Está en la página 1de 4

PROPUESTAS AL PLAN DE GESTION 2009 – 2014

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA LA MOLINA (UNALM)

A LA COMUNIDAD MOLINERA EN GENERAL:

Ante la próxima elección de autoridades principales: Rector, Vicerrector Académico, y


Vicerrector Administrativo en nuestra casa de estudios, Universidad Nacional Agraria
La Molina (UNALM), presento a la comunidad molinera en general constituida por
estudiantes, trabajadores no docentes, y docentes, algunas propuestas orientadas a
contribuir con el desarrollo institucional; antes haré un análisis crítico - constructivo,
sobre la situación actual de nuestra institución, sin dejar de lado una visión
retrospectiva de la institución.

En razón que en nuestra institución, en aspectos varios, no es posible contar con


información oficial, recurriré para el análisis a mi experiencia vivida en la institución
por casi tres décadas, así como a todo aquello que resulta evidente para todo
observador, empleando en algunos casos supuestos e hipótesis frente a situaciones
diversas, planteando a la vez algunas propuestas de solución a la problemática de
nuestra institución.

La UNALM actual, evidentemente, en su aspecto físico no es la misma de hace treinta


años, ya que ha tenido cambios en su infraestructura, aunque no en gran medida,
siendo en este aspecto lo más relevante las nuevas aulas y algunos laboratorios
construidos, sin embargo, aún se mantienen rezagos de las denominadas barracas
que durante muchos años sirvieron como aulas para impartir clases, así como otras
construcciones antiguas y en deterioro que aún existen. En el aspecto de la esencia
estructural no se ha avanzado nada: tenemos autoridades poco ejecutivas con poca o
ninguna presencia física y espectadoras del movimiento que por inercia tiene la
universidad, procurando vivir al amparo del prestigio que antaño logró nuestra
institución.

Los laboratorios correspondientes a diferentes especialidades para uso académico y


de investigación siguen siendo los mismos de hace muchos años vistos por fuera y
una visión de su interior nos muestra que alberga equipos e instrumental diverso muy
antiguos, casi obsoletos o en desuso. Debo, por otra parte, alabar aquí el
equipamiento de aulas de clase con equipos de proyección que brindan gran apoyo
para el dictado de las clases.

La esencia en nuestra institución es agropecuaria sin dejar de lado líneas afines y


otras relacionadas, sin embargo en el terreno de producción agropecuario dentro del
campus diríamos que no se predica con el ejemplo. Tenemos parcelas de cultivos
agrícolas que a la vista nos indican que carecen de dirección técnica – profesional
especializada, teniendo mucho de baja productividad. Las granjas se encuentran
reducidas a estructuras o galpones y corrales viejos y descuidados en general y
generalmente carentes de animales en crianza. ¿Qué podemos enseñarles a nuestros
alumnos con muestras como estas?, ¿Acaso no sabemos producir?, ¿ no tenemos los
recursos económicos para invertir? En síntesis, estos sectores no reflejan
productividad para demostrar a nuestros alumnos y visitantes cómo se hace ciencia y
se aplica ésta en el campo de la producción. En particular, creo que ocurre esto
porque tenemos autoridades sin un plan de desarrollo institucional y, además, no
destinan fondos necesarios para ello.

El campus UNALM hace algunos lustros era iluminada por las noches y brindaba
relativa confianza y seguridad a todos quienes transitábamos por sus pasillos.
Actualmente luce oscura lo cual genera inseguridad y brinda condiciones adecuadas

1
para la ocurrencia de robos y actos ilícitos relacionados que se han vuelto frecuentes,
no habiendo faltado algún caso de asalto. La inseguridad en el campus es creciente.
Sobre este aspecto las autoridades no han realizado un trabajo coherente para cortar
de raíz este flagelo, más aún, pareciera que no les importa.

Cuando era estudiante del postgrado allá por los años 1980 – 1981, para
transportarme a y de la UNALM hacía uso de los ómnibus de la institución que, si bien
no eran nuevos, brindaban un servicio a satisfacción. Actualmente, luego de casi
treinta años, la flota de buses institucional está integrada por unidades generalmente
viejas y al parecer algunos pertenecen a la flota antigua referida. Los buses no
solamente son viejos, muestran inseguridad y además, su número no satisface la
demanda de la población molinera ¿Porqué no contamos con una flota nueva?
Seguramente dirán que no hay dinero para ello, sin embargo, yo preguntaría al Rector
si por lo menos esto se encuentra contemplado en algún proyecto para ponerlo en
práctica en algún momento. Creo, en particular, que no tenemos buses nuevos porque
este aspecto no es tema de interés de las autoridades.

El comedor ha sufrido cambios, ha pasado de ser un comedor con una regular calidad
de atención en general, en particular en lo referente a la dieta alimenticia diaria, a un
comedor con atención caótica de largas “colas” y con pésima calidad de ración
alimenticia en la que priman las harinas y grasas.

Otros servicios que brinda la universidad a sus integrantes también se encuentran en


situación de observación que llama a preocupación. Tenemos grandes deficiencias en
los servicios médico, social, deportes, biblioteca, entre otros.

En esta parte de mi alocución adelanto una conclusión: no hemos desarrollado,


nos encontramos estancados y en condición de retroceso, viviendo solamente del
prestigio que la institución ganó con generaciones pasadas.

Algunos estudiantes reciben una bolsa de trabajo que se traduce en términos de


dinero en una suma irrisoria que en mi opinión no creo pueda solucionarle algún
problema económico, y más bien se constituye en un factor de distracción del tiempo
que ellos deben dedicar a sus estudios.

En la UNALM nunca ha existido un programa de becas estudiantiles, tal vez porque la


población estudiantil generalmente estuvo asociada a una situación socio económica
media – alta. Esto limita el acceso a la educación superior a jóvenes de escasos
recursos económicos, sobre todo a aquellos provenientes de provincias.

La UNALM carece de una vivienda o residencia estudiantil, así como de hospedaje


para docentes e investigadores foráneos, nacionales o extranjeros, lo cual limita la
profesionalización de estudiantes de provincias y la estadía agradable y segura de
profesionales visitantes.

Las aulas para el dictado de clases de nuestra universidad vienen siendo subutilizadas
en razón que a partir de las 6 p.m., salvo ciertas excepciones, no muestra actividad
académica importante.

Aquí me atrevo a indicar otra conclusión: La UNALM no ofrece las facilidades


necesarias para estimular la profesionalización de estudiantes.

Todos sabemos que nuestra universidad cuenta con áreas físicas y otras propiedades,
dentro y fuera de la institución, que no están siendo usadas adecuadamente y por lo
tanto no generan beneficios a la entidad. Un ejemplo de esto es el llamado campo

2
ferial que luce casi siempre abandonado; otro lo constituye los terrenos de las viñas
sujetos a la acción de invasores. Por otra parte, debemos sentirnos orgullosos de
contar con fundos agrícolas en diversas partes del país, de los cuales se sabe poco
acerca de sus rendimientos económicos, inversiones, planes de producción, así como
de su uso académico y de investigación. Sobre lo último, me atrevería a decir que los
lugares mencionados son de baja productividad que no hacen honor a una entidad
como la Agraria La Molina que se caracteriza por ser agropecuaria y agroindustrial
que cuenta con profesionales en todos los rubros de la producción.

Hasta donde alcanza mi conocimiento, nuestras autoridades nunca han presentado


ante la comunidad en general un balance económico de la gestión anual o de cada
quinquenio bajo una administración en particular. No se sabe cuánto dinero ingresa,
cuánto se gasta, cómo se gasta, en que rubros de manera principal se gasta, qué tipo
de inversiones se efectúan y bajo que montos, lo cual genera dudas y abre puertas a
pensar en malos manejos económicos que suponen la existencia de corrupción. En
nuestra institución tenemos autoridades principales que no han llegado a establecer
una comunicación frecuente y fluida con los diferentes estamentos que la integran
para solucionar los problemas que los aquejan, me atrevería a decir que estas
autoridades han tomado sus oficinas como sus principales centros de acción, dejando
de lado el real punto de acción que es el campus en su totalidad, sobre el cual deben
desplazarse y ver in situ la situación real traducido en aspectos positivos o negativos
existentes. Prueba de lo que indico son los frecuentes reclamos de los diferentes
estamentos que aún no han sido atendidos. Hace falta una mayor presencia de la
Autoridad en el campus de la UNALM. Lo que acabo de indicar es una tendencia que
la venimos teniendo sostenidamente desde hace varios lustros en nuestra casa de
estudios. Este hecho estaría relacionado a la manera poco democrática de elección de
autoridades universitarias en el que sólo un pequeño grupo de personas son los
electores quienes apuntan luego de un “conversado” a una “elección a dedo” y con
matices de encargo con carácter dinástico, lo cual hace que se establezca un
continuismo que podría cubrir deficiencias y también posibles acciones de corrupción
en gestiones administrativas en general, condenando a las instituciones al
estancamiento en su desarrollo.

En relación a lo anteriormente indicado, la hipótesis que planteo sobre el poco nivel


de desarrollo en la UNALM, así como la pobre atención a su comunidad obedecería a
la existencia de una corrupción soterrada.

Por lo expuesto en líneas previas, propongo:

El manejo económico debe ser hecho de manera que refleje transparencia y


honestidad. En este marco, debe mantenerse a la comunidad molinera informada
respecto a la gestión económica de la institución: presupuesto asignado por el tesoro
público, ingresos propios, otros ingresos, así como gastos e inversiones. Los gastos e
inversiones deben ser hechos luego de acuerdos establecidos por las autoridades
principales con las homólogas de las facultades y estamentos en particular. Cada año
el Rector debe presentar una auditoria económica respecto a lo actuado, sobre todo al
término de su periodo de mandato. Además, cada nueva autoridad principal debe
presentar una auditoria de lo encontrado al inicio de su gestión. No cumplir con esto
sugeriría corrupción.

Reactivar los laboratorios de investigación y centros de producción en general a fin de


convertirlos en eficientes elementos de generación de conocimiento y producción
económica, mediante la mejora de la infraestructura y el equipamiento, así como la
capacitación adecuada del personal a su cargo. Esto permitiría mejorar la calidad

3
académica, de investigación, y económica en beneficio de alumnos, docentes y
trabajadores en general.

Implementar un sistema coherente de seguridad en el campus universitario.

El dinero que pudiera estar orientado a beneficios de trabajadores en general debe ser
asignado en cantidades que tengan coherencia con un sentido democrático, dejando
de lado diferencias importantes.

Iniciar una labor de cambio importante en beneficio del sector estudiantil respecto a los
diferentes servicios que se orientan a ellos como son el servicio de comedor, servicio
social, servicio de transporte, asignación de becas estudiantiles y bolsas de trabajo,
servicio de biblioteca, etc. Esto redundará en la mejora de la calidad académica de
nuestros alumnos. Así mismo, efectuar los estudios y gestiones correspondientes para
la implementación de la vivienda o residencia estudiantil para dar facilidades a
estudiantes foráneos que conlleven a su profesionalización, sin dejar de lado la idea
de la residencia de profesionales visitantes.

Generar actividad académica en horarios vespertino – nocturno en el local principal de


nuestra universidad.

Establecer una relación estrecha de trabajo con el estado y la empresa privada en


general, procurando participar en proyectos de importancia nacional.

Convertir los IRD´s, así como campos de cultivo y granjas de nuestra universidad, en
centros generadores de ciencia, tecnología, e ingresos económicos, convirtiéndolos,
además, en lugares útiles para enseñanza - aprendizaje efectivo de nuestros alumnos
y profesores.

Encarar el problema de la homologación de la remuneración docente para lograr la


asignación del 35 % faltante mediante, en una primera fase, un proceso de diálogo
intenso de la autoridad principal de nuestra universidad con las autoridades del
gobierno central de nuestro país. También al sector docente debe restituírsele todos
sus beneficios económicos que al interior de la universidad debe percibir.

Aprovechar mejor el prestigio que aún tiene nuestra institución para poner en manos
del público en general, de manera centralizada, los diferentes productos que genera, a
través de un centro de ventas de la universidad con precios reales, administrado por la
propia institución.

Desarrollar un trabajo sostenido, coherente, y con alta calidad de gestión, para


reimpulsar el proceso de desarrollo institucional.

Finalmente, me permito enviarles el siguiente mensaje reflexivo:

“El desarrollo de las instituciones y de los pueblos sólo se alcanza con


autoridades honestas”

Mg. Sc. Agustín Martos Tupes


Profesor Principal
Fac. De Agronomía
Dpto. Entomología