Está en la página 1de 3

MOVIMIENTO EN DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

Personalidad Jurídica 199

Los Choros, 16-01-2008.


De nuestra consideración:

La Directiva del Movimiento en Defensa del Medio Ambiente, quiere expresar su


extrema preocupación ante el ingreso del proyecto de la Central Termoeléctrica
“Barrancones” de la empresa Suez Energy, sumado al proyecto “Farellones” de la
empresa Codelco, ingresados al Sistema de Evaluación al Impacto Ambiental con
fecha 03.01.08 y 13.09.07 respectivamente; estas dos Centrales Termoeléctricas
proyectan instalarse en el borde costero de nuestra Comuna de la Higuera.

Teniendo en cuenta los efectos directos e indirectos de un plan de esta envergadura,


nosotros exigimos una evaluación ambiental estratégica que asegure que se cumpla
con la Ley del Borde Costero y que se estudien los efectos sobre las Áreas de Manejo
de todas las caletas, la Reserva Marina Islas Choros-Damas y la Reserva Nacional
Pingüino de Humboldt.
A nuestro parecer el impacto ambiental que generarían estos proyectos en la fauna
terrestre y marina será de carácter permanente e irreversible debido a modificaciones
en las condiciones del Medio Ambiente por fragmentación de hábitat, pérdida de las
áreas de crianza y alimentación y la destrucción de huevos y larvas de peces, mariscos
y crustáceos.

Estamos en riesgo de un daño emergente constituido por la potencial pérdida de valor


de las Áreas de Manejo, desde Caleta Hornos hasta Caleta Chañaral, daño ya
irremediablemente producido porque el valor es un elemento patrimonial con
múltiples repercusiones en aspectos como la obtención de créditos. El daño moral de
quienes directamente tienen que soportar las consecuencias de la operación de las
centrales y su contaminación directa será impredecible; indudablemente el daño será
absoluta responsabilidad de nuestros gobernantes.

Las emisiones de las centrales en su efecto combinado llegan a representar un factor


psicopatogénico y una fuente permanente de perturbación de la calidad de vida de los
pobladores, pescadores, agricultores, mineros y crianceros.
Enfatizamos nuestra oposición frontal a la captación de agua marina para enfriar las
calderas y el almacenimiento de canchas de cenizas residuales, sobre todo los
depósitos de cenizas de la empresa Suez que quedarían a muy poco distancia del
pueblo Los Choros (menos de 10 km.)
Nos interesa que hagan una política que nos garantice el futuro; todas las áreas de
manejo tienen una producción que está en pleno aumento y más de 1000 personas
dependen de esta producción para vivir y que contribuyen con su esfuerzo a las
exportaciones de productos de mar no contaminados, además deben preocuparse de
planificar en forma urgente el turismo de la Comuna, que complementa los ingresos
de sus habitantes y que es una oportunidad para el país como fuente de ingresos y de
desarrollo.

Nuestro interés es mantener al máximo posible las condiciones naturales del borde
costero y los terrenos aledaños en beneficio de la fauna, la flora y los ecosistemas en
general.
Nos parece objetable la forma en que Codelco ha intentado de influir en los pescadores
de Totoralillo Norte, ofreciendo el oro y el moro, indemnizaciones por daño a su área
de manejo, compensaciones y mitigaciones. Sin duda alguna sabemos que esto poco o
nulamente se cumple y pensamos en la exigencia de rechazar estos proyectos
“Farellones” y “Barrancones”. Por intereses económicos nos agraden y ponen en
peligro nuestros hogares, lugares de trabajo y nuestra salud.
Sentimos pena por nuestro Medio Ambiente, por nuestro país, por haber confiado en
un sistema “democrático” y “social”, el cual a costa nuestra se ha ido beneficiando y
enriqueciendo cada vez más. Así es la voracidad de la Industria y el resultado es claro:
mayor concentración de riquezas y mayor miseria.
Denunciamos las fuertes ganancias económicas corto placistas y las muestran como
la última solución, sin importar los sentimientos y la vida que ha desarrollada la gente
y la supervivencia de la fauna.
Si nos queremos dejar convencer de que todo radica en que Chile necesita más energía
y más centrales a carbón, es que somos muy ingenuos cuando sabemos el negocio que
implican estos mega-proyectos y los intereses que hay detrás.
Los pescadores de la Comuna sienten que les han mentido y están indignados. La
empresa Codelco ha minimizado sistemáticamente los efectos de la contaminación que
produce su proyecto.
Las autoridades también cayeron en descrédito ante la comunidad pues teniendo
conocimiento de los malos antecedentes de centrales termoeléctricas en otras partes
del país, no aparecen en las observaciones al SEIA.
Los informes de la Universidad de Valparaíso y la Universidad Católica del Norte
(Coquimbo) sólo vinieron a alimentar aún más las aprehensiones respecto al
ocultamiento de información sobre la envergadura real de la contaminación al borde
costero por parte de Codelco.
Contaminación de ríos, del borde costero, derretimiento de glaciares, polución por
material particulado, por petcoke, por emisiones masivas de CO2 y metales pesados.
El inventario de los desastres ambientales que han afectado a Chile en los últimos
años es extenso, pero muy poco conocido.

Codelco tiene un historial de la sistemática destrucción de espacios naturales en


donde se instala. No ha aprendido de las lecciones del pasado y no es capaz de asumir
las responsabilidades de su funcionamiento irregular y miente sistemáticamente al
referirse a su tecnología de punta.
Solicitamos a la Autoridad Ambiental del país que rechace los proyectos de Codelco y
Suez antes de que sea demasiado tarde.
El sueño del señor Intendente de convertir la Comuna en una plataforma energética
(diario el Tiempo 12-18 de Octubre 2007) es un sueño con pies de barro. Falta un
compromiso del Gobierno Regional, CONAMA y la Corema de hacer del Medio
Ambiente un elemento clave en su política en un desarrollo sostenible y ganas de
afrontar el cambio climático promoviendo el cumplimiento de los discursos de la
Presidenta Bachelet en Nueva York en las Naciones Unidas el año pasado y otras
actuaciones en áreas claves como la biodiversidad, el control de sustancias químicas,
la política de aguas, la protección de la naturaleza, la cohesión medioambiental, la
gestión de los residuos y el impulso al derecho medioambiental.
La aprobación de estos proyectos significaría un retroceso en estas políticas en vez de
avanzar y defender las vidas de los pobladores.
Estamos esperanzados que nuestras inquietudes sean acogidas por las autoridades,
como lo establece una real democracia, sana y normal, pero nunca consagrada para
favorecer a un determinado sector económico o una corriente política del país, cuando
aspira a verse beneficiada en algún período eleccionario de la nación.
Respetuosamente,

Rosa Rojas Guala Jan van Dijk


Presidenta Secretario