversidad y guíame en
el camino eterno” (Salmos
139:23-24).
En la medida que el
Espíritu Santo te revele
cosas, actúa en
conformidad con esa
revelación. Pide perdón
por los patrones de
pensamientos
equivocados y usa la
Palabra de Dios para
desarrollar nuevos
patrones de pensamiento.
USA TU ARMADURA
ESPIRITUAL:
Dos piezas de la
armadura espiritual te
defienden de los ataques
en la mente. Estas están
enumeradas en Efesios
6:16-17. Una de las
piezas es el yelmo de la
salvación. El yelmo es
usado sobre la cabeza e
implica protección para la
mente.
Pablo no está solamente
hablando de tu salvación
presente en Jesucristo
que puede limpiar tu
mente, él está hablando
de la salvación futura:
“... porque ahora está más
cerca de nosotros nuestra
salvación que cuando
creímos” (Romanos
13:11).
La salvación es también
tu esperanza para el
futuro. El creyente que
tiene el “yelmo de la
salvación” en su lugar
entiende que Dios está
obrando Su propósito
eterno de salvación. Él no
es molestado por lo
ataques del enemigo. El
tiene esperanza no sólo
para el presente, sino
para el futuro también.
La otra pieza de la
armadura para protección
mental es el escudo de la
fe. Como aprendiste
cuando estudiaste sobre
las armas, un escudo era
un pieza de material
pesado que un soldado
sostenía en frente de sí
mismo para evitar que las
flechas lo hirieran. Las
flechas golpeaban contra
el escudo y caían sin
provocar daño al suelo.
El escudo del soldado
cristiano es llamado el
“escudo de fe”. La palabra
“fe” no solamente se
refiere a las verdades
básicas del evangelio
cristiano sino también a tu
confianza en Dios. Otra
pieza de la armadura
espiritual es el cinto de la
verdad (Efesios 6:14). La
verdad de la Palabra de
Dios te defenderá de
cualquier acusación falsa
que el enemigo traiga a tu
mente.
USA LA PALABRA DE
DIOS:
En la tentación de Jesús
cuando Satanás usó
inapropiadamente la
Palabra de Dios, Jesús
confrontó el ataque con la
Palabra de Dios. Cuando
Satanás viene con
acusaciones de culpa, usa
la Escritura:
“Ahora, pues, ninguna
condenación hay para los
que están en Cristo
Jesús, los que no andan
conforme a la carne, sino
conforme al Espíritu”
(Romanos 8:1).
Cuando Satanás viene
con sentimientos de
tormento tal como temor,
usa la Escritura:
“En el amor no hay temor,
sino que el perfecto amor
echa fuera el temor,
porque el temor lleva en sí
castigo. De donde el que
teme, no ha sido
perfeccionado en el amor”
(1 Juan 4:18).
“Porque no nos ha dado
Dios espíritu de cobardía,
sino de poder, de amor y
de dominio propio” (2
Timoteo 1:7).
Cuando Satanás trata de
desanimarte, usa este
Versículo:
“Mira que te mando que te
esfuerces y seas valiente;
no temas ni desmayes,
porque Jehová, tu Dios,
estará contigo
dondequiera que vayas”
(Josué 1:9).
Cuando Satanás trae
culpa falsa a tu mente,
recuerda...
“Si confesamos nuestros
pecados, él es fiel y justo
para perdonar nuestros
pecados y limpiarnos de
toda maldad” (1 Juan 1:9).
... y usa todos los otros
versos sobre la mente
dados en esta lección
para batallar contra los
ataques de Satanás en tu
mente.
CLAMA POR UNA
MENTE SANA:
Clama por una mente
sana conforme la voluntad
de Dios para ti. Para
eliminar pensamientos de
tortura, clama por la paz
que es legítimamente
tuya:
“La paz os dejo, mi paz os
doy; yo no os la doy como
el mundo la da. NO se
turbe vuestro corazón NI
tenga miedo” (Juan
14:27).
“Y la paz de Dios, que
sobrepasa todo
entendimiento, guardará
vuestros corazones y
vuestros pensamientos en
Cristo Jesús” (Filipenses
4:7).
Estos son ejemplos de
cómo puedes desarrollar
todo un “arsenal” de
Escrituras aplicables a los
ataques mentales de
Satanás. En la medida
que estudias la Palabra
de Dios, continúa
identificando versículos
específicos para defender
tu mente contra la
invasión del enemigo.
DEJA QUE LA MENTE
DE CRISTO ESTÉ EN TI:
Pablo escribió bajo la
inspiración del Espíritu
Santo:
“Haya, pues, en vosotros
este sentir que hubo
también en Cristo Jesús”
(Filipenses 2:5).
Las palabras “haya pues”
significan permitir o
abrazar. Has de permitir
que tu mente se vuelva
como la mente de Jesús.
¿ Cómo era la mente de
Jesús? Un proyecto para
estudiar esta cuestión se
provee en la sección de
“maniobras tácticas” de
este capítulo. Es posible
lograr esto porque Pablo
escribió:
“... Pues bien, nosotros
tenemos la mente de
Cristo” (1 Corintios 2:16).
CIÑE LOS LOMOS DE
TU MENTE:
“Por tanto, ceñid los
lomos de vuestro
entendimiento...” (1 Pedro
1:13).
En el cuerpo natural, los
lomos son la parte central
del cuerpo debajo de la
cintura. Los lomos son la
parte más fuerte del
cuerpo. Pedro está
diciendo que debes
preparar tu mente para
ser fuerte. Una vez más,
es algo que TÚ haces.
LLEVA LOS
PENSAMIENTOS
ERRÓNEOS CAUTIVOS:
Se nos dice que debemos
llevar “cautivo todo
pensamiento a la
obediencia de Cristo” (2
Corintios 10:5). Si los
pensamientos no fueran
enemigos no habría
ninguna necesidad de
llevarlos cautivos. Piensa
en como un soldado lleva
cautivo a un enemigo en
el mundo natural. Aplica
estas ideas
espiritualmente en la
medida que “llevas
cautivo” cada
pensamiento.
DERRIBA
PENSAMIENTOS
ERRÓNEOS:
Una de la principales
estrategias de
enfrentamiento para
proteger la mente es la de
derribar. Derribar algo
significa arrojarlo con gran
fuerza. Pablo dijo:
“Aunque andamos en la
carne, no militamos según
la carne, porque las
armas de nuestra milicia
no son carnales, sino
poderosas en Dios para la
destrucción de fortalezas,
derribando argumentos y
toda altivez que se
levanta contra el
conocimiento de Dios, y
llevando cautivo todo
pensamiento a la
obediencia a Cristo” (2
Corintios 10:3-5).
Has de derribar
imaginaciones malvadas
que Satanás inserta en tu
mente. Has de derribar
pensamientos que se
exaltan a sí mismos
contra Dios. Has de llevar
cada pensamiento cautivo
a la obediencia del Señor.
Tú “derribas” al tomar
conscientemente control
de tu mente y rehusar
convivir con los
pensamientos que
Satanás inserta. Ten en
cuento que TÚ debes
derribar... no es algo que
Dios hace por ti.
PIENSA EN ESTAS
COSAS:
Una manera de “ceñir” los
lomos de tu mente es
pensar en asuntos
mentales apropiados.
Pablo dijo:
“Por lo demás, hermanos,
todo lo que es verdadero,
todo lo honesto, todo lo
justo, todo lo puro, todo lo
amable, todo lo que es de
buen nombre; si hay virtud
alguna, si algo digno de
alabanza, en esto pensad”
(Filipenses 4:8).
RENUEVA TU MENTE:
“Renovaos en el espíritu
de vuestra mente”
(Efesios 4:23).
“No os conforméis a este
mundo, sino transformaos
por medio de la
renovación de vuestro
entendimiento” (Romanos
12:2).
Renuevas tu mente
mediante la oración y la
meditación de la Palabra
de Dios.
ANÍMATE A TI MISMO
EN EL SEÑOR:
David se animaba a sí
mismo en el Señor:
“David se angustió
mucho... Pero David halló
fortaleza en Jehová, su
Dios” (1 Samuel 30:6).
Una vez más, TÚ debes
tomar la acción. Tú debes
animarte a ti mismo en el
Señor. No esperes a que
otros lo hagan. Hazlo tú
mismo con la ayuda de
Dios!
RECONOCE LA FUENTE
DE CONFUSIÓN:
Reconoce que la
confusión no es de Dios:
“Pues Dios no es Dios de
confusión, sino de paz.
Como en todas las
iglesias de los santos” (1
Corintios 14:33).
Desde que la confusión
no es de Dios, rehúsa a
aceptar el espíritu de
confusión en tu mente.
CONTROLA LAS
PUERTAS:
En los tiempos del
Antiguo Testamento las
ciudades estaban
rodeadas por muros de
protección contra los
enemigos. Los muros
tenían puertas en donde
los guardias controlaban
la entrada. Quienquiera
que controlara las puertas
de la ciudad controlaba la
ciudad.
Un situación similar existe
en términos de controlar
la mente. Las “puertas” a
tu ser más íntimo son los
cinco sentidos. Es
importante que no
permitas que nada que
tenga la habilidad de
destruirte desde adentro
entre. Esto significa que
debes controlar tu
naturaleza carnal.
Evita las cosas que
abrirían las puertas a tu
mente. Esto incluye cosas
como drogas y el alcohol
que reducen tu habilidad
de pensar y responder. La
pornografía inspira
relaciones pecaminosas y
crímenes sexuales.
Ciertas clases de música,
brujería, actividad cúltica,
y control mental todos
abren las “puertas” de tu
mente.
Quita todas las obras de
la carne y permite a Dios
desarrollar en ti el fruto
del Espíritu Santo (Ver
Gálatas 5:19-26). NUNCA
CEDAS a los ataques
mentales del enemigo. Si
tú cedes, puede que Dios
no intervenga. Considera
Romanos 1... Dios
algunas veces no estorba
a las personas en
aquellas cosas a las
cuales ellos ya han
cedido. Pide a Jesús que
te ayude. Recuerda
aquella profecía del
Antiguo Testamento con
relación a la cual Jesús
dijo que Él “controlaría las
puertas de Su enemigo”.
Déjale tomar este control
sobre tus “puertas”
espirituales.
QUE TU PENSAMIENTO
PERSEVERE EN DIOS:
Mantén tu mente
“perseverando” o centrada
en Dios:
“Tú guardarás en
completa paz a aquel
cuyo pensamiento en ti
persevera, porque en ti ha
confiado” (Isaías 26:3).
Esta es una gran
promesa! Si mantienes tu
mente centrada en Dios,
puedes tener paz a pesar
de cada ataque del
enemigo.
INSPECCIÓN
1. Escribe los versículos
llaves de las Cláusulas de
la Guerra.
2. ¿Dónde está el
principal campo de batalla
de la guerra espiritual?
3. ¿Qué se entiende por
los “dardos encendidos”
de Satanás?
4. Resume las estrategias
de Satanás usadas para
batallar en contra de la
mente.
5. Resume las estrategias
espirituales para
confrontar presentadas en
este capítulo que
vencerán los ataques
mentales de Satanás.
(Las respuestas se
encuentran al final del
último capítulo de este
manual)
MANIOBRAS TÁCTICAS
1. En la batalla por la
mente Satanás trata de
provocar:
n Una mente carnal:
Romanos 8:6-7
n Una mente
separada de Dios
por obras malignas:
Colosenses 1:21
n Una mente
profanada: Tito 1:15
n Una mente que
sigue a la carne: Efesios
2:3
n Una mente
endurecida: Daniel 5:20
n Una mente
dubitativa: Lucas 12:29
n Una mente vana:
Efesios 4:17
n Una mente ciega: 2
Corintios 3:14
n Una mente y
conciencia cauterizada:
Tito 1:15
n Una mente
despreciativa: Ezequiel
36:5
n Una mente maligna:
Hechos 14:2
n Una mente
incrédula: 2 Corintios 4:4
n Una mente débil:
Hebreos 12:3
n Una mente
reprobada: I1 Timoteo 3:8
n Doble ánimo:
Santiago 1:8; 4:8
n Una mente corrupta:
1 Timoteo 6:5; I1 Timoteo
3:8; 2 Corintios 11:3
2. Cualidades mentales
positivas que debes
desarrollar:
n Una mente lista: 2
Corintios 8:19; 1 Pedro
5:2; Hechos 17:11
n Una mente pura: I1
Pedro 3:1
n Una mente
perseverante: Isaías 26:3
n Una mente
renovada: Efesios 4:23;
Romanos 12:2
n Una mente humilde:
Colosenses 3:12; Hechos
20:19
n Una mente sobria:
Tito 2:6
n Una mente sana: I1
Timoteo 1:7
n Una mente de amor:
Mateo 22:37
n Una mente servicial:
Romanos 7:25
n Una mente
persuadida plenamente:
Romanos 14:5
n Una mente ferviente:
2 Corintios 7:7
n Una mente
dispuesta: 2 Corintios
8:12
3. A causa del pecado
constante los hombre
pueden ser guiados a una
mente reprobada.
Considera Romanos 1:28-
32. Una mente reprobada
es el más malvado tipo de
mente que puedes
imaginar.
4. Como aprendiste en
este capítulo, una de las
estrategias para la victoria
en la mente es permitirle a
la misma mente que
estuvo en Jesús estar en
ti. Estudia más el Nuevo
Testamento para
descubrir cómo era la
mente de Jesús. ¿ Qué
actitudes mentales fueron
reflejadas en Sus
acciones? ¿ Cómo Su
ministerio reflejó su vida
intelectual? ¿ Cómo sus
palabras reflejaron sus
pensamientos?
5. Jesús conoce incluso
los pensamientos de tu
mente: ver Lucas 5:22;
6:8; 11:17
6. Compara 2 Samuel
13:28 con Josué 1:9.
Observa que el pasaje en
Samuel es similar a aquel
en Josué en donde Dios
está hablando. Pero el
pasaje de Samuel es mal
aplicado. Absalón habló
estas palabras a los
asesinos de su hermano,
Amnon. El diablo se hace
eco de algunas de las
más grandes palabras
bíblicas ya que él usa y
aplica equivocadamente
la Escritura. Satanás
nunca es más peligroso
que cuando está citando
la Biblia. Esta es una
estrategia llave que usa al
atacar la mente.
2. Claves para la
Destrucción de
Fortalezas
01
DESCUBRIENDO LOS
PATRONES DE LA
MENTE
(2 Corintios 10: 1-
2)= Yo, Pablo, os ruego
por la mansedumbre y
ternura de Cristo, yo
que estando presente
ciertamente soy
humilde entre vosotros,
más ausente soy osado
para con vosotros;
ruego, pues, que
cuando esté presente,
no tenga que usar
aquella osadía con que
estoy dispuesto a
proceder resueltamente
contra algunos que nos
tienen como si
anduviésemos según la
carne.
Quiero que entienda
que estamos hablando
del apóstol Pablo. Y
quiero que no olvide en
ningún momento la
calidad espiritual que
emanaba de Pablo. Con
esos elementos en su
mano, ahora entienda
que Pablo dice aquí que
algunos lo
consideraban como a
alguien que andaba
según la carne.
Entonces, comienza no
a defenderse, sino a dar
explicaciones.
(2 Corintios 10: 3)=
Pues aunque andamos
en la carne, no
militamos según la
carne;
Es valiosa esta
aclaración, ya que a
pesar de todos los
tiempos transcurridos,
esto forma parte de una
confusión global que
todavía desvela a
mucha gente. Una cosa
es estar viviendo
conforme a rutinas de
carnalidad y otra, muy
distinta, no reconocer
que para vivir, debemos
hacerlo en la carne.
Es cierto que
andamos en un cuerpo
compuesto de carne,
pero no necesariamente
militaremos según la
influencia carnal o
conforme al espíritu del
mundo, que en suma es
a lo que le llamamos
carnalidad.
No obstante, sí es
verdad que andamos
dentro de un cuerpo de
carne. Todos en la
carne. Y Pablo no está
diciendo que no milita;
él dice que de
milicia no se desarrolla
según los principios
terrenales. Sin
embargo, no deja de
decir que sí, que
efectivamente, hay
milicia.
(2 Corintios 10: 4-
6)= Porque las armas
de nuestra milicia no
son carnales, sino
poderosas en Dios para
la destrucción de
fortalezas, derribando
argumentos y toda
altivez que se levanta
contra el conocimiento
de Dios, y llevando
cautivo todo
pensamiento a la
obediencia de Cristo, y
estando prontos para
castigar toda
desobediencia, cuando
vuestra obediencia sea
perfecta.
Vamos a ver; la
Palabra nos dice, en
Efesios capítulo 8 y
versículo 12, que
nuestra lucha no es
contra carne y sangre,
sino contra principados,
potestades,
gobernadores y huestes
en lugares celestiales.
Pero vamos a ver,
primero, por qué Pablo
escribe esta carta.
En 1 Corintios y en el
primer capítulo, en los
versos 11 y 12, se
relata la historia de una
división entre los
hermanos de la iglesia
de Corinto. El tema de
la discusión, era lo que
nosotros
interpretaríamos hoy
como falta de
cobertura; quien iba a
cubrir a quien.
En realidad, de lo
que se trataba allí era
de una santa lucha de
poderes personales.
Unos decían que eran
de Pablo, otros decían
que pertenecían a
Apolo, otros que
seguían a Cefas y otros
no querían pertenecer a
nadie y decían que
pertenecían a Cristo.
El tema central era
ver quien se hacía cargo
de la gente. Allí ya
estaba empezando, la
concepción humana, a
tomar terreno por sobre
la idea primaria de Dios
para su iglesia. Todos
sabemos muy bien que
esto que hoy vemos
como “iglesia”, dista
mucho de serlo tal cual
Dios lo pensó.
En este capítulo que
estamos leyendo de la
segunda carta a los
Corintios, son
precisamente aquellos
individuos que no
querían relacionarse
con nadie y que decían
que su jefe era Cristo y
que no necesitaban a
otro, los que estaban
causando problemas.
Eso es lo que todavía
hoy, mueve a
desconfianza a la gente
con respecto a los que
sí están realmente
tomados de la mano del
Señor.
(2 Corintios 10: 7)=
Miráis las cosas según
la apariencia. Si alguno
está persuadido en sí
mismo que es de
Cristo, esto también
piense por sí mismo,
que como él es de
Cristo, así también
nosotros somos de
Cristo.
Pablo tenía a todos
este asunto total y
absolutamente claro. Si
había un líder que decía
ser sólo responsable
ante Cristo y no ante
hombre alguno, de
acuerdo. Pero a la hora
de tomar acción, ese
hombre tenía que
pensar que cualquiera
de aquellos sobre los
cuales aspiraba a
influir, también
responderían solamente
ante Cristo. Esa es
nuestra falencia actual.
Control.
Note usted que los
que están causando el
problema y divulgando
que Pablo andaba en la
carne y que era menos
atrevido en presencia
que en ausencia, eran
los que decían
responder ante Cristo,
pero que al mismo
tiempo aspiraban a
liderar a otros hombres
que no tendrían ese
derecho.
Vamos a confirmarlo
un poco más adelante,
mire el verso
12: …Porque no nos
atrevemos a contarnos
ni a compararnos con
algunos que se alaban a
sí mismos… Note usted
que una de las
condiciones que poseen
aquellos que pretenden
depender de Cristo y no
se lo permiten a los
demás, es alabarse a sí
mismos.
Sigue
diciendo: …Pero ellos,
midiéndose a sí mismos
por sí mismos, y
comparándose consigo
mismos, no son
juiciosos. Pero
nosotros (Hablando de
los apóstoles), no nos
gloriaremos
desmedidamente… Ate
nción: dice
“desmedidamente”. Eso
significa que si pueden
gloriarse en la medida
que Dios les ha dado.
…sino conforme a la
regla que Dios nos ha
dado por medida, -
Esto significa que ellos
tenían una regla,
autoridad o dominio
delegado. Tenían una
medida de autoridad
delegada por Dios en
ciertos perímetros o
ciertos lugares que muy
bien podrían haber
sido, incluso, iglesias.
Pese a que todavía
son muchos los que
oyen lo que voy a decir
con no disimulado
escepticismo, lo cierto
es que muchos siervos
que ministran, incluso,
tienen unción y
autoridad geográfica
donde pueden fluir, en
ciertas naciones y en
otras no. ¿Por qué?
Simple: porque Dios no
les ha dado autoridad
en esas áreas.
(2 Corintios 10: 14)=
Porque no nos hemos
extralimitado, como si
no llegásemos hasta
vosotros, pues fuimos
los primeros en llegar
hasta vosotros con el
evangelio de Cristo.
¿Qué significado
podría tener, si
tenemos en cuenta que
Pablo lo escribe a los
Corintios en su segunda
carta, el hecho de que
hubieran sido los
primeros en llegar allí
con el evangelio? Solo
uno: que tenían
derecho a ejercer
alguna clase de
autoridad sobre esa
iglesia.
(2 Corintios 10: 15-
16)= No nos gloriamos
desmedidamente en
trabajos ajenos, sino
que esperamos que
conforme crezca
vuestra fe seremos muy
engrandecidos entre
vosotros, conforme a
nuestra regla; y que
anunciaremos el
evangelio en los lugares
más allá de vosotros,
sin entrar en la obra de
otro para gloriarnos en
lo que ya estaba
preparado.
Ellos tenían muy en
claro que existían
perímetros muy
determinados que Dios
otorgaba a cada
hombre que era
llamado al servicio. De
allí que es más que
evidente en este párrafo
que ellos tenían mucho
cuidado con no violar
ese perímetro de su
dominio espiritual
otorgado por Dios.
Un ministro (No me
gusta llamarlos
“líderes”, creo que ya
sabe por qué), tiene la
autoridad espiritual
delegada por Dios, ya
sea sobre una obra, ya
sea en un mensaje y no
tenerla en otro
mensaje. Hay
predicadores de un
mensaje. Hay
predicadores enviados a
una nación donde
quiera que se
encuentre. Nación en el
concepto de pueblo
específico.
Hay también, y
netamente en el ámbito
espiritual, autoridades
geográficas, donde
operan y funcionan
ciertos hombres en una
unción mayor que la
que pueden desarrollar
en otras partes. De allí
que gente exitosa en la
batalla en ciertos
lugares, resulte
inoperante en otros.
Entonces, la carta fue
escrita corrigiendo el
tema de su misión y su
gestión. El tema de la
destrucción de
fortalezas está dirigido
al razonamiento de
estos individuos.
Estamos leyendo el
texto, porque no
queremos hacer
injusticia en la palabra
de Dios, sin extraer una
porción para irnos a un
extremo. Porque toda
verdad, si es en
extremo, para a ser
herejía.
El tema de la
destrucción de las
fortalezas está dirigido
a este razonamiento, a
este tipo de disposición
mental, a esta suerte de
filosofía. En suma; a
esta opinión que tiende
a exaltarse sobre los
mismísimos principios
establecidos en la
Biblia.
(2 Corintios 10: 4)=
Porque las armas de
nuestra milicia no son
carnales, sino
poderosas en Dios para
destrucción de
fortalezas.
Noten que estas son
palabras de combate:
“Poderosas para
destrucción”. En los
originales, dice: …Para
demoler, cautivar,
apresar o
desmenuzar… Hay una
honesta preocupación
en muchos ungidos
siervos del Señor con
respecto a la guerra o
batalla espiritual, en lo
concerniente al énfasis
que se le otorga.
Se observa más
inefectividad que
triunfo, pese a que
sabemos cuál es la voz
de Dios al respecto.
Pero una vez más, el
cuerpo de Cristo como
un péndulo, se extiende
a ambos extremos:
unos que se resisten a
recibir la verdad
establecida, y otros que
abortan todo lo
conocido para correr
con la verdad que acaba
de llegar, produciendo
de esta manera dos
extremos, que a pesar
de ser incorrectos, no
invalidan la verdad.
Canciones militantes
dirigiendo nuestros
puños hacia el cielo; sin
embargo, el avance
satánico continúa en
nuestra sociedad. Algo
está aconteciendo.
Pablo decía: …No
quiero que vayan a
golpear el aire; quiero
que sepan lo que están
haciendo cuando lo
hacen; el por qué de las
cosas…
Vamos a hacer un
estudio, aunque no
demasiado
extenso, profundo. Al
mismo tiempo deberá
ser sencillo y se basará
en el fundamento de
esto que hay que
destruir, para
localizarlo y, si está a
nuestro alcance,
entonces eliminarlo.
Vamos primero a una
ilustración física y
concreta: la
palabra es la
palabra OCUROMA.
Significa: “Fortificar,
Defender
vigorosamente”.
Entonces tenemos que,
ahora, fortaleza, es un
lugar fuerte.
En 1 Samuel,
capítulo 22, versículo 4,
vemos lo que se conoce
como La Cueva de
Adulam. Es el sitio en
donde David fue
refugiado y se le llegan
a él una congregación
de Endeudados,
Afligidos y todos
destrozados.
La Cueva de Adulam
significa “El refugio o el
Ancla para el Alma”.
Cueva o fortaleza es
algo que sitia, que
rodea, que cubre,
positiva o
negativamente algo.
Otras definiciones son
la palabra: Edificación.
Es una morada fuerte.
Es una fortaleza. Tiene
que ser una casa fuerte.
Está muy relacionado
con aquel viejo castillo
medieval con murallas
de nuestros cuentos
infantiles.
So trajéramos esta
explicación a la esfera
del espíritu, estaríamos
hablando de una
morada espiritual, de
un refugio o de un
ancla para el alma o
para los pensamientos.
Ahora bien: ninguna
casa se edifica con un
solo bloque. A esto se
lo puede confirmar
cualquier mediano
constructor.
Hace falta más de un
ladrillo para edificar
una casa. Y si la casa va
a ser fuerte, vamos a
tener que hacer un
cimiento sólido, un
fundamento muy
concreto y muchos
ladrillos para edificarla.
Toda casa tiene un
fundamento. De manera
que podemos asumir
que toda fortaleza
también tiene su
fundamento.
Aquí, en esta porción
bíblica, como nos habla
de que derribamos
argumentos, todo
pensamiento que se
levanta contra el
conocimiento de Cristo,
podríamos decir
entonces, que para
construir una fortaleza,
vamos a necesitar dos
cosas:
1)= Localizarla.
Porque no está en el
cielo, está en la mente
de una persona. 2)=
Para edificar una
fortaleza en su mente,
primero tendrá usted
que echar un
fundamento. Fortaleza,
no siempre es una
aseveración negativa.
Hay fortalezas positivas
o negativas.
(2 Corintios 10: 4)=
Porque las armas de
nuestra
milicia, (Atención; está
hablando de
nosotros), no son
carnales, sino
poderosas en Dios para
la destrucción de
fortalezas, derribando
argumentos. (La palabra
“argumento” significa:
“reflexiones que
preceden a una
próxima acción. Un
razonamiento es una
reflexión que antecede
a una acción),y toda
altivez que se levanta
contra el conocimiento
de Dios, y llevando
cautivo todo
pensamiento a la
obediencia a Cristo.
Se dice que se
derriban fortalezas,
derribando primero las
imaginaciones de
nuestra propia mente
carnal, o nuestras
propias reflexiones que,
en corto lapso, se
convierten en acciones.
Primero imaginamos
algo, luego
reflexionamos sobre su
validez y, finalmente, lo
hacemos.
Y toda altivez, u
orgullo, u obstinación,
o rebeldía, o
imaginación o
pensamiento que se
levanta en contra del
conocimiento de Dios.
¿Y qué hacer con todo
este verdadero paquete
de problemas? “Llevar
cautivo todo
pensamiento a la
obediencia de Cristo”.
(2 Corintios 2: 11)=
Para que Satanás no
gane ventaja alguna
sobre nosotros; pues
no ignoramos sus
maquinaciones.
Por favor, tenga en
cuenta lo que sigue,
porque en ello le va la
vida espiritual. Dice que
si ignoramos o
desconocemos las
maquinaciones, esto es:
la manera que Satanás
opera, entonces él
consigue ventaja sobre
nosotros. ¿Podemos
asumir que si no somos
ignorantes, él no tendrá
ninguna ventaja?
(2 Corintios 11: 3)=
Pero temo que como la
serpiente con su astucia
engañó a Eva, vuestros
sentidos sean de alguna
manera extraviados de
la sincera fidelidad a
Cristo.
Aquí vemos que la
serpiente, más conocida
como Satanás, sí que
tiene astucia. No tiene
dominio ni potestad;
fuimos liberados de la
potestad, pero él no
perdió su sabiduría,
sólo la corrompió.
Entonces Pablo dice
aquí que teme que con
la astucia de Satanás
podamos ser
engañados y él tome
ventaja. Es decir que: si
no somos ignorantes
del modo en que él
opera, jamás tendría
ventaja, de modo que
no habría fortalezas
para derribar.
¿Comprende ahora por
qué gastamos algunos
centímetros de Web
para hablar del diablo?
No porque lo
publicitemos, sino para
informarle a usted de
sus maquinaciones y
métodos.
Y es precisamente
sobre esta parte de este
texto en que vamos a
movernos. Vamos a
identificar a partir de
todo esto, precisamente
el modo en que él
opera. Y para poder
efectuar eso, vamos a
traer ciertas
definiciones.
¿Qué son las
Fortalezas? En primer
término, son patrones o
ideas que gobiernan a
un individuo. Escuche
bien y con sumo
cuidado porque esto es
muy importante para
nuestra vida personal.
En segundo lugar,
vemos que son
patrones de
pensamientos que son
regidos o controlados
por poderes edificados
en su mente. Son
especulaciones,
razonamientos,
filosofías, creencias,
ideas. Cualquier orden
de pensamiento que
dicta su estilo de vida.
En Efesios 6, donde
se dan a conocer las
jerarquías del reino de
Satanás, dice que
luchamos contra
principados y
potestades. La
palabra , en
griego, es la palabra
ARCHE, (Que se
pronuncia “arque”) y
significa “principio” o
“diseño”. Esto es muy
importante porque el
principado, no siempre
es un demonio, de allí
que Pablo tiene que
aclarar “…de las
tinieblas”.
Por ejemplo, en
Colosenses 1:18,
dice: El, (Hablando de
Cristo), es la cabeza del
cuerpo que es la Iglesia,
él que es el
principio (Esta palabra
es “principado”), el
primogénito de entre
los muertos. (Y usa,
obviamente, en griego,
la palabra ARCHE).
En la carta a la
iglesia de Laodicea, en
el capítulo 3 y versículo
14 del libro del
Apocalipsis, dice: He
aquí,(Hablando de sí
mismo), el amén, el
testigo fiel y verdadero,
el principio (O el
ARCHE) de la creación
de Dios.
Apocalipsis 1:8,
cuando se introduce
Cristo en el libro del
Apocalipsis, dice: Cristo
se llama el Alfa y la
Omega, el principio (Es
ARCHE. Él se llama,
entonces, el Principio o
el ARCHE, porque Él es
el fundamento, el
diseño, el origen
eficiente de toda la
creación.
Estoy hablando de
principados con la
intención de ilustrar
hasta donde se pueda,
cual es el fundamento
de una fortaleza. Y
Cristo es el fundamento
de toda la creación. Ahí
estamos entendiendo
entonces que no todo
principado es negativo.
El Arcángel, por
ejemplo, es un príncipe
o principado de Dios.
Juan 1:3, dice: Todas
las cosas por él fueron
hechas, y sin él nada de
lo que ha sido hecho,
fue hecho. Muchos
grupos cristianos
enseñan sobre Cristo a
partir del nacimiento de
Jesús. Jesús nació de
María, en Belén,
correcto, pero Cristo
estaba desde el
principio.
Hebreos 1:10,
dice: Tú Señor fundaste
la tierra y los cielos; son
obra de tus manos.
Vemos
indiscutiblemente que
el principio o el
fundamento; la piedra
de ángulo de toda
materia que existe, es
Cristo Jesús, el hijo del
Dios viviente. Vale la
pena mencionar que
todo sigue existiendo
por el poder de su
Palabra.
ARCHE significa “El
extremo”, “el dominio”
o “el primer dominio”.
El que inicia o la raíz de
toda actividad. ARCHE
es de donde derivamos
nuestra más conocida
palabra Por
que el arquitecto es el
que traza el primer
diseño, que se
convierte luego en una
fortaleza.
El principado, o el
ARCHE diseña – Y esto
es muy importante
porque el hombre
piensa en diseños -.
Usted no ve palabras en
su mente; usted ve
figuras, diseños, que
luego expresará con
palabras. Usted dice
“sopa” y, lo que ve, es
un plato humeante, no
la palabra “sopa”.
¿Entiende?
Esto es muy
importante porque,
para construir una
fortaleza en su mente,
todo tendrá que
comenzar con un
diseño, con una especie
de boceto producido
por un Arquitecto, sin
interesar que sea
negativo o positivo. Es
el mismo principio de la
levadura.
Ahora bien: siempre
que en la Biblia
aparecen Principados,
hay un amiguito que
anda con
él: Principad
os nunca anda solo. Al
igual que un Arquitecto,
necesita un Ingeniero.
El Arquitecto no hace la
construcción por sí
mismo ni trabaja jamás
solo.
La palabra Potestad
es la palabra EKOUSIA,
en griego, y significa “El
Permiso”, “La
Autoridad” o “El
Derecho”. La libertad, -
Y esto tiene sentido -,
porque sin el Ingeniero,
el Arquitecto no tiene
derecho a implementar
su diseño. Tiene que
ser aprobado. Es el
poder que ejerce el
diseño.
Este poder, en
funcionamiento,
siempre niega la
presencia de
obstáculos. Es decir
que: una vez sellado, se
establece. Es la
capacidad. La potestad
es la habilidad, el
potencial o el derecho
a ejercer una acción.
La potestad es la
combinación de
derecho y autoridad
que produce una fuerza
que ejerce. Esto es muy
importante también.
Allí donde dice que
Cristo nos libertó de las
Potestades, noten que
no nos libertó de los
principados. La Biblia
no se equivoca.
Nos liberto, - dice -,
de las Potestades, “de
las tinieblas”, (Tiempo
pasado), al reino,
(Algunos están
esperando llegar algún
día lejano), de su Hijo.
¿Nos libertó de qué? Del
permiso o del derecho.
Satanás no tiene
derechos, pero es
porfiado y usurpa su
derecho si usted le abre
la puerta.
EXOUSIA o
Potestades, denota al
Poder Ejecutivo. Es
aquel que ejerce el
patrón de pensamiento.
Mientras que el ARCHE
es el fundamento o
autoridad que permite
que el Poder Ejecutivo
fluya. Es como el dueño
de una Empresa
derivando determinadas
funciones en sus
Gerentes Ejecutivos.
Estos, (Principados y
Potestades), existen en
más de una dimensión
y en más de una esfera.
Y tienen
responsabilidades
distintas y no siempre
son satánicos. Ya vimos
que Cristo es Príncipe.
Es más: usted es un
príncipe.
Ejemplo: vimos que
Cristo es un Principado.
Por eso Pablo oraba y
decía: “…Que los ojos
del entendimiento del
Pueblo de Dios fuesen
alumbrados…” No
sabíamos que el
entendimiento tuviera
ojos. Mucho menos orar
para que fueran
abiertos, ¿No cree?
Piense por un
momento si, por alguna
de esas grandes
“casualidades” que tiene
la vida, no estaremos
demasiado pobres en
oración. Son muchas las
ocasiones en que ni
siquiera sabemos por
qué orar. Son mayoría
las veces que no
salimos de:
“…Señor…bendíceme a
mí, a mi esposa, a mi
hijo, a mi perro y mi
gato…”
Pablo no se
preocupaba por nada
de eso. Él oraba para
que fueran abiertos los
ojos del entendimiento.
Todavía gran parte del
Pueblo de Dios no sabe
que la cabeza tiene
ojos. Y él ya andaba
orando por la visión de
la cabeza.
El entendimiento
debe ser alumbrado
porque en las tinieblas
habitan los demonios.
“Bueno, hermano, está
bien, pero…una vez
que uno es salvo…” No
interesa su teología. No
interesa la doctrina
denominacional que le
hayan enseñado. No
interesan las
tradiciones y
costumbres de su
iglesia:

Lucas 2:35 habla de
que Cristo sería una
espada, para que los
pensamientos de los
corazones, (¿Desde
cuando los corazones
piensan?), fuesen
revelados. Piense en la
importancia de la
venida de Cristo y de
las oraciones de Pablo
comparadas con
nuestras
preocupaciones
actuales.
Otro ejemplo: hay
Principados naturales,
en la dimensión terrenal
y natural. En Tito 3:1
habla de “estar sujetos
y obedecer a
gobernantes y
autoridades”. Y en
griego dice ATCHE y fiar
EXOUSIA. Los
gobernantes diseñan,
las autoridades ejercen.
Romanos 13:1,
dice: ”…Someteos a las
autoridades
superiores…” Aquí
vuelve y usa las dos
palabras en esos tres
primeros versos de
romanos 13. ¿Qué es
someterse a las
autoridades superiores?
Eso: someterse a
quienes van a ejercer lo
diseñado por los
Principados. ¿Títulos?
Para nada: autoridad
divina. No hay otra.
3. Pregunta: "Fortalezas
espirituales - ¿Cuál es la
perspectiva bíblica?"

Respuesta:La palabra
fortalezas se encuentra
una vez en el Nuevo
Testamento, usada
metafóricamente por
Pablo en una descripción
de la batalla espiritual
del cristiano: "Pues
aunque andamos en la
carne, no militamos según
la carne; porque las
armas de nuestra milicia
no son carnales, sino
poderosas en Dios para la
destrucción de
fortalezas." (2 Corintios
10:3 -4). Este pasaje
revela los siguientes
hechos acerca de la
guerra espiritual:
1. Nuestra batalla no se
planea según la forma
de luchar este mundo;
estratagemas
terrenales no son
nuestra preocupación.
2. Nuestras armas no
son físicas, porque
nuestra guerra es
espiritual en
naturaleza. En lugar de
armas y tanques,
nuestras armas son
"toda la armadura de
Dios" y consisten en
"…ceñidos vuestros
lomos con la verdad, y
vestidos con la coraza
de justicia, y calzados
los pies con el apresto
del evangelio de la paz.
Sobre todo, tomad el
escudo de la fe, con
que podáis apagar
todos los dardos de
fuego del maligno. Y
tomad el yelmo de la
salvación, y la espada
del Espíritu, que es la
palabra de Dios.”
(Efesios 6:14-17).
3. Nuestro poder
proviene solo de Dios.
4. El plan de Dios es
destruir las fortalezas
espirituales.
¿Cuáles son estas
"fortalezas" o
"fortificaciones" que nos
enfrentamos? En el
siguiente verso, Pablo
interpreta la metáfora:
"derribando argumentos y
toda altivez que se
levanta contra el
conocimiento de Dios, y
llevando cautivo todo
pensamiento a la
obediencia a Cristo." (2
Corintios 10:5). Los
"argumentos" son las
filosofías, los
razonamientos y los
esquemas del mundo. La
"altivez" tiene que ver
con todo lo orgulloso,
centrado en el hombre y
seguro de sí mismo.

Aquí está el cuadro: el
cristiano, llevando su
armadura espiritual y
teniendo sus armas
espirituales, pretende
"conquistar" el mundo
para Cristo, pero pronto
encuentra obstáculos. El
enemigo ha levantado
guarniciones fuertemente
fortificadas para resistir
la verdad y para frustrar
el plan de redención de
Dios. Hay la fortaleza del
razonamiento humano,
reforzada con muchos
argumentos sutiles y la
pretensión de la lógica.
Hay el castillo de la
pasión, con almenas
llameantes defendidas
por la lujuria, el placer y
la avaricia. Y hay el
pináculo del orgullo, en la
que el corazón humano se
sienta entronizado y se
deleita en pensamientos
de su propia excelencia y
suficiencia.

El enemigo está
firmemente arraigado;
estas fortalezas han sido
guardadas por miles de
años, presentando una
gran muralla de
resistencia a la Verdad.
Nada de esto desalienta
al guerrero cristiano, sin
embargo. Usando las
armas de elección de
Dios, él ataca las
fortalezas, y por el poder
milagroso de Cristo, se
incumplen las paredes, y
los bastiones del pecado y
del error son derribados.
El cristiano victorioso
entra en las ruinas y lleva
cautivo, por decirlo así,
cada teoría falsa y toda
filosofía humana que han
afirmada una vez con
orgullo su independencia
de Dios.

Si esto suena mucho como
Josué peleando la batalla
de Jericó, tienes razón.
¡Qué gran ilustración de
la verdad espiritual es esa
historia! (Josué 6)

Compartir el evangelio no
es la única vez que vemos
la resistencia. También
podemos afrontar las
fortalezas demoníacas en
nuestras propias vidas, en
nuestras familias e
incluso en nuestras
iglesias. Quien ha luchado
con una adicción, o con el
orgullo, o tuvo que "huir
de las pasiones juveniles"
(2 Timoteo 2:22) sabe que
el pecado, una falta de fe
y una perspectiva
mundana de la vida son
de verdad "fortalezas".

El Señor está edificando
Su iglesia, y "las puertas
del Hades no
prevalecerán contra ella"
(Mateo 16:18). Lo que
necesitamos son soldados
cristianos, totalmente
entregados a la voluntad
del Señor de los Ejércitos,
que utilizarán las armas
espirituales que Él
ofrece. "Estos confían en
carros, y aquéllos en
caballos; mas nosotros
del nombre de Jehová
nuestro Dios tendremos
memoria." (Salmo 20:7).

4. Una de las cosas que
Dios quiere que
comprendamos es que lo
que ha iniciado en nuestra
vida, lo terminará, por esa
razón es que le daremos
seguimiento a lo que de
alguna forma hemos
titulado como estudios
sobre los ataques a la
mente, con el propósito
que terminemos de
comprender lo referente a
la Renovación de nuestra
mente y cómo destruir las
fortalezas de las tinieblas.



Cuando vemos las
palabras Reconstrucción,
Restauración,
Renovación, éstas inician
con "Re" y se asocian al
Re-inicio, por ejemplo:
recomenzar, restaurar,
levantar algo; Dios quiere
que tengamos una mente
restaurada que esté de
acuerdo a su voluntad,
porque el Re-inicio es la
proclama de este año
profético, por ello estamos
esperando que Dios haga
cosas maravillosas en
nuestras vidas.
Dios nos dio una palabra
profética hace dos
semanas que queremos
compartir en esta
oportunidad, la cual
entendimos que era una
palabra profética para
toda la Iglesia, que va a
tono con este teman de
esta oportunidad; la cual
dice de la siguiente
manera:
"Has luchado con muchos
pensamientos, has
intentado hacerlo a tu
manera, has batallado con
pensamientos que no
vienen de mí, sino que el
enemigo ha tratado de
colocar en tu mente, pero
te doy una oportunidad y
te voy libertar de todos
sus pensamientos, te voy
a dar una mente renovada
por mí Espíritu, una mente
que sea sólida, que no
dudes jamás en creer
quien Soy Yo, y lo que
estoy dispuesto a hacer
cuando te entregas en mi
presencia. Caminarás
sostenido por mi Espíritu
porque no hay otra
alternativa, no habrá otra
manera de poder
sostenerte ante las cosas
que vienen sobre este
mundo, tienes que ser
firme, firme en lo que te
he prometido y he
hablado porque todo
estará siendo activado en
favor de aquellos que me
sirven, no lo postergues
para mañana, es el
tiempo de que tienes que
decidir qué vas a hacer
con tu vida espiritual.
Tienes que entender que
es mi propósito y mi plan
divino bendecirte,
fortalecerte y hacerte
fuerte, una Iglesia fuerte
es la que va a prevalecer
contra la corriente de todo
aquello que el mundo ama
y desea, pero mi Iglesia
tiene que amar algo
diferente, es mi Gloria, es
mi Presencia, es mi
mismo poder. No camines
por lo que te dicen tus
emociones, deja de
caminar por tus
pensamientos incorrectos,
deja de caminar por lo
que tus oídos oyen, y deja
de moverte por lo que tus
ojos pueden llegar a ver.
Vas a tener que escalar a
un nivel diferente, el nivel
que mi palabra te va a
revelar y te a mostrar, es
contrario a lo que el
mundo experimenta y
anhela, debes caminar
con base en la palabra; mi
Espíritu va a activar sobre
mi Iglesia, será llevada a
niveles profundos de
revelación. No desmayes,
te voy a llevar a los
niveles para poder llegar a
mi Gloria, te voy a llevar a
mí misma presencia, me
vas a oír como nunca me
has escuchado, y vas a
contemplar mi Gloria
como jamás lo has hecho,
pero me debes amar por
completo, de esta forma
te ministraré, a favor de
los que te rodean y
escucha mi palabra,
porque todo será activado
a favor de mi misma
Iglesia."
Compartimos esta palabra
porque una de las cosas
que se enfatiza es la
mente, es decir, los
pensamientos, Dios
quiere que estemos en la
voluntad de Él, por cuanto
el Señor nos ha llamado
para estar en sintonía con
el cielo, no en nuestros
propios pensamientos o
pensamientos infundados
por el enemigo. Dios ha
levantado hombres que
hablan lo que el Espíritu
les dice, hombres
verdaderos que hablan
verdad; por eso debemos
conocer las fortalezas que
se levantan en contra de
nuestras mentes, antes de
poder ser renovados:
Tito 1:15 LBLA Todas
las cosas son puras
para los puros, más
para los corrompidos e
incrédulos nada es
puro, sino que tanto su
mente como su
conciencia están
corrompidas.
Es importante que
analicemos este versículo,
la mente tiene que ser
renovada, la Biblia lo deja
ver claramente, porque
entonces al renovar la
mente todo lo que esté allí
que no le sirve a Dios,
debe ser descartado.
Hebreos 10:16 LBLA
ESTE ES EL PACTO
QUE HARE CON ELLOS
DESPUES DE
AQUELLOS DIAS--DICE
EL SEÑOR: PONDRE
MIS LEYES EN SU
CORAZON, Y EN SU
MENTE LAS ESCRIBIRE.
No debemos abrir la
mente a un estado de
pasividad, pues nos
haremos daño a nosotros
mismos y a los demás
que nos rodean. Una
persona con una mente
pasiva afecta también su
entorno, por esa razón
nuestra mente debe estar
activa, firme en la verdad
de Dios y en lo que Dios
nos ha prometido, con eso
el enemigo no logrará
engañarnos con sus
mentiras; en caso
contrario la mente queda
anulada por pensamientos
como el rechazo, el
miedo, y otros. Hay
procesos que inician en el
ser humano cuando
acepta a Cristo en su
corazón, renovando,
restituyendo la mente del
ser humano y otros; pero
debemos pedirle a Jesús
que nos renueve la
mente.
2 Corintios 10:5 LBLA
destruyendo
especulaciones y todo
razonamiento altivo que
se levanta contra el
conocimiento de Dios, y
poniendo todo
pensamiento en
cautiverio a la
obediencia de Cristo...
Puede ser que el enemigo
haya logrado construir
fortalezas espirituales en
la mente del humano,
pero si no anhelamos que
sean destruidas, no va a
suceder nada en
nosotros, por eso
debemos llevar nuestros
pensamientos cautivos a
la mente de Cristo.
Pro 20:18 RV60 Los
pensamientos con el
consejo se ordenan; Y
con dirección sabia se
hace la guerra.
Debemos aprender cómo
liberar la mente de una de
las cosas más fuertes que
enemigo nos pone
enfrente: una mente
carnal; por eso debemos
renovar nuestra mente a
la voluntad de Dios.
Debemos decir que
nuestra mente no
pertenece a la carne, y
debemos tener
arrepentimiento para
poder ser renovados. La
gente no quiere hablar ni
saber del arrepentimiento,
sin embargo si no hay
arrepentimiento, no hay
quebrantamiento y por lo
tanto no existe la
necesidad de Dios en la
vida del humano.
No debemos poner
nuestra mente en blanco,
hay ciertas prácticas
donde se pone la mente
en blanco. Estas
prácticas, como lo son: el
yoga, entre otras;
permiten ingresar al
enemigo en la mente y se
le abre la puerta para que
trabaje en ella a su favor.
Mucho se ha dicho que
esta práctica puede
ayudar a relajarse, pero
es mentira, puesto que no
es necesario que
pongamos nuestra mente
en blanco para tener paz;
la victoria y la paz la
obtenemos en Cristo, por
medio de Su presencia y
Su palabra. El crecimiento
espiritual hacia una vida
victoriosa y la renovación
de la mente solo pueden
ser por medio del Espíritu
Santo y por medio de la
revelación de la palabra.
Efesios 4:23 BLS
Ustedes deben cambiar
completamente su
manera de pensar, y ser
honestos y santos de
verdad, como
corresponde a personas
que Dios ha vuelto a
crear para ser como él.
El mismo versículo en la
Traducción Viviente dice
"En cambio dejen que el
Espíritu les renueve los
pensamientos y las
actitudes" porque cuando
por el Espíritu somos
llevados a la renovación
de la mente, nuestras
actitudes también
cambian.
Salmos 19:14 VNM Que
los dichos de mi boca y
la meditación de mi
corazón lleguen a ser
placenteros delante de
ti, oh Jehová, mi Roca y
mi Redentor.
La mente también puede
ser sanada, no es lo
mismo sanidad de la
mente que sanidad
mental. La sanidad mental
se refiere a la sanidad de
los procesos del
pensamiento. Por eso el
campo de batalla entre
nosotros y el enemigo,
son nuestros
pensamientos. En la
esfera de los
pensamientos es que la
persona se rinde a una
corriente o a otra. Es por
eso que una mente
abierta permite que la
persona sea llevada a la
cautividad, y cuando se
encuentran cautivas
quieren razonar las cosas
de Dios, pero no debemos
hacer eso, debemos
creerle a Dios, las cosas
de Dios son por fe no por
razonamiento. Además
debemos saber que la
transformación de la
mente, es un desafío
diario, por eso debemos
pedirle a Dios que todos
los días renueve nuestra
mente.
Romanos 12:2 LBLA Y
no os adaptéis a este
mundo, sino
transformaos mediante
la renovación de vuestra
mente, para que
verifiquéis cuál es la
voluntad de Dios: lo que
es bueno, aceptable y
perfecto.
Si somos nuevas criaturas
no podemos tener la
mente del viejo hombre.
Esta renovación debe ir
ligada a nuestra
naturaleza de creyente,
redimido por la obra del
Hijo de Dios, Jesucristo.
Si cambiamos la forma de
pensar colateralmente se
cambiaran nuestras
acciones, es decir, que
toda nuestra vida
cambiará. Sin embargo es
preocupante que los
cristianos no
experimentan crecimiento,
puede ser que sea porque
el enemigo logró construir
una fortaleza mental para
que estas personas no
tengan el crecimiento que
Dios quiere. Ahora bien,
¿cómo vamos a destruir
las fortalezas? El Apóstol
Pablo enseñó sobre estas
fortalezas. Cuando
hablamos de fortalezas,
hablamos de una
fortificación, un castillo
con muchas habitaciones,
estas habitaciones son las
fortalezas que
describiremos a
continuación:
Actitudes y emociones
equivocadas
El enemigo inserta dardos
de envidia, deseo, ira,
intolerancia, prejuicio,
egoísmo, legalismo,
codicia, envidia, falta de
perdón. Las personas
luchan en su vida
diariamente y tratan de
crecer, y al prosperar
inmediatamente el
enemigo pone estos
pensamientos en su
mente para no dejarlos
avanzar.
Rebelión
Es la desobediencia
voluntaria contra la
voluntad de Dios; el
pueblo de Israel cayó
mucho en esto. Esta
fortaleza tiene que ver con
la obstinación y la
desobediencia.
Acusación y
Condenación
No se cree ser perdonado
aunque se sabe que así
fue. Satanás es llamado
acusador, y pondrá
pensamientos para tratar
de condenarnos y que no
creamos que Dios ya nos
perdonó.
Apocalipsis 12:10 LBLA
Y oí una gran voz en el
cielo, que decía: Ahora
ha venido la salvación,
el poder y el reino de
nuestro Dios y la
autoridad de su Cristo,
porque el acusador de
nuestros hermanos, el
que los acusa delante
de nuestro Dios día y
noche, ha sido arrojado.
Impureza Sexual
Nos referimos a la lujuria,
fantasías sexuales,
espíritu de pornografía,
concupiscencia;
pensamientos que van
dirigidos hacia todo esto.
Confusión
La mente está llena de
indecisión y frustración.
Una persona así no puede
ser un buen soldado de
Cristo.
Pensamientos
Torturantes
Hablamos de
pensamientos de
preocupación, ansiedad,
aprensión, nerviosismo,
desesperación. Es un
espíritu de pánico por las
cosas que están
sucediendo en el mundo,
pero nosotros no
podemos dejarnos
arrastrar por el mundo,
porque sabemos que Dios
es nuestro presente y
nuestro futuro y Él nos
librará de lo que le pasará
al mundo.
Compromiso
Es resolver los principios
conflictivos, la gente se
acomoda a los principios
del enemigo, y entonces
las personas bajan en sus
compromisos con Dios.
Se piensa que no es
necesario consagrarse,
leer la biblia, orar. Estos
pensamientos los pone el
enemigo en la mente para
que las personas no
logren el crecimiento que
Dios quiere que tengan.
Intereses mentales
equivocados
Centrarnos en las cosas
del mundo y no en las
cosas de la vida eterna.
Los compromisos
equivocados traen
intereses equivocados
1Juan 2:15 RV60 No
améis al mundo, ni las
cosas que están en el
mundo. Si alguno ama al
mundo, el amor del
Padre no está en él.
Condicionamientos
mentales
Se activan la depresión y
el agobio, entonces los
pensamientos que vienen
son de suicidio, la
acusación puede provocar
colapsos mentales
clínicos y psicológicos.
Hay muchos predicadores
que están enseñando la
hiper-gracia, diciendo que
una persona que se
suicide se va al cielo de
inmediato, pero esto es
una mentira, nosotros no
tenemos el derecho de
quitarnos la vida, lo dice la
Biblia, y como cristianos
debemos creer que Dios
tiene la soberanía sobre
nuestra vida. Debemos
creer en la liberación de la
mente, debemos
enseñarla para que el
pueblo tenga armas para
pelear contra el enemigo.
¿Qué cosas producen las
fortalezas mentales?
1. Ceguera Espiritual
Las personas no
entienden las cosas
espirituales, la solución es
hacer guerra para que las
fortalezas sean
derrotadas en la vida es
ellas.
2. Atadura de la carne
Estas personas abren la
mente a pensamientos
sensuales e imágenes
pornográficas. Los que
están dominados por la
naturaleza pecaminosa
piensan en esas cosas y
si lo permiten, estos
pensamientos persisten.
Sin embargo, si
permitimos que Dios
controle nuestros
pensamientos Dios los
cambiará.
Romanos 8:5 LBLA
Porque los que viven
conforme a la carne,
ponen la mente en las
cosas de la carne, pero
los que viven conforme
al Espíritu, en las cosas
del Espíritu.
3. Confusión entre
pensamientos y
acciones
Personas que se dejan
influenciar para agradar a
los deseos de la carne,
aunque sepan que deben
agradar a Dios.
Desórdenes Mentales
Entre estos están los
desórdenes de
personalidad, que es
mantener patrones de
conducta y
comportamiento que se
alejan de los esperados
comúnmente.
Desórdenes alimenticios
Muchas personas sufren
de estos desórdenes
como la anorexia, que es
un espíritu que se
apodera de la persona.
Otro es la bulimia, el
trastorno por atracones,
es decir que comen sin
parar, viven para comer.
Esto es la glotonería, que
es un pecado que está al
mismo nivel del adulterio
o la fornicación.
También producen fobias,
trastorno de ansiedad,
temores por cosas que
pueden pasar o a cosas
que no son reales.
4. Dominio Mental
Perversidades en su
corazón, anda pensando
siempre en maldad.
Pro 6:14 RV60
Perversidades hay en su
corazón; anda pensando
el mal en todo tiempo;
Siembra las discordias.
¿Hay forma de derrotar
estas ataduras?
Sí existe, podemos
mencionar tres elementos
para llegar a derrotar a
estas ataduras:
1. Reconocer que No lo
podremos hacer con las
fuerzas propias, sino solo
con el poder de nuestro
Señor Jesucristo se
pueden destruir ese tipo
de fortalezas.
2. Renunciar a todo
pecado o concesión que
se le haya hecho al
pecado. Se debe
renunciar todo esto para
poder tener una nueva
vida en Cristo.
3. Además de pedir a
Cristo que retome el
control de nuestra mente,
debemos estar unidos a
Él.
Gálatas 5:1 LBLA Para
libertad fue que Cristo
nos hizo libres; por
tanto, permaneced
firmes, y no os sometáis
otra vez al yugo de
esclavitud.
Otra cosa que debemos
hacer es filtrar la
información que llega a
nuestra mente. Debemos
decir NO a las cosas que
pueden trastornar nuestra
mente.
Destrucción de
fortalezas
Debemos derribar la
forma de pensar antigua,
Dios quiere deshacerla
por completo.
Fortalezas Espirituales
Son aquellas que
gobiernan a los
individuos, familias,
naciones.
El Auto-engaño
No debemos ser auto-
engañados, esta es una
fortaleza difícil de quitar,
la persona no permite
reconocer que está
engañado, por el
contrario, solo con el
reconocimiento de saber
que necesitamos ayuda,
ya eso nos empieza a
liberar.
Las fortalezas en que
confían los demonios, son
los pensamientos que se
formaron como parte de la
cultura y la idiosincrasia
de un pueblo; pero
realmente eso no debe
ser, puesto que la cultura
de un pueblo, puede tener
un trasfondo de culto a
demonios o ídolos, por
ello no puede gobernar
nuestra vida, necesitamos
detener esa operación de
error en nuestra vida.
Romanos 12:2
SyEspañol y no sean
conforme a este mundo,
sino transfórmense por
medio de la renovación
de su mente, y
disciernan cuál es la
buena, agradable y
perfecta voluntad de
Dios.
Estas fortalezas pueden
ser:
- La pasividad es una de
las cosas más fuertes que
hay en la iglesia,
debemos tener nuestra
mentes ocupada y ser
activos.
- Pensamientos
fulgurantes, pensamientos
de impurezas.
- Imágenes.
- Sueños que no son
naturales, que pueden ser
de Dios o del mal.
- Insomnio, por aflicción.
- Falta de concentración,
cuando la mente de
alguien está bajo el
ataque del enemigo
muchas veces pierde la
concentración, se pierde
la concentración durante
los momentos de oración,
de escuchar o leer la
Biblia.
- Inactividad.
- Vacilación es hacer burla
de todo.
- Locuacidad, mentes que
tiene demasiados
pensamientos. No pueden
entender lo que otra
persona les está diciendo
en una conversación
porque su mente está
llena de pensamientos y
no pueden concentrarse.
- El síntoma de los ojos,
revelan la mente del
hombre y la mujer.
Estrategias Espirituales
de Confrontación -
Victoria en la mente
Debemos dejar que el
Espíritu Santo examine
nuestra mente y que
disponga desalojar en
nosotros lo que no
debamos tener
ocupándola; por eso
necesitamos ministrarnos
constantemente con la
palabra de Dios, así fue
como Jesús confrontó al
enemigo en el desierto,
con la palabra.
Clamemos por una mente
sana.
Filipenses 4:7 LBLA Y la
paz de Dios, que
sobrepasa todo
entendimiento, guardará
vuestros corazones y
vuestras mentes en
Cristo Jesús.
Dejemos que la mente de
Cristo esté en nosotros.
Filipenses 2:5 RVA Haya
en vosotros esta manera
de pensar que hubo
también en Cristo
Jesús:
Llevemos nuestros
pensamientos cautivos a
mente de Cristo.
2 Corintios 10:5 LBLA
destruyendo
especulaciones y todo
razonamiento altivo que
se levanta contra el
conocimiento de Dios, y
poniendo todo
pensamiento en
cautiverio a la
obediencia de Cristo...
Renovemos nuestra
mente.
Romanos 12:2 LBLA Y
no os adaptéis a este
mundo, sino
transformaos mediante
la renovación de vuestra
mente, para que
verifiquéis cuál es la
voluntad de Dios: lo que
es bueno, aceptable y
perfecto.
Controlemos las puertas
de nuestra vida espiritual,
esto lo podemos lograr
por medio del control de
las puertas de nuestra
mente, ¿cómo?,
identificando qué es lo
que nos autoministramos,
si nos ministramos
pornografía a través de la
televisión, es entonces la
puerta llamada televisión
por la que entrarán
pensamientos de lujuria a
nuestra vida.
1Juan 2:6 DHH El que
dice que está unido a
Dios, debe vivir como
vivió Jesucristo.
La mayor fortaleza en
contra nuestra es no creer
que podemos llegar a la
estatura del varón
perfecto como nos lo pide
El Señor en Su palabra;
pero si en cambio, le
creemos a Dios en todo lo
que nos diga, podremos
decir que como la Biblia:
diga el débil, fuerte soy,
esto lo alcanzaremos por
medio de la fe en nuestro
Señor Jesucristo.

5.