Está en la página 1de 5

2.

ffiffiLSffieffi€ffiru

P&ffi&

La educación para el ejercicio activo de la ciudacjanía, tal como la

'-::i

,

plantea este libro, debe ser entendida en un sentido amplio, no

referida sólo a una materia específica.

Junto al aprendizaje

y coordinaciÓn de los

diversos ámbiics de acciÓn (centro, aula, tutorÍa, comunidad)' En

este sentido, el libro defiende una corresponsabilidad entre los

académico es necesaria la integraciÓn

distintos agenies educaiivos en donde escuela, familias y servicios

sociales y

municipaies compartan un mismo camino. Además, la

educación para la ciudadanía comprende, paralelamente, la

educación democráiica de los ciudadanos, un conjunio de saberes y

de competencias que posibilitan la integración y pariicipaciÓn activa

en la vida pública; ei <currículo básico> indispensable que tcdo

ciudadano ha de poseer al término de la escolaridad cbligatoria, lo que incluye también lcs comportamientos y actitudes propios de una

ciudadanía educada, activa y responsable.

Et nl.\l

¡.J

f-\J

\¡{

1J

!E

L

ECUADCR. UT-{¡DAD Er*¡

I I

LA

I

I

DIVERS!DAD

Cuando intentamos eniender ai Ecuadoi' nos topamos con Un gran

hecho de complejidaci; con un sujeio histÓrico, geogi'áfico, hurnano, social y políiico que merece una cbservación deienida y un gran esfuer¿o

de eniendimiento de sus diversas dirnensiones. Nuestro país es

pequeño, sobre todo si lo comparamcs en el ámbito de América del Sur, donde hay repúblicas de grandes dimensiones, aún comparadas a escala mundial. Pero el Ecuador no es simple, no es sencillo. Es una entidad social y poiítica compleja. En muchos sentidos, lo es mucho más que la

mayoría de los países del mundo, algunos de ellos bastante más grandes

y poblados, ccmo podemos constaiarlo con una buena mirada al

mapamundi.

Desde luego

complicado

que ningún país es sirnple, pero el nuestro es aún más.

de lo que nosotros mismos estamos dispuestos a

admitir. Por ello, al tratar de entender el Ecuacior no podemos caer en la tentación cie repetir estereotipos o lugares comunes. No podernos por ejemplo, sostener que debemos pugnar por la unidad étnica, elirninar a lo inciígena, "i-nejorar la raza", como se dice vulgarmente, para unificar al

país. Tampoco es aceptable .pensar que como los indígenas son

descendientes de los pobladores originales de estas tiei-ras, a ellos solo

'. a :.

.::1

¡:11;j

les perienecen, y los blancos o mestizos tenemos que emigi'ar o vivir

aquí ccmo exiranjeros.

Tampoco parece correcto pensar que defender la un¡dai nacional y

combatir al iegicnalisnro es suprimir la identidaC y las demandas de los pueblos ccsteñcs, o de vuelta, Separar a ia costa de la sierra en dos

países distintos. Tampoco es justo pensai' que nuestras difei'encias

religiosas se supei'arían a fuer¿a de imponer cje nuevo al caioiicismo como religión única.

Debernos hacernos cargo de nueslra dii,ersidad ccmo pueblo. Y esta

no es cieriamenie una tarea fácil, scbre iocjo si tomamos en cuenta que

la heiercgeneiCad y las divei-sidades se cian en una realicjad cje

subdesarrcllo y de pobi'eza' La gran rna)'oría de los ecuaioi'iancs es

cobre r¡ casi ia mitad vii¡e en sit'.ración cie ri-riseria o pcbr-eza e>:irei"na.

Aunque

que

se han erracjicacjo varias enfei'nreciades, hay todavía oiras

rnatan a una escancjalosa pafie cie nuesira poclaciÓn, especialmenie

a ics niños.

y estc soio añade una dimensión confiiciiva y dolorcsa a nuestra reaiidad como pueblo. Para entender al Ecuadcr y maniener su unidad debemcs aceptar su diversidad, entenderia corno una parie de nuestra rnanera

más profunda de ser; como una riqueza más que conno un obstáculo;

como un desafio para el futuro más que una carga heredada del pasado.

1.1 ECUADOR UN PAIS PLUR.IETNICO Y PLURICULTURAL

Las tierras que ahora son el Ecuador estuvieron habitadas desde diez mil

años antes de Cristo por pueblos indígenas procedentes, según se

sabe, de Asia y Oceanía. Estos pueblos no se limitaron a sobrevivir.

Con el

paso del tiempo construyeron

grandes

culturas,

fundamentalmente a base del desarrollo de la agricultura. Esos pueblos

fueron conquistados por invasores europecs desde el siglo XVl. Se les impuso leyes, costumbres y retigión; se les sometiÓ a la explotación y la

muerte; pero aprendieron a resistir y sobreviven no solo como individuos

sino también como pueblos hasia el presente. En tcdos los espacios

del país hay ahora pueblos indígenas que conservan su

regionales

cultura, Su iengua, SU organizaciÓn. Son una parte fundamental de

nuestra población.

Los colonizadores españoles se establecieron en estas tierras y

trajeron aquí ei castellano, el Cristianismo, sus formas de vida, sus valores y sus prejuicios. Perc tocias estas realidades no fueron

asimiiadas sin más por los pobrlaCores locales. Del choque cultural

y la propia dominación fue surgiendo una identicjad cultural que

reccgía

rrcnnentos cje ia conquisia, Se Cieran unicnes entre españoies e

elementos de las dos raíces. AÚn más, desde los primeros

inCígenas, cu.\,"'a descendencia heredó raSgCS culturales )t

arnbos.

físicos de

Fue sui'gienc'o así ei nlestizo, no COmo Una mera surna ie

Lo inCígena y ie lo hispánico, Sino ccnro una nueva reaiidad con Caracteres prcpios, con una ideniidad distinta, aUnque muchas veces conti'aiictr:iia.

Es muy impcrtante

coitrc r¡iuchcs cieen,

subra';.-ar que ei nrestizaje no es un hechc raclal.

es ante io,ic urre i¿alidaC cuiiural. Auncue sil Cuca

5,

se ve, inciusc físicarnente, rasgos inCigenas juntc a biancos y

eurcperjs en nuesira p.oblación mestiza, su carácier fundarnental está dado DorCUe SuS ideas, SuS Ccstumbres, Su reiigicsldad, Su lengua

incluso, refiejan una coniradictoria icentidad cultural. Ahci'a, los

:

:-:)

mestizos somos la gran mayoría

noS Sent!mos Como tales,

de la pcbiación Cel Ecuador. A'unque

muchaS veces vivimos la ambigüedad,

producto y permanencia de nuestro origen.

Los españcles irajeron a la R.eai Audiencia de Quito contingenies de esclavos negros, desiinadcs al trabajc en la Costa y en los valles

cálicjos de la Sierra. Estas poblaciones de origen africano sufrieron las

peores degradaciones pero sobrevivieron y lograron mantener algunos

de sus rasgos culturales. En tiempos republicanos, los esclavos fueron

manumitidos, pero los pueblcs afroecuatcrianos no se libraron de [a

explotación y la discriminación racistas. Ahora son una importante parte de la pcblación del país.

La diversidad éinica de nuestro país es muy amplia. A las

mestizas y negras se Sumaron en la historia

poblaciones indígenas,

más reciente,

migrqciones de diverso origen que, aunque en

números más bien reducidos, no solo han incremeniado la complejidad

del país, sino que han tenido influencia significativa en la sociedad.

Tal es el caso de los migrantes de los países vecinos, o cie aquellos que

vinieron de más lejos ccmo los europeos, los chinos o los libaneses.

El Ecuaior es un gran

muestrario de una parle inrporlante de las etnias y

que viven aquí compartiendo el espacio, pero

cuituras del mundo

manteniendo al rnismo tiempo varios rasgos de su ideniidad.

1.1.2 DIVERSEDAD DE PENSAMIENTO Y REL¡GIÓN

En ia historia del Ecuador se han dado nrás de cien batallas,

combates y oti-os enfrentamientos béliccs. En buena parte de estos

conflictos ari^nados interncs, los ecuatorianos que se enfrentaban, lc

hacían conrrencidos que defendían la causa Ce Dios o ia de la libertad de

UUI ^^^^i^^^i^ ll-¡gi

lvle.

Fcr más cie un siglo, el país estuvc Cividicjo por la cuestiÓn religiosa.

ii mcnopclio ideciógico de la iglesia Catóiica iue suprinrido a inicios

^r

r

uvi

-;^r^ \/v

>lulu

^\-/\,

pensamlenio y

?or I la reiorma

religión. Pero ei

úitimas décaoas se ha logi-aco

igualclad de creencias reiigiosas.

enfrenianriento confesional.

!

liberal, que garaniizó ia liber-tad de

enfrentamienio se agudizÓ. Sclo en las

una vigencia efeciiva del laicismc y la

Al rnisnro tiempo que se ha superado ei

La socieciad ecuatoriana ha ccmenzacio a acepiar las cjiferencias en

ese aspecto. Con ei paso dei tlempo las cosas han cambiado. En

ios ecuatorianos asumimos como una realidad el que

nuesti'os días

¡ra

haya en el país varias ccnfesiones religiosas, o personaS qUe no

profesan religión alguna. También hemos asurnido que el derecho

fundamental al pensamiento libre tiene los más diversos niveles de ejercicio y aplicación. La diversidad religiosa es también unc de los

rasgos de nuestra vida como sociedad, como país,

1.1.3 DIVERSIDAD ECONOMICA Y SOCIAL

La Economía Social está dando respuestas positivas a problemas graves

para la socieciad, pero su aportación va nrás ailá cie complementar al secior público y al privado tracjicional. Su papel fundarnental, hoy por

hoy, consiste en conseguir un espacio regulador del sistema para alcanzar un modelo prodi-rctivo sostenible. El paro tiene rosiro, son

personas. Algunas se van convirtiendo en paradas de larga duración, sin

perdiendo la dignidad y sintiéndose derrotados. No

esperanza,

encuentran trabajo y no logran autonomía para cubrir sus necesidades.

Los jóvenes ac¡imutran un 35% del parc y en este ccnglomerado se

encuentran también los y las inmigrantes. Una situación que desborda

iodas las

previsiones

econórnicas.Con esia

dramáiica

situación,

podemos hacer un símit con io que ocurría como

consecuencia cie

ia

revolución industrial del

sigio XiX. Se han logrado

exti'aor.dinai-ics acielantos

técnicos v

multipiicaCo

se

ha

la

prcciuccién de bienes,

pei"ü

iarr'bién se

enorrne

constata [a