Está en la página 1de 124
Titulo original: La Lecon de Althusser © Editions Gallimard, Paris, Francia, 1974 Traduccién: Irene M. Agoff de Ramos_ . © de esta edicién y de la traduccién, tinica autorizada en idioma espajiol: Editorial Galerna, 1975 Talcahuano 487, Buenos Aires Hecho el depésito que indica la Ley 11723 Impreso en la Argentina ‘SIGLAS UTILIZADAS UEC = (Uni6n de Estudiantes Comunistas) ML (Marxismo-leninismo) PC (ver PCF) PCF (Partido Comunista Francés) PCI (Partido Comunista Italiano) URSS_ (Uniénde Repdblicas Socialistas Soviéticas) UJCML)(Unién de Juventudes Comunistas-Marxistas Leninistas) MCE = (Mercado Comiin Europeo) MCF _ (Federacién de Circulos Marxistas) CMLF (Federacién de Circulos Marxistas Leninistas) CGT = (Confederacién General de Trabajadores) UGE (Union General de Estudiantes) UNEF (Unién Nacional de Estudiantes de Francia) PSU (Partido Socialista Unificado) OTAN (Organizacién del Tratado del Atlantico Norte) PS (Partido Socialista) GTU (Grupos de Trabajo Universitario) JCR (Juventud Comunista Revolucionaria) SNESup (Sindicato Nacional de la Ensefianza Superior) CFDT (Confederacién Francesa de Trabajadores) ENS (Escuela Normal Superior) Us (Unién de la Juventud) CRS (Cuerpo Republicano de Seguridad) Este libro quiere ser el comentario de una leccion: la leccion de marxismo que Louis Althusser dio a John Lewis ', y una reflexion sobre lo que esta leccion pretende ensefiarnos y sobre lo que de hecho nos ensefia, no acerca de la teoria de Marx sino de la realidad presente del marxismo; una reflexion sobre lo que en 1973 es el discurso de un filésofo marxista reconocido, sobre las condiciones que hacen enuncia- ble su leccién, sobre las que le permiten tener eco, tanto en los intelectuales como en los politicos, en los ‘‘comunistas” como en los “izquierdista: Este comentario no aspira’a la objetividad en el sentido con que algunos la entienden: balance de los lados buenos y malos, de las opiniones favorables y desfavorables. Parte de una experiencia que muchos intelectuales de mi generacién pudieron hacer en 1968: el marxismo que habiamos aprendido en la escuela althusseriana era una filosofia del orden, cuyos principios, en su totalidad, nos separaban del movimiento de rebeldia que estremeci6 al orden bur- gués. Sin embargo, la mayoria se negd a hacer de esa experiencia el principio de una critica abierta. Exis- tian muchas razones para ello. En primer lugar cierto pudor. Seguramente Althusser nos habia extraviado, pero por caminos que sin él, quizds, jamds hubiéra- mos emprendido. ,No fue acaso él quien, en los aiios 1 Louis Althusser. Para una critica de la practica tedrica. Respuesta a John Lewis. Buenos Aires, Ed. Siglo XXI, 1974. 11